Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Educación Financiera:

Aprende cómo funciona el dinero y como hacer que trabaje para ti.

Reibox BlogMe encanta viajar por el país y hablar con las mujeres sobre el comienzo de sus viajes hacia la independencia financiera. Nada me energiza más que reunirme con mujeres que están listas para comenzar sus negocios o invertir en un activo que las excite.

Pero por cada mujer que conozco que está lista para empezar, hay otra que solo ofrece la excusa: “No tengo tiempo suficiente.”

Para la mayoría de nosotros, esta afirmación probablemente sea verdadera. Sentimos que no tenemos suficientes horas en nuestro día para lograr todo lo que queremos. Tenemos carreras de tiempo completo, un cónyuge o una relación, incluso niños, además de actividades adicionales diarias. La idea de añadir otra cosa, incluso algo tan importante como trabajar para lograr la libertad financiera, parece abrumadora.

Entonces, ¿Cómo los ricos parecen lograr mucho más que los pobres en las mismas 24 horas? No es porque no tengan las mismas responsabilidades o actividades consumidoras-de-tiempo. Es porque saben generar tiempo de la misma manera que generan riqueza.

Lo que realmente queremos decir

A menudo usamos excusas, disfrazadas de razones, cuando no queremos hacer algo. Así que cuando escucho a alguien decir, “no tengo suficiente tiempo” sé que lo que realmente significa es, “lo que tengo en mi plato ahora mismo es más importante.”

Crear más tiempo para ti comienza con conocer tus prioridades. Los ricos saben que la independencia financiera es una de las cosas más importantes en sus vidas.

Si fueras diagnosticado con una enfermedad rara, harías de ir al médico tu máxima prioridad. No lo pospondrías por algunas semanas, o esperar a ir a la farmacia para recoger tus medicamentos cuando fuera más conveniente. Volver a tener un estado saludable sería lo más importante para ti.

Lo mismo ocurre con tu dinero. Si tus finanzas no son saludables, no van a mejorar hasta que empieces a cuidar de ellas. Y eso significa hacerlas una prioridad.

¿Qué tan importante es la hora de televisión que ves antes de acostarte? ¿Qué tan prioritario es dormir en el fin de semana? Cuando empiezas a ver cómo gastas tu tiempo, y recortas las actividades que realmente no son tan importantes para ti, más tiempo aparece mágicamente.

Haz que el dinero trabaje para ti

Fuimos educados para creer que si queremos más dinero, tenemos que trabajar por él. Para la mayoría de las personas, eso podría significar obtener un trabajo extra a tiempo parcial o trabajar horas extras en la oficina. Pero somos humanos, y sólo hay tantas horas en las que podemos trabajar físicamente.

Es por eso que la clave del éxito es no trabajar por dinero, sino hacer que el dinero trabaje para ti. Esto es lo que hacen los ricos creando sistemas o invirtiendo en activos que generan dinero con poca o ninguna participación de ellos. Ellos pueden iniciar un negocio que funcione de forma independiente, o invertir en bienes raíces que producen flujos de dinero constante cada mes.

Lo genial de estos sistemas es que no sólo generan riqueza, sino que generan tiempo. Puedes ganar dinero incluso mientras duermes. Así que en lugar de trabajar hasta tarde en la oficina, tu propiedad inmobiliaria te proporcionará dinero extra. En vez de conseguir otro trabajo, el negocio de ventas en línea que comenzaste generará una renta adicional.

Con el tiempo, con la planificación financiera y educación adecuada, puedes lograr la independencia financiera, y todas esas horas que pasaste trabajando por un salario dará más tiempo para lo que es más importante para ti.

No se detiene allí

Los ricos no usan el tiempo extra que generan siendo perezosos o acumulando pasivos. Ellos usan su tiempo para crear más tiempo libre en el futuro. Utilizan el flujo de dinero de una inversión para invertir en otra, construyendo su riqueza.

Todos tenemos las mismas 24 horas todos los días. La forma en que utilizas esas horas determina no sólo tu situación financiera, sino también tu futuro.

pobreMuchos especialistas en finanzas personales a escala global han tocado el tema: La pobreza es una cuestión de mentalidad.

Por supuesto, en México ésta no es una afirmación que pueda hacerse ni a la ligera ni de manera general. En el país, la pobreza es una realidad que deja a más de 50 millones de personas durmiéndose y despertándose sin tener nada que llevarse a la boca.

Esta realidad es compleja de explicar, pero uno de los aspectos que tienen más peso en el porqué deja a más de la mitad de la población sin la posibilidad de cubrir sus necesidades más básicas es lo bajo que es el salario mínimo mexicano.

No por nada la UNAM ha denominado que México es una “fábrica de pobres”. Y por desgracia, una parte de esta población no tiene posibilidades de mejorar.

Sin embargo, ¿qué pasa con aquellos que sí tienen el ingreso que les permite cubrir no sólo sus necesidades básicas sino más allá, pero siguen sin ahorrar y sin lograr sus metas financieras? Probablemente tengan lo que los especialistas han denominado “mentalidad pobre”.

En ciertas personas que pertenecen a esta parte de la población, vivir entre deudas y no crecer económicamente, es una cuestión de cómo piensan respecto al dinero y qué hábitos y actitudes tienen en torno a él.

Thomas C. Corley, un hombre que ha pasado varios años estudiando los hábitos de ricos y pobres, y que es autor de varios libros al respecto, entre ellos Change your habits, change your life, habla de varias creencias erróneas que impulsan a la gente más bien a quejarse que a tomar las riendas de su situación financiera.

Por ejemplo, el tener lo que él llama una “ideología de víctima”, la cual se refiere a pensar que la pobreza está fuera de su control y que su suerte estará en manos de la lotería, o en general, de factores externos.

“La ideología de víctima es realmente una mentalidad que actúa como un virus, creando un ciclo de pobreza que puede durar muchas generaciones”, sostiene.

Corley se ha dedicado a hacer una extensa investigación sobre qué hace ricos a los ricos, y él sostiene que tiene que ver con la manera en la que hacen las cosas. “Después de entrevistar a 177 millonarios hechos por sí mismos y a 128 personas pobres en un periodo de cinco años, he aprendido que la riqueza y la pobreza se construyen. Las herramientas que nosotros usamos para crear la prosperidad o la pobreza son nuestros hábitos y las decisiones que tomamos en la vida”, asegura. Esta mentalidad pobre tiene más que ver en cómo escoges ver tu vida y en las decisiones que tomas al respecto.

En este sentido, Dani Johnson, emprendedora y experta en negocios y finanzas, que es autora de varios libros y que ha sido entrevista por Oprah y por varios otros medios por la manera en la que ha logrado amasar su fortuna y pasar de ser mesera a millonaria en poco tiempo, asegura que la diferencia entre 98% de aquellos que a la edad de 65 años van a estar en bancarrota y dependientes de su familia y ese 2% que lo está haciendo financieramente bien es “la manera en la que piensan”.

Pone su propio ejemplo. “Pasé muchos años siendo adicta a las cosas. Hice muchos millones de dólares, pero todavía tenía una mentalidad de pobre porque gastaba todo lo que ganaba. ¿Y para qué? Para probarme a mí misma y a los demás, que ya no era el fracaso que todos decían que iba a ser”, cuenta.

Ese 98% lo está haciendo mal porque se gasta todo el dinero que gana mientras que los que lo hacen bien —ese otro 2%— lo hacen porque saben que la riqueza “no depende de cuánto dinero haces sino de con cuánto te quedas”. Ella define como riqueza la acumulación de dinero sin sacrificar tu matrimonio, niños, salud o diversión.

Es “pasar de ser un esclavo del dinero, a hacer al dinero tu esclavo”. Entonces, ¿cómo pasar de ese 98% a ese 2%? Cambiando de mentalidad, asegura.

Dani coincide con Corley, al señalar a la mentalidad de víctima como una de las culpables de que las personas no tomen las riendas de su destino financiero y se sientan a merced de las circunstancias externas. La especialista recomienda: “Deja de hablar el lenguaje de la pobreza”.

Ella asegura que en su entorno familiar las frases como “no podemos pagarlo”, “no tenemos el dinero” o “eso es para personas ricas, no para nosotros” eran parte de la cotidianeidad cuando era niña. Frases que son de “victimización y de pobreza”.

¿La recomendación? “Cambia tu lenguaje y con ello tu futuro financiero”.

Ser pobre o sólo no tener dinero

Al respecto, Kim Kiyosaki, la esposa del experto en finanzas personales y bestseller, Robert Kiyosaki, la cual también es emprendedora y ofrece pláticas sobre riqueza, explica la diferencia entre ser pobre y estar sin dinero, y asegura, no es lo mismo. “Mientras que las dos involucran falta de dinero, ser pobre es una mentalidad. Estar sin dinero es sólo una condición temporal”, sostiene.

Coincide con que las personas que son pobres sostienen un “no puedo pagarlo”, mientras que otra persona, al preguntar “¿Cómo puedo pagarlo?”, está pensando como una persona rica porque está buscando cómo alcanzarlo.

“Tus pensamientos son los que conducen tus acciones, y éstas son las que van a crear tu futuro. Aun cuando te enfrentes a circunstancias que están fuera de tu control, puedes controlar cómo respondes a esta situación. Una persona con una mentalidad de rico ve oportunidades. Tu mentalidad es la clave”, asegura.

Así, hay una coincidencia entre todos los expertos que hablan sobre prosperidad y pobreza: La mentalidad determina tus actitudes hacia el dinero y cambiarla puede significar mejorar tu situación financiera y tomar las riendas de tus finanzas o seguir pensando que todos pueden convertirse en ricos menos tú, a menos de que ganes la lotería o de que se suceda alguna otra situación digna de cuento de hadas.

La clave: Los hábitos

En su investigación, Corley encontró que la diferencia entre los que son ricos y quienes no lo son tiene que ver no con su suerte, ni con la familia en la que nacieron, ni porque se ganaron la lotería, sino porque hacían las cosas diferente. Pensaban, actuaban y tenían distintos hábitos que los llevaron a acumular la riqueza que acumularon.

Por ejemplo, fundaron una empresa y la supieron hacer crecer. Observar la lista de los hombres más multimillonarios a escala mundial implica ver una lista de nombres de empresarios que no heredaron sus fortunas, sino que tuvieron una idea (o varias) buenas y las supieron implementar: Bill Gates (Microsoft); Warren Buffet (compró acciones y luego fundó Berkshire Hathaway); Amancio Ortega (Inditex, dueña de Zara, Bershka, y un largo etcétera); Larry Elison (Oracle) o Jeff Bezos (Amazon).

Otros aspectos que hacen únicos a los ricos está que hacen una lista de pendientes, se levantan tres o más horas antes de ir a trabajar; escuchan audiolibros mientras se transportan, hacen networking más de cinco horas al mes, leen más de 30 minutos al día y casi no ven televisión.

De esta manera, los hábitos son importantes a la hora de querer volverse rico o de cambiar esta mentalidad pobre.

Stephen Covey, el autor del bestseller, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, asegura que éstos pueden fungir como una “fuerza gravitatoria” que nos impida llegar a donde desearíamos ir. O sea, la fuerza de la costumbre puede jugarnos en contra cuando fuimos educados o estamos acostumbrados a tener malos hábitos.

Así que, ¿cómo cambiarlos?

Corley asegura que para lograr que una práctica se convierta en un hábito se necesita conocer qué, por qué y cómo hacerlo, además de, por supuesto, querer hacerlo.

libertad financieraEn 1976 Richard Dawkins publicó el que sería su primer gran best seller, un libro titulado El Gen Egoísta. La base teórica de su obra era que la evolución en nuestra especie se basaba en los genes y no en los humanos, quienes, desde su perspectiva, no eran más que “máquinas de supervivencia” para los primeros.

El texto, que catapultó a la fama internacional a su autor, contraía también un neologismo que con el tiempo habría de hacer carrera: El Meme.

Para Dawkins, según su libro, un meme es, en términos científicos, una unidad teórica de formación cultural heredable de un individuo a otro. Complementando su trabajo, en 1999 la doctora de la Universidad de Oxford, Susan Blackmore, dictaminó en “La Máquina De Los Memes”, que éstos (los memes) son hábitos, habilidades, canciones, historias o cualquier otro tipo de información que se copian y traspasan de una persona a otra.

Ana Cortés, la couch mexicana que el año pasado nos dio “Cinco Consejos Para Alcanzar La Libertad Financiera”, complementa el mismo concepto, ahora establecido como un elemento importante para la enseñanza que imparte a sus alumnos, a quienes les da herramientas para obtener un más brillante futuro económico.

En sus palabras, “de lo que estamos hablando es de una herencia transgeneracional. Es decir: así como recibimos una herencia física, recibimos también una emocional”. Y una cultural, nos arriesgamos a complementar en este espacio. Acorde a su conocimiento, “nuestra memoria celular alcanza a llegar hasta siete generaciones anteriores, llenando nuestra existencia de emociones que la mayoría de veces desconocemos”.

No parece equivocado decir que, acorde a los autores, nuestro futuro está determinado por nuestro pasado.

En muchos países de América Latina es bien conocida la sentencia aquella que dice que “los hijos repiten los errores de los padres”. “Estamos programados –nos dice Ana-, para replicar los comportamientos que nuestros antepasados tuvieron, buscando ponernos a cada uno frente a las mismas situaciones a las que ellos se enfrentaron”.

Traslapar las palabras de nuestra entrevistada a la realidad no es difícil: Steve Jobs fue un hijo abandonado para luego convertirse en un padre que abandonó a su hija; Peaches Geldof murió de una sobredosis de heroína, tal y como le había sucedido a su madre, la también escritora Paula Yates; y, de mencionar en este espacio, las innumerables tragedias sufridas por la familia Kennedy en Estados Unidos, llegando conocerse el conjunto de éstas como la “Maldición Kennedy”.

“Todo eso, en nuestra vida laboral o empresarial, es de la mayor importancia”. El BBVA parece compartir el pensamiento de Cortés, lo que postulamos después de leer el folleto hecho por el banco titulado “Guía Para Que Los Hijos No Cometan Los Mismos Errores Financieros Que Sus Padres”.

“En muchos casos -continúa Ana-, lo que hacemos es duplicar los desaciertos del pasado, incluso buscando en personas cercanas a nosotros unos dobles de aquellos que han afectado nuestra ascendencia, con tal de ponernos en la misma situación y poder superar un dolor con el que cargamos”.

Los ejemplos, generalmente, son más dicientes que los conceptos. “Una de mis alumnas -recuerda la empresaria- era una arquitecta infeliz en su trabajo y obsesionada con los hogares de interés social. Nuestro trabajo nos llevó a escarbar en su pasado y encontrar que su abuela había quedado desahuciada, permitiéndonos concluir que lo que ella buscaba era superar ese dolor”.

Con una metáfora Ana explica mejor su nuevo enfoque. “Es como si todos nosotros fuéramos un computador lleno de virus, los que nos han llegado por nuestros padres. La idea es formatearnos para liberar ese espacio y llenarlo con nuevos programas, más positivos para nuestra vida. Por culpa de esos virus, muchas veces tomamos decisiones con dobles intenciones y radica allí, generalmente, las causas de nuestros males”.

Ana, en esta parte, habla desde su experiencia personal:

“Mi abuela solía decirnos que uno vale mientras tenga dinero. Al nosotros ser una familia de recursos limitados, eso nos afectó completamente y lo que yo hacía en mi vida era buscar dinero de manera desenfrenada, de forma que pudiera darme valor. Pero, una vez lo obtuve, exactamente igual a lo sucedido con mis antepasados, lo perdí todo por malas decisiones ligadas a establecer malas asociaciones, con personas que fueran a traicionarme, buscando dobles de personajes de mi pasado. Lo que buscaba era enfrentarme a esa situación con tal poder actuar diferente frente a ella”.

Ese acto de búsqueda de algo material con tal de obtener algún tipo de reconocimiento, tiene sustento en lo dicho por Alain de Botton en su famosa charla en TED. Explicó él, en ella, que muchas veces no obtenemos las cosas por sus cualidades, sino por las emociones ofrecidas al conseguirlas. En una parte de su conversatorio recomendó esto: “la próxima vez que vean una persona en un Ferrari no piensen hay va una persona ambiciosa, piensen más bien hay va una persona necesitada de afecto y emoción”.

Pero, como decimos los hispanos, algunas personas nacen con estrella y otros nacen estrellados. “La programación en nuestro ADN puede ser también -cuenta Ana Cortés- un activo, un elemento que nos catapulte hacia el éxito en la vida”. Pero la realidad nos enfrenta la mayoría de las veces a una situación contraria.

“A nivel subconsciente tomamos decisiones opuestas a lo que queremos hacer en la vida. Por decirte algo, deseamos ser emprendedores y nos capacitamos para serlo; pero hacemos todo lo posible para usar todo nuestro tiempo en el empleo que ya tenemos. Y actuamos de esa manera por un miedo inconsciente a nuestro interior, una programación con la que venimos que nos impide dar el paso.

Seguramente alguien en nuestra familia ya había tomado ese rumbo y fracasó y, por lo tanto, nosotros actuamos a nuestro interior de manera contraria a lo que exteriormente quisiéramos ser. Es, en ese caso, nuestra herencia la nos lo está impidiendo”.

Ana, después de haber superado una crisis que la ha traído por estas áreas, nos concluye con un mensaje. “Lo importante es entender que no somos malos, o perdedores o un fracaso; sino que estamos programados para actuar de maneras que no son las mejores para nuestra vida y, por lo tanto, el objetivo es reprogramarnos.

Nos asociamos con personas que sabemos no son las ideales, generamos relaciones personales que sabemos van a ser dañinas, alejamos a buenas personas de nuestro entorno; pero lo hacemos porque así lo dictamina nuestra herencia transgeneracional. Hoy tenemos herramientas que nos ayudan a superar esas cargas y alcanzar nuestros objetivos a través de una reprogramación. Una vez hayamos sacado eso de nosotros, se nos abre un mundo de oportunidades.

Hoy nuestra misión está enfocada en dar las herramientas para alcanzar el éxito y la libertad financiera; pero para llegar a él de una forma libre que nos permita gozarlo y mantenernos estables”. Una lección que llega a los más de 250.000 seguidores que tiene ella en su Facebook.

En términos generales, de lo que habla la autora es de la mimética, una ciencia en estado de desarrollo que ha recibido fuertes críticas; pero que como dijo ella en una entrevista con Televisa “las mismas críticas se le hacían a la inteligencia emocional y a Daniel Goleman cuando se comenzó a hablar de ella”. Ya sabemos en qué terminó esa historia; estaremos atentos a ver en qué termina esta.

kiyosakiRobert Kiyosaki creció con dos figuras paternas: “papá pobre” – su verdadero padre que murió con facturas por pagar – y “papá rico”, que comenzó poco antes de convertirse en uno de los hombres más ricos de Hawai.

Ambos padres tuvieron éxito en sus carreras, trabajaron duro toda su vida y obtuvieron ingresos sustanciales, pero uno siempre luchó financieramente.

Kiyosaki comenzó a notar diferencias fundamentales en la forma en que “padre rico” y “padre pobre” pensaban, hablaban y actuaban: “Noté que mi pobre papá era pobre, no por la cantidad de dinero que ganaba, lo cual era significativo, era Debido a sus pensamientos y acciones”, escribe en el clásico de finanzas personales,” Padre Rico Padre Pobre”.

Aquí hay seis lecciones eternas que aprendió de “padre rico” y ayudó a Kiyosaki a dominar su dinero, a construir riqueza y, en última instancia, a jubilarse cómodamente a la edad de 47 años:

“No es cuánto dinero ganas. Es cuánto dinero tienes”.

La mayoría de nosotros aprendemos cómo ganar dinero – cómo conseguir un trabajo y trabajar duro – pero no aprendemos a manejarlo, la parte importante. “El dinero sin inteligencia financiera es dinero pronto desaparecido”, afirma Kiyosaki.

No necesitas ser un experto, tener un MBA, o incluso estudiar libros de finanzas personales para adquirir la inteligencia financiera. Comienza aprendiendo la diferencia entre un activo y un pasivo, la única distinción más importante es reconocer si quieres hacerte rico, dice Kiyosaki. A continuación, céntrate en mejorar tus ahorros y asegurarte de que no salga más dinero del que entra.

También es importante tener en cuenta que más dinero a menudo no resolverá tus problemas financieros. “De hecho, puede agravar el problema”, escribe Kiyosaki. “El dinero a menudo pone de manifiesto nuestros trágicos defectos humanos, poniendo un foco en lo que no sabemos. Esa es la razón por la cual, muy a menudo, una persona que entra en una ganancia inesperada de dinero en efectivo (digamos una herencia, un aumento de sueldo o ganancias de lotería) vuelve pronto al mismo lío financiero, si no peor, que el lío en el que estaban antes.”

Los pobres y la clase media trabajan por dinero. Los ricos tienen dinero trabajando para ellos.

Kiyosaki no es el único que señala que hay una diferencia entre cómo la gente rica y la gente promedio eligen conseguir ser pagados. La gente promedio opta por recibir un pago basado en el tiempo – con un salario constante o una tarifa por hora – mientras que las personas ricas en general poseen sus propios negocios, trabajan por comisión o eligen opciones sobre acciones y participación en los beneficios sobre salarios más altos.

“Si trabajas por dinero, le das el poder a tu empleador”, escribe Kiyosaki. “Si el dinero trabaja para ti, conservas el poder y lo controlas”.

Trabajar por dinero es el camino más fácil – es lo que se nos enseña en la escuela (cómo escribir un currículum, conseguir un trabajo y trabajar duro). El hecho de que tu dinero trabaje para ti – al iniciar una empresa, ser tu propio jefe o invertir – requiere un riesgo calculado y un nivel de comodidad con incertidumbre.

“No son los inteligentes los que salen adelante, sino los audaces”.

“En el mundo real fuera de los académicos, se requiere algo más que sólo notas”, escribe Kiyosaki. “He oído que llamó a muchas cosas: tripas, chutzpah, pelotas, audacia, bravata, astucia, audacia, tenacidad y brillantez. Este factor, cualquiera que sea su etiqueta, decide en última instancia el futuro de uno mucho más que los grados escolares. ”

Las personas ricas juegan para ganar, que, es igual que tener dinero trabajando para ti, requiere un elemento de riesgo y comodidad con la incertidumbre.

Tan importante como es asumir riesgos para acumular riqueza, es igualmente importante ser inteligente acerca de la toma de riesgos, por lo que Kiyosaki enfatiza el “manejo” del riesgo. Riesgo ciego no te llevará a ningún lugar, pero el riesgo inteligente – en el que la educación y la experiencia juegan un papel clave – es la madre de la recompensa.

La clave del riesgo inteligente es el desarrollo de la inteligencia financiera, escribe Kiyosaki: “Siempre hay riesgo, es la inteligencia financiera la que mejora las probabilidades”. Él recomienda leer sobre la contabilidad, inversión y los mercados para comenzar a ser más inteligente financieramente.

“Su genio financiero requiere conocimientos técnicos y valentía”, dice Kiyosaki.

El activo más poderoso que todos tenemos es nuestra mente. Si se entrena bien, puede crear enormes riquezas”.

Las personas ricas encuentran soluciones creativas a los problemas de dinero. Toman lo que sucede y lo hacen mejor usando su inteligencia financiera, enfatiza Kiyosaki.

“La inteligencia financiera es simplemente tener más opciones”, escribe. “Si las oportunidades no están llegando a su manera, ¿qué más puedes hacer para mejorar tu situación financiera?

Si una oportunidad llega a tu regazo y no tienes dinero y el banco no te habla, ¿qué más puedes hacer para tener la oportunidad de trabajar a tu favor?… No es tanto lo que sucede, sino cuántas soluciones financieras diferentes se puede pensar en convertir un limón en millones.”

“Los ricos se centran en sus columnas de activos, mientras que todos los demás se centran en sus declaraciones de ingresos”.

Mientras que la gente promedio está ocupada ocupándose de su pago por hora, la gente rica se está centrando en sus activos y patrimonio neto.

Comienza a adquirir activos – cosas que ponen dinero en tu bolsillo – en lugar de pasivos, cosas que sacan dinero de tu bolsillo. Los activos son cosas como acciones, bonos, tu propia compañía y propiedad intelectual, mientras que los pasivos incluyen hipotecas, préstamos de consumo y tarjetas de crédito.

“Los ricos a largo plazo construyen primero su columna de activos”, escribe Kiyosaki. “Entonces los ingresos generados por la columna de activos compran sus lujos, los pobres y la clase media compran lujos con su propio sudor, sangre y herencia de los niños”.

“Las personas que evitan el fracaso también evitan el éxito”.

La mayoría de las personas nunca ganan porque tienen miedo de perder o de fallar, explica Kiyosaki.

“Sin embargo, si nos fijamos en la forma en que los seres humanos están diseñados para aprender, aprendemos cometiendo errores”, escribe. “Aprendemos a caminar por caer, si nunca caemos, nunca caminaremos, lo mismo vale para aprender a andar en bicicleta… Lo mismo es cierto para hacerse rico… El fracaso es parte del proceso de éxito”.

“Miro mi dinero como mi juego de tenis”, continúa. “Juego duro, cometo errores, corrijo, cometo más errores, corrijo y me vuelvo mejor, si pierdo el juego, alcanzo la red, agito la mano de mi oponente, sonrío y digo: ‘Nos vemos el próximo sábado’”.

Robert KiyosakiLección 8: Saber qué activo es mejor para ti

Hay cuatro clases de activos: Negocios, bienes raíces, activos de papel y materias primas. Para hacerte rico, debes estudiar estas clases, elegir la que sea mejor para ti, y trabajar para convertirte en un experto.

Lección 9: Saber cuándo enfocar y cuándo diversificar

Idealmente, querrás estar diversificado en las cuatro clases de activos, pero querrás enfocarte en convertirte en experto en una a la vez. Un viejo adagio es que si intentas complacer a todos, no complacerás a nadie. Lo mismo podría decirse para las inversiones.

Lección 10: Minimizar el riesgo

En las inversiones y los negocios, siempre hay un elemento de riesgo. Un inversor inteligente sabe cómo minimizar el riesgo mediante las coberturas o seguros. Hay muchas maneras en las que puedes hacerlo dentro de cada clase de activo. Estudia sobre las formas de minimizar el riesgo en tu clase de activos elegida.

Lección 11: Saber minimizar los impuestos

No se trata de cuánto ganas, sino de cuánto conservas. Los impuestos hacen a una persona poco inteligente pobre. Una persona financieramente inteligente entiende cómo usar el código impositivo para su ventaja.

Lección 12: La diferencia entre la deuda y la credibilidad

Como muchos de ustedes saben, hay deuda buena y hay deuda mala. La clave para usar la deuda es saber cómo pedir prestado sabiamente y cómo devolver el dinero. Sin un plan sólido para pagar la deuda, pronto no tendrás credibilidad. Una educación financiera sólida incluirá la comprensión de las deudas y cómo pagarlas.

Lección 13: Saber como usar los derivados

Los derivados son cosas derivadas de otro objeto. Por ejemplo, el zumo de naranja es el derivado de una naranja. Mi negocio es un derivado de mi mente. El dinero libre de impuestos de una refinanciación es un derivado de otro activo, mi propiedad de inversión. Hay muchas maneras de utilizar los derivados para crear riqueza.

Lección 14: Conocer cómo se roban tu riqueza

Hay cuatro cosas que se roban tu riqueza: Los impuestos, las deudas, la inflación y la jubilación. Una educación financiera adecuada hará hincapié en comprender cómo utilizar estas fuerzas que se roban tu riqueza para ganar dinero en lugar de perderlo.

Lección 15: Saber cometer errores

Es imposible aprender sin cometer errores en el camino. La clave es aprender las lecciones de esos errores, y no dejar que te saquen del juego. Mira el fracaso como una oportunidad de aprendizaje.

finanzasSin duda la clave para lograr cambios verdaderos y profundos en nuestra vida, en todos los aspectos, es ir paso a paso, pero de manera constante y progresiva. Pocos entienden el poder de hacer esto; por el contrario, muchos quieren transformarse de la noche a la mañana, y por eso fallan.

Es imposible tener deudas y querer pasar, de un día para otro, a ahorrar 15% de nuestro ingreso para el retiro. No hay manera de hacerlo. Pero sí es posible establecer un plan para pagar esas deudas, ejecutarlo de manera constante y luego pensar en el ahorro.

Pero también hay otra razón: lograr pequeñas victorias nos permite ver que sí se puede. Nos inspira, nos motiva a seguir adelante. Así es como se logra cambiar un círculo vicioso en virtuoso.

Así que si eres una de esas personas que no han podido ahorrar, que no sabe cómo invertir o que está muy endeudada, no te desesperes, pero tampoco lo pospongas. Simplemente empieza poco a poco, cualquier cambio positivo que logres te va a acercar a la solución.

Veamos algunos ejemplos. María es una persona de clase media, trabajadora. No tiene deudas pero siente que vive muy apretada y que no le alcanza. Por eso no ha logrado ahorrar. Ha leído muchas veces que las personas deberíamos ahorrar por lo menos 10% de nuestro ingreso y eso le parece mucho.

