Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Encontrando a la mujer rica que hay en ti

Publicado en Educación Financiera | 24 de junio, 2011

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

¿Cuál es el primer paso para convertirse en una mujer rica? Saber lo que uno es y lo que puedes llegar a ser, también.

Para decirlo sin rodeos, creo sinceramente que el mundo sería un lugar mejor si hubiera más mujeres ricas. Y pienso que una buena manera de llegar a conocernos unos a otros en esta primera columna sería compartiendo algunos de mis pensamientos en Rich Woman.

¿Qué es una mujer rica (Rich Woman)?

Oigo a las mujeres decir: “Yo soy rica en espíritu”, “Yo soy rica en familia y amigos”, y “Mi experiencia de vida me hace rica.” Y estoy de acuerdo con cada una de estas interpretaciones. Tú puedes tener una vida muy rica, pero eso sólo no te hace una mujer rica.

Cuando hablo de ser rica en esta columna, estoy hablando de una cosa: dinero. Estoy hablando de invertir, del flujo de dinero y de tomar las riendas de tu vida financiera.

Una mujer rica es una mujer dedicada a tomar el control de su vida financiera. Ella no depende de otra persona – un esposo, un jefe, un miembro de la familia o el gobierno – para cuidar de ella.

Una mujer rica no es alguien que se casa sólo por dinero, y no se queda en un matrimonio poco saludable sólo porque tiene miedo de no poder cuidar de sí misma económicamente. Una mujer rica no va a trabajar día tras día a un trabajo que no puede soportar. Una mujer rica, no se lamenta por no pasar suficiente tiempo con sus hijos. Y una mujer rica no permite que su autoestima sea marchitada por estar constantemente subordina a su esposo o jefe, ya que controla el dinero.

¿Por qué ser una mujer rica?

Escribo y doy este mensaje porque creo que hoy más que nunca, las mujeres deben hacerse cargo de sus propias vidas financieras. En mi opinión, una mujer no puede ser libre hasta que sea libre financieramente.

A menudo me preguntan, “¿Existe realmente alguna diferencia entre los hombres y mujeres cuando se trata del dinero y la inversión?” La respuesta es: No. Y sí. Los comos de la inversión, los ¿Cómo encontrar una buena propiedad?, ¿Cómo saber cuándo comprar y vender una acción?, ¿Cómo detectar grandes oportunidades de negocios?, son los mismos para los hombres y para las mujeres. Lo que es diferente son los problemas que enfrentan las mujeres en el mundo del dinero y la inversión. Las siguientes estadísticas ilustran claramente algunas de estas cuestiones:

  • Casi la mitad de las mujeres mayores de 50 años son solteras. Esto significa que muchas de estas mujeres son responsables de su propio bienestar financiero.
  • Uno de cada dos matrimonios, terminan en divorcio. ¿Cuál es la razón número uno por las que las parejas pelean? Dinero. Y ¿Quién termina por lo general con los niños? La mujer. Ahora ella debe cuidarse a sí misma – y a sus hijos.
  • En el primer año luego del divorcio, un estándar de vida de la mujer cae en un promedio 73 por ciento.
  • 58 por ciento de las mujeres de la generación de los baby boomer, tienen menos de $ 10,000 para cuando se retiren.
  • De los ancianos que viven en la pobreza, tres de cada cuatro son mujeres. Sin embargo, el 80 por ciento de estas mujeres no eran pobres cuando sus maridos estaban vivos.

Estas estadísticas me dicen que muchas de nosotras, las mujeres, no hemos sido educadas sobre el dinero, mucho menos sobre inversiones. No se espera que sepamos nada sobre el tema. Desafortunadamente, muchas de nosotras, especialmente a medida que envejecemos, nos estamos encontrando en graves problemas financieros. Esto tiene que cambiar.

¿Qué diablos puedo saber?

No hace mucho tiempo, yo no sabía absolutamente nada sobre el dinero o las inversiones. Para mí, invertir era algo que personas más inteligente y más ricas hacían, no algo que pudiera hacer yo. En 1989, tres años después de que Robert y yo nos casáramos, Robert me dijo: “Kim, es hora de que empieces a invertir”. Lo único que pude decir fue: “¿Eh?” Luego me empezó a enseñar lo que su padre rico le enseñó a él. Entonces dijo: “Bien, ahora estás por tu cuenta.”

Para acortar el cuento, mi primera inversión fue una pequeña propiedad, dos dormitorios, un baño en Portland, Oregon. Costó $ 45.000 y requería un pago inicial de $ 5,000, que no tenía. Robert y yo estábamos quebrados en ese momento – y con cerca de $ 400.000 en deuda.

Miraba esta propiedad de alquiler y me entraba un miedo de muerte. ¿Qué pasa si el inquilino se muda? ¿Y si el techo tiene goteras? ¿Qué pasa si pierdo dinero? Y si…, y si…, y si… De alguna manera, finalmente conseguí actuar a pesar de mi miedo y compré la propiedad. Esta primera propiedad me dio un “asombroso” cash flow (flujo de dinero) positivo de $ 25 cada mes. No era mucho, pero era un comienzo. Y fue con esta primera pequeña propiedad, que aprendí lo fundamental de las inversiones inmobiliarias.

A partir de ahí, fui a comprar más casas unifamiliares, pequeños edificios de apartamentos, y a continuación, grandes edificios de apartamentos, edificios comerciales y eventualmente otros tipos de inversiones. En lugar de $ 25 por mes por propiedad, mi cash flow actual oscila entre $ 5,000 y $ 30,000 por mes.
Es tu decisión

¿Cuál prefieres, independencia financiera o dependencia financiera? Invertir, ya sea en bienes raíces, activos de papel o negocios, no es ciencia espacial. Simplemente toma algún tiempo y educación. Y voy a hablar sobre eso en futuros artículos.

La independencia financiera es sobre mucho más que dinero. Es sobre autoestima, dignidad, mejores relaciones y más significado en tu vida. En última instancia, se trata de tener la libertad de salir y hacer lo que realmente quieres hacer en la vida.

Fuente: http://www.richwoman.com/Resources/Articles/Why-Silver-Will-Save-Us

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB