Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Historias:

Historias de personas que lograron grandes cosas para inspirarte

Reibox BlogA la mayoría de las personas no les gustan los viajes de negocios.

Pero a Sam Zell no.

“Hoy en día podría hacer que casi cualquier persona vaya a mi oficina para una reunión, pero eso no me diría mucho”, escribió el empresario multimillonario en su libro “Am I Being Too Subtle? Straight Talk From a Business Rebel” “En cambio, paso más de mil horas al año en mi avión viajando por el mundo para reunirme con la gente.”

No es sólo el atractivo de ser dueño de un avión lo que convence a Zell de abandonar su oficina.

“Quiero ver cómo son en sus casas, cómo tratan a su gente y los ejemplos que establecen,” escribe. Él entendió este valor por una avería en la autopista de Pennsylvania durante un viaje a través del país a los 19 años.

Después de hacer autostop con un amigo de Los Ángeles a Nueva York en 17 días (con un amigo y sin el conocimiento de sus padres) Zell y su amigo se separaron y él consiguió que alguien lo llevara de nuevo a la casa de sus padres en Chicago.

Esto es lo que dijo Zell:

“Hacían 35ºC, conducimos cerca de una zona boscosa y cuando entramos por un túnel, el radiador se sobre-calentó, el agua y el vapor se derramaban por todo el lugar. Yo estaba pensando ‘Mierda, me quedé sin aventón.’ El conductor se detuvo sin decir una palabra.

…El tipo salió del coche, caminó hasta la parte trasera, abrió el maletero, sacó una lata de gasolina, y luego procedió a caminar directamente hacia la selva. ¿Huh?, Así que lo seguí. Caminamos tal vez 140 metros, alejándonos de la carretera, directamente hacia los árboles… De repente, había este hermoso arroyo, el tipo se agachó, llenó su lata de gasolina, regresó al coche, puso el agua en el radiador y todo estuvo bien. Entró al coche y simplemente comenzó a conducir de nuevo.”

“Me quedé sin palabras. Finalmente me volví hacia él y le pregunté: ‘¿Cómo lo supo?’ Y nunca lo olvidaré, él me miró y me dijo: ‘Bueno, no sabía que había un arroyo allí, pero estábamos en la montaña, así que tenía que haber alguna fuente de agua cerca. Y entendí que tenía que caminar hasta encontrarlo.”

Zell, que creció en Highland Park, un suburbio de Chicago, quedó pasmado. “No había manera, ni soñando, de que hubiera pensado concebible esa solución,” escribe. “Si mi coche se hubiera sobrecalentado, le habría hecho señas a alguien y pedirles que llamaran a un camión de remolque. Ese tipo tenía un sentido de lógica y orientación que era completamente ajeno a mí. Él nunca tuvo ninguna duda. Invaluable.”

Esa experiencia, escribe, “nunca me dejó, era una lección sobre el valor de cuánto aprendes viendo a la gente en sus propios ambientes“.

Así que hoy, más de 50 años después, se sube al avión.

calidadA Bob siempre le gustó armar y desarmar.

Cuando era niño y recibía un regalo en la mañana del día de Navidad, era casi seguro que antes que cayera la noche lo hubiera desarmado para ver cómo funcionaba. Y casi siempre, lo volvía a armar y seguía funcionando. Era un genio para estas cosas.

Una vez, su mamá estaba hablando por teléfono, él y unos amiguitos estaban brincando en la cama cuando de pronto oyeron un ruido como si algo se hubiera roto. Efectivamente, el marco de la cama se había quebrado y yacía en el piso. Antes que su mamá terminara de hablar por teléfono, él había estudiado el problema y lo había reparado de tal modo que parecía como si nunca se hubiera roto.

Como era natural, cuando llegó a la escuela intermedia y secundaria tomó todos los cursos que pudo en artes industriales. «Tuve algunos estupendos profesores», recuerda. «Incluso había uno que abría el taller los fines de semana de fiesta para que pudiera trabajar en mis proyectos».

Otro de los intereses de Bob era la música.

Cuando estaba en la secundaria decidió que quería tener una buena guitarra de doce cuerdas. Había empezado a tocar cuando estaba en el tercer grado después que un vecino le regaló una guitarra barata (la que por supuesto abrió para ver cómo estaba construida). El único problema era que Bob no tenía dinero para comprar el instrumento que quería.

Eso no es problema, se dijo, la haré yo mismo. Y la hizo ¡cómo su proyecto de trabajo manual del grado once! De hecho, mientras estuvo en la secundaria, no hizo una guitarra, sino tres y un banjo.

Muchas personas desarrollan pasatiempos interesantes cuando están en la secundaria. Y algunos los siguen cultivando. Otros los abandonan cuando llegan a adultos. Pero Bob hizo algo realmente especial con el suyo. Es probable que si usted toca guitarra, alguna vez haya entrado a una tienda de instrumentos musicales y haya visto una guitarra marca Taylor.

Sí. Ese Taylor es Bob. Bob Taylor. Cuando era adolescente empezó a fabricar guitarras en su tiempo libre y con el tiempo llegó a cofundar su propia compañía.

Kurt Listug ha sido socio de Bob por veintisiete años. Su pasión es el comercio y establecer un negocio mientras Bob provee la pasión y la habilidad técnica para fabricar guitarras. Hoy día, las Guitarras Taylor están entre las más finas del mundo y la planta las produce a un ritmo de doscientas por día.

¿Qué llevó a Bob de ser un solitario guitarrista a emplear a más de 450 personas que trabajan en una fábrica que ocupa 124.000 pies cuadrados? La respuesta la encontramos en su increíble capacidad e incansable dedicación por la excelencia.

«Soy como una “mosca en la oreja”» dice Bob. «Continuamente estoy tratando de mejorar la calidad». Y este deseo se enfoca en mucho más que sólo las guitarras.

Es cierto que Bob Taylor ha introducido numerosas innovaciones en la industria de las guitarras. Pero su verdadero interés está en el proceso de manufacturación y en las personas que construyen las guitarras.

«Una buena guitarra es, en realidad, el subproducto de buenas herramientas y un buen taller», explica Bob. «Y, por supuesto, las personas son parte importante. Armar un equipo es tan importante como fabricar el producto. Hay que dejar que la gente sea un equipo. Eso significa crear un ambiente donde las personas digan lo que realmente sienten. No se puede ser demasiado dogmático».

Esa actitud ha permitido que surjan y se implementen excelentes ideas.

lamborghini y ferrariEl mundo de los negocios está lleno de historias interesantes y una de ellas es la crónica de dos marcas italianas que lucharon por tener los mejores automóviles deportivos: Ferrari y Lamborghini.

El toro y el caballo, ambas marcas sinónimo de riqueza y velocidad, han sido rivales desde que dos hombres de la región italiana Emilia-Romagna tuvieron un enfrentamiento.

Ferruccio Lamborghini era el joven hijo de una familia de granjeros de uvas que siempre tuvo una inclinación por la mecánica. Luego de servir en la Real Fuerza Aérea italiana en la Segunda Guerra Mundial, aprovechó el ambiente de la post guerra para transformar camiones y otras máquinas bélicas en tractores para granjas.

Su inventiva le generó tanta riqueza que pudo comprar automóviles de lujo como Alfa Romeos, Lancias, Maseratis, Mercedes-Benz y en 1958 su primer Ferrari, un 250GT. Ferruccio amaba su auto y pronto aumentó su colección e incluso trató de participar en carreras profesionales. Sin embargo, como tenía buen ojo para la mecánica, pronto notó algunos detalles de su auto que podrían mejorar. Decía que los automóviles Ferrari eran demasiado ruidosos y toscos para maniobrar en el camino.

Del otro lado de la historia tenemos a Enzo Ferrari, un hombre que después de la Primera Guerra Mundial trató de conseguir, sin éxito, trabajo en la firma automotriz Fiat. Un día compró un Alfa Romeo usado que modificó para competir en carreras profesionales. Años después, el hombre abriría la Scuderia Ferrari.

Sin embargo durante la guerra con los Aliados, Ferrari se vio obligado a trabajar con el gobierno fascista de Benito Mussolini. Tiempo después, sus autos serían de los más reconocidos en los circuitos de carrera profesional de Italia.

Enzo Ferrari y Ferruccio Lamborghini

Fue en esa época en que uno de los Ferrari de Ferruccio Lamborghini se descompuso. Al tratar de arreglar el auto, el granjero notó que el clutch era el mismo que utilizaba para sus tractores. Impresionado, Lamborghini fue directamente con Enzo Ferrari para pedirle que mejorara la pieza para que fuera más resistente. Ferrari se ofendió y le respondió diciendo que no era más que un constructor de tractores “que no sabía nada de autos deportivos”.

Lamborghini se sintió humillado y decidió transformar su afición en una herramienta para demostrarle a Ferrari que se equivocaba. Desde entonces surgió una fuerte rivalidad entre ambos hombres ya que el constructor de tractores prometió que construiría el mejor automóvil deportivo del mundo.

De inmediato instaló una fábrica en Sant’Agata Bolognese y tan sólo cuatro meses después de la confrontación con Ferrari, develó el Lamborghini 350 GTV en el Motor Show de Turín de 1963. Para finales de 1964, Lamborghini había vendido sus primeros 13 autos.

Desde entonces, ambas compañías lucharon por destacarse en el mercado. En 1966, Lamborghini presentó el Miura, un modelo que implementaba el motor central V12 que en un principio fue despreciado por Ferrari. No obstante, se vio obligado a implementarlo cuando las demás marcas deportivas empezaron a obtener resultados positivos en las carreras.

Por otro lado, Lamborghini jamás pudo superar la huella dejada en las competencias por Ferrari ya que desde un principio Ferrucio destacó que las carreras no le eran rentables y que prefería “competir en la calle”.

Hoy en día la rivalidad parece haberse diluido. La marca Ferrari pertenece a FIAT y Lamborghini a Audi, pero sin duda la historia de estos dos italianos deja buenas lecciones sobre el trato que se les debe dar a los clientes insatisfechos. Nunca sabes quién puede convertirse en tu competencia.

millonarioHaber entregado periódicos me enseñó mucho de los hábitos de la gente rica ya que la generosidad de estas personas en cuanto a las propinas me instruía a darles un mejor servicio.

Me he dado cuenta que lo mismo sucede en cuanto a decisiones personales y de negocio así que he decidido compartirte las lecciones que haber sido un “pobre” repartidor de periódico me dejo para ser millonario.

El dinero engrasa las llantas

La primera lección que aprendí fue que además de hablar, el dinero también resulta motivador en algunas circunstancias.

Cuando empecé a trabajar (a los 12 años) fue porque mi familia no tenía recursos, por lo que el dinero que hacía lo utilizaba para llevar comida a mi casa. Fue justo aquí cuando tuve mi primera idea sobre el esfuerzo y recibir dinero.

Durante mis rutas de periódico conocí gente de todo tipo. Fue emocionante cuando me dieron mi primera propina, pero lo fue aún más cuando un cliente me dio lo equivalente a lo de una semana de trabajo en un solo día. Ahí me di cuenta que en realidad había gente con mucho dinero, así que decidí estudiar lo que hacían.

Instantáneamente sentí la necesidad de cuidar a ese cliente más que a los demás. Claro que quería hacer un buen trabajo, pero seamos sinceros: si hacía una excelente labor tendría más oportunidades de obtener ese tipo de recompensas.

¡Ojo! Eso no quiere decir que los demás clientes no tendrían un buen servicio, al contrario, solo no pensaba perder a aquellos que siempre me habían tratado tan bien.

Utilizo el mismo método cuando estoy en un hotel. Siempre dejo 10 dólares sobre la cama para la persona que hará la limpieza. De esta manera, no solo obtendré “extras” que los demás huéspedes no conseguirán, también será mi cuarto el más limpio. Lo mismo sucede en los restaurantes.

La riqueza está basada no solamente en dinero

Cuando crecí y empecé mi propio negocio, esta mentalidad regresó a mí a la hora de contratar gente. Mientras el dinero es una manera de motivar a los demás a que te ayuden, la forma en la que los tratas es la que genera la pasión y el entusiasmo en los demás. Yo me refiero a éstos como “hábitos de negocio”.

Pagarles ese valor agregado que aportan al negocio los hace sentir que son tomados en cuenta. También aprendí que un “gracias por el increíble trabajo” es otra forma simple y valiosa de hacer notar el gran esfuerzo. Claro, todo esto sin dejar de preguntarles por ideas que puedan hacer crecer a la compañía.

Y ahora que me he convertido en lo que soy me doy cuenta que la gente rica no piensa del dinero de la misma forma que la mayoría lo hace ya que éstos lo ven como una herramienta que les ayuda a conseguir lo que realmente quieren.

Aquellos que tienen dinero suelen prestarle mayor importancia al cuidado de la gente ya que saben qué tipo de retroalimentación podría obtener.

Mucha gente con dinero puede decirte qué tan bien les va si tratan a los demás bien, Richard Branson, de Virgin, asegura:

“Una compañía es solamente un grupo de personas. Como líder tienes que saber escuchar, ser un gran motivador, excelente dando recompensas y ver lo mejor en la gente. Las personas no son diferentes a las flores. Si tú las riegas éstas florecerán. Si tú recompensas a la gente, pasará lo mismo. Éste es un atributo esencial de un líder.”

Tratar a los demás como te gustaría que te trataran es la regla de oro, ya sea para la vida o el negocio. Lo bueno que le pongas a una relación (financiera o de lo que sea) te ofrece una respuesta igual y en algunos casos, mejor.

sueñosMe considero una persona creativa. Creo que siempre lo he sido, pero también soy muy analítica y con un alto sentido de la responsabilidad; digamos que me gusta mezclar los dos hemisferios de mi cerebro.

Estudié mercadotecnia porque mi papá no me dejó estudiar diseño —típico— me dijo que me iba a morir de hambre.

Estuve de acuerdo con mi elección de carrera, era lo que a mí gusto se apegaba a mi perfil y también tenía una visión de negocio que era fundamental para mi padre.

¡Fueron de los años más divertidos hasta ahora! Aunque, casi nueve años después, sigo pensando que a los dieciocho, muchas veces no estas preparado para tomar una decisión de vida tan importante como elegir tu carrera.

Con todo y todo me gradué triunfante como mercadóloga en el Tec de Monterrey Campus Ciudad de México solo que el problema vino meses después ya que como se dice coloquialmente: “no me hallaba en ningún lado.” 

¿Farma? No. ¿Consumo? Tampoco. ¿Investigación de mercados? ¡Menos! Yo veía que mis compañeros y amigos se colocaban fácilmente en trasnacionales y yo… no sabía qué hacer con mi vida. Fueron tiempos de angustia, de búsqueda y de decisiones.

Continué con el negocio familiar en donde llevaba trabajando ya varios años, que por supuesto no tenía nada que ver con mi pasión verdadera: la moda. La realidad es que no era plenamente feliz, me sentía como un marciano en un centro comercial y no me lo tomen a mal, amo también ser la directora general de las empresas familiares, pero sentía la obligación conmigo misma de hacer camino por mí sola.

Un buen día, decidí tocar puertas en revistas y editoriales con la única premisa de entender el medio y aprender hasta que… ¡me dieron una oportunidad! Y comencé a absorber todo, a conocer, explorar, literal me sentí como niño en juguetería ¡jamás me había sentido así! Tan feliz, tan motivada, tan realizada; sentí el corazón lleno, mi mente tranquila, sin tantas crisis existenciales, y en un segundo me acostumbré a la sensación de ser y hacer lo que te apasiona en la vida, el sentimiento de ser feliz y plena.

Comencé cargando cajas, después escribiendo créditos, luego notas, después me asignaron una sección y al poco tiempo ayudaba a coordinar moda a la editora. Fue rápido, mi vida dio un giro inesperado en muy poco tiempo; creo que la pasión es la que te lleva hasta ahí.

Siendo sincera, algo de lo que yo siempre estuve consciente es que mi espíritu era emprendedor, y aunque me considero una persona sumamente responsable y dedicada, jamás me imaginé trabajando eternamente para alguien o para una empresa (aunque fuera la revista más vendida del mundo). Desde muy chica, mis papás me sembraron ese chip, y al frente del negocio familiar no podía pensar de otra forma.

Mi madre siempre decía:

“No me importa si vendes cacahuates en la esquina mientras esos cacahuates sean los mejores del mundo”.

La pasión que nos une a todos los emprendedores por ver nuestros sueños materializados, de una manera rentable.

Con todo el conocimiento que adquirí comencé a trabajar como freelance coordinando moda: llegaron los proyectos, los clientes, las responsabilidades y la evolución.

Después comencé con High On Fashion, uno de los primeros blogs de moda y estilo personal en México y fue ahí cuando tomé la decisión de crear el trabajo de mis sueños.

No soy de las que sigue formatos, siempre me he desafiado y me he retado. Me aburro fácilmente así que debo desafiarme a mí misma, tampoco creo en que un día debe ser igual al otro; me gustan las novedades y aprender así que decidí complementar mi proyecto de vida e inventar lo que sabía me haría feliz: una empresa nueva que abarcara las áreas que me interesan. Por supuesto, en ese momento no lo tenía tan claro ¿cómo iba a saber empezar una empresa desde cero?

Ciertamente ha sido un camino empedrado en donde he tenido que sortear todo tipo de retos para crearla, aunque mi experiencia en las otras empresas que dirijo ayudó mucho, los retos han sido distintos. Ya les iré contando en mis colaboraciones siguientes.

Gracias por leer, esta, mi primer columna para Entrepeneur, gracias por este espacio y ¡nos leemos pronto!

Con cariño,

Gina.

instagramLos fundadores de grandes compañías hoy exitosas suelen contemplarse casi como extraterrestres por los emprendedores que hoy batallan por construir su propio proyecto. Sin embargo, no hay nada como descubrir la historia que hay detrás para conocer los orígenes de quienes lo lograron.

El fundador de Instagram, Kevin Systrom, era hasta hace unos años un estudiante de la mítica Universidad de Standford. Hoy ha sido colocado en algunos de los grandes ránkings de jóvenes emprendedores. Su ‘criatura’, Instagram, fue comprada por Facebook por cerca de 1.000 millones de dólares hace ahora dos años. ¿Cuál es su historia?

El repaso de sus orígenes ha sido publicado por Fortune.com en un amplio reportaje.

Los orígenes

De sus orígenes hay que destacar varios aspectos que pueden resultar interesantes. El primero es la influencia de su madre, que trabajaba en el sector de la fotografía y que contaba con un alto perfil tecnológico, y de su primer trabajo, una tienda ‘retro’ de discos de vinilo (algo que le sería útil para construir su aplicación).

El segundo tiene que ver con su espíritu inquieto y emprendedor. Mientras cursaba ingeniería en Standford, trabajó, según relata Fortune, para una startup (donde conoció a los, posteriormente, cofundadores de Twitter) y para Google. Y, además, por si fuera poco no dejaba de crear: se empeñó en construir una mezcla entre Foursquare y Flickr (fotografía compartida socialmente). Era el germen de Instagram.

El empujón

En toda carrera hay un punto de inflexión. Y el suyo es en 2010. Allí logra 250.000 dólares de un inversor de capital riesgo tras impresionarlo en una fiesta, que se suman a otros 250.000 dólares. Era el espaldarazo que necesitaba para el proyecto.

Él caminaba solo. Y he aquí otra clave: se dio cuenta de que necesitaba un cofundador. Con su amigo de Standford, Mike Krieger, dieron el impulso definitivo al proyecto. Pero, ¿cómo? Lo primero: dando un giro definitivo y pivotando. ¿Para qué? Para centrar su producto, la app, en la fotografía (eliminando todo lo superfluo) y ser lo más simples posible.

Le pusieron nombre (porque parecía un ‘telegrama instantáneo’) y tomaron otra decisión interesante… Poner el producto en el mercado de manera rápida. Hacer que los usuarios lo utilizaran y a partir de ahí mejorarlo. Dos horas después del lanzamiento se caen los servidores: en 24 horas, más de 25.000 personas se la descargaron.

