Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Educación Financiera:

Aprende cómo funciona el dinero y como hacer que trabaje para ti.

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Una mirada a las metas de libertad financiera, salud, cuerpo y más

OK. Ya pasó un mes del Año Nuevo. El tiempo vuela.

Mi primera pregunta es: ¿Has establecido la o las metas que quieres lograr este año? ¿Están claras en tu mente?

¿Las has escrito? Si es así, ¡fantástico! Si no, ahora es el momento.

NUESTRA RUTINA DE AÑO NUEVO

Cada Día de Año Nuevo, como ya dije antes, Robert y yo subimos a la cima de una montaña en Phoenix y discutimos tres cosas … Seguir leyendo »

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Cuando invierto, en lo primero que me enfoco es en el flujo de dinero. El flujo de dinero es simplemente los ingresos que recibes de un activo cada mes, trimestre o año, menos los gastos necesarios para mantener ese activo.

Por ejemplo, si inviertes $25.000 en un nuevo negocio de comida gourmet y recibes $400 al mes de ingresos netos, esos $400 son tu flujo de dinero. Si pagas $20,000 de entrada para comprar una propiedad de alquiler de $100,000, y, después de pagar los gastos de la hipoteca y de operación, te quedas con $100 por mes de los ingresos por el alquiler, esos $100 son el flujo de dinero.

Es dinero que fluye directo a tus bolsillos.

¿Por qué el flujo de dinero es tan importante?

Independencia financiera significa una sola cosa para mí: LIBERTAD. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Por qué el camino hacia la verdadera libertad financiera significa educación financiera

Mi Padre Pobre solía decir: «Invertir es arriesgado.»
Mi Padre Rico solía decir: «No tener educación financiera es arriesgado.»

La mayoría de las personas saben que deberían invertir. El problema es que la mayoría de las personas, como mi Padre Pobre, creen que invertir es arriesgado. La realidad es que no lo es; si estás educado financieramente, tienes experiencia y tienes una buena orientación. … Seguir leyendo »

Kim KiyosakiUn par de semanas atrás, escribimos sobre Betty, la contadora. A pesar de que ella no estaba de acuerdo, contratamos a Betty para mantenernos responsables a la hora de pagarnos a nosotros mismos primero.

Cada mes, sin importar si tenía sentido o no, apartábamos una suma fija de dinero y lo poníamos en nuestra columna de activos. Lo tratábamos simplemente como un gasto. De hecho, lo tratamos como nuestro gasto más importante. Después de pagarnos a nosotros mismos primero, sólo entonces nos fijábamos cómo pagarle a todos los demás. Eso requirió de un poco de trabajo, llamadas y regateo, pero al final a todos los acreedores se les pagaba, todo el mundo era feliz, y teníamos dinero con el que invertir.

Pagarte a ti mismo no significa darte un capricho.

Algunas personas, cuando escuchan el término «Págate primero,» lo entienden de forma equivocada. De hecho, ellos oyen, «Date un capricho primero.» Creen que significa derrochar en cosas, algo así como Donna y Tom en «Treat. Yo. Self» De Parks and Recreation. En ese programa, estos dos empleados del gobierno compran lo que quieren una vez al año.

Ese no era el propósito de pagarnos a nosotros mismos. ¡Lejos de eso! En realidad, el propósito era hacer una contribución consciente y deliberada a nuestra columna de activos para poder así invertir nuestro dinero y hacer que trabaje para nosotros.

Palabras por las que vivir

Esto nos ayudó a desarrollar la regla de oro financiera para nosotros como pareja: Todo dinero en la columna de activos se queda en la columna de activos.

Seguimos esta regla religiosamente hasta estos días. Nunca movemos nada de nuestro dinero de nuestra columna de activos a otras áreas, como para pagar gastos o comprar pasivos como autos y vacaciones. Esto nos permitió construir nuestra columna de activos de manera exponencial con los años.

Por ejemplo, empecé a invertir al comprar una pequeña casa en Portland, Oregon, hace ya muchos años. Al mantener el dinero que gané de esa inversión en mi columna de activos, fui capaz de construir a partir de esa base, y ahora ser propietaria de miles de apartamentos en todo Estados Unidos. Sólo se requirió disciplina (y trabajo duro!)

Compra activos para disfrutar de las cosas buenas

Esto no significa que no disfrutemos de las cosas buenas de la vida. Lo que significa es que si queremos algo bueno, si queremos darnos un capricho, buscamos la manera de hacer dinero que no signifique asaltar nuestra columna de activos. En resumen, buscamos activos que produzcan ingresos suficientes (flujo de dinero) para cubrir nuestros gastos y nuestros lujos.

Robert, por ejemplo, ama sus coches. Hace un tiempo, él quería comprar el Porche de sus sueños. Así que, lo reté a encontrar un activo que cubriera el costo del coche. Robert se puso a trabajar y encontró una gran inversión (un mini almacén) que cubrió el costo del coche con su flujo de dinero mensual.

Lo bueno fue que no sólo teníamos el auto que Robert quería, sino también que creció nuestra columna de activos. Unos años después, el Porche quedó pagado y seguíamos teniendo nuestra inversión, nuestro mini-almacén que nos daba dinero cada mes. Con el tiempo, vendimos ese mini-almacén y pusimos ese dinero en un complejo de apartamentos.

El punto es que nunca sacamos nada de nuestra columna de activos para añadirlo a nuestra columna de pasivos. En vez de eso, siempre mantuvimos nuestro dinero en la columna de activos y añadimos más para poder pagar las cosas que nos gustan.

Es un ganar-ganar. Tenemos la oportunidad de disfrutar de las cosas buenas de la vida, y hacemos crecer nuestras inversiones en el proceso. Y eso es lo que realmente hace que sea una regla de oro.

Empieza a añadir a tu columna de activos hoy.

Si para este año te has propuesto ahorrar dinero, cuidarte de los peligros en internet y crear un negocio con esa idea brillante que tienes en tu cabeza, puede ser que los siguientes artículos te ayuden a lograrlo.

Aquí te compartimos 5 historias que publicamos en BBC Mundo sobre finanzas personales.

1. Cómo ahorrar dinero (y no morir en el intento)

Aunque pueda resultar una misión imposible, se puede ahorrar.

Por eso, te dejamos trucos, consejos e ideas para que tus finanzas mejoren.

Entre ellos está una recomendación importante: nunca vayas al supermercado con la panza vacía.

También, existen algunos cambios que puedes implementar en tu casa y que te ayudarán a ahorrar algunos $$$ en la cuenta de electricidad o gas, como por ejemplo lavar ropa con agua fría, instalar un termostato en la casa y reemplazar las bombillas normales a las de bajo consumo.

2. ¡Finanzas en peligro!

Es posible que ni siquiera seas consciente de las muchas formas en las que tus finanzas pueden estar en problemas.

Y menos de cómo lidiar con ellos.

Por eso, existen algunas llamadas de alerta y recomendaciones para que tus finanzas no entren en zona peligrosa.

Por ejemplo, los influencers, esas personas con millones de seguidores en las redes, pueden hacer que gastes de más para tener lo que ellos tienen.

O las facilidades que dan los sitios de comercio electrónico para comprar a cualquier hora, cualquier día de la semana con solo hacer un clic.

Y también, con el paso de los años, puede que te hayas convertido en un consumidor por inercia y estés malgastando tu dinero sin pensar en lo que estás haciendo realmente.

3. ¿El «efecto ancla»?

¿Cómo puede ser que nos sintamos bien pagando un precio alto por un producto cuando en realidad vale menos?

En la psicología del consumidor, el «efecto ancla» es la información inicial sobre algo que nos hace emitir juicios posteriores.

Por ejemplo, un producto en particular, como un sándwich de US$180, hace que la persona se fije en otros productos de menor precio en la carta.

Y aunque termine pagando US$30 por otro sándwich del menú, la persona se sentirá bien porque no desembolsará los US$180 (aunque US$30 sigue siendo caro para ese sándwich).

4. Precios engañosos

¿Por qué estás pagando más que otros por el mismo producto en internet?

En ocasiones detrás de esa diferencia hay una estrategia comercial.

Se llama «precio personalizado», una práctica utilizada por algunas empresas que sigue un principio básico: se cobra el precio que cada cliente esté dispuesto a pagar por un producto.

Las compañías saben que ciertas personas valoran más un producto, considerando su historial de búsquedas, sus compras previas, otros hábitos de consumo, lugar de residencia o edad, por ejemplo. Y les cobran un poco más caro.

5. Una idea millonaria

Si estás pensando en llevar a cabo esa idea que ronda en tu cabeza y convertirla en un emprendimiento, tal vez te sea de utilidad ponerla a prueba en el método de las tres ‘T’.

Se trata de un procedimiento que creó el canadiense Ryan Holmes, inversor y fundador de Hootsuite, una plataforma web y móvil para administrar cuentas de redes sociales de una persona o de una organización.

Con este método de análisis se puede saber si una idea se convertirá en un negocio millonario (aunque todo puede fallar, dice el mismo creador).

El estudio sobre la idea de proyecto se reduce a tres palabras que empiezan con ‘T’: talento, tecnología y tracción.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

¿Morirán los sueños de nuestros hijos?

Acabo de terminar de escribir el que pienso que será el libro más importante de mi vida. El libro se llama Por qué los estudiantes «A» trabajan para los estudiantes «C», y se trata de la necesidad vital de la educación financiera para nuestros niños.

Nuestros niños tienen grandes sueños

He aquí algunos datos para tener en cuenta:

• 44% de los jóvenes quieren ser emprendedores
• 46% quieren lanzar sus negocios dentro de los próximos dos años
• El desempleo para aquellos entre 16 y 24 es del 17,6%
• 53% de los graduados universitarios recientes están desempleados o subempleados

En otras palabras, los jóvenes quieren ser emprendedores. Quieren empezar empresas que les proporcionen una alta calidad de vida al tiempo que proporcionan innovación y empleo. El único problema es que nuestro sistema educativo se especializa en entrenar a nuestros hijos para ser empleados. … Seguir leyendo »

Innumerables mujeres me han dicho que su deseo más profundo es lograr la independencia financiera.

