Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

De algo estoy seguro, en parte gracias a que lo he vivido, ser padre es uno de los momentos más motivantes y cuando tienes espíritu emprendedor, un hijo se convierte en una fuente de energía fantástica. Sin embargo, eso no quiere decir que cualquier momento sea ideal para tener un hijo; Díganmelo a mí, que tengo tres hijos y cada uno de ellos llegó en un momento de mi vida diferente tanto personal como financiero.

Para 1998 estaba teniendo mucho más éxito del que habría pensando en algún momento. Ya había fundado la revista Ragazzi la cual se convirtió en poco tiempo en la #1 en Guadalajara, México, además fundé junto a mi socio mi primera agencia de publicidad, dando comienzo formal a mi camino como experto en marketing y comportamiento humano.

Cuando eres tan joven y estás teniendo tanto éxito es fácil que el “ego negativo” se te suba rápido a la cabeza. Siempre he sido un hombre de enormes ambiciones, con ganas de comerme al mundo y lo bien que me estaba yendo me hacía pensar que siempre iba a ser así y esta es probablemente una de las lecciones más importantes que llegué a aprender: para llegar a la cima, tienes que caer varias veces. En medio de todo este momento, nace mi primer hijo.

En 1999 el universo me daría la lección. Me encontraba camino a mis oficinas para continuar con las labores pendientes, solo para llegar al lugar y encontrarme con un policía que no me permitía la entrada. Mi socio, con sucias jugadas legales, me robó la empresa. Todo esto 1 semana antes de que naciera mi segunda hija.

Solo imaginen por un instante cómo me sentí; lo más triste de todo es que a lo largo de los años he entrevistado a cientos de personas que han pasado por lo mismo; pierden sus trabajos, quiebran sus emprendimientos o les roban. Sé que ningún padre que lea esto me dejará mentir: cuando te encuentras en una de estas situaciones donde tu estabilidad financiera y emocional se ven comprometidas, uno solo puede pensar en los hijos y en todo lo que está dispuesto a hacer para sacarlos adelante.

Llegados a este punto te encuentras en uno de los momentos más difíciles en la vida de un padre emprendedor: dividir el tiempo familia/trabajo, mucho peor cuando las cosas van mal y el estrés y las deudas comienzan a consumir tu tiempo ¿cuál es la decisión correcta? Una que demoré en aprender y es que trabajar más, no significa ganar más dinero. No se imaginan la cantidad de amigos que tengo que trabajan 10 veces menos que yo y ganan 10 veces más . El elemento fundamentar de esto es trabajar de forma inteligente. trabajar de forma inteligente.

Años atrás dedicar horas y horas trabajando era la vía más rápida para conseguir mejores ingresos, pero el costo de tiempo era demasiado alto, tanto que muchos hijos probablemente solo tienen el recuerdo de sus padres trabajando para pagar la renta.

Con el tiempo aprendí que cuando aumentas el valor de lo que ofreces y te concentras en objetivos específicos puedes ser aún más rentable. Así es como terminé siendo uno de los primeros exponentes del neuromarketing en Latinoamérica, en un momento donde nadie vendía y peor, me decían que estaba loco. Hoy empresas como Facebook, Google y Coca-Cola utilizan el neuromarketing.

Cuando eres emprendedor y muchas situaciones de tu vida comienzan a salirte bien y el dinero comienza a llegar, es muy fácil perderse en el camino; piensas tanto en dinero, empresas, negocios, reuniones, etc., que pierdes de vista lo realmente importante y déjenme decirles algo, el éxito que he logrado hasta el día de hoy no habría sido posible si en el camino no hubiera descubierto que estaba dejando de lado lo más importante, el SER.

Darme cuenta de eso e iniciar mi proceso de crecimiento personal me conectó más con mi familia, amplió mi círculo de amigos verdaderos y me dio más energía de la que nunca imaginé, energía que usé para aumentar mis ingresos.

Y ¿mi tercera hija? nació en el mejor momento de mi carrera, uno de los mejores financieramente y donde me quedó claro el consejo más importante y es que la mejor inversión de tu vida es utilizar el dinero para comprar tiempo. En el pasado hubo muchos momentos en que tuve que dejar ir oportunidades increíbles con mi familia y amigos por estar trabajando y esto me enseñó que el activo más importante que tenemos es el tiempo.

Padres y madres, de nada les sirve que tengan millones si ni siquiera pueden ver crecer a sus hijos. Preocúpense porque cualquier sacrificio que hagan en su vida los ayude a ganar mucho más tiempo. El dinero se recupera, pero los hijos crecen y se van; disfruta con ellos al máximo y verás cómo ellos regresarán por sí solos para pasar tiempo contigo.

En noviembre del año pasado presentamos seis películas y documentales disponibles en Netflix para aprender sobre finanzas y, al mismo tiempo, entretenerse.

Ahora es momento de actualizar la lista de recomendaciones con los contenidos que la plataforma fue habilitando en este tiempo, donde por un lado se cuestiona el actual sistema financiero mundial y por el otro se arriesgan pronósticos sobre el futuro del Bitcoin y las criptomonedas.

Aquí vamos con el Top 5:

1) Banking on Bitcoin

Dirigido por Christopher Cannucciari, este documental fue realizado en 2016, antes de la violenta escalada que tuvo lugar el año pasado, inmediatamente seguida por una importante caída en el primer trimestre de este año. Pese a no contar con esa información, el film mantiene su riqueza puesto que permite comprender conceptualmente la tecnología Blockchain, que da vida a las criptomonedas.

 A lo largo de 1 hora y 23 minutos se pueden escuchar las reflexiones y los pronósticos de los «early adopters» (primeros usuarios) del Bitcoin así como de varios entusiastas inversores.

2) Capitalismo: una historia de amor

Se trata de un documental de 2009 dirigido por el aclamado Michael Moore que refleja con crudeza y realismo los problemas que llevaron a Estados Unidos a la debacle de 2008, cuando explotó la crisis de las hipotecas.

Habla de la compra de votos en el Senado, de extorsiones, coimas (se habla de cómo las compañías estrellas del mercado hipotecario sobornaban a los responsables de controlar los préstamos otorgándoles líneas de crédito a tasas irrisorias para ser colocados en listas VIP) y discursos del expresidente estadounidense George W. Bush donde se buscaba instalar el miedo en la población para entregarle la llave del tesoro con 700.000 millones de dólares (el costo del rescate finalmente aprobado por el Senado) a las firmas más poderosas de Wall Street.

Todo esto y mucho más forma parte de una cinta que no puede dejar de verse para reflexionar sobre lo que realmente pasó en aquellos agitados años.

3) Dirty Money

Es una serie documental dirigida por el neoyorquino Alex Gibney y estrenada a principios de este año que cuenta con seis capítulos de una hora de duración cada uno. Allí se analizan distintos fraudes empresariales donde no se salva nadie, incluido el actual presidente de los EE.UU. Donald Trump.

Aparecen grandes bancos acusados de colaborar con cárteles de lavado de dinero, compañías líderes del mercado automotor ocultando el daño al medio ambiente que producen sus vehículos y otros casos muy atrapantes.

4) En pocas palabras

Recién salido del horno, este documental también proyectado en formato de serie que entrega un capítulo por semana y ya consta de ocho con una duración promedio inferior a los 20 minutos. Los capítulos no hablan exclusivamente de economía. Abordan temas tan dispares como la monogamia o las dietas para adelgazar.

En este caso, recomiendo los episodios 5 (Criptomonedas) y 7 (El mercado de valores), que explican en forma simple y pedagógica el surgimiento de criptomonedas más allá del Bitcoin y el funcionamiento del mercado bursátil.

5) Saving Capitalism

Dirigido por Jacob Kornbluth en 2017, en este documental se destaca la figura de Robert Reich, un exsecretario de Trabajo de EE.UU., quien recorre su país para hablar con ciudadanos de distinta condición social con el objetivo de estudiar las consecuencias de la distribución regresiva de la riqueza.

Los testimonios elegidos, al igual que las escenas, resultan muy esclarecedores de la trama que se tejió durante las últimas décadas. Filmado casi ocho años después que «Capitalismo: una historia de amor», el documental de Reich también puede ser ubicado entre aquellos que llevan a la pantalla las consecuencias menos visibles y más dolorosas del estallido de la última burbuja financiera en Estados Unidos y el resto del mundo.

Conclusión

Se sabe: las sociedades no están debidamente formadas en economía y finanzas. En especial, en finanzas personales. Esta falta de capacitación se nota y mucho en nuestro país, donde Lebacs, dólar futuro, reservas y riesgo país ocupan cada vez más las portadas de los principales sitios de noticias, cuando el fútbol no les roba protagonismo.

La confusión es generalizada y deviene en frustración de quienes ven cómo su dinero se evapora por vaivenes que no esperan ni comprenden.

Capacitarse en estos temas, leer, informarse y aprovechar la tecnología para mantenerse actualizado puede ser, en este escenario, no solo una decisión inteligente sino también placentera.

Aunque el nombre de Ivan Goldberg es desconocido, por su despacho han pasado cientos de directivos para pedirle consejo sobre cómo despedir a una persona o la mejor forma de lidiar con una aventura extramatrimonial. Su trabajo, como el mismo ha explicado a Anne Cassidy en The Guardian: “escuchador profesional”.

Aunque hoy tiene 86 años, Goldberg sigue siendo presidente de Vistage,un grupo de desarrollo de liderazgo para pequeñas y medianas empresas, y ha asesorado a altos ejecutivos de todo tipo de sectores. Casi todos pedían consejos sobre lo mismo.

