Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Estás hablando el idioma del cliente?

Por Pamela Botello Saucedo | Publicado en Negocios | 18 de julio, 2016

clienteCuando trabajas duro por tu empresa es fácil dejarse llevar y no pensar en otra cosa más que impresionar al público, pero, ¿crees estar haciéndolo de la forma correcta?

Es posible que la información que compartes con los usuarios no sea la más idónea, y lamentablemente no hay nada peor para tu marca que la existencia de brechas comunicacionales.

Es por eso que hoy queremos que descubras si realmente estás hablando el idioma del cliente, una interrogante que todo negocio debería plantearse con el fin de potenciar sus estrategias de marketing. Sigue leyendo y encuentra la mejor manera de mejorar este aspecto crucial para el éxito de cualquier negocio.

El verdadero lenguaje de negocios

La ambición por dominar nuestro nicho puede muchas veces hacernos cometer terribles errores, y uno de ellos es pensar que con tecnicismos, exageraciones y demás adornos se puede conquistar a un público.

En el mercado moderno nos encontramos con una realidad muy diferente: mientras más simple, mejor, y es que hoy en día las estrategias de marketing están cada vez más enfocadas en pacientemente hacer entender al cliente lo que hace nuestra empresa, en vez de hacer un espectáculo con cohetes y serpentinas para que nos elijan ante la competencia.

Antes que nada es necesario entender que toda información proveniente de tu empresa aplica como contenido que debe estar perfectamente redactado en el idioma del cliente: claro, conciso y breve, a menos que se exija lo contrario. Nos referimos al texto en las piezas publicitarias, en tu sitio Web, en manuales, panfletos, descripciones de productos o servicios, posts, notas de prensa, y todo lo que esté destinado a ser leído por un consumidor promedio.

Técnicas que te ayudarán en el proceso

El peor error de una empresa es asumir que sus usuarios saben lo que quieren. Aunque este ciertamente puede no ser el caso, tu trabajo siempre será guiar al cliente hasta el logro de una acción satisfactoria, bien sea una compra útil, la aclaración de una duda, obtener información adicional, etc., asumiendo que este no tiene idea de cómo lograrlo para evitar fallas en el proceso.

Algunas prácticas que te permitirán mantener una buena conexión con el público en cualquier ámbito pueden ser:

1) Realiza preguntas para tener una idea de cuál es el nivel de conocimiento del cliente acerca de tu área.

Esta es una maravillosa táctica que podrás aprovechar cuando tienes la oportunidad de mantener una relación directa con el consumidor y establecer un diálogo.

2) Utiliza analogías familiares.

Cuando el tema que trata tu empresa en particular es algo complicado, la mejor manera de explicar una información de manera que se entienda es haciendo comparaciones, las cuales pueden ser relativas a actividades cotidianas o a un tópico específico cuando tienes certeza de que este es conocido por el segmento que manejas.

3) Haz énfasis en las conclusiones más que en los procesos.

Ir directamente a la idea principal siempre será más fácil de explicar y entender que pasar por todas las actividades necesarias para cumplir un objetivo.

4) Nunca subestimes a tus clientes.

A pesar de que es necesario utilizar un lenguaje sumamente simple, tampoco se debe exagerar. Una vez que tienes una idea aproximada de los conocimientos del público, trata de ir a la par con ellos, pues así como un excesivo uso de tecnicismos puede llegar a confundir, llenar al usuario de textos acerca de algo que ya sabe también puede aburrir e incluso ofenderle.

Consejos para hablar el idioma del cliente

Como ves, para triunfar en este reto comunicacional todo es cuestión de tener empatía y colocarse en los zapatos de los clientes. El incumplimiento de estas prácticas se podría traducir en un bajo índice de fidelidad, abandono de las compras, experiencias poco satisfactorias y, consecuentemente, una decaída de tu empresa en el mercado competitivo, sin importar la calidad de tus productos o servicios.

Te dejamos algunas recomendaciones para nunca sufrir estos terribles efectos y generar una excelente impresión a tus audiencias:

1) Mantén tus medios de contacto siempre abiertos y activos.

No olvides que la comunicación es una calle de doble sentido: así como debes asegurarte de ofrecer información útil, relevante y comprensible, también es necesario recibir los comentarios de tus usuarios. Ofrece en todas tus publicaciones datos como teléfonos, correos, direcciones, chats y/o foros de la empresa.

2) Publica las preguntas más frecuentes.

Sobre todo en sitios Web, esta es una sección muy útil para resolver cualquier duda que puedan tener los usuarios menos familiarizados con tus productos o servicios.

3) Evalúa los comentarios que recibes.

Conocer a tu público es crucial para cualquier estrategia de marketing, y esta ciertamente no es la excepción, por lo que será buena idea deducir algunos aspectos importantes a partir de las cosas que ves, lees u oyes del cliente.

4) No olvides solicitar feedback.

Los usuarios podrían simplemente decírtelo si algo anda mal o no lo entienden, por eso te conviene pedir críticas para poder desarrollar tu estrategia con base en ellas.

¿Crees que tu empresa está hablando el idioma del cliente? Déjanos tus comentarios y si te gustó este artículo siéntete libre de compartirlo.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB