Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Educación Financiera:

Aprende cómo funciona el dinero y como hacer que trabaje para ti.

Reibox BlogJillian Michaels primero ganó la atención nacional por su forma amorosa y dura como entrenadora en la competición de pérdida del peso de la NBC “El perdedor más grande.”

A partir de ahí, Michaels construyó un imperio de negocios mediante la capitalización de su marca personal al lanzar DVDs de entrenamiento, escribir libros sobre la pérdida de peso, y asociarse con empresas con mentalidad de salud como Krave Jerky y Popchips.

Hoy en día, la millonaria hecha-a-si-misma dirige Empowered Media junto a su socio Giancarlo Chersich y narra su vida en “Just Jillian” de E.

Pero el éxito de Michaels la obligó a aprender a manejar más dinero del que había tenido antes, un proceso que inevitablemente vino con algunos errores a lo largo del camino.

¿Su peor error? “Estar intimidada por el dinero, no entenderlo, y entregarlo a varios gerentes de negocios a lo largo de los años, lo que me costó muy caro en muchos niveles”, le dijo a Farnoosh Torabi en un episodio de su podcast “So Money”.

En lugar de tomarse el tiempo para entender sus finanzas, Michaels confió en otros para tomar decisiones en su mejor interés – y le costó “una cantidad extraordinaria de dinero.”

La emprendedora recuerda un incidente con sus impuestos en 2014 donde un contador pagó un porcentaje de los ingresos de Michaels dos veces, lo que le costó “una cantidad obscena de dinero”. También recuerda a sus amigos y compañeros cuestionarle la estructura de su negocio o preguntarle por qué no canceló ciertos gastos; y Michaels no tenía una buena respuesta.

Ahora, ella paga todas sus facturas ella misma. “Todo; cada simple cosa,” dice. “No me importa si me lleva 10 horas a la semana, lo haré todo, me quedaré en medio de la noche y lo haré porque nunca me permitiré perder el control de mis finanzas de nuevo.”

Estar en control puede tomar un largo camino. Michaels admite que el doble control de sus impuestos, obtener una segunda opinión cuando las cosas parecen sospechosas, y tener un papel activo en la gestión de sus finanzas podía haberle hecho ahorra muchísimo.

Lo que se reduce a que el manejo del dinero puede ser abrumador, pero vale la pena tu tiempo descubrir los conceptos básicos y aprender cómo solucionar desperfectos; no importa cuánto dinero tengas en el banco.

Robert KiyosakiUn prometedor titular de “The Christian Science Monitor” esta semana decía, “Por qué ser emprendedor es cada vez más popular.”

El artículo hablaba sobre un informe del Kauffman Index of Startup Activity, donde se informaba que 550.000 estadounidenses iniciaban un nuevo negocio cada mes. Eso es parte de una tendencia al alza que se mantuvo durante los últimos años.

Pero, como con todo, el contexto es clave. Kauffman llama a estas empresas “adultos pasando a ser auto-empleados dueños de negocios,” y como el profesor Edward Roberts dice, “Lo que Kauffman está viendo puede de hecho reflejar el pésimo estado de la economía fuera del sector de la innovación. Puede que esté reflejando el movimiento de tantos desempleados o mal-empleados desesperados por crear su propia empresa como el equivalente de un segundo empleo, es decir, para ganar algo de dinero para mantener a sus familias.”

En resumen, gran parte de estas nuevas empresas no son empresas en absoluto. Y las personas que las inician no son emprendedores. Son personas desesperadas que se volvieron dueños de un trabajo para poder sobrevivir.

En esencia, estas personas corrieron e iniciaron un nuevo negocio, pasando de ser empleados a ser auto-empleados moviéndose del cuadrante E al cuadrante A, el lado izquierdo del Cuadrante CASHFLOW.

La diferencia entre ser dueño de un puesto de trabajo y ser dueño de un negocio

El problema es que hay una gran diferencia entre estar en el cuadrante A y ser dueño de un trabajo, y ser un emprendedor en el cuadrante D.

Si bien uno no es necesariamente mejor que el otro, Los negocios tipo A y los negocios tipo D tienen diferentes fortalezas, debilidades, riesgos y recompensas. Muchas personas que quieren iniciar un negocio de tipo D terminan con un negocio de tipo A y quedan estancados en su búsqueda por pasar al lado derecho del Cuadrante CASHFLOW; el lado D para las grandes empresas e I para los inversores.

Muchas personas tratan de pasar del cuadrante A al cuadrante D, pero sólo unos pocos lo logran realmente. ¿Por qué? Porque los conocimientos técnicos y humanos necesarios para tener éxito en cada cuadrante son diferentes. Debes aprender las habilidades y la mentalidad requerida por un cuadrante para poder lograr el verdadero éxito allí.

Habilidades de negocios de Tipo-A Vs. Tipo-D

Si eres dueño de un negocio tipo D, puedes irte de vacaciones un año, volver, y encontrar tu negocio más rentable que cuando lo dejaste. En un negocio tipo A, si te tomas unas vacaciones de un año, no tendrás ningún negocio para cuando vuelvas.

¿Cual es la diferencia?

Poniéndolo simple, un negocio tipo A es un puesto de trabajo. Un negocio tipo D posee un sistema y luego contrata grandes empleados para operar dicho sistema. Es por eso que si un dueño de negocios de tipo D se encuentra de vacaciones, los ingresos igual siguen entrando.

Para tener éxito, el dueño de un negocio tipo D requiere:

• Poseer y controlar un sistema, y
• La capacidad de liderar personas

Para que un A pueda evolucionar a un D, necesita convertir quien es y lo que sabe en un sistema, y muchas personas no son capaces de hacer eso… o a menudo están demasiado apegadas a su sistema autónomo como para alejarse y dejar que otras personas se encarguen.

¿Puedes hacer una mejor hamburguesa que McDonald’s?

Para ilustrar mi punto, compartiré contigo una técnica que utilizo para determinar si alguien es un A o un D cuando me piden consejo sobre cómo iniciar un negocio.

Por lo general, estas personas me dicen que tienen una gran idea para un nuevo producto o idea. Escucho, por lo general durante unos 10 minutos, y dentro de ese tiempo puedo decir dónde está puesto su enfoque, ya sea en un producto o en un sistema. En esos 10 minutos, por lo general escucho palabras como éstas:

• “Este es un producto mucho mejor que el que hace XYZ”.
• “He buscado por todas partes, y nadie más tiene este producto.”
• “Te voy a dar la idea de este producto, lo único que quiero es del 25 por ciento de las ganancias.”
• “He estado trabajando en este producto durante años.”

En este punto, por lo general les pregunto una cosa: “¿Puedes tú personalmente hacer una mejor hamburguesa que McDonalds?” Hasta ahora, todo el mundo me dijo que sí. Todos pueden preparar una hamburguesa mejor.

Entonces les pregunto: ¿Puedes tú personalmente construir un negocio mejor que el de McDonalds?

La hamburguesa Vs. El negocio

Algunas personas ven la diferencia de inmediato… y algunas no. La diferencia marca si una persona está fijada en el lado izquierdo del cuadrante, el lado de los E y A, en el que se enfocan en la idea de una mejor hamburguesa; o en el lado derecho del cuadrante, el lado D e I, en el que se enfocan en el sistema de negocio.

Hago todo lo posible para explicarles que hay un montón de emprendedores que ofrecen mejores productos o servicios, así como hay miles de millones de personas que pueden hacer una mejor hamburguesa que McDonald’s; pero sólo McDonald’s creó un sistema que le sirve a miles de millones de personas.

Si la gente comienza a ver esta verdad, les sugiero visitar un McDonald’s, comprar una hamburguesa, sentarse y observar el sistema que entrega esa hamburguesa. Toma nota de los camiones que entregan la carne, el ganadero que crió la carne, el comprador que la compró, y los anuncios de televisión que la venden. Nota el entrenamiento y a los empleados. Ve la decoración, las oficinas regionales, y toda la corporación. Si pueden comenzar a entender el cuadro completo, entonces tendrán la oportunidad de pasar al lado D-I del cuadrante.

La realidad es que hay ilimitadas nuevas ideas, miles de millones de personas con productos y servicios que ofrecer, y sólo unas pocas que saben cómo construir un sistema de negocio excelente.

Reibox BlogHace más de 250 años, Benjamin Franklin ensambló un puñado de proverbios sobre la riqueza y el éxito de su publicación anual, “El almanaque del pobre Richard”, que escribió y publicó durante 25 años bajo el seudónimo de Richard Saunders.

El ensayo lleno de proverbios fue publicado como el prefacio de su almanaque de 1758 antes de ser reimpreso en más de 100 idiomas y titulado “El Camino a la Riqueza”.

Hoy, un par de siglos más tarde, muchas de las ideas de Franklin sobre la creación de riqueza aún son verdaderas, y una es particularmente relevante.

“Si fueras rico, piensa en ahorrar tanto como en conseguir,” escribió el Padre Fundador. “Un hombre puede, si no sabe cómo ahorrar mientras consigue, trabajar duro toda su vida, y morir sin valer un grano al final.”

Seguro, hacer dinero es importante – después de todo, las personas ricas se enfocan en ganar y tienden a tener al menos tres corrientes de ingresos – pero la riqueza también se define por la cantidad de tus ingresos que conservas e inviertes.

Al final del día, un salario con un montón de ceros pegados al final no necesariamente te hacen rico. Tu salario es sólo un número y si el dinero detrás de ese número no se maneja adecuadamente, puede desintegrarse en un abrir y cerrar de ojos.

Como Ramit Sethi explica en su bestseller, “Te enseñaré a ser rico“, “En promedio, los millonarios invierten el 20% de sus ingresos familiares cada año. Su riqueza no se mide por la cantidad que ganan cada año, sino por cómo han ahorrado e invertido con el tiempo.”

La buena noticia es que cualquiera puede empezar a ahorrar. No es necesario ser rico para invertir y aprovechar el poder del interés compuesto; solo tienes que ser inteligente en ello y comenzar cuanto antes, porque cuanto antes comiences a invertir, antes llegarás.

Kim KiyosakiEn una reciente encuesta hecha en Reino Unido, el gigante de las redes sociales Facebook reveló algunas cosas interesantes respecto a las mujeres y el espíritu emprendedor.

Como Elite Business publicó, una de cada diez mujeres quiere lanzar su propia empresa, pero:

– 72% sintieron que no podían identificar un modelo femenino a seguir administrando un negocio como el que quieren establecer
– 37% no se sentían listas
– 25% carecían de confianza
– 24% no sentían que poseían las habilidades empresariales necesarias para dar el salto
– 34% se ven frenadas por no tener acceso a la financiación

Curiosamente, todas estas razones se reducen a una sola cosa, ven el mundo como uno de escasez. (Escribí recientemente sobre la mentalidad de escasez y por qué es tan peligrosa para las mujeres. Lee aquí.)

Cuando se trata de una mentalidad de escasez, ¿cuál es la causa? Muy a menudo, creo que es el miedo. Concretamente, se trata del miedo al fracaso.

Piensa en la lista de razones de arriba de por qué las mujeres no inician un negocio.

Modelos a seguir

Si bien tener un modelo a seguir es sin dudas algo bueno, no es necesario para iniciar un negocio. Ese es el miedo a no tener los conocimientos y el poder dentro de ti para tener éxito.

¿Lista o no?

No sentirte lista es una vaga sensación de no tener los pies en la realidad. ¿Cuando alguien se siente lista para iniciar un negocio? ¿Hacer un movimiento? ¿Tener una familia? Nunca estás lista; sólo lo haces. De nuevo, no estar lista realmente significa que no estas preparada para la posibilidad de fracasar.

Confianza

La falta de confianza es una manifestación directa del miedo. Como dijo Gandhi una vez, “Tus creencias se convierten en tus pensamientos, tus pensamientos se convierten en tus palabras, tus palabras se convierten en tus acciones, tus acciones se convierten en tus hábitos, tus hábitos se convierten en tus valores, tus valores se convierten en tu destino.”

Si crees que no tienes confianza, tu destino será nunca tener confianza. Si crees que el fracaso es malo (no lo es!), tu destino será nunca tomar riesgos que puedan llevarte al fracaso.

Habilidades

Una vez conocí a un tipo que nunca salió de la escuela. En serio. Tenía tres… TRES doctorados diferentes, y nunca tuvo un trabajo. En el momento en que finalmente terminó la escuela, estaba en los últimos años de sus 40s y si bien tenía habilidades, ninguna era comercializable.

Podríamos modificar un viejo dicho aquí y decir, aquellos que pueden hacerlo; aquellos que creen que no pueden sólo estudiar.

No hay nada malo con siempre crecer y estudiar; de hecho, es esencial para el éxito. Las personas más exitosas saben que el aprendizaje nunca termina. Pero las mejores lecciones provienen de intentar y fallar.

Las habilidades de negocios no se enseñan. Son adquiridas. Y las habilidades de los emprendedores solo se adquieren siendo uno.

Muéstrame el dinero

En mi experiencia, hay un montón de dinero ahí fuera para financiar tu negocio. La pregunta es, ¿crees en tu negocio lo suficiente como para buscar y pedir tenazmente financiación por él?

Una vez más, la mayoría de la gente se esconde tras la excusa de que no tienen dinero porque secretamente tienen miedo de fracasar y perder el dinero de la gente. Si te sientes de esa manera, nunca lograrás despegar.

La realidad es que la mayoría de los inversores comprenden el riesgo de invertir en un negocio, y que muchas empresas fracasan. Es parte del viaje, tanto para el emprendedor como para el inversor. Pero si huelen el miedo, no van a invertir.

Si has usado alguna de las excusas anteriores (o cualesquiera otras) cuando se trata de lograr tus sueños emprendedores, es hora de bajar a la realidad. Enfrenta el hecho de que el verdadero problema es el miedo al fracaso y deshazte de él desde la raíz. Sólo entonces las excusas se derretirán y el trabajo será hecho.

Reibox BlogDe la Parte I

Le preguntamos a un puñado de millonarios y multimillonarios que se hicieron a sí mismos, CEOs, emprendedores y autores BestSellers qué deseaban haber sabido sobre el dinero desde el principio.

Esto es lo que tenían para decir:

Parte II

No aceptes todas las ofertas de las tarjetas de crédito

Farnoosh Torabi, experto en finanzas personales, autor best-seller, anfitrión del podcast diario, “So Money”:

“Le insistiría a mi yo más joven a que sea más reflexivo sobre el crédito. Abrí tarjetas de crédito al azar en la universidad sólo para ganar unas gafas de sol y camisetas. Abrí varias tarjetas de tiendas para obtener los descuentos del 20%, todo sin realmente entender la importancia de pagar las facturas en su totalidad cada mes. Como resultado, mi puntuación crediticia sufrió e incluso me negaron crédito adicional en un punto debido a un incidente de pago tardío.

Apuesta a ti mismo

David Bach, autor best-seller, fundador de FinishRich Media:

“En los negocios y en la vida, le diría a mi yo más joven ‘apuesta por ti mismo para ganar’. Vas a tener grandes sueños contra grandes probabilidades con la meta de servir a millones de personas, y muchas personas se reirán y te dirán por qué no puedes hacerlo (y todos estarán equivocados).

“Y cuando se trata del dinero, le diría a mi yo más joven que se pague primero – automáticamente – porque el milagro del interés compuesto realmente funciona, y cuando llegues a los 40 años serás multimillonario por eso.”

Comprende el poder de invertir

Kevin Cleary, CEO de Clif Bar & Company:

“En mis 20s, desearía haber entendido mejor el poder de invertir. En ese momento, tenía menos gastos, más tiempo libre y un largo horizonte de inversión; hubiera sido el momento perfecto para aprender sobre las inversiones.

“Aunque fui disciplinado para ahorrar dinero, perdí la oportunidad de aprovechar mi dinero en el largo plazo”.

El dinero significa libertad

Sophia Amoruso, fundadora de Nasty Gal, autora de “#GIRLBOSS”, escribe en su libro:

“Mis ideales políticos adoptados me permitieron abordar el dinero con un nivel elevado de aversión, lo veía como una búsqueda materialista para gente materialista, pero lo que comprendí con el tiempo es que en muchas formas, el dinero deletrea libertad.”

Si aprendes a controlar tus finanzas, no te encontrarás atrapado en puestos de trabajo, lugares o relaciones que odias sólo porque no puedes permitirte irte a otra parte. Aprender a administrar tu dinero es una de las cosas más importantes que puedes hacer. Estar en un buen lugar financieramente hablando puede abrirte muchísimas puertas. Estar en un mal lugar puede hacer que te golpeen con la puerta en la cara. Y estar quebrado te hace viejo, así que empieza a tomar decisiones inteligentes ahora para evitar pagar por las estúpidas más tarde.”

El dinero no te hace feliz

Matt Maloney, Director General de GrubHub:

“El dinero no define el éxito ni la felicidad. De hecho, si eres realmente eficaz en lo que te gusta, el dinero suele seguir tu pasión. La pasión impulsa el interés, el cual a su vez impulsa el enfoque y compromiso.”

Cuando tengas que elegir entre caminos ambiguos, elige el curso que te traerá más satisfacción emocional e intelectual – no el camino más directo a la riqueza. No tengas miedo, puedes vivir una vida muy plena ganando mucho menos de lo que crees que necesitas.”

Sabe cuánto gastas

Jenn Hyman, cofundadora y CEO de Rent the Runway:

“Creo que lo mejor que puedes hacer en tus 20s es simplemente tener conciencia de cuáles son tus gastos, probablemente se de el caso de que algunos de tus gastos sean mucho más altos de lo que te permites creer.

“Para mí, en mis 20s, estaba gastando el 80% de mis ingresos en ropa, no quería admitirlo, si me lo hubieras preguntado a los 20, nunca te lo hubiera dicho, pero esa era la realidad. Y desearía poder volver atrás en el tiempo y tener una conversación racional conmigo misma sobre mejores maneras de gastar ese dinero.”

Invierte en tu carrera y el dinero vendrá

Adam Nash, presidente y CEO de Wealthfront:

“Tuve la suerte de haber sido educado con un fuerte sentido de la importancia de ahorrar y vivir por debajo de tus posibilidades, pero no fue hasta más tarde que aprendí cuánto de tu éxito económico a largo plazo depende de tu carrera profesional.”

“Sabiendo lo que sé ahora sobre la importancia de tu trayectoria profesional en la determinación de tu éxito financiero a largo plazo, soy un enérgico creyente de que la gente en sus 20s debe buscar oportunidades en empresas de rápido crecimiento. Cuando piensas en largo plazo, la empresa a la que te vas a unir es mucho más importante en tus 20s que la remuneración específica o rol.”

Aprende a manejar el dinero que tienes ahora, no importa cuán poco sea

Debbi Fields, fundadora de la Sra. Fields:

“Mirando atrás ahora, sé que me habría beneficiado mucho si hubiera iniciado una estrategia de inversión como un joven adulto. Estaba tan ocupada tratando de ahorrar cada dólar y vivir de salario en salario que la idea de crear riqueza nunca estuvo realmente en consideración.”

“No pensar más grande que mi cuenta bancaria fue mi error – podría haber creado una cuenta de inversión simulada, unirme a un club, o aprender sobre la compra y venta de valores.”

“La clave para manejar el dinero y construir una canasta es aprender a manejar pequeñas cantidades y hacerlas crecer sabiamente con el tiempo. Puedes empezar con el cambio de tus bolsillos y hacerlo crecer más allá de lo que imaginas! Tienes que agregar un cero o dos a tu patrimonio neto y dirigir tu actitud y estrategia financiera para llegar allí.”

Reibox BlogTus 20s están lejos de ser simples… especialmente cuando se trata de tus finanzas.

Incluso algunas de las personas más ricas y exitosas no escaparon de esta década sin cometer uno o varios errores de dinero.

Le preguntamos a un puñado de millonarios y multimillonarios que se hicieron a sí mismos, CEOs, emprendedores y autores BestSellers qué deseaban haber sabido sobre el dinero desde el principio.

Esto es lo que tenían para decir:

Aprende el concepto de la gratificación retardada

Kat Cole, presidente de Focus Brands:

“Lo que desearía haber sabido son más principios y prácticas en torno al ahorro y la conciencia sobre cómo estaba gastando mi dinero Y el concepto de la gratificación retrasada, en lo cual no era realmente bueno.

Cuando estás ganando un montón de dinero puedes hacer lo que quieras, cuando quieras… Si hubiera instilado la práctica de ‘Sí, quiero algo, ¿pero lo necesito? Voy a esperar,’ una de dos cosas pasaría: O el deseo por ello hubiera desaparecido, y ahora tendría ese dinero, o cuando la comprara, estaría mucho más agradecido por ello – y tal vez lo haya conseguido en una rebaja en ese momento.”

Tener un colchón de efectivo

John Paul DeJoria, cofundador de John Paul Mitchell Systems y Patrón tequila:

“Antes de invertir o iniciar una empresa, asegúrate de tener suficiente dinero ahorrado para por lo menos seis meses para pagar las facturas o cualquier otra cosa que pueda llegar a suceder financieramente Es importante tener un colchón de seis meses de respaldo financiero antes de invertir o si algo no funciona a tu favor.”

Aprende a administrar tus tarjetas de crédito

Mark Cuban, empresario multimillonario, inversionista:

“[Me hubiera gustado saber] que las tarjetas de crédito son la peor inversión que puedes hacer. Que el dinero que ahorro en intereses por no tener deudas es mejor que cualquier retorno que podría obtener mediante la inversión de ese dinero en el mercado de valores… Debería haber pagado mis tarjetas cada 30 días.”

Las habilidades valen más que un trabajo

Tim Ferriss, inversionista ángel, autor best-seller de “The 4-Hour Workweek”:

“En tus 20s, optimiza para aprender, no ganar. Trabaja directamente bajo o con maestros en el campo y adquiere habilidades. Esto es particularmente cierto para las negociaciones y habilidades difíciles, como la codificación.”

“¿Qué preferirías tener: 20.000 dólares más al año en tus 20 años, lo que te llevaría a ganar de $ 100.000 a $ 200.000 al año en tu 30s, o un trabajo con un salario más bajo de 20 a 25 pero que te lleve a hacer millones a tus 30s?”

A menudo es mejor priorizar adquirir habilidades por sobre las ganancias inmediatas. McKinsey o Goldman pueden ser seductores, pero es fácil quedar atrapado en una trayectoria de más de 20 años asalariado por un estilo de vida hinchado que es siempre un poco más caro que el año anterior. Los siervos pueden convertirse en reyes hechos a si mismos, pero los consultores tienden a quedarse siendo consultores. La única verdadera seguridad en el trabajo es un conjunto de habilidades superior.”

Crea una canasta para tus huevos

Sara Blakely, fundadora de Spanx:

“Es realmente importante ahorrar dinero y crear una canasta, sentirte cómodo con lo que hay en tu canasta, y no tocarlo. Dejarlo allí. Siempre puse una porción de mi salario en ahorros, y esa fue una manera fácil y automática.

Necesitas un plan para tu dinero

Alexa von Tobel, fundador y CEO de LearnVest.com, autora de “Financially Fearless”:

“No tener un plan financiero es un plan; sólo que uno muy malo! Teniendo en cuenta lo que veo como una falta general de educación financiera personal, es muy fácil tirar tu dinero.”

“Tuve la suerte de aprender esta lección mientras todavía estaba en mis 20s, así que tuve tiempo de poner mi plan financiero en su lugar y comenzar LearnVest para ayudar a la gente a nivel nacional a hacer lo mismo.”

Haz algo que ames en vez de perseguir al dinero

Blake Mycoskie, fundador, principal zapatero de TOMS:

“En mis 20s, me gustaría haber sabido que el mejor consejo para cualquier persona es seguir su pasión en lugar de perseguir al dinero. He visto una y otra vez que las personas que fomentan sus verdaderas pasiones y llamados son los que terminan siendo más exitosos.”

“Es difícil en tus 20s no preocuparte por el dinero, pero enfócate en ganarlo haciendo algo que amas. Hoy en día, siento que cada vez que tomo una decisión en TOMS que me apasiona y mejora la vida de alguien, la empresa crece y gana más dinero.”

Ten cuidado con las tarjetas de crédito

Joanne Bradford, directora de operaciones de SoFi:

“Mi primer trabajo fue en Macy’s, y me daban un 20% de descuento, pero la única manera de obtener el descuento del 20% era si la cargaba en la tarjeta de Macy’s, y la tasa de interés era de un alto 20%, por lo que no era realmente un descuento en absoluto. Por lo que fue una dura lección para mí. Me gustaría haber entendido el costo real de las deudas de las tarjetas de crédito. Me corregí rápidamente en eso y luego entendí el poder de la composición.”

Aprende las habilidades que te ayudarán a avanzar en tu carrera

Neil Blumenthal, cofundador y co-CEO de Warby Parker:

“Ponte en un camino hacia el éxito financiero. Enfócate en las industrias y las empresas que están creciendo. Habrán más oportunidades… para crear futuras oportunidades, identifica las habilidades que se requieren para hacer el trabajo de tu jefe, y del jefe de tu jefe; y fíjate la meta de aprender esas habilidades con el tiempo.”

millonarioHace unas semanas escribí uno de los artículos más populares en el sitio. En él detallaba los siete cambios mentales que tuve que poner en marcha para acelerar mi éxito y volverme millonario a los 22 años.

Estas fueron las ideas que me elevaron a los grandes niveles de productividad. Cuando reflexionaba sobre los conceptos que abarqué en esa nota, me di cuenta de algo: si quería seguir progresando debía reinventar todos los sistemas que había creado. En resumen, ser asombroso o ser superado.

Estamos a finales de mayo. Ya trabajé más horas que las que mi competencia labora en todo el año. Estoy en camino de duplicar las ganancias en comisiones que generé en 2015 (un millón de dólares). Mi estrategia ha evolucionado dramáticamente gracias a la aplicación de nuevos conceptos; he logrado recalibrar mi desempeño.

Aquí va un resumen de lo que estoy haciendo para elevar mi éxito y como puedes imitarlo si así lo deseas.

1. Redefine tu idea de “trabajo duro”

Para ser el mejor, hay que trabajar como ningún otro.

Me despierto a las 4:00 de la mañana entre semana. Voy al gimnasio inmediatamente después para ejercitarme por 40 minutos y meditar por un cuarto de hora. Estoy en camino a la oficina lo más temprano posible para trabajar incansablemente por 15 horas. Nadie trabaja más que yo, menos mi competencia.

Sin embargo, no basta con trabajar más que los demás. Debes maximizar cada minuto del día. Cuando hice cambios en mis horarios por primera vez, batallé mucho para aguantar el cansancio y mantenerme enfocado. Me di cuenta de que dormir bien, ejercitarme, meditar y comer de manera correcta me permiten tener el “aguante” adecuado. ¿Cómo logré tener una rutina exitosa? Práctica, práctica, práctica.

El tiempo es tu recurso más crítico. No solo se trata de entender cómo lo utilizas diariamente, también debes estar consciente que es un recurso que se acaba. Trabajar como loco por si solo no te llevará al éxito, pero si dedicas tiempo para nutrir tu cuerpo y tu mente, podrás lograr la armonía que te catapultará.

2. Trabaja profundamente

Se puede avanzar mucho en lo que llamo “periodos de actividad concentrada”.

Llego temprano a la oficina para hacer “trabajo profundo”. Se trata de los proyectos más pesados que tengo, aquellos orientados a crear éxito sostenible a largo plazo. Hacer esto diariamente es crítico ya que le dedicas tiempo a las labores más gratificantes que te mantendrán motivado a pesar de la rutina.

Para mí, es mejor dedicarle tiempo a estas tareas pesadas lo más temprano posible. Tus clientes apenas estarán comenzando el día y por lo tanto, es menos probable que te busquen. Además, tu voluntad estará al máximo y si empiezas el día trabajando duro, el resto de tus actividades se acomodarán con mayor facilidad.

3. Domina el arte de combinar tareas

Los clientes son primero. Son la única razón por la que tu compañía existe. Es tu deber atenderlos inmediatamente cuando te necesitan.

No hay mejor diferenciador que ser conocido por tu servicio excepcional, pero puede ser difícil al momento de mantener arriba tus niveles de productividad. Las interrupciones frecuentes resultan en periodos de trabajo con avances variables. ¿Cómo avanzas con tus pendientes cuando todo el tiempo te están buscando?

Muchos libros de negocios te recomendarán checar tu corre solo algunas veces al día y proteger tu tiempo de concentración, esos periodos donde no atenderás a nadie. Si no te importa perder clientes por tu falta de respuesta, sin duda es un gran tip para aumentar tu productividad.

Una alternativa es aceptar que las interrupciones son una parte inevitable de la vida y aprender a cambiar de una tarea a otra te ayudará a ser más productivo.

Mi solución fue hacerlo como un juego. ¿Cómo puedo más “pausar” de manera más mi tarea actual y sumergirme en una discusión compleja con un cliente, para después regresar a lo que estaba haciendo tan concentrado como estaba antes?

Puedes lograrlo con una checklist de interrupciones que inicie un proceso sistematizado. Una buena lista debe contener una revisión rápida de lo que estabas haciendo, una acción específica para volver a tomar control de la tarea pendiente (abrir un documento, escribir una palabra) y un marcador mental para forzar el cambio de la concentración de una cosa a otra.

4. Deja que los datos te guíen

Imagina hacer la inversión más importante de tu vida sin haber investigado en qué ibas a meter todos tus ahorros. Nadie haría algo así, sin embargo, la mayoría de las personas pasa sus días sin determinar tiempos establecidos para sus actividades más importantes.

Confiar en “tu instinto” es lo peor que puedes hacer porque no estás contando con las distracciones que pueden evitar que cumplas con tu trabajo. La única manera segura de optimizar el uso de tu tiempo es usar los datos que tienes para determinar cuáles de tus actividades son las más productivas.

Empieza este proceso determinando cuáles son tus “entradas” y tus “salidas”. En este contexto, las llamadas, correos electrónicos y eventos son “salidas”. Estas actividades te llevarán a generar más clientes. Con datos suficientes puedes empezar a determinar cuáles son los métodos más efectivos para tener “salidas” más efectivas.

Por ejemplo, yo analicé mis actividades en una semana y me di cuenta de que conseguía más clientes haciendo llamadas que atendiendo a ciertos eventos de mi sector.

5. No existen las barreras

¿Alguna vez has escuchado de Kobayashi?

En el mundo de los concursos de comedores profesionales es una leyenda. En una de sus mayores competencias de 2001, consumió 50 hotdogs en 12 minutos. El récord mundial era de 25 y él lo dobló a 50. No hay límites en lo que puedes lograr.

¿A qué voy con este ejemplo?

Las personas suelen poner barreras a su potencial por lo logrado por otros. No aceptes que hay un techo límite de crecimiento en tu industria. Siempre hay una manera de ser exitoso y si hay algo que te sea lo suficientemente importante, lucha hasta conseguirlo.

Kim KiyosakiMi primera inversión fue una pequeña. Fue una casa de dos dormitorios en Portland, Oregón.

En ese momento, comprar esa propiedad era una idea que me daba miedo. Sentía como que estaba renunciando a mucho para poder hacer esa inversión. En realidad, eran sólo unos pocos miles de dólares.

Esa es la ironía del consejo de empezar en pequeño cuando se trata de invertir: cuando empiezas, nada se siente pequeño, ni siquiera cuando lo es.

Por eso, aquí tienes algunos consejos sobre cómo empezar en pequeño inteligentemente.

Respira profundamente

Así que lo primero que debes hacer cuando te estás preparando para hacer tu primera o primeras inversiones es simplemente respirar profundamente y relajarte.

Haz tu mejor esfuerzo para dejar a un lado lo que sientes y mirar los hechos. ¿Cuál es el verdadero riesgo si fracasa la inversión? Es probable que sea muy poco. Tal vez pierdas un poco de dinero y salgas con algunas duras lecciones ganadas.

Pero ¿cuál es el riesgo si no lo haces? Nunca crecerás, aprenderás, ni te acercarás a la libertad financiera. ¿Cuál es peor?

Construye confianza

Otra cosa que puede añadirte ansiedad a la hora de invertir es no tener confianza en lo que estás invirtiendo. Tómate el tiempo para estudiar y comprender la clase de activo que elegiste.

Yo sabía que quería invertir en bienes raíces, así que incluso a pesar de que estaba un poco nerviosa sobre hacer mi primera inversión en Portland, no estaba preocupada por mi capacidad de examinar y encontrar una oportunidad. Eso me ayudó mucho.

Piensa en grande, incluso cuando inviertas en pequeño

A menudo le digo a la gente que empiecen en pequeño con su primera inversión. Sin embargo, déjame ser clara en que esto no significa que debas pensar en pequeño. Muy por el contrario: debes pensar en grande cuando se trata a dónde quieres ir y lo que quieres lograr.

Una vez que tengas tu gran y atrevida meta, despedázala en pasos más pequeños. Comienza con el paso más pequeño.

Sigue adelante, primero con pequeños pasos, pequeñas inversiones, y luego progresa a pasos más grandes. A medida que tu experiencia y confianza crezcan con cada éxito (y sí, incluso con tus reveses) te acercarás más y más a esa gran meta.

Cuando estaba comprando la casa de Portland, sabía que era el primer paso de un viaje mucho más grande. Tenía grandes sueños, pero empecé con 75 metros cuadrados. Hoy, soy dueña de miles de apartamentos en Portland y más allá. Todo comenzó con una pequeña inversión, y un gran sueño.

Así que empieza en pequeño. Pero siempre PIENSA EN GRANDE!

millonarioAl escribir estas palabras, tengo 22 años.

En los últimos 12 meses he generado un millón de dólares en comisiones en una de las industrias más competitivas del planeta, donde mis rivales me doblan la edad y tienen 10 veces más experiencia que yo.

Tengo una maestría de una universidad prestigiosa, que recibí al estudiar de manera exprés cuatro años de escuela. He viajado a más de 50 países, completado tres triatlones y tengo una vida extremadamente feliz y estimulante.

La verdad es que las cosas van muy bien, pero no siempre fue así.

Cuando acabé la escuela me mudé al Orange County de California para lanzar una nueva oficina del negocio de bienes raíces de mi familia. Los dos primeros meses fueron brutales y pronto descubrí que el éxito llegaría mucho, pero mucho, más difícil de lo que jamás imaginé. A pesar de ser una persona exigente conmigo mismo toda la vida, me di cuenta de que no sabía cómo destacarme en el mundo real.

Luego de reinventarme una y otra vez, me he dado cuenta de que la clave del éxito millennial en el mundo de los negocios es una combinación de resistencia y pensamiento creativo.

Aquí hay siete cambios que me impulsaron a cargar el crecimiento de mi negocio.

1. La edad es solo un número

Acepta tu juventud. Si ves tu edad como un activo, que puede hacerse de diversas maneras, puedes usarla como un poderoso diferenciador. El momento en el que empiezas a usar tus años como una excusa para no buscar el éxito, es el momento en el que te conviertes en un fracaso seguro.

Si realmente crees que puedes triunfar, entonces vas a triunfar. Además, no hay nada que las personas quieran y admiren más que un hombre trabajador y dedicado que busca cumplir sus metas. Crea un efecto de bola de nieve que haga que las personas quieran ser parte de tu vida.

2. Reinvierte en ti mismo

La inversión más segura que he hecho es en mi futuro.

Lee al menos 30 minutos al día, escucha podcast relevantes mientras manejas, busca mentores. No solo necesitas ser experto en tu campo, debes ser capaz de hablar de cualquier tema, ya sea financiero, político o deportivo. Consume conocimiento y pon la educación por encima de todo.

También creo que es crítico consentirte un poco para recompensar el arduo trabajo que haces y evitar el burnout. Gasta en experiencias memorables y lujos sencillos que mejorarán tu estilo de vida. Por ejemplo, cada semana voy por un masaje. Es una de las mejores herramientas para aumentar mi productividad.

3. Evita la fatiga de la toma de decisiones

La atención es un recurso finito que puede convertirse en un cuello de botella para la productividad. Sin importar la resistencia que tengas en el día, siempre habrá un límite donde los esfuerzos del resto del día sean menos que óptimos.

Conserva tu poder mental tomando decisiones reversibles y pequeñas tan rápido como puedas y planeando de manera agresiva las acciones recurrentes para que las puedas ejecutar en “piloto automático”. Yo sé que me voy a poner para ir al trabajo cada día de la próxima semana. ¿Tú ya lo sabes?

4. Construye una mente resiliente

El gran diferenciador entre la mediocridad y el éxito es la habilidad de trabajar durante horas.

Estos momentos de grandes esfuerzos son los que permiten que el trabajo importante sea completado. La concentración es indispensable y, sin la resistencia mental necesaria, no serás capaz de completar con aquellas personas que han desarrollado un “aguante” durante años y años de trabajo.

Impulsa tus habilidades reconociendo dónde y cuándo te distraes más. Haz un análisis profundo de tus actividades diarias cada noche y busca agresivamente cómo puedes mejorar tu rutina.

5. Piensa en grande. Sé grande

La ciencia detrás de la consecución de metas y su habilidad para acelerar el crecimiento es infalible.

Si todavía no tienes tus metas para uno, cinco y 10 años escritas y siempre visibles, hazlo ahora mismo. Yo leo las mías en cuanto me despierto cada mañana. Ahora, pregúntate, ¿qué necesitarías hacer para cumplir tus metas a 10 años en solo 12 meses?

Tu poder inherente para mantener la consistencia para alcanzar tus metas puede ser lo que te impulse o detenga. Sé consciente y diligente a la hora de plantear un camino adecuado que te lleve a superar tus límites.

6. Sé metódico

Planea tu trabajo y trabaja tu plan.

Tal vez mi mayor descubrimiento fue la automatización de mis sistemas de mercadeo. Creé un proceso que me permitió quintuplicar mi producción de marketing que aumentó considerablemente mi tasa de conversión.

Puedes tomar un enfoque similar a cualquier posición analítica, creativa o administrativa mediante el desarrollo de sistemas de organización rígidos que te ayuden a mejorar tu eficiencia cuando te enfrentes a tareas repetitivas.

7. Cree en ti mismo

Si tú no lo haces, ¿quién lo hará? Alguien tiene que ser el mejor en tu medio y nadie te está deteniendo para que esa persona seas tú.

Todas las personas que han fracasado tienen una excusa. Al contrario, las personas exitosas tienen grandes historias de cómo superaron los obstáculos con soluciones creativas. El momento en el que te sientas con confianza de que no hay nada que no se puede aprender o desarrollar para resolver el más complejo de los problemas, es el momento donde te destinarás a la grandeza garantizada.

Si todavía no estás seguro de cómo empezar, comienza con una promesa de trabajar hacia el logro de la excelencia cada momento de cada día. Este es el bloque de construcción básico y la mentalidad con la que estoy construyendo mi carrera.

Mantenlo sencillo y recuerda que el éxito no es un derecho. Si realmente quieres destacar, tienes que salir al mundo y ganártelo todos los días durante el resto de tu vida.

Reibox BlogDe la Parte I

No hay manera infalible de convertirse en millonario. Pero hay pasos que puedes tomar para ponerte en el camino hacia una multimillonaria riqueza; y obstáculos que podrían estar bloqueando tu camino.

…Aunque no podemos garantizar que eliminar cualquiera de estos errores te hará rico, aquí tienes algunos factores a considerar.

Parte II

6. No registrar tu progreso

Si no estás observando de cerca tus progresos, ¿cómo sabrás si te estás acercando a tu meta?

“Tendemos a convertirnos en lo que medimos, así que registra tus progresos al menos una vez por semana.” dice Selvaraj Mudali .

7. Evitar la rutina

Hay una razón por la que las personas exitosa como Jack Dorsey , Arianna Huffington y Barack Obama se adhieren a las rutinas diarias: Funcionan.

Apegarte a una rutina establecida ayuda eliminar la fatiga decisión , la idea de que los seres humanos tienen una cantidad limitada de energía mental para usar todos los días, y que se agota poco a poco cada vez que tomamos una decisión; por pequeña que sea, como qué ponerse para ir a trabajar.

“No se trata de copiar las rutinas diarias de Richard Branson ni Steve Jobs, sino crear y apegarte a la tuya,” escribió Saul Kropman. “Despiértate a las 4 a.m. si eres capaz de hacerlo, pero lo más importante, crea una rutina que sea plausible y apégate a ella.”

8. Ponerte muy cómodo

Mientras que crear una rutina diaria te ayudará a agilizar tus días y evitar perder poder cerebral al tomar dediciones pequeñas, establecerse en una vida cómoda podría drenar tu motivación para apresurarte y construir riqueza.

“Si quieres ser millonario, tienes que poner valor y luchar por algo más grande,” escribió Cory A. Martin. “Tienes que entender que puede ser incómodo (dormir poco, hambre, omitir programas de TV) ponerse a hacer el trabajo necesario.”

9. Pasar tiempo con personas tóxicas

Las personas que te rodean afectan tu productividad más de lo que podrías pensar.

“La gente tóxica en tu vida te arrastrará para abajo,” dice James Altucher. “La gente buena en tu vida te amará y te inspirará. Es un tira y afloje, deja que la gente buena gane.”

Altucher añade: “No puedes tener éxito con personas tóxicas tirándote hacia abajo.”

10. Sólo te preocupas por el dinero

Selvaraj Mudali explica que hay dos tipos de personas: Las que se enfocan exclusivamente en hacer lo que les hace ganar dinero y las que se enfocan en construir productos y empresas que impacten al mundo. El segundo grupo “aman lo que hacen y ven el ganar dinero como una forma de hacer aún más de lo que aman”.

Si el dinero es tu único objetivo en los negocios, te será difícil desarrollar una dirección clara para tu empresa.

“Aunque ciertamente es posible encontrar ese producto que todo el mundo va a querer y enriquecerte vendiendo ese producto, la mayoría de las empresas exitosas evolucionan y crecen y, al ganar dinero, reinvierten ese dinero en una búsqueda implacable de la excelencia,” dice Mudali.

11. Culpar a otros

La única persona que puede hacerte millonario eres .

“La gente rica hace sus cosas y cuidan de si mismos.” escribe Pureum Kim. “A muchas personas les gusta culpar a los demás por todo y eso realmente no le sirve de nada a nadie.”

gente-ricaLa prosperidad está esperándote, pero tienes que aclarar tu mente si la quieres tener en tu vida.

Aquí, Daniel Ally habla sobre las 5 diferencias que hay entre la gente rica y la tacaña.

1. La gente tacaña es escéptica, la rica confía

Sorprendentemente un gran número de gente rica deja sus puertas sin seguro pues tiene la tendencia de confiar en las personas que conoce sin razón alguna, dándoles la oportunidad de ser quienes quieren ser.

2. La gente tacaña encuentra culpas, la rica encuentra éxito

La gente tacaña siempre está buscando por problemas en lugar de soluciones, por lo que terminan culpando a su ambiente, circunstancias, trabajo o etc. de todo, dando lugar a una extensa lista de excusas sobre cómo no ser exitoso.

En lugar de dejar pasar la vida, la gente rica toma acción directa y hace que cosas grandes sucedan.

3. La gente tacaña asume, la rica pregunta

Si la gente tacaña quiere interactuar con una celebridad dirán: “Ellos probablemente no tienen tiempo para hablar conmigo”, pues nunca hacen un verdadero esfuerzo a la hora de obtener lo que quieren.

En cambio, la gente rica pregunta “¿qué tal si?” ¿Qué tal si le escribo un mail al presidente y me responde?

El poder está en las manos de aquellos que hacen las preguntas correctas.

4. La gente tacaña dice “ellos”, la rica “nosotros”

En una tienda, la mujer que estaba en la caja registradora dijo: “Ellos nunca tienen las máquinas necesarias. No sé qué pasa con ellos”.

Obviamente, esta persona no adquirió ninguna obligación ni responsabilidad por su trabajo, en cambio, en uno de mis restaurantes favoritos, un ayudante dijo: “Tenemos el gran placer de cocinar nuestras carnes en fuego real”.

Su sentido de orgullo y pertenencia hizo que se ganara una buena propina. Serás rico cuando inviertas más en lo que realmente crees.

5. La gente tacaña quiere lo más barato, la rica lo que mejor le convenga

Las personas ricas siempre buscarán “ese extra” para encontrar material de calidad. Ellos no se limitan a sí mismos al precio y no se conformarán con cosas que no le sirven, pero que son baratas.

Para tener una perspectiva real de cómo volverse rico tienes que estudiar a la gente que lo es.

Si actualmente te encuentras rodeado de personas que aún no lo son, sólo haz lo contrario de lo que ellos hacen, de esta manera podrás alcanzar tus sueños financieros.

Kim KiyosakiEsta semana, un interesante título del Harvard Business Review llamó mi atención. “Por qué ‘Crear más redes’ es un mal consejo para las mujeres” sonaba. El artículo, escrito por Sarah Green, comienza con:

Cuando las personas bien intencionadas le aconsejan a las mujeres jóvenes sobre cómo salir adelante, crear redes está casi siempre en la parte superior de la lista. Haz conexiones; sal fuera de tu zona de confort; no solo construyas relaciones, enfócate en tu negocio. Encuentra un mentor (no, un sponsor!) y si tu empresa no tiene ya una red de mujeres, inicia una.

Un nuevo estudio sugiere que tal vez este consejo conéctate-para-llegar-a-la-cima es, para las mujeres, un poco exagerado.

Naturalmente, estaba intrigada ya que creo que los contactos son esenciales para el éxito de las mujeres en los negocios.

Según el estudio, que se enfocó en los analistas de Wall Street, los hombres y las mujeres tenían la misma cantidad de contactos, pero los hombres aprovechaban más de sus contactos que las mujeres.

Como Green continúa diciendo: “Este tampoco es el primer estudio que muestra que hay aspectos estándares (por ejemplo, masculino) en los manuales que no parece funcionar para las mujeres”, y hacia el final del artículo, apunta al consejo estándar profesional para los hombres y las mujeres ambiciosas, como ir a una buena escuela, obtener un MBA, y conseguir un trabajo en una empresa de consultoría top o algún banco de inversión. Al final, ella concluye: “… tenemos que dejar de decirles a las mujeres que sigan el manual masculino. No funciona para las mujeres.”

En cierto modo, entiendo a donde Green quiere ir, pero, por desgracia, creo que no alcanza a ver la imagen completa. Su consejo, después de todo, se centra en las mujeres que están siguiendo un camino: el de una empleada bien pagada.

Tal vez sea cierto que el manual de los hombres no funciona en los lugares de trabajo e industrias controladas y dominadas en su mayoría por hombres. Pero la peor tragedia es que la mayoría de las mujeres piensen que sólo pueden alcanzar el éxito siguiendo el manual de los hombres para subir por la escalera de una corporación.

En mi experiencia, las personas más ricas del mundo buscan y construyen redes. Todos los demás buscan trabajo.

Una pequeña parte interesante del artículo de Green es la siguiente: las mujeres que estaban conectadas con ejecutivos tuvieron mejores resultados. Sin embargo, los hombres con los mismos tipos de conexiones consiguieron incluso mejores resultados, “lo que sugiere que los hombres están mucho más dispuestos a ayudar a otros hombres” que mujeres dispuestas a ayudar a otras mujeres.

Pensando en todo esto, se me ocurrieron un par de cosas que quiero compartir contigo.

# 1 – Las mujeres no deben construir más redes; debemos constituir mejores redes

Que las mujeres conectadas con ejecutivos obtengan mejores resultados es ninguna sorpresa para mí. A menudo, crear redes puede ser sólo otra palabra para sociabilizar. Pero, crear redes de verdad significa crear las conexiones correctas de forma correcta para obtener mayor beneficio.

Una cosa importante que debes hacer es cuidar tu red de contactos y regarla y podarla según sea necesario. Siempre trabajar en gastar tu energía y tiempo en donde te de más frutos.

# 2 – Las mujeres necesitan invertir en el éxito de todas

Es verdad. Debido a que el lugar de trabajo es tan competitivo para las mujeres, puede haber muy poca cooperación. Por desgracia, esto es especialmente cierto para aquellas empleadas muy bien pagadas que ven el mundo de los negocios como uno de escasez. Hay, después de todo, sólo unas pocas posiciones disponibles y una gran cantidad de mujeres que están compitiendo por ellas.

Una de las cosas que me encanta de ser emprendedora es que no compito por una posición. Esto me permitió conectarme con muchos grandes hombres y mujeres que invirtieron en mi éxito tanto como yo invertí en los suyos. Pero, independientemente de tu trayectoria profesional, las mujeres necesitamos cuidarnos las espaldas las unas a las otras! Si queremos salir adelante, nos necesitamos las unas a las otras.

# 3 – Empieza un nuevo juego!

Si bien es cierto que el manual de los hombres no funciona para las mujeres en el mundo sofisticado de las empresas de consultoría e inversión, tal vez sea momento no de conseguir un nuevo manual, sino un nuevo juego.

Si quieres ser una CEO, deja de subir la escalera corporativa. Inicia tu propia empresa! El mundo, contrariamente a la creencia popular, no está lleno de escasez. Está lleno de abundancia! Y quienes estén dispuestas a salir y agarrar las oportunidades que hay ahí fuera, podrán hacer las reglas sobre la marcha.

Reibox BlogNo hay manera infalible de convertirse en millonario.

Pero hay pasos que puedes tomar para ponerte en el camino hacia una multimillonaria riqueza; y obstáculos que podrían estar bloqueando tu camino.

Para determinar cuáles son esos obstáculos, Business Insider revisó el hilo de Quora ¿Cuáles son los mayores obstáculos para convertirse en millonario? y junto las 11 respuestas más perspicaces.

Aunque no podemos garantizar que eliminar cualquiera de estos errores te hará rico, aquí tienes algunos factores a considerar.

1. Falta de determinación

No tener la perseverancia y la determinación de atravesar los tiempos difíciles en tu camino hacia la creación de riqueza podría evitar que llegues a tu meta, de acuerdo con Lukas Schwekendiek .

“No es tan simple como decir que no lo quieres lo suficientemente, o que no estás dispuesto a trabajar duro por ello. Mucho de ello es una lucha interna,” explica. “Hacerte millonario no se trata de juntar un millón de dólares de algún lugar o por trabajar duro. Hacerte millonario significa iniciar un viaje para transformarte en una persona que pueda manejar un millón de dólares.”

2. No actuar sobre tus ideas

“Una cosa es encontrar ideas millonarias, pero otra cosa completamente diferente es actuar en ellas,” dice Bruce Cruz. “Los millonarios no se quedan sentado viendo a los demás avanzar en la vida, los millonarios toman acción para alcanzar sus metas.”

Podrías estar en algo. En una columna de Fitness para hombres, el multimillonario Mark Cuban señaló que puedes diferenciar una buena idea de una mala basado en “si la persona inició o no una compañía alrededor de ella.”

“Las ideas no valen nada hasta que haces algo con ellas,” dijo Cuban.

3. Falta de creatividad

“Si no tienes ideas, estás de vuelta con los civiles, y los civiles nunca ganarán un millón.” escribió James Altucher.

Altucher compara el proceso de dar con buenas ideas con hacer ejercicio: Si te saltas el gimnasio durante dos semanas, te será difícil volver a estar en forma. Lo mismo ocurre con las ideas que valen la pena.

“Las malas ideas son buenas,” escribe Altucher. “Tienes que dar con por lo menos entre 100 a 1.000 malas ideas por cada buena idea.”

Esa buena idea podría ser una idea de un millón de dólares.

4. No hacer conexiones en tu industria

Muchos usuarios de Quora señalaron el crear contactos como un rasgo clave de los millonarios.

“Nunca llegarás a ser crucial en la vida si pasas tiempo con personas perezosas que no están interesadas en administrar su dinero sabiamente,” advierte Bruce Cruz.

Cruz destacó el valor de desarrollar contactos dentro de tu industria y buscar mentores que te guíen a medida que inviertes y haces crecer tu riqueza.

5. Tratar de hacer feliz a todo el mundo

No desperdicies tu tiempo tratando de complacer a todos; enfócate en tus metas personales.

“A algunas personas no les agradarás, no creerán en tu visión o no te seguirán en el camino que crees.” escribe Saul Kropman. “Podrían ser grandes personas pero no son las adecuadas para ti y no debes preocuparte por ellas.”

Reibox BlogA la mayoría de nosotros nos enseñaron que el dinero es la raíz de todo mal y una de las cosas de las que no se habla.

En la sociedad parece que está bien decirle a la gente que estás en bancarrota o que eres de clase media, pero hazte rico y ya no podrás hablar de dinero nunca más.

Para la mayoría de las personas es como oír clavos en la pizarra cuando alguien habla sobre su Rolls-Royce, su jet o sus clubs.

¿Por qué? Quiero darte permiso para hablar sobre tu éxito financiero.

En lugar de estar ofendido por aquellos que hablan de dinero, debes evitar a los que no lo hacen. Y ten cuidado de aquellos que no puedan ganar dinero, que gasten todo su dinero, o que no puedan pagar la cuenta. No puedes aprender nada de los tacaños y avaros.

No es cierto que necesites dinero para hacer dinero. La verdad es que necesitas valor para hacer dinero; el 80 por ciento de todos los millonarios actuales son millonarios de primera generación. No heredaron su dinero ni comenzaron con dinero. Tienes que ser valiente para conectarte con nuevos clientes, obtener más atención y dominar a tus clientes para que no puedan pensar en nadie más.

Ganar dinero, mantener dinero, y luego multiplicar el dinero requiere de un compromiso, dedicación y una obsesión monstruosa por el crecimiento.

Si trabajas para otra persona, asume la responsabilidad de hacer crecer la empresa, no sólo ganar tu salario. Eso ampliará el escritorio de ambos, el de tu empleador y el tuyo. No seas un mero espectador cuando se trata de ganar dinero. Asegúrate de estar en el campo tratando de anotar.

Hay tanto dinero en el planeta, es alucinante, pero la mayoría de la gente no tiene casi nada. La mayoría de las personas no tienen dinero porque creen que hay escasez de dinero, o creen que no lo merecen o que es difícil de conseguir.

Yo tomé la actitud de que el dinero está en todas partes. Todo el mundo tiene dinero, y si son tratados correctamente y se les provee lo que quieren (y más que eso), ellos felizmente me dan su dinero. Mi grito de batalla es “¿Quién tiene mi dinero?”

Cuando era un joven vendedor y necesitaba zapatos nuevos o un traje nuevo, me presentaba a trabajar y me preguntaba: ¿Quién tiene mi dinero para mi traje y zapatos nuevos? Buscaba un cliente que comprara mis productos o servicios y me de el dinero por los productos que, a su vez, necesitaba.

¿Quieres ingresos? En lugar de estar obsesionado con nunca tener suficiente, enfócate en la cantidad de dinero que hay y en ponerte adelante de esas personas que necesitan lo que estás ofreciendo.

El dinero está en todas partes y mi meta es conseguir el mío. Gracias a esta mentalidad, el dinero viene a mí fácilmente, sin esfuerzo y en abundancia. Puedo gastar un montón y regalarlo, y aún tener mucho.

Kim KiyosakiEl problema con los consejos convencionales sobre el dinero es que no sólo son convencionales, sino también a menudo erróneos.

De hecho, muchos consejos financieros de por ahí están diseñados para mantenerte pobre y no inspirarte a hacerte rico.

Ya hablamos sobre el poder de los presupuestos para hacerte rico. ¿Por qué hablamos tanto sobre los presupuestos? Bueno, porque hay muchísimos malos consejos por ahí!

Me crucé con un ejemplo reciente en un artículo titulado, “Top 7 Money saving tips for women who manage the family budget” La autora Obu Ramaraj le da los siguientes consejo a las mujeres que manejan las finanzas de sus casas:

1. Viva por debajo de sus posibilidades
2. Limite las comidas para llevar
3. Efectivo por sobre crédito
4. Los proyectos de bricolaje
5. Hable con su familia sobre el presupuesto
6. Establezca un ejemplo
7. Anote

En términos generales, estos pueden ser condensados en tres amplias categorías de malos consejos sobre presupuestos que son básicas para los miembros de la clase media.

Mal consejo sobre presupuestos #1: Ve un mundo de escasez

El clásico mantra “vive por debajo de tus posibilidades” es una de las cosas más destructivas que le puedes enseñar a alguien sobre el dinero. Le enseña a las personas a pensar en términos de escasez. “Tú sólo tienes esto, por lo que debes cuidar que no se agote.”

Robert a menudo comparte la historia sobre cómo cuando era niño su padre pobre siempre decía: “No puedo pagarlo.” Robert a su vez escuchaba a su padre rico contrarrestar este sentimiento con la pregunta: “¿Cómo puedo pagarlo?” Una forma de pensar, la manera de su padre pobre, ve un mundo de escasez. La otra manera de pensar ve un mundo de abundancia.

En vez de vivir por debajo de tus posibilidades, ¿cómo puedes encontrar la manera de aumentar tus posibilidades?

Mal consejo sobre presupuestos #2: Estable límites

Cuando vives en un mundo de escasez, debes encontrar formas de conservar lo que tienes. Así que, naturalmente, estableces límites.

No salir a comer afuera, crear sistemas para limitar tus gastos, y hacer todo tú mismo en lugar de contratar a un experto son todas formas que tienen aquellos con mentalidad de escasez para establecer límites para “ahorrar” dinero. Desafortunadamente a veces no ahorran dinero, e incluso cuando lo hacen, se sienten insatisfechos, estresados, y no disfrutan de las cosas que quieren hacer.

De nuevo, hay muchas buenas razones para limitar cosas en la vida. Por ejemplo, tal vez no comas fuera porque quieres controlar lo que hay en tu comida o pasar más tiempo con tu familia. O quizás haces un proyecto de bricolaje porque realmente disfrutas aprendiendo cosas nuevas. Pero no ser capaz de pagarlo no debería ser una razón.

En lugar de fijar límites, los ricos entienden que los límites son solamente un estado mental. Si ves el mundo como uno de abundancia, el truco (y lo divertido!) está en averiguar cómo puedes aprovechar la abundancia, no en proteger avaramente lo poco que conseguiste ganar.

Mal consejo sobre presupuestos #3: Establece un mal ejemplo

En última instancia, si sigues el consejo de los expertos financieros convencionales y modelas este comportamiento para su familia, continuarás creando generaciones de personas que tienen problemas para llegar a fin de mes. Peor aún, le enseñarás a ver el mundo como uno de escasez, por lo que limitarás sus mentalidades y potencial en el proceso.

En vez de eso, da un salto y empieza a aprender cómo puedes lograr todo lo que te propongas. Pasa esas lecciones, tanto las de éxito como las de fracaso, a tus hijos. Les irá mucho mejor con ellas.

Robert KiyosakiUno de los mejores indicadores de inteligencia financiera es el flujo de dinero. Sin embargo, no es sólo el flujo de dinero lo que importa, también es la forma en que obtienes ese flujo de dinero.

El primer paso para saber cómo obtienes tu flujo de dinero es entender tus estados financieros personales.

Una vez que entiendas dónde estás financieramente, es crucial que crees un plan para estar financieramente más seguro y saludable. Y eso significa empezar con un presupuesto.

El problema es que la mayoría de las personas tienen conceptos erróneos sobre lo que es un presupuesto y por qué es tan útil.

En mi experiencia, hay tres maneras en que las personas presupuestan. Y la forma en que presupuestas tiene mucho que decir sobre tu mentalidad financiera.

Presupuestando como los pobres

Las personas con mentalidad de pobres a menudo no usan los presupuestos. Y si los usan, usan uno muy simple. ¿Por qué? Porque no tienen ningún activo ni ingresos pasivos.

Aquellos que presupuestan con mentalidad de pobre, simplemente hacen un seguimiento de sus ingresos (es decir, su salario) y sus gastos cada mes. Lo que les queda, a menudo nada o menos, lo usan para ahorrar en caso de que llegue un día lluvioso.

Para aquellos con una mentalidad de pobre, un presupuesto sirve como una herramienta para asegurarse de no estar gastando demasiado, pero no para entender sus finanzas, ni inspirarlos, ni crecer.

Presupuestando como la clase media

Aquellos en la clase media a menudo tienen más ingresos que gastos (siempre y cuando mantengan su trabajo bien remunerado!). Puede que tengan unas pocas inversiones, pero no están enfocadas en ellas diariamente. En vez de ello, contribuyen a algún mondo mutuo de inversión al que rara vez prestan atención, y tal vez son dueños de una casa.

La clase media usa el presupuesto como herramienta para saber la cantidad de dinero que les queda cada mes. A continuación, se recompensan por tener dinero extra, que a menudo lo anotan como “gastos discrecionales”. Y más a menudo, lo gastan en vacaciones, coches, electrónica, o algo que les de placer; cosas que yo llamo doodads (caprichos). En el proceso, crean pasivos, pero no invierten en activos.

Para aquellos con mentalidad de clase media, un presupuesto sirve como herramienta para asegurarse de que gastan menos de lo que ganan, pero también para saber cuánto dinero para “diversión” pueden gastar. Sin embargo, el origen de ese dinero ganado siempre son los ingresos de un salario y no ingresos pasivos provenientes de inversiones.

Presupuestando como los ricos

Los ricos no ven los presupuestos como una forma de comparar sus ingresos y gastos. Más bien, los ven como una manera de prepararse para crear más dinero. En resumen, se preguntan, “¿Cómo puedo ganar más dinero?” en lugar de decir: “¿No tengo suficiente dinero?” (Los pobres) o “¿Cuánto dinero extra puedo gastar?” (La clase media).

Si hay doodads que los ricos quieran disfrutar, no ven sus ingresos existentes para determinar si pueden comprarlos. En vez de eso, se preguntan cuánto más van a necesitar ganar para cubrir ese gasto. Y entonces buscan inversiones y activos para que cubran esos nuevos gastos.

En esencia, el primer gasto en un presupuesto es el gasto para las inversiones. Eso crea entonces los ingresos pasivos que cubrirán las cosas “divertidas” del presupuesto después. En el proceso, los ricos crean más dinero y obtienen más activos. Sus flujos de dinero cubren sus gastos. Y todo deriva de su mentalidad a la hora de armar sus presupuestos.

Kim y yo hemos presupuestado así durante años, y es una de las claves fundamentales de nuestro éxito financiero. Si puedes dominar tu mentalidad y cambiar tu forma de presupuestar, podrás dominar tu dinero.

Robert KiyosakiCuando era un niño en la escuela primaria, mi padre rico ya estaba poniendo ideas en mi cabeza sobre las diferencias entre los ricos, los pobres y la clase media.

“Si quieres seguridad laboral, sigue los consejos de tu papá,” me dijo. “Si quieres ser rico, necesitas seguir mis consejos.”

Entonces, Padre rico pasó a mostrarme la diferencia entre su plan de inversiones y el plan de inversión de mi padre.

“Mi empresa compra activos con dólares antes-de-impuestos,” decía padre rico mientras hacía el siguiente diagrama.

01

“Tu papá intenta comprar activos con dólares después-de-impuestos. Sus estados financieros se parece a esto,” dijo padre rico.

02

Para resumir, de forma bella, mi padre rico combinó los dos diagramas para poner en relieve la diferencia entre mi padre y él.

03

Jugando con diferentes reglas

El punto que mi padre rico estaba queriendo marcar era que, a pesar de que vivíamos en un país libre, no todo el mundo jugaba con las mismas reglas. Los ricos tienen sus propias leyes, las cuales les permiten hacerse más ricos.

Padre rico continuó enseñándome que, debido a que mi padre era un empleado, él tenía que pagar sus impuestos primero y sólo entonces podía invertir. Eso significaba que le sacaban hasta un 50 por ciento o más de sus ingresos antes de que pudiera comenzar a invertir.

Como dueño de negocios, padre rico era capaz de comprar activos a través de su negocio, y entonces pagar impuestos por los ingresos que le quedaban. Él compraba sus activos primero, y pagaba sus impuestos después.

“Yo pago impuestos sobre mis ingresos netos,” dijo. “Tu papá paga impuestos sobre sus ingresos brutos, y luego trata de comprar activos. Debido a esto, es muy, muy difícil para él poder lograr cualquier tipo de riqueza.”

Si tuviéramos que mostrarlo en un mapa en el cuadrante del flujo del dinero, los puntos de mi padre rico se verían así:

Como invirtió mi padre pobre

04

Como invirtió mi padre rico

05

“Siempre recuerda,” dijo padre rico, “que las reglas son diferentes para los diferentes cuadrantes. Toma las decisiones sobre tu futuro con prudencia. Decide con qué reglas quieres jugar.”

¿Puedes hacer esto tú también?

Intento transmitir la sabiduría que aprendí de mi padre rico. Hoy en día, como mi padre rico me enseñó, invierto a través de mis negocios, y enseño a otros a hacer lo mismo.

Cuando hablo sobre esto, invariablemente las personas levantan sus manos y dicen cosas como:

• “Pero yo soy un empleado, y no tengo un negocio.”
• “No todos podemos ser dueños de un negocio.”
• “Empezar un negocio es arriesgado.”
• “No tengo dinero para iniciar un negocio, y mucho menos para invertir.”

Para este tipo de declaraciones, le recuerdo a las personas que hace menos de 100 años, aproximadamente el 85 por ciento de las personas en los EE.UU. eran dueños de sus propios negocios, ya sea como productores independientes o pequeños comerciantes. Sólo un pequeño porcentaje de la población era empleada. Sé que mis abuelos fueron dueños de pequeñas empresas.

Actualmente, en tan sólo un par de generaciones, parece que la era industrial (con su promesa de empleos bien remunerados, seguridad laboral y pensiones) ha hecho desaparecer esa independencia de nosotros.

¿Qué quieres hacer?

Lo más probable es que tengas el potencial para ser un gran dueño de negocios, si tienes la voluntad para desarrollar las habilidades necesarias. Nuestros antepasados desarrollaron y dependían de sus habilidades empresariales, y tú también puedes.

Si no tienes un negocio hoy, la pregunta es: ¿Quieres pasar por el proceso de aprender cómo construir un negocio?

Eres el único que puede responder esa pregunta.

Reibox BlogSi tu sueño es hacerte millonario, no hay un camino establecido para alcanzarlo. Sin embargo, hay pasos que puedes tomar para ponerte en el camino correcto, y saltar los obstáculos que puedan bloquear tu camino.

En el hilo Quora “¿Cuáles son los mayores obstáculos para hacerte millonario?” el autor, blogger y podcaster James Altucher compartió algunos de los hábitos que descubrió que impiden a las personas hacerse millonarias, tanto en su vida propia como en la vida de los millonarios que conoció y estudió.

Además de señalar algunos factores obvios que afectan tu valor neto (tu salario y donde vives) Altucher esboza obstáculos menos tangibles que podrían estar frenándote.

Aquí tienes tres señales de alerta a tener en cuenta si estás apuntando llegar a la marca de un millón de dólares.

1. No ejercitas tu creatividad

“Si no tienes ideas, te quedas con los civiles. Los civiles no harán nunca un millón,” escribe Altucher en Quora.

Altucher compara el proceso de dar con buenas ideas con hacer ejercicio: Si te saltas el gimnasio dos semanas, te será difícil ponerte en forma. Lo mismo vale para tener ideas que valgan la pena.

“Las malas ideas son buenas,” dice. “Tienes que tener por lo menos de 100 a 1.000 malas ideas para tener una buena idea.”

Esa buena idea podría ser una idea de un millón de dólares.

2. Pasas tiempo con personas tóxicas

Las personas con las que te rodeas afectan tu productividad más de lo que crees.

“Las personas tóxicas en tu vida te arrastrarán para abajo,” escribe Altucher. “Las personas buenas en tu vida te amarán y te inspirarán. Es un tira la soga. Deja que la gente buena gane.”

Y añade: “No podrás tener éxito con personas tóxicas tirándote para abajo.”

3. Le echas la culpa a otros por tus errores

Es difícil admitir el fracaso. Y es aún más difícil dejarlo atrás cuando la herida todavía está fresca. Pero culpar a otros por tus errores nunca es productivo, de acuerdo con Altucher.

“Es muy difícil [aprender de él] cuando sientes el dolor del fracaso. Yo a menudo no puedo hacerlo,” dice. “Pero no culpes tampoco. Ese es el primer paso para aprender, recuperarte, moverte hacia adelante en lugar de hacia atrás.”

Después de entrevistar a cientos de personas exitosas en su podcast, Altucher notó que todos ellos tenían una cosa en común: “Todos ellos tuvieron períodos de enormes fracasos,” dice. “Esta es la cantidad de veces que ellos culparon a otras personas por sus fracasos: CERO”.

Ya sea culpa de ellos o no, las personas exitosas no se detienen en los fracasos; aprenden de ellos y siguen adelante.

Robert KiyosakiEn este momento, siento que 1985 fue el peor año de nuestras vidas. Pero en retrospectiva, fue el comienzo de nuestros mejores años.

Estábamos quebrados. Entre los dos, Kim y yo teníamos alrededor de $400.000 en deudas personales, la mayoría de las cuales yo le debía a los acreedores debido al fracaso de mi primer negocio; y los intereses estaba haciendo que ese número crezca rápido.

Los pocos ahorros que teníamos habían desaparecido en tres meses, y por un corto período de tiempo, habíamos sido unos sin hogar. Para sobrevivir, cargamos al máximo cada tarjeta de crédito que teníamos, lo que significaba que nuestra deuda estaba creciendo aún más.

Las lecciones más valiosas

Nos vimos tentados a declararnos en quiebra y empezar de nuevo, pero no lo hicimos. Elegimos aprender las lecciones importantes que el saldar nuestras deudas nos enseñarían. Para 1990, estábamos libres de deudas, y unos años más tarde, éramos financieramente libres. Hoy en día, tenemos muchos millones.

Somos más ricos, no sólo porque tenemos un montón de dinero, sino también por las experiencias y las lecciones que aprendimos cuando buscábamos la forma de saldar nuestras deudas.

Los siguientes son los seis consejos esenciales y sencillos que aprendimos de nuestra experiencia que pueden ayudarte a eliminar tus deudas y hacerte más rico.

Consejo # 1: Si tienes tarjetas de crédito con saldos pendientes, ten sólo una o dos tarjetas de crédito en tu billetera.

Mantén las otras tarjetas fuera de vista, preferiblemente en un una caja de seguridad o caja fuerte. Cada nuevo cargo que le agregues a esas tarjetas, tienes que saldarlas cada mes. No incurras en ninguna deuda mala más de largo plazo.

Consejo # 2: Consigue de $150 a $ 200 adicionales por mes.

Cuando Kim y yo estábamos en nuestros momentos más difíciles económicamente, aprendimos cómo abrirnos paso. Conseguimos pequeños trabajos aquí y allá, todo mientras trabajábamos en la construcción de nuestro propio negocio los fines de semana.

No fue difícil ganar un poco de dinero extra aquí y allá. Simplemente tuvimos que mantener nuestras mentes abiertas a las posibilidades que nos rodeaban. Si no puedes generar un adicional de $ 150 a $ 200 por mes, entonces tus posibilidades de lograr la libertad financiera son solamente una quimera.

Consejo # 3: Aplica ese adicional de $ 150 a $ 200 a los pagos mensuales de SOLO UNA de tus tarjetas de crédito.

Paga el mínimo más los $ 150 a $ 200 en esa tarjeta de crédito. Paga sólo el monto mínimo en todas las otras tarjetas. A menudo, las personas tratan de pagar un poco más cada mes en todas sus tarjetas, pero esas tarjetas sorprendentemente nunca logran ser saldadas.

Consejo # 4: Una vez que la primera tarjeta esté saldada, aplica la cantidad total que pagabas cada mes en esa tarjeta a tu próxima tarjeta de crédito.

Paga el monto mínimo en la segunda tarjeta más el pago mensual total que pagabas en tu primera tarjeta de crédito.

Continúa este proceso con todas tus tarjetas de crédito y otros créditos de consumo, tales como cargos de tiendas. Con cada deuda que pagues, añade la cantidad total que pagabas a la deuda pagada al pago mínimo de la deuda siguiente. A medida que pagues cada deuda, la cantidad mensual que le estarás pagando a la siguiente deuda aumentará.

Consejo # 5: Una vez que todas tus tarjetas de crédito estén pagadas, continúa el procedimiento con los pagos de tu coche y de tu casa.

Si sigues este procedimiento, te sorprenderás por la cantidad reducida de tiempo que te tomará estar completamente libre de deudas. La mayoría de las personas pueden estar libres de deudas dentro de cinco o siete años.

Consejo # 6: Ahora que estás completamente libre de deudas, toma la cantidad mensual que pagabas en tu última deuda y usa ese dinero para inversiones.

Es así de simple.

La buena noticia es que no tienes que hacerlo solo!

Cuando Kim y yo estábamos saliendo de deudas, y en el camino de hacer millones, tuvimos amigos y asesores en cada paso del camino. Creemos tan firmemente en el poder de una comunidad que pasamos nuestras vidas construyendo una empresa que le provea a muchos otros la misma ayuda y aliento que nosotros tuvimos.

Robert KiyosakiSi eres un gran fanático del fútbol americano, sabes lo importante que es el Draft de la NFL.

Para los no fanáticos de la NFL, el Draft es el momento en el que los equipos de fútbol (americano) profesionales escogen jugadores jóvenes universitarios y les pagan cantidades extraordinarias de dinero para jugar un juego.

La historia de una rápida caída

Hace dos años, en el Draft del 2014, Johnny Manziel, o “Johnny Football” como fue llamado, fue reclutado por los Cleveland Browns como el pick número 22 en la primera ronda. El contrato resultante fue de alrededor de $8,3 millones con un bono de $ 4.3 millones por firmar. De la noche a la mañana, Johnny Football era un millonario.

Dos años después, luego de una serie de problemas fuera del campo, incluyendo abuso de sustancias y el presunto abuso físico a su novia, los Browns cortaron a Johnny Football en marzo. Durante el Draft de este año, Manziel observó el Draft de la NFL como “agente libre”, solo en un bar de Columbus, Ohio.

Unos días más tarde, escribió esto en Twitter: “Ustedes actúan como si lo que estoy haciendo fuera algo nuevo. He sido la misma persona, haciendo las mismas cosas desde que todo comenzó.”

Mentalidad: La clave del éxito

Todo esto viene a demostrar una verdad universal, el dinero no te hace rico. Mentalidad sí.

De hecho, la mentalidad, muy a menudo, es la línea divisoria entre los que tienen éxito en la vida y los que no.

En la NFL hay muchos jugadores que no tienen las habilidades y talentos naturales que Manziel tiene, pero prosperan. Se presentan, se ponen a trabajar, y continuamente aprenden y crecen. Escuchan a sus entrenadores. Se rodean de personas inteligentes que los ayudan a mejorar en lugar de empeorar. Tienen una mentalidad de éxito, la mentalidad de un profesional, no la de un aficionado.

No conozco personalmente a Johnny Fooball, pero puedo decir que su caída rápida se debió a muchas cosas, y muchas de ellas derivan de una pobre mentalidad. El presumir ser el mismo cuando los resultados de su comportamiento demuestran una y otra vez que tiene que cambiar, es la prueba viviente del viejo adagio que dice que la definición de locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar resultados diferentes.

Cambia tu mentalidad para cambiar tu futuro

Hoy, si estás corriendo hacia una pared y no experimentas el éxito que esperabas, te pido que eches un vistazo a tu mentalidad. ¿Cómo estás viendo el mundo? ¿Estás cayendo en viejos hábitos y formas de hacer las cosas que resultaron en las mismas faltas de éxitos que en el pasado?

Si es así, es hora de dejar de ser la misma persona y hacer las mismas cosas. Es tiempo de cambiar.

Empieza por ver aquí

Empieza por ver cómo usas tu tiempo. ¿Lo desperdicias de formas poco saludables? ¿Hay lugares en los que puedas pasar tu tiempo para crecer en lugar de quedarte estancado?

Y entonces, echa un vistazo a la gente con la que sueles salir. ¿Tienen mentalidad de perdedores que te estén deteniendo? ¿Necesitas cambiar tus viejos “amigos” por otros nuevos que te ayuden a ser mejor de lo que eres y darte una nueva mentalidad?

Por último, echa un vistazo a lo que lees y escuchas. ¿Llenas tu mente con cosas que refuerzan el status quo? ¿O llenas tu mente con cosas que te desafían y te piden crecer para ser más de lo que eres?

Al final, hay esperanzas para Johnny football, y hay esperanzas para ti. Todo comienza con un cambio de mentalidad, y continúa con ponerte a trabajar, día a día para continuamente crecer y desafiarte a ti mismo.

De nuevo, el éxito y la riqueza no provienen de las oportunidades y el dinero. Provienen de lo que haces con ellos.

 

 

 

Subir »
FB