“Alrededor del 80% de los problemas para los que los CEO necesitan ayuda se relacionan con la administración de personas”, asegura Goldberg. “Uno de los problemas para un líder empresarial en estos días es que cuanto más se escala, menos gente hay para hablar. Existe esta sensación de aislamiento, y eso exige resistencia emocional”.

Goldberg empezó su carrera en la industria de la aviación y pronto se dio cuenta de lo necesitados que estaban los jefes de hablar con alguien en un entorno seguro, sin tratar con gente que escondía una agenda oculta.

El estilo de liderazgo ha cambiado en el tiempo –“cuando empecé, el mundo de los negocios era muy autoritario”, asegura Goldberg–, pero sigue muy cerrado en sí mismo. Los directivos desconfían. Y este, asegura, sigue siendo su gran error.

“Cuanto más hablo con los líderes, más me doy cuenta de que bajo ese exterior fuerte, confiado, asertivo y comprometido, yace una masa burbujeante de inseguridad e incertidumbre”, asegura el asesor en su blog. Y su mayor problema es que no piden ayuda.

“No veas el talento como una amenaza”

Según Goldberg, es posible combinar una autoridad inquebrantable con la humildad de quien no cree tener siempre la razón: “Mi consejo para los empresarios es que se unan un grupo de compañeros y continúen aprendiendo, porque no se puede saber todo.

El liderazgo consiste en ser lo más abierto y transparente posible y reconocer tus propias debilidades. Asegúrate de que la gente que tienes a tu alrededor es mejor en el trabajo que tú. Nunca veas el talento como una amenaza: es importante contar con las mejores personas en el negocio”.

Como cuenta el asesor en su blog, los líderes de las empresas deben darse cuenta de que generalmente son las únicas personas de una compañía que pueden pensar en el negocio de forma holística, sobre su presente, su futuro, su visión y su potencial. Y su trabajo no es abarcarlo todo, si no ser consciente de lo que está ocurriendo.

Aunque Goldberg reconoce que la vista empieza a fallarle, aún no piensa retirarse, y sigue organizando reuniones en su casa. “A medida que envejeces, es importante mantener el cerebro tan activo como sea posible”, apunta. “Cada vez que alguien me pregunta sobre la jubilación, pienso en un amigo mío que tenía dos grupos empresariales a la edad de 93 años”. Él no va a ser menos.

¿Alguna vez te has encontrado teniendo más que hacer sin tiempo para hacerlo?

Desesperado, decides sacrificar el sueño o pasar menos tiempo con tus seres queridos para hacer las cosas, solo para encontrarte incumplido y quemado porque no has logrado nada. Si bien la administración del tiempo ya ha dado lugar a una biblioteca completa de libros, parece que ahora necesitamos más tiempo que nunca. No busques más.

Lo que sigue son cinco hábitos de algunas de las personas más productivas. No puedo prometer un milagro, pero puedo garantizarte que si emulas estos hábitos, serás más productivo que nunca.

1. Comienza con el final en mente

Si has leído el exitoso libro de Stephen Covey, ” Siete hábitos de las personas altamente efectivas”, seguramente te has enterado de esto. No hay nada nuevo aquí, sino un simple recordatorio de que debes comenzar cada día con un objetivo claramente definido para lograrlo. “Si no sabes hacia dónde te diriges, entonces probablemente no terminarás allí”, dijo Forrest Gump. Esta frase ejemplifica la importancia de establecer metas y cumplirlas.

2. Deja de pasar mucho tiempo en cosas menores

Con la llegada de los dispositivos inteligentes, nos encontramos gastando un tiempo precioso en línea viendo cosas que nos hacen perder el tiempo. Por lo general, comenzamos a mirar estas cosas con la mejor intención en el fondo, a menudo terminamos mirando más de lo que se suponía que debíamos hacer.

Aristóteles argumentó que demasiado (o muy poco) de algo bueno es malo. No estoy tratando de defenderte de los dispositivos inteligentes, solo quiero recordarte que los uses con moderación.

Esos momentos pasados ​​viendo videos divertidos en línea nos harán culpar a nuestros jefes exigentes de nuestra improductividad y la gran carga de trabajo. Si somos honestos, sabemos que difícilmente es el caso. De acuerdo con la ley de eficiencia forzada, siempre hay tiempo suficiente para realizar una tarea importante. Con eso en mente, la próxima vez que te encuentres retrasado, es probable que haya estado pasando demasiado tiempo en cosas menores.

“Nunca encontrarás el tiempo para nada”. Si quieres tiempo, debes hacerlo”. – Charles Buxton

3. Conoce tu ventana de einstein

Un hecho normal de la vida es que nos sentimos energizados y productivos durante ciertos momentos del día e incluso ciertos días de la semana. La reacción común es involucrarse en la autocompasión, en lugar de castigarse a sí mismo cuando parece que no puedes concentrarte, intenta comprender tus patrones. Conoce tu ventana de Einstein.

Básicamente, la ventana de Albert Einstein es la hora del día en la que es más probable que experimentes un estado de flujo. Aprende sobre ti y programa tu trabajo más importante y desafiante durante ese tiempo. Como la mayoría de las personas, nuestra energía aumenta y disminuye a lo largo del día. La mejor estrategia es reconocer estos patrones y programar tu trabajo en consecuencia.

4. Controla tus entradas

Algunos de nosotros tenemos objetivos. Pero de alguna manera, debido a la naturaleza de nuestro trabajo, nos vemos a nosotros mismos estancados en respuesta a una afluencia de tareas interminables que compiten por nuestra atención. La solución: controla tus entradas. Los correos electrónicos y otra información y tecnología deben usarse con moderación o, de lo contrario, nos encontraremos interminablemente luchando contra incendios durante todo el día sin haber logrado nada.

Establece un horario para leer correos electrónicos u otros mensajes de texto. Establece una respuesta automática por correo electrónico y no aceptes ninguna llamada a menos que sea absolutamente importante. Si no tienes control sobre lo que llama tu atención, no tendrás control de lo feliz y logrado que eres al final del día.

5. Mantén dos listas de cosas por hacer

Con la mejor intención en el fondo, decides planificar tu día, creas una lista de tareas bien estructurada, pero de alguna manera, parece que nunca logras mucho. Sigue llevando la misma lista de cosas por hacer que escribiste durante un mes con las mismas tareas solo parcialmente completadas.

¿Cómo se soluciona este problema? Mantén dos listas de cosas por hacer; Una lista de tareas contendrá metas a mediano y largo plazo y una segunda contendrá tareas que necesitarás realizar ese día en particular.

Llevar una lista de tareas pendientes con una tarea que llevará un mes completar cada día no hará más que afectar subconscientemente tu capacidad de hacer las cosas. Incluso puedes terminar realizando tareas irrelevantes que te darán un falso sentido de logro. El objetivo que logras puede no ser lo que deberías haber estado haciendo en primer lugar. Sé estratégico.

“El éxito nunca llega al final de tu lista de cosas por hacer”. – Marissa Mayer

Estos son los cinco principales principios de gestión del tiempo que he aprendido de algunas de las personas más activas pero más productivas del mundo. Administrar bien tu tiempo te dará una sensación de satisfacción que a su vez aumentará tu bienestar. Después de todo, a quién no le gustaría tener más tiempo para pasar con sus seres queridos o divertirse más?

Sundar Pichai, Tim Cook, Mark Zuckerberg, Jeff Bezos… Todos conocemos los nombres de los CEO de Google, Apple, Facebook o Amazon o incluso nos suenan los de los nuevos gigantes tecnológicos.

Sin embargo, no es tan habitual saber del resto de directivos que ostentan otras siglas en el organigrama por debajo del máximo responsable de la compañía y que también tienen un papel fundamental para que llegue al éxito.

Unos de ellos es el de CFO (Chief Financial Officer), responsable generalmente de la planificación financiera de la compañía, el análisis de las fortalezas y debilidades o la relación con los inversores. Un cargo que en una empresa tecnológica “va más allá de puramente el ámbito financiero”, según nos explica Joan Riera, profesor del departamento de Dirección General y Estrategia de ESADE.

“El CFO se ha convertido en una persona que contribuye al desarrollo de negocio futuro de la empresa, y el papel del que siempre dice ‘no’ se ha de convertir en el de un asesor que aporta una visión analítica”.

Pese a ello, lo cierto es que los directores financieros no se quitan el sambenito de ejecutivos preocupados por los números que solo intentan recortar costes. Por ejemplo, se rumorea que en Alphabet pusieron aRuth Porat, su CFO desde hace dos años, el apodo de Ruth Vader. Porat defiende que pasa más tiempo estudiando las inversiones de Alphabet que el recorte del gasto, pero lo cierto es que también se ha preocupado por las pérdidas de los proyectos más futuristas de la compañía.

Considerada por la revista Fortune como la décima mujer con más poder en Silicon Valley este año, su remuneración da una idea de su importancia: esta ejecutiva veterana del banco de inversión Morgan Stanley se marchó de Wall Street a Mountain View por 70 millones de dólares (unos 65 millones de euros) en efectivo y acciones de Google.

Ahora bien, el aterrizaje de Porat se produjo una década antes de que la compañía diera el salto al parqué, una de las grandes pruebas de fuego para los responsables de finanzas. “Uno de los roles clave que tienen en relación con inversores está vinculado a la tarea de preparar la inversión para la salida a bolsa. Es una tarea importante, es crítica, y eso siempre recae en la función del CFO”, apunta Riera.

Pero ¿quiénes fueron los artífices de que las tecnológicas pasaran a cotizar en bolsa o los que hoy pretenden que los unicornios, las empresas tecnológicas valoradas en más de 1.000 millones de dólares, lleguen a debutar en Wall Street?

Los olvidados señores de los dineros

En 2004, un jovencísimo Larry Page, un más maduro Eric Schmidt(CEO de Google por entonces) y otros directivos se preparaban para hacer sonar la campana del Nasdaq. Uno de ellos era George Reyes, el CFO, que había coincidido con Schmidt en Sun Microsystems y que se encargaba de las finanzas de una empresa que por entonces tenía solo unos cuantos productos más allá del motor de búsqueda (Google News, Gmail, Blogger o Picasa).

“Como el CFO de Google, George dirigió nuestra innovadora salida a bolsa […] y los desafíos de gestión de escalar una organización financiera global”, remarcaba Eric Schmidt cuando Reyes anunció su dimisión hace una década.

La capitalización bursátil de Google (o mejor dicho, su matriz Alphabet, todo un imperio a día de hoy) es de 728.000 millones de dólares (616 millones de euros). Aunque en alguna ocasión ha superado a Apple como empresa más valiosa del mundo, es la firma de la manzana mordida la que ostenta ese título actualmente: su valor de mercado superó hace unos días los 900.000 millones de dólares (765 millones de euros) por primera vez en su historia. La salida a bolsa de Apple hizo millonarios a sus empleados e inversores en poco tiempo allá por 1980.

En aquella época, Apple fichó a dos altos directivos externos, pero Steve Jobs decidió despedirlos. No les importaba el currículum ni la experiencia, sino la pasión de los trabajadores. Reemplazó a uno de esos gerentes por Debi Coleman. Sin experiencia en puestos de responsabilidad, pasó de controlar las finanzas a ser jefa de fabricación de los primeros Macintosh y se hizo con el cargo de CFO en 1987. Solo desempeñó ese puesto un par de años, pero hoy es considerada una de las primeras mujeres en llegar a lo más alto de la industria tecnológica.

Una mujer fue también la primera CFO de Amazon: Joy Covey, que falleció hace unos años. Jeff Bezos viajó de Seattle a California solo para intentar ficharla cuando la compañía se dedicaba a vender libros por internet. La CFO ayudó a que la empresa saliera a bolsa hace dos décadas. Dos años después, la revista Fortune la nombró una de las mujeres con más poder en los negocios, señalando que “su hazaña fue convencer a Wall Street de que una empresa sin beneficios valía 22.000 millones de dólares”.

Cazando talento para las próximas salidas

Más conocido es el primer CFO de Facebook, aunque su estancia en la compañía fue breve. La red social por excelencia no hubiera salido de Harvard sin el apoyo financiero de Eduardo Saverin, compañero de clase de Zuckerberg. Tras asumir su cargo de director de finanzas, salió de la la compañía poco después.

Hoy amasa una de las mayores fortunas de Singapur, el país al que se marchó poco antes de que la red social saliera a bolsa, una operación que no fue bien en un primer momento: las acciones cotizaron por debajo del precio de salida durante los primeros meses. Cinco años después, la cosa va bastante mejor: el valor de mercado de Facebook supera los 500.000 millones de dólares (425.000 millones de euros). Aquel movimiento estuvo a cargo de otro CFO, David Ebersman, que ya había llevado al parqué a otra empresa dedicada a la biotecnología y que tampoco está ya en Facebook.

“En esa preparación de la organización [para salir a bolsa] es muy importante tener a alguien que tenga experiencia, y ahí no es solo experiencia haciendo crecer la compañía, sino que necesitas un ‘know-how’ más corporativo y se ficha a gente que está muy preparada o que tiene ese ‘expertise’”, explica Riera.

Ese es el movimiento que precisamente están emprendiendo ahora los unicornios. Hace un par de años, Laurence Tosi, un alto ejecutivo de Wall Street (era director de finanzas de la firma de inversión The Blackstone Group) se marchó a Silicon Valley como CFO de Airbnb. Su fichaje se vio como una señal de la posible salida a bolsa de la compañía. De hecho, Brian Chesky, el CEO del gigante del alquiler vacacional ha asegurado que Airbnb debutará en Wall Street el año que viene.

Por su parte, Spotify fichó hace un par de años como director financiero a Barry McCarthy, el que fuera CFO de Netflix durante una década. La empresa ha contratado también a Morgan Stanley, Goldman Sachs y Allen & Co para que le asesoren en su salida a bolsa. Ahora bien, la compañía pretende cotizar directamente en el parqué neoyorquino sin realizar antes una Oferta Pública Inicial, un movimiento muy inusual que no han realizado otras tecnológicas.

Mientras tanto, otro unicornio lleva meses a la caza de director financiero sin demasiado éxito. Varios ejecutivos de Uber han abandonado sus puestos en los últimos meses, entre ellos Travis Kalanick, su CEO, presionado por los inversores y por una larga lista de escándalos. También dimitió el que fuera responsable de finanzas,Gautam Gupta.

Ahora, en Uber buscan un directivo que le sustituya cuando se acaba de conocer que sus pérdidas se incrementaron considerablemente en el tercer trimestre del año. Así que, si el próximo CFO consigue ayudar a Dara Khosrowshahi, el nuevo CEO, a enderezar el rumbo de la empresa de ‘ridesharing’, tal vez acabe formando parte de la lista de directores financieros que lograron que una tecnológica cotizara en bolsa con éxito. Lo cierto es que no paran de añadirse nombres.

Warren Buffet considera que leer 500 páginas al día es la clave del éxito porque así se construye el conocimiento, según recogió Business Insider.

Por ello, es común que otros empresarios exitosos hagan de la lectura uno de sus hábitos diarios. Mientras que Bill Gates lee 50 libros al año, lo que significa alrededor de uno por semana, Mark Zuckerberg, desde hace un par de años, se propuso leer uno cada dos semanas.

Debido a la relación entre leer, aprender y desarrollar pensamiento crítico, el medio británico elaboró la lista de los 25 libros más influyentes jamás escritos sobre negocios.

Además de los 10 libros que se mencionan a continuación, en la lista aparecen otros como ‘El método Lean Startup’, de Eric Ries; ‘La Riqueza de las Naciones’, de Adam Smith, y ‘Los tipos más listos del lugar’, de Bethany McLean y Peter Elkind.

Aventuras empresariales

Fue escrito por el periodista financiero John Brooks y Bill Gates lo calificó como el mejor libro que ha leído. Es una compilación de 12 historias sobre el mundo de las finanzas en el que se describen los inicios de empresas reconocidas y el estilo de vida en Wall Street. El autor relata el desplome del mercado bursátil de 1962, los defectos del impuesto federal sobre la renta y el intento de los banqueros estadounidenses para salvar la libra esterlina.

El Inversor inteligente

Fue escrito por el reconocido inversionista británico Benjamin Graham y ha sido la guía de exitosos inversionistas como Warren Buffet y John Bogle. El libro recopila lo aprendido por Graham para invertir, tanto sus aciertos como sus errores. Entre los temas que trata están cómo funciona el mercado de valores, los diferentes tipos de inversionistas, cómo comenzar a invertir, el inversor inteligente y los puntos básicos y objetivos de la inversión inteligente.

El dilema de los innovadores

Su autor es el profesor del Harvard Business School Clayton M. Christensen, quien en este libro presenta varios principios para capitalizar a favor de la empresa el fenómeno de la innovación abrupta. Para esto se basa en las lecciones de los éxitos y fracasos de empresas como Xerox, Sears y Digital. En el libro se explican los motivos del fracaso de reconocidas compañías al tratar con tecnologías disruptivas y se ofrecen consejos para gestionar dichas tecnologías.

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Este libro fue escrito por el empresario Dale Carnegie e invita al lector a desarrollar su “don de gentes”. Para ello, el autor expone temas como técnicas fundamentales para tratar con el prójimo, maneras de agradar a los demás, formas de causar una buena impresión y cómo convertirse en un buen conversador. Además, también le apunta a que el lector aprenda a ser líder, a realizar críticas y a convencer a otros para que piensen como él.

El arte de la guerra

El autor es Sun Tzu, un reconocido estratega militar chino, y se estima que lo escribió en el siglo IV antes de Cristo. Sin embargo, se dio a conocer en Europa hasta finales del siglo XVIII. El libro es sobre tácticas y estrategias militares, pero desde hace algunos años se utiliza como guía de programas de administración de empresas y liderazgo en la organización. Algunos de sus capítulos son: La estrategia ofensiva, Energía, Puntos débiles y fuertes y El terreno.

Inteligencia emocional

Fue escrito por el psicólogo estadounidense Daniel Goleman y trata sobre la existencia de un tipo de inteligencia que no está directamente relacionada con el coeficiente intelectual y que, según el autor, puede incluso ser más efectiva. La inteligencia emocional permite reconocer las situaciones emocionales, comprenderlas y lidiar con ellas. Al desarrollarla, permite entender los sentimientos de los demás, tolerar la presión y mejorar el trabajo en grupo.

Vayamos adelante: las mujeres y el liderazgo

La autora es la economista Sheryl Sandberg, quien es directora de operaciones en Facebook y antes trabajó en Google. En este libro, examina cuáles son las razones por las que el avance de las mujeres hacia altos cargos está estancado a pesar de que desde hace años alcanzaron niveles de educación similares a los de los hombres. Además, ofrece anécdotas, soluciones prácticas y consejos aplicables para que las mujeres alcancen su máximo potencial.

Los siete hábitos de la gente altamente efectiva

Este libro fue escrito por el estadounidense Stephen Covey y está dirigido a que el lector desarrolle sus habilidades como líder. Los hábitos que el autor propone son la productividad, realizar todo con un propósito en mente, priorizar las actividades, buscar intencionalmente que todas las partes involucradas en un proyecto ganen, buscar primero comprender y después ser comprendido, comunicar y cooperar, y el último es cultivar las herramientas.

El cisne negro

Este libro fue escrito por el investigador financiero libanés Nassim Nicholas Taleb en el que desarrolló la teoría de los sucesos del Cisne Negro, una metáfora que señala que cuando un suceso es una sorpresa para el observador y tiene un gran impacto, después de ocurrido, el evento se racionaliza en retrospectiva como si pudiera haber sido esperado. Para Taleb la mayoría de los grandes descubrimientos científicos se pueden tildar de cisnes negros.

Piense y hágase rico

Este libro es del escritor estadounidense Napoleon Hill y se le conoce como el método más famoso y efectivo para hacer dinero. Es práctico y trata temas como la autodirección, la planificación organizada, la autosugestión y las asociaciones inteligentes. Además, ofrece un sistema de autoanálisis, planes para vender servicios personales y ejemplos de exitosos empresarios. Hill entrevistó a varias de las familias más ricas de Estados Unidos para escribirlo.

EnergíaPor María Jesús

La falta de aceptación de los acontecimientos que no podemos evitar en nuestra vida, y de las personas con las que tenemos que tratar diariamente conlleva una pérdida de energía innecesaria que podríamos emplear en otras actividades gratificantes para nosotros.

Lo que nos ocurre normalmente es que no sabemos, o creemos que no se puede, emplear la inteligencia para ser más felices.

Se trata sólo de pararse un momento y darse cuenta de que estamos muy cansados. Si lo estamos es porque hemos gastado nuestra energía.

¿En qué? ¿En trabajar? Sí, es posible. Aunque conozco muchas personas que no trabajan demasiado y sin embargo siempre están cansados. … Seguir leyendo »

negocioDanny Iny, CEO y fundador de la empresa Mirasee, escribió en Inc. Magazine acerca de cómo construir un negocio, luego de haber emprendido.

A continuación, las lecciones que compartió.

1. No se trata de hacer dinero.

Aunque se debe ganar dinero, Iny dice que esa no es la escencia, porque el negocio consiste en impactar de forma sostenible. Y se necesitan recursos para hacer ese impacto.

2. El público es lo primero.

Si bien para iniciar un negocio se requiere de una idea, los clientes se deben poner por delante para tener éxito. Construya y encuentre a su público. Aprenda qué soluciones y cosas quieren, y entréguelas.

3. Sea humano.

Muestre el lado humano de su empresa, y por ello aliente las conversaciones con su público. Responda a todos con un rostro humano.

4. La asociación es el nuevo servicio al cliente.

A veces, los clientes no necesitan servicio al cliente, sino colaboración.

En una asociación, usted y su cliente se han comprometido a conseguir la meta del cliente. Los dos tienen responsabilidades. La asociación es particularmente importante para las empresas que ofrecen transformación.

5. Viva más allá de su zona de confort.

La única manera de crecer es salir de su zona de confort. El tramo ideal es la Zona de Desarrollo Próximo: la zona comprendida entre lo que puede hacer por su cuenta y lo que podría llevar a cabo con éxito con la ayuda de un maestro o un compañero bien informado.

Atrévase a sentirse cómodo con el malestar, ser valiente y tomar riesgos.

6. Abrace los giros de la trama.

Detrás de cada éxito existe una serie de fracasos que persisten a través de ellos. Sea cual sea el problema, no lo convierten en el último capítulo de su viaje; lo convierten en un giro de la trama.

Si sale después de fallar, entonces usted realmente ha fallado. Pero si usted aprende de lo que salió mal y se dirige a una dirección diferente, es muy probable encontrar una manera que funcione.

7. Sea abierto, honesto y vulnerable.

Para construir conexiones auténticas, tenemos que ser vulnerables. La vulnerabilidad significa ser dueño de las imperfecciones de su vida y los negocios, incluidos los fallos y errores.

Tal vez un producto tiene defectos o un miembro del equipo cometió un error, pero lo ideal es reconocerlo y hacer las cosas bien para sus clientes y seguidores.

8. Usted tiene suficiente.

Aunque sienta que no cuenta con lo necesario para tener éxito, tome en cuenta que todo el mundo tiene ventajas y desventajas.

Un niño de segundo grado puede no saber mucho, pero él o ella sabe lo suficiente como para enseñar a un niño de primer grado. Avance desde donde está ahora.

9. El verdadero éxito es co-creado.

De acuerdo con el efecto Ikea, los compradores perciben a un producto más valioso si ellos ayudaron a crear la misma. La co-creación hace que su producto sea especial para sus clientes.

10. El peor fracaso es la falta de imaginación.

Esta clase de fracaso consiste en no utilizar la imaginación para lograr los objetivos o haber estado persiguiendo un objetivo que no era el suyo. Sería una pena hacer todo ese trabajo para alcanzar una meta que no le trae satisfacción y felicidad.

Aspire a algo grande, imagine y re-imagine lo que puede ser el mundo y qué debe hacer para que esto suceda.

Un emprendedor debe centrarse en algo más que simplemente “crear un cambio”

Los emprendedores comparten un rasgo común: están interesados ​​en el cambio. Los innovadores generalmente quieren crear nuevos productos y servicios que respondan al cambio o creen cambios en sí.

Un emprendedor es un innovador que busca implementar sus ideas, unas que a menudo cambian las dinámicas de un mercado o incluso industrias enteras. El verdadero significado de la innovación entonces es poner grandes ideas en acción, y el acto mismo de innovación ya es un acto de cambio.

Pero a menudo hay demasiado enfoque en simplemente cambiar las cosas y no el suficiente sobre ¿qué cambio es valioso cuando los innovadores y los emprendedores empiezan a desarrollar nuevas ideas? De hecho, aunque a menudo estamos tratando de predecir lo que es probable que cambie y tratamos de averiguar cómo crear productos que satisfagan las nuevas demandas, frecuentemente olvidamos la otra cara de este análisis: lo que no va a cambiar. Esto es importante porque normalmente es más fácil predecir lo que no cambiará y actuar sobre esa percepción, en vez de predecir lo que podría cambiar y actuar sobre esas creencias.

Las claves del éxito, de la mano de Jeff Bezos

Estoy robando esta idea de Jeff Bezos, emprendedor e innovador “todo en uno”, uno de los hombres más ricos y exitosos del planeta con una fortuna de $72.000 millones según Forbes. Bezos afirma que está más interesado en lo que no va a cambiar que en lo que va a cambiar.

Puede parecer que la única manera de emprender es alterar el orden natural, adelantarse a cambios significativos que los otros competidores no anticipan. Pero el cambio y su impacto son impredecibles. Puedes invertir todos tus esfuerzos en tratar de anticipar un posible cambio en el mercado, pero ¿qué pasa si ese cambio no llega a suceder?

Jeff Bezos identifica dos oportunidades de innovación: oportunidades para innovar en y alrededor de los factores que no cambiarán (como dice Bezos, la gente no va a cambiar su apetito por los bajos precios) y oportunidades de innovación en y alrededor de los factores que podrían cambiar (por ejemplo, cómo percibimos un producto, o cómo se entrega). Con demasiada frecuencia, el emprendedor se centra en innovar en torno a las oportunidades de cambio, ignorando las oportunidades de crear nuevos productos, servicios y modelos de negocio en torno a lo que no es probable que cambie.

En cada situación, a medida que aumenta la oportunidad de entrar en un nuevo mercado, nueva industria o simplemente para crear un nuevo negocio, asegúrate de mirar a ambos lados de tu idea. ¿Por qué los clientes deberían cambiar sus productos actuales por tus nuevas ideas? ¿Cómo se puede innovar en torno a esas expectativas? Si Bezos está en lo correcto y los clientes siempre quieren precios bajos, ¿se pueden crear nuevos modelos de negocio que bajen los precios o incluso paguen al cliente para que utilice su solución?

Por otro lado, ten cuidado al examinar completamente lo que crees que va a cambiar y el impacto que el cambio tendrá en los clientes. Los cambios radicales también suceden (aunque no muy a menudo) y sus efectos son impredecibles y tienen efectos secundarios y terciarios inesperados.

Innovar y emprender es la única fórmula del éxito. Tener objetivos altos y no dejarte guiar por las tendencias de la gente normal son elementos fundamentales para triunfar. Pero también lo son el análisis de la situación, el momento, la objetividad, la estadística y el sentido común.

Tienes quePor Omar Carreño

Minimiza la cantidad de “tienes que”

Definitivamente se lee muy raro el título, sin embargo es más cierto que nada, solo basta analizar uno de nuestros días o un fin de semana cualquiera y descubrirás que “tienes que” hacer muchas cosas, “tienes que” ir a visitar a X persona, “tienes que” comprar tu revista mensual, “tienes que” ir al gimnasio, “tienes que” ver tal programa, y así puedo seguir con una enorme cantidad de ejemplos.

Los “tienes que” son desgastantes, existen muchos que no podemos quitar de nuestra vida porque sirven precisamente para eso, para realizar acciones que nos permitan vivir, sin embargo, hay muchos “tienes que” que bien podríamos eliminar de nuestras vidas, porque no constituyen algo realmente necesario. … Seguir leyendo »

Sir Ken RobinsonPor Vivian Giang

La guerra global por el talento demuestra lo difícil que se volverá para las empresas atraer y retener a los mejores talentos.

Los empleadores necesitan mentes innovadoras, pero este talento es cada vez más difícil de encontrar porque las personas no están siendo animadas a pensar distinto en sus vidas.

Todo comienza con nuestro sistema educativo, el cual influye en la forma en que nuestras empresas son dirigidas, y la forma en la que pensamos, sostuvo Sir Ken Robinson en su increíblemente popular TED Talk (Abajo tienes el video). … Seguir leyendo »

tuEs un fenómeno recurrente en nuestra sociedad actual, ser lo que otros esperan que seamos en detrimento de mostrar nuestra verdadera identidad.

