Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

Reibox BlogLa automatización se ha convertido en una fuerza cada vez más perturbadora en el mercado de trabajo.

Informes sobre robots tomando puestos de trabajo con automóviles autodirigidos y asesores financieros automatizados alimentan los temores de los empleados de que sus empleos pronto desaparecerán.

Es una preocupación que Cathy Engelbert, la CEO de Deloitte, escucha incluso de su hijo de 15 años. “Mamá, ¿Los robots se van a quedar con mi trabajo algún día?” Engelbert, escribiendo en un post en LinkedIn, recordó a su hijo haciéndole esa pregunta.

“Le dije: ‘No te preocupes; nunca encontré a una máquina con coraje y empatía,'” continuó.

La respuesta de Engelbert es probablemente alentadora para los cientos de miles de empleados de Deloitte alrededor del mundo. El trabajo de contabilidad y auditoría (el pan y la mantequilla de Deloitte) están entre los trabajos que han sido señalados como altamente susceptibles a la automatización.

Y además, figuras respetadas en la comunidad empresarial, como el multimillonario inversionista Mark Cuban, advierten que los empleos en los campos de ingeniería, programación y finanzas están en alto riesgo.

Pero por esto, Engelbert insta a los empleados a darse cuenta de que no todo está perdido.

“Las tareas que son altamente manuales, rutinarias y predecibles serán automatizadas,” escribió. “Pero los puestos de trabajo se componen de muchas tareas, por lo que la naturaleza de los trabajos existentes cambiará y se crearán nuevas carreras.”

no puedoA una acción siempre le antecede un pensamiento.

Y a una no acción también.

Si queremos ir a la causa del porque repetimos comportamientos cuyas consecuencias no nos gustan y no sabemos como dejar de hacerlo, o porque no conseguimos intentar ciertos comportamientos que nos gustaría tener, tendremos entonces que investigar qué pensamientos están detrás de esas acciones equivocadas consumadas o no acciones.

Puede que ahí encontremos pensamientos que nos conecten con emociones como el miedo o la preocupación, o incluso la tristeza y, en todo caso, un sentimiento de malestar, bien por no haber sido capaces de dar la vuelta a esa situación, o bien por no estar conforme con sus consecuencias.

Una de las creencias que están detrás de un comportamiento no ejecutado o permanentemente pendiente de hacer es el famoso “NO PUEDO”, basado en razones, excusas, o incluso evidencias pasadas concretas o generalizadas, extraídas de una situación y aplicadas a su generalidad.

La cuestión ante esa creencia no consiste tanto en perderse buscando las causas para cambiarla, cuando nació, que eventos o episodios le dieron fuerza, porque se arraigó en nosotros, etc. En esa búsqueda es posible que acabemos gastando demasiado tiempo para lograr algún resultado medianamente satisfactorio. No es yendo al pasado que conseguimos cambiar o encontrar soluciones al presente, sino trabajando sobre el mismo presente como transformamos nuestro futuro.

Existen distintas maneras para transformar esta creencia limitante en una oportunidad de mejora que potencie la función dinámica de la persona hacia la consecución de resultado, en lugar de bloquearla o enquistarla en la evitación.

El “NO PUEDO” es la expresión de una indefensión aprendida ante un problema, lo cual, para salir de esa indefensión, requiere que la persona sea capaz de encontrar, de alguna manera, una fisura ante el problema que le ataña donde se vea capaz de hacer algo que dependa de sí misma y recobrar un poco de control como para sentir que vuelve a “tomar las riendas” de esa situación o problema.

La estrategia que comentaremos a continuación es de fácil aplicación para un Coaching Ejecutivo aplicable al ámbito profesional, o también al Coaching Deportivo, cuando un deportista siente que “no puede” o no consigue ejecutar una acción o movimiento.

La estrategia se llama: Reducción al tamaño controlable.

Es una de las estrategias más eficaces y consta de los siguientes pasos:

1. Separar el problema en partes (3 o 4 partes), como si fueran pequeñas etapas.

2. Tras separarlo, pedir a la persona que se analice en su actuación ante cada una de esas partes: observar que hace bien y que puede mejorar.

3. Valorar de partida las partes que hace bien y funcionan y extraer que estrategias se usa la persona como para que su ejecución en esas partes sea más eficaz.

4. Analizar de qué manera las estrategias que funcionan esas partes, puedan ser aplicadas en las otras partes.

5. Luego plantear la elección de uno de los aspectos de más fácil abordaje acerca de aquello que puede hacer mejor: centrarse solo en ese aspecto y marcarlo como objetivo inicial, olvidándose del problema en su globalidad, puede representar un principio de alivio y reducción de la carga emocional estresante.

6. Tras ello, dedicarse a crear un plan de acción para mejorar esa parte específica.

7. Si el problema persiste, entonces es bueno separar esa parte en otros 3 o 4 micro-partes y repetir el proceso.

8. Si la persona observa tras un periodo de entrenamiento que ha mejorado su ejecución en esa parte, entonces pasar o otras partes del problema que estén todavía pendientes de mejora y repetir el proceso.

situación financieraComo personas, se nos hace fácil echarles la culpa a los demás. Es una tendencia natural que aprendemos desde niños (el clásico “yo no fui”).

Por eso muchas personas dicen que el endeudamiento de la gente es culpa de los bancos: “Si no dieran créditos como si fueran golosinas, la gente no estaría al límite”. El bajo nivel de ahorro para el retiro también parece ser culpa de las autoridades: “Es que no lo incentivan”.

Desde luego que el ambiente, la legislación, el entorno tienen mucho que ver en nuestro proceso de toma de decisiones. Pero las decisiones son nuestras y debemos aceptar nuestra responsabilidad.

Nosotros somos quienes decidimos aceptar —y utilizar— cada crédito que se nos ofrece, sin comparar y sin ver si lo podemos pagar.

Nosotros sabemos que las contribuciones obligatorias al sistema de ahorro para el retiro son sumamente bajas y no alcanzarán para ofrecernos una pensión como la que queremos tener, y aun así no hacemos ahorro voluntario (en una afore o por separado).

Nosotros somos quienes no ejercemos nuestros derechos como consumidores. Por ejemplo, muchas personas hablan mal de su banco, pero no se cambian, no reclaman. Es más fácil pensar que todos son iguales y echar pestes por igual. No es así y lo he comprobado.

A lo largo del camino me he encontrado con personas arrepentidas de haber comprado un seguro de inversión: han pagado más en cargos y costos que los rendimientos que han recibido. Todo por no comparar, por no leer, por aceptar lo que les vendieron sin entender esos cargos.

Echarle la culpa a las instituciones nos ayuda a desahogarnos, pero una vez que lo hemos hecho debemos también aprender de esos errores. De lo contrario es fácil tropezar de nuevo con la misma piedra.

El primer paso para cambiar nuestra realidad, nuestra situación financiera y empezar a construir es aceptando nuestra propia responsabilidad. Sabiendo que nosotros somos los que tenemos el poder de tomar nuestras decisiones y la capacidad para saber qué es lo que nos conviene.

Sin duda, a veces necesitamos asesoría y es importante obtenerla, porque no podemos ser expertos en todo. Pero también es fundamental saber cómo asesorarnos, es decir no aceptar consejos a ciegas, que es lamentablemente lo que hacen muchas personas.

Asesoría implica entender nuestras opciones y tomar la responsabilidad de la decisión.

Por ejemplo: yo no tengo deudas con tarjetas de crédito (pago mi saldo completo cada mes, soy muy responsable). No acepto los créditos adicionales carísimos que me ofrecen en la sucursal bancaria: no los necesito.

He construido con el tiempo un fondo para emergencias, poco a poco, así no tendría que verme obligado a adquirir deudas si sucede una situación complicada.

También he hecho un plan de ahorro para el retiro propio al cual contribuyo cada mes en instrumentos específicamente diseñados para ello.

He aprendido conceptos básicos sobre inversiones y diversifico adecuadamente. Tomo muy en cuenta los costos y busco siempre la mejor opción para mis necesidades particulares.

No renuncio a mis sueños: los construyo poco a poco. Si tengo un mal servicio en un banco, me cambio de institución.

Pagué mi crédito hipotecario en la mitad del tiempo, ahorrándome una enorme cantidad de intereses por hacerlo.

Tengo cubiertas mis necesidades de protección con seguros adecuados a mis necesidades: no necesariamente los más baratos pero sí los mejores, con un buen agente de seguros a mi lado.

He ahorrado dinero porque nunca compro productos que no necesito. Aprovecho los beneficios fiscales a los cuales tengo derecho por ley.

Todo esto no es porque sepa de finanzas personales, sino porque me he dedicado a aprender con el tiempo y enseñar a los demás a través de esta columna y mis demás actividades relacionadas.

Puedo constatar que no es difícil ni toma demasiado tiempo: todos los conceptos se pueden comprender con facilidad. Requiere simplemente un poco de criterio, interés por aprender cosas nuevas, pero sobre todo, tomar responsabilidad del manejo de mis propios recursos.

mejor escuchandoSaber escuchar tiene que ver con ser inteligente, por lo tanto, la capacidad de hacerlo es una habilidad que te conviene tener.

Un estudio reciente de la Universidad de George Washington afirmó que hacerlo de la manera correcta puede influenciar un 40 por ciento los resultados de un líder.

“La palabra listen (escuchar en inglés) tiene las mismas letras que silent (silencio en inglés)”. – Alfred Brendel

Tienes muchas oportunidades de hacerlo en el trabajo. Ya sea a la hora de que te den retroalimentación o que te expliquen instrucciones, detrás de las palabras hay información invaluable que puede ser descifrada a través del tono de voz, lenguaje corporal y silencios.

En otras palabras, el no mantener tus oídos (y ojos) abiertos puede dejarte fuera del juego.

La mayoría de las personas piensa que escucha lo suficiente, aunque no es cierto.

Wright State University arrojó que más de 8000 individuos se calificaron a sí mismos como buenos escuchas, incluso mejores que sus compañeros de trabajo. Sabemos que esta cifra no es real.

Saber escuchar es algo que se tiene que aprender y ser dominado. El hecho de que te cueste llevar a cabo prestarle atención a los demás, no significa que no puedas hacerlo.

Trabaja en las siguientes estrategias y verás cómo lo podrás lograr.

1. Pon atención

El error más grande que las personas cometen al momento de escuchar es que están tan concentradas en lo que están haciendo o en cómo les afectará lo que se está diciendo que realmente no están prestando atención a las palabras.

Tal vez pienses que el focalizarte resulta fácil, pero no lo es ya que tus pensamientos puedes distraerte.

2. Aleja el celular de tu vista

Es imposible hacer muchas cosas (bien) al mismo tiempo. Nada quita más la inspiración que estar contando algo y que esa persona se ponga a utilizar su celular. Inténtalo, tus conversaciones serán más efectivas.

3. Haz buenas preguntas

A la gente le gusta saber que las escuchas, así que hasta un simple “aclarador” demuestra que no solo les prestas atención sino que también te importa lo que están diciendo.

Te sorprenderá el respeto y la apreciación que ganarás si cuestionas lo adecuado. Además, para verificar lo que escuchaste deberías de preguntar cosas que te den más información, como ¿y qué sucedió después? O ¿Y luego qué te dijo?

La clave es añadir preguntas propias para poder agregarle tu opinión a la conversación en lugar de dirigirla hacia otro lado.

4. Practica

EL psicólogo Carl Rogers utilizó el término “escucha reflexiva” para describir la estrategia de parafrasear el significado de lo que se te habló para darte cuenta si realmente entendiste lo que quisieron decirte.

Siendo así, también le estás dando la oportunidad a quien te está hablado. Utiliza tus propias palabras para demostrar que sí estás “absorbiendo” información.

5. Utiliza lenguaje corporal positivo

Estar consciente de tus gestos, expresiones y tono de voz y hacerlos positivos hará que la gente se te acerque cual hormigas a picnic.

Usar un tono entusiasta, no cruzar los brazos y mantener contacto de ojo son algunas formas positivas de lenguaje corporal que las personas que saben escuchar utilizan.

6. No juzgues

Si de verdad quieres convertirte en alguien a quien la gente acude para contarle sus cosas, tienes que mantenerte “abierto”.

Esto te hará ver ser más interesante, pues a nadie le gusta contarle algo a una persona que ya formó su opinión sin siquiera saber el contexto.

Tener menta abierta es crucial en el trabajo pues las empresas necesitan ser constante y generar nuevas ideas. Para eliminar este mal hábito (de juzgar) necesitas ver la foto completa, en otras palabras, ponerte en los zapatos de la otra persona para darte una idea de su reacción ante la situación.

Claro que esto no significa que tengas que estar de acuerdo con lo que te dicen, simplemente quiere decir que tienes la intención de escuchar.

7. Mantén la boca cerrada

Si no es para hacer preguntas sobre ese tema, no deberías estar hablando. Interrumpir la conversación solo hará notar que lo que tienes que decir es “más importante” que lo que te estaban contando.

Querer ayudar es algo natural y más cuando se trata de seres queridos, pero ten calma a la hora de dar un consejo, pues hacerlo (sin antes haber escuchado lo suficiente) podría malinterpretarse con un: “ya le entendí a tu problema, ahora déjame hablar.”

venus williamsVenus Williams es sin lugar a dudas uno de los grandes iconos del tenis femenino y por extensión del tenis. Muchos años en el circuito, número uno del mundo y numerosos torneos de Grand Slam que han caído en sus manos.

En el mundo del tenis la hermana mayor de las Williams ha hecho realidad muchos de sus sueños. En el mundo empresarial y de la moda, a este paso, los va a conseguir prácticamente todos también. Ha sido entrevistada por la revista Inc donde desvela esos anhelos empresariales que han ido aflorando en los últimos años en ella. Ser la mejor y darlo absolutamente todo son objetivos que también en los negocios le han servido para llegar muy alto.

“Siempre soñé con ser empresaria. Ha sido uno de mis objetivos vitales de siempre”, confiesa Venus, que dirige su propia empresa, EleVen by Venus, dedicada a la moda deportiva de mujer, centrada especialmente en el tenis, el yoga, el fitness o el baile. Pero no solo eso. La mayor de las Williams también fundó V-Starr Interiors, una firma de diseño de interiores centrada en lujosas residencias en el marco de hoteles y clubs de tenis.

La propia Venus explica el porqué del nombre de su marca. “Eleven (once en español), es más que diez. Se trata de alcanzar lo mejor de ti, forzar hasta el límite y llegar a la victoria. Aunque no llegues a eso, sí que has podido vivir el viaje”, expone Venus, que ha tratado plasmar los valores que día tras día y torneo tras torneo ha ido dejando en sus propias firmas.

Para Venus el compaginar estas dos facetas no es algo precisamente complicado. “Cuando eres atleta, esto ya lo tienes que hacer pronto en tu carrera. Por lo que yo decidí ver esto no como una limitación sino como una oportunidad. He estado siempre centrada en generar otros objetivos más allá del tenis”, comenta la mayor de las hermanas Williams.

Venus sabe utilizar su propia marca en el tenis como escaparate. Ella misma es la modelo que luce los equipos que luego salen a la venta. Algunos de ellos realmente curiosos y con una intención bien clara. “Todos mis vestidos en los Juegos Olímpicos estaban basados en Wonder Woman. Cuando sales ahí, así es como te sientes. Quiero sentirme como si fuera capaz de cualquier cosa“, cuenta Venus, que desgrana de dónde le viene esa inclinación por los negocios.

“En casa, no se nos permitía ser solo deportistas. Teníamos que estudiar también. Nuestro padre nos enseñó a ser empresarias. Viajábamos a cualquier torneo y él nos ponía un cassette sobre adquisición de propiedades”, recuerda Venus. “Serena tenía 8 años y yo 9. Teníamos que escuchar cómo hacer dinero de eso. No entendíamos mucho obviamente. Pero eso no importaba. Lo que realmente quería nuestro padre era inculcarnos esa multi-disciplinariedad, esa mentalidad de ser emprendedor, de labrarte tu propio camino“, explica.

Richard Williams, el padre de las hermanas más famosas del tenis, también fue un gran emprendedor en su día. Invirtió en dos de sus hijas para convertirlas en estrellas del tenis mundial. Y triunfó. Los genes Williams triunfan allá por donde van.

“En una pista de tenis, solo estoy yo. Soy muy dura conmigo misma, porque soy yo la que tengo que hacer todo el trabajo. En los negocios, no soy tan dura conmigo o con mi equipo. En el tenis creo en un solo ganador. Lo grande de los negocios es que no hay un solo ganador. Hay sitio de sobra para que ganen todos. Me encanta eso”, relata Venus.

Reibox BlogPiensa en la última vez que alguien te preguntó algo y no tenías la respuesta.

¿Cuál fue tu respuesta?

Si eres como la mayoría de la gente, respondes rápidamente con un corto “No sé”, para poder seguir adelante, escapar de la conversación y continuar con tu día.

Sin embargo, no necesitas que te diga que alardear de tu propia ignorancia y dejar a la otra persona colgada no es una estrategia de comunicación eficaz.

Por supuesto, no se espera que sepas como manejarlo absolutamente todo.

Pero, hay frases alternativas que son mucho más útiles que el obvio “no sé”.

Aquí tienes cuatro que puedes usar la próxima vez que no tengas una respuesta.

1. “Lo averiguaré”

Esta respuesta es realmente genial por una razón; demuestra tanto comprensión como seguridad en ti mismo.

Responder encogiéndote de hombros y con un brusco “No sé”, demuestra que no sólo no tienes las respuestas, sino que tampoco estás dispuesto a hacer nada por encontrarlas.

En contraste, asegurarle a alguien que te tomarás el trabajo de conseguir la información necesaria te hace ver más cooperativo y un valioso miembro del equipo.

2. “Tengo la misma pregunta”

Hay esos momentos en los que simplemente no tienes la respuesta. Pero, más allá de eso, tampoco tienes ni idea de en dónde empezarías a buscarla.

En esos casos, es mejor que te asegures que con quien estás hablando sepa que estás buscando la misma información. Logra lo mismo que decir, “No sé”; afirma explícitamente que no tienes la respuesta.

Sin embargo, va un paso más allá y te une con esa otra persona. En lugar de verte como si estuvieras tratando de evitar la pregunta, están simpatizando y uniéndose en la misión de obtener la información requerida.

A veces, una suposición educada es lo mejor que puedes hacer.

3. ‘Mi mejor suposición es…’

Desafortunadamente, a veces una suposición educada es lo mejor que puedes hacer. Te ponen en un lugar, y necesitas sacar una conclusión basada en la información y la evidencia que está delante de ti.

Es en esos casos cuando debes ofrecer algún tipo de explicación basada únicamente en lo que sabes; dejando claro que tu respuesta es simplemente una teoría, por supuesto.

No querrás que tu suposición sea aceptada como un hecho duro. Pero, al mismo tiempo, no quieres verte mal y parecer que estás tratando de evitar la pregunta.

Por lo tanto, sigue adelante y comparte tu hipótesis o algunas ideas. Si no sale nada, es un mucho mejor punto de partida para una lluvia de ideas y discusión que un simple “No sé.”

4. ‘¿Por qué no le preguntamos a [nombre]?’

¿Qué debes hacer si realmente no eres la mejor persona para responder esa pregunta? ¿Cuál es la mejor manera de manejar ese escenario, sin depender de las dos palabras a las que te acostumbraste?

Es simple: Aduéñate de la situación. Admite que no es tu especialidad, pero que sin dudas puedes encontrar la persona que sea mejor para el trabajo.

Puede que sientas como si estuvieras esquivando la responsabilidad o tratando de pasar la pelota. Pero, a la larga, eres más inteligente por enviarle cosas a la gente que está mejor equipada para manejarlas. Es más eficaz y más eficiente.

“No sé,” es una de esas frases que pueden salir fácilmente de tu boca antes de que te des cuenta de lo que estás diciendo. Sin embargo, hay un montón de mejores respuestas que debes emplear.

Dale a estas cuatro alternativas una oportunidad, y prepárate para que tus habilidades de comunicación mejoren instantáneamente.

emprendedorEn un mundo ideal, tu entorno más próximo – familiares, amigos, pareja – apoyarán tu actividad de marketing online sin fisuras y te llevarán en volandas cuando estés agotado y desmoralizado para que puedas cumplir tus sueños.

Recuerdo un póster que vendían en una librería londinense, mientras estudiaba la carrera, de esos que utilizaban mis compañeros de Singapur y Malasia (muy religiosos) para forrar sus paredes.

El póster en cuestión mostraba una bellísima puesta de sol en una playa idílica, y en la arena aparecían unas pisadas solitarias. El texto decía algo así:

Una noche, soñé que paseaba por la playa.

Se sucedían escenas de mi vida, una detrás de otra, y me percaté de que en los peores momentos – cuando más sufría y más angustiado estaba – solamente aparecían un par de pisadas en la arena.

Le dije al Señor: “Señor, Tú me prometiste que me acompañarías en los momentos más duros, sin embargo allí solamente veo un par de pisadas en la arena. ¿Por qué me dejaste caminar solo cuándo más te necesitaba?”

Y entonces el Señor me respondió: “Hijo mío, en esas etapas de tu vida, las huellas que ves eran las mías pues era Yo el que te llevaba en brazos cuando no podías caminar más.”

No estamos aquí para hablar de Religión, ni de la Fe, pero la realidad es que a veces el mundo no es ideal y como emprendedores nos encontramos más solos que la una.

El emprendedor – ese que trasnocha para crear su propio negocio en Internet, que realmente piensa que puede cambiar el mundo y que lucha incansablemente para cumplir sus sueños contra viento y marea – frecuentemente no cuenta con el apoyo incondicional de sus seres más allegados.

¿Qué podemos hacer en estos casos? Sigue leyendo, porque tengo algunas ideas…

En general, la mayoría de los libros y blogs sobre entrepreneurship te dirán que lo primero que debes hacer en estos casos es deshacerte de esas relaciones “tóxicas”.

Es bastante duro ya de por sí tener que luchar contra el mercado. Si encima tienes que pasarte el día convenciendo a la gente que tienes alrededor, explicando una y otra vez lo que esperas conseguir y por qué lo estás haciendo, mejor ahórrate la energía y sigue tu camino en solitario.

¿Pero quieres que te cuente un secreto? La realidad es que buena parte de las personas que dan estos consejos jamás han creado una empresa, ni han emprendido en solitario, y los que sí lo han hecho rara vez se han apartado de sus familiares, amigos y parejas cuando no contaban con el 100% de su apoyo.

Por lo general, nuestros allegados quieren lo mejor para nosotros. El instinto humano nos lleva a defender a nuestros seres queridos, y si vemos que sufren tratamos de apartarles de aquello que les produce sufrimiento.

Crear un negocio sostenible en Internet requiere Pasión, Paciencia y Perseverancia: las tres “P” del emprendedor. Es una maratón plagada de obstáculos, en la que nosotros somos nuestro peor enemigo y sin duda en más de una ocasión nos encontraremos cansados, desmoralizados y con ganas de tirar la toalla.

Ante semejante panorama, lo extraño sería que las personas que nos quieren – padres, hermanos, amigos, parejas – nos invitaran a seguir torturándonos.

¿Por qué no lo dejas? Busca un trabajo normal, estudia unas oposiciones, disfruta de tu tiempo libre… Llevas un año dándole, y tu blog apenas supera los 100 lectores al día. No ganas ni 100 euros al mes. Es un buen hobby, pero no es serio… Mira a Fulanito que trabaja en un banco y le va tan bien, el fin de semana se va a jugar al tenis y tú te pasas el día a vueltas con tu “proyecto”.

¿Te suena? Me atrevería a asegurar que prácticamente todo el mundo que ha logrado algo en el marketing digital ha pasado por esto. ¿Y sabes qué? Estoy seguro de que no han mandado a esas personas a tomar viento.

En cambio, esto es lo que puedes hacer.

1. Comprende que no te dicen eso para fastidiarte, ni porque no quieren que cumplas tus sueños. Todo lo contrario. Te quieren mucho, pero no todo el mundo comprende la perseverancia del emprendedor. Puede ser tú razón de ser, pero no necesariamente la de tus seres queridos.

2. Explícales tus objetivos, tu pasión y tu sueño UNA VEZ. Explica por qué haces lo que haces, a dónde quieres llegar, a quién quieres ayudar (recuerda que la base de cualquier negocio sostenible en Internet es aportar algún tipo de valor añadido así que más vale que quieras ayudar a alguien aparte de a ti mismo), y por qué crees que ésta es tu razón de ser en la vida.

3. Explica que eres consciente de que esto es una carrera de fondo, de que tendrás momentos mejores y peores, pero que vas a perseverar.

4. No expliques más, los hechos hablan por si solos.

5. Cuando consigas un logro importante, compártelo con tus seres queridos. Sin embargo, cuando estés desmoralizado y necesites apoyo, compártelo con otros emprendedores que te comprenderán mejor. Mándame un mensaje y trataré de ayudarte en lo que pueda o – mejor aún – forma tu propio grupo de apoyo con personas que piensen como tú y reuniros de vez en cuando a modo de terapia.

Ahora mismo, todo está en el aire: tú confías en que llegarás a tu destino y alcanzarás tu sueño, pero ese ser querido que tienes al lado no lo tiene tan claro.

Por ahora nadie tiene razón. Está todo por demostrar. Tus hechos y tus logros hablarán por sí mismos, y está en tu mano conseguirlos.

Reibox BlogCalifornia tiene su cuota de calles famosas: Sunset Strip, Rodeo Drive, Hollywood Boulevard. Pero para los emprendedores, la más famosa es Sand Hill Road.

Alineados en este tramo de asfalto fuera de Menlo Park están las firmas de capitales de riesgo élites. Casi todas las compañías de Silicon Valley comenzaron aquí.

Así que fue comprensiblemente estaba un poco intimidado en 2009, en uno de mis primeros viajes de recaudación de fondos para Hootsuite.

¿Me darían los inversores una hora del día? ¿Compartirían mi entusiasmo por construir una plataforma de gestión de redes sociales? ¿Podría siquiera entrar por la puerta?

Pero algo inesperado sucedió; algo casi misterioso. Una y otra vez, dentro de las salas de conferencias, cafeterías o acurrucados en vestíbulos de hoteles, escuché la misma frase de tres palabras de los inversionistas y emprendedores.

“¿Cómo puedo ayudarte?”

Vicepresidentes como Geoff Entress de Voyager Capital me lo preguntó. El Angel inversor Dave McClure me lo preguntó. El CEO de Kissmetrics Hiten Shah me lo preguntó. Éstas eran personas poderosas y extremadamente ocupadas. Y sin embargo aquí estaban ellos ofreciendo su tiempo y experiencia, sus conexiones y poder de pensamiento crítico, a un nuevo emprendedor.

Pasaron casi una década y oí ese mismo mantra de tres palabras el mes pasado, mientras hacía otro viaje al área de la Bahía. En la Startup Grind Global Conference, los emprendedores estrellas en el escenario estaban utilizándolo. En Google, el líder de los proyectos especiales Gia Scinto se sentó conmigo y me hizo la misma pregunta.

Tuve que parar y preguntarme: ¿Qué era tan especial en esta frase de tres palabras? ¿Y por qué tanta gente increíblemente exitosa la utilizaba?

El poder de “¿Cómo puedo ayudarte?”

Cuanto más lo pensaba, más sentido tenía. Si los negocios se tratan sobre todo de a quién conoces, entonces esta simple línea (¿Cómo puedo ayudarte?) podría ser la herramienta definitiva para la creación de redes. En su corazón, es una manera poderosa de acelerar las relaciones y construir buena voluntad.

Al ofrecer ayuda, cultivas una relación instantánea y estableces un sentido inmediato de confianza. En lugar de esperar a que la gente se pruebe a si misma ante ti, tú tomas al toro por los cuernos y te pruebas a ti mismo frente a ellos. Eso crea los cimientos (con una velocidad y eficiencia sorprendentes) para futuras interacciones.

Me sorprendió que todas estas personas salvajemente exitosas hubieran probablemente estado ayudando mucho antes de que tuvieran éxito. De hecho, era probable que su voluntad de ayudar (construyendo conexiones y abriendo puertas como resultado) haya ayudado en buena medida a su éxito.

La clave para consolidar relaciones no es sólo ofrecer ayuda, por supuesto. Es hacerlo y proporcionarla realmente. Lo he visto durante toda mi carrera. Desde nuestros primeros encuentros, por ejemplo, uno de mis inversionistas siempre me ha preguntado cómo puede ayudarme, con consejos, referencias de empleados, por ejemplo. De hecho, debo la mitad de mi equipo ejecutivo a su Rolodex. John Ruffolo, dicho sea de paso, es uno de los inversores mejor conectados y el más exitosos de todos, con una extraña trayectoria. No creo que sea una coincidencia.

Entonces, ¿Cómo funciona?

