Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Excusas que debes desechar YA para ser feliz. Parte III y final

Publicado en Desarrollo Personal | 10 de mayo, 2014

ExcusasPor Angel Chernoff, de Sumitha

Aquí tienes las últimas 9 ideas para continuar:

17. “Tengo tanta mala suerte.”

Emerson dijo acertadamente: “Los hombres inferiores creen en la suerte. Los hombres fuertes creen en la causa y efecto. “¿Cuál preferirías ser, inferior o fuerte?

Alternativa: “Voy a crear mi propia suerte.” – Elige ser el creador de tu destino. Sí, las desgracias ocurren, pero no las uses como excusa para no probar algo nuevo, o marchitarte cuando enfrentes un fracaso. La suerte es algo que se crea con el tiempo sobre la base de la acción y la dedicación. Así que levántate y ponte en marcha, independientemente de cómo la diosa fortuna te esté tratando en el corto plazo.

18. “Sólo estoy esperando mi gran oportunidad”, o “Todavía no estoy listo.”

Se trata de dos excusas que cubren los mismos puntos básicos; Temor a empezar, el letargo de poner las cosas en movimiento y el miedo a dar la patada inicial. Seguro, las grandes oportunidades ayudan, pero no cuentes con ellas, si lo haces, es posible que te quedes esperando para siempre. Planificar y aprender es sin duda importante, pero si los planes y los conocimientos quedan encerrados en tu cabeza para siempre, no le hará ningún bien a nadie.

Alternativa: “Estoy tan listo ahora como lo estaré siempre.” – Sólo empieza, todo lo demás caerá en su lugar. Además, empezar es una excelente forma de estar en el lugar correcto en el momento adecuado, y así poder aprovechar esa gran oportunidad. Quedarte esperando no te da la información necesaria para saber qué está funcionando y qué no. Tienes que comenzar y entonces construir en cada paso que des. (Lee The 7 Habits of Highly Effective People.)

19. “Ya todo está inventado… Nunca seré original, así que para qué intentarlo.”

Es cierto, no hay casi nada que puedas hacer que no se haya hecho antes, con algunas raras excepciones. Lo que sí puedes hacer, es tomar algo no original y poner tu unicidad e individualidad en él, creando así algo nuevo. ¿Estás dispuesto a hacer eso?

Alternativa: “A través de mi única lente, puedo añadir tremendo valor.” – Sólo tienes que elegir ser tú mismo y darle a las cosas lo mejor de ti, el resto se hará cargo de sí mismo. Esta fue en realidad una de las mayores excusas que me retuvieron cuando quería empezar afineparent.com para hacer una crónica de mis luchas para convertirme en una mejor madre. Hay tantos sitios sobre criar hijos por ahí ya, ¿Realmente necesitábamos otro más?

Pero estoy en el desarrollo personal, y me di cuenta de que no había sitios enfocados específicamente en el desarrollo personal para padres. Es algo que me hubiera gustado leer, así que decidí ir a por ello. Y bueno, ¿adivina qué? El sitio no está todavía Online y ya hay más de 500 padres que se han inscripto! Solo hace falta que elijas algo importe y te pongas a trabajar en él, y con el tiempo funcionará.

20. “Soy un fracaso.”

Si alguien te afirma que nunca ha fallado, entonces él o ella es, o la persona más afortunada de la tierra o se ha conformado con vivir una vida segura y libre de todo riesgo que no le permite hacer nada emocionante ni productivo en absoluto. Y como nadie puede tener suerte todo el tiempo, probablemente sea de este último tipo. ¿Te gustaría ser esa persona que renunció a su vida?

Alternativa: “Estoy preparado para fracasar y aprender durante el camino.” – Fracasar está bien. Enfréntalo, es sólo otro miedo. Ya has superado este miedo una vez, al empezar. ¿Vas a dejar que algunos contratiempos te detengan? Sí, da miedo empezar de nuevo de tanto en tanto, pero de eso se trata la vida; ensayo y error, cambiar y crecer.

21. “Estoy muy asustado.”

Bien, ¡Felicidades! Eres un ser humano perfectamente normal. Estar asustado es un hecho de la vida. Incluso las personas más valientes del mundo están asustadas. Lo que separa a los valientes de los cobardes es que no dejan que sus temores se conviertan en excusas.

Alternativa: “Este miedo que siento significa que soy humano.” – Abraza el hecho de que mientras elijas vivir una vida plena, el miedo será un compañero constante que te mantendrá a salvo de cometer errores peligrosos. Sólo tienes que hacerle saber que no te obsesionarás con las pequeñas alarmas que te enviará. En lugar de eso, evaluarás la situación y tomarás riesgos calculados a medida que caminas hacia adelante.

22. “Nunca seré capaz de hacerlo perfecto, así que ¿Para qué intentarlo?”

Hay algo que decir sobre la perfección; sobre los detalles exquisitos y el trabajo minucioso. Es que, si la perfección te impide terminar, o incluso empezar algo, es momento de pensar seriamente sobre ello. Demasiado de algo bueno puede, en realidad, ser malo para ti.

Alternativa: “Perfecto es el enemigo de lo bueno.” – Cambia el enfoque perfeccionista del producto final al proceso. Comienza y establece un límite sobre cuándo vas a poner tu trabajo en la calle. Mantén tus tendencias perfeccionistas especialmente enfocadas en hacer el trabajo correcto, en lugar de hacer todo el trabajo perfectamente bien.

23. “Nunca voy a ser tan bueno como <alguien más>, así que ¿Para qué molestarse?”

¿Cómo sabes eso? En serio, no importa lo bueno que el <alguien más> sea, a menos que lo intentes, ¿cómo vas a saberlo a ciencia cierta? ¿Y por qué estás comparando tus resultados con las de otra persona? ¿Por qué no enfocarte en vencer tus propios records?

Alternativa: “Soy el único que está compitiendo conmigo.” – Deja de compararte con los demás. La única comparación que tiene sentido que te hagas es si eres mejor hoy de lo que fuiste ayer, todo lo demás es un desperdicio de pensamiento. (Lee Awaken the Giant Within.)

24. “Mi <padres/espos@/hijos> no me van a apoyar.”

Si no tienes el apoyo de las personas más cercanas a ti, debes agradecerle a tu estrella de la suerte, porque te ha dado la oportunidad de probar tus ideas (y, posiblemente, fracasar) de forma segura con una audiencia pequeña en la que puedes confiar. ¿Tomarás lo mejor de esta oportunidad, o vas a utilizarla como excusa para justificar tus temores?

Alternativa: “¿Cómo puedo ganármelos?” – Tómalo como un reto personal. ¿Qué puedes hacer para convencer a tu <padres/espos@/hijos>? Escucha cada palabra de oposición, aprende, mejora y evoluciona. Elige aprovechar al máximo esta oportunidad.

25. “No puedo.”

En palabras de Henry Ford: “Tanto si piensas que sí puedes, o piensas que no puedes, tienes razón.” Y esto es algo bueno también. Significa que tienes el control.

Alternativa: “Sí puedo, y voy a empezar ahora mismo.” – Recuerda que todo está en tu mente. Si Helen Keller, Mahatma Gandhi, Beethoven, Thomas Edison, la Madre Teresa, Michael Phelps y un sinnúmero de otras personas a través del curso de la historia pudieron hacerlo, ¿Por qué tú no? La respuesta es: Puedes si estás dispuesto a poner el tiempo y el esfuerzo para crecer más allá de las barreras que se interpongan frente a ti.

¿Y ahora qué?

Si leíste toda la lista, probablemente hayas estado asintiendo a lo largo de ella y tal vez incluso hayas golpeado tu frente un par de veces. ¿Y ahora qué?

Ya sabes que la mejor manera de progresar es empezando; da un pequeño paso ahora mismo. Así que, ve y elige una excusa que te esté deteniendo y comprométete a desecharla a partir de ahora.

Así que, ¿Con qué excusa te peleaste más? ¿Qué excusa elegiste? No, en serio, ¿cuál?

Biografía del autor: Sumitha es la creadora de afineparent.com, un blog de desarrollo personal para padres. Si eres padre o madre y alguna vez te preguntaste cómo construir paciencia, auto-disciplina, liderazgo, positividad, y muchas cosas más en una vida feliz, saludable y familiar, Sumitha y un pequeño grupo de buenos padres están esperando a que te unas con ellos. Haz clic aquí para ver cómo.

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB