Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

El 90% del éxito de un negocio es invisible

Por Luis Lorenzo | Publicado en Interés General | 11 de julio, 2016

negocioPorque no se refleja en la información contable ni financiera.

Ni en los planes de negocio.

Los astrofísicos admiten que más del 70% del universo está compuesto por energía oscura y que un 21% del universo es materia oscura. Es decir, más del 90% del universo se sabe que está pero no se puede medir.

Un 95% de los organismos vivos en la tierra son invisibles (para el ojo humano) porque corresponde a microorganismos. Y lo mismo pasa con los negocios.

Lo que realmente hace que un negocio tenga éxito es invisible.

No aparece en los balances, ni en las cuentas anuales, ni en los inventarios, ni en las tablas de tesorería. Tampoco aparece en las declaraciones de impuestos, que no todo iba a ser malo.

La importancia de lo invisible

El objetivo de la contabilidad (y de todo el análisis que se desarrolla posteriormente), según los principios contables recogidos en el Plan General de Contabilidad es:

Conducir a que las cuentas anuales, formuladas con claridad, expresen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa.

Pero todos sabemos que no es cierto. El patrimonio de una empresa son el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que tiene. Pero existen otros valores en las empresas que no se cuantifican (porque es imposible, claro).

Por ejemplo la marca. (Sí, ya se que algunos racionalistas empedernidos hacen cálculos valorando las marcas. Es que hay gente que sin números no puede vivir).

Se estima que la marca de Nike representa un 77% de su valor en bolsa. En Coca-cola la estimación de lo que la marca representa del valor bursátil es del 60%. Esto no aparece en los libros contables. Entonces, ¿qué es lo que hace que un negocio tenga éxito?

Pues lo que seguramente ya estés pensando.

El éxito de un negocio se consigue por…

• Las redesde contactos: clientes, proveedores, colaboradores y cualquier persona que puedas conocer, aunque no tenga vínculo directo con tu negocio. Nuestra relación con ellos. El trato que les damos y que recibimos. El fomento del boca a boca.

Por supuesto la gestión de esas personas.

• El conocimiento adquirido y la divulgación de esa información.

• La comunicación interna y externa, que sea circular, es decir, ascendente, descendente y horizontal. Esto permite la integración de los clientes y proveedores en la vida natural del negocio, para conformar un continuo orgánico.

• La confianza total y absoluta en las personas. Con la necesaria aceptación del fracaso.

• El desarrollo de productos y servicios aplicando el conocimiento adquirido en las redes de personas.

• Las emociones que transmitimos y que hacemos aflorar a través de la empatía. Sin emociones no hay negocio que pueda germinar.

• La imaginación. La creatividad. La osadía para hacer cosas diferentes.

¿Estas de acuerdo con esta lista? ¿Crees que me he dejado algo? Compártelo con todos en los comentarios, por favor.

Estos elementos… ¿dónde se cuantifican?

¿En los libros contables? ¿Con el análisis financiero?

El modelo racional de gestión de negocios, que es el que se enseña en universidades y escuelas de negocios, se basa en los números. En traducir todo a números.

Su finalidad es el crecimiento continuo y la obtención de beneficios. Se empeñan en que planifiquemos haciendo proyecciones hacia el futuro con los resultados de pasado. No estoy en contra de la planificación, pero cada vez creo menos en ella como hoja de ruta.

Planifica. Sí. Pero no te obsesiones con conseguir lo planificado. Como decía el Maestro Yoda: “Siempre en movimiento el futuro está”.

Aferrarte a lo planificado te lleva a gestionar tu negocio desde el pasado y no hacia el futuro. Así que la planificación debes utilizarla para, dentro de un año, comprobar si tus hipótesis eran ciertas o no y evaluar cuánto te has equivocado. Cuando te enfrentes a una nueva decisión tómala mirando al futuro y no desde un dictamen que hiciste en el pasado. Pregúntate ¿la decisión que estoy tomando ahora me va a permitir conseguir los deseos que yo tenía al crear mi negocio?

Para obtener beneficios, para ser rentable, tenemos que centrarnos en otras áreas del negocio que tienen relación directa con las personas. No con los números. Por supuesto que los números de tu negocio son importantes, pero como medición del logro obtenido. No como proyección de objetivos futuros. Por todo esto, en mi opinión, el enfoque de grados universitarios y masters de escuelas de negocios es inválido. Se basan en el modelo racional que quieren traducir todo a números para poder “determinar la imagen fiel del patrimonio de una empresa”.

Los puntos de arriba, y más que me habré dejado, son la base para que un negocio tenga éxito.

Todos esos puntos suman el 90% de tu negocio. Y este 90% es invisible para el modelo racional porque no se puede cuantificar.

Ya lo ves. O no lo ves, porque es invisible

NOTA: para quien se sienta tentado a decir que lo invisible se contabiliza en el fondo de comercio, le quiero decir desde aquí que no. Que el fondo de comercio sólo se contabiliza cuando se ha comprado una empresa y refleja la diferencia entre el valor en libros de la empresa y el precio pagado por la compra.

Un saludo,

Luis

Fuente: luislorenzo

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB