Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

madrugar¿Tienes una relación de amor-odio con las mañanas?

Sí, ya sabes que levantarte temprano puede hacerte más productivo y motivado y que es una práctica que emprendedores exitosos como sir Richard Branson destacan como clave de su éxito.

El único problema es que… tú absolutamente odiosas abandonar tu cama por las mañanas.

Si te gusta la idea de tener una rutina matinal que te permita tener un día lleno de actividades, pero odias salir de tus cobijas para cumplirla, tenemos la solución para ti.

Aquí hay algunas estrategias simples que puedes seguir para empezar tu jornada de mucha mejor manera.

1. Empieza la noche anterior

Muchos estudios han vinculado la motivación con los ciclos REM de descanso (la parte en la que sueñas). Si no aprovechas bien tu tiempo de relajación nocturna, con varios ciclos REM, tu motivación se verá afectada por las mañanas.

Una manera de aprovechar mejor las horas de sueños es tener una rutina para antes de irse a la cama que te permita descansar mejor. Algunos tips para tener mejores hábitos son:

-Limitar tu ingesta de cafeína. 

Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX, asevera que toma una o dos tazas de café al día para evitar sentirse “acelerado” al momento de dormir.

-Aléjate de los electrónicos.

El brillo de las pantallas de tu smartphone, tableta o laptop afecta negativamente a tu cuerpo cuando te expones a ellas por las noches. Arianna Huffington, fundadora de The Huffington Post, deja su celular en otra habitación, un hábito que inició después de desmayarse de cansancio por seguir trabajando hasta tarde en su cama.

-Lee un libro.

Bill Gates, cofundador de Microsoft, suele leer por al menos una hora por las noches (generalmente biografías y textos históricos) para dormirse más rápido.

También ayuda tener un ambiente que sea propicio para dormir. Asegúrate de que tu habitación sea lo más oscura posible, voltea tu reloj despertador para que las luces de su pantalla no te afecten y trata de disminuir el ruido.

2. Define por qué es importante para ti volverte un madrugador

Es difícil hacer cualquier tipo de cambio cuando no sabes cuál es la razón particular por la que debes hacerlo.

¿Por qué quieres empezar mejor tus mañanas?

¿Qué buscas lograr con una rutina matinal?

¿Crees que seguir ciertas acciones al inicio de la jornada te ayudarán a mantenerte en forma o a enfrentar mejor tus pendientes?

Tal vez despertarte más temprano te permita hacer cosas que te gustan como meditar, desayunar sin prisas o leer.

Una vez que descubras tu razón para levantarte temprano, podrás hacer el cambio de manera más fácil.

3. Di no a los “Cinco minutitos más”

¿Cuántas veces apagas el despertador por las mañanas para dormir un poco más? ¿Una? ¿Dos? ¿Más?

Aunque no lo creas, apretar el botón “Siesta” (o “Snooze”) no te da más tiempo de sueño, al contrario, hace que te sientas más cansado. Tomar esas pequeñísimas siestas afecta tus ciclos de sueño y te hacen sentir adormilado todo el día.

Además, imagina cuál será tu actitud en las siguientes horas si tu primera acción del día es postergar el levantarte. Esto manda un mensaje a tu subconsciente de que no tienes la autodisciplina necesaria ni siquiera para dejar la cama.

Una buena manera de destruir este hábito es poner el despertador lejos de la cama para que cuando suene, tengas que pararte para apagar la alarma.

4. Cambia tu rutina lentamente

Tratar de cambiar todos tus hábitos matinales de un momento a otro puede no ser lo mejor. Es decir, intentar levantarte a las cuatro de la mañana cuando generalmente dejas tu cama a las 10 a.m. puede ser imposible.

Mejor empieza haciendo pequeños cambios que te llenen de entusiasmo. Estas modificaciones te harán sentir más calmado y te guiarán hacia las transformaciones profundas.

Por ejemplo, si generalmente te levantas a las 7 a.m., trata de despertarte mañana a las 6:45 am. Una vez que lo logres, intenta salir de la cama a las 6:30 am y así sucesivamente. Empieza haciendo estos pequeños cambios y antes de que te des cuenta te estarás levantando más temprano que nunca.

5. Llena tus mañanas de actividades que disfrutes

Es suficientemente difícil dejar la cama en la madrugada, ahora imagina hacerlo para dedicarle tiempo a cosas que no disfrutas. Puede parecer una tortura.

Por esta razón debes tener una rutina llena de actividades que te gusten, de cosas que te hagan sentir mejor sobre ti mismo y mejoren tu vida.

Puedes hacer ejercicio ligero, meditar, escribir o incluso pasar tiempo de calidad con tu familia. Crea tu propia lista de cosas que te animen por las mañanas para facilitar el abandono de las almohadas y cobijas tibias en invierno.

Ahí lo tienes: cinco cosas que puedes hacer para facilitar tus mañanas y ser más productivo. Ahora, solo tienes que probar una (o todas) para ser madrugador. ¿Quién sabe? Tu relación de amor-odio con las mañanas puede transformarse gracias a una rutina perfecta.

Vivir MejorAprender una nueva habilidad no depende tanto de cuanto practiques, sino de cómo practicas.

La clave consiste en variar sutilmente tu entrenamiento con cambios que mantengan a tu cerebro aprendiendo. Cambiando tu rutina, una nueva investigación dice, puedes reducir el tiempo que necesitas para adquirir una nueva habilidad a la mitad.

Adquirir nuevas habilidades motoras requiere repetición, pero la repetición iterativa es mucho más efectiva que simplemente hacer la misma cosa una y otra vez. Un nuevo estudio de la Universidad Johns Hopkins encontró que modificar las sesiones de práctica hizo que los participantes aprendieran una nueva habilidad motora (basada en informática) más rápido que la simple repetición. Los resultados sugieren que un proceso llamado reconsolidación está presente en el trabajo.

Reconsolidación es un proceso en el que “memorias existentes son recordadas y modificadas con nuevos conocimientos.” El nuevo estudio, dirigido por el profesor de la Universidad Johns Hopkins Pablo Celnik, demostró que la reconsolidación también es clave para aprender las habilidades motoras, un proceso sobre el que se conocía muy poco.

“Lo que encontramos es que si practicas una versión ligeramente modificada de la tarea que quieres dominar“, dijo Celnik, “realmente aprendes más, y más rápido que si sólo siguieras practicando exactamente la misma cosa varias veces al día.”

Ochenta y seis voluntarios fueron capacitados para manipular el cursor en la pantalla de una computadora apretando un pequeño dispositivo. Tres grupos cada uno capacitado por sesiones de 45 minutos. Entonces, seis horas después, un grupo repitió el mismo ejercicio, mientras que otro grupo realizó una versión modificada con una pequeña diferencia en la fuerza que se requería para apretar el dispositivo. Ambos de estos grupos repitieron la primera tarea al día siguiente, y un grupo de control sólo hizo una sesión por día.

El grupo de control fue el que peor lo hizo, apenas la mitad del grupo que simplemente repitió el proceso. El grupo que cambió cosas fue el que mejor lo hizo, superando por casi el doble al grupo entrenado de manera repetitiva.

El truco para hacer este trabajo es hacer pequeñas variaciones en las sesiones de práctica, “similar a ajustar un poco el tamaño o el peso de un bate de béisbol, raqueta de tenis o pelota de fútbol entre las sesiones de entrenamiento.” los grandes cambios parecen no servir.

“Si haces que la tarea sea demasiado diferente, las personas no obtienen el aprendizaje que observamos durante la reconsolidación. La modificaciones entre sesiones tienen que ser sutiles”, dice Celnik.

Duplicar tu rendimiento en un periodo de formación corto de este tipo es algo para destacar. Los músicos pueden aprender nuevas habilidades más rápido, los guitarristas podrían practicar sus escalas en diferentes partes del diapasón por ejemplo, y tal vez los principios podrían ser utilizados para ayudar a los amputados a aprender a utilizar sus nuevas prótesis más rápido. El estudio tiene, señalan los autores “fuertes implicaciones para la rehabilitación.”

problemasQue la culpa la tiene el marido, la ex pareja, la madre, el perro, la vecina, el clima, el gobierno.

Todo alrededor nuestro parece impedirnos ser felices.

Eso dicho vulgarmente es la víctima mental. Primero reconozcan ustedes si están así, reconozcan si son quejosos.

Tanto tiempo le han entregado a los demás la responsabilidad de su vida. Cada vez que uno dice: “¿cómo quieres que sea feliz con la familia que tengo?” “¿cómo quieres que sea feliz si Dios está en mi contra?”

Siempre va a haber un motivo para la infelicidad mental. Hasta que no entendamos intelectualmente esto y seamos los divinos y heroicos dueños de nuestra historia seguirá la víctima permanente.

Si la víctima sólo quedara en la queja verbal no sería grave, pero la energía de la víctima atrae victimarios permanentes en nuestra vida.

Uno es un imán energético que emana una cierta frecuencia y esa frecuencia atrae vibratoriamente gente en una cuerda igual. Entonces aquel que está demandando con su carencia, lo único que encuentra es gente igualmente prisionera que te presiona, que te domina, gente que abusa, ni siquiera adrede, es su mecanismo de comunicación.

Al ser victimas nos transformamos en discapacitados emocionales. Necesitamos que el otro llene el hueco de lo que no podemos proveer desde adentro. Se nos va la vida esperando que el otro nos ame. Somos mendigos emocionales.

El desapego se produce cuando ya no nos aferramos a la necesidad física de la aparición del otro en nuestra vida para sentirnos felices, somos felices porque estamos vivos en el planeta.

Así vamos a atraer a nuestra vida a gente que vibre en esa misma frecuencia de libertad.

Todas las relaciones que tuvimos hasta este momento son las relaciones que merecimos tener. Es lo que escribimos y decretamos claramente, según las asignaturas pendientes en este paso por el planeta tierra.

Experimentamos lo que habíamos generado, el abuso, la compasión, el amor, la carencia. Nos fabricamos los maestros perfectos para pasar por las experiencias que nos hacen falta para evolucionar.

Toda relación que tenemos en nuestra vida, es la relación que hemos atraído en forma perfecta, aunque esa perfección, a la mente le parezca horrenda.

Así que no más víctima, cambiemos la frecuencia vibratoria que emanamos si queremos que mejoren nuestras relaciones.

El futuro depende de lo que en este momento hagamos.

inteligencia emocionalLos buenos líderes son aquellos que nunca pierden el control, que se enfrentan a sus retos dejando a un lado sus problemas personales y que confían plenamente en sí mismos.

Los buenos líderes se reconocen también porque escuchan a los suyos y son comunicativos, y también porque se informan concienzudamente antes de tomar decisiones, valorando seriamente sus posible repercusiones.

Así, la inteligencia emocional juega un papel fundamental en liderazgo.

El liderazgo es una capacidad que todos deberíamos potenciar, porque seguramente, en alguna ocasión, tendremos la oportunidad de ponerla en práctica como empresarios, como padres, como maestros, como terapeutas, etc.

Por lo tanto, es necesario que tengamos en cuenta las implicaciones que la inteligencia emocional tiene para jugar este papel para desarrollar las capacidades necesarias.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional (IE) es la capacidad de entender y manejar tus propias emociones y las de las personas que te rodean.

Las personas con un alto grado de inteligencia emocional saben lo que sienten, lo que significan sus emociones y cómo estas emociones pueden afectar a otras personas.

Para los líderes la inteligencia emocional es esencial para el éxito. Después de todo, ¿quién es más probable que tenga éxito, un líder que grita a su equipo cuando está bajo estrés, o un líder que controla y evalúa con calma la situación?

Según Daniel Goleman, psicólogo estadounidense que ayudó a popularizar la IE, hay cinco elementos principales de la inteligencia emocional:

– Conciencia de sí mismo.
– La autorregulación.
– Motivación.
– Empatía.
– Las habilidades sociales.

Cuanto mayor sea la capacidad del líder para administrar cada una de estas áreas mayor será su inteligencia emocional.

Inteligencia Emocional en Liderazgo

#1 – Conciencia de sí mismo

Si eres consciente de ti mismo y siempre sabes cómo te sientes, sabrás cómo tus emociones y tus acciones pueden afectar a las personas que te rodean. Ser consciente de uno mismo cuando se está en una posición de liderazgo también significa tener una imagen clara de tus fortalezas y debilidades, y significa comportarse con humildad.

¿Cómo mejorar su conciencia de sí mismo?

– Manteniendo un diario que ayuda a mejorar la auto-conciencia. Si empleas unos pocos minutos cada día para escribir tus pensamientos tendrás a un mayor grado de conciencia de ti mismo.

– Reduciendo la velocidad en momentos ira u otras emociones fuertes para examinar por qué. No importa cuál sea la situación, siempre se puede elegir cómo reaccionar ante ella.

#2- Autorregulación

Los líderes que se autorregulan de forma eficaz no atacan verbalmente a otros, ni toman decisiones apresuradas o emocionales, ni consideran a las personas como estereotipos ni comprometen sus valores. La autorregulación es lo que ayuda a mantener el control.

Este elemento de la inteligencia emocional, según Goleman, cubre también la flexibilidad y el compromiso de un líder con la responsabilidad personal.

¿Cómo se puede mejorar la capacidad para autorregularse?

– Conoce tus valores dedicando algún tiempo a examinar tu “código ético”. Si sabes lo que es más importante para ti no tendrás que pensar dos veces cómo enfrentarte a una decisión moral.

– Hazte responsable sin culpar a los demás cuando algo te salga mal. Admite tus errores y haz frente a las consecuencias, cualesquiera que sean.

– Practica con calma situaciones difícil para saber reaccionar cuando tengas la oportunidad y para administrar tus emociones adecuadamente.

#3 – Motivación

Los líderes auto-motivados trabajar de forma constante hacia sus objetivos, y tienen estándares muy altos para la calidad de su trabajo.

¿Cómo puede mejorar su motivación?

– Re-examina por qué haces lo que haces. Es fácil olvidar lo que realmente te gusta o el motivo que te empuja a hacer las cosas. Por lo tanto, toma algún tiempo para recordar por qué quieres hacer las cosas. Revisa y actualiza tus objetivos para que ten energía.

– Conoce tu postura y por qué estás tan motivado

– Sé optimista y busca lo bueno, independientemente de los problemas. La adopción de esta forma de pensar puede llevar práctica, pero merece la pena el esfuerzo. Cada vez que te enfrentas a un reto, o incluso un fallo, trata de encontrar al menos una cosa buena acerca de la situación.

#4 – Empatía

Para los líderes, tener empatía es fundamental para la gestión de un equipo y para la organización exitosa.

Los líderes con empatía tienen la capacidad de ponerse en la situación de otra persona. Ayudan a que las personas de su grupo o equipo se desarrollen, desafían a otros que están actuando injustamente, dan una retroalimentación constructiva, y escuchan a los que lo necesitan.

Si quieres ganar el respeto y la lealtad de los demás debes ser empático.

¿Cómo puede mejorar la empatía?

– Ponte en el lugar de otra persona para ver su punto de vista.

– Presta atención al lenguaje corporal a través el cual el otro dice, de forma inconsciente, cómo se siente.

– Responde a los sentimientos del otro y abórdalos hablando con el otro sobre ello para que éste se sienta comprendido y se muestre más receptivo y dialogante.

#5- Habilidades sociales

Los líderes que dominan las habilidades sociales de la inteligencia emocional son grandes comunicadores. Son igual de abiertos a escuchar malas noticias como buenas noticias, y son expertos en conseguir apoyar a los suyos y que se sientan con una nueva misión o proyecto.

Los líderes que tienen buenas habilidades sociales también son buenos en la gestión del cambio y en la resolución de conflictos.

¿Cómo se pueden desarrollar las habilidades sociales?

– Aprende a resolver conflictos.

– Mejora las habilidades de comunicación.

– Aprende a reconocer lo positivo que hacen otras personas.

Conclusiones

Para ser eficaces, los líderes deben tener una comprensión sólida de cómo sus emociones y cómo sus acciones afectan a las personas de su entorno. El mejor líder se relaciona y trabaja con los demás.

Tomate tu tiempo para trabajar en la autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía y habilidades sociales.

Trabajar en estas áreas te ayudará a sobresalir en el futuro y a manejar las situaciones en las que tenga que cumplir con tu papel de líder, ya sea en la familia, en el colegio o en tu entorno.

Reibox BlogLa cultura de trabajo está en constante evolución para satisfacer las necesidades de las nuevas generaciones de trabajadores, así como las nuevas exigencias económicas.

En el mundo de ritmo rápido, competitivo, móvil de hoy, los líderes tienen más oportunidades y mayor necesidad que nunca de involucrar a su fuerza de trabajo.

Guy Parsons y Allan Milham, autores del nuevo libro Out of the Question: How Curious Leaders Win, dicen que los líderes tienen que adaptar su estilo de liderazgo para poder mantenerse al día con estas cambiantes demandas.

El líder draconiano sentado detrás de su escritorio de caoba en la esquina de su oficina delegando tarea tras tarea se ha ido, y el líder que no tiene miedo de mostrar vulnerabilidad y solicitar activamente opiniones llegó.

Aquí tienes cuatro características de los grandes líderes de hoy:

1. No se muestran

Los buenos líderes no cuelgan sus credenciales en las paredes con el fin de presumir o intimidar a su personal. “La moneda de ‘Yo soy sabio y puedes decir eso porque viste mis credenciales’ es anticuado,” dice Parsons.

Los grandes líderes de hoy no se preocupan por las credenciales, sino por las grandes ideas, no importa de donde esas ideas provengan. Estos líderes dejan sus egos en la puerta y no tienen miedo de decir que no tienen todas las grandes ideas.

2. No son dictadores

Mientras que los líderes del pasado solían ser muy directivos, diciéndole a sus empleados los pasos exactos que debían tomar y pagándoles un sueldo al final de la semana por hacer lo que se les ordenaba, los grandes líderes de hoy aflojaron los parámetros.

“El líder necesita demostrar la voluntad de compartir el acceso a temas que en el pasado a los empleados no se les permitía pensar”, dice Milham. En este estilo, el líder proporciona la dirección general al que el equipo tiene que ir, pero pide opiniones sobre cómo llegar allí.

3. Alientan las opiniones

Los grandes líderes aceptan las ideas de todos, independientemente de su rango.

Los líderes que toman el enfoque de “nunca sabes de donde una gran idea vendrá” son más propensos a tener un personal motivado e inspirado.

4. Están dispuestos a mostrar vulnerabilidad

Los grandes líderes de hoy no son sabelotodos. Mientras que en el pasado palabras como debilidad y vulnerabilidad eran considerados tabú, los líderes de hoy tienen la capacidad de decir: “No sé.”

“La gente quiere ver humanidad en el liderazgo,” dice Milham. La vulnerabilidad ya no es vista como un rasgo negativo. “Hace una generación, seríamos juzgados como líderes ineficaces si decíamos que no sabíamos algo,” dice Milham.

Hoy, sin embargo, las personas rodean a un líder que admite que no tiene todas las respuestas y se inspiran para ayudarlo a encontrarlas.

Vivir MejorDe la parte I

“Las consecuencias de un ‘no’ rara vez son tan malas como piensas que van a ser”, dice Newman. El cielo no se caerá, tu familia no dejará de quererte, y tu jefe no te despedirá; todos probablemente te respetarán a ti y a tu tiempo un poco más si les dices que “no” más a menudo.

¿Suena difícil? Aquí tienes cómo decirle no a las personas a las que no puedes decirles no:

Parte II

Tus clientes, y trabajo en general

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Como profesional independiente, estoy más familiarizado con esto de lo que me gustaría. Siempre tengo miedo de rechazar trabajos, porque ¿qué pasa si ese editor al que le dije “no” se molesta y no me pide más artículos en el futuro?

“Tememos perder un cliente si no nos inclinamos a cada deseo o petición, pero aceptar más de lo que podemos hacer con comodidad o hacer bien, puede ser contraproducente,” dice Newman.

Cómo decirles que no: Si tomas más trabajos del que puedes hacer con tu mejor nivel, más probabilidades hay de que tu cliente se vaya a otro lado en el futuro por esa razón que por el hecho de que le dijeras que “no.” Además, cinco minutos después de haberle dicho a tu cliente que “no,” probablemente ya lo haya olvidado.

“Cuando decimos que ‘no’, el que lo pide ya está con la siguiente persona,” dice Newman. “Él o ella no está pensando tanto en ti como piensas; eso también es verdad con los compañeros de trabajo, amigos y familiares. Si eres bueno en lo que haces o en lo que quieren que hagas, probablemente vuelvan a pedírtelo la próxima vez que les surja la necesidad.”

La próxima vez que necesites decirle que “no” a un cliente, Newman sugiere decir, “Lamento no poder tomar tu proyecto en este momento. Te estaría haciéndote un flaco favor si lo hiciera. Espero que considerares pedírmelo de nuevo dentro de un tiempo.”

“Decir palabras como esas demuestra que quieres trabajar para ellos, que tienes sus mejores intereses en el corazón y que estás realmente entusiasmado por ayudar“, dice Newman, que señala en también podrías preguntarles si podrías comenzar con el proyecto más tarde o acordar una fecha de vencimiento cómoda para poner en relieve tu entusiasmo por trabajar para este cliente en particular.

Tus obligaciones sociales

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Ya sea que se trate de tus compañeros de trabajo que te pidan que vengas a tomar algo, o amigos que no son del trabajo que te pidan usar tu día libre para ayudarlos con su mudanza, decirles “no” a las personas que te agradan puede hacerte sentir mala persona.

“Los amigos son un apoyo, nos apuntalan cuando estamos abajo, nos ayudamos unos a otros cuando surge una necesidad,” dice Newman. “Estos muchos roles, la definición misma de amigo, hace que decir no sea extremadamente difícil.”

Cómo decirles que no: La buena noticia, dice Newman, es que sólo debes decirles “no” y entonces olvidarte de ello, porque tus amigos también lo harán. “Probablemente 99 de cada 100 casos, tu ‘no’ será olvidado rápidamente porque el autor de la pregunta casi inmediatamente se concentrará en buscar a alguien más. Sólo tú llevas el peso y la preocupación de la culpa.”

Para mover las cosas, Newman sugiere evitar largas explicaciones que le den al autor de la petición  espacio para volver a pedírtelo u ofrecer fechas, horas o compromisos alternativos. Se breve, y asegúrate de dejar en claro con tu negativa que no se trata de ellos diciendo cosas como: “Mis horarios son terribles, me gustaría salir, pero no es posible” o “no me siento bien prestándole mi camión a la gente. Esa es mi política.”

“Decirle que no incluso a amigos y conocidos casuales es más simple cuando piensas en lo bueno que es para ti y dejas de preocuparte por lo que las demás personas piensan,” dice Newman. “La mayoría de las personas tienen memorias sorprendentemente cortas.”

Tus obligaciones familiares

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Ellos son tu familia. Creciste con estas personas, o te casaste con ellas, o las criaste.

“Los familiares son las personas a las que más amas, y inversamente son las personas que más te enfurecen con sus incesantes peticiones,” dice Newman. “Por razones complejas que se desarrollaron durante los últimos años, no quieres decepcionarlos o enfrentarte con su desprecio. Para empeorar las cosas, probablemente te hayas convencido de que se supone que debes estar ahí para ellos, que es tu trabajo ayudarlos a resolver todos sus problemas y mantener la paz.”

Lo que es aún peor, a menudo tu familia conoce tus debilidades y sabe cómo usarlas para agotar tu paciencia.

Cómo decirles que no: Esto varía en gran medida por quien en tu familia te está solicitando qué, pero la clave está en ser firme y honesto. Si alguien quiere algo de tu tiempo y no puedes dárselo, dile que no puedes y explicarle por qué. Se directo y defiende tu posición si protestan.

Si alguien quiere tu talento, pero simplemente no tienes el tiempo para ayudarlo, un simple, “Puedes hacerlo tan bien como yo,” funciona de maravillas, rechazas gentilmente su petición y aumentas su confianza. También puedes añadir, “Te diré cómo”.

Y si alguien de tu familia te solicita un gran favor, como cuidar a sus hijos, decir: “Es una responsabilidad que me pone muy nervioso,” será suficiente para ponerlos a buscar a alguien más.

Y si todavía tienes problemas para decir “no”, comprende que hacerlo a menudo beneficiará tu relación con tus seres queridos en el largo plazo.

“Los padres, los hijos y las parejas presentan el desafío supremo en la búsqueda de marcar tus límites y ser alguien que pueda decir ‘no’ más fácilmente,” dice Newman. “Vas a comenzar a resentirte con los miembros de tu familia, sin importar su edad o quiénes sean, si continúas cediendo a todas sus necesidades y deseos.”

sobre-pensarTengo una teoría bastante simple de por qué los emprendedores fallan a la hora de llevar a cabo sus proyectos: pasan mucho tiempo analizando sus opciones.

Siempre insisto en la importancia de hacer la tarea y de estudiar lo que sea necesario para el éxito. Pero ¿en qué momento se toma la acción? ¿Hasta cuándo sabes que ya has leído lo suficiente? ¿Con cuántos expertos tienes que hablar? ¿Ya fuiste a los suficientes eventos?

Claro que estas son grandes maneras de recolectar información, pero llega un momento en el que tienes que saltar para poder seguir adelante.

Yo me dedico a enseñarle a la gente qué es el espíritu emprendedor. Algunos de mis alumnos son algo indecisos y me hacen muchas preguntas, lo cual está bien, pero no son capaces de tomar una decisión. Encuentran cualquier excusa para no ir hacia adelante. Mi programa es de un año y algunos de ellos se tardan lo mismo para un solo proyecto. Es demasiado tiempo.

Los emprendedores siempre consideran los más pequeños detalles y se obsesionan con todo. Eso está bien, pero sí quiero decirles: “¡Tienen que seguir adelante! ¡No pueden perder de vista tu meta!”. Al final de cuentas el éxito surge de las caídas.

Volverte emprendedor significa que aceptas equivocarte y seguir adelante. No puedes estar esperando hasta que el último detalle funcione porque mientras eso pasa, el mercado se te puede estar escapando.

En algún punto tienes que apagar tu cerebro y decidir. La realidad es que pensar tu décimo movimiento cuando ni siquiera has hecho el primero no tiene sentido.

Cuando intentas explicarlo todo, inevitablemente empiezas a hacer suposiciones y yo ya aprendí que las mías casi siempre están mal y pienso que las tuyas también.

Nunca vas a tener todas las respuestas. Repítetelo siempre: ¡La vida te va a sorprender!

Habrá giros inesperados, así que ojalá tengas la suficiente confianza en ti mismo para poder eliminar cualquier obstáculo de tu camino.

Está bien ponerse nervioso, pero ser emprendedor requiere de coraje. Definitivamente el serlo no es para todos ya que si te da miedo lo desconocido o cometer un error debes pensar bien si realmente tienes el compromiso de convertirte en uno.

Si te estás esforzando por salir adelante, puede que estés sobre-pensándolo. Para poder liberarte concéntrate en lo siguiente:

1. Está bien no siempre saber la respuesta

No se espera que la tengas. Si alguien te pregunta algo que no sabes, simplemente dile que regresarás a él cuando sepas. No finjas.

2. Da pasos pequeños

Ser exitoso requiere de más tiempo del que imaginas. Lo que significa: mira hacia adelante pero no tan lejos.

Sé que no quieres perder de vista tu meta, pero tampoco puedes dejar que ésta te intimide. La ruta que decidas tomar será diferente a la de los demás. Es por eso que en algún punto debes dejar de estudiar para ponerte en marcha.

3. Establece fecha límite

Las buenas decisiones toman su tiempo así que no te presiones. Ya sea mala o buena, yo creo que en la vida lo más importante es que hagas una elección.

No dejes que tu miedo te detenga. Los emprendedores no esperan a que las cosas pasen, ellos las hacen. Si mantienes la mente abierta, tus proyectos se llevarán a cabo antes de lo que te imaginas.

Vivir Mejor¿Cuándo fue la última vez que le dijiste “no” a algún conocido? Apuesto a que realmente tienes que pensarlo. Sé que yo lo hice.

En la última semana, le dije “no” a exactamente dos personas; eso de todos los pedidos de mis amigos, familiares, socio, agentes, editores y clientes. Por el otro lado, esta semana dije “sí” más de 50 veces a esas mismas personas. “Sí” a peticiones de trabajo, “sí” a invitaciones sociales, “sí” a pedidos para ayudar a algún amigo y familiar.

Le digo “sí” a todo porque no quiero parecer malo, perezoso, aburrido o indiferente, pero es agotador. Me deja muy poco tiempo para relajarme o lograr metas personales que son importantes para mí.

Mi vida sería mucho más sencilla si tan sólo pudiera decir “no” más a menudo; entonces, ¿por qué no puedo?

“Decir ‘no’ no es algo que le salga natural a la mayoría de la gente,” dice Susan Newman, PhD, psicóloga social y autora de The Book of NO—250 Ways to Say It—and Mean It and Stop People-Pleasing Forever. “Para algunos, decir ‘sí’ es un hábito, frecuentemente una respuesta automática, para otros, decir ‘sí,’ aceptando asumir todo lo que se les pide, es una adicción.”

Newman dice que nuestra incapacidad de decir “no” no es un tipo de defecto personal con el que nacemos; decir “no” es un comportamiento que aprendemos.

“Cuando somos niños pequeños, la palabra ‘no’ es expulsada de nosotros,” dice. “La mayoría de los niños buscan el amor y la atención de sus padres, y se dan cuenta que negarse a hacer lo que sus pares les piden o quieren no es la manera de conseguirlo. Los niños más chicos, por ejemplo, que dicen ‘no’ a menudo son reprimidos o sancionados. En algunas familias, no hacer lo que un padre pide provoca que se pierdan ciertos privilegios que continúan hasta la adolescencia.”

Combina eso con la connotación social negativa de decir “no”, y que está bien visto pasar toda la vida evitando esa palabra.

Para el momento en el que alcanzamos la edad adulta, no es de extrañar que la mayoría de nosotros sufra de ansiedad por sólo pensar en decirle “no” a alguien. Esta ansiedad, según Newman, es resultado de las ramificaciones que percibimos que sucederán si nos atrevemos a decir “no.”

¿Nuestro jefe le dará las mejores asignaciones a un compañero de trabajo que le dice que “sí” a todo, lo que limitará nuestras perspectivas de carrera? ¿Nuestros amigos nos expulsarán del grupo si no aceptamos todas las invitaciones? ¿Heriremos los sentimientos de un hermano si no tenemos tiempo para ayudarlos? ¿Nuestra pareja o niños pensarán que somos egocéntricos o indiferentes si les decimos que “no”?

Irónicamente, la respuesta a todo lo anterior casi seguro es un “no.”

“Las consecuencias de un ‘no’ rara vez son tan malas como piensas que van a ser”, dice Newman. El cielo no se caerá, tu familia no dejará de quererte, y tu jefe no te despedirá; todos probablemente te respetarán a ti y a tu tiempo un poco más si les dices que “no” más a menudo.

¿Suena difícil? Aquí tienes cómo decirle no a las personas a las que no puedes decirles no:

Tu jefe

¿Por qué sientes que no le puedes decir que no?: Para muchas personas, esta es la persona a la que más le temen decir “no”. Después de todo, tu jefe controla tu carga laboral, sueldo, y carrera.

“Decirle ‘no’ a un superior es complicado porque no quieres olvidar tus metas y la dirección que elegiste seguir,” dice Newman. “Si lo dices mal, corres el riesgo de terminar con un trabajo mediocre y perjudicar tu rendimiento general y reputación. Si aceptas, también corres el riesgo de tener tus límites pisoteados y sentir como que se están aprovechado de ti.”

Cómo decir que no: “Esto varía según lo que tu jefe te esté pidiendo, pero puedes decir ‘no’ sin usar la palabra”, dice Newman. Por ejemplo, si estás sobrecargado de trabajo y tu jefe te pide tomar otro cliente o proyecto, dile: “No estoy seguro de poder hacerlo y estar al día con mis otros clientes. ¿Puedes sacarme el trabajo A hasta que termine con este?”

“Cualquier cosa que quiera tu jefe, hazle preguntas sobre lo que está involucrado y cuando la asignación debe ser terminada para mostrar preocupación y que estás tratando de ser útil“, dice Newman. “Ve si hay alguna manera de hacer sólo una parte de trabajo o hazle otras recomendaciones que puedan resolver las necesidades de tu jefe.”

Otra forma de decirle “no” a tu jefe sin decirle “no” es recordándole tu carga laboral actual, diciendo, “Me halaga que me lo pidas. ¿Podemos hablar de las asignaciones que tengo y las fechas límites?”

“Esto enfocará a tu jefe en lo que haces y posiblemente cambiará las prioridades para que puedas asumir la nueva responsabilidad con comodidad”, dice Newman. “Tu lenguaje corporal y tu tono de voz hará que tu rechazo sea más aceptable. Si le dices que ‘no’ sin estar a la defensiva, es más fácil que te escuchen sin ser penalizado.”

Tus compañeros de trabajo

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Estas son las personas con las que trabajas día a día, y sería bueno mantener un par de amigos en la oficina.

“La mayoría de nosotros queremos ser vistos como un jugador de equipo, apoyando a nuestros colegas y trabajando juntos por el bien de la organización,” dice Newman. “No queremos que nos vean como una persona solitaria o como alguien que no contribuye o no se considera parte del grupo.”

Cómo decirles que no: Sé honesto, aconseja Newman. Algo tan simple como, “Me gustaría ayudar, pero estoy con mucho trabajo ahora mismo,” o “Quisiera ayudarte, pero xx está esperando que termine otra tarea” a menudo lograrán el punto. Decir “no” de esta manera es directo sin ser terminante, y es probable que tu compañero de trabajo se identifique contigo. Después de todo, ¿quién no está sobrecargado de trabajo?

Sólo asegúrate de realmente estar sobrecargado de trabajo y no decirlo sólo como una excusa. Si no eres honesto con tu compañero de trabajo y se entera que realmente tenías tiempo para ayudarlo, quemarás los puentes con alguien que tal vez necesites que te ayude en el futuro.

emprendedoresA veces la idea de convertirse en empresario parece una locura, ya que las probabilidades de éxito son muy pequeñas y el fracaso es casi seguro.

Para dar el salto, siempre hay miedo, pero todo depende de cómo nos comportemos frente a él.

Adam Grant, autor del libro ‘Originals’, buscó a los empresarios más originales de nuestro tiempo y entrevistó a íconos de la tecnología que van desde Larry Page y Elon Musk a Jack Dorsey y Mark Cuban, y les pidió que le contaran sus primeros días como emprendedores.

Todos sintieron el mismo miedo al fracaso que el resto de nosotros. Solo que ellos respondieron de una manera diferente.

Cuando la mayoría de nosotros tenemos miedo al fracaso, nos alejamos de nuestras ideas más audaces. En lugar de ser original, preferimos jugar a lo seguro, en la venta de productos y servicios convencionales y conocidos. Pero los grandes empresarios tienen una respuesta diferente al miedo al fracaso. Sí, tienen miedo de fracasar, pero tienen aún más miedo de no intentarlo.

Cuando las personas reflexionan sobre sus mayores pesares, en general se arrepienten de las inacciones, de no haber hecho algo. Lo que la mentamos no es el fracaso, sino que la falta de acción.

Los empresarios que conoció Grant constantemente le dijeron que no tenían miedo de fallar, sino de no dejar marca. Y eso significaba que tenían que hacer un esfuerzo para tener una oportunidad de llevar a sus nuevas ideas en el mundo.

Estas personas aprendieron a ver el fracaso no como una señal de que sus ideas están condenadas, sino como un paso necesario para el éxito. De hecho, aprendemos más de los fracasos que del éxito. Sin fallo, la complacencia puede colarse.

Con ideas originales, el fracaso es inevitable, porque es imposible predecir cómo evolucionarán las tecnologías y los gustos cambian. En los primeros días de Google, Larry Page y Sergey Brin trataron de vender su motor de búsqueda por menos de US$ 2 millones, pero su potencial comprador los rechazó.

A lo largo de la historia, las personas originales han sido quienes más han fallado, porque vuelven a intentarlo cada vez que caen, hasta que finalmente logran surgir y sus ideas son apreciadas por todo el mundo.

Si al principio no tienes éxito, quiere decir que estás apuntando alto. Solo no te rindas.

libertad financieraEn tiempos como estos donde el mundo pareciera estar en crisis por todos lados, es cuando aparecen las grandes oportunidades y ahí debes estar tú para alcanzar tus sueños y no hundirte.

Dicen que hay dos tipos de personas: las que se sientan a llorar y las que venden pañuelos. Tú debes ser de las que venden pañuelos.

¿Cómo hago yo para vender pañuelos, por dónde comienzo? Pues la respuesta es sencilla: Invierte.

Sí, no gastes todo tu dinero en cosas innecesarias, que solo llenaran tu casa de objetos inservibles, si quieres ser libre financieramente debes pensar cada paso que das, la libertad financiera se mide por la cantidad de días que puedes pasar sin trabajar y no morir en el intento, ¿cuántos días cubren tus ahorros? Si hoy decidieras renunciar a tu trabajo ¿cuántos días podrías pasar sin tener que salir corriendo a buscar otro?

Robert Kiyosaki en su libro Padre rico, padre pobre nos dice que el secreto de los grandes empresarios está en su capacidad de inversión. El dinero estancado no se multiplica, debes darle fluidez.

Piensa que quizás hoy no te puedes dar todos los lujos que deseas pero si te organizas, gastas prudentemente, y ese dinero que normalmente lo derrocharías en salir a comer o en una camisa nueva, lo inviertes inteligentemente, entonces en pocos años, podrás ser libre, y hacer tus sueños realidad: casa, coche, viajes, ropa, ayudar a los necesitados… solo tú sabes cuáles son tus metas. Todo es posible si desde ya, planeas tu futuro, te enfocas y comienzas a invertir.

Así que no esperes más, investiga, estudia las posibilidades, observa, evalúa, siempre hay un negocio esperando por ti, dispuesto a ofrecerte lo que necesitas y que se adapte a tu realidad.

Reibox BlogDe la parte I

Sigue leyendo para ver cómo 40 de estos visionarios ven el éxito, los negocios y hacer un impacto en la sociedad; con sus propias palabras.

Parte II

Luis Von Ahn, Duolingo

“Una sección importante del mundo no tiene acceso a una buena educación, pero muchos en los próximos 10 años tendrán un teléfono móvil. Nosotros vemos esto como una forma de proporcionarle educación a todo el mundo.”

Richard Branson, Virgin Group

“Aprendí muy temprano el arte de la delegación. El mejor consejo que creo le puedo dar a cualquier gerente de una empresa es encontrar a alguien mejor que tú para manejar el día a día del negocio. Y entonces liberarte para pensar en la imagen completa.

Al liberarme a mí mismo, fui capaz de soñar en grande y mover Virgen hacia adelante en un montón de diferentes áreas. Y eso hizo una vida fascinante.”

Debbie Sterling, GoldieBlox

“Realmente buscamos la diversidad porque en el núcleo de GoldieBlox (uno de nuestros valores fundamentales) es que creemos que una fuerza laboral diversa nos traerá mejores soluciones para los problemas más grandes del mundo.”

Zach Sims, Codecademy

“Cuando estaba creciendo, muchas personas me dijeron que tendría que pasar 10 años en un trabajo que no me gustara para llegar a algún lugar. Entonces empecé a entrevistar empresarios y todos ellos me dijeron que no esperara para empezar a hacer lo que quería hacer. Estaban en lo correcto.”

Tadashi Yanai, Fast Retailing

“Pienso como un emprendedor de Silicon Valley.

El fracaso es un gran maestro. Al mismo tiempo tienes que recordar que el éxito nunca dura para siempre… Ya se trate de tecnología o moda, debe ser para el cliente…”

Ashton Kutcher, A-Grade Investments and Thorn

“El optimismo no tiene precio, pero sólo cuando lo combinas con acción.”

Mark Zuckerberg, Facebook

“Hay varias formas de lograr la innovación. Puede sembrar muchas semillas, sin comprometerte con ninguna en particular, sino sólo ver que crece. Y esta no es la forma en la que abordamos esto.

Vemos la misión primero, y entonces, nos enfocamos en las piezas que necesitamos y profundizamos en ellas, y nos comprometemos con ellas. Estas cosas no pueden fallar. Tenemos que hacer que funcionen para poder lograr nuestra misión.”

Anne Wojcicki, 23andMe

“Silicon Valley está construido sobre la impaciencia y hacer las cosas rápidamente, pero lo que tuve que aprender es que no todo llega de la noche a la mañana.

A veces sólo tenemos que esperar y, si te enfocas en los aspectos positivos, eso puede llegar a ser tan gratificante.”

Brian Chesky, Airbnb

“Una cosa que aprendí es que las grandes ideas suenan estúpidas al principio.

Siempre oí que si tu idea es buena, no hay ningún problema con compartirla porque la gente la va a descartar. Muchas ideas vienen de resolver tu propio problema, las cuales no son soluciones que cambian problemas de vida, pero estas ideas podrían pasar potencialmente a ser ideas que cambian vidas.”

Elon Musk, Tesla y Space X

“El talento es extremadamente importante. Es como un equipo deportivo, el equipo que tiene el mejor jugador individual a menudo gana, pero también hay un efecto multiplicador de cómo esos jugadores trabajan juntos y la estrategia que emplean.”

Salman Khan, Khan Academy

“No se trata de ser inteligente o no inteligente, o estar motivado o desmotivado, se trata de la fortaleza de tu fundación, y la confianza que tienes. La percepción que uno tiene de sí mismos tiene un papel mucho más grande de lo reconocido para determinar quién tiene éxito y quién no.”

Neil Blumenthal, Warby Parker

“No es ‘¿Cómo podemos ganar más?’ Es ‘¿Cómo podemos hacer más?'”

Tory Burch

“Uno de los mejores consejos que recibí de mis padres fue pensar en la negatividad como un ruido.

Cree en ti mismo y en lo que estás haciendo. Recuerda: Si las ideas más originales fueran evidentes para todos, no existirían los emprendedores. Lo único que tienen en común los viajes de los emprendedores es que hay muchos, muchos pasos en el camino al éxito.”

Mary Barra, General Motors

“Lo que aprendí, por encima de todo, es vivir con tus valores.

Es fácil poner palabras en un papel. Lo que teníamos que hacer era demostrar nuestros valores. Pusimos a los clientes en el centro, fuimos transparentes. Eso nos permitió emerger una empresa mucho más fuerte.”

Reid Hoffman, LinkedIn y Greylock Partners

“Cuando la honestidad y la confianza prevalecen en una empresa, los empleados pueden realizar su mejor trabajo emprendedor. Y creemos que el camino para llegar a este punto, en el que todo el mundo puede trabajar a su nivel más alto, es definir un beneficio mutuo, una explícita ‘alianza’ con tus empleados.”

Jennifer Foyle, Aerie

“Lo que estamos haciendo hoy es muy especial porque hoy no se trata de sólo vender productos, realmente no es eso. Se trata de conducir algo en lo que el cliente realmente cree.”

Bill Gates, Bill y Melinda Gates

“Estoy sin duda bien cuidado en cuanto a la comida y ropa. El dinero no tiene utilidad para mí más allá de cierto punto. Su utilidad está enteramente en construir una organización y conseguir recursos para los más pobres en el mundo.”

Chad Dickerson, Etsy

“A medida que las empresas crecen, la gente tiende a enfocarse en los aspectos negativos de lo que eso significa. Pero cuando no temes crecer, y lo abrazas y organizas todo a su alrededor, puedes hacer algunas cosas interesantes.”

Ned Tozun, d.Light

“Desde el principio, siempre fue fundamental para nosotros diseñar nuestros productos en colaboración con nuestros clientes y tener un marketing que realmente apele a ellos y no sólo se dirija a ellos, tratarlos realmente de igual a igual y con dignidad.”

Gary Erickson, Clif Bar

“En primer lugar, tienes que hacer algo en lo que creas.

Yo creí desde el principio que Clif Bar era un producto digno. Y entonces, seguir haciéndolo lo mejor posible. También, tienes que ser humilde en cualquier cosa que hagas; No te vuelvas arrogante, y siempre mantén tu ego bajo control. Y nunca te rindas.”

vision“No se puede perder el que no sabe a dónde va.” Tampoco puede llegar.

El proceso de construir una visión es fundamental para arribar al aprendizaje. El aprendiz debe clarificar en su mente [y en su corazón] a dónde quiere llegar, cuál es la habilidad que desea desarrollar, cómo será él y cómo se presentará el mundo cuando arribe a su meta.

Como dice Ayn Rand: “A lo largo de la historia, muchos grandes hombres han abierto nuevos caminos, y avanzado en ellos, solamente provistos de su visión”.

He visto muchos candidatos a aprendices fallar en este primer paso del proceso. Desdeñando la importancia de construir su visión, considerándolo una cuestión menor, se apresuran en dedicarse a pasos ulteriores para fallar una y otra vez en su intento de aprender. Cansados, avergonzados y heridos en su ego, terminan por abandonar el camino… vencidos por los enemigos del aprendizaje.

Por el contrario, cuando el aprendiz construye una visión, poniendo en ella toda su conciencia y su corazón, las cosas comienzan a verse con mayor claridad.

Todavía habrá, es verdad, un largo camino por delante, y ese camino es aún misterioso e incierto. Pero, sin embargo, el aprendiz con una visión comenzará a escuchar el mensaje de su conciencia, que le comienza a explicar que también hay seguridad, otro tipo de seguridad, en las ondulaciones que el recorrido presenta. Comenzará de esta manera a desarrollar una incontenible fuerza interior, que lo asistirá en el proceso de su aprendizaje.

El llamado a aprender es siempre una fuerza que proviene del interior de una persona.

Cuando intentamos aprender algo, solamente para complacer a los demás, o para “aparecer” de una determinada manera ante los ojos de los otros, cuando la fuerza que invocamos para intentar recorrer el camino del aprendizaje proviene de una fuente externa, más temprano que tarde nuestras fuerzas se agotarán, pues no estarán sirviendo a nuestros propósitos más íntimos. Andaremos por el camino sólo a medias. Y fracasaremos.

En cambio, cuando este aprendiz, ese hombre (o mujer) que busca convertirse en hombre (o mujer) de sabiduría, establece su sueño, el mundo parece comenzar a conspirar a su favor. Algunas cosas se aclaran, otras brillan con más fuerza, algunas otras se desvanecen.

enfocadaMe gusta la palabra FOCO y la utilizo desde hace tiempo con mucha frecuencia.

Hasta hace relativamente poco era una palabra poco escuchada en castellano, quizás por ser derivada del inglés (FOCUS) y muy frecuente en la lengua de Shakespeare, pero que se ha ido popularizando —y mucho y para bien— entre el gran público y numerosos profesionales.

Sé que soy muy insistente en este tema, tal es así que una buena amiga hace algún tiempo me puso cariñosamente el apodo de FOCOPaco. Me reí en su momento, y lo sigo haciendo ahora también, pero si hay algo que tengo muy claro es que:

La diferencia entre un experto y un eterno amateur es el foco

Las siguientes palabras aparecen recogidas en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición) en boca de uno de los autores incluidos en el libro:

«Si quieres ser un emprendedor exitoso, tienes que aprender a enfocarte. Esto simplemente significa seguir un curso de acción hasta tener éxito (FOCUS= Following One Course of action Until Successful).

Esto lleva tiempo y esfuerzo, y fuerza de carácter. Para muchos emprendedores, toma años dominar un sector de actividad o clase de activo. Se necesita dedicación para estudiar duro, construir tu educación, cultivar relaciones, y aprender de los errores. Y durante esos años, serán muchos días, a los que pondrás muchas horas, por poca o ninguna paga.

Al final del día, la diferencia entre un emprendedor exitoso y aspirante a emprendedor es el Enfoque. Muchos aspirantes a emprendedores buscan hacerse ricos rápidamente. Así que, cuando uno de los caminos no paga mucho, lo cambian por otro. El problema es que nunca tienen éxito porque nunca le pusieron el tiempo ni el esfuerzo requerido para ello.»

No se puede tener el culo en dos sillas al mismo tiempo. Tienes que decidir en qué silla quieres sentarte, o de otra manera, te quedarás sin silla. Decide a qué quieres jugar en la vida, y luego pon ahí toda tu energía sin dispersarte. Se trata de decidir una máxima prioridad en tu vida —una sóla— y organizar todas las actividades en torno a esa máxima prioridad.

El FOCO podríamos definirlo como «la capacidad de estar centrado, concentrado y direccionado para ejecutar acciones que te permitan materializar tus metas, desechando todas las demás, sabiendo discernir unas y otras».

Si todavía tienes dudas sobre la importancia del FOCO, aquí van una colección de frases para que las claves en tu visual board y las tengas a mano siempre y se vayan filtrando poco a poco a tu insconsciente, porque la única manera de tener éxito es que el pensamiento esté direccionado continuamente al objetivo. Aquí van:

— «El que persigue dos conejos… se queda sin ninguno». Proverbio.

— «Solo avanzan en este mundo quienes se concentran en una cosa cada vez». Og Mandino.

— «Céntrate en lo que has elegido y en una sola cosa cada vez». Aitor Zárate.

— «Mucha gente con mucho talento ha fracasado por no mantenerse enfocado». Donald Trump.

— «Maestro de todo, aprendiz de nada». Sabiduría popular.

— «Cuando decides construir algo tan grande como Apple tienes que renunciar a vivir otras vidas que también te gustaría». Steve Jobs.

— «Mete todos los huevos en la misma cesta, pero vigílala bien». Warren Buffett.

— «Nada supera a la repetición, por eso no diversifico». Robert Kiyosaki.

— «Cualquiera puede ser el mejor guitarrista del mundo si está dispuesto a pasarse los siguiente treinta años practicando diez horas al día siete días a la semana». Paco de Lucía.

— «La diferencia entre las personas exitosas y las muy exitosas, es que las muy exitosas dicen NO a casi todo». Warren Buffett.

Si te enfocas, te ocurrirá, algo parecido a lo que decía en una ocasión Anthony Robbins, y así aparece recogido en el capítulo de FOCO de Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición):

«Mucha gente no tiene ni idea de la gran capacidad que podemos adquirir cuando centramos todos nuestros esfuerzos en dominar solo un aspecto de nuestra vida […] Coge una actividad cualquiera, cualquier arte, cualquier disciplina o cualquier habilidad. Cógela y llévala al límite, llévala más allá de lo que haya ido nunca, exprímela al máximo, entonces la introducirás en el reino de la magia.»

Cuando estás enfocado empiezas a dominar una disciplina y se acaba convirtiendo en algo casi artístico, porque así se lo parece a los demás. Da igual si es tu forma de hablar en público, a la hora de escribir, a la hora de vender, a la hora cocinar… lo que sea. Es un plus que tienen aquellos que se han enfocado de forma extraordinaria, y son capaces, gracias a ese enfoque, a ir un poco más allá que el resto.

Parece magia, pero no lo es. Es trabajo duro: más horas echadas al asunto que el resto de las personas —quien más practica más lejos llega— acompañadas de la reflexión y el feed-back por el camino, para ir ajustando el tiro con mayor precisión.

Quizá por eso Howard Gardner apuntaba: «Se necesita una década de trabajo duro [enfocado] para que el talento se convierta en maestría». Y es que cuando estás enfocado, lo difícil es no tener éxito.

Si quieres leer más sobre este tema, te recomiendo El poder de mantenerse enfocado, donde se dice: «¿Conoce la razón número uno que detiene a las personas para obtener lo que ellos quieren? Es la falta de enfoque. La gente que se enfoca en lo que quiere y no se tambalea, prospera.»

Reibox BlogEl Business Insider 100: Los Creadores son testimonios de empresarios y líderes que presionan para hacer que los clientes, empleados y la sociedad sean una prioridad, además de los accionistas.

Si bien el éxito a menudo está definido por la riqueza, los líderes de nuestra lista de Creadores lograron grandes hitos gracias a productos innovadores, el cuidado de sus clientes y empleados, y el respeto por el resto del mundo.

Sigue leyendo para ver cómo 40 de estos visionarios ven el éxito, los negocios y hacer un impacto en la sociedad; con sus propias palabras.

Marc Benioff, Salesforce

“El antídoto a la desigualdad es la igualdad. La pregunta es ¿cómo puedes lograr la igualdad?

Creo que en los negocios, desde donde puedo hablar, tenemos que pasar de maximizar para los accionistas a maximizar para las partes interesadas. Y cuando sólo nos enfocamos en nuestros accionistas, ahí es cuando nos limitamos a nosotros mismos y cuando nos ganamos la ira de las otras partes interesadas.”

Kim Jordan, New Belgium Brewing Company

“Todos podemos ser tan maravilloso como queramos ser, pero la forma definitiva de sostenibilidad es ser capaz de mantener las puertas abiertas. …Tener esa visión que tenga un propósito profundamente arraigado te ayuda a mantener los pies en la tierra, y tener ese compromiso para hacer que la sostenibilidad literal de la empresa se mantenga; necesitas esa combinación.”

Sergey Brin, Google

“Obviamente todos quieren ser exitosos, pero yo quiero ser recordado como alguien muy innovador, muy confiable y muy ético y, por último, por hacer una gran diferencia en el mundo.”

Shannon May, Bridge International Academies

“Si puedes elevar el piso de lo que una generación de niños sabe, entonces habrás elevado el piso de lo que ese país puede hacer cuando esos niños se hagan adultos.”

Rose Marcario, Patagonia

“La gente reconoce Patagonia como una empresa que va a seguir haciendo preguntas profundas sobre nuestra cadena de suministros, el impacto que estamos teniendo en el mundo, y viendo los negocios a través de una lente más integral que sólo los beneficios.

Los beneficios son importantes; si no fueran así, ustedes no me hablarían. Pero los beneficios no son la única medida del éxito.”

Blake Mycoskie, TOMS

“Creo que hay un montón de importante necesidad de caridad y trabajo sin fines de lucro en el mundo, pero yo sentí que si puedo usar los negocios (algo en lo que era realmente bueno) para resolver problemas como niños necesitando zapatos o personas necesitando cirugías de ojos complejas o anteojos con graduación, iba a ser la combinación perfecta.”

Howard Schultz, de Starbucks

“Siempre me mantuve motivado y hambriento. Mucho después de que otros de detuvieron a descansar y recuperarse, yo igual seguía corriendo, persiguiendo algo que nadie más podía ver.”

Ron Shaich, Panera Bread

“Mi objetivo siempre fue crear un restaurante en el que quisiera comer, un restaurante en el que quisiera trabajar, y un negocio del que quisiera ser parte. Entrar en los negocios era mi manera de hacer una diferencia en el mundo.”

Melinda Gates, Fundación Bill y Melinda Gates

“Estoy enfocado en una cosa: la oportunidad de cambar la vida de decenas de millones de mujeres, dándoles acceso a la información y los recursos que necesitan para planificar sus familias.”

Kip Tindell, The Container Store

“La inteligencia intelectual es realmente muy importante, pero más importante en un líder es la inteligencia emocional. Por eso creo que las mujeres son mejores ejecutivas que los hombres.”

Jeff Bezos, de Amazon

Una de las áreas en las que creo somos especialmente especiales es en el fracaso. Creo que somos el mejor lugar del mundo para fracasar (tenemos mucha práctica!), Y el fracaso y la invención son gemelos inseparables. Para inventar tienes que experimentar, y si sabes de antemano que va a funcionar, eso no es un experimento.”

John Mackey, Whole Foods

“Prefiero ser auténtico, tener mi propia integridad intelectual y un montón de personas mal-entendiéndome. Si me van a atacar, puedo vivir con eso.”

Larry Page, Google

“Si realmente piensas en las cosas que crees que necesitas para ser feliz (una vivienda, seguridad, oportunidades para tus hijos) los antropólogos ya identificaron de estas cosas.

No es tan difícil para nosotros proporcionarnos estas cosas. La cantidad de recursos que necesitamos para hacerlo, la cantidad de trabajo que realmente tendríamos que hacer es bastante pequeño. Yo supongo que es menos del 1% en este momento. Así que la idea de que todos tenemos que trabajar frenéticamente para satisfacer nuestras necesidades personales no es cierta.”

Chamath Palihapitiya, Capital Social

“Lo que realmente importa es que nos encontramos en medio de un renacimiento tecnológico que será mucho más amplio que cualquiera de nosotros puede predecir si invertimos correctamente. Nuestra generación tiene la oportunidad, en nuestras vidas, para detener el sufrimiento humano y hacer miles de millones de dólares a cambio.”

Peter Agnefjäll, IKEA

“Que nuestro negocio esté dirigido por hombres y mujeres por igual es esencial para nuestro crecimiento futuro y para ser un gran lugar para trabajar. La diversidad abre nuevas perspectivas, creatividades e innovaciones.”

Sarah Kauss, S’well

“Hay un verdadero culto a la personalidad en estos días alrededor de las nuevas empresas; tipo, ‘Quiénes fueron tus inversores, a qué escuela fuiste, cuántos seguidores tienes en Instagram’; pero si creas un gran producto, la gente va a querer conocer la historia.”

Danny Meyer, Union Square Hospitality Group

“La hospitalidad no tendrá éxito a menos que la persona que lo recibe al final conozca todo el camino hasta él, que estás de su lado. Si sabes que te cuido la espalda y estoy a tu lado, te garantizo que la hospitalidad pasará.”

Jessica Alba, The Honest Company

“No quiero despertar y patearme a mí misma por no perseguir algo en lo que creía. No podía esperar rechazar el status quo, darle un golpe en la cara y una patada en el piso.”

Evan Spiegel, Snapchat

“Lo más grande que podemos hacer es proporcionar la mejor base posible a aquellos que vengan después de nosotros.”

Yancey Strickler, Kickstarter

“Creo que las empresas que se están formando hoy en día a menudo tienen algunos valores establecidos en su núcleo y creemos que somos parte de un movimiento creciente, pero para nosotros esto sólo refleja la cultura de nuestra organización, de abrazar la idea y ser parte de algo más grande. Que nuestro éxito no debe ser a costa de los demás, que el verdadero liderazgo significa tomar acción cuando todos se benefician, no sólo uno mismo.”

fin de semanaLas personas de éxito se caracterizan por trabajar muy duro y realizar un gran esfuerzo en su profesión pero también saben cómo aprovechar al máximo unos días de descanso.

Según Michael Kerr, un conocido profesional de los negocios, “las personas de éxito reconocen lo importante que es disponer de tiempo libre y vacaciones para disfrutar de las pasiones y recargar baterías“.

Según el portal Business Insider la gente de éxito trabaja muy duro los días antes a irse de puente para poder aprovechar al máximo su tiempo libre y de ocio del fin de semana.

Además es muy importante la planificación del fin de semana para poder desconectar verdaderamente de las mini vacaciones.

“Estos fines de semana extendidos son diferentes desde el fin de semana regular porque usted sabe que tiene tiempo para relajarse, atar cabos sueltos personalmente, ponerse al día con las personas importantes en su vida, o salir adelante en un proyecto y el tiempo es un no renovable de recursos.” explica el experto laboral Lynn Taylor.

Estas son algunas de las ideas propuestas por el portal para aprovechar el tiempo durante un puente:

1. Dejar todo bien preparado y organizado en el trabajo

2. Tener el fin de semana bien planificado, estructurado y programado para poder afrontar cualquier problema de trabajo sin renunciar al descanso.

3. Establecer unas directrices tecnológicas en el trabajo para tener todo controlado.

4. Hacer un poco de nada, es decir, descansar. Ante tanta organización es importante contar con tiempo libre para no hacer nada.

5. Pasar tiempo con la familia y amigos.

6. Mucha gente de éxito se dedica al voluntariado en su tiempo libre por lo gratificante que resulta.

7. Planear escapadas de fin de semana.

8. Disfrutar de la naturaleza y las actividades al aire libre.

9. Hacer ejercicio

10. Realizar actividades relacionadas con lo que les gusta.

Vivir MejorTransmitir tu mensaje con claridad en el trabajo ya es bastante difícil sin tener que sobre-analizar cómo será percibido tu tono, sin embargo, esa es una posición en la que muchas mujeres se encuentran.

Esta semana, la coach de liderazgo Lolly Daskal ayuda a una lectora a descubrir cómo puede decir lo que quiere decir, y dejar de preocuparse por la forma en la que suena.

Hola,

Tengo un problema que sospecho que muchas otras mujeres también tienen. No importa cuál sea la situación (en el teléfono con un cliente, en las reuniones, e incluso en un uno-a-uno con mis informantes directos o e-mails con los maestros de mi hijo) soy súper consciente de mi tono. Quiero agradarle a todos y tengo mucho miedo de ser vista como una perra o mandona.

Sé que esto es un doble estándar, y estoy segura que los hombres no pierden su tiempo preocupándose por su tono, pero no puedo evitarlo. Me descubro a mi misma pensando en lo que voy a decir y, a menudo, buscando una forma más “suave” de decirlo, lo cual hace que tema sonar como una insípida. Por ejemplo, en lugar de decir algo como: “La fecha límite para esto es martes por la mañana,” Me escucho a mí misma diciendo: “Sería muy bueno si pudieras tener esto en algún momento del martes, si no es mucha molestia. Realmente apreciaría tu ayuda.”

¿Algún consejo sobre cómo puedo dar mi punto de vista sin tener que tener tanto cuidado? ¿Debería superarlo y pedir lo que quiero?

Excelente pregunta.

Todos podemos beneficiarnos de aprender como ser mejores comunicadores, sobre todo cuando tenemos la tendencia de tener demasiado cuidado con nuestra comunicación.

Eso es a lo que se llama comunicador pasivo, alguien que tiene miedo de ser firme porque tienen miedo de verse arrogante. Y ahí es donde radica el problema.

La verdad es que la comunicación asertiva no te hace arrogante. Si eres consciente de la diferencia, puedes cambiar no sólo tu forma de hablar, sino también la manera en que te comunicas. Una vez que entiendes lo que haces y por qué lo haces, puedes cambiar tu modo de pensar.

Aquí tienes algunas ideas sobre cómo ser una mejor comunicadora sin tener que estar en ninguno de los extremos de pasividad o arrogancia.

Entiende la diferencia entre arrogancia y asertividad.

La asertividad es simplemente defender tus pensamientos y necesidades; la arrogancia es ser agresivo. Una persona pasiva puede ver a un estilo directo y abierto de comunicación asertiva como arrogante porque es diferente a su propio estilo, pero en realidad es sólo una cuestión de enfoque.

Permanece en el lado correcto de la asertividad.

Mantén tu comunicación asertiva sin herir ni menospreciar a los demás, y di lo que quieras y por qué sin amenazarlos. Se trata de comunicarte con honestidad, directa y concisamente.

La pasividad no funciona.

Cuando te encuentras cuidando lo que dices y no consigues lo que necesitas, pregúntate a ti misma si te sientes intimidada o cohibida, y por qué. Recuérdate que está bien comunicarse asertivamente.

Usa las declaraciones “Yo”.

Si estás preocupada de que tu tono se vuelva arrogante, recurre al viejo truco de usar las declaraciones “yo”. Las declaraciones que se enfocan en lo que estás sintiendo, pensando o experimentando comunican tus necesidades de una forma que es clara y concisa, sin culpar ni relacionar a otros. Por ejemplo, puedes decir:

“Yo prefiero ___.”

“Yo no quiero ___”.

“Yo siento ___ cuando ___.”

“Yo necesito ___.”

Evita palabras como “deberías” o “tendrías”.

Estas se enfocan en el comportamiento de los demás, por lo que la gente se pone a la defensiva, y se vuelven demandantes y agresivas. Puede que creen barreras contra la comunicación.

Por ejemplo, en lugar de “Deberías recordar llegar a tiempo a las reuniones,” di “Es importante que seas puntual.” Sigue siendo asertivo, pero es menos probable que conduzca a una conducta defensiva.

Presta atención a tu voz.

No quieres usar un tono que haga sentir a la gente incómoda. No levantes la voz; habla con autoridad pero suena acogedora, inclusiva, y determinada. Suena calmada y mantén el tono de una líder.

Pide feedbacks.

Si todavía tienes problemas con tu comunicación, pide ayuda, contrata a un coach, o toma unas clases. O pide feedbacks y consejos a algún compañero, amigo o mentor. Dile lo que quieres lograr y sé específica sobre cual comportamiento quieres cambiar.

Práctica diariamente.

La comunicación asertiva es una habilidad que puedes desarrollar como cualquier otra cosa con práctica diaria hasta que se convierta en un hábito. Esto es especialmente cierto para las mujeres que a menudo se enfrentan a la presión social y cultural de abstenerse de comportarse y comunicarse asertivamente. Comienza con practicar en situaciones donde la apuesta sea baja y avanza desde allí.

Para cambiar tus patrones de comunicación, empieza por lograr ser consiente de ellos. Y entonces date algunas nuevas herramientas y practica todo lo que puedas. ¡Buena suerte!

cambio¿En alguna ocasión has tenido el deseo de abandonarlo todo y empezar de nuevo?

¿Has querido hacer borrón y cuenta nueva?

¿Has pretendido cambiar radicalmente de vida, convertirte en otra persona?

A veces, cuando los problemas nos abruman, pensamos en cambiar radicalmente.

Asumimos que un cambio radical es la solución a todas nuestras dificultades. De hecho, es probable que fantaseemos a menudo con esta idea. Nos imaginamos cómo sería nuestra vida en otro sitio, si pudiésemos borrar de un plumazo el pasado o si de repente nos convirtiésemos en otra persona. El cambio radical se convierte en una panacea.

Sin embargo, lo cierto es que en la mayoría de los casos el cambio radical no solo no es necesario sino que incluso puede ser contraproducente.

¿Por qué el cambio radical no siempre es la solución?

1. El cambio radical no es una varita mágica.

Cuando estamos llenos de problemas, es normal que asumamos una actitud pesimista y que creamos que nada funciona en nuestra vida.

Sin embargo, si adoptamos cierta distancia emocional nos daremos cuenta de que no es así. Hay áreas que debemos “retocar” y otras que funcionan discretamente bien y que nos pueden servir de base para el cambio que verdaderamente necesitamos.

Además, ¿estás completamente seguro de que el cambio lo arreglará todo? ¿Es una solución instantánea a todos tus problemas? La mala noticia es que los cambios radicales a menudo son como una inundación después de un periodo de sequía, solo empeoran las cosas.

2. El cambio radical no te permite huir de ti.

Si aplicas el Efecto Mariposa a tu situación actual, te darás cuenta de que los problemas que tienes han sido creados, en parte, por tus decisiones, actitudes y comportamientos pasados. Esto significa que aunque cambies de trabajo, de pareja y de país, si no cambias tú mismo, los problemas se reproducirán allí donde vayas porque tú formas parte de ellos.

Pensar en un cambio de vida radical sin cambiar uno mismo es tan improductivo como cambiar el escenario cuando en realidad el problema consiste en que hay un mal actor. Por tanto, antes de dar el paso definitivo, ¿estás completamente seguro de que en otro sitio te irá mejor y los problemas no volverán a aparecer o es solo una ilusión?

3. El cambio radical puede llevarte a la inacción.

Algunas personas quieren que su vida cambie pero no quieren cambiar su vida. No se trata de un juego de palabras sino del hecho de que algunos desean que su vida cambie pero no están dispuestos a trabajar para lograrlo. El cambio radical, al ser tan inespecífico, se presta a la inacción.

Al no saber ni por dónde empezar, lo más usual es que el cambio se convierta en una utopía que solo sirve para generar frustración porque comparamos continuamente nuestra situación actual con la situación deseada. Pero no hacemos nada para lograr que las cosas cambien. Por eso es conveniente preguntarse: ¿realmente quieres cambiar o estás utilizando la idea del cambio radical como una excusa para que todo siga igual?

4. El cambio radical da miedo.

Cuando pensamos en un cambio radical, lo usual es que nos concentremos en los resultados, nos vemos al final del trayecto; tranquilos y satisfechos con lo que hemos logrado.

Sin embargo, cuando llega el momento de poner manos a la obra nos damos cuenta de que todo no es tan sencillo, los cambios radicales a menudo demandan hacer grandes sacrificios, asumir riesgos y, de cierta forma, son como lanzarse al vacío sin paracaídas. Obviamente, eso da miedo. Y el miedo nos detiene antes de empezar.

Al contrario, si planificamos pequeños pasos, tendremos un mayor control sobre la situación y podemos lograr el cambio que deseábamos sin tanta ansiedad. Por eso, siempre es recomendable que te cuestiones: ¿existe alguna manera más segura desde el punto de vista emocional de emprender el cambio?

5. El cambio radical no te conducirá al paraíso que imaginas.

Muchas personas acarician la idea de cambiar radicalmente sus vidas como si fuera una panacea, como si se tratara de llegar a un paraíso donde todo es perfecto. Sin embargo, cualquier país, relación de pareja o trabajo entraña dificultades y nos planteará nuevos retos.

Pensar en el cambio radical como en el paraíso solo hará que te decepciones y que te preguntes si tanto esfuerzo ha valido la pena. Cambiar implica mejorar pero no significa que todo será perfecto y es importante estar preparados para las nuevas dificultades que podemos encontrar a nuestro paso.

Recuerda que es más fácil ponerte unas zapatillas cómodas que alfombrar todo el mundo. Por tanto, pregúntate: ¿estoy intentando escapar de una realidad que no me gusta en la búsqueda del paraíso o simplemente estoy buscando un sitio donde pueda sentirme mejor?

Por supuesto, estas ideas no significan que el cambio radical no sea posible y, en algunos casos, incluso necesario. Solo son una señal de alarma que te permitirán reflexionar antes de dar el gran paso.

equilibrioEntre esos bienes que tenemos, pero que no vemos con los ojos ni están sujetos a una declaración de impuestos, el tiempo es uno de los que presenta un enorme desafío para su administración.

¿Cuánto se le dedica a lo laboral y cuánto a otros aspectos de la vida? ¿Y en quiénes o dónde está puesta la responsabilidad de una buena distribución?

La cultura de una empresa, marcada por las pautas de cómo se trabaja, fija los lineamientos para procurar -o no- que haya un balance equilibrado entre vida laboral y familiar. Pero son siempre las personas, finalmente, las responsables de cómo van las cosas.

Los jefe en particular cumplen un rol decisivo, y el tipo de liderazgo tiene su influencia. “Las empresas pueden tener más o menos formalizadas las políticas de apoyo a la conciliación entre trabajo y familia, pero son los líderes los que tienen que administrarlas en el día a día”, afirma Patricia Debeljuh, directora del Centro Walmart Conciliación Familia y Empresa de la Escuela de Negocios IAE.

El desafío de quien ejerce un liderazgo, puntualiza, “es poner a prueba su flexibilidad” tomando decisiones alineadas con los objetivos del negocio y plasmando, al mismo tiempo, “una cultura que, en los hechos, promueva el equilibrio”.

En una publicación conjunta del IAE y IESE, la Escuela de Negocios de la Universidad de Navarra (Hacia un nuevo pacto entre trabajo y familia), María Elena Ordóñez Revuelta, contadora con un doctorado en Gobierno y Cultura de las Organizaciones e investigadora de un instituto en Suiza, propone analizar cómo los modelos de liderazgo influyen para que las personas puedan verse ayudadas (o lo contrario) en el objetivo de cerrar en armonía el balance del uso de su tiempo.

Identifica así tres modos del liderazgo, que empiezan con las mismas tres letras, pero que luego se distancian significativamente: el transaccional, el transformador y el trascendente.

El líder de tipo transaccional, describe, está enfocado en el corto plazo. Es un buen estratega para los negocios, pero tiene “una visión oportunista que suele minar la confianza de los empleados” y que lleva a altos niveles de rotación y desvinculación.

Este resultado hace que las relaciones laborales se vean como un tema contractual y burocrático, y por lo tanto no hay interés integral por quienes trabajan. El tema de la conciliación es visto, según la situación de uno, como una amenaza frente a la necesidad de cumplir objetivos o como una oportunidad para elevar el rendimiento.

En el liderazgo transformador existe la meta de generar un buen clima laboral, pero todo por motivos intrínsecos a las tareas. Hay, dice la analista, “un vínculo neutro” con la temática del equilibrio, porque existe una cultura que lleva a conocer la problemática, pero no a ofrecer soluciones. De alguna manera se ve con buenos ojos la promoción de un buen balance, pero no hay en concreto acciones tendientes a lograrlo.

El tercer estilo de liderazgo, el trascendente, es el de quien muestra preocupación por la gente y así logra que ésta se identifique con la empresa. El jefe actúa como nexo entre las cambiantes necesidades que observa y la generación de una cultura que tienda al equilibrio.

Dice Ordóñez Revuelta: “Este escenario trasciende la mediocridad que se restringe a la satisfacción de motivos extrínsecos de las personas y a la búsqueda exclusiva de resultados económicos de la empresa”. Se trata, en buena medida, de entender que más allá de esos objetivos de la organización, e incluso de la propia necesidad del dinero, hay otros motivos por los que las personas hacen su trabajo.

En todo caso, el factor confianza interpersonal es ineludible, hasta el punto de que “hablar de empresa sin confianza sería un absurdo”, según la analista.

¿Qué pasa en la práctica, más allá de estos modelos? Cada quien, claro, puede hacer su propia reflexión.

Debeljuh considera que, a nivel general, existe una mayor conciencia en los niveles gerenciales de la responsabilidad de acompañar las demandas familiares de los trabajadores, en parte por influencia de los más jóvenes, que renovaron la forma de medir el compromiso con el trabajo, para no dejar al margen de la evaluación la meta de una vida equilibrada.

basta¿Qué es lo primero que haces cuando despiertas: luchas por apurar al máximo esos “cinco minutos más” en la cama, o te miras al espejo con la mejor de tus sonrisas dispuesto a comerte el mundo?

Sea cual sea tu caso deberías saber algo: la suma de esas pequeñas acciones es lo que define tu actitud, y tu actitud es la que determina el éxito en tus atracciones.

Así que lo que tienes ahora en tu vida es la suma de tus acciones, tus sentimientos y tus estados de ánimo.

Eso significa que si no tienes una actitud correcta no puedes atraer cosas buenas… Pero la buena noticia es que eso tiene solución: ¡cambia tu actitud!

Piensa que desde que te despiertas hasta que te acuestas, tu actitud es la que hace que tengas éxito a la hora de manifestar tus deseos.

Tus pensamientos, tus emociones, tus creencias, tus acciones, tu diálogo interno… Todo eso forma parte de un mismo componente que resulta indispensable para atraer a ti todo lo que quieras y más: TU ACTITUD.

Ella hará que tengas éxito en tus atracciones, pero también es la causante de que tengas el trabajo que tienes, de que vivas en esa casa, manejes ese coche o te rodees de las personas con las que compartes tu tiempo libre.

La Ley de Atracción SIEMPRE funciona, SIEMPRE te da lo que le pides, y SIEMPRE se basa en tu actitud para determinar qué le estás pidiendo.

Por eso, necesitas responderte a esas preguntas: ¿Te enojas con facilidad o por el contrario actúas con calma, comprensión y buen humor? ¿Te vienes abajo a menudo o sueles tomar los problemas como desafíos de los cuales sales fortalecido? ¿Te quejas por todo o en cambio te sientes agradecido por las pequeñas alegrías del día a día?

Lo cierto es que para bien o para mal, tu actitud es la responsable de tu presente: ella es la culpable de todo lo que ahora tienes. Si tienes escasez, problemas económicos, frustración, estrés o simplemente atraes todo lo contrario a lo que quieres para ti debes saber que todo parte de tu actitud.

Así que si no tienes éxito con la Ley de Atracción, no te preocupes porque hay solución: cambia tu actitud para cambiar tu realidad.

Todo lo que tienes depende de la actitud que tengas

Existe un refrán que dice: No es tu APTITUD sino tu ACTITUD lo que determina tu ALTITUD.

Todo lo que haces durante el día, cómo te comportas, la manera en que actúas, lo que piensas, lo que sientes, lo que crees… Todo eso es lo que hace que tengas éxito o no con la Ley de Atracción.

Recuerda que ella siempre te da lo que le pides; y si tu actitud es la de una persona enojada constantemente, que duda de sus posibilidades, no cree en la Ley de Atracción, critica y juzga a los demás, vive triste, está frustrada y nunca tiene motivos para sonreír… ¿Qué crees que vas a atraer?

Desde la atracción más pequeña hasta la más grande depende de tu actitud.

Haz un breve repaso a tu vida: ¿cómo es? ¿Te gusta lo que ves? ¿Eres una persona completamente feliz y con éxito en todas las áreas de tu vida?

Si no es así, ahora es el momento de cambiar tu actitud por otra mejor.

Dice un proverbio holandés que no puede impedirse el viento, pero pueden construirse molinos. Ese es el mejor ejemplo de lo que significa tener una buena actitud.

Si sonríes a la vida, la vida te sonríe. Si ayudas a los demás, eso se multiplica. Si agradeces en lugar de quejarte, recibes más y más motivos para estar agradecido. Si crees en tus posibilidades, sabrás que no hay nada que no puedas lograr. Si tomas acciones, estarás cada vez más cerca de alcanzar tus metas.

Básicamente, el Universo te da lo que tu actitud refleja, y esa es la clave para atraer a tu vida absolutamente todo lo que deseas.

Cambia tu actitud: ¿Aceptas el desafío?

Dijo Einstein que Los cambios exteriores siempre comienzan con un cambio interior de actitud. Y eso es precisamente lo que te proponemos para que tengas éxito en tus atracciones.

Desde El Secreto sobre la Ley de Atracción sabemos que el Universo te da lo que le pides, y por eso sabemos que si cambias tu actitud no habrá límites para ti.

Por eso te proponemos algo sencillo, útil y muy efectivo: crear la tabla de tu nueva actitud.

Para eso haz una tabla con tres columnas, y en la columna de la izquierda anota todo lo que crees que necesitas incorporar o cambiar para tener una buena actitud: pensamientos positivos, mostrar gratitud, creer en ti y en la Ley de Atracción, ayudar a los demás, tomar los problemas como desafíos, desafiar a tus creencias, dominar tu diálogo interno, eliminar las quejas, tomar acciones que te acerquen a tu resultado…

En la columna del medio escribe los beneficios de hacer ese cambio. Por ejemplo, creer en ti hará que desaparezca el miedo a fracasar, o ayudar a los demás hará que te sientas bien y por tanto transmitirás bienestar y recibirás más de eso.

Y en la tercera columna escribe qué estás dispuesto a hacer para incorporar esos nuevos hábitos. Por ejemplo, para desafiar creencias te comprometes a identificarlas y encontrar ejemplos que demuestren que lo que crees no es verdad, acciones parecidas que te acerquen a tu nueva actitud.

¡Todo eso hará que tu actitud empiece a cambiar y te sentirás mucho más motivado para lograr lo que te propones!

Ahora piensa en algo que desees mucho, en tu principal deseo, y escríbelo en un comentario debajo de este artículo junto con lo que estás dispuesto a hacer para cambiar de actitud.

¿Imaginas la cantidad de energía que desprenderás cuando leas todo lo que las demás personas están dispuestas a hacer para lograr sus sueños? ¡Eso es algo increíble!

Y además de todo eso, puedes empezar cambiando tu actitud ayudando a los demás: comparte este artículo con tus amistades para que todos puedan lograr la vida de sus sueños.

Recuerda lo que dijo Napoleon Hill: Todo lo que la mente puede concebir y creer, lo puede alcanzar con una actitud positiva.

Vivir MejorSi vas a aprender cualquier cosa, necesitas dos tipos de conocimientos previos:

– Conocimientos sobre el tema en cuestión; como matemáticas, historia, o programación

– Conocimientos sobre cómo funciona realmente el aprendizaje

La mala noticia: Nuestro sistema educativo se salta uno de ellos, lo que es problemático, dado que tu capacidad de aprendizaje es un gran pronosticador del éxito en tu vida, de superar el mundo académico para salir adelante en el trabajo. Todo requiere de la habilidad de aprender una habilidad después de otra.

“Los padres y los educadores son bastantes buenos para impartir el primer tipo de conocimiento”, comparte la escritora de psicología Annie Murphy Paul. “Nos sentimos cómodos hablando de información concreta: Nombres, fechas, cifras, hechos. Pero la orientación que ofrecemos sobre el acto de aprender en sí mismo (los aspectos ”metacognitivos” del aprendizaje) es más ganar-o-perder, y se nota.”

A saber, las investigaciones muestran que los estudiantes de bajo rendimiento tienen “déficits sustanciales” en su comprensión sobre las estrategias cognitivas que le permiten a las personas aprenden bien. Esto, dice Pablo, sugiere que parte de la razón por la que los estudiantes lo hacen mal es porque no saben mucho sobre cómo funciona el aprendizaje realmente.

Es una cuestión cultural.

Henry Roediger y Mark McDaniel, psicólogos de la Universidad de Washington en St. Louis y coautores de “Make It Stick: The Science Of Successful Learning” dicen que “la forma en que enseñamos y estudiamos es en gran medida una mezcla de teoría, práctica e intuición.”

Así que vamos a hablar sobre esa práctica. Aquí tienes estrategias de aprendizaje que realmente funcionan.

Oblígate a recordar.

La parte menos divertida del aprendizaje efectivo es que es difícil. De hecho, los autores de “Make It Stick” sostienen que cuando el aprendizaje es difícil, estás haciendo tu mejor aprendizaje, de la misma forma en que levantar un peso al límite de tu capacidad te hace más fuerte.

Es simple, aunque no fácil, sacar ventaja de esto: Oblígate a recordar un hecho. Las tarjetas son un gran aliado en esto, ya que te obligan a suministrar respuestas.

No caigas en la fluidez.

Cuando estás leyendo algo y lo sientes fácil, lo que estás experimentando es la fluidez.

Esta sólo te mete en problemas.

Ejemplo: Digamos, por ejemplo, que estás en el aeropuerto y que estás tratando de recordar en qué puerta tu vuelo a Chicago te está esperando. Te fijas en los monitores, es B44. Entonces piensas dentro de ti, “B44, Oh, que fácil.” Entonces te alejas, miras tu teléfono, y al instante te olvidas a dónde vas.

La alternativa: Lees el número de la puerta. Y entonces, sacas tu vista de la pantalla y te preguntas, ¿Cuál es la puerta? Si puedes recordar que es B44, ya puedes irte.

Conecta lo nuevo con cosas viejas.

“Cuanto más puedas explicar sobre la manera en que lo nuevo que aprendiste se relaciona con tus conocimiento previos,” dicen los autores, “más fuerte será tu comprensión sobre eso nuevo que aprendiste, y más conexiones crearás las cuales te ayudarán a recordarlo más tarde.”

Cuando estás tejiendo nuevos hilos en tu red de conocimientos pre-existente, estás elaborando.

Una técnica asesina es encontrar ejemplos de la vida real de los principios que acabas de descubrir. Si acabas de aprender sobre la rima inclinada, podrías leer poemas que exhiban la misma. Si acabas de descubrir la transferencia de calor, podrías pensar en la forma en que una taza de café caliente dispersa su calor hacia tus manos en un frío día de invierno.

Reflexiona, reflexiona, reflexiona.

Mirar atrás ayuda. En un estudio de la Harvard Business School, los empleados que fueron designados a un centro de llamadas tuvieron un rendimiento 22,8% mayor que el grupo de control cuando estos pasaron sólo 15 minutos reflexionando sobre sus trabajos al final del día.

“Cuando las personas tiene la oportunidad de reflexionar, experimentan una explosión en auto-eficacia,” la profesora del HBS, Francesca Gino nos dice. “Se sienten más seguros de que pueden lograr cosas. Como resultado, ponen más esfuerzo en lo que están haciendo y en lo que aprenden.”

Si bien reflexionar puede parecer que te lleva a trabajar menos, lleva a lograr más.

 

 

 

Subir »
FB