Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

emprendedorSin importar cuál sea tu definición de éxito, hay un gran número de características que son comunes entre las personas de negocios exitosas.

No importa que no las tengas todas; muchas de ellas pueden aprenderse con la práctica y desarrollando una actitud positiva, especialmente si estableces metas y te esfuerzas por conseguirlas.

Te compartimos 25 de las más importantes:

1. Hacer lo que te gusta

Lo que obtengas de tu negocio en forma de satisfacción personal, ganancias económicas, estabilidad y placer será la suma de lo que pongas en él. Así que si no disfrutas lo que haces, esto se reflejará en tu negocio, lo que te llevará al fracaso.

2. Tomarlo seriamente

No puedes esperar ser efectivo y exitoso en los negocios a menos de que creas realmente en tu empresa y en los productos o servicios que vendes. Muchos emprendedores fallan tomándose su trabajo en serio, lo que evita que se mantengan motivados.

3. Planear todo

Planear cualquier aspecto de tu negocio no sólo es algo que tienes que hacer, sino también construye hábitos que necesitas implementar y mantener como emprendedor.

El acto de planear es tan importante porque requiere que analices cualquier situación del negocio, que investigues y reúnas información. Hacer un plan de negocios también tiene una segunda función: tener tus metas y cómo alcanzarlas en papel.

4. Manejar el dinero sabiamente

La sangre de todo negocio es el flujo de efectivo.

Lo necesitas para adquirir inventario, pagar servicios y nómina, promover tu negocio, reparar y adquirir equipo, y pagarte a ti para que puedas seguir trabajando. Es por eso que los emprendedores deben ser sabios al administrar su dinero. Hay dos conceptos básicos que debes entender: activos (el dinero que recibes de tus ventas) y pasivos (tus gastos).

5. Pedir por la venta

Un emprendedor siempre debe recordar que cualquier actividad de marketing y publicidad es inútil -sin importar qué tan cara o creativa sea- si no consigue una cosa: pedir la venta.

Esto no significa que no sea un gran activo de tu negocio el que seas un buen vendedor o publirrelacionista, sino que estas habilidades no serán útiles a menos de que les pidas activamente a las personas que compren lo que vendes.

6. Recordar que todo se trata del cliente

Tu negocio no se trata de los productos o servicios que vendes, ni de los precios o de tu competencia. Tu negocio se trata de tus clientes. Después de todo, tus clientes son los que deciden si triunfará o fracasará.

Por eso, todo lo que hagas debe estar enfocado en el consumidor; de ahí que es tan importante que lo conozcas a la perfección.

7. Ser un buen auto-promotor (sin ser molesto)

Uno de los grandes mitos sobre el éxito personal y empresarial, es que tus habilidades y beneficios serán descubiertos y aceptados por las masas que harán filas para comprarte. ¿Pero cómo puede esto suceder si nadie sabe quién eres o qué vendes?

La auto-promoción es una de las herramientas más beneficiosas, pero subestimadas, que los emprendedores tienen a su disposición.

8. Proyectar una imagen positiva del negocio

Tienes tan sólo unos minutos para dar una impresión positiva y memorable a las personas con las que deseas hacer negocios. Siempre debes dar una imagen profesional, aunque no tengas mucho presupuesto. Para impresionar a tus clientes apóyate en la creatividad y presta atención a cualquier detalle para dar la imagen que deseas.

9. Conocer a tus clientes

Una de las ventajas competitivas que los emprendedores tienen frente a los grandes competidores es que pueden ofrecer una atención personalizada. Tú puedes responder llamadas y conocer directamente a los clientes, lo que hará que confíen más en ti.

10. Aprovechar la tecnología

Debes evitar dejarte sumergir demasiado por la alta tecnología, aunque sí debes aprender cómo sacarle provecho. Asegúrate mantenerte actualizado en este aspecto; recuerda que la mejor tecnología es la que te ayuda, no la que impresiona a tus vecinos.

11. Tener un equipo increíble

Nadie puede construir un negocio solo. Es una tarea que requiere de un equipo tan comprometido como tú. Tu equipo puede incluir familiares, amigos, proveedores, alianzas de negocios, empleados, asociaciones y comunidad; y sobre todo: a tus clientes.

12. Darte a conocer como experto

Cuando tienes un problema que necesita solucionarse, ¿buscas el consejo de quien sea o de alguien que te ayude a resolverlo? Obviamente buscas la mejor asistencia que puedes recibir. Por eso, conforme más experto eres en tu negocio, más personas te buscarán, creándote mayores oportunidades de ventas y referencias.

feliz año nuevoFeliz Año Nuevo a [email protected]

Gracias por acompañarnos en nuestro viaje y les deseamos un 2017 lleno de éxitos.

Pásenla genial esta noche

Un abrazo enorme,
El equipo de Escuela Para Ricos

Vivir MejorPor lo general, ponerse emocional es un mal movimiento. Mostrar demasiada emoción a menudo es visto como poco profesional, altera el aire de tranquila racionalidad el cual se supone debe reinar en la mayoría de los lugares de trabajo.

Pero tratar de dominar nuestras emociones en entornos profesionales no siempre es la mejor idea. Pregúntale a cualquiera que haya trabajado en uno, y es probable que te diga que las oficinas no son lugares exclusivamente (o incluso por lo general) regidos por la lógica.

Probablemente tampoco lo serían si pudieran. Nuestros sentimientos juegan un papel importante en la resolución de problemas, la motivación, y otras funciones cognitivas esenciales que utilizamos en el trabajo.

Así que la pregunta no debería ser sobre cómo suprimir nuestras emociones, sino cómo las canalizamos en formas productivas.

La conexión cuerpo-mente

Puede que no creas estar utilizando los sistemas complejos e interconectados que enlazan tu cuerpo con tu cerebro mientras estás en el trabajo, sobre todo si tu trabajo consiste en sentarte delante de una pantalla y pensar en problemas analíticos o creativos. Pero las emociones no son cosas abstractas separadas de la realidad física; son parte importante de cómo funcionamos como seres biológicos.

La sensación de satisfacción que sentimos al completar una tarea, por ejemplo, es causada por una liberación de dopamina, entre otras sustancias neuroquímicas. Hazlo bien, y tu cerebro te recompensará con esa explosión química. Por otro lado, la depresión clínica se relaciona con una escasez de dopamina, así como de otros dos neurotransmisores, la serotonina y la norepinefrina.

No abordar las emociones negativas adecuadamente puede dañar a largo plazo tu cerebro, al matar tu suministro de estas sustancias químicas vitales. En forma más leve, suprimir las emociones negativas puede socavar tu motivación. Y en forma más extrema, puede hacer que te sea imposible poder trabajar.

Domínate a ti mismo, no sólo a tus emociones

En su libro The Fifth Discipline Fieldbook (1994), un grupo de escritores y editores dirigidos por el científico de sistemas y gurú de administración Peter Senge trató de abordar este problema de frente. La esencia de su enfoque recomendado era de desechar muchos conceptos tradicionales sobre el control emocional.

Cuando hablamos de dominar nuestras emociones, a menudo nos referimos a controlarlos y mantenerlos bajo control. Pero para Senge y su equipo de investigadores, dominar tenía un significado diferente. En su lugar, se trataba de reconocerlos, explorarlos y comprenderlos.

Debemos tomarnos un momento de tranquilidad para ver cómo nos sentimos en lugar de huir de ellos y dejar que nos embosquen más tarde. En cualquier situación que enfrentemos, según este argumento, debemos tener en cuenta no sólo nuestros pensamientos sobre él, sino también nuestros sentimientos.

El dominio personal no se trata entonces de controlar tus sentimientos, sino trabajar con ellos productivamente. Eso significa aprender a comprender y respetar lo que tu bioquímica está tratando de decirte.

Tal vez una idea te esté incomodando pero no puedes encontrar una razón racional de por qué. En ese caso, lo más probable es que tu sistema de respuesta emocional haya detectado algo que tu mente racional y consciente haya pasado por alto. Explora ese sentimiento, hazlo profundamente, y puede que encuentres un problema y su solución que de otro modo habrías pasado por alto.

Motivación real

Muchos esfuerzos para motivar a los empleados dependen de compensaciones y reconocimientos por su buen desempeño, y la amenaza de consecuencias negativas por malos resultados. Pero desde este punto de vista de dominio emocional, el trabajo tiene que ser gratificante en sí mismo, una noción que investigaciones posteriores han reivindicado en gran medida.

Y, en efecto, ese enfoque tiene sentido una vez que consideramos la bioquímica detrás de las recompensas. La dopamina que obtenemos al completar con éxito una tarea se hace más débil cada vez que la experimentamos a menos que la recompensa sea mayor.

Los empleados a los que se les hace sentir satisfechos por recompensas externas necesitarán que se les den más dinero y más alabanzas para que puedan seguir rindiendo al mismo nivel. A los que son motivados por la satisfacción del trabajo en si,  por el contrario, querrán tareas más difíciles y mayores logros. Los primeros toman recursos de la empresa, mientras que los segundos lo llevan más cerca de alcanzar sus objetivos.

20 años después, The Fifth Discipline Handbook  sigue teniendo lecciones valiosas. Cuando se combinan con nuestra creciente comprensión de la neurociencia, puede y debe transformar la forma en que abordamos las emociones, permitiendo que nosotros las usemos en el trabajo en lugar de reprimirlas y pagar el precio por ello.

seguirVoy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza
Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio
Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan
Voy a seguir hablando de Paz, aún en medio de una guerra
Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad

Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha
Y seguiré gritando, aún cuando otros callen
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor
Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas

Invitaré a caminar al que decidió quedarse y levantaré los brazos, a los que se han rendido. Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño que nos mirará, esperanzado, esperando algo de nosotros, y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol y en medio del desierto crecerá una planta.

Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza. Pero, si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate y dame un abrazo o regálame una sonrisa, con eso será suficiente, seguramente me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo.

Un gesto tuyo, hará que vuelva a mi camino.

dinero¿Eres de las personas que está convencida que para tener más dinero hay que trabajar más horas?

También creía eso hasta que empecé a relacionarme con emprendedores exitosos que han puesto en marcha sistemas en sus negocios para que funcionen con o sin ellos.

Hace poco platiqué con Keefe Duterte, dueño de una de las agencias aseguradoras más exitosas del grupo Allstate. Me dijo que pasó de trabajar 110 horas a la semana a ir a la oficina solo dos o tres días al mes. Todo esto ganando más dinero que antes.

La transición empezó, dijo, cuando estaba empacando para un viaje de negocios y su hija le pidió que se quedara en casa. Como cualquier padre haría, le explicó que tenía que trabajar para que ella pudiera tener todas las cosas que necesitaba. Lo que su hija le respondió le cambió toda la perspectiva.

Ella le dijo “Papi, no me importan las cosas. Solo quiero que estés conmigo”.

¿Alguna vez has sentido que te estás perdiendo de los momentos importantes de tus seres queridos? Para Keefe, la respuesta de su hija lo llevó a revaluar sus prioridades y poner un sistema para que su negocio no dependiera al 100 por ciento de él.

Aquí hay cuatro cosas que tú también puedes hacer para ganar más dinero trabajando menos.

1. Actúa como quien quieras ser

Es momento de ser muy específicos con las metas que te propones y el estilo de vida en el que quieres desarrollarte.

¿Cuánto dinero quieres tener?
¿Cuánta actividad deseas tener en tu propio negocio?

Ahora, piensa en las personas que ya se encuentran en ese nivel.

¿Qué hacen diferente a ti?
¿Cuáles son los trabajos que delegan?

Es momento de actuar como si ya fueras quien quieres ser. Una buena sugerencia es contratar a un asistente. Tal vez piensas que no puedes pagar un ayudante, pero te pregunto ¿cuánto crees que vale tu tiempo?

2. Enfócate en las actividades que tengan más impacto y generen más ganancias

Todos tenemos 24 horas en el día, pero algunas personas parecen hacer mucho más con ese tiempo. ¿Tienen algún poder superhumano que tú no tienes? No, ellos simplemente entienden que hacer más dinero en menos tiempo es resultado de identificar las oportunidades.

Pregúntate a ti mismo cuáles son las actividades de alto impacto y de mayor ganancia que pueden avanzar tu negocio hoy. Luego, ejecuta esas actividades hasta que tengas los resultados deseados. No permitas que la agenda de alguien más te controle (correos y llamadas telefónicas) hasta que no hayas completado las actividades importantes que has identificado.

3. Rodéate de grandes mentores

El emprendedor Jim Rohn dijo que “somos la suma de las cinco personas con las que pasamos más tiempo”.

¿Quiénes son tus cinco personas? ¿Ya viven la vida que tú quieres para ti? Si no, ¿qué significa esto para tus proyectos?

Si quieres llevar tu negocio al siguiente nivel y tener más tiempo libre, debes rodearte de mentores que ya estén viviendo la vida a la que aspiras y que te puedan guiar en el camino. Uno de mis mentores, Mark Anthony Bates, dijo “es difícil ver la etiqueta cuando se está dentro de la caja”, lo que significa que muy pocas personas pueden verse al espejo de manera objetiva y darse críticas constructivas.

Es ahí donde entra el mentor. Este individuo será capaz de verte objetivamente y darte verdadera guía basada en sus experiencias. Esto acelerará tu proceso drásticamente.

4. Practica la mejora personal diaria

Tu mente puede ser tu mejor activo una vez que aprendas a manejarla correctamente.

Muchos de los emprendedores más famosos tienen rituales de mejora diaria. Comprométete a pasar los primeros y los últimos 30 minutos de cada día leyendo algo que expanda tu mente. Tu negocio solo puede crecer tanto como se lo permitas y ese desarrollo empieza por ti mismo.

Es probable que te hayas lanzado al mundo emprendedor para tener más libertad. Instrumenta estas cuatro estrategias y verás que no es necesario cambiar pesos por horas para tener esa independencia.

rumboLas personas que están cien por ciento contentas con lo que tienen han alcanzado este estado no por mera casualidad.

La realidad es que no aceptan otro resultado que no sea la felicidad. Han hecho sacrificios y trabajado muy duro para alcanzar la plenitud anhelada.

No se trata de tener buena o mala suerte. Todo se reduce a identificar qué es lo que quieres, formular un plan para lograrlo y, luego, dar tu mayor esfuerzo hasta conseguirlo.

Si eres infeliz, tienes dos opciones: puedes quejarte de ello y esperar que tu vida cambie mágicamente, o tú mismo puedes hacer que se transforme.

Para lograr lo segundo, te comparto un plan de cuatro pasos que te permitirá alcanzar la felicidad.

Si no estás contento con tu vida, te debes a ti mismo hacer el cambio que necesitas. ¡Nuestro paso por el mundo es muy corto para postergarlo!

1. Determina por qué eres infeliz

Hay muchas razones por las que te puedes sentir triste con la vida: un empleo que no amas de verdad, trabajar con personas desagradables o hacer una tarea para la que estás sobre calificado.

Puede que no se relacione con tu vida profesional -como una relación personal poco sana-. Es posible que existan millones de razones para tu descontento y es tu misión identificarlas.

Cualesquiera que sean estas causas, debes estar consciente de que no encontrarás la felicidad verdadera hasta que identifiques cuál es el problema.

2. Cambia tu actitud

¿Qué crees que pasa cuando siempre estás llenando tu cabeza con un panorama negativo? Los pensamientos oscuros generan tristeza e infelicidad, mientras que los pensamientos positivos producen alegría.

Al final del día, tú eres responsable de tu propia felicidad. La única manera en la que serás pleno es cambiando tu actitud y entendiendo que estás en completo control y capacidad de transformar una mala situación.

3. Crea un plan para alcanzar la felicidad

Puedes empezar a diseñar un plan para ser feliz una vez que descubras por qué no estás satisfecho y te hayas armado con una actitud positiva. Esta es la parte donde la duda suele atacar e impedir el avance.

Empiezan a surgir las excusas que justifican que sigas siendo miserable. Si realmente quieres ser feliz, debes superar esta barrera y comprometerte en alcanzar tu meta. Determina cuál es tu objetivo e imagina cuáles son los pasos necesarios para alcanzarlo.

4. Toma acción y no mires atrás

Cuando ya tengas tu plan delineado es momento de empezar a trabajar y no mirar atrás. Tomar acción no garantiza resultados por sí mismo, tu viaje a la felicidad incluye errores, rechazos y desilusiones. Pero si te quedas estático solo hay una garantía y esa es que tu situación actual no va a cambiar y seguirás estando triste.

La felicidad no va a llegar de la noche a la mañana, es una batalla constante en la que hay que seguir sin importar qué tan complicado se vea el panorama.

Y por supuesto, no olvides que rodearte de gente positiva que te apoye es esencial.

Feliz Navidad¡¡¡Feliz navidad a [email protected]!!!

Es momento de relajarse un poco y disfrutar de una noche maravillosa.

Les deseamos que pasen una muy feliz navidad.

Un abrazo enorme,
El equipo de Escuela Para Ricos

comenzarTal vez te han llamado un soñador toda tu vida.

Sin embargo, expresar que eres un soñador o una persona que actúa es como decir que eres bueno o malo. Nadie es 100 por ciento de una forma u otra, pero pueden inclinarse más para cierta dirección.

Ser alguien que actúa no es necesariamente mejor que ser un soñador, necesitas ambos para tener éxito.

Si te gusta soñar más, tal vez sea momento de tomar acción. Aquí hay algunos métodos rápidos y fáciles para comenzar a actuar y que tu soñador interno se tome un pequeño descanso.

Recuerda, sin un enfoque comprensivo y balanceado, puedes seguir caminando en círculos durante mucho tiempo:

1. Escribe tus metas y ponles una fecha de entrega.

Está bien que quieras terminar una novela y entregarla a tu editor antes de que termine el mes, pero, ¿Qué tan adelantado estás? ¿Crees que estará lista? ¿Qué tanto escribes por día?

Dependiendo de todo esto, elige una fecha de entrega para tenerla lista o programa algunos límites como por ejemplo sólo dos capítulos al terminar el mes. Este enfoque funciona para cualquier meta.

2. Balancea las necesidades con los deseos.

Cada vez que decidas que necesitas hacer algo, escribe una lista de los pasos que debes tomar para lograrlo. Esto puede ser ahorrar cierta cantidad de dinero para un evento especial como por ejemplo tu boda.

Cuando yo decidí dejar de vivir con cada sueldo que recibía, vendí mi BMW y compré un automóvil más económico. Esa fue una de las mejores decisiones que he tomado, me permitió ahorrar 800 dólares por mes y después de un año tenía casi 10 mil dólares guardados en el banco, lo cual me ayudó a iniciar mi primer negocio llamado Pixioo.

3. Rodéate de gente que actúe.

¿Quiénes son tus cinco mejores amigos?

Los soñadores se retroalimentan unos a otros, pero si te rodeas de gente que actúa te puedes inspirar más. Los más firmes no se apresurarán a satisfacer tus tendencias de soñador y querrán saber cuál es tu plan.

Recuerda: tú estás a cargo de tu red de apoyo.

4. Deja de hacer lo que no funciona.

Seguro conoces la definición de locura de Einstein: “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. ¿Qué puedes hacer si te quedas atrapado ahí?

Si has estado soñado con algo pero tus intentos no te han dado resultados positivos, es tiempo de detenerte, reevaluar, descubrir qué estuvo mal e intentar un nuevo enfoque. Nunca llegarás a algún lado cometiendo los mismos errores una y otra vez.

5. Asume que todo tomará más tiempo y costará más.

Una de las cosas malas de ser un soñador es que pensamos que todo será muy fácil en esta etapa. Sin embargo, las cosas tienden a tomar más dinero y tiempo de lo que imaginas.

Cuando escribas tu plan de acción, aumenta el tiempo y dinero que te tomará un 10 por ciento. Lo peor que puede pasar es que tengas éxito y te quede un poco de dinero y tiempo.

No dejes que ser una persona que actúa te quite tus sueños por completo. Esa es tu fuente de creatividad, inspiración y la forma de alcanzar las estrellas.

Vivir MejorUna de las partes más agotadoras de trabajar por un objetivo es resistir la tentación.

Si estás tratando de dejar de posponer cosas en el trabajo, por ejemplo, puede parecerte que pasas todo el día tratando de no ceder; no ceder a muro de tu Facebook, a los artículos de Wikipedia, a los vídeos de gatitos que te envían tus amigos.

Y si bien tienes un poder limitado para evitar esas tentaciones cuando surjan (como desconectarte de Internet y las redes sociales), puedes hacer mucho para cambiar la forma en que las enfrentas.

Eso según un estudio del 2012, citado recientemente en The Harvard Business Review, el cual descubrió que diciéndote a ti mismo “No puedo” (como “No puedo comprobar Facebook”) no funciona tan bien como decirte a ti mismo “No voy a…”

Para probar este fenómeno, los investigadores de University of Houston y Boston College llevaron a cabo tres estudios separados.

En un estudio, 120 estudiantes completaron una serie de preguntas antes de que se les diera una de dos estrategias para mantener una alimentación saludable. Cada vez que se enfrentaban contra una tentación, podían decirse a sí mismos o bien “No voy a X” o “No puedo X.”

Antes de dejar la habitación del experimento, se les ofreció o bien una barra de chocolate o una barra de granola como una muestra aparente de apreciación.

Efectivamente, casi dos tercios de los participantes a los que se les dijo que pensaran “No voy a” eligieron la barra de granola, en comparación a menos de cuatro de 10 a los que les dijeron que pensaran “No puedo.”

En otro estudio, los investigadores reclutaron 30 mujeres para un seminario de salud y bienestar. Todas aprenderían una nueva estrategia para alcanzar sus objetivos e informar si les estaba funcionando todos los días a lo largo de 10 días.

A un tercio de las mujeres se les enseñó la estrategia “No puedo”; a otro tercio se le enseñó la estrategia “No voy a”; y al último tercio se le dijo que simplemente “dijeran no” a la tentación.

Los resultados mostraron que las participantes que dijeron “No puedo” era poco probable que persistieran los 10 días completos; menos aún que las participantes a las que se les dijo que “dijeran no”. Sin embargo, ocho de las 10 participantes que dijeron “No voy a” pudieron apegarse al estudio completo.

Juntando todo, estos resultados sugieren que la forma en que encuadras tu resistencia a la tentación tiene un gran impacto en lo exitoso que eres a la hora de lograr tus metas.

Y si bien este estudio se enfocó específicamente en una alimentación saludable, también se podía aplicar con la misma facilidad a las metas relacionadas con el trabajo, como posponer menos.

Una advertencia importante: El estudio encontró que la estrategia funciona mejor cuando tu motivación para lograr la meta es interna y no externa.

En otras palabras, si te dices “¡No voy a posponer las cosas porque a mi jefe no le gusta”, es probable que no seas tan exitosa como lo serías si dijeras, “No voy a posponer cosas, porque es importante para mi poner toda mi atención a este proyecto.”

Steve JobsSteve Jobs, Michael Jordan y Eleanor Roosvelt. Tres figuras admiradas por distintos triunfos.

Cada una de estas celebridades ha sido citada por millones de personas y sus filosofías nos han brindado lecciones para todo.

Mucho podemos ganar de nuestros miedos

“Tú ganas fuerza, coraje y confianza por cada experiencia que te ha aterrado. Sólo así te puedes decir a ti mismo: ‘si he pasado por esto, puedo con todo lo que venga después’”.

Esa cita de Roosevelt es particularmente poderosa porque rompe con el típico tabú de un líder hablando de no tener miedo; ya sabes de “aquellos que en lugar de sangre, tienen líquido helado pasando por sus venas. Mismos que se encuentran salvando el día, dejando atrás a todos los que quisiéramos tener un poco de esa valentía”.

La manera en la que reaccionamos ante situaciones difíciles es la verdadera clave, y la forma en la que ésta se da es gracias a nuestras experiencias. En otras palabras, estas reacciones pueden enseñadas, aprendidas y mejoradas, y fue la primera dama quien puso en perspectiva este tema, no sólo al decir que el miedo era real, sino al demostrar que uno puede crecer a partir de él.

Piensa qué sería lo peor que puede pasar

¿Realmente tengo tanto qué perder? En el famoso speech que Jobs dio en la Universidad de Stanford en 2005, no utilizó directamente la palabra “miedo”, pero sí habló de la herramienta contra el miedo a fallar.

“El acordarme que moriré pronto es la herramienta más importante que he encontrado para tomar grandes decisiones en mi vida. Las expectativas, el orgullo y el miedo al rechazo se deshacen ante la muerte dejando ver lo único importante. Recordar que morirás es la mejor manera de no caer en la trampa de tener algo que perder. Ya estás desnudo, no hay razón para no seguir tu corazón“.

El cofundador de Apple uso este “pensamiento macabro” en vida para nunca olvidar que la ésta es muy corta para preocuparse. Fue este truco mental el que lo hizo enfocarse en el progreso en lugar de quedarse paralizado.

El miedo es sólo una ilusión

“Tal vez un día me vean jugar a los 50” dijo Michael Jordan sonriendo. “No te rías. Nunca digas nunca, los miedos son límites y éstos son a veces una ilusión”.

Piensa en un niño que tiene miedo de hacer algo nuevo. Mamá y papá incentivarán a que su hijo se aviente el clavado o pedalee la bicicleta. Una vez que el pequeño lo hace, sonríe. Es ahí cuando los padres le preguntan “no estuvo tan mal, ¿o sí? ¿No estás orgulloso de siquiera haberlo intentado?”

Como niño necesitamos un constante “recordatorio” de que lo podemos hacer para que este miedo no se quede clavado en nuestra mente. Los papás saben que sacar al niño de su zona de confort es una parte crucial para su desarrollo, para que así entiendan qué es lo que el miedo conlleva.

Como Jordan dijo, como hay miedos que son críticos para la supervivencia del ser humano, existen otros que solamente son una ilusión.

Cuando te detienes a reacomodar esos miedos, como lo hace un niño al pensar “no estuvo tan mal intentarlo” ganarás el coraje para decidir que es lo que está bien, aunque esto te asuste momentáneamente.