Sin embargo, muchas de ellas están atascadas preguntándose cómo hacer realidad eso.

1. Conoce tu destino.

¿Cuál es la vida ideal que quieres crear para ti (y para tus seres queridos)? ¿Qué necesitas, en términos financieros, para llegar allí? No temas hacer una declaración demasiado atrevida. ¡Vete en grande o vete a casa, señora!

2. Crea un plan.

A continuación, deberás trazar un plan hasta tu destino. ¿Por qué? Porque un objetivo sin un plan es solo un deseo. La Dra. Gail Matthews, profesora de psicología en la Universidad Dominicana en California, realizó un estudio sobre el establecimiento de metas . Ella dividió a los participantes entre los que anotaron sus metas y los que no.

¿Sus hallazgos? Más del 70 por ciento de los participantes que enviaron actualizaciones semanales a un amigo informaron el logro exitoso del objetivo, en comparación con el 35 por ciento de aquellos que mantuvieron sus metas para sí mismos, sin anotarlas.

Es posible que debas revisar tu plan a medida que encuentres situaciones nuevas o inesperadas (incluida la superación de tu objetivo), pero siempre debes tener un plan. Y siempre debes escribirlo y compartirlo con un amigo o mentor que crea en ti. Esto te ayudará a mantener tu responsabilidad cuando pierdas el rumbo (algo que sucederá de vez en cuando).

3. Divídelo en pasos manejables.

Los objetivos enormes pueden ser increíblemente intimidantes. Imagina que has decidido correr un maratón, aunque nunca hayas corrido un día en tu vida. Bueno, solo pensar en correr 26.2 millas es más que abrumador. Pero nadie comienza allí.

Empiezas con una milla y entrenas durante unos meses. Quizás años. Sigues sumando más millas a tu carrera. Y, finalmente, puedes recorrer las 26.2 millas completas sin tomar un descanso, una tarea que al principio parecía insuperable. Aquí se aplican las mismas reglas: prepárate para el éxito dividiendo tus grandes objetivos en metas cada vez más pequeñas hasta que sean manejables y factibles.

4. Haz al menos un pequeño paso todos los días.

Ahora que tienes esos objetivos manejables, asegúrate de trabajar en ellos regularmente. Desarrolla el hábito de realizar al menos una tarea cada día que te mueva hacia tu objetivo final. Ese impulso es mucho más difícil de recuperar una vez que lo pierdes.

5. Aprovecha los organizadores y recordatorios.

Ya sea que prefieras ayudas electrónicas, recordatorios escritos y listas, o una combinación de ambos, utiliza estas herramientas para ayudarte a mantener organizado y encaminado en tu propósito.

6. Haz del aprendizaje un hábito.

Sigue aumentando tu inteligencia financiera todos los días. La mayoría de los directores ejecutivos leen un libro por semana: imagina cuánto aprenderías si te comprometieras con solo uno por mes. Sugiero comenzar con “Es Hora de Levantarte” o “Mujer Millonaria” y luego ramificarte en tu área de interés especial desde allí. Cuanto más aprendas, más aumentará tu confianza y eso te mantendrá motivada y creativa.

7. Construye tu equipo y tu red.

Tu equipo estará formado por profesionales que te ayudarán a encontrar, analizar y buscar oportunidades. Tu red estará compuesta por aquellas personas en tu vida que te alientan, entienden y respaldan todos tus objetivos. Pero asegúrate de elegir sabiamente.

Robert KiyosakiMuchas personas vienen a mí entusiasmadas con una nueva idea, un nuevo producto que creen que es realmente innovador y en el que vale la pena invertir.

Mi respuesta es que el mundo está lleno de grandes productos.

Muchas personas también se acercan a mí pensando que su producto es el mejor, mejor que cualquier otro producto existente en el mercado. Esto, creen también, hace que sea una buena inversión.

Mi respuesta es que sólo las personas de los cuadrantes E (empleado) y A (auto-empleados), donde ser el mejor o tener la más alta calidad es importante para triunfar, piensan que tener el mejor producto es lo más importante.

En los cuadrantes D (Dueños de grandes empresas) e I (Inversores), sin embargo, lo más importante es el sistema detrás del producto o la idea. Un ejemplo, la mayoría de nosotros podemos cocinar una hamburguesa mejor que la de McDonalds, pero pocos de nosotros podemos construir un mejor sistema de negocio.

Padre rico dijo: «El producto es la pieza menos importante a inspeccionar a la hora de evaluar un negocio.»

Él creía que un negocio realmente exitoso era construido en los sistemas y que el producto no tenía porqué ser el mejor si los sistemas eran de clase mundial. Sí tenía que ser bueno, pero no el mejor. Es por eso que siempre colocaba al producto en la porción más pequeña del Triángulo D-I, su modelo para construir empresas exitosas.

triangulo-d-i

El Triángulo D-I en su conjunto representa un fuerte sistema de sistemas, soportado por un equipo con un líder, todos trabajando hacia un objetivo común. Me gustaría destacar tres puntos importantes sobre por qué el Triángulo D-I es importante.

El dinero siempre sigue a la gestión

Si alguna de las funciones de gestión de los cinco niveles internos del Triángulo D-I (flujo de dinero, comunicaciones, sistemas, legales, y producto) es débil, la empresa será débil. Si, personalmente, estás teniendo dificultades financieras, o no estás teniendo el exceso de flujo de dinero que deseas, a menudo puedes encontrar los puntos débiles analizando cada nivel del triangulo. Una vez que identifiques tu debilidad, puede que quieras considerar convertirla en tu fortaleza, o contratar a alguien que tenga esa fortaleza.

Algunas de las mejores inversiones y negocios son las que no haces

Si alguno de los cinco niveles del Triángulo D-I es débil y la dirección no está preparada para fortalecerlos, lo mejor es alejarse de esa inversión.

Muchas veces hablé sobre los cinco niveles del Triángulo D-I con un equipo de gestión en el que estoy considerando invertir y escuchó argumentos en vez de reflaxiones. Cuando los dueños de negocios o equipos de negocios son débiles en cualquiera de los cinco niveles, se ponen a la defensiva en vez de receptivas a las preguntas. Si se ponen a la defensiva y no entusiasmados por identificar y corregir una debilidad, por lo general no acepto esa inversión.

La era digital hace que el Triángulo D-I esté al alcance de todos

Nunca ha sido más fácil acceder a las grandes riquezas que en los tiempos que vivimos. En la era industrial, necesitabas millones de dólares para construir una fábrica de coches. Hoy, con una computadora usada, unos cerebros, un teléfono, y un poco de educación en cada uno de los cinco aspectos del Triángulo D-I, el mundo puede ser tuyo.

Si quieres construir tu propio negocio, nunca hubo un mejor momento para hacerlo con éxito. Recientemente conocí a un joven que vendió su pequeña empresa de Internet a un fabricante de software importante por $ 28 millones. Lo único que me dijo fue: «Hice $28 millones a los 28 años. ¿Cuánto haré cuando tenga 48?»

Si quieres ser un emprendedor exitoso que construye negocios exitosos o invierte en ellos, todo el Triángulo D-I debe ser fuerte e interdependiente. Si lo logras, tus empresas crecerán y florecerán.

La buena noticia es que si eres el jugador de un equipo, no tienes que ser experto en todos los niveles. Sólo hazte parte de un equipo ganador con una clara visión, una misión fuerte, y un estómago de hierro. Encuentra eso, y estarás bien en tu camino al éxito.

IngresosHoy estaba leyendo el libro “Retírate Joven y Rico” de Kiyosaki, me encontré con un texto muy interesante sobre los tipos de ingreso generados por una persona, estos son tres, los cuales transcribo literalmente a continuación:

” 1. Ingreso ganado: El ingreso ganado es el ingreso que recibes cuando trabajas por dinero. Es el ingreso que viene en la forma de un cheque con tu pago. También es el tipo de ingreso del que pides cuando pides un aumento, bono, pago de tiempo extra, comisiones y gratificaciones.” … Seguir leyendo »

Apenas hace unos años comencé a entender cómo funciona el dinero.

Empecé muy tarde, en gran medida porque no existe ningún sistema formal en el que nos enseñen cómo administrar el dinero. Millones de fuerzas invisibles se conjugan en nuestra contra y, para colmo, algunas veces nuestra capacidad o incapacidad para manejar el dinero se evalúa en términos moralistas o se utiliza como base para juzgar nuestro carácter.

¡Es absurdo! La administración de las finanzas personales es una habilidad concreta que puede aprenderse, como manejar un automóvil o lanzar una pelota de béisbol. Solo hay que superar las barreras estructurales y culturales que nos impiden hablar del tema.

Por eso invité a Kristin Wong, autora de Get Money: Live the Life You Want, Not Just the Life You Can Afford, para conversar acerca de los primeros pasos que debemos dar para convertirnos en letrados financieros.

Tim herrera:

Dime, ¿Por qué tantos somos tan malos para administrar el dinero?

Kristin Wong: ¡Hay tantas razones! Es un tema que nos intimida porque no sabemos ni por dónde empezar; es complicado hablar de dinero porque es un tema tabú. Desde pequeños aprendemos a no hablar de dinero porque nos enseñan que es de mala educación preguntar cuánto gana alguien o cuánto ha ahorrado. Es difícil aprender algo si nadie habla abiertamente de ello. Por la combinación de todos estos factores, lo más fácil es olvidar por completo el asunto del dinero.

¿Qué es lo primero que le dirías a alguien que sabe que es malo para administrar su dinero y quiere mejorar?

Antes que nada, que se pregunte por qué quiere mejorar.

La mayoría de nosotros enfrenta el asunto de esta manera: cuando comenzamos a madurar, pensamos que debemos convertirnos en adultos responsables; parte de ser adulto implica poner orden en el aspecto financiero de nuestra vida. En realidad, creo que la actitud más eficaz es identificar la razón específica por la que queremos manejar mejor el dinero.

¿Queremos viajar más? ¿Mudarnos a nuestra propia casa? Es importante poner en contexto nuestra relación con el dinero de esta forma, porque de lo contrario, solo es una obligación.

El primer paso es trabajar mentalmente para descubrir nuestra motivación —descubre cuál es la tuya—. Una vez que hemos hecho eso, el primer paso práctico es saber en qué gastamos. No me refiero solo a hacer un presupuesto, sino a escribir de verdad todas las cosas en que gastamos, digamos, por un mes.

La mayoría de las personas piensa que sabe en qué gasta; pero si te obligas a llevar un registro de todas tus compras, te sorprenderás por todo lo que te sientes tentado a comprar.

¿Existe un buen sistema para llevar un registro de nuestros gastos? ¿Tú qué utilizas?

Yo prefiero papel y bolígrafo, por más trillado que parezca. Siempre llevo conmigo una libreta pequeña en la que anoto todas mis compras. Es más, anoto todo lo que quisiera comprar y también cómo me siento cuando quiero gastar dinero por mero impulso, además de los hábitos que descubro. Sé que suena muy sentimental, pero aprender a administrar bien el dinero depende mucho de aprender a manejar tus hábitos.

¿Te gusta alguna aplicación o servicio en particular?

Para hacer presupuestos y administrar el dinero en general, me gusta mucho Mint. Tal vez sea la opción más popular porque tiene muchas funciones divertidas que te ayudan a controlar tus gastos con gran facilidad. Hay otras que nunca he utilizado, pero para llevar registros también he escuchado a algunas personas recomendar Expenses OK y ExpenseKeep.

Has hablado mucho de desarrollar mejores hábitos con respecto al dinero. ¿Cómo hacemos eso?

Es útil saber qué prejuicios cognitivos tenemos con respecto al dinero y descubrir los mecanismos extraños que utiliza nuestra mente para hacernos una mala jugada con las finanzas.

El concepto del anclaje es un buen ejemplo. Es un prejuicio que consiste en depender demasiado de una sola parte de la información para tomar decisiones. Por ejemplo, digamos que estoy en un restaurante y veo que el menú especial es una hamburguesa de 20 dólares.

Lo primero que pienso es: “Vaya, ¿quién pagaría 20 dólares por una hamburguesa?”. Luego, veo una hamburguesa que cuesta 15 dólares y me parece un buen precio, así que la pido. En realidad, no es un buen precio, solo parece así porque lo comparé con la de 20 dólares. Muchas veces pensamos que tenemos más control sobre las decisiones relacionadas con nuestros gastos del que en realidad tenemos.

Gastar dinero por lo regular es una experiencia muy emocional, así que lo más importante para desarrollar mejores hábitos en el manejo del dinero es entender las emociones que produce.

¿Qué más podemos hacer para desarrollar mejores hábitos?

Tratar de identificar el papel que desempeñamos en relación con el dinero, que es básicamente nuestra personalidad monetaria.

En general, según Bradley T. Klontz, psicólogo financiero y planificador financiero certificado, todos desempeñamos cuatro papeles o patrones asociados con el dinero.

El primero es el de Vigilante, que es cuando somos extremadamente cuidadosos con el dinero, y es el papel más deseable. Después están:

• Evasor: Cuando nos convencemos a nosotros mismos de que el dinero no es importante y no nos preocupa.

• Estatus: Cuando relacionas tu valor como persona con tu valor neto en dinero.

• Adorador: Cuando crees que tener más dinero resolverá todos tus problemas.

Los hábitos de cada persona con respecto al dinero varían mucho. Si queremos mejorar los nuestros, es vital identificar nuestra relación con el dinero y cómo lo manejamos para reconocer los hábitos negativos. Si no lidiamos con el aspecto emocional de la administración del dinero, podemos bloquear el funcionamiento de las cuestiones prácticas.

¿Quieres concluir con algo más?

No caigan en la trampa de creer que deben aprender todo acerca de las finanzas personales de un día para otro. Administrar bien el dinero es un hábito que desarrollamos día a día, así que es necesario invertir tiempo y energía para aprender sobre esto poco a poco.

Tenemos que recordar que el dinero siempre es un recurso escaso. Incluso para quienes lo tienen en abundancia. Debe recordar que las deudas nos quitan flujo de efectivo, y por lo tanto recursos disponibles para otras cosas

A lo largo de los años, he tenido la fortuna de evaluar la situación financiera de muchas personas. Cuando lo hago siempre trato de indagar más allá, trato de entender la manera de pensar, las conductas y la forma como cada uno de ellos se relaciona con su dinero. Así, he podido darme cuenta de que muchas veces se puede mejorar la vida de manera sustancial si uno empieza por aceptar su realidad y a ver las cosas desde una perspectiva distinta.

De manera constante me encuentro con personas que hallan cualquier pretexto para explicar su situación financiera. ¿Qué te hizo caer en ese nivel de endeudamiento? Una respuesta común es: “la verdad es que no me alcanza con lo que gano”. Muchas veces esto se puede traducir en “tengo un nivel de vida que no puedo pagar”.

Hace un tiempo, me tocó ver a un chico que había decidido independizarse y dejar de vivir con sus padres. Trabajaba en una buena empresa en Santa Fe y, por lo tanto, con tres de sus amigos, compañeros de trabajo, decidieron rentar un departamento por esa zona. La renta era de 25,000 pesos al mes, lo cual significaba que cada uno ponía 6,250 pesos.

Cuando él tomó la decisión, le pareció un precio justo por lo que estaba recibiendo. El problema es que su ingreso mensual (ya libre de impuestos y prestaciones como descuento por fondo de ahorro) era de 12,000 pesos al mes. El costo de la vivienda, para él, excedía la mitad de lo que ganaba.

El problema es que también tenía otros gastos. Estaba pagando su carro, con una mensualidad de 3,000 pesos. Más el costo de la gasolina, mantenimiento, verificaciones y seguro. Cada día laboral comía en la calle y de vez en cuando bajaba por su café. Se gastaba en promedio 100 pesos diarios —2,000 pesos al mes considerando 20 días hábiles.

Entonces, hagamos cuentas: 6,250 pesos de renta + 3,000 de mensualidad de coche + 2,000 de gastos diarios de comida (sólo días laborales) = 11,250 pesos. Si además metemos otros gastos como gasolina, salir de repente al cine o alguna fiesta, pasear con la novia, comida los fines de semana, entre otras cosas que los chicos suelen hacer, es claro que no le alcanza de ninguna manera con su ingreso mensual.

Obviamente no es fácil bajar este nivel de gastos. El coche es imposible porque hay un crédito que se tiene que pagar. Mientras tanto no se puede vender. El departamento se puede dejar y buscar una vivienda más económica (o incluso volver a casa de los padres, en este caso particular). Pero nadie quiere quedar mal con los amigos y la gente, instintivamente, busca la manera de conservar lo que tiene (un depa padre en Santa Fe representa también un asunto aspiracional).

En este caso específico, este muchacho entendió qué era lo que tenía que hacer. Intentó primero conseguir un aumento, pero no fue factible por el tiempo que tenía laborando en la empresa y porque no coincidían los tiempos con los periodos de revisión. Luego decidió informarles a sus amigos que seguiría con ellos hasta cumplir el año del contrato de renta, pero que después se mudaría. Mientras tanto redujo sus demás gastos al mínimo: dejó de comprar cafés, algunos días llevaba comida de casa, etcétera.

Ejemplos como éste hay muchísimos: personas de todos los niveles socioeconómicos que viven más allá de sus posibilidades y que encuentran cualquier cantidad de pretextos para justificar su propia situación: “no gano lo suficiente”, “no me alcanza”, “a mis hijos les doy todo, quiero lo mejor para ellos”, “los bancos son unos ladrones”, “es que me recomendaron comprar ese producto”, entre muchos, muchos otros.

Pero ¿qué hay detrás de cada uno de ellos? ¿Cuál es la realidad? Hay que asumir la propia responsabilidad sobre la situación que estamos viviendo y empezar, a partir de ello, a ordenar nuestra vida financiera.

Tenemos que recordar que el dinero siempre es un recurso escaso. Incluso para quienes lo tienen en abundancia. Precisamente por eso es tan importante administrarlo correctamente, recordar que las deudas nos quitan flujo de efectivo y por lo tanto dinero disponible para otras cosas y pensar más allá del final de esta quincena.

La gran mayoría de las personas sueñan con vivir la vida que, en efecto, solo sueñan. Y es lógico, el mundo esta conformado por un sistema en el que los más inteligentes, con buenas o malas intenciones, logran ser realmente libres.

Muchos dirán que el dinero no lo es todo, pues bien, efectivamente no lo es todo pero sí es necesario.

Piensa por un momento en la lista de problemas importantes que consideras vigentes en este momento de tu vida y hazte la siguiente pregunta: ¿Los puedo solucionar con dinero?

Si la respuesta es afirmativa es porque aún te encuentras en el camino que conduce al estatus económico que puede hacer cambiar tu vida para mejor. Por ello, a continuación podrás leer algunas pautas que te podrán servir para que progresivamente avances en este trayecto:

> El dinero por sí solo no resolverá tus problemas. No importa si ganas mucho o ganas poco, la solución está en como gestionas el dinero del que dispones.

> Los gastos son gastos y normalmente están incluidos en tus pasivos. Es decir, si dedicas tus ingresos únicamente a tus gastos entonces tu situación económica no cambiará con ningún tipo de sueldo.

> Considera invertir tus ingresos en activos financieros. ¿Qué es un activo financiero? Es un sistema creado por ti o ya existente cuya finalidad es generar un ingreso sin la necesidad de tu presencia. En otras palabras, es una renta adicional que solo dependerá de ti y que incrementará en la medida en la que te dediques a invertir en él. Por ejemplo, acciones en bolsa, cripto-activos, un negocio, entre muchos otros.

> Somos responsables de nuestra situación. Los problemas económicos que vivimos son producto de nuestro entorno pero nos afectan en la medida en la que permitamos que lo hagan. Puede sonar ambicioso pero es cierto. Hasta en las peores crisis existen personas que establecen perspectivas distintas que convierten las adversidades en oportunidades de crecimiento financiero y personal.

¿Cuál es la clave? El camino comienza en el momento en el que nos asumimos responsables de nuestra vida y de nuestras metas. De ahí en adelante el límite eres tú.

Echemos un vistazo a las diferencias en la paternidad empleadas por los ricos para asegurarnos de que tus hijos tengan mejores posibilidades de éxito a largo plazo, ¿vale?

Este artículo te beneficiará sin importar dónde te encuentres en la vida, ya que aún puedes obtener un tremendo valor de las lecciones y consejos que los ricos comparten con sus hijos.

¡Aquí hay 15 lecciones que los padres ricos enseñan a sus hijos que los pobres no!

Número 1: Entender cómo funciona el dinero.

Mientras que los pobres siguen siendo analfabetos financieramente.

Esto puede sonar básico para algunos de ustedes, pero no hay muchas personas que se preguntan:

¿Cómo las personas hacen dinero?
¿Por qué mi empleador no me paga tanto?
¿Qué factores determinan mi salario o ingreso?
¿Cómo funcionan los impuestos? ¿Se puede optimizar eso?
¿Qué debe pasar para mejorar mis finanzas?

Los padres ricos generalmente hacen que sea una prioridad discutir sobre el valor y la importancia del dinero en su hogar tan pronto como sea posible. Esto familiariza a los niños desde una edad temprana con el concepto de valor a cambio de los servicios prestados. Se les presentan los gastos del hogar y se ponen en situaciones de la vida real en las que se dan cuenta rápidamente de que el dinero es mucho más difícil de ganar de lo que parece.

En el otro extremo del espectro, los pobres nunca hablan de dinero en casa, por lo general es un secreto cuánto dinero ganan los padres o cómo se gasta ese dinero. La única vez que los niños escuchan sobre el dinero es cuando los padres discuten por no tener suficiente, asociando así todo el concepto con un sentimiento negativo.

Número 2: La diferencia entre un activo y un pasivo.

Los pobres nunca saben qué es una buena compra y una mala compra.

Después de que las personas pobres ganan dinero, siguen adelante y lo gastan. Así es como te mantienes pobre.

Expliquemos en términos tan simples como sea posible:

un activo = te hace dinero,

mientras que una responsabilidad = te cuesta dinero

El problema aquí es que las personas pobres nunca se dan cuenta de lo que cuenta como una responsabilidad. Por ejemplo, tanto el automóvil que conduces a la tienda como la casa en la que vives son responsabilidades. No generan ningún ingreso para ti, pero exigen dinero para seguir funcionando. Lo mismo ocurre con tu nuevo iPhone, ropa elegante, tu televisor de pantalla plana y todo lo que compraste sin pensar.

Los ricos enfocan todo su tiempo y dinero en adquirir más activos. Comprar un apartamento que genere renta, escribir un libro que genere ingresos una vez que se haya completado, comprar una parte de un negocio que esté funcionando bien y más.

“Pero, la mayoría de la gente rica tiene autos lujosos y casas lujosas? ¿No es eso en contra de lo que estás diciendo?

Sí, tienen lujos propios, pero preste mucha atención porque esto es extremadamente importante:

¡LOS ACTIVOS pagan por los LUJOS!

Los ricos nunca compran lujos de sus propias ganancias. ¿Quieres un nuevo auto de lujo? Averigüa cómo comprar 2 apartamentos y usar el alquiler de ellos para pagar el alquiler del auto. De esa manera, cuando te deshaces del auto, todavía tienes dinero entrando. Esta es una diferencia crucial en el comportamiento. Cuando el dinero comienza a llegar, ¡concéntrate en comprar activos en lugar de gastarlo!

Número 3: No tienen derecho a nada.

Los ricos saben que el mundo puede arrebatar todo si no tienen un rendimiento, mientras que los pobres siempre buscan que alguien más los cuide.

Nacer en una familia rica definitivamente tiene sus ventajas. Tienes acceso a mejores herramientas, a mejores recursos, no tienes que preocuparte por las necesidades básicas, sino que también te abres a nuevas amenazas que las personas pobres no tienen que preocuparse. Hay mucho más que perder si no tienes cuidado, por lo que la presión siempre está activa.

Es realmente importante para los ricos enseñarles a sus hijos que, a pesar de que obtienen una ventaja en la vida, el camino a seguir es largo y necesitan mantenerse enfocados en el crecimiento, no solo en mantener el ritmo. El clima o no tendrán éxito en la vida, depende de sus propias acciones y el dinero de papá solo puede llegar tan lejos.

Las fortunas de las familias donde los niños se sienten con derecho, generalmente se desmoronan en la 3ra generación.

Primero, hay alguien que está realmente hambriento y trabaja increíblemente duro para construir riqueza. Segundo, sus hijos crecen con la sensación de que todo lo que necesitan hacer es mantener la riqueza.
Por último, la 3ra generación ha perdido su hambre, se siente con derecho al éxito sin trabajo o sacrificio y, por lo general, lo gasta estúpidamente.

Enseñar a tus hijos las lecciones de este artículo te ayudará a evitar este tipo de caída.

Número 4: Cómo ser sociable y conectarse con otras personas.

Pensarías que más personas se darían cuenta de lo importante que es tener una conversación agradable con los demás.

Las personas exitosas socializan a sus hijos antes de los 4 años. Ni siquiera bromean.

He aquí por qué: si tu hijo se socializa tan pronto, otros niños querrán jugar con él. Si se comporta bien con otros niños, otros padres querrán cuidarlo cuando él o ella jueguen con los suyos. Esto tiene un efecto de bola de nieve masiva a través de la vida. Si a la gente le gustas y le gusta estar cerca de ti, esto se acumula y las puertas se abren para ti, de lo contrario no lo harías. Los maestros te tratarán mejor, tendrás acceso a mejores oportunidades de empleo, harás mejores amigos, por lo que hay un árbol completo de beneficios que crece a partir de la socialización temprana.

Número 5: Deja de esperar resultados inmediatos y evita el pensamiento mágico.

Estamos tan atrapados en este entorno instantáneo; deseas ver una película: Netflix, quieres comer: manejas o pides, quieres tener sexo: yesca, que la mayoría de las personas no se dan cuenta de que la riqueza y la felicidad no se encuentran en la misma categoría.

Los pobres esperan enriquecerse rápidamente. Para ganar una gran suma de dinero o heredar una propiedad. Tienen esta extraña expectativa de que sus vidas de alguna manera mágicamente se volverán mejores. La ironía es que, incluso si de alguna manera consiguieron un montón de dinero, no tienen la educación suficiente para saber qué hacer con él y eventualmente lo superan todo.

Los padres ricos hacen que sea una prioridad enseñar a sus hijos a jugar el juego largo. El pensamiento a largo plazo es uno de los rasgos diferenciadores de los ricos.

Algo realmente interesante que descubrimos es cuánto puede progresar si piensas en la vida en grandes cantidades de tiempo de 5-10-20 años.

Hay una frase realmente genial de una entrevista que Bill Gates hizo una en la que dijo:

“La mayoría de las personas sobreestima lo que puede hacer en un año y subestima lo que puede hacer en diez años”.

El año casi ha terminado y ese nuevo año me volverá a la vida. En lugar de planificar para el próximo año, ¿por qué no comienzas a planificar tu próxima década? Y tal vez, esta vez harás algo al respecto!

Número 6: Cómo crear hábitos diarios que a la larga te brindan ventajas increíbles.

Una de las habilidades más valiosas que puedes enseñar a tus hijos es cómo crear un hábito para ellos mismos.

Los hábitos son increíbles y una vez que te das cuenta de lo valiosos que pueden ser, tu vida cambia. Normalmente toma alrededor de 21 días crear un nuevo hábito y una vez que superas ese límite de 21 días, te vas a las carreras. Ese hábito se vuelve parte de ti.

¿No lees lo suficiente? ¡Transforma el tiempo de lectura en un hábito!
Quieres estar en forma pero nunca tienes la motivación para ir al gimnasio. ¡Haz un hábito de ello! Lo mismo ocurre con el trabajo, si tienes la costumbre de organizar y optimizar tu flujo de trabajo, grandes porciones de tu día se abren para otras cosas.

Los ricos utilizan el poder del hábito para salir adelante en la vida, mientras que los pobres cultivan hábitos tóxicos que llevan a sus vidas a la ruina.

El poder del hábito es una herramienta, magnifica lo que le das de comer. Los ricos simplemente eligen las acciones de creación de riqueza como sus hábitos diarios, mientras que los pobres eligen rutinas negativas.

Cuidado con el tipo de hábitos que inculcas en tu hijo.

Los niños aprenden de lo que haces, no de lo que les enseñas a hacer.

Número 7: El dinero es una herramienta y es algo bueno.

Cuántas veces has escuchado a la gente decir: “el dinero es la raíz de todo mal”?

Mucho eh?! Piensa en la persona que escuchaste diciendo eso. ¿Qué tan exitosos fueron? ¿Cuán felices fueron con sus vidas?

Los pobres culpan de sus desgracias a la falta de dinero en sus vidas y atribuyen un elemento de negatividad al concepto de dinero. Esto se debe a que, incluso cuando obtienen dinero, se producen cada vez más problemas que no saben cómo abordar.

Los ricos hacen exactamente lo contrario. Entienden que el dinero es simplemente una herramienta, que se usa para navegar por la vida. Son solo piezas de papel y plástico con dibujos que intercambiamos por valor material. Nada menos, nada más.

Deja de tomar dinero tan malditamente personal y úsalo para lo que fue creado. Cambialo para mejorar tu vida.

Es super similar a las tijeras. Puedes cortar el pelo con ellos o apuñalarte en el ojo. Por qué la gente elige hacer lo último es un gran misterio para nosotros.

Una vez que empiezas a pensar en el dinero como una herramienta, el juego cambia de repente y dejarás de hacerte daño con él.

Número 8: Aumenta los ingresos en lugar de reducir los gastos.

Una de las lecciones más valiosas que un padre puede enseñar a su hijo es cómo generar más dinero.

Se necesita la misma cantidad de esfuerzo de trabajo para sobrevivir apenas o hacer una fortuna.

Esto puede sonar peculiar para algunos de ustedes, pero es la verdad. La diferencia está en el enfoque y el conocimiento que utilizas para respaldar ese esfuerzo.

Cuanto más inteligente seas desde el punto de vista financiero, menos esfuerzo tendrás para desplegar en el mundo real. Es por eso que los corredores de Wall Street ganan mucho más que los mineros. ¿Quién de estos dos crees que despliega más esfuerzo?

Las personas pobres siempre están enfocadas en reducir los gastos lo más posible; hasta el punto de que la vida casi no vale la pena. ¿Crees que a los ricos les importa comprar o no un café de $5 de Starbucks o gastar $30 en una película?

En cambio, los ricos ponen toda su atención en aumentar la cantidad de dinero que fluye. Si incrementas radicalmente tus ingresos, siempre habrá grandes cantidades de efectivo al final del mes.

Las personas pobres enseñan a sus hijos a reducir los gastos, mientras que los ricos se centran en aumentar sus ingresos. Gran diferencia.

Combina eso con la lección número 2 de esta lista y oficialmente has ganado el juego del dinero.

Número 9: El conocimiento es más valioso que el dinero a largo plazo.

Hay otra cita que escuchamos mucho cuando empezábamos y nos llevó un tiempo comprender las verdaderas implicaciones que tenía. Dice así:

“¡Invierte en ti mismo, paga los mejores dividendos!”

Suena fácil verdad? Pero tiene muy poco que ver con ir a la escuela o leer libros.

Tiene mucho más que ver con aumentar lo valioso que eres para el mundo. El mundo premia a las personas que son valiosas, porque las personas valiosas pueden crear valor para otros y, a cambio de ese valor, pueden obtener lo que quieran.

El concepto de convertirse en una persona valiosa no es pensado para sus hijos por los pobres, incluso algunos de los ricos lo mencionan cuando el niño está creciendo, pero aquellos que sí ven una mayor probabilidad de éxito y felicidad.

Hay muchas formas de ser valioso, desde ocupar un puesto en una empresa, hasta crear un producto o servicio que las personas usan, hasta mostrar tu talento a todo el mundo.

Cuanto más valioso seas, más rico serás. La única forma de ser más valioso es a través del aumento del conocimiento, el nivel de habilidad y el tiempo.

Aprende cómo ser mejor y luego practica serlo mejor durante el tiempo suficiente para que empieces a ver diferencias notables. Se necesitan 10,000 horas para dominar cualquier cosa, es por eso que los ricos hacen que sus hijos prueben un montón de actividades con el fin de obtener una ventaja en ese número de horas.

Alguien que tenga conocimiento siempre podrá generar dinero, ¡porque es valioso para el mercado! Lo contrario no siempre es cierto, a veces el conocimiento puede ser demasiado caro para comprar.

Número 10: No trabajes por dinero, ¡haz que el dinero trabaje para ti!

Esta es la pieza central de cómo hacerse rico. Puedes leer tantos libros como desees, asistir a seminarios, clases, MBA, lo que quieras, todo se basa en esto.

¡Los pobres intercambian su tiempo por dinero y luego lo gastan!
Los ricos, usan el dinero que consiguen para crear más dinero.

Hay grandes diferencias en el enfoque para financiar estas dos clases de personas empleadas.

La mayoría de las personas siguen siendo pobres porque creen que necesitan grandes cantidades de dinero para invertir, de lo contrario no tiene sentido. Los ricos, siempre están buscando la forma de agregar la caída más pequeña en el cubo de ingresos pasivos que pueden encontrar, porque no se trata tanto de la cantidad como de la liberación de su tiempo.

Puedes comenzar un negocio en estos días con menos de 100 dólares, si sabes lo que estás haciendo o incluso de forma gratuita, siempre y cuando estés dispuesto a invertir el tiempo. Tan pronto como genere suficientes ingresos, uses ese dinero para pagar por alguien que haga las cosas que solía hacer para mantener el negocio en funcionamiento mientras te enfocas en el crecimiento y otras cosas.

El concepto de ingreso pasivo y la comprensión de cómo usar el dinero para generar más dinero es la base de cualquier estrategia de creación de riqueza. Cada vez que alguien nuevo nos pregunta: ¿cuál es el primer libro que todos deberían leer si quieren ser ricos? Siempre respondemos con: Padre Rico Padre Pobre por Robert Kiyosaki.

Número 11: Resolver problemas es la forma más rápida de enriquecerse.

Algo que los ricos enseñan rápidamente a sus hijos es la diferencia fundamental entre recibir el pago y hacerse rico.

Expliquemos: a las personas pobres se les paga por cuidar de algo que alguien necesita que se haga. Por ejemplo: entrega el periódico, lava el automóvil, contesta el teléfono y realiza más trabajos individuales. Donde básicamente haces lo mismo una y otra vez.

Los ricos nunca hacen un trabajo repetitivo, ya que es fácilmente subcontratado, en cambio, se enfocan en el gran problema. Cuanto mayor sea el problema que soluciones, más rico te volverá.

Así es como, entregar el periódico -> se convirtió en sitios web de contenido, el mismo resultado, menos problemas. Contestar el teléfono -> se convirtió en mensajería automatizada – por cierto, google tiene una nueva inteligencia artificial que probablemente terminará el trabajo de recepcionista para siempre.

Tomemos 3 empresarios modernos icónicos: Elon Musk, Mark Zuckerberg y Jeff Bezos. Todos se hicieron súper ricos al resolver problemas para la humanidad y crear productos y servicios para cumplir esa misión.

La gente pagará dinero para que resuelvas tu problema. Enseña a tus hijos eso y se irán a las carreras.

Número 12: No pierdas el tiempo en cosas que no se correlacionan con el mundo real.

Disculpa el interés, pero nadie ve valor en sus estudios étnicos o de género. Lo mismo ocurre con las carreras y los estudios de periodismo, cine y medios de comunicación, historia o bellas artes.

Para ser honesto, sentimos que todo el sistema educativo en este momento está bastante desordenado. Solo te repiten algunas cosas que solían tener sentido hace un tiempo, con un descarado desprecio por el futuro.

Básicamente, estás endeudándote masivamente por habilidades que 1. No tienen una correlación directa con el mercado en el que te desempeñarás una vez que te gradúes y 2. Si realmente te apasiona alguno de esos temas y dediques tiempo a domínalos, tienes una mejor oportunidad de hacerlo por tu cuenta.

“Estamos prestando dinero que no tenemos a los niños que nunca podrán devolverlo, por trabajos que ya no existen. Eso es una locura, ¿verdad? Eso es lo que hemos estado haciendo durante los últimos cuarenta años”.

Número 13: Cómo usar una deuda buena en lugar de una deuda mala como hacen los pobres.

Sí, hay dos tipos de deuda. La deuda mala, te hace pobre, mientras que la deuda buena te hace rico. ¿Tus padres alguna vez te mencionaron esto cuando estabas creciendo? Probablemente no.

Es una de esas lecciones que los ricos han descubierto hace mucho tiempo. Otras personas e instituciones realmente te ayudarán a hacerte rico más rápido si sabes la diferencia entre esos dos.

Se trata del propósito de la deuda. La gente pobre toma préstamos con el propósito de gastar el dinero en pasivos. Ellos piden prestado dinero para obtener un auto nuevo, para obtener un teléfono nuevo, para cubrir las necesidades.

Los ricos solo piden dinero prestado para generar más dinero. A los bancos e inversionistas les encanta prestar dinero a este tipo de proyectos, siempre y cuando puedas explicarles claramente cómo tu dinero estará seguro y podrás reembolsarlo.

Así es como la gente construye rascacielos, no pagan de su propio bolsillo el edificio, ni siquiera la tierra, todo está prestado. El banco está seguro de que podrán cancelar o alquilar el edificio y están dispuestos a correr ese riesgo contigo. Demuestra que sabes lo que estás haciendo y que lo has hecho con éxito en el pasado.

Número 14: El 80% de los resultados proviene del 20% del esfuerzo.

Los padres ricos no quieren que sus hijos sean los mejores de la clase. Sinvergüenza ¿verdad?! Tiene que ver con la regla 80-20, también conocida como Principio de Pareto o Distribución de Pareto, que establece que el 80% de los resultados es el resultado de solo el 20% de la acción. En las empresas, el 80% de los ingresos proviene de solo el 20% de los clientes. El 20% de sus empleados, básicamente hacen el 80% del trabajo y así sucesivamente.

Esta es una proporción matemática que ha demostrado ser bastante precisa en casi todas las empresas y en la vida en general.

¿Volver a por qué los padres ricos no quieren que sus hijos sean los primeros en clase? Se necesita mucho tiempo y esfuerzo. Para mejorar con la desviación más pequeña, necesitarías aumentar dramáticamente el tiempo que dedicas, lo que no deja suficiente para tu educación de la vida real. Hay más valor que sacar de experimentar en el mundo real que estar dentro y estudiar toda la noche solo para obtener un 5 o 10% más en tu examen.

Primero descubrimos la regla 80-20 en el libro de Tim Ferris La semana laboral de 4 horas y, para ser honesto, hemos estado aprovechando ese concepto desde entonces. También hay otro libro llamado el principio 80/20 que se enfoca exclusivamente en este concepto de Richard Koch.

Número 15: Tener dinero no te hace una mejor persona, solo resuelve algunos problemas.

Sorpresa sorpresa. Cuando estás pensando en niños ricos, probablemente te imaginas pinchazos mocosos y arrogantes que creen que solo porque tienen dinero son mejores que nadie.

Eso no suele ser el caso. A menos que hereden el dinero, es probable que trabajen a tope para llegar a donde están en la vida. En el camino a la riqueza, tienes que entender cómo la humildad puede ser valiosa y la mayoría de las personas ricas son personas muy humildes. Porque nunca olvidan de dónde vienen, estos valores no se pierden.

La humildad y el respeto por los demás son algunas de las primeras lecciones que los padres ricos enseñan a sus hijos, porque saben lo que se siente estar sentado al otro lado.

Nunca debes avergonzarte de tener dinero o tener éxito, en realidad es algo que todo el mundo debería celebrar. Una lección que la mayoría de la gente descubre demasiado tarde en la vida es que no puede comprar una conciencia clara, no importa cuánto dinero le arrojes. El dinero paga por las comodidades del cuerpo, pero no por las comodidades de la mente y el alma.

A medida que los baby boomers comienzan a retirarse, los millennials se están convirtiendo rápidamente en la generación más grande que gana dinero en la fuerza de trabajo. Dominique Broadway lo sabe, y ha construido su negocio en torno a eso.

Ayuda que ella sea una milennial ella misma. Broadway es una galardonada planificadora financiera, asesora de finanzas personales, oradora, experta en finanzas, empresaria y fundadora de Finances Demystified, una organización que brinda asesoramiento financiero personal y soluciones de capacidad financiera para ayudar a los jóvenes a crecer y administrar su dinero.

Poco después de lanzar Finances Demystified, Broadway fue nombrada como una de las mejores asesoras financieras en los Estados Unidos para la generación millennial, a la edad de 28 años. También ha recibido varios galardones como los Top 30 Under 30 en Washington DC y el DC Future Business Leader de America Empresario del Año.

Sigue leyendo para descubrir lo mejor que hizo por sus finanzas, lo cual puedes hacer ahora mismo.

¿Cuál es tu mantra monetario?

El dinero es una herramienta para ayudarte a vivir tu mejor vida, como quieras.

Antes de alcanzar el éxito financiero, ¿cuál fue tu mayor obstáculo? ¿Cómo lo superaste?

En mi viaje financiero, pude alcanzar un nivel de éxito desde el principio. Luego me quedé completamente sin dinero comenzando mi negocio y tuve que volver a empezar completamente. Esto fue muy difícil para mí y para superarlo, primero tuve que darme cuenta de dónde había salido mal, revisar el estado de mis finanzas y hacer un plan para retomar el rumbo. Tomó tiempo, pero pude hacerlo.

¿Qué consejo le darías a tu yo más joven sobre el dinero?

Yo le diría a mi yo más joven que no vincule el dinero con el éxito porque el dinero puede ir y venir. También me diría a mí misma que me concentre en ahorrar y hacer crecer mi dinero, y no centrarme en “cosas brillantes” para mantenerme al día con otras personas.

¿Cuál es el mejor consejo que recibiste a lo largo de tu viaje financiero?

Mi abuelo siempre me decía: “Si gastas dinero, alguien más lo está ahorrando”. Esto me hizo querer conservar mi dinero y no desperdiciarlo, ya que odio pensar en que otras personas salven mi dinero.

¿Qué es lo mejor que hiciste para comenzar a construir tus ahorros desde una edad temprana?

Lo mejor que he hecho para comenzar mi viaje de ahorro fue automatizar mis ahorros para la fecha en que me pagaron, y también para automatizar una pequeña cantidad para ahorrar en un día al azar cada semana.

¿Qué es lo mejor que hiciste para reducir tu deuda después de la universidad?

Después de la universidad, no tenía ninguna deuda de préstamo estudiantil, sin embargo, tenía una pequeña cantidad de deuda de tarjeta de crédito. Para eliminarla, dejé de usar mis tarjetas de crédito y establecí un monto de pago para ir hacia mis cuentas de tarjeta de crédito todos los meses. Al hacer eso, pude eliminar esa deuda.

Convertirse en multimillonario puede parecer un sueño imposible, pero a partir de hoy, hay cientos de miles de ellos en todo el mundo (según Forbes). Por supuesto, es un monte financiero. Everest, pero también puedes convertirte en uno si sigues los hábitos correctos.

Estos son algunos de los hábitos de los multimillonarios para comenzar a usar hoy:

Vive bien por debajo de tus medios

Ser multimillonario no significa necesariamente que tenga que gastar como un multimillonario estereotipado. De hecho, la mayoría de los multimillonarios viven un estilo de vida más bien frugal, y evitan los gastos generosos por utilizar su riqueza para hacer crecer su negocio y aumentar su éxito aún más. Para comenzar, usa el plan 20-30-50 para acumular riqueza sin dejar de mantener las luces encendidas y divirtiéndote.

Céntrate en la calidad por encima de todo

Steve Jobs dijo una vez: “La calidad es más importante que la cantidad. Un jonrón es mucho mejor que dos dobles“.

Tu declaración fue acertada, y no solo sobre las computadoras. He visto una y otra vez cómo las personas que se apresuran por un producto descuidado con frecuencia serán reemplazadas por un competidor disciplinado y eventualmente más exitoso. Nadie dice que tu trabajo tiene que ser 100% perfecto (generalmente no lo será), pero siempre debes tratar de entregar lo mejor y lo último si quieres alcanzar el estado de multimillonario.

Constantemente busca personas más inteligentes que tú.

En el mundo empresarial hipercompetitivo de hoy, uno podría pensar que los multimillonarios ni siquiera se darían la hora del día. Lo opuesto suele ser cierto, como con el CEO de Starbucks, Howard Schultz, quien dijo: “No te dejes amenazar por personas más inteligentes que tu“.

Ya sea reunirse con un competidor para intercambiar información o buscar un mentor, el camino hacia el estatus de multimillonario implica buscar constantemente personas más brillantes y con más talento, en lugar de tratar de aplastarlos.

Pregúntale a la mayoría de los expertos en finanzas personales, y te dirán que el secreto para hacerte rico no es ningún secreto: trabaja duro, vive por debajo de tus medios y guarda cada centavo en una cuenta de ahorros.

No hay vergüenza en un estilo de vida modesto, incluso Warren Buffett vive frugalmente. Sin embargo, si tu objetivo es unirte a los 1 por ciento, ayuda acercarte al dinero como hacen los ultra ricos.

Prepárate para descubrir cómo los ricos aumentan su patrimonio neto.

1. El salario no es toda la historia

Subir la escalera corporativa solo te llevará hasta el momento; en algún momento, alcanzas tu potencial de ganancias y la meseta. Los ricos saben que para hacer crecer la riqueza, es importante hacer que tu dinero trabaje duro para ti, no al revés. De hecho, Robert Kiyosaki, autor del libro de finanzas personales más vendido número 1, “Rich Dad, Poor Dad”, construyó toda su filosofía del dinero en torno a este concepto.

Generar ingresos a partir de fuentes de ingresos pasivas, en lugar de activas, es la mejor manera de hacerlo. Las inversiones que generan ingresos pasivos incluyen valores que pagan dividendos, propiedades de alquiler, ganancias de una empresa que no administra directamente a diario y regalías sobre trabajos creativos o invenciones.

Conoce las resoluciones a las que debes atenerte para enriquecerte este año.

2. Toma ventaja del tiempo, no del momento

Nadie puede predecir lo que hará el mercado mañana. Los ricos saben esto y no hacen ningún intento por la luz de la luna como comerciantes del día.

“El tiempo es más importante para el éxito de la inversión que el momento”, dijo Peter Lazaroff, un planificador financiero certificado para Plancorp, LLC. “La mayoría de la población cree que sincronizar los movimientos del mercado es la clave para hacerse rico a través del mercado de valores. Los ricos, sin embargo, entienden que el tiempo y los rendimientos compuestos son los factores más importantes en el crecimiento de la riqueza”.

Aunque pueda parecer contrario a la intuición, hacerse rico requiere que los inversores adopten una estrategia de compra y retención poco atractiva, superen las fluctuaciones del mercado e ignoren la especulación.

3. Ponlo por escrito

La diferencia entre tener una idea y ponerla en un papel es a menudo lo que separa a la gente de éxito promedio. Y si igualas el éxito con la riqueza, podría ser el momento de comenzar a escribir tus metas, tanto grandes como pequeñas, para volverte rico.

Thomas Corley, autor de “Hábitos ricos: los hábitos diarios de éxito de individuos ricos”, señaló que el 67 por ciento de las personas ricas que encuestó anotaban sus metas, mientras que el 81 por ciento mantuvo una lista de tareas pendientes. Si tu objetivo es convertirte en multimillonario, escríbelo junto con un plan de acción para que esto suceda.

4. Entender el valor sobre el costo

Justin J. Kumar, gerente senior de cartera de Arlington Capital Management, dijo:

“La persona adinerada tiene tres mejores amigos: su abogado, su contador y su asesor. Los ricos tienden a usar la ley y el código impositivo en su beneficio cuando descubren cómo maximizar su riqueza, especialmente a lo largo de varias generaciones, y no temen gastar dinero por adelantado para que los abogados obtengan estas respuestas.”

Kumar explicó que es común que los estadounidenses de ingresos medios recorten esquinas para ahorrar dinero y, sin embargo, en última instancia encuentran que faltan resultados. “Los ricos consideran el valor sobre el costo, pero aún son prudentes en sus decisiones”, dijo.

5. Comer menos

Las personas que se preocupan por ahorrar dinero a menudo se saltan el latte diario. Los ricos disfrutan de pequeños derroches como Starbucks cuando lo deseen y, en cambio, buscan ahorrar desde una perspectiva más amplia.

El autor Paul Sullivan y su colega Brad Klontz, psicólogo clínico con cita académica en la Universidad Estatal de Kansas, realizaron una investigación sobre las diferencias en los hábitos de gasto del 1% y el 5%. El 1 por ciento gastó 30 por ciento menos en comer fuera y lo guardó para la jubilación. “Y eso, más que el costo del café con leche de Starbuck, es lo que, con el tiempo, separa a los ricos de todos los demás en el lado equivocado de la delgada línea verde”, escribió Sullivan en Fortune.

6. Sé tu propio jefe

Los empleados trabajan para hacer ricos a sus jefes. Si apuntas a la verdadera riqueza, considera comenzar tu propio negocio. Según Forbes, casi todas las 1,426 personas en su lista de multimillonarios hicieron su fortuna a través de un negocio que ellos o un miembro de su familia tuvieron una mano en la creación.

“Muchos trabajadores de clase media piensan que comenzar un negocio es demasiado arriesgado”, dijo Robert Wilson, asesor financiero y colaborador frecuente de CNN, NBC y CBS. “Los ricos entienden que lo que es arriesgado es permitir que un jefe a quien no le pueda importar tu tiempo y tus ganancias sea lo que le importe si obtiene lo que desea para su vida”.

7. Usa el dinero de otras personas

Para la persona promedio, “se necesita dinero para ganar dinero” suena como un cliché cansado utilizado para justificar el gasto irracional. Para los ricos, es una regla de oro de la riqueza. La clave es aprovechar el dinero de otras personas para aumentar tu propia riqueza.

“Cambiar tiempo por dólares es un juego de perdedores, especialmente porque la tecnología destruye muchos trabajos que no requieren un ser humano altamente capacitado”, dijo Wilson. “Usar dinero de bancos o inversionistas y contratar personal para trabajar para ti es una fórmula probada por el tiempo para crear riqueza, sin mencionar las leyes fiscales, que favorecen enormemente a las empresas”.

Ya sea que estés recaudando fondos para iniciar un negocio o cambiando bienes raíces para obtener ganancias, confiar en el dinero de otras personas para hacer el trabajo pesado aumenta enormemente la rentabilidad. Por supuesto, también es más riesgoso que confiar en tus propios fondos. Pero de acuerdo con las sabias palabras del gran Warren Buffett, “el riesgo proviene de no saber lo que estás haciendo”.

8. Tener una estrategia de ahorro

Todo el mundo sabe que ahorrar dinero es una parte esencial de ser rico, pero ahorrar es a veces más fácil decirlo que hacerlo. Mientras que la persona promedio puede ahorrar dinero aquí y allá, las personas ricas deciden una cantidad fija que ahorrarán de cada cheque de pago y la ingresarán directamente en una cuenta de ahorros.

“Toma un porcentaje de lo que ganas, sin importar lo poco que ganes o cuánto ganes”, dijo Tony Robbins, estratega de vida y negocios y autor del libro “inquebrantable: su libro de apuestas de libertad financiera” en una entrevista con GOBankingRates. “Debes reservarte un porcentaje de eso que mantendrás para ti y tu familia … Cuando obtengas una tasa de ahorro del 15, 20 por ciento y la coloques en un lugar donde esté compuesto, serás financieramente libre”.

9. Cambia tu pensamiento

“No hay escasez de dinero en el planeta Tierra, solo una escasez de personas que piensan correctamente al respecto”, dijo Grant Cardone, experto en ventas internacionales, autor de best sellers y programa de radio presentador de The Cardone Zone en un artículo de Entrepreneur. “Para convertirte en millonario, debes terminar con el pensamiento de la pobreza”.

Además de desterrar los temores de la escasez, tienes que creer de verdad que serás rico para hacerte rico, dijo.

“De nada, nada de dinero, solo ideas y mucho trabajo duro, para crear un patrimonio neto que probablemente no pueda ser destruido en mi vida”. El primer paso fue tomar una decisión y establecer un objetivo”, dijo Cardone. “Todos los días, durante años, escribí esta declaración: ‘¡Yo valgo más de $100,000,000!’”

Establece una meta y enfoca tu pensamiento en creer que puedes lograrlo.

10. Invierte en ti mismo

Las personas exitosas saben que vale la pena invertir tiempo, dinero y energía para superarse. Eso puede implicar leer un libro de superación personal, tomar una clase o aprender nuevas habilidades.

“Invertí en capacitación en ventas cuando tenía 25 años”, dijo Cardone en un artículo de CNBC. “Eso hizo que mi capacidad de producir ingresos se disparara. Invertir en ti mismo es la mejor inversión que puedes hacer”.

11. Solo toma un trabajo si hay potencial de crecimiento

Incluso si no estás ganando un salario grande de inmediato, es importante estar en una empresa donde puedas subir la escalera.

“Los ricos pueden entrar con la compañía adecuada donde hay oportunidades de crecimiento”, dijo Cardone en el post de CNBC. “Mi vicepresidente de ventas Jarrod Glandt comenzó a trabajar para mí hace más de siete años por $2,500 al mes. No estaba haciendo nada, pero estaba en el vehículo correcto. Él creció su conjunto de habilidades y pudo multiplicar sus ingresos mensuales muchas veces porque sabía que yo estaba buscando expandirme”.

12. No pagar con tarjetas de crédito

Si deseas ser rico, es importante que nunca vivas por encima de tus posibilidades. Una forma de asegurarse de eso es solo gastar el dinero que realmente tienes, en lugar de cargar las compras con una tarjeta de crédito.

“Recorta tus tarjetas de crédito”, dijo Mark Cuban, la estrella del programa shark tank y multimillonario en una publicación de su blog personal. “Si usas una tarjeta de crédito, no quieres ser rico … el efectivo es el rey para aquellos que quieren hacerse ricos”.

13. Persigue tu pasión

Las personas ricas se enriquecen cuando hacen algo que les apasiona. Si no amas lo que haces, no dedicarás el tiempo y el esfuerzo necesarios para tener éxito.

Jim Koch negoció un trabajo estable en Boston Consulting Group en 1984 para iniciar Boston Beer Co., el negocio que creó a Samuel Adams Boston Lager. Koch fue impulsado por su amor personal por la cerveza para iniciar el ahora multimillonario negocio.

“Lo que más recuerdo a la gente es que solo busquen algo que ames, porque una pequeña empresa va a ser muy exigente con tu tiempo, tu energía; simplemente se come tu vida”. Y si estás haciendo algo que amas, entonces lo aceptarás e incluso lo disfrutarás”, dijo Koch a Business Insider. “Si solo lo haces para hacerte rico, vas a perder el corazón”.

14. Tendencias buck

Cuando se trata de tu estrategia de inversión, no tengas miedo de ir contra el grano.

El multimillonario Warren Buffet amasó su riqueza invirtiendo en compañías en las que veía potencial, incluso si otras las habían pasado por alto. Te contaré el secreto de hacerse rico en Wall Street. Cierra las puertas”, dijo en el libro” Buffett: La creación de un capitalista estadounidense”. “Tratas de ser codicioso cuando los demás tienen miedo, y trata de tener mucho miedo cuando otros son codiciosos”.

Como dice Robert Kiyosaki en su Libro Padre Rico Padre Pobre (Rich Dad) lo primero que debemos hacer cuando recibimos dinero es pagarnos a nosotros mismos.

Pero pagarse a usted mismo no significa que se gaste el dinero mimándose y comprando chucherías. Lo que quiere decir es que invierta en usted mismo, ahorre e invierta. Si todos los meses recibes cierto dinero y lo que haces es pagar cuentas y gastar por aquí y por allá y luego te quedas sin un centavo, entonces te vas a quedar en el mismo lugar siempre.

“Si sigues haciendo lo que has venido haciendo hasta ahora, entonces vas a obtener los mismos resultados que has obtenido hasta ahora”, luego no te quejes. … Seguir leyendo »

El Oráculo de Omaha quiere que tengas éxito con estos hábitos simples que incluso un niño de 14 años podría lograr.

A veces, solo tengo que negar con la cabeza ante la sabiduría de Warren Buffett. Es estremecedor? Apenas.

A los 87 años de edad, sigue impartiéndonos el consejo más simple que lo ha convertido en un gigante del éxito. Y viniendo del tercer multimillonario más rico del mundo, algunos de ellos pueden parecer anti-climáticos, incluso decepcionantes. Eso es todo lo que tienes, Warren? De Verdad?

Pero, en serio, por más sensato que parezca, admitámoslo: le ha funcionado, y puede funcionar para ti.

Una vez que procesemos seriamente algunos de sus consejos para lograr el éxito y les permitamos resonar en las grietas más profundas de nuestras almas, podrían literalmente transformarnos si los aplicamos.

Ah, y ese es el gran “si”. ¿Cuántos de nosotros podemos leer este artículo y declarar en nuestro corazón de corazón, “voy a seguir el consejo de Buffett y comenzar a hacerlo mañana”.

Si te sientes inspirado, aquí hay seis citas clásicas de Buffett para que tu motor funcione.

1. Deshazte de tus malos hábitos y comportamientos.

La mayoría de nosotros tiene una idea de lo que nos está impidiendo alcanzar nuestro máximo potencial, y Buffett no tiene pelos en la lengua cuando se trata de vencer a su peor yo. Él dice: “Veo personas con estos patrones de comportamiento autodestructivo. Realmente están atrapados por ellos”.

La solución es bastante simple. Aconsejó a los estudiantes graduados de la Universidad de Florida que aprendieran y practicaran buenos hábitos desde el principio antes de que sea demasiado tarde.

“Puedes deshacerte de él mucho más fácilmente a tu edad que a mi edad, porque la mayoría de los comportamientos son habituales. Las cadenas del hábito son demasiado ligeras para sentirse hasta que son demasiado pesadas como para romperlas”, dijo Buffett.

2. No arriesgues lo que tienes para obtener algo que no necesitas.

Buffett les dijo a los estudiantes de la Universidad de Florida que él ha sido testigo de que las empresas y las personas corren el riesgo de perseguir cosas más grandes, generalmente por avaricia, cuando deberían haberse detenido. Él dice: “Si arriesgas algo que es importante para ti por algo que no es importante para ti, simplemente no tiene sentido. No me importa si las probabilidades de éxito son de 99 a 1 o de 1,000 a 1”.

3. Mantente cerca de las personas con integridad (y desarrollarla tu mismo).

También pidió a los estudiantes de la Universidad de Florida en la audiencia que pensaran en un compañero de clase que sentían que tenía los elementos de éxito a largo plazo, de modo que quisieran obtener el 10 por ciento de las ganancias de esa persona para el resto de sus vidas.

“Probablemente elegiría el que mejor respondió, el que tiene las cualidades de liderazgo, el que es capaz de lograr que otras personas lleven a cabo sus intereses”, dijo Buffett, aludiendo a la integridad de esa persona. “Esa sería la persona que es generosa, honesta y que dio crédito a otras personas por sus propias ideas”.

4. Capitaliza lo que haces mejor.

Buffett le dijo a los estudiantes del estado de Georgia en 2001 que es importante mantenerse dentro de los límites de sus fortalezas y conocimientos, y no alejarse demasiado de ellos. Él dijo: “Tom Watson Sr., que comenzó IBM, dijo en su libro: ‘No soy un genio. Pero soy listo en algunos aspectos y me quedo en esos lugares’. Y, ya sabes, esa es la clave. Entonces, si entiendo algunas cosas y me quedo en esa arena, lo haré bien “.

5. Haz lo que amas.

Buffett ofreció un poco de verdad de sentido común en este consejo relacionado con nuestro trabajo: “En el mundo de los negocios, las personas que tienen más éxito son aquellas que hacen lo que aman”.

Para la mayoría de nosotros, damos por sentado nuestro cómodo sueldo y la seguridad en el trabajo, a pesar de que podemos despreciar nuestros trabajos y desear que estuviéramos haciendo otra cosa, algo que realmente nos encantó.

6. Elije estar cerca de las personas que sean mejor que tu.

En una reunión anual de Berkshire Hathaway en 2004, Buffett le dijo a un joven de 14 años de California uno de los secretos de su éxito: “Es mejor pasar el rato con personas mejores que tú. Escoge a los socios cuyo comportamiento sea mejor que el tuyo”.

Me desplazaré en esa dirección”. Buffett no solo le decía a un adolescente que se mantuviera alejado de los agresores. Él enseñó una lección de vida de sentido común para todos nosotros sobre la absorción de las mismas cualidades y rasgos de las personas exitosas en el camino que nosotros, aquellos que han demostrado habilidades y rasgos que nos harán mejores líderes, trabajadores, inversores y humanos. seres.

En el tema del manejo de sus finanzas existen personas toxicas que controlan o pretenden controlar la forma en que usted administra su dinero; la mayoría de estas personas aparentan con su discurso y acciones que se preocupan por usted y su bienestar, cuando en realidad tienen otros fines ocultos y nada positivos.

En las finanzas personales como en otros campos, debemos relacionarnos con personas que nos ayuden o nos impulsen con sus consejos o mejor aún con su ejemplo a mejorar como administradores del dinero que generamos.

El dicho “dime con quién andas y te diré quién eres” es también muy cierto y aplicable en el campo financiero personal, modificándolo un poco a: “dime con quién andas y te diré en que gastas”, en esta categoría están aquellos amigos o familiares que le invitan a vivir arriba de su capacidad económica, a gastar, comprar, viajar y hasta logran que usted les invite y pague parte o la totalidad de sus gastos; por ejemplo: los amigos que le “invitan” a salir pero a la hora de pagar no tienen dinero.

Están también aquellos que disfrutan de los juegos de azar, gastadores compulsivos, adictos a las compras, deudores crónicos y muchos de ellos tratan de arrastrar a las personas de su entorno hacia su mundo financiero nocivo.

En esta categoría también se incluyen aquellos familiares que solo piensan en ellos mismos y sus necesidades y en usted como el medio para obtener lo que necesitan. Podrán ejercer presión para lograr una mejor casa, una universidad costosa, bienes superfluos, vacaciones sofisticadas, compras caras, préstamos de dinero que no piensan reembolsar y demás caprichos sin importarles lo que usted haga o sufra con tal de satisfacer sus deseos, inclusive pueden llegar al colmo de que sea usted quien les mantenga sus vicios.

Debemos tener claro que no estamos ayudando a estas personas, ya sean familiares o amigos, si los acompañamos financiando sus peligrosas y dañinas actividades y mucho menos si esa complicidad implica poner en riesgo nuestro capital.

Aunque difícil, no podemos dejar de mencionar a aquellos padres que desean dominar la vida de sus hijos aún en su edad adulta, no solo en el entorno familiar sino en el financiero también. Padres que ofrecen su ayuda económica con el solo propósito de ejercer dominio y total control de sus hijos.

Son esos padres que le dicen a sus hijos que no valen nada sin ellos, que critican cada paso y nunca demuestran su apoyo a menos que sus hijos hagan lo que ellos dictan. Es cierto también que existen hijos que han sido causantes de la ruina financiera de sus padres.

Especialmente a la hora de proveerle siempre la mejor calidad de vida posible a los seres amados, se puede llegar, sin quererlo, a caer en problemas financieros, y no es nada raro que en muchos casos, las personas que enfrentan problemas en sus finanzas no se atrevan a aceptarlos y al vivir en negación, recurren a endeudarse más allá de sus capacidades, para sobrellevar la situación.

No enfrentar los problemas y seguir llevando un nivel de vida cuyos lujos ya no puede costear produce como único resultado que el problema siga creciendo hasta alcanzar dimensiones peligrosas e insostenibles.

Otra variable del dicho “dime con quién andas y te diré quien eres” es “dime con quién andas y te diré en que inviertes”. Es muy importante evitar a toda costa hacer negocios con gente aparentemente exitosa pero de dudosa ética u honestidad, lo aconsejable es alejarse y cuanto antes mejor aunque, su oferta de negocio sea tentadora, pues en este caso es muy cierta la frase que se le atribuye a un financiero de éxito: “no se pueden hacer buenos negocios con gente mala”.

Las relaciones tóxicas financieras generan estados emocionales negativos y, sobre todo, pueden conducir a tomar decisiones financieras equivocadas que seguramente tendrán consecuencias negativas en las finanzas de quien soporte este tipo de relaciones.

Las finanzas personales no solo tratan de dinero pues somos seres sociales y nos relacionamos con nuestro entorno; hay un entorno que no escogemos, que es el entorno familiar aunque sí podemos modificar nuestro comportamiento y actitud para cuidar de las finanzas personales sin causar daño a nadie.

En cuanto al entorno que sí podemos escoger, es decir, el entorno de amistades y el profesional, la mejor estrategia es la de fomentar vínculos sanos para alcanzar el bienestar financiero.

Cuide de sus finanzas personales pues: ¡Nadie más lo hará por usted!

Howard Schultz es el cerebro detrás de la tienda que ves en casi todas las calles de Estados Unidos y el mundo: Starbucks.

Después de que Howard visitó Milán se dio cuenta de que el café alberga un elemento importante en la cultura y la sociedad italiana. Howard se inspiró para traer el mismo sentimiento a Estados Unidos.

Después de trabajar en Starbucks como Director de Marketing e intentar sin éxito convencer a los propietarios de emplear su visión, abrió su propia tienda ‘Il Giornale’ en 1986 con el nombre de un periódico milanés.

Dos años más tarde Starbucks estaba a la venta y Howard vio su oportunidad adoptó el nombre de Starbucks y comenzó a expandirse agresivamente por todo el país, cuando dejó el cargo de CEO en 2000, Starbucks a era una marca mundialmente reconocible y la cadena de café más grande del mundo por un gran margen, por lo que Howard fue multimillonario en el proceso.

Usa estas frases de Howard Schultz para inspirar tu visión y retroceder con convicción.

“Grandes oportunidades se pueden y se han creado durante tiempos económicos difíciles”. Howard Schultz Autocreencia

No temas si llega otra recesión en los próximos años. Algunas de las mejores empresas del mundo comenzaron en algunos de los tiempos económicos más difíciles.

La próxima vez que las personas comiencen a preocuparse y actúen por miedo, encuentra la oportunidad de adelantarse a la competencia. Como dijo Warren Buffett, “ten miedo cuando los demás son codiciosos y codicioso cuando otros temen”.

“Siempre me vi a mí mismo queriendo hacer algo considerado exitoso y bueno al mismo tiempo”. Howard Schultz Autocreencia

Es posible tener éxito y tener un impacto en el mundo. A menudo, las personas piensan que es una opción de ambos. Elije tener una visión de hacer ambas cosas y puedes hacerlo absolutamente.

“Creo que probablemente no hay mejor persona para aspirar a emular que Steve Jobs y lo que ha hecho en Apple en términos de su liderazgo, su innovación, no conformarse con la mediocridad”. Howard Schultz Self Belief

Steve Jobs cambió el mundo con su inspirador trabajo. Pudo hacerlo porque nunca dejó de luchar por la grandeza. Incluso después de que hizo el iPod, creó el iPhone y el iPad.

Él nunca se detuvo, ¡tampoco tú! Es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente si estás ganando mucho dinero. Pero si quieres convertirte en alguien que deja un legado e impacta al mundo, no puedes conformarte con la mediocridad.

Como dijo el propio Steve Jobs: “Las personas que están lo suficientemente locos como para pensar que pueden cambiar el mundo son quienes lo hacen”.

“Cuando estás rodeado de personas que comparten un compromiso apasionado en torno a un objetivo común, todo es posible”. Howard Schultz Autocreencia

Nunca devalues el poder de un grupo de personas que cree en la misma causa y está trabajando en conjunto. Todo es posible cuando un grupo de personas de ideas afines trabaja para la misma misión.

Trata de rodearte siempre de personas en la vida que te hagan subir de nivel. Encuentra personas que te motiven, te inspiren y te hagan creer más en ti.

“Lo más difícil de ser un líder es demostrar o mostrar vulnerabilidad … Cuando el líder demuestra vulnerabilidad y sensibilidad y reúne a las personas, el equipo gana”. Howard Schultz Self Belief

La vulnerabilidad muestra a los demás que eres humano también. Ser un líder es difícil ya que podrías pensar que necesitas ser perfecto el 100% del tiempo. Pero la gente quiere ver el verdadero tú para que puedan encontrar un terreno común y unir fuerzas.

“Sueña más que otros piensan que es práctico”. Howard Schultz Self Belief

No tengas miedo de soñar en grande. Si la gente no se ríe de tus sueños, no estás fijando metas lo suficientemente altas para ti.

“Arriesga más que otros, piensa que es seguro”. Howard Schultz Autocreencia

El riesgo, cuando se calcula, puede aumentar 10 veces tu éxito. Si bien no debes tomar grandes riesgos todos los días, no tengas miedo de apostar a ti mismo. Con suficiente planificación y la ejecución correcta, podrías cambiar tu vida como lo hizo Howard Schultz de Starbucks.

“Debes encontrar algo que ames profundamente y te apasione y estés dispuesto a sacrificar mucho para lograrlo”. Howard schultz autocreencia

Si quieres realizacion verdadera, debes ser apasionado de lo que haces y estar dispuesto a sacrificar para alcanzar la grandeza. Recuerda, si fuera fácil, todos tendrían éxito.

 

 

 

Subir »
FB