Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

Reibox BlogBienvenido a la hora de meditación de la semana, la inmersión semanal de Lifehacker en la piscina de sabiduría estoica, y cómo puedes usar su agua para reflexionar y mejorar tu vida.

La cita estoica de esta semana proviene del filósofo griego Epicteto, que nació esclavo y que sus enseñanzas fueron escritas por uno de sus discípulos. Esos escritos llegarían a ser sus Discourses y Enchiridion.

“Es imposible que un hombre aprenda lo que cree que ya conoce.” – Epicteto, Discourses, Libro II, cap. 17

Otra traducción:

“¿Cuál es el primer asunto de alguien que practica la filosofía? Deshacerse de la presunción. Porque es imposible que alguien empiece a aprender lo que él cree que ya conoce.” – Epíteto, Discursos, Libro II, cap. 17

Qué significa

Ya se trate de una habilidad, oficio, o simplemente conocimiento general, para mejorar tienes que aprender. Pero no puedes aprender si crees que no hay nada que puedas aprender. ¿Qué pasa si lo que sabes es sólo una de muchas posibilidades, y algunas son mejores que otras? ¿Qué pasa si lo que sabes puede ser mejorado por lo que otros saben? ¿Qué pasa si lo que sabes está realmente equivocado?

Si no demuestras humildad y abordas a todas las cosas como un vaso vacío y dispuesto, no crecerás. Nunca asumas que tu mente está llena, o que lo que sabes sobrepasa lo que los otros saben. Después de todo, ¿cómo se podría progresar en cualquier campo si todos asumieran que lo saben todo tan pronto como aprendieran algo? Es arrogante y tonto, incluso para aquellos que están en la parte superior de sus campos.

Qué tomar de él

No importa lo que sigas en la vida, mantente hambriento por aprender. Elige tener siempre la mente de un principiante, buscando constantemente otro ángulo. Consigue sentirte cómodo estando equivocado y disfruta cuando suceda.

Está bien estar equivocado, siempre y cuando lo hagas una lección. No tengas miedo de hacer preguntas y parecer un aficionado. Una mente abierta puede ser tu mayor activo si la dejas.

Somos criaturas tercas que quieren asumir que somos más inteligentes o capaces que los demás, pero esperar ser superior te hace inferior. Abandona el ego y acepta tu lugar como un eterno estudiante. Además, a nadie le gusta los sábelo-todos, y los verdaderos “expertos” son los que admiten cuando no saben algo. ¿Por qué? Porque les gustaría aprenderlo.

Vivir MejorHe viajado y vivido en el extranjero por más de cinco años. Mi vida suena como unas largas vacaciones, ¿verdad? ¡No lo es!

No importa lo que hagamos en la vida, trabajar para obtener dinero siempre será parte de él (a menos que seas uno de los seis niños Brangelina, por supuesto).

Después de cambiar mi estilo de vida a uno que implica vivir en diferentes países y encontrar formas alternativas de ganar dinero, junte algunos consejos sobre el dinero que podrían serte útiles si quieres viajar como un profesional o incluso vivir un estilo de vida nómada expatriada como yo.

No lo necesitas.

Hay muchas cosas que simplemente no necesitas. Ese champú de lujo hecho de pelos unicornio y polvo de hadas, esa tercera taza de apestoso café de Starbucks, y el nuevo iPhone 7 son todos deseos, no necesidades. La gente sigue diciendo que quieren viajar más, pero no hacen movimientos para que eso suceda. Deja de comprar artículos y empieza a comprar experiencias.

No tienes que renunciar todo, más bien encuentra algunas cosas con las que estés dispuesto a vivir sin ellas y ve como se apila tu dinero!

Aprendí a vivir sin un montón de cosas (no comprar productos de pelo de lujo y maquillaje, y hacer mi propio café) Y puedo decir honesta y verdaderamente que mi vida es mejor sin ellas. Las experiencias que gané en lugar de esos elementos materiales no tienen precio. (¡Es cierto, tan cursi como suena!)

Deja de regalar tu dinero.

Por supuesto, no vas a ir a la terraza de un edificio con una bolsa de dinero en efectivo y tirarlo a las calles para que cualquiera lo tome, ¿verdad?

En una escala menos dramática que ese ejemplo, cuando no investigas un poco sobre las estafas populares en un país, cuando no regateas un poco (no demasiado ahora), o si no haces tu tarea sobre cuanto deberían costar las cosas, entonces estás esencialmente regalando tu dinero.

Y yo tampoco me sentiría mal por ti.

Conserva ese dinero haciendo tu tarea.

Consejo profesional: Siempre pregúntale a alguna persona neutral cuánto cuesta algo. Ejemplo: Pregúntale a algún amable empleado del hotel cuánto debería costar un taxi desde el hotel hasta *insertar el lugar impresionante al que deseas ir*. Ellos no tendrán ningún beneficio en mentirte y es una buena base para saber cuando regatearle al conductor.

Ve a donde puedas darte el lujo de ir.

Quieres unas vacaciones épicas, posiblemente a París, pero tu cuenta bancaria probablemente se derrumbará más rápido que una baguette cuando la conviertas en euros. Sin embargo, el peso en México se ve mucho más atractivo.

Ve a donde realmente puedas darte el lujo de ir. No te preocupes por el dinero en tus vacaciones. No tiene sentido ir a París si no puedes darte el lujo de estar allí y disfrutarlo.

Hazte geográficamente inteligente.

Quieres ir a Japón, pero vives en Michigan y tienes exactamente una semana. Esa es una idea terrible. No estás aprovechando al máximo tu tiempo ni dinero. Podrías tener un viaje igualmente épico yendo a Puerto Rico, Belice, o México, países que están mucho más cerca y, por lo tanto, probablemente terminarás gastando menos.

Cuanto más lejos vayas con un horario apretado, más pagarás y menos tiempo tendrás para disfrutar.

¡Te recuperarás del jet lag junto antes devolver a casa!

Menos es más.

En la misma nota, la gente pierde mucho tiempo y dinero haciendo demasiado. Prefieres disfrutar de un destino o dos en tus vacaciones de una semana o tratar de ver cinco destinos en esa semana y pasar la mayor parte de tu tiempo en los autobuses, aviones y trenes mientras gasta tres veces más dinero?

Hmmm… La opción uno realmente suena como unas vacaciones, y la segunda opción suena más como algo de lo que necesitaré vacaciones después de hacerlo. Menos es más.

Establece una nueva base.

Si quieres viajar mucho y por un largo período de tiempo, establecer una base en el extranjero y explorar esa región en particular alrededor de tu nueva base es la forma más inteligente de viajar.

Viajar de los EE.UU. a Asia en tres ocasiones distintas en un año, frente a establecer una base en Tailandia y viajar a alrededor desde allí: No tienes que ser un genio en matemáticas para ver la opción más favorable para tu presupuesto.

Cuando estableces una base, también consigues saber la manera local de hacer cosas, lo que te ahorra dinero!

Esboza un presupuesto diario.

Síp, haz un presupuesto diario. Suena como algo molesto, pero no tiene porque serlo. Es muy fácil, y no necesitas ser exacto:

• Ve a algún sitio web de reserva de hoteles y ve el costo promedio de los hoteles que se adapten a tu estilo.

• Investiga cuánto cuesta la comida.Agrega estas dos cosas y ese es tu presupuesto diario para la supervivencia.Comida y refugio.

• ¿Qué actividades te gustan?La playa es gratis pero el buceo no.Tener una base para un presupuesto diario hará que te sea fácil tenerla en mente cuando estés explorando.

Vivir Mejor7. Escribe los problemas que estás posponiendo

“La procrastinación comienza cuando evitamos pensar en los problemas que te esperan,” dice visarga. “Antes de que tu energía de trabajo suba detente y piensa en los problemas, los detalles, ponlos en papel, haz una lista, un gráfico, o lo que quieras para describirlo.”

Tal vez te des cuenta de que los problemas no son tan grandes como te imaginabas, o que puedes dividirlos en trozos más pequeños, y así te será más fácil empezar a abordarlos.

El director de Pixar, ganador de un Oscar, Pete Docter usa este truco para convertir las tareas abrumadoras en algo más manejable.

“Generalmente, tan pronto como hago la lista, descubro que puedo agrupar la mayoría de los problemas en dos o tres problemas más amplios que lo abarcan todo, así que en realidad no es tan malo. Tener una lista finita de problemas es mucho mejor que tener un sentimiento ilógico de que todo está mal,” le dijo al presidente de Pixar Ed Catmull en “Creativity, Inc.”

8. Haz lo que estás pensando

“El mejor consejo que he visto es cuando te pones a pensar en algo que deberías hacer, pero no estás haciendo, es simplemente levántate y hazlo.” escribe burglarysheepspeak.

9. Sigue la ‘regla de dos minutos’

GEEKitty tiene una “regla de dos minutos”: “Si toma menos de dos minutos, hazlo.”

Eso podría incluir lavar los platos sucios del desayuno o recoger tu ropa del piso.

Es similar a una estrategia usada por David Allen, autor de “Getting Things Done.” En el momento que Allen ve un correo electrónico en su bandeja de entrada, decide si puedes responderlo en dos minutos o menos. Si es así, lo hace en el momento (por ejemplo, responderlo o eliminarlo).

10. No “rompas la cadena”

Iluvucorgi señala el “truco del calendario” que el actor y comediante Jerry Seinfeld usa para motivarse a escribir.

Como Seinfeld le dijo al desarrollador de software Brad Isaac, por cada día que realiza su escritura, pone un gran ‘X’ sobre ese día en su calendario. Después de unos días, tiene una buena cadena y su único trabajo es no romperla.

11. Ten una lista de cosas productivas que deseas hacer

Benjamin Congdon dice que cada vez que tiene una idea para un nuevo proyecto para el que no tiene tiempo para trabajar en ese día, lo pone en una lista especial. Entonces, en los días en que se siente particularmente desmotivado pero tiene mucho tiempo, revisa dicha lista.

“Cuando tengas lo que sería un ‘perezoso’ día, puedes empezar un proyecto en el que realmente disfrutarías trabajar en vez de ‘desperdiciar’ el día haciendo nada,” escribe.

12. Encuentra una solución alternativa

Rebecca Martínez habla sobre “convertir tu pereza” en innovación. Ella escribe:

“La pereza nos ha llevado a un montón de innovaciones. ¿No quieres lavar toda tu ropa a mano? Inventa la lavadora. ¿Los campos son demasiado difíciles de arar? ¿Qué tal un timón?

“Ser perezoso puede conducirte a atajos e innovaciones útiles, así que encuentra la cosa en la que quieras realmente ser perezoso y entonces busca al forma de hacerlo de forma más sencilla. De repente tu pereza es realmente productiva.

13. Intercambia ‘tengo que’ por ‘quiero hacerlo’

Digamos que temes estudiar, aunque lo necesites. Recuérdate que, técnicamente, es algo que quieres hacer.

Nina Bauer dice: “Trate de eliminar el término ‘tengo que’ por ‘quiero hacer’ y piensa en los beneficios de hacerlo. Ten en mente que decidiste estudiar para conseguir un nuevo trabajo o mejorar en tu campo, etc.”

En su libro “The Achievement Habit,” el profesor de ingeniería de Stanford Bernard Roth hace una sugerencia similar. La próxima vez que te digas a ti mismo que tienes que hacer algo, dite que quieres hacerlo también.

Roth escribe: “Este ejercicio es muy eficaz para hacer que la gente se dé cuenta de que lo que hacen en sus vidas, incluso las cosas que encuentran desagradables, son de hecho cosas que eligieron hacer.”

más dineroEn ocasiones ponemos el mayor de nuestros esfuerzos para cumplir nuestras metas y lograr esa estabilidad económica que tanto deseamos, pero, en ocasiones, los resultados no son lo que esperamos.

Si estás pasando una situación similar, no te angusties, aquí te tenemos unas recomendaciones que te ayudarán.

Redirige tus miedos

Uno de los principales obstáculos a la hora de hacer dinero es el miedo.

La mayor parte de las personas le teme a la incertidumbre, a la falta de estabilidad, a las carreteras llenas de curvas. Sin darse cuenta del costo de esa estabilidad, que no es otro que la vida misma, preocupados siempre por la quincena, esa gotera tan costosa. No tener tiempo para los seres queridos, para leer, para ejercitarse, para compartir, para viajar, para desarrollar nuestras pasiones, para educarse, para expandirse financieramente o simplemente para descansar a placer.

¿Te has preguntado quién le está pagando a quién, la empresa a ti, o tú a la empresa? ¡Ese es el costo de esa estabilidad!

Sin embargo el miedo no necesariamente debe ser negativo, sólo hay que redirigirlo para poder enfocarnos en lo que si queremos de la vida.

Por ejemplo, temerle a las autopistas rectas, que en ellas es donde los conductores más se quedan dormidos. Temerle a depender de un salario, aterrorizarnos con pasar 8, 10 o 12 horas diarias por años en un trabajo repetitivo, falto de retos y aburrido, entregándole nuestra vida a alguien más.

Cuidado con los consejos financieros.

Ojo con los consejos financieros, muchos de ellos provienen de gente que no ha progresado financieramente y que no sabe cómo hacerlo, provocando perpetuar la misma condición financiera a quien recibe esos consejos.

Hacer lo que te apasiona, ser el mejor en ello y ponerlo al servicio de los demás.

Al hablar de conseguir más dinero, no hablo de codicia, ni de acumular por acumular, de hecho la prioridad no debe ser como tal “el dinero”, tu prioridad debe ser encontrar lo que te apasiona en la vida, esforzarte por ser el mejor en ello y ponerlo al servicio de la gente. Impactar en la vida de los demás hará que el dinero sea una consecuencia.

La obsesión no debe ser engrosar tu cuenta bancaria, sino mejorar tu vida y mejorar la vida de muchos, esos muchos se encargaran de engrosar tu cuenta bancaria en consecuencia.

¿Mojarse o vender paraguas?

Hay muchas personas haciéndose millonarias con el pesimismo de las demás, ¿Qué es lo que más hace la gente en un país en crisis?… ¿Llorar, quejarse? ¡Pues a vender paraguas!

Funda un negocio, pero antes respóndete estas tres preguntas:

¿Qué me gusta hacer?
¿Qué hago mejor que los demás?
¿Cómo lo pongo a su servicio?

Muchos te dirán que no, muchos dudarán de ti, ¡No hagas caso! Quiero que tu vida, tu éxito, los haga enmudecer, te quiero ver hervir y ver cómo te comes el mundo.

Sin más nos leemos hasta la próxima. Abrazos de tu amigo.

momentumA veces queremos realizar grandes cosas en nuestra vida. Establecer mejoras, cambios importantes. Pero fallamos en tomar la iniciativa.

O quizá damos los primeros pasos, pero luego no mantenemos el impulso y en poco tiempo estamos en donde comenzamos.

Tal vez deseas continuar con tu educación, empezar a alimentarte de forma saludable, ver menos televisión, meditar, beber menos… Sin embargo, no eres capaz de reunir la energía o la motivación necesaria para convertir tus deseos en realidad.

La consecuencia de estas derrotas es la pérdida de confianza en nosotros mismos. Yo sé lo que se siente, he estado en ese lugar en diferentes ocasiones.

Por fortuna, estos pequeños (o grandes) fracasos no significan que estamos derrotados de manera definitiva.

Solo basta un paso, aunque sea corto, en la dirección correcta para salir de ahí y retomar la senda que conduce a una vida llena de satisfacciones y significado. Una sola cerilla es suficiente para causar una gran explosión.

Para salir de ese agujero necesitamos pensar en cuál es la acción más pequeña, la más humilde que podemos realizar, que nos mueva en la dirección deseada y llevarla a cabo. Y entonces, ¡boom!, ya tenemos nuestra primera victoria.

Al día siguiente lo volvemos a hacer. Otra vez, el mismo minúsculo paso; y ya van dos, dos victorias consecutivas. Repetimos el tercer día, y ya estamos en racha. Nuestra confianza se dispara, de nuevo somos optimistas. Nos sentimos poderosos otra vez, capaces de lograr grandes cosas.

Hay personas que parece que hubieran dado con la tecla adecuada, de un momento a otro empiezan a realizar, uno tras otro, grandes cambios en su vida. De repente se vuelven atléticos, comen saludable, más organizados y puntuales…

Esto no ocurre por suerte ni es cuestión de magia. Estas personas lo que han hecho es encadenar pequeñas victorias que poco a poco empiezan a crear una inercia positiva. Adquieren ‘momentum’.

Es como esas pesadas ruedas que al principio cuesta mucho poner en marcha, pero que una vez ganan impulso son muy difíciles de detener.

Este pequeño paso quizá puede ser comer una fruta al día, o leer solo una página de un libro importante para tu desarrollo, o dar un paseo de diez minutos andando. Y luego, enjuague y repita.

Ningún gesto por pequeño que sea es despreciable.

Al pasar el tiempo, cuando mires hacia atrás, te sorprenderás de lo mucho que has avanzado. Pero hay que dar ese primer paso.

suerteSegún el psicólogo británico Richard Weisman, la suerte como tal no existe, lo que existe es la gente con suerte. Asimismo, afirma que hay personas con una actitud en la vida que hace que les ocurran más cosas buenas, sin que el azar tenga nada que ver.

Si eres de los que piensas que tu suerte nace contigo y es innata, estás equivocado. La suerte, ya sea buena o mala, la creas tú mismo.

Por esa razón, te voy a enseñar siete métodos secretos para atraer la buena suerte a tu vida y que son mucho más eficaces que vivir el resto de tu vida con un amuleto o con un trébol de cuatro hojas.

Recuerda: tu suerte no es peor ni mejor que la de nadie, depende de ti y únicamente de ti.

1. Elimina pensamientos negativos

Si estás todo el día lamentándote por todas las cosas negativas que te ocurren y crees que cuando sales de una te espera otra igual o peor, entonces este pensamiento acabará convirtiéndose en realidad.

Creerás que todo va en contra de ti y estarás tan cansado de rodar en ese bucle de pensamientos sin salida que al final no lucharás por cambiar las cosas y mejorar tu vida porque piensas que esa es tu suerte y no se puede hacer nada por cambiarla. Pero, te equivocas.

La forma de seguir avanzando es alejar esos pensamientos negativos de tu cabeza porque no son reales. Si no pones fin, terminarás creyéndotelos y será un infeliz para siempre.

2. No te cierres a nuevas oportunidades

Una persona que cree que tiene mala suerte tiende a no identificar y aprovechar las oportunidades buenas que le surgen de repente.

Por ejemplo, es más probable que le toque la lotería a alguien que juegue muchas veces a alguien que juegue una vez cada tres meses. O, hay más probabilidades de que alguien encuentre trabajo si está activamente buscando empleo.

Lo que te quiero decir es que cuanto más aproveches las oportunidades, más probabilidades tendrás de que te pasen cosas buenas.

3. Sal de tu zona de confort

Solo aquellas personas que decidan experimentar cosas nuevas y salir de su zona de confort, tendrán más posibilidades de tener buena suerte.

Gracias a este gran paso, podrás conocerte más a ti mismo, descubrir nuevas habilidades que no conocías, nuevas pasiones y aprenderás a ser un poco más feliz haciendo lo que te gusta.

El miedo puede ser un gran obstáculo que te impida lanzarte a lo desconocido, pero si aprendemos a superarlo, conseguiremos cosas que jamás hubiéramos imaginado.

4. Sigue tus corazonadas

Una de las razones por las que hay “personas con mala suerte” es debido a que no saben tomar decisiones seguras y no se dejan llevar por sus instintos o corazonadas.

Los instintos a veces conducen a caminos equivocados, pero según estudios científicos, 80% del tiempo sabrán qué es lo mejor para tu ámbito personal y profesional

Así que escucha a tus instintos, déjate llevar por ellos y actúa con decisión aunque tengas que salir de tu zona de confort y enfrentarte a adversidades.

5. Si quieres nuevos resultados, no des los mismos pasos

No te salen las cosas como deseas, pero aun así sigues haciendo las cosas de la misma forma.

Si lo que deseas es obtener nuevos cambios, el primer paso que deberás dar es cambiar algunos hábitos: vivir en otra ciudad, conocer gente nueva, practicar un deporte nuevo, tomar riesgo en algo, etc.

No pretendas hacer cambios grandes en poco tiempo, deberás empezar poco a poco, cambiando uno o dos hábitos pequeños cada semana y cuando te adaptes, continúa realizando otros cambios más grandes en tu rutina. Verás como de esta forma consigues nuevas oportunidades.

6. Cambia tu mente negativa a una mente positiva

Todo tiene un lado positivo y otro negativo, pero nuestra mente se centra más en lo negativo. Intenta cambiar esto, viendo siempre el lado bueno de las cosas. Por muy oscuro que esté, valora lo positivo y da gracias por ello.

Si fracasas con tu negocio, en lugar de pensar he fracasado, grita fuerte: he aprendido de mis errores y voy a intentarlo de nuevo.

7. Aléjate de la gente pesimista

La gente con la que interaccionas en tu día a día también puede influir en tu buena o mala suerte.

Si te rodeas de gente pesimista y negativa, disminuirán tu autoestima, absorberán tu energía y te harán sentir muy pequeño. No te sentirás motivado por nada, ni tendrás inquietud por superar nuevos retos.

Identifica a estas personas tóxicas de tu vida y aléjalas lo máximo que puedas si quieres tener una vida plena y tranquila.

celebrar el fracasoHace 5 años, entre rondas de mezcal, unos amigos de México notaron que sólo hablaban de sus éxitos… y llegaron a una conclusión que es ya todo un movimiento: no mantener en privado los golpes que le da la vida es un aprendizaje.

Después de cuatro meses y siete entrevistas, Adriano Destro recibió la mala noticia: no había conseguido el trabajo de sus sueños en Facebook. Sin embargo, en vez de tragarse el mal momento y quedárselo para él, el analista digital de 25 años decidió escribir sobre lo que le pasó en la red Linkedln, describiéndolo como el mejor fracaso de su vida.

“Tenemos la tendencia de compartir nuestros logros y esconder nuestros reveses”, escribió Destro, quien también tiene un posgrado en Administración de empresas y reside en Nápoles, Italia.

La vida no solo está hecha de historias de éxito, sino que la mayor parte del tiempo las personas fracasan y luego retoman el camino con más hambre y motivación. Solo llevo recorrido un 1%”, apuntó.

La publicación de Destro ha sido vista 8,5 millones de veces. Además, según cuenta por correo electrónico, recibió más de 100 notas privadas, mensajes de estímulos e incluso ofertas de trabajo: “Etiquetamos el fracaso como una vergüenza, algo que debemos cargar silenciosamente… Pensé que debería sacarle el mejor provecho a la situación”, apunta.

Rechazo y contexto social

“Contar que lo rechazaron en Facebook es clásico de una Maestría en Administración de empresas”, explica G. Richard Shell, profesor de estudios legales y ética empresarial en la Facultad de Wharton en la Universidad de Pensilvania, EE.UU.

“Y si el apoyo social para decir que eso está bien está presente, entonces se vuelve algo de lo que podemos aprender”. Pero si ese respaldo no existe, “esos episodios tienden a ser alienantes, aislantes y deprimentes, porque se piensa que hay algo genérico sobre el fracaso”, sostiene Shell.

Ahora bien: discutirlo públicamente es harina de otro costal. Puede ser bochornoso y erosionar la confianza, evocando sentimientos de vergüenza y culpabilidad. En algunas compañías, puede poner fin a una carrera, dicen expertos y ejecutivos.

Según diversos estudios, la humillación, asociada con sentirse inferior a la vista de otros, es una de las emociones más intensas que alguien puede experimentar, incluso cuando se le compara con sentimientos de rabia o felicidad. El fracaso también puede afectar tu auto-percepción y hacerte sentir inseguro sobre tus habilidades en el trabajo, independientemente de la realidad.

Sea como sea, caerse de bruces es algo que, fuera del mundo de las start-ups, es generalmente visto de forma negativa y que se debe mantener en privado. Sin embargo, eso puede estar cambiando: un grupo de envalentonados jóvenes profesionales están dándole vuelta a la idea del fracaso.

Celebrar el fracaso

El movimiento para celebrar públicamente el fracaso quizás haya recibido su mayor impulso hace cinco años, en una cantina de la Ciudad de México.

Todo comenzó con una franca conversación entre cinco amigos. Sobre una ronda de mezcal descubrieron que solo habían estado hablando entre sí sobre éxitos, sin revelar sus reveses. Eso llevó a una discusión de una hora sobre cómo ser abierto y sobre cómo tus tropiezos te podrían beneficiar.

Así, decidieron lanzar un evento que le daría a la gente la libertad de discutir sus fracasos y, a tono con su enfoque sin restricciones, le dieron el nombre soez de “Fuck Up Nights” (Noches Jodidas).

Los eventos siguen un formato específico: tres o cuatro emprendedores presentan sus fracasos durante siete minutos, utilizando hasta diez imágenes. Cada presentación es seguida de una sesión de preguntas y respuestas e interconexiones, mientras se comparten bebidas.

El propósito de los eventos es eliminar el dolor, la vergüenza y la culpa del fracaso, compartir historias en un ambiente de apoyo, trabajar las experiencias y descifrar lo que podría haber sido hecho de otra manera. “Todo el mundo fracasa”, dice Yannick Kwil, director general del grupo. “Es algo universal”.

“Fue una de nuestras conversaciones sobre negocios más valiosas y decidimos repetir la experiencia con más amigos”, cuenta la cofundadora Leticia Gasca recordando ese primer encuentro. Ahora Gasca también encabeza el brazo de investigación global de la organización, The Failure Institute (El Instituto del Fracaso).

La serie de eventos, que comenzaron como un pasatiempo para los fundadores, rápidamente tuvo eco internacional gracias, en gran parte, a las redes sociales. Después de dos meses, 15 ciudades los estaban organizando y ahora el movimiento se ha extendido a más de 200 ciudades en 75 países.

Y es en países donde la gente no está acostumbrada a hablar del fracaso, como Japón, Alemania o México, donde están teniendo un mayor éxito, dice Kwick. A medida que se ha ido extendiendo, el movimiento ha tenido que hacer retoques al evento original. Por ejemplo, en los países musulmanes y en otros lugares, se organizan usando el acrónimo FUN porque el uso de palabras obscenas puede colocar a los organizadores al margen de la ley.

A pesar de las diferencias culturales, resalta Kwick, es necesario que haya en la sociedad un lugar donde el fracaso pueda ser compartido de una forma libre y abierta, sin el temor del rechazo social y familiar. “Hay muchos conocimientos que nadie está compartiendo y hay muchas experiencias que ayudan a otros en la misma situación”, dice. “Pueden ser una fuente de inspiración”.

Ejemplo tecnológico

El mundo de las start-ups ha visto una buena cantidad de celebraciones del fracaso, pero en otros tipos de empresas no es algo que haya pegado con la misma fuerza.

Lanzado en San Francisco en 2009, Failcon surgió como una conferencia de un día para que los fundadores de start-ups aprendieran del fracaso y estuviesen preparados ante esa eventualidad. Sin embargo, desde entonces fue reformateada dado que el tópico ya forma parte del léxico de la industria, indicó su fundador Cass Phillipps a The New York Times.

Los funerales de start-ups están de moda y los post-mortem también se están volviendo omnipresentes. Sin embargo, aunque EE.UU. puede ser percibido como un lugar donde los reveses se celebran, fuera del microcosmos de las empresas de innovación en Silicon Valley en California o Boulder Colorado, el fracaso es visto de una manera más conservadora.

“En el resto de EE.UU., a la gente le cuesta asumirlo como en otras partes del mundo”, señala Kwik. Sin importa de qué país se trata, replantearse el fracaso puede hacer que la gente sea más fuerte, proponen los partidarios de comunicarlo. “La historia del fracaso termina con algún tipo de resistencia”, dice Shell, de la Universidad de Pensilvania.

“Puede que no sea una redención, pero sí puede ser: ‘Me levanté, sigo adelante, esto es lo que aprendí. Es verdaderamente importante que la gente fracase, porque sin fracaso no se puede aprender‘”, añade.”Nos estamos apropiando de ese proceso, lo estamos celebrando y lo estamos compartiendo”.

Vivir MejorLa pereza engendra la pereza.

¿Por qué ir al gimnasio esta noche? Después de todo, no fuiste en una semana. ¿Por qué sacar la basura cuando todo tu apartamento es un desastre?

Buenos puntos. Pero es hora de romper el ciclo.

Buscamos en Reddit y Quora hilos sobre cómo superar la pereza y sacamos las maneras más sencillas para ponernos en camino hacia una mayor productividad.

No son grandes cambio de vida; más bien, son pequeños ajustes en tu mentalidad y rutina diaria que pueden ayudarte a comenzar a hacer las cosas.

Sigue leyendo e inspírate.

1. Ajusta una alarma de 10 minutos

Múltiples Redditors compartieron alguna variación de la idea de que debes decirte que trabajarás en esa temida tarea por sólo un período de tiempo designado; y entonces puedes parar.

He aquí un ejemplo de backformore: “Yo pongo una alarma durante 10 minutos y luego veo cuanto puedo hacer en ese tiempo. Por lo general, me siento motivado para seguir adelante después de que suene la alarma, pero si no lo estoy, al menos hice algo.”

Mientras tanto, el psicólogo y experto en procrastinación Timothy A. Pychl le dio a Psychology Today el mismo consejo. Esencialmente, “haces un trato contigo mismo” que aunque no te guste hacer esa tarea, la hiciste por 10 minutos al menos. Una vez que estás involucrado, es menos tentador dejarlo.

2. Déjate una tarea fácil para la mañana siguiente

Rosco7 señala que es más probable que procrastine en el trabajo cuando tiene un difícil problema frente a él.

Si, por otro lado, sabe que el problema no tomará mucho tiempo ni esfuerzo resolverlo, se mete en él y luego en el resto de su trabajo:

“Aquí está mi gran truco: Siempre trato de dejarme algo fácil para hacer a primera hora la mañana siguiente. Si encuentro un error de programación y veo que será fácil solucionarlo, lo dejo para la mañana siguiente. Si necesito empaquetar un instalador para una nueva versión, lo dejo para la mañana siguiente. De esa manera tengo algo fácil con lo que empezar, y tengo menos tentación de hacer algo más primero.”

3. Ejercítate

Varios Redditors destacaron la importancia del ejercicio para superar la pereza, sobre todo cuando lo haces a primera hora de la mañana.

Como hackday lo pone, “Una vez que la sangre este bombeando, te darás cuenta de que te sientes despierto y lleno de energía en lugar de sueño y letargo.”

En efecto, las investigaciones encontraron que los adultos jóvenes que reportaron estar fatigados todo el tiempo se sintieron más enérgicos y menos cansados cuando se ejercitaban con una intensidad baja o moderada.

4. Cambia tu ambiente de trabajo

“Descubrí que procrastino constantemente cuando estoy en casa, así que cuando quiero ser productivo, voy a una biblioteca u otro espacio público,” escribe scissa. “Si puedo elegir, prefiero los espacios públicos donde las personas estén trabajando, porque me animan a hacer lo mismo.”

Scissa está en algo: Investigaciones recientes sugieren que estar cerca de otras personas que están trabajando duro puede motivarnos a hacer lo mismo también. Eso podría explicar por qué estamos menos inclinados a entrar en Twitter mientras estamos sentados en una cafetería llena de gente que parece súper enfocada.

5. Consigue un compañero

HeartlySerious sugiere conseguirte un compañero para mantenerte responsable por tu comportamiento no perezoso.

Por ejemplo: “Si programas tiempo para el gimnasio con un amigo, estarás más motivado para levantarte.

Si estás pensando en conseguir un amigo o grupo de responsabilidad, toma algunos consejos de la experta en productividad Laura Vanderkam. Escribiendo para la revista Fast Company, Vanderkam recomienda escoger a personas con un historial de lograr cosas difíciles y comunicarte con ellos frecuentemente.

6. Vístete

Aquí tienes un consejo que es particularmente útil para aquellos que trabajan remotamente. Si no puedes encontrar la energía para dejar de ver Facebook y comenzar a escribir tu propuesta de proyecto, considera cambiar esos pantalones manchados.

“Si te ves diferente, actuarás diferente” dice sidianmsjones. “Reúne algunos trajes sientas que te hacen ver realmente elegante, como de negocios, o lo que sea. Haz que sea un punto especial por las mañanas vestirte bien. Zapatos y todo, como si fueras a salir, aunque no lo hagas.”

Como la psicóloga de moda Karen Pino dijo Forbes , “Cuando nos ponemos una prenda de vestir es común que adoptemos las características asociadas con esa prenda. Muchas prendas de vestir tienen un significado simbólico para nosotros, ya sea ‘ropa de trabajo profesional” o ” Ropa para relajarte el fin de semana’, por lo que cuando nos ponemos algo, hacemos que el cerebro se comporte de manera coherente con ese significado.”

lenguaje corporalHagamos un pequeño experimento. Voltea tu televisión y ve uno de los juegos de la semifinal de fútbol por unos minutos, luego quita el sonido y cubre la parte en donde se muestra el marcador.

¿Puedes ver quién está ganando basado solamente en el lenguaje corporal de los jugadores y su movimiento en la cancha? Sólo necesitas verlo por unos minutos y te apuesto a que sí le atinas.

¿Por qué estoy tan confiado? Porque verás que los ganadores tienen más energía cuando están ganando. Un campeón, por otro lado actúa como un ganador sin importar el puntaje que lleguen a dar. Aun así tiene energía y persistencia.

El lenguaje corporal impacta la actuación de todo tipo de trabajo.

La investigadora Chia-Jung Tsay hizo en el 2013 un estudio en el que tanto los novatos como los expertos musicales eran capaces de identificar a los ganadores de los concursos en vivo viendo videos sin sonido de ellos. Pero aun así, cuando el audio estaba prendido o cuando escuchaban sin ver la televisión, no podían identificar correctamente a los ganadores. Curiosamente cuando hicieron una encuesta con los más de 1,000 observadores antes del experimento, todos reportaron que el ruido sería un factor importante en sus evaluaciones.

Si alguien estuviera filmándote en el trabajo y vieras el juego grabado sin sonido, ¿qué diría tu lenguaje corporal de ti?

Cuando era entrenador invitaba a un amigo mío que es sordo para que viniera y grabara nuestras prácticas. Él observaba, evaluaba y compartía con nosotros lo que había percibido, luego veíamos el video para que el equipo entendiera a lo que se refería. Las revelaciones no tenían precio y realmente permitió a mis jugadores comprender que sus acciones y comportamientos dicen mucho.

Si nuestra conducta no verbal tiene tal importancia en la actuación, ¿no deberíamos estar más conscientes de esto?

Es imperativo que actúes como un campeón ya sea que estés ganando o perdiendo en lo que sea que persigas. Tu lenguaje corporal y fisiología no sólo afecta la percepción que los otros tienen de ti, sino tu auto percepción.

William James, padre del movimiento de la psicología positiva, se refiere a este fenómeno como una técnica “as if”. Si finges actuar de cierta manera por cierto tiempo, tus acciones convencerán a tu cerebro que te sientes así. Si te sientes cansado, actúa con energía. Si te sientes desanimado, actúa con confianza y te darás cuenta que cambiará tu estado de ánimo.

En el último día del torneo verás a los mejores equipos actuar como campeones y jugar como si no hubiera marcador. Deberíamos trabajar de la misma manera. En cuanto al negocio, los campeones actúan como ganadores sin importar los rechazos, el marcador, circunstancias y economía.

Benjamin Franklin dijo una vez: “La energía y persistencia conquistan todas las cosas” y en el mercado actual tan competitivo podríamos recordar eso. La energía y la persistencia no tienen nada que ver con tus palabras, pero tiene todo que ver con tus acciones. Todos sabemos cuál habla más fuerte.

aplicarlaLa sociedad en que vivimos y el sistema del que estamos inmersos, se ha preocupado durante décadas que este valor tan apreciado por la gran mayoría de las personas, cueste mucho practicarlo tanto de manera interior como exterior.

Y ¿de qué valor estoy haciendo referencia?

De la sinceridad.

Las dos herramientas muy potentes que se han utilizado para neutralizar la práctica de este valor, son más “el quedar bien” y “comportarte de manera políticamente correcta”, estas dos armas suelen herir bastante a nuestra sinceridad, porque nos hace tener dos caras y esto produce una enorme disidencia entre pensamiento, palabra y acción.

Cuando una persona dice cosas que no siente o actúa de manera diferente a lo que piensa, está actuando bajo una máscara, porque su verdadero interior le esta diciendo otra cosa, pero por ciertas circunstancias o presión del entorno, prefiere adoptar actitudes falsas para quedar bien delante de una situación o ciertas personas.

El problema de que cuando actuamos así perdemos el elevado hándicap que nos aporta la pasión y motivación, ya que en cualquier cosa que hagamos cuando estamos en sintonía con nuestros valores y visión de vida, aparecen estos dos actores que nos ayudan a superar obstáculos y a superarnos.

Actuar con sinceridad tanto con nosotros mismos como el entorno que nos rodea, en la mayoría de las situaciones duele, porque muchas personas y uno mismo trata de aferrarse a bonitas mentiras, y esto nos lleva al desastre. Este destino llegará tarde o temprano, quieras o no quieras y cuanto más alargues el desenlace, peores consecuencias sufrirás.

La sinceridad es una enorme amenaza para los saboteadores, tanto para los tuyos como los del entorno que te rodea. Porque a éstos les encanta vivir en la zona de confort y tratarán de seducirte con cualquier mensaje con tal que no avances.

La mayoría de las consultas que recibo por parte de mis clientes o personas conocidas es: ¿por qué cuando estamos haciendo cambios positivos para nuestra vida, el entorno que nos rodea pone muchas trabas?

Y ésta pregunta surge porque nos duele que ciertas personas nos ataquen cuando buscamos cambios positivos. Pues esto sucede porque el saboteador de ellos ven en tu cambio de actitud una enorme amenaza y cuanto más sincero seas con la otra persona y contigo mismo, más te atacarán.

Cuando alguien ha cambiado y actúa con sinceridad, ciertas personas ven en éstos reflejadas a todas sus vulnerabilidades o aspectos a mejorar, tales como las frustraciones, inseguridades, sus creencias limitantes, sueños rotos, su falta de actitud y heridas del pasado. Por esto es que te atacan y tratan de bombardearte para que no cambies o bien no hables de estos temas con sinceridad.

Los saboteadores buscarán siempre que no actúes desde tu autenticidad y sinceridad, ya que si te acostumbras a vivir desde esta perspectiva, estarás constantemente superando límites, obstáculos, barreras internas, vivirás con muchísimas menos cargas emocionales y además podrás inspirar a otras personas a que mejoren como seres humanos desde tu actitud.

Para terminar quiero aclararte que ser sincero no es sinónimo de faltar el respeto a los demás sino todo lo contrario, porque esto es un truco que se utiliza para manipular a que no seamos sinceros y sigamos siendo robots que actúen bajo el programa de ser políticamente correctos.

Mientras digas y opines desde tus conocimientos, experiencias y sensaciones sin desmerecer, ni manipular, ofender o calumniar a otras personas, puedes ser altamente sincero con los demás pero primero debes serlo contigo mismo.

Vivir MejorCuando tenemos sólo 15 minutos entre reunión y reunión, o esperando en la fila para retirar el café o el almuerzo, nuestra inclinación natural es, o responder un email, mirar las redes sociales, o chatear por whatsapp.

Estos no siempre son los usos más productivos para estos pequeños cortes de tiempo, según varios expertos.

Ellos dicen que hay muchas cosas que puedes lograr en esos 15 minutos, si haces tres cosas:

1. Separa tu lista de tareas en tareas y proyectos, y enfócate en las tareas.

2. Escribe tu lista de tareas de manera que te permita tomar acciones inmediatas.

3. Mira el email y las redes sociales con un enfoque en seguir adelante.

Tareas Vs. Proyectos

La definición de una tarea es algo que te toma de cinco a 10 minutos, dice Kathy Lee, experta en tecnología de productividad y propietaria de DoubleSpaces LLC, una compañía que ayuda a las personas a usar la tecnología para aumentar su productividad.

Hay varias acciones que ahorran tiempo que puedes llevar acabo con tu teléfono cuando sólo tienes 15 minutos libres, dice Lee. Estas incluyen:

• Anular las suscripciones de correo basura.

• Buscar ideas de recetas para la cena de esta noche.

• Llamar al médico, dentista, salón, veterinario, etc. para hacer una cita.

• Leer un artículo que guardaste de algún sitio web o red social en Pocket.

También puedes utilizar ese tiempo para anotar las tareas que llegan a tu mente como incompletas, como recoger el alimento para tus mascotas de camino a casa del trabajo, dice Mayo Wang , experta en productividad, entrenadora y consultora.

Hacer una lista de cualquier cosa que en la que estés pensando hacer pero no lo has hecho todavía te permite liberar tu mente para considerar otras ideas y temas, dice ella. Tener una lista de tareas pendientes en tu cabeza “es en realidad una de las más grandes distracciones,” dice Wang.

Del mismo modo, Wang recomienda usar el tiempo entre reuniones, aunque sean sólo 10 o 15 minutos, para anotar elementos de acción y plazos de tu última reunión antes de que comience la próxima reunión. Además, dice, es menos probable que te olvides de un plazo si lo anotas de inmediato.

Listas de tareas pendientes activas

Una lista de tareas vagamente escrita con palabras como presupuesto, tarjeta de cumpleaños o pagar la universidad puede desanimarte, dice Maura Thomas, experta en productividad, autora y fundadora de Regain Your Time.

En lugar de eso, dice, escribe tu lista de manera que te permita tomar acciones inmediatas, en lugar de tener que pensar en qué hacer. Por ejemplo, una lista de tareas activas sería algo así:

• Introducir totales en la hoja de cálculo

• Encontrar la dirección de Jane vía Google o enviando un email a un amigo para poder enviarle una tarjeta de cumpleaños

• Pagar la factura de la matrícula de la universidad por internet

“Elimina las palabras vagas como planificar, implementar y desarrollar,” dice Thomas, “porque si solo tienes unos minutos, ver una palabra como ‘desarrollar’ en tu lista actuará como algo largo, y probablemente te la saltarás.”

Otra manera de hacer que tus listas de tareas sean más útiles es categorizarlas en cuatro cuadrantes: trabajo, familia, hogar, yo. Al enfocarte en los objetivos de un cuadrante a la vez, puedes utilizar tu tiempo más sabiamente, dice Lisa Woodruff, experta en productividad y propietaria de Organizar 365.

Usar las redes sociales y el email para moverte hacia adelante

Puedes usar pequeños lapsos de tiempo para ponerte al día en las redes sociales y escanear correos electrónicos, pero tu meta final debe ser ayudarte a ti, a tu cliente, o a tu equipo a moverse adelante.

Por ejemplo, al escanear tu correo electrónico, enfócate en responderle rápidamente a tu cliente que está atascado o miembro del equipo que necesita más dirección, dice Woodruff. “La clave es escanear tus redes sociales y correo electrónico con el propósito de hacer avanzar a todo el mundo,” dice. “Tiernas citas, emails largos para leer, y las llamadas telefónicas largas pueden esperar.”

La mayoría de nosotros podríamos estar el día entero absorbidos contestando correos electrónicos, dice Lee, pero eso no nos dará ningún sentido de logro. “Nunca oí a nadie decir, ‘Leí todos mis correos electrónicos hoy,’ como si fuera un logro,” dice Lee.

Divagación necesaria

A veces lo más productivo que puedes hacer es dejar vagar tu mente y permitirte soñar despierto. Varios estudios demostraron que una mente errante puede ser tanto un pozo de creatividad como un lugar para analizar problemas complejos. “Ser productivo es la función de estar enfocado y trabajar desde ese estado de paz mental,” dice Wang. “No se trata de hacer, hacer, hacer.”

La próxima vez que estés esperando en la fila, en lugar de abrir las redes sociales, escribe dos aspectos de tu vida por las que agradeces, sugiere Marie Levey-Pabst, fundadora de Create Balance. “Tomarte el tiempo para recordar eso por lo que estás agradecido impulsará tu estado de ánimo, perspectiva y enfoque,” dice.

Considera pasar 10 o 15 minutos practicando la atención plena, meditando, o simplemente cerrando los ojos, dice Thomas. “El cerebro necesita tiempo para consolidar y generar percepciones,” dice, “y estas no son cosas que podamos ordenar a nuestros cerebros hacer.”

Vivir MejorKJ Dell’Antonia tiene mucho que hacer en su vida.

Como columnista y editora colaboradora de la la sección Well Family del New York Times, ella maneja a otros colaboradores y contenidos casi constantes.

Tiene cuatro hijos que juegan hockey competitivo. Esto implica copiosos viajes los fines de semana, tiempo en pistas de hielo, y tiempo en los estacionamientos de las pista de hielo. “Hice más entrevistas con fuentes en los estacionamientos de las pistas de hielo de lo que puedo contar,” ella dice.

Sin embargo, Dell’Antonia se niega a responder las preguntas sobre cómo le va en su vida con la palabra “ocupada”. Ella se niega a sentirse ocupada. “No voy a dejar que sea así como veo nuestra vida,” le dice a Fast Company. A ella le gusta sentirse calmada, y que donde está ahora es donde se supone que debe estar.

Esta no es una mentalidad común entre las personas como Dell’Antonia. Cada año, Gallup le pregunta a las personas sobre el estrés. No es de sorprender que las personas con empleos tengan más probabilidades de decir que carecen de tiempo para las cosas que quieren hacer (61%) versus los jubilados y otros que no trabajan (32%). Del mismo modo, las personas con hijos en casa se sienten más estresados (61%) que las personas sin hijos (42%).

Sin embargo, alrededor de cuatro de cada 10 personas que trabajan, o que tienen hijos, dicen que tienen suficiente tiempo para las cosas que quieren hacer.

Aquí están sus estrategias para sentir que tienen todo el tiempo del mundo.

Sé claro sobre lo que te importa

Damon Brown lanzó dos startups (y una, Cuddlr, fue adquirida) el año en que también era el principal cuidador de su hijo pequeño. “El primer paso es entender que todo lo que tiene que hacerse se hará,” dice Brown, quien es el autor de la serie de libros The Bite-Sized Entrepreneur. “Nos metemos en problemas cuando hacemos de todo en la vida una prioridad”.

Cada día se pregunta qué tres cosas quiere hacer para avanzar hacia sus metas. Reducir tus prioridades te permite enfocarte, lo que te ayuda a que esas tres prioridades se completen con relativa rapidez. “También me ayuda a calmarme y mirar todo lo que se hace más allá de la guinda del pastel,” dice. “De hecho, por lo general me calma lo suficiente como para hacer las prioridades extra más fácilmente también.”

No llenes tu tiempo

La gente a veces invita al estrés a entrar en sus vidas, dice Jeff Kavanaugh, socio principal de Infosys Consulting, y profesor adjunto en la Universidad de Texas en Dallas, cuya carrera implicaba asesorar a muchos ejecutivos ocupados.

“Ellos consideran su tiempo como una invitación abierta a los compromisos,” explica, “atraídos por su deseo de agradar a los demás o el temor de perder y minimizar su límite de capacidad hasta que los compromisos -y el estrés- se acumulen.”

Aprende a aceptar una paradoja: el tiempo es precioso y abundante. Para tener tanto tiempo como necesites para las cosas que quieres, necesitas ser despiadado a la hora de no llenar tu tiempo con cosas que no te importan.

Abbie Duenckel abraza esta filosofía. Ella tiene dos trabajos a tiempo parcial, y es la principal cuidadora de su hijo de 2 años. Sin embargo, se siente relajada sobre el tiempo en parte porque saborea el tiempo libre que tiene.

La mayoría de las noches, “entre las 9 pm y generalmente la medianoche, hago lo que quiero hacer.” Muchas personas ocupan este tiempo con las redes sociales. Duenckel no. “Preferiría usar mi tiempo para relaciones cara a cara o charlas telefónicas,” dice. También toma largos baños.

Si quieres sentir que tienes todo el tiempo del mundo, intenta no encender la televisión, el teléfono ni la computadora alguna noche. Ve cómo pasa el tiempo lentamente si simplemente sales a mirar a las estrellas.

No corras

Dell’Antonia dice que solía llegar tarde con frecuencia, lo que significaba que siempre estaba corriendo. Ella se deshizo del hábito aprendiendo a contar hacia atrás desde cuando tenía que estar en algún lugar, y estimar con precisión cuánto tiempo le tomará cada paso. (Sugerencia profesional: entrar en el coche con cuatro niños tarda más de 15 segundos).

También aprendió a no intentar encajar en esa última cosa: en el síndrome de “Voy a vaciar el lavavajillas antes de irnos”. La recompensa ha sido increíble. “Me encanta estar a tiempo; no, me encanta estar temprano,” dice. “Me encanta saber que tenemos tiempo para parar por gas, me encanta mirar el reloj del coche y no calcular desesperadamente si podremos llegar en seis minutos y si el reloj esté quizás un minuto adelantado,” Dell’Antonia dice entusiasma. “Simplemente te da esa gran sensación de calma.”

Está donde estés

Jeff Heath dirige Matrix Applied Technologies, que fabrica y comercializa equipos que se instalan en grandes tanques de almacenamiento de petróleo y petroquímica. Esta línea de trabajo lo hace viajar con frecuencia desde su casa en Tulsa a una fábrica cerca de Seúl y una oficina regional cerca de Sydney. Pasó 90 de las primeras 270 noches de este año en la carretera.

Mantiene su productividad, y su matrimonio, con una simple estrategia: “Suena banal, pero realmente intento estar presente en lo que estoy haciendo,” dice. “Con mi trabajo, el trabajo es como el líquido, se expandirá hasta llenar el espacio disponible si se lo permito. Siempre hay más cosas que hacer de lo que se puede hacer”. Y así, dice, “tuve que tomar la consciente decisión de ‘no trabajar’”, lo cual es difícil para un adicto al trabajo, pero ha sido una mejora en mi vida, por lo menos.”

Heath registra su tiempo hora por hora para poder ser responsable por ello. Cuando está en la carretera, sus registros muestran que puede trabajar 70 horas a la semana, pero durante las semanas en casa puede hacerlo sólo 30 horas, ya que se centra en su esposa e hijos.

Intenta disfrutarlo

Podemos elegir cómo pensamos sobre nuestro tiempo. Hablar sobre lo locos y ocupados que nos sentimos puede reforzar la sensación de que el tiempo es escaso, pero ¿con qué fin? Duenckel dice: “Todo el mundo está estresado, todo el mundo está ocupado, y no tiene sentido competir porque es tonto, y nunca ganamos nada de todos modos.”

En lugar de quejarse por tiempo que pasó conduciendo a los juegos de hockey, Dell’Antonia no sólo toma una visión más amplia (ella está agradecida por sus cuatro niños activos y saludables), también elige apreciar las pequeñas ventajas.

“Viene con un montón de alegrías,” explica. “Pasar tiempo con otros padres cuyos puntos de vista pueden ampliar el mío, charlas largas en el coche con los niños, tiempo para escuchar podcasts, la oportunidad de explorar nuevos pueblos pequeños a nuestro alrededor; y, por supuesto, nuevos estacionamientos. Elijo apreciarlo.”

Déjalo ir

Algunos días no van a ser productivos. Y eso está bien. Una vida tranquila y efectiva se construye en el largo plazo. Brown se da a sí mismo “días mínimos viables” cuando no lo siente. Un juego sobre el concepto de “producto mínimo viable”, esto significa que sólo hace lo que absolutamente tiene que hacerse. “Después de un día mínimo, estoy proverbialmente saltando de mi asiento listo para hacer las cosas,” dice.

Dejarlo ir también significa reconocer que muchas cosas que causan estrés en el tiempo no importan. Duenckel se dió cuenta de que con un niño de 2 años de edad, “no tiene sentido recoger juguetes una y otra vez durante todo el día”. Mejor dejar que se queden en el suelo y disfrutar el tiempo con su hija en su lugar.

En términos más generales, en la vida, ella entiende: “No puedo hacerlo todo, no se espera que lo haga todo, y el mundo no depende de mí para hacerlo todo”.

En pocas palabras: Si no te tomas demasiado en serio, es fácil sentir que tienes todo el tiempo del mundo.

metasImagina tener mucho dinero, un negocio rentable, una pareja que te quiere, hijos, buenos amigos…

Son los ingredientes principales en las definiciones de éxito más comunes, aunque para todas las personas el orden de estos temas varíe, el punto en común es sentirse satisfecho a nivel personal y profesional.

Hay un dicho que dice que:

“Los humanos nos hacemos viejos demasiado pronto y sabios demasiado tarde”.

He comprobado al hablar con muchas personas que se consideran exitosas que no se necesita ser muy inteligente, demasiado rápido o popular, para alcanzar lo que se quiere, que lo único realmente esencial es ser constante y aprender.

Si tienes una meta entonces ve por ella y si no la consigues tienes dos opciones: aprendes y mejoras porque no la conseguiste o desistes del objetivo y lo vuelves un fracaso.

El cambio constante de objetivos por alcanzar solo agota tu energía y entusiasmo. Las personas vivimos haciendo lo que estamos acostumbrados a hacer, nuestros hábitos nos dan los resultados que tenemos y al ser constantes aplicando una acción determinada la convertimos en hábito.

El reto está en ser constantes el tiempo necesario, entender que todo es un proceso y que los resultados son el final de ese proceso te ayuda a mantenerte allí.

Muchos dicen que lo que se necesita para alcanzar las metas es disciplina, yo digo que necesitamos más autoestima. Sin darse cuenta, muchas personas no se creen realmente merecedoras de lo que desean y por lo tanto, nunca lo alcanzan.

Cuando inviertes tiempo en ti, para darte cuenta de que eres más de lo que piensas entonces el ser constante es más sencillo. Al final, las personas te verán como tú mismo te ves porque tú decides lo que quieres aún si decides no ser nada.

Es como en ventas decimos que debes “venderte tu producto a ti mismo primero” porque nadie te va a comprar nada si tú no crees que el producto sea bueno. No vas a lograr tus metas si no crees que realmente las mereces. Ser constante no es tan complicado como lo pintan y al final los hábitos siempre ganan.

Digamos por ejemplo que quieres bajar de peso, que es mejor… ¿hacer una dieta extrema que te rebaje en tiempo récord sin crear el hábito o renovar tu forma de alimentación que sostenida en el tiempo te mantendrá sano y en línea?

¡Si no creas hábitos nuevos tendrás los mismos resultados de siempre!

tupperwareCuando me encuentro con el jefe de la empresa Tupperware Brands, Rick Goings, ocurre algo gracioso.

Acaba de terminar de comer y quiere guardar las sobras para disfrutar de ellas más tarde.

Mira con expectativa a su colega, como esperando que saque un envase de la nada.

“¿Qué? ¿Crees que llevo algunos en mi cartera?”, se burla ella.

La decepción se le nota en la cara. Él, el rey del tupperware no tiene uno de esos envases de plástico con tapa, justo cuando más lo necesita.

Pero aunque estemos en Suiza, a miles de kilómetros de las oficinas centrales de la empresa en Orlando, Florida (Estados Unidos), no es descabellado pensar que los productos de Tupperware podrían efectivamente estar disponibles en ese país.

Porque si bien muchos todavía asocian a Tupperware con una época pasada, cuando las mujeres se quedaban en casa y los hombres salían a trabajar, la empresa es hoy un próspero gigante internacional.

“No nos consideramos una empresa estadounidense”, afirma Goings.

Y puedes ver por qué. Las ventas el año pasado ascendieron a US$2.200 millones, y un tercio ocurrieron en la región de Asia-Pacífico.

Además, el país con mayor crecimiento de ventas fue Brasil.

Los productos de la firma -que ahora no solo incluyen a Tupperware sino también varias marcas de belleza- se venden en más de 80 países.

Y en los últimos cinco años más del 90% de las ventas se dieron en mercados fuera de EE.UU.

Se trata de una revolución que fue liderada por Goings. Cuando en 1997 se convirtió en director ejecutivo, la empresa ya se había expandido internacionalmente y estaba en declive.

En su primera semana al mando, Goings tuvo que hacerse cargo de una deuda de US$100 millones.

“Había tanto que estaba roto”, dice sobre la empresa, fundada en 1946 por el inventor Earl Tupper.

Su solución fue apostar por la expansión en el extranjero, en especial en América Latina, Asia y África, y llevar la compañía a más de 20 países.

Afirma que ese cambio de enfoque fue obvio, dado que Europa y EE.UU. combinados representan apenas una décima parte de la población mundial.

“No tuvimos que hacer grandes cambios a nuestro modelo empresarial y es donde vive la mayor parte del mundo”, señala.

Muchas grandes empresas de consumo, desde Coca-Cola hasta Procter&Gamble, han hecho incursiones parecidas en mercados emergentes, aprovechándose de una creciente clase media y de una fuerte demanda por marcas famosas de EE.UU.

Sin embargo lo que le ha dado una ventaja competitiva a Tupperware es su modelo de venta directa: los famosos encuentros de amas de casa suburbanas de las décadas de 1950 y 1960.

Algunos podrían mofarse, y preguntarse si realmente a las mujeres modernas puede entusiasmarles tanto unas cajas de plástico.

Sin embargo, con ese modelo Tupperware ha evitado todos los problemas que pueden generarse al intentar vender productos en regiones en las que la infraestructura está menos desarrollada y los comercios suelen estar lejos de los consumidores.

Así, la empresa no ha tenido que invertir en tiendas, y en vez de tener que viajar a los centros comerciales, los potenciales consumidores pueden pasar por la casa de una amiga para comprar los productos.

Y mientras que al principio las vendedoras suelen ser amas de casa, muchas eventualmente pasan a ser algo más, advierte Goings.

Para muchos de los 3,1 millones de vendedores autónomos que tiene la empresa, es su primera oportunidad de tener un ingreso propio.

En una típica “reunión de Tupperware” las ventas suelen alcanzar los US$400 y los vendedores se quedan con el 30% de ese dinero.

“Es mucha plata”, subraya Goings.

Ng Chiu Gwek es una de las vendedoras más exitosas de la compañía en Indonesia. Se unió a la empresa en 1997 y dice que la adora.

 “He mejorado mi propia vida, pasando de nada a algo”, afirma.

Gwek era una ama de casa a tiempo completo hasta que su suegra la contactó con la empresa.

Y ahora maneja un centro de distribución y está a cargo de un equipo de varios miles de vendedores en su ciudad natal, Pontianak, y en los pueblos que la rodean.

Su trabajo le ha permitido pagar la educación de sus tres hijos en el exterior.

“Tupperware es mi vida y no he visto otra empresa que haya mejorado la vida de tantas personas”, asegura.

Una reforma del típico formato de reunión para vender envases plásticos también ha ayudado a la multinacional a mejorar las ventas.

Ya no son los educados encuentros de mujeres que toman el té y comen torta. El concepto se ha modernizado y se han convertido en una “tarde de chicas”, explica Goings con un guiño cómplice.

Estos encuentros pueden versar sobre distintas temáticas, incluida una “noche mexicana” con tequila y comida típica.

Según la empresa, a nivel global cada 1,3 segundos tiene lugar uno de estos encuentros.

En algunos países en los que los hogares son más pequeños y esto dificulta organizar reuniones caseras, la empresa organiza lo que llama “talleres de experiencia”, donde los potenciales clientes pueden ver cómo se utilizan los productos.

En China tiene 5.600 de estos espacios, pero estima que hay capacidad para tener 20.000.

El modelo de venta de la compañía tiene otra ventaja: la recomendación de una amiga siempre resultará más persuasiva que la de un vendedor.

Y según la consultora McKinsey, esto aplica aún más en mercados emergentes.

De hecho, tras analizar mercados, la consultora descubrió que en África y Asia los consumidores dependen más de la recomendación boca a boca que sus pares de los países desarrollados.

Según McKinsey, esto se debe a que pocas marcas duran el tiempo suficiente como para lograr una clientela leal, por lo que ver que un amigo usa un producto genera confianza en los potenciales consumidores.

El modelo de venta directa también disminuye las posibilidades de contrabando, ya que no es fácil para quienes producen imitaciones más baratas replicar este tipo de redes de venta.

Neil Saunders, director de la consultora Globaldata Retail, señala que mientras que en mercados como el británico la larga historia de Tupperware hace que algunos la vean como anticuada frente a competidores más modernos como Joseph Joseph, en los países emergentes no existe esta carga negativa.

“Para los consumidores en esas regiones es una marca innovadora”, señala.

Y como Goings insistió mucho en remarcar, las famosas cajitas de Tupperware que tanto deslumbraron a los consumidores occidentales en los años de posguerra hoy representan apenas un tercio de las ventas.

En su lugar, lo que lidera las ventas son coloridas ollas a presión para microondas, pequeños procesadores de alimentos y botellas de agua.

“Las reuniones han cambiado, el producto ha cambiado. Ya no somos meramente una empresa de cajitas de plástico”, afirma.

tiempoLarry Dossey es un autor y médico estadounidense cuyas publicaciones resultan un tanto controvertidas por la importancia que otorga, dentro del campo de la medicina, a cuestiones de carácter espiritual que poco tienen que ver con la ciencia.

En 1982, Dossey acuñó el término “enfermedad del tiempo” para definir la creencia que tienen muchas personas de que el tiempo está siempre escapando, que nunca hay suficiente, y que tienes que ir cada vez más rápido para mantenerte.

Es evidente que la gestión del tiempo es un tema que preocupa mucho en nuestra sociedad actual, como lo demuestran los 500 millones de resultados que genera en Google la búsqueda del término “time management”. En ocasiones, esta preocupación por el tiempo o, mejor dicho, el modo de vida que resulta de estar siempre luchando contra el reloj, nos termina produciendo problemas físicos reales, tales como el estrés, ansiedad, insomnio, agotamiento…

Los horarios, las agendas, las fechas límite y la rapidez con que debemos hacer nuestro trabajo se contagia a todas las áreas de la vida. Cada vez nos reunimos menos nuestros amigos y esas reuniones cada vez duran menos. La sensación de que el tiempo vuela nos convierte en personas impacientes, que no saben escuchar ni disfrutar del momento presente.

El culto a la velocidad no solo afecta a nuestra salud, también nos hace más infelices y menos productivos. Pero resulta que podemos moderar nuestro ritmo de vida y ser incluso más productivos gracias a ello. Para ello debemos dejar de preocuparnos tanto por el tiempo y aprender a gestionar mejor dónde ponemos nuestra atención. Tomar nuestras propias decisiones sobre lo que hacemos en cada momento de nuestra vida nos pone en el asiento del conductor.

Es por lo que abogan métodos inteligentes de gestión personal, como GTD. Nada de gestionar el tiempo. Se trata de conocer nuestros compromisos, aclararlos y tomar decisiones sobre ellos. De una manera humanizada y con sentido, en equilibrio con todas nuestras áreas de responsabilidad: trabajo, vida familiar, ocio, salud, bienestar, finanzas, desarrollo personal, etc.

No es fácil, pero debemos cambiar nuestra relación con el tiempo. El tiempo no es el enemigo, es la esencia misma de la vida, y debemos aprender a convivir con él e incluso a disfrutar de él.

