Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Esto es lo que debes aprender para triunfar en los negocios

Publicado en Negocios | 25 de octubre, 2012

Richard BransonHaz que tu negocio aprenda a escuchar

Por Richard Branson

PARA TRIUNFAR en los negocios, debes aprender a ser un buen oyente. Y entonces debes aprender a volcar cada idea que tengas a numerosas personas antes de decir: «Dejaremos pasar esta,» o «Vamos a hacerlo». Uno de los subproductos positivos de aprender la verdadera importancia de consultar y escuchar en los negocios es que te beneficiará en muchos otros aspectos de tu vida.

En las decisiones médicas importantes, por ejemplo. Cuando tenía 22 años, estaba jugueteando con una chica balanceándola, hasta que mi rodilla se rindió. Después de un par de días con muletas, vi a un cirujano que me dijo que era la peor rotura del ligamento que había visto y que quería hacerle cirugía mayor a mi rodilla de inmediato. Aunque era joven, ya tenía siete años de experiencia en los negocios, así que sabía que por lo menos tenía que conseguir una segunda opinión.

Me aseguré de no decirle al próximo cirujano lo que el primero que me había dicho, y me dio un consejo totalmente diferente; pero todavía había una operación involucrada. Decidí ir por una tercera opinión. Busqué un grupo de personas que de seguro me darían un excelente consejo: la selección nacional de fútbol Inglés.

Busqué su número en el directorio telefónico y pedí hablar con su fisioterapeuta, quien amablemente accedió a verme. Me dijo que no había necesidad de una operación, y que si seguía el correcto programa de ejercicio, estaría de vuelta caminando con mis pies en tres semanas. De hecho, para la fecha prevista, ya estaba esquiando. Pasaron 38 años desde entonces, y estoy corriendo la maratón de Londres a los 60 años. ¿Habría sido capaz de correr la maratón si hubiese tomado el primer consejo que me dieron y sufrido esa cirugía mayor? Es poco probable, me temo.

Hace dos semanas, mi esposa, Joan, se despertó solo para encontrar que una de sus piernas se había hinchado tres veces su tamaño normal. Nuestro médico de cabecera nos dijo que creía que había sufrido un coágulo sanguíneo importante. La llevamos inmediatamente al hospital, donde nos dijeron que tenía una serie de coágulos que iban desde el tobillo hasta la ingle, y que era el peor de los casos de este tipo de coagulación que los médicos de ese hospital había visto nunca. Ella estaba en gran peligro de una embolia pulmonar, ya que un pedacito del coágulo amenazaba con desprenderse y viajar hacia sus pulmones. Los doctores le pusieron un medicamento llamado warfarina, sacaron presión de su pierna y le dijeron que en el transcurso de varios años, la pierna gradualmente iría mejorando, pero que en algún momento podría sufrir una embolia pulmonar importante que pudiera matarla.

Junto con nuestros dos hijos, Sam y Holly (Holly es una médica entrenada, pero también es una mujer de negocios), queríamos estar seguros de que los médicos le habían dado, a ella y a nosotros, el mejor asesoramiento posible. Sin duda, pensamos, debía haber una respuesta mejor que Joan arrastrando su pierna hinchada y vivir con todos los riesgos inherentes. Llamamos a numerosos médicos en nuestra búsqueda de una solución, y poco a poco, como detectives, empezamos a trabajar en nuestro camino hacia una conclusión mucho mejor. Encontramos un tratamiento recién inventado para Joan que hubiera parecido ciencia ficción sólo unos pocos años atrás, pero que radicalmente mejoraban sus posibilidades de una recuperación exitosa.

Los primeros médicos que atendieron a Joan no sabían mucho acerca de este método y nos dijeron que era demasiado arriesgado. Pero pronto, después de hablar con varios expertos en la materia, nos dimos cuenta de que los riesgos de su condición actual superaban con creces las de tomar el nuevo enfoque. Así que firmamos para la nueva solución, que consistía en poner temporalmente un pequeño paraguas en el interior de su pierna, de modo que si un coágulo se rompía, no pudiera entrar en los pulmones de Joan.

Durante este tiempo, los médicos también inyectarían los coágulos para romperlos y hacer que la sangre volviera a fluir y drenar cualquier obstrucción de sangre coagulada de su pierna.

La trasladamos a otro hospital que estaba dispuesto a hacer este procedimiento. Dos días después, casi sale saltando del edificio. Su pierna estaba completamente de vuelta a la normalidad, los coágulos habían desaparecido y, aparte de tomar warfarina durante un tiempo, podía llevar una vida casi completamente normal, y sin riesgo. Este procedimiento sólo se podía realizar dentro de los primeros 10 días, más o menos, después de la formación de los coágulos originales. Aparte de hacer preguntas (muchas y a muchos expertos diferentes) a menudo es necesario dejarlo todo y actuar con rapidez.

En los negocios, hacer preguntas puede que no salve vidas, pero te puede ahorrar mucho tiempo y dinero. No impongas tus propias ideas en la conversación hasta que hayas conseguido un montón de feedbacks y sientas que estás cerca de una decisión. No le digas a la gente sobre las sugerencias de los demás hasta que hayas escuchado lo que tienen que decirte. Al final, puedes decidir que el mejor consejo es alejarse; y más tarde descubrir que era la mejor solución.

Puedes decidir seguir adelante, y es probable que después de toda tu investigación y escuchando los consejos de los demás, tu idea original quede distorsionada, casi irreconocible, pero probablemente habrá mejorado considerablemente.

Pase lo que pase, te divertirás aprendiendo de los demás, y el resultado final será mucho mejor si mantienes una mente abierta y buscas lo que es correcto. Y si utilizas este enfoque en tu vida personal, puede ayudarte a mantener a un ser querido con vida y bien durante muchos años más; aquel a quien de otro modo hubieras perdido.

© 2010 Richard Branson. Distribuido por The New York Times Sindicato

Branson es el fundador del Grupo Virgin. Tiene un blog en www.virgin.com/richard-branson/blog. Lo puedes seguir en Twitter en http://twitter.com/richardBranson. Las preguntas de los lectores serán respondidas en futuras columnas. Por favor envíelas a [email protected] e incluya su nombre, país, dirección de correo electrónico y la publicación donde leyó la columna.

Fuente: http://www.businessday.co.za/Articles/Content.aspx?id=107425

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB