Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Educación Financiera:

Aprende cómo funciona el dinero y como hacer que trabaje para ti.

Robert Kiyosaki¿Oíste alguna vez a alguien decir que les gustaría tener un millón de dólares? Entonces serían ricos, ¿Verdad? ¿Qué tal alguien que desee ganar la lotería? ¿Entonces estaría hecho?

Por supuesto, el mundo está lleno de personas que ganaron un millón de dólares o que ganaron la lotería y lo han perdido todo. Y ya no son ricos. ¿Por qué pasa eso?

Fundamentalmente, es porque malinterpretan lo que los hace ricos en primer lugar, y qué es el dinero realmente.

Cómo cambió la definición de dinero

Hoy en día, los activos tradicionales no te hacen rico ni financieramente seguro. Simplemente pregúntales a todos aquellos “inversionistas” que lo perdieron todo durante la última Gran Recesión cuando sus hogares y fondos de retiro fueron diezmados. Hoy en día, puedes perder dinero en negocios, bienes raíces, acciones, bonos y materias primas. Cualquier clase de activo puede fallar en un momento dado.

Esto no siempre fue así. La generación de mis padres, por ejemplo, podía contar con que las viejas reglas del dinero funcionen. En su mayor parte, el dólar era estable, así que ahorrar tenía sentido, las casas aumentaban modestamente cada año su valor, y los empleadores se encargaban de ti en tu jubilación. El dinero, a todos los efectos, era dinero y se podía contar con él.

Eso ya no es así. Si confías en esas cosas, estás en un mundo de dolor en el retiro.

Las cuatro eras económicas de la humanidad

En mi libro, Aumenta tu IQ financiero, escribí sobre las cuatro eras económicas de la humanidad.

Estas son:

La era de los Cazadores-Recolectores:

En la era de los cazadores-recolectores, los seres humanos confiaban en que la naturaleza les proporcionaría la abundancia. Eran nómadas y se iban a donde la caza fuera buena y la vegetación abundante. Tenías que saber cazar y recolectar, o morirías. Para el cazador-recolector, la tribu era la seguridad social. Socio-económicamente hablando, todos eran iguales. Todos eran pobres.

La era Agraria:

La era Agraria vio el surgimiento de diferentes clases de personas. Debido al desarrollo de la tecnología para plantar y cultivar la tierra, los propietarios de la tierra se convirtieron en la realeza, y los que trabajaban se convirtieron en campesinos. Los reyes montaban caballos mientras que los campesinos caminaban. Socio-económicamente había dos grupos, los ricos y los pobres.

La era industrial:

Mientras que muchas personas colocarían el principio de la era industrial en los 1800s con el aumento de las fábricas, yo creo realmente que su inicio fue en 1492 con Colón. Cuando Colón se lanzó hacia el Nuevo Mundo, fue para encontrar nuevas fuentes de recursos valiosos como petróleo, cobre, estaño y caucho. Durante este tiempo, el valor de los bienes raíces cambió de los cultivo a la provisión de recursos. Esto llevó a que la tierra se volviera aún más valiosa. Y tres clases surgieron: los ricos, la clase media y los pobres.

La era de la información:

Hoy en día, estamos en la era de la información, donde la información apalancada por la tecnología y los recursos económicos como el silicio, produce riqueza. Esto significa que el precio de hacerse rico ha bajado. Por primera vez en la historia, la riqueza está disponible para casi todo el mundo. Ahora hay cuatro grupos de personas: los pobres, la clase media, los ricos y los súper ricos.

Pero a pesar de que vivimos en la era de la información, no es la información la que te hace rico.

La diferencia entre la información y el conocimiento

En mis viajes, vi literalmente a gente local enviando mensajes de texto con sus teléfonos celulares mientras montaban un burro. En las aulas de todo el mundo, Internet está disponible y la tecnología es la segunda naturaleza para la mayoría de los niños. Independientemente de la clase socioeconómica, la información es en gran medida libre y abundante. Por primera vez en la historia, la gente puede acceder a la información y aprender sobre cualquier cosa, independientemente de si son ricos o pobres.

Si bien toda esta información es valiosa, no es tan valiosa como el conocimiento. El conocimiento te da la capacidad de filtrar información sin importancia para encontrar la información importante. El conocimiento te da el poder de actuar sobre la información. El conocimiento es lo que te hace rico, no la información.

Cómo el conocimiento te hace rico

Mi padre rico me dijo una vez: “El petróleo es valioso, a mucha gente le encantaría tener mucho petróleo, pero tener mucho petróleo no te hará rico, es el entender cómo el petróleo puede hacerte rico lo que te trae la riqueza, Por ejemplo, el petróleo crudo es de poco valor hasta que se refina. Ese es un proceso complicado que requiere ciencia y equipos. Requieres de conocimientos para refinar el petróleo y hacer combustible. El combustible es valioso y te hará rico. Pero no puedes tener combustible sin petróleo.”

Hoy en día, no es diferente en la era de la información. Tú puedes tener toda la información del mundo, pero sin conocimiento, seguirías siendo pobre. La razón por la que Mark Zuckerberg, por ejemplo, es exitoso, es porque tiene conocimiento de qué hacer con la información y el conocimiento sobre cómo construir tecnologías para aprovechar la información.

El conocimiento de Mark Zuckerberg sobre la tecnología de Internet le permitió construir Facebook. También sabe cómo construir un equipo y encontrar a la gente más inteligente que él para hacer a Facebook más grande y mejor. Por último, tiene el conocimiento de que la información es valiosa para vender. Facebook es muy bueno en recopilar tu información, procesarla y venderla a los anunciantes que segmentan sus anuncios para ganar dinero de ti.

No es la información lo que hace que Mark Zuckerberg sea rico, es su capacidad de procesarla y aprovecharla; de nuevo, eso es conocimiento, y el conocimiento proviene de la educación.

Vivimos en una época en la que la riqueza es abundante y accesible para todos, incluido tú. Pero tienes que tener educación financiera para ser capaz de procesarla y aprovecharla.

Hoy en día, el conocimiento te hace rico y la falta de conocimiento te hace pobre. En este mundo nuevo y bravo, tu conocimiento es el nuevo dinero.

Te animo a aumentar tu IQ financiero aumentando tu educación financiera. Entonces serás capaz de encontrar la información importante y tener el conocimiento para usarla a tu favor.

dineroAprender a vivir con esto le ayudará a cometer menos errores y a tener una vida financiera más saludable.

Sin embargo, una cosa sí es cierta, y es que para lograr tener muchas cosas a futuro es necesario endeudarse, y si usted no lo hace continuamente ya sea con compras pequeñas o una tarjeta crédito pues, no va ha estar construyendo una vida crediticia útil para que con el tiempo, por ejemplo, pueda solicitar el préstamo para comprar una casa.

Pero ¡Ojo! esto significa que por esta razón viva sacando una que otra cosa innecesaria cada ocho días y hasta por 48 meses. Tiene que ajustar su presupuesto de acuerdo a sus ingresos y sus gastos y tener claridad de cuál sería su capacidad de pago para responder por sus obligaciones, porque de nada le sirve endeudarse constantemente si va a ser una persona morosa, además es que esto le traería grandes problemas como el reporte en centrales de riesgo por varios años.

Ahora, para que reconsidere y se eduque financieramente con el manejo de su dinero, le dejamos estas seis cosas que tiene que aceptar para conseguir tranquilidad y éxito en su futuro financiero, de acuerdo con Business Insider:

1. Para conseguir tiene que pedir

“Usted no consigue lo que se merece, consigue lo que negocia” resume Farnoosh Torabi un periodista financiero. Pasa por ejemplo, si usted desea un trabajo, pida por él; un proyecto en el que quiere trabajar, pídalo o un aumento salarial, negócielo.

Es más, de acuerdo con Lee E. Miller co autor del libro “Guía de la mujer para la negociación exitosa” afirma que las mujeres tienen más problemas al pedir lo que quieren, por lo que casi siempre aceptan la posición sin pedir o iniciar una negociación.

2. Ser rico depende solo de lo que usted haga

Muchas de las personas más poderosas del mundo se han hecho solas, se han levantado y poco a poco han construido lo que hoy tienen en sus manos. Pero no crea que fue con ayuda caída del cielo o que un hada con el polvo mágico les concedió sus más profundos sueños.

No, lo que tiene que hacer es aprender acerca del manejo del dinero y para ello tiene que buscar las formas. Comience por investigar por sitios web, leer libros o tomar cursos en línea.

3. Las tarjetas de crédito no son dinero

Estas tarjetas son un préstamo temporal, son un gasto y tiene que tener claro que no se pueden usar como si fuera efectivo porque puede estar dando un paso en falso financieramente. Más aún, si la utiliza por encima de sus capacidades.

4. Siempre hay alguien con más dinero que usted

Nunca se compare con nadie porque se sentirá vano y amargado” porque siempre habrá alguien por encima o por debajo de usted. Está bien que se esfuerce por ser algún día millonario y entrar en la lista de los famosos de Forbes, sin embargo no puede convertirse en esas personas que sufren porque un amigo o un compañero de trabajo compró un carro o se fue de viaje.

5. No todas las deudas son iguales

Planifique financieramente y piense cómo le conviene pagar mejor sus deudas.

Haga una lista comenzando con las obligaciones con la tasa de interés más baja hasta la más alta. Entonces debe hacer lo que el experto financiero Dave Ramsey llama “la bola de nieve de la deuda, que es pagar primero la deuda más pequeña y continuar poco a poco con las de mayor monto. No solo es una ventaja monetaria, sino también emocional, porque es un impulso para continuar.

6. El dinero no siempre te hará feliz

Hay que partir de que la felicidad es subjetiva, pues a todo el mundo no lo “llenan” las mismas cosas. Sin embargo, existen algunos estudios que afirman que generalmente el dinero aumenta la felicidad solo que hasta cierto punto, porque por ejemplo, hay personas que prefieren estar en un trabajo en el que ganan poco pero se sienten bien con lo que hacen.

Reibox Blog“Si tu único objetivo es hacerse rico, nunca lo lograrás.” – John D. Rockefeller

La ironía de una vida financieramente fuerte es que realmente no la quieres. Tú quieres lo que una vida financieramente fuerte representa: opciones.

• La capacidad de fallar y volver a intentarlo algún día
• Más tiempo, para ser gastado en formas personalmente significativas
• Opciones más fuertes para nuestros seres queridos, por ejemplo escuelas y barrios
• La oportunidad de seguir desarrollándote a través de los viajes y la educación

Pero la riqueza es algo raro. Al igual que la felicidad y el éxito, no puede ser perseguida directamente. Muchas personas lo intentan, pero nunca están satisfechas. Una vez que ganan el dinero que solían pensar que los haría felices, encuentran que les falta algo más. Muchas veces, es sólo más dinero. Es lo que saben.

Aquí tienes algunas cosas que la gente no sabe sobre el dinero. Si las aprendes, tendrás un pie adelante en cómo construir tu abundancia de la manera correcta.

Por cierto, estas no son cosas que cree de la nada. Son observaciones de cómo funcionan las leyes naturales de las finanzas. Puedes adaptar cualquiera o todas ellas a tu situación actual y aumentar tus posibilidades de lograr el tipo de estado financiero que amplía las posibilidades de tu vida.

La pregunta es, ¿Estás listo para comenzar a prosperar económicamente?

1. El dinero es inútil por sí mismo

El dinero sólo es valioso porque puede obtener algo más que quieres. Nunca es el objetivo final. Está destinado a tocar muchas manos.

Dalo. Inviértelo. Ahórralo para un día lluvioso si no tienes eso reservado todavía. Apoya a alguna compañía u organización que sea significativa para ti. El dinero fue hecho para ser intercambiado.

No lo acumules. Úsalo para conectarte con otros más fuerte de lo que podrías sin él.

“El dinero es como el amor; mata lenta y dolorosamente al que lo retiene, y aviva al otro que lo vierte en su semejante.”- Khalil Gibran

2. El dinero inteligente es lento

Los mejores administradores de dinero en el mundo piensan lento antes de actuar. ¿Por qué? Porque tomar mejores decisiones de dinero requiere tomar pausas.

Podrías creer lo contrario si has visto películas como Wall Street. Pero lo que estás viendo es especulación, no inversión. Las mejores inversiones llevan tiempo para funcionar, no dependen de un solo evento o el éxito de un producto, y están llenos de altibajos en el medio.

Warren Buffett es lento para entrar y aún más lento para salir.

“Nuestro período favorito de tenencia es para siempre.”  Warren Buffett

Administrar bien el  dinero significa primero, romper tus viejos patrones de dinero como comprar demasiadas cosas o salir todo el tiempo, y luego decidir deliberadamente nuevas maneras de lidiar con él. Es difícil.

Permítete reducir la velocidad.

3. Hacer dinero es aburrido

Sólo se nos muestran las dramáticas e instantáneas historias de éxito financieros en los medios, precisamente porque son tan inusuales. No tienes que caer en eso.

Para la mayoría de las personas, hacer toneladas de dinero durante toda su vida es como ver como se seca la pintura. El éxito es creado y mantenido por miles de movimientos, todos dirigidos hacia una meta a largo plazo.

Ahorras dinero poco a poco. Lo inviertes. Recibe dividendos o ingresos. Reinviertes los ingresos, y aumentas tus ganancias año tras año. No es un drama.

Ojalá pudiera compartir contigo una historia sobre alguna persona famosa que se hizo rica de la manera aburrida. Pero podría ser la de cualquiera, así que nadie escribe sobre ello.

4. El dinero significa decir no

No hacer nada es a menudo lo correcto. Hay montones y montones de cosas muy brillantes rogando por tu dinero. Tu futuro vale más.

Decirle no a casi cada oportunidad que te pide tu dinero que se atraviesa en tu camino es clave para tu éxito financiero. La mayoría de nosotros desperdiciamos lo que tenemos.

La única excepción a esta regla es que debes decirle “¡Sí!” con todo tu corazón a las cosas que realmente se alineen con tus valores fundamentales, como apoyar a la escuela de tus hijos si crees que hacen un gran trabajo, o invertir en un negocio en el que crees.

El verdadero trabajo viene antes de que el dinero se mueva aquí. Es importante llegar a un acuerdo con tus metas más profundas y verdaderas en la vida, y alinear tus acciones financieras en consecuencia.

“Aprende a decirle ‘No’ a lo bueno para que puedas decirle ‘Sí’ a lo mejor.”  John C.Maxwell

5. El dinero debe ser configurado

Tu atención es limitada. Hay sólo 24 horas en el día, y van rápido.

Para llegar a ser realmente bueno en cualquier cosa, tienes que dedicarle tiempo y energía a ello. Si no tienes tiempo o interés para estudiar el dinero profundamente, necesitarás aclarar tus metas y automatizar tus pasos tanto como sea posible.

“La riqueza es en gran parte el resultado de los hábitos.”  John Jacob Astor

Aprende los conceptos básicos. Lo peor sería automatizar un proceso antes de entenderlo realmente. Los grandes accidentes tienden a ocurrir de esta manera. Lee la letra pequeña, y entonces ve.

6. El dinero requiere de un ambiente de apoyo

Incluso si has aprendido lo básico, cambiaste tus hábitos y decidiste qué grandes metas deseas que tu dinero apoye, fracasarás si te rodeas de gente que no apoya tu nueva vida financiera.

Destruirán lo que has construido, no porque sean personas terribles, sino porque nuestro ambiente influye profundamente en cómo nos sentimos, pensamos y comportamos en todo. Somos criaturas sociales por naturaleza. Queremos encajar.

“Los desencadenantes externos provienen del medio ambiente. Nuestros cinco sentidos los recogen, al igual que nuestras mentes.” – Marshall Goldsmith

Muchos de los factores desencadenantes que socavan nuestros nuevos objetivos suceder en nuestro subconsciente, por lo que no necesariamente sabrás por qué estás teniendo dificultades para que se te peguen.

Limpia la baraja si es necesario. Ve a los amigos que tiran todo su dinero con más moderación.

Mantén tu enfoque en cambiar tu vida financiera, y confía en que finalmente atraerás a personas impresionantes que tendrán valores similares a los tuyos.

El punto del dinero es magnificarte.

Si te importa algo, tienes la oportunidad de hacer más impacto. Si amas a alguien, puedes darles más de lo que necesitan. Puedes compartir más. Puedes contribuir más. Puedes invertir en tu futuro más.

Tienes más opciones.

Kim KiyosakiSer emprendedor no es fácil. Desde las largas noches hasta los reveses paralizantes, los desafíos de los flujos de efectivo a los muchos sombreros que llevas, requiere de una fuerza que la mayoría de las personas no saben que tienen que poner, y empujar hacia adelante.

Por lo tanto, a veces, es agradable escuchar de otros que estuvieron allí y lo lograron antes que tú.

Si estás buscando una inyección rápida de optimismo, las siguientes citas de cinco emprendedoras multimillonarias de seguro te la darán. Cada una partió de la nada y construyeron sus imperios desde abajo. Se puede hacer, y son una prueba viviente de ello.

No dejes que la inexperiencia te detenga

Sara Blakely, Fundadora, Spanx

Sara es la multimillonaria mujer más joven del mundo. Su empresa vende más de 200 productos en más de 20 países. Comenzó su compañía vendiendo ropa interior sin saber cómo funcionaba la industria de la moda, invirtiendo todos sus $ 5,000 de ahorros.

La historia de Sara es una inspiración para las mujeres que quieren iniciar sus propios negocios pero sienten que no pueden porque no saben lo que están haciendo.

Si no dejas que el no saber lo que estás haciendo te intimide, es increíble lo que puedes hacer… A lo largo de todo el viaje de Spanx, no saber cómo hacerlo se mantuvo como un regalo para mí. Una vez desembarqué en Neiman Marcus y comencé a reunirme con todas estas otras personas de la industria que me decían: ‘¿Cómo te metiste en Neiman?’ Y yo les decía: ‘Los llamé. ¿Por qué, tú qué hiciste? Me dijeron: “Bueno, hay ferias comerciales.” Les dije: “Ni siquiera sabía que habían ferias comerciales.”

Cuando las mujeres son emprendedoras, están a cargo de sus propios destinos, y las investigaciones muestra que se ayudan mucho más a ellas mismas. Ayudan a su comunidad, y cuando se les da la oportunidad de cumplir con su propio potencial, todas nos beneficiamos mucho.

El fracaso es un componente esencial del éxito

JK Rowling, Autora, Harry Potter

Rowling probablemente no necesita ninguna introducción. Como la mundialmente famosa autora de la amada Harry Potter, pasó de ser una madre soltera que vivía de la asistencia estatal a una autora multimillonaria. Ella habla de su éxito como algo derivado de sus fracasos, incluyendo los rechazos iniciales de los editores. De hecho, el fracaso es algo con lo que todos los emprendedores tienen que familiarizarse y aprender de él.

Algo de fracasos en la vida es inevitable. Es imposible vivir sin fallar en algo, a menos que vivas con tanta precaución que sea posible que no hayas vivido en absoluto; en ese caso, fallas por defecto.

El fracaso me dio una seguridad interior que nunca había logrado aprobando exámenes. El fracaso me enseñó cosas sobre mí que no podría haber aprendido de otra manera. Descubrí que tenía una voluntad fuerte, y más disciplina de la que había sospechado; también descubrí que tenía amigos cuyo valor estaba verdaderamente por encima del precio de los rubíes.

Asume la responsabilidad por tu propio futuro

Oprah Winfrey, Fundadora de muchas cosas

Si no sabes quién es Oprah, ¡has estado viviendo bajo una roca! En un mundo en el que muchas mujeres dependen de otros, un marido, un novio o un jefe, para asegurar su futuro financiero, Oprah ofrece inspiración (y un desafío) a las mujeres para tomar el control de su propio futuro.

Siempre tuve el profundo entendimiento para mí misma, que si algo iba a mover mi vida hacia adelante, yo iba a tener que ser responsable de hacer que ese algo suceda… Tú eres responsable de tu vida, y si estás sentada esperando a que alguien venga a salvarte, a arreglarte, incluso ayudarte, estás perdiendo tu tiempo, porque solo tú tienes el poder de asumir la responsabilidad de mover tu vida hacia adelante. Y cuanto antes lo consigas, más pronto tu vida se pondrá en marcha.

Sobre ser una gran madre y dirigir un imperio de miles millones de dólares

Zhang Xin, Fundadora de SOHO China

Muchas mujeres están preocupadas por si dirigir un negocio entrará en conflicto con su capacidad de cuidar a su familia y ser las madres y esposas que quieren ser. Xin es prueba viviente de que se puede hacer y que la familia no es excusa.

Criada con poco dinero en la China comunista, Xin, después de estudiar en Gran Bretaña y trabajar en la banca comercial, regresó a China para fundar un imperio inmobiliario. Hoy, ella vale $ 2 mil millones. Pero no deja que dirigir una compañía de varios miles de millones de dólares se ponga en su camino de ser una gran madre y esposa.

No hago cenas de negocios por la noche ni los fines de semana… No hacemos demasiada socialización. Los fines de semana hago las cosas parentales habituales, ir a los torneos de fútbol de los chicos o una caminata a lo largo de la Gran Muralla.

Mis hijos son muy jóvenes, por lo que requieren mucha de mi presencia. Intento tomar sólo viajes cortos, o cuando tengo que hacer viajes largos, siempre los llevo conmigo. A veces es un poco incómodo, pero en general funciona. Como los días de mayo (el Día del Trabajo), por ejemplo. Los niños tenían dos semanas de vacaciones y yo necesitaba estar en los Estados Unidos para hablar en la Harvard China Review y luego en la Asia Society en Nueva York. Así que los llevé conmigo. Algunos días trabajamos y algunos días jugamos; estoy tan acostumbrado a mezclar todos estos viajes juntos.

Un propósito más alto para empezar una empresa que el dinero

Weili Dai, Fundadora de Marvell Technology

Dai, una inmigrante que llegó a Estados Unidos sabiendo casi nada de inglés, es una millonaria hecha a sí misma en una de las industrias más difíciles para la mujer; la tecnología. La compañía que cofundó, Marvell Technology, es una de las más grandes del mundo en su industria y su riqueza personal es de $ 720 millones.

Sin embargo, Dai es clara con que nunca estuvo en ello sólo por el dinero. Más bien, siguió sus pasiones y tuvo un claro propósito que la sostuvo adelante en sus sueños empresariales. El subproducto fue la riqueza.

Todo el mundo necesita tener un buen sentido de orgullo a medida que piensan sobre cómo impactar a la gente, al mundo, y a su industria. Tienen que respirar profundamente y preguntar, ‘¿Esto es algo que me hace sentir orgullosa? ¿Estoy haciendo un impacto positivo?’ ¿Por qué digo esto? Porque tienes que pensar a largo plazo. Se trata de hacer negocios de una manera hermosa.

Robert KiyosakiSi tuvieras $ 1 millón en el banco, ¿Te sentirías rico? ¿Qué tal si tuvieras $2 millones? ¿Qué hay de $ 5 millones?

Si no eres millonario, es muy probable que dijeras “SÍ!”; probablemente en la marca de 1 millón de dólares, y definitivamente en la marca de 5 millones de dólares. La mayoría de las personas creen que tener suficiente dinero los hará ricos y resolverá sus problemas financieros. Pero lo que los que son realmente ricos saben es que el dinero no te hace rico en absoluto.

Revisando nuestra pregunta de $1 millón a $ 5 millones, considera este hallazgo de una encuesta realizada por UBS: Sólo el 28% de aquellos que valen entre 1 y 5 millones de dólares se consideraban ricos.

¿Cómo puede ser esto?

“La mitad de esos que valen entre 1 y 5 millones de dólares creían que un mal evento, como una caída del mercado o la pérdida del empleo, tendría un gran impacto en su estilo de vida”.

En otras palabras, estos millonarios tienen mucho dinero pero no mucha inteligencia financiera. ¿Cómo puedo saber? Porque una persona financieramente inteligente no se arruina por perder su empleo o problemas en el mercado. Los ricos no se preocupan por estas cosas tanto como los pobres. ¿Por qué? Porque los ricos saben cómo prepararse para estos eventos.

La encuesta de UBS trae a la luz una realidad de muchos millonarios. No son financieramente libres realmente. Más bien, son empleados muy bien pagados que tienen una gran cantidad de pasivos, deudas incobrables y malos hábitos de gastos. Algunos incluso viven de salario en salario.

Esto confirma una simple verdad: ninguna cantidad de dinero puede cambiar los malos hábitos financieros. De hecho, a menudo los magnifican. El ascenso y la caída de los ganadores de lotería y atletas profesionales son buenos ejemplos de esto.

Durante el Día de Acción de Gracias. Muchas familias y amigos se reúnen para festejar y disfrutar de la compañía del otro. Luego de eso, muchas de estas personas se quedarán en línea con la esperanza de obtener una oferta de este o ese mega-descuento por Internet; una nueva televisión de pantalla plana, una consola de videojuego, juguetes y más. Algunos de ellos pasarán el día siguiente corriendo como locos a la caza de ofertas.

En 2015 los consumidores gastaron $ 67,560,000,000 en tiendas y otros $ 2,932,000,000 en línea en ofertas del Black Friday; un promedio de $ 403.35 por persona. Este año, se esperan aún más compradores y que gastarán aún más dinero.

Ese será sólo el comienzo de un exceso de gastos de vacaciones. Con el comprador promedio tomando una deuda de 986 dólares en promedio. Empareja eso con el hecho de que el hogar promedio tiene una deuda personal total de más de $ 90.000, y podrás comenzar a ver que la persona promedio tiene un problema real cuando se trata de dinero.

Para la mayoría de las personas, el problema no es que no tengan suficiente dinero. Es que lo gastan demasiado rápido y en pasivos. Como mencioné antes, un pasivo es algo que saca dinero de tus bolsillos. Un activo es algo que pone dinero en tus bolsillos.

La diferencia fundamental entre los verdaderamente ricos y los pobres (incluso aquellos que tienen millones de dólares) es que los ricos invierten en activos que cubren sus pasivos y los pobres dependen de un salario, gastándolo todo incluso antes de tenerlo en la mano. Estos “pobres” millonarios simplemente gastan mucho más cada mes que la persona promedio.

Así que, al meditar sobre las preguntas que hice al principio de este artículo, tal vez una pregunta mejor sería: “¿Tienes los hábitos y la inteligencia financiera para ser rico cuando tengas entre 1 y 5 millones de dólares? ¿O tus hábitos financieros te mantendrán pobre, incluso si tuvieras más dinero?”

Este es un buen momento para revaluar la forma en que administras tu dinero. Si necesitas hacer algunos ajustes, ahora es el momento. Ese será el mejor regalo que puedas hacerte.

Robert KiyosakiA una edad temprana, sabía que quería ser rico. Vi a mis padres luchar financieramente y el estrés que eso trajo consigo, y sabía que eso no era para mí. Quería comprar cosas lindas, ser generoso, y disfrutar de una vida libre de preocupaciones.

Cuando le dije a mi padre rico, el padre de mi mejor amigo que era un hombre de negocios exitoso, que quería ser rico, él me preguntó: “¿Cómo crees que te vuelves rico?”

“Ganando un montón de dinero,” le dije con confianza.

“Eso es parcialmente correcto”, dijo mi padre rico. “Pero puedes ganar mucho dinero y no ser rico.”

Continuó explicando cómo algunos empleados y auto-empleados ganaban mucho dinero, pero no eran ricos porque tenían poca inteligencia financiera. Perdieron la mayor parte de sus riquezas pagando altos impuestos y comprando pasivos.

Eso era demasiado para que mi joven cerebro comprendiera. Sabía que quería ganar mucho dinero. Pero ahora que soy mayor y, espero, más sabio, entiendo lo que quería decir mi padre rico. El dinero no te hace rico. Tu inteligencia financiera sí.

Por qué tener mucho dinero no te hace rico

Por ejemplo, muchos profesionales con altos ingresos, como médicos y abogados que ganan de $ 250.000 a $ 500.000, no son realmente ricos en absoluto.

¿Por qué?

Porque pierden mucho de su dinero en impuestos, sus ingresos se basan en servicios que proporcionan en lugar de ingresos pasivos de inversiones, y gastan su dinero en pasivos como sus casas en lugar de en activos que produzcan flujo de dinero.

Las cuatro fuerzas que se roban tu riqueza

Hay cuatro cosas que se roban tu riqueza: Impuestos, Deudas, Inflación y Jubilación.

Las personas que ganan mucho dinero no son necesariamente ricas porque pierden mucho de él en esas cuatro fuerzas. Los profesionales con altos ingresos son de las personas que más impuestos pagan en los EE.UU. (y en el mundo), no tienen ninguna inversión que les proporcionen flujo de dinero y protección contra la inflación, están excesivamente endeudados y no están listas para la jubilación; lo que significa que necesitan de sus salarios o estarán quebrados.

Es completamente posible, por ejemplo, que dos personas diferentes, cada una ganando 100.000 dólares, puedan tener vidas financieras completamente diferentes. Una podría ser pobre y la otra rica.

He aquí un ejemplo. De las dos personas que ganan 100.000 dólares, una paga 20 por ciento en impuestos, tiene una hipoteca asfixiante, y una cuenta de ahorro para su retiro que apenas se mantiene con la inflación. La otra no paga nada en impuestos, posee propiedades de alquiler que le proporcionan ingresos pasivos que se ajustan con la inflación, y tiene un plan para usar esos ingresos pasivos para comprar más inversiones con ingresos pasivos. ¿Quién es más rico?

Es posible ganar mucho dinero y utilizar las fuerzas de los impuestos, la deuda, la inflación y la jubilación para tu beneficio, pero necesitas tener una alta inteligencia financiera.

Este es el problema fundamental de los “ricos”, o empleados de altos ingresos: Tienen la mayor carga impositiva, el menor control sobre su jubilación, y sólo pueden vender su tiempo.

Muévete del cuadrante izquierdo al derecho

Mi Cuadrante de flujo de dinero explica esto simplemente.

Cuadrante del flujo del dinero

Hay cuatro tipos de personas: Empleados (E), Auto-empleados (A), Dueños de grandes negocios (D) e Inversores (I). Los E y A están en el lado izquierdo del Cuadrante del flujo de dinero y los D e I están en el lado derecho del cuadrante.

Los del lado izquierdo pagan más impuestos, tienen el menor control y nunca serán realmente ricos. Se trata de personas como empleados de cuello azul, pero también personas como médicos y abogados que son auto-empleados, pero realmente no son propietarios de una empresa, sólo poseen un trabajo. Ellos son víctimas de las cuatro fuerzas robadoras de riqueza.

Los que están en el lado derecho, sin embargo, tienen todas las ventajas fiscales; tienen control sobre su dinero, negocios e inversiones; Y tienen la posibilidad de rendimientos infinitos porque saben cómo crear dinero de la nada a través de los ingresos pasivos. Y saben cómo usar los impuestos, la deuda, la inflación y la jubilación para hacerlos aún más ricos, no más pobres.

Para estar en el lado derecho del Cuadrante del Flujo de Dinero, necesitas una alta inteligencia financiera. Eso significa que necesitas aumentar continuamente tu educación financiera. Leer libros, asistir a seminarios, conectarte con personas con ideas afines, y cambiar tu forma de pensar.

No te conformes con la trampa de simplemente ganar mucho dinero. Aumenta tu IQ financiero y hazte realmente rico.

Kim KiyosakiDurante muchos años hemos predicado el Cuadrante de Flujo de Dinero en Rich Dad.

El cuadrante CASHFLOW se divide en cuatro tipos de personas.

• E es para empleados
• A es para auto-empleados o especialista
• D es para dueños de grandes empresas
• I es para inversores

En el lado izquierdo del cuadrante están los Es y As. Ellos pagan la mayoría en impuestos y negocian su tiempo por dinero.

En el lado derecho del cuadrante están los Ds e Is. Ellos pagan los menores impuestos y crean o invierten en activos que producen flujo de dinero para ellos incluso cuando están durmiendo.

El cuadrante D es donde la gente va a crear los grandes negocios. Durante muchos años, para crear un gran negocio, necesitabas crear una gran fuerza de trabajo también. No era raro que las empresas que ganaban millones tuvieran cientos de personas trabajando para ellos.

Esto es porque un gran negocio exitoso es un negocio a escala, donde los sistemas y procesos se llevan a cabo, ganan dinero para el propietario, incluso cuando el propietario no está trabajando.

¿Cuál es la diferencia entre los auto-empleados y los grandes negocios?

Muchas personas se confunden inicialmente por la diferencia entre una persona A (Auto-empleado) y una D (Dueño de grandes negocios). La diferencia entre un negocio A y un negocio D es que tú trabaja para tu negocio A, pero tu negocio D trabaja para ti. Esto significa que tu negocio D está automatizado. Tus empleados siguen tus sistemas y saben qué hacer sin que les digas nada.

Hoy en día, sin embargo, ya no necesitas de una gran fuerza de trabajo (o incluso cualquier fuerza de trabajo en absoluto) para poder construir un negocio grande y rentable. Los empleados, si bien siguen siendo valiosos, no son la única opción.

Gracias a la tecnología, la mayoría de los sistemas y procesos empresariales pueden automatizarse utilizando sistemas de tu computadora y software, permitiendo que tu negocio funcione sin ti.

El poder del contratista

Pero la tecnología no es la única herramienta en tu cinturón de herramientas. Muchas empresas exitosas ahora están aprovechando el poder de la economía contratista. Como Inc. informa:

Cerca del 90 por ciento [de las pequeñas empresas] dijeron ser optimistas sobre las perspectivas de sus empresas para el primer trimestre de 2016. El setenta por ciento dijo que obtendrá ganancias, y sólo el seis por ciento dijeron que tendrán pérdidas. Todo esto es a pesar de que la economía, mientras crece, se está expandiendo a una tibia tasa de alrededor del 2,5 por ciento.

Pero las encuestas no toman en cuenta un cambio no tan sutil que está teniendo lugar en torno a la contrataciones desde la última recesión. Como Uber y Task Rabbit y Instacart dan testimonio, las empresas ya no necesitan tener empleados a tiempo completo. Pueden confiar en un suministro aparentemente interminable de trabajadores subcontratados, de los cuales hay unos 3 millones en los EE.UU.

El autor del artículo, Jeremy Quittner, comparte la historia de Jacob Wood, un minorista online que vende camisetas para hombres a través de su tienda woodiesclo.com.

De acuerdo con Quittner, Woodies se sostiene únicamente con contratistas para mantener este negocio, el cual gana cientos de miles de dólares, corriendo.

Wood, por otra parte, dirige una empresa global totalmente basada en trabajadores contratados. La empresa se basa en cinco diseñadores y desarrolladores web en Europa del Este, una fábrica en Tailandia que crea cada pedido, y la empresa de logística que envía las camisas. Los contratistas de desarrollo obtienen casi $ 70 la hora.

La ventaja es clara. Usando el trabajo de contratistas, Woods ahorra significativos gastos generales tales como seguros de salud y los impuestos de nómina, por no mencionar el espacio de oficinas, y es capaz de invertir ese dinero en su negocio. Hace mucho dinero, está creciendo y opera internacionalmente, todo sin un solo empleado.

Él construyó un sistema que trabaja para él, no al revés.

¿Qué puedes construir tú?

millonarioLograr ser millonario a los 30 es un desafío.

Pocos consiguen el objetivo y no porque no tengan las herramientas adecuadas, sino porque no persiguen el dinero, no se evitan las deudas, no se ahorra, entre otros motivos.

Para lograrlo, el millonario autor de varios libros, fundador de tres compañías y experto internacional en ventas, Grant Cardone, considera que estos diez consejos son los que se deben perseguir para conseguirlo.

1. Perseguir el dinero.

Lo primero que se tiene que hacer es perseguir al dinero. Hay que incrementar los ingresos.

En el caso de este autor, sus primeros ingresos mensuales fueron de 3.000 dólares y nueve años después llegó a los 20.000 dólares. Perseguir al dinero fuerza a tomar el control de los ingresos y hace ver más oportunidades, según recoge el portal América Economía.

2. No aparentar por las cosas que se poseen.

Cardone explica que no compró su primer reloj o su primer coche lujoso hasta que sus negocios e inversiones produjeron varios ingresos fijos. Él continuó conduciendo su vehículo antiguo cuando se convirtió en millonario.

El experto considera que hay que ser conocido por la ética de trabajo, no por las cosas que uno puede comprar.

3. Ahorrar dinero para invertirlo.

El objetivo de ahorrar dinero es invertirlo. Depositar el dinero en una cuenta segura y no usarlo ni para emergencias, esta es la única razón para el experto por la cual se debe guardar el dinero.

4. No endeudarse.

Si se quiere tener dinero la principal regla es no tener nunca deudas. El autor solo pidió dinero prestado para comprar su coche y lo hizo porque él sabía sus ingresos iban a aumentar. Desde su punto de vista, la gente con menos recursos se endeuda para comprar cosas y esto hace que los millonarios se hagan más ricos aún.

5. Al dinero se le debe tratar como si fuera un amante celoso.

Muchas personas quieren libertad financiera, lo que quiere decir que desean disponer de dinero para poder optar a todo lo que deseen comprar. Pero solo la gente que considera que esto es una prioridad consigue millones.

6. El dinero no descansa.

No sabe sobre relojes, calendarios, compromisos, vacaciones, y las personas que quieren ser millonarias no deberían saberlo tampoco. El dinero valora a aquellas personas que tienen una buena ética de trabajo.

7. Ser una persona con menos recursos no es una excusa.

Cardone subraya que hay que eliminar todas las ideas que llevan a pensar que ser pobre está bien. El cofundador de la empresa de software Microsoft, Bill Gates, dijo que “si naciste pobre, no es tu error. Pero si mueres pobre, es tu culpa”.

8. Un modelo a seguir.

Es importante fijarse en personas que hayan logrado este objetivo. Coger ideas para saber qué camino se debe seguir. Muchos millonarios son extremadamente generosos y comparten con el resto de personas los conocimientos y recursos que han seguido para lograr ser millonarios.

9. Las inversiones deben hacer el ‘trabajo pesado’.

En este sentido, el experto considera que lo que debe dar dinero son las inversiones que se hagan. Por el contrario, considera que el trabajo no tiene que dar el mismo dinero que las inversiones que se hagan con él.

10. Hay que actuar como si se quisieran lograr 10 millones de dólares, no un millón de dólares.

El único y gran error financiero que Cardone considera que tuvo fue no pensar lo suficientemente grande. Por ello, anima a ir a por más. No hay ninguna escasez de dinero en este planeta, sólo una escasez de personas pensando lo suficientemente grande.

Robert KiyosakiCuando empiezas un negocio, debes decidir qué tipo de líder eres y qué tipo de líder quieres ser.

Hay líderes que lideran a través de la intimidación y líderes que lideran a través de la inspiración. Un líder que intimida a sus seguidores los hace más pequeños en experiencia, en intelecto y en espíritu. Hitler es el ejemplo perfecto de tal líder.

Un líder que inspira, educa y hace crecer a sus seguidores hasta que ellos mismos se convierten en líderes. Pienso en el Dalai Lama, Gandhi, Martin Luther King Jr. y otros más.

Tu trabajo es decidir el tipo de líder quieres ser.

Liderazgo Corporativo vs. Liderazgo Militar

Entrar en el mundo corporativo en 1974 fue un gran shock. Había estado en un ambiente militar durante nueve años: cuatro en la Academia y cinco en el Cuerpo de Marines. Me tomó cerca de un año entender la diferencia entre el ambiente corporativo y el ambiente militar; así como las diferencias en los estilos del liderazgo.

La mayoría de la gente se sorprende al saber que el ambiente corporativo es mucho más rígido. Esto se debe a que el mundo corporativo no se propone crear líderes que puedan pensar bajo presión. Los entornos corporativos quieren crear robots que simplemente sigan órdenes, sin importar la situación.

El ejército crea líderes. Un hombre no puede guiar todas las facetas de una organización militar. Más bien, los militares crean líderes y luego confían en que esos líderes hagan lo que es mejor para la misión.

Imagina el poder de tu negocio si se enfocara en crear líderes en lugar de robots.

Liderazgo externo o interno

Otra diferencia es que en los militares, el liderazgo es interno. En el mundo corporativo, el liderazgo es externo.

En el ejército, la cultura de liderazgo comienza cuando un nuevo recluta entra en el campamento de entrenamiento, o un futuro oficial entra a la escuela oficial de candidatos o a una academia de servicio. La cultura militar se infunde en cada persona, por la mañana y por la noche, ya sea un hombre o mujer alistada o un candidato oficial. Si el nuevo recluta no encaja en la cultura, se va.

Cuando los militares promueven a sus nuevos líderes, los nuevos líderes provienen desde dentro, no desde el exterior. Provienen de las filas. En otras palabras, el Cuerpo de Marines nunca tendría un comandante que no fuera un marine.

Esto es posible porque los militares tienen un interés activo en crear y hacer crecer líderes.

En el mundo civil, el liderazgo a menudo proviene del exterior. A un nuevo empleado se le toma una breve entrevista, se le muestra su escritorio, y se espera que haga el trabajo.

Cuando se contrata un nuevo CEO en el mundo corporativo, a menudo son contratados desde afuera en lugar de promovidos desde dentro. Rara vez fueron infundidos con la cultura de la organización que se espera que conduzcan. En muchos casos, lo único que los líderes y los empleados tienen en común es que todos trabajan para la misma empresa.

Hoy, como emprendedor dirigiendo mis propios negocios, me enfoco en el liderazgo interno.

Por ejemplo, gracias a que The Rich Dad Company es una empresa de educación, tenemos una cultura de empresa que respeta la educación y el aprendizaje. Cada semana, toda la empresa lee, estudia y discute artículos o temas que nos mantienen en contacto, actualizados y concientes de los eventos financieros que afectan a nuestros clientes, nuestras familias y nuestro mundo.

Algunos de los temas que estudiamos incluyen bienes raíces versus acciones, la economía keynesiana, el patrón oro versus el papel moneda, impuestos y pánicos financieros. En pocas palabras: Rich Dad Company practica lo que predica y lo que enseña a aquellos a quienes servimos.

No tienes ni idea de lo difícil que este sencillo evento cultural (toma tiempo hacer que todos en The Rich Dad Company sean estudiantes) puede ser. Somos, después de todo, una empresa educativa… y esa es la cultura que debe ser inculcada y apoyada. Pero se necesita mucho tiempo y esfuerzo poner esta cultura en su lugar.

Desafortunadamente, a medida que The Rich Dad Company creció, me convertí en culpable de olvidar esta lección sobre el liderazgo. Contraté personas externas para que vinieran y dirigieran nuestra empresa.

Estos líderes externos no valoraban la cultura de creación de líderes. Realizaban reuniones sólo para decirle a la gente qué hacer. No había educación, ni aprendizaje, y muy poca comunicación bidireccional. Era liderazgo desde fuera, no desde dentro, y fue un desastre. A esos líderes se les pidió que cambiaran o se fueran.

El liderazgo requiere educación

Todos los que sirvieron en el ejército saben que las ramas militares son organizaciones educativas. Todo el mundo, desde los hombres y mujeres alistados hasta los altos oficiales, están constantemente aprendiendo. El ejército es una cultura de educación; desde el primer día.

Esto no es cierto en el mundo de los negocios civiles. Recuerdo haberme disgustado cuando fui a eventos corporativos “educativos” donde la gente venía a una fiesta o a jugar al golf, en lugar de aprender.

Para convertirte en un exitoso emprendedor, te sugiero fuertemente que tomes la cultura militar de educación constante y formación constante e inculques esa cultura en tu negocio. Puede tomar un tiempo, ya que la mayoría de los civiles sin experiencia militar puede haber ido a la escuela, pero la mayoría no han trabajado nunca en una cultura de educación y formación constante.

Si puedes inculcar esta cultura dentro de tu empresa, tu empresa será dirigida desde el interior por las personas que realmente hacen funcionar el negocio, no ejecutivos que dirigen desde el exterior.

 

Kim KiyosakiLa era de las pequeñas empresas ha comenzado.

El desarrollo tecnológico, la economía y los recursos disponibles hacen de este el momento perfecto para comenzar tu pequeña empresa.

Un reciente informe realizado por Intuit reveló que las pequeñas empresas están prosperando, y que la economía de la pequeña empresa está a punto de crecer rápidamente durante los próximos diez años. De hecho, se espera que las pequeñas empresas crezcan “de 30 millones en 2016 a más de 42 millones en 2026”.

Este informe pasó a esbozar cinco tendencias que le “darán a las pequeñas empresas una ventaja competitiva durante la próxima década.”

Infraestructura de negocios de clase mundial

Las pequeñas empresas ahora pueden utilizar la tecnología y la infraestructura que alguna vez tomaba años construir en una gran empresa. Hoy, en segundos y por un bajo precio, puedes construir una pequeña empresa en tu computadora.

La fabricación y distribución son más fáciles que nunca con servicios como Amazon. Comenzar tu negocio hoy es más fácil que nunca.

Datos útiles

Vivimos en la era de la información, donde se producen enormes cantidades de datos todos los días. De hecho, “el 90% de los datos del mundo se crearon en los últimos dos años.”

Recolectar y analizar estos datos es más rápido que nunca. Con esta información, puedes obtener una visión más profunda de tus clientes, el mercado y tu propio negocio. Las pequeñas empresas pueden aprovechar la revolución de datos y utilizarla para su ventaja.

Un creciente grupo de talentos bajo demanda

Plataformas como Fiverr y Upwork hacen que encontrar a las personas adecuadas para hacer el trabajo sea simple y rápido. Tu pequeña empresa no tiene que contratar una oficina llena de empleados. Al menos no de inmediato. Subcontratar trabajadores on demand es barato y fácil, y te permite evitar las complicaciones que vienen con contratar empleados a tiempo completo.

Esto nivela el campo de juego con las grandes empresas, ya que las pequeñas empresas ahora tienen acceso a las personas que necesitan a menor costo.

Mercados en línea

Los consumidores están demandando más y más productos de nichos, y las pequeñas empresas están listas para ofrecerlos. Con mercados en línea como Amazon y Etsy, puedes vender a un mercado específico sin tener que salir de tu casa.

Los mercados en línea también le permiten a las empresas llegar a clientes del otro lado del globo, creando un negocio internacional con un solo clic.

Publicidad en línea rentable

En el pasado, era difícil competir con las campañas publicitarias masivas puestas por las grandes empresas. Pero con Internet, puedes esparcir tu mensaje internacionalmente en cuestión de segundos.

Con las redes sociales y herramientas de Google, crear tu propio plan publicitario es sencillo. Puedes comprar publicaciones patrocinadas, publicar anuncios de video y crear un blog de marketing de contenido a precios bajos. Elegir el target de tus clientes a través de las plataformas en línea ayudará a tu pequeña empresa a tomar el control de su futuro.

No más excusas

Deja de decir que no es el momento adecuado, o que no sabes cómo empezar, o que no podrías competir con otras empresas más grandes. Ahora es el momento perfecto, todo lo que necesitas es dar ese primer paso y comenzar. Lleva tu plan a la acción y ve por ti mismo cómo las pequeñas empresas dominarán el mundo durante los próximos años.

lujosHay dos tipos de ricos: los verdaderos y los aparentes.

Los primeros son quienes tienen un estilo de vida sostenible sin la necesidad de trabajar (aunque continúen haciéndolo), ya que tienen ingresos pasivos que pagan sus lujos (es decir, aquellos derivados de una inversión o empresa propia); mientras que los segundos tienen una imagen de éxito financiero sostenida por sus ingresos activos (o salario).

Esta tesis es la que sostiene Alejandro Saracho en su libro Reconfiguración Financiera, en el que propone una metodología para alcanzar lo que él califica como libertad financiera, es decir, tener la opción de dejar de trabajar y poder pagar los gastos de su estilo de vida.

“Cuando era muy joven tenía muchos problemas económicos en la parte familiar, pero llegó un momento en que tuve la oportunidad de aprender cómo maneja su dinero la gente rica y lo que aprendí de ellos decidí reunirlo en una metodología sencilla para ser financieramente libre”, dijo en entrevista con El Economista.

Para ello, Saracho sostiene que la clave es realizar acciones sencillas para obtener resultados pasivos, por lo que se preguntó: ¿cómo ayudar a que la gente conozca conceptos importantes y tenga acciones para resultados tangibles?

Para ayudar a alcanzar su independencia financiera, el autor brinda al lector los conocimientos necesarios para definir su situación financiera, hacer un presupuesto y forjarse metas, para con ello forjar un plan de ahorro encaminado a comenzar una inversión y, si el lector así lo desea, comenzar una empresa.

Estas inversiones deben generar ingresos pasivos, indicó el autor, para que éstos solventen los lujos y, paulatinamente, el estilo de vida de una persona.

“Una vez que tengo rendimientos, puedo incrementar los gastos de mi estilo de vida de acuerdo con los rendimientos que tengo”, añadió Saracho.

Reconfigurando los hábitos financieros

Hay hábitos que nos acompañan desde pequeños, pero que no necesariamente son sanos; entre éstos destacan las conductas financieras, tan arraigadas que son muy difíciles de cambiar, pero que en ocasiones impiden que una persona alcance una buena situación financiera.

De ahí que desde el nombre de su libro Saracho proponga una reconfiguración de estas conductas financieras, que él define “como la suma de todos los programas que tenemos almacenados en nuestro subconsciente y que nos generan buenos o malos resultados financieros”.

La configuración financiera de una persona, sostiene el libro, se deriva de cómo percibimos el dinero desde pequeños en lo visual (lo que se vio del dinero), auditivo (qué se escuchó del dinero) y lo cinestésico (la manera en que se imita lo que los padres hacían con su dinero).

Asimismo, algunos eventos significativos (es decir, aquellos de carácter financiero que hayan causado un gran impacto) pueden influir en las posteriores decisiones de las personas, según el autor.

Es muy claro que cuando la gente no cambia su forma de pensar, no puede generar mejores resultados porque se auto-sabotea”, añadió Saracho, por lo que conocer esta configuración es lo que, en su opinión, constituye el primer paso para dirigirse hacia un cambio.

Al determinar su configuración financiera (tomando en cuenta los factores antes mencionados) es momento de hacer el cambio, que el autor propone realizar en cinco pasos: pensar, ganar, administrar, invertir y potenciar.

¿Se requiere ser empresario para alcanzar la libertad financiera?

A pesar de que la primera parte se centra en finanzas personales para la persona promedio, existen apartados en el libro de Saracho enfocados en mejorar las finanzas de los emprendedores y empresarios, por lo que surge la duda: ¿es necesario tener una empresa para alcanzar la libertad financiera que propone el autor?

“Con cualquier inversión se puede alcanzar, pero es más difícil; una persona que trabaja como colaborador de una empresa se va a tardar más; mientras que a un empresario que trabaja y gana más, a nivel generación de ingresos, le es más fácil. Un trabajador también puede hacerlo, pero le tomará más tiempo”, añadió.

librosAl igual que en cualquier otro tema, hay muchos por ahí de donde escoger y no siempre nos tomamos con los mejores o con el que en ese momento particular de nuestra vida más nos va a servir.

Así que como ya me he leído una buena cantidad de ellos, quise ahorrarte el trabajo de tener que adivinar y te dejo mis libros favoritos de finanzas personales, con una pequeña reseña sobre ellos para ver cuál (o cuáles) te puede servir más.

1. Padre rico, padre pobre. Robert T. Kiyosaki.

Éste fue el primer libro que leí de finanzas personales y fue por instrucción de uno de mis profesores de la Universidad: sí, era una tarea. Creo que mi gusanito por esta parte de las finanzas comenzó desde ese entones.

Es, sin lugar a dudas, uno de los mejores libros de finanzas personales jamás escritos. Súper fácil de leer y contiene algunos de los pensamientos financieros claves para alcanzar la riqueza.

2. Finanzas Personales para DUMMIES. Vicente Hernández.

Bueno, yo lo leí en inglés, escrito por un norteamericano y muchos de los consejos que daban aplicaban solo si vivías y eras de Estados Unidos. Sin embargo, es el libro más completo y largo que he leído de finanzas personales y tiene excelentes explicaciones de cómo y por qué hacer cada una de las cosas que los expertos recomiendan.

En definitiva, si tuviera que aconsejarte un solo libro de todos los que he leído, probablemente sería éste.

3. Pequeño cerdo capitalista. Sofía Macías.

El tono con el que Sofía escribe tanto en su blog como en sus libros (ya ha sacado otros) es riquísimo para leer y súper divertido. De fácil entendimiento, puesto que usa ejemplos reales de ella, amigos y familiares para explicar cada uno de los temas.

4. Las mujeres inteligentes acaban ricas. David Bach.

Como su nombre lo indica, este libro es específico para mujeres, aunque estoy convencida que los consejos financieros aplican para todos. Me gusta mucho porque el formato del libro es de paso a paso, a diferencia de muchos otros que hay información por todos lados.

Esto te permite enfocarte y saber qué tenés que ir haciendo primero, después, etc. Con él aprendí que los mejores usos que se le pueden dar al dinero son: seguridad y libertad.

5. El Inversor Inteligente. Benjamin Graham.

Este libro es ya una leyenda dentro del mundo de la inversión, sobre todo porque pertenece a una leyenda de la inversión, Benjamin Graham, profesor de Warren Buffett. Llegó a mis manos como un regalo para mi cumpleaños #27 de parte de mi querido amigo israelí, Israel. Es un libro bastante pesado (de hecho, el más pesado que he leído) y, aunque no es meramente de educación financiera, tiene toda la información que podás necesitar en tu vida para invertir.

Hay muchos más libros de finanzas que he leído, pero estos son los 5 mejores libros que recomiendo leer a todo aquel que quiera cambiar su vida para mejor. ¿Quieren más? Sólo mándenme un correo y con gusto les recomiendo. ¡Ah! También hay muchísimos en inglés BUENÍSIMOS que no incluí porque sé que no todos dominan el idioma.

Ahora es tu turno: ¿Cuál de estos libros has leído y qué te han parecido? ¿Hay otros libros de finanzas que recomendás y no estén en la lista? Dejame abajo un comentario contándome tu experiencia y si te gustó este post, compartilo con tus amigos y familiares.

Robert KiyosakiNo hay nada especial sobre ser emprendedor. De hecho, cualquiera puede ser uno.

En mi vecindario, dos niños comenzaron un puesto de limonada. Son emprendedores. Hay un caballero que viene y hace mi trabajo de jardinería una vez por semana. Es un emprendedor. Lo mismo ocurre con una serie de contratistas que utilizo como consultores de mi empresa. Ellos también son emprendedores.

El problema de la mayoría de estas personas no es convertirse en emprendedores, es dejar de ser auto-empleados.

Todos los emprendedores tienen que comenzar en alguna parte. Yo también comencé como auto-empleado. Pero rápidamente comprendí que si quería crecer realmente yo y mi negocio, algo tenía que cambiar.

Para ir de mí a tener cientos de empleados, tenía que tener diferentes habilidades.

La habilidad de vender

Primero, tuve que aprender a vender mejor. Sabía que si aprendía a vender, podía aprender las habilidades que necesitaba para hacer crecer los ingresos de mi negocio.

Para perfeccionar esta habilidad, tomé un trabajo en Xerox, lo que me obligó a crecer como vendedor o ser despedido. No tomé el trabajo para escalar la escalera corporativa. Trabajé para aprender.

También me tomé el tiempo para ser voluntario para una organización benéfica local, haciendo llamadas frías para recaudar dinero. Lo odiaba, pero sabía que lo necesitaba. Mi capacidad de vender hoy es resultado directo de esas inversiones en mí mismo cuando era joven.

La habilidad de liderar

En segundo lugar, sabía que una vez que mi compañía creciera, tendría que contratar empleados. Es bastante difícil manejarse a sí mismo, mucho más a los demás.

Uno de los períodos de crecimiento más duros para un emprendedor es aprender a liderar, administrar y multiplicar otras personas. Una vez que domines esta habilidad, podrás crecer exponencialmente.

La trampa en la que muchos emprendedores caen es pensar que son expertos en todo y que tienen que hacerlo todo. No confían en los demás en su negocio. La verdad es que probablemente no eres un experto en absoluto, y no puedes hacerlo todo.

Más que probable, tienes una o dos habilidades en las que sobresales y en las que debes enfocarte. Construyendo un equipo de expertos es cómo un verdadero emprendedor crece, él y su negocio. Tener un personal en el que puedas confiar y que crean en lo que estás haciendo les permite trabajar en tu negocio mientras tú trabajas en construir tu negocio. Como padre rico dijo, “Los negocios y las inversiones son deportes de equipo“.

Afortunadamente para mi, mi padre rico invirtió en mí, enseñándome muchas lecciones importantes sobre el liderazgo. Esto me convenció de la importancia de tener un mentor y un coach.

La habilidad del auto-dominio

Pero la habilidad más importante que tuve que aprender fue a dominarme a mí mismo.

La falta de esta habilidad es la razón #1 por la que los emprendedores fracasan. El auto-dominio significa aprender a controlar tus miedos, emociones, dudas, cuerpo, mente y alma. Si puedes aprender a dominar estas cosas, a controlarte a ti mismo, podrás controlar el mundo.

Cada vez que perdía la paciencia con un empleado, perdía. Cada vez que dejaba que el miedo se apoderara de mí cuando mis estados financieros no parecían prometedores, perdía. Cada vez que entraba en la espiral descendente de trabajar en mi negocio en lugar de hacerlo crecer, perdía.

La mayoría de los emprendedores tienen ciertos desencadenantes que hacen que literalmente lo pierdan, pierdan el auto-control. Para muchos, es el dinero. Cuando el dinero se agota, el miedo entra y la parte límbica del cerebro toma el control. Entonces hacen cosas dementes. No es diferente al hombre de las cavernas que corre por su vida del tigre dientes de sable. Dejas de pensar y te vuelves reaccionario.

Pero estamos hechos de cuerpo, mente, emociones y espíritu. Para aprender a dominarte, debes alimentar esas cosas. Ejercitar, aprender, descansar y meditar u orar. Tomarte el tiempo para hacer estas acciones te ayudará a desarrollar esta habilidad tan valiosa.

Pero por sobre todo, practica lo contrario del miedo, que es la creencia. En cada situación, si sientes que pierdes el control, para, respira, y piensa, “¿En qué creo?” Actúa acordemente y lo harás muy bien.

Kim KiyosakiSi has sido empleado, especialmente si has sido un gerente intermedio o director de una gran corporación, lo sabes todo sobre planes operativos anuales, es decir, lo que la mayoría de nosotros llamaríamos presupuestos.

Cada año, millones de empresas de todo el mundo pasan por este proceso, donde examinan las solicitudes para gastos, examinan las finanzas del año pasado y establecen los planes de gastos para el año siguiente.

De nuevo, muchas veces a esto se le llama presupuesto; y lo es en cierto sentido. Pero también es más que eso. Es planificación financiera.

Cómo presupuesta la mayoría de la gente

Para la mayoría de las personas que están en la clase media, un presupuesto es una forma de tomar una cantidad conocida de ingresos (tu sueldo) y planificar tus gastos en base a esos ingresos. Es un proceso bastante sencillo (¡si eres organizado!). Simplemente tomas tus gastos previstos basados en las tendencias pasadas y los igualas hasta tus ingresos conocidos.

Si no te alcanza, entonces reduces tus gastos. Si te sobra, entonces decides qué hacer con el dinero extra. Como algo aparte, tener dinero extra muy frecuentemente se lo gasta en algo así como unas vacaciones o un coche nuevo, lo que significa que el dinero que podría estar trabajando para ti ahora está haciendo que tú trabajes por ese pasivo.

Cómo presupuestan las empresas

Un negocio, por otra parte, no presupuestan como la clase media.

En lugar de eso, una empresa determina cuáles son sus metas financieras para el año que viene, hace un plan sobre cómo aumentar los ingresos para alcanzar esas metas, y entonces presupuestan los gastos de acuerdo a ese plan, no según lo que hizo el año pasado.

Con un negocio, crecer es siempre el nombre del juego.

Con la clase media, manejar el status quo es el nombre del juego.

Cómo presupuestan los ricos

Si te preguntara cómo presupuestan los ricos, ¿qué dirías?

Espero que hayas dicho, “Como un negocio!” Porque si lo hiciste, tendrías razón.

A diferencia de la clase media, los ricos piensan en términos de metas financieras, hacen un plan para cumplir con esas metas, y presupuestan de acuerdo a ese plan, no al status quo. De esta manera, están siempre creciendo personalmente, al igual que un negocio está siempre creciendo operacionalmente.

Piense más como los negocios (y los ricos)

Si te encuentras presupuestando más como la clase media, que están administrando su statu quo, te animo a tomar los conceptos del los libros de negocios. Este año, tómate el tiempo para evaluar lo que realmente quieres financieramente.

¡Sé atrevido! Y haz un plan para cumplir con esas metas financieras.

De manera similar, sé atrevido con tus gastos. ¿Cómo puede satisfacer tus metas financieras permitirte disfrutar de algo que siempre has querido? ¿Cómo puedes hacer crecer tus ingresos para disfrutar de las cosas más finas de la vida? ¿Y cómo puedes garantizar que tu crecimiento financiero se mantenga y se perpetúe año tras año?

Cambiando tu mentalidad a la de un negocio (y los ricos) cambiarás tu futuro financiero para siempre.

Robert KiyosakiMi padre pobre decía que no podía invertir porque no tenía dinero. Mi padre rico decía: “Invierte tu tiempo cuando no tengas dinero.”

Desafortunadamente, la mayoría de la gente no tiene tiempo para invertir. ¿Por qué? Porque piensan que trabajar más duro y más horas los hará más ricos. Nada más lejos de la verdad.

Considera estos hechos:

– El tiempo promedio que los trabajadores trabajan al año es de 1.804 horas

– 56% de los ciudadanos informan que hacen sus trabajos desde sus casas

– 20% informan que lo hacen todos los días de la semana.

– El 25% no se tomaron ningún descanso el año pasado

– El 43% tomó menos de una semana de descanso

Esos números representan un aumento de 400% en la productividad desde 1960 – y un montón de trabajadores cansados y con limitaciones de tiempo persiguiendo al poderoso dólar.

Sin embargo, el crecimiento salarial ajustado por la inflación para la clase media ha permanecido estancado o disminuido. Como dice el Instituto de Política Económica, “De 1973 a 2013, la remuneración horaria de un trabajador típico (de producción/no supervisión) aumentó sólo un 9 por ciento, mientras que la productividad aumentó un 74 por ciento”.

Claramente, trabajar más no significa ganar más.

Por qué los pobres se quedan pobres

Si le preguntas a la mayoría de las personas por qué están haciendo todo este trabajo, te dirán que es por dinero.

Con esto, quieren decir un sueldo constante que les proporciona seguridad. El dinero es una de las principales razones por las que la gente toma miles de dólares en préstamos universitarios para obtener un título para un trabajo bien remunerado que no les gusta, pero en el que pasan la mayor parte de sus horas despierto; todo mientras que las cosas que realmente aman en la vida se quedan sentadas a un costado esperando que terminen de trabajar.

El problema con este enfoque es que sólo ganas dinero mientras estés trabajando. La única cosa de valor que tienes para vender es tu tiempo. Por lo tanto, para poder ganar más dinero, tienes que trabajar más horas, lo que es físicamente impositivo.

Debido a que sólo tienes una cantidad finita de tiempo y energía, como empleado, tu potencial de ganancias es finito.

Por qué los ricos se hacen más ricos

Por el contrario, si les preguntas a las personas más ricas por qué trabajan, te dirán que es por activos.

Con esto quieren decir inversiones y empresas que proporcionen flujo de dinero constante cada mes con poco o ningún trabajo. En lugar de gastar sus vidas trabajando por dinero, los ricos trabajan para entender cómo hacer que el dinero trabaje para ellos a través de la educación financiera.

Añadir más activos es muy diferente a trabajar por un salario. Por ejemplo, añadir activos no requiere trabajar más ni más duro. De hecho, cuanto mayor sea tu IQ financiero, menos tendrás que trabajar para adquirir nuevos activos de alta calidad. Estos activos proporcionan ingresos pasivos, incluso mientras estés durmiendo o jugando.

En otras palabras, el dinero trabaja para los ricos.

Planifica hacerte rico

Esto no quiere decir que los ricos no trabajen. Simplemente trabajan de forma diferente.

Cada año, Kim y yo nos sentamos juntos y nos fijamos metas en cuanto a cuántos nuevos activos queremos comprar. Es importante tener en cuenta que no hacemos metas para ganar más dinero. No pasamos nuestro tiempo buscando un mejor trabajo y mejor remunerado. Sabemos que si nos centramos en buscar activos de alta calidad, el dinero vendrá; y durante muchos años, incluso después de que todo el trabajo de adquisición de nuestros activos fue hecho.

Kim y yo pasamos muchos años construyendo nuestra cartera lenta y constantemente, e invirtiendo en nuestra educación financiera. No siempre fuimos ricos, y no siempre tuvimos el IQ financiero que tenemos hoy. Pero, como padre rico, invertimos nuestro tiempo en hacer crecer nuestro IQ financiero mediante la educación financiera cuando no teníamos dinero. Nosotros no pusimos ese tiempo en un trabajo; lo invertimos en nuestro futuro financiero.

Hoy en día, ganamos millones de dólares al año en ingresos pasivos; el dinero trabaja para nosotros en lugar de al revés.

¿Y tú? ¿Por qué estás trabajando? ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo? ¿Estás trabajando para hacer que el dinero trabaje para ti a través del poder de los activos? ¿O pasas tus días trabajando duro en un trabajo que odias para ganar dinero? Si es así, ¿Qué te está reteniendo?

Hoy, te animo a comenzar a invertir en tu educación financiera y construir tu futuro a través del poder de los activos.

Reibox BlogLas personas tacañas y frugales son dos tipos de personas muy diferentes. Cuando se trata de gastar su dinero, las personas tacañas se centrarán primero en el precio. Las personas frugales se centrarán primero en la calidad cuando se trata de gastar su dinero.

Un denominador común que comparten, sin embargo, es que controlan cuánto dinero gastan.

Sin embargo, la mayoría de las personas no son ni tacañas ni frugales. En consecuencia, no son cautelosas acerca de sus gastos.

Si no ganan mucho dinero, este rasgo de carácter puede llevarlos a grandes deudas con las tarjetas de crédito y a la pobreza.

Pero hay una solución. En mi estudio de 5 años de millonarios que se hicieron a sí mismos, encontré una estrategia que usan para limitar la cantidad de dinero disponible para gastar. La llamo la “estrategia del dinero invisible.”

La estrategia del dinero invisible implica tres sencillos pasos:

1. Define tus gastos mensuales

Este paso requiere que realices un seguimiento de tus gastos durante unos meses con el fin de determinar cuánto dinero estás gastando en tus necesidades y cuánto estás gastando en tus deseos.

Tus necesidades son las cosas en las que debes gastar dinero para sobrevivir. Las necesidades incluyen costos de vivienda, comida, gastos de automóviles, etc.

Tus deseos incluyen gastos de entretenimiento, como ir a restaurantes y bares, tomar vacaciones, comprar joyas o comprar otras cosas que realmente no necesitas.

Los deseos también incluyen super-dimensionamientos de tus necesidades. Tú super-dimensionas cuando compras una casa en un barrio de lujo, o cuando compras una casa más grande para dar a otros la impresión de que te está yendo bien. Super-dimensionas cuando compras un coche más caro sólo para impresionar a los demás. Super-dimensionas cuando compras un anillo de boda, reloj, o cualquier cosa más costosa que caiga en la categoría de “última moda”. El último gasto de moda incluye ropa, teléfonos celulares, computadoras, etc.

Una vez que has definido tus gastos mensuales, sabes exactamente cuánto dinero necesitas para sobrevivir.

2. Calcula tu exceso de dinero

Resta tu gasto mensual del pago mensual total que llevas a casa. Ese es tu exceso de dinero.

3. Haz tu dinero invisible

Abre una cuenta de ahorros separada. Cada vez que te paguen, mueve inmediatamente el exceso de dinero a la cuenta de ahorros. Esto te obligará a gastar sólo lo que tienes en tu cuenta corriente principal.

Esto tiene tres efectos psicológicos:

En primer lugar, el simple acto de mover tu exceso de dinero a una cuenta de ahorros te hace sentir bien contigo mismo. Sentirte bien contigo mismo te hace feliz.

En segundo lugar, te verás forzado a limitar tus gastos a lo que está disponible en tu cuenta corriente principal. Esto fuerza la disciplina, lo que también te hace sentir bien contigo mismo.

El tercer efecto es el impacto psicológico de cavar en tus deseos. Cada vez que mueves el dinero de tu cuenta de ahorros de vuelta a tu cuenta corriente principal, con el fin de gastar ese dinero en algo que deseas, te sentirás como si te estuvieras engañando. Esto te hace sentir mal sobre ti mismo, lo que te conduce a la infelicidad.

Las personas naturalmente gravitan hacia las cosas que los hacen sentirse felices y evitan las cosas que los hacen sentirse infelices. La estrategia del dinero invisible juega con esa tendencia humana natural.

Con el tiempo, desarrollarás el hábito de gastar dinero sólo en tus necesidades con el fin de evitar la infelicidad que resulta cuando gastas en tus deseos.

Pruébalo durante al menos cuatro meses. En mi experiencia, te toma cerca de cuatro meses forjar buenos hábitos de dinero.

Kim KiyosakiPresupuestar es un tema candente, especialmente durante la temporada de vacaciones. Después de todo, hay un montón de compras que se realizan en esta época del año!

Algunas personas pasan todo el año ahorrando para poder gastarlo todo en regalos para sus seres queridos en las vacaciones.

Detrás del deseo de aprender más sobre presupuestar está realmente un deseo de administrar mejor el dinero. Sin embargo, el problema con la mayoría de los consejos para presupuestar tradicionales es que se enfocan en la escasez y no en la abundancia.

Toma, por ejemplo, el tradicional consejo de “vivir por debajo de tus posibilidades.” Lo que realmente significa es negarte a ti mismo las cosas más finas de la vida. Es una filosofía para salir adelante financieramente restando cosas. Eso no suma.

Otro consejo común es pagar todas tus facturas y entonces ahorrar lo que queda de tu dinero. Traducido eso significa, pagarle a los demás primero y entonces quedarte con lo que puedas. El problema es que rara vez hay algo con lo qué quedarse!

Al principio de nuestra relación, Robert y yo tuvimos una manera diferente de presupuestar nuestro dinero, una forma que parece contra-intuitiva al principio, pero que nos sirvió durante muchas décadas.

Págate primero

Cuando teníamos poco o nada de dinero, igual contratamos un contador para ayudarnos a administrar nuestros gastos.

Cada mes, nuestra contadora re reunía con nosotros con nuestros gastos y nos daba sus consejos sobre cómo repartir el poco dinero que teníamos. Si bien comprendíamos de dónde venían, no seguimos sus consejos.

En lugar de eso, apartamos dinero a un lado para nosotros primero y entonces pagamos los gastos que podíamos, difiriendo los otros pagos el mayor tiempo posible. En última instancia, abrazamos la filosofía de cada dueño de negocio, incluyendo de aquellos que intentaban conseguir dinero de nosotros. Era nuestro dinero, y lo pagábamos cuando quisiéramos.

Haz de la inversión un gasto

Con el dinero extra que apartábamos cada mes, creamos una parte en nuestro presupuesto que era para invertir. Incluimos ese fondo de inversión en nuestra columna de gastos.

Al igual que con cualquier otro acreedor, teníamos obligaciones con esa columna de gastos de inversión y elegimos hacerle un pago cada mes. Esa decisión nos dio el capital que necesitábamos para hacer algunas de nuestras primeras inversiones.

Pregunta cómo

La mayoría de los ejercicios presupuestarios comienzan con las palabras “No podemos pagar eso.” En lugar de aceptar este status quo, nos propusimos adoptar estas palabras, “¿Cómo podemos pagar eso?”

Este simple cambio en el lenguaje nos permitió ampliar nuestros pensamientos cuando se trata de nuestro presupuesto.

En lugar de limitarnos a confiar en nuestros flujos de ingresos entrantes y existentes, nos obligamos a fijar metas de ingresos y cumplirlas pensando con creatividad en cómo podíamos generar más ingresos. El resultado fue nuevos productos y servicios que no habíamos explorado previamente en nuestro negocio. Estábamos creciendo tanto nosotros como nuestro negocio.

Devolver

Nuestro presupuesto no era solo sobre nosotros y nuestras ganancias. También se trataba de devolver.

Comprendimos que cuando mucho se te ha confiado, también se requiere mucho de ti. Por lo tanto, siempre hicimos una prioridad dar un cierto porcentaje de nuestros ingresos a causas que nos importaban, incluso cuando dolía hacerlo. Mucho se había invertido en nosotros, así que sabíamos que necesitábamos invertir mucho en otros también. Esto era algo no negociable, e hizo maravillas ayudándonos a crecer financieramente, y como individuos.

Tómate un tiempo para evaluar cómo presupuestas tu dinero. ¿Lo haces como una persona pobre o una persona rica? ¿Qué ajustes puedes hacer para cambiar la forma en que manejas el dinero y las inversiones?

dineroNuestras costumbres influencian nuestro estado físico y emocional, además de programar nuestro comportamiento que acaba por definir nuestra vida. Hay hábitos de los que sería mejor olvidarse, evitar a como dé lugar.

Algunos de ellos son los siguientes:

1. La costumbre de auto-compadecerse

Las raíces de la pobreza empiezan a crecer cuando la auto-compasión y brotan las quejas acerca de lo “miserable” de tu vida.

No tienes la figura que deseas, no tienes los ingresos que querrías, la educación que recibiste no es la que necesitabas, tu casa no es como la de la revista, el clima de hoy no te agrada, el vendedor en la tienda no te escuchó como debía, y todo, absolutamente todo a tu alrededor puede ser un motivo para sentir lástima de ti mismo y quejarte de tu mala suerte.

Entre tanto, las personas que tienen la costumbre de auto-compadecerse van perdiendo la simpatía de quienes los rodean. Y es que claro nadie quiere compadecerse eternamente de alguien así, con una vida llena de malas noticias. Nadie espera nada de un hipocondríaco crónico, se sabe que lo único que puede hacer es gimotear y por eso tampoco es común que se lo invite a nada ni se le tenga en cuenta. Para alguien así es muy difícil entablar relaciones personales que a su vez son muy importantes para forjar una carrera y conseguir un trabajo interesante.

Auto-compadecerse es la mejor manera de ganarse un sueldo miserable y tener una vida gris.

2. Costumbre de ahorrar en todo

Si en la tienda siempre vas en busca de la sección de rebajas, si piensas que les pagan más a tus colegas del trabajo aunque trabajen menos; si nunca le prestas nada a nadie, no dejas ni la más mínima propina a los camareros eso significa que la costumbre de la pobreza ya ha hecho nido en ti.

Los analistas dicen que intentar economizar en todo está lejos de ser signo de ahorro razonable y por el contrario es un síntoma de que la persona es incapaz de balancear sus gastos y sus ingresos.

3. Costumbre de medir todo en dinero

Sólo las personas en cuyas mentes crece la pobreza piensan que la única manera de ser feliz es tener un salario con gran cantidad de ceros y que no hay lugar para la alegría si no se tiene ropa cara, casa propia y un automóvil de alta gama.

Los sociólogos aseguran que al responder a la pregunta ¿qué necesitas para ser feliz? sólo aquellos con una mentalidad de pobreza empiezan enumerando los bienes materiales, mientras que aquellos con un punto de vista mejor enfocado mencionan el amor y la amistad en primer lugar. Lo interesante es que este último tipo de personas rara vez hablan de cuentas bancarias porque piensan que la riqueza se mide en la capacidad de generar ingresos y tener visión.

Una persona verdaderamente exitosa no depende del tamaño de su saco de oro.

4. Costumbre de entrar en pánico cuando el dinero se acaba.

Si con sólo pensar que se puede ser parte de la próxima oleada de despidos el pulso se acelera, eso puede ser un síntoma de una mente programada para la pobreza. La verdad es que el dinero es un fluido que va y viene.

5. Costumbre de gastar más de lo que se gana

Si trabajas en dos lugares pero aún así no te alcanza el dinero, es hora de cambiar algo en tu vida. Si una persona no logra entender en qué se diferencia un crédito de otro lo más probable es que nunca llegue a conocer la estabilidad económica.

6. Costumbre de hacer lo que no te gusta

¿Si no lo hago yo entonces quién lo hará?

Los psicólogos afirman que las personas cuyos empleos no les satisfacen están potencialmente programados para la pobreza y lo que podríamos llamar “mala suerte”. La razón está en los sentimientos que se despiertan en la persona al tener que ocuparse de asuntos que no le gustan. Para desterrar esa costumbre es necesario hacer no lo que alguien más necesita, sino lo que más nos produzca satisfacción. Sólo en ese caso es posible ver resultados “milagrosos”.

Ya dicen por ahí, si vas a ser zapatero, debes ser el mejor; y con razón, si te gusta lo más probable es que acabes teniendo una zapatería.

7. Costumbre de no tener una buena relación con las personas de tu familia.

Aunque podría parecer que tener malas relaciones con los miembros de tu familia no es algo tan grave, en realidad eso genera una especie de “tabú” mental y un malestar que podría llegar a convertirse en odio. El odio se convierte en amargura y la amargura en pobreza mental, que a su vez no permite ningún tipo de cambio ni perdón.

Kim KiyosakiRecientemente vi un artículo que preguntaba por qué las mujeres toman menos riesgos de inversión que los hombres.

Una creencia común es que las mujeres son más adversas al riesgo que los hombres en la mayoría de las áreas de la vida. Todos sabemos que el estereotipo dice que los hombres son los intrépidos, los tomadores de riesgos, mientras que las mujeres son más reflexivas y propensas a jugar a lo seguro.

Ese estereotipo ha desangrado en el ámbito de las finanzas y las inversiones, hasta el punto en que las emprendedoras e inversionistas a menudo son vistas como que es menos probable que tengan éxito porque toman menos riesgos.

¿Pero es cierto?

No tan rápido

Estudios recientes han demostrado que las mujeres en realidad no son más adversas al riesgo que los hombres. Un estudio mostró que décadas de investigación sobre el riesgo basado en el género se han malinterpretado, y que cuando se trata de negocios y finanzas, las mujeres y los hombres tienen un apetito de riesgo bastante similar.

En un artículo del LA Times, Therese Huston dice: “Encontramos que los hombres toman más riesgos recreativos, como el paracaidismo o conducir por encima del límite de velocidad. Cuando evaluamos el riesgo en un entorno empresarial, sin embargo, las diferencias de género por lo general desaparecen. Las administradoras, por ejemplo, asumen el mismo número de riesgos que los administradores masculinos cuando proponen proyectos.”

De hecho, el apetito por el riesgo parece ser más un rasgo individual que de género.

El mejor amigo de un emprendedor

Muchas de las mujeres exitosas que conozco prosperan en el riesgo. Es una parte integral de su plan financiero, y debe ser parte del tuyo también.

Cuando Robert y yo comenzamos nuestro camino hacia la libertad financiera, tomamos muchos riesgos. Dejamos nuestros trabajos estables y seguros para crear una empresa que no tenía garantía de éxito. Decidimos pagarnos a nosotros mismos primero e invertir antes de pagar nuestras facturas. Abandonamos el camino estable y nos arriesgamos a uno nuevo porque comprendimos que era la única manera de lograr nuestras metas.

El éxito no sucede sin algo de riesgo saludable. Nunca conocí a ninguna persona financieramente independiente que haya dicho: “Lamento haber tomado ese riesgo”.

Claro, cometido algunos errores en el camino que hicieron nuestro viaje mucho más difícil. Pero no cambiaría esos errores por nada, porque nos enseñaron lecciones valiosas que nos ayudaron a seguir adelante.

Tomando riesgos inteligentes

Ahora, hay una diferencia entre tomar riesgos inteligentes y ser temerario. Tomar un riesgo con tus finanzas no es lo mismo que jugar en Las Vegas.

Kayt Sukel, autora de The Art of Risk: The New Science of Courage, Caution & Chance, dice:

Un exitoso tomador de riesgos es un planificador… Los tomadores de riesgos exitosos no sólo miran los resultados inmediatos. Ellos hacen movimientos que los ayudarán a alcanzar sus metas de largo plazo.”

Igual necesitas hacer tus investigaciones, hacer las preguntas correctas y tener una educación financiera sólida antes de actuar. Una vez que tengas la educación para evaluar un riesgo financiero, no sentirás tanto miedo nunca más.

Entonces, ¿Qué te está deteniendo?

¿Has estado vacilando a comprometerte plenamente con el camino de la independencia financiera? ¿Tu miedo a lo desconocido te ha estado deteniendo por los riesgos que implica tomar un camino menos estable?

Ahora es el momento para darte una oportunidad a ti mismo. Abraza el riesgo como un viejo amigo, y deja que te lleve a donde quieres ir.

También hay una tonelada de datos que demuestran que las mujeres que dirigen empresas superan a otras empresas.

No es crucial, pero una forma en la que hemos enmarcado el riesgo en el pasado es demostrar que lo que la mayoría de las personas ven como “seguro”, un trabajo estable, ahorrar, etc., es más arriesgado que los riesgos que los inversores y los emprendedores toman.

Robert KiyosakiPara la mayoría de las personas, la idea de tener ingresos altos es algo bueno. Para los ricos, es malo.

Para la mayoría de las personas, la idea de tener pocos gastos es algo bueno. Para los ricos, otra vez, es malo.

Como dijo padre rico, “El dinero es sólo una idea.”

Una vez que entiendas la idea de que los ingresos bajos y los gastos altos son buenos, entenderás una de las realidades más cruciales de esta idea llamada dinero. No entender este concepto fundamental es la razón de porqué muchas personas ricas quiebran.

Cómo funciona realmente el dinero

Mientras estudiaba la idea del dinero a lo largo de mi vida, descubrí la regla 90/10: el 90 por ciento del dinero en el mundo lo gana el 10 por ciento de la gente. ¿Cómo lo hacen? Al posicionarse para tener ingresos bajos y gastos altos.

Si no entiendes el dinero o cómo funciona, esto te parecerá extraño. Puede que te estés preguntando “¿Cómo puede ser que tener ingresos bajos y gastos altos te pueda hacer rico?” La respuesta se encuentra en la forma en que los inversionistas sofisticados utilizan las leyes fiscales y corporativas para llevar esos gastos de nuevo a la columna de ingresos de sus estados financieros.

El estado financiero de una persona rica

Por ejemplo, este es un diagrama de lo que un inversor sofisticado busca hacer:

01

Cuando comiences a entender lo que está sucediendo en este diagrama, comenzarás a ver un mundo de mayor y mayor abundancia financiera.

El estado financiero de una persona pobre

Compara el diagrama anterior con el de la forma tradicional de pensar sobre el dinero:

02

Este es el diagrama financiero de la mayoría de la población mundial. En otras palabras, el dinero ingresa a la columna de ingresos y sale por la columna de gastos. Nunca vuelve. Es por eso que tantas personas tratan de crear un presupuesto para vivir por debajo de sus posibilidades, para ahorrar dinero, ser frugal, y recortar sus gastos.

Esta es la razón por la cual la mayoría de la gente dice: “Mi casa es un activo”, incluso cuando el dinero sale de la columna de gastos y no regresa, al menos no inmediatamente.

También explica por qué la gente dice: “Pierdo dinero todos los meses, pero el gobierno me da un alivio fiscal por perder dinero.” Dicen eso en lugar de “estoy ganando dinero con mis inversiones y además el gobierno me está dando un alivio fiscal por ganar ese dinero.”

Viendo el otro lado de la moneda

Padre rico dijo: “Uno de los controles más importantes que puedes tener se encuentra en esta pregunta: ¿Qué porcentaje del dinero que sale de tu columna de gastos termina en tu columna de ingresos el mismo mes?”

Al entender el lado de la moneda del que mi padre rico estaba hablando, vi un mundo completamente diferente al que la mayoría de la gente que trabaja duro, ganar mucho dinero y mantiene sus gastos bajos nunca ve. Pude ver un mundo de creciente riqueza en lugar de uno con rendimientos decrecientes.

Hoy, hazte la misma pregunta. ¿Qué porcentaje de tu riqueza va de tu columna de gastos de vuelta a tu columna de ingresos en el mismo mes?

Si puedes entender cómo se hace esto, también descubrirás un mundo de riquezas cada vez mayor.

Si no puedes ver esto, busca a alguien de confianza y discute con él/ella cómo podría ser posible.

Una vez que rompas el código, pasarás de un mundo de “no hay suficiente dinero” a uno de “demasiado dinero.” Y tu vida nunca será igual de nuevo.

 

 

 

Subir »
FB