Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Ellos aprendieron la importancia de jugar. Hazlo tú también

Publicado en Interés General | 5 de septiembre, 2012

JugarDesde Psicólogos en Bilbao queremos compartir con todos vosotros la lección del juego en las enfermedades graves, en las situaciones límites.

Un fragmento del libro “Lecciones de Vida” de Elisabeth Kübler-Ross, que desde nuestro Gabinete de Psicología Psicólogos en Bilbao queremos comentaros:

“Un día fui a visitar al hospital a Lorraine, una mujer de 79 años. Le acababan de diagnosticar un linfoma. Con el cabello blanco y sus brazaletes, estaba sentada en la cama conversando con su familia.

A pesar de lo sombrío de la situación, recuerdo que me sentí como un intruso en una cordial reunión familiar. Me presenté y le pregunté si podía volver en otro momento, cuando estuviese libre. “Claro, me encantan las visitas”, dijo ella sonriendo. Cuando salía me preguntaba si ella sabría exactamente por qué la visitaba. Pero ella esta muy al tanto de lo que ocurría, se enfrentaba a un cáncer.

Cuando volví al día siguiente ella tenía encendida la radio y bailaba en la intimidad de su habitación con todo el entusiasmo de una joven de diecisiete años. Mientras la observaba, pensé en una frase gastada que no obstante parecía muy cierta en ese momento: estamos bailando como si no existiese mañana.

Lorraine me miró sin dejar de bailar. Le sonreí y dije:

-¿Qué es lo que hace?
-Bailo watusi.
¿Por qué baila watusi?
-¡Porque puedo!

Tenía razón, queremos jugar porque podemos. Sin embargo, también contenemos el impulso. Por fortuna, Lorraine se permitía jugar, incluso ante una enfermedad grave.

Los moribundos dejan muy claro la necesidad de jugar. Cuando uno escucha a hurtadillas sus conversaciones con los seres queridos, resulta evidente que los momentos que más cuentan al final de la vida son los que compartieron en su tiempo libre, en su tiempo de diversión y de juego. Dirán: “¿Recuerdas aquella vez que fuimos a la playa?” “¿Recuerdas cuando paseábamos por el campo con la bici?”….

¿Por qué el juego es una lección? La respuesta a esta pregunta podemos encontrarla en los arrepentimientos en los lechos de muerte. La queja más habitual de los moribundos cuando contemplan su vida en retrospectiva es: “Ojalá no me hubiese tomado la vida en serio”.

En todos los años de experiencia acompañando a personas al final de sus vidas, nunca ha habido una sola persona que nos dijera: “Ojalá hubiera trabajado un día más a la semana” o “Habría sido más feliz si la jornada laboral hubiese sido de nueve horas en vez de ocho”. Las personas recuerdan sus logros profesionales y otros con sensación de orgullo, pero se dan cuenta de que la vida era mucho más que todo eso. Descubren que si sus logros profesionales no iban acompañados de una vida personal que valiera la pena, el trabajo resultaba vacío. Con frecuencia se dan cuenta de que trabajaron duro, pero que en realidad no vivieron. Como suele decirse, no todo es trabajo en la vida. Una vida sin juego es una vida desequilibrada.

Estamos aquí para jugar y gozar… a lo largo de toda la vida. El juego no es solo un pasatiempo para niños, es nuestra fuerza vital. Nos mantiene jóvenes de corazón, pone pasión en nuestro trabajo, y ayuda a que triunfen nuestras relaciones. Nos rejuvenece. Jugar es vivir la vida en plenitud.

Fuente: http://www.psicologosenbilbao.com/lecciones-de-vida-leccion-del-juego-100751.html

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 5/09/2012 - anonimo:

    A veces permitimos que la rutina dirija nuestras vidas y nos olvidamos de vivir, de disfrutar esta oportunidad hermosa que tenemos en el mundo…. después de ocho años de trabajar en una corporación me dí cuenta de que me estaba estancando, me estaba haciendo infeliz y por eso me acabo de lanzar a la aventura de emprender…. será duro, ya no podré ir a sacar dinero al cajero cada mes, pero me sentiré nuevamente vivo enfrentándome a un nuevo reto, trabajando en lo que más me gusta y buscando mi propio sustento…. ¡que viva la vida, aprovechémola!

Subir »
FB