Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Educación Financiera:

Aprende cómo funciona el dinero y como hacer que trabaje para ti.

Kim KiyosakiDurante las últimas semanas que he estado hablando sobre las clases de inversiones (“¿Consideraste los negocios?” Y “¿Consideraste los bienes raíces?”) Y te di los prós y los contras de cada una.

Esta semana quiero hablar sobre los activos de papel.

¿Qué es un activo de papel?

Empezar a invertir en activos de papel es muy fácil. Cualquier persona hoy en día puede meterse en Internet y comprar o vender acciones. Decidir qué y cuándo comprar y vender es donde la cosa se pone difícil.

Las acciones son sólo una de las cientos de formas de activos de papel que hay disponible en la actualidad. Hay un término sobre el que puede que hayas oído hablar: Derivados. Es una palabra elegante que se usa a menudo. ¿Qué significa?

La raíz de la palabra derivados es derivar, es decir, “Que viene de algo.” Piensa en el jugo de naranja:

1. Cortas una naranja.
2. Exprimes su jugo dentro de un vaso.
3. El jugo es un derivado de la naranja.

Las acciones son un derivado de la empresa que lo emite. Una opción sobre acciones, tales como un PUT o un CALL, son derivados de una acción.

Una palabra rápida sobre los corredores

Es obvio que soy una gran defensora de que las mujeres estén financieramente educadas, yo incluida. Cuando por primera vez profundice en los activos de papel hace unos años, no sabía nada sobre el mercado de valores.

Por lo que hice lo que en ese momento parecía lo más inteligente que podía hacer. Busqué un corredor de bolsa. Su nombre era Mark. Le dije a Mark, “Tengo un poco de dinero para invertir en acciones. ¿Qué me recomiendas?”

Él dijo: “No puedo equivocarme con Coca-Cola. Ha estado en alza durante los últimos tres meses.”

Sin saber nada sobre Coca-Cola, con la excepción de que me encantaba cuando era niña, le dije: “Está bien, Compraré $400 en ellas.”

Casi un año después, estaba escuchando algunos rumores sobre la acción. Desde que la había comprado, el precio había subido modestamente, y estaba contenta con mi ganancia. Llamé a Mark y le dije, “quiero vender mis acciones de Coca-Cola.”

“Este no es el momento para vender. Estás saliendo demasiado pronto. Mantenlas.” Me aconsejó.

“No, estoy feliz con el dinero que gané. Quiero vender.”

Él continuó su argumento, cada vez más convincente mientras más hablaba. Para resumir, no vendí. Semanas más tarde, el precio de las acciones cayó por debajo de donde las había comprado.

Yo estaba enojada. Estaba enojada con Mark por que las cosas no salieron como decía, pero aún más enojada conmigo misma por no confiar en mi instinto. Llamé a Mark y le dije, con actitud, “¡Vende!”

Vendí sin emociones y tomé una pérdida. ¿Qué otra razón podría haber para vender? No sabía nada, para empezar, y ahora entendía que él tampoco.

Mi experiencia con Mark ilustra la vieja broma, “Hay una razón por la que la palabra ‘broke’ (quebrado) está en broker (corredor de bolsa).” Pero la realidad es que mis pérdidas fueron culpa mía tanto como de mis corredores. Yo no sabía nada sobre los activos de papel y mucho menos sobre cómo elegir un buen asesor para ellos… y hay buenos asesores.

Cómo son los buenos corredores de bolsa

Mi corredor de bolsa, Tom, también se convirtió en un querido amigo. ¿Por qué es mi corredor de bolsa? Por tres razones:

1. Nunca me llama por un consejo caliente.
2. Investiga a fondo todas las recomendaciones que me da.
3. Tom ya invirtió en cada inversión que me sugiere. Él practica lo que predica.

Las dos reglas de Tom para invertir en acciones son:

1. Si no entiendes cómo la compañía hace dinero, entonces no inviertas en esa empresa.
2. Si parece demasiado bueno para ser verdad, entonces probablemente lo sea.

Tom es un educador, aunque no se haya dado cuenta, y mis conocimientos crecen cada vez que trabajo con él.

Los pros de los activos de papel

• Muy líquido
Los activos de papel son rápidos para entrar, y rápidos para salir.

• Fácil entrar
No necesitas mucho tiempo ni esfuerzo para comenzar a invertir en acciones, bonos, etc. (Sin embargo, igual tienes que hacer tu tarea.)

• Cash flow
Las acciones que pagan dividendos pueden proporcionarte un flujo de efectivo durante un largo plazo. Hay otros vehículos de papel más que te brindarán flujo de efectivo si aprendes la estrategia.

• Ventajas fiscales
Las ganancias, o beneficios, por los activos de papel que mantuviste durante más de un año se gravan a las tasas de ganancias de capital más bajas. Los dividendos son gravados a las tasas de ganancias de capital más bajas también.

• Negocio desde casa
Incluye a tus hijos en lo que estés invirtiendo. Ellos pueden aprender junto contigo!

Las contras de los activos de papel

• Sin control
No tienes control sobre cómo la compañía hace su dinero, gasta su dinero, o gestiona sus deudas y pasivos. (A menos que, por supuesto, sea tu empresa la que esté ofreciendo acciones al público.)

• Volatilidad
Los precios de las acciones pueden subir y bajar drásticamente, sobre todo en tiempos de incertidumbre económica.

• No hay apalancamiento
El inversor promedio, debe pagar el 100% a la propiedad del activo. No puede pedir préstamos para comprar un fondo mutuo ni acciones.

• Altos costos y comisiones
Las elevadas comisiones son cargadas en la mayoría de las operaciones, no importa si estás comprando o vendiendo.

Invertir en papeles no es para todo el mundo. La mejor manera de decidir si es para ti es haciendo tu tarea y estudiando. Esa es una de las razones por las que empezamos The Rich Dad Company, para proveer educación financiera a aquellos que buscan descubrir qué clase de inversión es adecuada para ellos.

Te animo a iniciar tu camino para descubrir tus pasiones financieras hoy!

Reibox Blog1. Que el gran dinero se sirve en pequeños incrementos.

Ya sea el ROI de las inversiones, los beneficios, los márgenes de los productos que vendes, lo que sea.

Las personas que no entienden esto siempre están tratando de duplicar o multiplicar por cinco su dinero en el menor número posible de transacciones, mientras que las compañías y personas más grandes y exitosas del mundo ganan al hacer “poco dinero” una y otra vez.

2. Que los salarios y los ingresos se basan en lo que vale el trabajo, no el individuo.

Como persona, como ser humano, tu valor es incalculable.

Si desaparecieras en el bosque, nuestra sociedad fácilmente gastaría cinco o seis cifras para tratar de encontrarte y rescatarte, sin dudas. Pero hombre, pegar una etiqueta en una caja sigue teniendo el valor de sólo $5. Si es que eso.

Tu potencial ingreso no se basa en lo que necesitas o lo que el empleador puede pagar, se basa en el valor de lo que haces. Los que están en los niveles superiores de ingresos entendieron y aceptaron esta realidad, y trabajaron para crear algo de valor para el mercado o sus empresas.

3. Que la deuda personal no es una “herramienta”, es un grillete; la gratificación demorada es más gratificante que la gratificación instantánea.

Si no puedes pagarlo en efectivo, no puedes permitírtelo.

Ese tipo que conoces que gana $70.000 al año y conduce un BMW de $80.000 y tiene una deuda de $15,000 en su tarjeta de crédito parece que lo está haciendo bien, pero es un idiota. Todo su salario desaparece antes de fin de mes, y ninguna de esas cosas es suya. Está básicamente alquilándoselas al banco. Paga más al año en intereses de lo que destina a su plan de retiro.

Un contratiempo en sus ingresos y el banco le quitará todo, haciendo que todo el dinero que pagó hasta ahora desaparezca.

¿Pero y el hombre que ahorró y pagó en efectivo? Su cuenta de ahorros crecerá todos los meses y nadie aparecerá y tomará sus cosas.

4. El valor del dinero que tienes Vs. el futuro dinero que no ganaste.

Aquellas personas que compraron la “gran oferta” en muebles de IKEA o sofás de cuero van a comprar otro antes que la persona que compró productos de calidad.

Y la cosa es que las personas que compran barato saben que eso ocurrirá cuando lo están comprando. Ellos lo racionalizan diciendo “Si dura 3 años, estará bien, podré comprar uno mejor más tarde, cuando pueda permitírmelo.”

Cuando haces esto, estás básicamente tomando la decisión de tirar el dinero que tienes y comprometer futuro dinero que ni siquiera ganaste aún. Una decisión inteligente: Ahorra un poco más de tiempo y ve por productos de buena calidad que no necesiten ser reemplazados con tanta rapidez.

5. Matemáticas.

Una chica quebrada realmente quería un vestido en particular, pero costaba más de $100 y no los tenía. Cuando el vestido salió a en oferta con 20% de descuento, corrió a uno de esos prestamistas rápidos y pidió dinero prestado para conseguirlo.

Los intereses de los préstamos de ese tipo por supuesto no te dejan ahorrar nada. Pero a ella no le importaba, y lo justificaba pensando, “Oh, bueno, es el mismo dinero de todos modos.” No entendió que el problema no era la forma en que compró el vestido…

6. La importancia del seguro de vida.

No voy a dar el argumento de la responsabilidad personal de dejar a tus seres queridos a su suerte… La cuestión es que el seguro de vida es, de lejos, la forma más fácil y de más bajo impacto para transmitir tu riqueza a la siguiente generación. Por un poco de dinero al mes, tus hijos pueden ser millonarios (o al menos cien miles… ¿narios?).

Incluso alguien que nunca ganará suficiente dinero en su vida como para comprar una casa, muere en quiebra y sin dinero, podría dejar lo suficiente como para que todos sus nietos vayan a la escuela de medicina. Es algo muy sencillo, y te lo puedes permitir.

7. Que las loterías no son más que otro impuesto sobre los pobres.

Te das cuenta de que el gobierno se queda con la mitad de él, ¿verdad? Eso es antes de que el ganador pague sus impuestos.

Sí, ese premio gordo de $7 millones en realidad representa $14 millones en ventas de boletos de lotería, por lo que estás básicamente pagando más impuestos de manera voluntaria. No verás un gran cartel sobre el 10% junto a la caja de la lotería. Ni siquiera durante los grandes premios.

Tus probabilidades de ganar son de una en 292 millones (eso es 0,0000003425%) y sin embargo hay personas que abandonan $20 por semana, todas las semanas durante cuarenta años o más con la esperanza de que un día será su turno.

Ese mismo dinero invertido desde los 20 hasta los 60 tendría un valor de $300.000 para tu cumpleaños 60, incluso con las estimaciones más conservadores del mercado. Otra forma de verlo, podrías convertir $40.000 en $300.000 con simplemente no volver a jugarlo. Es tonto. Deja de hacerlo.

Robert KiyosakiHace unas semanas, tuve el privilegio de estar en el podcast de EntreLeadership. Durante nuestra conversación, cubrimos un montón de cosas, desde la razón número uno por la que los emprendedores fracasan hasta cómo pueden los líderes jóvenes prepararse para el éxito.

Mientras hablábamos, surgió un tema importante que quiero compartir contigo: la práctica.

Hace muchos años, cuando decidí que quería ser maestro y orador, empecé a practicar. Me aseguré de tomar todas las oportunidades que pudiera para hablar frente a otros. En el camino, Cometí muchos errores, pero fueron esos errores los que me hicieron exitoso.

Lo que llamar por dólares me enseñó

Permíteme compartir una historia para ilustrarte este punto. Al principio de mi carrera, cuando empecé a trabajar en Xerox para aprender a vender, descubrí que Xerox no estaba tan interesado en mi aprendizaje como lo estaban en lo que producía. Querían que vendiera, no que aprendiera. De hecho, si no vendía, me despedirían.

El ambiente de trabajo en Xerox era producto de nuestro sistema escolar moderno, en el que los que tienen éxito son los que memorizan la información y evitan todas las fallas que fueran posibles.

Para poder mejorar en las ventas, sabía que tenía que practicar. Al igual que cuando pasaba cinco días a la semana practicando fútbol en la escuela secundaria para poder brillar durante un juego una vez por semana, necesitaba hacer repeticiones y aprender de lo que hacía mal, del mismo modo lo hice en ventas.

Así que, me ofrecí como voluntario para una organización benéfica por las noches, llamando por dólares. Hacer llamadas frías fue difícil, pero afortunadamente, la caridad estaba tan necesitada de voluntarios que no les importaba si estaba fallando o no. Estaban realmente felices de tenerme sentado y llamando.

La paradoja fracaso

Paradójicamente, cuanto más fallaba como voluntario (y aprendía de esos fracasos) más éxito tenía como vendedor en Xerox.

Esto resalta un principio importante: los errores son más importantes que las respuestas. ¿Por qué? Porque las respuestas siempre surgen de los errores. Claro, puedes memorizar las respuestas, sin embargo, estas se desvanecen rápidamente. Cuando descubres una respuesta gracias a la perseverancia a través del fracaso, la respuesta se queda contigo para siempre.

Al final del día, las personas exitosas son aquellas que practican, practican, practican; fallan, fallan, fallan; y eventualmente tienen éxito como resultado.

Me recuerda una vez más la famosa frase de Michael Jordan, “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces se me ha confiado el tiro ganador y lo erré. He fallado una y otra y otra vez en mi vida. Y es por eso que tuve éxito.”

Preguntas de un millón de dólares

Así que las preguntas que tengo para tu hoy son, “¿A dónde quieres ir?” Y “¿Qué estás practicando?” Si esas dos cosas no están alineadas, es momento de hacer un cambio.

Kim KiyosakiLa semana pasada, hablé de los pros y los contras de entrar en los negocios. Esta semana, voy a hacer lo mismo para una de mis categorías de inversión favoritas, los bienes raíces.

Donald Trump dijo una vez: “Es tangible, es sólido, es precioso, y es artístico desde mi punto de vista. Amo los bienes raíces.” Estoy de acuerdo. Sin embargo, incluso más que los bienes raíces, amos el flujo de dinero.

¿Qué quiero decir con bienes raíces?

Cuando hablo de bienes raíces, estoy hablando del alquiler de bienes raíces que producen flujo de dinero positivo.

El término “bienes raíces” abarca toda una gama de productos, tales como:

• Las casas unifamiliares
• Dúplex
• Cuádrupex
• Apartamentos
• Oficinas
• Tiendas
• Almacenes
• Etc.

Hay otras formas de bienes raíces no tan comunes también.

Los pros de la inversión inmobiliaria

• Apalancamiento del DOP (Dinero de Otras Personas)

Puedes pagar el 10%, 20%, 30% como pago inicial, y un banco, institución de crédito o un privado proporcionarte el resto de la financiación. Puedes ser dueño de una propiedad de $100,000 con sólo $10.000 o $20.000.

A medida que ganes más experiencia y sofisticación, podrás aprovechar el DOP para el pago inicial también.

• Flujo de dinero

Si la propiedad es comprada y administrada correctamente, los bienes raíces pueden proporcionar enormes oportunidades para generar flujo de dinero.

• Apreciación (un incremento en el valor de la propiedad en el tiempo)

Si administras bien la propiedad, los alquileres aumentarán. Cuando tus rentas aumentan (o tus gastos bajan), el valor de la propiedad se aprecia. El flujo de dinero y la apreciación son dos formas de ingresos que tienen las propiedades de alquiler.

• Control

Tienes el control sobre los ingresos, los gastos y la deuda de tus propiedades.

• No estás tan sujeto a las fluctuaciones de los mercados

Una propiedad con flujo de dinero positivo no está sujeta a las subidas y bajadas diarias de los mercados. Por lo general es un juego a largo plazo. De hecho, un mercado de bienes raíces a la baja en realidad puede ser el mejor momento para comprar.

• Ventajas fiscales

1. La depreciación es una deducción anual que es un porcentaje del valor de la propiedad que se puede amortizar como un gasto de los ingresos.

2. Los créditos fiscales están disponibles para vivienda de interés social, la rehabilitación de edificios históricos, y algunas otras inversiones inmobiliarias. Un crédito fiscal se deduce directamente de los impuestos que debes.

3. En algunos países, las ganancias derivadas de la venta de bienes inmuebles se pueden posponer indefinidamente, siempre y cuando esas ganancias se reinviertan en otros bienes inmuebles.

• Es lento

Por lo general, tienes tiempo para hacer tu tarea, hacer comparaciones, analizar los números, y tomar la mejor decisión de inversión para ti.

• Experiencia en poseer propiedades inmobiliarias

Si puedes comprar tu casa o residencia personal, entonces puedes entrar en el mundo de las inversiones en bienes raíces.

• Negocio desde casa

Incluye a tus hijos en cada propiedad de alquiler que compres. Pueden aprender juntos!

Los contras de la inversión inmobiliaria

• Tiempos largos

Ofertas, contadores, tasaciones, inspecciones, financiación; todo ello lleva su tiempo.

• No es líquida

La liquidez es la capacidad de convertir un activo en dinero en efectivo. No puedes entrar y salir de los bienes inmuebles de forma rápida.

• Es difícil

De las cuatro clases de activos, bienes raíces es la segunda más difícil (después de los negocios). También debes lidiar con las vacantes y malos inquilinos de vez en cuando.

• Consumo de tiempo

Toma tiempo encontrar una buena oportunidad. Las propiedades deben ser manejadas diariamente.

Comienza en pequeño para tener éxito

Cada, y repito cada, inversionista de bienes raíces exitoso que conozco, hombre o mujer, comenzó muy en pequeño. Si ya has invertido en bienes raíces, apuesto a que empezaste en pequeño también.

Hay muchas cosas que aprender, lo que significa que cometerás errores. Todo esto es parte del proceso. Pero cuando comienzas allá fuera, es mucho más fácil cometer errores en propiedades pequeñas con pequeñas cantidades de dinero.

Tenzin es mi cuñada. Ella era una monja budista con su santidad el Dalai Lama. Nunca tomó el voto de pobreza, ya que eso no fue necesario, pero sí vivió un estilo de vida frugal.

Desde un susto médico costoso, se dio cuenta de que el dinero tenía un papel importante en su vida, y comenzó su viaje hacia el dinero y las inversiones.

Su búsqueda la llevó a una forma barata, relativamente sencilla de entrar en los bienes raíces; casas móviles. Las casas móviles no son comunes en muchas ciudades del mundo. Son casas prefabricadas o manufacturadas que técnicamente pueden ser transportadas.

Lo que Tenzin encontró fue que ella podría comprar una casa móvil usada por alrededor de $3.000 y recibir un flujo de dinero positivo de aproximadamente $200 al mes. Ese es un retorno muy saludable por su dinero.

Tenzin también descubrió que en California, donde vive, una casa móvil se considera un vehículo de motor. Así que no tenía que ir a través del proceso de bienes raíces para conseguir el título de esas casas.

Ella simplemente caía en el Departamento de Vehículos Motorizados y recogía el título. Al ser una monja con muchas responsabilidades que no producen ingresos, esta es una solución viable para Tenzin a medida que comienza a hacer crecer su columna de activos.

Un montón de oportunidades

La buena noticia es que hay un montón de variedades en el sector inmobiliario. Si crees que los bienes raíces son adecuadas para ti, hay una oportunidad por ahí que se ajustará a tu plan y perfil de inversión.

¡Todo lo que tienes que hacer es empezar!

finanzasEl mes pasado empezamos una lista de nueve conductas frecuentes en el manejo del dinero que las personas deben cambiar para mejorar su situación personal, misma que complementamos a continuación:

5. Dejemos de confundir ahorro con inversión.

Muchas personas guardan sus ahorros en cuentas no productivas, que pagan rendimientos mucho menores que la inflación. Si dejamos el dinero en el banco, está perdiendo poder adquisitivo simplemente porque la inflación es mucho mayor al rendimiento que obtenemos.

Para que el ahorro verdaderamente tenga sentido, necesitamos invertirlo, hacerlo productivo realmente. Que no sólo conserve su poder adquisitivo sino que se incremente de manera significativa con el tiempo. Esto no se puede lograr en el banco o con instrumentos de tasa fija. Necesitamos cambiar nuestra mentalidad y convertirnos en verdaderos inversionistas.

6. Dejemos de estar desprotegidos.

Los mexicanos, lamentablemente, no protegemos nuestros bienes ni nuestro patrimonio. En el mejor de los casos, la gente asegura su auto debido a que el riesgo de robo en México es alto, además de que ahora ya es obligatorio contar con, al menos, un seguro de responsabilidad civil.

Pero muy pocas personas cuentan con un seguro para su hogar (el cual podemos perder con un incendio o un desastre natural) o con un seguro de vida para proteger a su familia (y a nosotros mismos en caso de invalidez total y permanente que nos impida volver a trabajar).

Tenemos que fomentar una cultura de previsión; el costo social, de no hacerlo, es en verdad enorme.

7. Dejemos de contar con la seguridad social para nuestro retiro.

En nuestro país las pensiones son y serán un verdadero problema porque las contribuciones obligatorias son muy pequeñas y claramente insuficientes para garantizar una buena pensión. Esto incluso podría generar un grave problema social en el largo plazo.

Por eso tenemos que empezar a preocuparnos por hacer un ahorro adicional considerable para tener un retiro digno, que nos permita mantener en la medida de lo posible nuestra calidad de vida, además de que existen beneficios fiscales que todo el mundo debería conocer y aprovechar.

8. Dejemos de ser posibles víctimas de fraudes.

Los defraudadores siempre empiezan por generar confianza en su víctima potencial. Ésa es la manera de llegar. Además se aprovechan de nuestra inocencia. Son personas que siempre se están actualizando.

Por ejemplo: recibimos un correo electrónico de una página parecida a la de nuestro banco, donde nos informan que están depurando las cuentas y que necesitamos confirmar cierta información “personal” (como números de cuenta y claves confidenciales) para evitar que las mismas queden “inactivas”. O bien, en el cajero automático se bloquea nuestra tarjeta o no la lee y “convenientemente” recibimos ayuda de un supuesto empleado del banco, que nos pide nuestro NIP para poder “desactivarla”.

Recuerda: los bancos no envían jamás este tipo de correos. Nadie te debe pedir información de tus cuentas o datos confidenciales, mucho menos empleados bancarios. Si tienes dudas, siempre es mejor llamar al banco o verificar en el portal de la institución cualquier información, todos tienen una línea de atención a clientes. Nunca des clic en ningún enlace que venga en un correo electrónico de este tipo.

9. Dejemos de desconocer nuestra situación crediticia.

Muy poca gente sabe que tiene derecho a solicitar de manera totalmente gratuita, una vez al año, su reporte especial de crédito ante las instituciones de información crediticia (Buró de Crédito o Círculo de Crédito).

Conocer cuál es nuestra situación es muy importante, sobre todo porque este reporte se genera con la información que los bancos generan y puede contener errores. Si los detectamos podemos solicitar una aclaración y por ley nos deben contestar.

Por otro lado, monitorear nuestra propia actividad a través de los servicios de alertas de estas instituciones o del mismo Buró de Crédito nos puede ayudar a identificar, en fases tempranas, un posible robo de identidad.

Kim KiyosakiSoy una gran fan de las mujeres que tienen éxito en los negocios. Me encanta escuchar las historias de los viajes de estas mujeres hacia el éxito.

La ex editora en jefe de la revista Cosmopolitan, Helen Gurley Brown, dijo: “Casi todas las carreras de las mujeres ricas, exitosas y glamorosas que posiblemente envidies hoy, comenzaron siendo haraganas.”

En otras palabras, todos empezamos de alguna parte!

Puedes ver los negocios desde varios puntos de vista diferentes:

• Como el propietario de negocios trabajando en tu propio negocio,
• Como inversor en el negocio de otra persona, o
• Como inventor, escritor o creador de productos que produce su obra maestra una vez, pero la vende una y otra vez.

Cualquier ruta o rutas que tomes, empezar puede ser relativamente simple.

A medida que viajo y enseño, las mujeres a menudo me preguntan cómo pueden tener éxito en los negocios. Mi respuesta siempre es, “Empezar un negocio simplemente comienza con una idea. Todos tenemos ideas. Es simplemente cuestión de crecer para la ocasión y poner esa idea en práctica.”

Poniendo las ideas en práctica

La buena noticia es que las ideas son gratis y abundantes! Aquí tienes algunas para poner tu mente un movimiento:

Internet ha abierto un nuevo mundo para los emprendedores e inventores novatos y experimentados. Apple cambió el campo de juego con la introducción de las aplicaciones. Si sabes de tecnología, considera construir una aplicación y ofrecérsela al mundo.

El mundo editorial ha sido revolucionado por los libros electrónicos. Un par de amigos estaban experimentando con cómo publicar un libro electrónico por sí mismos. Investigaron mucho y aprendieron el paso a paso del proceso.

Para ver si su proceso funcionaba, escribieron un libro electrónico de 20 páginas sobre cómo publicar un libro electrónico. A partir de ese “experimento”, ahora ganan alrededor de $ 200 por mes. Estos dos amigos tomaron sus conocimientos y los convirtieron en un activo.

Una de las debilidades de mi amiga Marilyn eran las carteras de diseño. La mayoría de sus gastos de lujo eran en las últimas carteras Louis Vuitton, Armani, Prada, Gucci. Sus amigas ocasionalmente se las pedían prestadas.

Bromeando, un día su mejor amiga le dijo: “Podrías hacer una fortuna alquilando tus carteras.” Las luces se le encendieron! Actualmente, Marilyn obtiene una saludable ganancia por mes gracias a su pequeña tienda de alquiler de bolsos. Desde entonces se expandió a otros artículos de diseño para alquilarlos también. Cosas tan simples como un bolso de Prada.

Comenzar en los negocios puede ser así de sencillo. Sólo se necesitas una idea y tomar acción.

Calcula el costo

Como con cualquier otra cosa, hay mucho que ganar con estar en los negocios, pero también hay costos a considerar. Si bien las ideas son gratis, poner esas ideas en práctica te costará tiempo, energía y dinero.

Afortunadamente, hay algunas ventajas sorprendentes que vienen juntas con el paquete.

Los pros de tener tu propio negocio

• Control

Tienes el control total sobre los ingresos, los gastos y las deudas.

• El apalancamiento del DOP (Dinero de Otras Personas)

Si eliges recaudar dinero para tu negocio, puedes financiar la startup o crecer con el dinero de los inversores. Si estás invirtiendo en la empresa privada de otra persona, entonces tú eres el DOP.

• El apalancamiento del TOP (Tiempo de Otras Personas)

Eventualmente, el TOP puede sustituir por completo tu tiempo. Si estás trabajando en el negocio de otra persona, entonces tú eres el TOP.

• Ingresos ilimitados

No hay límite para la cantidad de ingresos que tú y tu empresa pueden hacer.

• Ventajas fiscales

La mayoría de las leyes de impuestos, en la mayoría de los países, se orientan hacia la reducción de los impuestos para los propietarios de negocios. Casi todos los gastos son deducibles, lo que significa que los deducen de los ingresos, lo que reduce el ingreso imponible de la empresa.

• Horario flexible

Fijas tu propio horario.

• La libertad de expresarte

Un negocio puede apoyarte en ser fiel contigo mismo. Puedes expresar plenamente quien eres y lo que representas a través de tu negocio.

• Negocio desde casa

Incluye a tus hijos. Lo que es una gran educación para ellos!

Las contras de ser dueño de tu propio negocio

• Es difícil

Operar un negocio es el más difícil de los cuatro tipos de activos.

• Alta tasa de fracaso

Nueve de cada diez empresas fracasan en los primeros cinco años.

• Muchas horas

Se requieren muchas horas. Esto no será un trabajo de 9-5.

• Sin garantías

No hay ningún salario garantizado ni constante.

• Personas

Debes tratar y manejar personas; empleados, clientes, consultores, etc.

Esto incluye sus diferentes personalidades, estados de ánimo y todas sus peculiaridades. A menos que este sea tu punto fuerte, puede ser estresante.

Los negocios no son para todos, pero para aquellos que se decidan dar el paso, puede ser extremadamente gratificante. El aspecto importante es que estás gastando tu tiempo construir un activo; Y si lo haces bien, un activo que podrá producir por generaciones.

Reibox BlogAunque tener un millón de dólares no es tan impresionante como lo era antes, todavía no es nada despreciable.

De hecho, la CNBC informa que en 2013 había 13,2 millones de millonarios sólo en los Estados Unidos.

Heck, uno de ellos, podría ser incluso tu vecino. De hecho, las probabilidades de que sea realmente tu vecino son altas.

– Pero, Len, no conoces a mi vecino. Ese tipo no se ve como un millonario.

Bueno, ¿Adivina que? Un millonario que es verdaderamente inteligente financieramente no es fácilmente reconocible.

1. Él siempre gasta menos de lo que gana

De hecho, su lema es: A la larga, es mejor ser anónimamente rico que engañosamente pobre.

2. Sabe que la paciencia es una virtud

Las probabilidades dicen que no te volverás millonario de la noche a la mañana. Si eres como él, tu riqueza se irá acumulando gradualmente si administras diligentemente tu dinero durante varias décadas.

3. Cuando vayas a su modesta casa de tres habitaciones y dos baños…

…Vas a terminar bebiendo café instantáneo en lugar de Starbucks

Y si necesitas un aventón, bueno, conseguirás un paseo en su sedán económico de diez años de antigüedad. Y si crees que eso lo hace avaro, pregúntale si eso le preocupa. (Pues no.)

4. Se dio cuenta rápido que el dinero no compra la felicidad

Si estás buscando el nirvana, necesitas enfocarte en lograr la libertad financiera.

5. Entiende que el dinero es como un niño pequeño; incapaz de manejarse a si mismo

Después de todo, no puedes esperar que tu dinero crezca y madure como debería sin que lo administres correctamente.

6. Es un gran creyente de pagarse a si mismo primero

Pagarte a ti mismo primero es un principio esencial de las finanzas personales y una gran manera de construir tus ahorros e inculcar disciplina financiera.

7. Si bien es posible hacerse rico gastando tu vida haciendo algo que no disfrutas, se pregunta ¿por qué haría eso?

La vida es demasiado corta.

8. Sabe que no planear es lo mismo que planear para fracasar

También sabe que los pocos millonarios que llegaron a ese hito sin un plan, llegaron allí por pura suerte. No es suficiente declarar simplemente que quieres ser financieramente libre.

9. Cuando llegó el momento de establecer sus metas de ahorro, no tuvo miedo de pensar en grande

El éxito financiero exige que tengas una visión que sea significativamente más grande de lo que puedes ofrecer actualmente.

10. Con el tiempo, se dio cuenta de que el trabajo duro a menudo puede ayudar a compensar un montón de errores financieros

– Y cometerás errores financieros.

11. Se dio cuenta de que las cosas pasan, es por eso que eres un tonto si no te aseguras contra el riesgo

Recuerda que la probabilidad de quebrar está siempre a la vuelta de la esquina y puede ser disparado desde múltiples fuentes: la muerte del sostén de la familia, un divorcio o una discapacidad que lleve a la pérdida del trabajo.

12. A pesar de que tiene un trabajo que le gusta, no tienen que trabajar más porque todo lo que tiene ya está pagado

– Y lo tiene pagado desde hace años.

13. No se impresiona…

…por que conduzcas un auto de lujo caro y vivas en una Mansión dos veces más grande de lo que tu familia necesita.

14. Después de estar seis meses pidiéndotelo, por fin dejo de esperar que le devuelvas sus tijeras para podar

Él se rindió y se compró unas nuevas el mes pasado. Sin embargo, no hay resentimientos; él se lo puede permitir.

Eso es todo. Ahora sabes lo que tu vecino millonario no te dirá.

Robert KiyosakiPadre rico creía en el poder de las palabras. Creía que nuestras palabras tienen el poder de darle forma a nuestra realidad porque ellas revelan lo que pensamos y creemos sobre el mundo.

Padre rico se hizo eco de lo que Gandhi dijo una vez, “Tus creencias se convierten en tus pensamientos, tus pensamientos se convierten en tus palabras, tus palabras se convierten en tus acciones, tus acciones se convierten en tus hábitos, tus hábitos se convierten en tus valores, tus valores se convierten en tu destino.”

¿Cuál es la palabra?

La pregunta que tengo para ti hoy es: “¿De que forma están tus palabras representando tus pensamientos y creencias, y cómo están formando tu destino?”

Creo que una de las formas más poderosas de darle forma a nuestro destino es contar nuestra historia y escuchar a los demás contar las suyas, tanto sobre ellos mismos como sobre nosotros.

He aquí un ejemplo: Una persona dice: “Algún día seré un emprendedor.” Otra persona dice: “Soy un emprendedor.”

Incluso si las circunstancias de ambas personas son iguales, ¿cual de los dos crees que tiene más probabilidades de tener éxito?

Mi dinero estaría con la persona que se declaró a si mismo emprendedor y no con la persona con la esperanza de ser uno algún día. ¿Por qué? Porque como dice Gandhi, “Tus palabras se convierten en tus acciones.” Si declaras que eres algo, siempre y cuando sea dentro de tu capacidad natural y energía, es más que probable que tomes acción para ser eso que dices ser, incluso si el mundo no se dio cuenta aun.

Cómo las palabras pueden darle forma a nuestra realidad

Toma el ejemplo con el que probablemente todos podemos relacionaros: ponernos en forma.

Muchas personas tienen la intención de ir al gimnasio y ponerse en forma. Algunos incluso podrían decir: “Quiero ponerme en forma.” Pero es cuando vamos por ahí diciéndole a la gente que estamos poniéndonos en forma que tenemos que tomar acción.

Y aquí está la magia en esas palabras. Al decir que estamos poniéndonos en forma, debes tomar acción e ir al gimnasio (o enfrentar las burlas de aquellos a los que les dijiste!). Al principio es difícil, pero muy pronto la acción se convierte en un hábito, uno al que no podrás imaginar faltar cada día. A medida que tomes el hábito de hacer ejercicio, empezarás a valorar el estilo de vida saludable. Comerás mejor. Dejarás de fumar. Dormirás más. Y a medida que cambien tus valores, también lo hará tu destino, yendo de una poco saludable y corta vida a una más saludable y larga vida. Y todo comenzó con tus palabras.

Si quieres ser un emprendedor, comienza hoy mismo usando las palabras que sabes que te impulsarán a tomar acción. Te garantizo que si lo haces, esas palabras se convertirán en acciones, y luego en hábitos, en valores, y entonces en un destino distinto.

Así que, ¿qué vas a decir hoy?

Robert KiyosakiCuando digo la palabra “gastos”, ¿qué tipo de sentimientos surgen en ti?

Muchas personas sienten ansiedad, o pueden sentir un poco de miedo. Ciertamente, la mayoría de las personas no se sienten cómodas con la idea de los gastos. ¿Por qué pasa esto?

Para la mayoría de las personas, los gastos son cosas que nos quitan nuestro dinero. Son obligaciones más que oportunidades. Para algunos, son las cosas que los ponen en rojo mes tras mes.

Pero hay otras formas diferentes de ver los gastos.

Ver a través de la columna de gastos

Mi padre rico solía decir: “Es a través de la columna de gastos que las personas ricas ven la otra cara de la moneda. La mayoría de las personas sólo ven los gastos como algo malo, cosas que los hacen pobres. Cuando puedes ver que los gastos pueden hacerte más rico, la otra cara de la moneda comienza a aparecer frente a ti.”

También dijo: “Ver a través de la columna de gastos es como ir a través del espejo de Alicia como hizo en Alicia y el país de las maravillas.”

Cuando era joven, mi padre rico me enseñó cómo utilizar la columna de gastos para hacerme más rico a mí mismo.

“Al contar con un plan para ser rico y comprender las leyes fiscales y las leyes corporativas, puedo usar mi columna de gastos para hacerme rico,” me dijo. “Las personas promedio usan sus columnas de gastos para hacerse pobres. Si quieres ser rico y seguir siendo rico, debes tener el control de tus gastos.”

Las formas en que la columna de gastos te puede hacer más rico

La razón por la que la mayoría de las personas se hacen más pobres por su columna de gastos se debe a que gastan su dinero en pasivos que sacan dinero de sus bolsillos, cosas como autos caros, vacaciones, ropa y más.

Los ricos compran estas cosas también, pero también compran cosas que les hacen ganar más dinero; activos que pagan sus pasivos.

Cuando Kim y yo nos casamos, nos comprometimos a hacer de nuestras inversiones un gasto en nuestro presupuesto. Cada mes, nos pagábamos a nosotros mismos primero a través de nuestra columna de gasto el dinero que teníamos que ahorrar para comprar los activos que nos proporcionarían cash flow positivo. Este es un ejemplo de un gasto que nos hizo ricos. No sólo el activo generaba ingresos, sino también eran ingresos pasivos que se gravaban a la tasa más baja, por lo que también nos ahorraba dinero en impuestos.

Otra forma en que nuestros gastos nos hacen más ricos es al comprar todo lo que legalmente podemos a través de nuestros negocios, cosas como salir a comer, viajar, smartphones, computadoras, y mucho más. Todas estas cosas que necesitamos, y que casi todo el mundo necesita, las pueden comprar nuestras empresas y deducir de nuestros ingresos. El resultado es que pagamos impuestos mucho más bajos.

Un último ejemplo sobre cómo la columna de gastos puede hacerte más rico son los bienes raíces y la depreciación. Cada año, por todas nuestras propiedades de alquiler, el IRS nos permite tomar una parte de nuestra propiedad y borrarla como depreciación. Es un gasto que es realmente un ingreso porque no nos cuesta nada, pero nos ahorra dinero en impuestos.

Más gastos –> más ingresos

Si entiendes estos ejemplos, entonces, entiendes por qué mi padre rico (y Kim y yo) queremos bajos ingresos y gastos altos. Esa es nuestra manera de hacernos rico.

“La mayoría de las personas eventualmente pierden su dinero y van a la quiebra porque continúan pensando como una persona pobre, y la gente pobre quiere ingresos altos y gastos bajos. Si no haces este cambio en tu cabeza, siempre vas a vivir con el temor de perder tu dinero y tratarás de ser barato y frugal, en lugar de ser financieramente inteligente y hacerte cada vez más rico. Una vez que puedes entender por qué una persona rica querría gastos altos e ingresos bajos, comenzarás a ver la otra cara de la moneda.”

millonarioMuchas personas quieren desesperadamente ser millonarias, pero no lo logran.

Aunque el dinero no compra la felicidad, sí puede ayudar a tener una vida menos estresada. Para ser millonario, necesitas tener la estrategia correcta y conocer por qué aún no lo has logrado.

Todas las personas que quieren ser millonarios pero no lo han logrado tienen excusas: “No elegí la carrera correcta”, “No pude ir a escuelas costosas”, “No tengo el tiempo”, etcétera.

Aquí te dejo 10 razones verdaderas por las que no eres millonario… todavía.

1. No tienes la guía correcta

Necesitas rodearte de personas positivas. Más importante, necesitas encontrar a alguien en quien puedas confiar para que te guíe en la dirección correcta. Las personas en las que confías más deben ser aquellas que te empujen en el camino al éxito.

2. No estás dispuesto a hacer sacrificios

Decía mi padre que no siempre se puede tener “quinto, globo y dulce”. A veces hay que renunciar a las cosas. Si no eres capaz de sacrificar tiempo de diversión para enfocarte en tu carrera, entonces jamás tendrás el éxito financiero que estás buscando.

3. Le temes al fracaso

No lo dudes, vas a fallar, a cometer errores y tienes que aprender a superarlo. Si temes equivocarte, nunca harás nada.

4. Tus metas no son claras y tampoco tus acciones

Si no tienes un objetivo en la mente y un plan de acción para lograrlo, jamás serás millonario. Tómate el tiempo para planear y hacer las cosas bien.

5. Crees que el éxito es para otras personas

Debes creer que vas a triunfar. Visualízate como la persona de éxito que tanto envidias. Si realmente logras imaginarte así y crees que puede suceder, te acercarás un paso más a tu meta.

6. Crees que tu pasado evita el éxito

Ni tu educación, ni tu historial familiar pueden alejarte del triunfo. NADA puede hacerlo.

7. No estás usando el internet

La web ha transformado al mundo y continuará haciéndolo. Si no la estás usando, no estás sacando provecho de la herramienta más fuerte que existe actualmente.

8. Olvidas que el dinero puede darte libertad

Tal vez la riqueza no compra la felicidad, pero si puede ayudarte a ser más libre para hacer lo que verdaderamente quieres hacer. Deja que eso sea tu motivación.

9. Te juntas con las personas incorrectas

Las personas de tu alrededor deben ser tu sistema de apoyo. Deben ayudarte a mantenerte enfocado y positivo. Tu grupo de amigos y familia no deben ser distractores o fuerzas negativas. Si lo son, debes conseguir amigos nuevos.

10. Apuestas a la lotería en vez de mejorar tus habilidades

Formar un sistema de habilidades es mejor para ti a largo plazo que apostar todo lo que tienes a un juego de azar. Claro, toma más tiempo y esfuerzo, pero te ayudará alcanzar la meta que te propones.

Mantén estas razones en mente siempre que te estés esforzando para alcanzar un logro profesional. Verás de lo que eres capaz cuando quitas estos distractores de tu camino.

obstaculosAlgunas personas que buscan seguridad pierden libertad, y viceversa.

Escojas lo que escojas, pagarás un precio, porque como dije antes: nada es gratis. He aquí la palabra- problema: «gratis». Huye de ella, de lo gratuito.

Quien ama la seguridad pierden oportunidades porque buscan por lo fácil. Tu visión no debería ser que todo te resulte muy fácil. Esta cita de Robert Henri me parece súper genial: «Ser libre, ser feliz y productivo sólo puede conseguirse sacrificando muchas cosas corrientes, aunque sobreestimadas».

En realidad, yo no conozco modos rápidos y fáciles de ganar dinero, tampoco me es de importancia para mí porque terminan siendo un auténtico desastre. Lector, espero que no busques lo fácil y lo rápido.

Si eliges la libertad, cometerás con probabilidad algunos errores. Es lógico, piénsalo, los errores son necesarios para el éxito. Yo convierto cada error que cometo en algo bueno, le saco partido al usarlo como palanca. Renunciar a los errores es, por tanto, renunciar al éxito.

Si la gente supiese que las personas exitosas cometen un alto índice de errores, empezarían a perder el absurdo miedo al error. Winston Churchill lo tenía claro: «El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo».

Yo incluso prefiero equivocarme en lo que me gusta antes que acertar en lo que detesto.

Las personas que evitan los errores están evitando el éxito.

Cuando empiezas algo nuevo, equivocarse es inevitable.

Alguien dijo que si quieres tener éxito deberías «duplicar tu tasa de errores» porque es de ellos como se aprende a hacerlas cosas bien. Espero convencerte de la necesidad de cometer errores.

Busca tu «error memorable», tu punto de inflexión, el que ha de revolucionar tu vida. Hay otros mundos y están en éste. En la dimensión del empleado, el error es algo a evitar. En la dimensión del emprendedor el error es parte necesaria del proceso.

Arriesgar significa la oportunidad de ganar, no de perder.

Si eliges la seguridad te privarás de la libertad financiera, porque son incompatibles. No arriesgar conduce a vivir una vida de pequeño tamaño. «Si no arriesgas nada, lo arriesgas todo» (Geena Davis, actriz). Una chica lista.

Sé que es una elección importante —yo mismo la he tomado muchas veces—. He comprobado, no obstante, que la seguridad tiene más —¡muchos más!— «seguidores» que la libertad. En la escuela nos enseñaron a jugar a lo seguro pero eso es un obstáculo al aprendizaje.

Francamente, por más que lo pienso no veo la relación entre lo que estudié y la realidad.

¿Libertad o seguridad? Va a gustos. Yo creo que la libertad financiera es mucho más importante que la seguridad laboral. Una es real, la otra una fantasía. Cuando elijas, habrás tomado responsabilidad, pagarás los precios de tu elección, y ya no te verás como una víctima ni podrás quejarte de tu situación, sea cual sea.

Lo que yo he aprendido que la libertad añade vida a la vida pero la falsa seguridad de un sueldecito siempre sabe a poco.

Pero vayamos a los obstáculos de la libertad financiera:

El primer obstáculo son las creencias limitantes.

Muchas creencias son una carga más pesada que una hipoteca, de hecho actúan como «hipotecas mentales». Creo que es mejor estar gravado por un préstamo hipotecario en el banco que por una creencia limitadora en la mente, porque lo primero tiene fecha de caducidad pero las creencias, en principio, no.

Este libro pretende desacreditar creencias frecuentes sobre el dinero basadas en el miedo. No voy a profundizar en esto porque ya se ha escrito lo suficiente, pero resumiré diciendo que el miedo es el mayor freno de la humanidad a nivel colectivo e individual.

El segundo obstáculo es la actitud complaciente de vivir por inercia en la comodidad.

Justo lo opuesto a la «cultura del esfuerzo», que fue artífice del éxito económico en la Europa del Norte. Tenemos fobia al esfuerzo.

Las únicas personas que quieren un cambio inmediato son los bebés con el pañal mojado. El resto ya están bien, estén como estén. Triste, ¿no? Deberíamos tener muy claro que nuestra economía personal sólo va a mejorar cuando hayamos mejorado, pero no antes.

El esfuerzo es incómodo, es cierto, pero ¡más incómodo es seguir experimentando problemas económicos! En un mundo en transformación, no adaptarse es un riesgo demasiado grande para quienes buscan la comodidad. Lo cómodo y fácil: «sueldo limitado, hipoteca infinita, consumo irresponsable» ya no funciona. Toca reciclarse.

El tercer obstáculo son los malos hábitos financieros.

La persona promedio busca la gratificación económica inmediata y por ello no planifica ni sigue una estrategia financiera a medio y largo plazo.

Vive financieramente al día. Gana, gasta, no ahorra, y lo peor: no invierte. Depende de una única fuente de ingresos sobre la que no tiene ningún control. Gasta más de lo que gana, incluso se gasta los ingresos futuros. Se endeuda de por vida sin haber creado antes fuentes de ingresos que garanticen el pago de sus compromisos, se da lujos sin contar con los flujos que los paguen… En fin, quiere un tren de vida que no se ha ganado. Es hora de revisar esos hábitos.

Sea cual sea tu situación presente, lo cierto es que tu modo de pensar y actuar te ha conducido exactamente al punto donde estás hoy. Acéptalo: tu saldo bancario no es fruto de una casualidad sino de unos hábitos. Si deseas crear un saldo diferente será preciso deshacerse de viejos hábitos y sustituirlos por otros diferentes.

El cuarto obstáculo es la falta de educación financiera.

Todo el mundo maneja dinero cada día, pero muy pocos se preparan para hacerlo con acierto.

Una buena formación financiera no es un lujo, es una primera necesidad. Y si no que se lo pregunten a las personas que compraron productos financieros que no entendían y resultaron no valer nada. El hecho de que no se enseñe en la escuela no significa que no sea necesaria (tampoco se nos ha enseñado a nutrirnos ni a respirar bien y es algo que todos hacemos a diario).

Los tiempos en los que una licenciatura te preparaba para el resto de la vida en el desempeño profesional han pasado a la historia. Hoy la información disponible de la humanidad se duplica cada dieciocho meses (Ley de Moore), pero allá por el año 1500, si te leías un libro a la semana durante cuatro años, te acababas todos los libros del mundo; y podías abarcar todo el saber de la humanidad. Hoy, sólo en España, se editan 65.000 títulos nuevos al año. Haz cuentas.

Reaprender de por vida es la única forma de no quedar fuera del juego económico. Ya no vale con parapetarse detrás de un título universitario porque, como dije, hoy, aun siendo necesario, no marca una gran diferencia, ni tampoco garantiza un empleo, ni asegura la libertad financiera. Formarse de modo continuo es una prioridad. Y para aquellos que les parezca una opción cara, o un lujo, que prueben con la ignorancia.

Robert KiyosakiMientras estoy sentado aquí y escribiendo esto, se está desarrollando un enfrentamiento de lo que promete ser una larga y dura carrera presidencial en los Estados Unidos.

Este año, como parece ser en cada ciclo electoral, las personas se están alineando detrás de sus candidatos favoritos, hablando de ellos como si fueran los salvadores del mundo.

No soy ni republicano ni demócrata. Voto por el que crea que es el más inteligente y tenga más probabilidades de lograr cosas, las cuales siempre son probabilidades muy pequeñas.

Desde luego, no considero a ningún Presidente, ni a ningún gobierno para el caso, como el salvador del mundo. La mayoría de las veces los políticos hacen que el mundo sea peor, no mejor. Son siempre las personas trabajadoras las que luego se unen para hacer algo del desastre que les dejaron.

No sé cómo este ciclo electoral vaya a terminar, pero sí sé una cosa: ningún presidente va a lanzarse en picada y arreglar todos tus problemas por ti.

Sólo tú puedes hacer los cambio que necesitas hacer en tu vida.

También, mientras escribo, la bolsa de valores se está derrumbando. De hecho, los mercados de todo el mundo están cayendo. Estamos experimentando una gran corrección. ¿Continuará? No lo sé. No tengo una bola de cristal. Pero sí sé que la gente está preocupada y asustada. ¿Lo estás?

La gente está preocupada y asustada porque los políticos les dijeron que si dejaban que el estado administrara su dinero en la bolsa de valores, tendrían un futuro financiero seguro. Los políticos salvadores hablaron sobre el mercado de valores como si fuera la salvadora de la clase media.

Dos falsos salvadores.

No sé lo que pasará con el mercado de valores, pero sí sé que la única manera en la que puedes estar financieramente seguro es tomando tu dinero e invirtiéndolo con tus propias manos, y no con las de los políticos ni con la del mercado de valores.

Al crecer, a mi pobre padre le gustaba culpar a otros por sus tiempos difíciles. Cuando perdió su elección para un cargo público en Hawai, culpó a los votantes por ser estúpidos. Cuando perdió su trabajo, culpó a sus enemigos. Cuando perdió sus ahorros en un mal negocio, culpó a otras personas. Terminó amargado y enojado.

Yo amaba a mi padre pobre, pero habría sido un hombre mucho más feliz si hubiera aceptado la responsabilidad que tenía sobre su vida, sus opciones y circunstancias.

Mi padre rico, por el otro lado, también tuvo varias malas circunstancias en su vida. Tuvo que dirigir el negocio familiar desde una muy corta edad. Debido a esto no pudo tener una buena educación. Le puso muchas horas a dirigir el negocio. Sin embargo, usó eso para su ventaja, tomó las lecciones que pudo de la escuela de la vida. Su filosofía era que cuando la vida te da limones, haz limonada. Terminó rico, feliz, y vivió una vida plena.

La diferencia era la mentalidad. Padre pobre esperaba que otros lo salvaran. Padre rico quería salvarse a si mismo. Eso marcó toda la diferencia.

Hoy, ¿dónde está puesta tu esperanza? Piénsalo profundamente, y tal vez te sorprendas por lo que puedas encontrar. La respuesta para crear un futuro próspero se encuentra justo dentro de ti.

finanzas(Primera de dos partes)

Siempre he pensado que las personas construimos todos los días lo que somos y lo que tenemos.

Nuestras acciones nos definen sin duda alguna. Muchas de ellas son conscientes: son decisiones que tomamos día a día. Pero otras las hacemos sin darnos cuenta, estas son las que llamamos hábitos.

En cuestión financiera nuestras conductas —la forma como manejamos nuestro dinero— definen nuestra situación presente y futura. En algunos casos tomamos malas decisiones porque no tenemos información: por eso siempre he tratado en esta columna de transmitir cultura financiera y ayudar a las personas a tomar mejores decisiones con su dinero.

Pero en otros simplemente hacemos cosas porque así nos enseñaron o porque hemos adquirido un hábito: éstas son mucho más difíciles de modificar. Para poder hacerlo necesitamos primero darnos cuenta: tomar conciencia de ellos.

En cualquier caso, he compilado una lista de nueve conductas muy frecuentes de las personas, las cuales, si logramos erradicar o modificar, significarán un cambio muy positivo en nuestra vida:

1. Dejemos de gastar más de lo que ganamos.

Esto, por más sencillo que parezca, es la clave para tener finanzas personales sanas. Claramente las personas que gastan más de lo que ganan se endeudan: destruyen patrimonio. Esto tarde o temprano no es sostenible.

La única forma de crearlo es precisamente gastando menos de lo que ganamos, lo cual puede conseguirse de dos maneras: reduciendo nuestro gasto pero también incrementando el ingreso.

A veces las personas piensan que hacer un presupuesto limita sus opciones, yo digo que las abre, porque nos permite decidir, nosotros, cómo vamos a gastar el dinero que recibimos. Significa asignar prioridades, distribuir nuestro ingreso entre gasto corriente (consumo presente), el pago de nuestras deudas (consumo pasado; no es bueno seguir pagando algo que ya disfrutamos) e inversión para metas futuras.

2. Dejemos de incrementar nuestro saldo en tarjetas de crédito.

La gente se asusta cuando les pido hacer este ejercicio.

Saca los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito de todo el 2015 y suma el monto de los intereses y comisiones, incluyendo IVA, que pagaste durante el año. ¿Cuánto dinero pagaste en total a los bancos? ¿Te imaginas haber podido ahorrar ese dinero para otras cosas?

Las tarjetas de crédito son una deuda muy cara y suelen representar un déficit en el gasto personal (es decir, por lo general son un indicador de que estamos gastando más de lo que ganamos).

Si ése es tu caso, deja de utilizarlas y enfócate en liquidarlas. Paga el mínimo y lo más que puedas para quedar libre de ellas de una vez por todas y comenzar a construir patrimonio.

3. Dejemos de vivir con la soga al cuello.

Siempre recomiendo a mis lectores tener un fondo de emergencias que cubra por lo menos entre tres y seis meses el gasto familiar corriente. Este rango está diseñado para asalariados, pero los freelancers necesitarán un poco más.

Esto es importante, ya que un fondo para emergencias es un “colchón” que nos permite sobrellevar las cosas en tiempos difíciles. Significa contar con liquidez para imprevistos. Significa salir de un punto donde nos sentimos con la soga al cuello, esperando con ansias a que nos llegue el pago de nuestro siguiente salario.

4. Dejemos de usar créditos de forma indiscriminada.

El crédito es una herramienta muy importante de planeación financiera personal: nos permite crecer si lo utilizamos de manera inteligente. Para sumar, no para restar.

De lo contrario, se vuelve un arma muy peligrosa, apuntada en contra nuestra y sobre todo en contra de nuestras finanzas.

Hay muchas personas que utilizan el crédito de forma indiscriminada: aún no han salido de una fuerte deuda, que apenas pueden pagar, cuando ya están tomando otra. Sentirse esclavo de las deudas es, realmente, atroz.

Reibox BlogContrariamente a la creencia popular, no es la inteligencia ni la educación lo que frena a la persona promedio para hacerse rico.

Son las creencias que la clase media tiene sobre el dinero lo que los mantienen luchando por sobrevivir en un mundo de abundancia. Es por eso que los ricos conscientemente construyen creencias sobre el dinero que sirven a sus intereses y los ayudan a desarrollar importantes sumas.

Si realmente quieres las riquezas de las clases altas, copia las creencias de los ricos, sabiendo que con el tiempo comenzarás a comportarte en base a ellas.

Mientras que la mayoría de las personas están buscando las respuestas en el exterior, los grandes saben que crear riqueza comienza en el interior. Primero adopta las creencias de las clases altas en torno al dinero, y entonces toma acciones basadas en esas creencias. Tus resultados seguirán a tus acciones.

Aquí tienes ocho citas que cambiarán tu perspectiva sobre el dinero, y te pondrán en camino a ganar más.

“La independencia es el único camino a la verdadera libertad, y ser tú mismo es su máxima recompensa.”

– Patricia Sampson

Tienes dos opciones cuando se trata de dinero: creer que es responsabilidad de otros cuidar de ti, o creer que todos los ciudadanos en una economía de libre mercado tiene la oportunidad de hacerse rico.

Los millonarios hechos a sí mismos creen en la independencia como principio en sus vidas. Cuando dejas la mentalidad de víctima y asumes la responsabilidad, eres libre de hacer tanto dinero como desees.

 “La riqueza fluye de la energía y las ideas.”

– William Feather

En sentido figurado, el dinero crece en los árboles; y los árboles son ideas. Mientras el hombre camine sobre la tierra, tendrá problemas que necesite resolver con ideas creativas. Y entre más problemas alguien resuelva, más rico se hará.

Así, mientras que la persona promedio opera con la creencia errónea de que el dinero es escaso y difícil de ganar, los ricos opera con la creencia de que el dinero es abundante y ganarlo es tan fácil como solucionar un problema pensando en el persistente y creativamente.

“Corre por tu vida lejos de cualquier hombre que te diga que el dinero es malo. Esa frase es la campana del leproso sobre un saqueador acercándose.”

– Ayn Rand

A la persona promedio le lavaron el cerebro para que crea que los ricos tienen suerte o son deshonestos. El pasaje bíblico que indica que el amor al dinero es la raíz de todo el mal ha sido mal citada diciendo que el dinero en sí es la raíz de todo el mal.

Como resultado de una pobre programación e ignorancia, la mayoría de las personas se enfocan en la carencia y limitación con respecto al dinero y no tienen una educación sobre lo que significa ser rico. Decide estar orgulloso de tu ambición, e ignora a las personas que te digan que querer ser rico es malo.

 “He concluido que la riqueza es un estado mental, y que cualquiera puede adquirir la mentalidad de los ricos con sólo pensar como ellos.”

– Andrew Young

Cuando comparas los pensamientos, creencias y filosofías sobre el dinero entre los ricos hechos a sí mismos y todos los demás, las diferencias son tan extremas como numerosas.

Pensar como los ricos significa dejar de tenerle miedo al dinero, y empezar a verlo como libertad y oportunidades. Deja de creer que la única manera de hacer más dinero es trabajando más horas. Deja de creer que no eres lo suficientemente bueno o lo suficientemente inteligente como para ser rico, y entiende que tienes todo lo que necesitas dentro de ti para ser tan rico como quieras.

“Un hombre sólo aprende de dos formas: una es por la lectura, y la otra por asociarte con personas más inteligentes.”

– Will Rogers

Nos convertimos en las personas con las que nos asociamos. Los millonarios piensan de forma diferente sobre el dinero que la clase media, y tienes mucho que ganar con estar en su presencia.

Las personas exitosas están de acuerdo en general de que la conciencia es contagiosa, y que exponerte a personas más exitosas tiene el potencial de ampliar tus pensamientos y catapultar tus ingresos. Rodéate de personas ricas y ve que sucede con tu perspectiva sobre el dinero.

 “Tanto la fortuna como el amor son amigos de lo atrevido.”

– Ovidio

A la persona promedio le dicen desde la infancia que se quede callada, que no se meta en problemas, y que no haga olas.

Nos enseñaron a fijar expectativas “realistas” para nuestras vidas. La visión del mundo que la mayoría de las personas adoptan es que la vida es peligrosa y aterradora, y que para sobrevivir con la menor cantidad de dolor posible, lo mejor es jugar a lo seguro y no correr riesgos.

Olvida ese consejo. Si quieres ser rico, tienes que aprender a ser atrevido, agresivo, y no tener miedo de  buscar la riqueza. No tengas miedo de cometer errores. Nunca te conformes con la mediocridad financiera. Se atrevido en tu manera de hacerte rico.

“Los viejos siempre están aconsejando a los jóvenes que ahorren dinero. Ese es un mal consejo. No ahorres cada centavo. Invierte en ti mismo.”

– Henry Ford

En vez de enfocarte en los gasto y en el ahorro, enfócate en ganar más.

La mejor manera de hacer esto: Invierte en ti mismo. Los campeones están siempre buscando mejorar sus habilidades. Hacen todo lo posible para poder lograr una ligera ventaja por sobre sus competidores.

Algunas maneras de mejorar: lee, encuentra un coach, escucha audios sobre desarrollo personal, o asiste a seminarios. La escuela nunca termina para los grandes.

“El hombre ha nacido para ser rico, o inevitablemente enriquecerse, a través del uso de sus facultades.”

– Ralph Waldo Emerson

Existe la creencia generalizada entre las masas que les dice que no tienen derecho, ni son lo suficientemente buenos como seres humanos para pedir, esperar, o rogar por prosperidad más allá de sus necesidades básicas. ¿Quién soy yo, se preguntan, para convertirme en millonario?

Los millonarios hechos a sí mismos se preguntan, ¿Por qué no yo? Soy tan bueno como cualquiera y merezco ser rico. Si puedes elegir ser rico, ¿Por qué conformarte con la mediocridad? Por supuesto que no es tan fácil como suena, pero comienza con tomar la decisión.

Kim KiyosakiSi me dieran un dólar por cada vez que oí a alguien decir que iba a ahorrar más dinero, sería aún más rica.

Y si tuviera un dólar por todos los artículo que salen diciendo cómo puedes ahorrar dinero, sería la mujer más rica del mundo!

Es maravilloso que tantas personas estén buscando cómo estar más saludables financieramente, y el hecho de que la gente esté lista para leer y aprender más es una gran oportunidad.

Por desgracia, es una oportunidad que a menudo es desperdiciada por consejos inútiles o, a veces, incluso perjudiciales.

Los consejos financieros estándares

Tomemos, por ejemplo, el artículo del sitio EmpowerHER.com llamado “9 Ways You Can Start Saving Money Right Now,” en el cual la autora da las siguientes formas de ahorrar dinero:

• Apégate a un presupuesto
• Contribuye a tu jubilación
• Deja de fumar
• Come en casa
• Compra en liquidaciones
• Compra y vende en tiendas de consignación o de reventa
• Compra tarjetas de regalo con descuentos
• Usa esas tarjetas de regalo
• Usa cupones

Con excepción de dejar de fumar (El cual deberías hacer sin importar si ahorraras dinero o no), estas sugerencias se pueden resumir de dos formas:

• Ahorra dinero
• Corta tus gastos

Cómo hacer un presupuesto como las personas ricas

Y cuando se trata de presupuestar, si no estás usando tu presupuesto como una manera de pensar en grande sobre tus posibilidades financieras, y en lugar de eso lo estás usando como una forma de reducir tus gastos o saber cuánto dinero “extra” puedes gastar, estás perdida.

Y así es como la mayoría de las mujeres presupuestan: como una forma de realizar un seguimiento de los ingresos y los gastos, pero no como una motivación para cambiar tu situación financiera. Para la mayoría, todo se reduce a dos cosas: reducir los gastos y ahorrar dinero.

Pero no es así como los ricos hacen sus presupuestos. Ellos no buscan hacer ninguna de esas cosas. Una historia tal vez te ayude a entenderlo.

¿Cómo puede un pasivo ser un activo?

Hace varios años, Robert me dijo que quería comprar un nuevo y lujoso coche. Teníamos el dinero para comprarlo, pero odiamos ver cuanto “dinero extra” nos queda y entonces comprar lo que queramos con ese dinero. Si hiciéramos eso, lo único que conseguiríamos sería un pasivo, y tener menos dinero.

Entonces, Robert y yo decidimos que él podía comprar el coche, sólo después de adquirir un activo que cubriría los costos con el flujo de dinero resultante. La historia corta, Robert encontró el activo, lo adquirió, y entonces compró su coche.

La mejor parte es que una vez que el coche esté pagado, todavía tendremos el activo, el cual seguirá ganando dinero para nosotros todos los meses.

La importancia de los ingresos pasivos

¿Cuál es la clave de este enfoque? Los ingresos pasivos.

La mayoría de las personan ganan su dinero sólo a través de los ingresos ganados, es decir, de sus salarios o bonificaciones. Para poder ganar dinero, tienes que seguir trabajando. En este escenario, tu única opción real es administrar tus ingresos y tus gastos, y asegurarte de no gastar demasiado.

Con los ingresos pasivos, los activos hacen dinero por ti, incluso cuando no estás trabajando. Por lo que, al hacer que tu gasto primario sea comprar activos, estás usando el dinero de tus gastos para crear aún más dinero. En el proceso puedes entonces permitirte incluso más artículos de lujo y despilfarros, mientras construyes tu riqueza.

Decide hacer más dinero

Cuando ves los consejos financieros como los de la lista que cité más arriba sobre cómo ahorrar dinero, la verdadera tragedia es que perpetúa la mentalidad sobre el dinero de los pobres en las personas.

Por ejemplo, buscar ofertas como cupones, liquidaciones, tarjetas de regalo y descuentos requiere de mucho tiempo y energía. ¿Ahorras dinero? Sí. ¿Tu inteligencia financiera aumenta? No. El único conocimiento que crece es el conocimiento sobre cómo ahorrar más dinero, no cómo hacer más dinero.

Por el contrario, si gastas tanto tiempo y energía en aprender a hacer más dinero a través de negocios e inversiones como lo hiciste para aprender a ahorrar más dinero a través de cupones y ofertas, estarás mucho mejor financieramente al final.

Me alegra que estés pensando en tu futuro financiero! Te animo a empezar a pensar en cómo puedes hacer más dinero. En el proceso, ahorrarás más, crecerás más y disfrutarás más de la vida.

Robert KiyosakiImagina que eres un jugador en un juego.

En este juego, te ponen en el campo sin decirte ninguna de las reglas. Además, la persona que dirige el juego puede cambiar esas reglas en cualquier momento sin previo aviso. Justo cuando crees que estás entendiendo las cosas, tienes que aprender una completa nueva forma de jugar.

Ahora, una pregunta, ¿crees que tienes posibilidades de ganar este juego?

La respuesta es, por supuesto, no. Lo más probable es que pienses que este es un juego horrible, uno que probablemente nunca jugarás. Pero aquí está el problema: se trata de un juego que juegas todos los días.

Es el juego llamado dinero.

En este juego, los maestros de juego (los políticos y los bancos centrales) están siempre cambiando las reglas. Ya sea aumentando las tasas de interés, imprimiendo dinero, cadenas de margaritas, o más, ellos siempre están tirando de las palancas. La clase media y los pobres siempre están jugando a alcanzarlos. Los ricos siempre están un paso adelante.

Mientras crecía, tuve dos padres. Mi padre pobre, mi padre natural, era un jugador pasivo en el juego del dinero, siempre un paso por detrás. Mi padre rico, el padre de mi mejor amigo, era un jugador informado en el juego, siempre anticipando la siguiente jugada.

En 1955, mi padre pobre siempre decía: “Ve a la escuela, obtén buenas calificaciones, y encuentra un empleo seguro y con beneficios.” Mi padre rico, por el contrario, siempre decía, “ocúpate de tu propio negocio.”

Mi pobre padre no creía que invertir fuera importante. Él decía: “Las empresas y el gobierno son responsables de tu jubilación y necesidades médicas. Un plan de retiro es parte de tu paquete de beneficios, y tienes derecho a ellos.” Mi padre rico decía: “Ocúpate de tu propio negocio.”

Mi padre pobre creía en ser un hombre bueno y trabajador. Él decía: “Encuentra un trabajo y sube por la escalera corporativa. Recuerda que a las empresas no les gusta la gente que cambia mucho de trabajo. Las empresas recompensan a las personas por su antigüedad y lealtad.” Mi padre rico decía “Ocúpate de tu propio negocio.”

Mi padre rico creía que debías desafiar constantemente tus ideas. Mi padre pobre creía firmemente que su educación era valiosa y la cosa más importante. Creía en la idea de respuestas correctas y respuestas incorrectas.

Mi padre rico creía que el mundo siempre está cambiando, y teníamos que estar continuamente aprendiendo. Padre rico no creía en respuestas correctas o incorrectas. Creía en viejas y nuevas respuestas.

Hoy en día, ir a la escuela y obtener buenas calificaciones la mayoría de las veces resulta en una deuda agobiante, en vez de un puesto de trabajo seguro.

Hoy en día, nadie espera que, ni el gobierno ni ninguna empresa, cuide de sus jubilaciones y salud por el resto de sus vidas.

Hoy en día, las empresas están despidiendo gente todo el tiempo. Ya no recompensan la lealtad y la antigüedad, y la única manera de subir la escalera corporativa es saltando a una nueva todo el tiempo, y saltar a un peldaño superior.

Hoy en día, las reglas de mi padre pobre son reglas viejas, pero las reglas de mi padre rico sigue vigentes, “Ocúpate de tu propio negocio.”

No sé lo que pasará mañana. Nadie lo sabe. Pero sí sé una cosa. Si quieres tener éxito en la vida y ganar en el juego del dinero, necesitas “Ocuparte de tu propio negocio,” aprendiendo y adaptándote continuamente. Cualquier cosa menos es una hoja de ruta directo al fracaso.

Así que, ¿Cómo vas a jugar?

dineroMuchas personas sueñan con hacer un millón de dólares. La libertad financiera que llega al ser millonario es suficiente para atraer a cualquier persona en todo tipo de profesión.

Pero, ¿cómo haces un millón de dólares cuando no se tiene mucho?

Te tengo algunos tips que te pueden ayudar a lograrlo.

1. Encuentra a un mentor que lo haya logrado

Un mentor puede ser tu mejor aliado para lograr riqueza ya que puede darte buenos consejos. Yo no lo tuve, pero puedo ver lo mucho que se me hubiera facilitado el camino si hubiera tenido un guía a mi lado.

2. Reconoce que no tienes que ser perfecto

Hacer dinero no es cuestión de perfección, sino de dedicación. Estudia mucho, aprende de tus errores. Vas a fallar, y eso está bien, pero el éxito se trata de cómo reaccionas a tus fracasos.

3. Recuerda que las pequeñas ganancias hacen una gran victoria

No vas a lograr cerrar un trato de negocios de un millón de dólares en tu primer intento. De hecho, esta meta se logra con la acumulación de una ganancia pequeña a la vez.

Realmente no importa cómo empieces, mientras vayas administrando tus pequeñas victorias.

4. Utiliza estrategias alternativas

Hay miles de inversionistas que fallan porque no se atreven a pensar más allá de lo convencional. Debes estar dispuesto a ver métodos alternativos para lograr el éxito que tanto buscas.

¡Atrévete a imaginar y a buscar estrategias que sean ideales para ti!

5. No esperes éxito inmediato

No vas a conseguir la riqueza que buscas en cuestión de días, semanas o meses.

No te enfoques en qué tan rápido puedes alcanzar la meta que te propongas, primero, céntrate en aumentar tu conocimiento. Esto te ayudará a tener bases más sólidas para aumentar tus finanzas en el futuro. Recuerda, la ganancia siempre es resultado de la educación.

6. Asume que tienes que trabajar más duro que los demás

Muchos de nosotros queremos lo que los demás tienen, pero no lo conseguimos. Esto causa que algunas personas generen excusas cuando no tienen el éxito financiero que desean.

Deja de poner pretextos y acepta el hecho de que vas a tener que trabajar más duro que los demás para conseguir lo que quieres. No importa que estés empezando desde cero o si tienes algo de dinero de tu familia, para ser millonario se requiere un gran esfuerzo.

7. Ten las motivaciones correctas

No luches por esta meta por razones superficiales. Sí, tener dinero y notoriedad es lindo, pero puedes buscar una motivación más profunda.

Desafíate a ser la mejor versión de ti mismo y piensa en las recompensas como un beneficio secundario.

Estos tips no son los únicos consejos que te ayudarán a tener un millón de dólares. Necesitas estudiar y dedicarte al máximo. Pero si lo haces, puede que seas un millonario antes de lo que esperas.

Robert KiyosakiPadre rico a menudo hablaba sobre los inversores sofisticados.

“Un inversionista sofisticado es un inversor que entiende cada uno de los diez controles de los inversores”, decía. Él consideraba que estos diez controles fueron la clave para hacer grandes sumas de dinero en los mercados.

La semana pasada compartí los primeros cinco controles para maximizar el éxito de las inversiones. Esta semana quiero compartir contigo las últimas cinco.

Control del Inversor #6: Control sobre operaciones de intermediación

Los inversores sofisticados que tienen influencia sobre la inversión pueden dirigir la forma en que la inversión es vendida o expandida.

Como inversores externos de otras empresas, los inversores sofisticados realizan un seguimiento cuidadoso del rendimiento de sus inversiones y le indican a sus corredores cuando comprar o vender apropiadamente.

Muchos inversores de hoy dependen de sus corredores para saber cuándo comprar y vender. Eso no es sofisticado. Es una tontería.

Control del Inversor #7: Control sobre el E-T-C (Entidad, Tiempos, Características)

“Después del control sobre ti mismo, el control sobre el E-T-C es el control más importante,” decía padre rico. Para tener control sobre la entidad, los tiempos y las características de tus ingresos, necesitas entender sobre corporaciones, seguridad y la ley tributaria.

Padre rico realmente entendió los beneficios ofrecidos a través de elegir adecuadamente la entidad, con el fin de año correcto, y convertir la mayor cantidad de ingresos ordinarios en ingresos pasivos o de cartera como sea posible. Esta estrategia combinada con la capacidad de leer los estados financieros lo ayudó a construir su imperio financiero más rápidamente.

Control del Inversor #8: Control sobre los términos y condiciones de los acuerdos

El inversor sofisticado tiene el control sobre los términos y condiciones de los acuerdos que él o ella hace en nombre de la inversión.

Por ejemplo, cuando intercambio y vendo varios de mis pequeñas casas por un pequeño edificio de apartamentos, uso la ley impositiva (Sección 1031 en U.S.) que me permite diferir la ganancia. Con eso no tengo que pagar impuestos por la venta porque yo controlé los términos y condiciones del acuerdo.

Control del Inversor #9: Control sobre el acceso a la información

Como inversor insider (interior), el inversor sofisticado tiene control sobre el acceso a la información.

Aquí es donde el inversor tiene que entender los requisitos legales de información privilegiada impuestas por la SEC en los Estados Unidos (otros países tienen organizaciones de supervisión similares).

Control del Inversor #10: Control sobre cómo devolver

El inversor sofisticado reconoce la responsabilidad social que viene con la riqueza y la devuelve a la sociedad. Esto puede ser a través de donaciones de caridad o filantropía. Algunos lo hacen a través del capitalismo, creando empleos y expandiendo la economía.

¿Estás listo para convertirte en un inversor sofisticado?

Robert KiyosakiPadre rico a menudo hablaba sobre los inversores sofisticados.

“Un inversionista sofisticado es un inversor que entiende cada uno de los diez controles de los inversores”, dijo. Estos diez controles fueron la clave para hacer grandes sumas de dinero en los mercados.

Esta semana voy a compartir los primeros cinco controles que mi padre rico me enseñó, y voy a terminar con los siguientes cinco en el post de la próxima semana.

Control del Inversor #1: Control sobre tú mismo

“El control más importante que debes tener como inversor es el control sobre tú mismo,” dijo padre rico.

A la mayoría de nosotros nos enseñaron en la escuela a convertirnos en empleados. Sólo había una respuesta correcta, y cometer errores era horrible. No nos enseñaron educación financiera en la escuela. Una vez que sales de la escuela, necesitas de mucho trabajo y tiempo para poder cambiar tu forma de pensar y llegar a estar financieramente educado.

Un inversor sofisticado sabe que hay varias respuestas correctas para cualquier situación dada, que el mejor aprendizaje llega a través de cometer errores, y que la educación financiera es esencial para tener éxito.

Ellos no se ponen nerviosos cuando cometen un error. Más bien, tienen control sobre sí mismos para aprender y hacerse mejores por los errores. Ellos conocen sus propios estados financieros, y entienden cómo cada decisión financiera que hacen eventualmente afectará sus estados financieros.

Control del Inversor #2: Control sobre las proporciones ingresos/gastos y activos/pasivos

Este control se desarrolla a través de la educación financiera. Mi padre rico me enseñó los tres patrones de flujo de dinero, el de las clases pobres, medias y los ricos.

Los pobres gastan cada centavo que ganan y no poseen activos. Simplemente es: dinero que entra, dinero que sale.

La clase media acumulan más deudas a medida que se hacen más exitosos. Un aumento de sueldo los califica para pedir más dinero prestado al banco para poder así comprar cosas como coches, barcos, vacaciones, y mucho más. A medida que sus ingresos aumentan, también lo hace su deuda personal. Eso es lo que llamamos la carrera de ratas.

Los ricos tienen activos que trabajan para ellos. Ellos lograron el control de sus gastos y se centran en adquirir o construir activos. Sus negocios pagar la mayor parte de sus gastos, y tienen sólo unos cuantos, o ningún, pasivos personales.

Los inversores sofisticados enfocan su tiempo y energía en comprar activos que pongan dinero en sus bolsillos, no pasivos que saquen dinero de sus bolsillos. Es así de sencillo.

Control del Inversor #3: Control sobre la administración de una inversión

Un inversor que posee suficiente porción de una inversión como para poder controlar las decisiones de la administración, tiene este tipo de control del inversor. Este inversor puede ser un único propietario o poseer las suficientes acciones como para poder involucrarse en el proceso de la toma de decisiones.

Las habilidades que se aprenden al construir un negocio exitoso con el Triángulo DI son esenciales para este inversor.

Una vez que el inversionista sofisticado posee estas habilidades, él o ella estarán en mejores condiciones para analizar la eficacia de la administración en otras potenciales inversiones. Si la dirección parece competente y exitosa, el inversor estará más cómodo poniendo dinero en ella.

Control del Inversor #4: Control sobre los impuestos

El inversor sofisticado aprendió sobre las leyes fiscales, ya sea a través del estudio formal o haciendo preguntas y escuchando a buenos asesores. El lado derecho del Cuadrante del Flujo de Dinero ofrece ciertas ventajas fiscales que el inversor sofisticado utiliza cuidadosamente para minimizar los impuestos que debe pagar y aumentar los impuestos diferidos siempre que sea posible.

Por ejemplo, en los Estados Unidos, las personas en el lado D (Dueños) e I (Inversores) del cuadrante gozan de muchas ventajas fiscales que los del lado E (Empleado) y A (Auto-empleados) no tienen.

Gran parte de los ingresos del inversor sofisticado es en forma de ingresos pasivos y de cartera, por lo que no tienen que pagar impuestos para el seguro social, como la seguridad social y Medicare por ese dinero.

Ellos pueden usar las leyes fiscales de diferir el pago de impuestos, a veces indefinidamente.

Ellos pueden pagar los gastos con dinero antes-de-impuestos y ser gravados sólo por los ingresos netos.

Estas y muchas otras ventajas le dan al inversor sofisticado una enorme ventaja por sobre los que invierten en los cuadrantes E y A.

Control del Inversor #5: Control sobre cuando compras y cuando vendes

El inversor sofisticado sabe cómo hacer dinero en un mercado al alza, así como en uno a la baja. Al construir un negocio, él o ella tiene una gran paciencia. A veces me refiero a esta paciencia como “gratificación retrasada.” Un inversionista sofisticado entiende que la verdadera recompensa económica se logra después de que la inversión o negocio es rentable, y se puede vender o hacerla pública.

La próxima semana, voy a cubrir los últimos cinco controles de los inversores que un inversor sofisticado hace. Así que asegúrate de no perderte ese post.

Kim KiyosakiTu “círculo” se compone de las personas que te rodean.

Es probable que tengas varios círculos en tu vida. Es posible que tengas tu círculo familiar, tu círculo laboral o de negocios, y tu círculo de amigos. Si tienes un hobby o haces algún deporte, entonces tienes un círculo relacionado con esos intereses también.

Si quieres tener éxito financiero, es fundamental que elijas tu círculo de inversiones sabiamente. Y cuando se trata de tu círculo, hay tres cosas que puedes controlar: amigos, mentores y grupos.

Elige a tus amigos

Mi amiga Jayne me dio algunos consejos años atrás cuando le comente mi meta con The Rich Dad Company. Era una meta grande y atrevida. Le dije que quería hacer mi meta real en mi mente compartiéndola con más y más personas. Pensé que entre más la compartiera, más oportunidad tenía que se hiciera realidad.

Las palabras de Jayne fueron: “Es bueno compartir tu meta con otras personas, sólo ten cuidado con quien  la compartes. No todos te apoyarán para conseguir lo que quieres. No todos son verdaderos amigos.”

Siendo optimista, quise demostrarle a Jayne que estaba equivocada. Quería creer en lo bueno que hay en todos. Pero, poco después, en una fiesta de Año Nuevo, llegué a entender de primera mano que Jayne tenía razón.

Una amiga mía que pasó por un problema de salud compartió su meta de perder 13 kilos. Había contratado a un entrenador personal y se lo estaba tomando en serio. Cinco de nosotras la aplaudimos, pero más tarde una de sus “amigas” se nos acercó y nos dijo: “Ella nunca lo logrará. Ya lo intentó antes, sabes, y no lo logró. No creo que tenga la disciplina necesaria.”

Con amigos así, ¿quién necesita enemigos? El secreto del éxito es rodearte de personas que sinceramente te apoyen y te animen a alcanzar tus metas financieras. Tome la decisión hace algunos años de sólo hacer negocios y sólo construir amistades con personas con las que verdaderamente me guste estar, y que sean honestas conmigo. La vida es demasiado corta como para hacerlo de otra forma.

Busca mentores

Los mentores son aquellos que tienen la experiencia y que lograron las cosas que quieres lograr tú. Hay un montón de diferentes tipos de mentores, incluyendo inversionistas, de negocios, físicos y mentores personales.

Mi buen amigo Ken es uno de mis mentores en inversiones. Es dueño de una de las mayores empresas de propiedades de inversión en el suroeste y es un inversor muy exitoso. Lo que me encanta de Ken es que él y yo nos reunimos para discutir un posible acuerdo y pasamos buen tiempo analizando los pros y los contras. Siempre salgo con una satisfacción enorme de la reunión porque sé mucho más de lo que sabía cuando comenzó.

Muchas personas me preguntan cómo encontrar un mentor. No tengo una fórmula mágica para eso. La mayoría de las veces ocurre por casualidad. Sin embargo, y lo más importante, es que tienes que tener tus ojos y tu mente bien abiertos. Como dice el viejo proverbio, “Cuando el alumno está listo, el maestro aparece.”

Junta un grupo

Creo que las mujeres aprendemos muy bien de otras mujeres. Es por eso que animo a las mujeres para formar grupos-de-mujeres de inversión. No me refiero a los grupos en que juntan dinero para invertir, y no estoy hablando sobre grupos de apoyo que se enfocan en la educación.

Para estos tipos de grupos, establece estándares altos. Invita sólo a mujeres que tomen en serio su educación financiera y estén dispuestas a aprender y tomar acción. Busca mujeres que piensen como tú y de mente abierta, y que estén dispuestas a explorar nuevas ideas y oportunidades.

El punto principal es el siguiente: rodéate de personas (y haz esto en todas las áreas de tu vida) que te apoyen, que sean honestas contigo, y que te animen a seguir adelante, durante los buenos y los malos tiempos, para lograr tus sueños, especialmente tus sueños financieros.

 

 

 

Subir »
FB