Para muchos, el deseo de aprobación externa se ha convertido en una verdadera necesidad, algo que otorga un sentido especial a sus vidas y a su realización. Sin embargo, es muy difícil encontrar una tranquilidad y estabilidad duraderas cuando permanentemente nuestros actos deben ser refrendados y valorados positivamente por otros.

Nos sentimos bien cuando nos acarician mentalmente; De hecho, ¿Quién iba a querer renunciar a todo esto? Realmente no hay ninguna necesidad en hacerlo.

La aprobación no es un mal en sí mismo, el problema se deriva cuando se convierte en una necesidad en vez de un deseo. Si sólo deseas la aprobación simplemente porque te sientes feliz con el apoyo y la aceptación de las demás, no comporta ningún mal; pero si se genera una necesidad, te puedes derrumbar en caso de no conseguir esa aceptación.

Otro problema que surge a raíz de esto, es la incomodidad que mucha gente tiene en provocar una desaprobación o rechazo en los demás. Los seres humanos, por lo general poseen un pánico terrible a ser rechazados, es como si su ser más íntimo fuese ninguneado, no tenido debidamente en cuenta, y por tanto, se genera una duda y una insatisfacción muy grandes.

Sin embargo, todo este problema surge por entender de manera incorrecta la naturaleza de lo que verdaderamente somos. Cedemos el control de los acontecimientos y de nuestra identidad al escrutinio de terceros, que continuamente enjuician y etiquetan nuestras actitudes y maneras de pensar. En este modelo de comportamiento destructivo, no hay salida posible.

La necesidad de aprobación se fundamenta en una sola suposición: “No confíes en ti mismo, confirma todo con otra persona primero”. Nuestro ambiente cultural refuerza este comportamiento como norma de vida. El pensamiento independiente no sólo es visto como algo anticonvencional, sino que constituye además el principal enemigo de las mismas instituciones que constituyen el baluarte de nuestra sociedad.

La sociedad quiere gente fácilmente manipulable y controlable, personas que sin cuestionarse sus verdaderas pretensiones y propósitos sigan los modelos preestablecidos de comportamiento y pensamiento sociales.

Siendo nosotros mismos lograremos llegar a un estado de paz, equilibrio y felicidad desconocidos hasta entonces. Toda presión, expectativa y ansiedad desaparecen, ya que no queremos ni tenemos que contentar a nadie en particular. Simplemente nos mostramos de manera genuina, espontánea y desinteresada a los demás, dejando claro nuestras intenciones.

Otro aspecto que sale fortalecido es la manifestación de la creatividad. Al ser totalmente libres y al estar alejados de cualquier limitación o expectativa, somos capaces de mostrar nuestra mejor versión y nuestras capacidades, sin la presión ni la necesidad de ser valoradas según el baremo de otros.

Es de vital importancia incentivar desde la sociedad y la educación la consecución de mentalidades críticas e independientes. Así es como verdaderamente se puede conseguir un progreso sostenido, real y consecuente en nuestra sociedad que catapulte a las personas a expandir sus mentes y a ayudarse mutuamente.

La educación también debe servir a este cometido, estableciendo programas más flexibles que busquen el desarrollo de las áreas más afines de cada persona. Al forjar personas independientes, creativas y seguras de sí mismas, la necesidad de aprobación queda relegada a un segundo plano; y así las personas pueden manifestar quienes son con total libertad quedando patente su punto de vista y su visión.

“Libérate del miedo, no es más que una fina cortina de humo que oscurece tu verdadera grandeza”

Un profesor belga pidió a sus alumnos que completaran la siguiente frase:

El gato tiene _____ patas, y el pájaro _____ .

La mayoría de los alumnos escribieron la respuesta esperada “4” y “2”. Excepto un alumno que escribió “El gato tiene malas las patas, y el pájaro está triste”. ¿Qué nota debería darle el profesor? ¿Un “0” por no haber encontrado la solución correcta? ¿Dos notas diferentes una por convergencia y otra por divergencia (creatividad)?

El actual sistema de evaluación es nocivo. El desempeño académico es solo una de las múltiples facetas del ser humano y no de las más importantes. Sin embargo, nuestros jóvenes están convencidos de que las calificaciones obtenidas a lo largo de su trayectoria educativa definen su vida, tanto el éxito como el fracaso. Creen que las notas son la única forma que tenemos de demostrar el talento y capacidad de un ser humano. Y cuando no obtienes buenas notas, el mensaje de la sociedad es cruel: no sirves, no serás nada en el futuro.

Formar empleados que obedezcan sin rechistar pudo ser útil durante siglos para sociedades verticales y organizaciones fuertemente jerarquizadas pero ya no sirve. Mientras las empresas eliminan los rankings internos y las evaluaciones de desempeño, el sistema educativo insiste con ellos explotando un negocio deleznable. La comparación puede sonar cruda el colegio funciona igual que el circo desde que abandonamos la noble tarea de educar.

Los niños, como los leones o las focas, son amaestrados por sus profesores para ejecutar un amplio repertorio de piruetas. Los “buenos” col egios amaestran mejor a los niños que los malos colegios, pero siguen enseñando las mismas piruetas sólo que de forma más eficiente y cobrando mucho más caro a los padres.

Algunos profesores son más diestros en enseñar esas piruetas pero la mayoría están aburridos de enseñar siempre las mismas y cabreados al comprobar que a sus alumnos no les interesan lo más mínimo y las olvidan al poco de haberlas aprendido. Algunos niños son más rápidos en aprenderlas y a otros les cuesta más trabajo (los que no lo logran son expulsados).

No importa si esas piruetas que aprendes te serán útiles en el futuro o si te interesan ya que el objetivo es pasar a la siguiente etapa y para eso necesitas complacer a tu profesor ejecutándolas cómo espera que lo hagas (y no como a ti se te ocurra aunque te parezca más divertido o innovador). Se evalúa a los niños por lo bien que son capaces de repetir las piruetas pero, ojo, siempre por escrito y tus padres verifican tu pericia mediante las notas. Ni hablar de imaginación, ni rastro de pensamiento propio, el pescadito solo se gana siendo complaciente y haciendo lo que se te pide.

Hace 1 semana, un diario financiero publicó que el 65% de los niños que ingresa a la educación básica, trabajará en empleos que hoy no existen. Las notas siguen midiendo una parte menor del mundo (asignaturas desfasadas que no tienen nada que ver con la realidad que te espera) y fomentando las habilidades menos valiosas: memorizar sin entender (en la mayoría de los casos) y repetir.

Para obtener una nota, escribes o hablas pero no haces lo que tiene consecuencias funestas. Si las notas son tan poco representativas, si no tienen apenas impacto en tu vida y miden temas menores ¿por qué les seguimos dando tanta importancia?

Cuando se colocan las grandes decisiones sobre educación en manos de economistas e ingenieros, se está reafirmado que el aprendizaje es una cuestión de números. Por eso, todo el aparato educativo público trabaja abocado a aquello que se puede medir, solo se preocupa de las estadísticas (de cuantos niños asisten, de los presupuestos o de las notas).

Cualquiera que sepa de aprendizaje sabe que medirlo con cifras es una falacia. Las notas son un pésimo mecanismo si queremos evaluar el aprendizaje. Necesitamos construir una escala para evaluar el conocimiento mucho más robusta y menos banal que la que venimos padeciendo hace años: desarrollar un procedimiento que reconozca con mayor detalle y de forma objetiva, lo que sabes hacer y lo que te falta, en lugar de cuanta información eres capaz de recordar un día concreto.

La educación que tenemos demuestra que no hemos pensado como será el mundo dentro de 20 ó 30 años, cuando los niños que están empezando el colegio se gradúen de la universidad. Si será distinto y condicionado por la tecnología, entonces debemos prepararlos para ese futuro y no para el pasado. Un mundo diferente requiere de otras personas, otros valores y habilidades, otra educación y otra manera de evaluar.

Tenemos que recuperar el placer por aprender. La decisión de fondo es: ¿educamos para que te vaya bien en el examen o educamos para que te conviertas en una persona creativa que persigue sus propios intereses? ¿Buscamos ciudadanos eficientes, trabajadores productivos que contribuyan a mejorar los resultados de sus empresas (y los bolsillos de sus accionistas) o ciudadanos libres, independientes y exploradores, capaces de entusiasmarse y aprender?

Si la propuesta educativa es débil, los ciudadanos no se cuestionan, no participan ni proponen, no critican ni vigilan. Como acertadamente comentaba un caballero en una sección de cartas al director, hoy estamos ante el triunfo de los borregos. ¿Será eso lo que interesa? Las mentes de los niños son la materia prima más importante del universo. Llegó la hora de aprovecharla.

“Todos nacemos con alas, nuestra tarea es aprender a volar.”

decisionesNo caigas en la trampa de sostener una mentalidad débil, y vivir tu vida sin pasión, propósito y dedicación.

La frase “Si sólo…” es para aquellos que tienen más miedo que fe, y que ponen más peso en las excusas que en los bendiciones presentes. Una decisión puede convertirse en un hábito y los hábitos que formas crean tu realidad.

Aquí hay diez opciones que son significativas. Aprende a ser consciente de las decisiones que tomes para que puedas hacer lo mejor para tu vida:

1. Usar una máscara para impresionar a los demás.

Si la cara que siempre muestras al mundo es una máscara, algún día no habrá nada debajo de ella. Porque, cuando pasas mucho tiempo concentrándote en la percepción que los demás tienen de ti o que todo el mundo quiere que seas, en algún momento olvidarás quién eres en realidad.

Así que no temas a los juicios de los demás, tú sabes en tu corazón quién eres y lo que es verdad para ti. No tienes que ser perfecto para impresionar e inspirar a la gente. Impresiónalos e inspíralos por tu forma de lidiar con tus imperfecciones.

