Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Historias:

Historias de personas que lograron grandes cosas para inspirarte

amazonInternet ocupa nuestras vidas cada vez más. Las grandes compañías han conseguido incluso ‘ocupar’ nuestro vocabulario como si hubiese estado ahí siempre. Por ejemplo, ya no buscamos en Internet, ahora ‘googleamos’; o ya no tenemos a alguien en nuestra lista de contactos, sino en Facebook.

Sin embargo conviene saber que estas empresas, que ya son como de la familia, comenzaron siendo pequeñas, como cualquier negocio.

Otro vínculo entre estas grandes empresas y la de un pequeño negocio es la innovación. Aquellas firmas innovaron algún día, pero a día de hoy lo siguen haciendo para mantener enganchado al usuario/consumidor/cliente.

La llegada de Internet ha abierto la puerta a que se creen infinitas posibilidades de negocio y a que los comercios pequeños puedan abrirse un nuevo camino en un mundo de oportunidades. Si lo que quiere es maximizar el beneficio de su tienda online, tome algunas lecciones que se pueden aprender de algunas empresas de éxito, como Amazon, Etsy y eBay.

Amazon

La compañía estadounidense de comercio electrónico se inauguró en 1990 como una tienda de libros. Pues bien, 15 años más tarde la tienda vende de todo y mueve unos 100.000 millones de dólares.

La lección que podemos aprender de la compañía de Jeff Bezos es que el mundo de la tecnología están en continuo cambio y de una manera imprevisible. Así que no se limite a una única zona y a un ámbito en concreto, da igual el tiempo que tenga que emplear: mantenga la puerta abierta a ese mundo de cambios y espere hasta que le favorezca.

Etsy

Esta tienda de compra y venta de artículos vintage hechos por otros usuarios comenzó a dar sus primeros pasos a mediados del año 2000 y cuenta con unos 700.000 usuarios nuevos cada mes.

Las oportunidades que ofrece el mundo de Internet a una empresa nueva son ilimitadas. En la era de Internet, el viejo dicho de que hay que estar “en el momento concreto y en la hora concreta” se ha quedado obsoleto. Algunas empresas, como Airbnb o Uber, han pasado del modo de negocio P2P a la economía colaborativa. En ese proceso han puesto ‘patas arriba’ industrias que habían sido intocables durante décadas. ¿Por qué no puede aprovecharse de ese cambio?

eBay

Este sitio destinado a la subasta de productos a través de Internet es uno de los pioneros en esta clase de transacciones. Las subastas llevan existiendo prácticamente toda la vida, pero hubo que esperar hasta 1995 para que esta idea se trasladarse a Internet.

Las técnicas y la estructura de ventas pueden ser verdaderamente exitosas si emigran al mundo online. Aumente su presencia digital, sea más visible. Haga lo de siempre, pero en Internet y podrá ver cómo sus ingresos aumentan.

tiburonHace unos minutos me llegó por email un excelente artículo, no dejen de leerlo… y no se olviden de invitar y poner un tiburón en sus vidas. ¡Desafíate! y disfruta del camino que te has trazado para alcanzar el éxito.

Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas. Así que para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes y así pudieron ir mar adentro todavía más lejos. Mientras más lejos iban los pescadores, más era el tiempo que les tomaba regresar a la costa a entregar el pescado. Si el viaje redondo tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco. A los japoneses no les gusta el sabor del pescado cuando no es fresco…

Para resolver este problema, las compañías pesqueras, instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así podían pescar y poner los pescados en los congeladores. Además los congeladores permitían a los barcos ir aún más lejos y por más tiempo. Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el pescado fresco, y no les gusto el pescado congelado.

El pescado congelado se tenía que vender más barato… Así que las compañías instalaron tanques para los peces en los barcos pesqueros. Podían así pescar los peces, meterlos en los tanques, mantenerlos vivos hasta llegar a la costa de Japón. Pero, después de un poco de tiempo, los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados pero vivos.

Desafortunadamente, los japoneses también notaron la diferencia del sabor. Porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor ‘fresco-fresco’. Los japoneses prefieren el sabor de los peces bien vivos y frescos, no el de los peces aburridos y cansados que los pescadores les traían…

¿Cómo resolvieron el problema las compañías pesqueras japonesas? ¿Cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco? Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías?

La solución que encontraron los japoneses es por demás original, Invitaron a un tiburón a sus tanques… así es como los peces japoneses se mantienen vivos: para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras todavía ponen a los peces dentro de los tanques en los botes pesqueros. Pero ahora ellos ponen también ¡un TIBURÓN pequeño! Claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos… ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, ¡para mantenerse vivos!

Aplicar el principio de resolución del problema de los pescadores japoneses a las personas, es aplicar lo que dijo L. Ron Hubbard a principios de los años 50. “Las personas prosperan, extrañamente más, solo cuando hay desafíos en su medio ambiente”. Hubbard escribió en su libro -Los beneficios de los desafíos- “mientras más inteligente, persistente y competente seas, más disfrutas un buen problema”. Si tus desafíos son del tamaño correcto, y si poco a poco vas conquistando esos desafíos, te sientes feliz. Piensas en tus desafíos y te sientes con energía. Te emociona intentar nuevas soluciones. Te diviertes, ¡te sientes vivo!

Tan pronto como alcanzas tus metas; Tales como empezar una nueva empresa, pagar tus deudas, encontrar una pareja maravillosa, o lo que sea. Tal vez pierdas la pasión. Ya no necesitarás esforzarte tanto, así que solo te relajas. Experimentas el mismo problema que las personas que se ganan la lotería, o el de aquellas personas que heredan mucho dinero y que nunca maduran, o el de las personas que se quedan en casa que se hacen adictos a los medicamentos para la depresión o la ansiedad.

En lugar de evitar los desafíos, brinca hacia ellos y dales una paliza. Disfruta el juego. Si tus desafíos son muy grandes o son demasiados, nunca te rindas. El fracaso te cansará aún más.

Mejor, reorganízate. Encuentra la determinación, la información, el conocimiento y la ayuda que requieras. Cuando alcances tus metas, proponte otras mayores. Una vez que satisfagas tus metas familiares, busca alcanzar las metas de tu grupo, tu comunidad, hasta de la humanidad completa.

Nunca crees el éxito para luego acostarte sobre él. Tú tienes recursos, habilidades y capacidades para lograr lo que sueñas, para hacer la diferencia, para lograr el cambio que te propones.

Así que, invita un tiburón a tu estanque, y descubre ¡qué tan lejos realmente puedes llegar! Hay que procurar mantenernos siempre rodeados de Tiburones, al fin y al cabo sobran, y aunque hay algunos con los dientes más afilados, piensa que a la larga son los que nos ayudan más…

Leopoldo Fernández Pujals“Es verdad que la suerte te acompaña, pero que te pille trabajando,” dijo en su acento cubano diluido por un dejo español el empresario Leopoldo Fernández Pujals, quien presenta esta semana en Miami su libro Apunta a las estrellas y llegarás a la Luna en el que se basa en su propia historia como ejemplo para lograrlo.

Al respecto, Fernández tiene mucho que contar. Es el creador de TelePizza en España que inició, según recuerda, con $20,000 y el slogan “El secreto está en la masa” y sacó la compañía a Bolsa en 1996 de cuya venta, comentó, le correspondieron aproximadamente $400 millones.

Luego, sin saber mucho del tema, compró la empresa de telecomunicaciones Jazztel la cual prácticamente estaba al borde de la quiebra. “Cuando compré Jazztel, muchos dijeron ‘esa va a ser el cementerio de Leo’ [como le dicen sus conocidos],” contó en una entrevista en el Restaurante Bulla, en Coral Gables, propiedad de su hijo Carlos Centurión (el tercer apellido de Fernández).

En septiembre del 2014, según relata en su libro, la compañía recibió una oferta pública de adquisición por un valor cercano a los $3,900 millones. Al concluir la venta, la ganancia Fernández la calcula en aproximadamente $500 millones.

Apunta a las estrellas y llegarás a la Luna es, en primer lugar, un legado para sus hijos, dos de su primer matrimonio y tres del segundo.

“Está escrito con el afán de que ellos sepan mi historia, como arranqué de cero, así como los principios gerenciales y de autoformación que he seguido para lograr el éxito,” dijo el empresario de 67 años.

Fernández quería ser ingeniero agrónomo en Cuba, donde vivió hasta los 13 años, en el seno de una adinerada familia de origen español, propietaria de una gran finca, que perdieron con la revolución. En 1959 se exiliaron en Miami.

En 1968, Fernández se enlistó en el cuerpo de marines de Estados Unidos y combatió en Vietnam. A su regreso, se graduó en finanzas en Stetson University, en Orlando, y entró en el mundo de los negocios como empleado de las multinacionales Procter & Gamble y luego Johnson & Johnson.

No obstante, desde cualquiera que fuese de su posición, dice no ha dejado de pensar en la libertad de Cuba. Ha apoyado el grupo de trabajo de los ex presos políticos, Plantados hasta la Libertad y la Democracia en Cuba y a la Fundación Elena Mederos. Una labor que describe en el capítulo de su libro Mi anhelo de libertad para Cuba.

“Leo nos apoyaba a los presos políticos con los viajes a Europa y a Latinoamérica para contar nuestro testimonio de lo que hizo el comunismo en Cuba. En 1996, nos puso en el banco cerca de $1 millón para esos viajes y para ayudar a presos políticos y sus familiares en Cuba, del cual usamos una parte y el resto se lo devolvimos. Todavía nos ayuda,” comentó Angel De Fana, director de Plantados hasta la Libertad y la Democracia en Cuba.

Fernández no le atribuye su éxito a lo que se enseña en las aulas académicas, aparte, cree firmemente en que el arte de vender se debería aprender en escuelas y universidades. Así lo confirma Marilina, psicóloga, nacida en España, su segunda esposa, quien escribió el prólogo del libro: “Leo suele decir con su acento cubano y usando sus propias palabras: tengo el brazo derecho más largo que el izquierdo…”

Luego, explica que se refiere a la época en que Fernández cargaba un maletín lleno de instrumental quirúrgico en sus visitas como vendedor a los hospitales. Con Johnson & Johnson, Fernández viajó de Miami a Guatelamala, luego a Panamá y, finalmente, se radicó en España, como ejecutivo de esta multinacional.

Su sueño, no obstante, era tener su propio negocio. “Los objetivos en la vida son como una colina a la que hay que esforzarse para llegar, pero cuando llega ahí, hay que seguir”, describió.

Fernández lanzó el libro en el edificio de la bolsa de Madrid, a finales del 2014, y está satisfecho con las ventas en tiendas como El Corte Inglés. Estudia propuestas de varias universidades españolas para que dicte una cátedra de emprendedores.

Fernández divide su tiempo entre sus residencias en Madrid, Segovia, Miami y Bahamas. En los últimos años, después de TelePizza y Jazztel, ha creado tres nuevos negocios. En Segovia, cuenta con la Yeguada Centurión, una hacienda de crianza de caballos de pura raza española; luego montó un criadero de halcones y, más recientemente, fundó una nueva cadena de pizza llamada La Original.

“La fórmula es igual, si funcionó la primera vez, funciona la segunda,” comentó de la receta.

En Miami, junto con su hijo, Carlos Centurión, creó el año pasado el negocio BattleFrog, una serie de carreras de obstáculos para niños y adultos, diseñadas y operadas por un grupo perteneciente a los Navy Seals, algunos activos y otros retirados.

BattleFrog hace uso del terreno de los parques, en los cuales monta las estructuras para las carreras por un número determinado de días. Las inscripciones y la compra de las entradas se realizan a través del internet. Las próximas series de BattleFrog serán el 28 de febrero y el 1 de marzo, en el Amelia Earhart Park, en Miami. Después, la serie se llevará a otras ciudades del país.

De su recorrido de cero a la cima, Fernández deja testimonio en Apunta a las estrellas y llegarás a la Luna.

pasionRecientemente se llevó a cabo el lanzamiento de la convocatoria del programa de History Channel, “Una idea para cambiar la historia”. En ese evento tuve la oportunidad de contar mi historia de emprendimiento, y cómo he decidido aprovechar mis habilidades para generar impacto.

Muchas veces sentimos temor ante la idea de perseguir nuestra pasión, pues quizá no es lo más común. O tal vez creemos que hay otras formas “más seguras” de tener una vida cómoda. Hoy quisiera compartirles mi historia, tal como la conté en el evento de History Channel, esperando que sirva para inspirarlos.

Contar historias

Todos tenemos alguna cita o frase de una película que nos marca. Yo tengo dos: la primera es “que la fuerza los acompañe” (soy un enorme geek y fanático de Star Wars), y la segunda, una cita de la película “Thank you for smoking”, que dice: “Michael Jordan juega básquet, Charles Manson mata personas y yo… yo hablo.”

Esta frase me llegó mucho, ya que desde hace varios años he sabido que soy bueno para hablar y contar historias; sin embargo, me había costado trabajo verlo como un talento, algo que podía explotar para generar impacto.

Sería difícil contar mi historia desde el principio, por eso me remitiré a mi último año de preparatoria, cuando participé en un concurso de cuento y gané con mi historia “Lágrimas de un ángel”. Yo sé, ganar un concurso de cuento es lo más nerd que hay en la vida, pero me siento muy orgulloso de ello. Esto me llevó a pensar en mi carrera futura y en lo que quiero hacer para aportar un bien a mi entorno, para trascender.

El camino de tu pasión no es el más seguro

Entonces dije las 7 palabras que estadísticamente causan más terror a los papás, cuando menos en México: “Papa, mamá, quiero ser director de cine.”

Cabe mencionar que hace 12 años, cuando mencioné esto, los directores mexicanos aún no ganaban premios en Hollywood, como hacen ahora. Mis papás, provenientes de una familia de empresarios y de ideas tradicionales, no se sintieron nada emocionados con la idea (probablemente hubieran brincado de felicidad si les hubiera dicho que quería ser banquero).

Entré en un verdadero conflicto: todos me decían que la carrera es la decisión más importante que tomaría en mi vida, pero ¿quién tiene idea a los 18 años de lo que quiere hacer?

Por un lado, reconocía una parte creativa en mí; quería crear, contar historias. Por otra parte, sentía la presión por tomar una decisión “lógica y segura” y dejar mi pasión como un mero hobby.

Efectivamente, me fui por el camino seguro y estudié Administración de Empresas. Por fortuna, mi universidad contaba con una estación de radio, por lo que aproveché esta oportunidad para trabajar en proyectos creativos y hacer lo que más me gusta, alzar la voz. Me convertí así en un bicho raro: el único administrador de empresas que trabajaba en Ibero 90.9.

Esa inquietud que te lleva a buscar algo más

Un par de años después, mientras aún cursaba la carrera, pasó algo que cambió mi vida; fue como si me atropellara un tren.

Un amigo que trabajaba para el proyecto “Un techo para mi país” me invitó a participar y construir casas para familias en condiciones de pobreza. En ese momento me di cuenta de que podía dedicarme a algo más que entretener: a poner mi granito de arena por que éste fuera un país más justo.

Así fue como comencé a trabajar como voluntario para este proyecto, en el cual duré 6 años. Fui director de recaudación de fondos e incluso gerente general, un puesto que me permitió inspirar a las personas, acudir a los medios, dar presentaciones y convertirme en vocero de la organización. Tuve la oportunidad de impartir una plática en TEDx, misma que titulé “Innovación con causa”. Por fin pude empezar a usar mis habilidades y mi talento para inspirar.

Después de 6 años de trabajar en Techo, me topé con lo que llamo “la crisis de los 27”. Cuando vas en la secundaria, sabes que sigue la prepa; cuando termina ésta, saber que tienes que ir a la universidad, y al finalizar, tienes que tomar un trabajo… pero llega un momento en que debes preguntarte qué sigue, y esta respuesta ya no llega de manera automática. Se termina el camino amarillo.

Construir mi propio camino

Decidí que mi camino me llevaría a trabajar por las personas que viven en condiciones más vulnerables, y sobre todo, otras personas que para que también lo hicieran. Fue entonces cuando conocí el concepto de emprendimiento social.

Tuve la oportunidad de comenzar un podcast de emprendimiento social, algo que me permitió juntar mis dos pasiones: mis ganas de generar impacto y mi habilidad para contar historias.

Muchos emprendedores sociales tienen historias increíbles, pero no tienen los espacios ni los foros para contarlas. Así que éste sería mi granito de arena.

En un evento conocí a la directora de Entrepeneur, quien me dio la oportunidad de escribir para su revista y sitio en línea. Ésta fue una plataforma para conocer a más personas.

Hace unos meses decidí llevar mi podcast al siguiente nivel, y junto con mi equipo, creé Disruptivo.tv, una herramienta para invitar a las personas a sumarse al emprendimiento social.

¿A qué voy con todo esto?

Cuando tengas una idea, una pasión, invariablemente se presentarán ante ti trabas. Buscará imponerse ese sentido de “lógica” que tanto nos han inculcado, pero que no emana de nosotros. Lucha contra la corriente. Ve por el camino menos lógico y seguro. ¿Que podrías fracasar? Probablemente sí, pero entonces podrás probar otra cosa o perfeccionar tu idea y, tarde o temprano, las cosas se acomodarán.

Los invito a hacer lo que les guste, lo que les apasione e inspire. Sólo así, trabajando con inspiración, podrás inspirar a los demás a poner su granito de arena para cambiar este mundo.

Que la fuerza los acompañe.

multimillonarioEn Silicon Valley, se dice que un fracaso es como una medalla y prácticamente un requisito previo para el éxito.

Una prueba de que puede ser verdad es el caso de Drew Houston, el último en sumarse al club de multimillonarios en la Meca de las empresas tecnológicas.

Houston, de 31 años, fundó en 2007 junto a Arash Ferdowsi Dropbox, un servicio para compartir archivos en la nube. La empresa tiene ahora un valor estimado de unos US$10.000 millones. Pero antes de este enorme éxito, Houston conoció la amargura del fracaso.

Mientras estudiaba Informática en el prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts tuvo la idea de un programa de apuestas automatizado para jugar póker con dinero real en la red.

Sin embargo, no dejó de fallar en ningún momento.

“Había errores de programación que hacían que el jugador no fuera a ninguna apuesta y pasara en cada mano. Era una forma automatizada de perder todo tu dinero”, se ríe.

Otro fracaso

La primera idea seria del empresario fue un curso en línea para ayudar a los estudiantes a preparar los exámenes de entrada a su universidad. Tras tres años de trabajo, ese proyecto no dio frutos. Sin embargo, fueron sus frustraciones colaborando con colegas las que pusieron la semilla que inspiró Dropbox.

“Iba en autobús de Boston a Nueva York y tenía un montón de cosas por hacer. Rebusqué en mis bolsillos y me di cuenta de que me había olvidado la memoria usb”, explica.

“Entonces me dije: ‘Esto no me puede volver a pasar'”.

Con cuatro horas por delante y mucho por hacer, decidió empezar a escribir los códigos de programación. Así nació Dropbox, un servicio para compartir archivos en la nube.

Hacer lo que la gente quiere

Al principio, los inversores lo recibieron con tibieza, pues había muchas otras soluciones de almacenamiento basadas en la nube.

“Pero entonces les preguntaba: ‘¿Usa alguna de ellas?’. Y la respuesta invariable era ‘No'”.

Siete años después, Dropbox se ha consolidado como un éxito. Recientemente alcanzó los 300 millones de usuarios, un nivel que él mismo dice que no podría haber tenido con sus ideas previas.

Y eso, dice, es parte de las claves del éxito. “Hacer algo que la gente quiere. Eso suena muy obvio, pero cuando examinas el porqué del fracaso de las empresas, ves que normalmente es porque no tienen un público lo suficientemente amplio.”

El momento, claramente, también tuvo algo que ver. Houston lanzó su empresa en el momento en que los usuarios estaban migrando a trabajar con múltiples dispositivos, de computadoras portátiles a teléfonos inteligentes y más tarde tabletas.

Los secretos del éxito

Una vez tienes un producto de gran usabilidad, Houston cree que otro ingrediente esencial es la buena distribución.

“Con Dropbox, el usuario se lo cuenta a los amigos y colaboran. Así que cuando llegas al trabajo y necesitas hacer algo en equipo, los reclutas para convertirlos en usuarios de Dropbox porque están trabajando juntos.”

Por supuesto, el riesgo es algo esencial del emprendimiento. Pero para Houston es algo que está sobrevalorado.

“Un error generalizado es que los empresarios aman el riesgo. En realidad, todos queremos que las cosas salgan como esperamos. Lo que necesitas es un optimismo ciego y tolerancia a lo incierto.”

Houston recuerda que cuando empezó con Dropbox, se vio intimidado por tener 700 empleados y el alcance de las operaciones que ahora tiene la empresa.

“La buena noticia es que pasa el día en un momento”, dice. “De lo mejor de mudarse a Silicon Valley es que te rodea toda esta gente a la que ya le ha pasado antes. Este lugar es la línea de ensamblaje que toma a un par de veinteañeros y los lleva a pasar por todo lo que necesitan aprender.”

Y agrega: “Lo que necesitas en realidad es compromiso con aprender y ponerte al filo de tu zona de comodidad para desarrollar todas las habilidades que de otra manera no llegarían con naturalidad”.

Sobre esto de ingresar al club de multimillonarios bromea.

“Es en realidad algo decepcionante”, se ríe. “Sería genial si tuviéramos un botón de la felicidad que se encendiera. Pero por supuesto, me siento afortunado y cada vez más, junto con otros en Dropbox vamos a dedicar más tiempo a pensar en cómo retornar a la comunidad lo que nos ha dado.”

julius yegoEl keniata Julius Yego se trasformó en uno de los nombres del Mundial de Atletismo de Pekín con su lanzamiento de jabalina a 92.72 metros para consagrarse campeón y establecer la tercera mejor marca de la historia.

Llegó hasta allí gracias a su propio método de aprendizaje de la disciplina: los videos de YouTube.

El atleta de 26 años es conocido en el mundo del deporte como “Míster YouTube”. Su historia se hizo conocida cuando con un envío de 81.12 metros se transformó en récord nacional de Kenia, su país. Yego grabó tiempo después su historia y en un video recuerda que se dio cuenta de su vocación cuando arrojaba palitos cerca de un grupo de jóvenes competidores y su lanzamiento llegaba más lejos.

Decidió entonces buscar un entrenador pero no pudo dar con nadie que le dedicara su tiempo para aprender y practicar, por lo que entonces decidió formarse solo y con un método particular: viendo videos de YouTube. Buscó en Google los nombres de los entonces mejores representantes de la disciplina y atendía con detalle sus técnicas, sus movimientos, sus estrategias.

Julius Yego luchaba contra el consejo de su padre para que abandone su sueño ante los obstáculos pero el atleta insistió hasta llegar. Sus logros eran cada vez mayores hasta que en 2012 se clasificó a su primer Juego Olímpico. Fue el primer keniata de la historia en representar al país en la disciplina de lanzamiento de jabalina, rompiendo así la tradición de sus compatriotas corredores.

Llegó a la final y terminó 12° entre 12, lo que para él fue un triunfo. Al año siguiente disputó su primer Mundial, en Moscú. Fue designado capitán de la delegación keniata por sobre grandes nombres de su país y estuvo a un paso de ganar la medalla de bronce con su lanzamiento de 85.40 metros, finalmente superador por el ruso Dmitriy Tarabin (86.23 m.)

La temporada 2014 y 2015 fueron incluso mejores que las anteriores con medallas fuera de su país y grandes marcas. A principios de esta temporada se convirtió en recordman 2015 al alcanzar en Birmingham un lanzamiento de 91.39 metros. Yego, sin embargo, se guardaba lo mejor para la cita ecuménica de Pekín donde disputó la final junto al argentino Brian Toledo y se sobrepuso al vigente campeón de la disciplina. Lanzó 92.72 metros, casi cinco metros más que el que terminó segundo y fue campeón.

Consultado por su particular forma de aprender el deporte, Julius Yego dijo: “Tal vez un día muchas personas van a aprender a través de videos. Las respuestas están ahí…”

“La jabalina es innata en mí, la primera vez que lancé una jabalina fue usando un palo. Algunos chicos estaban compitiendo y algo me dijo que podía vencerlos. Cuando rompí el récord junior pensé ‘mi vida va a cambiar “, pero en Kenia no es fácil. No conseguí entrenadores que me guíen. Yo estaba solo en el campo de juego y en la capacitación. Mi padre quería que yo me diera por vencido. Todo el mundo aquí en Kenia son corredores y entonces yo tomé como un desafío el encontrar otra manera de tener éxito.

Entonces empecé a buscar videos y ahí pude ver que en el último paso los mejores elevan la jabalina a la altura de los ojos, al nivel del ojo y fui viendo cómo esa gente mejoró. Así empecé a usar un modo diferente de entrenamiento. Miraba ejercicios de gimnasio, ejercicios de flexibilidad y todo cambió.

Mi entrenador soy yo…. y los vídeos de YouTube.

Me fui haciendo mejor y mejor. Gané la primera medalla de oro para Kenia en jabalina con récord nacional. Y me fui a los Juegos Olímpicos. Imaginaba estar en la final de los Juegos Olímpicos. Ahora había luz, había llegado al final del túnel.

Aquí en Kenia, tengo un apodo ‘… Sr. YouTube’. A medida que el mundo avanza, todo cambia. Así que tal vez un día muchas personas van a aprender a través de videos. Las respuestas están ahí”.

DisneyLa valía de un líder se mide por su legado para la posteridad. Lo más importante es saber que habrá una continuidad de su trabajo y su manera de hacer las cosas.

Los lideres que dejan un legado dirigen las organizaciones con visión de futuro, Muchas personas pueden hacer grandes avances dentro de una organización en momento determinado, pero lo lideres que dejan un legado manejan las cosas de manera distinta, piensan en el presente y en el futuro.

Ellos también crean una cultura de liderazgo, emprenden una cultura para formar nuevos líderes. A su vez estas personas pagan el precio hoy para asegurar el éxito del mañana, aunque eso signifique un gran sacrificio.

Se las arreglan para formar líderes que los sucedan, le dan más importancia al trabajo en equipo que al individual y saben trasmitir que es lo que esperan de su gente.

Un ejemplo de legado lo encontramos en Disney, aquel hombre que construyo quizás la marca que despierta mayor numero de sentimientos y emociones en el mundo, y que convirtió a un ratón de ser un animal que causa repulsión y asco, en el símbolo universal de la diversión.

En la década del 40, ya Walt Disney tenía la idea de construir un parque de diversiones y fue hasta la década del 50 cuando comenzó la construcción de Disneylandia en Anaheim California, el cual se inauguro el día 18 de Julio de 1955. A su vez, estaba interesado en otras partes del entretenimiento como el cine y los dibujos animados.

En la actualidad, el pequeño estudio que se fundo en 1923, se ha convertido en una de las mayores industrias del entretenimiento de la actualidad, la mística sigue viva en todo lo que hace Disney. Hoy en día, participan en películas que nos dejan una emoción característica, dibujos animados aun mantienen su magia, parques temáticos, música, hotelería y resort, entre otros. Además, son la escuela de atención al cliente más famosa del planeta, la cual imparten sus cursos con visitas guiadas a los parques, mostrando todos sus secretos. Su grado de excelencia es tal que sobrepasa cualquier expectativa que lleve el visitante.

Es tal su grado de atención al cliente que por ejemplo, si una niña se viste de princesa y camina junto a sus padres por el parque, cada vez que un empleado la ve, la saluda como a una princesa real.

A pesar de su muerte en 1966, su legado sigue vivo. Basta con ver su obra para darse cuenta de que las cosas aunque evolucionadas, se hacen con el estilo de su líder fundador quien siempre dijo que quería un lugar donde los padres llevaran a sus niños, pero que a su vez ellos mismos se sintieran como tales, llenos de alegría, esperanza y amor. Es impresionante ver en sus parques hasta ancianitos montados en juegos que a primera vista parecen estar hechos sólo para niños.

Hoy en día Disney hizo una fusión con Pixar en el área de la animación. Esto trajo a la empresa líderes tan fuertes como Steve Jobs, quien también fue el fundador de Apple, lo que comprueba que la fortaleza del liderazgo de Disney esta en atraer y formar nuevos lideres tan o mas fuertes que los anteriores. Esta es la cultura de liderazgo en esta organización, la cantidad de reconocimientos y premios que ha obtenido esta empresa a través del tiempo es producto del trabajo en equipo, al cual se le da más importancia que a la individualidad.

Walt Disney se las arreglo para dejar una sucesión exitosa. Apenas en su vida alcanzo a inaugurar un parque temático.

Se dice que el discurso de inauguración de su primer parque en la ciudad de Orlando, alguien dijo: “lastima que Walt no pudo ver su sueño realizado”, a lo que su hermano contesto, “al contrario, porque lo vio es que estamos aquí, hoy”.

Super ExitososHace unas semanas, PBS emitió un documental sobre la vida de Walt Disney y la evolución de Walt Disney Studios.

Una de las partes más memorables de la película detalla el proceso de producción detrás de “Blanca Nieves”, que fue estrenado en 1937.

El documental, con ayuda de las escenas de la biografía de Neal Gabler “Walt Disney: The Triumph of the American Imagination,“, retrata a Disney como un genio creativo que se fue a los extremos para garantizar que su visión llegue a buen término.

Una noche de invierno de 1934, Walt Disney le dio a un grupo de su personal 50 centavos a cada uno y les dijo que fueran a cenar al otro lado de la calle antes de volver a reunirse con él en el estudio de sonido de Disney.

Cuando llegaron, encontraron a Disney en el centro en un escenario oscuro, ahí solo bajo la luz de un reflector. Durante varias horas, vieron con asombro como actuó la historia de “Blanca nieves”; el cuento de hadas de los hermanos Grimm que ellos, anunció, convertirían en un largometraje animado. En un esfuerzo por mostrarle a su equipo exactamente lo que ocurriría en la pantalla, él canalizó la voz y las emociones de cada personaje, desde la malvada reina hasta la de los siete enanos.

Disney y su equipo habían pasado los últimos años trabajando en “Silly Symphonies”, una serie de cortometrajes animados que le valieron la reputación de ser el hombre que convirtió la animación en un arte. Pero como el documental acota, Disney se moría por otra aventura – y se las arregló para convencer a su equipo de que ya estaban listos también.

“Simplemente fuimos arrastrados”, un animador recordó sobre la actuación en solitario de Disney. “Hubiera escalado una montaña llena de gatos monteses o todo lo que pudiera para hacer ‘Blanca nieves'”.

Pero el proyecto tuvo sus críticos. El hermano de Disney, Roy, que manejaba las finanzas del estudio, se mostró escéptico de que la película pudiera tener éxito. Y para la producción y los medios de comunicación, etiquetó la obra como la “locura” de Disney. Aún así, Walt era inflexible en la búsqueda de su visión.

Él quería alcanzar la perfección en cada momento de “Blanca Nieves” y no toleraría nada menos de su personal.

Para crear una sensación de realismo natural en la película, trajo animales vivos a los estudios; hizo que actores personifiquen diferentes personajes delante de los animadores; y contrató a una bailarina adolescente para que los animadores pudieran ver cómo Blanca Nieves se debería ver cuando saltara y girara.

Para preparar las escenas más dramáticas, Disney hacía que su personal tirara objetos pesados contra las ventanas de vidrio y vieran como se hacían añicos.

Las exigentes demandas de Disney hicieron que la producción avanzara muy lentamente.

“A veces nos tomaba un día entero poder hacer un primer plano de Blanca Nieves; así de complicado era el dibujo,” un animador recordó. “Era tan preciso que era como hacer relojes.”

Al final, más de 600 personas produjeron más de 200.000 dibujos, con algunos empleados trabajando 12 horas al día. El presupuesto total de la película fue de $1.5 millones; seis veces lo que el estudio había anticipado.

El estreno de “Blanca Nieves ” fue un gran éxito. En el primer año después de su lanzamiento, recaudó $8,000,000 ($100 millones en la actualidad), haciéndola una de las más taquilleras películas animadas de la historia.

Super ExitososHace cuatro años, mi empresa de publicidad online era uno de los muchos intermediarios de medios digitales. Con muchos millones en ingresos, estábamos haciéndolo increíblemente bien, pero cuando miraba el futuro, estaba preocupado.

Muy pronto, sospechaba, el dinero inteligente de la publicidad online se correría desde los negocios de los medios de comunicación y abrazaría al software como servicio (SaaS).

En lugar de vender inventarios o audiencias, todos estaríamos vendiendo la tecnología que le permitiría a los anunciantes comprar inventarios o audiencias ellos mismos. Sabía que teníamos que cambiar de rumbo, pero no estaba seguro de a dónde nos llevaría.

El valor del instinto

Es difícil saber cuándo es el momento adecuado para tu negocio cambiar de rumbo, pero la experiencia juega un papel clave. En el caso de mi propia compañía, probablemente hubiera perdido esa ventana si hubiera estado demasiado enfocado en nuestros números cruciales. Pero más allá del valor de la analítica (y es mucho) es importante recordar que uno de los mejores activos de los líderes es su instinto.

Aprender a seguir tu intestino requiere tiempo para desarrollarse, pero muchos de los líderes más exitosos tomaron ese proceso a principios de sus carreras. Yo comencé en ventas y me puse como meta buscar a los ejecutivos más importantes para crear mi red de contactos, asesores empresariales, y quizás lo más importante, a quien lanzarles mis ideas. Aprendí que estás personas no tienen mucho tiempo para ti, y nunca obtienes una segunda oportunidad. Por lo cual aprendes a ajustar tus ideas en tiempo real, lo que significa confiar en tu instinto.

Cuando llegó el momento de cambiar el rumbo de mi compañía, desearía poder decir que mi instinto gritó, “Andy, sal del negocio de los medios!” Pero no fue así. En vez de eso, me encontré a mí mismo sufrimiento noches de insomnio. Con estrés, más de lo habitual, y ese estrés fue mi primera pista de que había un problema real. El estrés puede ser malo para tu salud, pero en el corto plazo también puede ser algo bueno porque te avisa de un peligro antes de que suceda.

Encontrar alivio cuando te digan que estás equivocado

Un ex jefe mío me dijo una vez que, a menudo, yo era el contrariador del grupo siempre que un problema llegaba al escritorio. Estoy especialmente orgulloso de ese comentario ahora, porque para ser un contrariador, tienes que permanecer fiel a tu instinto. Relativamente hablando, ponerte en contacto con tu instinto y aprender a confiar en él es la parte fácil. Seguirla es lo difícil.

Cuando le dije a mi equipo que necesitábamos cambiar de rumbo de los medios hacia el software, comprensiblemente obtuve un montón de resistencia. Esa resistencia fue productiva. Me obligó a volver a examinar las razones por las que sentía que era lo que teníamos que hacer. Tuve que construir fuertes razones para defender mi posición y conseguir pruebas concretas para respaldarlas, y sólo entonces presentarlo convincentemente ante mi equipo. Pero escuchar como lo que estaba “fuera” de mi mente estaba relacionado con el resto de la industria en ese momento también me recordó por qué teníamos que tomar acción.

Gracias a ese proceso, tuve la oportunidad de comprender mejor un problema que muchas personas no habían identificado todavía, ni mucho menos articulado. La sabiduría convencional es difícil de superar. Si mis pensamientos hubieran sido un poco menos contrariadoras (o peor, si no hubiera sido capaz de ver el valor de una mente contrariadora) probablemente la compañía hubiera simplemente seguido a la manada. Pero seguir a la manada no es liderazgo, y en algunos casos, esperar puede ser un error fatal.

Cómo cambiar de rumbo rápidamente

En ese momento, hubiera sido fácil moverse lentamente. Pero eso hubiera significado la muerte por mil cortes. Cuando se trata de las oportunidades de los cambios de mercados, moverse lentamente a menudo significa no moverse en absoluto.

Todos enfrentamos opciones. Si tenemos suerte, esas opciones son binarias. Pero casi nunca tenemos tanta suerte. Mirando la decisión que tomé de salir de los medios y cambiar hacia el software, creo que había realmente tres opciones.

1. Mantener el rumbo y seguir explotando un modelo de negocio existente
2. Cambiar el curso y desarrollar un nuevo modelo de negocio por completo
3. Tratar de hacer ambas cosas a la vez

En ese momento, creía que la número dos era la decisión correcta. Pero, por supuesto, eso es en retrospectiva, y ciertamente podría haber sido una decisión equivocada. En aquel entonces, un montón de personas inteligentes creían que la número uno era la decisión correcta. En retrospectiva, una opción era la correcta y la otra era la equivocada, pero la única elección verdaderamente terrible de todas era la número tres.

De hecho, esa opción final era una falsa opción porque pedía lo imposible. No puedes ir en dos direcciones al mismo tiempo, aunque puedes engañarte a ti mismo creyendo que estarás cubriendo todas tus bases si lo intentas. Por otro lado, mantener el rumbo y cambiar de dirección son ambas opciones claras y válidas.

Puede que tengas razón o puede que estés equivocado, pero si eres honesto contigo mismo, con tu equipo, y tus clientes, entonces, tu organización será capaz de avanzar a toda velocidad. Pero si intentas caminar seguro, reducirás tu velocidad en relación a tus competidores. Peor aún, no estarás moviéndote realmente con decisión hacia la próxima gran oportunidad que hay en el horizonte. Vas a estancarte, y al mismo tiempo perderás las oportunidades del presente y no te prepararás para las del futuro.

En otras palabras, lograr un cambio de rumbo exitoso requiere ser decisivo. Pero en el momento en que decidas hacer un cambio, tienes que comenzar a hacerlo. Si el cambio es meramente un prospecto, no será concreto ni significativo para tu equipo ni para tus clientes, y el negocio como siempre continuará a buen ritmo. Pero muy pronto, con el tiempo, te encontrarás con el problema que tus instintos te advirtieron que podrías encontrarte en primer lugar.

Andy Monfried fundó Lotame en 2006 y desde entonces se enfocó en construir el centro tecnológico de gestión de datos más importante del mundo.

conducir vidaSupongamos que conduce un automóvil. Tiene que ir a un lugar importante para usted y no debe demorarse mucho.

Está muy motivado para llegar porque logrará una gran satisfacción personal. Entonces, pisa el acelerador para ir a una velocidad adecuada y no demorarse más tiempo del necesario.

Al mismo tiempo pisa el pedal del freno constantemente.

Como resultado, el vehículo interrumpe constantemente su avance, a veces el motor se detiene, los neumáticos se recalientan por la fricción, gasta en exceso combustible y en estas condiciones, difícilmente llegará donde quiera. Y si lo hace, demorará mucho tiempo con un gran gasto de dinero y probablemente arruinando el vehículo.

¿Conduciría un vehículo de esta manera? Seguramente que no. Sin embargo, la mayoría de las personas conducen su vida de esta manera. Quizás usted lo esté haciendo a veces, sin darse cuenta.

Si piensa en alguna meta que quiera conseguir y se observa a sí mismo durante unos días, encontrará ciertas resistencias. Pueden surgir frustraciones, miedos inseguridades, molestias y otros sentimientos perturbadores.

Todos ellos generan resistencia en su mente, en sus sentimientos y en sus esperanzas. Pueden incluso destruir la confianza en sí mismo. Esta resistencia detiene su energía y su motivación. Puede llegar a paralizarle u obligarle a emplear una gran cantidad de energía y esfuerzo para perseverar en el logro de su meta.

Esto es como presionar el pedal de aceleración de su vehículo para hacer llegar más y más combustible, pero al mismo tiempo presionando el pedal del freno. Así no está dejando fluir, provocando en cambio una peligrosa resistencia que terminará por dañarle y por agotarle. No es extraño que muchas personas en estas situaciones se enfermen física y mentalmente. Es muy estresante y frustrante gastar energía para avanzar y al mismo tiempo frenarse.

Si quita la resistencia, puede avanzar rápidamente hacia donde quiere ir. Para lograr sus metas, tiene que quitar las resistencias. ¡Tiene que soltar el pedal del freno mientras acelera!

Esos sentimientos de miedos, temores o frustraciones impiden actuar libremente y moverse hacia delante en la vida. Son los sentimientos lo que impulsan a la acción. Todo lo que usted se decide hacer es porque siente emociones y sentimientos que le impulsan a ponerse en acción. Así también, son los sentimientos los que le paralizan y le impiden hacer algunas cosas. Las motivaciones, emociones y sentimientos son el combustible de su vida, son su energía. A veces le llevan adelante, otras veces le hacen retroceder.

Si hay varias personas frente a una misma situación, ellas reaccionarán de un modo distinto cada una y obtendrán diferentes resultados según los sentimientos que tengan. Probablemente las oportunidades, sus capacidades y sus inteligencias son similares, pero son sus sentimientos los que hacen la gran diferencia.

Usted pude cambiar su vida muy favorablemente, ser más feliz y hacer más feliz a la gente que le rodea, si aprende a observar, a cuidar y a mejorar sus sentimientos y emociones.

Las crisis y los problemas dejan de serlo si sus sentimientos y emociones son favorables y positivas: entusiasmo, alegría, confianza, fe, optimismo, seguridad…. son conceptos que van asociados a buenas emociones.

Así como el cuerpo físico necesita alimentarse y si usted es juicioso, buscará hacerlo con comida saludable, así también debe ocurrir con su vida afectiva. Si usted estuviera en una situación crítica y no encontrara por días su comida habitual, terminaría por ingerir lo que encontrara para satisfacer su hambre y poder seguir viviendo, aunque fueran alimentos descompuestos que, en circunstancias normales, jamás aceptaría.

Si no atiende sus necesidades afectivas, terminará también asimilando cualquier sentimiento y emoción que le rodee. Y muchas veces, estamos rodeados de sentimientos negativos, pesimistas o depresivos. ¡Evite comérselos! Su vida afectiva no padecerá nunca hambre si se encarga de alimentarse de buenas motivaciones y buenos sentimientos.

¿Y donde se encuentra este buen alimento afectivo?

¡No tiene que ir a comprarlo ninguna parte! Usted puede crearlo. Su mente es muy poderosa. Si se lo propone, cada día puede dedicar unos minutos en la mañana para alimentarse de positividad:

“Soy feliz, tengo confianza en mí, enfrentaré el día con alegría, mantendré mis serenidad y confianza pase lo que pase, sonreiré, hoy haré un servicio por los demás, hoy haré feliz a las personas con quienes me encuentre, tendré palabras de estímulo y elogio para los demás, hoy no criticaré, disfrutaré de la vida mientras camino hacia mis metas.

¡Hoy no pondré el freno mientras me pongo en marcha!

Super ExitososCuando la actriz Jessica Alba concibió por primera vez su idea de lanzar una línea de productos no tóxicos para el hogar y para bebés en el año 2008, los escépticos trataron de empujarla hacia la misma fórmula para estrellitas ya probada y testeada: ¿Por qué no ser simplemente el rostro de un nuevo perfume? Unos años más tarde, ella tiene una muy buena respuesta.

Se espera que The Honest Company obtenga más de $150 millones en ingresos en el 2014, tiene una valoración reportada de mil millones de dólares, y está a punto de hacerse pública. Toma eso, Hollywood.

Como se le dijo a Lindsay Blakely.

Fundé The Honest Company con esta idea: Todo lo que tú y tu familia toquen (todo en tu casa) tiene que ser no tóxico, tiene que ser eficaz y agradable a la vista, y tiene que ser accesible. Realmente quería que tener un modelo e-commerce. ¿Cuáles son las cosas que todos los padres necesitan? Pañales y toallitas, seguro. Y luego una mezcla de productos de limpieza e higiene personal. ¿No sería estupendo si pudiera elegir cinco cosas y que te las envíen a tu casa a través de una suscripción mensual?

Todos a los que me acerque fueron escépticos. Ninguna persona me dijo: “Sí, podría ser.” Y escuché “Haz sólo una cosa muy bien, y entonces amplíate desde ahí” un montón de veces. Pero yo quería que sea una marca de estilo de vida en general. Nadie con los que hablé en hollywood pudo entender la idea. Siempre que traté de sentarme con ellos y hablar sobre esto, simplemente ponían esa mirada vidriosa en sus rostros. El entretenimiento es un negocio totalmente diferente. Es como, cómo puedes exprimir el máximo el rendimiento de una persona durante cinco segundos, y luego pasar a la siguiente. Es difícil para las personas tomar en serio a alguien que nunca hizo esto antes. Ellos te ven sólo como algo más. Pero todo eso sólo me dio más fuego para avanzar.

Me acerqué a este tipo que construyó la marca de accesorios más vendidos en Macy’s. Somos amigos, y estaba tratando de ayudarme a averiguar cómo llevar a cabo esta idea. Pero él construyó su marca con un solo elemento y luego se expandió. Encontró socios minoristas tradicionales y luego abrió sus propias tiendas. No entendía cómo construir esta cosa de la nada. Tus amigos querrán ayudarte, pero también serán tus mayores críticos. Nosotros empezamos con 17 productos. Incluso mi marido, Cash, creyó que la idea era demasiado grande.

Me tomó tres años encontrar a mis socios de negocios. Tienes que ser brutalmente honesto contigo mismo y entender tus fortalezas y debilidades. No soy una persona de negocios, soy una mamá. Yo no iba a escribir la codificación. No iba a estar en el laboratorio mezclando las pociones. (aunque si probé todos los productos con mis hijos!) No iba a ser la que creara el modelo de negocio ni manejara las operaciones. Si hubiera ido y dicho: “oye, voy a armar este negocio desde cero todo por mí misma,” estoy segura de que habría sido mucho más difícil conseguir que los inversionistas me tomaran en serio, pero una vez que tienes los socios adecuados, ya no lo es. Tener a los socios adecuados también significa tener personas que te agradan. Son todas personas con las que no me importaría quedarme atrapada en un aeropuerto durante cinco horas. Podemos pasar el rato y tomar una cerveza y charlar por horas, o permanecer en silencio juntos y sentirnos totalmente cómodos con eso. Eso es muy importante.

Entonces el equipo se sentó con un montón de personas que no iban a invertir (amigos como Tory Burch y Narciso Rodríguez, quienes construyeron empresas exitosas, y personas de grandes empresas de tecnología y empresas públicas) para poner a prueba nuestro discurso. Nos hicieron grandes preguntas: ¿Qué van a hacer cuando se queden sin productos? ¿Y si la entrega no llega a tiempo? ¿Cómo van a conseguir que la gente visite su sitio web?

Con ellos, no importaba que no fuéramos perfectos a la hora de hablar de Honest. Era algo así como cuando los comediantes salen y hacen pequeños standups en clubes de diferentes ciudades para probar su material antes de hacer su especial en HBO: toda esa ida y vuelta nos ayudó a refinar nuestro discurso. Y así se volvió mucho más corto, lo redujimos a un discurso de 10 minutos y una sesión de preguntas y respuestas de 15 minutos. Y entonces sabíamos que podíamos hacerlo en una reunión de 30 minutos.

Casi todos los inversionistas de riesgo con los que hablamos tenían su primer o segundo hijo y me dijeron que sus mujeres estaban haciendo la misma investigación que yo, estaban tratando de encontrar una marca en la que pudieran confiar. Nosotros no intentamos encontrar inversores con familias jóvenes. Sólo sucedió. Pero en retrospectiva, esa hubiera sido una buena táctica!

Para el momento en que entrábamos en la habitación con los inversionistas de riesgo, no era tan difícil como vender. Fuimos con un verdadero plan de ataque, un proceso fuerte, y con personas inteligentes. Para ese momento habíamos hablado con tanta gente, tratando de hacer que le encontraran agujeros a la idea. Porque eso es exactamente lo que los inversionistas de riesgo van a hacer. Inevitablemente, ellos van a hacer preguntas que no puedas responder. Si estás escribiendo la 20ava pregunta a la que no tienes respuesta, eso es un problema. Puedes decir “Te lo contestaré más tarde,” pero no más de cinco veces.

—–

Dentro de la fórmula de Honest

La compañía Honest (que Jessica Alba co-fundó en 2011 con el CEO Brian Lee, director de operaciones Sean Kane, y director de producto Christopher Gavigan) describe sus productos como la solución a muchos males de un padre: Son no-tóxicos, de verdad funcionan y se ven bien en el mostrador. Muchos dudaban de si la compañía tendría éxito, pero está mostrando números impresionantes en apenas unos pocos años. Los ingresos de 2014 se prevé que llegarán a $150 millones, y Honest ha logrado $122 millones en financiamiento, incluyendo una ronda de $70 millones en agosto, la cual valoró a la compañía en cerca de mil millones de dólares. ¿Cómo Alba y el equipo de Honest lograron llegar tan lejos tan rápido?

Ingresos recurrentes

Casi el 80 por ciento de las ventas de Honest provienen de sus suscripciones, el cual les permite a los clientes agrupar ítems y les sean entregados mensualmente. Esos suscriptores pagan por adelantado, dando al negocio más flujo de dinero y proveyendo ingresos predecibles y recurrentes; y este tipo de empresas tienen valores superiores.

La venta adicional

Lo que más vende Honest son pañales: La compañía envía más de 10.000 pedidos de productos diarios, y la mitad son pañales estampados de moda y de origen vegetal. Para promover sus productos de limpieza y cuidado personal, Honest ofrece muestras gratuitas (los clientes pagan $6 por el envío). Y funciona. La mitad de los usuarios que probaron las muestras de Honest terminan comprando más productos.

El halo de sentirse bien

Al igual que las startups Toms y Warby Parker, Honest Company construyó una misión caritativa en su modelo de negocio. Con cada compra, la empresa se compromete a hacer algún trabajo bueno; como por ejemplo donar artículos para bebés a ONGs y enviar empleados como voluntarios a limpiar las playas de L.A.

El arma no tan secreta

Claro, Alba trajo una gran idea (y poder de las estrellas) cuando el equipo Honest se acercó a los inversores en 2011. Pero también trajo algo más. “Ayuda mucho cuando tu socia habla sobre una marca de estilo de vida limpia, y entra a la sala con casi nueve meses de embarazo”, dice gavigan. “Ella estaba prácticamente a punto de entrar en labor!”

Levi StraussEl 26 de febrero de 1829 nació Levi Strauss, el hombre que forjó uno de los negocios más grandes del mundo. Actualmente la empresa que lleva su nombre reporta ingresos por más de 4.000 millones de dólares.

¿Pero cómo fue que un pequeño taller que, hace 141 años, montó en San Francisco un inmigrante judío de origen bávaro se convirtió en una de las compañías internacionales más influyentes del mundo de la moda?

Ciertamente se trata de una de las marcas más reconocidas e imitadas.

Cuenta la leyenda que el origen de los blue jeans (pantalones vaqueros) se explica por la necesidad de desarrollar prendas muy resistentes, aptas para las duras tareas en el campo y las minas. La sabiduría popular, en este caso, acierta. Este tipo de pantalones tomó el nombre de los trabajadores que popularizaron su uso gracias al boom de los westerns que arrancó en los años veinte del siglo pasado.

La gran innovación de la firma Levi’s, a quien se le atribuye la propagación de este tipo de ropa, fue añadirle al denim (tejido vaquero) un remate de cobre en las partes que antes se solían romper: la bragueta y los bolsillos.

La etiqueta roja que adorna uno de los bolsillos traseros de los pantalones se elevó a la categoría de ícono del siglo XX. Las cifras que maneja el grupo se corresponden con su relevancia: sus ingresos netos superaron los 3.500 millones de euros en 2012, tiene fábricas en 45 países y distribuye su producto en otros 110.

El nacimiento de los jeans “todo terreno”

Según cuenta la historia consignada por el portal Cinco Días, pese a pasar a la historia como el fundador de la marca más conocida de vaqueros, Levi Strauss llegó a San Francisco con un encargo muy distinto: abrir una sucursal del negocio de grandes mercerías que tenían sus hermanos en Nueva York.

Fue Jacob Davis, un sastre de Nevada, quien le propuso la idea de reforzar las partes más débiles del tejido vaquero.

Patentaron su invento en 1873. Los llamaron pantalones de trabajo y se hicieron particularmente populares entre cowboys y mineros. Con los años emplearían la misma idea (tejido tejano con remaches) para elaborar chalecos y camperas.

En 1886 se decidió poner un parche de cuero en la parte de detrás de los pantalones, al que en 1890 se le añadió un número de lote de fabricación: el 501, que se mantiene hasta el día de hoy.

Davis se encargó desde el principio de la confección y manufactura, mientas que Strauss invertía en nuevas plantas de producción y se ocupaba de la distribución.

El negocio funcionó bien desde el primer momento. El producto se enfocó en la elaboración de ropa de trabajo, obligatoria para los empleados durante los primeros años del siglo XX pero, a partir de 1920, se intuyó que los vaqueros podían ser también una prenda de uso generalizado.

A su aparición en las calles contribuyó definitivamente la afición por la América salvaje que se extendió por el país esos años.

Asimismo, las películas “western” que, en ese entonces, comenzaban a producirse en una industria de Hollywood en pleno crecimiento, colaboraron con la popularización de los vaqueros que en poco tiempo coparon las pantallas todo Estados Unidos.

Ver a un joven John Wayne y a otras estrellas de la época vistiendo los 501 de Levi Strauss & Co catapultó el producto a la fama.

La compañía entendió la dimensión del fenómeno y quiso sacarle provecho. Por eso, decidió basar sus grandes campañas de publicidad en la figura de los cowboys.

Otro empujón clave para la comercialización de la marca vino de la mano de la Segunda Guerra Mundial. Los soldados estadounidenses destacados en Europa y el Pacífico mascaban chicles, fumaban cigarros y cuando estaban “de civiles” vestían jeans, camisetas y camperas Levi’s.

En los años cincuenta, superados ya los años más duros de la posguerra en Europa, la empresa empezó a vender sus productos en el Viejo Continente. Durante esa época los vaqueros se convirtieron en un símbolo de rebeldía entre los adolescentes.

La cultura hippy y el rock psicodélico estadounidense abrazaron en los años sesenta los jeans como pieza de vestimenta básica.

Levi’s no tardaría en lanzar sus célebres modelos acampanados, inmortalizados en la mayoría de fotografías que se conservan del mítico festival de Woodstock (1969). Los propios músicos de la época fueron uno de los principales exhibidores del producto.

Hace más de un siglo (1891) que expiró la patente registrada por los fundadores de la marca. Desde entonces, proliferaron varias compañías dedicadas a la producción de jeans, alcanzando, algunas de ellas, un peso en la industria muy considerable.

Sin embargo, ninguna logró desbancar por el momento a Levi Strauss, que sigue siendo líder mundial en prendas de tejido vaquero (jeanswear).

Los pantalones tejanos están indisociablemente ligados a la etiqueta roja.

Un tejido a prueba de bombas

Definitivamente, el éxito de estos pantalones radica en la dureza de su tejido. Cuenta la leyenda que el fundador de la compañía, Levi Strauss, empleó todos sus ahorros en comprar una lona de color marrón con la idea de vendérsela a los mineros y buscadores de oro para que hicieran sus tiendas de campaña.

Sin embargo, al poco tiempo se dio cuenta de que a esta gente no le importaba dormir en el piso y al descubierto, por lo que su proyecto fracasó rápidamente.

Pero lo que sí comprobó fue que los mineros quejaban constantemente de la facilidad con la que se rompían sus pantalones.

Fue entonces cuando se le ocurrió emplear esa tela en la confección de “enteritos”. Esta vez sí que triunfó.

Empezó a vender estas prendas a partir de 1856 en su negocio de San Francisco, aunque no tardó en sustituir la lona marrón por un tejido aún más fuerte: una tela de sarga de algodón de hilos blancos y azules que importaba de la ciudad francesa de Nîmes (de ahí surge el nombre del tejido: denim).

Aunque no sería hasta casi 20 años más tarde (1873) cuando, asociado con el modisto Jacob Davis, se decidió a producir prendas tejanas con refuerzos de cobre en las partes más vulnerables de la prenda. La resistencia de sus pantalones pasó a ser considerada entonces proverbial.

Según el número especial Millenium de la revista Time, publicada en 2000, los Levi’s 501 son la prenda de vestir más influyente del siglo XX, por delante de la minifalda.

Stefanie-O-ConnellEra la primavera del 2012.

Me había metido en la furgoneta más pequeña del mundo, con otros seis actores y un conjunto teatral completo, conduciendo por una carretera desierta en algún lugar entre Nebraska y Iowa pensando, este podría no ser mi sueño.

¿Cómo podría serlo? Amaba mi trabajo actuando en musicales (ya sea en el escenario del Madison Square Garden de Nueva York o en la cafetería de una escuela primaria en Okoboji, Iowa en pleno invierno) compartir la experiencia de actuar en vivo con público de todo el mundo nunca dejó de emocionarme.

Pero ahí sentada en la furgoneta llena y apretados como sardinas, agotada de cinco meses de giras de una sola noche, calculando cuanto iba a aguantar dentro de los parámetros de $54 al día para viáticos mientras ahorraba para el desempleo que enfrentaría los siguientes meses era todo menos emocionante.

En ese momento comencé a aceptar que mi amor por la actuación era parte de mi pasión, pero tal vez no la definición singular de la misma. Yo quería más (las cosas simples, como la libertad de planificar unas vacaciones o mantener una familia) no algo que reemplazara actuar, sino algo que la complementara.

Por desgracia, la aceptada narrativa del “artista muerto de hambre” había enmarcado la búsqueda de la pasión y vivir lujosamente como mutuamente excluyentes. Si bien no me importaba aceptar esa premisa, no me suscribí a la idea de que mis problemas bohemios eran una especie de pre-requisito para el éxito, así que me puse a diseñar una nueva narrativa; literalmente.

Empecé a escribir febrilmente sobre el delicado equilibrio entre la realidad en la ruina y la belleza de perseguir una vida apasionada. A llegar al hotel Super 8 en las afueras de Omaha, me conecte al Wi-Fi para reclamar mi pequeño trozo de internet con un nombre de dominio de $12 y una plantilla de blogspot gratuita.

Seis meses de esporádica divagación en internet y algunas actuaciones después, estaba llegando a otro período de desempleo. La perspectiva de meterme de nuevo en modo de trabajo de supervivencia (niñera, asistente personal, recepcionista, etc.) me llenó de terror, así que tomé la zambullida empresarial, apostando en grande a que mi entonces hobby de escribir cayera sobre la complicada intersección entre el dinero y los sueños para mantenerme responsable.

Un diseño web profesional y un mentor sobre blogs más tarde, lancé thebrokeandbeautifullife.com; era la primavera del 2013. Para el otoño de ese año, había conseguido un par de trabajitos secundarios para escribir para otros bloggers sobre vivir frugalmente y finanzas personales, y comencé a leer como loca para desarrollar y perfeccionar mi experiencia en mi nicho recién descubierto.

Algunos de mis esfuerzos frugales más extremos (como couchsurfing y compartir vehículos) llamaron la atención de un editor del US News & World Report, donde pronto me convertí en una colaborador habitual. No tenía ningún plan, más que recuperar mi inversión de $1.000, pero había aprendido a contar mi historia con autenticidad y pasión, y el impulso estaba empezando a construirse alrededor de ellas. Para mediados del 2014 tenía un acuerdo para un libro con una pequeña editorial y una lista completa de clientes, pero todavía tenía problemas para llegar a fin de mes.

Si bien había logrado con éxito equilibrar mi trabajo como escritora independiente con mi carrera como actriz, seguía quedándome corta con mis obligaciones financieras básicas, resignándome a los viejos trabajos de supervivencia para salir adelante. Inspirado por las historias de otros emprendedores online cuyos viajes a menudo veía describir alrededor de la web, empecé a desafiarme a mí misma para pedir más dinero. Primero tímidamente, pidiendo pagos de $10 a $20; y entonces de forma más agresiva, con aumentos de $50 a $100.

En enero del 2015, pocos meses después del lanzamiento de mi libro, un cliente me acercó una oferta para pagarme $2,000 por un artículo. Por supuesto, era uno increíblemente detallado y con un pesado trabajo de investigación, pero la experiencia cambió mi perspectiva sobre las posibilidades de ingreso potenciales por completo.

Por mucho tiempo sentí que mis ingresos eran dictados por factores fuera de mí misma; mi título, mi profesión, mi experiencia, mi empleador, etc. Yo había estado esperando permiso para superar mis limitaciones de ingresos percibidos en lugar de entender el valor de mi trabajo y buscar personas que estuvieran dispuestas a pagar ese precio.

Fortalecida por este nuevo entendimiento descubierto, empecé a dirigirme a nuevos clientes, clientes que pudieran permitirse el lujo de pagar mucho dinero, y me permitieran perseguir la apasionada y hermosa vida que siempre había soñado, y salir del polvo para siempre. En julio del 2015 tuve mi primer ingreso mensual de cinco cifras. También lancé mi primer episodio de televisión.

Hoy, tengo 29 años, vivo en la ciudad de Nueva York, soy una actriz profesional y una próspera emprendedora, y adoro absolutamente lo que hago; por completo.

Stefanie O’Connell es una defensora de la Generación Y, oradora, fundadora y autora de “The Broke and Beautiful Life“. Puedes seguir sus últimos emprendimientos en Twitter e Instagram.

Jessica CoxJessica Cox. La estadounidense, de 31 años, nació sin brazos por una razón que ni los médicos pudieron explicar, según cuenta. Entró al Guinness como la primera piloto en manejar con los pies. Además, es cinturón negro de Taekwondo y ahora quiere correr en bicicleta. … Seguir leyendo »

Henry FordLos que seguís este blog sabéis que habitualmente recurro a citas de personajes famosos para ilustrar los temas sobre los que escribo. De entre todos esos personajes, hay uno que es una verdadera fuente de frases específicas sobre liderazgo y gestión. Henry Ford (1863-1947). Fundador de la Ford Motor Company.

Investigando un poco y leyendo más sobre la vida de este empresario norteamericano, me he encontrado con un personaje que tuvo una visión de futuro increíble.

Si bien tiene un lado oscuro (se le atribuyen ofensivas declaraciones antisemitas y una moralidad rígida llegando incluso a fiscalizar la vida personal de sus trabajadores), aquí vamos a centrarnos en los aspectos y en las anécdotas más interesantes desde el punto de vista del liderazgo. … Seguir leyendo »

Susan BoyleEn el 2009, la escocesa de 47 años, Susan Boyle, sorprende al mundo desde el programa de la Televisión Británica “Britain’s Got Talent” (Bretaña tiene talento) con su interpretación de “I dreamed a dream” (Soñé un sueño), de la obra “Los Miserables”.

Al pisar el escenario, nadie pensaba que Susan triunfaría. Con esa apariencia desaliñada, nadie apostaba por su triunfo. … Seguir leyendo »

Edgar BergenDe Fotógrafo a Ventrílocuo:

A principios del siglo veinte, un niño cuya familia había emigrado de Suecia a Illinois compró por correo un libro sobre fotografía que le costó veinticinco centavos.

Cuando llegó el pedido, descubrió que en lugar de mandarle el libro que él había pedido, le habían mandado uno sobre ventriloquia. ¿Qué hizo él? Se puso a estudiar ventriloquia. … Seguir leyendo »

PuertaEn una tierra en guerra, había un rey que causaba espanto. Siempre que hacía prisioneros, no los mataba, los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros de un lado y una inmensa puerta de hierro del otro, sobre la cual se veían grabadas figuras de calaveras cubiertas de sangre. En esta sala el rey les hacía formar un círculo y les decía entonces…

“Ustedes pueden elegir entre morir atravesados por las flechas de mis arqueros o pasar por esa puerta misteriosa”.

Todos elegían ser muertos por los arqueros. Al terminar la guerra, un soldado que por mucho tiempo sirvió al rey se dirigió al soberano y le dijo … Seguir leyendo »

Una hermosa costumbreHay una tribu africana que tiene una hermosa costumbre.

Cuando alguien hace algo que consideran incorrecto, ellos llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea. Durante dos días, ellos le dicen todas las cosas buenas que él ya ha hecho.

Se dice que esta gente piensa que todo ser humano viene al mundo como un ser bueno. Cada uno de nosotros, deseando seguridad, amor, paz y felicidad, pero a veces, en la busca de esas cosas, las personas cometemos errores.

La comunidad ve aquellos errores como un grito de ayuda. … Seguir leyendo »

AmorUn hombre trabajando en los muros de su casa, encontró un espacio hueco entre las paredes de madera.

Mientras esta persona echaba abajo los muros de su casa, se dio cuenta de que allí había una lagartija inmóvil, porque un clavo, desde fuera, le había atravesado una de sus patitas y la había hecho permanecer fija en la pared.

El dueño de la casa, viendo esto, sintió, al mismo tiempo, piedad y curiosidad. Cuando estudió el clavo, quedó pensativo… El clavo había sido clavado hacía diez años, cuando la casa fue construida.

¿Qué habría ocurrido entonces?

Pareciera que ¡La lagartija había sobrevivido en esa posición durante diez años! ¡En un oscuro muro en esa posición durante diez años sin moverse! ¡Es imposible, inimaginable! … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB