Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

John McGuire: “Cuando empecé, ningún alumno volvió a la segunda clase”

Por Ana Falbo | Publicado en Negocios | 4 de octubre, 2016

john mcguire“Tengo 29 huesos rotos, ¿sabes qué significa eso?”, le pregunta John McGuire a esta cronista.

“Que tuve más diversión que vos”, se responde el ex Navy Seal de la armada norteamericana que hoy dirige su empresa de entrenamiento Seal Team Physical Training, que entrena cuerpo y mente de ejecutivos y empresarios.

Su respuesta no sólo refleja su optimismo constante, sino también la sensación de que nada parece detenerlo. ¿Su secreto? Él está convencido de que no existen barreras reales, sino que todo está en nuestra mente.

Lo imposible está en la mente

“Si encontrás algo que querés hacer, no permitas que nadie te diga que no podés. Lo que nos frena a hacer lo que queremos somos nosotros mismos”

McGuire sostiene que, aunque requiera trabajar duro, las personas pueden hacer cosas increíbles.

“La vida es demasiado corta y no se puede desperdiciar. Esa es mi opinión”, dice con humildad este hombre a quien un médico le dijo que no volvería a utilizar sus brazos y piernas luego de un accidente en el que se rompió el cuello, y su espina dorsal se vio comprometida. Le tomó un año volver a caminar y tres poder encender su auto. Sin embargo él nunca se detuvo.

Del combate a los negocios

“Tuve cinco personas en mi primera clase y ninguna volvió. Pensé que sería lindo y fácil, pero creo que fui muy duro”

Cuando dejó la marina y decidió, “temporalmente”, emprender su negocio ofreciendo entrenamiento físico a las personas, ni las palabras de sus amigos y familiares que le decían que era una locura, ni el hecho de que ningún alumno haya regresado a su segunda clase lo detuvieron.

“Hice una encuesta para conocer qué opinaba la gente sobre mi entrenamiento y fui aprendiendo cómo podía mejorarlo. Trabajé duro y fui cambiando muchas cosas. Hoy tengo un equipo de 50 instructores en cinco ciudades y en septiembre festejamos los 17 años de la empresa”, cuenta McGuire, que vino a la Argentina convocado por la empresa de relojes Luminox para hacer un entrenamiento físico, mental y emocional con su equipo de distribuidores de América.

Entrenando a Luminox

“Lo que más me gusta es ver el cambio que hacen las personas y sus sonrisas gigantes cuando ven que hacen lo que creían imposible”

El evento tuvo lugar en un terreno en Benavídez, provincia de Buenos Aires. “Hubo un gran cambio durante las seis horas que duró la actividad”, explica el entrenador. Frases como: “Hace mucho frío”, “esta bolsa es muy pesada”, “esto es muy difícil” se transformaron en pensamientos como: “Tengo frío y estoy bien” y “levanté esta pesada bolsa y estoy bien”.

Es interesante que en la sexta hora ellos están más cansados, pero hacen más, porque se dan cuenta de que pueden hacer más de lo que piensan y se quitan esos límites que ellos mismos se habían puesto, describe.

Creer en uno mismo

“Ayudamos a que los individuos y equipos alcancen su potencial”

Este apasionado por hacer que las personas crean en ellas mismas, también busca que aprendan a trabajar en equipo, y lo hace a través de desafíos que se presentan como “extremos” y que invitan a los participantes a confiar en el otro, a comunicarse mejor entre sí y a apoyarse en el equipo.

“Hacia el final de la jornada la sensación es que cargar algo pesado es difícil, pero que con la ayuda del otro no lo es tanto. Nadie está solo en este planeta y juntos podemos mover montañas”, inspira el entrenador.

Liderazgo a la vista de todos

“En la Universidad de Harvard podés graduarte con un título, pero lo que las grandes compañías necesitan es liderazgo y que los equipos corporativos trabajen en conjunto”

Esta es la premisa desde la que McGuire parte. Desarrollar el liderazgo de los colaboradores y tener equipos que se comuniquen y trabajen en conjunto, dejando de lado sus diferencias, es lo que permite a las empresas ser más productivas y eficientes, y ahorrarse millones de dólares.

“Mi entrenamiento no sólo hace que las personas vivencien estas lecciones, sino que también las expone dado que muestra quién realmente se preocupa por el equipo y quién no, así como quién es egoísta y quién no. A algunos no les gusta eso, pero un equipo honesto, es un mejor equipo“, dice.

Personas que se destacan

“La única diferencia está en el líder”

Algunas empresas acuden al servicio de Seal Team para tomar decisiones sobre a quién promocionar.

“Una de nuestras actividades consiste en que los equipos se suban a un bote y crucen de un lado al otro un lago. Una vez tenía tres botes y tomé al líder que iba en el bote que había llegado primero, y lo puse en el que había llegado segundo, y pedí repetir la actividad. En esa oportunidad el bote que había sido segundo llegó primero. Entonces tomé al líder y lo puse en el bote que venía quedando último y pedí repetir el juego. Esta vez ese bote llegó primero. La única diferencia estaba en el líder”, cuenta el entrenador.

Fuente: lanacion

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB