Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

El éxito financiero y cómo Cashflow nos puede ayudar a alcanzarlo

Por José Luis Ortiz | Publicado en Educación Financiera | 23 de octubre, 2017

cashflow“Debemos trabajar más en nosotros mismos que en cualquier otra cosa sobre la tierra.” – Jim E. Rohn

Es la pasión y no el intelecto, lo que lleva al ser humano a alcanzar sus metas.

Piense como rico, actúe como rico –no aparente serlo– y será rico.

Una persona rica no es la que tiene mucho dinero, sino la que sabe qué hacer con el dinero –el suyo y el de los demás–. No trabaja por dinero, hace que el dinero trabaje por él.

Daniel Goleman ha encontrado que no hay relación entre el éxito académico y el éxito profesional; es más, determinó que la correlación es negativa. Mientras que estableció, de acuerdo con sus estudios de investigación, que sí hay una correlación directa entre el Coeficiente Emocional y el éxito profesional y financiero. La pasión –de carácter emocional– y la inteligencia financiera son los factores fundamentales que nos llevan al éxito financiero.

Cashflow es un juego de mesa ideado por Robert Kiyosaki cuyo objetivo es simular el mundo de los negocios y las inversiones, con el fin de experimentar alternativas para no entrar o para aprender salir de la “carrera de la rata” y llegar a la meta, que es cumplir un sueño en la vida.

El libro “Padre Rico, Padre Pobre” escrito por Kiyosaki, describe a la “carrera de la rata”, como aquella situación en la los gastos tienden a crecer al mismo ritmo o aún mayor en que aumentan las ganancias. Cuanto más se gana, más se gasta. Por alguna razón, el dinero siempre es poco para quienes están corriendo esta carrera.

“La carrera de la rata, sintetiza la figura de un ratón corriendo dentro de una rueda, sin poder salir de ella”.

Un ejemplo típico, similar al que se presenta en el libro es el de una pareja joven que pide un préstamo para casarse, luego pide otro para la hipoteca de la casa propia, lo cual hace que los dos tengan que trabajar cada vez más horas. Dentro del proyecto de la familia siempre están los niños y la llegada de ellos trae la necesidad de adquirir otro préstamo para comprar otra casa o ampliar la actual, después otro para el pago de guardería, colegiaturas, etc.

Por cuestiones de tiempo y comodidad, se adquiere un nuevo préstamo para comprar un auto. Si existe algún ahorro, se destina a un lujo o gasto no tan necesario, como podría ser cambiar de auto, muebles nuevos, una gran fiesta, viajes, etc.

De esta forma, es necesario trabajar cada vez más y más, saturando las tarjetas de crédito y sumando deudas que dejan a la joven pareja presa de la carrera de la rata por los siguientes 30 años.

El objetivo fundamental de este juego es desarrollar la Inteligencia Financiera, ofreciendo al participante una gama de opciones para aplicarlas posteriormente a la vida real. Además se puede experimentar la diferencia entre ser un inversionista pasivo y uno que toma el control de sus decisiones.

Aprender mediante una simulación es la segunda forma más efectiva de aprendizaje, la primera es experimentar de forma real, pero para experimentar algo de forma real, a veces es conveniente reducir las incertidumbres y los miedos, primeramente por simulación –sobre todo cuando se trata de algo relacionado con el dinero–.

El juego Cashflow está pensado para pensar. El participante se enfrenta a situaciones en las que se le obliga a tratar de generar dinero sin dinero, a decidir si es conveniente pagar una deuda o no, a calcular si cierta operación va a darle un retorno sobre su inversión que sea considerable y para esto tiene que tener en cuenta el riesgo que implicaría y el tiempo en el que recuperará su dinero invertido.

Para ganar en Cashflow, se tiene que lograr cumplir el sueño elegido antes de empezar a jugar, por ejemplo, uno podría ser viajar alrededor del mundo.

Es muy interesante el hecho se compite contra uno mismo, no contra los otros participantes. Cada uno podrá elegir un sueño más o menos costoso que el otro, pero lo importante es aprender a salir de la carrera de la rata generando activos y luego comprar el sueño con esos activos y otros negocios rentables.

En este juego se aprende que de nada sirve tener éxito profesional y ganar mucho dinero si no se sabe qué hacer con el dinero. Muchas personas caemos en la “carrera de la rata”: Mientras más ganamos, mejor queremos vivir y más comprometemos nuestros ingresos, la cual es una carrera muy peligrosa, que compromete no solo nuestro éxito financiero, sino nuestra felicidad, plenitud y satisfacción personal.

El tratar de aparentar ser rico es una de las grandes trampas de esta carrera.

El saber gastar, ahorrar, invertir y donar es parte de nuestra Inteligencia Financiera, que potenciada con pasión y disciplina, seguramente nos llevará al éxito financiero.

Fuente: pulsoslp

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB