Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

Reibox BlogTus esperanzas eran altas, y ahora se han desvanecido. Recibiste un duro, “Gracias, pero no gracias” en una oportunidad que te entusiasmaba mucho.

No hay forma de darlo vuelta; el rechazo es duro para todos nosotros. Y, aunque no hay nadie ahí aclamando que lo disfruta, hay algunas personas que parecen lidiar mejor con ello que otros.

Toma a algunas de las personas más exitosas del mundo, por ejemplo. No sólo lidian con el rechazo con aplomo y profesionalismo, sino que también lo utilizan para su ventaja.

Ellos extraen las lecciones de la experiencia que pueden usar para mejorar.

¿Quieres saber cómo puedes hacer eso mismo? Comienza a hacer estas cinco cosas que todas las personas exitosas hacen después de enfrentar el rechazo.

1. Reconocen su papel

El rechazo puede ser brutal, y a menudo es suficiente para inspirarnos a comenzar a jugar el juego de la culpa. Es su culpa no haber visto el valor que ofrecía o que hayan decidido ir en otra dirección.

Cuando somos heridos, es la naturaleza humana hacernos las víctimas de la situación. Sin embargo, las personas exitosas comprenden la importancia de reconocer el papel que jugaron en su propio rechazo.

¿Estaban tan preparados como deberían haberlo estado? ¿Se conformaron con la mediocridad cuando debieron haberlo dado todo? Tienes que aceptar la responsabilidad por cualquier cosa que hiciste que pudiera haber contribuido a que te pasaran por alto, o simplemente no aprenderás de la situación.

2. Reflexionan

Similar al punto anterior, las personas exitosas no saltan inmediatamente a la acción después de ser rechazadas. En lugar de eso, presionan pausa y se toman un poco de tiempo para mirar la experiencia.

¿Están cegados por este rechazo, o no se sienten muy bien acerca de sus posibilidades de comenzar con él? Si pudieran rebobinar el tiempo, ¿qué cosas claves harían de manera diferente?

Antes de poder usar el rechazo para ayudarte a mejorar, primero debes identificar exactamente dónde podrías realizar algunos cambios.

3. Hacen preguntas

Cuando eres rechazado en algo, tu primera inclinación podría ser enterrar la cabeza en la arena y alejarte lo más posible de esa humillante situación.

Sin embargo, las personas exitosas resisten la tentación de correr y esconderse. Ellos saben que es mejor usar esto como una oportunidad para reunir más información que les ayudará a ser mejores en el futuro.

Traga tu orgullo y pregunta directamente qué hiciste bien y qué podrías hacer mejor la próxima vez. Ésa es toda información valiosa (directamente de una fuente respetable) que puedes utilizar para mejorar más adelante.

4. Mejoran

Muchos de nosotros caemos en la trampa de recolectar feedbacks, pero nunca hacemos nada con él. Pero no las personas exitosas. Ellos van un kilómetro más e implementan las sugerencias que reciben.

Sabes que no puedes seguir haciendo las mismas cosas y cometer los mismos errores, y esperar resultados diferentes. Por lo tanto, recuerda hacer un plan de acción que puedas utilizar para poder usar esos consejos para mejorar. Serás mejor por ellos.

5. Siguen adelante

El rechazo puede contusionar incluso al más saludable de los egos. Pero no te hará ningún bien obsesionarte con él; las cual es la razón por la que las personas exitosas saben que es mejor respirar profundamente, dejarlo ir, y seguir adelante.

Sí, tendrás que tomarte un poco de tiempo para reflexionar sobre la experiencia y sacar las lecciones necesarias y su valor. Sin embargo, una vez que hayas hecho eso, no continúes viviendo o manteniendo un rencor. En última instancia, eso sólo te retendrá.

No se puede negar que el rechazo puede ser una experiencia dolorosa, pero también puede ser muy educativa; siempre y cuando estés dispuesto a sacar el máximo provecho de ella. Toma estas cinco estrategias, y utiliza el rechazo para tu ventaja.

preparacionDesde esta bitácora siempre defendemos que no existen los límites, sólo las limitaciones (mentales) y que dentro de cada persona existe el potencial para lograr aquello que desee.

Pero al mismo tiempo también hemos defendido muchas veces que todo es posible pero que nada es gratuito, y que para lograr aquello que uno añora se desea un compromiso incondicional con nuestras metas, y compromiso es estar dispuesto a hacer lo que haga falta durante el tiempo que haga falta.

Hace unos días me hacían llegar una entrevista con Adrián Mateos, considerado ‘el niño prodigio del póker español’. Allí se decía: «Adrián Mateos tiene ahora 20 años, y en breve participará en las WSOP, y si ganara el brazalete en Las Vegas, sería el vencedor más joven de la historia. En mayo ganó la gran final del EPT de Montecarlo. Un año antes se impuso en las Series Mundiales Europeas (WSOPE). Cada uno de estos torneos le supuso un millón de euros, lo que hacen un total de tres millones»

Hablo de él y le traigo aquí porque en un momento de la entrevista, le pregunta el periodista:

— Todo esto no sale de jugar unas pocas horas a la semana. ¿Cómo es tu día a día?

Y contesta:

— Dedico una media de 10 horas al día, entre estudio y trabajo. Es duro, porque yo juego torneos, que es una modalidad que no tiene descanso apenas. Paro cinco minutos cada hora y apenas me da tiempo a comer. Es algo duro, pero me gusta y lo llevo bien.

Más adelante continúa su relato:

— La parte de estudiar en póker es muy importante. Juega muchísima gente y solo la élite gana dinero. Ese pequeño porcentaje de gente que gana tiene que trabajar y prepararse más que el resto. No hay otro secreto.

La conclusión es clara: si quieres tener éxito, tienes que prepararte; y si quieres tener más éxito, tienes que prepararte más que el resto. Es así de sencillo, que no fácil. No hay más misterio.

Semanas atrás, David Sanchis (@sanchishidalgo), broker patrimonial y socio de DRD Global Consulting, me regalaba su libro El solucionador (Punto Rojo, 2016) donde invita a poner siempre la responsabilidad sobre nosotros mismos y en el que dice:

El éxito ama la preparación

Más adelante, escribe: «Para la consecución del éxito son necesarias tres cosas: no rendirse ni abandonar nunca, trabajo duro —mucho más del que la gente se cree— y tener claro el precio que se quiere pagar para conseguirlo».

Si no estás preparado, las oportunidades no aparecerán en tu vida. Ya sabes las palabras que recogemos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición):

No basta estar en el ‘lugar’ adecuado en el ‘momento’ adecuado, hay que ser también la ‘persona’ adecuada

Esa es la magia del desarrollo personal: cuanto más estudias, cuanto más te formas, cuanta más experiencia tienes, cuanto más cultivas tu red de contactos… mejor te va. El desarrollo personal no es otra cosa que incrementar tus posibilidades de tener éxito, porque desarrollo personal no es otra cosa que estar preparado.

Todo es una cuestión de estudio y práctica acompañado de feedback para ir ajustando el tiro con mayor precisión sin perder jamás el foco jamás y con una determinación —ganar o morir— inquebrantable.

Tú decides si estás dispuesto o no pagar el precio. En tus manos está, pero si no logras o que quieres lograr, no le eches la culpa al gobierno, a los mercados financieros o a tus padres. Como se dice en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición): «El único antídoto contra todos los males es la autorresponsabilidad. Todo empieza por ahí. Hazte cargo de ti mismo. No busques excusas porque las encontrarás. O gobiernas tu vida o te la gobiernan otros».

dígale noAntes de que haga caso a cualquier consejo o sugerencia ya sea de nosotros o de cualquier otra persona, lo primero que tiene que hacer es realizarse esta sencilla, pero compleja pregunta: ¿qué es el éxito para usted?

Si tiene muy clara la respuesta, entonces podrá pensar qué es lo que tiene que hacer para conseguirlo.

Lo más usual es que las personas consideren que el éxito está ligado al bienestar, el cual está traducido en la satisfacción por obtener o disfrutar de varias cosas y que por supuesto solo existe una forma de conseguir dicho goce y esta es a través del dinero. Por eso, buscamos ser mejor remunerados en nuestros trabajos, ser recompensados a cambio de un buen negocio si somos independientes y finalmente estudiamos “para ser alguien en la vida”, tener carro, casa, pagar deudas, sostener responsabilidades, tener poder y mucho dinero a la vez.

Puede que estos dos párrafos sean muy materialistas y que muchos de nuestros lectores no busquen cosas como estas para su futuro, sino que más bien tengan una concepción de vida muy distinta, en la que disfruten del hacer, sin preocuparse de lo que venga para su futuro. La verdad es que sea cual sea la posición, el trabajo es importante para hacer lo que se tenga en mente, por eso es importante que tenga en cuenta, primero cuál es su personalidad y segundo las claves que Finanzas Personales le va a dar de acuerdo con la página web Inc. para que logre sus objetivos.

¿Quién es usted, a qué lado pertenece?

De acuerdo a estudios hechos por Performia, empresa seleccionadora de personal, en más de 26 años en 28 países, se pueden clasificar a los trabajadores de una sociedad de acuerdo a su rendimiento en:

Productivos

Corresponden al 20% de la población, se caracterizan por no necesitar de instrucciones para responder con resultados, usan el sentido común para actuar y son bastante autónomos, ya sean empleados o empresarios tienen la capacidad de resolver problemas, además, piensan más en dar que en recibir.

Hacedores

Corresponden al 60%. Son personas con voluntad de colaborar, pero con bajo rendimiento, necesitan constantemente de un supervisor para que hagan las cosas, por lo que sus ingresos son proporcionales a sus esfuerzos y se enfocan más en recibir que en dar. De acuerdo con Performia, son personas que en muchos casos pasan la vida entera en un puesto de trabajo promedio sin mucha evolución.

Los negativos

Corresponde a un 20%, aquí están quienes son una fuente de problema porque su rendimiento además de ser bajo es negativo. Consideran que la vida para ellos es muy dura, culpan a los demás de sus propios problemas, no reconocen ser la causa de nada y no toman acciones para mejorar.

Ahora, Jairo Pinilla, director de Performia, agrega que ser pobre o rico depende de la actitud, el trabajo y las capacidades de cada persona, que lo importante es que usted “sea quien quiere ser, que tome decisiones importantes en su vida y las mantenga para que tenga resultados concretos, si no cambia nada todo será igual. Tener o no tener, no solo se trata de riqueza monetaria, también aplica para el ámbito personal”.

Ahora, teniendo en cuenta esto, lo mejor será que analice sus comportamientos diarios y los compare con lo que aquí le vamos a enunciar, a ver si está cayendo en algún error. De acuerdo con Inc, estas son las cosas que nunca debería hacer, si de verdad quiere éxito en su vida:

1. El pasado es pasado

Lo peor que usted puede hacer es enfrascarse en hechos tormentosos del ayer. No piense en lo que pudo haber sido y no fue porque está afectando su futuro, trabaje mejor en el hoy si quiere resultados.

2. Tener miedo

Sobre todo a los riesgos, porque solo lo conducirán a los arrepentimientos. Confié en su instinto por lo menos una vez en su vida. No se quede divagando entre dudas, de un salto gigante que le genere cambios, pues puede que todo le termine saliendo mejor de lo esperado.

3. Buscar la perfección

El éxito no viene sin golpes o caídas. Es más, las grandes victorias vienen muchas veces después de grandes pérdidas. Lo mejor es que aprenda de los errores para que fortalezca y mejore su trabajo. La obsesión con la perfección es dañina, además de que es inexistente, no es real.

4. Tener excusas

Así le toque una y otra y otra vez, pero es mejor que lo intente a que por el miedo desista y empieza a echar culpas a cualquier cosa o persona. No sea perezoso por el miedo a fracasar. Usted no solo le está mintiendo a los demás sino que también a sí mismo.

5. Guardar rencor

El odio no lo va a dejar surgir, más cuando usted se preocupa por lo que los demás hagan o dejan de hacer. Cuando usted mantiene vivo el rencor hacia alguien, lo único que está haciendo es quedarse en un pasado que nunca podrá cambiar. Así que más bien preocúpese por sus metas y sea agradecido con lo que tiene y con los que le han ayudado.

6. Confíe en la suerte

No sea de esas personas que esperan que todo les llegue a la puerta de la casa. Más bien trabaje duro, sin pensar en el día que le llegará la suerte, así de seguro, más bien le llegue de sorpresa. Búsquela con esfuerzo porque de lo contrario lo más probable es que nunca le llegará.

7. Pierda tiempo

Elija con cuidado las maneras en cómo va a invertir su tiempo, recuerde que es oro y que solo se vive una vez y en su momento. Así que no lo malgaste en cosas de poco valor, finalmente es algo que no se puede reponer jamás.

8. Acepte las limitaciones

Todo es práctica, para lograr lo que uno se promete, se requiere de persistencia, entrega, así podrá hacer frente a los problemas cuando se le presenten. Piense en personajes reconocidos, por ejemplo, Michael Jordan no hizo un triple en su primer lanzamiento o Tiger Woods, no le atinó a un hoyo en uno en su primer intento.

Vivir MejorEncontrarse en una situación nueva puede hacer que te sientas incómodo, no importa cuanta confianza normalmente tengas.

Si te encuentras en un evento de networking o en una entrevista de trabajo, o sólo eres el nuevo chico de la oficina, aquí tienes siete maneras de parecer confiado cuando realmente no lo estás:

1. Tu postura

¡Párate derecho! Mantente bien parado en todo momento con la cabeza en alto y las manos sin cruzar.

Tu lenguaje corporal lo es todo, y sentarte desplomado en la esquina con los brazos cruzados sobre el pecho sólo son gritos de “No sé lo que estoy haciendo aquí”.

2. Haz contacto visual

Incluso si te sientes extraño, haz el contacto visual con la gente cuando las conozcas, habla con ellos, o aléjate de ellos.

Las personas con confianza no tienen ninguna razón para temer mirar a la gente a los ojos, y hacer esto en los eventos o los días de trabajo te ayudará a tener más confianza en el proceso.

3. Vístete para la ocasión

Cuando te ves bien, te sientes bien, y cuando te sientes bien, exudas confianza naturalmente. Si estás comenzando un nuevo trabajo, sal y derrocha en un nuevo traje que realmente te quede y te haga sentir profesional.

También puedes hacer esto para los compromisos y otros eventos. Tener unos trajes de reserva que sabes que te quedan bien eliminará cualquier ansiedad que tengas sobre tu apariencia.

4. No te disculpes

Es tan fácil decir “lo siento” cada vez que algo va mal, pero por el amor de Dios, ¡Para! Discúlpate sólo si realmente jugaste un papel en algo que salió terriblemente mal, y sigue la disculpa con un plan de acción.

Pedir disculpas por cada cosa, incluyendo los pequeños accidentes como derramar un par de gotas de agua en la cena, te hace parecer un felpudo, y la gente se dará cuenta de tu falta de confianza rápidamente.

5. Habla

Es posible que seas el nuevo en la oficina, pero eso no significa que no puedas hablar en reuniones o con tus compañeros de trabajo. Incluso si te sientes completamente fuera de lugar, habla si tienes una idea para algún problema que haya surgido, o para un nuevo proyecto.

Nada proyecta más confianza que tener ideas, y nada impulsará más tu confianza que demostrarte a ti mismo que realmente pertenece aquí.

6. Sonríe

Tan simple, pero tan a menudo subutilizado. La sonrisa es una forma sencilla de proyectar confianza y demostrar tu felicidad de estar en cualquier situación en la que te encuentras.

Puedes aliviar naturalmente tu tensión sonriendo, por lo que hacer esto el suficiente tiempo terminará relajándote realmente y haciéndote tener más confianza.

7. Haz preguntas

Si te encuentras en una conversación con alguien que miras desde abajo o que es tu superior en la oficina, y sientes tu falta de confianza, da vuelta la conversación.

Haz preguntas sobre la otra persona para desviar la atención de ti a él/ella, pero mantente atento a la conversación y demuéstrale tus habilidades de conversación y escucha.

Nunca es fácil estar en una situación desconocida, y es común que alguien carezca de confianza en un momento u otro. Usa estos consejos para atravesar cualquier situación social incómoda. Con la práctica, te convertirás en un profesional en fingir confianza, hasta el punto en el que ya no tendrás que fingirla nunca más.

malas situacionesLas buenas y malas situaciones nos pasan a todos. Desafortunadamente, el obsesionarse con las cosas negativas es parte de la naturaleza humana. Nos frustramos y esto nos lleva por el camino del fracaso.

La verdad es que aquellas personas que hemos logrado algo en la vida hemos tomado la decisión consciente de aceptar nuestros errores para no dejar que nos limite.

Así que la gran pregunta es qué hacer después de tener un fracaso. Con los años he encontrado seis maneras de transformar los errores en éxito.

1. Acepta los limones que te da la vida

Ya lo pasado, pasado. No tiene sentido vivir preocupado por los errores pues el pasado no puede ser cambiado. Es mejor usar esa energía para forjar el futuro.

2. Aprende de lo que salió mal

Considera el fracaso como una lección para que puedas aprovecharlo para hacer las cosas de mejor manera la próxima vez. En lugar de deprimirte por lo que salió mal, aprende de ello. Y no temas analizar tus acciones. Puede que no te guste lo que encuentres, pero sacaras una buena moraleja del asunto.

3. Analiza qué pasó

Estudia la situación y trata de responder las preguntas que surjan de la manera más honesta. ¿Creíste en ti mismo? ¿En qué momentos dudaste o temiste fracasar? ¿Estabas motivado? ¿Tenías la suficiente información para tomar una buena decisión?

¿Tus metas eran importantes o relevantes para tu plan de vida? ¿Cuándo y cómo las cosas empezaron a ir mal? Tal vez necesitas replantearte tus objetivos y considerar todas las desventajas que puedan tener.

4. Trabaja más duro

La próxima vez debes estar más preparado. Usa la información que obtuviste de tu análisis y trata de no repetir las cosas que en tu opinión te llevaron al fracaso.

5. No pierdas tu entusiasmo

El mejor momento para tratar con más ganas es justo después de fallar. Date una palmadita en la espalda por haber hecho un buen esfuerzo y trata más duro la próxima vez. Admira tu voluntad para seguir, tu deseo de triunfar, tu perseverancia. Mantén una actitud positiva y sé ecuánime.

Recuerda, ahora eres más fuerte, inteligente, más preparado, más experimentado y más motivado.

6. Sigue haciendo agua de limón

Si la vida ya te dio limones (algo malo), sácale provecho. Hazlo de nuevo. Hazlo hoy. Hazlo mejor. Termina lo que empezaste y celebra cada victoria, especialmente las más pequeñas.

En especial, recuerda que no eres la primera persona en fracasar y después triunfar. Hay muchos “fracasados” famosos que lo lograron gracias a su perseverancia como J.K. Rowling, Steve Jobs, Michael Jordan, Abraham Lincoln y el propio sir Richard Branson.

Hay lecciones increíbles que aprender de estas personas que triunfaron a pesar de tener errores.

Lo más importante para aprovechar las malas situaciones es aprender a recuperarse rápido, seguir tratando (sin importar cuántos fracasos y obstáculos que enfrentes) y aprender de tus fallas. Con esto en mente, tu siguiente éxito será mucho más satisfactorio.

Reibox BlogSi la razón por la que odias a tu compañero de trabajo es porque una vez “accidentalmente” se comió tu sándwich, no podemos ayudarle realmente.

Pero si la razón por la que no puedes soportar a tu compañera es porque siempre es brusca en las reuniones, mientras tú prefieres tomarte unos minutos más para asegurarte de que lo entendiste todo, tenemos algunas potenciales soluciones.

Un artículo de la Harvard Business Review de Suzanne M. Johnson y Kim Vickberg Christfort, destaca la investigación de Deloitte, en el cual encontraron que hay cuatro tipos diferentes de personalidad en el lugar de trabajo; y el poder estar bien con todos depende en parte de tu capacidad para entender las diferencias.

He aquí una descripción de cada tipo de personalidad, extraído de HBR:

“Los Pioneros valoran las posibilidades y generan energía e imaginación en sus equipos. Ellos creen que los riesgos valen la pena y que está bien seguir tu instinto. Su enfoque es la imagen completa. Se sienten atraídos por nuevas ideas y los enfoques creativos.”

Los investigadores encontraron que los Pioneros son energizados por las lluvias de ideas, la espontaneidad y el entusiasmo. Son perturbados por las reglas, la palabra “no”, y un enfoque en el proceso.

“Los Guardianes valoran la estabilidad, y traen orden y rigor. Son pragmáticos y dudan de aceptar riesgos. Los datos y los hechos son requisitos básicos para ellos, y los detalles son importantes. Los guardianes piensan que tiene sentido aprender del pasado.”

Los investigadores encontraron que los Guardianes son energizados por la organización, la previsibilidad y los planes detallados. Son perturbados por el desorden, la presión del tiempo y la incertidumbre.

“Los Conductores valoran los desafíos y generan impulso. Obtener resultados y ganar cuentan más. Los conductores tienden a ver los problemas como blanco y negro, y abordar los problemas de frente, armados con lógica y datos.”

Los investigadores encontraron que los Conductores son energizados por la resolución de problemas, la franqueza y el ganar. Son perturbados por la indecisión, la ineficiencia y la falta de enfoque.

“Los Integradores valoran la conexión y mantener a los equipos juntos. Las relaciones y la responsabilidad con el grupo son primordiales. Los integradores tienden a creer que la mayoría de las cosas son relativas. Son diplomáticos y están enfocados en ganar consenso.”

Los investigadores encontraron que los Integradores son energizados por la colaboración, la comunicación y la confianza. Ellos son perturbados por la política, el conflicto y la inflexibilidad.

Los autores dicen que todo el mundo es una mezcla de las cuatro personalidades; pero la mayoría de la gente se alinea estrechamente con uno o dos tipos.

Para la investigación, Deloitte se asoció con la antropóloga biológica Helen Fisher y el biólogo molecular Lee Silver. Desde allí, encuestaron a más de 190.000 personas y trabajaron con líderes y equipos en miles de sesiones interactivas. El resultado es un sistema llamado Business Chemistry.

Curiosamente, una encuesta a unos 660 ejecutivos C-suite encontró que la mayoría de los líderes son Pioneros o Conductores. Y los Guardianes e Integradores tienen más probabilidades de reportar sentirse estresados.

Las cuatro personalidades esbozadas en el artículo de HBR se ven similares a otro sistema de tipos de personalidad llamado DISC (por su siglas en inglés): Dominante, Influyente, Estable y Conciente.

Como el psicólogo empresarial Tim Ursiny, fundador de Advantage Coaching, le dijo anteriormente a Business Insider que los conflictos tienden a ocurrir entre los tipos de personalidades opuestas; por lo que es Dominante Vs. Estable, y Consciente Vs. Influyente.

Las personalidades dominantes y estables suelen irse porque las personas dominantes tienden a ser abiertamente agresivas, mientras que las personas estables son más pasivas-agresivas. Y mientras las personalidades dominantes pueden parecer intimidantes o impacientes, Las personalidades estables pueden parecer indecisos y vacilantes para promulgar un cambio.

Las personas Conscientes e Influyentes están a menudo en desacuerdo porque los tipos Conscientes pueden ser percibidos como excesivamente perfeccionistas o preocupados por las reglas. Por otro lado, las personas Influyentes pueden parecer que no están lo suficientemente atentos a los detalles.

Cualquiera que sea el marco que prefieras utilizar, la idea es que tu compañero de trabajo (probablemente) no sea un idiota, o un matón; simplemente funcionan de manera diferente a la tuya.

El artículo de HBR se centra en la forma en que los líderes pueden fomentar la cooperación y la productividad de sus equipos, pero también es importante entender sus propias propensiones y cómo otras personas pueden percibirlas.

Por ejemplo, el artículo anima a los líderes a decir algo así como: “Juega como Guardian aquí…” o “Si fuera a ver esto a través de la lente de un Conductor…” (en contraposición a, “Sólo juega al abogado del diablo”). Podría ser más fácil e igualmente eficaz hacerte ver durante una reunión tensa un problema a través de la perspectiva de otro tipo de personalidad.

Eventualmente, puedes llegar al punto en que puedes hablar con tu gerente sobre tu tipo de personalidad específica (incluso si no usas la terminología de DISC o Deloitte) y cómo trabaja mejor.

Si eres un líder de equipo, sería aconsejable tener una idea de cómo cada uno de los miembros de tu equipo trabajan mejor; ya sea preguntándoselos directamente u observándolos con cuidado.

También querrás asegurarte de que no estás llenando tu equipo ejecutivo con personas como tú, más bien, ayuda mucho tener cierta diversidad, como un sistema de controles y equilibrios de personalidad, para facilitar la productividad.

preguntasLos seres humanos tenemos en nuestro cerebro un sistema primitivo de supervivencia y de defensa, que se encarga de rechazar todo aquello que represente un riesgo o un gasto de energía para nosotros. Es precisamente por este sistema que nos resulta muy fácil caer en lo que se conoce como “Zona de Confort”.

¿Qué es la zona de confort? Es un aparente estado de comodidad y de seguridad en el que nos sentimos tranquilos porque todo nos resulta conocido. Pero el problema es que Conocido NO es igual a Bueno. La gran mayoría de las personas permanecen inmersas en zonas de confort llenas de situaciones que no disfrutan, pero que terminaron aceptando sencillamente porque se acostumbraron a ellas.

Cada vez que por nuestra mente pasa la idea de salir de nuestra zona de confort, es decir, de dejar de lado la comodidad y la seguridad para arriesgarnos a ir por más, escuchamos una vocecita que nos susurra al oído cosas como: “así estás bien”, “¿y qué tal si no funciona?”, “mejor malo conocido que bueno por conocer”… y muchas otras frases que nos impiden renunciar a lo bueno para ir tras lo grandioso.

Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido, equivale a mantenerse con vida pero no vivir

La zona de confort está relacionada directamente con el conformismo, con la pereza y con la pobreza mental. Una persona sin ambición, sin sueños y sin propósitos, terminará aceptando la vida que le tocó vivir y se dedicará solamente a sobrellevar una rutina que no disfruta, pero que acepta porque no quiere asumir el riesgo de renunciar a su aparente estado de comodidad y de seguridad.

Pero la verdad es que la vida es muy corta como para conformarnos con lo que nos tocó.

Seguramente dentro de ti hay unos deseos fervientes de viajar, de impactar la vida de muchas personas, de ser libre, de crear algo que trascienda por generaciones, de comerte el mundo y de sentir que realmente estás viviendo. Estoy seguro de que para ti no está bien la idea de “un empleo seguro con salario fijo”. Estoy seguro de que tú no buscas seguridad y comodidad.

4 poderosas preguntas que te ayudarán a evitar caer en la zona de confort

01

Un ejercicio que personalmente me gusta realizar cada cierto periodo de tiempo en mi vida (al menos cada 3 años), es tomarme un par de horas para sentarme conmigo mismo bajo la luz de la luna y hacerme cuatro preguntas acerca de lo que estoy haciendo con mi vida. Al final del ejercicio descubro si realmente tiene sentido seguir haciéndolo o si ya es hora de cerrar ciclos y empezar con nuevos retos.

A continuación te comparto las preguntas y te invito a que adoptes el hábito de planteártelas cada cierto periodo de tiempo.

1. ¿Realmente amo lo que estoy haciendo?

Cada vez que iniciamos una nueva actividad, nos llenamos de entusiasmo y expectación. Nos sucedió la primera vez que fuimos al colegio, aquel momento en que conseguimos nuestro primer empleo (especialmente al recibir el pago), el primer día que abrimos nuestro negocio, etc.

Lo ideal es seguir haciendo las cosas cada día con el mismo entusiasmo de la primera vez, pero en muchos casos las situaciones que enfrentamos se tornan rutinarias y estresantes.

Lo primero que debes preguntarte es si realmente amas lo que estás haciendo, si realmente disfrutas cada día como la primera vez y si realmente es lo que quisieras seguir haciendo por el resto de tu vida, o al menos por los siguientes 3 años.

“Cada día me miro en el espejo y me pregunto: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?”. Si la respuesta es “no” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo.” – Steve Jobs

2. ¿Soy muy bueno en lo que hago?

Para ser muy buenos en lo que hacemos se deben combinar dos elementos: talento y disciplina. La única manera de ser los mejores en lo que hacemos, es superando nuestros propios limites y dando más del 100%.

Con esta pregunta no sólo descubres si lo que estás haciendo está conectado con tus talentos y habilidades naturales, sino que también te podrás dar cuenta de qué tanto te estás esforzando en lo que haces.

Dedícate a aquellas cosas que te inspiren a dar más del 100% y por las cuales estés dispuesto a desafiarte cada día hasta llegar a ser el mejor en lo que haces.

“El trabajo duro vence al talento cuando el talento no trabaja duro.”

3. ¿Gano lo que siento que me merezco?

El objetivo de esta pregunta es ayudarnos a descubrir si la recompensa que obtenemos, no sólo en dinero sino también a nivel emocional, es acorde con nuestro esfuerzo y dedicación.

Posiblemente te guste mucho tu trabajo, pero si sientes que no te están valorando y que no estás obteniendo lo que esperas recibir, es momento de dejar de conformarte con lo que te toca e ir tras lo que te mereces.

4. ¿Lo que estoy haciendo hoy me acerca al lugar a donde quiero estar mañana?

Cada día es una oportunidad para acercarnos a nuestros sueños. Puede que en el corto plazo debas hacer sacrificios y aceptar trabajos que no te gustan, para lograr tus objetivos y sueños a largo plazo. El problema está en que te la pases trabajando en algo que no disfrutas y que además no te lleva a ningún lado.

Ten perfectamente claro para dónde vas y desde hoy comienza a realizar acciones que te acerquen a tu destino.

“El que no sabe lo que quiere, se conforma con lo que le den.”

¿Qué hacer luego de responder las preguntas?

Una vez respondas las cuatro preguntas, el siguiente paso es hacer un ejercicio de reflexión para determinar cuáles de las cosas que estamos haciendo debemos seguir haciendo, y cuáles debemos dejar de hacer.

Si estás haciendo algo que no te gusta, en lo que no estás dando todo tu esfuerzo, que no te está recompensando adecuadamente y que además no te lleva a dónde quieres ir, entonces es momento de tomar decisiones radicales y comenzar a hacer cosas acordes con la vida que queremos vivir.

“Jamás te conformes con la vida que te tocó. Mientras sigas vivo, siempre puedes seguir luchando para construir la vida que realmente quieres vivir.”

tiempoSi usted ya es mayor de edad y tiene responsabilidades o ha empezado a manejar el dinero en grandes cantidades, gastos o inversiones, sabrá que en ocasiones más del 50% del tiempo de sus preocupaciones giran entorno a él.

Y es que, aunque cuando tenemos varias deudas y la remuneración no alcanza para completar las necesidades del mes, la única consolación que nos queda es que más allá del dinero tenemos momentos y personas cercanas que nos ayudan a olvidarnos de él.

Pensar en los hijos, la pareja o los papás, son una forma de evadir los problemas y de creer de verdad que existen cosas aún más importantes que tener el bolsillo lleno de “billetes verdes”.

Sin embargo, cuando pensamos en pasarla bien y hacer sentir bien a esas personas que les guardamos tanto cariño, nos damos cuenta que hasta para invitar a un helado requerimos de dinero, que muchas de las discusiones en pareja que llevan incluso al divorcio se dan también por no tenerlo, por no generar, brindar o tener una calidad de vida o bienestar que se ha pensado tiene que ver con la “riqueza”.

¿Qué dicen los estudios?

El dinero puede que no sea la decisión más correcta al momento de pensar tomar un camino que conduzca a la felicidad. Un proyecto de investigación publicado por The New York Times en un artículo de opinión de Hershfield y Cassie Mogilner Holmes, se hizo una encuesta a cerca de 4.000 estadounidenses con y sin hijos de distintas edades, diferentes ingresos, ocupaciones y estado civil, en el que se encontró que el 64% de los encuestados respondió que la mayoría de las veces le daban más valor al dinero que al tiempo.

Sin embargo, se les preguntó también a los encuestados acerca de su felicidad y la satisfacción en su vida. Aquí se descubrió que, aunque la gente le daba más importancia al dinero, quienes optaron por el tiempo son quienes están más felices y satisfechos con su vida. Ahora, puede que usted esté pensando que los resultados también pueden explicar que quienes respondieron que le dan más al valor al “dinero” son personas con recursos limitados que se sienten infelices y que creen que esa es su solución.

Pero, pensando en esta posibilidad, el estudio tuvo en cuenta los ingresos y la cantidad de horas de trabajo que emplean los familiares por semana, con la finalidad de saber qué tanto tiempo tenían para aprovechar sus momentos libres. Y los resultados, fueron que aun así la gente que seguía prefiriendo el tiempo por encima del dinero seguía siendo más feliz.

Por otro lado, The New York Times habla de otro estudio que analiza la relación entre riqueza y felicidad, en la que se evidenció que efectivamente entre mayor es el ingreso económico mayor es la felicidad que sienten las personas. Solo que en comparación al primer estudio se encontró que quienes eligieron el dinero, eran mucho más propensos a obsesionarse con tener cada vez más y más porque creen que nunca tienen el suficiente, mientras quienes optaron por el tiempo, pensaban más en, qué hacer con él y en qué invertirlo, como por ejemplo, en cosas que querían, más no las que necesitaban.

Qué hacer para aprovechar el tiempo

Si usted leyó con atención y además decidió considerar que definitivamente el tiempo le va ayudar no solo a encontrar su felicidad sino que también a estar más tranquilo y aprovechar al máximo de diferentes espacios solo o en compañía, entonces deberá poner en práctica algunos de estos consejos científicos propuestos por la página web Inc.com:

1. Tome tiempo para dormir

Cuando usted toma un descanso, unas horas en las que se profundiza en un sueño profundo, su cuerpo se recupera y se prepara para ser más productivo al día siguiente, por esto cuando usted amanece con mal ánimo y llega así a su trabajo lo más posible es que esté todo el día molesto y descontento con su entorno.

De acuerdo con el libro NutureShock de Bronson y Ashley Merryman, la manera en como el sueño afecta a la felicidad es la siguiente: si usted pasa por una mala situación, son las amígdalas las que procesan dicha experiencia y si son recuerdos positivos, la tarea es del hipocampo. Sin embargo, cuando usted duerme muy poco y se priva del sueño, lo que sucede es que se ve afectado el hipocampo, generando que la persona no recuerde los momentos agradables sino que se quede con los negativos.

2. Tome tiempo para su familia y amigos

Se ha preguntado ¿quién es la persona que suele estar a su lado ante cualquier adversidad? Por lo general, después de que pasamos por varios problemas o muchos conocidos nos han quedado mal, nos damos cuenta que quienes nunca nos abandonan son nuestros familiares y en primer lugar, nuestros padres. Por esa simple pero tan sencilla razón es que es muy importante mantenerse en contacto con ellos, saber cómo están y dialogar sobre las particularidades del día.

El tiempo que se toma para pasar con familia y amigos mejora la felicidad hasta de aquellas personas que suelen ser introvertidas. Por ejemplo, el estudio Terman del proyecto de longevidad, encontró que las relaciones eran tan importantes que ayudaban a tener una vida larga, sana y feliz.

3. Tome tiempo para salir al aire libre

Salga de ese ambiente rutinario y sofocante, dese el espacio para pensar en cosas diferentes a los problemas del trabajo e incluso los disgustos del hogar.

Shaw Acor, en su libro La Felicidad Advantage, afirma que esto mejora su felicidad porque le permite tener un día agradable y le ayuda a tomar buenas decisiones. Lo ideal es tomarse 20 minutos en un espacio abierto y con clima favorable para cambiar de ánimo, ampliar el pensamiento y mejorar la productividad. De acuerdo con un estudio del Reino Unido de la Universidad de Sussex las personas son más felices si salen a respirar del aire libre en entornos naturales que en entornos urbanos.

4. Tome tiempo para ayudar

Practíquelo, es un fresquito que se siente cuando usted ve a la otra persona feliz porque usted le hizo un favor, un “gracias” a cambio de una ayuda, es muy gratificante. De hecho, algunos estudios se han atrevido a poner incluso un número de horas por año, desde 100 a dos horas por semana, el tiempo adecuado para colaborar a los demás.

5. Tome tiempo para sonreír

Todo va en la mente. Por esto las sonrisas deben ser reales para que suban el ánimo, de lo contrario arruinarán su día. Tiene que atraer pensamientos positivos para que esa sonrisa sea natural. De acuerdo con PsyBlog, la sonrisa reduce el dolor a causa de una mala situación, es más el estudio sugiere que hasta cuando sonreímos de manera forzada, es suficiente para levantar ligeramente nuestro estado de ánimo.

Finalmente le dejamos esta frase que le ayudará a reflexionar: “conseguir más dinero es más fácil que conseguir más tiempo”, así que no lo desperdicie. En definitiva: “el tiempo es oro”.

Vivir Mejor1. Tu capacidad de ganar está directamente relacionada con tu capacidad de hacerte fuerte.

2. La inspiración es una recompensa. Hay que trabajar por ella y luchar para mantenerla.

3. Lo contrario del éxito no es el fracaso. Es la apatía.

4. No necesitas preocuparte por si lo haces mal, siempre y cuando estés dispuesto a seguir intentándolo.

5. Solo porque los críticos hablen más fuerte que tú no quiere decir que tengan razón.

6. No estás atascado. Simplemente no estás tomando las decisiones correctas.

7. La manera más rápida de hacerte daño, es mirar atrás mientras sigues adelante.

8. Si no eres radicalmente diferente, no eres realmente diferente en absoluto.

9. El camino hacia lograr tu máximo potencial, atraviesa el valle de las adversidades.

10. Lo que funciona para alguien más, es casi seguro que no funcionará para ti.

11. No creas todo lo que no oyes.

12. Si no crees en ti mismo, la opinión de ninguna otra persona será suficiente para mantenerte motivado.

13. No existe tal cosa de estar quemado. Si hay suficiente combustible, el fuego siempre está encendido.

14. No tienes que estar “trabajando” para terminar el trabajo.

15. Si tienes que decirle a las personas que eres tú el que está a cargo, es probable que no lo estés.

16. Incluso si la vida fuera más fácil, no serías más feliz.

17. El esfuerzo es uno de los pocos factores en la vida de los que tienes control.

18. Si crees que no puedes hacerlo, probablemente no podrás.

19. La motivación es como el oxígeno. Sólo sabes que te falta cuando estás luchando por más.

20. La diferencia entre ganar y perder es cuando dejas de intentar.

21. Usa el tiempo que pasas preocupándote por lo que los demás piensan de ti para demostrar que están equivocados.

22. Nada funciona mejor para mantenerte inspirado que no estar satisfecho con el lugar en donde estás en la vida.

23. Cambiar puede doler ahora, pero perder duele por siempre.

24. Trabajar duro es trabajar inteligentemente. No hay nada más inteligente que puedas hacer.

25. El éxito no es sobre los recursos que tienes, sino de lo ingenioso que eres.

26. El descubrimiento más grande que harás es que nada es imposible.

inteligencia emocionalLa inteligencia emocional es la herramienta más poderosa para el éxito, no sólo en las relaciones románticas, sino también en el negocio. De hecho las mismas reglas para alcanzar tus metas en tu empresa aplican para el amor.

Aquí hay cinco prácticas que gente con alta inteligencia emocional utiliza para alcanzar el éxito tanto en el trabajo como en sus vidas personales:

1. Sigue acciones, no palabras

Cuando contrato a alguien, no pongo mucha atención a sus frases sobre la contabilidad o el trabajo duro. En lugar de eso, busco una sólida trayectoria para ver si entregan las cosas a tiempo, hacen llamadas o si cierran tratos. En los negocios y asuntos personales, hablar no vale la pena.

2. Analízate

Todos somos seres emocionales y a veces pequeñas cosas pueden convertirse en grandes problemas sin necesidad. La gente inteligentemente emocional sabe cómo poner pausa antes de crear una dificultad de la nada.

¿Alguien te interrumpió en una junta? En lugar de quejarte de eso o planear tu venganza, considera que esa persona está distraída por asuntos personales en su casa. Tal vez se sentía analizada por su jefe y está sobre compensando con su ruidosa presentación. Supéralo y dales el beneficio de la duda. No siempre tiene que ver contigo.

La misma regla aplica a tus relaciones amorosas y de negocio. Todos tenemos malos días y pequeños defectos. Sólo porque tu cita no quiere bailar no quiere decir que le de pena estar contigo o que nunca saldrá contigo otra vez. Toma el incidente como es y sigue adelante.

3. Ten la meta final presente

Aquellos que tuvieron éxito en su vida y en los negocios vigilan lo que es importante. Esto significa dejar ir cosas insignificantes y los baches en la carretera que se presentan todos los días.

Cuando tienes la meta final como prioridad, es más fácil negociar con un cliente difícil, crear sociedades exitosas y enfocar tu energía en lo que es valioso sin desviarte por pequeñas molestias.

Eso también aplica para las relaciones. Si una relación de largo plazo con tu esposa/o es tu prioridad, entonces no te vas a molestar por cosas como que dejó la pasta de dientes abierta. Hasta problemas más fuertes, como el manejo del dinero o criar a tus hijos, son más fáciles de negociar cuando ambos están enfocados en una colaboración para toda la vida.

4. Deshazte de las toxinas

Los buenos negocios se alimentan de buena energía. La gente negativa puede destruir una organización. Los emprendedores con inteligencia emocional alta saben que hay suficiente gente positiva en el mundo y que no tienen la necesidad de gastar energía al tratar con los tóxicos.

A veces incluso los empleados de alto rendimiento no son una buena opción si son manipuladores, combativos o negativos en la oficina.

Lo mismo para tus relaciones laborales y personales. Si alguien te roba tu energía o te hace sentir mal contigo mismo, ten la fortaleza para seguir adelante. La gente emocionalmente inteligente tiene poca tolerancia contra los que son mentirosos, críticos, necesitados o tiene hábitos adictivos. Hay algunas personas que están mejor fuera de tu vida o del otro lado de la habitación.

5. Mantente conectado

Sólo porque una relación termina no quiere decir que debas destruir el puente. Aunque un trato se caiga, haz el esfuerzo para tomar el camino pesado y mantener la conexión viva. Nunca sabes cuándo te cruzarás con ellos otra vez o si los necesitarás en un futuro.

Sólo porque una relación no dure toda la vida, quiere decir que deban alejarse como enemigos. Muy seguido las relaciones terminan por ciertas diferencias o circunstancias. Cuando hay un puente disponible, hay una mayor oportunidad para que disfrutes mejores experiencias en casi cada nivel.

Reibox BlogLinkedIn tuvo un dramático 2016.

La red social profesional perdió más del 40% de su valor en un día en febrero, y luego Microsoft compró la compañía por 26.2 mil millones de dólares en junio.

Como vicepresidente de adquisición mundial de talentos de LinkedIn, Brendan Browne le dijo a Business Insider que los altibajos drásticos son sólo parte de estar en una empresa de rápido movimiento. Es por eso que piensa que “el agarre y la resistencia lo son todo.”

Y es por eso que, como jefe de reclutamiento de los 10.000 empleados globales de la compañía, a menudo les ha recomendado o regalado el libro de Ryan Holiday  “El obstáculo es el camino”, una introducción sencilla de leer y práctica a la filosofía estoica.

Browne explica que las tensiones entre colegas de cualquier organización a menudo surgen cuando uno oculta los problemas hasta que ya no pueden ser ignorados. Él dice que recomienda el libro con la intención de inculcar la idea de que las dificultades que surgen no deben ser temidas ni ignoradas, sino más bien abarcadas de inmediato.

“Es una lectura rápida y creo que es tan universalmente aplicable porque respalda… la idea de que podrías sentir que estás teniendo problemas pero ese es en realidad el ritmo normal de las cosas,” dijo Browne. “Y si todos pudiéramos sintonizarnos con eso, probablemente todos seríamos mejores.”

Fuimos directamente con el autor Ryan Holiday por cinco puntos claves de “El obstáculo es el camino.” A continuación, descubre cinco lecciones destiladas de su libro, en palabras de Holiday:

1. Los obstáculos ofrecen oportunidades de crecimiento

“Hace dos mil años, el emperador romano Marco Aurelio (entonces el hombre más poderoso de la tierra) se sentó a escribir una nota, probablemente en respuesta a alguna personas frustrantes con la que estaba lidiando. En esa nota, se dijo a sí mismo que su frustración era en realidad una oportunidad para practicar la virtud.

“Se recordó a sí mismo: ‘El impedimento a la acción adelanta la acción. Lo que se interpone en el camino se convierte en el camino”. Básicamente, todo lo que nos sucede es una oportunidad de practicar la excelencia; incluso cuando no están en la forma en que originalmente pensamos, es por eso que el ‘obstáculo es el camino.’”

2. Nuestra percepción del mundo dicta nuestras acciones

“La esencia de la filosofía estoica se destila en tres disciplinas: Percepción, Acción, Voluntad. Cómo pensamos sobre las cosas, qué hacemos sobre ellas, y cómo aceptamos o soportamos lo que no podemos cambiar.”

3. Es necesario aceptar lo que no podemos cambiar

La clave para una acción exitosa es hacer la distinción entre lo que controlas y lo que no controlas. De hecho, el filósofo griego Epicteto dijo que esa es nuestra principal tarea en la vida.”

“Separar los dos es esencial para ser eficaz; cuando eliminas preocuparte, pensar, planear las cosas que están fuera de tu control (la opinión de otras personas, el tiempo, el mercado), te liberas para poder enfocarte 100% en lo que sí puedes controlar (tus acciones, tus emociones, tus respuestas).”

4. Cómo haces algo es cómo lo haces todo

“Hay una línea del cofundador de Rolls-Royce, Sir Henry Royce, que grabó en su manto: ‘Lo que sea que se haga bien, por humilde que sea, es noble.’ Los estoicos eran grandes al servir.”

“Ellos creían la idea de que cómo haces algo es como lo haces todo. No importa si estás empezando en una pasantía, si estás haciendo batidos para pagar tu ropa, o si eres el ejecutivo de una de las empresas de Fortune 500. Cada tarea debe ser tratada como esencial, todo debe hacerse bien.”

5. Abraza tu destino

“La historia de la fábrica de Thomas Edison quemándose a los 67 años ilustra la lección estoica de amor fati – el amor a nuestro destino.” El trabajo de toda la vida de Edison se incendió en llamas. Mientras veía como el fuego consumía todo, miró a su hijo y le dijo: “Ve a buscar a tu madre y a todas sus amigas, nunca volverán a ver un fuego como este.” Él realmente estaba abrazando lo terrible que le había sucedido.

“Al día siguiente le dijo a un reportero que ya había pasado por dificultades como ésta y que el camino arriba es lo que ‘impide que un hombre sufra de aburrimiento.’ Entonces tomó un préstamo de un millón de dólares de Henry Ford y reconstruyó las operaciones y la volvió a ponerlo en funcionamiento en cuestión de semanas.”

hábitosLa primera vez que aprendes a montar en bicicleta es como cuando aprendes a conducir. Todas las cosas que has de realizar al mismo tiempo mientras montas en bicicleta o conduces un coche te parecen un mundo cuando no las dominas.

Es muy complicado al principio realizar todo de una manera natural y sin algo de ese estrés que surge cuando realizas cosas que no controlas. El paso del tiempo y la práctica genera el hábito de conducir y de montar en bicicleta.

Sin entrar a discutir el tiempo que supone el alcanzar un hábito, que es variable, lo cierto es que, lo que eres es el resultado de todo aquello a lo que te has habituado. Mientras más tiempo haya pasado desde que adquiriste un hábito, con más naturalidad y facilidad lo realizas, pero también es más difícil modificarlo, puesto que esa tarea significa romper con el hábito que adquiriste, que es con el que te sientes más cómodo.

Es mucho más difícil aún si pretendes adquirir un hábito contrario al que ya tenías, puesto que tendrás que luchar contra aquello a lo que estas habituado en un doble sentido, por un lado para romper tu hábito, y por otro, para conseguir adquirir el nuevo.

Por este motivo, con el paso del tiempo nos vamos convirtiendo en la suma de todos aquellos hábitos que, de una forma u otra hemos ido adquiriendo con el paso del tiempo, y el tiempo va transformándonos en aquello que un día de una manera voluntaria, o no, fuimos decidiendo ir asimilando como nuestro comportamiento. La persona que se habitúa a llegar tarde a los sitios, tarde o temprano, acaba asimilando como normal llegar tarde.

¿Quiere esto decir que los hábitos no se pueden cambiar? Ni mucho menos, sin embargo para cambiar los hábitos adquiridos a lo largo de mucho tiempo es necesaria una labor proactiva para cambiarlos, ya que hemos de romper la inercia de mucho tiempo, con otros hábitos.

En la productividad, exactamente igual que en cualquier otro ámbito, es necesario adquirir una serie de hábitos, previa destrucción de otros hábitos y creencias que hemos ido acumulando a lo largo de los años, y necesitamos una labor consciente de nuestros hábitos productivos, junto con un compromiso firme de destrucción de los hábitos, o creencias, como bien dice mi compañero y amigo Antonio José Masiá.

Por este motivo, si quieres ser más productivo, o cualquier otra cosa que quieras ser, lo primero que debes hacer es identificar aquellos hábitos que no están alineados con tu propósito para, a continuación, plantearte cuales son los hábitos a adquirir que te acercarán al objetivo que te haya marcado. Recuerda que debes marcarte la consecución de hábitos que sean Smart (específicos, medibles, alcanzables, realistas, y acotados en el tiempo).

¿Que hábitos crees que necesitas adquirir para alcanzar tus objetivos?

hijosEn México existe la necesidad de formar líderes desde edades tempranas que se conviertan en potenciales creadores de empresas en el futuro. Si se formaran niños con espíritu emprendedor, se podrían resolver los problemas de desempleo, coincidieron expertos.

“El mensaje que hay que transmitir a los niños es que el dinero llega a las personas cuando mejoran la vida de alguien al crear o modificar algo que ya existe. Aquel que no tenga una idea, tendrá que trabajar para quien sí la tiene”, comentó el consultor de finanzas personales Juan José Salas.

Pero ¿cómo inculcar en los niños un espíritu emprendedor?

El punto de partida es fomentar en ellos hábitos que cuando crezcan se conviertan en fortalezas para crear y dirigir sus empresas como puntualidad, honestidad, tolerancia y habilidades de liderazgo, trabajo en equipo y servicio, aseguran especialistas en psicología y emprendimiento.

Para lograrlo se requiere de vigilancia, guía y supervisión de los padres. Todo niño tiene características para ser un emprendedor, algunos tienen habilidades para vender o persuadir, hay quienes son más tímidos pero todos pueden ser innovadores y proactivos, y son sus padres los que deben descubrir su potencial para explotarlo.

“Tienen que aprender a escucharlos y dejarlos participar en la toma de decisiones familiares y personales”, comentó Maricarmen Cabrera, directora de BusinessKids, una empresa que desarrolló un modelo educativo para que niños de 4 a 18 años desarrollen sus ideas de negocio.

Antes de que los padres decidan involucrar a sus hijos en el emprendimiento, deberán preguntarse para qué quieren formar un emprendedor, qué es lo que se quiere formar en él, cuál es la relevancia y la finalidad.

“Lo importante es que sea un niño feliz, y si decide ser emprendedor que lo sea con conciencia social y haciendo lo que a él le guste”, dijo el Jefe del Laboratorio de Neurociencias de la Universidad Iberoamericana, Oscar Galicia.

La edad ideal para comenzar a tratar estos temas con los niños es a los cinco años. “A esta edad su cerebro está desarrollándose y están en una etapa en la que comienzan a interactuar, compartir y trabajar en equipo”, detalló el director del departamento de Administración del Tecnológico de Monterrey- Santa Fe, Juan Carlos Rivera.

Los juegos son la mejor vía para que los niños a conozcan cómo conseguir el dinero, ahorrarlo, invertirlo y utilizarlo de manera productiva.

Con tareas sencillas como vender rebanadas de pastel, galletas, limonada, pasear o cuidar mascotas, hacerse cargo de niños menores que ellos, hacer tareas de algunos compañeros o arreglar el jardín del vecino, los pequeños pueden tener su primer acercamiento con un negocio, el dinero y la administración.

Para los especialistas, la responsabilidad de crear niños emprendedores es compartida entre los padres y las instituciones educativas: los primeros deben motivar y escuchar a sus hijos y las segundas involucrar estos temas durante las clases.

¿Cómo iniciar desde casa?

1. Juega con tus hijos juegos de mesa.El Turista Mundial, Monopoly y LIFE El juego de la Vida son juegos de mesa con los que los niños comprenderán la importancia de conceptos como ahorro, inversión, compra, venta y renta, comentó Maricarmen Cabrera.

2. Practica con los más pequeños algún deporte o actividad física. Así lograrás interactuar con tu hijo, crearás en él el sentimiento de confianza y la capacidad de negociación y trabajo en equipo, señaló Oscar Galicia.

3. Predica con el ejemplo.Tú hijo tomará de ti lo bueno y lo malo, así que sé puntual, respetuoso, justo y solidario, dijo Galicia.

4. Enséñale el hábito del ahorro. Divide una alcancía o caja en cuatro partes donde tu hijo depositará su domingo en los siguientes rubros: ahorro para metas a corto plazo, dinero para sus antojos de fin de semana, donaciones e inversión, explicó Juan José Salas.

5. Enséñale a compartir.Cuando el niño comience a ganar dinero gracias al negocio que desarrollo, deberás decirle que debe compartir esas ganancias en el hogar. Su aportación al gasto puede ser pequeña como asumir parte de los gastos que su mascota genere.

6. Utiliza la tecnología a su favor.Cuando tu hijo pida que le descargues una aplicación a su teléfono móvil, computadora o tablet, busca que sea un contenido que le aporte un nuevo conocimiento y que despierte en él la curiosidad de asumir riesgos y nuevos retos intelectuales, sugirió Rivera.

envidia¿Te has dado cuenta de que últimamente la gente comparte todo de su vida en las redes sociales?

Opiniones políticas, videos de gatos e incluso desayunos son algunos elementos siempre presentes en estas plataformas. Por lo tanto, no es de sorprenderse que también compartan sus logros laborales.

Seamos sinceros, ¿cómo te sientes cuando ves los éxitos de los demás? En algún momento has sentido un poco de envidia ¿cierto?

Tranquilo, eso no te hace mala persona. Eres humano.

Yo antes solía lidiar con este sentimiento cuando recién empecé, ya que mi negocio no estaba teniendo el éxito que yo quería.

El hecho de encontrarme con fotos de personas celebrando victorias siempre me hacía preguntarme: ¿por qué a mí me está costando tanto trabajo?

Y sí. Es era justo ahí donde el monstruo de la envidia entraba.

Cuando eres un emprendedor que le está echando tantas ganas a su empresa, ver el triunfo de los demás no siempre te hace sentir mejor. Y aunque la envidia sea un sentimiento natural, no puedes dejar que te arrastre.

Por lo que pensé: ¿por qué no haces de estos celos una ventaja? Aquí tres maneras:

1. Pon en perspectiva

Recuerda que cuando estás viendo el éxito de los demás no estás percibiendo el sudor, la sangre y las lágrimas por las que la persona tuvo que pasar para lograrlo.

El camino al éxito raramente es el fácil y todos los emprendedores se enfrentan con muchos obstáculos durante su trayecto.

Steve Furtick dijo: “La razón por la que nos sentimos inseguros es porque comparamos nuestro ‘detrás de cámaras’ con las ‘escenas finales’ de los demás”.

Así que ya sabes, lo que estás viendo de otras personas es solamente una parte de su historia.

2. Felicita al otro

Me di cuenta que ser amargado y envidioso no me hacía ningún bien, así que decidí cambiar mi enfoque y celebrar a la otra persona.

Ahora, cuando veo a alguien que le está yendo bien lo felicito y eso, además de mejorar mi estado de ánimo, me hace ganar muchos amigos.

Intenta mandar un par de mensajes de elogios hoy, verás cómo eso te hará sentir mucho mejor. Pregúntales el secreto de su éxito, lo creas o no, obtendrás tips bastante interesantes que te servirán en algún momento.

3. Utiliza el éxito de los demás como impulso

En lugar de desperdiciar tu preciado tiempo y energía en estar al pendiente de lo que los demás están haciendo, usa esos sentimientos negativos como combustible para empujarte a cumplir tus sueños.

La buena noticia es que si los demás están alcanzando el éxito, significa que tú también puedes hacerlo. Ellos no necesitaron de poderes mágicos ¿o sí?

He tenido la oportunidad de entrevistar a cientos de invitados exitosos en mi podcast y me he dado cuenta de algo: la gente exitosa no es envidiosa.

Están tan ocupados trabajando en sus propias metas que no tienen tiempo de resentirse por los logros de los demás. Incluso les echa porras a las otras personas y admite que hay mucho campo para los emprendedores.

El hecho de que una persona logre algo no quiere decir que te quite la oportunidad a ti.

Recientemente recibí un correo donde pude percatarme de los ingresos de otra persona. Casi se me salen los ojos. El número era mucho más alto que el mío, pero respiré profundo, sonreí y me sentí bien por él. Él ya había alcanzado la cima de la montaña y yo aún no, por lo que seguiré escalando para llegar al mismo punto.

resultadosMitad de año y es el momento de mirar en nuestras vidas, en nuestros resultados y ser sinceros con nosotros mismos, medir de alguna forma nuestros avances, ya que seguramente algo aprendimos. Si llegamos a nuestras metas es otra cosa, pero si podemos sacar algo en limpio es lo que hicimos, tanto en positivo como en negativo, e incluso de ello es de lo que deberíamos aprender para mejorar y trabajarlos en el próximo año.

En este post quiero nombrarte algunos puntos que son recurrentes en los emprendedores, razones por las cuales los resultados no llegaron, y como te comente, podemos trabajarlos para tener un mejor año en los emprendimientos en línea.

8 motivos a mejorar para tener mejores resultados en el año entrante.

Evidentemente no son los únicos puntos que podemos estudiar, varían según cada persona, el nivel de avance que tienen con respecto a los negocios en línea, el modelo de negocios en el que está, etc,

Sin embargo, pueden servirnos de guía para comenzar.

Falta de acción

Lamentablemente es muy común que nos pase, no podemos tener resultados sin poner la acción de nuestra parte, pero esta es solo una parte de la ecuación, la otra parte es poner acción en que punto, en que foco.

Muchas veces tomamos acción, o eso es lo que nos parece, pero la pregunta es ¿Son las acciones correctas, son las acciones que nos llevaran a los resultados?

Como puedes ver, detrás de la famosa frase “tomar acción” hay muchas variables que tenemos que tener en cuenta, por ejemplo: ¿Sabemos que se producen resultados cuando publicamos anuncios en miles de grupos de Facebook, realizamos artículos, hacemos videos?

La única manera de saberlo es realizando mediciones, testeando cada enlace para ves si es efectivo hacerlo, ya que si no lo es son acciones que ocupan tiempo de nuestra vida y no nos están produciendo resultados.

Romper el hilo

Muchos fallamos en este aspecto, la realidad es que para tener éxito tenemos que exponernos. Videos, presentaciones, charlas con potenciales clientes, webinnars, etc. Jamás lograremos buenos resultados si pensamos que estando solo detrás de un computador podremos ganar miles de dólares.

Las personas quieren conocer al que está detrás de la computadora, qué le apasiona, su historia, por qué hace lo que hace, quiere incluso hablar con él y está más que demostrado que son estas las personas que más éxito tienen.

No trabajamos con sistemas

Las personas no compran en la primer visita, esto lo sabemos perfectamente. Por lo tanto, si no creamos un sistema, si no trabajamos con embudos de ventas, es casi imposible vender un producto o un servicio. Es esencial aprender a crear embudos de marketing, crear listas de suscriptores con las que podamos crear una relación y, más adelante, poder venderles lo que necesitan.

Demasiada información

Es verdad que existe un sin numero de información sobre todos los temas en línea, por lo cual es fundamental estar enfocados y saber exactamente lo que queremos o hacia donde vamos. Caso contrario estaremos en un mar de información que más que ayudarnos nos paralizará y no nos dejara avanzar.

Como en todo en la vida, lo primero es conocer lo que queremos hacer, conseguir los medios para hacerlo y avanzar hacia ello.

No desarrollamos una lista

Si aun no comenzamos con nuestras listas, es vital hacerlo; ya que como hablamos en uno de los puntos anteriores, las personas no compran en la primera visita, necesitan conocerte, ver quien eres, si eres confiable, si eres profesional; y luego de un tiempo que te han visto trabajar buscan formar parte de tu equipo o adquirir tus productos o servicios.

Mentalidad

Este punto es cada vez más evidente. Personas que tienen todos los conocimientos, las habilidades, han comprado las mejores herramientas, pero no obtienen los resultados que buscan. Entonces, la deficiencia por así decirlo, está en la mentalidad, mentalidad de pobreza que primero tiene que trabajarse para enfocarse y pensar de la manera correcta para llegar a los resultados que buscamos.

Falta de tiempo o dinero

Esta opción en realidad es una excusa que muchas veces no es fácil reconocerla. Por ejemplo, decimos que no tenemos tiempo y pasamos varias horas mirando la televisión, descansando en exceso, desperdiciando de una y otra manera el tiempo, etc. De igual manera podemos decir que no tenemos dinero, pero dejamos dinero en juegos, en ropas excesivas, en excesos que podrían suprimirse y utilizar ese dinero en capacitación para mejorar nuestras vidas.

No llegamos al público correcto

Muy común también, no trabajar enfocados en un publico concreto, realizar acciones enfocadas en un publico muy general, con lo cual los resultados son muy pobres o incluso escasos.

La solución es enfocarse al máximo en un nicho de mercado, en solucionar un problema específico. Se que una cosa es decirlo y otra cosa es hacerlo, pero al menos debemos ir en esa dirección.

Espero que este artículo te resulte de utilidad, te invito a dejar tus comentarios o compartirlo con otras personas a las que les puede ser de utilidad.

flujo-de-efectivoCuando las personas tienen claras sus metas y objetivos, lo que sigue es ver la manera de alcanzarlas. De ir “fondeando” esas metas poco a poco, mediante el ahorro y, posteriormente, la inversión.

En ese sentido hay que tomar en cuenta nuestros ingresos, pero también la manera como gastamos nuestro dinero. Algunos gastos son fijos e importantes, como la renta o hipoteca, la luz o el gas. No podemos prescindir de ellos: tenemos que pagar esas facturas. En el mejor de los casos, podremos reducir un poco nuestro consumo, pero no de manera significativa.

De hecho, la cantidad que hemos decidido tomar mensualmente para fondear nuestras metas debe ser considerado también un gasto fijo y el más importante. La primera cuenta que debemos pagar cuando recibimos nuestro ingreso.

Pero siendo realistas, como el ingreso es limitado, tendremos que ver la mejor manera de distribuirlo. No nos alcanza para todo y por eso tenemos que tomar decisiones, atendiendo precisamente a nuestras prioridades: a lo que es más importante para nosotros.

Como hay poco que podemos hacer con respecto a nuestros gastos fijos e importantes, tendremos que enfocarnos en nuestro gasto discrecional.

Aquí quiero hacer una acotación: si uno tiene deudas, éstas se convierten en un gasto fijo e importante. Tenemos que pagarlas sí o sí. Por eso siempre digo: las deudas comprometen nuestro flujo de efectivo futuro.

Pero además, las deudas de corto plazo, como las tarjetas de crédito, conllevan un costo financiero importante. La buena noticia es que se pueden eliminar, aunque poco a poco. Por eso, el primer paso para quienes tienen este tipo de deudas, es hacer un plan para salir de ellas lo antes posible. Ésta se debe convertir en la primera prioridad.

Ahora bien, regresando al flujo de efectivo, debemos comprender cuáles son nuestros patrones de consumo, qué cosas son importantes y a partir de ahí tomar decisiones. Por ejemplo, si queremos contratar un servicio de suscripción recurrente, sabremos cómo eso puede afectar nuestro flujo de efectivo. Si tenemos que cambiar nuestro automóvil, podremos saber para qué modelo nos alcanza sin que se afecte el dinero que aportamos para nuestras metas.

Para ello, es importante llevar un registro de gastos. Nos permite comprender precisamente esos patrones. ¿En qué gastamos mucho? Pero también nos permite tomar decisiones, hacer algo al respecto. ¿Realmente son cosas que nos importan, que nos acercan a lo que de verdad queremos lograr?

También nos puede ser útil para comprender qué sucede en los meses que tenemos flujo de efectivo negativo, es decir en los que gastamos más de lo que ganamos. En México es muy común que esto suceda durante la época navideña o la temporada de regreso a clases. O durante eventos como el Buen Fin, en el cual muchas personas incurren en préstamos que aunque son a “meses sin intereses”, de igual manera afectan su flujo de efectivo.

Se dice que para poder generar un patrimonio, uno tiene que tener un flujo de efectivo positivo. Es decir, tener un excedente, gastar menos de lo que ganamos. Esto es obvio: no puede ser de otra manera. Un flujo de efectivo negativo necesariamente implica incurrir en deuda (o quemar el dinero que con tanto esfuerzo hemos logrado ahorrar).

Pero yo prefiero verlo de otra forma: aspirar a un flujo de efectivo “cero”. Si intentamos ahorrar con base en excedentes, en lo que nos sobra, nunca lo lograremos. Como mencioné, el dinero que destinamos a nuestras metas financieras debe estar en nuestro presupuesto, debe ser una factura como la luz, la renta o hipoteca, pero más importante porque se trata de nuestras prioridades. Ésa es la clave para lograr lo que queremos en la vida.

Reibox BlogCuando se trata de ganar más dinero y aumentar tu riqueza, a veces todo lo que necesitas es establecer hábitos inteligentes y hacer pequeños cambios en tu estilo de vida.

El éxito es una habilidad que puede aprenderse,” escribe T. Harv Eker en su libro Secretos de la Mente Millonaria. “Si quieres ser un gran golfista, puedes aprender a hacerlo. Si quieres ser un gran pianista, puedes aprender a hacerlo… Si quieres ser rico, puedes aprender a hacerlo.”

Si quieres aprender como hacerte rico (cómo hacer crecer y dominar tu dinero) considera estos nueve cambios de estilo de vida:

Empieza a salir con gente que admires

Andrew Carnegie, que comenzó con nada antes de convertirse en el hombre más rico del país, atribuye todas sus riquezas a un principio: La Mente Maestra.

La idea es que te rodees de gente talentosa que comparta tu visión porque la alineación de varias mentes inteligentes y creativas es exponencialmente más poderosa que una sola.

Además, nos convertimos en las personas con las que nos asociamos, esa es la razón de porque los ricos tienden a asociarse con otros ricos.

“En la mayoría de los casos, tu patrimonio neto refleja el nivel de tus amigos más cercanos,” explica el autor y millonario hecho a sí mismo Steve Siebold. “Exponerte a personas que son más exitosas que tú tiene el potencial de expandir tus pensamientos y catapultar tus ingresos. La realidad es que los millonarios piensan de forma diferente a la clase media sobre el dinero, y hay mucho que ganar por estar en su presencia.”

Pon tu dinero a trabajar

Una de las formas más eficaces para ganar más dinero es invertirlo, y comenzar tan pronto como sea posible.

“Cuanto más pongas hoy, mucho más tendrás más adelante debido al valor del tiempo del dinero y al crecimiento del retorno de tus inversiones,” le dice Michael Solari, planificador financiero certificado en Solari Financial Management a Business Insider.

Obtén un trabajo de tiempo parcial

Si quieres ganar más, una solución simple es trabajar más; y obtendrás mucho más de un segundo trabajo que un ingreso extra.

Aumentarás tus habilidades trabajando en un campo diferente, poniendo tu cerebro a trabajar en un contexto diferente y expandiendo tu red. Además, es una gran oportunidad para obtener beneficios económicos de algún interés específico que tengas; como la fotografía, la música, tutoría, o entrenamiento.

Entierrar tu cabeza en libros

La gente rica preferiría ser educada a ser entretenida; si quieres ser como ellos, corta el cable y húndete en los libros de inversión o finanzas personales, o agarra la biografía de alguna persona exitosa.

“Entra en la casa de una persona adinerada y una de las primeras cosas que verás es una extensa biblioteca de libros que han utilizado para educarse sobre cómo llegar a ser más exitosos.” Siebold escribe.

El multimillonario Warren Buffett, por ejemplo, estimada que el 80% de su jornada de trabajo está dedicada a la lectura.

Si bien los ricos no necesariamente promocionan mucho hacerse ricos a través de la educación formal (muchas de las personas más exitosas tienen poca educación formal) aprecian el poder de aprender mucho más allá de las aulas.

Acostúmbrate a hacer cosas incómodas

Si quieres construir riqueza, tener éxito, o salir adelante en la vida, vas a tener que acostumbrarte a la incertidumbre y a la incomodidad.

Las personas ricas, en particular, se encuentran cómodas en la incertidumbre. “La comodidad física, psicológica y emocional es el objetivo principal de la mentalidad de las clases medias,” escribe Siebold. “Los pensadores de clase mundial aprenden desde el principio que convertirse en millonarios no es fácil y que la necesidad de comodidad puede ser devastadora. Ellos aprenden a sentirse cómodos mientras operan en un estado de permanente incertidumbre.”

Si quieres hacerte rico, tienes que estar bien con estar incómodo. Si no lo estás, aprende a serlo, aconseja Siebold.

Comienza a adoptar esta mentalidad hoy con una de las estrategias sugeridas por Siebold: “Haz una lista con las cinco cosas que debes hacer hoy que sean incomodas, pero que te ayudarán a construir tu fortuna financiera.”

Establece metas y visualízate lográndolas

Si quieres ganar más dinero, tienes que tener un objetivo claro y un plan específico sobre cómo lograr ese objetivo. El dinero no sólo aparecerá; tienes que trabajar para ello.

La gente rica decide comprometerse para alcanzar la riqueza. Requiere enfoque, coraje, conocimientos y mucho esfuerzo, escribe Eker en su libro, y es posible si tienes objetivos precisos y una visión clara.

Escribir lo que Eker llama “jugar para ganar metas” para tu ingreso anual y valor neto. Se realista al establecer un marco de tiempo para alcanzar estos objetivos, pero al mismo tiempo, piensa en grande y no tengas miedo de desafiarte a ti mismo.

“La razón principal por la cual la mayoría de las personas no obtienen lo que quieren es que no saben lo que quieren.” escribe Eker.

Ahorra automáticamente una hora del día de tus ingresos

De acuerdo a David Bach, el autor del bestseller “El Millonario Automático,” el primer paso “más importante” para tomar a la hora de crear riqueza es también el más sencillo: Automatizar tus finanzas.

Él enseña el plan “págate a ti mismo primero,” el cual es automatizar tus cuentas para que una parte de tu salario se mueva a una cuenta de ahorros antes incluso de que lo veas. Te toma menos de 10 minutos configurar esa automatización, y calcular tus ingresos cuanto vale tu hora del día es simple también.

Supongamos que ganas $ 50,000 al año y trabajas en un trabajo de tiempo completo, 40 horas a la semana. Se te pagará por alrededor de 2.080 horas de trabajo en un año, lo que equivale a aproximadamente $25 por hora. Pon eso en tu cuenta cada día, y “nunca tendrás que preocuparte por dinero otra vez,” Según Bach.

Establece ingresos pasivos

¿Qué es mejor que ganar ingresos con poco o ningún trabajo?

Los ingresos pasivos, como se les llaman, es básicamente ganar dinero mientras duermes.

Aunque crear cualquier flujo de ingreso pasivo requiere una inversión inicial, ya sea de tu tiempo o dinero, puede darte enormes retornos más adelante.

Las formas comunes de ingresos pasivos incluyen inversiones en bienes raíces o empresas, pero también pueden ser generados por cualquier cosa desde hacer videos para YouTube hasta usar marketing de afiliados en tu blog.

Vivir MejorEs fácil dejar que el mal humor tome el control de tu día. Pero si eres consciente de tu estado de ánimo, puedes evitar quedar atrapado en un ciclo de negatividad.

“La felicidad es una elección,” Shawn Achor, autor de The Happiness Advantage, le dijo a Amy Gallo de la Harvard Business Review.

Gallo escribe sobre las formas con las que puedes tratar con eficacia una situación negativa en el trabajo, haciendo hincapié en que debes enfocarte en las cosas positivas que están sucediendo también.

Achor dice que las investigaciones demostraron que tienes buenas razones para ser positivos en el trabajo: Las personas positivas son 30 por ciento más productivas, tienen 40 por ciento más probabilidades de ser promovidas, y tienen 23 por ciento menos problemas de salud relacionados con el estrés.

Como líder, tienes un incentivo adicional para ser positivo, porque tu estado de ánimo establece el tono para la oficina. “Las emociones negativas se extienden como la pólvora,” Annie McKee, co-autora de Primal Leadership, le dijo a HBR. “Vale la pena cambiar tu estado de ánimo, no sólo para hacer tu día más agradable y productivo, sino para esparcir eso a los que te rodean.”

Aquí tienes como estar al tanto de los cambios negativos en tu estado de ánimo y luchar contra ello con la mayor eficacia posible.

1. Busca las señales.

“Tenemos señales de alerta temprana que nos dicen que nuestra capacidad de recuperación es cada vez menor”, dice McKee.

Si notas que te haces menos paciente en el transcurso del día, tómate un segundo para determinar qué es lo que te molesta. Una vez que encuentres el ímpetu de tu estado de ánimo negativo, puedes comenzar a trabajar en una solución.

2. Salta a la acción.

Mientras que muchas personas aconsejan pensar en tres cosas por las que estés agradecido, eso no es muy práctico cuando estás de mal humor. Fingir positividad podría en realidad hundirte más profundamente en la negatividad.

En vez de ello, Achor sugiere hacer alguna cosa que hayas estado posponiendo, o pagar a alguien algún gesto amable. “Tu cerebro registrará una victoria”, dice, lo que puede mejorar tu perspectiva.

3. Cambia tu cabello, cambiar tu vida.

Los pequeños cambios pueden levantar un mal estado de ánimo. Como escribió Thomas Pynchon en su libro “Inherente Vice“, “No podré decirlo lo suficiente – cambia tu cabello, cambia tu vida”.

Levántate de tu escritorio y trabaja desde el banco de un parque durante una hora. Ve a caminar. “La clave es ponerte en una ubicación física diferente,” aconseja McKee.

4. Se realista.

Un mal día puede empeorar si comienzas con expectativas poco realistas.

“Si espero que mi vuelo sea cancelado y sólo se retraza por tres horas, entonces quedaré encantado,” dice Achor. “Pero si espero que esté a tiempo y entonces se retrasa, entonces quedaré molesto.”

Si empiezas el día con una imposible lista de tareas pendientes, descenderás espiralmente antes del mediodía. Marca unos cuantos objetivos alcanzables en su lugar.

5. Aprende de los malos.

Haz un post-mortem cuando tengas un mal día.

¿Cómo comenzaste el día?
¿Qué había en tu lista de tareas pendientes?
¿Cómo manejaste las situaciones difíciles?

Tómate un tiempo para reflexionar sobre los factores desencadenantes, dice McKee. Si tienes una cadena de días malos, encuentra algún tema recurrente. Si trabajas muchas horas y no te detienes para almorzar, trata de tomar un descanso para comer al mediodía y llegar a casa para la cena.

Achor dice que el compromiso y la productividad disminuyen bruscamente cuando trabajas más de 55 horas a la semana. Al final del día, está garantizado que el trabajo siempre estará allí, pero tu bienestar mental y físico no.

vida“Termina cada día y déjalo atrás. Has hecho lo que has podido. Sin duda, hubo unas cuantas meteduras de pata y unos cuantos errores absurdos; olvídalos tan pronto como puedas. Mañana es un nuevo día; comiénzalo bien con serenidad, y con un espíritu tan elevado que haga que no te sientas coartado por tus despropósitos anteriores” – Ralph Waldo Emerson

Las tres ideas centrales que nos transmite David Allen en el capítulo 8 de «Sé más eficaz» son:

1. La actividad orientada a cerrar temas pendientes, por mundanos que sean, no solo produce sensación de logro, sino que también nos inspira, fomenta nuestra creatividad y nos aporta energía.

2. No importa lo poco importantes que parezcan, o lo poco conscientes que seamos de ellos. Los compromisos incumplidos consumen un combustible psíquico que luego no está disponible para otros usos.

3. A menudo, las personas que quieren conservar el control sobre su trabajo y su vida «estableciendo prioridades», lo que hacen es evadir la responsabilidad sobre aquellos compromisos que han asumido irresponsablemente.

Comparto por completo las ideas del capítulo. Cumplir con nuestros compromisos independientemente de su importancia, además de lo que nos dice David Allen, tiene otro motivo fundamental, al margen de la efectividad personal. Ese motivo es nuestra marca personal.

A día de hoy es indiscutible la importancia que tiene, para los trabajadores del conocimiento, la marca personal. Pues bien, para tener una buena marca personal hay que hacer todo lo posible para que se te reconozca como un profesional de confianza y os aseguro que cumplir, de forma sistemática, nuestros compromisos, sean estos grandes o pequeños, es imprescindible si queremos generar confianza.

Ademas, ponernos a hacer las cosas, independientemente de su trascendencia, tiene como consecuencia efectos muy positivos. Seguro que has experimentado en más de una ocasión cómo la actividad en sí misma te aporta energía.

También sabemos que empezar a hacer es, muchas veces, la mejor forma de saber qué queremos hacer o qué debemos hacer para conseguir los resultados que estamos buscando. Además, completar tareas nos obligará a ir tomando decisiones, sobre el terreno, y el resultado de las acciones y de esas decisiones nos permitirá obtener información, y una visión más clara, sobre el resultado final que obtendremos con total exactitud, cosa que casi nunca ocurre con los planes teóricos que hacemos antes de ponernos con la ejecución.

Nuestra vida es el resultado de nuestras acciones, no de nuestros planes porque planificar es perder el tiempo. Como decía John Lennon, «la vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes».

millonariosLas creencias o ideas que la gente tiene sobre el dinero juegan un papel muy importante a la hora de generar ganancias en un negocio. Entonces, ¿Por qué no seguir los consejos de aquellos cuyo trabajo y alianzas los han vuelto ricos?

El portal Business Insider realizó una lista de las citas de las personas que manejan el dinero del mundo, a fin de que entiendas su concepción y percepción de los negocios, inversiones y éxitos.

1. “Mi objetivo nunca fue crear sólo una empresa. Mucha gente malinterpreta eso, como si yo no me preocupara por los ingresos, los beneficios o cualquiera de esas cosas. Pero mí no sólo significa ser una empresa, se trata de crear algo que realmente produzca un cambio muy grande en el mundo”.

– Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.

2. “Les diré cómo hacerse rico: cierra las puertas. Sé temeroso cuando otros sean codiciosos, sé codicioso cuando otros sean temerosos”.

– Warren Buffett, CEO de Berkshire Hathaway.

3. “Existen muy pocas personas en el mundo que llegan a construir un negocio como este. Y la verdad es que intercambiarlo por algo tan banal como lo es el dinero no me parece nada interesante”.

– Evan Spiegel, CEO de Snap Inc.

4. “La razón por la que he podido ser tan exitosa financieramente es mi enfoque; nunca, ni por un minuto, ha sido el dinero”.

– Oprah Winfrey, estrella de televisión.

5. “Creo que cuanto más dinero pongas en las manos de la gente, más gastarán. Y si no lo gastan, lo invierten. Invertirlo es otra forma de crear empleos”.

– Michael Bloomberg, CEO de Bloomberg LP.

6. “Si estuviéramos interesados en el dinero, ya habríamos vendido la compañía hace mucho tiempo y terminado en la playa”.

– Larry Page, cofundador de Google.

7. “Actualmente ganar dinero es muy sencillo, pero hacer dinero mientras buscas ser responsable con la sociedad y mejorar el mundo es muy difícil”.

– Jack Ma, CEO de Alibaba.

8. “Creo que debes entender la economía de un negocio antes de tener una estrategia, y debes entender la estrategia antes tener una estructura. Si haces esto en el orden equivocado, probablemente fracasarás”.

– Michael Dell, CEO de Dell.

9. “Estoy un poco apretado con el dinero, pero ¿y qué? Miro el dinero que estoy a punto de gastar en mí mismo y me pregunto si los clientes de IKEA pueden permitirse el lujo. Podría viajar regularmente en primera clase, pero tener dinero en abundancia no parece una buena razón para desperdiciarlo. Si se tiene un buen liderazgo, es cuestión de dar un buen ejemplo. Tengo que hacerlo para todos los empleados de IKEA”.

– Ingvar Kamprad, fundador de IKEA.

10. “Cuando una pequeña empresa crece, como lo hizo eBay, se tiene un efecto multiplicador. Esto lleva a crear otras pequeñas empresas que le suministran capital intelectual, bienes y servicios”.

– Meg Whitman, CEO de Hewlett Packard.

 

 

 

Subir »
FB