El héroe, villano, ganador, perdedor, líder o seguidor se enfrentan a miedos idénticos. La única diferencia es la manera en la que éstos son procesados y mostrados.

Al momento de encarar nuestros miedos, tenemos que recordarnos a nosotros mismos que la gente que vemos hacia arriba también ha tenido inseguridades, pero que ha aprendido a conquistarlas.

muskHay emprendedores, y después está Elon Musk. Fundador de PayPal y Tesla Motors, en realidad lo que quiere de verdad es fundar la primera colonia humana en Marte.

Y lejos de quedarse en pensar en casa en cómo sería nuestra vida si viviéramos en el Planeta Rojo y ver muchas películas de ciencia ficción, fundó SpaceX, una compañía que quiere primero poner allí un invernadero y, después, la colonia.

Está claro que no todo el mundo está cortado por el mismo patrón, que no todo el mundo se atrevería a ser un emprendedor en serie a esta escala, pero para los que quieran seguirle los pasos al CEO de Tesla, estos son sus consejos. No apto para quien no ame el riesgo:

1. Prepárate para trabajar muy, muy duro.

Esto aparece en cualquier manual o artículo para startups y emprendedores, pero Elon Musk lo explica muy bien. Recomienda centrarse en una sola compañía y “meterle todas las horas que puedas. De verdad trabajar de la mañana a la noche. Pensar en ella mientras duermes. Siete días a la semana. Sin descanso”.

2. Emprende en industrias emergentes.

Elon Musk siempre se ha centrado en industrias que estaban todavía empezando.

Cuando lanzó Zip2, y después PayPal, en 1998, Internet en sí misma era emergente, y lo de pagar online era casi un sueño. Como lo eran los coches eléctricos hace unos años, o la energía solar (otra de sus empresas es SolarCity), o desde luego lo de querer conquistar Marte.

Hay poca competencia y, cuando llegue el boom, estarás bien posicionado y tendrás experiencia.

3. Céntrate en la calidad del producto.

“La gente se pierde en todo tipo de nociones esotéricas sobre cómo gestionar, etc. pero creo que deberían centrarse mucho más en el producto en sí mismo”.

Para Musk, todos los temas que rodean el día a día de gestión de una startup son de alguna forma secundarios: lo que más importa, en lo que habría que centrarse mucho y tener como gran prioridad, es la calidad del producto, que sea “increíblemente atractivo para los clientes”.

4. Contempla siempre el fracaso como una opción.

El que no arriesga no gana, lo dice el refrán y en cierto modo lo dice también Elon Musk. “El fracaso es aquí una opción. Si las cosas no fallan, es que no estás innovando lo suficiente”.

Para Musk, lo que separa a un emprendedor bueno de uno excepcional es esa capacidad para arriesgarse a pisar un territorio inexplorado. Puede fracasar estrepitosamente, pero también alcanzar un éxito que los que van a lo seguro nunca podrían ni soñar.

5. Sé minucioso en tus contrataciones, despide rápido.

El mantra de las startups en cuestión de recursos humanos ha sido siempre el de la rapidez: contrata rápido, despide rápido. Elon Musk lo cambia explicando que, en realidad, para seleccionar a tu equipo y contratar a los mejores, habría que dedicarle siempre tiempo y hacer el proceso de forma minuciosa.

“Aspiramos a contratar a las mejores personas del mundo para cada puesto”, asegura. Eso sí, si se comete un error lo mejor es deshacerse rápido de ese empleado. “Es un error intentar hacer que funcione algo que en realidad no puede funcionar”.

6. Ten un plan de salida.

Un emprendedor en serie no es alguien que simplemente lo intenta con distintas startups hasta que tiene éxito. Es alguien que, aunque tenga éxito, enseguida estará pensando en su siguiente proyecto, en cómo dejar esa empresa ya encaminada en buenas manos para lanzarse a la siguiente aventura.

Elon Musk podría seguir en PayPal, pero se lo vendió a Ebay en 2002 (quedándose con muchas acciones a cambio). Si no hubiera hecho esto, Tesla no existiría.

energiaMuchos aspiran dejar la monotonía y los límites que significa tener un trabajo ‘normal’, por lo que apuestan por emprender.

Y aunque iniciar un negocio tiene grandes ventajas (como la satisfacción personal y la oportunidad de trabajar en algo propio) también requiere mucho trabajo y esfuerzo.

A veces, la idea de conseguir un balance entre trabajo y vida personal parece un imposible; sin embargo, hemos reunido algunos trucos para encontrar esos ‘breaks’ mentales, que son vitales para el éxito en los negocios.

Toma nota:

Mantén fluyendo tus jugos creativos con ejercicio

Algunos de los emprendedores más exitosos y brillantes que conocemos tienen al ejercicio como parte esencial de sus rutinas diarias. Aunque quizás no puedas seguir una rutina muy estricta por falta de tiempo, ejercitarte aunque sea sólo 20 minutos al día ayuda a mantener tus jugos creativos fluyendo.

Otras actividades que favorecen la creatividad son la meditación, los juegos y las conversaciones inspiradoras.

Escápate de vez en cuando de la ciudad

Los emprendedores saben cuándo necesitan tiempo para relajarse y recargar baterías. Este estilo de vida puede ser extremadamente retador para tu mente y cuerpo, por lo que es importante que te alejes un par de días del trabajo para recargar energía.

Intenta en ese tiempo desconectarte, explicando a tus colaboradores que únicamente se pongan en contacto contigo en caso de emergencia (y define qué es una emergencia).

No necesitas invertir mucho dinero en tus escapadas. Sólo define tu plan de acuerdo a tus intereses y a las actividades que te gusta realizar y que te ofrecen relajación y mejoras en tu ánimo.

Date una hora al día

A veces es sumamente difícil abandonar a tu computadora, pero lo cierto es que las conversaciones más productivas ocurren fuera de la oficina. Así que haz un esfuerzo por bloquear tiempo para estar con tus amigos o colegas.

Ya sea que vayas por un café o a tomar unos tragos en la noche, alejarte de tu trabajo te permitirá ganar una perspectiva fresca, tanto a ti como a tus colaboradores.

Disfruta tu comida

Aunque estés muy ocupado y te sientas tentado a comer en tu escritorio, procura no hacerlo.

Incluye tus horas de comida en tu agenda y respétalas. Te ayudará no sólo a distraer tu mente del trabajo y a refrescarte las ideas, sino también te permitirá tener consciencia sobre lo que comes y cómo lo haces. Esto hace que tu cerebro y estómago sepan que estás comiendo, lo que evita que te dé hambre de más o descuides tu salud.

Toma aire fresco

Nada es peor para la creatividad que pasar horas y horas sentado en un escritorio frente a una computadora.

Cuando sientas que tu productividad y enfoque están disminuyendo, sal a dar un paseo. Puede ser una breve caminata por la calle de tu oficina, o tomarte unos cuantos minutos en un parque o espacio abierto. Descubrirás que estos descansos no afectan tu desempeño; sino que, por el contrario, te ayudan a inspirarte, ser más creativo y recargar energía.

triunfoCuando Steve Blank apareció en la portada de la revista Wired hace nueve años, se esperaba que su empresa de aquel entonces, Rocket Science Game, revolucionara la industria de los videojuegos. Y no dejaba que el escepticismo y las críticas le afectaran.

“Creía que era un genio”, dice Blank. Tres meses después, cuando llamó a su madre para decirle que estaba a punto de perder USD$35 millones, ya no se sentía tan genio.

“Tuve que tomar muchas decisiones, incluyendo la de tener que renunciar”, afirma. “Aprender de aquel fracaso fue una de las mejores experiencias de mi vida”. Y sí que aprendió. En 1996, Blank fundó la startup E.piphany, que consiguió USD$1,000 millones en inversión.

De acuerdo a Blank, en los últimos 10 años la cultura emprendedora se ha convertido en ‘amiga’ del fracaso. Emprendedores seriales en el Silicon Valley pasan de un negocio fallido al siguiente, y empresarios multimillonarios como Richard Branson expone sus fracasos tanto como sus éxitos. Aun así, “a nadie le gusta fracasar”, dice Blank. “Estamos hechos para el éxito”.

¿Pero y si realmente pudieras usar el fracaso como un escalón para tener éxito?

Te compartimos cinco claves para lograrlo:

1. Llama al fracaso de otra manera

¿Cuándo fue la última vez que alguien fue contratado para una posición importante sin experiencia?

Para los emprendedores seriales, “experiencia” es otra palabra para decir “fracaso”, según Blank. Al etiquetar un esfuerzo fallido como una oportunidad para aprender, lo estás poniendo bajo una luz positiva que te permite añadir credibilidad como emprendedor.

2. Usa el fracaso como un escalón

Con cada fracaso, identifica lo que sabes que hiciste mal y sé consciente de ello para no repetir tus mismos errores. Esto te llevará un paso más cerca del éxito, dice Steve Siebold, consultor que trabaja con emprendedores para crear pensamiento crítico.

“Nunca he escuchado a un empresario millonario diciendo que acertó a la primera”, dice Siebold. “Conforme más grandes son, comúnmente, más han fallado.”

3. No fracases solo

A la mayoría de los emprendedores les gusta iniciar su aventura en soledad. Pero si cometes un error tú solo, también será más difícil determinar qué salió mal. Tener un socio al que respetes y en quien confíes puede convertir cada fracaso en una oportunidad para colaborar. “Un buen socio puede ayudarte a determinar qué no hacer la siguiente vez”, dice Karl Baehr, director de la universidad enfocada en el emprendedurismo, Emerson College.

4. No escondas tus fracasos

En primer lugar, siéntete orgulloso de haber sido lo suficientemente valiente para tomar el riesgo. Al ser abierto sobre tus errores, te abres a aprender de los demás.

El mentor de Baehr, Walter Hailey, dueño de una aseguradora, tomaba un paseo diario a las cinco de la mañana con un grupo de amigos cercanos para hablar de ideas, éxitos y fracasos. “Para cuando regresaban a sus casas, tenían la solución”, dice Baehr. “Tenían un plan para resto del día.”

5. Redefine lo que quieres

Cambia el enfoque y la razón por los que iniciaste el negocio. “Revisa tus motivadores emocionales. Recuerda que somos creaturas emocionales y que la lógica no nos motiva”, afirma Siebold, quien lanzó cinco negocios fallidos seguidos antes de crear su firma consultora actual.

Para Siebold, su motivador era llegar a ser millonario un día, meta que alcanzó a los 31 años. “Debes estar claro en lo que quieres”, dice. “La pregunta debe ser: ¿Qué tanto lo quieres?”

Reibox BlogA veces, cuando se trata de logros, nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos.

“Como seres humanos, tenemos una infinita capacidad para contarnos cuentos a nosotros mismos, y el más importante es el que nos contamos sobre nosotros mismos,” dice la entrenadora de rendimiento Jennifer Lea, directora de relaciones con clientes del Human Performance Institute de Johnson & Jonson.

Ella dice que hay diferencias entre las habilidades que simplemente no desarrollamos todavía y las limitaciones auto-impuestas que colocamos en nosotros mismos a través de la incertidumbre y el miedo.

Pero, ¿cómo saber la diferencia entre una limitación real (y posiblemente temporal) y un cuento falso que te estás contando? ¿Cómo puedes deshacerse de las limitaciones auto-impuestas y lograr mayores logros?

Aquí tienes ocho pasos para lograr hacerlo.

1. Mira “sus” lenguajes

Cuando tus creencias se refieren a un ambiguo “sus” (o “ellos”) es una buena señal de que están manufacturados y no son reales. Declaraciones como, “Ellos nunca me dan una oportunidad,” o, “Ellos van a saber que soy demasiado joven/viejo/sin experiencia,” son buenos ejemplos.

Les damos demasiado poder, dice la oradora y asesora de ventas Terri Sjodin, autora de Scrappy: A Little Book about Choosing to Play big. No asumas lo que está pasando en las cabezas de los demás, sobre todo en las de aquellos que no te dijeron directamente que tengas una limitación, dice ella.

2. Ponte en contacto con tus motivaciones

En el Instituto de Rendimiento Humano, el equipo ayuda a las personas a ponerse en contacto con sus propósitos haciéndose una serie de preguntas:

• ¿Qué te ayuda a encontrarle un sentido a la vida?
• ¿Cuál es tu propósito?
• ¿Qué te trae alegría?

Entonces, ella ayuda a los clientes a examinar donde están ahora y dónde quieren estar para sentirse realizados. Eso les da una dirección general en la que puedan avanzar, dice. Ella compara el proceso con los GPS. “La acción es la ruta y, a veces, la ruta no siempre es una línea recta,” dice.

3. Acepta la disconformidad

Empujar adelante para alcanzar las metas es un ejercicio que puede estar lleno de disconformidades, dice Sjodin. Evitar algo sólo porque no quieres sentirte vulnerable o temas al rechazo, es negarte a ti mismo el potencial para tener éxito, dice.

“Tu cerebro está programado para la seguridad. Mientras estés respirando, vivo y sano, va a intentar mantenerte de esa manera,” dice. Una vez que aceptes (e incluso esperes) que sentirás disconformidad cuando avances y tomes riesgos, el miedo a esos sentimientos disminuirá, dice ella.

4. Construye confianza

Comienza estableciendo metas y acciones pequeñas para ir camino a conseguir el logro que estás buscando, y celebra esos pequeños logros a lo largo del camino, dice Lea.

Si dominaste alguna nueva habilidad, hiciste una gran presentación, o escribiste una propuesta para tu próxima promoción, date el gusto y reconoce el trabajo que estás haciendo en superar las limitaciones que anteriormente te pusiste a ti mismo.

Celebrar las pequeñas victorias es fundamental porque, incluso cuando llegas a la línea final, vas a tener nuevas metas y aspiraciones, por lo que puede que nunca se sienta como suficiente, dice ella.

5. Pide ayuda

Para ganar confianza, puede que necesites puntos de vista externos, formación o asesoramiento. Busca la ayuda que necesitas para sentirte más seguro, dice la coach Cathy Salit, CEO de Performance of a Lifetime y autora de Performance Breakthrough: A Radical Approach to Success at Work.

También puedes encontrar útil crear una pequeña comunidad de personas que te apoyen en la búsqueda de tu meta y crean en tu capacidad. Tal grupo puede ser inmensamente útil para lograr hacerte más resistente y comprometido, sobre todo cuando te sientas nervioso, desanimado, o vulnerable.

6. Usa un poco de imitación saludable

Algunas personas aconsejan fingir hasta que lo consigas. Salit dice que es mejor encontrar un modelo a seguir e imitarlo saludablemente.

Eso no quiere decir que debas empezar a vestirte y actuar como esa persona. Pero nota como tu modelo a seguir actúa en las reuniones o cómo negocian un acuerdo. Imita los hábitos de éxito que tienen y pruébalos en tu tamaño, sugiere Salit. Con el tiempo, podrás adaptarlos a tu propio estilo, pero la imitación bien hecha puede ayudarte a sentirte más seguro, dice ella.

7. Aprende de las pérdidas

Cuando estás haciendo un movimiento para superar tus limitaciones, probablemente experimentarás un fracaso o dos a lo largo del camino, dice Lea. Toma esos pasos en falso y reveses como lecciones. ¿Qué podrías haber hecho de otra manera? ¿Qué aprendiste? ¿Cuáles son las lecciones que puedes tomar de esas pérdidas para mejorar en tu trabajo y asegurarte de que no ocurrirá otra vez?

8. Haz un poco de espacio

Cuando estás trabajando duro en superar tales creencias, también necesitas tener períodos de descanso y pensamiento, dice Lea.

Al crear un poco de “espacio mental,” estarás en mejores condiciones para encontrarle soluciones a los problemas y llevarlos a cabo, dice. Si estás constantemente con la cabeza en la siguiente tarea, dicha determinación podría llegar a terminar jugando en tu contra.

“Puede ser útil cambiar nuestra comprensión de estrés por la de “estrés de entrenamiento,” donde hacemos hincapié en el sistema de intervalos cortos para el crecimiento. Pero si no podemos escapar nunca de ahí, se hace abrumador y se suma a nuestras creencias auto-limitantes,” dice ella.

peliculas emprendedoresLas vidas reales y ficticias de emprendedores han sido la base de los argumentos de numerosas películas de Hollywood por décadas.

Desde comedias hasta dramas, estos filmes muestran las batallas y los éxitos de los empresarios y capturan sus principales características, como la pasión, la dedicación, y a veces, la obsesión y la auto-destrucción.

Te compartimos algunas cintas que tienen de protagonista a un dueño (o varios) de negocios:

1. Ciudadano Kane (Citizen Kane, 1941)

El emprendedor: El magnate de la publicación de periódicos, Charles Foster Kane (inspirado en la vida de William Randolph Hearst, fundador de Hearst Corp.) y protagonizado por Orson Welles.

Sinopsis: Kane se crió a sí mismo y tuvo éxito desde cero, iniciando su carrera emprendedora como dueño de un periódico local y después construyendo un imperio de medios. Una gran figura que después se postula como gobernador y vive en una mansión llamada Xanadu. Kane muere diciendo la enigmática palabra “rosebud”.

Lección: No recomendamos las tácticas de Kane, entre ellas el periodismo sensacionalista. Ésta es más bien una historia sobre el lado oscuro del poder y del egocentrismo.

2. Qué bello es vivir (It’s a Wonderful Life, 1946)

El emprendedor: George Bailey, dueño de una compañía de préstamos fundada por su padre.

Sinopsis: En Nochebuena, el tío de Bailey pierde todo su dinero camino al banco. El dinero es descubierto por un banquero millonario quien lo esconde, poniendo en riesgo el negocio de Bailey. En un giro de eventos, Bailey es visitado por su ángel guardián, Clarence, quien le enseña que la vida es maravillosa con o sin dinero. Al final, los vecinos de Bailey lo apoyan y el negocio sigue.

Lección: Cuando las cosas se pongan difíciles, no te rindas.

3. Los cazafantasmas (Ghostbusters, 1984)

Los emprendedores: Los sobrenaturales controladores de pestes, Dr. Peter Venkam, Dr. Raymond Stantz y Dr. Egon Spengler.

Sinopsis: Después de perder su credibilidad, tres profesores (un científico confiable, un historiador sobrenatural y un tercero carismático) buscan su segundo acto. El equipo crea un negocio de extirpadores de fantasmas.

Lección: Probablemente los emprendedores no se enfrenten a espíritus malvados, pero muchos podrían relacionarse con las experiencias de estos personajes al iniciar su negocio. El trío pasa de no tener un solo cliente a convertirse en un éxito a ser clausurados sin explicación.

4. Cocktail (1988)

El emprendedor: El aspirante a ejecutivo de negocios, Brian Flanagan (Tom Cruise) se convierte en dueño de un bar.

Sinopsis: Mientras se gradúa en negocios, Flanagan tiene un trabajo de medio tiempo en un bar. Su jefe, Doug Coughlin, le enseña todo sobre ser un bartender y el par sueña con tener su propio bar de cocteles. Para financiar su plan, Flanagan se muda a Jamaica para atender un bar en un hotel. Coughlin se enfrenta a tiempos difíciles tras perder su dinero en la Bolsa. Usando su propio dinero, Flanagan abre su bar, llamado Flanagan Cocktails & Dreams.

Lección: Aunque puede ser una opción inteligente aprender de un mentor en la industria, debes elegir a tus socios sabiamente.

5. Forrest Gump (1994)

Los emprendedores: El encantador hombre simple Forrest Gump (Tom Hanks) y el ex teniente Dan Taylor.

Sinopsis: Cuando Gump se convierte en campeón de ping-pong y gana $25,000 dólares de un patrocinio, compra un bote y lanza su negocio de camarones en honor al sueño de su amigo y camarada en la Guerra de Vietnam, Bubba Blue. Gump le pide a Taylor que sea su socio.

Lección: El poder de la amistad puede llegar lejos. El éxito de Bubba Gump Shrimp Co. muestra que la sociedad de negocios correcta puede afectar en tu éxito y vida personal. La película inspiró la creación de la cadena de restaurantes Bubba Gump Shrimps. Y como Gump dice, “La vida es como una caja de chocolates. Nunca sabes lo que te va a tocar”.

6. Jerry Maguire (1996)

El emprendedor: El agente deportivo Jerry Maguire (Tom Cruise).

Sinopsis: Estresado y preocupado por lo que él cree que es deshonesto en el negocio del managing deportivo, Maguire deja la agencia para la que había trabajado por años. Él recluta a una asistente e inicia su propia agencia, enfocándose en su único cliente: un jugador de fooball americano que pone a prueba las habilidades de Maguire.

Lección: El trabajo duro, la determinación y las habilidades correctas pueden pagar eventualmente al perseguir un sueño emprendedor.

7. Chocolat (2000)

La emprendedora: La chocolatier Vianne Rocher (Juliette Binoche).

Sinopsis: Rocher y su hija llegan a un pequeño pueblo francés en 1960 y abren una boutique de chocolate. Al principio, la gente del pueblo está escéptica sobre Rocher, pero ella consigue ganárselos con su pasión y exquisitos chocolates.

Lección: Rocher es un excelente ejemplo de un propietario de una tienda en un pueblo pequeño. Sus clientes se convierten en su familia y sus productos crean los consumidores leales que cualquier emprendedor desea. Más allá de todo eso, ella se defiende a sí misma y a su negocio ante el malicioso alcalde.

8. El aviador (The aviator, 2004)

El emprendedor: El magnate de la aviación Howard Hughes (Leonardo DiCaprio).

Sinopsis: A los 17 años, Hughes recibió las llaves de la empresa de herramientas de su padre y después fundó Hughes Aircraft Co. en 1932. Pero él era un hombre de muchas pasiones; también se convirtió en director de Hollywood, y en productor y cabeza de la productora RKO Pictures a finales de la década de 1940.

Lección: Aunque en buena parte El aviador hace énfasis en el desorden obsesivo-compulsivo que lo llevó a la locura, Hughes era un auténtico entrepreneur. Aunque tuvo una relativamente fácil incursión a los negocios gracias a su padre, su fascinación por la industria y dedicación es lo que lo hicieron admirable.

9. La red social (The Social Network, 2010)

Emprendedor: Mark Zuckerberg, creador de Facebook.

Sinopsis: Es la historia de Zuckerberg desde que era un estudiante de Harvard e inicia un proyecto a partir de la idea de los gemelos Winklevoss de crear una red donde todos los estudiantes tuvieran su perfil. Mark se apropia de ella y genera el código para hacerla realidad. Lo siguiente trata sobre los obstáculos y el ego del emprendedor.

Lección: Lo importante no es la idea, sino la ejecución. Zuckerberg supo jugar bien sus cartas para desarrollar la que sería la red social más popular del planeta.

personasEn tu camino al éxito hay cuatro diferentes tipos de personas que necesitas tener pues son las que te impulsarán en tu camino.

Por eso debes estar atento cuando aparezcan en tu vida o podrías no verlas.

¿Cuáles son?

1. El Mentor

Como Joseph Cambell lo menciona en su obra “El héroe de las mil caras”, todos los grandes protagonistas necesitan un guía.

Luke Skywalker tuvo a Yoda. El Karate Kid entrenó con el señor Miyagi. Katniss Everdeen tenía el apoyo de Haymitch Abernathy.

Un mentor es alguien que ya vivió lo que tú estás experimentando y lo hizo con éxito. Son personas que te pueden dar grandes consejos y responder tus dudas.

Si quieres crecer tu negocio, te conviene relacionarte con personas que hayan triunfado con un modelo similar. Si deseas perder peso, acércate a un entrenador profesional o contacta a alguien que lo haya logrado.

Identifica a personas que ya hayan caminado por el mismo rumbo que tú y genera una relación con ellos. Los mentores te ayudarán a alcanzar tus metas en menos tiempo del que te tomaría descubrir las maneras por tu cuenta.

2. El Objetivo

No se trata de una persona a la que manipular sino aquella a la que quieres alcanzar. Es la persona de la que siempre quieres escuchar un “Sí”. Todos tenemos a uno. Puede ser tu pareja cuando tratas de convencerla de tomar vacaciones en la playa o un compañero de trabajo al que quieres motivar en un proyecto.

Son las personas que al decirte “Sí” te hacen sentir que lo lograste todo o que al decirte “No” te hacen sentirte frustrado. Piensa de quién necesitas esa afirmación. ¿Es un cliente importante? ¿Un inversionista? ¿Un cofundador?

Identifica a tu persona objetivo y descubre qué puede hacerte más atractivo para ella.

3. El Compinche

Todos necesitamos un cómplice en nuestras aventuras. Batman tenía a Robin (o a Alfred, dependiendo de cómo lo veas), Neo tenía a Trinity y el Doctor Who no es nada sin sus acompañantes.

El punto es que todos necesitamos a alguien que esté de nuestro lado echándonos porras. Son las personas a las que recurrimos cuando las cosas se ponen mal.

Identifica a tus compinches y búscalos diariamente para agradecerles que siempre estén de tu lado.

No olvides que también puedes tener grupos de cómplices, es decir, aquellos que ofrecen apoyo específico para tus metas. Si quieres perder peso, involúcrate en un gimnasio. Si necesitas sanar tu mente o espíritu, hay grupos de autoayuda a los que puedes recurrir. Si buscas expresarte como artista, ¡inscríbete a una clase semanal de pintura!

4. El contacto

Esta persona es sumamente importante. Tienes una meta, sabes que necesitas escuchar el “Sí” de tu persona objetivo. Pero, ¿cómo puedes acercarte a este individuo?

Es aquí donde entra en juego el Contacto, esa persona que conoce la manera de contactarte con quien necesitas. En el mundo moderno incluso tenemos a redes sociales como LinkedIn que nos vinculan de manera profesional. Solo recuerda el proceso de persuasión: observa, conecta, influye.

Cuando fijes tus metas, no olvides incluir a las personas necesarias para cumplir con tu plan.

Vivir MejorNo dormir lo suficiente es perjudicial tanto para tu salud como para tu productividad (Bostezos). Ya lo oímos antes. Pero los resultados de un estudio demuestra lo malo que la falta de sueño acumulada puede ser para nuestro rendimiento.

Los sujetos en un estudio en un laboratorio de sueños a los que se les permitió tener sólo seis horas de sueño por noche durante dos semanas seguidas rindieron tan poco como a los que se les obligó permanecer despierto durante dos días consecutivos. Lo raro es que las personas que dormían sólo seis horas por noche creían que estaban rindiendo bien.

Este estudio de privación del sueño, publicado en la revista Sleep, tomó a 48 adultos y restringió su sueño a un máximo de cuatro, seis u ocho horas por noche durante dos semanas; un desafortunado subconjunto fue privado del sueño durante tres días seguidos.

Durante su tiempo en el laboratorio, los participantes fueron evaluados cada dos horas (a menos que estuvieran dormidos, por supuesto) en su rendimiento cognitivo, así como su tiempo de reacción. También respondieron preguntas sobre su estado de ánimo y los síntomas que estaban experimentando, básicamente, “¿Qué tan somnoliento te sientes?”

Por qué seis horas de sueño no es suficiente

Como puedes imaginar, los sujetos a los que se les permitió dormir ocho horas por noche tuvieron el más alto rendimiento en promedio. Los sujetos que sólo durmieron cuatro horas por noche rendían peor cada día. El grupo que durmió seis horas por noche parecía mantener su rendimiento hasta llegar alrededor del décimo día de estudio.

En los últimos días del experimento, los sujetos que sólo pudieron tener un máximo de seis horas de sueño por noche mostraron que su rendimiento cognitivo que era tan malo como las personas a las que no se les permitió dormir en absoluto. Dormir sólo seis horas por noche era tan malo como no dormir durante dos días seguidos. El grupo que pudo tener sólo cuatro horas de sueño por noche rindió igual de mal, pero ellos llegaron a su nivel más bajo más rápidamente.

Uno de los resultados más alarmantes del estudio del sueño es que el grupo de seis horas de sueño no calificaban su somnolencia como algo tan malo, así como que su rendimiento cognitivo iba cuesta abajo. El grupo sin sueño progresivamente calificó su nivel de somnolencia más y más alto. Al final del experimento, su somnolencia había saltado dos niveles. Pero el grupo de seis horas sólo saltó un nivel. Esos resultados plantean la cuestión de cómo las personas rinden cuando no duermen lo suficiente, lo cual sugiere que están en negación (intencional o no) sobre su estado actual.

No tenemos idea de cuanto dormimos

Para complicar las cosas,  el hecho es que las personas son terribles para saber cuánto tiempo pasan realmente durmiendo.

De acuerdo con la encuesta del Behavioral Risk Factor Surveillance System, según lo informado por el CDC, más del 35% de las personas duermen menos de siete horas en un día típico. Eso es una de cada tres personas. Sin embargo, aquellos que sufren problemas de sueño no estiman con precisión cuanto duermen por noche.

La investigación de la Universidad de Chicago, por ejemplo, muestra que las personas son más propensas a sobreestimar la cantidad de sueño como a subestimarlo. Otro estudio del sueño publicado en Epidemiology, indica que las personas en general sobreestiman su sueño nocturno por cerca de 0,8 horas. El mismo estudio también estima que por cada hora más allá de las seis que la gente duerme, sobreestiman el sueño por alrededor de media hora. Si crees que duermes siete horas por noche, como una de cada tres personas lo hacen, es muy posible que sólo estés durmiendo seis.

Así que nadie sabe lo mucho o lo poco que duerme, y cuando no duerme lo suficiente, cree que rinde mejor de lo que lo hace.

Aunque sólo sea un poco de privación de sueño, en este caso seis en lugar de ocho horas de sueño por dos semanas, estas se acumulan y resultan en una impresionante caída del rendimiento. La falta de sueño acumulada no es un concepto nuevo de ningún modo, pero es raro encontrar resultados de investigaciones que sean tan claros sobre los efectos.

Fijar la cantidad de sueño: Más fácil decirlo que hacerlo

Encontrar la manera de dormir lo suficiente, consistentemente, es un hueso duro de roer. Los mismos consejos que los expertos vienen dando por décadas probablemente sea un buen lugar por donde empezar: Ten una hora para acostarte; no veas pantallas electrónicas al menos 30 minutos antes de acostarte; limita la ingesta de alcohol (el alcohol hace que muchas personas tengan sueño, pero también puede disminuir la calidad y la duración de ese sueño); y haz suficiente ejercicio.

Otro consejo que se escucha con menos frecuencia, pero que es igualmente válido, es perder el exceso de peso. La apnea del sueño y la obesidad tienen una correlación muy alta, según la National Sleep Foundation. Lo que es más, los trabajadores obesos sufren de más tiempo productivo perdido que los trabajadores de peso normal y con sobrepeso.

Otras causas de problemas con el sueño incluyen factores físicos, neurológicos y problemas psicológicos. Incluso el estrés y la preocupación pueden afectar negativamente el sueño. El CDC ha llamado a la falta de sueño un problema de salud, y por buenas razones. La dieta, el ejercicio, la salud mental y la salud física, afectan nuestra capacidad de dormir, y, a cambio, nuestra capacidad para rendir lo máximo posible.

Arreglar malos hábitos de sueño para dormir lo suficiente es más fácil decirlo que hacerlo. Pero si estás rindiendo como si no hubieras dormido por dos días seguidos, ¿No vale la pena?

disneyHace 91 años, Walt Disney y su hermano Roy O. fundaron lo que después sería The Walt Disney Company en Estados Unidos.

Esta compañía es el mayor caso de éxito en la historia de la animación y el entretenimiento infantil, y hoy en día es el conglomerado de medios de comunicación más grande y valioso del mundo.

Y hay muchas cosas que un emprendedor puede aprender de su interesante trayectoria:

1. Diversifica tus productos

The Walt Disney Company no sólo es conocida por sus animaciones, series o películas para el público infantil y juvenil. La empresa también es un gran referente en la creación de parques de atracciones, así como en la elaboración y venta de merchandising.

Walt Disney, su co-fundador, no sólo fue guionista, animador y director, sino también un excelente diseñador de parques de atracciones (aunque su diseño original contemplaba juegos que en ese entonces eran imposibles de realizar). Gracias a su asertiva diversificación, la empresa obtuvo en 2010 beneficios por más de 36,000 millones de dólares.

2. Sueña, sueña, sueña

“Si puedes soñarlo, puedes lograrlo”. Esta famosa frase de Walt Disney demuestra su filosofía como ser humano y como empresario.

A pesar de las dificultades que vivió su empresa (incluyendo guerras, huelgas y caída en bancarrota), el creador de Mickey Mouse nunca se dio por vencido. Hoy sus parques y las historias de sus películas demuestran la importancia que tienen los sueños para dejar una huella y revolucionar (o hasta crear) industrias.

3. Conquista a varios públicos

En los últimos años, The Walt Disney Company ha tenido un gran éxito conquistando al público preadolescente.

Si bien sus entrañables cintas animadas son queridas por públicos de todas las edades, Disney supo dar un paso más y apostar por producciones como Los Piratas del Caribe y High School Musical. Esta empresa ha sabido aprovechar al máximo a segmentos que anteriormente estaban olvidados o poco explotados: los niños y los Teens.

4. Haz felices a tus empleados

The Walt Disney Company sabe que su fortaleza está en su gente, especialmente cuando se trata de sus parques que son “el lugar más feliz del mundo”.</p>

Para mantener la lealtad de su personal, la empresa tiene varias iniciativas como permitir a los empleados que falten si se sienten cansados y dar reconocimientos públicos.

5. Adáptate a los cambios

Los tiempos cambian y una empresa que sigue siendo vigente después de 90 años lo sabe. Poco tienen que ver las animaciones que dibujaba Walt a mano con las técnicas de animación actuales. The Walt Disney Company ha sabido mantenerse en el corazón de los consumidores ofreciendo nuevas experiencias, nuevas historias y nuevos formatos.

Además, cuando se modificaron las técnicas de animación, la compañía reconoció la tendencia y su potencial por lo que en mayo de 2006 adquirió los estudios Pixar, cuyas películas -distribuidas por Disney- habían alcanzado en años anteriores un éxito mayor que las producidas por Walt Disney Pictures.

6. Ten una cultura empresarial sólida

Disney se trata de magia y de hacer sueños realidad. Esta ideología, permeada desde sus orígenes gracias a su imaginativo creador, está presente en todos sus productos, parques, oficinas y empleados.

The Walt Disney Company sabe lo que sus marcas significan para los consumidores y todas sus acciones y estrategias están dirigidas para realizar y conservar esa misión.

7. La clave está en el marketing

Disney podría ser uno de los mejores ejemplos de la importancia del marketing. Además de sus masivas y sorprendentes campañas de publicidad, el principal valor de su mercadotecnia está en sus tiendas y parques.

Desde el aroma que se despide en ciertas áreas hasta las atracciones y la actitud del personal hacen de éstos un sitio mágico para los consumidores. La compañía demuestra que no importa que Mickey Mouse sea el ratón más famoso del mundo: siempre necesitarás hacer marketing y fortalecer tu branding.

8. El fracaso no es el fin

Como cualquier gran empresa, Disney ha superado varios obstáculos a lo largo de su trayectoria, desde conflictos por derechos de personajes hasta guerras y crisis económicas.

El pionero en la animación de caricatura se enfrentó a varios problemas financieros a finales de la década de 1920 y principios de los 30s, incluyendo la pérdida de los derechos del popular personaje Oswald the Lucky Rabbit.

Su compañía tenía $4 millones de dólares de deuda a principios de 1930. Pero con sólo el suficiente dinero para financiar el proyecto, lanzó “Blancanieves y los siete enanos” en 1938, película que salvó a la empresa de la bancarrota y financió la creación de los nuevos estudios.

9. Deja un legado

Si la historia de The Walt Disney Company hubiera llegado a su fin cuando Walt falleció en 1966 a causa de cáncer pulmonar, probablemente el éxito hubiera estado únicamente ligado a la genialidad de su creador.

Sin embargo, Walt logró la trascendencia creando grandes productos e inculcando en el corazón de la compañía la importancia de los sueños, la innovación y la pasión por conquistar al público.

10. No temas crear o revolucionar industrias

El mundo tiene algo que agradecer a Walt Disney: Antes de él, muy pocas empresas se preocupaban por atender al mercado infantil e impulsar su desarrollo. Previo a Disney las caricaturas eran casi inexistentes, al igual que la cantidad de objetos especializados para niños.

The Walt Disney Company es el parteaguas de una industria, y lo mejor es que supo hacerlo comunicando valores y promoviendo pensamientos positivos.

Reibox BlogLos ricos hacen las cosas de forma diferente a las personas promedio; ellos se sienten cómodos en la incertidumbre, persiguen sus pasiones, y dedican por lo menos 15 minutos al día sólo para pensar.

También se levantan realmente muy temprano.

Mira a Richard Branson, el multimillonario hecho a sí mismo y fundador de Virgin Group, que se despierta a las 5:45 de la mañana a hacer ejercicio antes de iniciar su jornada laboral. O el CEO de Square, Jack Dorsey, que se levanta a las 5:30 de la mañana para meditar y correr 10 kilómetros.

Branson y Dorsey no son las únicas personas exitosas que se despiertan antes de que salga el sol.

En su estudio (de cinco años) de 177 millonarios hechos a sí mismos, el autor Thomas C. Corley descubrió que casi el 50% de ellos se levantaba al menos tres horas antes de que su jornada laboral comenzara.

Es una estrategia para manejar las inevitables interrupciones diarias (como una reunión que duró demasiado, un tráfico atroz, o tener que recoger a su hijo enfermo de la escuela) e igual tener tiempo para llevar a cabo todo lo que se propuso hacer ese día.

“La vida tiene la costumbre de tirarnos distracciones en nuestros días,” Corley dice en su libro, “Change Your Habits, Change Your Life.” “¿Cuántos de nosotros nos frustramos porque al final del día las tres o cuatro cosas que queríamos hacer de alguna manera fueron reemplazadas por interrupciones imprevistas?”

Estas interrupciones nos desgastan y “eventualmente forman la creencia de que no tenemos control sobre nuestras vidas,” escribe. “Esta creencia nos hace sentir impotentes.”

Afortunadamente, la solución es simple: Levántate más temprano.

Levantarte a las cinco de la mañana para hacer las tres cosas principales que quieres lograr en tu día te permite recuperar el control sobre tu vida,” dice Corley. “Te da una sensación de confianza de que estás, realmente, dirigiendo tu vida. Te da una sensación de poder sobre tu vida. Pone las riendas de ‘tu’ vida de nuevo en ‘tus’ manos.”

Si estás listo para unirse al Club 5 a.m. Corley te recomienda encontrar a alguien más que se una a ti; algún socio responsable. Y entonces, lee sobre estrategias para convertirte en una persona mañanera.

Lo más importante, escribe Corley: “Empieza mañana.”

lograrHasta ahora, puede que estés convencido de que cuentas con la habilidad de lograr grandes cosas en la vida.

Adquirir conciencia sobre tu propio potencial, y darte cuenta todo aquello que puedes alcanzar con tus capacidades, es uno de los pasos más importantes hacia el éxito.

Esto no sólo te ayudará a fortalecer tu auto-conocimiento, sino también a aumentar tu auto-confianza cada vez que desees emprender alguna nueva actividad.

Tu sed de éxito se fundamenta en tu interés para alcanzar las metas que están en tu mente en este momento. Por supuesto, si estas metas son claras, tu mente subconsciente se encargará de ayudarte brindándote ideas y motivándote a actuar.

Normalmente, los seres humanos tenemos el potencial de lograr cosas grandiosas. Sin embargo, mira que la diferencia radica en que no he dicho: “Tenemos la habilidad” o “la capacidad” para lograr cosas grandiosas.

La cuestión está en el potencial.

Y el potencial no es más que todo aquello que puede realizarse, una vez estemos en movimiento, con la “configuración” mental correcta.

O en otras palabras, el potencial es aquello que podemos ser capaces de lograr, si nos entrenamos de manera correcta, principalmente a nivel subconsciente.

Tu mente consciente se encarga de analizar tu entorno, de capturar las entradas de información a través de los 5 sentidos, y de enviar dichos datos a tu mente subconsciente.

Luego, tu mente subconsciente define qué hacer a continuación, con base en la información almacenada durante años, que te permite saber cómo actuar y qué decidir en diversas situaciones.

Esto implica que mientras más alimentes a tu mente subconsciente con estímulos que te lleven al logro personal y a la certeza de éxito, mejor capacitado estarás para explotar tu propio potencial.

Adquiere conciencia sobre lo que puedes lograr

Un ejercicio interesante para conocer si serías capaz de lograr una meta u objetivo, es el siguiente:

– Piensa en algo que quieras lograr, lo que sea. No importa si en principio parece muy grande, difícil, complejo, o incluso simple.

– Luego de esto, cierra tus ojos e imagínate ya habiendo logrado esa meta.

¿Cómo te vestirías? ¿Cómo te comportarías? ¿De qué manera estarías actuando? ¿Estarías con las mismas personas? ¿Qué te dirían?

Trata de imaginar todo detalle posible de tu logro, y luego, pregúntate “¿En verdad me veo logrando esto?”

Entonces ahí, pueden surgir tres tipos de sentimientos.

El primero, es un sentimiento rechazo total. Puede que tu mente subconsciente te diga de todas las maneras posibles, que no se puede. Que simplemente no te ves logrando eso, y que aparte de todo, no es siquiera un verdadero deseo.

En ese caso, tu mente misma se encargará de darte claridad respecto a por qué no sería bueno que emprendieras tu camino a dicho logro. Es posible que debas realizar algunos ajustes, si realmente quieres continuar.

El segundo sentimiento, es uno de certeza total. Es un sentimiento de que puedes alcanzar eso que te propones, y mucho más. Es uno que deja fuera todo tipo de duda, y te permite saber que tienes las capacidades y talentos para alcanzar esa meta en especial.

En este caso, no hay mucho problema, pues lo más probable es que realmente tengas las capacidades y conocimientos. ¡Sólo te falta empezar a actuar!

Y finalmente, viene el sentimiento más importante (y usualmente el más común). Es un sentimiento que te dice algo como:

“Yo sé que podría lograrlo si quisiera, pero no sé cómo empezar”.

O algo como: “Temo que si le apunto a esta meta, algo salga mal”.

En definitiva, es un sentimiento de duda, temor, y deseo de logro mezclado. Por un lado, está el deseo de éxito en tu mente. Pero por el otro, quizás se encuentre ligado algún recuerdo que te dé expectativas negativas sobre el logro de tus metas.

En este caso, es importante que sepas que también tienes las capacidades y habilidades para lograr esa meta.

Lo que quizás te falta, es algo de conocimiento, o de talento. Y ambas cosas se pueden adquirir fácilmente, tanto estudiando, como poniendo en práctica tus estudios.

Lo importante es que establezcas una buena comunicación con tu mente subconsciente, y ésta sólo se logra a nivel de los sentimientos. Tus respuestas serán sumamente claras, sólo si te fijas en la manera como te sientes.

Y esa es justamente la clave, para empezar a fortalecer elementos de tu vida que quizás no estén muy sólidos por el momento. Es sólo cuestión de que te tomes el tiempo para realizar este ejercicio, que aunque parezca simple, es bastante poderoso.

 

 

 

Subir »
FB