Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

Te has preguntado alguna vez, ¿por qué la gran mayoría de las personas que se ilusiona con un proyecto, acto seguido, comienza a sentirse paralizadas por el temor al fracaso?

– ¿De dónde surge el miedo al fracaso?, ¿qué es exactamente?

Las respuestas pueden ser tan variadas, como variadas son las formas de interpretar una misma situación. El fracaso está en la mente de cada persona y en su manera de interpretar los posibles resultados derivados de alguna acción. El temor al fracaso, como la mayoría de los temores, es totalmente ilusorio e irreal, es la anticipación o visualización de un resultado negativo, que aún no ha ocurrido, pero que se siente como si estuviese ocurriendo ahora… y paraliza.

Imagínate por un momento que comienzas a desarrollar una idea ambiciosa y al mismo tiempo, apasionante. Decides llegar hasta las últimas consecuencias y desarrollas un plan de acciones coherente con tu propósito; lo ejecutas con perseverancia y valentía, pero al final, después de un duro trabajo, descubres que los “resultados” son desafortunados.

– ¿Se podría decir que has fracasado?

Pues “lamentablemente”, la gran mayoría piensa que sí. Te podrían catalogar como un “fracasado”.

Seguramente, más del 90% de las personas que te rodean, estarán convencidos que tu intento fue un fracaso. Te lo dirán o no, pero lo piensan y lo comentan entre ellos, y desde mi punto de vista, es precisamente lo que “podrían pensar” esas personas que te rodean, lo que causa más temor, hasta el punto de no correr riegos para evitar lo que ellos, y tú, podrían interpretar como fracaso.

Pero entonces, ¿cómo deberíamos catalogar a la gran mayoría, que ni siquiera intenta descubrir aquello con lo que podrían disfrutar y sentirse realizados por temor a ser identificados como fracasados? ¿Previsores, discretos, inteligentes?

Existe una gran diferencia que todos deberíamos valorar internamente. Quienes no obtienen el éxito esperado en uno, dos, tres o más proyectos, “fracasan” en uno, dos, tres o más proyectos. Sin embargo, quienes JAMAS lo intentan por miedo al fracaso o al qué dirán, convierten toda su vida en una experiencia frustrante.

– ¿Cuál eliges?

“El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”. – Proverbio Chino

Si tienes en mente algún proyecto o idea para mejorar tu negocio, tu vida personal, tu manera de contribuir, etc. pon manos a la obra y lánzate ya. Más vale correr el riesgo, que despertar dentro de 30 años con el pensamiento martirizante de que tus miedos, fueron más fuertes que tus sueños, y que pudiste haber tenido una vida más placentera, pero tú no te lo permitiste.

Recuerda: NUNCA fracasarás, solo obtendrás una experiencia muy valiosa. El éxito y el fracaso son simplemente interpretaciones o caras de una misma moneda. Si quieres tener éxito, tienes que aprender a fracasar.

21. Evita poner las cosas en categorías familiares.

Las mentes más creativas resisten una de las tendencias del cerebro, poner las cosas en categorías fáciles, usar un atajo mental para simplificar todo. Con un esfuerzo para alterar la perspectiva, eso puede cambiar.

A Larry Page y a Sergey Brin se le ocurrió la idea de que Google hizo al ver lo que parecía ser un defecto trivial, malos resultados en los motores de búsqueda que clasificaban a las páginas de acuerdo a qué tan a menudo algo era mencionado. Una anomalía los llevó a un camino más efectivo.

22. No dejes que la impaciencia arruine tus planes.

La gran fortaleza de John Coltrane, su improvisación, era en algún momento una debilidad. El recurría a la intimidación en lugar de la innovación. Después de años de absorber los estilos de otros y aprender bastante vocabulario, supo cómo hacerlo algo personal y diferente de cualquier otro.

Uno de los impedimentos más grandes para la creatividad es la impaciencia. Sigue en el curso y desarrolla una voz autentica.

23. Valora igualmente la inteligencia abstracta y la mecánica.

Los ingenieros más brillantes del mundo fracasaron al crear una máquina voladora de trabajo. Orville y Wilbur Wright eran mecánicos de bicicletas. Una visión sencilla, que una maquina voladora necesitaba ser capaz de moverse como una bicicleta en lugar de hacerlo en líneas horizontales como un barco, los ayudó a vencer a los hombres que atacaron el problema por años.

La inteligencia mecánica y el enfoque en la funcionalidad, pueden ser vitales, creativos y abstractos.

24. Evita el “candado tecnológico” o quedar envuelto en el arte técnico en lugar de resolver el verdadero problema.

Yoky Matsuoka tenía una meta imposible, construir una mano robótica que pareciera real. Para ella, no era una serie de rompecabezas mecánicos, sino aprender un proceso para entender la mano humana. Los detalles anatómicos aparentemente irrelevantes llegaron a ser extremadamente importantes para funcionar.

El candado tecnológico hace que la gente pierda visión respecto a preguntas más importantes. Al ver la mano humana, ya perfecta, Matsuoka superó a personas que se perdieron en los problemas técnicos durante años.

25. Fusiona lo intuitivo y lo racional.

Este es el paso final. La inmersión profunda en un campo en particular, experiencia en el aprendizaje, tiempo con un mentor y desbloquear el potencial creativo, crea una profundidad extraordinaria de conocimiento y la habilidad para responder rápido y por instinto a cualquier situación.

Combinar ese instinto con el proceso racional, permite a la gente alcanzar su mayor potencial, convertirse en maestros.

26. Crea tu mundo alrededor de tus fortalezas.

Albert Einstein era un mal científico. Odiaba como la física era enseñada y no le gustaban los experimentos. Sus mayores contribuciones vienen de otro lugar. Su teoría de la relatividad simple, viene parcialmente de pensar sobre una imagen en su cabeza de trenes, luces, hombres y mujeres.

Al decidir a los 20 alejarse de lo convencional, ciencia experimental y usar su disgusto por la autoridad para quitar convenciones que lo atrasaban, Einstein hizo algo por intuición, se veía lógico pero era muy racional.

27. Entiende que la práctica es tan importante como la habilidad con la que naces.

Cesar Rodríguez, apodado “America’s Last Ace” no era un piloto naturalmente bueno. Primero era de los peores. Se puso al corriente y superó a todos por medio de la práctica. Conocía cada control y reaccionó mejor que aquellos que confiaban en su talento.

Él logro después de miles de horas de práctica algo que parece muy ordinario. Pero así es como la mayoría de las personas se convierten en maestros.

Sólo es ahora y nada más. Lo demás no está, no existe. Dejó de tener sentido o todavía no lo tiene. No podemos controlarlo, no controlamos nada… Sólo podemos sentirnos bien, a pesar de los alambres de espino que hemos dibujado en nuestros tobillos y los muros que hemos construido mientras intentábamos encajar en una sociedad hambrienta de verdades a medias que la ayuden a seguir jugando sin romper la baraja…

Sólo tenemos este momento. El anterior es historia y el siguiente es puro misterio. Podría no ser, no dibujarse, no empezar. Hacerse líquido y derramarse, ser arena y escurrirse entre nuestras manos… O ser tan sólido y duro que nos golpeemos contra él buscando un por qué que sólo se descubre cuando te separas de todo y miras dentro de ti.

Sólo nos queda hoy y nos lo perdemos buscando el vestido perfecto y la coartada perfecta para cuando nos miren otros ojos y no nos vean perfectos… Hurgando en nuestro armario repleto de máscaras grises para que las miradas grises no descubran que en realidad somos de colores… Poniéndonos el traje triste para que nuestra felicidad incipiente no ofenda a los que regalaron su voluntad a cambio de una seguridad ficticia… Para que los que han decidido permanecer dormidos no sepan que estamos despiertos y planeamos escaparnos a una realidad paralela que estamos construyendo desde la nada…

Nos queda un suspiro y no queremos gastarlo con aire viciado, pero nos vemos tan obligados a disimular que llevamos puesta debajo la ropa de personas libres que los ojos nos brillan y cuando hablamos nos salen por la boca palabras preciosas e imposibles de ocultar…

Si tardamos mucho en salir del país de las no maravillas que nos habita por dentro a veces volveremos a usar esos pensamientos viejos y rancios que antes nos hicieron creer que todo era imposible y no había más opción que seguir en la fila…

Si no nos vamos ahora por miedo que tengamos y frío que nos digan que hace fuera de este lugar hermético y calculado, los pies se nos convertirán en raíces y nos volverá a entristecer la lluvia como nos entristecía antes cuando no sabíamos de su belleza ni llevábamos todavía el sol a cuestas…

Si nos demoramos, nos dejaremos convencer por un montón de almas cándidas y cobardes que nos dirán que no podemos y no merecemos más de lo que nos cabe en la cuchara o en la libreta diminuta que nos dieron para apuntar sueños sin espinas… Si esperamos una hora, un minuto, un segundo, una ola gigante en forma de rutina pegajosa nos devorará las ganas e inundará nuestros sueños con fotografías de objetos prácticos y metas asequibles y nos dejará nadando en mediocridad…

Si no nos vamos ya, los que siempre tienen respuestas para todo, nos recordarán que nosotros sólo tenemos preguntas y nos convencerán de que es más fácil caminar en línea recta.

No nos dejarán volver a intentarlo porque les asusta que aprendamos a bailar y luego volvamos y contagiemos a todo el mundo y les invada la risa descontrolada y gratuita.

Si nos quedamos, despareceremos y nuestro ahora será nunca y nuestro vacío en el pecho será siempre.

Nunca y siempre… Las dos palabras que más agujerean el alma y desesperan al que busca alternativas y dibuja mundos. 

El pasado es una noche pensando que lo que sueñas no llega. El futuro es un gato que regresa a casa después de pisar mil tejados.. Este momento eres tú mirándote al espejo y descubriendo que lo que te asusta va a hacerte libre… Vamos a hacerlo, saltar la valla imaginaria de nuestros límites y asumir el riesgo de nuestra autenticidad, de nuestra necesidad de sentir.

Vamos a descubrir si más a allá de la monotonía hay un mundo mágico o un acantilado sin ramas a las que sujetarnos para frenar la caída…

Vamos a ser auténticos y dejarnos de excusas para no ser nosotros mismos porque al final de la vida no nos lo perdonaríamos. Asumamos ya lo que somos y amemos tanto nuestras diferencias que ya no nos duela que no nos dejen entrar en el bar de los tristes, los cansados y los que no se atreven… Que no nos importe si nos juzgan y nos señalan con el dedo, que no nos moleste mirarnos al espejo de la vida y ver que no hay nadie más como nosotros…

Saltemos del tren si nos está llevando a una decisión que nos aturde… Dejemos la fiesta de la indiferencia y busquemos un lugar donde se celebre con ganas la incertidumbre y se busquen cómplices en lugar de competidores y amigos en lugar de palmeros…

Un lugar donde no importe la noche ni el día porque los segundos sean oportunidades por llenar de risa y emociones verdaderas. Donde no asuste lo nuevo, lo desconocido, lo raro y lo que no encaja y donde el final de los libros podamos escribirlo nosotros mismos. Seamos capaces de ver más allá de nuestras creencias más arraigadas y cuestionarnos lo que jamás pensamos que podríamos cuestionar. Da igual si eso nos hace flojos o absurdos a ojos de los que nunca dudan ni se plantean nada que pueda romper sus dogmas y salpicar a sus dioses diminutos que conducen coches rápidos para llegar a la esquina…

Quitémonos el uniforme de guerrero absurdo y dejamos de pelear por batallas que no son nuestras. Lancemos al abismo el insoportable manual sobre cómo vivir vidas anodinas y quitémonos el disfraz de personas normales.

Nos queda sólo este momento. La vida es ahora. Mañana es nunca. Ayer es siempre. Seamos como realmente deseamos ahora, sin esperar a que la placidez de lo cómodo nos agarre por el cogote y la monotonía se nos pegue a los zapatos. Soltemos el control ficticio de lo que creemos que debemos ser para convertirnos en lo que realmente nos hace vibrar… Seamos nosotros aunque a otros al mirarnos les moleste vernos que reflejamos todas sus deliciosas imperfecciones y se asuste darse cuenta que hemos roto el molde… De que lo que pensaban que no era posible es una realidad.

La idea

En 2014, un amigo mío llegó a una cena usando unos grandes, brillantes y feos lentes de seguridad naranjas. Pensé que me estaba jugando una broma. No estábamos en un restaurante cinco estrellas, pero las personas estaban vestidas de manera agradable y su look estaba fuera de lugar. Eventualmente le pregunté: “¿Qué pasa con esos lentes de seguridad?”.

Él me explicó que sus lentes estaban hechos para bloquear la luz azul artificial. Dispositivos como los teléfonos celulares emiten esta luz azul que afecta el nivel de melatonina que el cuerpo produce, un químico que nos ayuda a dormir en la noche. Esencialmente, dijo, la luz azul engaña a tu cuerpo y lo hace pensar que es de día.

Como un rayo, todo tenía sentido. Mis prolongados problemas de sueño y la falta de productividad durante el día podrían haber sido por una sobre-exposición a la luz azul por la noche. Decidí hacer un experimento: Fui a casa y me puse un par de lentes de sol amarillos. A pesar de que se veían ridículos los usé durante una hora antes de dormir la semana siguiente.

Dormí como un bebé.

Pero había un problema. No podía usarlos en reuniones sociales sin que la gente pensara que era raro. Por no querer romper mi nuevo patrón saludable para dormir, me encerré en mi departamento. Pensé: “¿Y si pudiera crear unos lentes bloqueadores de luz azul y ponerlos en un armazón estilizado?”.

Lo que no hice

No intenté inventar un nuevo producto. Simplemente tomé uno existente – lentes para esquiar protectores de luz azul- y lo adapté a algo moderno. Pensé en un amigo que había tomado tapetes de yoga, los hizo un pie más largos, y los llamó “alfombrillas de yoga extra largas”. Hizo millones.

Asociando

Mi hermano más pequeño, Tristan, acababa de dejar su trabajo como reportero de un periódico. No me gustaba la idea de lidiar con manufactureras, y como Tristán era un reportero investigador natural, me di cuenta de que él podía encontrar y obtener un manufacturero chino decente. Decidí aliarme con él: Él podría conseguir el producto y lidiar con los manufactureros mientras yo me concentraba en la estrategia y el marketing.

Probar prototipos

Tuvimos docenas de prototipos hechos de tres manufactureras chinas. Algunos eran efectivos, pero se veían feos. Otros eran estilizados pero no eran efectivos. Tenía que crear los lentes perfectos, que la gente se sintiera segura de usar en un evento social, sin sacrificar la calidad y la efectividad. Llevé los prototipos a mis amigos para obtener sus comentarios. Escogimos la versión actual con base en su retroalimentación.

Probar las aguas del e-commerce

Colocamos un mínimo de 300 pares, construimos una página en Amazon y la lanzamos el Black Friday en 2015. En un día vendimos cuatro pares. No era mucho, pero estábamos eufóricos. El siguiente día vendimos cinco. Después entre seis o siete órdenes a partir de ahí. Rompimos incluso en dos semanas y vendimos todo en un mes.

Probé que había un mercado para este producto. El único problema era que no habíamos ordenado más que 300 pares. Pronto nos dimos cuenta de que era el Año Nuevo chino y que las fábricas habían cerrado. No pudimos vender más lentes en enero de 2016. Ni en febrero. Ninguno.

Usamos ese tiempo para tomar cursos de ventas en Amazon y pedir consejos de nuestros amigos. Pero cuando llegó la próxima orden, sentí que estábamos empezando a arañar. Las ventas lentamente se escurrían. Habíamos perdido momento.

Aunque regresar a nuestra paz original tomó tiempo, aprendimos algunas lecciones invaluables a lo largo del camino. Algunas parecen como sin sentido en comprensión retrospectiva, pero con una nueva aventura, aprender estos elementos clave es (eventualmente y muy esencialmente) parte del viaje.

Credibilidad. 

Los testimoniales de los consumidores influyen a la gente a comprar de una manera muy poderosa. Así que los encontramos y les rogamos grabar un testimonial. Pedí favores a personalidades de la radio con grandes audiencias. Fui entrevistado en shows como Bulletproof Radio sobre los peligros de la luz azul. Vimos una correlación directa entre las entrevistas en radio y un despunte en las ventas.

Snapchat. 

Me enfoqué en crecer mis seguidores en Snapchat y con frecuencia usé los lentes. Muy pronto los clientes comenzaron a mandarme fotos de ellos usando el producto. Les tomaba una captura de pantalla y la compartía en mi perfil. Gradualmente, más seguidores comenzaron a comprar y a compartir sus fotos en redes sociales. Me sentí como si estuviera creando una sana revolución moderna.

Aumento en ventas.

Nosotros no ofrecimos ninguna oferta hasta finales del 2016. Si alguien quería comprar un par de lentes, tal vez ellos querrían otro par en descuento. O tal vez ellos querrían un antifaz de dormir. En el momento en el que ofrecimos una promoción, tuvimos más ventas y más ingresos. No ofrecer una promoción lo bastante rápido nos costó al menos $100,000 dólares en pérdidas de ingresos durante 2016.

Pruebas divididas. 

No probamos el precio, los títulos o las imágenes. No probamos mucho más que eso. Lo hicimos muy bien, pero habríamos doblado nuestros ingresos si hubiéramos probado estos elementos más pronto en el proceso.

Aprovechar la experiencia. 

Nos asociamos con mi primer mentor de negocios online, Tai López. Tenemos una gran relación porque yo fui el chico con las mejores ventas de Tai en 2015, así que cuando vio lo que estábamos haciendo, me sugirió venir a bordo como un socio. Tai es uno de los más grandes influencers en redes sociales y me ha enseñado mucho de lo que sé acerca de marketing online.

Él es un maestro de la estrategia y nos está ayudando a llevar el negocio al siguiente nivel.

El realismo, como característica y movimiento artístico, no sólo destituyó al romanticismo, sino que impuso una nueva forma de percibir y vivir la vida.

Concertar la realidad y evitar exageraciones son parte de esta filosofía y estructura, misma que figuró poco a poco en todas las ramas artísticas del siglo XIX. Por ejemplo: Honoré de Balzac y Stendhal fueron los precursores del realismo literario, ya que ellos provocaron un rotundo quiebre entre las letras de la época, a través de la novela burguesa.

El realismo no sólo fue una ruptura estética, también se trató de un nuevo estilo de pensamiento. El cual se apega únicamente a las posibilidades más viables, es decir, a la realidad alcanzable.

Curiosamente, los seres humanos nos complicamos la existencia al alejarnos de lo que podría ser más certero, factible y probable. No tener clara la diferencia entre un deseo y una posibilidad nos lleva a la frustración constante. A diferencia de las personas exitosas, la mayoría se preocupa en lugar de ocuparse. Muchas personas definen sus objetivos sin ninguna planeación, con base en una simple idea, mas no de acuerdo con la realidad.

Dejar de malograr y comenzar a ver resultados concretos es posible si adoptas las fórmulas con las que las personas exitosas cumplen sus propósitos.

20. Aprende a diferenciar entre un deseo y una resolución para no desperdiciar tu tiempo y esfuerzo en objetivos imposibles.

19. Prioriza todos tus propósitos y descarta los que sabes que realmente no necesitas en este momento de tu vida, entre más corta sea tu lista más fácil será terminarla.

18. Haz un plan que incluya metas, obstáculos, posibles resultados y planes aleatorios, así resolverás cualquier percance que modifique tus proyectos.

17. Pregúntate las ventajas y desventajas a las que te llevaría luchar por tus objetivos, si son más los inconvenientes replantéate ese propósito.

16. Aterriza tus proyectos en un calendario, define fechas de inicio y cumplimiento para presionarte a ti mismo.

15. Asegúrate de contar con la información y herramientas necesarias para alcanzar tus propósitos.

14. Enfócate en lo que sí quieres, jamás actúes conforme a lo que no deseas; mantenerte positivo es parte del éxito que logres.

13. Perdónate cada vez que no cumplas metas a corto o largo plazo y se consciente de que equivocarte es totalmente humano.

12. Toma en cuenta que la parte más difícil es el principio, pues nada de lo que intentes se volverá un hábito hasta después de un periodo de constancia.

11. Si las cosas no funcionan no te rindas, sólo cambia el método que estás aplicando.

10. Cambia tu rutina si es que ésta afecta u obstaculiza el cumplimiento de tus propósitos.

9. Felicítate por todos y cada uno de tus logros, no importa si son pequeños, momentáneos o imperceptibles.

8. Antes que nada, asegúrate de estar en una excelente condición emocional, de no ser así no podrás conseguir ningún resultado.

7. No importa cuánto te cueste levantarte a seguir, una persona exitosa jamás aplaza sus planes.

6. Crea un sistema de apoyo entre tus amigos y familiares, cuando quieras renunciar a tus propósitos ellos te alentarán a continuar.

5. Concéntrate en lo que quieres, pero no dejes que ese objetivo invada todos tus pensamientos.

4. Confía y siéntete capaz, la inseguridad se refleja en cada una de tus acciones, así que deberás creer que en verdad puedes hacerlo.

3. Toma riesgos y siéntete orgulloso de haberte atrevido a cambiar una parte de tu vida o rutina.

2. Combina tus esfuerzos de todos los días con momentos sólo para disfrutar la vida, debes recargar tu energía para poder seguir.

1. Ahorra, reduce la cantidad de sustancias nocivas que ingieres normalmente, ten todo el sexo que puedas, lee mucho, aprende otro idioma y haz cualquier cosa que te haga sentir mejor en cualquier aspecto.

La forma en que cada uno de nosotros es capaz de cumplir sus propósitos es distinta. A pesar de ello, existen algunas pautas que vuelven más probable nuestros triunfos; los hábitos, la disciplina, constancia, sabiduría y pasión, son parte de una filosofía de vida que las personas exitosas adoptan. Alcanzar nuestros objetivos no se trata de una coincidencia, sino de un esfuerzo de todos los días para lograr cosas reales a partir de nuestra voluntad.

Ryan Holmes originalmente ignoró a su consejero de la preparatoria cuando le dio el siguiente consejo: sigue tu corazón. Cuando se dio realmente de la importancia de esa sugerencia en 2008, Holmes fue capaz de transformar su pasión por las redes sociales en una plataforma de medios que hoy en día opera en más de 175 países.

Un inversionista ángel le dijo al cofundador de Hootsuite que su idea de una plataforma para programar y unificar redes sociales nunca iba a funcionar. Actualmente cuenta con 10 millones de usuarios, entre los que se incluyen 800 de las 1000 empresas del listado de Fortune.

“Aquel inversionista me dijo que mi idea tenía poco potencial y que debería repensar mi propuesta”. Holmes no tomó un no por respuesta.

Le hicimos 20 preguntas a Holmes para descubrir cómo fundó y ahora dirige Hootsuite y por supuesto, para saber cómo “suena” su corazón.

1. ¿Cómo empiezas tu día?

Lo primero que hago por las mañanas es checar mis redes sociales Tengo un stream conectado a un monitor con todas las referencias a Hootsuite. Lo hago para asegurarme de que nada ‘explotó’ por la noche. Una vez superado eso, trato de pensar en las grandes cosas que debo hacer en el día.

2. ¿Cómo terminas tu día?

De la misma manera. Antes de irme a dormir, checo de nuevo el stream. Es una manera de ‘tomarle el pulso’ a la compañía de manera rápida y ver de qué están hablando los usuarios, qué temas debo atender y que partes del producto funcionan bien.

3. ¿Qué libro cambió tu vida?

The Long Walk: The True Story Of A Trek To Freedom es una de las historias de heroísmo más maravillosas que he leído. Cuenta la historia del autor Slavomir Rawicz, un soldado polaco capturado por los soviéticos después de la Segunda Guerra Mundial para lograr su libertad, Rawicz se embarca por un increíble viaje a través de la tundra siberiana, el desierto de Gobi y las montañas del Himalaya hasta llegar a India.

4. ¿Cuál es el libro que más recomiendas?

An Astronaut’s Guide to Life on Earth del astronauta canadiense y habitante de la Estación Espacial Internacional el comandante Chris Hadfield. Es un amigo y una de las personas más valientes e inspiradoras que conozco. En el libro comparte historias de su vida como astronauta, pero también muestra como lo imposible puede hacerse realidad. Recomiendo este libro a todos aquellos que tienen sueños muy grandes y quieren ser fieles a sí mismos.

5. ¿Cuál es tu estrategia para mantenerte enfocado?

Como todos los emprendedores, mi atención debe estar en mil lugares a la vez. Lo que me ayuda a enfocarme es el ejercicio. Después de correr, hacer yoga o practicar el esquí, siempre tengo más claridad.

6. ¿Qué querías ser cuando eras niño?

Quería ser desarrollador de videojuegos. Pero después de la preparatoria decidí que lo más práctico era estudiar Negocios en la Universidad. Eso resultó ser un grave error. Me di de baja y abrí una serie de negocios, incluida una pizzería, antes de finalmente regresar a lo que me gusta, la vida digital.

7. ¿Qué fue lo que le aprendiste al peor jefe que has tenido?

Esta persona era un mal jefe, pero no una mala persona. Estaba trabajando en una pequeña compañía web y él simplemente no sabía lo suficiente de desarrollo de software para ser un líder efectivo. Fijaba fechas de entrega poco realistas para crear productos imposibles. Cosas como “Necesito que construyas Yahoo para mañana”. Todos los desarrolladores solamente asentábamos y decíamos que sí, pero nunca completábamos los proyectos.

8. ¿Quién te ha influenciado más respecto a tu forma de trabajar?

Mis padres. Mi mamá originalmente era una maestra de arte, así que siempre estuvo muy conectada con el diseño, la estética y la creatividad. Cosas que para mi son fundamentales en Hootsuite. Mi papá era un maestro de matemáticas y era mucho más analítico, lo que se me pegó. Creo que esta dinámica entre el lado derecho y el lado izquierdo de mi cerebro me ha ayudado mucho.

9. ¿Qué viaje te cambio?

Poco después de lanzar Hootsuite en 2009, viajé a Japón para conocer a los usuarios del producto. Éramos populares en Japón desde el principio y quería saber la razón. Fue increíble ver cómo mi plataforma estaba teniendo impacto en personas del otro lado del mundo.

10. ¿Qué te inspira?

Construir productos que ayuden a resolver los problemas reales de las personas. Recientemente trabajé en un proyecto llamado Oristand, un escritorio de US$25 hecho de cartón. Nos inundaron con comentarios positivos en redes sociales por parte de personas que necesitaban un escritorio, pero no podían pagar cientos de dólares Eso fue muy satisfactorio.

11. ¿Cuál fue tu primera idea de negocios y qué hiciste con ella?

Era un gran fan del paintball, pero es un hobbie muy caro. En la preparatoria mi hermano y yo tuvimos la idea de tener nuestro propio campo de juego cerca de nuestra casa. Fue un curso intensivo sobre cómo tener un negocio, desde la parte de mercadeo hasta cómo declarar nuestros impuestos.

12. ¿Cuál fue uno de tus primeros trabajos que te haya enseñado algo útil?

Cuando tenía 12 años, lavaba las ventanas de la tienda de ropa de mi mamá por US$5. Pronto me acerqué a los otros locales de la cuadra ofreciendo mis servicios. Nadie más lo hacía así que tuve mi primera lección emprendedora: encuentra un vacío y llénalo.

13. ¿Cuál ha sido el mejor consejo que has tomado?

Sigue tu corazón. Un consejero de preparatoria me dio esta sugerencia en la preparatoria, pero lo ignoré. Amaba las computadoras y los videojuegos, pero no pensé que podría tener una carrera en eso. Así que me metí a una escuela que no me atraía. Me tomó una década darme cuenta del error que había cometido y cambiar de dirección.

14. ¿Cuál ha sido el peor consejo que te han dado?

Cuando iba arrancando y haciendo el pitch inicial de Hootsuite a un inversionista ángel, me dijo que no había futuro en “esa cosa de las redes sociales”. Me dijo que mi idea tenía poco potencial y que debía repensar mi propuesta. Todavía me encuentro con ese inversionista y hasta la fecha me expresa su arrepentimiento.

15. ¿Cuál es tu tip de productividad favorito?

Cuando estoy contestando email, trato de seguir la “filosofía de los tres enunciados”. De esta manera, trato a cada correo como un mensaje corto para quitar “el extra” y dejar solo los puntos esenciales. Si tengo más que decir, entonces tomo el teléfono y marco.

16. ¿Hay alguna app que uses de manera diferente para seguir tu trabajo?

Tiendo a usar mi bandeja de entrada como una manera de ver mis pendientes, Pero para cosas como “comprar leche” uso una app que se llama Squarespace Note. Esta plataforma sirve para hacer anotaciones y mandarlas automáticamente a tu correo. Nada del otro mundo, pero muy útil.

17. ¿Qué significa para ti el término ‘balance vida – trabajo’?

Es algo que va cambiando con el tiempo. No es que si trabajo 40 horas esta semana soy más pleno que la siguiente semana en la que trabajaré 80. Trato de jugar con la línea de no sentirme retado a estar retado demasiado.

18. ¿Cómo evitas el burnout?

El ejercicio siempre ha sido mi escape. Amo los espacios abiertos y los deportes relacionados. También me gusta el yoga para aclarar mi mente y estar más preparado para enfrentar el día a día.

19. Cómo impulsas la innovación?

He visto que muchos problemas se resuelven por sí mismos si les das tiempo. Trato de no apresurarme al tomar decisiones. Los especialistas dicen que tenemos dos sistemas para tomar decisiones: un cerebro rápido y uno lento. El rápido sirve para mantenernos con vida en el mundo físico, pro a veces no le damos tiempo al cerebro lento para empezar a procesar. Mis mejores ideas llegan después de dormir y una buena ducha.

20. ¿Qué estás aprendiendo hoy?

En este punto de mi vida estoy buscando madurar la compañía. Las demandas están orientadas a procesos más eficientes e innovadores. Algo que es crítico cuando se trata de redes sociales.

11. Absorbe un poder maestro.

La mejor relación entre mentor y protegido es la más eficiente y la mejor manera de aprender. Te enfocas en una excelente fuente de conocimiento en lugar de buscar otras. Puedes adquirir una gran manera de pensar que toma toda una vida para desarrollar en una fracción del tiempo. Pero el objetivo debe ser siempre superarlas.

12. Escoge un mentor que te rete intensamente.

Carl Jung admiraba a Freud como pionero en su campo, pero era ambivalente respecto a ciertas partes de su teoría. Al tenerlo como mentor, aunque eventualmente se separaron, supo en donde no estaba de acuerdo con Freud, aprendió mucho y afiló sus propias ideas e identidad. Entre más rete tu mentor a los demás, más te retará a ti.

13. Absorbe el conocimiento de tu mentor por completo y luego transfórmalo.

Glenn Gould era el estudiante más prometedor de Alberto Guerrero. Gould aprendía lo que Guerrero le enseñaba y tomaba otra dirección. A sus 19 años se separaron, pero mucho después, Guerrero aun podía ver las cosas que le enseñó a Gould, totalmente absorbido pero transformado por su genialidad.

Es casi una maldición aprender de alguien brillante, puede ser muy intimidante.

14. Crea una dinámica de ida y vuelta con todas tus relaciones.

Freddie Roach, un legendario entrenador de box, encontró a su estudiante más prometedor en el futuro campeón mundial de las ocho divisiones, Manny Pacquiao. Era el estuante más intenso y, con el tiempo, aprendió a llevar las estrategias de Roach y sus instrucciones un paso más allá de lo que pudo haber hecho solo.
Las mejores relaciones son interactivas. Aprender el dogma de alguien más nunca es tan efectivo como adaptarlo y mejorarlo.

15. Domina la inteligencia social.

Una de las barreras más grandes al convertirse en maestro es tratar con los otros. Es muy fácil vivir la vida como una serie de batallas y escaramuzas sobre el poder que resultan ser menores. La idea de que mucha gente puede ser brillante y que no necesita tratar con una sociedad, es falsa. Los maestros usan la inteligencia social para amplificar sus habilidades, en lugar de convertir a otros en un obstáculo.

16. Acepta el criticismo y adáptate a las estructuras de poder y a la sociedad.

Ignaz Semmelweis era uno de los pioneros en usar técnicas antisépticas, algo que ha salvado millones de vidas. Nunca fue realmente adoptado en su tiempo debido a las personas arrogantes con las que trataba y su negación a probar sus ideas. Murió sin un centavo y abandonado a los 47 años.

Usa a aquellos en el poder, no los alejes. De otra manera, la genialidad se desperdicia.

17. Crea tu personaje meticulosamente.

Teresita Fernández, una escultura y ganadora de la “Beca Universitaria de la Genialidad MacArthur” podría haber dejado que los otros la definieran. La escultura y el trabajo con metal eran un medio masculino y ella podía haber sido fácilmente percibida como una novedad pasajera. Al pasar tiempo en su personaje, así como en su arte, ayudó a que tuviera más éxito.

Todos usamos máscaras en la sociedad. Estar conscientes de eso, en lugar de auto conscientes, nos permitirá ser más efectivos en cualquier situación.

18. Haz sufrir a los tontos y aprende a explotarlos.

El poeta alemán y novelista Johann Wolfgang von Goethe, pasó un periodo de su juventud en la corte de un duque prominente. Al aceptarlo, se encontró a sí mismo en una cultura de la corte claustrofóbica y mezquina. En lugar de unirse, uso este comportamiento como base en sus obras y novelas posteriores.

Hay muchos tontos que evadir. No participes o te hundas a su nivel.

19. Despierta la mente dimensional y sé audaz.

Después de salir del aprendizaje, la inclinación es ser conservativo para trabajar firmemente dentro de un campo y reglas familiares establecidas. La clave para ser maestro es rechazar el conservadurismo y ser muy audaz.

20. Absorbe todo y deja que tu cerebro haga las conexiones por ti.

El cerebro está diseñado para hacer enlaces. Cuando nos enfocamos firmemente en una tarea determinada, podemos tensarnos y nuestro cerebro se cierra. Los maestros leen y absorben todo lo que podría ser relacionado para estimular el cerebro en dar el salto.

Así fue como Luis Pasteur dio el salto a las vacunas. Pasó años desarrollando una teoría de gérmenes, lo que le permitió ver la importancia de un grupo de pollos que sobrevivieron a la inyección con un cultivo antiguo de enfermedades. Como él dijo: “La suerte favorece a aquellos con la mente preparada.”

Tener definido uno o más propósitos en la vida es fundamental para encontrar un estupendo estado de bienestar, hemos nacido para dar algo valioso y único al mundo, aunque a veces creamos que nuestra misión es pequeña, no es cierto, somos seres grandiosos que podemos dar mucho más de lo que estamos acostumbrados, basta con que nos propongamos trabajar en serio en un estilo de vida diferente.

Una frase popular menciona que “las personas que viven sin deseos han perdido el encanto de la vida” y esta afirmación es cierta, porque cuando hemos perdido la motivación por el logro de metas y objetivos entonces nuestra vida se vuelve insípida, simple, comienza a perder sentido y dirección, cuando somos presa de la rutina y nos hemos adaptado a hacer lo mismo de manera mecánica con poco ánimo, más siguiendo una automatización de la mente, entonces la vida está paralizada de alguna manera, no podernos darnos ese lujo, sabiendo que un gran poder nos acompaña.

Algunas personas utilizan mecanismos de defensa para manifestar que en realidad están bien, pero su rostro no refleja ese estado, hay una voz que no puede ocultarse y es la que está en nuestro interior, entonces debemos escuchar esa voz y cambiar las cosas que no nos satisfacen, bien, es necesario plantearnos adecuadamente conquistar nuestras metas.

Podemos impulsar un estupendo cambio de vida a través de la autosugestión, LOS AUDIOS SUBLIMINALES BUENA ACTITUD tienen la función de estimular su pensamiento con afirmaciones positivas que usted percibirá subconscientemente, cuando estas ideas se hayan repetido una y otra vez, entonces notará un cambio de actitud, internamente tendrá la fuerza para buscar dar lo mejor de sí orientando al cumplimiento de sus sueños, de esa forma tendrá un ingrediente esencial para lograr el éxito.

El logro de metas implica cambios, renovación, esperanza, deseos y transformación, es posible que usted sienta que sus niveles de bienestar son elevados, pero esa no es razón para no continuar mejorando, la vida tiene que ser espectacular.

En este plano material hay experiencias que son todo un paraíso pero no las vemos porque no nos atrevemos, tenemos miedo y eso es lo que nos detiene para volar alto como las águilas, En el libro que habla sobre EL ÉXITO SIN LÍMITES de ANDREW CORENTT descubrirá técnicas que le permitirán motivarse para conquistar lo que antes era inimaginable, este cambio de perspectiva vendrá inducido a la hora en que usted comprenda su capacidad creativa, la información presentada en este libro es tan valiosa que literalmente correrá en la búsqueda de experiencias renovadoras para su ser, su mente saldrá de la oscuridad del sometimiento, entonces cosechará en grande, como en verdad lo merece.

Para vivir en un mundo espectacular es necesario ser capaces de imaginarlo en primer momento, luego emprender todas las acciones necesarias a fin de conquistarlo, piense positivamente, las oportunidades son infinitas, si toma una decisión firme para conquistar su meta, la única opción es lograrlo, no existe otra, entonces hágalo, cambie el rumbo de barco de su vida a un puerto maravilloso.

En un mundo donde la brecha de género es el principal obstáculo para el desarrollo laboral y profesional de las mujeres así como el poco acceso a un financiamiento, la misoginia, los prejuicios o compromisos familiares; se requiere de un cambio social y cultural, pero, principalmente, que las mujeres derriben sus obstáculos internos.

Durante el Foro [email protected] de Inclusión y Diversidad de Masschallenge en la Ciudad de México, José María Urquiza, consultor de Spencer Stuart, mostró un estudio hecho por Mckensey en 2015 “The power of parity”, el cual demuestra que faltan 81 años para que exista paridad jerárquica entre hombres y mujeres, y 75 años para lograr paridad salarial. Para lograr que este tiempo sea menor, Urquiza mencionó que las mujeres emprendedoras son una pieza clave para lograrlo.

A este evento se dieron cita empresarias con años de experiencia en negocios, así como en otros empleos que tuvieron antes de iniciar su camino de forma independiente. Una de ellas fue Delfina Grossi, Sales Manager Google, quien busca promover que las mujeres decidan estudiar alguna carrera en ciencias matemáticas ya que solo el 1% de las mujeres en el mundo seleccionan alguna de estas licenciaturas.

Delfina reconoce que empoderar es un gran reto, además está segura de que “las mujeres creadoras de tecnología tienen una responsabilidad global para hacer un cambio en algo que impacte”.

Pero no sólo con tecnología se puede hacer un cambio. Tal es el caso de Saskia Niño de Rivera, fundadora y directora de Reinserta un Mexicano, empresa con cuatro años en operación, reconoce que México vive una crisis de seguridad. Ella busca que niños que viven dentro de los centros penitenciarios, adolescentes y personas inocentes que pagan alguna sentencia injusta, puedan reintegrarse a la sociedad con ayuda psicológica y talleres.

“Me gustaría que todos recapacitemos y autoanalicemos nuestros pensamientos y conductas hacia las personas que pasan por esta situación. Desde ahí podemos hacer un cambio”, dijo.

Sin embargo, todas las ponentes coinciden en algo: las mujeres deben de vencer sus miedos para lograr sus objetivos. Para inspirarte, Entrepreneur en Español te presenta los consejos de tres mujeres que vencieron el miedo.

1. Claudia Muchaluat.

Chief Digital Officer en IBM se desenvolvió durante muchos años en negocios liderados por hombres, como fue la automotriz. Con su experiencia, ella te da estos consejos para vencer los obstáculos.

• Abraza el miedo. Utilizarlo de forma positiva para que nos mueva a nuestros objetivos.

• Hacer networking entre mujeres hace la diferencia. No importa si son emprendedoras, estudiantes o sean empleadas en alguna institución o empresa

• Estar abierta a nuevos modelos. Esto incluye a la familia.

• Toma el riesgo. Comprender que hoy en día las mujeres se encuentran en un escenario que cambia constantemente y nunca se va a estar lista.

2. Sandra Morales López.

Chief Empowerment Officer de Girl Power mencionó que las mujeres ganan 23% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo. Sin embargo, reconoce que hombres y mujeres tienen la misma capacidad y talento para realizar diversas actividades. Sandra da cinco consejos para las empresas y el manejo de capital humano:

• Retener al talento con más visión
• El talento no tiene género
• Revisar los CV sin importar el nombre
• Utilizar las nuevas plataformas
• Darle la vuelta a mujeres embarazadas, evitar la desigualdad por su condición

“A tu personal debes darle las comodidades para trabajar sin olvidar los objetivos. Vale la pena esperar a las mujeres que están embarazadas porque al final siempre estarán agradecidos contigo por la oportunidad”.

3. Cristina Macaya.

Managing directora de Crepes & Waflles contó su historia y las experiencias que vivió durante su camino hasta llegar a su actual negocio.

“No es tema de dinero, es de pasión. No hay límites, lo más importante es creer en ti”.

Hoy comparte cuatro frases que fueron su motivación:

• Un hobby te hace mover montañas. ¡Hazlo!
• El único límite eres tú
• Cuando tienes un proyecto de vida no importa el tiempo
• Lo importante es llegar rápido sino lejos

Por su parte el consultor de Spencer Stuart se pronunció a favor de colocar a mujeres en altos puestos pero reconoce que un factor de esta brecha entre hombres y mujeres se debe a los obstáculos internos de ellas mismas.

“La duda sobre su valor, no hacer oír su voz o no autopromocionarse. Es una conducta que se debe cambiar”.

También rescató que “la inclusión de la mujer es una buena práctica internacional para incrementar la rentabilidad de las empresas, pues las mujeres representan el 51% de la población a nivel mundial”.

Además agregó que las mujeres son buenos elementos en las empresas porque no son egoístas, resuelven y tienen sensatez ante el riesgo.

Y tú, ¿incluirías a más mujeres en tu equipo?

Ken Segall, fue el hombre que trabajó por más de una década al lado de Steve Jobs, quien revela que la clave en los negocios es la simplicidad y creatividad.

Sin duda que todo emprendedor al buscar el éxito en su negocio, inmediatamente piensa en hacer muchas cosas para ver que su producto o servicio que se comercializa tenga éxito. Sin embargo, lo que realmente es efectivo es la simplicidad.

Por eso que Steve Jobs y Ken Segall optaron por la simplicidad lo que ayudó a Apple a convertirse en la empresa más valorada del planeta. En efecto, para ellos, la simplicidad era una religión y también su mejor arma.

Así que Ken Segall, como director creativo de una agencia de publicidad, jugó un papel fundamental en el éxito de Apple y contribuyendo a su lanzamiento creando campañas de marketing tan decisivas como, por ejemplo, “Think different”, que fue decisiva para que el público se familiarizase con el primer producto de Apple, el iMac, que precedió a los conocidos iPod, iPhone e iPad.

Entonces, ¿cuáles son las claves para lograr que la empresa tenga éxito?

1. La simplicidad

La simplicidad es uno de los factores clave y también el desarrollar una forma de ver todo con un lente de simplicidad. No solamente se trata de productos, páginas web o servicios, sino la manera en que fueron creados estos productos. Para Segall, se puede hacer que la simplicidad sea parte de lo que define una empresa y una vez esto haga parte de la cultura, hay que comenzar a direccionar el comportamiento de todo el mundo para la mejor toma de decisiones.

2. El lenguaje

Algo importante en la búsqueda de la simplicidad es la capacidad de transmitir el concepto de la marca en manera sencilla y atractiva, siempre teniendo en cuenta que se habla con seres humanos quienes desean algo diferente a lo ofrecido en el mercado. Por eso que una estrategia que ayuda en este aspecto es practicar con un niño de seis años o una hoja de papel.

3. La guerra

También Segall indica que “declarar la guerra” a la competencia de una manera correcta ayudará a reafirmar el concepto de la marca y a ganar más clientes. Lo ideal es siempre demostrar que los productos o servicios son mejores.

4. La creatividad

Es uno de los aspectos más importantes en cualquier empresa, incluso si no hay un producto innovador, pues se trata de pensar de una manera diferente así no se tenga un producto distinto. Lo diferente puede ser la estructura interna de la compañía, qué tan rápido una idea puede pasar de ser un concepto a un producto terminado.

5. El amor

Para lograr el éxito en todo lo que se tenga en mente, hay que hacerlo con amor y pasión, lo que debe verse reflejado en cada elemento que conforme a la empresa, desde la parte comercial e innovación, hasta nivel interno, es decir, con todo el equipo de trabajo. En este sentido, Segall asevera que se debe tener una buena cultura empresarial y plasmarla en cada producto, para que, así, la gente también se enamore y nunca deje de consumir.

La perspectiva es algo chistoso. Si ves hacia adelante, el camino parecerá algo incierto y el futuro impredecible. Si ves hacia atrás verás que todos los puntos parecen conectarse, excepto los que marcan las decisiones y riesgos que no tomaste.

Aquí hay 10 elecciones que algún día te arrepentirás de haber tomado:

1. Elegir el dolor del arrepentimiento sobre el de la disciplina.

Las peores palabras que puedes decir son: “si yo hubiera…” Piensa en todas las cosas que te gustaría haber hecho pero no pudiste.

¿Qué hiciste en lugar de eso? Piensa en esa cosa que has soñado con hacer desde hace 5 ó 10 años pero que no has podido y medita lo bien que te sentirías si lo hubieras logrado.

Comenzando hoy, haz lo que deseas y en 5 ó 10 años cuando lo recuerdes no te arrepentirás. Seguro será difícil y doloroso pero no tanto cuando veas al pasado y no sepas qué pudo haber pasado.

2. Elegir no ser valiente.

Ser valiente no significa que no tienes miedo, de hecho es lo opuesto. El coraje sin pensamiento o significado es imprudencia. La gente valiente simplemente ha encontrado algo que importa más que el miedo.

Digamos que tienes pavor de iniciar un negocio, encuentra una razón que te motive más: crear un mejor futuro para tu familia, querer hacer una diferencia o esperar por una vida más gratificante y plena. Una vez que encuentres el gran significado, también hallarás el coraje. No veas el miedo como algo que debas encoger, sino algo que tienes que superar.

3. Elegir no decir “lo haré”.

Una vez un jefe me pidió algo que parecía imposible. Yo dije “está bien, lo intentaré”. Me dijo que no importaba, mientras no renunciara, lo terminaría. No importa tratar, la persistencia es lo que realmente hace una diferencia.

Muchas veces decimos “lo intentaré” porque eso nos da una salida. Nuestros egos e identidades no están en riesgo pues al final sólo estamos “tratando”. Cuando digas “¡lo haré!” tu perspectiva cambiará. Lo que antes parecía insuperable no es cuestión de suerte, sino del tiempo, esfuerzo y persistencia. Cuando lo que haces realmente importa, no digas “lo intentaré”, di “lo haré” y luego querrás cumplir esa promesa.

4. Elegir no tomar las oportunidades.

Tal vez nunca elabores el plan de negocios perfecto o encuentres a los socios o mercado ideales, pero sí puedes hallar un gran momento para comenzar, porque ese instante es ahora.

El talento, la experiencia y las conexiones son importantes, pero si te esfuerzas en todas las cosas nuevas, algo debe funcionar. Además, después de que aprovechas suficientes oportunidades, con el tiempo te volverás más habilidoso y experimentado.

5. Elegir no moverte.

La familiaridad crea comodidad, pero ésta es el enemigo del progreso. Si tienes una gran oportunidad y lo único que te detiene es el pensamiento de moverte, muévete. Si quieres estar más cerca de tu familia o amigos y lo único deteniéndote es la idea de moverte ¡hazlo! Si quieres ser más cercano a la gente que piensa y actúa como tú, ¡hazlo! No te preocupes, pronto encontrarás nuevos lugares a los que puedas ir, desarrollarás nuevas rutinas, tendrás nuevos amigos y una buena perspectiva de la vida.

6. Elegir no dejar ir las cosas.

La amargura, el resentimiento y envidia son como tomar veneno y esperar a que la otra persona muera. Tú eres el único que pierde. La vida es muy corta como para guardar rencores. Deja ir esos sentimientos y gasta tu energía en apreciar a los individuos que amas.

7. Elegir no disculparte.

Todos cometemos errores, así que hay cosas por las que debemos disculparnos: palabras, acciones omisiones, entre otras. Trágate tu miedo u orgullo y pide perdón. Después ayudarás a la otra persona a librarse del resentimiento para empezar de nuevo.

8. Elegir no usar tus planes de respaldo.

Éstos pueden ayudarte a dormir mejor y darte una salida cuando las cosas se pongan difíciles. Si de alguna manera pasa lo peor (aunque lo “peor” nunca es tan malo como piensas) confía en que encontrarás una forma de recuperarte. Mientras sigas trabajando duro y aprendas de tus errores, siempre podrás.

9. Elegir ser orgulloso.

No seas tan orgulloso como para admitir que cometiste un error, tampoco como para tener sueños grandes o pedir ayuda a otras personas. No tengas miedo de aprovechar una oportunidad y caerte, levántate y sigue adelante.

10. Elegir que no te importe.

El rechazo, la tristeza y el fracaso duelen. ¿Qué puedes hacer? Si decides que no te importa, no saldrás lastimado. Pero después nunca llegarás a experimentar la emoción de la conexión, la felicidad y el éxito.

Escoge seguir en el juego y que te importe.

No eres nada que se rompa, nada que se desvanezca, nada que pueda olvidarse… Si no te rompes, ni te vas, ni te olvidas tú de ti mismo.

No eres nada que pueda perderse si no decides perderte, ni que pueda pisarse si no eres tú quien se pisa.

No eres nada que pueda ser callado o suprimido si tú no quieres callar ni esconderte, si no te levantas un día y te dices a ti mismo que te largas de tu vida y habitas el vacío. Que ya no cuentas en tu mundo y te desmarcas de todo lo que realmente te hace sentir. Absolutamente todo lo que pasa en tu vida te ha pedido permiso antes… Y a veces, aunque duela admitirlo, sabes que has dicho sí…

No eres lo que no decides ser.

Aunque sí eres lo que imaginas y temes, al mismo tiempo… Porque todo llega a ti para ser comprendido, aceptado, expresado a través de ti, admitido, besado, sentido, perdonado, trascendido y soltado a un mar de nada que ya no vuelve a ti.

Eres lo que te das permiso para ser y creer que eres y todo aquello de lo que llevas tiempo huyendo y sabes que vas a tener que afrontar. Siempre llama a la puerta, siempre vuelve en otro lugar, con otra cara, en otras circunstancias, pero lo ves y reconoces, sabes que es lo mismo, otra vez… Que reaparece esperando que ahora, que has descubierto que eres capaz, sepas comprender qué significa y tomes la decisión de fundirte con la vida, que aceptes, que bailes con la incertidumbre y te des cuenta de que has estado huyendo de tu premio, de tu paz, de ti…

Eres lo que te gusta pensar que eres mientras te culpas por no haberlo conseguido todavía y lo que llevas tiempo buscando por todas partes y aún no te has dado cuenta de que está prendido a tu espalda y te ha acompañado toda tu vida.

Eres lo que sueñas aunque te dé miedo soñarlo porque en el fondo no lo crees merecer…

Eres esa persona indecisa que ves en todas la personas indecisas con las que te cruzas, la persona triste que ves en todas la personas tristes, la persona cansada que ves en todas la personas cansadas… Eres la persona maravillosa que ves en todas la personas maravillosas, incluso cuando no eres capaz de verlas así, tal y como son porque la rabia y el resentimiento te nublan los sentidos.

Eres esa roca que se queda quieta dejando que el mar le susurre palabras de espuma y la arena que se desliza diminuta en él y se deja llevar hasta encontrar una orilla donde descansar.

Eres todo lo que te asusta ser, justamente porque te asusta y la vida te lo pone delante para que dejes de huir. Para que puedas superar ese dolor y pases a la fase siguiente en la que hay otros fantasmas hasta que un día te des cuenta de que te estás buscando siempre a ti y que durante todo el camino lo que te daba miedo era enfrentarte a ti mismo.

Eres todo lo que amas, porque cuando amas el tiempo se para y eres uno con todo lo hermoso que te rodea y no hay nada que pueda arañar tu perfección.

Eres como eres y dejar de huir de ello va a cambiarte la vida… Eres tus esquinas más suaves y tus aristas más punzantes… Tus pensamientos más tristes y tus ideas más brillantes… Tus súplicas más ancestrales y tus ganas más locas por vivir… Todas tus espinas y todas tus risas. Tus lágrimas y tus certezas.

Eres el producto final de tus pensamientos.

Eres lo que callas y lo que gritas. Lo que quieres olvidar y vuelve a ti sin poderlo evitar precisamente porque quieres olvidarlo sin haberlo aceptado ni comprendido, sin haber sacado la lección de ese dolor y haberle dado la vuelta a la historia… Eres lo que intentas retener en tu memoria para que no se pierda y sin querer se desvanece, obviamente para demostrarte que no poseemos nada y que apegarse a algo es la forma más rápida de hacer que se esfume entre tus manos.

Eres la medicina que necesitas mientras vas por la vida buscando amor en brazos que no abrazan y regalando besos a cambio de respeto, de algo que se parece a la paz pero que en realidad es una calma tensa que precede a un llanto sordo… Algo que se parece a la felicidad pero en realidad es una descarga hormonal que te recuerda que estás vivo y que la biología se pone de tu parte cuando decides animarte un rato y nada más…

Eres esa persona que necesita el mérito y la medalla para amarse y conseguir que ese amor le dure sólo cinco minutos… El que confunde la adulación con la admiración y el interés con la amistad. El que cree que ir intentando cambiar a los demás es ayudarles y aportar valor cuando en realidad es incapaz de tolerar la frustración de que el mundo no sea como él cree que debe… Porque mientras te decides a dar el paso hacia ti mismo el mundo no para de girar. Porque nunca te apeas de esa noria que hay en tu cabeza que siempre da vueltas sobre lo mismo y siempre te cuenta las mismas historias que nunca acaban esperando a que las escribas.

Eres el que por fin un día se da cuenta de todo esto y sabe renunciar a lo que no necesita de verdad y ponerse en marcha para lo verdaderamente importante. El que descubre que su paz y su felicidad son una decisión propia y que no tiene que cambiar el mundo sino amarlo tal y como es… El que se sorprende encontrando fácilmente aquello que parecía imposible, porque advierte que con humildad se hace visible lo invisible y con paciencia se llega a cualquier meta porque se ama el camino.

Eres el que al final conquista sus sueños porque se percata de que siempre habían sido suyos, pero nunca había creído lo suficiente en sí mismo como para acercar la mano y poderlos tocar. El que se levanta cada día a pensar del cansancio y confía en saber encontrar la forma de ser sin límites ni excusas, sin coartadas para negarse lo bueno que merece, sin postergar más lo que sabe que debe asumir. El que se mira a sí mismo y, a pesar de la niebla, al despertar y dice siempre “buenos días, vida”.

“Hagas lo que hagas, tírate a ello. Lanza tu cabeza, corazón y manos dentro de ello”.

Esa es una cita de la CEO de Pepsi, Indra Nooyi, que se levanta a las 4 a.m. cada mañana para administrar una corporación internacional multimillonaria y se sentó en un consejo empresarial con el Presidente de los Estados Unidos.

Ella sabe de lo que está hablando.

Si estás buscando inspiración para lo que queda de este 2018, sigue leyendo para obtener las frases más inspiradoras de líderes mundiales, intelectuales y artistas que han compartido su sabiduría y consejos.

Malala Yousafzai

“un niño, un maestro, un libro, un bolígrafo pueden cambiar el mundo”

Aunque solo tiene 20 años, Malala ha sido galardonada con el Premio Nobel de la Paz. Su compromiso de proporcionar educación a todos, especialmente a las niñas, es evidente.

William Shakespeare

“Nuestras dudas son traidores, y nos hacen perder lo bueno que podríamos ganar, por temor de intentarlo”

Nadie ha creado grandes frases como el bardo. Shakespeare nos dice que no le tengamos miedo a los riesgos en esta línea pronunciada por Lucio en el Acto I, Escena IV  de “Medida por medida”.

Maryl Streep

“La verdadera libertad es entender que tenemos una opción en cuanto a quién y qué permitimos tener poder sobre nosotros”

Meryl Streep ha ganado tres premios Oscar y ha sido nominada para 20 premios de la Academia.

Susan B. Anthony

“cuanto más vieja me hago, mayor poder parezco tener para ayudar al mundo; soy como una bola de nieve; cuanto más avanzo, más gano”

Es posible que Anthony no haya vivido para ver a las mujeres ganar el derecho al voto en las elecciones, pero su trabajo es, sin embargo, esencial para la causa. La reformadora social entendió el poder de la edad y disfrutó volviéndose más poderosa con la sabiduría.

Muhammad Ali

“Si pueden hacer penicilina con pan mohoso, seguramente pueden sacar algo de ti”

Nacido Cassius Clay, el boxeador campeón es más famoso por su frase “flota como una mariposa, pica como una abeja”. Sin embargo, el fallecido Ali no carecía de un tesoro de frases inspiradoras.

Ana frank

“¡Qué maravilloso es que nadie tenga que esperar, pero puedes comenzar ahora mismo a cambiar gradualmente el mundo! ¡Qué maravilloso es que todos, grandes y pequeños, puedan ayudar de inmediato a hacer justicia al dar de sí mismos!”

Aunque Ana Frank, que se escondió de los nazis cuando era niña, tenía muy poco de qué alegrarse, mantuvo una actitud positiva y demostró una madurez superior a la suya en su diario.

Nelson Mandela

“Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él”

Esta frase proviene de la autobiografía de Mandela, “Long Walk to Freedom“. Mandela cumplió 27 años de prisión mientras luchaba por la justicia hasta que fue liberado y se convirtió en el primer presidente negro en una nueva Sudáfrica.

Stephen Hawking

“Mis expectativas se redujeron a cero cuando tenía 21, todo desde entonces ha sido una bonificación”

Hawking, un brillante científico, ha vivido la mayor parte de su vida confinado a una silla de ruedas e incapaz de hablar. Sin embargo, dijo que se mantiene positivo al ajustar sus expectativas en la vida.

Oprah Winfrey

“Haz lo mejor en este momento te coloca en el mejor lugar para el próximo momento”

Durante años, las palabras motivacionales de Oprah, ingresaron en millones de hogares a diario a través de su programa de televisión, que se ve ampliamente. Desde entonces, se ha establecido como actriz, productora y filántropa.

Indra Nooyi

“Hagas lo que hagas, sumérgete en ello, arroja tu cabeza, corazón y manos dentro de ello”

Indra Nooyi, que creció en India, asistió a Yale School of Management y se convirtió en la CEO de PepsiCo, una corporación internacional. Ella ha sido dos veces nombrada una de las mujeres más poderosas de Fortune.

Amelia Earhart

“La preparación, a menudo he dicho, es justamente dos tercios de cualquier empresa”

Earhart, que fue una de las primeras mujeres a las que se expidió una licencia de piloto, también fue la primera mujer en cruzar el océano Atlántico en 1928, y la primera persona en sobrevolar el Atlántico y el Pacífico.

Audrey hepburn

“nada es imposible. La palabra misma dice que soy posible”

La famosa actriz pasó de “Breakfast at Tiffany’s” a convertirse en Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF.

Neil Armstrong

“No puede haber grandes logros sin riesgos”

El primer hombre que caminó en la luna tuvo que correr un gran riesgo. Armstrong se convirtió en un héroe en todo el mundo por su valentía.

Juana de Arco

“No tengo miedo. Nací para hacer esto”

Antes de ir a la batalla, la francesa Juana declaró su valentía. Sus tropas ganaron la parte de la guerra a pesar de su corta edad. Juana de Arco usó gran coraje y por eso, es recordada siglos después.

Platon

“Cada corazón canta una canción incompleta hasta que otro corazón susurra. Los que desean cantar encuentran siempre una canción, a la altura de un amante, todos se convierten en poeta”

El filósofo griego antiguo siempre fue uno para las palabras. Los estudiantes universitarios todavía leen sus obras y sus ideas han construido una base para la sociedad occidental moderna.

Emily Dickinson

“Si puedo evitar que un corazón se rompa, no viviré en vano”

La poesía de Dickinson ayudó a crear una voz estadounidense única. Las palabras de Dickinson y sus prolíficos poemas la llevaron a un consenso de aclamación póstuma.

George washington

“Trabaja para mantener vivo en tu pecho esa pequeña chispa de fuego celestial, llamada conciencia”

Padre fundador, primer presidente y brillante comandante jefe, Washington fue un extraordinario líder que guió a la joven nación estadounidense con gran destreza moral.

“He descubierto que las pequeñas victorias, los pequeños proyectos, las pequeñas diferencias a menudo crean enormes avances” —Rosabeth Moss Kanter.

De pequeños triunfos está compuesto el camino hacia la Victoria Suprema. Dominar los patines en línea es, ay, bastante más complicado que aprender a montar en bicicleta.

En la bici, cuando por fin dominas el equilibrio, de inmediato empiezas a andar con mucha confianza. No esperas caerte en cualquier momento. Sientes que el aparato está bajo tu control.

No ocurre así con los patines.

En mi caso (que no es el mismo caso de aquellos bendecidos que al poco tiempo de usar los patines ya pueden saltar, zigzaguear y ¡evitar caerse!), como llevo poco tiempo utilizándolos, siempre voy haciendo contorsiones para no perder el equilibrio y así no estamparme contra el pavimento.

Son muy pocos (¡y muy cortos!) los momentos que disfruto.

La mayor parte del tiempo voy con los dientes apretados y la cara con el gesto del que sabe que pronto le espera un leñazo.

Por fortuna los leñazos han sido más que nada promesas incumplidas. Bueno, hasta hoy que me dí dos. Me había estado escapando.

«Si la pasas tan mal en los patines, ¿porque entonces sigues haciéndolo?» —te preguntas con sobrada razón (ya sabía yo que eras persona de buen criterio).

Y yo te respondo que tu pregunta es muy oportuna e importante. Pues me da la oportunidad de contarte algo que puede llegar a ser de mucha utilidad en tu vida.

Así que sigue leyendo y toma nota.

(Perdona mi atrevido tono imperativo, pero es que de verdad pienso que es importante y no quiero, ¡por nada del mundo!, que te lo pierdas).

Muy claro lo tengo. Si hago el balance entre los momentos de angustia que vivo, y los escasos y efímeros instantes de éxtasis ‘patinístico’; me sale más a cuentas darle un paseo al perro.

Pero, resulta que cada día que pasa los éxtasis son más frecuentes y la angustia un poco, solo un poco menor. Lo cual significa que… ¡exacto! ¡Estoy progresando!

La percepción de progreso en cosas importantes para nosotros es la madre de todas las motivaciones.

Es gracias al sentimiento de mejoría que todos los días estoy dispuesto a calzarme los patines y a desafiar una vez más a la gravedad y, por supuesto, también a su severo compinche, el pavimento.

Cada avance, cada mejora es una pequeña victoria que tienen un enorme valor en el camino hacia la victoria final.

Cada gramo de peso que perdemos, cada nueva palabra de otro idioma que aprendemos, cada copa que no bebemos… todos son avances que turbo-cargan nuestra determinación de persistir en el empeño.

Moraleja, celebra las pequeñas victorias. Son ellas las que te llevarán hacia el gran triunfo.

Otra cosa igual de importante a la anterior es entender que cada que nos decidimos a hacer algo nuevo, debemos convivir durante un tiempo con la incomodidad.

Aprender es difícil, y mientras dominamos una nueva disciplina, cualquiera que esta sea, vamos a ser muy torpes. Además, experimentaremos montones de frustración por no ser capaces de hacer las cosas que queremos hacer.

Esto es a lo que los entusiastas del desarrollo personal llamamos tan cansinamente “salir de la zona de confort”.

Convendrás conmigo que el malhumorado recibimiento que concede el pavimento cuando uno decide visitarlo de repente, es alejarse bastante de cualquier tipo de confort.

Un paseo en bici es placentero. Los patines un tormento.

Pero si no estoy dispuesto a pasar por ese tormento jamás voy a aprender a patinar. Ni a pintar. Ni a cantar. Ni a programar. Ni a hablar en público. Ni a nada.

Segunda moraleja, no hay aprendizaje sin incomodidad y frustración inicial. Si queremos aprender (entiéndase, progresar) debemos estar dispuestos a sentirnos incómodos (al principio).

Antes de despedirme una pequeña advertencia (si ya osé pedirte que tomarás nota, que más da el pequeño atrevimiento de advertirte algo). Bueno, aquí va: no te compares con los demás. Compárate con la persona que eras el día anterior. Es decir, celebra TUS pequeñas victorias (recuerda la moraleja uno).

Si mientras estamos aprendiendo, comparamos nuestro nivel actual con el de las personas que llevan más tiempo practicando. Es muy probable pensemos en desistir, pues el proyecto nos parecerá una quimera. Inalcanzable.

Pero si nos concentramos en el progreso que realizamos, aunque a veces parezca poco, no tendremos problemas para continuar con nuestro trabajo.

Dennis Wang lleva el emprendimiento en la sangre. Tal y como él lo afirma, desde los primeros años de su vida, siempre tuvo una meta en la cabeza: Crear una gran marca, que no fuera sólo conocida en su país, Brasil, sino en todo el mundo.

Creció y creció, estudió, trabajó, pero jamás pensó que esto podría ser posible, hasta la noche del 24 de junio de 2011, justo a sus 28 años de edad, cuando la meta comenzó a convertirse en realidad, gracias a la imaginación que tuvieron él y cuatro de sus mejores amigos, quienes visualizaron la creación de Easy Taxi, luego de desesperarse por no poder tomar un vehículo por la noche.

A cinco años de distancia de esta aventura, Dennis está seguro de que les ha ido bien, y los resultados lo sustentan. La aplicación suma ya 25 millones de descargas en todo el mundo y es la reina de la movilidad en América Latina, región en la que está presente en 16 países.

Pero la empresa no se ha quedado ahí: también compite en 11 países del continente asiático, entre los que destacan Arabia Saudita, Corea del Sur y Singapur, y tres de África: Egipto, Nigeria y Kenia. El 2015 fue el año de su mayor éxito, al conseguir sólo en 12 meses 83 millones de viajes a través de su App de movilidad, casi la mitad de los que había tenido en toda su historia.

La próxima Easy Taxi

Pero, ¿qué es lo que debe hacer un emprendedor para crear a la próxima Easy Taxi? Dennis Wang afirma a Entrepreneur en Español que es una pregunta suelen hacerle mucho y que no es fácil de contestar, ya que las cosas se han dado tan rápido que ni siquiera ha tenido tiempo de mirar atrás.

Sin embargo, el emprendedor, que pasó de ser colaborador en instituciones financieras como Merrill Lynch, BNP Paribas y ABN AMRO a dirigir su propia compañía global, asegura que existen ocho mantras que los emprendedores deben trabajar para que su compañía llegue a tener una vida similar a la que hoy tiene la startup brasileña.

1. Lo más importante siempre será el talento.

Para Dennis Wang, no importa si tienes la mejor idea del mundo o mejores habilidades como emprendedor que Mark Zuckerberg, sino que el verdadero éxito al emprender está en saber rodearse del mejor equipo. Es por eso que recomienda preocuparse por buscar al mejor equipo de trabajo y, en la medida de lo posible, también al más especializado, ya que serán ellos los que tendrán en sus manos implementar todo aquello que se propone lograr.

2. Ventaja competitiva, la clave de todo.

Cuando nació Easy Taxi, en 2011, sólo estaban establecidos en Brasil dos tipos de taxis, los de radio y los de calle, entonces la apuesta de Dennis y sus amigos fue crear algo nuevo, que transformara completamente con tecnología lo que existía. Esta fue la razón por la cual crecieron, afirma el CEO, quien señala que la compañía que no cambia las reglas del juego o no aporta nada nuevo no tiene ninguna posibilidad de llegar a crecer, aún cuando tenga la mejor estrategia o planes.

3. Dale opciones a la gente, permítele decidir.

Anteriormente a la gente no le importaba no tener opciones de un producto si es que éste cumplía con sus necesidades. Sin embargo, ahora Dennis Wang recomienda a las marcas contar con un catálogo más amplio, que se adapte a cualquier necesidad o gusto que puedan tener las personas. Es por esta razón que Easy Taxi ha trabajado en diversificar sus automóviles, formas de pago, conductores y servicios, intentando con esto permitirle a la gente decidir qué es lo que más le conviene.

4. Cuesta el mismo trabajo soñar en pequeño que grande.

Una de las razones por las que Easy Taxi ha logrado crecer tanto es porque consideran que “soñar pequeño y soñar grande siempre da el mismo trabajo”. Ellos no esperaron a estar totalmente establecidos, como muchos piensan que se necesita, para expandirse, sino que se jugaron todo y las cosas las salieron bien. Tardaron apenas unos meses en saltar de Brasil a México y América Latina, y cuando menos lo pensaron ya estaban negociando en Asia y África.

5. Aprende a dar giros a tu negocio, adaptarse es básico.

Al igual que consideraba Charles Darwin con la vida animal, Dennis Wang cree que para que las empresas puedan crecer y sobrevivir necesitan tener la capacidad de adaptarse a cualquier entorno. Por eso, su recomendación para los líderes pasa por aprender a dar giros a su negocio rápido, dependiendo de las distintas exigencias que puedan ir apareciendo. En particular, hacer esto le permitió a Easy Taxi conseguir que su modelo pudiera funcionar en cada país en el que se encuentran.

6. Haz todo lo que tengas que hacer para iniciar.

El fundador de Easy Taxi recuerda que en sus inicios nadie quería apoyarlos con una inversión para comenzar con su negocio. Por eso, ellos decidieron que venderían una camioneta que tenían para poder costear el primer desarrollo de su aplicación. Bajo esta premisa, ningún emprendedor puede poner como pretexto el que no recibe dinero de nadie para poder comenzar, ya que, asegura el ejecutivo, siempre hay alguna manera de conseguir capital.

7. Pasión + Capacidades = Éxito.

“Siempre se dice que se tiene que tener pasión porque el camino, pero al mismo tiempo tienes que evaluar tus capacidades, porque puede ser que te guste mucho el fútbol, pero seas muy malo. Creo que debes de analizar ambas cosas”, explica el empresario brasileño. Desde su perspectiva, sí es importante que a uno le enamore lo que planea hacer, pero también necesita evaluar si tiene los conocimientos para poder dar el paso.

8. La paciencia es el mejor aliado.

Dennis Wang cierra invitando a los emprendedores a no esperar que las cosas caminen por arte de magia; es un recorrido muy largo en el que su mejor aliado serán siempre la paciencia y la tranquilidad que puedan tener para tomar decisiones y llevar hacia el mejor camino posible a su compañía: “A lo largo de todo este trayecto siempre encontrarán piedras que los querrán detener. Sin embargo, necesitan hacer altos en el camino para analizar lo que esté sucediendo.”

¿Cuánto te toma ser un maestro en tu arte? ¿Tu genio es innato o puede ser aprendido?

En su libro “Mastery”, Robert Greene extrae de su última investigación entrevistas hechas a maestros modernos y examina las vidas de antiguos genios como Albert Einstein, Leonardo da Vinci y Mozart para descubrir qué es lo que hace falta para alcanzar la excelencia.

Él discute que el éxito está al alcance de todos, eso si tienes disciplina, paciencia y sigues algunos pasos importantes.

Con el permiso de Greene, hemos extraído de su libro los siguientes tips para dominar cualquier cosa:

1. Encuentra tu tarea en la vida.

Muchas personas tienen un sentimiento intenso sobre aquello que dominan. Muy a menudo son alejados de eso por otros individuos.

El primer paso es confiar en ti mismo y apuntar tu carrera a lo que es único respecto a ti. Leonardo da Vinci no se dio cuenta de esto siendo un artista, sino cuando siguió su curiosidad de niño y se convirtió en un consejero y experto en temas desde la arquitectura hasta la anatomía.

2. En lugar de competir en un campo lleno de gente, encuentra un nicho al que puedas dominar.

El legendario neurocientífico V.S. Ramachandran, era un profesor de psicología inquieto e insatisfecho. Lo que parecía un llamado, se sentía más como un trabajo. Cuando comenzó a estudiar sobre los miembros fantasmas y trastornos cerebrales anómalos, encontró preguntas sobre el cerebro y la conciencia que lo fascinaron. Encuentra tu nicho y destaca.

3. Rebélate contra el camino equivocado y usa ese enojo como motivación.

Mozart era un niño prodigio en el piano. A una edad muy temprana, su padre dominante viajó con él por toda Europa. Cuando descubrió su talento único para componer, su papá lo suprimió. Hasta que Mozart lo rechazó por completo, fue que se convirtió en un maestro. Muchas veces somos atraídos a las cosas equivocadas, ya sea dinero, fama o aceptación.

4. Ama tu tema a un nivel muy básico.

Las cosas que te paralizaban y emocionaban de niño no eran un capricho pasajero, sino un mensaje de lo que deberías estar haciendo. Para Marie Curie fue merodear por el laboratorio de su padre y fascinarse con los instrumentos.

5. Encuentra el aprendizaje ideal.

Charles Darwin era un estudiante mediocre. Estaba más interesado en los especimenes que en las clases. Un buen día tuvo la oportunidad de ir a una expedición a América, y lo que vio en ese bote lo llevó a su destino y a una de las teorías más influyentes de todos los tiempos. Frecuentemente nos educan como dependientes. Es la experiencia y la exploración lo que nos transforma y nos lleva a dominar algo.

6. Participa en una observación profunda, practica mucho y experimenta.

Observación: no necesitas impresionar a la gente, necesitas observarlos. Al aprender las reglas puedes dominar.

Practicar: nuestros cerebros están configurados para dominar ciertas habilidades. Al repetir una cosa una y otra vez, las neuronas son reclutadas, cableadas y copiadas. Esa es una de las razones por las que nunca olvidas cómo montar una bicicleta.

Experimenta: no sabrás si eres un maestro hasta que lo pruebes. Hazlo antes de que estés listo para que de verdad aprendas.

7. Valora el aprendizaje antes que el dinero para que no seas un esclavo de las opiniones de las personas.

En lugar de un trabajo comercial más lucrativo, Martha Graham tomó uno como maestra que le daba tiempo para entrenar y desarrollar las innovaciones en la danza que la hicieron tan revolucionaria como lo era Picasso para pintar. Entrenar y aprender no vienen de los trabajos donde te presionas y te pagan más. Esos te llevan a un camino conservativo donde satisfaces a los demás.

8. Ten un sentimiento de inferioridad para aprender realmente.

A Daniel Everett, un lingüista talentoso, se le dificultaba aprender el lenguaje de la tribu Paraha en el Amazonas, lo cual frenó su investigación durante años. Fracasó debido a que su acercamiento fue como lingüista y misionario cristiano, desde una posición superior.

No dominó el lenguaje hasta que lo aprendió como uno de los niños de Paraha, dependiente de la tribu y sujeto a las mismas restricciones, inferioridad y necesidad de apoyo. Para entrar a un nuevo lugar o camino necesitas aprender lo más posible lo más rápido posible. Los prejuicios persistentes y sentimientos de superioridad obstaculizan eso.

9. Participa en prácticas intensas y acércate hacia la resistencia y el dolor.

El salón de la fama de Bill Bradley estaba hecho para el baloncesto sólo en altura. Él era lento, no podía saltar y no le importaba el juego. Practicaba tres o más horas después de la escuela, en fines de semana y hasta ponía pesas en sus pies. Ese era sólo el principio de su régimen. La práctica intensa junto con la resistencia, puede ser el doble de efectiva así como fácil.

10. Confía en el ensayo y error más que en nada.

Paul Graham siempre estuvo fascinado con las computadoras. Eventualmente entendió que aprendía más abordando los problemas, fallando y tratando otra vez, que cuando alguien le enseñaba algo. Esa experiencia lo llevó a la creación del YCombinator, lo que le dio a los emprendedores el apoyo de hacer lo que él hizo. Hoy en día, los aprendices son cada vez menos formales. Tienes que superarte a ti mismo basado en un estilo único de aprendizaje.

He llegado a valorar que un don del artista es la capacidad de ver el mundo tal como es. La visión de su creación que tienen los pintores o escultores es crucial, pero de nada vale si no pueden observar con precisión cuál es el estado actual de su creación.

La mayoría de nosotros no somos capaces de percibir la realidad tal como es. La mayor parte de lo que «vemos» está conformado por nuestras impresiones, nuestra historia, nuestro equipaje, nuestros prejuicios. No podemos ver a los demás tal como son porque estamos demasiado ocupados reaccionando a nuestra propia experiencia interna de lo que evocan en nosotros, de manera que raras veces nos relacionamos directamente con la realidad.

Fundamentalmente nos relacionamos con recuerdos internos de nuestra propia historia personal, estimulada y evocada por lo que tenemos ante nosotros.

Cuando las cosas van mal, culpamos de la situación a los líderes incompetentes, evitando así cualquier responsabilidad personal. Y cuando la situación es desesperada, puede que nos descubramos esperando que el gran líder nos rescate. En medio de todo esto, perdemos de vista totalmente la cuestión más importante de qué somos capaces de crear colectivamente.

El liderazgo consiste en aprender a conformar el futuro y existe cuando la gente deja de ser víctima de las circunstancias y comienza a participar en su creación. El liderazgo consiste en crear un campo en el que los seres humanos profundicen continuamente su comprensión de la realidad y sean capaces de participar en el despliegue del mundo y con la creación de nuevas realidades.

Nada cambiará en el futuro a menos que cambie radicalmente nuestra manera de pensar. Éste es el verdadero trabajo de los líderes. Tenemos unos modelos mentales del funcionamiento del mundo muy arraigados, mucho más profundos de lo que podemos imaginar. Es una locura pensar que el mundo pueda cambiar sin que cambien nuestros modelos mentales.

La mayoría de nosotros arrastramos la carga de una profunda resignación. Nos resignamos a creer que no podemos influir en el mundo, al menos no en una escala que sea relevante. Por tanto, nos centramos en la pequeña escala, donde creemos que podemos ejercer cierta influencia. Estamos resignados a ser absolutamente impotentes ante el gran mundo. Y cuando tenemos un mundo lleno de personas que se sienten impotentes, tenemos un futuro predeterminado. Por eso vivimos en un estado de desesperanza y desamparo, en un estado de gran desesperación. Y dicha desesperación es, en realidad, producto de nuestra forma de pensar, una especie de profecía autorrealizada.

Estamos enganchados a la idea de que compromiso y actividad son inseparables, Por eso, nos enrolamos en una corriente de actividad continua, asegurándonos de que todos nos vean hacer muchas cosas para que crean en la firmeza de nuestro compromiso. Si nos mantenemos lo suficientemente ocupados, quizá lleguemos a convencernos a nosotros mismos de que nuestras vidas tienen cierto significado aunque, en el fondo, sabemos que eso es imposible porque la desesperanza lo preside todo, somos impotentes y de ninguna manera podemos afectar el curso de las cosas.

Vivimos en un estado contradictorio de compromiso frenético, de pedalear en el vacío, sabiendo que en realidad no vamos a ninguna parte. Pero estamos aterrados ante la perspectiva de que si paramos, nos hundiremos; nuestras vidas no tendrán sentido.

Todo lo que nos rodea está en continuo movimiento. No hay nada en la naturaleza que se quede como está. Cuando miro a las hojas del árbol, en realidad estoy viendo un flujo de vida. Dentro de un par de meses esas hojas se habrán caído. En este mismo momento están cambiando y dentro de poco tendrán otro color. Dentro de poco estarán en el suelo. Dentro de poco serán parte de otro árbol. No hay absolutamente nada en la naturaleza que se quede tal cual.

Uno de los grandes misterios de nuestro actual estado de conciencia es cómo podemos vivir en un mundo en el que absolutamente nada está fijado y sin embargo percibir un mundo de «fijación». Pero cuando empezamos a ver la realidad más como es, nos damos cuenta de que nada es permanente, ¿cómo podría estar fijado el futuro? ¿Cómo podríamos vivir en otro lugar que en un mundo de continuas posibilidades? Esta toma de conciencia nos permite sentirnos más vivos.

Parte del férreo grillete que mantiene la ilusión de fijación reside en el hecho de que nos vemos a nosotros mismos y a los demás como seres fijados. No te veo; sólo veo las imágenes almacenadas, las interpretaciones, los sentimientos, las dudas, las desconfianzas, los gustos y las aversiones que provocas en mí. Cuando empezamos a aceptarnos mutuamente como seres humanos legítimos, ocurre algo verdaderamente sorprendente. Quizás éste sea el verdadero significado del amor, el poder del amor, la capacidad de vernos mutuamente como seres humanos legítimos.

Mi vida no puede dejar de tener significado, porque todo se está desplegando continuamente y yo estoy conectado con ese despliegue de formas que no puedo ni imaginar. No requiere un esfuerzo de voluntad ni una habilidad especial y tampoco aprendizaje o conocimientos. Realmente se trata de mi derecho de nacimiento. Es el sentido de estar vivo. No tenemos que ganarnos el sentido de nuestra vida porque es algo que ya está presente.

Cuando operamos en el estado mental en el que somos conscientes de ser parte del despliegue, no podemos dejar de estar comprometidos, es imposible. No hay nada que ocurra accidentalmente. Todo lo que ocurre es parte de lo que tiene que ocurrir en este mismo momento. Sólo cometemos los errores que tenemos que cometer para aprender lo que tenemos que aprender ahora mismo.

Es un compromiso del ser, no del hacer. Descubrimos que nuestro ser está inherentemente comprometido ya que eso forma parte del proceso de despliegue. La única manera de no estar comprometido es perder esa conciencia, volver a caer en la ilusión de que no estamos participando en la vida. Este descubrimiento nos lleva a un estado paradójico de rendición integra, por la que nos rendimos al compromiso: pongo en práctica mi compromiso escuchando y de ahí surge mi «hacer». A veces los actos más comprometidos consisten en no hacer nada más que sentarse y esperar hasta saber cuál es mi siguiente paso.

Empezamos a ver que pequeños movimientos en el momento y lugar exactos desencadenan todo tipo de consecuencias. En lugar de conseguir las cosas a través del esfuerzo y la fuerza bruta, comenzamos a operar sutilmente. Empezamos a estar rodeados por un flujo de significado. Comenzamos a darnos cuenta de que ciertas cosas son atraídas repentinamente hacia nosotros de maneras muy sorprendentes. Comienza a operar una estructura de causas subyacentes, un conjunto de fuerzas, como si estuviéramos rodeados por un campo magnético en el que los imanes se alinearan automáticamente. Pero dicho alineamiento no es espontáneo en absoluto, se trata simplemente de que los imanes están respondiendo a un nivel de causalidad más sutil.

Cuando comenzamos a operar en este nuevo estado mental, basado en otro tipo de compromiso, algo empieza a actuar a nuestro alrededor. Podemos llamarlo «atracción»: es el atractivo de la gente que está en un estado de rendición. No nos dedicamos a discutir su resultado porque es directamente observable. En gran medida así es como parece operar la sincronicidad dentro del campo del compromiso profundo.

¿Sueles tener muchas obligaciones acumuladas o piensas constantemente en muchas ideas que quisieras llevar a cabo, pero sientes que hay un abismo entre la imaginación y la práctica?

Muchas veces esto se debe a que nuestra mente nos juega una mala pasada y nos paralizamos por miedo, o bien nos sentimos abrumados ante todo lo que creemos que debemos hacer. Nuestras responsabilidades parecen superarnos y dudamos si podremos con todo; después de tanta presión terminamos abrumados, cansados y confundidos. Y entre tanta duda, al final de cuentas no hacemos nada de lo que se supone debíamos hacer. Y esa inacción nos hace sentir peor, pues la culpa y la decepción eclipsan cualquier tipo de motivación que podamos tener.

No estás solo en ese sentimiento, muchas personas que viven bajo constante estrés tienen esa sensación y se quedan paralizados ante decisiones o momentos importantes.

A continuación, te daremos algunos consejos para que eso sea parte del pasado y puedas disfrutar plenamente de los resultados de tus proyectos:

1. Administrar la energía

El primer paso es buscar inspirarte para motivarte. Rodéate de actividades, lugares y personas positivas que te transmitan buena vibra y energía. Cuando haces esto, te llenas de esa vitalidad que nos impulsa a tomar la iniciativa en nuestra vida; a diferencia de cuando te encuentras en situaciones o te rodeas de personas que parecen drenarla. Otras formas de incrementar la energía son mediante el buen descanso, la exposición moderada al sol, la alimentación sana, las actividades físicas, ejercicios de respiración y la meditación.

2. Hacer listas

Confeccionar listas de lo que debes hacer te ayuda a organizarte antes de arrancar un proyecto o comenzar a atacar tus pendientes. Pero también te ayuda a liberar tu mente de tanta información. A menudo, cuando elaboramos estas listas de “pendientes”, encontramos que no eran tantas las tareas que creíamos que debíamos hacer, y esto nos permite sentirnos menos abrumados. Notarás, por tanto, un ahorro energético considerable.

3. Poner plazos

Una vez confeccionada la lista, lo conveniente es asignar una determinada cantidad de tareas a cada día de la semana. Procura que no sean demasiadas a la vez para que el efecto no sea contraproducente. Una buena forma de hacerlo es tener en cuenta la importancia y la urgencia de cada una. De esta manera, te liberarás primero de las más importantes y urgentes, y dejarás las que no lo son tanto para después.

Cuando te dedicas cada día a hacer lo asignado, verás que esa abrumadora lista se reduce notablemente y será mucho más fácil de lo que creías inicialmente. Si te sobra la energía ese día para hacer más —siempre y cuando no sea extenuante— puedes hacerlo. Permítete un mayor margen para aquellos días en los que no te sientas tan inspirado o te encuentres ocupado con otras cosas. Poner plazos además ayuda a que la acción no se dilate en el tiempo y quede finalmente en la nada.

4. Aprender a delegar y simplificar

Muchas veces nos enredamos en asuntos simples, los volvemos complejos cuando en realidad no lo son. Aprender a simplificar, como también a delegar, son dos grandes habilidades que cuando se desarrollan te sirven para toda la vida. Aunque algunos días te puedas sentir un superhéroe, la realidad es que la capacidad humana tiene un límite y se requiere de la ayuda de otros para llevar a cabo proyectos o ideas. Así evitarás agotar tus energías rápidamente, o sufrir de estrés por no poder con todo.

Cuando hablamos de simplificar también hablamos de no sobre-pensar las cosas, ya que es una de las principales causas por las cuales no pasamos a la acción. Si bien es necesario y conveniente planificar y pensar antes de actuar, sobre-analizar la situación te puede llevar a encontrarle todos los obstáculos y limitaciones al asunto, entonces el miedo acaba por paralizar y por tanto se evita pasar a la acción.

5. Empezar con pequeños pasos

Si el objetivo es grande y te atemoriza, o no sabes por dónde empezar o qué camino optar, toma lo que se llama “Acción Imperfecta Masiva”. Aunque sean pequeños pasos por cada día, comienza con lo con lo que te sientas más cómodo, sólo con eso te acercarás cada vez más al objetivo y la rueda dejará su inercia para comenzar a moverse. Una vez en movimiento será mucho más fácil decidir una estrategia. Justamente se trata que sea de manera masiva e imperfecta, así que lánzate sin esperar tener todo bajo control, ya que más adelante habrá tiempo para “perfeccionar” tu estrategia.

Ser emprendedor no es fácil. El camino hacia el éxito está lleno de fracasos antes de llegar a la meta, lo importante es aprender la lección que cada uno de estos ofrece pues hacer lo contrario podría significar el fin de tu idea de negocio.

En México, el 75% de las nuevas empresas cierra operaciones a los dos años, de acuerdo con el estudio Las principales causas del fracaso de los negocios en México, realizado por el movimiento FuckUp Nights y el Tecnológico de Monterrey.

Para que tu startup no se convierta en parte de este porcentaje, te compartimos las historias tanto de fracaso como de éxito de grandes personalidades de todo tipo de industrias, desde la artística hasta la tecnológica, esperando que éstas te inspiren a seguir adelante.

Serguéi Brin y Larry Page

El ruso Serguéi Brin y el estadounidense Larry Page comenzaron Google como un proyecto universitario en enero de 1996, cuando ambos eran estudiantes de postgrado en ciencias de la computación en la Universidad de Stanford.

Al ver el potencial de su buscador, los emprendedores se fijaron como meta vender la idea a algún gigante tecnológico para poder continuar con sus estudios, sin embargo, nadie quiso comprarla.

Dos años más tarde la compañía fue fundada oficialmente, en septiembre de 1998, cuando, tras fracasar en su objetivo anterior, decidieron lanzar su startup. Brin y Page se encerraron en un garage y empezaron a levantar su imperio. Hoy, el conglomerado Alphabet Inc. es uno de los más importantes a nivel internacional.

Vincent van Gogh

Vincent van Gogh fue un pintor neerlandés autor de unas 2,500 obras entre cuadros y dibujos. De formación autodidacta, comenzó a pintar tras abandonar sus estudios a los 15 años aunque, desde entonces y hasta el día de su muerte el 29 de julio de 1890, apenas vendió unas cuantas de sus creaciones. De hecho, solo se tiene registro de una compra.

Su fama comenzó justo después de su fallecimiento, cuando la esposa de Theo, su hermano, para entonces también finado, se vio como única heredera de toda su obra. El mayor impulso de la misma vino 11 años después con una exposición de 71 de sus pinturas en 1901, a la que le siguieron otras en diversas partes de Europa y Estados Unidos.

Actualmente van Gogh es reconocido como uno de los más grandes pintores de la historia y sus creaciones están en la lista de las pinturas por las que más se ha pagado en todo el mundo.

Bill Gates

El primer proyecto emprendedor del estadounidense William Gates nació en la década de los setenta. Su nombre fue Traf-O-Data y su objetivo era el de, con ayuda de un software, leer los datos crudos de contadores de tráfico y generar con ellos informes útiles para los ingenieros de tráfico.

La compañía tuvo un éxito bastante limitado, pero la experiencia que Bill obtuvo durante su existencia fue importante para la creación de Microsoft, el gigante de la tecnología fundado en abril de 1975. Un año más tarde Gates abandonó la Universidad de Harvard, en donde estudiaba, para dedicarse completamente a su entonces startup.

Microsoft Corporation, dedicada al sector del software y el hardware, es hoy líder en su rubro.

Henry Ford

Henry Ford fue un emprendedor estadounidense que fue inspirado por la máquina autopropulsada cuando tenía apenas 10 años. En 1879, siendo aún adolescente, dejó su casa para empezar a trabajar y unos 12 años más tarde, tras conseguir el puesto de ingeniero en jefe en la compañía Edison, empezó a realizar sus propios experimentos con motores de gasolina.

Estos culminaron en 1896 con la invención de su propio vehículo autopropulsado denominado cuadriciclo. En 1899 Ford llegó a Edison Illuminating y junto con otros inversores formó la Detroit Automobile Company. La compañía pronto acabó en bancarrota. En un segundo intento, fundó la Henry Ford Company, ahora Cadillac. Sin embargo, renunció a ella al poco tiempo.

El éxito llegó para Henry Ford hasta su tercer intento, cuando 1903 lanzó la Ford Motor Company, dedicada a la venta de automóviles y vehículos comerciales Ford y de lujo Lincoln. La automotríz es hasta ahora el segundo mayor fabricante con sede en Estados Unidos y el quinto a nivel mundial.

Brian acton

En 2009, el programador estadounidense Brian Acton fue rechazado para trabajar en Facebook. Ese mismo año recibió otro ‘no’ por respuesta de parte de Twitter. Fue así que decidió ocupar su tiempo libre en un proyecto propio que desarrolló junto con su socio Jan Koum. Se trató de una agenda inteligente para móviles que poco después se convirtió en una aplicación de mensajería instantánea. Su nombre es WhatsApp.

Para diciembre de 2013, ésta app ya contaba con 400 millones de usuarios en todo el mundo. Irónicamente un año después, en febrero de 2014, Mark Zuckerberg ―creador de Facebook― anunció en su perfil la compra de la empresa de Acton por un total de 19,000 millones de dólares.

Stephen King

El famoso autor estadounidense Stephen King empezó a escribir a una temprana edad. Mientras estudiaba la primaria, incluso vendió sus historias a sus compañeros. Aún siendo un adolescente, comenzó a mandar sus trabajos a diferentes revistas, sin recibir una sola respuesta positiva. Tras terminar sus estudios universitarios con una licenciatura en arte en inglés y casarse, King se inició en la escritura de novelas.

Su primer título, Carrie, fue entregado a decenas de editoriales que la rechazaron. Finalmente, recibió una oferta de compra por 2,500 dólares ―una suma mínima para una novela―. Poco tiempo después, el valor de Carrie con los derechos del manuscrito fue vendido por 400,000 dólares. Tal vez King no recibió nada de esta cantidad, pero la publicación de la historia en 1974 le permitió ganar fama.

Hasta ahora, el autor ha escrito casi 80 obras entre novelas, relatos, cuentos cortos y guiones que le han valido más de 150 premios y reconocimientos en todo el mundo.

Steve jobs

Al estadounidense Steve Jobs siempre le interesaron la electrónica y los gadgets, razón que le llevó a unirse a un club llamado Hewlett-Packard Explorer Club mientras estudiaba la secundaria. Fue allí donde vio por primera vez una computadora, a la edad de 12 años. El joven quedó tan impresionado que supo de inmediato que se quería dedicar a ello. Poco después se unió a HP como practicante.

En 1972 entró a la universidad Reed College de Portland en la que permaneció solo 6 meses, ya que no podía pagarla. Pero en lugar de regresar a casa continuó trabajando, esta vez es Atari Inc. Fue durante ese periodo que, junto con Steve Wozniak, empezó a construir un computador casero. Este dispositivo dio como resultado el nacimiento de Apple Computer.

Steve Jobs se dedicó a su promoción entre otros aficionados a la informática, tiendas y ferias de electrónica digital, llegando a vender unos 200 ejemplares. A partir de entonces, el crecimiento de Apple fue notable. En tan solo 10 años, se convirtió en una empresa con 4,000 empleados y Jobs, con 27 años, era el millonario más joven de 1982.

En 1985 fue despedido de su propia empresa por diferencias con John Sculley, pero Steve Jobs nunca dejó de emprender. Fue parte del nacimiento de Pixar y fundó la empresa NeXT Computer Inc. que en 1996 fue adquirida por Apple Computer. Fue así que Jobs regresó a Apple.

Algunos dirán que es un defecto, yo opino que es una cualidad: lo necio se trae desde los genes y a mí me tocó recibir bastante de la dosis.

No había necesidad de salir de la caja, ni de pensar más allá… No existía razón aparente para salir de la zona de confort, de no recibir un cheque religiosamente cada quincena, de no checar la tarjeta de lunes a viernes, de verdad no había necesidad y todo estaba bien pero y sí ¿y sí todo podría estar mejor? Esa pregunta que lo detona todo y la necedad de hacerlo realidad.

Al hablar con muchos emprendedores y emprendedoras me he topado con un común denominador común que nos distingue ¡somos bien necios! Y aunque también tenemos otras características que nos ligan, esta ‘cualidad’ es parte fundamental de nuestra esencia.

Concebircrear y levantar una empresa no es cosa fácil, mantenerla a flote mucho menos… para ello se necesita determinación y mucho ahínco y claro ¡un modelo de negocio viable!

Muchos emprendedores nos perdemos en las nubes, y generamos ideas al aire, ¿pero acaso esas ideas se pueden convertir en negocios rentables?

Ciertamente ser necio es importante, al igual que ser responsable, dedicado, trabajador, honesto, profesional, y la lista continúa, pero me parece fundamental que también haya una buena idea que tenga la aceptación adecuada en el mercado para llevarla hacia un modelo replicable y escalable ¿acaso no queremos eso todos? ¿Qué no la meta esencial es llevar dinero a los bolsillos y mejorar en todas las áreas posibles de nuestra existencia?

Yo empezaría con una pregunta sencilla ¿por qué y para qué quiero emprender? Y es que señores, es imperativo siempre cuestionarse y sobre todo permitir que otros lo hagan.

Ciertamente no es fácil cuando nos hacen preguntas para las cuales no tenemos respuesta, mucho menos, cuestionamientos que ni siquiera nos habíamos planteado, pero no nos podemos encerrar en una sola idea y defenderla hasta la muerte porque entonces, estamos destinados al fracaso.

Poner al escrutinio público nuestro proyecto es para mí una fase muy importante a la hora de comenzar una empresa. Dentro de nuestra necedad y espíritu debe haber cabida para las dudas, los tropezones y enfrentamientos; debe haber cabida para las reestructuras, los cambios y las nuevas ideas.

Muchos somos obstinados en inventar y llevar al mercado ‘productos o servicios’ que suenan muy innovadores, pero que seamos realistas, no saldrán de las cuatro paredes de nuestra cocina.

Dejamos a un lado los costos, la realidad del mercado, a la competencia directa e indirecta, la situación económica y todas las variables que afectan o podrán afectar a nuestro futuro negocio en el corto y mediano plazo. Es cierto, todo comienza con una idea, y las ‘ganas’ de materializarla, pero sin las herramientas necesarias, la necedad no nos llevará a ningún sitio.

A manera personal, mi proyecto de vida se ha enriquecido sustancialmente con la asesoría de expertos en todos los temas, les sugiero hacer lo propio.

Me costó trabajo darme cuenta de que necesitaba ayuda y otra visión en las distintas áreas si quería que mi proyecto saliera a flote, cuando me quite el miedo y bajé un poco la guardia todo comenzó a fluir mucho mejor.

Escuché opiniones de todo tipo, dejé que me preguntaran, asumí mi ignorancia de no tener la respuesta o que la respuesta que yo creía era la correcta en realidad no lo era. Hable con todos, desde expertos en finanzas, hasta gente de otras áreas remotas que para nada tenían que ver con el planteamiento de mi empresa ¡la riqueza de opiniones y puntos de vista que logré fue invaluable!

No se queden en el papel, no sean necios, mantengan una flexibilidad que es permita, piensen en quién va a comprar su producto o servicio, cómo van a crear esa necesidad en el mercado, y cuando crean que todo está resuelto, vuelvan a cuestionarse, investiguen más, conozcan a su competencia mejor que a ustedes mismos, aprovechen las debilidades y busquen de manera creativa e innovadora la manera de volverlas fortalezas.

Somos agentes de cambio, las empresas que evolucionan y saben mutar son las que sobreviven.

Con cariño,

Gina.

 

 

 

Subir »
FB