A partir de ahí, a volar: en nueve meses, según las cifras aportadas a Fortune, 7 millones de usuarios, entre ellos numerosas ‘celebrities’. Crecer, crecer y crecer hasta el punto de hacer que Zuckerberg, en ese momento con un problema importante en su desarrollo en el móvil de Facebook, pusiera sus ojos en ellos. El resultado fue la compra por cerca de 1.000 millones de dólares.

Dos claves

Esa operación fue vista por muchos usuarios, que conformaban una comunidad muy activa y especial, como un ataque. Creían que el gigante de Zuckerberg iba a romper todo lo construido hasta ahora. Y no ha sido así. Esa es una de las claves señaladas por el joven fundador que explican su éxito posterior.

Entre esas claves, destaca uno: “Keep it simple”. Mantener simple su producto estrella. La otra tiene que ver con ser consecuente y no hacer cambios bruscos, pese a la adquisición por parte de Facebook (incluso, los anuncios, por ahora, no han inundando el timeline de los usuarios). Lo que funciona es mejor no tocarlo.

En esta historia, hay diferencias claras si se analiza desde la perspectiva española. La más importante tiene que ver con el mercado potencial ‘natural’ que un emprendedor tiene al nacer en territorio norteamericano. Pero, salvándolas, puede ser inspiradora.

Henry Ford¿La crisis te está destruyendo, y usted piensa que no va a superar la inestabilidad del mercado financiero?

Entonces descubre la historia de 5 personas que le dieron la vuelta y superaron el fracaso inicial de sus negocios con mucha dedicación y amor a lo que hacían.

No siempre una idea innovadora es sinónimo de éxito, por lo que es preciso persistir hasta conseguir destacar en lo que hace. Incluso los más grandes empresarios de todos los tiempos se enfrentan a crisis – y sólo el genio es capaz de hacer que ella tenga el menor impacto posible a su bolsillo y a su cuenta bancaria. Pero si usted se declara en quiebra, no pienses que todo está perdido! Intente otra vez!

1. Abraham Lincoln

Uno de los más famosos presidentes de la historia de los Estados Unidos en la actualidad dibujo de las monedas de 1 centavo, pero llegó a quedarse sin un centavo en el bolsillo.

Cuando era joven, Lincoln tuvo una tienda en New Salem, Illinois, en 1832. Sólo que, a pesar de saber administrar una nación, él no se dio muy bien en los propios negocios: después de que su socio muerto, ha acumulado una enorme deuda y perdió todo lo que tenía – un caballo y algunos equipos – en un proceso judicial. Él acaba de terminar de pagar todo en 1840, dos décadas antes de convertirse en presidente.

2. Henry Ford

Henry Ford se convirtió en uno de los grandes nombres del transporte mundial, cuando se abarató los costes de fabricación de los coches a la hora de implementar el proceso de creación en serie del automóvil. Sólo que no siempre la vida fue tranquila: antes de crear la Ford, el fundador de la Detroit Automobile Company, que fracasó después de dos años de funcionamiento y a sólo 20 coches fabricados. Afortunadamente, logró establecerse en un tiempo récord y fundó la fábrica de los sueños en 1903.

3. Milton Hershey

¿Sabes esa barra de chocolate que usted tanto ama? Fue creada por un hombre que siempre supo que trabajaría con los dulces, pero se enfrentó a la quiebra aún joven.

Milton Hershey, fue aprendiz en una tienda de dulces hasta fundar la suya propia, en Filadelfia, en 1876. El negocio no funcionó y se quebró seis años después. Después de eso, volvió a su ciudad natal, Lancaster, y fue pionero en el uso de leche fresca para producir caramelo. Con el éxito de la empresa, se vendió por US$ 1 millón para poder dedicarse a lo que más le gustaba: Chocolate con leche. Funcionó!

4. Walt Disney

Uno de los mayores empresarios del entretenimiento de todos los tiempos, también pasó por períodos de turbulencias en la vida. La carrera de Walt Disney en el cine comenzó en 1922, con una sociedad en una empresa en Kansas. Con una cámara usada, creado vídeos publicitarios y cortometrajes, hasta ser engañado por un distribuidor y se enfrentó a la quiebra. En 1928, Disney dio un vuelco al crear el Mickey Mouse y revolucionar las animaciones del séptimo arte.

5. H. J. Heinz

A los 25 años, Heinz fundó una empresa, junto con dos socios, para crear un condimento. Esta fue la primera de las 57 variedades creadas por él, pero no tuvo mucho éxito, tanto que llevó a la empresa a decretar la quiebra. Un año después, Heinz intentó de nuevo trabajar con condimentos y se unió a su hermano y a un primo para montar una nueva empresa, teniendo la salsa de tomate como buque insignia. Esta vez, funcionó, y se puede invertir en diferentes sabores.

cafeSi Eric Favre no se hubiera casado con una italiana, tal vez el mundo no estaría bebiendo Nespresso.

El hombre que concibió hace cuatro décadas las cápsulas de café individuales contó que siempre pensó que se convertiría en inventor pero que fueron sobre todo las burlas de su mujer, Anna-Maria, las que le dieron la idea de revolucionar el consumo de café en casa.

Este ingeniero aeroespacial de formación, Eric Favre entró a trabajar en 1975 en el departamento de envasado de Nestlé para aprender desde dentro el funcionamiento de una multinacional antes de expandir horizontes.

Quería demostrarle a mi esposa que tenía capacidad para hacer el mejor de los expresos“, explicó Eric Favre, de 69 años, durante una visita a sus oficinas en Saint-Barthélemy, una localidad cercana a Lausana, que también albergan un pequeño museo dedicado a su invención.

Viajó entonces a Roma para encontrar el mejor café y visitó el popular Caffe Sant’Eustachio, cuyo “espresso” es citado en las guías como el mejor de la capital italiana. Utilizando a Anna-Maria como “espía”, estudió cómo se prepara la bebida nacional italiana (Además: Triplicar ventas en sus nuevas plazas, una meta de Nespresso).

Favre explica que descubrió que una de las claves de la calidad de ese café residía en el hecho que el barman “bombeaba” el agua caliente por intervalos, y no de forma continua, lo que permite una oxigenación. Así nació la idea de una máquina que prevé una aireación máxima del agua pasando a través de una cápsula individual.

Inicios problemáticos

El inventor desarrolló un prototipo de máquina de café expreso, un ensamblaje de tubos y cilindros que parece salido directamente de “Regreso al futuro”. Pero en Nestlé, el proyecto no suscitó unanimidad. Nescafé, el famoso café instantáneo del grupo, estaba entonces en pleno apogeo y los directivos de Nestlé no vieron la necesidad de invertir en costosas máquinas de café expreso, convencidos de que el soluble seguiría siendo la bebida preferida de los consumidores en sus casas.

El inventor no abandonó por ello su idea. Durante una misión en 1983 en la fábrica Nescafé en Japón, presentó su proyecto al director local, esperando una mejor aceptación que la de sus superiores en Suiza. Nespresso se lanzó finalmente en 1986, con Eric Favre en el cargo de director general. Pero la filial tuvo dificultades y el inventor abandonó Nestlé en 1991.

Desde hace 30 años, la cafetera de cápsulas es una fuente clave de ingresos para el gigante mundial de la alimentación. La empresa ya no proporciona resultados separados para Nespresso pero, según la agencia Bloomberg, sus ventas en 2015 estaban estimadas en 4.500 millones de dólares. Sin embargo, el grupo tiene que hacer frente a varios desafíos: la competencia les arrebata cuotas de mercado y los defensores del medio ambiente denuncian los daños que provocan sus cápsulas. Nespresso duplicó las ventas esperadas.

Mercado ‘canibal’

Tras su marcha de Nestlé, Eric Favre lanzó con éxito varias empresas de cápsulas, entre ellas Monodor, que contienen más café y generan menos desechos. Mientras tanto, la popularidad de Nespresso se ha disparado, pero varias de sus patentes clave vencieron en 2011, lo que supone “una amenaza importante” para su crecimiento futuro, según Virginia Lee, analista de Euromonitor International.

La competencia, que incluye también a los fabricantes de cápsulas compatibles con las máquinas Nespresso, “se desarrolla rápidamente y arrebata cuota de mercado de Nespresso en las cápsulas de café gracias a unos precios menos elevados y a una distribución más amplia”, escribió en un informe publicado este año.

En Europa occidental, por ejemplo, la cuota de mercado de Nestlé en las cápsulas cayó del 41% en 2011 al 37% en 2015, según Euromonitor. Eric Favre lo predijo hace cinco años. Por aquel entonces estimaba que para seguir siendo líder, la empresa tenía que mantener un riguroso nivel de calidad. A pesar de las circunstancias algo desagradables de su salida de Nestlé, el inventor dice estar dispuesto a ayudar a la empresa.

zapatosTony Hsieh, fundador de Zappos, basa su aventura emprendedora en la rentabilidad y la atención al cliente, pero también en la felicidad del empleado. Sus proyectos son auténticos laboratorios para experimentar e innovar sobre la gestión de personas.

Los primeros negocios de Tony Hsieh (Illinois, 1973) no fueron precisamente exitosos: cuando tenía 9 años montó una granja de gusanos en una vasija de barro, con 100 lombrices que alimentaba con yema de huevo. Pero a los 30 días las lombrices escaparon. Más tarde se convirtió en editor. En el instituto, tras probar repartiendo periódicos, creó The Globber, un boletín que tuvo a su peluquero como primer y único anunciante. Pagaba 20 dólares por una página completa, pero la inversión duró lo que la publicación: dos números.

En su libro Delivering Happiness: A Path to Profits, Passion, and Purpouse, Hsieh recuerda que fue probador de videojuegos -una profesión considerada entre las más felices del mundo, algo que más tarde le obsesionaría- para la versión de Lucasfilm de Indiana Jones y la última cruzada, y que trabajó como programador de ordenadores.

Fracasó una vez más en un negocio de protectores dentales y se matriculó en Harvard para estudiar ingeniería informática. No iba demasiado a clase, pero descubrió las oportunidades de una incipiente economía colaborativa con un negocio notable de venta de apuntes.

En sus dos últimos años de universidad consiguió su primer gran éxito como gerente del restaurante Quincy House Grille, en el que comenzó a vender pizzas y descubrió un concepto que guiaría sus futuros negocios: la rentabilidad. Invirtió 2.000 dólares que recuperó en unos meses.

Allí, otro concepto fundamental en su vida como emprendedor -la satisfacción del cliente- le llevó a conocer a Alfred Lin -quien sería con los años el director financiero de Zappos- y a Sanjai Madan, con quien fundó la empresa Internet Marketing Solutions, dedicada a crear sitios web para otras compañías. Más tarde, ambos crearían LinkExchange, un servicio de anuncios publicados de forma automática en los sitios web de los suscriptores.

Venta millonaria

En 1996 Jerry Yang, cofundador de Yahoo!, ofreció 20 millones de dólares por el negocio, pero Hsieh y Madan rechazaron la oferta, aunque aceptaron que la firma de capital riesgo Sequoia invirtiese 3 millones de dólares por una participación del 20% en la empresa.

Finalmente, fue Microsoft quien compró LinkExchange en 1998 por 247 millones de euros. Aprender de los fracasos es otro de los principios fundamentales de Hsieh quien, a pesar de la venta millonaria, consideraba LinkExchange como un error: el fallo estaba en haber construido una cultura corporativa adecuada demasiado tarde, algo que trataría de corregir en Zappos.

Tony Hsieh permaneció en LinkExchange hasta 1999, y fue entonces cuando comenzó la aventura de su éxito de venta online de zapatos, además de desarrollar junto con Alfred Lin su fondo de inversiones Venture Frogs.

Aquel año Hsieh y Lin contactaron con Nick Swinmurn, creador de shoesite.com, quien les convenció de que el 5% de las ventas de zapatos en Estados Unidos se realizaba por catálogo y correo, y que era un negocio de 1.850 millones de euros. De ahí surgió Zappos, un nombre adaptado de la palabra “zapatos”.

En 2002, la empresa facturaba 29,8 millones de euros, y en 2004, 170 millones de euros. Un año más tarde Jeff Bezos, fundador de Amazon, empezó a cortejar a Zappos, aunque no sería hasta 2009 cuando Amazon adquirió la compañía de Hsieh por 1.120 millones de euros.

Un año antes, Tony Hsieh tuvo que pasar por lo que él considera el peor trago de su vida, mucho peor que los peores años de la crisis de las puntocom, que implicaron drásticas reducciones de sueldos: en 2008 se produjo el despido del 8% de la plantilla, un conflicto que hizo temblar los cimientos de la familia Zappos, pero que se afrontó con una estrategia basada en la transparencia: se hicieron públicos los despidos, se incrementó la comunicación interna y eso hizo que Hsieh se vanagloriase de la especial cultura corporativa que había conseguido.

En todo caso, la transacción de Amazon en 2009 se produjo en forma de acciones, de modo que los accionistas de Zappos canjearían sus títulos por los de la compañía de Bezos. Hsieh quería seguir sintiéndose propietario de la empresa y “Amazon permitiría cumplir con la misión de proporcionar y entregar la felicidad al mundo más rápido”.

Rentable, pero mucho más

Para Hsieh sólo el dinero no basta: “Es cuestión de combinar beneficios, pasión y propósito, junto con un modo de vida que brinda felicidad a todos”.

La idea es que no se puede poner el foco sólo en maximizar las ganancias, y así los fundadores de Zappos se centraron en maximizar la experiencia del cliente. A eso lo llamaron la filosofía WOW, que venía a decir que en cada interacción con el cliente, este dijera “Wow”, para fidelizarlo de por vida. Esto hizo además que el boca a oreja se convirtiera en estrategia publicitaria. En vez de invertir en publicidad tradicional, mejorar día a día la experiencia del cliente fue la mejor estrategia de márketing.

Tony hsieh quiere una empresa sin jefes

Cuando los astronautas del Apolo XIII aún seguían en el espacio y las posibilidades de que volvieran con vida eran casi nulas, alguien dijo que aquel iba a ser “el fracaso más exitoso de la historia de la NASA”. Y así fue.

Algo parecido sucedió con holacracia, la utopía-teoría puesta en práctica en su organización por Tony Hsieh para probar la eficacia de la empresa sin jefes, algo que también han probado organizaciones como MorningStar, una compañía de procesado de tomate californiana; GitHub, una firma de software de colaboración; o Valve Corp., dedicada a los videojuegos.

Hay quien piensa que una empresa sin jefes o sin gobierno sólo existe en un mundo ideal en el que todos hacen lo que tienen que hacer sin que nadie se lo diga ni les supervise; y en un entorno en el que las relaciones laborales y personales son casi divinas. Hsieh quiso intentarlo, y para él, y también para Zappos, este sistema de autogestión que valora la experiencia por encima de la autoridad, y que trata de que el peso de liderar equipos no recaiga en el líder sino en cada persona, supuso la huida del 14% de la plantilla, algo que demostró que no todos son inmensamente felices trabajando sin un superior.

Entre otras cosas, el modelo propuesto por Hsieh proporcionaba una comunicación eficaz; reuniones verdaderamente eficientes; resolución sistemática e inmediata de los conflictos; y líneas bien definidas en lo que se refiere a la responsabilidad. Para todo esto se necesita una madurez cultural suficiente dentro de la organización, porque implica llegar a lo que en inglés se conoce como accountability, que es la capacidad de rendir cuentas. En la línea de gestión que le gusta a Hsieh esto supone un alto grado de responsabilidad, ser capaz de asumir los errores propios, y aportar valor.

Al poner en práctica las teorías utópicas, los empleados de Zappos se dieron cuenta de que el nuevo modelo resultaba confuso y requería mucho tiempo de adaptación. En algunos casos supuso hasta cinco horas extra de reuniones por semana. La nueva filosofía de gestión quedó descrita en una Constitución, en la que los problemas se denominaban tensiones y las actualizaciones se ponían en marcha en reuniones tácticas. En los tiempos de la implantación, algunos profesionales dudaban incluso de que con el nuevo modelo fueran a obtener aumentos de salario y no tenían muy claro si avanzarían realmente en sus carreras.

jack maJack Ma hoy tiene 51 años y tiene más de 23 mil millones de dólares. Sin embargo, en el pasado este empresario solo ganaba US$12 al mes como maestro de inglés (aunque era igual de feliz).

Sus logros son casi inconcebibles debido a sus humildes orígenes. En su camino se equivocó más veces (y de formas más espectaculares) que la mayoría de nosotros podríamos soportar.

Aquí hay 7 fracasos en los que Jack Ma, el hombre más rico de China, tuvo que mantener sus ánimos, justo como su héroe, Forrest Gump.

1. No se rindió tras reprobar sus exámenes

Jack Ma no era un buen estudiante. De hecho, casi no pudo entrar a la secundaria.

“Reprobé exámenes clave de primaria dos veces, no pasé exámenes de secundaria tres veces y no fui aceptado a la Universidad en dos ocasiones diferentes…” Auch. Estas son algunas de las cosas que la mayoría de nosotros jamás tuvo que decirle a sus padres.

Pero sorpresivamente, Jack no está solo. En la tradición de otras grandes mentes personajes como Albert Einstein, Winston Churchill y Abraham Lincoln tuvieron grandes dificultades con la escuela antes de transformar el mundo.

2. Sacó 1 de 120 puntos en la sección de matemáticas de su examen de admisión a la universidad

Fallar es una cosa, pero sacar menos del 1% en un examen es otra cosa por completo. Y no fue porque Jack no se hubiera preparado. Hasta el día de hoy, el hombre más rico de China tiene muchas dificultades con las matemáticas a pesar de que su empresa, Alibaba, es una firma tecnológica.

Para citar a Ma: “No soy bueno con los números, nunca estudié administración y hasta la fecha no puedo leer un reporte de contabilidad”.

Resulta que nunca tuvo que ser hábil con las matemáticas para ser multimillonario. Tal vez es más impresionante que en su niñez jamás escuchó la palabra “computadora”.

3. No se detuvo pese haber sido rechazado 10 veces de Harvard

Lo que sorprende no es que haya sido rechazado de Harvard 10 veces, sino que haya hecho el intento tantas veces. Esto nos muestra que Jack Ma es el paradigma de la persistencia. “Lo más importante que debes tener es persistencia”.

Después hizo el examen para Hangzhou Normal University de donde sacó un título en Letras Inglesas.

4. Se mantuvo optimista a pesar de ser negado en 30 trabajos

Después de graduarse de la escuela, Ma trató de encontrar trabajo en 30 lugares diferentes y en todos y cada uno de ellos lo rechazaron.

Incluso trató de ser oficial de policía, pero en la academia simplemente le dijeron “No eres bueno”.

Afortunadamente, justo como en su película favorita Forrest Gump, Jack siguió “corriendo”. “Hoy fue cruel y mañana será más cruel. Pero el día siguiente será hermoso”.

5. Fue el único entrevistado de 24 en ser rechazado de KFC

De una base de 24 candidatos para el restaurante de comida rápida, 23 fueron contratados. Jack Ma fue el único que no fue aceptado. Él se lo atribuye a su baja estatura y falta de “atractivo físico”.

Su esposa, Zhang Ying (quien se casó con él mucho antes de que fuera rico), ama cómo se ve. “Ma Yun no será típicamente atractivo, pero me casé con él porque hace muchas cosas que los hombres guapos no pueden hacer”.

6. No obtuvo inversión en Silicon Valley para fundar Alibaba

Incluso después de fundar la popular página web, Ma sufrió muchos traspiés. La empresa no generó ganancias en los primeros tres años de su vida. Al principio creció demasiado rápido y casi implotó cuando explotó la burbuja puntocom. En un punto, Alibaba estaba a 18 meses de la bancarrota.

“Llamo a Alibaba mis ‘1001 errores’”, dijo en una ocasión el empresario.

7. Le dijo a sus 18 socios en Alibaba que ninguno podría ser ejecutivo

En uno de los peores errores que cualquier CEO puede cometer, Jack Ma le dijo a sus 18 socios (que inyectaron un capital total por US$60,000) que ninguno podría ser más que un mánager pues su plan era contratar especialistas para el consejo directivo.

Esto, él asegura, fue el peor error de su vida. “Lo que aprendí de los días oscuros de Alibaba es que debes hacer que tu equipo tenga valor, innovación y visión”.

Si al principio no triunfas…

Jack Ma es la historia clásica de “La Cenicienta” en los negocios. Pero más que su nivel de riqueza, lo verdaderamente impresionante es su persistencia. Él es prueba de que no hay una serie de fracasos (sin importar lo depresivos que sean) que pueda evitar que alguien logre sus sueños.

Como Jack suele decir: “Siempre tendrás una oportunidad de triunfar si no te rindes. Darse por vencido es la mayor de las derrotas”.

imperioA veces tienes que estar dispuesto a ensuciarte las manos un poco. Esa es una de las primeras lecciones que aprendí en la vida.

Cuando tenía 12 años, trabajaba como lavacoches en la tienda de autos de mi papá. Mis hermanos también trabajaban ahí, echando la mano en lo que se pudiera para mantener a flote el negocio de la familia. En 1983 la industria automotriz de Estados Unidos estaba sufriendo su peor recesión en décadas.

Eran tiempos difíciles y nuestra familia batallaba para llevar comida a la mesa. Entonces mi papá falleció intempestivamente y mi mamá, quien hasta ese momento era un ama de casa, tuvo que salir al frente.

Irma Elder se convirtió en la primera mujer en manejar una concesionaria de Ford en Detroit. El día que empezó a trabajar pasó de ser una madre soltera a ser la mentora de sus hijos.

Los días siguientes no fueron sencillos. Ella pasaba sus días en la tienda y por las noches estudiaba todo lo que podía del negocio de Ford de mano de los ejecutivos de la marca. Al cabo de un tiempo, se convirtió en la dueña de una de las compañías lideradas por mujeres más grandes del país y forjó las bases para que mis hermanos y yo pudiéramos construir nuestros propios negocios.

En los primeros días, mis hermanos y yo aprendimos la mayor lección de nuestras vidas y los secretos para mantener a flote un negocio cuando las circunstancias generales son adversas.

Hoy en día manejamos el Elder Automotive Group, que maneja siete concesionarias en Michigan y Florida y generan cerca de US$350 millones al año al vender algunos de los autos más buscados del mercado. También somos unos de las pocas compañías que son socias de la gigante aseguradora Allstate.

A pesar de las difíciles tormentas económicas que nos han golpeado con los años, hemos superado los obstáculos que todos los emprendedores enfrentan y nuestro negocio familiar ha pasado la prueba del tiempo.

Te dejo algunos de nuestros secretos para mantener un negocio a flote en medio de las crisis.

1. Tener actitud de “sí se puede”

Mi mamá nació en México por lo que siempre tuvo muy en claro la importancia de tener una actitud de “Sí se puede”.

Después de ver cómo mi mamá logró construir su “sueño americano” luego de quedarse viuda, vivo mi vida según estas palabras.

2. Identifica las fortalezas y las debilidades

Pregúntate qué haces realmente bien y cuáles son los mayores obstáculos que enfrentas.

Es indispensable que cualquier director de empresa sepa qué tiene de sobra y qué le falta, así como cuáles son las fortalezas y áreas de oportunidad de su equipo. Una vez que hayas analizado el talento que ya tienes en tu negocio, puedes concentrarte en contratar a las personas que traigan las habilidades que hagan falta.

3. Sopesa las oportunidades nuevas y ofrece productos únicos

En un mercado que está constantemente cambiando, los negocios deben ser capaces de ajustarse para ser exitosos. En la industria automotriz, el internet ha sido un factor muy importante desde hace años. Debes adaptarte y ofrecer a los usuarios el servicio que esperan.

4. Deja de lado las diferencias

Mis hermanos y yo hemos manejado el negocio familiar desde hace 20 años. Tenemos personalidades muy dispares y a veces, nos hemos visto obligados a poner nuestras diferencias de lado para sacar adelante el negocio. Es ese yin y yang lo que hace que una compañía sea tan grande. El negocio debe abrazar las habilidades y diferencias que cada miembro pueda aportar. Solo entonces puedes aspirar a ser realmente exitoso.

5. Comprométete con la comunidad

A nosotros nos enorgullece el trabajo de caridad que hacemos en nuestra comunidad. Cada mes escogemos una iniciativa local a la cual apoyar. También hemos participado con Replay Tampa Bay, una organización que recolecta y rehabilita equipo deportivo para llevar a escuelas más pobres. A nivel nacional también somos parte de las campañas implementadas por Ford y Allstate.

6. Sé fiel a tu marca, a tus empleados y a tu familia

Cuando nuestra madre tuvo que hacerse cargo de la concesionaria en 1983 era la única mujer en tener este tipo de acuerdo con Ford. Aunque estaba segura de que podía manejar el negocio, nadie quería trabajar para una mujer (y nacida en México, además). Más de la mitad de los 92 empleados renunciaron. Los 41 restantes se mostraron fieles a nuestra familia y nos recordaron que el cliente y la satisfacción del empleado deben ser el corazón de todo negocio.

Reibox BlogRecientemente busqué y leí “Twelve Against the Gods” (Doce Contra los Dioses) de William Bolitho, un bestseller que ya no se imprime de 1929 que se hizo escaso tras el respaldo del CEO de Tesla y SpaceX, Elon Musk.

El libro destaca una sucia docena de personajes históricos que se rebelaron contra las convenciones de alguna forma (con resultados ocasionalmente desastrosos). Las interpretaciones de Bolitho de esta galería de personajes pícaros son históricamente problemáticas en partes, pero igual hacen una lectura interesante – una que revela bastante sobre las ideas del autor sobre el éxito y la grandeza.

El mejor capítulo apuntó las luces sobre un joven patricio de la antigua Roma llamado Lucius Sergius Catiline – comúnmente llamado Catiline. En su típica manera exuberante, Bolitho apoda a Catiline “una de las posibilidades más interesantes en la historia del mundo.”

El autor comienza la descripción del personaje con algunas notas sobre el fondo (describiendo a Roma como una ciudad dorada y corrupta, y comparando su trayectoria con la de Estados Unidos). Según Bolitho, para el 2029, estaremos muy parecidos al antiguo imperio. Él llama a Catiline una figura que podría surgir en cualquier siglo -un patricio a punto de ser expulsado de la elite de Roma debido a la ruina financiera.

Catiline tenía también más de unos cuantos esqueletos en su armario, lo que es impresionante, considerando que fue tiempo antes de que los armarios fueran inventados. Había estropeado su mandato como gobernador de África (la provincia romana, no todo el continente); supuestamente asesinó a su cuñado; persiguió viciosamente a rivales durante un golpe; y sedujo a una Virgen Vestal que acababa de convertirse en la cuñada del cónsul Marcus Tullius Cicero… Spoiler Alert: Él volverá a aparecer de nuevo más tarde.

En un momento determinado, ahogado en deudas y sacudiéndose por su lío de vida, Catiline comenzó a trazar una “noche de sangre y fuego” para matar a Cicerón, tomar Roma y abolir toda deuda. Bolitho caracterizó el esquema como “…una siniestra payasada, el simple deleite de seducir a grandes multitudes para morir y matar”.

Sin embargo, la aplastante e insuperable deuda era un problema enorme para muchos romanos. Cualesquiera sean sus motivos (ulteriores, puros o de otro tipo), la causa de Catiline resultó popular entre los pobres y los veteranos en particular.

El plan se desmoronó cuando una mujer patricia llamada Fulvia se dio cuenta de la trama y advirtió a Cicerón de su inminente asesinato. Después de reunir a una serie de conspiradores, Cicerón se presentó en el Senado y se sorprendió de encontrar a Catiline allí también.

Cicerón procedió a pronunciar un “despiadado e inquebrantable” discurso denunciando a Catiline y a la conspiración. Se puso tan mordaz que todos los demás senadores comenzaron a deslizarse lejos de Catiline, hasta que quedó solo en un lado de la habitación. Expuesto, el conspirador huyó de Roma y condujo una batalla apresurada contra las fuerzas de la República. Catiline murió en los combates y la conspiración fue aplastada.

Bolitho describe la aventura del joven aristócrata romano como “una de las más sorprendentes de todas”, ya que no tenía mucho que ganar teniendo en cuenta la improbabilidad del éxito de la trama. Este capítulo ofrece un interesante contrapunto a algunas de las representaciones más positivas y joviales de los aventureros en otras partes del libro.

Catiline detestaba el sistema romano y prometía el cambio, pero carecía del temperamento, de las habilidades de planificación, y de la capacidad para llevar a cabo su idea. Una vez que el complot fue revelado, él se precipitó en una batalla desesperada y sólo logró conseguir que él y muchos de sus seguidores fueran asesinados.

Independientemente de sus verdaderos motivos, Catiline representa el lado más oscuro de la aventura y la innovación. Las ideas nuevas y frescas pueden terminar muy mal, y la ejecución puede ser más importante que las propias ideas.

emprendedorasExisten numerosos casos de mujeres líderes en diversos rubros que destacan por su esfuerzo y el impulso que brindan a sus comunidades.

En el caso de las emprendedoras mexicanas, una reciente encuesta de PayPal reveló que entre los principales motivadores para iniciar un negocio se encuentran el orgullo, la independencia, la calidad de vida y ayudar a sus familias.

Aquí te compartimos cuatro de los muchos casos de éxito de negocios online iniciados por mujeres.

Ante la adversidad, encuentra la oportunidad

Elena Álvarez Morphy tenía un talento: elaboraba cojines artesanales únicos para sus amigos y seres queridos.

El primer producto que dio inicio a su historia de éxito fue un cojín decorativo tejido en telar de marco como regalo para su hermana Male, quien se acababa de casar y se mudó fuera del país.

La distancia que ahora había entre ellas y la enfermedad de su padre, quien fue diagnosticado con Alzheimer, las motivó y unió más que nunca para valorar el potencial de crear una marca propia y decidirse a emprender su negocio. Así surgió Yema Home, con una amplia gama de diseños exclusivos, personalizados y/o de edición limitada en cojines decorativos para despachos de diseño, decoración de interiores y arquitectura, así como para amas de casa y ejecutivos.

Más adelante crearon la división Yema Baby, una línea de accesorios enfocada en la comodidad de la madre y el confort del bebé, con productos como sleeping bags o porta carreolas. Cuando abrieron su tienda por Internet el objetivo principal era extender sus ventas a toda la República Mexicana, pero hoy ya hasta están pensando en hacerlo en Estados Unidos.

Ayudar a otros también inspira

Las fundadoras de Sundar (“hermosa” en sánscrito) comenzaron de cero con sus propios ahorros hace 10 años.

Dieron vida a una bolsa elegante de nylon y asas intercambiables que se vende únicamente por mayoreo. Lo que al inicio era un negocio familiar, hoy cuenta con 25 empleados, y les facilita a las empresarias – las tres son mamás- la flexibilidad para cuidar a sus familias, así como los recursos para dar una fuente de ingresos digna a madres solteras, personas de la tercera edad o con capacidades diferentes, entre otras.

En contraste, pocas dueñas de negocios son proclives a contratar personas menos favorecidas, (11% de acuerdo con un estudio de PayPal de 2014). Sundar ha maximizado el alcance de sus ventas por Internet para llegar a varios estados como San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas, DF, y planea expandirse a nivel internacional al incorporar a Colombia este año.

Se vale un cambio en tu vida, si éste te hace sentir plena

Ella era ejecutiva de una reconocida firma consultora y había cursado un MBA en Stanford. Todo parecía indicar una exitosa trayectoria corporativa, excepto que desde hace algunos años ya tenía la inquietud de crear su propio negocio.

Ana Paula Azuela quería dar el salto al mundo emprendedor, pero a pesar de su impresionante currículum no tenía muy claro en qué sector enfocarse ni por dónde empezar. Así, sin un plan B, decidió renunciar a su empleo y a los pocos meses comenzó la historia de Voy al Doc , el servicio digital que conecta a pacientes con doctores en México.

A los primeros, les permite de manera gratuita encontrar y hacer citas con profesionales de diversas especialidades, precios y ubicaciones. A los médicos, les ayuda a incrementar la demanda y dar a conocer su consultorio entre un mayor número de pacientes cercanos a su localidad, así como a llevar una agenda más organizada y en tiempo real de sus consultas. Éstos pueden suscribirse por una cuota mensual y usar una plataforma digital fácil, rápida y segura para realizar sus pagos en el portal.

El proyecto ha logrado obtener fondos de capital privado en México y Estados Unidos, así como del Instituto Nacional del Emprendedor. En 2014 el portal tuvo más de 1 millón de visitas, y ya son más de 50 mil usuarios y casi 20 mil doctores los que se han registrado. Ana Paula admite que ser empresaria ha sido más retador y agotador que sus anteriores empleos. Sin embargo, se levanta con emoción cada día para trabajar, además de que agradece haber aprendido a ser más intuitiva y humana.

Detecta una necesidad poco atendida

Olivine es una boutique en línea de artículos de belleza. Si bien en esta categoría existe una amplia competencia, Mariana Diez, Elisheva Quiroz y Michelle Meaux detectaron una oportunidad en el segmento de cuidado personal Premium con ingredientes naturales y libres de tóxicos.

Al comienzo, investigaron las mejores marcas y con mayor prestigio del sector, las cuales resultaron ser extranjeras y no se conseguían en territorio nacional. Después, lo más difícil fue convencer a las marcas del potencial del mercado mexicano con estudios y reportes, a fin de que les permitieran comercializarlas a través de su tienda en línea.

Entre sus principales diferenciadores se encuentra el envío gratuito en todo el país dependiendo del valor de la compra y la garantía de seguridad en pagos digitales con el Programa de Protección al Comprador de PayPal. Actualmente tienen un crecimiento aproximado en ventas de 20% cada mes y su ticket promedio de compra es de mil 500 pesos.

jorge perez“En Estados Unidos tenemos un monumento claro de lo que pueden construir los cubanos: se llama Miami”.

Lo dijo el presidente estadounidense Barack Obama durante su histórico viaje a Cuba.

Un homenaje al casi millón de cubanos y descendientes de cubanos que viven en la ciudad estadounidense, y a los que se les atribuye buena parte del dinamismo contemporáneo de la ciudad.

El magnate de la construcción Jorge Pérez es uno de esos cubanos que ha ayudado a dejar una huella fuerte en esa urbe del sur de Florida.

Su firma, Related Group, ha ocupado varias veces el podio de la mayor empresa de propiedad latina en Estados Unidos.

Y él mismo, con una fortuna valorada en más de US$3.000 millones, es uno de los inmigrantes hispanos más prósperos de Estados Unidos.

Pérez le habló a BBC Mundo de cómo su comunidad ha ayudado a convertir a Miami en una capital internacionalmente reconocida.

El perfil de Miami

El empresario ayudó a definir, literalmente, el perfil físico de la ciudad, con su trabajo al frente de un conglomerado especializado en la edificación de torres de apartamentos de lujo.

Se calcula que ha construido 80.000 viviendas en la ciudad y el Wall Street Journal lo llama el “Rey de los Condominios” de Miami.

Durante la crisis financiera de 2008, su imperio inmobiliario parecía tambalearse.

Pero hoy a la empresa le va mejor, y se ha beneficiado del gran interés, especialmente entre extranjeros, por comprar propiedad en Miami.

Qué hay en un nombre

El nombre del magnate está también en la fachada del flamante Museo de Arte de Miami. La institución se llama oficialmente “Museo de Arte Jorge M. Pérez”, luego que el empresario donara US$40 millones para su construcción.

Muchos en la dirigencia tradicional de Miami se quejaron cuando se anunció que el museo llevaría su nombre. No les parecía apropiado.

Pero Pérez se defiende.

“En Estados Unidos cuando ves museos y otros edificios cívicos, ves el nombre Rockefeller, Carnegie o Guggenheim, pero nunca ves el nombre Pérez, o Rodríguez”, le dice a BBC Mundo.

“Era muy importante para mi, personalmente y como representante de la comunidad hispana, que nosotros empezáramos a tener nuestros nombres en las fachadas de esas importantes instituciones cívicas. Eso quiere decir que estamos realmente volviéndonos parte de esta sociedad”, agrega.

Un sitio desolado

Pérez no tiene duda del papel que los cubanos han jugado en la prosperidad de su ciudad adoptiva a partir de la década de 1960, cuando empezaron a llegar tras de la Revolución castrista.

“Miami era un sitio más bien desolado en ese entonces, con una economía basada en el turismo. Los cubanos fueron los pequeños empresarios que impulsaron el crecimiento de la ciudad”.

“Antes de 1960, Miami era un sitio suburbano donde venían los jubilados a pasar los últimos años de su vida. Gracias a la migración cubana, en buena parte, Miami se volvió una gran ciudad y se está convirtiendo en uno de los centros urbanos más destacados del mundo”.

“Nos recordarán en la historia por nuestra gran contribución a hacer de ésta una gran ciudad”, puntualiza.

Fortuna

Jorge Pérez habla con un ligero acento colombiano.

Nacido en 1949 en Argentina de padres cubanos, en su juventud pasó varios años en Bogotá, adonde emigraron sus padres luego de la revolución de Fidel Castro.

Llegó a Miami en 1968, inicialmente para estudiar en la universidad. En 1976 empezó a trabajar en el departamento de planeación del gobierno de la ciudad.

Luego probó fortuna construyendo viviendas de bajos ingresos en la Pequeña Habana y otros barrios de clase trabajadora de Miami.

Y de ahí pasó a las grandes ligas. En 1979 fundó la firma Related Group.

La revista estadounidense Forbes calcula su fortuna a mediados de 2016 en US$3.400 millones.

Está entre los 500 hombres más ricos del mundo.

Pérez ha dicho a los medios que le gustaría que el embargo estadounidense sobre Cuba se levante, lo que, asegura, ayudaría a convertir a La Habana en una meca internacional de la propiedad raíz.

Por el momento, sin embargo, el rey de los condominios sigue edificando las torres que se han convertido en uno de los símbolos de una ciudad que algunos califican de superficial, pero que muchos otros la ven como la encarnación misma del Sueño Americano.

puma y adidasHay quienes aseguran que no existe un amor igual al que dos hermanos pueden expresar.

Sin embargo, los hermanos alemanes Adolf y Rudolf Dassler protagonizaron una lucha encarnizada y sin cuartel debido a la gran competencia que sentían para llevar sus marcas, Puma y Adidas, a la cumbre.

La periodista holandesa Barbara Smit en el libro “Sneaker Wars” descubre el origen de dos de las enseñas más importantes de la industria del calzado deportivo.

Corría el año de 1926 cuando los hermanos Adolf y Rudolf Dassler confeccionaban zapatillas y pantuflas en su fábrica llamada “Gerbüder Dassler Schuhfabrik”. Aunque sus zapatos no tenían marca, la calidad de los productos de los hermanos llegó a oídos de Josef Waitzer, entrenador del equipo alemán de atletismo.

Los hermanos se complementaban muy bien: Adolf -cuyo apodo era Adi- era el artista introvertido, mientras que Rudolf era un experto en las relaciones públicas. Gracias a esto, la pareja no tardó en colocar sus productos en la villa olímpica de los Juegos de Berlín de 1936. Su negocio se vio fortalecido con la instauración del nazismo en Alemania, pues se veía al deporte como un método ideal para alcanzar la tan deseada “perfección aria”.

La Segunda Guerra Mundial enfrentó las ideologías de los hermanos ya que por órdenes de Hitler, la fábrica de los Dassler se convirtió en un taller de repuestos de tanques y lanzamisiles. Mientras que Adi se resistió a unirse al ejército, Rudolf decidió defender la causa nazi con las tropas de Sajonia. Desde ahí, escribió una carta a su hermano en la que le advertía que pediría el cierre de la fábrica para que pudiera portar un arma.

Al final de la guerra, y tras un juicio por parte de los Aliados para analizar su nivel de apego a la ideología nazi, Adi pudo retener el control de su empresa. Por su parte, Rudolf tuvo que mudarse a otra parte del pueblo con su familia para abrir una fábrica pequeña luego de ser denunciado por su propio hermano como simpatizante de Hitler.

La mitad de los trabajadores, los vendedores, se fueron con Rudolf, mientras que la otra mitad, los diseñadores, se quedó en la fábrica de Adi. De este cisma nacieron dos grandes marcas: Puma fundada en 1948 por Rudolf y Adidas, nacida de la mano de Adi en 1949.

Desde ese momento ambas marcas se enfrentarían en todo momento.

La primera victoria de esta batalla se la llevó Adi en el Mundial de Suiza de 1954. Rudolf había menospreciado al entrenador alemán Sepp Herberger, por lo que Adidas se adjudicó el contrato para hacer tacos ajustables para el equipo nacional, diseñados especialmente para evitar resbalones en caso de lluvia. Durante el partido contra la selección húngara una tormenta probó la eficacia de los tenis y llevó a la victoria germana 3-2 sobre los magiares.

La rivalidad continuó con los hijos de los hermanos. Horst, el hijo mayor de Adi y heredero de Adidas, se las ingenió para bloquear cargamentos de Puma y para vender exclusivamente sus zapatos en la Villa Olímpica en México 68.

Por otro lado, Armin, hijo de Rudolf Dassler, se hizo un gran nombre cuando un muchacho brasileño conocido como Pelé usó uno de sus modelos en el Mundial de México 70.

El 6 de septiembre de 1976 falleció Rudolf Dassler. El odio entre las familias era tan grande que Adidas publicó una nota diciendo “Por razones de piedad humana, la familia Adolf Dassler no hará comentario alguno sobre la muerte de Rudolf Dassler”.

Cuatro años después, Adi falleció y su tumba fue colocada lo más lejos posible de la de su hermano. Para 1990, su compañía Adidas ya le pertenecía al empresario francés Bernard Tapie y dos años después se declaró en quiebra. Tiempo después, Puma fue comprado por PPR, una multinacional francesa. Ambas marcas serían relanzadas después para las nuevas generaciones y se convertirían en símbolo de deporte y fidelidad de marca.

Irónicamente, el único miembro de la familia Dassler que sigue involucrado con las marcas es Frank Dassler, nieto del fundador de Puma… y que hoy trabaja para Adidas.

leccionUn hombre que formaba parte de un equipo, sin ningún aviso dejó de participar en sus actividades.

Después de algunas semanas, una noche muy fría el líder de aquel grupo decidió visitarlo.

Encontró al hombre en casa, solo, sentado frente a una chimenea donde ardía un fuego brillante y acogedor.

Adivinando la razón de la visita, el hombre dio la bienvenida al líder, lo condujo a una silla grande cerca de la chimenea y se quedó quieto, esperando una pregunta. Se hizo un grave silencio. Los dos hombres sólo contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que crepitaban.

Al cabo de algunos minutos el líder, sin decir palabra, examinó las brasas que se formaban y cuidadosamente seleccionó una de ellas, la más incandescente de todas, retirándola a un lado del brasero con unas tenazas. Volvió entonces a sentarse, permaneciendo silencioso e inmóvil.

El anfitrión prestaba atención a todo, fascinado pero inquieto. Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que sólo hubo un brillo momentáneo y el fuego se apagó repentinamente. En poco tiempo, lo que era una muestra de luz y de calor, no era más que un negro, frío y muerto pedazo de carbón recubierto por una leve capa de ceniza.

Muy pocas palabras habían sido dichas desde el ritual saludo entre los dos compañeros.

El líder, antes de prepararse para salir, con las tenazas blandió el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en medio del fuego. De inmediato se volvió a encender, alimentado por la luz y el calor de las brasas ardientes que lo rodeaban.

Cuando el dirigente alcanzó la puerta para irse, el anfitrión lo tomó del hombro, lo miró a los ojos y le dijo: Gracias por tu visita y por tu lindísima lección. Volveré a ser parte del equipo. Buenas noches.

¿Por qué pierden fuerza los equipos?

Muy simple: porque cada miembro que se retira le quita fuego y calor al resto.

A los miembros de un equipo vale recordarles que ellos forman parte de la llama y que lejos del equipo pierden brillo.

A los líderes vale recordarles que deberían intentar mantener encendida la llama de cada uno de los miembros y promover la unión entre todos ellos, para que el fuego sea realmente fuerte, eficaz y duradero.

fundadoraHace 17 años, la creatividad de una mujer y de su equipo de trabajo permitió publicar contenido en internet sin necesidad de tener conocimientos técnicos en códigos HTML. Así se abrió la oportunidad de que cualquier persona pudiera tener su propia página gratuita y se revolucionó internet.

Esa mujer fue Meg Hourihan, la estadounidense creadora de Blogger.com y cofundadora de Pyra Labs, que luego fue vendida a Google y pasó a la historia como el emprendimiento tecnológico que acuñó una palabra muy común hoy: blog.

El diario La República conversó con esta mujer que fue parte en 2003 de la exclusiva lista de 100 principales innovadores del mundo con menos de 35 años del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

Hourihan, hoy consultora independiente, respondió sobre claves para emprendimientos digitales y sobre una plataforma que revolucionó la edición de textos en la red, a propósito de su visita a Colombia para dar una conferencia en un evento de networking (relacionamiento) empresarial de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad del Rosario.

¿Qué consejos daría a nuevos emprendedores que busquen innovar?

“El primero es tener una idea clara y novedosa. Y el segundo es que no es suficiente con tener la idea; es necesario saber cómo se va a ejecutar y, sobre todo, cómo financiará la primera parte del proyecto. Se pueden encontrar amigos con los que se pueda trabajar e intentar sacar adelante una iniciativa que sea atractiva y luego conseguir más inversión”.

¿Cómo surgió la idea de crear Blogger.com?

“Decidimos crear Blogger casi por accidente. Teníamos otro producto que habíamos desarrollado en que había un software que usábamos para crear nuestros propios sitios de internet y pensamos que si lo dejábamos conocer a otros les sería también útil”.

¿Cuál fue la necesidad social que Blogger.com buscó suplir?

“El problema que estábamos resolviendo surgió desde la necesidad técnica, pues en ese tiempo alguien que quisiera publicar y producir contenido en la web debía tener habilidades técnicas de código HTML. Lo que quisimos hacer con Blogger.com fue eliminar esa barrera y darle la posibilidad a cualquier persona de poder tener su propia página web”.

¿Qué funcionó y qué no en el equipo que creó Blogger y qué enseñanzas le dejó esa experiencia?

“Creo que funcionó crear un ambiente en donde todos se sentían conformes, pues las ideas se valoraban y respetaban, así mismo, que todos estaban motivados. 17 años después creo que es importante mencionar que en los tiempos difíciles, quienes toman las decisiones deben saber elegir a las personas que van a enfrentar esos tiempos para poder ver dónde y cómo serán tomadas las determinaciones”.

¿Cómo ha evolucionado Blogger.com desde su creación?

“El lanzamiento fue realmente muy simple. Al principio solo había la posibilidad de escribir y publicar textos dándole clic a un botón. Después agregamos una herramienta (blogspot) para que cualquiera pudiera tener su propia página web. Y bueno, 17 años después, la plataforma permite agregar imágenes, vídeos y millones la usan”.

Google compró a blogger.com

Pyra Labs obtenía hasta 2003 sus ingresos de las cuentas Blogger Pro, con mayores prestaciones, así como de los banners que ubicaba en el Blogspot, el servicio gratuito. Pero esto no fue lo que llamó la atención de Google, cuando decidió comprar a Blogger.com. Le atrajo la sencillez de la aplicación web, las facilidades para el usuario, que no tuviera publicidad intrusiva: “fue una decisión positiva porque al estar con Google, Blogger.com iba a ser vista como una plataforma segura. Además, con los recursos económicos y de ingeniería de esta gran compañía se podía prever un buen futuro, como ocurrió”.

deseosA las afueras del Universo había una pequeña tiendita.

Hace tiempo que no tenía ni letrero y su dueño no quería ponerle otro porque todos los que vivían cerca sabían muy bien que era ahí donde se vendían los deseos.

El surtido era muy variado, prácticamente todo podía comprarse allí: enormes yates, casas, una pareja, el puesto de vice-presidente de una corporación, dinero, hijos, el trabajo soñado, un buen cuerpo, la victoria en un concurso, grandes automóviles, poder, éxito y muchas cosas más. Lo único que no se vendía allí eran la vida y la muerte, eso era tarea de la oficina principal que se ubicaba en otra galaxia.

Lo primero que hacía cada uno de los que llegaba a la tienda (porque hay quienes ni siquiera iban a la tienda, y se quedaban en su casa cruzados de brazos cuidando su deseo) era preguntar el precio de su deseo.

Los precios eran todos diferentes. Por ejemplo, el trabajo soñado costaba el renunciar a la estabilidad, y predictibilidad, requería estar listo a planear y estructurar la vida por cuenta propia, usar la seguridad en sí mismo, tener confianza en las propias fuerzas y el permitirse trabajar donde dictase el corazón y no donde la sociedad ordenara.

El precio del poder, por su parte, era un poco más alto: había que renunciar a algunas de sus convicciones, saber encontrarle una explicación racional a todo, saber aplacar a los demás y valorarse a sí mismo (y hacerlo casi sin escatimar), darse la oportunidad de decir “yo“, hablar de sí sin importar si los demás estaban o no de acuerdo con eso.

Algunos de los precios parecían extraños, el matrimonio podía obtenerse casi sin dar nada a cambio, pero tener una vida feliz era muy caro: hacían parte de su precio el tomar para sí la responsabilidad de la propia felicidad, la capacidad de disfrutar la vida, el conocer lo que se quiere, el negarse a gustarle a todos, la capacidad de valorar lo que se tiene, el permitirse ser feliz, el ser consciente del valor propio, el negarse a ser la víctima, el riesgo de perder algunos amigos y conocidos, y la firme determinación de amar.

No todos los que llegaban a la tienda venían listos para comprar un deseo al instante. Algunos se decepcionaban y se marchaban luego de ver el precio de su deseo. Otros pasaban largo tiempo pensando, contando de nuevo lo que tenían y analizando de dónde sacar lo que les hacía falta. Otros empezaban a quejarse por lo alto de los precios, pedían descuentos o preguntaban cuándo serían las promociones.

Había otros que traían todos sus ahorros y recibían a cambio su deseo tan anhelado envuelto en un lindo papel de regalo dorado. Con cierta frecuencia también aparecían aquellos que recibían sus deseos sin pagar nada porque eran amigos del dueño, los demás los miraban con envidia y recelo.

Cuando le preguntaban al dueño de la tienda si no temía ganarse muchos enemigos o quedarse sin clientes él negó con la cabeza y respondió que siempre habría valientes dispuestos a arriesgarse, cambiar su vida, renunciar a tener una existencia predecible y común, aquellos capaces de creer en sí mismos, con la fuerza y los medios para pagar el precio de la realización de sus deseos.

Una cosa que también recuerdo es que en la puerta de la tienda durante cientos de años estuvo colgado un aviso que decía” Si tu deseo no se ha cumplido es porque aún no lo has pagado”.

historiasEl libro ‘Historias de Negocios Altamente Inspiradoras’, del periodista y empresario antioqueño Juan Carlos Yepes, ha tenido una acogida importante en el gremio empresarial del país.

La idea de escribir el libro Historias de Negocios Altamente Inspiradoras le surgió al periodista Juan Carlos Yepes tras entrevistar a más de 3.000 empresarios, emprendedores, coach y conferencistas para su programa de televisión Negocios, que se emite en Telemedellín.

Pero además, tiene un canal en Youtube con más de 5,5 millones de reproducciones y más de 23 mil suscriptores (www.youtube.com/negociosentm) en toda hispanoamérica.

“La esencia de cada entrevista es captar esos momentos de inspiración y compartirlos con los televidentes para que les sirva para ser mejores cada día, con mucha felicidad y éxito en el mundo de los negocios”, dice Yepes.

Mago Naúl, pasó de vender limones a ser vendedor de ilusiones

De una familia en la pobreza extrema, Naúl Restrepo se convirtió en un enamorado de la magia el día en que un ilusionista llegó a su pueblo y en el espectáculo hizo aparecer un billete. Tenía 9 años y vio que con la magia se podía divertir y hacer dinero.

Lo logró. Hoy tiene un buen nivel de vida y una gran reputación en el mundo del ilusionismo empresarial en Latinoamérica.

Con semejante ascenso tan rápido, a Naúl se le empezó a subir el ego más de la cuenta, como él mismo lo reconoce.
Por eso fue fundamental su encuentro con su colega el mago Landerson, de Cali, quien llegó preguntando por él. “Le hice un juego de magia y Landerson me dijo que yo era muy bueno, pero agregó una frase que me marcó toda mi vida.

Me dijo que “entre más humilde fuera más grande sería“, anota. Y después de ese consejo le dio un regalo adicional, le recomendó ‘El Sendero del Mago’, de Chopra. Naúl salió a buscarlo convencido de que encontraría los juegos de magia más sorprendentes e impactantes.

Pero, encontró una magia muy diferente a la que esperaba, más enriquecedora y transformadora: la magia del corazón, la enseñanza de que antes que ser un buen artista es mucho más importante y trascendental ser una buena persona.

‘Dormimos en almohada de plumas’, así definen la ética en suramericana

Hay una frase que fue acuñada por Jorge Molina, cuando fue presidente de Suramericana.

Esta sigue siendo recordada en diferentes juntas y reuniones de todos los niveles porque define una filosofía que ha trascendido por años: “En esta compañía dormimos en almohada de plumas”.

Gonzalo Alberto Pérez, actual presidente de Suramerican, explica así la frase: “Lo que quería decir este inspirador directivo es que la conciencia nuestra siempre está absolutamente tranquila, lo que garantiza un sueño placentero, el mismo que proporciona una deliciosa almohada de plumas.

Es la analogía de la suavidad y liviandad de una conciencia limpia, sin remordimientos causados por decisiones inmorales. “Llevo más de 30 años de empleado de Suramericana y puedo decir que mi labor acá no me ha quitado el sueño.

Obviamente hay temas de mucha responsabilidad, también momentos más o menos difíciles, la verdad nunca muy difíciles”, dice.

Añade que siente que han sido afortunados en la compañía, porque nunca han tenido algo que les quite el sueño.

“Cuando a uno le dicen en esta compañía: ‘Dormimos en almohada de plumas’, el gran significado que yo le veo es que no necesariamente vamos a ser siempre los más inteligentes, o los más acertados; puede que algunas veces seamos impropios, desde el punto de vista del lenguaje, pero tenemos la tranquilidad de que nunca seremos impropios desde el punto de vista ético en nuestro actuar corporativo”, dice el funcionario.

Transparencia, respeto, responsabilidad y equidad son los cuatro principios del crecimiento de la empresa.

‘Señora Choucair, por favor constituya su propia empresa’

“¿Sabes cuál es mi sueño? Que alguien en el futuro diga que quiere tener una empresa como Choucair Testing, porque se trata de una compañía que es querida, porque logró ayudarles a solucionar problemas y a mejorar y optimizar sus procesos a otras empresas y a muchas personas. Mejor dicho, que sea un ejemplo, porque mi interés es generar bienestar a la sociedad”.

Quien así habla es María Clara Choucair, la mujer que forjó la industria de pruebas de software en el país, a partir de su propia empresa: Choucair Testing.

La historia de su compañía empezó cuando Orbitel, empresa para la que trabajaba, le dijo en una ocasión que para seguirla contratando debía constituir una empresa propia.

Obediente hizo los trámites, que la conducirían a ser una empresaria.

Recuerda que el peor enemigo de la compañía era ella misma, por su temperamento.

Hoy reconoce que fue un error y cada día trata de ser mejor persona y de entender cada situación que sucede, “evitando en lo posible afectar negativamente el clima de mi organización. Choucair me ha hecho una mejor persona”, dice.

El día que Juan José mejía conoció a Dan Bricklin

“Me gustaría saber en qué equipo trabaja usted, Mr. Bricklin”. Y el genio del software le respondió: “Mi máquina es una IBM, con lenguaje Pascal”.

Mejía conoció a Dan Bricklin, el creador de Visi-Calc, la primera aplicación de hoja de cálculo del planeta disponible para computadores personales, en una feria de tecnología en Los Ángeles, California. Era mediodía. Al término de una de las jornadas se dirigió al bufé del recinto ferial en busca de su almuerzo y localizó una mesa en la que había un puesto libre para sentarse.

Extrovertido como ha sido siempre, empezó a conversar con el señor que estaba sentado a su lado y cuál no sería su sorpresa al descubrir que se trataba de un personaje eminente del mundo de la informática mundial.

En el viaje de regreso a la ciudad, Mejía no hacía sino otra cosa que pensar en la respuesta de Bricklin y se decía: “Yo, ingeniero, trabajo en Medellín, en un computador exactamente igual, una IBM, con lenguaje Pascal ¿qué diferencia hay entre míster Bricklin y yo? Pues ninguna.”

Fruto de esa reflexión, que lo libró de limitaciones, hoy Mejía posee y gerencia la firma Ilimitada, una compañía de software que desarrolla programas en Colombia y exporta tecnología a otros países.

A Mejía la vida le dio un giro de 180 grados el día en que conoció a Dan Bricklin.

Reibox BlogTres mujeres muy fuertes (mi madre, mi abuela materna, y Melinda) merecen gran crédito (o culpa, supongo) por ayudarme a ser el hombre que soy hoy en día. Pero Blanche Caffiere, una muy amable maestra y bibliotecaria de la que nunca escribí antes, también tuvo una gran influencia en mí.

La señorita Caffiere (se pronuncia “kaff-ee-AIR”) murió en 2006, poco después de alcanzar su cumpleaños número 100. Antes de morir, tuve la oportunidad de darle las gracias por el importante papel que jugó en mi vida, avivar mi pasión por el aprendizaje en un momento en el que fácilmente podría haber sido desactivado por la escuela.

Cuando conocí a la señorita Caffiere, era la elegante y atractiva bibliotecaria de la escuela primaria View Ridge en Seattle, y yo era un tímido niño de cuarto grado. Estaba tratando desesperadamente de pasar desapercibido, porque tenía algunos grandes déficits, como escribir atrozmente (ahora los expertos lo llaman disgrafía) y un escritorio cómicamente desordenado. Y estaba tratando de ocultar el hecho de que me gustaba leer, algo que era genial para las niñas, pero no para los niños.

La señorita Caffiere me tomó bajo su ala, y ayudó a estar bien conmigo mismo con ser un niño desordenado y nerd, que leía un montón de libros.

Ella me sacó de mi caparazón al compartir su amor por los libros. Empezó haciéndome preguntas como, “¿Qué te gustaría leer?” Y “¿Qué te interesa?” Y entonces encontraba para mí una gran cantidad de libros; libros que eran más complejos y desafiantes que los libros de ciencia ficción de Tom Swift Jr. que estaba leyendo en ese momento.

Por ejemplo, me dio las grandes biografías que ella había leído. Una vez que las leía, se hacía el tiempo para hablar conmigo. “¿Te gustó?”, preguntaba. “¿Por qué? ¿Qué aprendiste?” Ella genuinamente escuchó lo que tenía para decir. Gracias a esas conversaciones sobre los libros de la biblioteca y en el aula nos hicimos buenos amigos.

Los maestros generalmente no quieren cargar a sus estudiantes con lecturas adicionales más allá de la tarea que les han asignado. Pero aprendí de la señorita Caffiere que mis profesores tenían mucho más conocimiento para compartir. Sólo tenía que preguntar. A través de la escuela secundaria y más allá, solía preguntarle a mis maestros sobre los libros que les gustaba, leía esos libros cuando tenía algo de tiempo libre, y les daba mis opiniones.

Mirando atrás ahora, no hay dudas de que mi tiempo con la señorita Caffiere ayudaron a iniciar mi interés por las bibliotecas (el primer esfuerzo a gran escala de Melinda y mío en filantropía) y mi enfoque por ayudar a todos los niños en Estados Unidos a obtener los beneficios de los grandes maestros.

A menudo digo que el comienzo de nuestra fundación fue por un artículo acerca de cómo los niños de los países pobres morían por enfermedades que habíamos eliminado desde hace ya mucho tiempo en EE.UU. Pero debo darle algo de crédito también a la dedicada bibliotecaria y maestra que me ayudó a descubrir mis puntos fuertes cuando tenía nueve años de edad.

Es remarcable la cantidad de energía que una buena persona puede tener en la conformación de la vida de un niño.

 

 

 

Subir »
FB