Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Estás asociado para el éxito?

Por Kim Kiyosaki | Publicado en Desarrollo Personal | 19 de febrero, 2016

Kim KiyosakiLa semana pasada publiqué un artículo en mi página de Facebook (al cual deberías darle un Me Gusta!) Sobre una mujer que se sentía como una invitada en su propia casa porque no llevaba un salario a casa y, en lugar de eso, se quedaba en casa para criar a su hijo.

El artículo se titula “Por qué nunca más voy a vivir del dinero de otro hombre”, y comienza con esta declaración aleccionadora: “Los 8 años que mi ex-marido y yo estuvimos juntos, fui financieramente dependiente de él.”

¿Quién tiene el poder?

En el artículo, la autora Laura Lifshitz comparte los problemas que enfrentó con un marido que devaluaba continuamente sus contribuciones a la casa diciendo cosas como: “Yo pago las cuentas. Es mi casa.”

Para su marido, los esfuerzos de Laura importaban poco:

No importaba que yo estuviera cuidando la casa y a nuestro hijo. No importaba que yo estuviera haciendo un esfuerzo enorme para encontrar un buen trabajo (postulándome en empleos, buscando reclutadores, utilizando las conexiones y recursos de antiguos alumnos, etc.) y al mismo tiempo trabajando a tiempo parcial hasta encontrar algo.

Era su casa. Supongo que yo era simplemente una invitada.

Siguió contando que esos problemas eventualmente terminaron en el divorcio. En el proceso, encontró lo que ella llama un trabajo perfecto que le permitía mantenerse a  ella y a su hijo. En sus palabras, “Ahora, yo tengo el poder. Estoy en la ruina y luchando, pero maldita sea, tengo mis dos centavos y me encanta.”

El poder es una mentalidad

La historia de Laura lamentablemente es muy común. Por desgracia, es un tema rara vez discutido en los medios de comunicación, y mucho menos entre las propias mujeres. Seamos realistas, cuando se trata de dinero, lamentablemente la mayoría de las mujeres se sienten detrás de los hombres. Como un nuevo estudio de Fidelity Investments revela, casi el 80% de las mujeres no hablan de dinero con su familia ni con sus amigos porque les resulta demasiado personal e incómodo hacerlo.

Un artículo de Fidelity encontró que en algún momento de su juventud, las mujeres pierden su confianza en torno al dinero y los números, a pesar de que la ciencia muestra que no hay diferencia entre la capacidad matemática de los hombres y las mujeres (duh!).

Como dice el artículo, “Las niñas en la escuela primaria piensan que son tan buenas como los varones. Pero algo sucede en la escuela secundaria… Hay un tema cultural en términos de estereotipos que parecen sobrevivir.”

Opta por vencer en la lucha por el poder

Esto viene a demostrar que gran parte de los problemas financieros que enfrentan las mujeres nace, no de su capacidad, sino de su cultura y acondicionamiento. Ciertamente, cuando tu marido te recuerda que está en la posición de poder, como a Laura cuando le dice: “Yo pago las cuentas. Es mi casa”, ese condicionamiento continúa. A menudo es muy difícil para la mujer salir de esta visión de sí misma fijado por otros hombres, pero es esencial hacerlo.

Contrasta la historia de Laura con la historia de Heidi Rasmussen, quien, después de haber sido despedida de una posición VP lucrativa, su esposo le pidió que lo ayudara a empezar y construir un negocio.

Como cuenta Money:

Su marido, Reid, ya había dejado su trabajo como gerente en una agencia de seguros para poner en marcha un negocio. Su idea: Hacer que las aseguradoras le ofrezcan a los trabajadores descuentos en gastos como recetas y atenciones de urgencia. Teniendo problemas para conseguir que su concepto despegara, le pidió a su esposa que aplicara su cerebro de marketing. “Decidí transformar la idea en una marca atractiva”, dice ella. “Fue un paso de fe.”

Juntos, Heidi y Reid construyeron un negocio multimillonario. Mejor aún, se divierten juntos! “Rasmussen espera que Freshbenies logre $3.5 millones este año, frente a los $1,3 millones del anterior. Si bien la pareja dejo empleos bien remunerados, ‘eso parece a una pequeña compensación por la oportunidad de trabajar juntos en algo que nos encanta.'”

Los grandes socios son empoderadores

Todo esto viene a demostrar la importancia de elegir bien a tus socios, tanto en los negocios como en la vida. Como mujeres, tenemos la posibilidad de elegir en qué gastamos nuestro tiempo y talento, y la posibilidad de elegir qué vamos a creer de nosotras mismas… no importa lo que alguien, incluyendo a nuestros cónyuges, puedan decir.

Yo soy afortunada. Al igual que Heidi, tuve un marido como Robert que no sólo me ayuda a ser la mejor versión de mí misma y me anima a florecer financieramente, sino además con quien me gusta construir negocios e inversiones. Y eso marca toda la diferencia.

Hoy, te animo a echar un vistazo a tus socios… y a tu potencial. ¿Hay mejores horizontes para ti? ¿Puedes ser más de lo que imaginas? ¿Puedes pasar de simplemente buscar un trabajo a empezar una empresa que haga millones?

Yo sé que puedes, y creo que tú también. ¡Empieza hoy!

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB