Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

habitoMucha gente no hace muchas cosas porque las ve inaccesibles para ellas. No forman parte de su realidad. Y esto sucede porque pasan por alto que un gran éxito no es otra cosa que la suma de muchos pequeños éxitos.

A ningún estudiante se le pasa por la cabeza obtener su licenciatura universitaria en un año, sino que ese título añorado se fragmenta en cuatro años, y a su vez cada uno de ellos se fragmenta en semestres. En cada semestre uno está enfocado en las asignaturas que tiene que aprobar y no en las del semestre siguiente o en las del siguiente año. Y así, poco a poco y peldaño a peldaño, uno va sumando asignaturas que van completando todo el plan académico hasta llevarse el título debajo del brazo.

El actor de cine Will Smith, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición) decía en cierta ocasión:

«Jamás digas que hay algo que no puedes hacer. No se trata de construir la pared más grande e impresionante de un día para otro. Pon un ladrillo cada vez. Di: ‘voy a poner este ladrillo tan perfectamente como un ladrillo puede ponerse’. Y si lo haces todos los días pronto tendrás una pared grande e impresionante.»

De ello ya hemos hablado aquí muchas veces porque no es otra cosa que aplicar nuestra fórmula:

Poco + Poco = Mucho

O dicho de otra manera: un poco que parece insignificante, más otro poco que parece insignificante, más otro poco que parece insignificante… siempre acaba haciendo una gran diferencia con el paso del tiempo.

Ya sabes lo que decía el escritor uruguayo Eduardo Galeano: «Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden transformar el mundo».

¿Y en qué se basa la fórmula del Poco + Poco = Mucho? En dos cosas:

1. Constancia.

Todos los días debes hacer algo que te conduzca a tu objetivo. La constancia es el fondo de la virtud. Detrás de esos personajes que creemos dotados de grandes talentos por la diosa naturaleza, lo que hay es mucha constancia.

No hay pócimas milagrosas, ni fórmulas especiales. Detrás de cualquier logro grande lo que hay es trabajo duro focalizado en una determinada dirección sin dispersarse. En la fábula, la tortuga le gana la carrera a la liebre, a pesar de que esta última era más rápida.

2. Paciencia.

Debes saber esperar sin desesperarte. Porque no se siembra hoy y se recoge mañana. Y además, entre la siembra y la recogida, a veces hay malas cosechas, periodos de sequía, plagas etc.

Ya sabes lo que decía Santa Teresa: «La paciencia lo alcanza todo»; o George Savile: «Quien es un maestro en paciencia es un maestro en todo»; o un proverbio chino: «Con el tiempo y con paciencia la hoja del moral llega a ser seda».No intentes abarcar demasiado.

El problema de mucha gente es siempre el mismo, querer mucho en poco tiempo, lo que les lleva a empezar con mucha fuerza algo y al poco se desinflan. Son personas ‘gaseosa’. Las personas somos seres de hábitos, y el proceso de cambio debe ser gradual consistente en unas pautas que se basan en ir de menos a más:

— Cuando alguien quiere adelgazar, deja de comer de todo de la noche a la mañana… pero al final no puede aguantar ese ritmo (no está acostumbrado) cede y se da el atracón y recupera su peso (o incluso más).

— Cuando alguien quiere tener un cuerpo diez (y nunca ha hecho deporte), se mete al principio unas buenas palizas en el gimnasio… pero al final deja de ir porque no es sostenible y desiste ya que no tiene el hábito formado.

Lo que se intenta es tan duro respecto al estilo de vida llevado hasta el momento, que los esfuerzos duran poco. Y es que las cosas funcionan de otra manera. Otro personaje conocido de este blog, Jack Canfield (@jackcanfield), autor de Los principios del éxito, escribe:

«Siempre que se disponga a mejorar sus capacidades, cambiar su comportamiento o mejorar su vida, comience por incrementos pequeños. Querer hacer demasiado en poco tiempo sólo conseguirá desanimarlo.»

Hay que evitar a toda costa las experiencias negativas. Si te exiges demasiado desde el primer día, fracasarás y te frustrarás, y ello te llevará a abandonar. Si te marcas metas pequeñas y las cumples, te sentirás bien contigo mismo, y ello te animará a seguir adelante. Pero debes ser constante y tener paciencia.

No te saltes etapas. El éxito es un proceso ¿Sabes qué es lo que ocurre cuando intentas saltarte etapas? Que tienes que volver al principio y empezar de cero otra vez. Por eso tanta gente ha empezado dieta cinco veces; o se ha apuntado al gimnasio las mismas; o ha empezado de nuevo inglés otras tantas.

Como decía Warren Buffett en una ocasión: «No intento saltar vallas de dos metros; busco a mi alrededor escalones de centímetros por los que pueda pasar por encima».

Esto es muy común en el mundo de las finanzas personales. La gente no ahorra porque cree que es muy poco lo que puede ahorrar. Lo que no se dan cuentan que ese poco sumado a lo largo del tiempo acaba haciendo una diferencia. Es el efecto ‘milagroso’ (y geométrico) de la capitalización compuesta, donde al capital inicial se le suman los intereses generados con lo que el capital cada vez va siendo más grande y por tanto también los intereses generados sobre ese capital.

Si una persona invirtiese 100 euros al mes, desde los 20 a los 65 años, con una tasa de rentabilidad anual del 10%, al retirarse tendría 1.118.000 euros.

Esa es la filosofía del binomio constancia-paciencia: hacer un poco cada día y no tener prisa. Thomas J. Stanley y William D. Danko, autores del excelente libro El millonario de la puerta de al lado —el estudio más riguroso sobre millonarios— escriben:

«¿Te has fijado en esa gente que vemos corriendo y entrenándose cada día? Son los únicos tipos que no parecen necesitar correr. Pero están en plena forma gracias a que corren. Quienes tienen mucho dinero trabajan para mantenerse económicamente en forma, pero quienes no están económicamente en forma hacen muy poco por cambiar su condición.»

Las pequeñas cosas acaban convirtiéndose en grandes con el paso del tiempo. El pequeño dolor al que no diste importancia en su día se convierte en una gran enfermedad; los pequeños gastos (café, tabaco, etc) que no controlaste en su momento, acaban suponiendo un montón de dinero cuando uno echa la vista atrás. Y así pasa con todo.

No tengas miedo de ser modesto al principio. Los comienzos son siempre discretos. Lo importante es empezar, dar el primer paso, porque ese primer paso te sitúa por delante que si no hicieses nada, y cada paso que das estás más cerca de tu objetivo.

Muchas veces hemos escrito que una de las claves del éxito es empezar pronto, porque cuanto antes empieces, antes acumularás conocimiento, experiencia, habilidad, dinero, contactos, o lo que sea. Por eso, el tiempo es la variable más importante de la vida, porque cada hora que pasa ya no vuelve, o se aprovecha o se desaprovecha.

El poeta Hesíodo decía: «Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho».

Y para empezar pronto la clave es decidir cuanto antes dónde quieres llegar, porque cuanto antes decidas donde quieres llegar con claridad, antes podrás dedicar tu tiempo, energía y recursos hacia esa meta. Lo relevante es tener un sentido claro de dirección.

Vivir MejorSi usas alertas en tu teléfono o notas adhesivas en tu escritorio para recordar que debes completar una tarea, los investigadores descubrieron una manera más sencilla, más eficaz para activar tu memoria… e involucra el muñeco de un extraterrestre.

Las alertas de los calendarios, las notas, e incluso el anticuado hilo-alrededor-del-dedo funcionan de vez en cuando, pero no siempre ofrecen el recordatorio en el momento que más lo necesitas, y son tan comunes que son fácilmente pasados por alto o ignorados.

Un nuevo reporte publicado en la revista Psychological Science concluye que usar recordatorios por asociación es un mejor método para recordar.

En un estudio realizado en la Wharton School, se les pidió a los participantes completar una tarea en equipo de una hora de duración. Se les dijo que se haría una donación a un banco de alimentos como resultado de su participación si ellos agarraban un clip de papel cuando recogieran su pago. A un grupo se le dijo que una estatua de elefante estaría sentada en el mostrador donde recogerían sus pagos como recordatorio para agarrar el clip de papel, y al segundo grupo simplemente se les daría las gracias por su participación. Setenta y cuatro por ciento de los estudiantes que vieron la estatua del elefante recordaron tomar el clip de papel, comparado con el 42% de aquellos que no recibieron una señal.

En otro experimento, a los clientes de una tienda de café se les dio un cupón que sería válido dos días más tarde. A algunos clientes se les dijo que el muñeco de un extraterrestre estaría sentado cerca de la caja registradora para recordarles que debían utilizar su cupón. De los clientes a los que se aviso de la señal, el 24% recordaron usar su cupón, mientras que el 17% de los clientes a los que no se les aviso de la señal aprovecharon el descuento.

“Nuestros resultados sugieren que las personas son más propensas a seguir sus buenas intenciones si se les recuerda con señales visibles que aparezcan en el lugar y la hora exacta en que puedan ocurrir”, escribe Todd Rogers, coautor del estudio y profesor asociado de política pública en Harvard Kennedy School.

Cómo usar los recordatorios asociativos en la vida cotidiana

Los recordatorios través de la asociación son una forma eficaz, barata y de bajo esfuerzo para recordar las tareas que tienden a perderse en el ajetreo de la vida diaria. Funcionan porque no tienes que preocuparte por si la tecnología falla, y puedes construir un recordatorio de asociación para el momento correcto, dice Katherine Milkman, coautora del estudio y profesora asociada de operaciones, información, y decisiones en la Wharton School.

“La técnica es especialmente eficaz cuando te estás quedando dormido y de repente recuerdas que hay algo que tienes que hacer al día siguiente,” dice ella. “Tal vez necesitas enviar un cheque por correo. Puedes esperar recordarlo, o puedes crear una señal para ti en tu mente.”

Piense de antemano algo que el día siguiente pueda estar fuera de lo común, sugiere Milkman. Cepillarte los dientes, por ejemplo, es algo que haces todos los días y es menos probable que llame tu atención, pero tal vez haya una fiesta en el trabajo.

“Dite a ti mismo: ‘Cuando vea a todo el mundo ir a la sala de conferencias, recordaré que tengo que enviar por correo el cheque’”, dice Milkman.

Otra forma de utilizar un recordatorio por asociación es poner algo inusual en tu camino. Si bien muchas personas dejan notas, nuestras vidas están a menudo tan desordenadas que es fácil pasar por alto estas cosas o hacer que se mezclen con el fondo. Milkman usa el muñeco del extra-terrestre como su señal.

Tiene que ser algo fuera de lo común, algo que te haga preguntar, ‘¿Por qué diablos esta eso ahí?’” dice. “Atar un recordatorio en tu cerebro a un momento determinado u objeto, disparará tu memoria. Te obligará a pensar y preguntarte: ‘¿De dónde salió eso?’ Cuanto más distintiva sea, mejor funcionará.”

Richard BransonYa sea que estés interesado en comenzar tú propio negocio, mejorar tus habilidades de liderazgo, o simplemente buscas de la inspiración de uno de los más grandes empresarios de nuestro tiempo, el multimillonario Richard Branson tiene las respuestas.

Según el sitio web Business Insider, Richard Branson es el único empresario que ha construido un conglomerado de ocho multimillonarias compañías, en ocho industrias diferentes – y lo hizo sin un título universitario en negocios.

En su libro “Like a Virgin: Secrets They Won’t Teach You at Business School”, Richard escribió:

“Si hubiese continuado con mi educación el tiempo suficiente para aprender la lista convencional de lo que se debe hacer y lo que no a la hora de empezar un negocio, me pregunto a menudo que tan diferente sería mi vida y mi carrera.”

De su nuevo libro, “The Virgin Way: Everything I Know About Leadership” – Aquí están los mejores 23 consejos del magnate para el éxito:

23. No lo hagas si no lo disfrutas

Manejar un negocio toma sudor, sangre y lágrimas (y cafeína jaja..). Pero al final del día, estarás construyendo algo de lo que estarás muy orgulloso.

22. Se VISIBLE

Asegúrate de aparecer en las páginas del frente y no en las páginas traseras. Vas a tener que salir y venderte a ti mismo. Haz el ridículo, haz lo que sea. De otra manera no sobrevivirás.

21. Escoge el nombre de tu MARCA inteligentemente

El nombre único y la marca que su compañía “Virgin Group” emplea es una de las cosas que ha hecho de este conglomerado multinacional todo un éxito. Branson se asegura que el nombre “Virgin” represente el valor, servicio mejorado y un enfoque atractivo con toques frescos.

20. Escucha MÁS. Habla MENOS

“Escucha”, y “cállate”, señala Branson. La única manera de escuchar a otra persona es estando en silencio, sin interrumpirlos o sin planear lo que vas a decir una vez que ellos terminen.

Branson nunca va a ningún sitio sin un cuaderno para escribir las cosas que otras personas te dicen y poder recordarlas. Es su arma de negocios secreta, él dice, ya que te lleva a nuevas ideas de negocios.

19. No podrás manejar un negocio sin tomar riesgos

Uno de los dichos favoritos de Branson cuando aconseja a las personas a tomar riesgos:

“Los valientes a lo mejor no vivirán para siempre – pero los cuidadosos no vivirán del todo.”

Cada negocio conlleva a riesgos. Prepárate para caer, dice Branson, pero el éxito rara vez viene por jugar a lo seguro. Puedes que caigas, pero Branson también señala que: “no hay tal cosa como el fracaso total.”

18. La primera impresión es TODO. Y la segunda TAMBIÉN

La primera impresión que causes en los clientes será posiblemente cuando los adquieras. La primera impresión es extremadamente importante dice Branson, pero la segunda es igualmente de importante.

La segunda vez que un cliente contacta Virgin, es usualmente porque están teniendo problemas con el producto o servicio. La forma como te presentes a ti mismo y cómo representes la marca en estas situaciones dice mucho sobre la forma en que la compañía mantiene buenas relaciones con los clientes y cómo maneja los obstáculos.

17. La perfección es inalcanzable

“Hay un peligro inherente en permitirle a la gente pensar que han perfeccionado algo,” – dice Branson.

“Cuando creen que lo ‘han logrado’, la mayoría de las personas tienden a relajarse y sentarse en sus laureles, mientras muchos otros trabajarán fuertemente para mejorar su trabajo.”

Por esta razón Branson nunca le da a nadie una evaluación 100% perfecta de su trabajo. Él cree que no importa que “tan brillantemente concebido” algo sea, siempre hay una forma de mejorarlo.

16. No puedes hacerlo TODO tú SOLO

El arte de delegar es una de las destrezas más importantes de cualquier empresario. Es imposible hacerlo todo tú mismo, y es imposible ser bueno en todo lo que haces.

Por eso es que Branson recomienda “contratar a personas que sean fuertes en tus debilidades” – personas que pueden rellenar los vacíos y tomar las tareas de tu plato que no son tu fuerte, o que no puedes hacer porque no tienes el tiempo.

15. El cliente siempre tiene la razón… la mayor parte del tiempo

El cliente siempre tiene la razón… a menos que estén equivocados. Las opiniones de los clientes son importantes, pero “no debes construir tú sistema de servicio al cliente sobre la base que tu organización nunca cuestionará los caprichos de tus clientes,” dice Branson.

Se prudente en no dañar las relaciones con clientes o con el personal, con tus políticas de servicio al cliente.

14. Define tu marca

En lo que se refiere a definir tu marca, Branson te aconseja a enfocarte en sólo una cosa: “encontrar nuevas formas de ayudarle a las personas a pasarla bien.”

Aférrate a lo que ya conoces. Promete poco y entrega más. Porque si no defines tu compañía, tus competidores si lo harán.

13. Explora terrenos desconocidos

Traducción en los negocios: Todavía hay muchas cosas que no se han descubierto, inventado o logrado. Explorar áreas desconocidas podría promover nuevas ideas y fomentar la innovación.

12. Tú haces tu propia suerte

No es que Branson no crea en la suerte. Él simplemente cree que es algo que puedes cambiar y manipular simplemente al no tener miedo de fracasar.

“Quien quiera hacer un esfuerzo de trabajar en su suerte puede, y la mejorará grandemente.”

11. Ten cuidado del ambiente “Nosotros vs Ellos”

Un lugar de trabajo debe ser uno en el que el jefe y sus empleados se comuniquen bien y trabajen juntos para alcanzar la misma meta.

Si piensas que podría haber discrepancias o tensión entre los empleados y la gerencia, Branson aconseja chequear con la gerencia intermedia primero para tratar de descubrir la raíz del problema y como afrontarla directamente.

10. Construye una zona de confort corporativa

Los empleados deben sentirse libres y alentados a expresarse abiertamente sin confines rigurosos para que puedan hacer mejor su trabajo y puedan tomar mejores decisiones de alto impacto.

“Se necesita un equipo de trabajo comprometido y motivado para entregar un producto o servicio de primera clase y construir una empresa exitosa y sostenible.”

9. No todas las personas están capacitadas para ser Directores Ejecutivos (CEO)

Un gerente necesita ser alguien quien “saque lo mejor de cada persona”, alguien que se comunique bien con otros y ayude a un empleado a aprender de un error en vez de criticarlo por el error. No todas las personas pueden hacer este tipo de liderazgo bien, y eso está bien.

8. Obtén un MENTOR

Un buen mentor entenderá cómo trabajar contigo y guiarte.

De joven, Branson encontró un mentor en David Beevers, un contador y amigo de sus padres que le enseñó lo básico de contabilidad y le ofreció un enfoque sabio y paciente hacia los negocios, que Branson todavía usa en su propia vida.

“Tomar el mundo por sí sólo es un enfoque admirable pero insensato y lleno de errores.”

7. Busca una segunda opinión y luego una tercera

Debes aprender a escuchar bien para poder tener éxito, y eso significa compartir:

“cada idea que tienes, compártela con un número de personas antes de finalmente decir, ’No vamos a llevarla a cabo’, ó ‘Hagámoslo’.”

Se minucioso e intencional antes de llevar a cabo cualquier decisión. En los negocios, buscar una variedad de opiniones “podría ahorrarte mucho tiempo y dinero,” dice Branson.

6. Rompe vínculos sin romper con todo

Los proyectos empresariales con otra persona, ya sea un amigo o una pareja, no siempre funcionan. Si este es el caso, los exitosos empresarios saben cuando separarse. Pero solo porque decides tomar otra dirección, no significa que las cosas tengan que terminar mal, especialmente con un amigo, dice Branson.

“Maneja cualquier problema rápidamente y directamente, y termina la relación tan amigablemente como sea posible.”

5. Levanta el teléfono

Es maravilloso saber de tecnología, pero no mandes un mensaje de texto o un correo electrónico cuando deberías llamar.

“La calidad de las comunicaciones en los negocios ha empeorado en los últimos años debido a que las personas evitan llamadas telefónicas y reuniones en persona, sólo puedo suponer, en algunos búsqueda, buscar erróneamente la eficiencia,” dice Branson.

4. Siempre escoge ‘Personalidad’ sobre experiencia

Algunas personas tienen facilidad para ciertas tareas, pero las destrezas casi siempre se pueden enseñar. Branson dice que cuando se trata de contratar a alguien, “la clave es enfocarse en la personalidad en vez de cualquier otra cosa que puedas ver en su currículum vitae.”

3. No se debe temer a los cambios, pero deben manejarse bien

“Las compañías no son a prueba de futuro,” dice Branson, y nada dura para siempre. Un empresario debe estar preparado para adaptarse y evitar sentir nostalgia sobre la misma compañía.

2. Cuando cometas errores ¡LEVÁNTATE! – NO te dejes caer

Tu decisión no siempre será la mejor decisión. Todos cometemos errores, pero lo mejor que puedes hacer en cara de un error es afrontarlo. Cuando se comete un error, no dejes que te consuma. Descubre el problema y trabaja en arreglarlo.

1. Se un LÍDER, NO un jefe

La imagen clásica de “el jefe” es un anacronismo. Un jefe ordena, mientras que un líder organiza. Un buen líder es alguien que no solamente ejecuta sus propias ideas, pero también inspira a otros a presentar las de ellos.

crecerHace unos días, y como parte de los muchos emprendedores que buscan comprender de una manera más profunda al mundo, tuve ese gran sentido de urgencia por encontrar contenido de valor que me hiciera sentir nutrida a nivel emocional.

En términos más concisos, estaba en búsqueda de inspiración.

En este punto, y como en ocasiones anteriores, tuve la gran suerte de descubrir una plática de TEDx; TED es una organización sin fines de lucro que comparte, alrededor del mundo, grandes ideas por medio de pláticas que abarcan distintos enfoques y temas.

Esta plática en particular, Dulces son los frutos de la adversidad, impartida por la actriz mexicana Karla Souza (El video está al final), me permitió analizar y sacar mis propias conclusiones acerca de la importancia de confiar en quiénes somos, en lo que hacemos y al lugar al cual deseamos llegar por medio de nuestro trabajo.

Entonces, ¿qué debemos hacer en nuestros momentos de mayor incertidumbre?

Confía

Sí, todos sabemos que el reto del emprendedor es grande, pero algo que solemos olvidar es que mucho recae en nuestra capacidad de creer que somos capaces de alcanzar el éxito. Mantener una actitud optimista nos brinda la capacidad de ver oportunidades en lugares donde otros solo logran visualizar puertas cerradas.

Situación: Tienes una junta con un cliente prospecto el cual, por recomendación, confía en tu empresa. Éste te expone sus necesidades afirmando que cumplir con los requerimientos que solicita puede ser complicado. Ahora, en este momento, y para aquellos negocios que solo buscan cumplir por cumplir, lo más sencillo sería afirmarle al cliente que, en efecto, ejecutar ciertos lineamientos es imposible, pero a diferencia de ellos, tú y tu negocio deben entrar como diferenciador con la confianza de poder ofrecer soluciones con base en la experiencia.

Tan solo piensa en esto, si esta persona se puso en contacto contigo entre, probablemente, muchas otras opciones y tienes la oportunidad de demostrar todo aquello que tu negocio puede ofrecer, ¿qué te detiene? Ganarte la confianza de tus clientes sí depende también de la seguridad con la cual te desenvuelvas ante ellos.

Crea oportunidades

En relación al punto anterior, recordemos lo siguiente: “[…] ver oportunidades en lugares donde otros solo logran visualizar puertas cerradas.”

Crear oportunidades en realidad significa salirnos de nuestra zona de confort, que para este punto sabemos es una constante si deseamos sobrevivir en un mundo lleno de gente emprendedora. Por ello, la mejor manera de hacerlo es atreviéndonos a hacer las cosas de una forma distinta: entablar conversaciones con distintos tipos de personas, acudir a eventos de emprendedores aún sin conocer a nadie, etcétera. Las oportunidades surgen muchas veces de donde menos lo consideramos.

Situación: LinkedIn es una de las mejores herramientas para crear un primer contacto con gente afín a tu área de negocio. A mí en lo particular me sucedió tras recibir una solicitud de una persona del área de comunicación que no conocía.

Su información de contacto me resultó interesante y decidí escribirle ese mismo día; en dicho mensaje le comenté sobre mi experiencia, mi empresa, sus servicios y cómo consideraba que podría resultar interesante trabajar en conjunto. Horas más tarde, recibí un correo con una propuesta de día y hora para vernos.

Mi aprendizaje más grande fue el darme cuenta de que nadie nos limita de crear oportunidades y que no perdemos nada con arriesgarnos.

Recuerda, el no ya lo tienes, ¿qué vas a hacer para obtener el sí?

Enfócate

La vida de un emprendedor se rige, entre muchos otros aspectos, por el cambio. Esto, en ocasiones, nos orilla a resolver situaciones a prueba y error con la finalidad de alcanzar objetivos y metas en concreto, cuando en realidad, y desde un inicio, podríamos utilizar un buen enfoque para obtener de una manera más confiable aquello que deseamos para nosotros y nuestras empresas.

Situación: Al vivir largas jornadas laborales, darnos cuenta de que el trabajo no se termina o no llega, es normal que surja el momento en que nos cuestionemos: “¿por qué estoy haciendo esto?”

Si actualmente te es difícil responder esta pregunta, es probable que tu enfoque no esté claro, que éste haya evolucionado o simplemente que aún sea inexistente. Ahora bien, si notas que tu enfoque actual no está dando resultandos, es válido redirigirlo hacia una nueva dirección que resulte mucho más favorable.

Aprende

Al mantener vivo el deseo por aprender tendencias nuevas sobre tu área de negocio, el mundo, idiomas u otras culturas estás alimentando tu creatividad e incorporando nuevas habilidades a tu vida diaria. Lo habrás escuchado anteriormente, pero es una realidad que en un mundo que está en constante cambio es inevitable no adaptarnos y ofrecer servicios, productos o soluciones que satisfagan lo que el público solicita.

Situación: Obsérvate desde afuera como si tú fueras el cliente. ¿Qué preguntas te harías? ¿Qué dudas te surgirían? ¿Cuáles serían tus requerimientos? ¿Qué esperas del producto o servicio que ofrece tu empresa? ¿Qué está haciendo la competencia? ¿Qué necesitas mejorar? ¿Qué hay de nuevo allá afuera? Adelantarnos a las expectativas o preguntas de un cliente es también una forma de aprender sobre nuestro propio negocio.

30Cuando usted se gradúa del colegio, empieza a escuchar recomendaciones de sus profesores y amigos por las carreras que pude escoger para estudiar.

Una vez termina la universidad, empiezan los comentarios de la necesidad de comprar casa o, si ya tiene pareja, de por qué no son buenas “las relaciones tan largas” y se debe pensar en el matrimonio.

Luego, cuando se ha casado y ya considerado comprar vivienda, surgen los rumores de “cuándo vendrán los hijos”… y así, sucesivamente, siempre existirá esa tensión por lograr, lograr y lograr cosas.

Pero curiosamente la generación de los Millennials ha llegado a cambiar esa percepción y ha dicho muchas veces “no” a esos modelos sociales que se venían siguiendo durante tantos años atrás. Es así como muchos de ellos que hoy en día son reconocidos empresarios, como Mark Zuckerberg, han cambiado su forma de pensar con respecto al éxito, para hacer de su pasión y sus sueños el verdadero combustible para triunfar.

No obstante, hay muchas personas que ni siquiera a los 30 años llegaron a imaginar lo que pasaría durante su próximo década de vida y que, de un momento a otro, pudieron encontrar ese camino que realmente los llevaría a cambiar por completo su vida y a hacer de su pasión una fuente de ingresos importante, así como convertirse en la referencia de millones de personas más.

Con esto, queremos decirle que hay muchos consejos que usted puede llegar a recibir de todas las personas que quiere y en las que confía y que, aunque buscan orientarlo para tener un mejor futuro, no necesariamente son situaciones que usted debe hacer o cumplir para alcanzar su felicidad.

Así, aquí le dejamos un listado de un par de situaciones que pareciera que a los 30 se tienen que “tener claras” pero que, según la misma experiencia de grandes personalidades y empresarios, no es necesario alcanzarlas cuando se llega al tercer piso:

No han empezado su propio negocio

Aunque hoy ya existe un listado de los empresarios más ricos menores de 30, hecho por Forbes, hay tantos otros que sólo hicieron su fortuna años después. Un caso representativo es el de Ray Kroc, empresario de Mc Donalds, quien sólo hasta que cumplió 50 descubrió en el negocio de la comida rápida una oportunidad de emprendimiento.

Tim Westergren, fundador de Pandora Radio, empezó su compañía cuando tenía 35 años, cuando su profesión en la música no había sido muy exitosa y le tocó trabajar de niñero, para mantenerse. Entonces, en medio de esa crisis, surgió la idea de crear una emisora online.

No han descubierto su verdadera pasión

El más emblemático es el de la famosa diseñadora Vera Wang, quien sólo hasta después de casarse y llegar a los 40 años, decidió ser diseñadora y empezó a construir un emporio con su talento y bueno, con su tienda de vestidos de novia.

Lo mismo sucedió con Donald Fisher, quien a los 41 años, junto con su esposa Doris, fundó la famosa marca de ropa GAP, incluso, luego de varios fracasos de intentos empresariales. Ahora es un una compañía de $ 16 mil millones años, con más de 3.200 lugares en todo el mundo.

No tenían idea de qué hacer con su vida

Jack Dorsey, de Twitter, es un ejemplo de ello, pues a mediados de sus 20 era de quienes lo único que le importaba era mejorar su técnica en el skateboard. Quizás similar a este fue el caso del fundador de Paypal, quien había estudiado leyes y estaba dedicando su vida a ello, aunque era algo que odiaba por completo.

No han tenido una carrera profesional exitosa

Al respecto, el caso de personalidades grandes como Jack Ma, de Alibaba o Jan Koum, de WhatsApp; son ejemplo de ello.

Mientras el empresario chino sólo llegó a usar un computador después de sus 30 años y fue rechazado de más de 30 trabajos (incluyendo KFC); Koum fue rechazado en su aplicación de trabajo en Facebook. Ninguno de los dos llegó a imaginar los imperios que construirían luego de que no se consideraban exitosos profesionalmente.

No saben manejar bien el dinero

Ben Horowitz, fundador de Loudcloud a los 33 años, luego de graduarse de la universidad en 1988, estuvo saltando de un trabajo a otro durante siete años, una inestabilidad que casi siempre lo llevaba al borde de declararse en quiebra

Otros casos como el de Henry Ford (de los vehículos), Walt Disney o Milton Hershey (de los chocolates), también fueron muestras de cómo esa habilidad financiera de administrar bien el dinero sólo la supieron desarrollar años después de tener sus empresas.

Reibox BlogClaro, un montón de personas súper exitosas son madrugadoras, pero no tienes que levantarte en las primeras horas de la mañana para tener un día productivo.

Sólo tienes que tener una gran rutina mañanera.

Y si hay un ritual diario que definitivamente debes incluir, es este: escribir un plan para el día.

Este siempre debe incluir las metas a corto plazo que quieres lograr durante el día.

En un artículo para Ellevate y Forbes, Ashley Feinstein Gerstley, fundadora y CEO de The Fiscal Femme, citó un estudio de la Universidad Dominicana que encontró que las personas que escriben sus metas tienden a ser más productivas y lograr más que las que no.

Del mismo modo, en un artículo para Chad Halvorson Chad Halvorson escribe: “Las personas exitosas tienen el fuerte hábito de anotar cada objetivo que fijan, junto con la fecha en que lo lograron. Esto les da un registro que pueden usar para animarse a sí mismos, y también hacer que la meta parezca más concreta.”

Así que tómate unos minutos cada mañana para sentarte y pensar en lo que quieres lograr y en qué orden, y escribe un plan para abordar el día.

Sólo te tomará unos minutos, pero la recompensa puede ser enorme. El simple acto de redactar tu plan te hará estar más enfocado y sintonizado con tus metas durante el resto del día.

preguntasHabía una vez un burro que tenía mucha hambre, pero también tenía mucha sed. Por suerte, él se colocó entre una pila de heno, y un cubo de agua fresca.

El problema empezó cuando el burro no supo decidir qué hacer primero, no sabía si comer o beber primero. Se quedó paralizado sin saber qué hacer, e incapaz de elegir entre las dos opciones, murió de hambre (o de sed).

Esta paradoja es conocida como “El burro de Buridán” y explica este concepto hipotético entre dos decisiones que tomar.

Así como el burro, nosotros también entramos en una especie de “parálisis análisis” en donde preferimos no tomar ninguna elección hasta estar completamente seguros.

Esta situación es bastante común, todos alguna vez hemos sentido incertidumbre delante de alguna decisión, sobre todo si esta decisión involucra a más personas, o si cambia el rumbo de nuestro futuro.

Muy a menudo estas decisiones traen consigo algún tipo de miedo: miedo a arrepentirnos, a fracasar o simplemente a lo desconocido.

La buena noticia es que nuestra vida está llena de decisiones, pequeñas, y grandes, importantes, y cotidianas, conscientes e inconscientes.

Recordar que siempre estamos tomando decisiones alivia un poco el miedo y entrena tu capacidad de decidir sin paralizarte. Sin embargo, la mejor forma de tomar decisiones es simplemente preguntando a la persona más indicada: tú mismo.

Algunas de éstas fueron diseñadas por Sussie More. una coach experta en el tema. El objetivo es que respondas por escrito y con honestidad a cada una de las 11 preguntas. Al terminar lograrás llegar a la mejor conclusión para ti, al mismo tiempo que entrenas tu habilidad para tomar mejores decisiones más adelante.

1. ¿Desde hace cuánto tiempo he pensado en esto?

A veces nos enredamos en decisiones que simplemente no son tan importantes. Una forma de filtrar estas decisiones, y reducir el estrés que conllevan es evaluando desde hace cuánto tiempo hemos pensado en esto.

2. Cuando pienso en ese tema ¿qué siento?

¿Miedo o angustia?, ¿estrés o ansiedad?; no olvides que nuestras decisiones tienen consecuencias fisiológicas y emocionales, por consiguiente el detectar estas sensaciones a tiempo puede ayudarte a saber si estás o no en el camino correcto.

3. ¿Esta decisión afectará mi vida en cinco años?

Visualiza tu vida unos años adelante, y piensa si esta decisión cambiará tus planes. Si en verdad tiene un impacto a futuro, es importante que no lo tomes a la ligera, y evalúes profundamente tus pensamientos y motivos en torno a esta decisión con el resto de las preguntas.

4. ¿Qué tan comprometido estoy con este cambio?

Las decisiones importantes conllevan cambios importantes, y muchas veces no estamos tan comprometidos para enfrentarlos. En esta pregunta te aconsejo que evalúes tu compromiso en una escala del 1 al 5 (siendo el número 5 el nivel más alto de compromiso).

5. ¿Qué otras opciones tengo?

Encerrarte en un pensamiento te hace ciego a otras opciones disponibles a tu alrededor. Es solo cuando escribes todas tus posibilidades cuando puedes visualizar claramente más opciones a tu alcance, y entonces decidir mejor.

Si encontraste más opciones a este laberinto decisivo, entonces es momento de que evalúes las ventajas y desventajas de cada una de ellas. Es una forma práctica de filtrar solo las opciones que más te convengan, y descartar el resto.

7. ¿Qué es lo peor que puede ocurrir si no tomo esta decisión, o si me equivoco?

Esta pregunta te ayuda a enfrentar el miedo. A veces las cosas no son tan graves como las imaginamos, y el peor panorama se vuelve sumamente irreal.

Mientras que en otras ocasiones esta pregunta nos ayuda a elevar el nivel de importancia y a mantener nuestros ojos abiertos para decidir lo mejor posible. Recuerda que el estrés no es algo negativo del todo, pues mantiene tu sistema nervioso “encendido” y preparado para actuar.

8. ¿Es este el momento indicado?

Para responder a este pregunta, toma un respiro y concéntrate en el tiempo presente, mira a tu alrededor y evalúa tu vida en esta fecha.

Si consideras que es el momento adecuado para tomar esta decisión no te arrepentirás en el futuro. Contesta con honestidad, sobretodo porque muchas veces vivimos esperando el momento perfecto para casi todo.

Esperamos que las condiciones sean ideales para dar el primer paso, pero recuerda que el momento perfecto no existe, y que el crecimiento personal empieza cuando no estamos completamente listos para tomar acción.

9. Si no es el momento indicado, ¿Entonces cuándo?

Sé muy objetivo y realista con esta pregunta, trata de darle un tiempo concreto y un contexto definido. Respuestas como: “cuando tenga menos estrés” o “cuando tenga menos responsabilidades”, no son las mejores pues el futuro parece muy borroso y solo lograrás confundirte más.

En cambio respuestas como: “cuando empiece mi siguiente proyecto en 2017” o “cuando en mi cuenta tenga 1000 dólares”, son respuestas que te dan perspectiva y decisión.

10. ¿Alguna experiencia pasada puede ayudarme?

Deja que tu experiencia te guíe para tomar la mejor decisión y analiza lo siguiente: ¿has tomado una decisión parecida antes?, ¿qué sentiste después de tomar esa decisión?, ¿hay algo que hubieras podido hacer distinto?

11. Después de decidir ¿Cómo me sentiré?

Sin duda esta es una de las respuestas más importantes. Tu felicidad, salud, y bienestar tienen que ser una prioridad, así que si las consecuencias de tu decisión no lo consiguen, o incluso arrastran resultados negativos para tu vida, será mejor que lo pienses un poco más detenidamente.

Recuerda que tomar decisiones no es blanco y negro, solo necesitas invertir el tiempo suficiente para buscar en el fondo de ti mismo la respuesta correcta.

Te dejo con una frase de reflexión:

“Escoger un camino significa abandonar otros. Si pretendes recorrer todos los caminos posibles acabarás no recorriendo ninguno” – Paulo Coelho

excusas¿Cuál son las mayores excusas que te repites y que te impide lograr tus metas para vivir la vida que siempre has soñado?

¿La crisis económica?

¿Tu jefe/socio?

¿Tu pareja?

¿Tu salud?

¿La falta de tiempo, recursos, habilidades o conocimientos?

Si te sientes identificado con las preguntas que te acabo de plantear, tengo que decirte humildemente que el único responsable de tus problemas eres tú.

Tranquilo, porque hay una buena noticia. Puesto que tú mismo eres el principal obstáculo en tu camino hacia el éxito, tienes el poder de revertir esta situación al 100% y eres el único capaz de cambiar tu vida.

¡Y ha llegado el momento de tomar las riendas de la responsabilidad de tu vida!

En el artículo de hoy, te enseñaré 4 sencillos pasos que te ayudarán a realizar un enorme progreso en la creación de tu camino hacia el éxito.

Veamos cómo debes abordar este material para que te resulte útil.

 Paso 1

Enumera 5 aspectos que te gustaría cambiar en tu vida.

¡Hazlo ahora, es muy importante! Si únicamente lo lees, pero no reflexionas ni plasmas nada por escrito, el ejercicio será una pérdida de tiempo.

Los cambios que quiero hacer en mi vida son…

Paso 2

Escribe cuáles han sido tus mayores excusas en el pasado para justificar por qué no vives la vida que deseas.

Por ejemplo:

Si quieres ganar más dinero, tal vez te has escudado en la crisis y en la situación de la economía general; o quizá te has convencido de que no dispones de los conocimientos, las habilidades o la mentalidad que necesitas.

Si deseas tener más tiempo libre, tal vez te hayas repetido una y otra vez que, si no trabajas 24 horas al día durante los 7 días de la semana, no conseguirás el dinero necesario para mantener a tu familia o para seguir adelante con tu negocio.

Si pretendes emprender, quizá tu principal excusa ha sido que careces de ideas y no sabes por dónde empezar ni cómo hacerlo; o que no tienes experiencia y eso es un lastre; o tal vez piensas que se necesita mucho dinero para emprender y que tus recursos son muy limitados.

Ven, sincérate contigo mismo y escribe.

Las excusas que me han detenido son…

Paso 3

Ahora, piensa por un momento en el papel que tú has desempeñado para generar esta situación insatisfactoria.

¿Qué has hecho (o que no has hecho) para evitar resolver el problema?

Recuerda que tú eres el responsable y, por tanto, en tu mano está la solución.

Por ejemplo:

Quieres ganar más dinero, pero sientes que la crisis y el estado actual de la economía te detienen.

Yo te pregunto: ¿es posible que te hayas negado a tomar las medidas necesarias para adaptarte a los cambios económicos (mediante la creación de nuevas fuentes de ingresos, la exploración de nuevos mercados o el ensayo de nuevos enfoques de marketing, por ejemplo)?

Quieres más tiempo para ti, pero te da miedo cambiar de trabajo o despedirte de tu jefe y empezar a trabajar por tu cuenta.

¿Es posible que no hayas invertido suficiente tiempo y esfuerzo para mejorar tus habilidades?

O, tal vez, te has resistido a reconocer que la empresa para la que trabajas simplemente no es una buena opción para desarrollar tus talentos.

O igual no estás dispuesto a salir de tu cómoda zona de confort ni a asumir los riesgos (y el esfuerzo) que conllevan apostar por construir el proyecto que te hace ilusión…

Te animo a identificar el papel que has desempeñado en la creación de cada situación que deseas cambiar.

El papel que he desempeñado en causar esta situación insatisfactoria es…

Paso 4

Este paso es mi favorito.

Ahora que ya sabes cómo tus acciones, o la falta de ellas, han contribuido a cada situación, elabora una lista de ideas sobre las acciones que puedes implementar para resolverlas.

Por ejemplo:

Si quieres más ventas en tu negocio, renueva tu imagen y la imagen de tu negocio. Si aún no tienes presencia en internet, crea un blog, habla de tus servicios, explica cómo haces lo que haces y genera confianza.

Además, lanza acciones de e-mail marketing, regala algo de interés para tus potenciales clientes, establece alianzas estratégicas con otros negocios, etc.

Si quieres conseguir más clientes, genera una relación a largo plazo con tus clientes (permíteles que te conozcan, preocúpate por conectar con ellos), crea y aporta contenido de valor para tus lectores, etc.

Si quieres ganar más dinero, primero empieza a trabajar en tu mentalidad sobre el dinero e invierte en ti mismo. ¡Fórmate!

Decide qué quieres, para qué quieres el dinero y pasa a la acción. No te quedes únicamente en un plano teórico.

Las acciones necesarias para cambiar esta situación son…

Si has llegado hasta aquí y has seguido todos los pasos, te felicito: acabas de iniciar el gran cambio para construir el camino que te llevará al éxito.

emprendedoresLos niños tienen una capacidad ilimitada de ver las cosas desde otra perspectiva. Y cuando se trata de hacer negocios, no es la excepción.

En México, residen 39.2 millones de niños y adolescentes de cero a 17 años, lo que representa 32.8% de la población total en el país, de acuerdo con la Encuesta Intercensal elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por esta razón, en Entrepreneur.com decidimos acercarnos a este importante segmento de la población para conocer un poco más de su forma de pensar.

Visitamos las instalaciones de Business Kids y Fundación TeleGenio, para reunirnos con un grupo de pequeños que nos platicaron sobre sus negocios e ideas que a su corta edad han empezado a moldear.

A siete pequeños emprendedores y una niña superdotada se les hizo una pregunta: ¿Qué consejo le darían a los adultos emprendedores? Cada uno de los niños dio una recomendación a aquellos que hacen realidad sus sueños todos los días con la construcción de un emprendimiento.

La edad de los pequeños iba de los 9 a 15 años. Tal vez al escucharlos o leerlos puedas pensar “Y ellos, ¿qué pueden aconsejarle a los mayores?”

Aunque no lo creas, estos pequeños han demostrado que la edad no es ningún impedimento para tener grandes ideas, pues todos los entrevistados tienen una empresa o su coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) está por encima del promedio de la población mexicana.

Dale una oportunidad a estos futuros tomadores de decisiones y escucha lo que te tienen que decir.

1. José Adolfo garcía cruz

11 años
Fundador de NA’AT

José Adolfo cree que en la actualidad el estrés es un mal que invade y enferma a la población en general. “Ya sea por el tráfico o porque se van a dormir muy tarde para despertarse temprano. Las personas necesitan relajación.”

Por esta razón, hace un año José Adolfo decidió ayudar a la gente y emprender con su negocio de aceites aromáticos relajantes.

“La clave es: nunca rendirte. Si crees que la vida te pone topes o crees que ya no puedes avanzar, busca soluciones y evita cuestionarte: ‘¿Ya para qué lucho?’. Si te tropiezas es porque así tenía que ser, las cosas pasan por algo a lo mejor tenías que toparte con eso para que pudieras saltar o rebasar el siguiente obstáculo.”

2. Emily Julieta Vera García

9 años
Fundadora de Chiky Fashion

Además de encontrar su pasión desde muy pequeña, Emily vio una gran oportunidad para emprender, pues asegura que las bailarinas y el ballet, su disciplina favorita, son su inspiración para la creación de tutús.

“Tengan mucha creatividad. No se arrepientan de lo que han hecho y siempre sean positivos.”

3. Israel Camacho Huerta

11 años
Fundador de Crazy Party

Desde muy pequeño, Israel sabía que lo suyo era vender, pues asegura que sus padres fueron la inspiración para su negocio. Hace unos meses decidió emprender al crear globos y huevos de confeti para que sus compañeros de escuela se diviertan en sus fiestas.

“Tengan buena actitud, hagan un producto innovador y tengan confianza en sí mismos.”

4. Yulia Paloma Vera Sandoval

13 años
Fundadora de Yuli’s Organic Factory

Para Yulia “jugar a la cocinita” pasó de ser un simple juego a convertirse en una de sus más grandes pasiones. El gusto por la cocina la llevó a crear una empresa de postres. Y no sólo eso, la pequeña emprendedora ha decidido ser socialmente responsable, pues los ingredientes que utiliza son orgánicos.

“Cree en ti, lo puedes lograr, no te desvíes.”

5. Santiago Gael Arellano Calderón

6 años
Fundador de Llaveros Kids

Un día Santiago se dio cuenta que todos sus compañeritos utilizaban llaveros, así que una gran idea le vino a la mente: ¿por qué no hacer unos propios?

Con la ayuda de su emprendedora favorita, su mamá, decidió abrir una empresa que tiene poco más de un año de vida.

“Ten mucha concentración y paciencia.”

6. Rogelio Ángel Vera García

 11 años
Fundador de Crazy Cool

Luego de que ‘adornó’ muchas plumas con corrector, Ángel supo que su negocio estaría enfocado en la decoración de bolígrafos con pedrería y distintos materiales.

“No te estreses a la hora de poner tu negocio. No te rindas y sigue luchando por lo que quieres.”

7. Daniela Salinas Hernández

15 años
Alumna de Fundación TeleGenio

Con un IQ de 133, cifra por encima del promedio de la población mexicana, a Daniela le gustaría en unos años comenzar un emprendimiento similar a TeleGenio, pues desea ayudar a niños con la misma condición de ella.

“Cualquier idea es buena. Puedes sacar algo maravilloso de una idea muy pequeña. No puedes dejar que la inseguridad atrape tus pensamientos. Puedes revolucionar al mundo con lo más mínimo.”

8. José Pablo Iglesias Serrano

14 años
Cofundador de IncrediLife Corp

Además de dos negocios de comida, José Pablo escribió El pequeño libro de negocios para niños, en donde les habla a los niños sobre cómo crear una micro empresa y el manejo de sus recursos.

“El fracaso no es no lograrlo, es rendirse. Si te rindes fracasaste. Pero, si no te rendiste y lo seguiste intentando no fracasaste. Puedes encontrar mil maneras que no funcionan, pero una te va a salir bien. Así es la vida, así es el mundo.”

rechazoDebería existir un número máximo de rechazos que uno pudiera recibir en la vida. Debería, pero no es así, por desafortunado que suene, de eso no se trata vivir.

Y es que por cada negación tienes sólo dos opciones: abandonar o intentar de nuevo… con más fuerza, con otro método, por otro camino.

Recuerdo hace algunos años ser rechazada dos veces en un mismo día por dos proyectos distintos, en ambos había puesto energía y había dedicado tiempo, deseaba ver mi nombre en esa lista, necesitaba ser aceptada al menos en uno de ellos. Sin embargo, ambos eran una especie de salida rápida para huir de una realidad que por el momento no me gustaba.

Sí, quedar descalificada duele, pero cada “no” me ha llevado por nuevos caminos, no sé si mejores o peores, pero con seguridad me han hecho una persona más madura y menos caprichosa.

El temido “lamentamos informarle que usted no ha sido elegida”, es una frase que cae como hielos en la espalda, y remata con un “no te desanimes, sigue intentando” que te deja con un par de nudos ciegos en la garganta. Las reacciones posteriores van de la tristeza, al enojo y a la inseguridad de nuestras mismas capacidades, esas que uno cree tan únicas y especiales.

Seguro hay algunos elegidos que siempre han sido aceptados, a ellos les pido nos cuenten sus rutinas y revelen sus secretos. A los demás, que como yo alguna vez hemos quedado fuera, les comparto los siguientes consejos para no dejarnos vencer por el monstruo de la negatividad y aprender a salir avante del proceso.

1. Decide

No te quedes paralizada por una respuesta, quizá era justo lo que necesitabas para prepararte más o darte cuenta que realmente no era lo que querías. Aprovecha el momento para preguntarte qué es lo que realmente amas hacer y prepárate en las áreas en las que te gustaría crecer o ser una experta. Lo más importante es no dejar de moverte, buscar y crearte nuevas oportunidades.

2. Sé humilde

Lo más dañino cuando uno es rechazado es pensar que todos los demás están mal y tú bien, que ellos no merecen tu genialidad y que seguro volverán en un momento a pedir disculpas y rogar que vuelvas. No lo tomes personal, aprende de la experiencia y si realmente es tu pasión, encontrarás la forma de obtener el sí.

3. Agradece

Mi mamá siempre dice: “si alguien no es agradecido, no le busques otro defecto”. Una vez que te enteraste que no eres esa “persona ideal” (para el puesto, para la beca, para el inversionista) da las gracias, quizá fue un proceso largo para ellos y para ti, solicita una retroalimentación si es posible y deja una impresión amable y madura de la experiencia. No sabes en qué momento puedes cruzarte de nuevo con aquella oportunidad.

4. No pierdas seguridad

Por cursi que suene no permitas que un rechazo te derrumbe y te haga perder la fe en ti mismo, a veces no estamos anímicamente preparados para recibir una negativa y puede que nos haga sentir incapaces o inseguros. Recuerda que las posibilidades son infinitas y cada reto vuelve la vida más interesante.

Genios como Steve Jobs, fundador de Apple, fue rechazado de su propia compañía y pasó a la historia como uno de los empresarios más importantes en el mundo de la informática o Jack Ma, presidente ejecutivo de Alibaba Group, quien fue rechazado diez veces por Harvard y ahora es el hombre más rico de China. Lo importante es no dejar de intentar.

hablar con ustedHablar consigo mismo en voz alta, por lo general, está mal visto en la sociedad. Cuando lo hace, lo ven como un ‘loco‘ que acaba de salir de un manicomio.

Pues bien, se trata de una práctica que comienza en la infancia pero que, con el transcurso del tiempo y la madurez, se va interiorizando y adaptando todo lo que piensa.

¿Qué hay de malo que, mientras lee esta nota, diga en voz alta lo primero que se le ocurra? Si el de al lado le hace algún reclamo, invítelo de paso a leer nuestro artículo y se entere por qué es bueno.

La necesidad de hablar en voz alta consigo mismo no desaparece nunca. De hecho, según la profesora e investigadora en el campo del desarrollo infantil, Laura E. Berk “el habla privada puede resurgir en aquellos momentos de la vida en que nos toca lidiar con actividades que son muy demandantes o poco familiares“.

Solemos hablar mucho sobre el otro, sobre aquel amigo, colega, familiar o jefe y lo hacemos con las personas a las cuales les tenemos confianza. Pero ¿ya reflexionó y se preguntó cómo estuvo su día? si lo hizo o lo hace: ¡Bien!, ahora hágalo en voz alta y encontrará más espacios de auto-conocimiento.

Los investigadores Gary Lupyan, de la Universidad de Wisconsin y Daniel Swingley, de la Universidad de Pennsylvania, hicieron un sencillo experimento en un supermercado con más de 20 voluntarios, en el cual se les pidió que buscaran una serie de productos dentro del almacén. La mitad de ellos que hacía su búsqueda pronunciando en voz alta el nombre del objeto encontró todo mucho más rápido que aquellos que lo hicieron mentalmente.

Claro, hay espacios y tiempo para todo. No estamos diciendo que a toda hora hable con usted mismo y exteriorice todo. Recuerde que vivimos en comunidad y debemos respetar el espacio personal de los demás.

Sin embargo, queremos exponer que esta práctica moderada trae ciertos beneficios para su vida profesional y estas son las razones:

Aclara el dilema y mejora la toma de decisiones

Día a día nos enfrentamos a diferentes obstáculos, unos más grandes que otros, pero siempre está el reto de tomar la mejor decisión.

Si se le presenta un problema al cual no le encuentra una respuesta rápida, le aconsejamos que a solas exponga los pros y los contras, escuche lo que piense y así organizará sus ideas y pensará con más serenidad.

Estimula su memoria

Las veces que usted piensa en voz alta y se hace cuestionamientos está, de alguna manera, repitiendo y recordando elementos que acaba de conocer. De esta manera, se activa su mecanismo sensorial en el cual usted también está visualizando las palabras que pronuncia.

Ayuda a mantener la concentración

Cuando usted está diciendo algo en voz alta mantiene su atención en ese objetivo y, de hecho, le ayuda a encontrar las cosas más rápidas.

Por supuesto, esto solo sirve si usted sabe cuál es el objeto que está buscando. Por ejemplo, un plátano es de color amarillo y reconoce las características propias de esta fruta, así que cuando usted está diciendo en voz alta, su cerebro busca una especie de fotografías que están previamente almacenadas y trabajará con más agilidad.

Si usted está preparando una exposición o estudiando para un examen repase todo en voz alta para que como lo decíamos su cerebro empiece a buscar las “fotografías” de lo que se está hablando.

Impulsa la motivación

Una manera de enfrentar las tareas aburridas o complicadas de hacer es decirse, por ejemplo:

“Buenos días querida, ¿qué tal si hoy aprovechamos el día para hacer oficio?”, u “Hola grandulón, hoy sin falta tienes que llamar al contador y ponerte al día con el papeleo, antes de que multen”.

Use frases agradables, trátese como le gustaría que le dijeran y verá que es una excelente manera de no rendirse con rutinas como el deporte o el inicio de cualquier trabajo.

Establecer metas

Aquellos emprendedores y empresarios siempre tendrán objetivos que los llevarán siempre un escalón más arriba para llegar al éxito.

Empezar el día con una frase en la mañana de “hoy mi objetivo es…”, le ayudará a organizar una rutina productiva y, cuando lo hace en voz alta, su cerebro durante el día relacionará lo que dijo en las primeras horas con lo que sucede en su jornada.

¿Cuándo sí está mal el hablar solo?

Se entiende que cuando existe ya un problema mental, es cuando la persona lo hace con demasiada frecuencia, como si estuviera en otra realidad y con escasa interacción con los compañeros (aislación social).

Cuando una persona todo el tiempo está expresando pensamientos negativos e incluso suicidas, entre otros rasgos (como alucinaciones) pueden ser síntomas de esquizofrenia.

crecerEstoy viviendo una etapa del emprendimiento que es positiva pero a su vez te incomoda, molesta y te hace sufrir: se llama crecer.

Los conocidos “growing pains” han tocado la puerta de mi empresa y a diferencia de lo que creí que podía hacer para evitarlos o aprender a pesar de ellos, me doy cuenta que son inevitables.

Es muy normal, lo podemos ver hasta en el ciclo natural de vida; duele la adolescencia, duele el envejecimiento. ¿Por qué?, porque estamos pasando por un momento de cambio radical, de transformación, de metamorfosis. Y el cambio tiene siempre una reacción, no pasa inadvertido. Y si lo pensamos bien, es completamente necesario.

Si tú eres emprendedor, entenderás perfecto de lo que hablo. Si no lo has vivido y quieres crecer, no te perderás de este aprendizaje.

¿Pero concretamente a qué me refiero?

Los típicos “growing pains” se pueden detectar si estás viviendo alguno de los siguientes puntos:

1. Todos hacen todo

En la primera etapa de la empresa bendices contar con un equipo que esté dispuesto a hacer lo que sea, desde cargar cajas, llevar encargos, arreglar la línea de teléfono, ir al súper, etc.

Pero llega un momento en el que debes definir más claramente los límites de aquellas actividades en común que no tenían dueño y por ende todos participaban. Comienzas a darte cuenta que tienes un enorme montesori que tú mismo creaste y que ahora debes poner en orden

¿Cómo? A través de los necesario y a veces poco sexys “Procesos”. Este es un gran consejo que te doy como emprendedor; tienes que empezar a mapear todo movimiento como proceso y asignarle un responsable.

Yo creí que se podía hacer desde un inicio y que así no se complicaría después. Error. Al inicio estás probando tu proyecto y debes ser flexible para poder ajustar tu modelo de acuerdo a lo que has aprendido probándolo con tu cliente, una vez probado y ajustado tu modelo, debes crear procesos claros por área para evitar que se dupliquen actividades, evitar confusiones, lograr eficiencias e institucionalización.

Suena ordenado y con estructura, pero en realidad a veces no le das prioridad, no sabes cómo hacerlo y lo pospones (porque eso hacemos con las cosas que no nos gustan tanto) y se convierte de un tope en el camino a una muralla que cuesta demasiado no ver y te impide avanzar.

2. Necesitas gente distinta

Cada etapa de una empresa, requiere un perfil distinto para continuar el crecimiento de la compañía. Hay perfiles que crecen y se desarrollan a la par de la compañía, la mayoría de ellos no.

Y estoy segura que si estás leyendo esto y lo has vivido, te has encontrado en una situación difícil en la que no quieres traicionar a aquella persona que te ayudó desde un inicio, creyó en el proyecto y ahora no está dando el ancho que requieres para llevar a la empresa a la siguiente etapa.

Es momento de pensar en planear tu estructura a mediano plazo.

Siéntate, elabora un organigrama que no necesariamente necesites y cubras por completo hoy, pero que necesitarás en un par de años. De esta manera, algunos puestos quedarán vacíos, pero tendrás una visión de qué perfiles deberás de cubrir en un futuro y toda la empresa entenderá hacia dónde se moverá la compañía y será más sencillo cualquier cambio o movimiento que debas hacer en tu estructura actual.

3. Se multiplican las confusiones

¿Sientes que tu oficina es un teléfono descompuesto? ¿Percibes una mala comunicación evidente? ¡Es probable que estés creciendo!

Como antes todos estaban en la misma oficina, había menos actividades, menos áreas, menos clientes, todo era más sencillo de visualizar en su totalidad. Conforme vas creciendo, las áreas se aíslan un poco, generan cierta autonomía y tienes como resultado una compañía que desconoce lo que hace un área de la otra. Es normal, pero debes corregirlo.

Primero entendamos que no todos sabremos todo, y que eso está bien. Después se deben crear procesos de comunicación y conciencia de que periódicamente se deben comunicar los sucesos importantes a las demás áreas. Esto lo puedes arreglar con una intranet, con un boletín interno, con chats, con juntas semanales en donde asignes un espacio para anuncios. Sobre comunicar y dar contexto sobre lo que haces dentro de la compañía es la clave.

4. Te das cuenta que la mayoría de las decisiones recaen en ti

Llegó el momento de soltar un poco el control y comenzar a delegar. ¿Quieres crecer y no morir en el intento? Contrata bien, entrena bien, delega bien. Evita ser el cuello de botella del crecimiento de tu compañía y comienza a delegar actividades que tu equipo puede hacer igual o mejor que tú.

Confía en tu equipo, corrige si se equivocan, da retroalimentación y deja que aprenda cada quien a resolver y a decidir con respecto a lo que son responsables en la empresa.

5. El Excel ya no te es suficiente, necesitas sistemas

Sé que tal vez lo primero que te pasa por la cabeza ahora es “¿y cuánto me va a costar?”

Aunque no lo creas, hay muchas alternativas de sistemas que no requieren una alta inversión, algunas tienen esquemas de pagos mensuales, algunas soluciones son gratuitas.

Lo importante aquí es actuar a tiempo y evitar que te coma la operación antes de que elijas en qué proceso necesitas un sistema nuevo y lo empieces a implementar

Si te identificaste con uno o más puntos de los que mencioné, te felicito; ¡Estás creciendo! Pon atención y actúa con inteligencia. Estos dolores son un aviso de que debes hacer modificaciones en tu operación, escúchalos y cúralos, no los ignores.

oportunidadesNo creo que la suerte exista. Al menos no tal y como nos la han vendido hasta hoy.

Creo que las cosas pasan por algo, aunque muchas veces no les encontramos el sentido, no sabemos interpretarlas o no queremos porque nos duele demasiado.

Todo lo que nos va pasando y decidimos nos ver, no sentir, no escuchar, se acumula en nosotros y se nos dibuja en la piel o se nos queda retenido esperando que llegue el momento.

Nos han educado para esperar castigos divinos si hacemos algo que otros creen que está mal o que vulnera un código ancestral, aunque para nosotros ese código sea en si mismo un castigo. Nos da miedo ser felices porque, en el fondo, creemos que deberemos dar algo a cambio, perder algo, como si estuviéramos destinados a sufrir y la felicidad fuera una provocación, un ritual irreverente que debemos pagar caro…

Porque nos han dicho que en esta vida no se llega a la plenitud. Porque nos han educado para no salir de las líneas marcadas ni explorar nuestra capacidad de ser libres. Nos han pedido que caminemos cada día por el mismo sendero, con la cabeza gacha para no desafiar a los dioses a esperar un golpe de suerte.

Aunque ese tipo de suerte cuando llega es efímera, porque no sabemos usarla o nos asusta tenerla entre las manos porque nos han dejado claro que nadie que no haya hecho un mínimo esfuerzo para conseguir algo, sabe cómo manejarlo. Porque nos han insinuado que esa suerte que no nos pertenece y no pararemos hasta que no la malgastemos con la torpeza del que no sabe usar lo que no le está destinado.

Tal vez la suerte sea más cuestión de saber darse cuenta de dónde están las oportunidades, que a veces nos llegan disfrazadas de conflictos, y aprovecharlas. Una tarea complicada porque esas oportunidades no son a menudo cómodas ni fáciles, exigen esfuerzo y renuncia.

Quizás la suerte sea hacer mil veces algo de muchas maneras distintas hasta que descubres cuál es la forma correcta o la soñada. Practicar para vivir. Darte cuenta de cuando cambiar y cuando aceptar y notar cómo eso te cambia también. Saber esperar, una espera activa, sin perder comba ni reflejo.

Dejar pasar falsas oportunidades también que te ponen a prueba y que te llegan en forma de regalo maravilloso. Al final, quizás lo que convierte cualquier experiencia en una oportunidad es nuestra forma de verla, nuestra actitud

Los problemas son oportunidades, a menudo, cuanto más grandes, más recompensa supone superarlos. Por lo que, visto así, todo es una buena oportunidad… Y la suerte subyace en todo, tan sólo hace falta mirarla con ojos nuevos y agradecidos y estar dispuestos a exprimirla hasta la última gota.

A veces, ni siquiera somos capaces de ver la multitud de cosas que debemos agradecer hasta que las perdemos…

Tampoco lo bueno tiene porque ser complicado. A veces es sencillo, deseas algo y lo pides. Aunque a menudo no nos atrevemos a pedirlo, porque pensamos que no nos pertenece o que otros lo verán como una osadía o una impertinencia.

El problema no es cuando llega a ti algo bueno y fácil y piensas que es un golpe de suerte… Eso es bueno. El problema surge cuando esa facilidad establece que tienes que dar a cambio algo que vulnera tu esencia o se interpone entre tú y tus valores. En ocasiones, no hay caramelo más envenenado que tener suerte de haber ganado la carrera sin saber por qué, ya que has aprendido nada de ello y no sabes si podrás repetirlo.

A veces, estás tan destrozado por dentro y aturdido… Vives momentos tan duros que cuando otros te dicen que tomes las riendas o arriesgues un poco para cambiarlo te asquea.

He sentido eso. Es como si llegaras a casa huyendo de la lluvia y tu cobijo no tuviera techo y miraras al horizonte y descubrieras que tu mundo es un lugar sin refugios y que en todas las casas que encuentras se duerme al raso. En ese momento, necesitas una mano tendida y la necesitas ya y todas las hermosas frases que te llegan al móvil donde te dicen que si lo sueñas harás que sea posible hacen crecer en tu interior una rabia descontrolada… Has soñado tanto y te has levantado tan pronto… Has amado tanto y ¿qué has recibido?

Necesitas suerte y la necesitas ahora. Uno de esos enormes golpes de suerte que te cambian la vida y que llegan de forma fácil, porque ni te quedan fuerzas para seguir, ni dinero en los bolsillos como para salir a buscarla…

Si tan sólo durante un rato pudieras despejar tu cabeza para pensar sin tanta angustia podrías empezar a construir algo nuevo, una alternativa, un nuevo comienzo para ti… Un refugio donde imaginar un futuro mejor que te ayudara a soportar este presente que se desmorona…

No hay mayor ceguera que la del miedo. Te estruja el pecho para que respires rápido y corto, para que creas que vas a desfallecer. Te comprime las ideas y las acelera, abre la caja de estupideces que tienes herméticamente cerrada para evitar convertirte en un títere… Y te sientes acorralado, cansado, desesperado.

Siempre he pensado que la suerte se fabrica, se construye, aunque a veces esa creencia se tambalea y te golpea en la cara y te quedas con esa mueca triste y perdida. Aunque no te ves capaz porque estás muy cansado y lo que quieres es gritar…

Tal vez, la suerte, esa suerte facilona de los cuentos de hadas y princesas, la de las loterías y las comedias románticas exista sólo fruto del azar y haya personas tocadas por la magia…

Quizás también haya varios tipos de magia. La que te llega un día, cuando entre una multitud topas con unos ojos que te calan por dentro y sacuden y agitan, y la magia que dibujas tú. Esa que sucede cuando dejas el camino marcado, decides que no te importa qué digan lo demás y que quieres descubrir por ti mismo hasta dónde puedes llegar. La magia del empeño, de la actitud y de la voluntad. La magia de los que van a contracorriente. Cuando vas a contracorriente encuentras respuestas que otros no encuentran y te haces preguntas que otros no imaginan.

Quizás la suerte es insistencia, impertinencia, osadía, cierta locura para imaginar lo que otros antes no han imaginado o no se han atrevido a soñar. Tal vez sea una fe gigante y conmovedora, una confianza enorme en ti mismo y tu capacidad de maniobrar por la vida corazón en mano y con ganas de tocar tu cielo particular.

Quizás sea tu propia forma de ver la vida y salir en su busca. Quererte lo suficiente como para creer que mereces lo mejor y no para hasta sentirte entero… Creer en ti.

Una solución distinta que antes nadie se ha atrevido a pensar para cambiar las cosas. Unos ojos nuevos con los que ver más allá del dolor y el miedo. Porque quizás ya tenemos mucha suerte y no sabemos darnos cuenta

Tal vez la suerte sea una excusa a la que aferrarse para empezar, un amuleto en forma de trébol de cuatro hojas, un punto de apoyo desde el que mover el mundo, como Arquímedes. Tal vez, la suerte sea esa confianza en nosotros mismos que necesitamos para convertirnos en fabricantes de oportunidades.

pandillero a millonarioRyan Blair no tuvo unos comienzos fáciles.

Siendo adolescente dejó los estudios, se escapó de casa, estuvo un año viviendo en un cobertizo, entró en una banda criminal en Los Ángeles y, con tan solo 16 años ya había sido detenido 10 veces. Acabó en la cárcel.

Tras 26 días entre rejas, decidió abandonar la mala vida, de la que ahora solo quedan los tatuajes que recorren su cuerpo, además de las lecciones que aprendió.

Encontró en el novio de su madre al mentor adecuado, que le dió su primer trabajo como soporte informático en Logix Development. Una empresa en la que fue escalando puestos rápidamente, hasta alcanzar el cargo de vicepresidente, según explica en una entrevista en Yahoo.

Con tan solo 21 años, Blair lanzó su primera empresa de soporte técnico, llamada Tech. Y desde 2005 ocupa el cargo de director general de ViSalus, una empresa que vende productos para el control de peso y bebidas energéticas.

Y ahora, con 39 años, se ha convertido en un emprendedor millonario, inversor de capital riesgo y autor de best sellers. En su primer libro, ‘Nada que perder y mucho que ganar‘, explicaba cómo se sobrepuso a las adversidades que se encontró en la vida; y ahora, en ‘Rock Bottom to Rock Star’ señala a la gente cómo pueden superar sus retos profesionales y personales.

Ausencia de miedo

A pesar de todos los retos que se le han ido presentando en la vida (tras escribir su primer libro, su madre se quedó en coma y a su hijo le diagnosticaron autismo), Blair considera que es un afortunado. “He nacido en el lugar correcto, en el momento adecuado, con los talentos necesarios y la adversidad justa”, apunta en Yahoo.

Con su experiencia a cuestas, Blair se atreve en su nuevo libro a dar consejos a otras personas que quieran seguir su camino, en lo que denomina “lecciones de la escuela de negocios de los golpes duros”. En Inc y en BusinessWeek recogen algunos de los más destacados.

1. Tener valores y principios

La empresa de Blair iba a salir a bolsa, logrando un sueño de cualquier empresario, pero en el último momento se echó para atrás y decidió vender la compañía.

“Mi ego quería salir a bolsa, pero mi responsabilidad era con los inversores”. Así que cuando recibió una oferta por la empresa lo suficientemente alta (792 millones de dólares), renunció a su sueño e hizo caso a sus principios, eligiendo lo mejor para los accionistas que habían apostado por él.

2. Hazlo tú mismo

Una empresa debe contar con los mejores profesionales posibles para alcanzar el éxito, pero sin olvidar que todo comienza en uno mismo.

“Hay que contratar a los mejores, pero yo mismo lo hago todo en un primer momento para dominar el proceso”, explica. Y una vez logrado, entrega el testigo al trabajador. “Para dirigir con eficacia una empresa hay que familiarizarse con todos los procesos, por pequeños que sean, y evitar que la mano izquierda no sepa lo que está haciendo la mano derecha”.

3. No te acomodes

Blair considera que no tener nada que perder provocó que no tuviera ningún miedo al riesgo, lo que le ha ayudado en su carrera.

“La mayoría de la gente no emprende por miedo a perder algo. La clase media, por ejemplo, puede tener una hipoteca o un coche, y temen iniciar un negocio, sintiéndose cómodos siendo clase media”, señala. “Yo no he estado nunca en esa zona de confort”.

4. No dejes que nadie te robe la leche

“Al chico nuevo de la cárcel lo ponen a prueba rápidamente. Alguien se acerca y te pide la leche, y si la entregas sin pelear, después tendrás problemas. En una empresa ocurre lo mismo: mucha gente quiere conseguir dinero, y tendrás que pelear para que no se lo lleven”.

5. El más fuerte no es el más poderoso

En la cárcel, en una pandilla o en una empresa, el más fuerte no siempre es el más poderoso. Y es que el más influyente siempre tendrá más poder. Aunque se sea el presidente de una compañía, hay que vigilar que no haya nadie con más influencia en el resto.

Reibox BlogLas vacaciones están aquí, lo que significa que podrías estar esperando un tiempo libre del trabajo.

Si bien esta época del año puede ser un poco caótica, un descanso del trabajo puede ofrecerte la oportunidad para recargarte y reenfocarte.

Sin embargo, es crucial que no desperdicies la oportunidad.

Business Insider habló con Lynn Taylor, un experto en lugares de trabajo y autor de “Tame Your Terrible Office Tyrant” sobre qué hacen los profesionales inteligentes y motivados cuando están de vacaciones.

Aquí tienes 15 cosas que las personas exitosas hacen durante sus vacaciones:

1. Tienen un plan

“Las personas exitosas planean con anticipación cuando se aproxima un descanso por vacaciones porque reconocen que es una oportunidad rara para disfrutar de un tiempo de ocio bien ganado,” dice Taylor. “Incluso si el plan es relajarse, por lo general tienen en mente ciertas actividades, como visitar familiares o amigos.”

2. Compartimentan

No arruines tu descanso rellenándote de trabajos. Si necesitas hacer algo, hay una manera de manejarlo sin arrastrar el resto de tu tiempo libre. “Si un trabajo necesita ser hecho, asigna un período durante el día o el descanso para atenderlo,” dice Taylor.

3. Establecen límites

“Los profesionales exitosos permiten que otros sepan cuándo y cómo pueden ser alcanzados, para poder recargarse realmente”, dice Taylor. “Establecer un día y una hora durante la semana te permite lograr mucho de una manera eficiente.” Así que asegúrate de configurar un email “fuera de la oficina.”

4. Se organizan antes de salir

Puede ser difícil relajarse en el descanso si dejaste tu trabajo en un estado de desorden. “Amarrar los cabos sueltos mitiga el caos que te encontrarás cuando regreses,” dice Taylor.

5. Asignan a alguien a cargo

“Es posible que no tengas el lujo de entregar literalmente tus proyectos a un miembro del personal, pero los profesionales expertos tendrán al menos un contacto disponible al que puedan contactar en una emergencia”, dice Taylor.

6. Establecen límites

A veces, sólo tienes que decir “no” a las cosas durante el descanso.

“Dependiendo del estado de tu trabajo y la latitud de tu posición, a veces puede que tengas que decir, ‘No,’ aunque diplomáticamente, cuando te pregunten por cosas que puedan esperar,” dice Taylor. “Si eso fue un reto para ti en el pasado, esta es una oportunidad para crecer y sentirte más capacitado en tu vida laboral.”

7. Se relajan

Las personas exitosas tratan de separarse de sus teléfonos celulares, dice Taylor. Eso te ayudará a relajarte.

8. Visitan a sus familiares y amigos

No hay lugar como el hogar.

“Pueden haber otras épocas del año en los que tengas tiempo libre y las personas que te importan no estén disponibles,” dice Taylor. “Pero este es el mejor momento para volver a conectarte con tu familia y amigos, probablemente tengan algún tiempo de inactividad también.”

9. Permiten un poco de holgura

Al final del día, los descansos están destinados a ser relajantes.

No sobre-planees. “Si llenas tu tiempo con actividades durante tu tiempo libre, puede que sientas presión, lo cual es contraproducente,” le dijo Taylor a Business Insider.

10. Planean escapadas rápidas

Las vacaciones totalmente organizadas pueden ser experiencias increíbles y enriquecedoras, pero un montón de viajes en vacaciones también pueden ser bastante agotadores. Taylor señala que las personas exitosas se dan cuenta de que las escapadas discretas pueden ser muy divertidas durante los descansos.

11. Ejercitan

No pongas excusas. Las probabilidades dicen que te comerás algunos bastones de caramelo más que de costumbre durante las vacaciones, por lo que es más crucial que nunca mantener tu rutina de ejercicios.

“Saltar los entrenamientos durante las vacaciones puede hacer que te sientas como si estuvieras arrastrándote, y tú quieres sacar el máximo provecho de tu valioso tiempo sintiéndote mejor mental y físicamente,” dice Taylor.

12. Se involucran en sus pasiones

Involucrarte en tus aficiones o pasatiempos favoritos, ya sea música, deportes, arte, lectura u otras cosas, te da una perspectiva más amplia y saludable de la vida,” dice Taylor. “También te hace una persona más interesante dentro y fuera del trabajo.”

13. Disfrutan de la naturaleza

Taylor dice que las vacaciones son un excelente momento para disfrutar del aire libre y obtener algo del aire fresco que tanto necesitamos.

14. Se separan del trabajo

Hagas lo que hagas, no desperdicies tu precioso tiempo libre en el trabajo. Puede que vayas a la oficina un rato, pero te estarás arriesgando a un burnout y sacrificarás tu propia relajación.

“El equilibrio entre el trabajo y la vida puede parecer un término trivial, pero es así como los líderes empresariales definen el verdadero éxito,” dice Taylor.

15. Se ofrecen de voluntarios

“Las vacaciones pueden ser un momento ideal para ayudar a otros que son menos afortunados,” dice Taylor. Además, ayudar a los demás puede hacer que te sientas más feliz y saludable.

viernesLas rutinas son casi que una forma de vida para grandes empresarios exitosos: desde acostarse temprano, como lo hace Arianna Huffington, hasta leer un libro durante una hora antes de dormir como lo hace Bill Gates.

Eso hace no sólo que el cuerpo reconozca también en qué momento del día ser más productivo, sino que permite llevar una organización y planeación de las actividades.

Así, los viernes en la tarde son días que marcan también una pauta: diferencian la semana laboral del fin de semana, que es un tiempo personal.

De acuerdo con Business Insider, esto es lo que los grandes empresarios y personas exitosas hacen los viernes en las tardes:

1. Reflexionan sobre sus logros de la semana

Implica reconocer el nivel de productividad. Así sean logros o “victorias pequeñas”, miran hacia atrás para saber que hicieron lo planeado. Según la psicología, reconocer y valorar esos logros aumenta la autoestima.

2. Determinan las prioridades de la siguiente semana

Dedican cinco minutos para planear cómo cumplir nuevas metas o corregir errores.

3. Establecen una agenda para la siguiente semana

Las reuniones, entrevistas o visitas a clientes son importantes de establecer según prioridades. Esto lo que permite es que el lunes, que es un día pesado, sea más fácil de llevar porque ya habrá una ruta para seguir.

4. Agendan actividades para el tiempo libre

Aunque muchos de los grandes empresarios son adictos al trabajo, lograr determinar qué actividades de ocio van a hacer les permite reconocer una recompensa a su labor. Es establecer un equilibrio para que no todo se convierta en trabajo.

5. Organizan y ordenan

Toman cerca de 15 a 30 minutos para limpiar y ordenar sus puestos, eliminar lo que es inútil, lo que está vencido o lo que falta por atender. Con esto logran ser más productivos desde el lunes.

6. Establecen una disponibilidad

Notifican a sus clientes, empleados o compañeros de trabajo si estarán disponibles para atender llamadas o correos o si sencillamente se desconectarán por completo.

7. Planean el fin de semana

Si no lo establecieron durante la semana, dedican un tiempo antes de salir de la oficina para navegar por internet y ver planes interesantes para estar con su pareja o con su familia. Con ello, quedan a la expectativa de lo que será un “buen fin de semana”.

8. Disfrutan del viernes

Al menos dos horas en la tarde o durante la noche, dedican un tiempo para ir a cine, tomar un cóctel o simplemente pasar un rato viendo la televisión.

9. Agradecen y reconocen los logros de los demás

Los verdaderos líderes reconocen cuándo se trabajaron jornadas difíciles pero que terminaron con éxito. El reconocimiento no sólo genera una sensación de bienestar para el jefe sino también para los empleados.

10. Se despiden de todos los empleados

Es un simple acto de decencia. Decir “tengan un buen fin de semana” puede ser una frase inocua para muchos, pero muy valorada para otros.

ser exitosoConvertirse en su propio jefe podría ser el sueño de más de un mexicano, pero para lograr esa libertad financiera requiere dar pasos firmes, saber perfectamente lo que estás haciendo.

Los especialistas en emprendurismo aseguran que una buena idea no basta para acceder al éxito, y es cierto, detrás hay muchos detalles que tienes que cuidar, pues de ello dependerá la consolidación del negocio.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, cuatro de cada diez negocios quiebra por problemas de administración.

Para que te vayas con pies de plomo al concretar tu idea de negocio, Sofía Macías, vocera del programa de educación financiera de MasterCard, Consumo Inteligente, te recomienda estos pasos para afinar tus habilidades como emprendedor y entender los elementos para que un negocio sea rentable.

Antes de iniciar.

Consejos que un emprendedor debe conocer:

• Acercarse a maestros, mentores y emprendedores que hayan consolidado ya sus negocios y de esta manera agilizar la curva de aprendizaje, es lo que se llama en el modelo de negocio de franquicias el Know How.

• Reforzar las “habilidades blandas”, hoy tan valoradas en las grandes empresas, como la capacidad de comunicar claramente las ideas, dar y recibir retroalimentación, tener tolerancia al fracaso, así como al conflicto.

• Validar la idea de negocios con un sector de nuestro público, antes de salir al mercado para obtener opiniones sobre áreas de mejora, ahorrar tiempo y dinero. Ello debe estar integrado dentro del plan de negocios.

• Contactar a organizaciones que puedan darnos capacitación y asesoría, herramientas, apoyo para la búsqueda de financiamiento y otras redes de emprendedores, un ejemplo, es el Instituto Nacional del Emprendedor.

Finanzas

Una parte básica de todas las áreas de tu empresa siempre será la financiera, la cual no debes de perderla de vista y más aún debes llevarla de manera inteligente.

Al igual que en tus finanzas personales, en tu empresa deberás llevar un presupuesto en el cual se establezca cuánto recibes, gastas, de cuánto dispones para comprometerte con financiamiento y priorizar tus necesidades.

Esta administración es básica pues así podrás lograr un excedente que te permitirá ahorrar y con ello, comenzar a cumplir poco a poco tus objetivos, por ello es que este punto es fundamental, así que hazlo responsablemente, recomienda Consumo Inteligente.

conversacionesRecientemente durante una conversación pude escuchar el siguiente diálogo:

A- “Este proyecto no tiene ningún sentido pues no somos capaces de manejar los costos. Nuestros clientes nunca pagarán un producto tan caro. ¡El riesgo es demasiado alto!”

B- “Nuestros clientes llevan mucho tiempo esperando por un producto como éste y les generará muchos beneficios. Seguramente estarán sorprendidos.”

A- “¡Tú siempre te entusiasmas y luego no sabemos ni cómo resolver para cumplir los objetivos anuales!”

B- “¡Tú siempre te preocupas! ¡Con la mano en el freno nunca vamos a triunfar!”

¿Qué sucedió en esta conversación que no pudo ser fructífera para ambas partes?

Mis observaciones son que ambos contribuyen con frases en términos absolutos “Este proyecto no tiene sentido”, “Seguramente estarán sorprendidos” y no responden al contenido aportado por el otro.

Por ejemplo: A responde como si pensara que B “siempre” es demasiado entusiasta y fuera responsable de que la empresa no pueda cumplir sus objetivos.

¿Qué le falta a esta conversación para ser exitosa?

A y B podrían hablar “desde su corazón”. Esto quiere decir que contribuyan a la conversación con la claridad de su perspectiva. “Yo creo que este proyecto…”

Ambos deberían escuchar y tratar de entender cuál es la lógica detrás de las frases del otro.

En mi experiencia si no respondemos al contenido del otro, devaluamos su contribución al ignorarlo. Y si definimos al otro “Tú eres”, lo devaluamos como ser humano

Un típico malentendido

Es muy común que las partes en una conversación estén muy preocupadas por entender y tienen la sensación de que al otro no le gusta su propuesta. Así que responden desde su propia preocupación, no desde la lógica del otro.

Desde mi perspectiva, “entender” significa tratar de ver la lógica del otro y sus argumentos, la lógica detrás de sus acciones. Cuando una persona dice o hace algo, hay una lógica detrás de eso. Y sorprendentemente, esta lógica siempre será consistente al menos para esa persona.

En este orden de ideas, la reacción de B a la primera frase de A, pudo haber sido desde el corazón diciendo: “De acuerdo, entiendo que los costos te parecen altos. ¿En relación con qué? ¿Podemos hacer algo para reducir el costo? ¿Podemos averiguar cuánto estarían dispuestos a pagar nuestros clientes?”.

Las conversaciones siempre son procesos de co-creación, nos guste o no. Por lo tanto, para tener conversaciones exitosas recomiendo que hablemos desde el corazón, escuchando y tratando de entender antes de evaluar la contribución de los otros.

gente interesanteLo quieras o no, las personas con las que te rodeas terminarán influenciándote.

Si te rodeas de personas positivas y entusiastas, su optimismo te contagiará. Al contrario, si te rodeas de gente estresada y pesimista, es probable que termines asumiendo su visión del mundo y que pierdas las ganas de vivir. De hecho, no olvides que las emociones son contagiosas.

Por supuesto, hay situaciones en las que no podemos elegir quienes nos rodean, como en el trabajo, pero podemos decidir si dejamos que esas personas entren en nuestra vida o no.

Por eso, cuando llegue el momento de decidir qué personas quieres a tu lado, debes pensar que, por mucha autoestima y auto-confianza que tengas, incluso la roca más dura termina siendo erosionada por la acción continua del mar.

Eso significa que deberías procurar rodearte de gente interesante, no interesada.

¿Quiénes son las personas interesadas?

Todos somos, en mayor o menor medida, personas interesadas. Sin embargo, hay gente que solo se acerca a nosotros porque desea algo, pero no está dispuesta a entregar nada a cambio. Les reconocerás porque:

– Son personas que se comportan como vampiros emocionales, por lo que al terminar una conversación, incluso la más trivial, es probable que te sientas como si te hubiesen extraído toda tu energía.

– Son personas muy demandantes, que nunca están conformes con lo que le das. No importa cuántos sacrificios hayas hecho o cuánto te hayas esforzado por satisfacerlas, nunca será suficiente y te lo harán saber.

– Son personas que no se comprometen con la relación y no están dispuestas a dar nada, a menos que reciban algo importante a cambio. Con estas personas las relaciones pierden su aspecto afectivo para convertirse en una especie de intercambio comercial.

– Se las ingenian para generar en ti sensaciones negativas, como la culpa y la inseguridad. Son auténticos maestros para hacer sentir mal a los demás, sobre todo si no ceden a sus peticiones.

En realidad, estas personas no son malas, el problema es que no saben relacionarse de otra forma. Creen que son el centro del universo y su egoísmo les hace pensar que todos deben convertirse en sus “súbditos”.

Para mantener una relación cordial con ellos, debes hacerles entender que les respetas pero que también esperas que respeten tu individualidad. Marca límites y asegúrate de que no los traspasen. Hazles saber que no caerás en su juego y que puedes ayudarles en determinadas situaciones pero eso no significa que siempre estarás a su disposición.

¿Quiénes son las personas interesantes?

Una persona interesante es alguien que nos aporta mucho desde el punto de vista emocional e intelectual. Estas personas:

– Son arquitectos de emociones positivas y te hacen reír, incluso en los malos momentos, manteniéndose a tu lado cuando más lo necesitas.

– Te permiten crecer como persona, ayudándote a comprender lo que no se ve a simple vista y a ampliar tus miras.

– No lo saben todo, pero tienen una mente despierta y curiosa siempre dispuesta a explorar cosas nuevas, junto a ti.

– Saben sacar tu mejor faceta a la luz, logrando que seas la mejor versión de ti mismo.

Las personas interesantes siempre deslumbran, ya sea por su conocimiento, su capacidad para transmitir afecto, su empatía o su autenticidad. No son personas perfectas, nadie lo es, pero saben acoger y respetar a los demás, relacionándose desde lo más profundo de su “yo”. Son personas con las que conectas casi inmediatamente y sientes una empatía total porque compartís ideas, pasiones y aficiones.

A menudo a estas personas no les interesa “encajar” o “adaptarse”, por lo que en muchas ocasiones sus actitudes y puntos de vista representan un desafío para los demás. De hecho, esa es una de las razones por la que nos resultan tan estimulantes ya que, a pesar de compartir valores, también son muy diferentes y se convierten en agentes de cambio que impulsan nuestro crecimiento.

Busca a gente que vibre, que sepa criticarte sin herirte, gente que persiga sus sueños y contagie su alegría, que no desfallezca, que busquen soluciones y que reconozcan sus errores cuando se equivoquen. Cuando las encuentres, no las dejes escapar porque son un hallazgo precioso.

Y por supuesto, intenta convertirte en una persona así, en una persona interesante con la que valga la pena pasar el tiempo y comprometerse.

Reibox BlogEs un día estresante.

Si ver las noticias políticas te están dando palpitaciones en le corazón y apenas puedes enfocarte en hacer tu trabajo, difícilmente estés solo.

Pero ordenarte enfocarte, ¡¡¡Enfócate!!! probablemente no sea la estrategia más eficaz para calmarse. De hecho, a veces puede ser contraproducente, porque ahora estás nervioso y enojado por que forzarte a dejar de estar nervioso no funcionó.

He aquí una mejor solución: Engáñate a ti mismo a entrar a un estado más tranquilo. Específicamente, en lugar de decirte que te calmes, pretende que ya estás relajado respirando profundamente, de la misma forma en que una persona súper relajada estaría. Tu cuerpo y mente probablemente pronto seguirán tu ejemplo.

Ese consejo es cortesía de Eric Potterat, el ex psicólogo jefe de los Navy Seals de Estados Unidos. Potterat es actualmente asesor científico de Thync, quien fabrica tecnología que ayuda a reducir el estrés. Él nos contó sobre esta técnica en relación cuando hablábamos sobre cómo prepararnos para una reunión estresante de trabajo, pero funciona igual de bien en un día estresante.

Potterat llama a la técnica de respiración “respiración táctica”, y les ha enseñado esta estrategia a los atletas de élite. Es un componente del control de excitación, o disminución del estrés del cuerpo y disparador del proceso de relajación.

Potterat compara la respuesta al estrés con el “pedal del acelerador” del cuerpo: El sistema nervioso simpático entra en acción, lo que significa que tu ritmo cardíaco aumenta y que tus respiraciones se vuelven superficiales.

Afortunadamente, Potterat dijo, el cuerpo también tiene un “sistema de frenos incorporados para ayudar a recuperarte y relajarte.” Tú puedes activar ese sistema de frenos, también conocido como el sistema nervioso parasimpático, con simplemente respirar profundamente un par de veces.

Esta estrategia funciona por dos razones. Uno, Potterat dijo que no piensas en el estresor que tienes en mano porque estás enfocado en tu respiración.

Dos, y quizás más importante, “contrarresta exactamente la respuesta al estrés humano”. En otras palabras, lo haces al revés, comportándote de la misma manera en que una persona relajada lo haría de modo que tu cuerpo piensa que está, de hecho, relajado.

Cuando estás bajo extremo estrés, Potterat recomienda encontrar un lugar privado para respirar profundamente durante cuatro o cinco minutos.

“Es una técnica que cualquiera puede hacer,” dijo.

 

 

 

Subir »
FB