Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Eres tu peor enemigo? ¡Libérate del Auto Sabotaje!

Publicado en Interés General | 6 de febrero, 2012

LibératePor Ana Sandrea

Artículo mío publicado este mes, en la revista Española “Universo Holístico”, entre las páginas 76 a la 79, llamado “Libérate del Auto Sabotaje” en relación al taller del mismo nombre que estaré dictando en Ecocentro, Madrid, el 03 y 04 de marzo 2012.

¿A veces tienes la impresión de ser tu peor enemigo? ¿Sabes qué? en ocasiones, ¡Lo eres! Veamos por qué, y sobre todo como remediarlo.

Yo llamo « auto sabotaje » al conjunto de actitudes, hábitos y comportamientos, propios a cada quien, los cuales metemos en obra, con mucha tenacidad, que, paradójicamente, nos impiden de hacer lo que nosotros queremos o necesitamos hacer, terminando por volverse en nuestra contra.

Estas conductas o comportamientos, más o menos conscientes, constituyen un verdadero freno a nuestra realización, bienestar, felicidad, a nuestra libertad de ser, de amar, de tener relaciones sanas (con nosotros mismo sobre todo y con los otros)

Un auto saboteador, se comporta en principio como un amigo con buenas intenciones, pero poco a poco, se convierte en un terrorista interno, quien va a llevarnos rápidamente por caminos, donde las decisiones que nosotros tomamos quedan sin ningún efecto.

Es el caso de una persona que quiere dejar de fumar, yo he hablado con muchas, y todas me han contado, que tomaron la decisión sabiendo era lo mejor para ellas, pero, al cabo de unas horas o días, una especie de voz interna les susurraba a la oreja « tú no vas a poder » « y cuando te sientas estresado ¿qué vas a hacer? » « Es demasiado duro » « Ahora no es el momento » etc.

Esa « voz interna » no es otra, que la de nuestro Saboteador en Jefe.

El Auto saboteador, es una parte de nosotros, tiene una habilidad increíble, es el mejor manipulador que exista, sus razonamientos parecen muy sensatos, sus lógicas pueden ser muy elaboradas, anticipa, planifica, alejándonos de nuestra idea, el punto es, que siempre trabaja en nuestro detrimento.

Su principio activo, es el miedo, sobre todo al cambio. Nos maneja principalmente a través de nuestras emociones. Sus armas principales son: temor, culpa, dudas, inacción o demasiada acción, juicios, críticas, comparaciones, rabia, violencia, lucha, encerrarse en si mismo, indiferencia, vergüenza, dependencias…

Se nutre de miedos irracionales, miedo de hacer, de no hacer, de decir, de no decir, de ser visto, de no ser visto, miedo de ser rechazado, de no ser amado, de ser negado, del fracaso, del éxito…y muchos otros

Tipos de saboteadores

Estudiándolos me he dado cuenta, que existen muchísimos personajes dentro de nosotros, está la víctima, generalmente tiene miedo de todo, nos habla como un niño pequeño o una mujer desvalida, el mundo es un lugar hostil. EL sabio, experto en razonamientos llenos de sentido común. El abandonado, miedoso, teme perder el amor de los otros, se vuelve pegajoso, dependiente, muy común en las mujeres, pero no solamente. El experto, es la voz de la experiencia, sus afirmaciones no pueden ponerse en duda. El juez, culpabilizador y regañon, nos penaliza. La oveja negra, un rebelde sin causa, el adolescente en rebelión. EL tacaño, no le gusta gastar, te hace sentir mal porque quieres darte un placer. El padre, crítico, dador de ordenes, de lecciones, de consejos, persuasivo. El policía, Nos llama a capítulo, si nos divertimos o hacemos actos que el considera fuera de nuestra ley o reglas, es un aguafiestas. El fugitivo, se siente acorralado, no está acostumbrado a recibir amor, cuando alguien lo quiere de verdad, huye, muy presente en los hombres. La monja o el cura, reprime cualquier sexualidad libre y feliz, nos avergüenza, hasta puede castigarnos con un embarazo o una enfermedad venérea.

Tenemos infinidades, se relevan; según la situación, aparece uno u otro.

En este sentido, tengo una anécdota personal, muy interesante, soy una mujer muy voluntariosa y decidida, afirmada, cuando comencé a estudiar mis « Sistemas de Auto Sabotaje » me di cuenta, que las características que acabo de mencionar, formaban parte de mi sistema, a este personaje le di el nombre de « Super Woman » cuando ella toma el control, estoy completamente en la acción, en mi parte masculina, negando mi femenino, trabajo hasta agotarme, lo controlo todo, lo sé todo, hago varias cosas al mismo tiempo.

Cuando me pongo mi traje de super mujer, puedo, sin problemas, hacer de comer con una mano, cargar a mi hijo menor con el otro brazo, mientras hablo por teléfono sobre un asunto profesional, soy como un pulpo, ¡pareciera fabuloso y en realidad lo es! Solo que este comportamiento se revela en mi contra, porque también soy fácilmente, culpabilizadora, impaciente, controladora, no soporto el error y lo peor soy un hombre con disfraz de mujer.
Este personaje me ha hecho jugadas increíbles, con mis compañeros de trabajo, parejas, hijos.

El año pasado hice un trabajo enorme con ella, tenía tal poder en mi, que cuando la « desenchufe » estuve casi 6 meses en la inacción, pase completamente del lado femenino pasivo, estaba perdida, me tomé mi tiempo, sabía que el reajuste sería incomodo, pero necesario.

Una nueva versión de mi misma nació a partir de este momento, Super Woman trata desesperadamente en ocasiones de resurgir, solo la observo, esto la calma, un reaprendizaje es necesario.

¿De donde vienen estas conductas?

Como las heridas, los sistemas de auto sabotaje, se crean, desde mi punto de vista, muy temprano, a veces antes del nacimiento, como es el caso de las conductas de rechazo o abandono, un niño no deseado, el cual va a sufrir una herida de rechazo, se creará, situaciones que lo confronten a este, y su auto saboteador, lo llevará a huir para no sufrir un nuevo rechazo.

Pero también, a causa de mensajes negativos, peyorativos, desvalorizadores, que escuchamos sin cese, en la infancia y adolescencia,

Tales como:

¡Este niño va a terminar mal!
¡Eres un bueno para nada!
¡Eres igual a tu papa (mama) (familia)!
¡Nunca tendrás nada!
¡Nunca conseguirás a alguien que te ame como yo!
Eres un cochino, bruto, incapaz, malo, egoísta, maleducado, caprichoso…
Y cualquier frase que haya servido a mellar nuestra confianza, visión de nosotros mismos y del mundo.

Pero también los chantajes

¡Si no dejas de llorar, nos vamos del parque!

Si no te comes esto, no obtendrás aquello ( por cierto, las personas que se les obligó a comer cuando niños, utilizan la comida (comiendo mucho o poco) como una manera de controlarse de grandes, forma parte de su sistema de auto sabotaje, hacen dietas que no cumplen)

Las etiquetas, sobrenombres, mandatos, controles, chantajes, autoritarismos, humillaciones, manipulaciones, castigos, abusos… vividos en la infancia, de personas en quienes teníamos confianza y además amábamos, como padres, abuelos, hermanos, educadores, condicionan las conductas auto saboteadoras y la aparición de los diferentes personajes antes citados.

Desarrollando, una serie de órdenes, reglas, auto censura, lecciones, prohibiciones, consejos, que nos imponemos a nosotros mismos.

Es nuestro medio de defensa, de protección, de ataque, nuestra reacción a un momento de crisis, de estrés.

El auto saboteador pertenece a nuestros sistemas arcaicos, en relación al cerebro reptiliano, en donde actuamos por instintos, huyendo, atacando, encerrándonos en nosotros mismos, quizás en momentos determinados estas acciones pueden ser necesarias, pero el problema es, que tendemos a reaccionar de la misma manera en diferentes situaciones (tanto en una situación de peligro, donde nos sentimos acorralados, como con nuestra pareja), haciendo de una experiencia una generalidad.

Un ejemplo, un niño que se siente invadido por su madre, desarrolla una conducta evasiva, que le permite soportar la prisión materna, la cuestión es que, el va a hacer la asociación, mujer=invasión y cada vez que tenga una mujer, su auto saboteador, le dirá, “huye para que puedas sobrevivir”

¿Qué hacer?

Aunque los auto saboteadores se han convertido en inquilinos incómodos, alguna vez tuvieron una función, ellos representan carencias (falta de amor, atención, respeto, comunicación…) y es importante escuchar la necesidad que se esconde detrás de cada uno de ellos.

En cierta manera contienen un mensaje escondido, y si lo escuchamos, disminuirían y hasta pueden desaparecer.

Un ejercicio interesante es:

1.- Identificar un auto saboteador, El abandonado por ejemplo
2.- Determinar su función y necesidad, buscar amor, conexión
3.- Comprenderlo, es una parte de mi que le falto amor, en tal época.
4.- Satisfacerlo con una solución creativa, en principio buscar amor en los otros es algo complicado, una persona abandonada, debe conectarse al amor infinito que yace dentro de él, si nos falto amor, podemos pasarnos la vida buscando afuera lo que ya tenemos dentro, esta es la solución definitiva, pero existen pequeñas acciones, como adoptar un animal, hacernos sesiones de auto cariño, los masajes, pequeños detalles con nosotros mismos, que pueden relajar la situación. Aunque repito la salida es contactar al niño herido que llevamos dentro y darle todo el cuidado y el amor, que como adultos responsables podemos ofrecerle ahora. He visto sanaciones asombrosas, con este pequeño ejercicio.

Luego existen muchos tipos de terapias que van a ayudarnos a sanar estas conductas, están por ejemplo, trabajar sus Falsas Creencias, Heridas del Alma, rechazo, abandono, humillación, traición e injusticia, también, salir del dictamen del ego negativo a la Nueva Ley de Vida, EFT, E.M.D.R, P.N.L

Aunque el trabajo más efectivo que existe con el auto sabotaje, desde mi punto de vista, es trabajar la identidad, ¿Quien soy yo? ¿Quien creo ser? y ¿Quien decido ser?

La desindentificación, es una parte importante en mis talleres, el auto saboteador, no es quien nosotros somos, le hemos dado vida, fuerza, pero es una especie de parásito, que no tiene vida propia, depende de nosotros.

Quien realmente somos, el ser, es ilimitado, poderoso, bello, perfecto, contiene ya todo lo que necesita, es ya todo lo que quiere ser, es nuestro potencial, y aunque parezca complicado, no lo es, yo puedo decidir, de actuar desde mis conductas de auto sabotaje o desde mi ser profundo, es nada más eso, una decisión.

Ana Sandrea

Terapeuta y Coach de Vida

Vía: http://anasandrea.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 6/02/2012 - Rita Tonelli:

    Salud, Ana! Tu artículo me pareció EXCELENTE. Bien planteado, con un desarrollo preciso y claro, y no te has quedado con nada, colega, porque hasta has dado claves preciosas para que la gente PUEDA con los autosaboteadores, de los que todos padecemos. ¡Felicitaciones por tu entrega! La voy a compartir porque me pareció de un valor mayúsculo.

Subir »
FB