Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

El valor de hacer algo de la nada… y prepárate para lograr la libertad financiera

Publicado en Educación Financiera | 29 de mayo, 2015

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Cómo invierten los inversionistas más exitosos del mundo

Cuando era un muchacho joven, trabajé en una tienda de suministros de mi padre rico durante tres horas, todos sábados, junto a mi amigo Mike (el hijo de mi padre rico).

El trabajo hacía adormecer mi mente. Debido a que no había aire acondicionado, teníamos que dejar las puertas de la tienda abiertas para tratar de mantener el fresco dentro. Esto significaba que teníamos que quitar el polvo de los estantes cada vez que un coche pasaba por el estacionamiento.

A cambio de este trabajo, padre rico había accedido a pagarnos $0.30 por semana, junto con la promesa de enseñarnos a ser ricos.

Cada semana, recogía mi dinero, compraba algunos cómics, me iba a casa, y me preguntaba cuando mi padre rico nos iba a enseñar cómo ser ricos. A medida que pasaban las semanas, siempre obtenía mi dinero a cambio de mi trabajo, pero nunca obtenía las lecciones sobre cómo llegar a ser rico. Cansado de que me paguen mal, decidí renunciar.

Cuando se lo dije a mi padre rico, él dijo, “Ahora estás listo para aprender.”

Luego pasó a explicarme que nuestro deseo de tener más dinero tenía el efecto de cegarnos. En lugar de ver la oportunidad, dejamos que nuestra falta de dinero nos diera una visión de túnel. La única opción era que nos pagara más. Estábamos trabajando por dinero.

El acertijo 90/10

Padre rico nos sentó a Mike y a mí y dibujó un estado financiero.

Estados financieros

“¿Oyeron hablar del acertijo 90/10?”, nos preguntó padre rico. “El diez por ciento de la población del mundo posee el 90 por ciento de la riqueza mundial. ¿Saben qué acertijo se preguntan cada vez que miran un estado financiero como este?”

Mike y yo contestamos que no.

“Ellos se preguntan, ‘¿Cómo puedo llenar mi columna de activos sin ningún dinero?”

No trabajes por dinero

Hace un tiempo, estaba trabajando con algunos estudiantes brillantes en el programa de emprendimiento de la Thunderbird School of Global Management. Durante las sesiones, le pregunté a uno de los estudiantes, “¿Cuál es tu plan de inversión?”

Sin dudarlo, me respondió: “Cuando me gradúe, voy a encontrar un trabajo que me paga por lo menos $150,000 al año y apartaré por lo menos $20,000 al año para comprar inversiones.”

Este estudiante, si bien ofrecía un plan mejor que la mayoría de las personas, seguía pensando como el 90 por ciento de las personas que nunca verán el dinero que el 10 por ciento de los inversionistas que ganan el 90 por ciento del dinero ven.

Mi reto para él era: “¿Es la idea de comprar activos con dinero una idea del 90/10, o se trata de una idea del inversionista promedio?”

Estábamos de acuerdo en que era una idea del inversionista promedio. Entonces les expliqué una de las lecciones financieras más importantes de mi padre rico: “Los ricos no trabajan por dinero.”

Hacer algo de la nada

Luego de la lección de mi padre rico en la tienda sobre el acertijo 90/10, Mike y yo trabajamos en su tienda por un par de semanas y nos dimos cuenta de que el gerente de la tienda tomaba los cómics viejos, cortaba las tapas por la mitad, y se los daba al distribuidor por crédito. Eso nos dio una idea.

Cuando el distribuidor vino a recoger a los cómics viejos, le preguntamos si podíamos quedarnos con ellos. Debido a que trabajábamos en la tienda, nos dijo que sí, pero sólo si no los revendíamos.

Manteniendo nuestra parte del trato, no los revendimos; los alquilamos. Usamos el sótano de Mike, almacenamos cientos de cómics gratuitos, y todos los sábados abríamos nuestra biblioteca de 14:30 a 16:30 para los niños del barrio. La entrada era de $0.10 al día, un robo ya que cada libro valía $0,10 y uno podía leer cinco o seis en las dos horas que estábamos abiertos.

A medida que las cosas avanzaban, promediamos unos 9,40 dólares por semana, mucho más que los $0.30 que estábamos ganando por semana en la tienda. Pero nunca hubiéramos tenido la oportunidad si no hubiéramos trabajado allí y tenido nuestros ojos abiertos a las oportunidades.

La mejor parte de nuestra nueva empresa era que ganábamos ese dinero, incluso si no estábamos allí en la biblioteca de cómics.

Mientras compartía esto con el estudiante de Thunderbird School of Global Management, le pregunté: “¿Esos cómics eran activos?”

Sabiamente, respondió: “No hasta que los convirtieron en activos. Tomaron algo que iba a ser tirado a la basura y lo convirtieron en un activo.”

Lo que este estudiante reconoció fue que mi capacidad de reconocer oportunidades y convertir algo en un activo era el verdadero activo; así es como los inversores exitosos saben cómo hacer algo de la nada.

Así que, ¿qué vas a hacer hoy?

Publicado originalmente en richdad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB