Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Interés General:

De todo un poco sobre los negocios y una vida llena de riquezas

Vivir Mejor“Esto es una estupidez y una total pérdida de tiempo!”

Yo no dije eso, pero lo estaba pensando. Estaba tomado un día entero fuera del trabajo para estar con este grupo de CEOs a los que me uní recientemente. Se suponía que nos reuniríamos una vez al mes, pero tenía que ser entrenado por primero.

Así que aquí estaba, asistiendo al “Foro de formación” con otros siete emprendedores, donde acababan de enseñarme algo llamado “duplicación” (mirroring).

Qué se siente ser escuchado

Duplicación, nos dijeron, significa repetir de nuevo exactamente lo que la otra persona dijo, palabra por palabra, precedido por un “te escuché decir” o “te oí decir.” Por ejemplo, si escuche a un miembro del foro decir, “Estoy preocupado por perder a nuestro mayor cliente,” duplicaría a esa persona respondiendo: “te escuché decir que te sientes preocupado por perder a tu mayor cliente.”

En esos pocos minutos después de que nos enseñaran a duplicar y comenzáramos a practicar, me volví cínico. Acababa de gastar miles de dólares para unirme a esta organización y me había tomado un precioso día entero libre del trabajo para asistir a este entrenamiento, y sentí como si estuviera en el jardín de infantes. ¿Qué bien podría hacer decir las mismas palabras exactas de nuevo a alguien? Parecía frívolo, falso; de hecho, se sentía realmente estúpido.

Entonces fue mi turno para ser duplicado, y todo cambió.

Hablé durante varios minutos sobre cosas bastante profundas y sentimientos sobre esas cuestiones personales. Después, fuimos alrededor de la mesa, y cada persona me duplico repitiendo una cosa que él o ella me escuchó decir:

Te oí decir que tuviste problemas de peso toda tu vida y que sientes como si fuera una batalla constante.

Te oí decir que tuviste que lidiar con el trastorno bipolar de tu padre durante más de 20 años y que a veces te sientes muy solo.

Te oí decir que estabas enamorado de una mujer casada y que sentías que era imposible en ese momento pero que eventualmente la dejaste ir, y luego terminaron juntos, y que eso fue maravilloso.

“Wow”, pensé. Me sentí oído. Me sentí escuchado. Sentí que realmente se preocupaban por mí, o al menos por lo que tenía que decir sobre mí mismo. Acababa de conocer a estas personas esta mañana, y me sentí sorprendentemente cerca de ellos, todo gracias a una sorprendentemente sencilla (incluso se podría decir superficial) técnica para hablar.

Por qué duplicar funciona (y cuando no)

Pero duplicar no es tan superficial como había pensado, incluso si es muy simple. Como resultado, es un poderoso atajo para conectarte profundamente con la gente. Es más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo. La simple repetición de lo que escuchas puede ayudarte a forjar un vínculo con otras personas y ganar su confianza, pero también puede ser interpretado como poco sincero y no auténtico; condescendiente incluso.

Sólo hay una solución muy simple para esto: Te tiene que importar realmente lo que estás escuchando y duplicando.

Si repites de nuevo en voz alta lo que estás escuchando con un tono robótico, la gente no va a creer que realmente te importa lo que están diciendo. Pero si repites de nuevo con emoción, con énfasis en las palabras importante y  sentimiento, le darás sentido. Ayudarás a la otra persona a sentirse escuchado. Demostrarás que te importa.

Por lo general, las personas realmente no quieren consejos, ni siquiera cuando los piden. Ellos simplemente quieren sentirse escuchados. A medida que practiques la duplicación, ayudarás a las personas a sentirse escuchadas, y te lo agradecerán. Enfócate en hacer hincapié en las “palabras de sentimientos” que escuchas también; duplicar los sentimientos es mucho más valioso que duplicar los pensamientos.

Por supuesto, cuanto mayor sea la profundidad emocional de la conversación, más potente esta técnica puede ser. Si alguien dice, “Me siento bien. Llevamos a los niños a la escuela y lavé un poco de ropa,” simplemente duplicar ” Te oí decir que te sientes bien después de llevar a los niños a la escuela y lavar un poco de ropa” no tendrá un impacto tan grande como una declaración más profunda lo haría.

Aun así, tan ridículo como me pareció a mí al principio y tan ridículo como puedes pensar que es la duplicación, es una herramienta increíble para conectar con los demás.

Cuida tus palabras, y practícalas

Dos advertencias importantes: En primer lugar, no estropees tus palabras. Recuerda, la razón por la que duplicar es tan poderoso es por que la persona siendo duplicada se siente totalmente escuchada.

Si ella dice, “Estoy molesta por el trabajo que hiciste, es descuidado,” y le contestas con “Te escuché; estás enojada conmigo por el mal trabajo que he hecho ” no es lo mismo; sólo reinterpretaste su idea con tus propias palabras. Ella puede sentir que no la estabas escuchando con tanto cuidado. Después de todo, duplicar no sólo se trata de dar la impresión de ser un buen oyente, lo que realmente hace es convertirte en uno.

En segundo lugar, evitar usar “pero.” Imagina que estás enojado porque tu marido te dijo que sacaría la basura y olvidó hacerlo. Le dices, “Estoy enojada porque dijiste que sacarías la basura y no lo hiciste,” y él responde: “Te escucho. Estás enojada por que dije que iba a sacar la basura y no lo hice.” Ahora imagina que añades, “pero estuve muy ocupado con cosas del trabajo, y simplemente se me olvidó.” Tu intento de duplicación fue arruinado por una sola palabra. ¡Sin peros!

Así que agarra un amigo o colega cercano y practica. Siéntense cara a cara y que tu pareja te comparta cómo le va, incluyendo sus altas y sus bajas de las últimas semanas y los sentimientos asociados a esos eventos. Después de unos minutos, duplica un par de sus declaraciones basadas en lo que has oído. Pregúntale si lo hiciste correctamente. A continuación, cambien los papeles. (Ser duplicado se siente muy bien también.)

Puedes experimentar la duplicación sobre todo en situaciones en las que alguien esté molesto, ya sea en el trabajo o en casa. Recuerda que debes enfocarte en repetir de nuevo los sentimientos y lo que has oído, palabra por palabra. Puede ser un método eficaz para aliviar tensiones.

A medida que seas mejor en esto, probablemente te encontrarás con que las personas te responden mejor; afilarás tu habilidad de escuchar y la gente se sentirá escuchada. Con el tiempo, te recordarán como el que los entiende, la persona a la que realmente le importa.

negocioDanny Iny, CEO y fundador de la empresa Mirasee, escribió en Inc. Magazine acerca de cómo construir un negocio, luego de haber emprendido.

A continuación, las lecciones que compartió.

1. No se trata de hacer dinero.

Aunque se debe ganar dinero, Iny dice que esa no es la escencia, porque el negocio consiste en impactar de forma sostenible. Y se necesitan recursos para hacer ese impacto.

2. El público es lo primero.

Si bien para iniciar un negocio se requiere de una idea, los clientes se deben poner por delante para tener éxito. Construya y encuentre a su público. Aprenda qué soluciones y cosas quieren, y entréguelas.

3. Sea humano.

Muestre el lado humano de su empresa, y por ello aliente las conversaciones con su público. Responda a todos con un rostro humano.

4. La asociación es el nuevo servicio al cliente.

A veces, los clientes no necesitan servicio al cliente, sino colaboración.

En una asociación, usted y su cliente se han comprometido a conseguir la meta del cliente. Los dos tienen responsabilidades. La asociación es particularmente importante para las empresas que ofrecen transformación.

5. Viva más allá de su zona de confort.

La única manera de crecer es salir de su zona de confort. El tramo ideal es la Zona de Desarrollo Próximo: la zona comprendida entre lo que puede hacer por su cuenta y lo que podría llevar a cabo con éxito con la ayuda de un maestro o un compañero bien informado.

Atrévase a sentirse cómodo con el malestar, ser valiente y tomar riesgos.

6. Abrace los giros de la trama.

Detrás de cada éxito existe una serie de fracasos que persisten a través de ellos. Sea cual sea el problema, no lo convierten en el último capítulo de su viaje; lo convierten en un giro de la trama.

Si sale después de fallar, entonces usted realmente ha fallado. Pero si usted aprende de lo que salió mal y se dirige a una dirección diferente, es muy probable encontrar una manera que funcione.

7. Sea abierto, honesto y vulnerable.

Para construir conexiones auténticas, tenemos que ser vulnerables. La vulnerabilidad significa ser dueño de las imperfecciones de su vida y los negocios, incluidos los fallos y errores.

Tal vez un producto tiene defectos o un miembro del equipo cometió un error, pero lo ideal es reconocerlo y hacer las cosas bien para sus clientes y seguidores.

8. Usted tiene suficiente.

Aunque sienta que no cuenta con lo necesario para tener éxito, tome en cuenta que todo el mundo tiene ventajas y desventajas.

Un niño de segundo grado puede no saber mucho, pero él o ella sabe lo suficiente como para enseñar a un niño de primer grado. Avance desde donde está ahora.

9. El verdadero éxito es co-creado.

De acuerdo con el efecto Ikea, los compradores perciben a un producto más valioso si ellos ayudaron a crear la misma. La co-creación hace que su producto sea especial para sus clientes.

10. El peor fracaso es la falta de imaginación.

Esta clase de fracaso consiste en no utilizar la imaginación para lograr los objetivos o haber estado persiguiendo un objetivo que no era el suyo. Sería una pena hacer todo ese trabajo para alcanzar una meta que no le trae satisfacción y felicidad.

Aspire a algo grande, imagine y re-imagine lo que puede ser el mundo y qué debe hacer para que esto suceda.

Vivir MejorAsí que estás sentado, mirando una pantalla, o varias. Estás frustrado, cansado, en el borde; y completamente falto de inspiración.

“El aburrimiento es un aversivo estado caracterizado por la insatisfacción, inquietud, y el cansancio,” Andreas Elpidorou, una investigadora de la Universidad de Louisville, señaló en la revista Frontiers in Psychology. “Estar aburrido se siente como estar atrapado emocionalmente.”

Entonces, ¿cómo escapar? Cuando tienes una tarea o proyecto que no te emocione o te enganche ni remotamente, puedes hacer un esfuerzo extra para poder motivarte con sólo seguir adelante, y pensar de forma creativa sobre ello. Estos seis consejos pueden ayudarte.

1. Fuérzate a ser curioso

“Mi aburrimiento por lo general es pérdida de curiosidad,” Steve Gordon, director de RDQLUS Creative Arts and Marketing, me dijo recientemente. “Si me descubro aburrido con un proyecto, me detengo y leo alguna revista o veo una película, incluso a mitad del día. Busco algo muy lejos del trabajo, pero conectado con lo básico del trabajo.”

Como alternativa, trata de ponerte en la piel de todos a los que beneficiará el proyecto en el que estás trabajando. ¿Cómo les afectará las decisiones que tomes? Cambia tu perspectiva y dale un impulso a tu pensamiento creativo.

Los diseñadores de Heinz sabían todo lo que había que saber sobre las botellas de ketchup tradicionales de su empresa, por lo que enfocaron su curiosidad en cómo las personas las utilizaban y almacenaban.

Como Brian Grazer lo relata en su libro A Curious Mind, los investigadores de Heinz visitaron los hogares de los clientes y abrieron sus refrigeradores, donde encontraron las botellas de ketchup puestas al revés para dejar que la gravedad lleve hacia abajo los gramos restantes. Ese descubrimiento ayudó a re-energizar a los diseñadores de la compañía, quienes entonces inventaron Heinz Easy Squeeze, una botella de plástico invertida con una válvula de silicona patentada.

2. Mira afuera de tu propio mundo

John Jamilkowski, director creativo senior de la red de cable TNT, me dice que cuando se encuentra aburrido con un proyecto, se dirige a los medios no relacionados.

“Si estoy aburrido o atascado mientras intento crear un trailer para un nuevo espectáculo, a veces voy a una exposición de artes plásticas o tal vez me quedo viendo un pedazo de instalación,” dice. “Cuando veo cómo otro asunto o emoción fue abordado, a menudo tengo una revelación y llevo esos descubrimientos a mis propios medios”.

Julie Klappas, directora creativa de Clementine Entertainment, también encuentra mirar a otra parte como ayuda para sacudirla de su aburrimiento. “A veces reviso la página de Instagram de alguna persona creativa que admiro,” dice. “O tal vez veo el tablero de Pinterest de alguno de mis diseñadores favoritos. Ver las opciones creativas de otros me inspira a hacer lo mejor del trabajo que me está aburriendo.”

3. Hazte reír

Sentirse aburrido, frustrado o atascado en el trabajo no es divertido. Así que trata de hacer algo deliberadamente divertido. Después de todo, la risa y el aburrimiento no pueden existir simultáneamente.

“Voy a pulsar el botón de pausa de un proyecto aburrido durante unos minutos y ver un par de clásicos de YouTube,” dice Klappas. “Cosas como ‘gatitos viendo TV’ o ‘Perro comiendo espagueti’ me hacen reír y ayudan a deshacerme del aburrimiento.”

Los juegos pueden tener un efecto similar, de acuerdo con Dan Monroe, director y artífice de wordsmith en Cayenne Creative. Por lo general confía en la mesa de tejo vintage de su oficina.

“Pasar unos minutos deslizando esos discos de metal por mesa me hace sentir como Mozart con las bolas de billar en Amadeus,” me dice Monroe. “Muy pronto conquisto mi malestar.”

4. Toma un paseo

Cuando un proyecto me aburre hasta las lágrimas y golpeo una barricada que no puedo superar, a menudo tomo mi laptop y me voy a otra habitación o a alguna cafetería cercana. A veces un simple cambio de escenario puede reavivar esas células cerebrales.

Stephanie Jolluck, directors creativos de Coleccion Luna y ganadora del Spanx Female Entrepreneur Award, sugiere levantarte e ir a dar un paseo. “Si estoy atrapada en el aburrimiento, me voy afuera,” dice. “Llueva o haya sol, el aire libre siempre me proporciona nueva energía y una nueva perspectiva.”

A Victor Hwang, director general de T2 Venture Capital, le gusta caminar por lugares inusuales. “Tomo paseos por los barrios suburbanos ocultos, grandes almacenes, colegios de la comunidad,” le dijo al Wall Street Journal. “Cuando caminas con el único propósito de caminar, ves las cosas de una manera fresca.”

5. Haz de lo familiar algo extraño

Intenta ver tu proyecto de una nueva manera; pretende que lo estás viendo como un director de cine, un diseñador de parques temáticos, o tu tía Josie, cualquier cosa que te de un cambio de perspectiva.

Tom Kelley de IDEO reconoce el valor de cultivar la mentalidad de un principiante cuando se enfrenta a un proyecto familiar. En su intervención en el Foro Mundial de la Creatividad, Kelley habló sobre el “deja vu” y propuso el término “Vuja de” -el acto de mirar algo que ya viste antes, pero verlo de una manera totalmente nueva.

6. Baja la cabeza y sigue adelante

Cuando todo lo demás falle, simplemente comprométete a avanzar y hacer todo lo que queda. A veces sólo tenemos que seguir adelante (incluso cuando te resistes a ello) hasta que algo interesante aparezca de nuevo.

El compositor John Cage citó el koan Zen, “Si algo es aburrido después de dos minutos, inténtalo por cuatro. Si todavía sigue aburrido, entonces ocho. Y entonces 16. Y entonces 32. Con el tiempo uno descubre que no es aburrido en absoluto.”

pacinoEl actor estadounidense en una charla ante estudiantes en México, confesó que la actuación salvó su vida y lo sacó del entorno complicado en el que se crió

Encontrar aquello que nos vuelve locos, ese es el consejo que el actor estadounidense Al Pacino dio este viernes a estudiantes en México, en una charla en la que confesó que la actuación salvó su vida y lo sacó del entorno complicado en el que se crió en el condado de Bronx (Nueva York, EE.UU).

“La actuación salvó mi vida porque todos mis amigos cercanos murieron por drogas”, contó el intérprete, quien participó en el foro México Siglo XXI, organizado por la fundación Telmex del magnate Carlos Slim.

En el escenario del Auditorio Nacional y ante unos 10.000 jóvenes, la mayoría estudiantes becados por la fundación, el actor respondió las preguntas del periodista estadounidense Larry King, con quien dialogó sobre su carrera y las motivaciones de su vida.

“Yo les puedo decir: amo que ustedes reconozcan hacia dónde van, que de alguna manera entiendan esas cosas, estén pendientes de esas cosas, que lo valoren”, indicó.

“Es un gran valor que estén ustedes aquí. La educación, independientemente de donde la tengan, es maravillosa. Abrir sus mentes, ampliar las mentes y los horizontes, aprender“, apuntó.

Nacido en una familia humilde del Bronx neoyorquino, Pacino no tuvo educación. “Sin embargo, he aprendido tanto de la gente que he conocido, de los libros que he leído, de todas las grandes oportunidades que he tenido en la vida”, comentó.

“No tenía dinero, trabajo, educación, ni nada, pero era joven. Yo dormía en el teatro donde actuaba (…) Nunca he estado más feliz en mi vida que en aquellas épocas porque sabía lo que quería hacer, sabía hacia dónde iba mi vida. Sabía que había un mundo esperándome con un futuro, como lo saben todos ustedes”, añadió según un cable de EFE.

Así, el actor dio a los jóvenes su principal consejo: “Descubran lo que realmente les gusta en la vida. Traten de tener los instintos abiertos porque son maravillosos”.

Confíen en ustedes mismos y encuentren aquello que los vuelva locos. Quizás no de inmediato, pero sigan buscando hasta encontrarlo”, recomendó.

A sus 75 años y con un Óscar en su vitrina, así como cinco Globos de Oro, entre otros premios, Pacino contó que, aunque ya podría retirarse a descansar, lo que lo mantiene sobre los escenarios es la pasión que siente por actuar, que demostró interpretando un fragmento de la obra “The Iceman Cometh” de Eugene O’Neill.

ventasNo todos tenemos la oportunidad de emprender con un negocio propio, ya sea por problemas de capital, miedo al reto, o simplemente buscamos otras formas de vivir; en mi caso desde hace unos años las ventas han sido mi forma de vida.

Nunca pensé que pudiera tener esta pasión, ya que mi profesión me hacía encaminarme a la reparación de equipos o el diseño. Sin embargo, la vida te va ubicando en el camino donde puedes trascender.

La profesionalización del vendedor técnico es un punto que a veces las empresas olvidan. No es lo mismo vender en una abarrotera, una papelería, zapatería, o en la calle productos en general o ir a las industrias y ofrecer productos o servicios técnicos.

Cada forma de vender tiene sus retos y requiere de habilidades diferentes para la atención del cliente y ninguna es menos que otra.

Personalmente he participado en cursos y cada uno de ellos ha sido importante en mi vida para ir aprendiendo diferentes técnicas de venta, sin embargo creo que antes de inscribirnos en un curso de este tipo, que nos prometa incrementar nuestras oportunidades de cierre, debemos conocer más de la técnica que ofrecen.

Pensemos del lado del consumidor y quitémonos la personalidad de vendedor; así que comencemos con nuestra reflexión.

Para los artículos de primera necesidad, como lo es la comida o la ropa, normalmente como clientes, no necesitamos pensar mucho en lo que vamos a adquirir, si es algo que requerimos.

Así que muchas veces compramos por impulso y vamos cambiando de marcas acudiendo a lugares donde se ofrecen estos productos o servicios. Y muchas veces regresamos dependiendo de la manera que nos atiendan. Al final de cuentas somos humanos y nos gusta ser reconocidos cuando vamos a comprar algo pues nuestra postura cambia a una postura de poder.

Ahora como vendedor te pregunto ¿qué técnicas requieres para atender a este tipo de cliente? Claro, la cortesía, la amabilidad, el ir acompañando al cliente en su experiencia de ventas es el éxito.

Recuerdo que cuando era niño mi mamá y más mujeres eran invitadas por una línea de cosméticos y por Tupperware a reuniones, donde ellas iban con la idea de solo “ir a ver”, y regresaban con productos que “algún día les iba a hacer falta”, en ocasiones ni los necesitaban en ese momento, pero ellas regresaban a casa felices, por los juegos y forma en que sin saberlo fueron encaminadas a comprar.

Definitivamente en las tiendas de abarrotes o misceláneas donde puedes ir a comprar, crema, huevos, refrescos, etc. el éxito de que un cliente regrese, es la atención uno a uno que el dueño o el encargado ofrecen.

A los clientes frecuentes les encanta que les llamen por su nombre o les pregunten cómo les va, y si por algún motivo el comprador comentó de algún problema que vivió, siempre se le preguntará cuando regrese “¿cómo sigue?”.

Como puedes ver las técnicas de ventas usadas sirven si se aplican adecuadamente. Tratándose del campo técnico, donde debamos ofrecer productos o servicios de alto valor, debemos aplicar otro tipo de formas de aproximación a los clientes, ya que ellos deben pensar más sobre lo que compraran. Llamase una laptop, tableta o cocina integral.

Para todos los casos anteriores, escuchar al cliente es importante y para saber qué tanto estamos listos para hacerlo te recomiendo el libro de mi buen amigo Ismael Cala “El poder de escuchar”. No te arrepentirás de leerlo ya que no solo sabrás si realmente escuchas al cliente, también te darás cuenta si lo haces con tu familia y/o amigos.

Bueno pues, regresando al tema para las ventas de alto valor debemos comprender que el tiempo de cierre será más largo y que los argumentos técnicos, el soporte y el acompañamiento del cliente son vitales. Las técnicas de venta cambian, y por eso yo personalmente he recomendado las técnicas de Strategic Selling de Miller Heiman para prestar la atención suficiente y los tiempos necesarios para llegar al cierre exitosamente.

Ellos en su libro te ayudan a situarte y a enfocarte. Me gusta mucho la forma en que al principio nos muestran los comportamientos de los clientes y el enfoque de atención que daremos si logramos identificarlos en cuál de los porcentajes de la regla básica están, esto te dará enfoque.

La regla es la de: 10-80-10

– 10% de los clientes, hagas lo que hagas, NO te van a comprar.

– 80% de los clientes van a comprar, y su decisión se basara en lo que nosotros podamos hacer para atraer su atención. (Conocimiento del producto, asesoría personalizada, solución de dudas, etc.)

– 10% de los clientes compraran hagas lo que hagas.

Así que el enfoque será no perder el tiempo en los primeros 10% identificarlos de inmediato, enfócate en el 80% y 10%.

Como lo hemos comentamos ya, existen muchas técnicas, aconsejo que antes de ir al campo de batalla, sea cual sea tu mercado, un curso de ventas adecuado a tus necesidades es indispensable.

Sin embargo creo que lo primero que debes hacer es convencerte de que eres capaz de salir a vender o de atender a los clientes.

El ser vendedor es una profesión que se aprende y se va puliendo a lo largo de los años, se necesita corazón y pasión para tomar el reto.

Una ocasión un amigo me pidió que le ayudara a conseguir trabajo, y me dijo “aunque sea de vendedor”, mi respuesta inmediata fue: creo amigo que no estas hecho para las ventas.

Así que si solo estas en ventas por mientras, en lo que encuentro algo mejor, ¡déjalo! y busca otros rumbos. Siempre he dicho que “Todos vendemos aunque usted no lo quiera” (que de hecho así se llama mi blog).

Debemos entender que las ventas son una forma de vida, con sus momentos de gloria y sinsabores. Pero si estás hecho para esto, aprendes y continúas adelante.

Así que trabaja con empeño y vende con pasión, con esta fórmula, nunca carecerás de nada.

¡Desde el campo de batalla!

pasionImagínate a los 70 años de edad.

¿Qué recordarás con orgullo? ¿Qué crees que desearías haber hecho? ¿Seguiste tus sueños y tus pasiones?

Muchas personas aseguran que no se deben mezclar los gustos con los negocios, pero respetuosamente discrepo. El dinero solo puede motivarte hasta cierto punto, pero tener un negocio que esté cimentado en algo que te apasione te ayudará a mantenerte fuerte en las subidas y bajadas de la vida emprendedora.

De hecho, seguir tu pasión puede hacerte feliz. Un estudio encontró que una pasión “armoniosa” – un interés que se vuelve parte fundamental de tu identidad personal – ayuda a alcanzar el bienestar psicológico y previene conflictos internos.

Claro está que disfrutar de algo no basta para pagar la renta y esa idea puede hacer que creas que emprender con lo que amas parezca una idea irrisoria.

Sin embargo, hay pasos que puedes seguir para arrancar una startup con tus aficiones.

1. Encuentra un vacío y llénalo

Observa qué les hace falta a otros negocios y usa tu negocio para complementar ese hueco en el mercado. Descubre cómo puedes cambiar a tu industria y por qué es necesario. Pregúntate cómo puedes mejorar tu sector.

Por ejemplo, mis clientes Angel Anderson y Sarah Heering tenían experiencia en digital marketing, pero también amaban el diseño de uñas. Estos nativos de Los Ángeles estaban frustrados con el estado de la industria cosmética (y la cantidad de químicos que requiere), pero no sabían cómo crear un producto. Así que investigaron y reunieron dinero a través de Kickstarter para crear NailSnaps que permite que las personas hagan diseños en sus computadoras que después pueden imprimir y pegar en sus uñas.

El mercado los recibió con gusto porque los usuarios no tienen que pagar servicios completos por uñas profesionales.

2. Acostúmbrate a salir de tu zona de confort

Hacer algo que nunca antes te hubieras atrevido puede ser terrorífico e incómodo. Lo desconocido es la excusa perfecta para no hacer las cosas que deseas.

Deja que el miedo te impulse en lugar de frenarte. Lo más divertido de la vida es probar las limitaciones propias.

3. Practica por 10 mil horas

La única manera de mejorar tus habilidades es con el tiempo. Malcom Gladwell aconseja: “Practica tu pasión por 10,000 horas hasta ser un maestro y pide retroalimentación de los conocedores para asegurarte de que lo estás haciendo bien”.

4. Sé creativo con el dinero

Una startup tiene más opciones hoy en día al momento de conseguir inversionistas (más allá de los contactos millonarios, préstamos de bancos o capital de riesgo).

Primero, desarrolla una estrategia de marketing que detalle exactamente cuánto dinero necesitas para empezar. Después, usa redes sociales para reunir el apoyo de tu comunidad y hacer crecer ti marca. Usa plataformas de crowdfounding como KickstarterGoFundMe o AngelList.

5. Empieza hoy, no mañana

Como dice el viejo dicho: la vida es un viaje, no un destino. Date cuenta de que el éxito no llegará de manera instantánea.

Esas 10 mil horas de práctica tardan en acumularse, así que debes empezar a enfocarte en tu proyecto – pasión ahora mismo. Define qué funciona y qué no para transformar tu sueño en un plan de negocio que te dé ganancias.

Con paciencia e innovación, puedes encontrar tu pasión y transformarla en una empresa que te hará más feliz.

Reibox Blog¿Sueles pasar tu hora de almuerzo engullendo comida poco saludable en tu escritorio?

Tal vez sales corriendo por un bocado rápido, pero mantienes los ojos pegados a tu smartphone. O tal vez simplemente te saltas el almuerzo por completo.

Los expertos dicen que la hora del almuerzo es crítica para mantener tus niveles de productividad y energía al tope. Trabajar o trabajar apurado puede ser perjudicial para tu éxito.

“La hora de la comida es tu oportunidad para re-enfocarte, re-energizarte, y re-cargar combustible (literalmente) para el resto de tu día,” dice Michael Kerr, un orador internacional de negocios y autor de The Humor Advantage. “Las personas exitosas la tratan como el espectáculo de medio tiempo de un partido de fútbol; una oportunidad para reagruparse y considerar cómo van a jugar el resto su día.”

Dale Kurow, entrenadora de ejecutivos con sede en Nueva York, está de acuerdo. Ella dice que las personas más exitosas que conoce no pasan la hora de sus almuerzos en sus escritorios. Usan ese tiempo para hacer cosas como conocer gente nueva, hacer ejercicio y leer. “Estar atado a tu escritorio solo expande tu cintura y rara vez hace mella en la pila de trabajo que te espera.”

Aquí tienes 12 cosas que las personas exitosas hacen durante sus horas de almuerzo:

Se levantan y salen

Incluso en las ocasiones en las que sientes que debes trabajar en tu almuerzo, siempre sal de tu escritorio; al menos por algunos minutos.

Eso es lo que las personas exitosas hacen, dice Kerr. “En el peor de los casos, si tienes que trabajar en el almuerzo, trabajar en una ubicación diferente al menos te ofrecerá un cambio muy necesario de paisaje y perspectiva.”

Crean contactos

Trata de establecer la meta de comer con una persona diferente de tu oficina o crear contactos al menos una vez a la semana, ya sea conociendo a alguien o poniéndote al día con alguien.

“Está garantizado que aprenderás algo nuevo sobre tu organización o industria, y puede que incluso encuentres nuevos mentores y amigos en el proceso,” dice Ryan Kahn, un coach de carreras, fundador de The Hired Group, y autor de “Hired! The Guide for the Recent Grad.”

Se organizan

“Aprovecha esta breve pausa en el trabajo para hacer una lista de tareas pendientes para tu vida personal; o incluso tachar algunos elementos de esa lista,” dice Kahn. “Sentir que las cosas están en control y organizadas en tu vida fuera del trabajo, liberará energía mental y reducirá tus niveles de estrés para poder desempeñarte mejor profesionalmente.”

Se toman el tiempo para realmente comer

Mucha gente se salta el almuerzo por completo, ya sea porque están ocupados o porque simplemente no tienen hambre. Pero podría ser una buena idea comer algo; aunque sea una pequeña comida.

Para LiveStrong.com, Carly Schuna explica:

“Comer a la mitad del día, varias horas después del desayuno, re-energiza tu cuerpo y puede elevar tus niveles de azúcar en sangre cuando tu enfoque y concentración estén decayendo.”

“Si te sientes débil, comer incluso un pequeño almuerzo puede renovar tu energía y ayudarte a sentirte renovado y listo para enfrentar las próximas horas.”

Comen algo saludable; y lo hacen conscientemente

Las personas exitosas comen saludable y conscientemente, dice Kerr. “Los nutricionistas hablan de la necesidad de que la gente sea consciente cuando están comiendo, lo que significa comer lentamente, apreciando la comida y estando completamente presentes.”

No ser conscientes conduce a malas elecciones alimenticias tales como comer demasiado rápido o comer comida chatarra, lo que no sólo afecta tu salud en el largo plazo, sino también afecta tus niveles de estrés y capacidad de enfocarte por las tardes.

Lisa De Fazio, una experta en estilos de vidas saludables y dietista registrada, le dijo a Bisiness Insider que las comidas con alto contenido de grasas, de azúcar, y snacks nos hacen tener sueño y bajan nuestra energía; lo que puede afectar seriamente tu productividad y capacidad de concentración.

Se ejercitan

Ejercitarte durante el almuerzo provoca una gran explosión de energía y sentido de realización para la segunda parte de la jornada laboral.

“Un programa de ejercicio regular, además de promover la buena salud, se demostró que reduce el estrés y aumenta la concentración,” explica Kahn. “Estas son todas cosas positivas para tu rendimiento en el trabajo, así que muévete.”

Leen

Las personas exitosas no pasan sus almuerzos leyendo correos electrónicos e informes. Ellos agarran los periódicos, blogs y libros, dice Teri Hockett, presidenta ejecutiva de What’s For Work?, un sitio de carreras para las mujeres.

Kerr está de acuerdo. Dice que leer te ayuda a enfocarte, te ofrece un descanso mental del trabajo, y puede darte un poco de tan-necesitada-soledad.

Llevan a cabo tareas personales

Hockett dice que algunas personas exitosas hacen los mandados durante su hora de almuerzo, cosas que de otro modo no serían capaces de hacer durante el día.

También usan este tiempo para hacer llamadas personales, programar citas, escribir notas de agradecimiento, y hacer todas las demás tareas de su lista de tareas personales; después de tomarse el tiempo para comer, por supuesto.

Hacen cosas que disfrutan

Las personas exitosas también usan esta hora del día para hacer las cosas que más les gusta, como ver a un amigo, ir de compras o visitar el parque. “Todas estas actividades serán como mini-vacaciones y te ayudarán a refrescarte y cambiar por completo el canal. Volverás a la oficina con una mentalidad diferente,” dice Kurow.

Por supuesto no puedes planear hacer cosas divertidas durante el almuerzo todos los días; pero la comida ocasional con un amigo o el viaje a tu tienda favorita pueden ser buenos para ti y tu productividad.

Se desconectan y recargar

Usa tu hora de almuerzo para recargarte apagando las cosas electrónicas y disfrutando de un poco de la paz y tranquilidad, dice Hockett.

Hacen lluvia de ideas

Las personas exitosas usan este tiempo para soñar con nuevos conceptos, ideas y soluciones que puedan aplicar en sus vidas profesionales y/o personales, Hockett concluye.

Planean sus tardes

Si bien debes tomar un descanso del trabajo durante la hora del almuerzo, es inteligente pasar por lo menos unos minutos planeando como vas a enfrentar las tareas de la tarde. Volverás a tu escritorio sintiéndote motivado y listo para sumergirse de nuevo en ello.

librosLos editores de Amazon seleccionaron sus 100 libros favoritos de liderazgo y éxito.

Esta es una selección de 10 títulos, incluyendo libros de emprendedores, economistas y atletas de competición.

Cada uno ofrece una visión única de lo que significa tener verdadero éxito y cómo se puede alcanzar su pleno potencial.

‘Getting to yes’, por Roger Fisher, William Ury y Bruce Patton

Basado en el trabajo del Proyecto de Negociación de Harvard, este libro de negocios más vendido en 1981 ofrece estrategias para hacer frente a los conflictos personales y profesionales. Entre ellos se incluyen la separación de las personas del problema y cómo centrarse en los intereses, no en las posiciones.

‘Find a Way’, de Diana Nyad

En 2013, Nyad se convirtió en la primera persona en nadar de Cuba a Florida sin una jaula de tiburones, a los 64 años.

En “Find a Way”, se describem las experiencias que condujeron al éxito en la natación, incluyendo el fracaso en las Swim Cuba 30 años atrás, y explica cómo se desarrolló la perseverancia necesaria para convertirse en una heroína americano.

‘Eat That Frog!’, de Brian Tracy

El título viene de la clásica cita de Mark Twain: “Come una rana viva en la mañana, y nada peor te pasará el resto del día”.

En otras palabras, haga las cosas difíciles en primer lugar, cuando tenga la suficiente energía y atención, en lugar de gastar el tiempo en cosas fáciles.

‘Drive’, por Daniel H. Pink

Pink es el autro de varios libros de negocios populares, y este éxito de ventas de 2009 el autor propone que todo el mundo necesita lograr un sentido de autonomía, maestría y propósito antes de que puedan hacer un gran trabajo.

‘Crush It!’, por Gary Vaynerchuk

Vaynerchuk, un empresario y un inversor en tecnología, escribe que no hay mejor tiempo para dedicarse a su pasión y comenzar su negocio que ahora. Al trabajar duro y aprender todo lo que pueda, puede utilizar las herramientas digitales disponibles para construir una marca de gran éxito.

‘Chicken Soup for the Soul’, por Jack Canfield, Mark Victor Hansen y Amy Newmark

En 2013, “Sopa de pollo para el alma” celebró su 20 aniversario de calentar los corazones de las personas con 20 historias de inspiración adicionales. Los lectores aprenden sobre el amor, la paternidad, y perseguir sus sueños a través de personas reales que han vivido a través de las mismas luchas que tienen.

‘Big Magic’, de Elizabeth Gilbert

La autora de “Eat, Pray, Love”, quiere ayudar a los lectores a superar sus miedos y canalizar su potencial creativo, al igual que lo hizo ella. Cada una de las seis secciones del libro – el valor, encanto, permiso, persistencia, confianza y divinidad – incluye consejos y estrategias para encontrar la inspiración y cultivar la curiosidad en su vida diaria.

‘#Girlboss’, por Sophia Amoruso

En “#Girlboss,” la fundadora del minorista Nasty Gal, comparte historias de su juventud descarriada, incluyendo el robo y el buceo en un contenedor de basura, y cómo se preparó el terreno para su tremendo éxito.

El libro está lleno de consejos para la vida práctica y asesoramiento profesional que le inspirará para seguir su pasión y forjar su propio camino. No será fácil, pero será definitivamente vale la pena.

objetivoLa formulación de objetivos era un tema del que ya había hablado en alguna ocasión y que daba por “sabido”.

Pero al ver la fascinación con la que algunas personas retuitean los comentarios de cualquier ponente cuando habla de cómo formular un objetivo (ni que sólo diga una condición) no puedo dejar de pensar que estoy dando por sabido algo que no lo está.

Por eso he decidido explicar el tema de una manera concisa pero más completa que otras veces, para que no quede mucho lugar a dudas.

Es de suponer que nos ponemos objetivos porque tenemos unas metas que queremos alcanzar y los objetivos son esos peldaños que nos ayudan a alcanzarlas. Ya hablé también en una ocasión de que era mejor un enfoque estratégico que además de los objetivos recogiera todo el planteamiento pero los objetivos han de estar ahi.

Para que se dé una buena formulación de objetivos fíjate que tu objetivo cumpla las siguientes condiciones:

1. Formulado en positivo

Tienes que formular tu objetivo diciendo lo que quieres, no lo que no quieres.

Muchas veces, nos descubrimos a nosotros diciendo, no sé lo que quiero pero sé lo que no quiero. Esa formulación no es válida, porque el contrario de las cosas que no quiero pueden ser infinidad de cosas diferentes y el cerebro, tiene por costumbre no escuchar el “no” que va por delante de la formulación.

Por tanto, empieza tu redacción diciendo lo que realmente quieres.

2. Concreto

Es también frecuente, cuando hablamos de lo que queremos, decir cosas del tipo, quiero sentirme mejor. Es un comienzo, pero demasiado vago ya que ¿Qué es mejor? ¿Cuánto sería estar mejor? ¿Comparado con qué?

Nos va a ser difícil mesurar el cambio y saber en que punto estamos del proceso y hasta dónde hemos llegado con esa indefinición. Es mejor decir algo estilo: Quiero estar relajada en mi trabajo, la mayor parte del tiempo.

3. Que lo puedas controlar

Otro error frecuente que solemos hacer a la hora de formular nuestros objetivos es pedir cosas que no están en nuestras manos. Si yo digo Quiero que mi jefe sea más simpático, he de ser consciente que aunque yo puedo hacer algo para conseguirlo la mitad de esa decisión depende de otra persona.

Si dejo la consecución de mis objetivos en manos de otras personas corro un gran riesgo de acabar decepcionado. Tal vez yo pueda querer que mi jefe sea más simpático, pero a la hora de ponerlo como objetivo, es mejor que ponga sólo lo que realmente yo puedo controlar, por ejemplo: voy a hablarle cuando le vea de un modo empático y colaborador. El resto ya no está en mis manos.

4. Realista

No se trata de no poder tener grandes aspiraciones, pero es mejor que los objetivos que me ponga estén a mi alcance aunque sea con esfuerzo.

Si quiero ser astronauta pero ya se me ha pasado la edad de ir a las pruebas, no estoy siendo realista. Y si la meta final es muy lejana, es mejor que empiece con metas más cercanas que me puedan satisfacer mientras no alcanzo esa otra meta más alejada en el tiempo.

Si por ejemplo quiero tener una titulación universitaria, puede ser una meta adecuada, pero me será más satisfactorio marcarme una serie de asignaturas para sacar cada año y disfrutar de esos aprendizajes y dejar la meta de la titulación como objetivo final.

5. Temporalizado

Todos hemos oído hablar de los propósitos que nos hacemos en enero, cuando empieza el año, para abandonar, en la mayor parte de ocasiones, en febrero.

Cuando me pongo una meta, debo pensar en cuándo voy a empezar, cuánto tiempo le voy a dedicar y en la medida de lo posible, en que lapso de tiempo, aunque sea aproximado, tendría que haberla conseguido (esto último no siempre es posible saberlo).

En el ejemplo que decíamos de tener una titulación universitaria, puedo calcular más o menos los años que necesito para terminar, poner la fecha de inicio y marcar un ritmo de pasar las asignaturas. Sobre la marcha, ya vendrán los reajustes si son necesarios, pero nosotros partimos de un plan temporalizado. Así evitamos el riesgo de esa gente que siempre va a dejar de fumar mañana.

6. Ecológico (mirar bien cuáles son las consecuencias)

La palabra ecológico se refiere a qué puedo ganar y perder si consigo mi objetivo.

Es importante pararse a pensar en las consecuencias tanto positivas como negativas, ya que muchas veces queremos las cosas sin sopesar demasiado bien lo que van a suponer en realidad para nosotros. Sólo vemos lo positivo.

Si seguimos con el ejemplo del título universitario, sería interesante valorar cuál es el beneficio de tenerlo y por otro lado que me va a suponer tener que dedicar horas a estudiar (dejar actividades de ocio, no tener tanta vida familiar, etc.) y si creo que lo que pierdo compensa con lo que ganaré.

7. Qué te resuene emocionalmente

Este punto no suele incluirse en ninguna formulación de objetivos de las que yo he leído o me han explicado, pero creo que es un punto fundamental.

El objetivo te ha de resonar de algún modo, has de sentir algo cuando piensas en eso que quieres conseguir, no basta con que sea algo que esté en tu cabeza, has de sentirlo en tu cuerpo. Te ha de sacudir por dentro. Los objetivos mentales son en la mayoría de los casos especulaciones, pero no verdaderos deseos, esos que nacen de lo más profundo de tu ser.

No nos vamos no obstante a engañar y a creer que sólo con formularlos correctamente vamos a llevarlos a cabo. Para que llevemos a cabo los objetivos, lo primero que ha de haber es una motivación verdadera. Y que además sea algo que quieres realmente, no sólo algo que piensas que quieres. Algo que haga bailar tu corazón y no sólo una exigencia de tu personaje.

No basta además, con que sea un deseo de algo que nos gustaría conseguir, ha de haber un firme propósito de llevarlo a cabo, aunque suponga cambiar de hábitos y hacer un esfuerzo. Y hacerlo por un período de tiempo prolongado. Si se dan todas esas condiciones y además cumples los siete principios, estás ya en muy buen camino para alcanzar tus metas.

Vivir MejorTal vez sea un simulacro de incendio, o un desastre de plomería, o la música de espera de un servicio al cliente.

En cualquier caso, algo de seriedad te distrajo de lo que realmente tenías que hacer hoy. Te saco la concentración y no pudiste terminar nada.

Ahora son las 5 p.m., está muy atrasado, y estás empezando a entrar en pánico por lo terrorífico que se perfila a ser tu mañana.

¿Ahora que?

En primer lugar, deja un rato tu computadora. Mejor aún, sal de tu oficina por completo. Y entonces haz esto.

1. Programa un temporizador

Como experto en administración de tiempo, Allyson Lewis le dice a Fast Company, es esencial encontrar un lugar tranquilo, lejos del lugar donde tu jornada laboral se prendió en llamas. Lleva lápiz y papel, y agarra ese reloj de arena o tu smartphone.

“Entonces,” Lewis aconseja, “prográmalo en siete minutos.”

“La gente no tiene tiempo para crear este plan maestro,” explica. Cuanto más tiempo dediques a tratar de resucitar a las ambiciones del día anterior, más tiempo estarás encerrado en un estado de agitación y tormento. Y eso no es productivo.

Antes de poder hacer cualquier otra cosa, Lewis dice, tienes que abandonar toda esperanza de que alguna gran estrategia te devuelva al camino. Eso simplemente no sucederá, por lo que tienes que fijar algunos parámetros que te obliguen a pensar de forma más estrecha.

2. Fija cinco metas cortas…

En esos siete minutos, piensa en cinco cosas que puedas lograr al día siguiente, dentro de 2 a 20 minutos cada uno. Según Lewis, “ese es el ancho de banda atencional” el máximo tiempo que le podemos dedicar a una tarea determinada de forma continua.

Lo más probable es que siguas gastando algunos de esos siete minutos pensando en tareas que no cumplan con ese criterio, y eso está bien. Parte del ejercicio es buscar esas más pequeñas y alcanzables metas, lo que Lewis llama “micro-acciones.”

“Estas cosas tienen que ser muy cortas, [y] tienen que ser completadas por ti (sin tener que estar confiando en nadie más) dentro de esa ventana de 20 minutos,” dice ella. Además, “tienen que ser lo suficientemente importantes como para que te acerquen a tu meta, [y] tienes que tener todos los recursos para llevarlos a cabo” de forma inmediata.

Si tienes que hacer llamadas telefónicas, conseguir aprobaciones, o fijar una reunión antes de poder comenzar una micro-acción, no es una micro-acción; es un proyecto, y ese no es el punto.

“Terminar este artículo es un proyecto,” me dice. “Hablar conmigo es una micro-acción.”

3. …Y hacerlas

A la mañana siguiente, resiste la tentación de asomarte al abismo de tu bandeja de entrada. En vez de eso, bucea en tu lista de cinco ítems. La ventaja clave aquí, Lewis dice, es que casi te has garantizado progresos en un día en el que realmente importan.

Si lo sigues bien, este modelo “cinco antes de las once” te asegurará que conseguirás terminar cinco tareas en 100 minutos, o alrededor de las 11 de la mañana. Pero, Lewis dice, “Incluso si sólo completas una cosa después de ese terrible día, tu cerebro segregará dopamina y adrenalina en tu torrente sanguíneo.” Y eso es sin duda lo más importante, ya que te dará el empuje cognitivo que necesitas para poder recuperarte.

Según Lewis, no es la experiencia de lograr algo lo que crea ese impulso neuro-químico. Es la anticipación de hacerlo: “En el momento en el que taches uno [ítem], no sólo experimentarás esa euforia… recibirás un golpe de dopamina anticipado por la siguiente cosa que estés por hacer.” Lo que ayer fue retroceso ahora es impulso.

4. Sigue haciendo esas micro-acciones

“Gran parte de nuestro tiempo está escrito,” dice Lewis. “Y entonces, de repente, cuando ese escrito se empala y estás en un caldero hirviente de actividades y quemado en cada lugar,” continúa vívidamente, “eso es algo muy difícil.”

Pero con el tiempo, puede llegar a ser menos difícil. Gracias a una propiedad llamada “neuro-plasticidad,” nuestro cerebro puede adaptarse. Antiguos caminos neuronales pueden caer fuera de uso mientras creamos unos nuevos.

Por lo general, cuando se produce una emergencia, el sistema nervioso se pone en marcha. “No sólo decimos, ‘Oh, esto va a ser un pequeño problema’,” dice Lewis. Más bien, “se te bombeará cortisol y adrenalina, [y] eso es agotador.” Con el tiempo, la respuesta al estrés se convertirá en una reacción arraigada: “Cada vez que lo experimentes, esos modelos cognitivos se fortalecerán, y tu cerebro no podrá hacer otra cosa que sentir eso.”

Pero al cambiar nuestro final del día y definir cinco micro-acciones para completar la mañana siguiente, Lewis dice, podemos eliminar esa agotadora reacción, o al menos empezar a aprender una nueva que haga mejor uso de nuestro sistema nervioso, el “modelo cognitivo” más lógico con el que estamos construidos.

Al recompensar a nuestros cerebros con un golpe de neuroquímicos placenteros cada vez que logremos una micro-acción, más probable es que podamos convertir esos siete minutos de sesión planificadora en un hábito diario. Eso no sólo puede aumentar nuestra productividad en los días ordinarios, también, según Lewis, puede darnos la capacidad de recuperación que necesitamos tan desesperadamente para poder salvar uno de los perdidos.

Irónicamente, quizás el mejor antídoto para todo el estrés de no conseguir nada es conseguir hacer algo. “La energía”, Lewis añade, “se crea y motiva cuando haces algo.”

emprendedorDe la Parte I

Sin importar cuál sea tu definición de éxito, hay un gran número de características que son comunes entre las personas de negocios exitosas.

No importa que no las tengas todas; muchas de ellas pueden aprenderse con la práctica y desarrollando una actitud positiva, especialmente si estableces metas y te esfuerzas por conseguirlas.

Te compartimos 25 de las más importantes

Parte II

13. Crear una ventaja competitiva

Un negocio debe tener bien definida su propuesta única de venta. Esto no es más que preguntarte: ¿Por qué alguien compraría tu producto o servicio en lugar de a la competencia?

En otras palabras, qué aspecto te diferencia de tus competidores. Esto puede ser un servicio al cliente personalizado, ofrecer una garantía más amplia, mayor calidad, flexibilidad, mejor precio, entre otras.

14. Invertir en ti mismo

Los emprendedores más exitosos compran y leen libros, revistas, periódicos, sitios Web y publicaciones de su industria, sabiendo que estos recursos mejorarán su entendimiento del negocio. También hacen networking con empresarios exitosos, asisten a seminarios y toman cursos.

Hacen esto porque saben que el aprendizaje es continuo y nunca dejan de invertir para crecer.

15. Sé accesible

En esta época todo lo queremos rápido y al momento. De la misma manera, debes facilitarles a las personas hacer negocios contigo, lo que significa que tienes que ser accesible y dar a conocer tus productos o servicios. Debes entregarles a los clientes lo que quieren, cuando quieren.

16. Construir una reputación sólida

Una buena reputación es uno de los mejores activos de un emprendedor. No es algo que puedas comprar; es algo que te ganas cumpliendo tus promesas y la consistencia es clave para lograrlo. Sólo así los clientes confiarán en ti.

17. Vender beneficios

Mostrar las características de tu oferta es para novatos; vender los beneficios asociados con ellas es lo que consigue ventas y clientes. Por eso, tu publicidad, presentación de ventas y sitio web son vitales. Usa cada medio para comunicarle a tu audiencia los beneficios de tus productos o servicios.

18. Involucrarte

Siempre intenta involucrarte con la comunidad que apoya tu negocio. Puedes hacer esto de muchas formas, como ofrecer voluntariados, hacer donaciones u organizar eventos para la comunidad. A las personas les gusta hacer negocios con gente que conocen y respetan.

19. Atraer atención

Los emprendedores no pueden perder tiempo, dinero ni energía haciendo actividades promocionales que buscan construir posicionamiento en el largo plazo, gracias a la exposición repetida. Si lo haces, probablemente te quedarás sin dinero antes de lograrlo. En lugar, haz acciones de promoción en las que puedas involucrarte y atraigan atención a tu negocio.

20. Dominar el arte de la negociación

La habilidad de negociar efectivamente es una habilidad que todo emprendedor debe esforzarse por tener. En los negocios, se usa todos los días, todo el tiempo. Esto te ayudará a conseguir tratos ganar-ganar-, que son la base de las relaciones duraderas.

21. Diseñar tu espacio de trabajo para el éxito

Planea con cuidado el diseño de tu oficina, de manera que pueda asegurar el mejor desempeño y productividad, así como te otorgue una imagen profesional.

22. Organizarse

La clave para mantenerte organizado no está en qué tipo de archivos tengas o qué tan limpio esté tu escritorio, sino en cómo administras tu negocio. Es establecer una rutina mediante la cual puedas conseguir lo mayor posible durante la jornada laboral. De hecho, debes desarrollar sistemas y rutinas para todas tus tareas.

Pequeñas cosas como tener una agenda actualizada o una lista de pendientes pueden ayudarte.

23. Tomarse tiempo libre

La tentación de trabajar sobre reloj es muy real para los emprendedores. Después de todo, no tienes a un jefe que te diga a qué hora debes llegar o irte.

Pero para rendir mejor es recomendable que te tomes descansos, días libres y vacaciones. Para que cumplas con ello agéndalos en tu calendario. Si sólo trabajas y nunca te diviertes se verá afectado tu humor, desempeño y hasta tu servicio al cliente.

24. Limitar el número de sombreros que usas

Es difícil que un emprendedor delegue; intenta hacer cuantas tareas sea posible y la habilidad de hacer multitasking es una característica común entre ellos. Sin embargo, debes pensar qué será lo mejor para tu negocio en el largo plazo y aprender a delegar responsabilidades.

25. Dar seguimiento constantemente

El contacto constante con clientes, prospectos y socios debe ser un mantra para cualquier emprendedor. Esto te ayudará a convertir prospectos en clientes, incrementar el valor de cada venta, conseguir que los compradores regresen y construir relaciones de negocios más sólidas.

Reibox BlogNigel me dijo más tarde que sabía que algo estaba mal en el momento en que entró a la sala de conferencias.

Era un día hermoso, la vista que teníamos del lago de Ginebra desde la oficina era genial y la pequeña charla iba como debería ir. Pero su sensación de “algo pasa” no cedía.

Mientras se preparaba para exponer las últimas iteraciones del diseño, Nigel (cambié los nombres y detalles de esta historia) pensó en los diversos individuos ante los que iba a exponer. Entre ellos estaba el principal representante del cliente, Hans, el más antiguo miembro de una familia suiza que acababa de vender su empresa de 500 años de edad a un conglomerado japonés.

Nigel mismo era el director gerente de la empresa de diseño con sede en Londres que fue contratado para hacer el cambio de marca. Su tarea de hoy era mostrar cinco nuevos diseños de embalaje, pero en ese momento algo lo detuvo.

Nigel había estado muy en contacto con todos durante todo el proyecto, y creía tener una muy buena lectura de ellos. Ahora estaba trabajando en mantenerse alerta del nivel emocional de la habitación para poder sintonizarse con lo que cada uno estaba sintiendo; en otras palabras, en empatizar.

Los creativos no siempre reciben el crédito que merecen por ser capaces de trabajar en problemas difíciles y entregar resultados. A menudo se los ven como grandes estrategas. Pero la empatía, que por lo general tienen en gran cantidad, puede ser una herramienta sorprendentemente poderosa si se la utiliza de manera correcta.

Cómo las personas creativas empatizan

Una definición sencilla y útil de empatía viene del neurocientífico cognitivo Vittorio Gallese, que lo resume así: “Cuando empatizamos con los demás, entendemos lo que están sintiendo, ya sea una emoción particular o un estado sensorial.”

La empatía es difícil de usar en las negociaciones y otras situaciones en las que hay mucho en juego. Si lo llevas demasiado lejos, puedes sentir lo que los demás están sintiendo con tanta fuerza que te olvidarás de tus propias necesidades. Pero si puedes evitar eso, podrás usar los conocimientos que adquiriste a través de la empatía para avanzar hacia la resolución que estabas buscando.

Este aspecto más emocional en proyectos colaborativos es algo en que la mayoría de los profesionales mentalmente-creativos son especialmente buenos. Según mi experiencia, las personas creativas son generalmente más empáticas, y al menos un estudio está de acuerdo con ello.

En esa investigación, los participantes fueron interrogados sobre sus últimos trabajos creativos, sus opiniones más arraigadas, y sus atributos personales. Los resultados mostraron una alta correlación entre la empatía y la creatividad, y una conexión, en el otro extremo del espectro, entre la falta de empatía y un pensamiento cerrado y dogmático.

El desafío clave, entonces, es desplegar la empatía de maneras que las personas creativas puedan no dominar naturalmente. Mantener la empatía mientras no pierdes de vista los objetivos más pragmáticos de un proyecto puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Usa la empatía estratégicamente

Ponerte en los zapatos del otro te ayuda a construir algo desde una multitud de perspectivas, tocar las emociones del público, algo que las personas creativas hacen todos los días. Pero si usaste tus habilidades creativas en entornos de negocios, lo más probable es que hayas quedado con la imagen de que tu capacidad de sentir emociones (la tuya y la de los demás) te haga también demasiado “sensible” para actividades de negocio como la negociación.

Pero no creas eso. Estoy aquí para decirte que la empatía es una habilidad estratégica crítica. Para poder aplicar con eficacia tu empatía en las negociaciones, ten en mente estas tres reglas:

1. No se trata de ti, se trata de ellos. Deja temporalmente a un lado tu agenda, sácate los zapatos, y ve qué tienes para ofrecer desde su punto de vista.

2. Si no puedes captar sus estados emocionales, pregúntate qué sabes que podría ayudar a señalar el camino más claro que les convenga a los dos. ¿Cuáles son sus valores y aspiraciones? ¿Que necesitan?

3. Usa tu empatía para guiar tus preguntas, y entonces, actúa según lo que hayas aprendido de esas preguntas. No entres en acción en función de tus primeros impulsos intuitivos.

Nigel supuso que era el estado de ánimo de Hans el que más nublaba el panorama. Revisó lo que sabía sobre la situación actual de la empresa: Hans y su familia sabían que tenían que hacer su amada marca global, pero seguían invirtiendo fuertemente en su imagen. Desde sus perspectivas, quizás ningún diseño parecería ser exactamente el perfecto.

“Hans, tengo la sensación de que sientes que nuestro trabajo no está a la altura,” comenzó Nigel. “Si estoy en lo cierto, eso debe hacerte dudar de nuestra capacidad para ofrecerte lo que necesitas.”

Tranquilamente puede decir que este enfoque relajó inmediatamente parte de la tensión en la sala.

“Con eso en mente, Hans, antes de ver los últimos diseños, me gustaría mostrarte cómo los potenciales clientes reaccionaron ante ellos.” Luego, Nigel le mostró unos videos de un focus-group, en el que se veían personas de todo el mundo probando el producto y cómo respondían a los diseños de los empaques.

Después de esto, se sirvió el almuerzo. Cuando Nigel finalmente mostró los diseños, estos fueron considerados en el contexto de que a los clientes les habían gustado. El grupo estuvo de acuerdo con un diseño y fueron  capaces de seguir adelante con él.

ganadoresHay un rasgo que distingue por encima de los demás a los auténticos ganadores: se sienten cómodos en los momentos comprometidos. En las circunstancias más complicadas, saben resolver la papeleta con una serenidad y naturalidad envidiable fuera de lo común.

La leyenda del tenis, Björn Borg, era famoso por tener hielo en las venas, de hecho su apodo era ‘el hombre de hielo’. Cuanto mayor era la presión, mejor jugaba.

En una ocasión, Donald Dell, representante de deportistas y autor del fantástico libro Nunca hagas las primera oferta, le preguntó cómo era capaz de mantener aquella frialdad bajo tanta presión. La repuesta del tenista sueco fue contundente:

— Preparación y práctica, práctica y práctica, hasta que la memoria muscular funcione sola.

Quédate con esto último: …hasta que la memoria muscular funcione sola. Si tienes que pensar, malo. No hay tiempo para pensar, sólo para actuar.

El éxito en una negociación, en un debate, en un juego, en un partido o en el ligoteo, están asociados a la agilidad y la fluidez, y precisamente la agilidad y la fluidez sólo la dan la preparación y la práctica. Cuando eres muy bueno en algo, tienes automatizados los movimientos que te permiten actuar de manera rápida e inconsciente, y eso siempre supone una ventaja sobre la parte contraria.

De ello ya hablamos precisamente en el post Un hábito que distingue a los ganadoresUn comportamiento sólo se consolida e interioriza fruto de la repetición fruto de la experiencia. Las acciones puntuales e irregulares no generan consistencia. Un comportamiento está interiorizado cuando eres capaz de actuar sin pensar. Forma parte de ti, es tuyo, te identifica… y para ello hay que haber pegado muchos tiros.

Hace unos días, dejaba una pregunta en mi cuenta de instagram a raíz de una reflexión que decía:

Para ganar, hay que… [concluir la frase].

Mi amiga Xisela Aranda (@Xisela_Aranda), siete veces consecutivas campeona de España de squash y que participó en la presentación en A Coruña de mi libro de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición) contestaba:

Entrenar y entrenar… y cuando no ganes, entrenar más duro todavía.

Se juega como se entrena, se ha dicho en más de una ocasión. Los ganadores ganan por anticipado, antes de saltar a la cancha. Han hecho los deberes cuando había que hacerlos, y ahora sólo queda ejecutar y rematar la faena.

Lo fácil es dejarse llevar por la pereza, la improvisación y el a ver qué pasa. Sin embargo, la mentalización y la preparación son factores claves que definen el éxito de los ganadores. No es casual que aquí escribiésemos un post titulado El éxito ama la preparación. Allí contábamos la historia de Adrián Mateos, ‘el niño prodigio del póker’, quien decía:

— Dedico una media de 10 horas al día, entre estudio y trabajo. La parte de estudiar en póker es muy importante. Juega muchísima gente y solo la élite gana dinero. Ese pequeño porcentaje de gente que gana tiene que trabajar y prepararse más que el resto. No hay otro secreto.

Ese pequeño porcentaje, que son los ganadores, es el 5% en todo en esta vida: autores de bestsellers, futbolistas de primera división, inversores de éxito o lo que sea.

Lo mejor de todo es el comentario de Adrián Mateos: no hay otro secreto; trabajar y prepararse más que el resto. La gente  no consigue lo que quiere, porque prefiere hacer lo cómodo a lo necesario. Los ganadores hacen lo que debe hacerse; el resto, lo que alivia tensiones. Y algo que es importante no olvidar:

A ‘ganar’ se aprende jugando, y sobre todo, perdiendo.

Los ganadores antes de ser ganadores han perdido muchas veces.

Entrenar, practicar, perder, insistir y nunca desistir… Los logros espectaculares siempre van precedidos de una preparación espectacular, y los pasos del éxito, como se recoge en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición) son siempre los mismos:

1. Decide en qué quieres ser un referente. Sólo una cosa nada más.

2. Estudia todo lo que puedas sobre lo tuyo. Tienes que saberlo todo acerca tu actividad y estar actualizado.

3. Practica siempre que puedas. A torear se aprende en el ruedo, no desde la barrera.

4. Recibe feed back continuo. Deja el orgullo en casa y busca un coach crítico y exigente que te saque los colores.

5. Nunca pierdas el foco. Si te dispersas sólo serás uno más.

6. Sé flexible por el camino. El trayecto nunca es una línea recta, habrá obstáculos que no esperas.

7. Comprométete con tus resultados. Ganar o morir, no hay otra.

emprendedorSin importar cuál sea tu definición de éxito, hay un gran número de características que son comunes entre las personas de negocios exitosas.

No importa que no las tengas todas; muchas de ellas pueden aprenderse con la práctica y desarrollando una actitud positiva, especialmente si estableces metas y te esfuerzas por conseguirlas.

Te compartimos 25 de las más importantes:

1. Hacer lo que te gusta

Lo que obtengas de tu negocio en forma de satisfacción personal, ganancias económicas, estabilidad y placer será la suma de lo que pongas en él. Así que si no disfrutas lo que haces, esto se reflejará en tu negocio, lo que te llevará al fracaso.

2. Tomarlo seriamente

No puedes esperar ser efectivo y exitoso en los negocios a menos de que creas realmente en tu empresa y en los productos o servicios que vendes. Muchos emprendedores fallan tomándose su trabajo en serio, lo que evita que se mantengan motivados.

3. Planear todo

Planear cualquier aspecto de tu negocio no sólo es algo que tienes que hacer, sino también construye hábitos que necesitas implementar y mantener como emprendedor.

El acto de planear es tan importante porque requiere que analices cualquier situación del negocio, que investigues y reúnas información. Hacer un plan de negocios también tiene una segunda función: tener tus metas y cómo alcanzarlas en papel.

4. Manejar el dinero sabiamente

La sangre de todo negocio es el flujo de efectivo.

Lo necesitas para adquirir inventario, pagar servicios y nómina, promover tu negocio, reparar y adquirir equipo, y pagarte a ti para que puedas seguir trabajando. Es por eso que los emprendedores deben ser sabios al administrar su dinero. Hay dos conceptos básicos que debes entender: activos (el dinero que recibes de tus ventas) y pasivos (tus gastos).

5. Pedir por la venta

Un emprendedor siempre debe recordar que cualquier actividad de marketing y publicidad es inútil -sin importar qué tan cara o creativa sea- si no consigue una cosa: pedir la venta.

Esto no significa que no sea un gran activo de tu negocio el que seas un buen vendedor o publirrelacionista, sino que estas habilidades no serán útiles a menos de que les pidas activamente a las personas que compren lo que vendes.

6. Recordar que todo se trata del cliente

Tu negocio no se trata de los productos o servicios que vendes, ni de los precios o de tu competencia. Tu negocio se trata de tus clientes. Después de todo, tus clientes son los que deciden si triunfará o fracasará.

Por eso, todo lo que hagas debe estar enfocado en el consumidor; de ahí que es tan importante que lo conozcas a la perfección.

7. Ser un buen auto-promotor (sin ser molesto)

Uno de los grandes mitos sobre el éxito personal y empresarial, es que tus habilidades y beneficios serán descubiertos y aceptados por las masas que harán filas para comprarte. ¿Pero cómo puede esto suceder si nadie sabe quién eres o qué vendes?

La auto-promoción es una de las herramientas más beneficiosas, pero subestimadas, que los emprendedores tienen a su disposición.

8. Proyectar una imagen positiva del negocio

Tienes tan sólo unos minutos para dar una impresión positiva y memorable a las personas con las que deseas hacer negocios. Siempre debes dar una imagen profesional, aunque no tengas mucho presupuesto. Para impresionar a tus clientes apóyate en la creatividad y presta atención a cualquier detalle para dar la imagen que deseas.

9. Conocer a tus clientes

Una de las ventajas competitivas que los emprendedores tienen frente a los grandes competidores es que pueden ofrecer una atención personalizada. Tú puedes responder llamadas y conocer directamente a los clientes, lo que hará que confíen más en ti.

10. Aprovechar la tecnología

Debes evitar dejarte sumergir demasiado por la alta tecnología, aunque sí debes aprender cómo sacarle provecho. Asegúrate mantenerte actualizado en este aspecto; recuerda que la mejor tecnología es la que te ayuda, no la que impresiona a tus vecinos.

11. Tener un equipo increíble

Nadie puede construir un negocio solo. Es una tarea que requiere de un equipo tan comprometido como tú. Tu equipo puede incluir familiares, amigos, proveedores, alianzas de negocios, empleados, asociaciones y comunidad; y sobre todo: a tus clientes.

12. Darte a conocer como experto

Cuando tienes un problema que necesita solucionarse, ¿buscas el consejo de quien sea o de alguien que te ayude a resolverlo? Obviamente buscas la mejor asistencia que puedes recibir. Por eso, conforme más experto eres en tu negocio, más personas te buscarán, creándote mayores oportunidades de ventas y referencias.

feliz año nuevoFeliz Año Nuevo a [email protected]

Gracias por acompañarnos en nuestro viaje y les deseamos un 2017 lleno de éxitos.

Pásenla genial esta noche

Un abrazo enorme,
El equipo de Escuela Para Ricos

Vivir MejorPor lo general, ponerse emocional es un mal movimiento. Mostrar demasiada emoción a menudo es visto como poco profesional, altera el aire de tranquila racionalidad el cual se supone debe reinar en la mayoría de los lugares de trabajo.

Pero tratar de dominar nuestras emociones en entornos profesionales no siempre es la mejor idea. Pregúntale a cualquiera que haya trabajado en uno, y es probable que te diga que las oficinas no son lugares exclusivamente (o incluso por lo general) regidos por la lógica.

Probablemente tampoco lo serían si pudieran. Nuestros sentimientos juegan un papel importante en la resolución de problemas, la motivación, y otras funciones cognitivas esenciales que utilizamos en el trabajo.

Así que la pregunta no debería ser sobre cómo suprimir nuestras emociones, sino cómo las canalizamos en formas productivas.

La conexión cuerpo-mente

Puede que no creas estar utilizando los sistemas complejos e interconectados que enlazan tu cuerpo con tu cerebro mientras estás en el trabajo, sobre todo si tu trabajo consiste en sentarte delante de una pantalla y pensar en problemas analíticos o creativos. Pero las emociones no son cosas abstractas separadas de la realidad física; son parte importante de cómo funcionamos como seres biológicos.

La sensación de satisfacción que sentimos al completar una tarea, por ejemplo, es causada por una liberación de dopamina, entre otras sustancias neuroquímicas. Hazlo bien, y tu cerebro te recompensará con esa explosión química. Por otro lado, la depresión clínica se relaciona con una escasez de dopamina, así como de otros dos neurotransmisores, la serotonina y la norepinefrina.

No abordar las emociones negativas adecuadamente puede dañar a largo plazo tu cerebro, al matar tu suministro de estas sustancias químicas vitales. En forma más leve, suprimir las emociones negativas puede socavar tu motivación. Y en forma más extrema, puede hacer que te sea imposible poder trabajar.

Domínate a ti mismo, no sólo a tus emociones

En su libro The Fifth Discipline Fieldbook (1994), un grupo de escritores y editores dirigidos por el científico de sistemas y gurú de administración Peter Senge trató de abordar este problema de frente. La esencia de su enfoque recomendado era de desechar muchos conceptos tradicionales sobre el control emocional.

Cuando hablamos de dominar nuestras emociones, a menudo nos referimos a controlarlos y mantenerlos bajo control. Pero para Senge y su equipo de investigadores, dominar tenía un significado diferente. En su lugar, se trataba de reconocerlos, explorarlos y comprenderlos.

Debemos tomarnos un momento de tranquilidad para ver cómo nos sentimos en lugar de huir de ellos y dejar que nos embosquen más tarde. En cualquier situación que enfrentemos, según este argumento, debemos tener en cuenta no sólo nuestros pensamientos sobre él, sino también nuestros sentimientos.

El dominio personal no se trata entonces de controlar tus sentimientos, sino trabajar con ellos productivamente. Eso significa aprender a comprender y respetar lo que tu bioquímica está tratando de decirte.

Tal vez una idea te esté incomodando pero no puedes encontrar una razón racional de por qué. En ese caso, lo más probable es que tu sistema de respuesta emocional haya detectado algo que tu mente racional y consciente haya pasado por alto. Explora ese sentimiento, hazlo profundamente, y puede que encuentres un problema y su solución que de otro modo habrías pasado por alto.

Motivación real

Muchos esfuerzos para motivar a los empleados dependen de compensaciones y reconocimientos por su buen desempeño, y la amenaza de consecuencias negativas por malos resultados. Pero desde este punto de vista de dominio emocional, el trabajo tiene que ser gratificante en sí mismo, una noción que investigaciones posteriores han reivindicado en gran medida.

Y, en efecto, ese enfoque tiene sentido una vez que consideramos la bioquímica detrás de las recompensas. La dopamina que obtenemos al completar con éxito una tarea se hace más débil cada vez que la experimentamos a menos que la recompensa sea mayor.

Los empleados a los que se les hace sentir satisfechos por recompensas externas necesitarán que se les den más dinero y más alabanzas para que puedan seguir rindiendo al mismo nivel. A los que son motivados por la satisfacción del trabajo en si,  por el contrario, querrán tareas más difíciles y mayores logros. Los primeros toman recursos de la empresa, mientras que los segundos lo llevan más cerca de alcanzar sus objetivos.

20 años después, The Fifth Discipline Handbook  sigue teniendo lecciones valiosas. Cuando se combinan con nuestra creciente comprensión de la neurociencia, puede y debe transformar la forma en que abordamos las emociones, permitiendo que nosotros las usemos en el trabajo en lugar de reprimirlas y pagar el precio por ello.

seguirVoy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza
Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio
Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan
Voy a seguir hablando de Paz, aún en medio de una guerra
Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad

Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha
Y seguiré gritando, aún cuando otros callen
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor
Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas

Invitaré a caminar al que decidió quedarse y levantaré los brazos, a los que se han rendido. Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño que nos mirará, esperanzado, esperando algo de nosotros, y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol y en medio del desierto crecerá una planta.

Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza. Pero, si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate y dame un abrazo o regálame una sonrisa, con eso será suficiente, seguramente me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo.

Un gesto tuyo, hará que vuelva a mi camino.

dinero¿Eres de las personas que está convencida que para tener más dinero hay que trabajar más horas?

También creía eso hasta que empecé a relacionarme con emprendedores exitosos que han puesto en marcha sistemas en sus negocios para que funcionen con o sin ellos.

Hace poco platiqué con Keefe Duterte, dueño de una de las agencias aseguradoras más exitosas del grupo Allstate. Me dijo que pasó de trabajar 110 horas a la semana a ir a la oficina solo dos o tres días al mes. Todo esto ganando más dinero que antes.

La transición empezó, dijo, cuando estaba empacando para un viaje de negocios y su hija le pidió que se quedara en casa. Como cualquier padre haría, le explicó que tenía que trabajar para que ella pudiera tener todas las cosas que necesitaba. Lo que su hija le respondió le cambió toda la perspectiva.

Ella le dijo “Papi, no me importan las cosas. Solo quiero que estés conmigo”.

¿Alguna vez has sentido que te estás perdiendo de los momentos importantes de tus seres queridos? Para Keefe, la respuesta de su hija lo llevó a revaluar sus prioridades y poner un sistema para que su negocio no dependiera al 100 por ciento de él.

Aquí hay cuatro cosas que tú también puedes hacer para ganar más dinero trabajando menos.

1. Actúa como quien quieras ser

Es momento de ser muy específicos con las metas que te propones y el estilo de vida en el que quieres desarrollarte.

¿Cuánto dinero quieres tener?
¿Cuánta actividad deseas tener en tu propio negocio?

Ahora, piensa en las personas que ya se encuentran en ese nivel.

¿Qué hacen diferente a ti?
¿Cuáles son los trabajos que delegan?

Es momento de actuar como si ya fueras quien quieres ser. Una buena sugerencia es contratar a un asistente. Tal vez piensas que no puedes pagar un ayudante, pero te pregunto ¿cuánto crees que vale tu tiempo?

2. Enfócate en las actividades que tengan más impacto y generen más ganancias

Todos tenemos 24 horas en el día, pero algunas personas parecen hacer mucho más con ese tiempo. ¿Tienen algún poder superhumano que tú no tienes? No, ellos simplemente entienden que hacer más dinero en menos tiempo es resultado de identificar las oportunidades.

Pregúntate a ti mismo cuáles son las actividades de alto impacto y de mayor ganancia que pueden avanzar tu negocio hoy. Luego, ejecuta esas actividades hasta que tengas los resultados deseados. No permitas que la agenda de alguien más te controle (correos y llamadas telefónicas) hasta que no hayas completado las actividades importantes que has identificado.

3. Rodéate de grandes mentores

El emprendedor Jim Rohn dijo que “somos la suma de las cinco personas con las que pasamos más tiempo”.

¿Quiénes son tus cinco personas? ¿Ya viven la vida que tú quieres para ti? Si no, ¿qué significa esto para tus proyectos?

Si quieres llevar tu negocio al siguiente nivel y tener más tiempo libre, debes rodearte de mentores que ya estén viviendo la vida a la que aspiras y que te puedan guiar en el camino. Uno de mis mentores, Mark Anthony Bates, dijo “es difícil ver la etiqueta cuando se está dentro de la caja”, lo que significa que muy pocas personas pueden verse al espejo de manera objetiva y darse críticas constructivas.

Es ahí donde entra el mentor. Este individuo será capaz de verte objetivamente y darte verdadera guía basada en sus experiencias. Esto acelerará tu proceso drásticamente.

4. Practica la mejora personal diaria

Tu mente puede ser tu mejor activo una vez que aprendas a manejarla correctamente.

Muchos de los emprendedores más famosos tienen rituales de mejora diaria. Comprométete a pasar los primeros y los últimos 30 minutos de cada día leyendo algo que expanda tu mente. Tu negocio solo puede crecer tanto como se lo permitas y ese desarrollo empieza por ti mismo.

Es probable que te hayas lanzado al mundo emprendedor para tener más libertad. Instrumenta estas cuatro estrategias y verás que no es necesario cambiar pesos por horas para tener esa independencia.

rumboLas personas que están cien por ciento contentas con lo que tienen han alcanzado este estado no por mera casualidad.

La realidad es que no aceptan otro resultado que no sea la felicidad. Han hecho sacrificios y trabajado muy duro para alcanzar la plenitud anhelada.

No se trata de tener buena o mala suerte. Todo se reduce a identificar qué es lo que quieres, formular un plan para lograrlo y, luego, dar tu mayor esfuerzo hasta conseguirlo.

Si eres infeliz, tienes dos opciones: puedes quejarte de ello y esperar que tu vida cambie mágicamente, o tú mismo puedes hacer que se transforme.

Para lograr lo segundo, te comparto un plan de cuatro pasos que te permitirá alcanzar la felicidad.

Si no estás contento con tu vida, te debes a ti mismo hacer el cambio que necesitas. ¡Nuestro paso por el mundo es muy corto para postergarlo!

1. Determina por qué eres infeliz

Hay muchas razones por las que te puedes sentir triste con la vida: un empleo que no amas de verdad, trabajar con personas desagradables o hacer una tarea para la que estás sobre calificado.

Puede que no se relacione con tu vida profesional -como una relación personal poco sana-. Es posible que existan millones de razones para tu descontento y es tu misión identificarlas.

Cualesquiera que sean estas causas, debes estar consciente de que no encontrarás la felicidad verdadera hasta que identifiques cuál es el problema.

2. Cambia tu actitud

¿Qué crees que pasa cuando siempre estás llenando tu cabeza con un panorama negativo? Los pensamientos oscuros generan tristeza e infelicidad, mientras que los pensamientos positivos producen alegría.

Al final del día, tú eres responsable de tu propia felicidad. La única manera en la que serás pleno es cambiando tu actitud y entendiendo que estás en completo control y capacidad de transformar una mala situación.

3. Crea un plan para alcanzar la felicidad

Puedes empezar a diseñar un plan para ser feliz una vez que descubras por qué no estás satisfecho y te hayas armado con una actitud positiva. Esta es la parte donde la duda suele atacar e impedir el avance.

Empiezan a surgir las excusas que justifican que sigas siendo miserable. Si realmente quieres ser feliz, debes superar esta barrera y comprometerte en alcanzar tu meta. Determina cuál es tu objetivo e imagina cuáles son los pasos necesarios para alcanzarlo.

4. Toma acción y no mires atrás

Cuando ya tengas tu plan delineado es momento de empezar a trabajar y no mirar atrás. Tomar acción no garantiza resultados por sí mismo, tu viaje a la felicidad incluye errores, rechazos y desilusiones. Pero si te quedas estático solo hay una garantía y esa es que tu situación actual no va a cambiar y seguirás estando triste.

La felicidad no va a llegar de la noche a la mañana, es una batalla constante en la que hay que seguir sin importar qué tan complicado se vea el panorama.

Y por supuesto, no olvides que rodearte de gente positiva que te apoye es esencial.

Feliz Navidad¡¡¡Feliz navidad a [email protected]!!!

Es momento de relajarse un poco y disfrutar de una noche maravillosa.

Les deseamos que pasen una muy feliz navidad.

Un abrazo enorme,
El equipo de Escuela Para Ricos

 

 

 

Subir »
FB