2. Permitir que otra persona decida tus sueños.

El mayor reto en la vida es descubrir quién eres; el segundo más grande es ser feliz con lo que encuentres. Una gran parte de esto es tu decisión de permanecer fiel a tus propias metas y sueños.

¿Tienes personas que no están de acuerdo contigo? Bien. Significa que estás arraigado y caminas tu propio camino. A veces, vas a hacer cosas consideradas una locura por los demás, pero cuando te encuentres perdiendo la noción del tiempo porque estás entusiasmado, es cuando sabrás que está haciendo lo correcto.

3. Mantener compañía negativa.

No dejes que alguien que tiene una mala actitud te afecte. No pueden apretar el gatillo si no les entregas el arma. Al recordar que el mantenimiento de compañía de gente negativa es una opción, en lugar de una obligación, te liberas para sostener la compañía de la compasión en lugar de la ira, la generosidad en lugar de la codicia y la paciencia en lugar de la ansiedad.

4. Ser egoísta y egocéntrico.

Una vida llena de actos de amor y buen carácter es el mejor recuerdo. Aquellos a los que has inspirado y con quienes compartiste tu amor te recordarán cómo los hiciste sentir mucho después de que tu tiempo ha expirado. Así que talla tu nombre en los corazones y no en piedra. Lo que has hecho para ti solo muere contigo, lo que has hecho por otros y el mundo permanece.

5. Evitar el cambio y el crecimiento.

Si quieres conocer tu pasado, mira tus condiciones actuales. Si quieres conocer tu futuro, mira tus acciones actuales. Debes dejar de lado lo viejo para dar paso a lo nuevo, la vieja manera se ha ido para nunca más volver. Si reconoces esto ahora mismo y tomas medidas para hacer frente a él, te posicionarás para el éxito duradero.

6. Renunciar cuando las cosas se ponen difíciles.

No hay fracasos, sólo resultados. Incluso si las cosas no se desarrollan de la manera que esperabas, no te desanimes ni te rindas. Aprende lo que puedas y sigue adelante.

El que sigue avanzando un paso a la vez va a ganar al final. Es un proceso que se produce con pequeños pasos, decisiones y acciones que poco a poco se acumulan unos sobre otros y, finalmente, conducen a ese glorioso momento de triunfo.

7. Tratar de microgestionar cada pequeña cosa.

La vida debería ser tocada, no estrangulada. A veces, tienes que relajarte y dejar que la vida pase sin preocupaciones incesantes y microgestiones. Aprende a dejar ir un poco antes de apretar demasiado.

Respira profundamente. Cuando el polvo se asiente y puedas volver a ver el bosque, da el siguiente paso hacia adelante. No tienes que saber exactamente adónde vas. Todo en la vida está en perfecto orden, tanto si lo entiendes o como si no. Solo se necesita un poco de tiempo para conectar todos los puntos.

8. Conformarte con menos de lo que mereces.

Sé lo suficientemente fuerte como para dejar ir y lo suficientemente sabio como para esperar lo que te mereces. A veces, tienes que ser derribado más bajo que nunca para levantarte más alto de lo que jamás estuviste. A veces, tus ojos deben ser lavados por las lágrimas para que puedas ver las posibilidades en frente con una visión más clara. No te conformes.

9. Infinitamente esperar hasta mañana.

El problema es que siempre piensas que tienes más tiempo de lo que tienes. Pero un día te despertarás y no habrá más tiempo para trabajar en las cosas que siempre has querido hacer. Y en ese momento, o habrás alcanzado los objetivos que has establecido para ti mismo, o tendrás una lista de excusas de porqué no lo has hecho.

10. Ser perezoso y endeble.

El mundo no te debe nada, tú le debes algo al mundo. Así que deja de soñar despierto y empieza a hacer. Toma toda la responsabilidad de tu vida, toma el mando. Eres importante y te necesitan. Es demasiado tarde para sentarte y esperar a que alguien haga algo algún día. Algún día es hoy, el alguien que necesita el mundo eres TÚ.

ColumnaUno de los mejores hábitos que puedes tener es que transmitas pasión y emoción cuando hablas. Las palabras y la forma en que las dices tienen una poderosa influencia en tu búsqueda del éxito en la vida.

¿Notaste lo apagadas que las palabras de la mayoría de las personas parecen ser? A menudo, aburridas en el mejor caso, y la única vez que parecen tener un énfasis adicional real es cuando alguien está enojado o en un lugar negativo. Piensa en esto por un momento, ¿cuáles son las respuestas más comunes que escuchas cuando le preguntas a alguien, «Cómo estás»?

Éstas son algunas que yo escucho:

«Bien, supongo.»
«No tan mal.»
«No preguntes.»
«Eh…»
«Bien.»
O si alguien realmente muestra una muesca feliz, dice, «Estoy bien».

¿Te emocionó leer estas respuestas? ¿Cómo puedes tener un lenguaje así y esperar estar totalmente eufórico sobre tu vida? ¿Cómo puedes transmitir pasión y energía si hablas de la vida de esta manera?

Siempre me obligo a usar, como un hábito, pasión y energía en mis palabras.

Hace un par de años, en una de las empresas con las que consulté, desarrollé la reputación y el apodo de «tipo feliz», cortesía de la recepcionista y un número de otros en la oficina. La chica de recepción hablaba con el personal y los visitantes durante todo el día, y escuchaba estas mismas respuestas que escribí más arriba una y otra vez; pero yo siempre le contestaba con algo tipo «terroríficamente fantástico» o «increíble», así que me convertí en el «tipo feliz».

Cuando era entrenador personal desde hace muchos años, era conocido como el hombre ‘sensacional’, porque así era como contestaba a cualquiera de este tipo de preguntas. Esa fue la reputación que desarrollé y me siguió en cada parte de mi vida desde entonces. ¿Por qué la gente lo recuerda? Simplemente porque era muy diferente a las respuestas estándar, o el lenguaje que el 99% de las otras personas usan.

¿Por qué es importante todo esto? El lenguaje, las palabras y el tono que utilizas detrás de esas palabras juegan un papel muy importante en el desarrollo y mantenimiento de la mente y actitud de un campeón. Cuando hablas y piensas de manera apasionada, enérgica y positiva, es muy difícil tener cualquier pensamiento negativo o permitir que la negatividad de cualquier otra persona te derribe. Y admítelo, ser negativo es agotador; y te hace sentir terrible.

¿Alguna vez estuviste cerca de alguien que es simplemente negativo o que se queja por todo, todo el tiempo? Yo los llamo vampiros de energía; ellos chupan la fuerza vital de ti. Yo digo, preséntalos unos a otros y luego huye de ellos, lejos, muy lejos.

Por otra parte, ¿Qué pasa cuando estás cerca de alguien que es positivo todo el tiempo y que dice con pasión sus palabras?, ¿Cómo te hace sentir? ¿Más enérgico? ¿Tiendes a querer pasar más tiempo con ellos? ¿Te sientes enaltecido y motivado? Todos sabemos que la respuesta es «Sí».

¿Qué pasa si te convirtieras como esas personas? No por alguien más, sino por ti mismo. Cuando usas un lenguaje positivo, apasionado y edificante, te sientes genial, te sientes más enérgico, tiendes a moverte más rápidamente hacia tus metas y sueños, las personas quieren estar cerca de ti, te admiran, y desarrollas la reputación y la identidad de ser una persona positiva, enérgica, motivada, exitosa y feliz. Estás en el camino a convertirte en la mejor versión de ti. Dime, no te gustaría que este tipo de reputación te siga a todas partes!

Mi desafío para ti es empezar a poner más pasión en tus palabras. No tengas miedo de lo que los demás piensen de ti. Las personas se preguntarán en qué andas o qué te pasó. Incluso podrían pensar que te uniste a una secta; pero al mismo tiempo les encantará, si se trata de personas con las que vale la pena pasar tu tiempo y vale la pena mantener en tu círculo íntimo.

Lo que los demás piensen de ti no es tu problema, tu problema es lo que tú piensas sobre ti mismo, y cómo te hablas a ti mismo y sobre tu vida. Nunca subestimes el poder de tu lenguaje. Tus palabras y tu actitud son como imanes que, o atraen negatividad, o atraen éxito a tu vida.

Pearl Strachan dijo, «Manéjate con cuidado, porque las palabras tienen más poder que las bombas atómicas. «Que esto sea de forma positiva o negativa, depende totalmente de ti.

¿Qué tienen en común el arte expresionista abstracto y la realidad virtual? Ambos fueron creados como proyectos alternos.

Jackson Pollock trabajaba como intendente en una escuela durante el día y pasaba el resto de sus horas pintando. Palmer Luckey, el fundador de Oculus, tenía un trabajo de tiempo completo en la USC, pero dedicaba todas sus tardes en su cochera construyendo el futuro de la realidad virtual.

Y tienen mucha compañía en esto. Google, Twitter, Buffer, Todoist, Space X, Apple, Product Hunt, Trello: éstas compañías son ejemplos de negocios increíblemente exitosos que empezaron como un experimento, moldeadas y pulidas en horas extra de trabajo, mientras que sus fundadores seguían teniendo “trabajos reales” de nueve a seis.

La semilla de la curiosidad puede florecer en algo espectacular si tienes buen acceso a internet, un poco de tiempo y mucha devoción. Los proyectos alternos cambian vidas. ¿Qué te detiene?

Veme como ejemplo.

Yo siempre he sido una persona que arregla cosas. Antes de fundar JotForm en 2006, me entretenía con una serie de proyectos alternos a mi trabajo real. Algunos estaban relacionados con mis habilidades básicas, y para otros me dejé llevar porque me parecían interesantes. Construí prototipos. Aprendí de carpintería. Programé. Empecé a bloguear.