En vez de vivir cada segundo como si fuera el último, de mirar de reojo el reloj con desaprobación cada vez que las cosas no se hacen “en su momento”, relájate y tómate las cosas con más calma.

Disfruta de una buena comida lenta. Saborea un buen libro. Apaga el móvil y disfruta del placer de estar con tus amigos, con tu familia o con tu pareja. Disfruta de un trabajo bien hecho, tranquilamente pero con pasión y precisión. Deja de pelearte con el tiempo. Disfrútalo.

pasionUn concepto que a menudo se subestima en la educación en el área de administración de empresas, así como en los libros de texto de negocios: Sea auténtico y sea apasionado, el resto es historia.

¿Qué quiero decir con esto?

Muchos de nosotros caemos presas de un sentido de practicidad falsa cuando se trata de los negocios. Nos proclamamos a nosotros mismos como personas de negocios y, con ello, de alguna manera creemos que somos impermeables a los instintos humanos básicos. A decir verdad, no somos inmunes a nuestras emociones.

Si bien es cierto que tenemos que ser lo más sensatos posible en los negocios, también es cierto que si no actuamos de una manera auténtica – de una manera que sea congruente con lo que somos – estaremos destinados a padecer años de penas del corazón, pero también abordaremos nuestro trabajo con una carencia de pasión. Si no podemos traer la pasión a nuestros proyectos empresariales y de empleo, no tendremos el nivel necesario de energía necesaria para realmente tener éxito.

El meollo de los negocios no es ser económicamente acomodados, a la vez que nos volvemos personalmente infelices. El objetivo de los negocios es encontrar una necesidad en el mercado y satisfacer esa necesidad. Al servir las necesidades de las personas en la sociedad, estamos haciendo algo positivo. Sin embargo, si hacemos parecer que no tenemos necesidades, entonces nos estamos desacreditando a nosotros mismos. No necesitamos ser mártires para tener éxito en los negocios y ayudar a otros.

Aquí está un buen ejemplo.

Supongamos que un estudio de mercado señala la necesidad de tener zapaterías donde usted vive. Suponga que tiene un capital de inversión. Sale a abrir una tienda de zapatos. Imagine, sin embargo, que no tiene ningún interés en los zapatos, en lo absoluto. ¿Cómo se aburrirá usted trabajando, día tras día, en algo por lo que no tiene pasión?

Ahora, imagine que usted abrió un taller de costura en lugar de una tienda de zapatos. E imagine que usted hizo una investigación y descubrió que un taller de costura puede ser rentable, aunque no tan rentable como una tienda de zapatos. Pero también imagine que les encanta todo lo relacionado con la costura. Que vive, come y respira la costura. Tiene pasión por la costura.

En el primer ejemplo, la necesidad del mercado podría haber sido más fuerte, pero sin pasión, las posibilidades de éxito disminuyen. En el segundo ejemplo la demanda del mercado podría ser algo menor, pero su pasión compensaría la diferencia en la ecuación del éxito. Eso, y además que viviría una vida feliz.

Ser auténtico y apasionado de lo que hacemos para ganarnos la vida significa – a largo plazo – que lo más probable es que ganemos más dinero. Y sin duda seremos personas más felices.

motivarteTe daré un consejo de negocio muy inusual: “Enciéndete todos los días”.

La vida de un emprendedor está llena de subidas y bajadas. Un día las cosas son realmente emocionantes; al siguiente debemos enfrentarnos a un nuevo obstáculo. Esto podría desgastarte y terminar con la pasión por la empresa.

Como emprendedores, la pasión es nuestra responsabilidad. Algunos de nosotros conocemos bien qué nos motiva; otros aún no lo descubren. Sólo debes asegurarte de que sea tu pasión y tu propósito, y no lo que tus padres y maestros te han dicho que debes y no debes hacer.

Dos dueños de dos pizzerías casi idénticas podrían tener distintas razones por las que emprendieron. Uno podría estar viviendo el sueño de crecer un pequeño negocio y de darles trabajo a jóvenes locales; mientras el otro podría amar simplemente ver a familias felices disfrutando de una buena comida. La clave es descubrir lo que te motiva; lo que te enciende.

Existen dos factores importantes que motivan a la mayoría de los entrepreneurs:

– Queremos expresar nuestros deseos, pasiones y propósitos.

La razón es simple: Si vamos a crear un negocio y usar buena parte de nuestro tiempo en él, hagamos algo que amamos y que exprese nuestro objetivo en la vida.

– Queremos poner la pasión antes de la practicidad. 

Sí, queremos que nuestro negocio tenga éxito y nos haga ganar dinero. Pero primero debemos decir las palabras que nos emocionan; que encienden nuestra pasión. Es como las viejas locomotoras de vapor: El motor y las vías son la estructura práctica del negocio, pero si no hay fuego en la caldera, jamás se moverá.

Hazlo real

Escribí mi primera misión en 1995 y la revisaba cuatro veces al año para hacerle pequeñas modificaciones. Hice esto por dos años, pero no fue suficiente. Entonces, recibí un buen consejo: Lee tu visión, misión y valores en voz alta todos los días, y que sea lo primero que haces en la mañana. Éstas son las razones:

– Para vocalizar. 

Cuando leemos algo en voz alta, llega a ambos lados del cerebro. El lado izquierdo es lógico –racionaliza, pero por lo general ahí no hay pasión y comúnmente genera resistencia y negatividad. El lado derecho es la fuente de la emoción y motivación; y no siempre es práctica. Al decir algo fuerte, el mensaje toca ambos hemisferios y los unifica.

– Como práctica diaria.

La motivación es como el ejercicio: conforme más la practicas, más fuerte te haces. Si te equivocas un día, ¿qué importa? Eso está en el pasado y ya es historia. Sólo piensa en esto para inspirarte: Hoy es el día más importante de tu vida. Por eso, intenta diariamente comenzar de nuevo.

– Primero lo primero.

Stephen Covey, autor de The Seven Habits of Highly Effective People, nos enseña a poner “primero lo primero”; esto significa iniciar cada día con lo más esencial. Y es una gran idea. El coach motivacional Barry Gottlieb nos motiva a adoptar sólo ideas positivas y nutritivas las dos primeras horas del día. Inicia tus mañanas con tu visión, ¡no con el periódico!

Kim George, autora de Coaching Into Greatness, afirma que tener la misión de tu empresa colgada en la pared es algo terrible. En lugar, necesitamos hacerla real. Yo leo la mía de pie, como si estuviera a punto de correr a toda velocidad. Así que tú también lee fuerte la tuya todos los días, de una forma dinámica y activa, que emocione a tu fuego interno.

Alimenta el fuego cuando sea necesario

Digamos que nos motivamos todos los días y que estamos listos para enfrentar cualquier obstáculo, pero ¿cuánto tiempo durará esta actitud? En un día bueno, dos horas; en uno malo, 10 minutos.

Casi todos los días ocurrirá algo que te desanime o baje la moral. Puede ser una queja de un cliente, un empleado con desempeño deficiente, el tráfico que causa que llegues tarde a una junta o saltarte una comida.

Si esto pasa, es momento de que reenfoques tu visión. Cuando un corredor se tropieza, ¿qué hace? Se detiene, respira, recupera el enfoque e inicia de nuevo. No se trata de cuántas veces caemos, sino de qué tan rápido nos recuperamos.

Por eso es importante que tengas una versión de una línea de tu misión. Así, cuando ocurra algo que te desmotive, detente, párate derecho, respira profundamente tres veces y repite nuevamente tu misión. Puedes hacer este ejercicio en 30 segundos y te ayudará a volver a encender el fuego de tu pasión. Poco a poco sentirás cómo se van los malos sentimientos.

Que no te avergüence hacerlo. Puedes practicarlo hasta en un elevador; lo que notarán las demás personas es cómo renuevas tu energía y compromiso.

Los errores a evitar

Te compartimos algunas cosas que no debes hacer:

– Dejar que tu misión se convierta en tu lista de pendientes, y no en lo que sueñas hacer.
– Dejar que tu misión sea lo que la sociedad quiere que hagas, y no lo que tú quieres hacer.
– Olvidar tu misión y dejarla arrumbada en un clóset o colgada en una pared.
– Explotarte a ti mismo. Esto te llevará al desgaste y luego al odio.

El último punto es un gran riesgo para cualquier dueño de negocio. Cuando la vida se dificulta (como ocurre muchas veces) es fácil empezar a decir “Tengo que hacer”. Y ése es el camino al burnout y a odiar ir al trabajo. Para mantener encendida la pasión por tu negocio olvida los ‘debo’ y ‘tengo’.

Reibox BlogNo hace mucho tiempo, mi amigo Bryan dejó su trabajo corporativo como escritor técnico en una compañía de la Fortune 500 con el fin de hacer algo nuevo.

En su último día, todos en la oficina expresaron una mezcla de envidia y sorpresa. No podían creer que se marchara, que estaba dando tal gran salto. Pero la verdad es que Bryan había estado planeando ese momento durante 10 años.

Mira los libros de negocios de tu estante, escucha la historia de ese gurú nostálgico sobre su carrera, o visita a algún buen viejo amigo de la escuela que lo haya hecho realmente bien por sí mismo, y probablemente oirás la misma frase una y otra vez: “Di el salto.”

Esta es la frase que nos encanta repetir cuando se habla de grandes éxitos. Es un cuento de riesgo y recompensa, uno que oímos constantemente de boca de los emprendedores ricos, grandes estrellas de cine y artistas exitosos. Pero es una mentira.

Los grandes puntos de quiebre vienen lentos

Recientemente me preguntaron en un podcast cómo me convertí en un escritor de tiempo completo. El anfitrión quería saber cual fue mi gran punto de quiebre.

“No había uno,” le dije, “nada grande. Sólo un montón de pequeñas cosas a través del tiempo.” Durante mucho tiempo, esto me avergonzó. No tuve ningún momento Jerry Maguire, ninguna declaración dramática al mundo que lo cambió todo. Pero una vez que comencé a buscar más honestamente el éxito, me di cuenta de cómo la estrategia lenta y estable podría ser más la norma de lo que nos damos cuenta.

En 1975, Bill Gates fundó Microsoft. Pero no fue hasta seis años después que logró un contrato con IBM. Entonces, pasaron otros cinco años para que la empresa se hiciera pública, convirtiendo a Gates en multimillonario, lo que resultó en su llamado “éxito de la noche a la mañana.”

A Steve Jobs, le tomó aún más tiempo. Con Steve Wozniak, él comenzó Apple Computer en 1976 pero no logró el gran éxito hasta 1984, con el lanzamiento del Macintosh. Luego ocurrió su eventual ida y vuelta; todo antes de que su negocio se convirtiera en el gigante mundial que es hoy.

Una tercera bien conocida historia de tecnología, sólo por una buena medida: Los fundadores de Google Larry Page y Sergey Brin encontraron que el éxito viene lento, también. Comenzaron la compañía en 1996, y no fue hasta 8 años después que su motor de búsqueda supero a los de sus competidores, lo que llevó a Google finalmente salir a la bolsa con una capitalización de mercado de $ 23 mil millones.

Esto es coherente con lo que el investigador K. Anders Ericsson llama su Teoría de la “práctica deliberada” y la “regla de las 10.000 horas” que Malcolm Gladwell posteriormente popularizó.

En su investigación, Ericsson argumentó que para que alguien se convierta en un experto en su campo, necesita por lo menos 10.000 horas de práctica. En otras palabras, antes de renunciar a su trabajo o hacer tu próxima transición de carrera, tómate tu tiempo para construir las habilidades que necesitas para hacer ese trabajo bien.

Cómo los grandes cambios salen mal

Sin embargo, estos días (tal vez más que nunca debido al aumento incesante de nuevas empresas tecnológicas y la facilidad de iniciar un negocio en línea) todavía estamos obsesionados con el salto.

¿Por qué? Porque eso parece ser lo que estamos viendo a nuestro alrededor: Asumimos que las grandes carreras suceden porque una persona extraordinaria hizo una gran apuesta que le hizo ganar en grande. Pero no es así como funcionan realmente las cosas la mayoría de las veces.

Dr. Robert Maurer, autor de One Small Step Can Change Your Life, sostiene que nos encanta la idea de un gran cambio, incluso en nuestro propio detrimento. Pero esta no es la forma en que ocurren la mayoría de las innovaciones. Una de las razones es que nuestros cerebros están cableados para rechazar los grandes cambios. Así es como lo explica en una entrevista:

El cerebro responde a los grandes desafíos desencadenando la amígdala, el centro del miedo en el cerebro. Si el desafío se percibe como demasiado grande, si la persona tropieza, el miedo se vuelve incapacitante y la persona se da por vencida, a menudo con desesperanza o autocrítica. ZZZSi los pasos son pequeños, el mecanismo del miedo es silencioso, y el cerebro desarrolla nuevos hábitos a partir de la repetición de pequeños pasos.

Maurer aboga por el uso de kaizen, el proceso japonés de mejora continua y gradual. En lugar de tratar de perder peso, ejercítate por un minuto al día, luego dos, luego tres, y así sucesivamente. Con el tiempo, algo pequeño puede convertirse en algo grande y sostenible.

Como Aristóteles hizo notar, “Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito.” Si haces algo lo suficiente (cualquier cosa, realmente) se vuelve un hábito.

En lugar de dar el salto

Entonces, ¿Cómo puedes poner en práctica el consejo de Maurer?

Primero, comienza en pequeño; realmente pequeño. La mayoría de la gente piensa que para comenzar algo grande, tienen que ir en grande. Pero eso no es verdad. Todos los días, las personas que persiguen sus sueños cometen este error. Disparan a la luna sin dar el primer paso. Y como resultado, fallan.

Segundo, crea el hábito a través del tiempo. Todo, desde el yoga hasta la mecánica automovilística, requiere práctica. Y cuanto más trabajes en ello, más fácil se convertirá. Los hábitos hacen que todo sea más fácil, y a cada uno de nosotros mejor.

Por último, ten en cuenta que a medida que construyas esa habilidad, aumentarás la demanda de la misma. Y eventualmente, lo que tienes no será un precario salto sino un puente estable que has construido lenta y deliberadamente con el tiempo. No, probablemente no será una buena historia para Hollywood. Pero es mucho más probable que dure.

mentorSea cual sea el negocio que estés construyendo, vas a necesitar asesoramiento en algún momento en el futuro.

Ya sea que seas un profesional ocupado en un nuevo proyectos, un experimentado empresario en medio del lanzamiento de un producto o un emprendedor a punto de embarcarse en hacer realidad tú primera idea de negocio, es una realidad que una mano que te guíe y algunas palabras de sabiduría de un mentor son regalos valen su peso en oro para cualquiera.

He estado pensando en las personas que han dado forma a mi carrera en marketing digital. Y quiero compartirte algunos tips que mis colegas de la industria digital me fueron brindando expresa o implícitamente para saber encontrar y mantener una relación de Mentoring próspera (tutoría le llaman algunos autores).

1. No tengas miedo de preguntar.

Si has identificado a alguien que crees que sería un mentor perfecto, no te preocupes acerca de si él o ella está demasiado ocupada u ocupado. Lo importante es que reconozcas la necesidad de querer crecer y eso será mucho más probable y rápido si puedes ser guiado profesionalmente por un mentor que tiene éxito y establecer una relación pensada en que pueda extenderse en el tiempo.

Debes tener la confianza de que la respuesta será “sí”, y que conseguirás que trabajen juntos. ¿Qué puedes perder? el “no” ya lo tienes.

2. Haz las preguntas correctas y se digno de un mentor.

“Cualquier persona que le entregue su tiempo para ayudarte con tu vida profesional y tu carrera querrá asegurarse mínimamente de que su tiempo se gasta con prudencia”.

Si aun no conoces a la persona a la que estás apuntando, el explicar quién eres y lo que estás buscando ayudará para que esa persona la que vayas a identificar y eventualmente contratar sepa a ciencia cierta lo que deseas de esa relación y de lo que tú imaginas como el compromiso que asumirán ambos en el tiempo.

La mayoría de las personas que tienen el perfil deseado son personas ocupadas, por lo que ser explícito con el tiempo y los resultados deseados hará posible obtener una respuesta positiva ante una solicitud para tomar un café y charlar.

3. Elige a alguien con una perspectiva diferente.

No vas a aprender o a crecer demasiado, te lo aseguro, a menos que te enfrentes a tus defectos y a la ignorancia del mundo que te rodea. Por lo tanto, trata de encontrar un mentor que ponga a prueba tu forma de pensar y que pueda mostrarte que existe una manera diferente de abordar un problema, o una posibilidad o camino adicional que no sabías que existía.

4. Busca a más de uno.

Recomiendo siempre formar un “consejo de asesores” para que puedan ayudarte en múltiples aspectos de tu carrera. Ninguna persona tiene todas las respuestas, así que elige un número tal que abarquen diferentes áreas de conocimiento y con diferentes antecedentes y experiencias. Así podrás conseguir tus metas y resultados de una manera más sana e integral.

5. Trate de corresponder.

Una relación de mentor/aprendiz (Mentorado en la jerga técnica del Mentoring) no debe ser sólo un asunto de una sola vía. Trata de hacer que sea útil para tu mentor también preguntando lo que él o ella desean o necesitan recibir a cambio.

Muchos dirán que dar tu tiempo es una manera de retribuir y ayudar a dar forma al futuro de alguien. Pero no asumas que eso es todo. Es una relación, así que debe haber algo que se puede hacer a cambio para hacerla más fructífera y esto esta normalmente relacionado con el valor que mutuamente puede aportarse en ella y que no es solo cuestión de honorarios.

Tener un mentor o mentores en realidad, al principio de mi carrera me resulto muy valioso pues me ayudo a definir en qué dirección y hasta dónde quería ir. Para algunas personas, un proceso formal de búsqueda de un mentor es el mejor camino a seguir. Yo lo recomiendo, sin embargo una cosa que aprendí, o al menos se dio desde mi experiencia, tanto como aprendiz como dirigiendo un proceso de Mentoring; es que las mejores relaciones parecen ser las que se dan naturalmente, por encima de aquellas que son por arreglo (económico o transaccionales)

El punto es: Echa un vistazo a tu alrededor ahora mismo, mira a tus compañeros y colegas. Algunos de ellos podrían estar actuando ya como tus mentores, aprovéchalo.

inteligenciaSon ya conocidas las historias de empresarios de éxito y millonarios que no fueron buenos estudiantes en la escuela o abandonaron la universidad para dedicarse a su negocio. Y, según muchas fuentes, la “inteligencia de la calle” es mejor para el triunfo que la “inteligencia de libros”.

En realidad es que existen varios tipos de inteligencia, todos con sus puntos fuertes y débiles a lo largo estas escalas, que la mayoría de los seres humanos pueden llegar a poseer y por las cuales logran tener éxito en los negocios.

1. Inteligencia lingüística

Las personas con este tipo de inteligencia muestran una alta facilidad en el uso de las palabras y los idiomas. Por lo general son buenos en la comunicación de ideas, leer, escribir, y contar historias. Por lo tanto, si se tienen estas habilidades son para dirigir un equipo, vender ideas a los clientes e inversionistas y escribir planes de negocio.

2. Inteligencia Interpersonal

Aquellos emprendedores con este tipo de inteligencia les encanta trabajar con la gente por lo que interactúan de manera más eficaz con todos sus componentes por lo que son capaces de percibir los sentimientos, motivaciones y temperamentos de los demás; para obtener apoyo; y negociar con eficacia.

3. Inteligencia Intrapersonal

La inteligencia intrapersonal es la capacidad de entender sus propias fortalezas, debilidades y motivaciones, y sacar provecho de estos conocimientos en la planificación y la estrategia. Los buenos emprendedores deben ser capaces de rodearse de asesores y socios que complementan sus habilidades con el fin de encontrar satisfacción y felicidad.

4. Inteligencia del Razonamiento Lógico

La inteligencia lógico-matemática es la capacidad de calcular, cuantificar y pensar lógicamente. Los emprendedores con este tipo de inteligencia pueden equilibrar su pasión por una solución específica para desarrollar las medidas concretas y los recursos financieros necesarios para la construcción, despliegue, y ampliación del negocio al éxito.

5. Inteligencia Naturalista

Este tipo de visión ambiental y cultural está profundamente enraizada en una comprensión más sensible, ética y holística del mundo y sus complejidades. Los buenos emprendedores utilizan esto para ver nuevos mercados en primer lugar, predicen las tendencias mundiales, y diseñar campañas de marketing eficaces.

6. Inteligencia Espacial

Es la capacidad de pensar en tres dimensiones y la capacidad de visualizar con el ojo de la mente. Esto es importante para los emprendedores para la comercialización, diseño de la solución y la marca del producto.

7. Inteligencia Kinestésica

Esta inteligencia implica un sentido de la oportunidad y la perfección de habilidades a través de la coordinación mente-cuerpo. Los emprendedores también son buenos en la invención y construcción de nuevos productos.

8. Inteligencia musical

Al tener la capacidad de discernir ritmo, timbre y tono los ayuda a ser mejores oyentes, orquestar eventos, y desarrollar programas de marketing.

 

 

 

Subir »
FB