Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

La estafa de los ricos #7: No te endeudes

Publicado en Educación Financiera | 10 de enero, 2014

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Este es el séptimo artículo de una serie que llamé Las estafas de los ricos, las cuales son mentiras perpetradas contra la clase media y los pobres, por los ricos. Si has estado siguiendo la serie, posiblemente hayas visto algunos patrones en las estafas de los ricos. Varias de ellas van de la mano, y todas vienen de la misma mentalidad. Ahorra dinero, vive por debajo de sus posibilidades, y esta estafa de los ricos, “No te endeudes”, todas vienen de un mismo lugar: Tenerle miedo al dinero.

Al igual que el resto de las estafas, la idea de que tengas que saldar tus deudas y no contraer más deudas para tener éxito, es mentira, y se sigue repitiendo porque las personas no tienen educación financiera. Simplemente no entienden realmente qué es el dinero, cómo funciona y cómo ponerlo a trabajar.

¿La deuda no es mala?

Las estafas de los ricos que identificamos son las formas en que los ricos se mantienen ricos y se aseguran de que los pobres se mantengan pobres. Pueden parecer contra-intuitivas, especialmente cuando algunas de estas estafas (como pagar tus deudas y ahorrar dinero) parecieran que sí te ayudarían a hacerte rico. Pero esa es la estafa.

Los ricos tienen deudas. Por lo general tienen un montón de deuda. Pero tienen activos que compensan con creces las deudas que tienen. De hecho, los ricos no sólo tienen deudas, sino que también las usan para hacerse más ricos. La diferencia entre ricos y pobres, en lo que respecta a la deuda, está en la comprensión de la diferencia entre deuda buena y deuda mala.

Deuda buena contra deuda mala

La deuda mala es la deuda que te hace más pobre, como la deuda con tarjetas de crédito, préstamos para automóviles, y más. Este es el tipo de deuda que se utiliza para comprar pasivos.

La deuda buena es la deuda que te hace más rico, como un préstamo para inversiones inmobiliarias o para comprar equipamiento para tu negocio el cual te lo devolverá en el futuro. Este es el tipo de deuda que se utiliza para comprar activos.

Un ejemplo sencillo de deuda buena es mi negocio inmobiliario. Al conseguir un préstamo del banco, puedo comprar una propiedad con sólo un pequeño porcentaje de mi bolsillo. Entonces puedo alquilar esa propiedad, y mi inquilino paga el costo de la deuda, y también pone dinero en mis bolsillos.

En los negocio pasa lo mismo que en los bienes raíces. Tienes deuda buena que se paga sola. El flujo de dinero de tu negocio cubre la deuda y genera ingresos. Esos ingresos se pueden convertir en más deuda buena para crear más flujo de dinero.

Nos han enseñado a pensar en la deuda como una palabra de cinco letras, pero eso no tiene porque ser así. Especialmente una vez que tengas la educación financiera necesaria para ver cómo puedes hacer para que trabaje para ti, y no contra ti.

Cómo el dinero trabaja para ti

Tengo un excelente ejemplo sobre cómo funciona el concepto de la deuda buena. Digamos que tengo $100,000. Tal vez lo heredé, o vendí algo valioso. Pero tengo ese dinero. Puedo ponerlo en un fondo mutuo, que es un poco mejor que ahorrarlo. El retorno sería un poco mayor que ponerlo en una cuenta de ahorros, pero no sería mucho.

Sin embargo, si uso esos 100.000 dólares como el pago inicial de una propiedad de $ 500.000, entonces habré comprado $500,000 en valor ¡por sólo $100,000! La diferencia, esos $ 400,000, son deuda buena.

Esto es exactamente lo que mi esposa Kim hizo (en una escala más pequeña) con su primera inversión. Compró una casa de $45,000 con un pago inicial de $5,000, adquiriendo $40,000 de deuda buena, y puso esa propiedad a trabajar. Los inquilinos pagaban la hipoteca y los impuestos del mismo por ella. Estaba ganando, o generando un flujo de dinero positivo de $25 al mes. No era mucho, pero era un comienzo. Ella usó la misma práctica una y otra vez, y siguió poniendo ese dinero a trabajar. Hoy, invierte en millones, pero el concepto es el mismo.

Actualmente, en lugar de creer en la mentira de la estafa de los ricos #7, “No te endeudes,” te animo a aumentar tu educación financiera y empezar a aprender cómo puedes hacer para que la deuda buena trabaje para ti.

Publicado originalmente en RichDad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 11/01/2014 - Felix Ma. Ramirez:

    Gracias por estos articulos tan edificantes para quitar los mitos con los que nos han criado nuestros padres. Muy agradecido por esta pagina Escuela para Ric

Subir »
FB