Mi trabajo real no era el lugar ideal para explorar tangentes, ni para aventurarse o experimentar. Así que usé mis proyectos como conejillos de indias para probar hipótesis o para aplicar aprendizajes de los libros que iba devorando.

Algunos proyectos no progresaron. Otros me hicieron ganar algo de dinero y eventualmente me dieron la red de seguridad que necesitaba para renunciar a mi trabajo. Pero todos me enseñaron algo invaluable sobre marketing, ventas, desarrollo de productos y sobre todo, de mi mismo.

Hoy en día mis circunstancias son un poco diferentes. Pero sigo tratando de arreglarlo todo, sólo que ahora lo hago junto a todo el equipo de JotForm. Somos una compañía de empuje. Y sin inversionistas agobiándonos todo el día, tenemos la libertad de tomar todos los riesgos que queramos.

Así que lo hacemos. Y ya libres de riesgos y presión, los proyectos alternos marcan el territorio más fértil para la innovación y la creatividad. Creo que todo el mundo debería tener uno.

Los proyectos alternos te hacen más feliz, más inteligente y más creativo

¿Cuál es la percepción errónea que más personas tienen sobre los proyectos alternos? Que empezar uno te va a distraer de tu trabajo real. O te va a agotar. O te va a complicar las cosas. Pero de hecho, es todo lo contrario. Jugar un poco en nuevos territorios te hará aún mejor en las cosas que ya sabes hacer.

Me encanta platicar con mi staff sobre sus proyectos alternos y sus hobbies. Por un lado, demuestra que tienen suficiente tiempo libre y seguridad para disfrutar otras cosas aparte de su trabajo. Pero por lo general, sus intereses personales terminan formando parte de lo que hacen en JotForum.

Dawn Sharifan, director de Operaciones de Personal de Slack, está de acuerdo conmigo: “Al final, la gente que tiene hobbies o proyectos alternos dicen estar en un camino de mejora continúa, curiosidad intelectual y bienestar integral.”

Otra empresa a favor de los proyectos alternos es Google, que es famosa por incentivar a que sus empleados dediquen 20 por ciento de su tiempo a explorar sus pasiones. Y es gracias a este sistema que Gmail, Googe News y AdSense existen. Spotify hace dinámicas que duran toda una semana para motivar a sus empleados a explorar sus pasiones. Incluso Y Cominator le pregunta a sus candidatos por sus proyectos alternos cuando están en una entrevista.

Y hay muchas investigaciones que respaldan esto. Cuando el Dr. Kevin Eschleman, profesor de psicología, examinó el efecto de contar con un proyecto alterno en más de 400 personas, encontró que aquellos que tenían algo a lo que dedicar su tiempo libre eran estaban más dispuestos a ayudar a otros y eran más colaborativos y creativos.

Esto es porque los proyectos alternos reducen las presiones de los trabajos regulares, de la misma forma que lo haría una noche de copas con tus amigos para relajarte después de un largo día de trabajo.Pero en lugar de salir a beber esa copa de Merlot, estamos perfeccionando nuestras habilidades, incentivando nuestra curiosidad y poniendo a prueba nuestra capacidad intelectual. Esto es muy satisfactorio, y renovador, y mejora nuestro bienestar.

Manejar un negocio o simplemente tener un trabajo real es algo estresante de manera inherente. Necesitas ganarte tu sueldo. La gente debe ganar dinero. Hay una fuerte presión para desempeñarte y ser exitoso. Pero tu proyecto alterno no lleva dinero a la casa, no dependes de él para pagar las cuentas. Así que si no funciona, no pasa nada.

Y esa libertad es el elexir que ha hecho que tantos proyectos alternos pasen de la cochera a las salas de juntas. Empieza a poner las bases de tu propio proyecto.

Encuentra el tiempo

¡Es broma! A menos que estés en una vacación perpetua o que te hayas tomado un años sabático, los periodos largos de tiempo para descifrar cosas no existen. Y está bien. No los necesitas.

Los proyectos alternos florecen en ventanas después del trabajo, antes del desayuno, durante la comida, incluso en el metro. Todo el mundo tiene esos minutos mágicos, incluso la gente más ocupada o el CEO más trabajador del planeta.

Y diluidos entre todo lo que tienes que hacer en el día, no hacen una gran diferencia. Pero a lo largo de las semanas, los meses y los años empiezan a sumar una buena cantidad de tiempo. Probablemente habrás tenido que deducirlos de otro lado, así que empieza a ver menos horas de Netflix, báñate más rápido, sal a correr más temprano.

Porque tal como dice Paul Jarvis, “Hacer algo grandioso requiere sacrificios. Para cambiar tu mentalidad y experimentar con nuevas ideas, necesitas escoger un camino. Tienes que cambiar tu paradigma de consumismo hacia la creación.”

Así que libera esos pequeños momentos libres y protégelos tanto como protegería una comida con un amigo. Haz una cita en tu calendario de Google. Pon tu celular en modo avión. Pon un letrero de “no molestar” en tu puerta. Puede que te pierdas unos capítulos de tu serie favorita, pero ganarás algo mucho mejor.

Sólo recuerda que no se trata de ponerte una agenda estricta. Los tiempos de entrega te ayudan a hacer que las cosas pasen, pero no se trata de vivir doblemente estresado si no alcanzas a terminar algo, siempre y cuando sepas que estás dando tu mejor esfuerzo.

Nada mata más la inspiración que intentar encontrarla rápidamente. Este no es el momento de presionarte por el tiempo. Estás haciendo esto porque te gusta, no porque necesites enviarlo a algún lado lo más pronto posible.

Además, si tú y tu proyecto alterno se están divirtiendo juntos, las cosas fluirán de manera natural, como una cita para jugar con alguien, no como una sesión de tutorías. Espera y ve lo que pasa a continuación.

Está presente

Necesitas justificar el tiempo que inviertes en tu proyecto alterno. Así que tiene que ser algo divertido, sino, encontrarás excusas para no hacerlo, y las excusas siempre van a estar ahí. Y resentirás el tiempo que sí inviertas porque lo sentirás como una carga o una tarea adicional que debes cumplir.

Si ese extra de emoción sería como estar haciendo horas extra en la oficina. Porque la diversión será tu única recompensa al inicio. Me encanta la descripción que usan en Denim Huit Co de un proyecto alterno: una labor de amor sin riesgos y sin presiones.

Y sobre eso, necesitas amar lo que vas a hacer gratis. Así que dedícate a hacer algo que realmente te guste. Algo que realmente te emocione y parte de ahí.

¿Puede estar relacionado con tu carrera? ¡Claro! Si es así, estarás construyendo un portafolio de habilidades que sin duda te ayudarán en el futuro. ¿Y si no hay conexión alguna con lo que haces en tu trabajo? ¡Perfecto! Te vas a convertir en una persona con muchos talentos. O tal vez seas como yo y tu proyecto alterno surja de un problema que lleva años haciéndote ruido.

En mi primer trabajo como Desarrollador Junior, todos los días tenía que diseñar formatos para páginas web. Era muy aburrido y lento, tan lento que me llevó a pensar si podía automatizar el proceso. Me imaginaba un formato en el que la gente que no supiera programar pudiera arrastrar y pegar elementos.

Y el resto es historia. Tal como Paul Graham, fundador de Y Combinator, escribió una vez: “La mejor forma de tener una idea para una startup es preguntarte: ¿qué te gustaría que alguien más hiciera por ti?” ¿Tienes un problema? Resuélvelo. ¿Sientes que algo falta? Constrúyelo. ¿Algo te hace ruido? Investígalo.

Hazlo simple… y luego simplifica lo que hiciste

Si tu trabajo diario es un tren que va en la misma dirección todos los días, tu proyecto alterno debe sentirse como un avión de papel. Debe ser un producto sin equipaje. O, como lo resumió Mikael Cho de Hail Mary Crew, “resuelve un problema de una forma más sencilla que los demás.”

Bryan Helmig de Zapier CTO hace eco a este sentimiento: “Manténlo simple y divertido, no lo ahogues con un proceso. Trata de enfocarte en una pieza pequeña que valga la pena pero que no sea crítica, y que sea paralela al núcleo de tu negocio.” No incluyas aún el plan de negocios ni una estrategia detallada, por lo menos al principio. Este no es el momento de obsesionarte con hacer crecer tu idea.

Una de mis historias favoritas sobre proyectos alternos es la de Sofia Amoruso, fundadora de NastyGal. Esta chica recolectaba ropa vintage como hobby personal y la vendía en eBay desde su pequeñísimo departamento en San Francisco. Pronto se dio cuenta de que la gente estaba dispuesta a pagar grandes cantidades de dinero por su ropa, y la compañía cobró vida. Actualmente, factura millones de dólares.

Pero la compañía millonaria es la feliz consecuencia de su trabajo altero, no fue para nada su punto de inicio. Y estoy seguro de que hubiera continuado vendiendo en línea desde su pequeña habitación, aún si sus elegantes oficinas de Los Ángeles nunca se hubieran materializado.

Abre las puertas al caos

Tú y tu proyecto pasan tiempo juntos de manera regular. Es divertido, pero… ¿sientes que todo es un poco caótico? ¿Confuso? ¿Amateur? ¿Incorrecto? Relájate. La imperfección es perfecta cuando se trata de un trabajo alterno. Tiene que ser desordenado. Y con un proyecto alterno, no hay bien o mal.

Porque simplemente es un experimento, nada más y nada menos. Un proyecto alterno debe sentirse como un lugar de juegos para adultos. Juega, diviértete, camina por avenidas que terminan en callejones sin salida, por el simple gusto de hacerlo. Ábrele las puertas al caos.

Eso es lo bonito de los experimentos: no pueden salir mal. Sólo estás probando una hipótesis. No debe haber presión para triunfar, no hay consecuencias que considerar, no hay fracasos que temer. Y justo dentro de ese triángulo maravilloso de factores, la magia sucede.

Como lo preguntó Sheryl Sandberg alguna vez, “¿Qué harías si no tuvieras miedo?” Absorberías la información de otra forma. Tomarías más riesgos. Harías conexiones más profundas.

Deshazte de los objetivos planeados

Si te pareces un poco a mí, entonces una gran parte de tu vida está trazada con tinta indeleble. Hay objetivos que cumplir, KPIs que llenar y expectativas que satisfacer.

Puedes llegar a dudar sobre si invertir tiempo, energía y dinero en algo que no tiene una estrategia clara. Es complicado soltarte un poco. Así que, ¿por qué no tomar esa pluma de tinta indeleble y empezar a dibujarte un futuro?

Soñar sobre a dónde podría llevarte tu proyecto es emocionante. Pero cuando empiezas a ponerte objetivos y a analizar los resultados, la emoción empieza a diluirse. Suéltate un poco. Obsesionarte por el éxito puede resultar en sentimientos paralizantes y puede decepcionarte si las cosas no salen como las has planeado. Eso no es divertido.

El punto es que los proyectos alternos no deben de seguir un plan, así que planear cosas es una pérdida de tiempo. Despega la vista del camino. Date la oportunidad de ir a cualquier lugar sin la presión de llegar a ningún lado. Disfruta el viaje.

Comparte tu trabajo

No dejes que tu semilla permanezca enterrada demasiado tiempo. El aire fresco, la luz y los ojos de los demás le harán mucho bien.

Yo solía tener un blog en el que escribía sobre mis proyectos alternos y pedía retroalimentación. Ese mismo blog me ayudó a vender mis proyectos y eventualmente a conseguir los fondos para crear JotForm. Independientemente de en qué etapa te encuentres, abrir una conversación de dos vías te ayudará a seguir avanzando.

Para Noah Kagan, la idea de AppSumo apareció mientras hablaba con otros usuarios sobre KickFlip, su otra startup. “Empecé App Sumo porque todas las compañías de juegos seguían mencionando que necesitaban menos herramientas de monetización y más clientes. Queríamos resolver esa parte para el mercado de aplicaciones.” dijo.

Explicar tu idea a otros te ayudará a encontrar huecos en ella y luego a rellenarlos. Haz que la bolita ruede hacia delante y hacia atrás. Pide retroalimentación. Crea nuevas iteraciones, refínalas y hazlas cada vez más claras.

En cuanto compartas tu idea, ya sea en Medium, YouTube, en un podcast o simplemente en una conversación, la haces real. Se la has compartido al mundo. Y empiezas a construir tu audiencia. Y así es como construyes una comunidad, y luego una startup.

Mastícalo

Si le dedicas tiempo a algo que realmente capte tu curiosidad, no hay malos resultados. No le restará a otras partes de tu vida, sino que las hará crecer. Tal como lo puso Gumroad, fundador de Sahil Lavingia, “No tengas miedo de morder lo que no sabes si puedes masticar. Aprenderás a masticarlo.”

En el mejor de los casos, tu proyecto alterno florecerá para convertirse en una startup. En el peor de los casos, habrás aprendido una valiosa lección y te habrás preparado para tu siguiente experimento.

Recuerda que el éxito no solo tiene que ver con la riqueza y los logros profesionales. Hay otro tipo de éxito, mucho más callado, que viene de aprender cosas nuevas, de perseguir lo que amas y de sentirte satisfecho a nivel personal.

Así que pon a trabajar tus músculos creativos. Explora la tangente. Construye algo. Y compártelo con el mundo cuando esté listo. Pero hagas lo que hagas, no te presiones demasiado. Es sólo un proyecto alterno.

PersistenciaDice un antiguo proverbio: «Del dicho al hecho va un gran trecho». Muchos tenemos sueños, metas, ilusiones sobre cosas que queremos hacer. Pero lo que verdaderamente separa a los que tienen éxito y alcanzan esos sueños de los que nunca lo consiguen, es la persistencia y el compromiso con la acción.

Suele haber un largo camino entre tener un sueño y hacer que se haga realidad. A lo largo de ese camino los sueños no desaparecen, solo se disipan. Se necesita compromiso, tenacidad y mucha persistencia para ver como un sueño progresa hasta hacerse realidad.

Una vez has descubierto un sueño, síguelo. … Seguir leyendo »

26. Delegas tareas y asignas recursos de manera efectiva, tanto en tu negocio como en la casa.

27. Estableces plazos para ti mismo. No pones excusas para cumplirlos.

28. Te gusta contar historias. Amas compartir tus experiencias con los demás.

29. Eres súper competitivo. Incluso jugar un juego de mesa enciende el espíritu competitivo en ti.

30. Te involucras con las cosas.Si ves un auto parado en la carretera, te detienes a preguntar si necesita ayuda.

31. Eliminas de tu vida las cosas que no necesitas. Si algo es ineficiente o te estorba, simplemente lo haces a un lado.

32. Negociascada vez que puedes. Los mercados de pulgas y salarios son sólo el principio.

33. Ves el potencial de la gente. No ves a las personas por lo que son: ves en ellas lo que podrían llegar a ser.

34. Te mantienes en calma en medio de una crisis. Cuando las cosas se ponen difíciles, piensas de manera lógica.

35. Sabes conseguir lo que quieres. No dejas ir las oportunidades.

36. Evitas las situaciones y las personas que sólo te hacen perder el tiempo. No pierdes el tiempo jugando con el celular
y viendo fotos de los demás en tus redes sociales.

37. Eres persuasivo, convences a las personas de ponerse de tu lado. Eres un retórico nato.

38. Tomas decisiones con la cabeza y no con las emociones. En la mayoría de los casos, confías en tu lógica más que en tus emociones.

39. No olvidas las emociones de las demás personas. Sientes una gran empatía por los demás.

40. Cuando te involucras con proyectos que te apasionan, pierdes la noción del tiempo. Las horas vuelan cuando te sientas a trabajar en algo.

41. Con frecuencia, inicias proyectos nacidos de la pasión. Cada semana transformas una idea en un pasatiempo.

42. Constantemente haces cambios en tu hogar, tu carro o… lo que sea. Siempre hay algo que puedes cambiar o mejorar.

43. Te enloquecen las nuevas tecnologías. Eres adicto a aprender sobre ellas y cómo pueden mejorar tu vida.

44. Lees las noticias todos los días: es un hábito que no puedes evitar.

45. Devoras libros. Cada libro ofrece un aprendizaje nuevo.

46. Escuchas a tu voz interna. Confías en tus instintos.

47. Escuchas los consejos de los demás. Tomas tus propias decisiones, pero escuchas las opiniones de los demás.

48. No te quedas varado en el pasado. Cuando cosas malas suceden, sigues caminando.

49. Haces sacrificios para conseguir lo que quieres. Sabes que tienes que sacrificar algunas cosas en la vida para obtener un bien mayor.

50. Nunca dejas de perseguir tus sueños. Tomas tus aspiraciones con seriedad…. Son una parte de ti.

¿Naciste para emprender? Si estos hábitos te suenan familiares, es momento de que comiences a perseguir tu verdadera misión en esta vida.

RechazoEl rechazo puede ser difícil de manejar. Lo sé porque lo enfrento a menudo en mi vida.

Como blogger de desarrollo personal, algunos lectores rechazan lo que escribo en mis artículos, a veces escriben largos correos electrónicos diciéndome por qué estoy equivocado. En mi trabajo como orador, hay momentos en que los participantes rechazan lo que comparto en mis talleres. Durante el crecimiento de mi negocio y mi blog, ha habido infinidad de veces cuando buscaba a otros por oportunidades de colaboración, sólo para ser rechazado.

Incluso en mi vida personal, experimento rechazos también. Por ejemplo, los miembros de mi familia son muy  cerrados – no les gusta hablar sobre ellos mismos. Ha habido momentos en los que traté de conectarme con ellos a nivel personal, con resultados limitados. Algunos de mis amigos pueden ser bastante no sociales. Muchas veces me contacto con ellos para organizar una reunión, sólo para recibir respuestas tibias. En este caso, su rechazo viene en forma de no reciprocidad en los esfuerzos.

Sin necesidad de decir que el rechazo puede ser muy deprimente, especialmente cuando estás esperando una respuesta positiva. A nadie le gusta recibir un «No», cuando es mucho mejor conseguir un «Sí».

La cosa es que el rechazo es parte del crecimiento – ya sea en el trabajo, en las relaciones o en la vida. En los últimos años de buscar activamente mi crecimiento personal, he aprendido que no es posible evitar el rechazo si realmente quieres desarrollarte como persona. El rechazo te ayuda a descubrir tus puntos ciegos, aprender más sobre ti mismo, y en última instancia, a crecer. … Seguir leyendo »

DiferenciasAlyson Shontell | 07 de enero 2011, 14:09

¿Por qué algunas personas se vuelven extraordinariamente exitosas, mientras que el resto de nosotros trabajamos muy duro, pero no lo logramos?

Roberto Jordan entrevistó a 45 fundadores para su libro «¿Cómo lo hicieron?»

Cada empresario inició una empresa de la nada y después la vendió por $ 100 millones+ o se hizo pública por $ 300 millones+. En total, los entrevistados crearon alrededor de 41 mil millones de dólares de la nada.

Le preguntamos a Jordan que separa a los hombres de negocios extremadamente exitosos de todos los demás.

Éstos son los 10 rasgos que comparten: … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB