Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Un emprendedor comparte las 12 mejores lecciones de negocios que Tony Robbins le enseñó

Por Brian Roberts | Publicado en Negocios | 10 de enero, 2017

Reibox BlogNos sentamos en el interior de la biblioteca del Oheka Castle, la propiedad tipo castillo de 127 habitaciones en el estado de Nueva York, esperando a que nuestro primer mentor llegara.

Los cinco emprendedores sentados a mi lado, todos ganadores de la última competencia construye-un-negocio de Shopify, aprovecharon el software de e-commerce para construir negocios de alta rentabilidad en tiempo récord, superando a miles de otros comerciantes competidores.

La puerta de la biblioteca se abrió y entró nuestro primer mentor: Tony Robbins.

El icónico autor, dueño de empresas y filántropo, fue el primero de los nueve mentores en llegar. De 2 metros, mucho más alto que el resto de nosotros. Su altura física nos cautivó, pero las alturas que alcanzó en su ilustre carrera nos cautivaron aún más. Durante las siguientes dos horas, Tony compartió con nos nosotros una plétora de ideas.

Los que siguen son sólo algunos de los muchos pequeños, pero valiosos consejos que compartió con nosotros.

1. Las grandes personas conocen grandes personas.

Si no estás seguro de en dónde buscar la mejor nueva contratación, solo pregunta. Busca a la mejor persona que puedas en el campo que estás buscando contratar, pregúntale a quién te recomendaría y qué criterios, según ellos, deberías buscar.

2. Recuerda nuestras seis necesidades humanas básicas.

Todos necesitamos sentir certeza, incertidumbre, importancia y amor, así como experimentar crecimiento y sentir que estamos contribuyendo. La mayoría de las personas se especializan en dos. Tienes que juntar a las personas que compartan esas necesidades comunes.

3. Un buen candidato no es lo suficientemente bueno.

Encuentra a alguien que pueda hacer el trabajo y que su papel esté alineado con tus metas a largo plazo. Una vez que tengas a alguien que sea bueno y que sus metas estén alineadas con las de la empresa, aléjate y déjalos trabajar.

4. Sé un dueño de negocios, no operador de empresas.

Si tu negocio te está estresado, eres un operador de la empresa, no su dueño. Una vez que dejas de trabajar, el negocio deja de funcionar. Tienes que ser estratégico y construir algo que pueda funcionar sin ti.

5. Los ganadores anticipan, los perdedores reaccionan.

No es suficiente hacer lo correcto, tienes que hacerlo en el momento adecuado. Hay desafíos tradicionales y la clave es llegar a las personas que jugaron el juego antes, y saber dónde están los obstáculos para poder evitarlos.

6. Olvídate de las ganancias. Se trata de dinero.

Sí, necesitas un contador o un CPA que pueda decirte cuales son tus ganancias, pero recuerda que las ganancias son sólo una teoría de contabilidad. Lo que realmente necesitas es un CFO (director financiero) que pueda interpretar todos esos datos en métricas prácticas que importen (como dinero).

7. Recuerda la historia de Mel Fisher.

Por 17 años Mel Fisher buscó oro sin que nadie lo apoyara positivamente. A pesar de eso, todos los días trabajaba para encontrarlo. Hizo eso porque sabía que (1) el oro estaba ahí fuera (2) sabía que lo encontraría y (3) sabía que iba a valer la pena. Sin esos tres componentes ningún emprendedor persistirá durante el tiempo suficiente.

8. Desecha oportunidades.

Si eres inteligente, te encontrarás con muchas oportunidades en tu camino. Tienes que ser lo suficientemente disciplinado como para no abarcar demasiado, demasiado rápido, ya que nada será tan fuerte. Independientemente de lo bueno que seas como emprendedor.

9. Identifica tu cliente ideal.

Si no sabes exactamente quién es tu cliente, hasta el punto en el que puedas detectarlos en la calle, no estás apuntando lo suficientemente bien.

10. Obtener fans incondicionales vale más que clientes satisfechos.

Un cliente satisfecho es sólo eso: satisfecho. Podrían volver, podrían no volver. Un fan incondicional es alguien que ha sido sorprendido por el nivel del servicio recibido hasta el punto en el que no puede dejar de decirles a las demás personas sobre él.

11. Da el tratamiento 80/20.

Antes, cuando dirigía mi marca de grills de oro, tenía clientes de decenas de países, pero el 80% eran de cuatro estados del sur. Vendía decenas de productos, pero cuatro de mis grills representaban el 80% de las ventas. Determina las áreas claves y enfócate en ellas.

12. Ejercita el altruismo.

Hay un mito que dice que actuamos únicamente por nuestro propio interés. La verdad es que actuamos más para ayudar a los demás que para ayudarnos a nosotros mismos. Ya sabes establecer metas de negocio (duh), pero es importante establecer una ambiciosa meta altruista para ayudar a motivarte a ir aún más lejos.

Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB