Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Fatiga Decisional

Publicado en Interés General | 29 de octubre, 2012

DecisionesPor Jean Pierre Rodríguez Guzmán

A medida que la etapa política está llegando a su punto más álgido, hemos estado leyendo mucho sobre los diferentes candidatos que ya hacen sentir su presencia. Quiero establecer antes que nada que este post es de alguna preferencia política; vi una entreviste de Guillermo Lasso, otro de del actual presidente Rafael Correa, he visto varias propagandas y vídeos del relecto Hugo Chavez, y quien no ha escuchado de la actual disputa política entre Obama y Romney, y así de muchos más que realmente me han hecho pensar.

No importa cuanto sea el camino que hayas recorrido, creo que cada uno tiene que admitir que el ser Presidente no es un trabajo fácil. Y me refiero a las decisiones importantes deben hacerse todos los días, a menudo, sin la totalidad de la información, que afectará a miles (realmente millones) de personas.

En si hablo acerca de la presión. Mientras que la mayoría de nosotros no tenemos que tomar las decisiones que podrían enviar “Soldados a la batalla” o afectar a la economía de nuestro país, todos tenemos que tomar decisiones importantes sobre una base diaria. Tal vez tenemos que decidir en el siguiente producto o servicio para el lanzamiento de nuestro negocio, o si debe refinanciar nuestra casa o cualquier bien a nuestro nombre, o qué oferta de trabajo aceptar, o que cual es el mejor tema para el proyecto de la clase con la profesora gruñona, o si darle limosna o no a ese chico de la calle con su grupo de compinches, ¿Comida dietética o una parrillada? ¿Café caliente o café helado? ¿A color o blanco y negro? Y muchas más de las pequeñas decisiones importantes con las que nos topamos día a día.

Hace un par de días me tope con un problema en mi carro en la parte del aire acondicionado, no sabía donde realmente solucionarlo, en un lugar confiable, seguro, que tenga una buena impresión, que sea accesible el precio. Pero ahora, ¿Qué sucede cuando no sólo tengo que decidir sobre arreglar o no el aire acondicionado? Cuál es la tarjeta de crédito para ponerla a pagar, que música para escuchar en el carro mientras voy, que caminos son lo que tengo que seguir para evitar el tráfico, cuánto tiempo me demoraré, que voy a hacer en el tiempo de espera, etc. Pues resulta que, siendo bombardeados con las decisiones (grandes o pequeños) pueden tener consecuencias importantes en nuestras vidas.

Los científicos están aprendiendo que nuestra capacidad de tomar decisiones funciona igual que cualquier otro músculo de nuestro cuerpo. Se cansa.

No hay un nombre científico todavía. Pero yo puedo decir que se llama “Fatiga decisional”.

Hace un par de meses, uno de mis mejores amigos le declaró su amor a una chica, y yo estaba hablando con él y su nueva novia sobre como llevaban este proceso de estar todos lo días juntos, a veces no, a veces si. (Tienen una relación espectacular, pero vaya que tienen unos días largos) El número de decisiones que tiene que hacer en la planificación para que esta relación funcione son interminables, tiene que decidir sobre como se van a ver, que harán, el día, la hora, las flores especiales para la novia, que harán cuando cumplan el primer año, y así sucesivamente hay un millón de decisiones cortas que tomar.

Mi amigo me confesó que a veces es demasiado cansado como para tomar estas decisiones, entonces él pide a su novia si ella podría elegir para él, porque él acaba de coger algo mal o aparentemente al azar. Esta es la “Fatiga decisional” y cuando esto sucede en nuestras vidas (al igual que con mi amigo) nos pasan una de dos cosas: nos dimos por vencido con consecuencia de hacer las cosas mal y pasamos la responsabilidad de la toma de decisiones a otra persona. Incluso los mejores tomadores de decisiones en el mundo sufren de esto. No puede realmente importar el gran esquema de las cosas, si tu regalo de fin de mes fue un ramo de flores de 5 pisos o fue un osito de peluche, al final hay decisiones que tomamos que sí importan. Al igual que cuando nos queramos comprometer con una persona, por ejemplo, es muy importante y es de vital importancia que no estemos emocionalmente y mentalmente fatigados cuando tenemos que hacer estas decisiones.

En un reciente caso que leí en un diario de mi ciudad, el tema era indirectamente (porque solo contaron la historia) sobre la “Fatiga decisional”. Miren les cuento, ustedes han de saber que es una junta de libertad condicional, se trata de personas que se requieren para decidir si los presos se les concede la libertad o no. Tras el análisis de las estadísticas, lo que descubrieron me sorprendió. Se dieron cuenta de que los presos que llegan antes de la junta de la mañana, recibieron la libertad condicional el 70% de las veces. Mientras que, los prisioneros que llegaron en la tarde recibieron libertad condicional aproximadamente el 10% de las veces. ¡ESO ES UNA LOCURA! Te has de estar diciendo. Se miraron todo tipo de datos para asegurarse de que no había otros factores en juego.

¿Los presos de mañana cometen crímenes menos violentos? ¿Eran de una raza u origen étnico especial? Después de mirar los datos, no hubo diferencia estadística. De hecho, dos personas se acercaron a la junta en el mismo día que fueron condenados por el mismo delito, eran de la misma etnia, y tenía casi el mismo aspecto. El hombre que apareció en la mañana se le concedió la libertad condicional, mientras que el que vino por la tarde fue denegada. No hay una conspiración o parcialidad o mala intención aquí. Es un simple resultado de “Fatiga desicional”. Los miembros de la junta se agotaron simplemente al final de la jornada, y optaron por hacer sólo la decisión rápida y fácil.

Ahora, ¿qué podemos aprender de esto? ¿Cómo podemos asegurar que esto no suceda en nuestras propias vidas?

Tengo 4 ideas para mejorar nuestras en la toma de decisiones, y por lo tanto, nuestra calidad de vida. Pero yo estaría más interesado en escuchar sus pensamientos sobre cuál les ayuda a tomar decisiones importantes.

1. Esto puede parecer muy obvio, pero podemos empezar por simplificar la vida. Si usted está funcionando en el día con haber dormido de 3 o 4 horas y depende de la cafeína para pasar el resto del día despierto, dudo mucho que tus decisiones sean las mismas si descansaste las horas indicadas. Personalmente, me siento mucho más eficaz y seguro en mis elecciones y acciones cuando llego a dormir bien, incluso si eso significa pasar menos tiempo haciendo algo.

2. El hambre también puede conducir a la “Fatiga decisional. Y si tu dieta es pesada en azúcar o cereales (trigo, arroz, maíz, etc), entonces sus niveles de glucosa en la sangre será probablemente menos de los estables en general. Consumir una dieta que sea equilibrada correctamente para usted con una variedad de carnes magras, vegetales verdes y multicolores, algunas frutas y grasas saludables como las de los frutos secos y las semillas se puede recorrer un largo camino en la lucha contra la “Fatiga Decisional”. Yo no quiero estar haciendo estos “grandes movimientos” con el estómago vacío.

3. Ya sea que me creas o no, estamos dando lo mejor de nosotros en las mañanas, yo me considero tradicionalmente una persona de la mañana. A cuanto más nos adentramos en la noche en la parte final del día, las decisiones puede verse distorsionadas gracias a “Fatiga desicional”. Piensa en cada decisión como si estuvieras haciendo una flexión de pecho. Puede que no sea demasiado duro para los brazos, pero poco a poco con cada repetición será más difícil y más difícil. Pero a veces hay que tomar decisiones importantes al final del día. ¿Qué podemos hacer entonces? Bueno, esto es lo que encontré tan interesante sobre los presidentes en general. Cada mañana, se asegura de que sólo hay dos trajes en el armario: uno azul y uno gris. Un presidente tiene la obligación de tomar decisiones importantes durante todo el día todos los días. No se puede programar durante las emergencias, así que él también trata de limitar las decisiones cotidianas para ahorrar su energía a lo más importantes.

4. En mi opinión, esta última sugerencia puede ser el más importante de todos. Debemos preguntarnos «¿La decisión que tomé me parece muy importante, o es que yo siento que «debería» hacer debido a mi familia, compañeros de trabajo, amigos o la presión social?» Todos somos capaces de ser demasiado influenciado por las personas, factores y fuerzas fuera de nosotros mismos. Y puede ocurrir de muchas formas diferentes y en momentos diferentes en nuestras vidas. Pero es muy importante que sepamos dónde estas influencias vienen y cómo nos están afectando. Para las decisiones verdaderamente importantes que tomamos en nuestra vida, está bien para recibir orientación, pero hay que ser bueno con las decisiones que nosotros mismos hacemos. No es suficiente para hacer algo sólo para hacer feliz a otra persona.

Lo importante a recordar es que todo el mundo comete malas decisiones. Yo no soy diferente y puedo pasar mucho tiempo escribiendo las decisiones equivocadas que he tomado. Es una parte del ser humano. Las personas más exitosas que conozco, han fallado en la toma de alguna de sus decisiones, pero estas personas se han notado cuando tienen que corregir en ella. Esta semana, vamos a tratar de hacer todo un pequeño cambio en nuestro horario o rutina que podría ayudarnos a ser una mejor toma de decisiones. Si puedes me lo cuentas 🙂

Gracias por leer, un abrazo y éxitos

Jean Pierre Rodríguez Guzmán

www.facebook.com/jeanpierrerodriguezguzman
www.twitter.com/jprgnetwork

Vía: http://jeanpierrerodriguez.tumblr.com/post/34282009854/fatiga-decisional

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB