Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Educación Financiera:

Aprende cómo funciona el dinero y como hacer que trabaje para ti.

millonariosBienvenido a otro episodio de Tu Vida Ilimitada.

Soy Carlos Marín, autor del número uno best-seller, La Fórmula De Éxito Ilimitado, estamos en un nuevo comienzo, ya empezó el año y una nueva vida para ti.

Hemos invertido seis semanas estudiando la motivación, una cosa muy clave para tu éxito, y lo estudiamos desde todos sus aspectos. Lo que la crea, lo que la sostiene, lo que la magnífica, y con todo esto te he estado preparando para un tópico crítico, algo sumamente importante, especialmente para esta época del año, para este momento en tu vida.

Quiero hacerte una pregunta: ¿Estaría bien si te enseño cómo pensar como un millonario?

Porque a mí me parece que para muchas personas esto puede ser un problema porque los veo atascados y no digo que tú necesariamente estés en ese lugar, pero te puedo enseñar cómo piensa un millonario.

Porque yo sé que es algo que muchas personas realmente quieren lograr, quieren llegar a ese punto pero realmente piensan que hay mucho misterio, muchas cosas fuera de su control, y está mucho más dentro de tu control de lo que tú te puedes imaginar.

Existe una forma de pensar que produce el tipo de resultado que consiguen los millonarios, gente súper exitosa, gente que gana mucho dinero, gente que tiene millones de dólares.

Algunos que tienen doctorados de universidad, otros que son solamente graduados de universidad, otros que no se graduaron del bachillerato. Algunos tienen negocios de servicio, otros son profesionistas, otros son negocios al detalle, negocios al por mayor, negocios por Internet, redes de marketing, ventas, etc. Muchos diferentes tipos de negocio y muchos diferentes tipos de personalidades y temperamentos que tienen los millonarios.

Algunos son esa persona tipo A, que está empujando constantemente, y otros son tan relajados que tú dirías: “Guau, ¿este tipo es millonario o esta señora es millonaria?” Entonces, existen muchos diferentes tipos de personas, con diferentes antecedentes. No podemos decir que sólo existe este tipo o este tipo. Existen diferentes formas de pensar que tienen estas personas.

Algunos son más organizados, son este tipo de persona quisquillosa que tiene que tener todo en orden, que hacen 17 listas al día, que no salen de la casa sin una lista y otros son este tipo de personas tan flexibles que le gusta la aventura, que prefieren reaccionar a las cosas.

Algunos son más sociables, les encanta la gente, tienen que estar socializando todo el tiempo y son constructores de equipo, son líderes de opinión, siempre están involucrados con las personas, y para estas personas a veces es más fácil crear este tipo de éxito.

Otros son solitarios, vuelan solos, son creativos o les gusta trabajar en la computadora o les gusta estar, como dicen trading, opciones, acciones, etc. A veces es un poco más difícil para esas personas porque siempre es importante construir equipos, no importa la personalidad que tengan o los antecedentes que tengan.

Algunas características, formas de pensar, son muy similares en todos ellos. Por ejemplo, todos son autosuficientes, toman responsabilidad por sus vidas, por sus resultados. Son personas con iniciativa, personas que son auto disciplinadas, personas que son auto motivadas. No son el tipo de persona que necesitan alguien detrás de ellos diciéndoles: “Mira, tienes que hacer esto. Mira, tienes que hacer lo otro”. Son personas que se auto motivan, tienen la iniciativa.

No necesitan a alguien encima de ellos todo el tiempo porque ellos están buscando mayores resultados de lo que otros esperan de ellos, tienen esa iniciativa, esa motivación, tienen ciertas creencias claves que los ponen en una posición un poco separada y un poco diferente que la mayoría de las personas.

Número uno. Tienden a tener esta creencia o este sentido de saber que servir a los otros es la clave del éxito. Ellos entienden que ellos son una persona y hay siete billones de personas o siete mil millones de personas más en el mundo, y que la única forma de realmente crear riqueza es servir al mayor número de esas personas.

Tienen ese espíritu de servir, tienen esa mentalidad de que los problemas contienen las semillas de mayor beneficio y muchas semillas de mayores beneficios; tienen esta creencia, esta forma de pensar que los problemas o las necesidades traen su propia solución con ellas, y que la solución de esos problemas o necesidades crean riqueza. Mientras más grande sea el problema, mejor solución tendrán, y mayores niveles de riqueza o premios traerá esa solución.

También tienen este sentido de que parte de lo que ellos quieren hacer es elevar a las personas a nuevos niveles de ambición, a soñar más, a nuevos niveles de aspiración.

Entonces, anticipan por ejemplo lo que la gente va a querer, aún antes que la gente sepa que lo quiere. Ejemplo de eso es Apple con Steve Jobs. Ellos no estaban solucionando un problema; simplemente crearon una aspiración mayor, un nivel de ambición mayor. Crearon algo más bonito, con un diseño mejor, que la gente simplemente tenía que tenerlo, incluso siendo más caro que las otras cosas, las otras soluciones.

Ya había teléfonos celulares, ya había MP3, ya había otras cosas allá afuera. Ellos lo que sacaron fue un nuevo nivel de aspiración, un producto bello, un producto que la gente quería, que tenía que tener.

Además, esta gente entiende que dar mayor valor equivale a mayor ingreso y mayor riqueza, que el mayor valor que den produce mayores ingresos, mayores riquezas y mayor éxito. Se enfocan en dar valor. Son personas que quieren dar, no tomar.

También tienen esta mentalidad que si va a suceder, yo lo tengo que hacer, y no significa que ellos lo tienen que hacer todo sino que si va a suceder, ellos lo tienen que hacer o tienen que ser el líder, tienen que marcar el paso, tienen que ser el primero. No el primero en términos de primero en fila, sino el que lleva la fila, el que la gente sigue. Si va a suceder, lo tienen que hacer, y lo marcan con su ejemplo.

Tienen también esta creencia, como dijo Napoleón Hill en Piensa y Hágase Rico, “Cualquier cosa que yo pueda concebir y creer, yo lo puedo lograr”. Tienen esa fe y creencia en sus ideas, en sus conceptos y en sus acciones, también creen que siempre hay una manera de lograr el éxito, si estoy comprometido y si soy persistente. Yo soy responsable por mis resultados, mi vida y mi actitud en la vida determina mi nivel de éxito.

Como dice el dicho en inglés, mi actitud determina mi altitud, mi nivel de altura en la vida, y mi actitud determina mi nivel de éxito porque la actitud positiva – como vimos anteriormente – magnifica y sostiene la motivación.

También tienen esta creencia de que actualmente no existe el fracaso. No hay tal cosa como fracaso permanente. Piensan: “A veces gano. Pero si no gané, entonces necesito aprender para que la próxima vez que salga con otro plan de acción para tratar de conseguir un nuevo resultado, entonces lograrlo.” No existe el fracaso. Sólo el fracaso sucede cuando te das por vencido.

El juego de la vida es un juego que seguimos jugando hasta que yo gano. Tienen esa mentalidad, esa forma de pensar.

Obviamente, hay muchas otras creencias que tienen pero estas son las más primordiales y cuando te empiezas a dar cuenta que existe esta forma de pensar, con esta forma de responsabilidad que uno toma, es difícil fracasar porque el fracaso realmente no existe.

tiempoEl tiempo es un activo. Muchos dirían que es el bien más preciado del mundo.

Sin embargo, hay muchas malas interpretaciones sobre él. Una de las más comunes que puedes ahorrarlo. La verdad es que solo puedes elegir cómo lo gastas. No hay manera de obtener tiempo de regreso y tampoco lo puedes guardar. Lo que sí puedes hacer es usarlo de manera más estratégica y te voy a decir cómo.

Paso mucho tiempo estudiando a millonarios como Richard Branson, Oprah Winfrey, Mark Cuban, Elon Musk y Warren Buffet, entre otros. Todos ellos tienen una forma de pensar similar sobre el uso de los minutos del día.

El tiempo es un recurso que muchos usamos mal, gastamos o abusamos. Pero si hay una cosa que puede acercarte al club de los emprendedores millonarios es su buen manejo.

Aquí hay cinco cosas que debes saber.

1. La distracción solo da tiempo perdido

Primero que nada, la concentración es la clave del éxito de los emprendedores multimillonarios a los que he entrevistado, estudiado y conocido. La distracción significa tiempo desperdiciado.

Por ejemplo, la distracción aparece en el momento en el que abres tu página de Facebook y empiezas a revisar tu feed. Antes de que te des cuenta ya viste tres videos virales y abriste tres páginas de artículos. Todo esto sin que cumplas la meta que te habías planteado para la hora.

Warren Buffet tiene un gran método para alcanzar los objetivos. Le pide a las personas que listen las 25 cosas más importantes que quieren hacer con su vida. Luego pide que se revise cada meta y se elijan las cinco más cruciales. La mayoría de la gente busca cumplir con esos cinco objetivos sin dejar de hacer las otras 20 cosas. Pero Buffet insiste que esas otras cosas son precisamente las que debes evitar a toda costa mientras cumples con las cinco más importantes.

2. Escribir tus metas incrementa un 42% la posibilidad de cumplirlas

Los objetivos son increíblemente importantes ya que te dicen porqué estás peleando o si debes desistir.

Pero si existiera una varita mágica que pudiera reprogramar tu cerebro y hacerlo más productivo, sería esta: de acuerdo con John Assaraf, autor de The Secret and Neurogym, el simple hecho de poner tus metas en papel incrementa 42% las posibilidades de cumplirlas. Esto es porque una vez que las escribas, se hacen reales.

Uno de los principales problemas que los emprendedores sufren es el no saber en qué concentrar su energía. Tratan de hacer 100 cosas a la vez en lugar de enfocarse en una meta específica.

Ahora ya sabes qué necesitas hacer, cuáles son tus metas más importantes y evitas distracciones. ¿Cuál es el siguiente paso?

3. Empodera a otros haciendo que tomen responsabilidades

Este puede ser uno de los puntos más difíciles de ejecutar, pero es indispensable.

Aun cuando tratas de hacerlo todo tu mismo, siempre contarás con solo las 24 horas que tiene cada día. Pero si puedes contratar a otra persona, ahora contarás con 48 horas para lograr las metas. Esto evidentemente se multiplica con cada persona que sumes a tu equipo. En teoría, puedes obtener entre cinco y siete horas de productividad absoluta de cada persona que contrates.

La gran pregunta es ¿cómo hacer para que los empleados se queden contigo?

Richard Branson tiene un dicho que lo dice claramente “Entrena a tus empleados lo suficientemente bien para que se puedan ir. Trátalos lo suficientemente bien para que no quieran hacerlo”.

4. Utiliza tecnología en lugar de personas

Las personas no siempre son la respuesta. Muchas veces es más fácil usar tecnología en lugar de seres humanos.

La automatización es algo que funciona en todo tipo de negocios. Pero antes de implementarla en tu empresa, asegúrate de que es un sistema que trabaje de manera eficiente. De lo contrario podrías convertir una solución en un problema.

“La primera regla de cualquier tecnología usada en un negocio es que la automatización aplicada a una operación eficiente incrementará la eficiencia. La segunda regla es que la automatización aplicada a un sistema ineficiente solo incrementará el problema” – Bill Gates.

5. No temas ser contrario

Los multimillonarios y personas exitosas son conocidas por no seguir las reglas. Por cada normativa que existe, hay un emprendedor que la está rompiendo o innovando.

Por ejemplo, Gates es conocido por leer sus correos uno a la vez en un monitor con cero distracciones dedicado para esa tarea. Por otra parte, Elon Musk, CEO de Teska Tesla Motors, SpaceX y directivo de SolarCity, se destaca por contestar sus mensajes mientras está en juntas o haciendo llamadas al mismo tiempo.

finanzasCasi todas las personas hacen propósitos cuando inicia el año. A estas alturas muchos de ellos ya se habrán olvidado. Se quedan sólo en buenos deseos que repetimos año con año.

Uno de ellos es el ahorro. “Ahora sí voy a ahorrar” dicen muchas personas. Pero ¿Para qué objetivos concretos? ¿Qué cantidad vamos a ahorrar? ¿Cómo vamos a hacerlo? Mucho de esto se queda en el tintero.

Pues bien, las respuestas a muchas de estas preguntas las podemos obtener si hacemos un plan, que no es más que trazar una ruta que nos puede llevar desde donde estamos hoy hasta donde queremos llegar.

Lo curioso es que muchísimas personas no tienen idea de lo uno ni de lo otro. Es decir, no saben cómo están sus finanzas personales hoy ni tampoco tienen claras sus prioridades: aquello que realmente es importante para ellos.

Entonces hay que empezar por ahí. Planear nuestras finanzas es seguir un proceso, que nos ayuda a darnos cuenta de nuestra situación financiera actual, determinar nuestras metas y objetivos, priorizar (porque el dinero es escaso) y desarrollar un camino, una estrategia, que nos lleve a lo que queremos lograr.

Para ello, se deben cubrir varias áreas críticas, incluyendo cómo manejar nuestro dinero, salir de deudas, nuestro retiro (que sin duda es muy importante, aunque lo veamos como algo lejano), temas de impuestos, testamentos, protección de lo que hemos logrado, entre muchas otras cosas.

Un buen plan financiero personal empieza reconociendo que cada uno de nosotros es único y diferente, por lo cual los consejos no pueden ser iguales para todos. Hay personas que son más gastalonas; otras, más ordenadas. Entonces no siempre les funciona lo mismo. Por eso es tan importante, también, conocernos a nosotros mismos, aprender a reconocer ciertos patrones de conducta en nosotros, para entonces entender qué podemos hacer para poder llevar nuestro barco —nuestro plan— al puerto que hemos elegido.

Ahora bien, hay gente que me ha comentado que todo esto está muy bien, pero no es aplicable a la realidad mexicana y a los salarios que gana la mayoría de la población. Esto es totalmente falso: mientras más escaso sea el dinero que ganamos, más importante será priorizar, cuidarlo y manejarlo bien.

Siempre he dicho que un buen salario, con dinero suficiente para gastar en muchas cosas, no es garantía de éxito financiero. Un salario modesto tampoco nos lleva al fracaso. De hecho si nos fijamos bien, la gente más endeudada en México corresponde a la clase media. Esto nos dice mucho.

Por otro lado, yo he sido testigo de cómo gente que vive en el campo y que realmente tiene un ingreso muy limitado, guarda en una botella algunas monedas cada semana “para lo que se ofrezca”. Una versión muy rudimentaria de un fondo para emergencias, pero es porque esa escasez les ha hecho aprender lo importante que es tener un colchoncito, aunque sea modesto.

También existen aquellos que piensan que hay magia detrás de esto y están en busca del “santo grial” o “la fuente de la eterna juventud”. Me preguntan cuál negocio es el más rentable o cómo pueden de repente salir de un tremendo bache financiero, incluso qué inversión es la mejor, como si se tratara de tener una bola de cristal.

La verdad de las cosas es que, como todo, alcanzar nuestros objetivos y formar un patrimonio no se puede lograr de un día para otro. Es un camino largo, que requiere mucha disciplina y siempre un enfoque en lo que es más importante para nosotros. Porque —como ya he dicho— la clave del buen manejo del dinero consiste en priorizar.

Un buen plan financiero puede ayudarnos también a evitar graves equivocaciones como, por ejemplo, entrar en una espiral de endeudamiento, posponer nuestro ahorro para el retiro o no proteger nuestro patrimonio. La gente que habla conmigo exclama: “Si hubiera sabido esto antes…” Siempre me da mucha tristeza, porque el tiempo no da marcha atrás.

El dinero —recordemos siempre— jamás es un fin en sí mismo. Es simplemente un medio para lograr cosas que son mucho más importantes.

Zugoi BlogNo fue mi culpa, ¿Ok?

Estaba metido en un rincón oscuro de un acogedor Starbucks con un Americano caliente. Mi objetivo era desaparecer en la pared y terminar mi trabajo.

Dos hombres cruzaron el lugar y se detuvieron en la mesa de al lado. Uno tenía el pelo corto y rizado con botones blancos y pantalones vaqueros, el otro una cabeza afeitada con gafas y expresión pensativa.

Después de solo unos minutos, escuché al Sr.Curly por sobre la música de mis auriculares:

“Venderemos 5 millones de leotardos este año”.                 

Así que sí, los espié. Claramente, su charla iba a ser mucho más interesante que mi tarea actual.

Normalmente, comenzaría una conversación con ellos, pero en cambio me senté en silencio y escuché al Sr. Curly, mentor del Sr. Glasses.

Poco sabía él que había obtenido un nuevo estudiante: el Sr. Rarito-escritor-de-internet-de-la-esquina.

Curly o Glasses, si están leyendo esto, gracias por la información

1. Curly – “Venderemos 5 millones de leotardos este año”.

Sí, mallas. La prenda de spandex que cubre a los gimnastas en todas partes.

El Sr. Curly tenía una joven sobrina, prima o hija que participó en el deporte. Él notó una necesidad. Él comenzó una compañía.

Aunque dio la clara impresión de que comenzó y vendió al menos una compañía antes, ahora esos leotardos estaban vendiendo 5 millones de unidades, pagando sus facturas y obteniendo el suficiente éxito para reunirse con extraños a las 10:07 de la mañana de un miércoles.

Aprendí: Las mejores ideas a menudo no provienen de Internet. Provienen de tu entorno.

2. Glasses: “Soy tan tonto que no tengo miedo de navegar por una conversación compleja”.

Había una razón por la que el Sr. Glasses estaba pasando una hora en un día de semana en una pequeña cafetería.

Él tenía preguntas. Era lo suficientemente tonto como para pensar que el Sr. Curly podría tener respuestas.

Me gusta mucho el Sr. Glasses.

¿Cómo navegas una conversación compleja? ¿Cómo manejas cuando no eres la persona más inteligente en la habitación?

Haces preguntas hasta que comprendas.

Aprendí: El orgullo te hará sentir miedo. Haz las preguntas de todos modos. El Sr. Glasses me recordó que cada vez que trato de parecer inteligente, no aprendo nada. Cada vez que abracé mi estupidez, aprendí mucho. Cada vez que pregunto “¿qué es eso?” aumenta mi banco de conocimiento.

3. Glasses: “No entiendo por qué las personas aquí guardan sus contactos”.

Yo tampoco, Sr. Glasses. Yo tampoco.

4. Curly – “La gente no se da cuenta de que a veces el acuerdo no tiene que ser hecho”.

En 2016, decía que sí a todo.

¿Comenzar un negocio de filtros de Snapchat independiente? ¡SÍ!

¿Ser escritor fantasma de tu libro? ¡SÍ!

¿Hablar en un evento aleatorio? ¡SÍ!

¿Conducir a través de la ciudad para tomar un café a tu conveniencia? ¡SÍ!

No sé por qué el Sr. Curly es buscado por aprendices entusiastas y estoy tomando un café tibio tomando notas de sus conversaciones, pero me imagino que una de las principales razones es porque tiene un criterio más definido para a lo que le dice que “sí”.

Aprendí: Decir no, no solo es para las cosas malas. También es útil cuando las buenas oportunidades no son las mejores.

5. Glasses: “¿Crees que es un buen modelo?”

Un buen modelo.

No “¿Es ese un buen producto?” No “¿Crees que puedo conseguir a las personas adecuadas?” No.

El Sr. Curly no le preguntó sobre productos, servicios, marketing, un logotipo o un sitio web. Él quería saber sobre el sistema. ¿Funciona para los primeros 100 clientes? ¿Qué hay de los primeros 1,000? ¿Puedes cobrar? ¿Durará este negocio?

Nunca supe exactamente qué tipo de negocio estaba intentando el Sr. Glasses.

Aparentemente no importaba.

Aprendí: Los sistemas vencen al sudor.

(PD: Odio eso. Lo odio porque soy mucho mejor trabajando de lo que soy pensando. Internet me crió para ser una máquina de productividad, pero apresurarse ciegamente solo está bien si no te importa en qué dirección vas.)

Mi nuevo gurú se fue, dejándome con pensamientos confusos y un cuarto de taza de cafeína fría.

Dos mesas más allá, una mujer llamada Sarah está preocupada de que su jefe no esté satisfecho con su trabajo.

Sarah tiene al menos un hijo, está en la escuela de posgrado y también trabaja a tiempo completo.

Su amiga (cuyo nombre no entendí) dijo esto:

“No puedes matarte tratando de complacer a todos”.

Gracias, amiga de Sarah.

dineroEn columnas previas le he compartido que somos un país con muy escasa cultura y educación financiera.

También que nuestro sistema educativo no nos enseña utilizar el dinero, el estudio de las finanzas personales no está incluido en ninguna parte, no se ha priorizado. Incluso, a nivel familiar, es común que hablar de dinero sea mal visto y hasta reprendido, como si se tratara de un tabú.

El dinero es un instrumento indispensable para nuestra vida, lo necesitamos para acceder a nuestras necesidades más básicas y también para construir una estabilidad y un modo de vida sostenible, incluso hasta un patrimonio, siempre de acuerdo a las prioridades y posibilidades.

Siendo entonces el dinero un medio indispensable en nuestra vida, ¿No sería lógico que nos educáramos al respecto?

Cada vez conocemos más sobre alimentación saludable, prevención de enfermedades y hábitos de vida, cuidados de la salud emocional, y muchos otros temas que nos permiten cuidarnos y tener una mejor calidad de vida. Hablar de dinero y aprender a usarlo, debe de estar en esta lista, pues también es un tema de salud personal y familiar, así que tenemos que saber hablar y resolver problemas de dinero.

Y le digo que tenemos que saber hablar de él, porque el dinero tiene reglas muy estrictas, reglas que no perdonan equivocación alguna. Por eso cuando nos equivocamos en nuestras decisiones con el dinero, las consecuencias son caras y duran bastante tiempo. El dinero no perdona, tiene la piel delgada, es muy delicado.

Hay tres conceptos importantes que los especialistas en finanzas personales recomiendan conocer, principalmente para poder planear nuestro futuro.

El primero de ellos es diferenciar entre los ingresos activos y los ingresos pasivos.

Los ingresos activos son los que ganamos por nuestro trabajo, por dedicar nuestra energía, tiempo y talento a realizar una o varias actividades.

Por ejemplo, el salario que se recibe por un empleo, la comisión que se obtiene por vender inmuebles, o los honorarios que se establecen al prestar una consultoría o servicio profesional. La característica principal es que este tipo de ingresos no llegan solos, sino que hay que salir a trabajar para conseguirlos.

Los ingresos pasivos son los que se producen por el uso de nuestro patrimonio e inversiones. Por ejemplo, la renta de una propiedad, los rendimientos de una inversión bancaria o bursátil, o los dividendos de un seguro, entre muchos otros. Aquí, el rasgo distintivo es que no se trabaja por el dinero, sino que el dinero trabaja para nosotros.

El siguiente concepto importante, es distinguir entre dependencia y libertad financiera.

Dicen los especialistas que cuando solo tenemos ingresos activos, estamos en la zona de la dependencia financiera, pues forzosamente tenemos que trabajar para conseguirlos, dependemos pues de la capacidad de levantarnos todos los días para salir a producir.

En cambio, cuando logramos ir construyendo ingresos pasivos, nos vamos moviendo de la zona de dependencia hacia la zona de libertad financiera, puesto que nuestros ingresos pasivos comienzan a poder pagar una parte de nuestros gastos de vida. En esta lógica, la libertad financiera se alcanza cuando los ingresos pasivos pagan nuestros estilo de vida, y entonces tenemos ya no la obligación, sino la opción de seguir trabajando para conseguir más ingresos activos.

El tercer concepto, se relaciona con el error que usualmente comete la gente que pasa toda su vida sin poder construir algo de riqueza.

Me refiero a que conforme vamos aumentando nuestros ingresos activos, inmediatamente elevamos nuestro nivel de vida, y entonces nunca separamos una parte de nuestro dinero, que nos permita invertir más adelante en activos que nos generen ingresos pasivos.

Vaya, entre más ganamos, más gastamos, usualmente en gustos y lujos, y entonces nos volvemos cada vez más dependientes, y por ende nos alejamos cada vez más de la libertad financiera.

Dicen los expertos que la gente rica ajusta su nivel de vida a lo que pueden pagar sus ingresos pasivos, pero que sigue trabajando para generar ingresos activos, mismos que invierte para aumentar sus ingresos pasivos, y poder subir su nivel de vida. Es un círculo virtuoso, aunque de mediano y largo plazo.

En cambio, los llamados clasemedieros, trabajan cada vez más duro para elevar sus ingresos activos, mismos que gastan en mejorar su nivel de vida, y nunca invierten nada, lo que tarde o temprano los deja sin un patrimonio para seguir adelante. Es un círculo autodestructivo, muy bonito en el corto plazo, pero fatal a mediano y a largo plazo.

¿Qué le parece? Luce doloroso hacer la transición de un esquema a otro, porque a todos nos gusta vivir lo mejor posible, pero el punto es si queremos vivir bien durante algún tiempo, o si queremos hacerlo para siempre.

Hay una buena frase que no es de mi autoría pero que aquí le comparto: “el dinero puede llegar por casualidad, pero la riqueza no, puesto que esa es producto de nuestras decisiones”.

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted.

financieramente libreEnfrentémoslo, cuantas más opciones tengamos en la vida, más rico y más gratificante se vuelve.

Afortunadamente, actualmente estoy en ese codiciado punto dulce en el que puedo hacer casi lo que sea que desee, siempre que quiera.

No me malinterpretes, no estoy en condiciones de comprar lo que sea que quiero, pero puedo aprovechar muchas oportunidades en la vida que normalmente están fuera del alcance de la multitud financieramente indisciplinada. Entonces, financieramente hablando, estoy en un buen lugar ahora mismo.

La flexibilidad es una gran ventaja

Si quiero dejar todo en este momento y tomar unas vacaciones de improviso, o visitar a algunos amigos en el otro lado del país, puedo hacerlo. Es cierto que no volaré en primera clase o me alojaré en hoteles de cinco estrellas, pero puedo hacerlo de una manera económicamente razonable, sabiendo que las facturas se pagarán en su totalidad poco después de que lleguen al buzón.

Muchos de ustedes saben que hace varios años hice la compra de mayor impulso de mi vida, desembolsando casi $ 2500 – de una cuenta de ahorros “dinero loco” que tengo – en un par de entradas para ver a mi equipo de hockey jugar un juego de la final de la Stanley Cup. Y no me arrepiento por un minuto.

También soy afortunado en este momento de estar en condiciones de manejar sorpresas financieras imprevistas, como cuando llegué cegado con un proyecto de dentista por $ 3332 para cubrir el costo de, entre otras cosas, quitar las muelas del juicio impactadas de mi hijo. Y mientras eso, de verdad en ese momento, estaba contento de poder pagar la factura completa sin tener que sacar un préstamo porque tenía un fondo de emergencia para manejar los gastos inesperados.

La búsqueda de la libertad financiera

Aunque mucha gente no estaría de acuerdo conmigo, no soy rico, pero soy financieramente gratis. Es importante entender que los dos no son sinónimos.

Lo creas o no, la libertad financiera se puede lograr sin importar cuánto dinero ganes. Todo lo que se necesita es mucha disciplina, un poco de paciencia, y un fuerte compromiso de gastar menos de lo que gana, por lo que predico constantemente que la libertad financiera es un estado de ánimo tanto como un estado de ser.

Entonces, ¿Cómo llegué a este punto? Bueno, hay dos grandes razones:

1. Siempre he vivido muy por debajo de mis posibilidades. Siempre.

2. He mantenido mi deuda al mínimo. Eso es no decir que toda la deuda es mala; no es. Pero durante el tiempo que puedo recordar, aparte de autos y casas, nunca he comprado nada a menos que haya tenido el dinero ya reservado para pagarlo en su totalidad.

Esa simple estrategia me ha permitido evitar decenas de miles de dólares en pagos de intereses a lo largo de los años. Eso es dinero que he podido gastar en cosas divertidas como vacaciones de última hora en Hawaii y, lo que es más importante, alimentar mi jubilación, dinero loco y fondos para días lluviosos.

La moraleja de la historia

Nunca es demasiado tarde para comenzar su búsqueda de la libertad financiera.

Recuerde, si yo pude hacer esto, usted también puede, incluso si tiene un ingreso modesto y actualmente se encuentra enterrado bajo una montaña de deudas. Tienes que confiar en mí en este caso.

La única pega es que realmente tienes que quererlo.

La conclusión es la siguiente: La deuda limita tus elecciones y oportunidades futuras en la vida porque terminas gastando los salarios del mañana hoy.

La buena noticia es que al forzar (y luego mantener) la tinta roja en su hoja de balance al mínimo, no solo mantendrá más control de su vida a medida que envejece, sino que también obtendrá la flexibilidad financiera para hacer es más rico y más gratificante también.

éxito financieroSi nuestra manera desordenada o poco sensata de manejar nuestras finanzas el año pasado la repetimos este año, entonces tenemos garantizado cosechar este año los mismos frutos.

Para tener éxito este año en alcanzar lo planeado, habrá que evitar todo aquello que nos robe tiempo o dinero. Las cosas que diariamente nos pueden “robar el tiempo” son todos los asuntos o personas que nos impiden o distraen de hacer lo que tenemos que hacer de acuerdo con nuestros planes.

Lo que nos puede “robar dinero” es todo aquello que nos impide hacernos de un capital como son los gastos no planificados.

Debemos evitar gastarnos los ingresos extras de los meses en los cuales nuestro negocio, profesión u oficio es más productivo o bien tenemos ingresos adicionales al salario que recibimos.

A pesar de los obstáculos que nos desafiarán, sigamos hasta que terminemos lo que comenzamos. Eso nos garantizará ver el éxito financiero. Recordemos que disciplina es hacer algo bueno, aunque no queramos o sintamos hacerlo. Y solo actuando así, es como alcanzaremos nuestras metas.

Limite sus gastos a lo que le permite cubrir su salario o ingreso mensual promedio si trabaja por su cuenta. Planifique en qué gastará su dinero mensualmente y cuánto piensa gastar en cada cosa y luego salga a gastar de acuerdo con lo  planeado.

Para ello, ordene las prioridades en su presupuesto. Cubra primero lo esencial como son los alimentos y bebidas nutritivas, vestido, educación, esparcimiento, medicina y vivienda. Luego, según lo que le quede, decida cuánto va a destinar para comprar cosas que  son útiles o bien  traerán cierta comodidad o le satisfagan un deseo o gusto que se quiera dar.

Llevar control de los gastos le evitara salirse de lo planeado, tener problemas económicos y dolores de cabeza. Esto se puede evitar si ejerce control sobre sí mismo a la hora de gastar, no justificando ciertos gastos no planificados para no sobrepasar su límite de gastos.

Este año, primero debe salir de deudas pues el pago de los intereses drenan capital. Y en segundo lugar, debe esforzarse en lograr que cada mes la cantidad de dinero que gaste sea menor a la que  ingresa, ya sea que perciba un salario o bien que trabaje por cuenta propia.

En tercer lugar, empiece a apartar este mes un diez por ciento de lo que le  ingresa y en octubre tendrá ahorrado un salario completo, o el equivalente a su ingreso mensual promedio si trabaja por cuenta propia.

De esta manera si recibe un salario, podrá llegar a tener el equivalente a tres salarios ahorrados si también evita gastar el bono 14 y el aguinaldo que recibirá este año. Lo ahorrado podrá invertirlo en aquello que le genere entradas que le permitan disfrutar de libertad financiera, seguridad y bienestar personal.

Si usted hace eso que la mayoría de personas no hará, llegará a tener lo que la mayoría de personas no llegarán a tener.

dineroEn nuestra cotidianidad solemos escuchar mitos que hablan de brujas, personas que deambulan por los pueblos del país y monstruos que producen hasta pesadillas. Y aunque parezca extraño, en las finanzas también existen historias que se alejan de la realidad pero que nos hacen tomar decisiones, que en muchas veces, nos perjudican.

Tal es el caso de las historias, o mitos, que rondan el dinero, y que nos impiden tener unas finanzas personales saludables, cercanas y honestas.

Aquí algunos de los que, según Resuelve tu deuda, seguramente hemos escuchado:

1. Las tarjetas de crédito son malas:

Esta expresión es muy común entre las personas que han tenido o que conocen a alguien con una mala experiencia crediticia. Lamentablemente, eso genera un alejamiento a estos productos y cuando se llegan a adquirir, hay un desconocimiento sobre el correcto manejo de este.

2. A gastar que el mundo se va a acabar:

De acuerdo con ‘Resuelve tu deuda’, esta es una frase muy irresponsable que incentiva el consumo voraz e improvisado, basada en la idea de que se debe disfrutar el presente. Sin embargo, al olvidar el porvenir, también se niega la importancia que tiene el dinero para asegurar una vejez digna.

3. El dinero no importa:

Aunque no parezca, las finanzas están insertas en la vida cotidiana. Cada día se realizan miles de transacciones que involucran un intercambio de dinero por bienes o servicios. Menospreciar su relevancia traería como consecuencia un desinterés por perseguir un bienestar económico.

4. El dinero es malo:

Realmente existen buenos y malos usos del dinero, así como formas legales e ilegales de obtenerlo.

Sin embargo, señala ‘Resuelve tu deuda’, esto no implica que la riqueza tenga un atributo moral que le sea propio. “A falta de esta distinción, se cree que hablar o desear una mejor vida financiera es algo que no empata con valores positivos”, explicaron.

5. Con el pago mínimo es suficiente:

Esta frase es un pretexto común entre quienes desconocen el funcionamiento de su tarjeta de crédito, ya que, al realizar la aportación mínima solicitada, se están cubriendo principalmente los intereses y comisiones, sin impactar mucho al capital.

“Pagar el mínimo es un último recurso para no caer en mora, pero definitivamente no debería ser la norma”, mencionó ‘Resuelve tu deuda’.

6. El dinero no me alcanza para ahorrar:

Una mala administración financiera puede generar que la persona gaste más de lo que puede soportar, ya que carece de un control en el flujo de su dinero. De ahí que alguien con un alto nivel de endeudamiento destine todos sus ingresos a salir a flote y no le queden recursos suficientes para generar un ahorro.

Conociendo los mitos que rondan el dinero y nuestras finanzas personales, es necesario saber por qué los creamos.

La principal razón es la ausencia de información y los prejuicios que adoptamos según el contexto en el que vivimos. Adicional a esto, entre menos exposición e interés tengamos hacia el mundo económico, mayor será el efecto negativo que tendrán.

“También existe una carencia de maduración en la educación financiera. De niños se enseña el valor del ahorro usando una alcancía, pero conforme uno crece, también cambian los productos y servicios a los cuales se tiene acceso”, aseguró ‘Resuelve tu deuda’.

Esto, según los expertos, genera que las opiniones de gente cercana y sus historias asienten el efecto que tienen los mitos: desconfiar de los movimientos financieros.

Por ello, es importante identificarlos y eliminarlos para mejorar nuestra situación económica, y no vernos afectados en el futuro próximo por una mala decisión influenciada por estas historias.

Y ¿cómo se identifican?: educándonos, investigando sobre si lo que se dice es o no verdad y no dejarnos guiar por las opiniones de gente poco familiarizada, “es necesario para elegir opciones que impulsen el bienestar económico”, puntualizó ‘Resuelve tu deuda’.

libertad financieraPaso # 7: Salir de la deuda

¿Estás teniendo dificultades para pagar una gran deuda con tarjetas de crédito o préstamos estudiantiles? Haga que sea una prioridad descargar parte de esta carga en 2012. A fines de 2007, me despedí de 20 años de deudas; me parece fantástico tener ese peso sobre mis hombros.

Si tiene la disciplina mental, ahorrará dinero pagando primero su deuda con intereses altos. Pero si ya probó ese método y falló, considere usar una bola de nieve de la deuda. Pague sus deudas comenzando con el saldo más pequeño primero. Así es cómo:

1. Ordene sus deudas desde el saldo más bajo hasta el saldo más alto.

2. Designe una cierta cantidad de dinero para pagar las deudas cada mes.

3. Pague el pago mínimo de todas las deudas excepto la que tenga el saldo más bajo.

4. Lanza cada centavo a la deuda con el saldo más bajo.

5. Cuando la deuda haya desaparecido, no modifique la cantidad mensual utilizada para pagar las deudas, sino arroje todo lo que pueda a la deuda con el siguiente saldo más bajo.

La bola de nieve de la deuda puede darte impresionantes recompensas psicológicas, manteniéndote motivado para permanecer en el juego. No es matemáticamente ideal, pero funcionó para mí (y para muchos otros). Independientemente de cómo elijas salir de la deuda, quédate con ella. No te rindas.

Lo perfecto es el enemigo de lo bueno. Cuando pasas tanto tiempo buscando la “mejor” opción que en realidad nunca haces nada, te estás saboteando a ti mismo. Y una solución ideal que no se cumple es peor que una buena solución que realmente usará. Elige una buena opción y actúa.

Paso # 8: Financia tu retiro

Si eres joven, probablemente no creas que necesites iniciar una cuenta de jubilación. Te equivocas. No importa la edad que tengas, ahora es el momento de comenzar a ahorrar para la jubilación. ¡El extraordinario poder del interés compuesto favorece a los jóvenes, y en gran medida! En The Automatic Millionaire, David Bach escribe:

El mayor error de inversión que puede cometer es no utilizar su plan de jubilación y no aprovecharlo al máximo.

Si su empleador ofrece algún tipo de igualación de contribución de jubilación, como un 401 (k), asegúrese de aprovecharlo. Puede que no sea dinero “gratis”, pero está muy cerca. También considere comenzar una Roth IRA.

Después de leer The Automatic Millionaire hace un par de años, abrí una Roth IRA en Sharebuilder. Era más fácil que abrir una cuenta de cheques. Logré hacer la contribución máxima desde 2006. En 2008 y 2009, llegué al máximo de mi 401 (k).

Paso # 9: Automatiza tus finanzas

En los últimos años, me he estado moviendo hacia un sistema de finanzas personales sin papel. En el camino, estoy aprendiendo el valor de automatizar las transacciones de rutina. Cuando haces que las cosas sean automáticas, eliminas el elemento humano, lo que hace que te resulte más difícil ensuciarlo.

El ejemplo clásico es la protección contra sobregiros. Al vincular su cuenta de cheques a su cuenta de ahorros, tiene una red de seguridad si devuelve un cheque. Pero hay otras formas en que esto puede funcionar para usted. Por ejemplo, he configurado pagos automáticos con la compañía de gas, la compañía de cable y mi compañía de seguros de automóviles. También realizo depósitos automáticos en mi cuenta de ahorros en línea.

Una gran ventaja para la automatización: cuando paga sus facturas y ahorra e invierte automáticamente, ¡es fácil saber cuánto le queda para gastar al final de cada mes!

Haz lo que te funcione. Hay pocas reglas estrictas en el mundo de las finanzas personales. Puedo sugerir métodos que me funcionaron (y para otros), pero solo usted puede determinar si estos métodos son apropiados para sus propias circunstancias.

Paso # 10: Gana dinero extra

Puede cumplir con muchos de sus objetivos financieros reduciendo sus gastos y utilizando las herramientas adecuadas. Pero nada sobrealimenta su progreso como un aumento en los ingresos. ¿Cómo puedes ganar dinero extra?

• Pide un aumento. Varios lectores han escrito para decirme cómo se han dado un aumento a través de la ambición y el ingenio. Cómo negociar su salario, ya sea antes o después de que lo contraten.

• Cambiar de empleador. No todos los empleadores pueden o están dispuestos a ofrecer aumentos, incluso cuando son merecedores. Si se encuentra en una posición en la que no es posible obtener un aumento, considere buscar un nuevo empleador.

• Toma un segundo trabajo. Muchas personas encuentran que la mejor manera de salir de un agujero financiero es tomar temporalmente un segundo trabajo. Nadie quiere trabajar más de 40 horas por semana, pero a veces eso es lo que se necesita para salir de la deuda o ahorrar para una casa. Solo recuerda que estás haciendo esto por un corto tiempo.

• Usa tus pasatiempos. Sí, es posible tener pasatiempos para ganar dinero. No te vas a hacer rico jugando World of Warcraft, pero muchas personas usan pasatiempos productivos para ganar un poco de dinero extra.

• Vender cosas. Cuando decidí salir de las deudas, uno de mis primeros pasos fue vender muchas de las cosas que había comprado con esos $ 35,000. Utilicé eBay, Craigslist, ventas de garaje y Amazon Marketplace para vender las cosas que ya no necesitaba ni deseaba. El dinero que gané impulsó mi reducción de la deuda.

Otra forma efectiva de aumentar sus ingresos es buscar el espíritu empresarial. Mientras trabajaba para vencer mi deuda, comencé un pequeño negocio de consultoría informática. No generó muchos ingresos, ¡pero proporcionó $ 2,000 al año que de otro modo no habría tenido!

Paso # 11: Aprende el arte del gasto consciente

Ser frugal no significa que tengas que privarte a ti mismo. No estás renunciando a lo bueno por el resto de tu vida.

En cambio, la frugalidad consiste en elegir gastarla en las cosas que son importantes para ti, mientras que recortar despiadadamente en las cosas que no son importantes. Ramit Sethi llama a esto gasto consciente, que es una manera fantástica de describirlo. El gasto consciente implica que estás eligiendo activamente gastar en algunas cosas y no en otras.

Contraste esto con la forma en que la mayoría de la gente pasa. Tendemos a gastar en reflejo. Compramos cosas porque se espera que lo hagamos, porque todos los demás lo hacen.

Gastamos para tener lo que otras personas tienen. Nos inscribimos en membresías de gimnasios que nunca utilizamos, nos suscribimos a revistas que nunca leemos, y pagamos palos de golf que se entierran en el garaje. Hacemos compras impulsivas en la tienda de comestibles, o incluso en artículos grandes, como computadoras y automóviles. La mayoría de las veces, las personas pasan sin pensar.

Pero con un gasto consciente, evalúa cada compra. Usted se pregunta: “¿Comprar esto me ayudará a cumplir mis objetivos? ¿Me hará más feliz? ¿Es congruente con lo que soy y lo que quiero hacer? ” Sé que esto suena como un galimatías de la Nueva Era, pero no lo es. Estas preguntas pueden tener un poderoso efecto positivo sobre cómo gastar y ahorrar.

El gasto consciente no es restrictivo; es liberador. Te permite reducir las cosas que no son importantes para ti, así puedes gastar en las cosas que sí importan. Aprender a practicar el gasto consciente es una forma segura de mejorar su calidad de vida.

Paso # 12: Edúcate

El conocimiento es poder. Las finanzas personales no tienen que ser un misterio. Suscribirse a este sitio, lea otros sitios de finanzas personales. Visita tu biblioteca pública. Pide prestado libros de dinero y manuales de autodesarrollo. Aquí hay cuatro de mis favoritos:

• Si está endeudado y no puede encontrar una salida: cómo salirse de la deuda y vivir con prudencia

• Si desea saber más acerca de la inversión: la Guía de inversión aleatoria

• Si las cosas son difíciles y necesitas encontrar maneras creativas para llegar a fin de mes: The Complete Tightwad Gazette

• Si desea un manual de motivación que lo motive a perseguir sus objetivos: La magia de pensar en grande

No tiene que estar de acuerdo con todo en un libro para obtener algo de eso. Leí muchos libros de finanzas personales, algunos son buenos, pero muchos no. Incluso los peores libros suelen tener una o dos cosas que puedo extraer de ellos. Aprenda a leer un libro de finanzas personales para que pueda elegir aquellas piezas apropiadas para su vida.

Pensamientos finales

Tomar el control de sus finanzas puede ser intimidante, ¡hay tanto por hacer! – pero no tiene por qué ser así. Una solución efectiva es tomarse un día de vacaciones del trabajo: designe una fecha específica como su “Día del dinero” personal. Utilice este día para configurar finalmente Quicken en su computadora, abrir una cuenta de jubilación y buscar un mejor trato en su seguro.

La buena noticia es que puede salir de la deuda. Puede ahorrar para la jubilación. Si puedo hacerlo, tú también puedes.

Zugoi BlogHace unas semanas, escribí sobre el genio financiero de Amazon.com. En ese artículo, hablé sobre cómo el hábito de Amazon de gastar sus ingresos en inversiones era el modelo para hacerse rico. Los ahorradores son perdedores; los gastadores son ganadores.

Hace unos meses, la adquisición de Whole Foods por Amazon dominó los titulares financieros. Pero quizás te perdiste de una historia lateral realmente interesante.

En un movimiento que casi nadie podría haber previsto a mediados de los 90 cuando Amazon acababa de empezar como una librería online, la adquisición de Whole Foods ahora lo convierte en uno de los competidores más grandes y peligrosos de Walmart.

La gran ventaja de amazon (datos)

Como Kevin Maney escribió para RawStory, la combinación de los datos de los usuario y la eficiencia operativa que Amazon puso en marcha los hace mucho más probable que dominen Walmart en el espacio de las ventas al por menor que las adquisiciones de empresas como bonobos (tienda de ropa en línea) de Walmart los hagan capaces de enfrentarse cabeza a cabeza con Amazon.

La interacción de un siglo entre la tecnología y las ventas al por menor sugiere que Walmart está jodido,” escribe Maney. “Sus esfuerzos para convertirse en un minorista online mediante la compra de Bonobos y Jet.com terminará haciendo que la compañía se parezca a Michael Jordan jugando al béisbol; lo que lo hizo grande en una cosa no se traslada en otra.”

La elección de Amazon por Whole Foods, por otro lado, sólo mejorará su negocio, de acuerdo con Maney, “O Whole Foods ayudará a Amazon a aprender acerca de un sector de servicio al cliente que todavía no posee o la Inteligencia Artificial de Amazon ayudará a hacer a cada tienda de Whole Foods irresistible para todos en sus barrios. O ambos.”

Walmart tiene miedo

Frente a esta creciente competencia, Walmart hizo un movimiento interesante esta semana. Les están diciendo a sus socios y proveedores que no pueden hacer negocios con ellos si usan el software de servidores en la nube AWS de Amazon. En su lugar, deben trasladar su software a la nube de Azure de Microsoft.

Como Fortune informó, un portavoz de Amazon dijo que esto es Walmart haciéndole bullying a sus proveedores; y tiene razón.

Como resultado, muchos proveedores se están poniendo de pie contra Walmart. Después de todo, no es poca cosa mover tu tecnología a un nuevo sistema en la nube, y es una interrupción del negocio que podría ser muy costoso.

En los días en que Walmart era una potencia que parecía imparable en el negocio minorista, podrían salirse con la suya con este tipo de tácticas. Pero hoy en día, Walmart no tiene tanto poder como solía tenerlo, y seguirán perdiendo cuota de mercado en los próximos años.

No tengo dudas de que Walmart no sólo continuará con este tipo de tácticas, sino que probablemente también doblará la apuesta sobre ellas. ¿Por qué? Porque tienen miedo.

Dos tipos de mentalidad

Y todo esto es indicativo de dos tipos de mentalidades en juego: la mentalidad de la abundancia y la mentalidad de la escasez.

Mi padre rico dijo: “Hay dos tipos de problemas de dinero. No tener suficiente dinero, y tener demasiado dinero. ¿Qué tipo de problema de dinero quieres tener?

En el mundo de los negocios, esto también se puede modificar para decir, “Hay dos tipos de problemas de negocios: no tener suficientes oportunidades y tener demasiadas oportunidades.”

Amazon ve un mundo de abundancia. Debido a esto están haciendo movimientos pro-activos que fortalecen sus negocios y abren nuevas asociaciones y posibilidades.

Walmart ve un mundo de escasez. Debido a esto están tomando medidas drásticas contra los vendedores y socios para aterrorizarlos sobre los servidores de la nube de Amazon. Este tipo de movimientos sólo alejarán las asociaciones y posibilidades.

Amazonas está avanzando; Walmart está construyendo muros.

¿Cuál vas a ver?

En esta batalla entre Amazon y Walmart, hay una importante lección que aprender para ti y para mí. La pregunta fundamental que debes hacer es, ¿serás una persona que ve la abundancia o verás sólo escasez?

Si escoges la escasez (y esa es casi el default de todos) nunca serás realmente exitoso. Como escribí hace unos años en un post llamado “Las dos formas de ver el dinero”:

Padre rico conectó lo que vio como algunas de las causas de la escasez a los efectos que tienen sobre las actitudes de las personas. Lo interesante era que los valores que las personas pensaban que los ayudaban, en realidad, y paradójicamente, creaban escasez en sus vidas.

Padre rico decía:

Entre más seguridad necesites en tu vida, más escasez habrá en tu vida. Es por eso que la gente no toma las oportunidades para hacer que su dinero trabaje para ellos a través de las inversiones y los negocios. Tienen demasiado miedo de tomar riesgos.

Cuanto más competitivo seas, más escasez hay en tu vida. Es por eso que la gente compite por los empleos y las promociones en el trabajo, y compiten por mejores notas en la escuela.

Las personas que son creativas, cooperativas, y tienen buenas habilidades financieras y de negocios, por otro lado, a menudo tienen vidas de creciente abundancia financiera.

Las palabras y la sabiduría del padre rico son hoy verdaderas para Walmart y las otras compañías como ellos. El impulso por seguridad y el espíritu competitivo mal dirigido seguirán haciéndoles perder terreno ante Amazon, no ayudarlos a expandir su negocio.

La abundancia es una elección diaria

La cosa es que en un momento Walmart fue innovador y exitoso. Veían el mundo de la abundancia. Hoy en día, están operando con una mentalidad de escasez. Y esto es un buen recordatorio de que debes elegir tu mentalidad todos los días. Nunca hay un momento en el que llegas al final de tu viaje mental.

Uno no se despierta un día y dice: “Lo logré. Ahora soy una persona que ve la abundancia. ¿Qué sigue? “En lugar de eso, debes despertar cada mañana y decirte:” Hoy, elijo ver al mundo como una oportunidad y voy a actuar en consecuencia.”

Entonces, ¿Qué vas a elegir hoy?

libertad financieraDiscutimos muchos aspectos de las finanzas personales en Get Rich Slowly. Exploramos formas de ganar más dinero, salir de las deudas y crear un fondo de emergencia. Hablamos sobre la psicología de la administración del dinero y compartimos consejos y trucos para aprovechar al máximo sus ahorros y su carrera. Básicamente, hacemos nuestro mejor esfuerzo para ayudar a los lectores a tomar el control de sus vidas financieras.

A veces es fácil perderse en los pequeños detalles de la administración del dinero. A veces olvidamos la gran imagen. Si ha decidido tomar el control de sus finanzas, este es el lugar para comenzar. Está lleno de consejos y recursos para aprovechar al máximo su dinero.

Aquí hay doce pasos simples pero efectivos para tomar el control de sus finanzas.

Paso # 1: Establecer objetivos financieros

El camino hacia la riqueza está pavimentado con objetivos. Si no sabes por qué haces esto, por qué estás haciendo sacrificios, por qué trabajas tan duro, es muy fácil fallar. Pero si estableces metas, éstas pueden ayudarte incluso cuando las cosas se ponen difíciles. Cuando tienes que tomar una decisión, tus objetivos pueden ayudarte a mantenerte enfocado en lo que es importante.

Para que tus objetivos sean efectivos, tienen que ser personales. Tienen que significar algo para ti. En este momento, uno de mis objetivos es ahorrar dinero para viajar. Hace un par de años, mi objetivo era ahorrar para un Mini Cooper. Antes de eso, mi objetivo era deshacerme de 20 años de deudas.

Para mantener su enfoque al frente y al centro, puedes usar herramientas basadas en la web como Joe’s Goals, StickK o 43 Things. Es posible que encuentres un socio de responsabilidad. O puedes anunciarte a ti mismo. Y prepárate para los reveses. No alcanzarás tus objetivos sin errores. Estas cosas pasan. La mejor manera de enfrentar los problemas es tener un plan antes de que ocurra.

Paso # 2: Rastrea cada centavo que gastas

Los autores de Your Money or Your Life instan a los lectores a “realizar un seguimiento de cada centavo que ingresa o sale de su vida”.

Esta es la mejor manera de tomar conciencia de cómo el dinero en realidad aparece y desaparece en tu vida en lugar de cómo crees que va y viene… Este es el paso que de alguna manera produce el mayor impacto.

El año pasado, dejé de rastrear mis gastos. Gastaba menos de lo que ganaba, y pensé que era demasiado trabajo. Lamenté eso. De hecho, me he comprometido a reanudar el seguimiento de mis gastos nuevamente. Estoy feliz de haberlo hecho, pude ver algunos lugares problemáticos y hacer correcciones.

No importa cómo haga un seguimiento de sus gastos: lo más importante es hacerlo.

• Puede usar un cuaderno de efectivo.
• Puede usar una herramienta en línea como Mint.
• Puede usar un software como Quicken.

Cualquiera sea el método que elija, quédese con él. Hazlo un hábito. No mezcle los números. Registre sus transacciones lo antes posible. Por encima de todo, no te juzgues a ti mismo. El seguimiento de sus gastos es un ejercicio de recopilación de datos; no es el momento apropiado para cambiar sus hábitos.

Paso # 3: Desarrolla un presupuesto

Después de rastrear sus gastos durante algunas semanas (o meses), use los datos que ha recopilado para desarrollar un presupuesto. De acuerdo con The Millionaire Next Door, el presupuesto es una cosa que distingue a los ricos del resto de nosotros: el 55% de los millonarios mantienen un presupuesto.

Mucha gente, incluido yo mismo, no puede presupuestar por una variedad de razones: es aburrido, no creemos que lo necesitemos o no sabemos cómo hacerlo. Pero este simple acto puede proporcionar una hoja de ruta para su dinero.

Hay una variedad de métodos de presupuesto que puede elegir, desde el presupuesto de tres pasos de Andrew Tobias hasta el presupuesto del 60%. Mi favorito reciente (y uno de los favoritos de los lectores de GRS) es la fórmula de dinero balanceado de Elizabeth Warren: 50% para Necesidades, 20% para Ahorros y todo lo demás para Deseos. Simple pero efectivo

Gasta menos de lo que ganas. Esta es la habilidad monetaria fundamental. Es de sentido común, sin embargo, muchas personas nunca aprenden a hacerlo. Solo gastando menos de lo que gana puede esperar acumular riqueza.

Esto es más fácil de hacer si realiza un seguimiento de sus gastos y desarrolla un presupuesto, pero esos pasos no son completamente necesarios. Incluso si no hace nada más en esta lista, gastar menos de lo que gana puede ponerlo por delante de sus compañeros.

Paso # 4: Revise sus cuentas (y solicite descuentos)

Al menos una vez al año, debe revisar los contratos y acuerdos que tiene con varios bancos y proveedores de servicios. Este es también un buen momento para revisar sus cuentas financieras y asegurarse de que todo siga coincidiendo con sus necesidades.

• Lea los acuerdos de su tarjeta de crédito y asegúrese de entender todo. (Si no lo hace, haga preguntas). Cuando leo mis propios acuerdos, marco la línea de servicio al cliente y solicito una aclaración.

• Verifique sus niveles de servicio. Tenemos una tendencia a seguir pagando por el mismo servicio que siempre hemos tenido, ya sea con nuestro teléfono, nuestra electricidad o nuestra membresía en el gimnasio. Este es un buen momento para hacer un control rápido y asegurarse de que solo está pagando por lo que necesita.

• Pregunte por tarifas más bajas. Todo el camino de vuelta en 2009, G.E. Miller compartió cómo redujo su factura de cable en un 33% sin perder ningún servicio. Muchos lectores de GRS informaron un éxito similar. Revise sus facturas mensuales para ver si hay alguna que pueda llamar para solicitar una reducción. Si paga por canales que nunca usa, piense en cambiar a un servicio de transmisión que realmente usará.

• Si alquila, revise su contrato de arrendamiento o alquiler para asegurarse de que tenga en claro todas las políticas. Mientras lo hace, considere solicitar una reducción de alquiler. ¿Suena loco? Si eres un buen inquilino y regularmente pagas a tiempo, no es tan descabellado.

• Revisa tu seguro. ¿Llevas políticas con tres compañías diferentes? Consolídelos en un solo lugar. Verifique los deducibles en su auto y seguro de propietario. ¿Son demasiado bajos? ¿Podría permitirse subirlos y “autoasegurar” los primeros $ 1,000 de daño? ¿Y su cobertura de responsabilidad civil es lo suficientemente alta?

• Repase sus cuentas de inversión. Verifique sus saldos y la asignación de activos. ¿Tiene demasiadas acciones para su tolerancia al riesgo? ¿Deberías tener más material? Si es así, cambie las cosas para llegar a su asignación objetivo.

Este paso puede ser aburrido, pero es importante. Los términos cambian todo el tiempo. Tu situación financiera cambia. Pasar una tarde al año para revisar sus acuerdos (y solicitar descuentos) puede evitar que quede atrapado en contratos que no desea y le ahorrará dinero en el proceso.

Recuerde: siempre tiene derecho a solicitar un descuento, pero no es su derecho recibirlo. Nunca está de más preguntar, pero si la respuesta es “no”, no seas idiota. Agradezca a la persona que lo ayudó y continúe.

Paso # 5: Optimiza tus cuentas

Durante diecisiete años, fui titular de una cuenta en un gran banco nacional. Pagué un “cargo por servicio” de $ 8 todos los meses, así como muchas otras tarifas. Recibí un servicio terrible y no gané ningún interés. En los últimos años, finalmente he comenzado a optimizar mis cuentas. Si aún no lo ha hecho, considere lo siguiente:

• Abra una cuenta de ahorro en línea de alto rendimiento. Las tasas de interés son tan bajas como pueden, y deberían aumentar en los meses y años venideros.

• Elija una cuenta de cheques de recompensas. Créalo o no, es posible encontrar cuentas de cheques que paguen intereses. Las mejores cuentas corrientes en línea están pagando aproximadamente el 1% en este momento, dependiendo de su saldo. Pero generalmente puede encontrar un trato aún mejor a través de su banco local o cooperativa de crédito. Consulte esta lista de cuentas corrientes de recompensas por tasas de hasta 5%.

• Use una tarjeta de crédito de recompensas. Si tiene problemas con el crédito, lo mejor es evitar el plástico por completo. Si puede usar el crédito de manera responsable, asegúrese de elegir una tarjeta de crédito que le pague. Evite las tarjetas que tienen una tarifa anual. Encuentre un programa de recompensas que coincida con su estilo de vida. Pero no elija una tarjeta solo porque ofrece un bono de registro o porque le da un descuento en su tienda favorita. Recuerde: su objetivo es encontrar una herramienta útil. Busque una relación a largo plazo con la que pueda vivir.

Es importante elegir cuentas y sistemas que funcionen para usted. Me inscribí en una cuenta de cheques de recompensas en una cooperativa de ahorro y crédito local, pero la sucursal más cercana está a quince minutos de distancia. Nunca lo usé, por lo que la cooperativa de crédito cerró la cuenta. Me comprometí abriendo en la cuenta de cheques en línea en su lugar. Gano una tarifa más baja, pero es una cuenta que realmente usaré.

Al optimizar sus bancos y tarjetas de crédito, considere usar múltiples cuentas en cada institución. Por ejemplo, tengo subcuentas directas de ING que me permiten orientar mis ahorros. Ahorro para vacaciones en una cuenta, para un automóvil en otra, y utilizo una tercera cuenta para ahorros de emergencia.

Paso # 6: Iniciar un fondo de emergencia

Durante años viví cheque de sueldo a sueldo. Gasté todo lo que gané. Esto funcionó bien hasta que algo salió mal. De repente, me encontraba sin dinero para pagar la reparación de un automóvil o enfrentar una costosa factura médica. Financié emergencias con tarjetas de crédito. Eventualmente vi la luz y construí un fondo para el día lluvioso.

Después de que haya optimizado sus cuentas, conviértalo en una prioridad para ahorrar para emergencias. En The Total Money Makeover, Dave Ramsey explica por qué cree que un fondo de emergencia debería venir antes que cualquier otra cosa.

Como odio tanto la deuda, la gente a menudo pregunta por qué no empezamos con la deuda. Solía hacer eso cuando comencé a enseñar y aconsejar, pero descubrí que la gente detendría su Total Money Makeover completo debido a una emergencia: se sentían culpables de tener que dejar de reducir sus deudas para sobrevivir.

Abra una cuenta de ahorro en línea de alto rendimiento y agregue $ 20 o $ 50 a su cuenta cada vez que le paguen.

Hace dos años, abrí una cuenta en ING Direct, donde es simple programar depósitos automáticos. Después de haber ahorrado $ 1000, puede atacar su deuda.

linkedinTomar la decisión de emprender puede ser difícil, sobre todo porque solemos creer que el iniciar un negocio significa tener que invertir una fortuna.

Sin embargo, existen ciertos trucos que podemos adoptar para comenzar a perseguir el éxito sin morir en el intento. El primer paso es decidirse a ser emprendedor y luego, tener claro que el camino no será ni rápido ni sencillo, pero si nos esforzamos un poco el triunfo estará asegurado.

Veamos algunos consejos que nos comparten desde el portal Emprenderalia:

1. Aprovecha las redes sociales.

Las plataformas digitales han llegado para quedarse y hacernos la vida más sencilla. El trabajo y los negocios no escapan a ello.

Hoy por hoy aplicaciones como Facebook, Twitter o Instagram funcionan como una ventana ideal para conectar con nuestros clientes. En ese sentido, la recomendación es interactuar con los potenciales clientes, conocerlos, permitir que nos conozcan y que se familiaricen con el negocio. El primer paso es elegir la herramienta que mejor se adapte a nuestra empresa, y partiendo de ahí comenzar a darnos a conocer.

2. Date valor.

Para triunfar a la hora de emprender es indispensable tener claro el valor de nuestra empresa y saber a qué clientes nos dirigimos. Puede ser Low Cost o Premium, pero lo ideal es dejarlo claro desde el minuto uno.

Por supuesto, es el precio que se fije por nuestro trabajo tiene que estar acorde a lo que ofrecemos. Se honesto contigo mismo.

3. Ofrece un valor añadido.

Destácate entre los demás. Encuentra ese plus que te hace diferente al resto y sácale el mayor provecho. Un trato personalizado y cercano con tus clientes puede ser tu ventana abierta al éxito.

4. Compara precios en tiendas físicas y online.

Antes de realizar cualquier inversión en material agota todos los recursos.

Muchas veces las comprar por internet suelen ser la opción ideal, ya que los precios en relación con las tiendas físicas pueden ser abismales. Recuerda que estas iniciándote en el mundo del emprendimiento y cuanto más puedas ahorrar para invertir en otras cosas, mejor.

5. Inspírate y perfecciona.

Estudia la trayectoria de los mejores y sigue su ejemplo.

Toma nota de las cosas que ves en otros negocios y crees que puedes mejorar en el tuyo, así iras creciéndote y convirtiéndote en el mejor. Y recuerda siempre: tú eres tu mayor competencia. Intenta siempre ser mejor que el día anterior.

ser felizInvertir bien nuestro dinero es un proceso que todos podemos seguir sin problema.

Recordemos que el primer paso es conocer nuestro punto de partida (situación financiera actual), la cual debe ser sana. El segundo es tener muy claro cuál es nuestro objetivo —y horizonte— de inversión.

Sigamos entonces:

3. Saber cuál es nuestra tolerancia al riesgo;

Es decir, la variación en el valor de nuestras inversiones que podremos asumir sin que nos quite el sueño.

Debemos entender que cualquier inversión de largo plazo tiene volatilidad. Incluso si invertimos en puros instrumentos muy seguros, garantizados por el gobierno y que pagan una tasa de interés fija (por ejemplo, los bonos a 30 años), podremos tener variaciones significativas en el valor de nuestra inversión.

¿Por qué? Simplemente porque en los mercados financieros, los instrumentos en los que invertimos, incluso este tipo de bonos, se pueden comprar o vender en cualquier momento, antes de su vencimiento. Entonces su valor puede subir o bajar de acuerdo con las condiciones que imperen en el mercado.

A manera de ejemplo, supongamos que hace 10 años compramos un bono a 30 años que pagaba una tasa de 5% anual. Todavía le quedan 20 años de vida.

Pero hoy en día se pueden comprar bonos a 20 años, que pagan una tasa de 8% anual. Claramente el bono que tenemos ha perdido valor, porque paga una tasa fija menor. Dentro de dos o tres años quizá las tasas vuelvan a bajar, haciendo que nuestro bono se vuelva entonces más valioso.

Entender esto es muy importante. Cualquier inversión a largo plazo conlleva una cierta volatilidad (sube y baja dependiendo las condiciones del mercado). A esto se le llama riesgo. La buena noticia es que se puede manejar y controlar para nunca tomar más riesgo del que podemos tolerar.

4. Diversificar de manera inteligente.

Uno nunca busca “el mejor instrumento o el mejor lugar” para invertir. Primero porque hay muchos tipos de activos y cada uno se desempeña de manera distinta según lo que sucede en el mundo: deuda nacional de corto, mediano y largo plazos, instrumentos de deuda de otros países, acciones de México, de Estados Unidos, de Europa, commodities, bienes raíces, entre muchos otros.

Como mencioné, no todos se mueven de la misma manera. En ciertos momentos a unos les va mejor que a otros: unos suben, otros bajan y ni siquiera los analistas más experimentados pueden predecir cuándo lo harán, porque depende de infinidad de variables incluyendo el sentimiento que prevalezca entre los inversionistas y las expectativas hacia a futuro.

Por otro lado, unos son más volátiles que otros: las acciones de las empresas de países emergentes suelen tener una variación mucho más amplia en su valor, que los instrumentos de deuda de corto plazo emitidos por países desarrollados.

La única manera de controlar nuestro riesgo —la volatilidad de nuestro portafolio— es combinarlos de manera inteligente, en distintas proporciones. Es decir, diversificar. De hecho, toda la teoría de inversiones se basa precisamente en buscar una combinación de distintas clases de activos tal que, dado el nivel de riesgo máximo que queramos asumir, pueda maximizar el rendimiento potencial.

¿Cómo hacerlo? Aunque lo que ha pasado históricamente no necesariamente significa que se repetirá en el futuro, los datos son lo único que tenemos.

Sabemos, por ejemplo, que las acciones mexicanas han dado un rendimiento promedio superior a 10% anual por arriba de la inflación, pero con una volatilidad pronunciada, la cual también conocemos a partir de la historia. Lo mismo con cada clase de activo. También sabemos que existe una correlación entre ellos: por ejemplo, las acciones mexicanas suelen moverse en el mismo sentido que las estadounidenses, dada la vinculación económica que existe entre ambos países.

La mayoría de las personas puede hacerlo de lo general a lo particular. Sabemos que las acciones son mucho más volátiles que los instrumentos de deuda. Entonces una persona con poca tolerancia al riesgo y con horizonte de corto plazo puede preferir un portafolio que tenga 80% instrumentos de deuda de corto plazo y 20% en instrumentos de mediano plazo.

Una persona con una alta tolerancia al riesgo y que invierta a muy largo plazo puede buscar una composición basada en 70% acciones de empresas de distintos países, 20% en instrumentos de deuda de mediano y largo plazos principalmente, también de diferentes geografías y 10% en instrumentos alternativos como fideicomisos especializados en bienes raíces y commodities como el oro.

Existen distintos tipos de portafolios muy estudiados, uno para nuestro caso particular.

5. Una vez definido el tipo de portafolio de inversión que se adapta a nuestras necesidades,

entonces sí, nos ponemos a buscar los instrumentos específicos que nos permitan implementarlo y el lugar donde podemos adquirirlos de manera segura y regulada.

personas ricasTodos los días se pregunta: ¿Cómo hacer para volverse millonario? ¿Cómo lograr sus sueños?

La fórmula del éxito no es tan sencilla, no es fácil entregarle una receta a todo el mundo para que logre lo que espera. Es más, cada quien con las experiencias que le da la vida va forjando su destino, solo que la forma de pensar y de comportarse sirve para darle un mejor impulso al futuro.

Es algo muy similar a lo que muchos llaman Karma, puesto que todo lo que haga en la actualidad, en algún momento de la vida se le va a devolver, así, si usted es una persona amargada, de pensamientos negativos que solo busca problemas en vez de encontrar soluciones, lo más seguro es que nunca vaya a lograr cosas en su vida, porque siempre culpa a los demás de lo que no pudo hacer, no hace o nunca hará.

Para comenzar haga una reflexión sobre su situación personal y profesional, piense qué quiere cambiar de su vida y a dónde quiere llegar con eso, algunas preguntas que puede incluir son:

¿Cómo gasta su dinero?
¿Cuánto ahorra?
¿Está invirtiendo en sí mismo y en su futuro?
¿Lo apasiona lo que hace?
¿Tiene proyecciones?

Cuando responda con honestidad a estas preguntas podrá hacer un balance de su vida y buscar la forma de reinventarse, pensando siempre en cómo lograr su independencia financiera y aumentar sus ingresos.

Una manera para determinar si lo que usted está haciendo está bien o no, es revisar si estos hábitos que diferencian a los millonarios de las personas que luchan por su situación financiera en el día a día los está practicando con disciplina o sí por el contrario le hacen falta para impulsar sus objetivos.

1. Haga donaciones

Dar y agradecer debería ser un pilar de vida para cualquier persona, no solo porque implica ayudar a los demás sino porque también se reconoce en las otras personas todo lo que alguna vez le aportaron o hicieron por usted.

Aportar con su dinero o con su tiempo es una muy buena inversión, porque lo convierte en una persona generosa que vale la pena y que ve más allá de lo que implican las cosas materiales. La vida no se trata solo de amasar grandes fortunas, las buenas causas son lecciones que enseñan acerca de otras culturas, otras personas y otras situaciones.

De hecho, cuando usted toma parte de su tiempo e ingresos para dárselos a alguien más, sabrá que en el camino encontrará nuevos propósitos que guíen su futuro y además sentirá alegría al mirar atrás y ver todo lo que ha logrado en la vida. Recuerde que las buenas acciones siempre abren puertas.

2. Cree diferentes fuentes de ingresos

Escalar profesionalmente en poco tiempo y ser independiente financieramente es muy difícil.

Por eso, si usted quiere crecer, debe preocuparse por buscar nuevas formas de ingreso, incluso si en algún momento se queda sin empleo, sería bueno que tuviera unos buenos ahorros o un “plan B” que le permita maniobrar el momento por el que se encuentre.

Las personas que hacen crecer su dinero como “espuma” se enfocan en generar múltiples fuentes de ingreso para sobrevivir en épocas de “vacas flacas” y cuando están pasando por un buen momento financiero lo que hacen es ahorrar con un fondo de empleados, un cdt o en una cuenta de ahorros.

En cuanto a los ingresos extra lo que hacen es sacarle fruto a sus demás conocimientos o hobbies que suelen practicar.

3. Aprenda a vivir con menos de lo que gana

¡Pilas! de las apariencias no se vive.

No se endeude por demostrar algo que no tiene ni es. Una forma de saber si se esta quedando pobre con la forma de administrar el dinero, es revisando qué hace con él mes a mes. Si usted después de gastar casi todo el dinero guarda lo poco que le sobre para ahorrar, se está equivocando.

Pero si por el contrario, tiene un monto destinado para el ahorro y el restante lo distribuye para sus obligaciones, está actuando sabiamente. Lo ideal es que maneje una regla del 70/30, 70 para gastos y obligaciones y el 30% para ahorro, inversión y entretenimiento.

4. Ponga el dinero a trabajar

Las personas que son ricas saben lo importante que es invertir en sí mismos, entienden que los frutos se dan a largo plazo y por eso en su presente intentan siempre mejorar. Estudian, leen, se relacionan y lo mejor de todo invierten su dinero.

Para ello tienen un plan de inversión que incluye pagos regulares a un fondo de inversión, acciones, finca raíz o hasta su administradora de pensiones. A pesar de que la vejez se vea muy lejana, siempre se debe pensar en ella, pensar en cómo financiarla y sobrevivirla con mucha tranquilidad. Finalmente los 30 años no se tienen toda la vida y con las mismas energías.

invertirMuchas personas tienen creencias equivocadas acerca de lo que es invertir el dinero.

La mayoría busca “el instrumento ideal” que va a lograr que se multiplique en poco tiempo. Otros quieren encontrar “el mejor lugar” para invertir sin riesgos. Algunos más buscan especular sobre si algún activo —por ejemplo, el oro, el dólar o el bitcoin— subirá o bajará en un periodo determinado.

Pensemos por un segundo: si fuera tan fácil, todos seríamos millonarios. Pero así no es como funciona.

Invertir bien nuestro dinero es sin duda un componente esencial —indispensable— para poder formar un patrimonio con el tiempo. Pero no es el único, primero se necesita tener una situación financiera sana y capacidad de ahorro. También se requiere tener claridad en nuestros objetivos, en lo que queremos lograr con ese dinero que estamos separando y haciendo crecer.

Ahora bien, también hay personas que piensan que invertir es complicado y que sólo los expertos pueden hacerlo bien. En realidad, no es así.

Desde luego, como todo en la vida, es necesario entender algunos conceptos básicos: como también se requieren para conducir un automóvil o para cocinar una carne asada. Pero son principios simples que todas las personas pueden entender sin complicaciones.

Lo primero que hay que entender, entonces, es que invertir es un proceso que incluye los siguientes pasos:

1. Conoce tu punto de partida:

Tu situación financiera actual. Puede resultar obvio, pero muchas personas no lo tienen claro y quieren empezar a invertir cuando están llenas de deudas de corto plazo.

Cuando esto sucede, antes de pensar en hacer cualquier tipo de inversión, uno debe enfocarse en liquidarlas. De esta manera uno deja de pagar altísimos intereses (mucho mayores que los rendimientos que uno podría obtener si invierte ese dinero), además de que no tener deudas implica libertad (salir de compromisos que nos atan).

El instrumento que se usa para tener una fotografía de nuestras finanzas personales al momento se llama balance personal y consiste simplemente en listar por un lado nuestros activos (lo que tenemos) y por otro nuestros pasivos (lo que debemos).

Vale la pena hacerlo en orden de liquidez o plazo; es decir, cuando ponemos nuestros activos, primero iría nuestro dinero líquido o en cuentas de cheques, luego inversiones de corto plazo y por último las de largo plazo o activos fijos como el valor de la casa.

Del lado de nuestros pasivos es igual: primero las deudas de corto plazo como tarjetas de crédito y luego las de mayor horizonte como nuestra hipoteca.

La diferencia entre nuestros activos y pasivos (lo que tenemos menos lo que debemos) es nuestro patrimonio. El balance personal es una herramienta que nos permite sacar distintas conclusiones, sobre todo cuando lo hacemos de manera regular (algunas aplicaciones de finanzas personales lo elaboran de manera automática).

Nos permite obtener muchísima información sobre cómo impactan nuestras decisiones financieras y encontrar tendencias muy interesantes que a primera vista podríamos obviar.

2. Tener muy claros nuestros objetivos y el horizonte de nuestra inversión.

Es decir, ¿Qué queremos lograr y en cuánto tiempo? Porque no es lo mismo invertir dinero que podríamos necesitar mañana en caso de una emergencia, que hacerlo para nuestro retiro (dinero que no ocuparemos sino hasta dentro de 30 o 40 años).

Claramente en el primer caso, la liquidez es importante. Por lo cual nuestro portafolio estaría orientado hacia inversiones de corto plazo, poco volátiles, seguras y que nos permitan tener disponibilidad.

Cuando invertimos para el retiro, no necesitamos liquidez. En este caso queremos que nuestro dinero crezca con el tiempo lo más posible, aun si esto significa soportar los vaivenes del mercado a corto plazo. Aunque desde luego se trata también de dormir tranquilo por las noches, lo que nos lleva al siguiente paso del cual hablaremos en la segunda parte.

Reibox Blog¿Recuerdas cuando eras un niño y los adultos te preguntaban qué querías ser cuando seas grande?

Quizás les dijiste que un científico, un cocinero, un atleta profesional o un veterinario. ¿Y recuerdas sus reacciones?

Dudo mucho que tus padres o maestros se hayan burlado alguna vez y te hayan dicho que tu sueño era tonto o inalcanzable; es probable que recibieras comentarios alentadores y afirmaciones de que podrías ser lo que quieras algún día si estudiabas mucho y eras aplicado.

Pero en algún lugar del camino, mucha gente se olvidó de eso. Recibieron el mensaje de que sus sueños no eran alcanzables. Y ya sea porque experimentaron un revés, cometieron un error, se sintieron decepcionados o recibieron malos consejos, cambiaron los engranajes a algo más fácil o algo más tradicional. Y con eso, sus sueños salieron por la ventana. Tomaron un trabajo de escritorio que odiaban, prometiéndose que sería algo temporal.

Entonces, la vida se interpuso en el camino. Como mujeres, quedamos atrapadas para interpretar tantos papeles para tantas personas en nuestras vidas: esposa, madre, hija, empleada, cuidadora, y la lista continúa.

Es fácil perder la noción de quiénes somos realmente y qué es lo que queremos de la vida. Seguimos una fórmula prescrita y nos preguntamos por qué no estamos satisfechas. ¿Por qué no me satisface mi trabajo corporativo? ¿Por qué no estoy ni cerca de mis metas financieras? ¿Por qué todavía estoy en esta carrera de ratas?

Es hora de ser honesta contigo misma

No estás sola. Los estudios muestran que el 40% de las mujeres desean haber perseguido sus ambiciones de la niñez. Pero no hay ninguna regla que diga que una vez que haces tus elecciones tienes que apegarte a ellas. Tú puedes redirigir tu vida en cualquier momento; el primer paso es ser honesta contigo misma sobre quién eres en tu interior y el segundo paso es honrar a tu “verdadero yo.” Debes permanecer fiel a tus valores, sueños, talentos, instintos, pasiones y todo lo que te hace ser tú.

A continuación, debes definir tu “por qué.” Si estás lista para hacer el cambio, tiene que ser por todas las razones correctas, todas las cosas que te importan. Alcanzar tu sueño, especialmente si tomaste un desvío en la última década o dos, no será fácil. De hecho, francamente puede ser difícil a veces. Es por eso que tu “por qué” tiene que ser cristalino en tu mente y debes sentirlo profundamente en tu corazón y alma. Porque esos son los sentimientos a los que te aferrarás cuando las cosas se pongan difíciles.

Tu “por qué” no puede ser sólo sobre el dinero, porque hay un montón de maneras aburridas de ganar dinero. Tiene que ser un motivador más fuerte, algo que te inspire a seguir empujando hasta llegar a tu objetivo.

Mi por qué me guía a mi sueño

Me gradué de la universidad con un título en negocios y marketing, y de inmediato salí y conseguí un trabajo en el “mundo real”. Rápidamente descubrí que ser una empleada no era mi sueño; yo quería construir un negocio. Así que Robert y yo dejamos nuestros trabajos, y nos dirigimos a California con 900 dólares en nuestros bolsillos y un sueño para construir nuestro negocio.

En dos semanas, ese dinero había desaparecido, y estábamos durmiendo en un Toyota marrón prestado y todo golpeado. Sí, estábamos en la calle. Nuestros amigos y familiares no podían entender por qué no simplemente “conseguíamos un trabajo” como todos los demás.

Ahora, si no hubiéramos tenido un fuerte “por qué” en ese momento de mi vida, ¿crees que podría haber perseverado? Probablemente no. Era espantoso perder cada centavo, pero seguía recordándome mi “por qué” una y otra vez, imaginándome en un trabajo corporativo sin fin y sabiendo en mi corazón que seguir mi sueño valía la pena el sacrificio y las dificultades a corto plazo. Sabía que estar quebrado era temporal, pero ser pobre era eterno.

Ser fiel a ti mismo es una necesidad a la hora de perseguir tus sueños financieros. Tu impulso y pasión te ayudarán a superar los remiendos, las dudas y los contratiempos. Este es tu sueño, así que hazlo real para ti.

ingresos pasivosSin lugar a dudas, la educación financiera es un tema que nos interesa a todos sin importar nuestra edad, sexo, nacionalidad, raza o religión. Incluso, sin importar nuestra situación económica actual, porque todos sin excepción deseamos mejorar nuestras condiciones de vida, aunque en muchos casos, no tengamos claro cómo lograrlo.

Por eso, te encantará el tema de este artículo y te ayudará con tu educación financiera porque podrás conocer uno de los secretos de las personas que ya cuentan con libertad financiera o que están en camino de conseguirla: los ingresos pasivos.

Este tipo de ingresos es una verdadera obsesión para la gente con riqueza, porque tiene inmensos beneficios, los cuales te vamos a explicar a continuación.

Para entrar en detalle, veamos primero lo que es un ingreso activo, el cual se puede definir como el dinero que se obtiene a cambio de la prestación de un servicio.

El ejemplo más común de un ingreso activo es el empleo, en el cual, mensual o quincenalmente ganas dinero a cambio de un oficio o actividad delimitada que has realizado durante ese tiempo.

Ahora bien, los ingresos pasivos son el dinero que obtenemos sin que sea necesaria nuestra presencia física, es el fruto de un esfuerzo realizado durante un periodo de tiempo, que posteriormente nos permite recibir compensación monetaria sin ser necesario nuestro tiempo, ni nuestro esfuerzo.

Algunos ejemplos de ingresos pasivos son el arrendamiento de un inmueble, los dividendos de una acción, las regalías de un libro o una canción, entre otros.

Para poder tener ingresos pasivos se requiere de un activo. En los ejemplos expuestos anteriormente, los activos son el inmueble, la acción, el libro y la canción respectivamente.

Es probable que estés pensando que para construir un activo que genere ingresos pasivos se requiera de mucho dinero, pero esto no es del todo cierto, pues actualmente, con los avances tecnológicos (Internet) se facilita esta labor.

Veamos algunos ejemplos de cómo podemos apoyarnos en la web para tener ingresos pasivos.

Tomemos el caso de un jefe de cocina, mejor conocido como un chef. Puede hacer varios vídeos a manera de curso, explicando de manera clara, detallada y pedagógica como preparar platos exclusivos, luego puede subirlo a internet, promocionarlo en la red y cobrar una tarifa para que la gente que esté interesada en aprender a cocinar pueda hacerse a esta capacitación. De este modo, no importará donde se encuentre el chef, podrá recibir ingresos sin la necesidad de estar presente.

Otro caso de ingresos pasivos lo podemos ver en un negocio multinivel, en el cual cada quien puede apoyarse en su red de mercadeo para obtener ingresos por las ventas y afiliaciones realizadas por cada uno de los miembros de su equipo.

Es importante que consideres lo más pronto posible la posibilidad de obtener ingresos pasivos, pues si tus ingresos dependen exclusivamente de un empleo, puedes estar en un serio riesgo, ya que mientras se dependa de un jefe o de una empresa, cualquier cosa puede pasar de un momento a otro.

Ten en cuenta que, en muchas ocasiones, la permanencia de un empleado dentro de una empresa no depende de su conocimiento, su experiencia, o su desempeño laboral. Puede tener un excelente currículo, pero en cualquier momento pueden presentarse situaciones fuera de su control como por ejemplo, una fusión con otra compañía, crisis económicas, e incluso eventos climáticos que afecten el bienestar de la compañía.

No es nuestra intención asustarte, ni queremos decir que es negativo tener un empleo, pero queremos mostrarte la posibilidad de nuevas oportunidades de obtener de ingresos adicionales a los métodos tradicionales, porque en estos tiempos tan dinámicos y acelerados, lo que por generaciones consideramos como lo más seguro, ya no lo es tanto.

Por esto, te sugerimos que descubras e investigues un panorama más amplio, para que puedas prepararte ante cualquier imprevisto que te permita tener un colchón financiero en caso de ser necesario.

Recuerda informarte muy bien antes de empezar cualquier emprendimiento, sin embargo, consideramos que las redes de mercadeo multinivel son una gran alternativa (en otro artículo ampliaremos este tema), dada sus ventajas, las posibilidades de expansión, crecimiento financiero y personal.

finanzas personalesDe acuerdo con la Primera Encuesta sobre Cultura Financiera, elaborada por Banamex y la UNAM, los mexicanos tienen hábitos cuestionables que los alejan de la riqueza:

• 31% de los mexicanos realizan cada mes gastos que superan sus ingresos
• 69% de la población nunca se informa acerca de los productos y servicios financieros
• 43% ha solicitado préstamos de dinero en el último año, principalmente a familiares

La gente de menos recursos acepta pagar tasas de interés bancarias hasta del 50% en los créditos

Nadie más que tú te va a ayudar con tus problemas económicos. Si no te ayudas de la disciplina, constancia y dedicación, jamás lograrás avanzar en ningún plano (y menos en el económico).

Para que eso no suceda, a continuación, te compartimos siete leyes que asegurarán el éxito de tus finanzas personales, de acuerdo con el Manual de Finanzas Familiares del Infonavit:

1. Ahorra como si fuera un gasto

Cada vez que recibas un ingreso, separa la décima parte para ahorrar, considera este ahorro como un gasto fijo en tu presupuesto. La mejor manera de lograr lo anterior es “no ver” esa décima parte; es decir, lo mejor será buscar un mecanismo para que en automático esta parte se vaya a tu ahorro.

Aquí la clave es la determinación.

2. Controla tus gastos

No olvides que nuestros gastos necesarios siempre crecerán en proporción a nuestros ingresos, a menos que te propongas lo contrario; por eso es importante controlar tus impulsos. La mejor forma de decidir si gastar en algo o no, es preguntarte si realmente necesitas comprar eso o si sólo obedece a un impuso más.

La clave en este paso es la disciplina.

3. Pon tus ahorros a trabajar

El dinero que podamos retener de nuestros ingresos es sólo el principio, las ganancias el mismo dinero genera son las que forjan fortunas. Así que en este paso debes saber cuál será la inversión ideal para ti, de acuerdo con tu perfil de inversor.

En este paso del proceso, la perseverancia es indispensable en la creación de tu ahorro, pero también la visión en la selección adecuada de inversiones con buenos rendimientos.

4. Protege tus inversiones

Antes de invertir tus ahorros en cualquier campo, debes conocer los riesgos inherentes a dicha inversión. Invierte solamente en donde el capital esté seguro y, donde se pueda reclamar si surge algún contratiempo y, por supuesto, donde siempre haya un rendimiento justo.

Tu deseo de mejora continua es un valor que en este paso debes apreciar.

5. Acelera el crecimiento de tu ahorro

Si del 90% de tus ingresos puedes convertir parte de ellos en una inversión redituable, sin sacrificar tu bienestar, tu fortuna crecerá mucho más rápido.

Trata de convertir algunos de tus gastos en inversiones. El mejor ejemplo es la eliminación de gastos por renta.

En este punto, la exigencia de sacar el máximo provecho a cada peso que gastas, es clave.

6. Asegura un ingreso futuro

Realiza las previsiones necesarias para tu vejez y la protección de tu familia.

Recuerda que la juventud, fortaleza y salud no son para siempre, irremediablemente llegará el día en que no podremos trabajar y en ese momento es cuando requeriremos de todos los ahorros que hayamos forjado durante nuestra vida productiva. Si la vejez te encuentra sin que estés preparado, en lugar de disfrutar de tus últimos años de vida, serás una carga para tu familia.

En este punto, la clave se encuentra en la motivación de poder disfrutar tu vejez con tranquilidad financiera.

7. Aumenta tu habilidad de ganar

El secreto es prepararse constantemente, así que busca dónde aprender más de tu campo de trabajo, para hacer tus tareas de manera eficiente y productiva.

Siempre conserva tu deseo de superación. Esa es la respuesta.

espejoSi quieres lograr algo grande, algo imposible, algo no razonable… lo primero de todo es estar dispuesto a expandir tu mente, a ensanchar tu realidad. Tu realidad es la realidad de tus creencias, y las creencias muchas veces tienen límites.

A menudo, lo que nos impide avanzar en la vida no es lo que desconocemos, sino lo que creemos que sabemos y es falso. A veces el gran reto es aprender a No hacer lo que nos han enseñado a hacer.

Las 2 creencias más peligrosas son: ‘Es imposible’ y ‘No se puede’, porque el cerebro inmediatamente desactiva la búsqueda de soluciones. Nadie dedica tiempo, esfuerzo y energía a lo que cree que ‘Es imposible’ o ‘No se puede’.

Hoy quiero compartir una historia de un conocido personaje que relata en uno de sus libros; es una historia que me acompaña siempre, porque todo lo que es el mundo del desarrollo personal parte de esta idea. Si esta idea no se tiene clara, todo lo demás sobra.

La historia dice así.

«Dos de los cuentos clásicos más profundos que mi padre me hizo leer fueron los de Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas A través del espejo. Las dos historias comparten el viaje a diferentes realidades.

En Alicia en el país de las maravillas, Alicia sigue al Conejo Blanco hacia la madriguera y hacia un mundo distinto. En A través del espejo, Alicia de nuevo viaja a otra realidad detrás del espejo. Detrás del espejo Alicia encuentra ‘libros en espejo’ que no se pueden leer a menos que se sostenga frente a un espejo. Para mi padre, el valor de las dos historias era la idea de viajar de una realidad a otra. Mi padre decía:

— El problema es que la mayoría de personas viven sólo una realidad y tienden a pensar que su realidad es la única realidad.

Cuando me acercaba a los 30, mi padre me impartió una lección que comenzó con esta pregunta:

— ¿Qué harías si no hubiera ningún riesgo y si no se requiriera nada de dinero para hacerse rico?

— ¿Ningún riesgo y nada de dinero?, repetí, sin estar seguro hacia dónde se dirigía con esta pregunta. ¿Por qué me haces esa pregunta?, finalmente cuestioné. Un mundo así no existe.

Mi padre me dejó pensar mi respuesta durante un momento. Su silencio fue lo que me indicó que debía escuchar mejor mi respuesta y tomarme el tiempo para repensarla. Cuando supo que yo había repensado mi respuesta, finalmente dijo:

— ¿Estás seguro que ese mundo no existe?

— ¿Un mundo sin riesgo y sin que se requiera dinero?, pregunté, buscando asegurarme de que estábamos discutiendo los mismos puntos.

 Sí, ¿qué harías si ese mundo existiera?, insistió.

— Bueno, iría a buscarlo, dije. Pero sólo si existiera.

— ¿Y por qué no habría de existir?, preguntó de nuevo.

— Porque es imposible, repliqué. ¿Cómo podría haber un mundo donde no hubiera ningún riesgo para hacerse rico?

— Bueno, si ya has decidido que es imposible que exista, entonces no puede existir, dijo suavemente.

— ¿Estás diciendo que no existe?, pregunté.

— No importa lo que yo piense. Lo que es importante es lo que tú piensas. Si dices que no existe, no existe. Lo que yo pienso es irrelevante.

— Pero ese mundo es imposible, repetí. Sé que es imposible. Tiene que haber riesgo.

— Entonces no existe, dijo de nuevo mi padre. Si piensas que es imposible entonces es imposible.

Mi padre ahora estaba contestando con un poco más de energía y una huella de frustración en el tono de voz:

— La razón por la que no existe un mundo así es porque ésa es la realidad en la que fuiste educado. No puedo enseñarte a menos de que estés dispuesto a cambiar de realidad.

— ¿Pero nada de dinero y ningún riesgo?, pregunté otra vez. Vamos, sé realista. Nadie cree un mundo donde no se necesite dinero y no haya ningún riesgo.

— Lo sé, dijo mi padre. Por eso tantas personas se aferran a un trabajo seguro y con frecuencia presuponen que invertir es arriesgado o que se necesita tiempo para hacer dinero. No cuestionan sus suposiciones. No retan sus suposiciones. En cambio, creen que lo que suponen es real, sin preguntarse nunca si podría haber otra realidad o quizá una suposición diferente. No puedes hacerte más rico si primero no cuestionas las suposiciones de tus creencias. Por eso, muy pocas personas se hacen ricas y alcanzan la libertad financiera. Pero sigues sin responder la pregunta.

— Pues repite la pregunta, contesté sintiéndome muy frustrado.

— La pregunta fue: ¿Qué harías si no hubiera riesgo y no se necesitara dinero para volverse rico?, dijo mi padre, repitiendo sus palabras lentamente.

— Sigo pensando que es una pregunta ridícula, pero de cualquier manera responderé, conteste.

— ¿Por qué dices que es ridícula?, preguntó mi padre.

— Porque no existe un mundo así, contesté bruscamente. Es una pregunta tonta y un desperdicio de tiempo. ¿Por qué debería contestar o pensar si quiera en una pregunta así?

— Está bien, dijo mi padre. Ya obtuve mi respuesta. También puedo escuchar tu suposición subyacente. Para ti es un desperdicio de tiempo siquiera pensar en un mundo así que no te molestarías en pensar en la pregunta. Supones que ese mundo no existe, de modo que piensas que cuestionar esa idea es un desperdicio de tiempo. No quieres cuestionar tu suposición. Así que como no piensas que ese mundo exista no quieres pensar en ello. Sólo quieres pensar en la forma en que siempre has pensado.

— No, no, dije. Voy a contestar a tu pregunta. Sólo te estoy preguntando si ese mundo existe.

Mi padre se quedó sentado en silencio, otra vez sin responder a mi pregunta y dejando que me escuchara a mí mismo. Estaba dejando que escuchara mi realidad.

— ¿Quieres que ese mundo exista?, pregunté acaloradamente.

— Déjame que repita lo que ya te dije. No importa lo que yo crea. Es lo que tú creas.

— Bueno, bueno, bueno, dije. Si existiera un mundo así, un mundo sin riesgo financiero y un mundo no se necesitara usar nada de dinero para hacerme rico, entonces sería más rico de lo que jamás he soñado. No estaría asustado. No inventaría la excusa de que no tengo nada de dinero o de que podría fracasar. Viviría en un mundo de abundancia infinita, un mundo donde podría tener todo lo que deseara. Viviría en un mundo completamente diferente, definitivamente no en un mundo en el que fui educado.

— Así que si existiera ese mundo, ¿valdría la pena el viaje?, me preguntó.

— Por supuesto, contesté firmemente. ¿Quién no haría el viaje?

Mi padre se encogió de hombros en silencio, dejando que yo escuchara mis propias palabras.

— ¿Estás diciendo que ese mundo existe?, volví a insistir.

— Eso lo tienes que decidir tú. Puedes decidir que tipo de mundo existe. Yo no puedo hacerlo por ti. Yo tomé mi decisión años atrás, dijo mi padre.

— ¿Encontraste tu mundo?, pregunté.

— Hace años atravesé el espejo. Si crees que ese mundo existe, entonces debes hacer el viaje a través del espejo. Pero sólo harás el viaje si crees en la posibilidad de que exista un mundo así. Si no crees que existe, entonces sólo verás un espejo y seguirás de este lado del espejo, mirándote sólo como te miras.»

La conclusión está clara: lo que tú crees que es real, es real; lo que crees determina lo que eres capaz de hacer. Como decía en una ocasión el actor Will Smith, incluido en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 7ª edición):

«Ser realista es el camino más frecuentemente transitado por la mediocridad».

emprendimiento“Tengo una idea de negocio…” Esta frase se ha convertido en algo común de escuchar en los pasillos de las universidades, trabajos y empresas desde que el emprendimiento está de moda.

Desde que me gradué de la universidad quería hacer algo que le diera sentido a mi vida; no quería tomar un trabajo basado en el miedo (como muchos hacen), sino hacer algo por convicción. Y si bien no fue una decisión fácil, si fue la que me permitió contar la mejor historia.

Más de dos años han pasado desde que tomé la decisión de convertirme en emprendedor. Desde que emprendí mi publicación digital he aprendido grandes lecciones: algunas difíciles y otras que satisfacen, pero en general, lecciones que más allá de convertirme en un emprendedor exitoso, me han hecho una mejor persona.

A continuación te comparto 20 lecciones que me ha dejado el emprendimiento en mi vida.

1. El emprendimiento no es una carrera que se gana llegando primero, es una carrera de resistencia que se gana en el largo plazo.

2. La actitud es la mejor herramienta que puede tener un emprendedor, y la constancia su mejor complemento.

3. Todos los días vas a encontrar una razón para abandonar, tu trabajo es saber ignorarlas y mirar hacia delante.

4. Nunca será fácil vivir del emprendimiento, por eso tan pocas personas lo hacen.

5. La pasión es necesaria para emprender. No porque sea bonito hacer lo que te gusta, sino porque es obligatoria para sobrevivir a tantas dificultades.

6. Ser rico, el dueño de tu tiempo o tu propio jefe no pueden ser tus razones para emprender, éstas serán consecuencia de vivir de tu propósito.

7. El emprendimiento no solo se trata de crear empresa, es un estilo de vida que practicas a diario preguntándote qué puedes hacer hoy para mejorar tu vida.

8. Ser emprendedor requiere que todos los días estés dispuesto a aprender algo nuevo. La universidad no es suficiente para alcanzar el éxito.

9. Tendrás que rodearte de personas que sean mejores que tú para enfrentar cada reto que implica crear una empresa exitosa.

10. Si quieres llegar rápido puedes trabajar por tu propia cuenta, si quieres llegar lejos tendrás que trabajar en equipo.

11. Como emprendedor no tienes que saber todas las respuestas, tienes que saber dónde buscarlas.

12. No tener dinero no es una razón válida para no emprender la vida de tus sueños. Comienza barato.

13. No esperes tener una gran idea de negocio para renunciar a tu trabajo y dedicarte a ella. Las ideas solo representan 5% del éxito del emprendedor.

14. Es posible que nadie te apoye en un principio. Algunos te tildarán de loco, de arriesgado y hasta de “equivocado”. No creas en sus miedos, ellos mismos hablarán de cómo te conocieron en un futuro.

15. No hables de tus objetivos, sueños o aspiraciones. Trabaja en silencio y deja que este hable por ti. Cuando hablas, sientes la misma satisfacción de haberlo logrado, sin realmente hacerlo.

16. Si emprender fuera fácil no habrían tantos empleados, ni tantas personas criticando a los que lo intentan.

17. Tendrás que renunciar a muchas seguridades como a tu salario, estabilidad familiar y beneficios laborales para perseguir tu sueño. Sin dudas, valdrá la pena.

18. Construye un negocio que tenga en cuenta tu estilo de vida. De nada sirve levantarte todas las mañanas a emprender en algo que no te gusta.

19. La meta no es llegar al cementerio lleno de dinero, se trata de disfrutar mientras llegamos allá. Puedes querer dinero, no hay nada de malo con eso, pero no sacrifiques tu vida por llenar tu cuenta bancaria.

20. Independientemente si emprendes una empresa o no, asegúrate que todos los días te levantes a hacer algo que te apasione, que te haga saltar de la cama, y que convierta tu días en minutos.

 

 

 

Subir »
FB