¿Cuál es el mecanismo misterioso trabajando aquí? ¿Cómo, exactamente, ayudar a otros te ayuda? Bueno, podrías equipararlo al karma en los negocios. Realmente creo que ayudar a otras personas te prepara para el éxito cósmico en algún nivel, ya sea en los negocios o en la vida cotidiana (de hecho, entre menos distinción hagas entre los dos, mejor). Lo que va casi inevitablemente vuelve.

Pero si prefieres una terminología más dura, podrías pensar en la ayuda que ofreces como una inversión. Como cualquier inversión, podría pagar en el corto plazo, o sea posible que tengas que mantenerla a largo plazo, o podría ser un desastre también. Pero encontré (más a menudo que no) que ves un sano retorno de la ayuda que extiendes, aunque generalmente de maneras que son más complejas, misteriosas, y poderosas de lo que puedes imaginar.

Cerca de casa, por ejemplo, yo mentoreo a más de una docena de emprendedores cada año como parte de una iniciativa llamada la próxima gran cosa. Algunos de ellos necesitan ayuda para llevar su producto al mercado; otros buscan encontrar socios y colaboradores. Intento darles mis consejos y tiempo (por lo menos los minutos que puedo darles) libremente. No espero nada más que la satisfacción de ver a los jóvenes emprendedores encontrar sus caminos.

Pero con los años, estos emprendedores han empezado a crear empresas en mi patio trasero aquí en Canadá. Han hecho su parte (en grandes y pequeñas maneras) para comenzar a construir un nuevo centro tecnológico en Vancouver. Cada año, la masa crítica de talento e inversión crece en la región. En última instancia, todos nos beneficiamos. La marea ascendente realmente levanta a todos los barcos.

Tendemos a pensar en los negocios como calculados y a veces cruelmente darwinianos. Pero la verdad es que el interés propio y un hombro frío sólo te llevarán hasta ahí. Independientemente de lo ocupadas que estén las cosas o de lo abrumadora que sea la competencia, he descubierto que el verdadero éxito a menudo comienza con tres simples palabras: ¿Cómo puedo ayudarte?

Vivir MejorUn estresante y caótico fin de semana puede lanzar por los aires tu semana entera. Los sábados y domingos están destinados a la recuperación y relajación.

Entonces, ¿cómo puedes asegurarte de no estar saboteándote a ti mismo durante tu tiempo libre?

La clave es practicar la auto-conciencia y tomarte el tiempo para estar bien contigo mismo. Trata de experimentar algunos rituales de fin de semana para ver cual te lleva a estar con el estado de ánimo adecuado.

Esto es lo que las personas exitosas hacen los fines de semana para asegurarse de que empezarán la nueva semana de trabajo sin demasiado estrés:

1. Se desconectan

¿Qué es peor que permitir que la tecnología drene todo tu precioso tiempo libre?

No caigas en esta trampa; pon realmente fuera de tu alcance tu teléfono y portátil por lo menos durante parte del fin de semana. Las personas exitosas recortan su tiempo con sus gadgets durante el fin de semana para dormir mejor y prevenir el estrés y el agotamiento inducidos por la tecnología.

2. Hacen un poco de nada

“Con el ritmo vertiginoso de los negocios durante toda la semana, muchas personas exitosas hacen planes, pero a veces esos planes incluyen un poco de nada,” dice Lynn Taylor, experta nacional en lugares de trabajo y autora de Tame Your Terrible Office Tyrant: How to Manage Childish Boss Behavior and Thrive in Your Job.

“La semana de trabajo es sobre plazos y reuniones, así que la gente exitosa goza de tener un bloque del tiempo, o día, sin ningún compromiso o agenda.”

Usa ese tiempo libre para descansar, relajarte y recargar tus baterías.

3. Salen al aire libre y disfrutan de la naturaleza

Si eres como muchas personas, estás atrapado dentro la mayoría de la semana laboral.

Las personas exitosas utilizar el fin de semana para salir, absorber un poco de sol, y ver el gran exterior. De hecho, como la Atlantic reportó, un estudio de la Universidad de Stanford encontró que dar un paseo rápido en el exterior puede reducir los niveles de estrés y prevenir la depresión.

4. Hacen ejercicio

Las personas exitosas entienden lo importante que es el ejercicio físico para su salud física y mental; por lo que no son perezosos y no se saltan sus rutinas de ejercicios durante el fin de semana.

De acuerdo con la Anxiety and Depression Association of America, la actividad física puede aumentar seriamente tu estado de ánimo y aliviar el estrés.

5. No piensan en el trabajo

Este es un gran desafío para muchos de nosotros, pero las personas más exitosas no se preocupan por la próxima presentación o por no haber llegado con los plazos la semana anterior.

En lugar de eso, ellos se enfocan en disfrutar de lo que están haciendo, ahora.

6. Toman decisiones saludables

Lo has logrado, finalmente llegaste al fin de semana.

Especialmente cuando eres joven, puede ser tentador recompensarte con muchísima comida chatarra y bebidas alcohólicas durante tu tiempo libre. Sin embargo, esto puede dejarte letárgico y lento para el lunes, lo que definitivamente no ayudará a tus niveles de estrés.

Las personas exitosas saben cómo consentirse a sí mismas de vez en cuando, pero nunca exageran durante los fines de semana. No usan sus fines de semana como excusa para tomar decisiones poco saludables y por lo general se adhieren a las comidas ricas en carbohidratos y bajas en grasas con abundantes frutas y verduras, la cual, según los médicos, es la mejor dieta para reducir el estrés.

7. No viven en la negatividad

Algunas personas no tienen problemas para revolcarse en la ansiedad durante los momentos de calma.

Si eres propenso a pensar en negativo, haz un esfuerzo consciente para quedarte realmente en el momento durante los fines de semana. Pasar dos días preocupándote por el futuro o el pasado sólo te hará estresarte más, y desperdiciar tu valioso tiempo libre.

8. Meditan

Una gran manera de descomprimir y des-estresarse es meditar.

Muchas personas exitosas usan los 10 minutos antes de irse a dormir el domingo por la noche para hacer esto.

Dale Kurow, coach ejecutivo de Nueva York, dice que es una gran manera de relajar tu cuerpo y callar tu mente.

9. No se sobre-comprometen

Realmente no tenemos mucho tiempo libre, cuando piensas en ello. Como resultado, es común que te estires demasiado y te comprometas con demasiadas actividades durante el fin de semana. Pasar todo tu tiempo libre corriendo puede ser seriamente estresante.

Las personas exitosas siempre son buenas en priorizar varios compromisos diferentes. De esa manera, pueden hacer lo que necesitan hacer e igual tener tiempo para ellos mismos.

Bill GatesAlcanzar la libertad financiera, tal y como Bill Gates, no sólo pasa por el hecho de tener una gran idea de negocio, sino más bien por cultivar una serie de hábitos que te permitirán alcanzar la abundancia que esperas.

Quien más sabe de esto es Juan Diego Gómez Gómez, inversionista y coach, quien plasmó en su nuevo libro “Hábitos de Ricos” de Paidós Empresas, todo lo que debes hacer y no para ser rico.

Llegar a estas reflexiones fue fruto de su propia experiencia, y precisamente las que obtuvo cuando convirtió el ser despedido en una oportunidad para su vida.

“Fue el momento de confrontarme, ver de qué estaba hecho y encontrar mi norte. Cambié mi mentalidad y ello permitió que pasara de ganar ochocientos dólares mensuales como docente e investigador universitario a obtener ingresos mensuales, tan solo cuatro años más tardes, superiores a los de cualquier presidente o ceo de empresa privada en la región”, dice.

El autor hace hincapié también en que el dinero, la riqueza y la abundancia llegarán por sí mismos, sólo si se tiene bien definido el “para qué” se busca esto, más bien, el propósito de vida.

A continuación compartimos algunos de sus mejores consejos plasmados en su publicación.

1. El secreto es ser para llegar a tener, no tener para llegar a ser.

Aumenta tu riqueza interior, y aumentará tu riqueza exterior. Cuando inviertas recursos, ojalá vayan destinados a un negocio donde despliegues aquello para lo cual has venido a este mundo, ese propósito trascendente que hemos bautizado como el “para qué”.

2. Para qué caminar si se puede volar.

Para que avanzar paso a paso si existen saltos cuánticos. Cuidados con lo que te acostumbraste a vivir.

3. Las palabras no se las lleva el viento, las palabras definen tu realidad.

Atento a lo que dices, y a las que te dicen. La programación Neurolingüística es una herramienta que recomiendo para comprender el gran poder que tienen las palabras para atraer riqueza y abundancia.

4. Sólo la presión alta transforma el carbón en diamante.

Es triste percibir que por miedo a la presión, por miedo a vivir esas urgencias, la mayoría muera solo como carbón. La urgencia es clave. Si no la tienes o no la has tenido, genératela. Es el camino para encontrar cuáles son genuinamente tus motivaciones y descubrir a qué viniste a este mundo.

5. La zona de confort te puede dar seguridad, pero no riqueza.

Te puedo dar tranquilidad, pero no progreso. Evítala.

6. No escojas a tus amigos por la cantidad de dinero que tengan, pero por favor, “no todos tienen que ser pobres”.

Quienes hacen lo contrario, eliminan la posibilidad esencial y legítima que tiene todo ser humano de desear ser rico, de encontrar su ser púrpura y efectivamente alcanzar los niveles de ingresos mucho más altos del promedio y que quizás antes no se imaginaba.

7. Impacta a millones y te llenarás de millones.

Cuando hay un producto maravilloso que se diferenciará de la competencia, todos van a elegirlo.

8. Mientras sigas pensando que vender es un tema de otros, y no tuyo, no tendrás ingresos ilimitados.

Sin hacer nada, ya te estás vendiendo.

9. Mientras no pruebes el caviar, tú seguirás creyendo que el mundo está hecho de pollo.

¡Ve por lo mejor!

10. Las redes sociales son una poderosa fuente de negocios y contactos.

No las utilices solo para desahogarte y opinar. Asegúrate de entenderlas.

exitoA veces la diferencia entre el éxito y el fracaso se debe a detalles muy pequeños que muchos pueden considerar insignificantes.

Vale la pena estar muy atento a todo lo que está sucediendo con el trabajo en un objetivo y aplicar la mayor cantidad de argumentos para aumentar las probabilidades de éxito.

Las pequeñas diferencias que pueden hacer la diferencia entre el éxito o el fracaso:

1. El sacrificio adicional que marca una diferencia positiva

Dos personas pueden estar entrenando de manera muy similar, hasta podría decirse que de forma idéntica. A veces la diferencia en los resultados se debe a que una persona o grupo hizo un sacrificio adicional. Esto se observa en las empresas, competencias deportivas y también en las metas personales.

Ir más allá del ritmo tradicional, aún cuando se sienta mucho cansancio, implica que esa persona emplea un poco más de energía para presionar por un resultado positivo. Si una roca que representa un obstáculo necesita la fuerza de 100 kilogramos para moverse, 99 no es suficiente, así que la persona que hizo un par de actividades más para llegar a los 100 supera ese obstáculo y la otra persona necesita esperar otro momento.

2. La atención a los detalles exige una mayor concentración

Un trabajo puede estar bien elaborado y brindar buenos resultados, si se quiere ir más lejos, hay que atender los detalles de forma más meticulosa, como ocurre con los productos de lujo. Parte del convencimiento que ayuda a Lograr el Éxito está en destinar una mayor concentración a los propósitos, por eso la apuesta por la calidad tarde o temprano debe llevar a grandes resultados.

3. La voluntad para cuidar la energía acumulada

Para muchas personas la idea de “energía acumulada” quizás suene extraña o con una connotación mística, pero es toda una realidad y se refiere a la capacidad de una persona para destinar toda su energía a un propósito.

Andrew Carnegie dice “si pudiéramos dedicar el 50% de nuestra energía en nuestro trabajo, lograríamos que la gente levantara sus sombreros ante nosotros. Y si quiere lograr aún más cosas, aumentando de 10 a 20% hasta poner el 100% de su energía en su trabajo, el mundo entero se detendrá a sus pies cuando esté en su presencia.”

Este pensamiento resalta la importancia de tener la suficiente Fuerza de Voluntad para mantener esa energía cercana al 100%. Una persona que destina un poco de tiempo a otro objetivo puede ver afectados sus resultados.

4. Una mayor investigación y planificación

Investigar y planificar toma bastante tiempo, al inicio puede parecer una desventaja respecto a una ejecución directa, a la larga se notan las diferencias, quienes han dedicado el tiempo suficiente para encontrar las técnicas más eficientes tienen un crecimiento más acelerado.

5. El trabajo sobre el pensamiento

La ley de la atracción resalta la importancia de pensar de manera positiva, también hay que perseverar con diferentes técnicas para creer que se puede lograr y de manera sencilla. Modificar creencias también lleva tiempo, una vez que ocurre se está en el terreno de la autorrealización.

Cada vez que observes que una persona o empresa está obteniendo mejores resultados que los tuyos, con toda seguridad existen algunas diferencias, averígualas y ejecuta lo que te hace falta para alcanzar enormes resultados.

Tienes un potencial inagotable, es el momento de descubrirlo y usarlo para tu beneficio

Reibox BlogComo el hombre más rico del mundo, Bill Gates no es ajeno al éxito.

Así que cuando el multimillonario tecnológico y filántropo ofrece ideas o consejos, es inteligente escuchar.

El lunes, el fundador de Microsoft y co-presidente de la Fundación Bill & Melinda Gates organizó una sesión de “AMA”, o “Pregúntame algo” en Reddit, durante la cual un participante le preguntó: “Si pudieras darle al Bill Gates 19 años algún consejo, ¿cuál sería?

Esto es lo que Gates respondió:

“Yo le explicaría que la inteligencia no es algo de una dimensión única y no es tan importante como pensaba que era en ese entonces. Yo le diría que puedes explorar el mundo desarrollado antes de entrar en los cuarenta. Yo no era muy bueno socialmente en ese entonces, pero no estoy seguro de que exista algún consejo que arreglara eso; tal vez tenía que ser raro y simplemente crecer…”

En resumen: la inteligencia no es unidimensional, y no es el único ingrediente necesario para el éxito.

Esta no es la única vez que Gates repartió consejos para navegar en tus años como adulto joven. Uno de sus mejores pepitas de sabiduría proviene de su compañero multimillonario y amigo, Warren Buffett: Mantén las cosas simples.

En una entrevista de 2009 con la CNBC, Gates dijo:

“Si vieras su calendario, es bastante sencillo, hablas con él sobre un caso en el que cree que un negocio es atractivo, y él conoce algunos números básicos y hechos sobre él, y [si] se vuelve menos complicado, siente entonces que es algo en lo que decidirá invertir.

“Él escoge las cosas de las que obtiene un modelo, un modelo que realmente es predecible y que va a seguir funcionando a largo plazo. Y su capacidad para reducir las cosas, para trabajar en las cosas que realmente cuentan, en pensar en lo básico; es tan increíble que pueda hacer eso. Es una forma especial de genio.”

Vivir MejorDe la Parte I

¿Quieres adoptar algunos buenos hábitos?

La mejor forma de hacerlo es comenzar pequeño.

En el hilo de Quora “¿Cuáles son algunos de los buenos ‘mini hábitos’ que practicas todos los días?” los lectores compartieron los hábitos simples que debes seguir todos los días para convertirte en una persona más feliz, saludable o más productiva.

La mejor parte es que cada uno toma sólo unos minutos para completar.

Estos son algunos de los mejores:

Parte II

10. Lidia con el desorden

Tan pronto como hayas terminado de usar algo, ponlo de nuevo donde pertenece, sugiere Rizwan Aseem. Esto te ayudará a reducir drásticamente el desorden en tu vida y te ahorrará el tiempo que de otro modo desperdiciarías buscando algo.

Y antes de ir a la cama, ordena el desorden que quedó alrededor un espacio a la vez, dice. Esto podría ayudarte a tener una mente más limpia, tener pensamientos más claros y enfocarte en las cosas que realmente deseas lograr.

11. Intenta algo nuevo

“Ya sea tomar un camino diferente al trabajar, hablar con una persona nueva, o experimentar con algo que no hayas hecho antes, no dejes que tu curiosidad muera en una rutina diaria”, escribe Nistha Tripathi

12. Escribe

Escribir todos los días puede ayudarte a realizar un seguimiento de tus progresos, sentirte bien y mantenerte motivado para lograr aún más progresos, dice Saranya Krishnamurthy.

13. Camina más

Varios usuarios de Quora sugieren caminar al trabajo si puedes, tomar las escaleras, caminar por la oficina cuando estés atascado en un problema, salir y caminar durante el almuerzo, y caminar a casa otra vez.

El ejercicio no sólo es bueno para tu cuerpo, también puede aumentar tus niveles de energía, creatividad y estado de ánimo.

14. Crea contraseñas que inspiren

Ya sea que tu empleador requiera que cambies con frecuencia tus contraseñas o no, podrías considerar adquirir el hábito de cambiar tus contraseñas cada mes para incluir tus metas aspiracionales.

Si tuvieras que escribir “LlamarAMama@domingo” cada vez que inicies sesión en tu computadora o correo electrónico, podrías tener una mejor relación con tu mamá, explica Mauricio Estrella.

15. Di “no”

Es un momento en tus labios, pero decir “no” podría ahorrarte mucho más tiempo que ese.

“Si no quieres hacerlo, no tiene suficiente tiempo para hacerlo, no ves ningún beneficio al hacerlo, simplemente di ‘No'”, escribe James L Moyer.

“Rechazar las peticiones irracionales de los demás puede parecer perezoso, pero es la manera más inteligente de administrar tu tiempo y liberar espacio necesario para poder lograr tus metas personales.”

16. Duerme la siesta

Todo lo que necesitas son 10 minutos, y los beneficios de la siesta son sorprendentes.

“Me doy cuenta de que muchas personas no sienten que tienen la capacidad para hacer esto (especialmente trabajando de 9 a 5), pero soy mucho más productivo los días en que duermo la siesta, incluso cuando no quiero hacerlo,” dice Darren Beattie.

Los estudios demostraron que las siestas mejoran el sistema inmune, la energía, la función cognitiva y el control emocional.

Y si bien las siestas en el trabajo todavía se consideran un faux pas en muchas compañías, Arianna Huffington, cofundadora de The Huffington Post y autora de “The Sleep Revolution”, predice que en los próximos años las habitaciones para siestas serán tan universales como las salas de conferencias.

Hasta entonces, tírate un sofá para cerrar los ojos por un poco de restauración.

17. Deja de leer en tu escritorio

“Leer artículos que encontraba en línea me distraía del trabajo que tenía que hacer. Crear y consumir son dos actos incongruentes que creo requieren una separación”, dice Nir Eyal. “Por lo tanto, utilizo varias tecnologías para ayudarme a cambiar la forma en que consumo las cosas que leo en línea.”

Eyal describe las tecnologías que utiliza, entre ellas Pocket, una aplicación que te permite guardar el contenido en línea que encuentras para su posterior visualización. Es accesible en prácticamente cualquier computadora o dispositivo inteligente, y no necesitas conexión a Internet para ver lo que has guardado.

éxitoPara nadie es un secreto que el camino al éxito no es fácil, siempre se presentarán obstáculos que desafiarán nuestra capacidad de luchar por lo que queremos. Sacrificios de todo tipo que se deberán evaluar con detalle para saber cuál es el costo beneficio y qué tanto se debe esperar hasta ver un resultado positivo.

Salir de la zona de confort es el primer paso y tal vez uno de los más difíciles para emprender nuestros sueños. El médico e investigador Joos Meyer asegura que cosas como tomar una ducha con agua fría lo empuja a retarse a sí mismo. “Creo que la mejor metodología es que todos los días se fije una tarea un poco incómoda, hacerla e incorporarla como una experiencia a su modelo de normalidad ayudará a ampliar su zona de confort”, explica.

Estas son algunas de las cosas que Business Insider sugiere que son incómodas de realizar, pero que son una manera asertiva de lograr sus objetivos o tener un crecimiento personal.

Cuestionarlo todo

“Lo más incómodo que uno puede hacer es poner en duda todo lo que ya se da por hecho”, escribe Malli Gurram. “Trate de ver el otro lado de la norma”. No quedarse con una sola cara de la moneda. Buscar el por qué, el cómo, el cuándo y el dónde le ampliarán su mirada y le darán más herramientas para sus trabajos.

Ser honesto

Estar con una persona demasiado honesta puede ser una de las cosas más incómodas que puede haber, pero también podría ser de lo más valioso dice Ryan Brown. Andar siempre con la verdad es una gran responsabilidad que pocos deciden asumir, por lo cual implica que desde el principio en una relación laboral o personal exponga su personalidad e intente exponer sutilmente qué le gusta y qué le molesta.

La prudencia y el respeto deberán ir de la mano de la honestidad, pues una cosa es que usted sea sincero y otra cosa es que usted no tenga el más mínimo respeto por las opiniones y acciones de sus compañeros. Recuerde que nadie tiene la verdad absoluta.

Meditar

Se tiende a pensar que esto es puro cuento “chino” y que no sirve para nada. Realmente, la idea es que usted desacelere un poco su rutina, respire y hable con usted mismo en un lugar silencioso, como señala Nathan Hershey, los beneficios pueden incluir la mejora de su capacidad cognitiva, la inteligencia emocional, y la autodisciplina en general.

Madrugar

Aquí tenemos que hacer una aclaración, es muy diferente madrugar porque le toca y otra porque quiere. El objetivo es que usted aprenda a querer el hecho de levantarse muy temprano y vea ventajas como apreciar el silencio de las mañanas o ver como el día le rinde más por iniciar sus actividades desde más temprano. Si por ejemplo usted tiene algún hobby, como leer o hacer ejercicio, intente hacerlos en las primeras horas de su jornada.

Hacer algo creativo

Se ha preguntado qué parte de su día es diferente a todo el resto, cuál es la hora en la que usted piensa algo novedoso.

El miedo al fracaso o simplemente al “qué dirán” frustra su creatividad. Que la pereza o la decepción no sean excusas para que intente algo nuevo y que no necesariamente tiene que ver con manualidades o artes; el innovar en encontrar otra manera de solucionar un dilema puede ser un gran adelanto.

Tener un presupuesto

Llevar un registro de todo lo que gastamos es una tarea aburrida pero necesaria. Esta organización le permitirá saber en qué cosas usted está mal gastando el dinero y en qué puede invertir.

Hacer un voluntariado

Entregarle algo a la sociedad sin esperar nada a cambio es despertar ese ser altruista que todos tenemos en el fondo. Hacer parte de un grupo que ayuda desinteresadamente a personas de escasos recursos le dará una ganancia personal incalculable.

No se trata que solucione todo con donaciones, la importancia del voluntariado es el proceso de inmersión en casos que le tocarán su parte más sensible y le ayudarán a ser más agradecido.

Revisar lo que se está comiendo

Hacer un seguimiento de todos los alimentos que come y todo el ejercicio que hace en un día puede ser un reto; sin embargo, la tecnología puede ser una gran herramienta para ayudarle con esta tarea, por ejemplo la aplicación MyFitnessPal que le dirá qué tan nutritivo será ese almuerzo que está pensando.

Comer Saludable

Puede que suene parecido al anterior ítem, y lo es, pero qué gana usted con ser consciente de que lo que come no le aporta nada bueno a su organismo, sino está haciendo ningún cambio. Usted dirá qué pereza comer solo “pasto” e incluso pensar que es más caro, pero ahora pregúntese: ¿Qué es más caro: la comida orgánica o los costos médicos que le pasarán factura en un futuro no muy lejano?

Hablar en público

Es aterrador enfrentarse a la mirada cuestionadora de un grupo de personas, pero de igual manera esa adrenalina potencializará su valentía y, lo más importante, sus habilidades comunicativas.

Apartarse del celular

¿Cuántas veces ha revisado su celular mientras leyó este artículo? Y no solo eso, cuántas veces lo hace frente a otras personas que demandan su atención. Es hora de una desintoxicación digital y dejar que su mente divague. En vez de escribir un tuit sobre “Estoy aburrido…” Reflexione sobre ese estado y cómo cambiarlo.

Ponerse metas grandes

Ser ambicioso con nuestros sueños sí que cuesta. Miramos solo un poquito más de lo que nos gustaría, porque nos hemos acostumbrado a ser conformistas y pensar que todo tiene trabas insuperables y que es demasiado para nosotros.

La primera trampa es su manera de pensar, si no la cambia, difícilmente despegará. Imagínese siendo la persona exitosa que desea y plante un paso a paso cómo sería ese camino para llegar allá.

Vivir MejorEs mi creencia que una mente flexible nos ayuda a lidiar con el caos, las pérdidas, los grandes cambios de la vida, las pequeñas frustraciones, y todo lo que la vida nos lanza en nuestros caminos.

Una mente flexible conduce a más paz. No estás tan atascado como crees, y puedes adaptarte al cambio. No siempre piensas que tienes razón, pero sienes curiosidad por las otras personas. Puedes asumir nuevos retos con una sonrisa.

Yo no siempre tengo una mente tan flexible, para ser honesto. Estoy trabajando en ello.

Cuando no soy flexible, puedo sentirlo: Mi mente empieza a sentirse rígida, siento frustración, irritación, ira, decepción.

Hay una sensación de no querer que las cosas sean como son, una sensación de ser agraviado, atacado. Es el resultado de quedar atrapado en cualquier historia que te estás contando.

Así que esto es lo que hago para desarrollar una mente más flexible:

1. Ve la tirantez

Si me noto frustrado, endureciendo, sintiendo una tirantez… este es el signo que debo practicar.

Y la buena noticia es que la práctica me ayuda a mejorar, por lo que debería celebrar! Esta es una lección que la vida me ha dado, y trato de decir gracias.

2. No actúes

El mayor daño viene cuando actúo desde mi frustración; acciones que podrían incluir cerrarme y no hablar con nadie. Así que cuando noto la tirantez, trato de no tomar ninguna acción dañina. En su lugar, trato de ver en mi interior para hacerle frente a cualquier cosa que esté surgiendo.

3. Quédate con la sensación

Dirígete hacia el sentimiento, y simplemente obsérvalo. Velo como algo que está surgiendo, pero que no soy necesariamente yo.

Es un sentimiento, una nube que pasa a través del cielo, no es un gran problema. ¿Cómo se siente físicamente en mi cuerpo? Explóralo con curiosidad.

4. Dale un poco de espacio, y compasión

Si la sensación de tirantez que está surgiendo es una nube, entonces intenta darle un cielo azul grande y expansivo en la cual flotar.

En vez de estar inmerso en la nube, intento ensanchar, abrir una expansión. Y entonces le doy a la sensación algo de compasión. ¡Está bien sentir esto! Y es bueno darle un poco de amor.

5. Relájate y aflójate

La tirantez proviene de querer que algo o alguien sea de cierta manera. Lo estoy agarrando fuerte, y realmente quiero eso.

En vez de eso, trato de aflojar mi control no importa que sea. Realmente no importa mucho, puedo fluir alrededor de eso. En su lugar, trato de relajarme, y estar con lo que está pasando. Noto el mundo que me rodea, en este momento, en lugar de estar atrapado en mi historia. Me relajo, y soy agradecido por lo que está a mi alrededor.

6. Di “no sé”

Aquí está la clave de todo. Una vez que me relajé un poco, ahora puedo decirme: “No sé cómo deberían ser las cosas, ni siquiera sé cómo son ahora”. Eso me da espacio para no saber, e investigar.

¿Cuál es la verdad sobre este momento? ¿Cómo sería permitir que el futuro se desarrolle sin saber como lo hará? ¿Cómo es no saber cómo deben actuar las demás personas, pero tener curiosidad sobre por qué actúan de esa manera? ¿Y teniéndoles algo de compasión también?

No saber. Una mente flexible es una que realmente no sabe lo que debería pasar, y que ni siquiera está seguro de lo que se presentará en este momento. Es curiosa, como un bebé que explora un mundo nuevo. Cuando nos sentamos en meditación, o tomamos cada momento como viene, nos permitimos no saber, y estar interesados en lo que sea que surja.

Eso es en lo que estoy trabajando, con imperfección y olvido, y lo encuentro muy útil.

respetoCuando estás en una posición de liderazgo, es indispensable contar con el respeto de las personas que trabajan en tu equipo.

Sin embargo, éste no se da de manera gratuita, hay que ganárselo a pulso. Además, puede que tu equipo admire tu inteligencia, tus hábitos laborales y hasta tu capacidad para lograr acuerdos, pero el verdadero respeto es mucho más que eso.

Si puedes ganarte su admiración como persona, entonces habrás ganado. Aquí hay algunos tips para lograrlo.

1. Sé amable

Debes tratar de ser educado con todas las personas que encuentres en tu día, desde tu pareja e hijos, pasando por tus colegas hasta llegar a la cajera de la tienda de conveniencia.

Ya sé, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando tienes un mal día. Pero recuerda que si tú quieres que te traten con respeto, los demás también. Dale a otras la misma cordialidad que te gustaría recibir. Asegúrate de que tus acciones siempre sean educadas. Abre la puerta para la persona que venga detrás de ti, deja pasar al adulto mayor en la fila del supermercado, sonríe siempre y da las gracias en cada ocasión.

2. Actúa respetuosamente

Suena obvio, pero para muchas personas no lo es. Elimina las conductas groseras como hacer gestos con los ojos a la espalda de otros, poner más atención a tu celular cuando hablas con alguien, etcétera. Estas acciones no solo son irrespetuosas en el momento, evitan que la gente se vuelva a acercar a ti. Mejor genera una zona de escucha cordial alrededor tuyo. Todos merecemos ser escuchados, aun cuando no estemos de acuerdo en todos los temas.

Considera cómo te gusta que te traten cuando tienes algo que decir.

3. ESCUCHA bien

Escuchar no es lo mismo que oír. Escuchar es un proceso activo que requiere “poner en pausa” nuestras propias opiniones para poder entender lo que la otra persona quiere expresar.

Muchas veces lo que tu interlocutor te dice “disparará” pensamientos en tu cabeza que te harán querer compartir tu experiencia. En lugar de contar tu historia, haz preguntas que lleven a la otra persona a decirte más. Cuando desarrollas buenas habilidades de escucha, haces que los demás se sientan importantes y validados.

4. Sé útil

Las personas se ganan el respeto de otras cuando las ayudan o escuchan en momentos de necesidad. Busca oportunidades para apoyar a otros sin la necesidad de que te lo pidan primero. Descubre cuántas veces puedes ser útil en un día.

5. No hagas excusas

Tus acciones están basadas en tus elecciones, y a menos que se dé una circunstancia extraordinaria, no hay excusa que valga. Sé dueño de tus acciones.

Si llegaste tarde, probablemente fue porque no manejaste tu tiempo correctamente. Si no acabaste un trabajo, tal vez fue porque no te concentraste lo necesario. Acepta tus errores y en lugar de torturarte con ellos, busca oportunidades para demostrar que aprendiste de ellos.

6. Deja ir la rabia

Aferrarte a un resentimiento solo te lastima a ti. Permítete enojarte momentáneamente y luego avanza para rectificar la situación o dejarla atrás. No ayuda “clavarte” en un problema; el estrés puede generarte ansiedad y hasta problemas de salud.

Nadie es perfecto y todos nos equivocamos de vez en cuando. Dale a los demás, pero en especial a ti mismo, el tiempo necesario para recuperarse de un mal momento y reenfocar la energía. Perdona Y olvida.

7. Mantente abierto al cambio

Ser necio sin sentido no te llevará a ningún lado. Date cuenta que todo proceso de evolución incluye un cambio. Haz un esfuerzo para crecer como persona, de aprender nuevas habilidades y modificar algunas de tus respuestas automáticas. Y por supuesto, no olvides reconocer cuando hayas hecho un progreso.

Reibox BlogTus esperanzas eran altas, y ahora se han desvanecido. Recibiste un duro, “Gracias, pero no gracias” en una oportunidad que te entusiasmaba mucho.

No hay forma de darlo vuelta; el rechazo es duro para todos nosotros. Y, aunque no hay nadie ahí aclamando que lo disfruta, hay algunas personas que parecen lidiar mejor con ello que otros.

Toma a algunas de las personas más exitosas del mundo, por ejemplo. No sólo lidian con el rechazo con aplomo y profesionalismo, sino que también lo utilizan para su ventaja.

Ellos extraen las lecciones de la experiencia que pueden usar para mejorar.

¿Quieres saber cómo puedes hacer eso mismo? Comienza a hacer estas cinco cosas que todas las personas exitosas hacen después de enfrentar el rechazo.

1. Reconocen su papel

El rechazo puede ser brutal, y a menudo es suficiente para inspirarnos a comenzar a jugar el juego de la culpa. Es su culpa no haber visto el valor que ofrecía o que hayan decidido ir en otra dirección.

Cuando somos heridos, es la naturaleza humana hacernos las víctimas de la situación. Sin embargo, las personas exitosas comprenden la importancia de reconocer el papel que jugaron en su propio rechazo.

¿Estaban tan preparados como deberían haberlo estado? ¿Se conformaron con la mediocridad cuando debieron haberlo dado todo? Tienes que aceptar la responsabilidad por cualquier cosa que hiciste que pudiera haber contribuido a que te pasaran por alto, o simplemente no aprenderás de la situación.

2. Reflexionan

Similar al punto anterior, las personas exitosas no saltan inmediatamente a la acción después de ser rechazadas. En lugar de eso, presionan pausa y se toman un poco de tiempo para mirar la experiencia.

¿Están cegados por este rechazo, o no se sienten muy bien acerca de sus posibilidades de comenzar con él? Si pudieran rebobinar el tiempo, ¿qué cosas claves harían de manera diferente?

Antes de poder usar el rechazo para ayudarte a mejorar, primero debes identificar exactamente dónde podrías realizar algunos cambios.

3. Hacen preguntas

Cuando eres rechazado en algo, tu primera inclinación podría ser enterrar la cabeza en la arena y alejarte lo más posible de esa humillante situación.

Sin embargo, las personas exitosas resisten la tentación de correr y esconderse. Ellos saben que es mejor usar esto como una oportunidad para reunir más información que les ayudará a ser mejores en el futuro.

Traga tu orgullo y pregunta directamente qué hiciste bien y qué podrías hacer mejor la próxima vez. Ésa es toda información valiosa (directamente de una fuente respetable) que puedes utilizar para mejorar más adelante.

4. Mejoran

Muchos de nosotros caemos en la trampa de recolectar feedbacks, pero nunca hacemos nada con él. Pero no las personas exitosas. Ellos van un kilómetro más e implementan las sugerencias que reciben.

Sabes que no puedes seguir haciendo las mismas cosas y cometer los mismos errores, y esperar resultados diferentes. Por lo tanto, recuerda hacer un plan de acción que puedas utilizar para poder usar esos consejos para mejorar. Serás mejor por ellos.

5. Siguen adelante

El rechazo puede contusionar incluso al más saludable de los egos. Pero no te hará ningún bien obsesionarte con él; las cual es la razón por la que las personas exitosas saben que es mejor respirar profundamente, dejarlo ir, y seguir adelante.

Sí, tendrás que tomarte un poco de tiempo para reflexionar sobre la experiencia y sacar las lecciones necesarias y su valor. Sin embargo, una vez que hayas hecho eso, no continúes viviendo o manteniendo un rencor. En última instancia, eso sólo te retendrá.

No se puede negar que el rechazo puede ser una experiencia dolorosa, pero también puede ser muy educativa; siempre y cuando estés dispuesto a sacar el máximo provecho de ella. Toma estas cinco estrategias, y utiliza el rechazo para tu ventaja.

preparacionDesde esta bitácora siempre defendemos que no existen los límites, sólo las limitaciones (mentales) y que dentro de cada persona existe el potencial para lograr aquello que desee.

Pero al mismo tiempo también hemos defendido muchas veces que todo es posible pero que nada es gratuito, y que para lograr aquello que uno añora se desea un compromiso incondicional con nuestras metas, y compromiso es estar dispuesto a hacer lo que haga falta durante el tiempo que haga falta.

Hace unos días me hacían llegar una entrevista con Adrián Mateos, considerado ‘el niño prodigio del póker español’. Allí se decía: «Adrián Mateos tiene ahora 20 años, y en breve participará en las WSOP, y si ganara el brazalete en Las Vegas, sería el vencedor más joven de la historia. En mayo ganó la gran final del EPT de Montecarlo. Un año antes se impuso en las Series Mundiales Europeas (WSOPE). Cada uno de estos torneos le supuso un millón de euros, lo que hacen un total de tres millones»

Hablo de él y le traigo aquí porque en un momento de la entrevista, le pregunta el periodista:

— Todo esto no sale de jugar unas pocas horas a la semana. ¿Cómo es tu día a día?

Y contesta:

— Dedico una media de 10 horas al día, entre estudio y trabajo. Es duro, porque yo juego torneos, que es una modalidad que no tiene descanso apenas. Paro cinco minutos cada hora y apenas me da tiempo a comer. Es algo duro, pero me gusta y lo llevo bien.

Más adelante continúa su relato:

— La parte de estudiar en póker es muy importante. Juega muchísima gente y solo la élite gana dinero. Ese pequeño porcentaje de gente que gana tiene que trabajar y prepararse más que el resto. No hay otro secreto.

La conclusión es clara: si quieres tener éxito, tienes que prepararte; y si quieres tener más éxito, tienes que prepararte más que el resto. Es así de sencillo, que no fácil. No hay más misterio.

Semanas atrás, David Sanchis (@sanchishidalgo), broker patrimonial y socio de DRD Global Consulting, me regalaba su libro El solucionador (Punto Rojo, 2016) donde invita a poner siempre la responsabilidad sobre nosotros mismos y en el que dice:

El éxito ama la preparación

Más adelante, escribe: «Para la consecución del éxito son necesarias tres cosas: no rendirse ni abandonar nunca, trabajo duro —mucho más del que la gente se cree— y tener claro el precio que se quiere pagar para conseguirlo».

Si no estás preparado, las oportunidades no aparecerán en tu vida. Ya sabes las palabras que recogemos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición):

No basta estar en el ‘lugar’ adecuado en el ‘momento’ adecuado, hay que ser también la ‘persona’ adecuada

Esa es la magia del desarrollo personal: cuanto más estudias, cuanto más te formas, cuanta más experiencia tienes, cuanto más cultivas tu red de contactos… mejor te va. El desarrollo personal no es otra cosa que incrementar tus posibilidades de tener éxito, porque desarrollo personal no es otra cosa que estar preparado.

Todo es una cuestión de estudio y práctica acompañado de feedback para ir ajustando el tiro con mayor precisión sin perder jamás el foco jamás y con una determinación —ganar o morir— inquebrantable.

Tú decides si estás dispuesto o no pagar el precio. En tus manos está, pero si no logras o que quieres lograr, no le eches la culpa al gobierno, a los mercados financieros o a tus padres. Como se dice en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición): «El único antídoto contra todos los males es la autorresponsabilidad. Todo empieza por ahí. Hazte cargo de ti mismo. No busques excusas porque las encontrarás. O gobiernas tu vida o te la gobiernan otros».

dígale noAntes de que haga caso a cualquier consejo o sugerencia ya sea de nosotros o de cualquier otra persona, lo primero que tiene que hacer es realizarse esta sencilla, pero compleja pregunta: ¿qué es el éxito para usted?

Si tiene muy clara la respuesta, entonces podrá pensar qué es lo que tiene que hacer para conseguirlo.

Lo más usual es que las personas consideren que el éxito está ligado al bienestar, el cual está traducido en la satisfacción por obtener o disfrutar de varias cosas y que por supuesto solo existe una forma de conseguir dicho goce y esta es a través del dinero. Por eso, buscamos ser mejor remunerados en nuestros trabajos, ser recompensados a cambio de un buen negocio si somos independientes y finalmente estudiamos “para ser alguien en la vida”, tener carro, casa, pagar deudas, sostener responsabilidades, tener poder y mucho dinero a la vez.

Puede que estos dos párrafos sean muy materialistas y que muchos de nuestros lectores no busquen cosas como estas para su futuro, sino que más bien tengan una concepción de vida muy distinta, en la que disfruten del hacer, sin preocuparse de lo que venga para su futuro. La verdad es que sea cual sea la posición, el trabajo es importante para hacer lo que se tenga en mente, por eso es importante que tenga en cuenta, primero cuál es su personalidad y segundo las claves que Finanzas Personales le va a dar de acuerdo con la página web Inc. para que logre sus objetivos.

¿Quién es usted, a qué lado pertenece?

De acuerdo a estudios hechos por Performia, empresa seleccionadora de personal, en más de 26 años en 28 países, se pueden clasificar a los trabajadores de una sociedad de acuerdo a su rendimiento en:

Productivos

Corresponden al 20% de la población, se caracterizan por no necesitar de instrucciones para responder con resultados, usan el sentido común para actuar y son bastante autónomos, ya sean empleados o empresarios tienen la capacidad de resolver problemas, además, piensan más en dar que en recibir.

Hacedores

Corresponden al 60%. Son personas con voluntad de colaborar, pero con bajo rendimiento, necesitan constantemente de un supervisor para que hagan las cosas, por lo que sus ingresos son proporcionales a sus esfuerzos y se enfocan más en recibir que en dar. De acuerdo con Performia, son personas que en muchos casos pasan la vida entera en un puesto de trabajo promedio sin mucha evolución.

Los negativos

Corresponde a un 20%, aquí están quienes son una fuente de problema porque su rendimiento además de ser bajo es negativo. Consideran que la vida para ellos es muy dura, culpan a los demás de sus propios problemas, no reconocen ser la causa de nada y no toman acciones para mejorar.

Ahora, Jairo Pinilla, director de Performia, agrega que ser pobre o rico depende de la actitud, el trabajo y las capacidades de cada persona, que lo importante es que usted “sea quien quiere ser, que tome decisiones importantes en su vida y las mantenga para que tenga resultados concretos, si no cambia nada todo será igual. Tener o no tener, no solo se trata de riqueza monetaria, también aplica para el ámbito personal”.

Ahora, teniendo en cuenta esto, lo mejor será que analice sus comportamientos diarios y los compare con lo que aquí le vamos a enunciar, a ver si está cayendo en algún error. De acuerdo con Inc, estas son las cosas que nunca debería hacer, si de verdad quiere éxito en su vida:

1. El pasado es pasado

Lo peor que usted puede hacer es enfrascarse en hechos tormentosos del ayer. No piense en lo que pudo haber sido y no fue porque está afectando su futuro, trabaje mejor en el hoy si quiere resultados.

2. Tener miedo

Sobre todo a los riesgos, porque solo lo conducirán a los arrepentimientos. Confié en su instinto por lo menos una vez en su vida. No se quede divagando entre dudas, de un salto gigante que le genere cambios, pues puede que todo le termine saliendo mejor de lo esperado.

3. Buscar la perfección

El éxito no viene sin golpes o caídas. Es más, las grandes victorias vienen muchas veces después de grandes pérdidas. Lo mejor es que aprenda de los errores para que fortalezca y mejore su trabajo. La obsesión con la perfección es dañina, además de que es inexistente, no es real.

4. Tener excusas

Así le toque una y otra y otra vez, pero es mejor que lo intente a que por el miedo desista y empieza a echar culpas a cualquier cosa o persona. No sea perezoso por el miedo a fracasar. Usted no solo le está mintiendo a los demás sino que también a sí mismo.

5. Guardar rencor

El odio no lo va a dejar surgir, más cuando usted se preocupa por lo que los demás hagan o dejan de hacer. Cuando usted mantiene vivo el rencor hacia alguien, lo único que está haciendo es quedarse en un pasado que nunca podrá cambiar. Así que más bien preocúpese por sus metas y sea agradecido con lo que tiene y con los que le han ayudado.

6. Confíe en la suerte

No sea de esas personas que esperan que todo les llegue a la puerta de la casa. Más bien trabaje duro, sin pensar en el día que le llegará la suerte, así de seguro, más bien le llegue de sorpresa. Búsquela con esfuerzo porque de lo contrario lo más probable es que nunca le llegará.

7. Pierda tiempo

Elija con cuidado las maneras en cómo va a invertir su tiempo, recuerde que es oro y que solo se vive una vez y en su momento. Así que no lo malgaste en cosas de poco valor, finalmente es algo que no se puede reponer jamás.

8. Acepte las limitaciones

Todo es práctica, para lograr lo que uno se promete, se requiere de persistencia, entrega, así podrá hacer frente a los problemas cuando se le presenten. Piense en personajes reconocidos, por ejemplo, Michael Jordan no hizo un triple en su primer lanzamiento o Tiger Woods, no le atinó a un hoyo en uno en su primer intento.

Vivir MejorEncontrarse en una situación nueva puede hacer que te sientas incómodo, no importa cuanta confianza normalmente tengas.

Si te encuentras en un evento de networking o en una entrevista de trabajo, o sólo eres el nuevo chico de la oficina, aquí tienes siete maneras de parecer confiado cuando realmente no lo estás:

1. Tu postura

¡Párate derecho! Mantente bien parado en todo momento con la cabeza en alto y las manos sin cruzar.

Tu lenguaje corporal lo es todo, y sentarte desplomado en la esquina con los brazos cruzados sobre el pecho sólo son gritos de “No sé lo que estoy haciendo aquí”.

2. Haz contacto visual

Incluso si te sientes extraño, haz el contacto visual con la gente cuando las conozcas, habla con ellos, o aléjate de ellos.

Las personas con confianza no tienen ninguna razón para temer mirar a la gente a los ojos, y hacer esto en los eventos o los días de trabajo te ayudará a tener más confianza en el proceso.

3. Vístete para la ocasión

Cuando te ves bien, te sientes bien, y cuando te sientes bien, exudas confianza naturalmente. Si estás comenzando un nuevo trabajo, sal y derrocha en un nuevo traje que realmente te quede y te haga sentir profesional.

También puedes hacer esto para los compromisos y otros eventos. Tener unos trajes de reserva que sabes que te quedan bien eliminará cualquier ansiedad que tengas sobre tu apariencia.

4. No te disculpes

Es tan fácil decir “lo siento” cada vez que algo va mal, pero por el amor de Dios, ¡Para! Discúlpate sólo si realmente jugaste un papel en algo que salió terriblemente mal, y sigue la disculpa con un plan de acción.

Pedir disculpas por cada cosa, incluyendo los pequeños accidentes como derramar un par de gotas de agua en la cena, te hace parecer un felpudo, y la gente se dará cuenta de tu falta de confianza rápidamente.

5. Habla

Es posible que seas el nuevo en la oficina, pero eso no significa que no puedas hablar en reuniones o con tus compañeros de trabajo. Incluso si te sientes completamente fuera de lugar, habla si tienes una idea para algún problema que haya surgido, o para un nuevo proyecto.

Nada proyecta más confianza que tener ideas, y nada impulsará más tu confianza que demostrarte a ti mismo que realmente pertenece aquí.

6. Sonríe

Tan simple, pero tan a menudo subutilizado. La sonrisa es una forma sencilla de proyectar confianza y demostrar tu felicidad de estar en cualquier situación en la que te encuentras.

Puedes aliviar naturalmente tu tensión sonriendo, por lo que hacer esto el suficiente tiempo terminará relajándote realmente y haciéndote tener más confianza.

7. Haz preguntas

Si te encuentras en una conversación con alguien que miras desde abajo o que es tu superior en la oficina, y sientes tu falta de confianza, da vuelta la conversación.

Haz preguntas sobre la otra persona para desviar la atención de ti a él/ella, pero mantente atento a la conversación y demuéstrale tus habilidades de conversación y escucha.

Nunca es fácil estar en una situación desconocida, y es común que alguien carezca de confianza en un momento u otro. Usa estos consejos para atravesar cualquier situación social incómoda. Con la práctica, te convertirás en un profesional en fingir confianza, hasta el punto en el que ya no tendrás que fingirla nunca más.

 

 

 

Subir »
FB