Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Hazlo o no lo hagas. Pero nunca lo intentes

Publicado en Interés General | 20 de febrero, 2012

HazloPor Jaime Bacás

“No existe el intentar, sólo el hacer”.

Intentar es una construcción de tu mente. Cuando te dices a ti mismo voy a intentar algo, el mensaje real que estás enviando a tu intención es negativo porque lleva embebido el potencial de fracaso o, en el mejor de los casos, un éxito limitado.

Por el contrario, cuando te dices voy a hacer algo, estás estableciendo desde ese mismo momento el éxito de esa acción en tu intención.

Cuando utilizas tu escucha de forma efectiva, escuchando no sólo las palabras sino también el propósito que encierran esas palabras, te escuchas a ti mismo – y a otros – diciendo, por ejemplo, “intentaré ser un jefe mejor” o “intentaré entregarte el informe mañana”, lo que realmente estás estableciendo son estándares de conducta y de ejecución que incluyen dudas reales de que puedas conseguirlo. Existe una predeterminación de autoderrota.

La forma en la que hablas es relevante. El lenguaje es, justamente, el canal que expresa tus intenciones. Cuando cambias la forma en la que hablas, cambias tus creencias y, por tanto, tu consciencia de lo que haces y abres nuevas posibilidades que antes no permitías existir. Intentar limita tu potencial y hacer lo amplía.

Cuando reflexionas más profundamente en la razón por la que utilizas intentar, te encuentras casi siempre con los conceptos de riesgo y miedo. ¿Qué pasaría si no lo consiguiese? ¿Qué pensarán de mí? ¿Qué pensaré yo de mí?

Intentaré es un recurso que te permite no comprometerte realmente. De hecho es la excusa (que no explicación) que entregas al otro cuando no entregas el resultado: “lo he intentado… pero no ha sido posible”.

Podrías elegir decir NO más a menudo, cuando no estés en condiciones de comprometerte con un “lo haré”.  ¿Te parece una buena estrategia “programarte”  o acostumbrarte a “intentar y no conseguir”? ¿Quieres seguir usando frases como “lo importante es participar”? ¿Cuándo te dices, o dices a otros, que te consideras una persona comprometida, qué significado concreto le das a esas palabras?

Ejercicio

Escoge, hoy, un momento para reflexionar. Busca y encuentra tus “intentares”. Elige uno que esté conectado con algo que de veras te importa y… cámbialo por un poderoso “voy a hacer”. El ejercicio es más potente si, en lugar de decirlo mentalmente, lo dices en voz alta.

Puede que sientas un poco o mucho vértigo; si así fuera recuerda que ésa es una gran señal: el asunto realmente merece tu esfuerzo y esa señal ha sido producida por el sistema de detección de tu zona de confort, que te indica que estás fuera de ella, es decir, en tu zona de crecimiento o desarrollo. Lo mejor que puedes hacer es seguir adelante, enfréntate al posible miedo que te frena y ponle nombre. Escríbelo, no vale con nombrarlo mentalmente.

Decide si quieres quedarte con tu miedo y renunciar al “voy a hacer” o enfrentarte a él “haciendo y consiguiendo”. Cuando “consigas” descubrirás que, además, existe un premio gordo: tu poder personal ha crecido.

“Cuando crees y piensas “yo puedo”, activas tu motivación, compromiso, confianza, concentración y entusiasmo – todo ello relacionado directamente con el logro”. – Dr. Jerry Linch

Autor Jaime Bacás para Senderos de Productividad

Fuente: http://jcvalda.wordpress.com/2011/11/16/deja-de-intentar-y-empieza-a-conseguir/

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 20/02/2012 - Rita Tonelli:

    Hola Jaime: ¡Felicitaciones por tu artículo! Coincido plenamente y quiero rescatar la frase que más me impactó y que espero impacte a muchos porque esto es un verdadero riesgo: “el mensaje real que estás enviando a tu intención es negativo porque lleva embebido el potencial de fracaso”. Creo que se nos pasa en transparencia que estamos pensando en la posibilidad de fracasar, con ella. Asimismo, estoy de acuerdo con la falta de compromiso que “intentar” implica. Aprovecharía para usar “construcción mental” para agregar que todo es una, por lo tanto podemos construir mentalmente: “Lo haré” o “Lo hago”. Otro punto importante: el lenguaje no es inocente, sino constructor de nuestras realidades. Un placer leerte.

Subir »
FB