Su ingreso mensual neto son 10,000 pesos. Le pregunté acerca de sus hábitos y nos dimos cuenta de que fácilmente podría guardar 25 pesos a la semana -100 pesos al mes-, una cantidad muy pequeña que representa apenas 1% de lo que recibe.

Al poco tiempo se dio cuenta de que eso no le costaba nada de trabajo y decidió, ella sola, duplicar su ahorro: sacaba cada semana un billete de 50 pesos de su cartera. Así de sencillo. Además se sentía motivada: logró dejar atrás los pretextos que la detenían: no me alcanza, no puedo ahorrar.

Después de un par de meses, le dije que incrementara otro 1 por ciento. Al poco tiempo terminó abriendo una cuenta en CetesDirecto, en donde configuró un ahorro automático de 100 pesos domiciliado a su cuenta de nómina. Un gran avance, sin duda, pero que no se habría podido lograr de la noche a la mañana.

Lo mismo se puede hacer por el lado de las deudas. Javier se siente muy apretado y apenas puede pagar los mínimos. Estaba buscando de manera insistente la manera de salir de deudas rápidamente. Le dije que no había soluciones mágicas, que la única manera de lograrlo era con constancia y disciplina.

Ordenamos sus deudas de la más pequeña a la más grande. Le dije que pagara los mínimos en todas, pero que a esa más pequeña le abonara un poco más, aunque fueran 10 pesos. Al igual que con María revisamos sus hábitos y vimos que cada mes gastaba cerca de 500 pesos en el cafecito del día. Entonces quedamos en que lo haría la mitad de las veces y podría de esta forma abonar 250 pesos adicionales al pago mínimo, a su deuda más pequeña.

Tres meses después logró terminar de pagar esa tarjeta. Es cierto: no representaba mucho pero era un paso firme. Una deuda menos. El monto que antes pagaba para esa tarjeta lo iba a sumar al pago mínimo de la segunda y así sucesivamente. Pequeñas victorias que le animaban y resultaban en grandes progresos.

Es importante entender que esta técnica de las pequeñas victorias la podemos aplicar a casi cualquier aspecto de nuestra vida. Por ejemplo, para bajar de peso o empezar a hacer ejercicio. Nunca haremos 50 abdominales en la primera sentada, a lo mejor podremos hacer sólo dos o tres. Pero poco a poco, con constancia, iremos mejorando nuestra capacidad física, lo que nos permitirá ir viendo resultados.

Reibox BlogWarren Buffett cumplió 87 años hace muy poco.

En honor a su cumpleaños del 30 de agosto, decidimos recordar una de sus brillantes sabidurías.

En 2010, en una entrevista con la Comisión de Investigación sobre la Crisis Financiera, Buffett respondió a varias preguntas sobre lo que él pensaba que causó la burbuja de vivienda y crédito.

La entrevista proviene de documentos de los Archivos Nacionales, que en 2016 publicó transcripciones, agendas de reuniones y acuerdos de confidencialidad de la FCIC. El grupo se estableció después de la crisis por el Congreso para examinar las causas del evento.

Durante la entrevista, Buffett también dio una explicación clara sobre cómo se forman las burbujas. Es una gran lectura para cualquier persona interesada en invertir o, más ampliamente, en el comportamiento humano.

De todos modos, aquí está Buffett (énfasis nuestro):

“Mi antiguo jefe, Ben Graham, me hizo una observación hace unos 50 años que realmente me quedó en la mente y ahora he visto pruebas de ello.

“Él dijo, ‘Tú puedes meterte en muchos más problemas a la hora de invertir con una premisa sólida que con una premisa falsa.’

“Si tienes la premisa de que la luna está hecha de queso verde o algo así, es ridículo de por sí. Si sales con la premisa de que a las acciones comunes les fue mucho mejor que a los bonos… [eso] se convirtió en el baluarte subyacente para la burbuja [de 1929]. La gente pensaba que las acciones estaban empezando a ser maravillosas y se olvidaron de las limitaciones de la premisa original… Así que después de un tiempo, la premisa original, que se convirtió en una especie de impulso para lo que más tarde resultó ser una burbuja, es olvidada y el precio de las acciones tomó el control.

“Ahora, vimos lo mismo en la vivienda. Es una premisa totalmente sólida que las casas van a valer más con el tiempo porque el dólar perderá valor…

“Y puesto que el 66% o el 67% de la gente quiere poseer su propia casa y debido a que puedes pedir prestado el dinero por él y estás soñando comprar una casa, si realmente crees que las casas van a subir de valor, compras una tan pronto como te sea posible. Y esa es una premisa muy sólida. Se relaciona, por supuesto, sin embargo, a las casas vendiéndose por algo así como el precio de reemplazo y no por lejos superar la inflación.

“Así que esta sólida premisa de que es buena idea comprar una casa este año porque probablemente va a costar más el próximo año y vas a querer una casa, y el hecho de que puedas financiarla se distorsiona con el tiempo si los precios de la vivienda suben un 10 por ciento al año y la inflación es un par de por cientos al año. Pronto el precio, o en algún momento el precio toma el control, y quieres comprar tres casas y cinco casas y quieres comprarla sin poner nada y quieres estar de acuerdo con pagos que no puedes hacer y todo ese tipo de cosas, porque no hay diferencia: Va a valer más el próximo año.

“Y el prestamista se siente de la misma manera, realmente no hay diferencia si es un préstamo de mentiroso o ¿sabes a lo que me refiero?… Porque incluso si tienen que asumirlo, va a valer más el próximo año. Y una vez que agarra impulso y se ve reforzada por los precios, la premisa original se olvida, igual que en 1929.

“Internet fue la misma cosa, Internet iba a cambiar nuestras vidas, pero no significaba que cada compañía valiera 50 mil millones de dólares como lo soñaron los prospectos.

Y los precios se vuelven tan importantes para la gente que toman el control; toman el control de sus mentes, y debido a que la vivienda fue el activo individual más grande que hay, alrededor de $ 22 billones o algo así, no por encima de la riqueza familiar de $ 50 trillones o $ 60 billones o algo así como en los Estados Unidos. Tal activo tan grande. Tan comprensible para el público; puede que no entiendan las acciones, no entiendan los bulbos de tulipán, pero entendían las casas y querían comprar una de todas formas y la financiación, y podía apalancarla hasta el cielo, creó una burbuja como nunca hemos visto antes.”

Robert Kiyosaki¿Qué es la educación financiera? Esa es una buena pregunta, y una que tiene muchas respuestas diferentes dependiendo de con quién hables.

Para algunos, la educación financiera significa enseñar a los niños cómo ahorrar dinero, equilibrar un talonario de cheques y usar una tarjeta de crédito responsablemente.

Para otros, significa enseñar cómo invertir en el mercado de valores y administrar una cuenta de jubilación.

Sea cual sea tu definición de educación financiera, está claro que hay una cosa en la que todos podemos estar de acuerdo: la educación financiera es casi inexistente en nuestras escuelas.

Una reciente encuesta de Ipsos muestra que sólo el 13% de las personas aprendieron a invertir en la escuela. Las mismas personas encuestadas creen que la alfabetización financiera debe ser enseñada en las escuelas (87%), y que debe comenzar tan pronto como en la escuela intermedia (72%).

Esto plantea la pregunta, ¿Cómo se vería si enseñáramos educación financiera en nuestras escuelas?

Si yo manejara el sistema escolar, crearía un programa de educación financiera que incluyera las 7 lecciones que siguen. Incluso si no estás más en la escuela, estas son cosas valiosas que puedes estudiar y aprender por tu cuenta como parte de tu viaje hacia la educación financiera.

Lección 1: La historia del dinero

Es importante entender cómo funciona el dinero, y parte de hacerlo es estudiando cómo funcionó en el pasado.

El dinero ha progresado a través de los siglos de algo bastante simple, como el trueque, a algo bastante complicado, como los derivados. Ha pasado de ser un objeto a una idea, por lo que no es tangible e intuitivo. Es importante estudiar el dinero para enriquecerse. Algunas fechas importantes son:

1903 – La Junta General de Educación de Rockefeller se hace cargo del sistema educativo estadounidense

1913 – Se forma la Reserva Federal

1929 – La Gran Depresión

1944 – El acuerdo de Bretton Woods

1971 – Nixon saca el dólar del patrón oro

1974 – El Congreso aprueba la Ley de Seguridad del Ingreso para la Jubilación de los Empleados

Lección 2: Comprender tus estados financieros

Mi padre rico a menudo decía: “Tu banquero nunca te pide ver tu boleta de calificaciones, un banquero quiere ver tus estados financieros; tu boleta de calificaciones cuando sales de la escuela.”

Para hacerte rico, debes saber leer y entender las tres partes de tus estados financieros: Declaración de ganancias y pérdidas, balance, flujo de efectivo.

Lección 3: La diferencia entre un activo y un pasivo

Una razón por la que muchas personas tienen problemas financieros es porque confunden pasivos con activos. Por ejemplo, mucha gente cree que su casa es un activo cuando en realidad es un pasivo. Una definición simple de activo es cualquier cosa que ponga dinero en tus bolsillos. Una definición simple de pasivo es cualquier cosa que saque dinero de tus bolsillos.

Lección 4: La diferencia entre las ganancias de capital y el flujo de efectivo

Muchas personas invierten por ganancias de capital, lo que significa que están apostando a que el precio de algo suba. Lamentablemente, hoy en día, a muchas personas les está yendo mal con eso. Invertir por ganancias de capital es similar a los juegos de azar, pero no tan divertido.

En lugar de invertir para obtener ganancias de capital, los ricos invierten por flujos de efectivo y las ganancias de capital son la guinda del pastel, si suceden.

Lección 5: La diferencia entre inversión fundamental e inversión técnica

La inversión fundamental es el proceso de analizar el desempeño financiero de una empresa, y que comienza con la comprensión de sus estados financieros. La inversión técnica es medir las emociones o los estados de ánimo de los mercados mediante el uso de indicadores técnicos.

Puedes invertir con éxito haciendo ambos tipos de inversión, pero ambos requieren de compromiso y educación financiera continua.

Lección 6: Medir la fuerza de un activo

No hay escasez de oportunidades en el mundo de las inversiones. La pregunta entonces se convierte en, ¿qué inversiones valen la pena perseguir?

Un componente clave de una educación financiera completa es entender cómo medir si un activo es fuerte o no. Una de las mejores maneras de hacer eso es referirse al Triángulo de BI, el cual mira las propiedades completas de un activo: Equipo, liderazgo, misión, flujo de efectivo, comunicación, sistemas, legal y el producto.

Lección 7: Saber elegir buenas personas

Los socios son cruciales para el éxito empresarial. Mi padre rico solía decir: “La mejor manera de conocer a un buen socio, es haber tenido uno malo.” Necesitas aprender de cada interacción. Un buen negocio puede estropearse si tienes un mal socio. Así que saber elegir socios y miembros del equipo es crucial.

independencia financieraLa disciplina para alcanzar esta meta inicia como la práctica de un deporte. Hay que empezar desde abajo, entrenando, antes de volverse un especialista.

Como primera medida, resulta esencial definir la independencia financiera, la cual puede ser entendida como la capacidad de vivir de forma cómoda y sin preocuparse por el tamaño del salario. Por su parte, esta tranquilidad económica se traduce en que las actividades diarias se disfruten más debido a que no hay ansiedades de tipo económico.

Antes de continuar con la lectura de este blog lo invito a que analice qué ha hecho en pro de una independencia financiera y a que conteste las siguientes preguntas:

– ¿Cuáles son sus prioridades financieras?
– ¿Se ha trazado objetivos de tipo financiero?
– ¿Le cuesta trabajo pagar sus deudas cada mes?
– ¿Sus deudas han sido adquiridas para invertir?
– ¿Tiene preocupaciones de tipo económico?
– ¿Considera que sus ingresos son insuficientes?
– ¿Le alcanza el dinero para cubrir sus cuentas y además para divertirse?

El primer escalón para conseguir la independencia financiera es ser consciente de que hay que empezar a forjarla ya mismo. Esto quiere decir que el plan de acción debe ser trazado y ejecutado lo antes posible. Usted es el encargado de cuidar su dinero y bienestar y, por ende, su futuro financiero será proporcional a su esfuerzo y disciplina.

El concepto de independencia financiera puede variar de acuerdo a las metas económicas propias, la edad y los criterios personales. Por lo cual resulta claro que hay diferentes caminos para alcanzarla. Sin embargo, existen 8 pasos que son ineludibles y que se deben tener en cuenta para alcanzar la autonomía financiera:

1. Controlar los gastos

La mejor manera para controlar lo que se debe gastar es hacer mes a mes una revisión concienzuda de los ingresos y de los gastos. Recuerde que la regla de oro de las finanzas personales es no gastar más de lo que se recibe.

2. Divertirse

Si bien es cierto que el dinero es importante para conseguir la independencia financiera, este es solo un medio y no debe ser el objetivo final. Disfrute al máximo, haga ejercicio, camine, salga con amigos, haga actividades extracurriculares y despeje su mente.

3. Eliminar las deudas que no generar retornos

La deuda financiera es una herramienta que puede convertirse en su enemigo si no la maneja con mesura e inteligencia. Los créditos ofrecidos por las instituciones financieras no son dinero adicional. De modo que bajo ninguna circunstancia debe gastar más de lo que gana y cubrir esa brecha con préstamos.

En caso de tener deudas improductivas, es vital que genere un plan que permita destinar parte de sus ingresos a pagar esas deudas con el fin de saldarlas lo antes posible.

4. Usar las deudas para invertir

Resulta también cierto que las deudas no siempre son nocivas, ya que el dinero obtenido puede ser aprovechado para generar retornos.

Algunos casos en los cuales las deudas se usan de forma positiva son: pedir un préstamo para estudiar y así conseguir un mejor salario en el futuro, adquirir una deuda para invertir en un negocio, y obtener un crédito para comprar propiedades de inversión como, por ejemplo, finca raíz.

No olvide que si desea endeudarse para invertir debe, como mínimo, tener en cuenta hacer un análisis de los riesgos y beneficios de la inversión y además hacer proyecciones financieras que determinen la factibilidad del proyecto.

5. Mejorar progresivamente el salario

Con el fin de cumplir las metas financieras trazadas, tales como pagar deudas, un aumento de salario no le caería mal. Pues bien, por ahí dicen que “el que no llora, no mama” y este dicho popular puede ponerlo en práctica con su jefe desde ya.

Negocie un mejor sueldo y tenga en mente que hacerlo es un síntoma para su empleador de que usted sabe el valor de su trabajo, de que tiene confianza en sí mismo y de que es consciente de sus capacidades profesionales. En esta negociación haga énfasis en su conocimiento, años de experiencia, educación y reconocimientos obtenidos profesionalmente.

6. Crear oportunidades de negocio que permitan aumentar los ingresos

Genere ingresos adicionales mediante la implementación de negocios. Las posibilidades son extensas, así que piense en hacer asesorías, tutorías, negocios online, ventas de artículos o cualquier tipo de actividad que le permita lograr este objetivo.

7. Ahorrar

La parte de sus ingresos que no es destinada a los gastos regulares o a las inversiones de corto plazo debe ser guardada.

Ahorrar es un hábito indispensable para alcanzar la estabilidad e independencia financiera, ya que usted no está exento de tener que gastar en eventualidades o emergencias y si tiene un fondo de ahorro podrá hacerlo sin recurrir a deudas con altas tasas de interés.

8. Generar un plan de pensión

Con el fin de garantizar la generación de ingresos cuando se alcance la edad de retiro es vital tener un fondo de pensión. Desde luego, entre más joven empiece a cotizar mayores serán sus aportes.

Sea consciente que para generar su independencia económica se requiere recorrer un camino largo que demanda constancia y empeño. Si alguna vez ha practicado algún deporte, sabrá que es necesario entrenar antes de conseguir la excelencia en el campo de juego y este mismo principio es aplicable a la independencia económica. Su mapa financiero solo sirve si se aventura a recorrer la ruta trazada. ¿Está listo para empezar a recorrer el camino rumbo a la independencia económica?

Recuerde que el momento es ahora y que la independencia financiera es un objetivo vital para cualquier persona y depende de usted mismo, de su constancia y disciplina. Sea consciente que nadie va a cuidar mejor sus recursos que usted mismo.

finanzasEn la denominada Semana de la Educación Financiera, quienes de alguna u otra forma tienen relación con la intermediación del dinero se esforzaron por comunicar conceptos e información al público.

En mi rol de facilitadora de educación financiera considero que, además de admitir que aún demasiadas personas se encuentran excluidas del sistema financiero, también se debe fijar la mirada en la realidad de familias de clase media, trabajadores, profesionales universitarios e incluso empresarios que aún no son usuarios activos de la gran mayoría de herramientas financieras y bursátiles, no por falta de invitación sino principalmente por desconocimiento.

Algunos conceptos se conocen más por práctica que por manejo académico, así se utilizan cuentas corrientes, cajas de ahorro, tarjetas de débito o de crédito, préstamos, ahorros y, en una menor medida, las inversiones tradicionales.

Sin embargo, la mayoría de los usuarios desconocen cómo leer apropiadamente un extracto de tarjeta de crédito, cómo calcular una cuota partiendo de la tasa de interés (o viceversa), en qué se diferencia un depósito a plazo en un banco o financiera al realizado en una cooperativa, cuántas clases de acciones existen, qué son los bonos o qué dimensiones se deben analizar antes de realizar una inversión, solo por citar algunos ejemplos.

Entonces, si ampliamos más el lente por el cual observamos, podríamos encontrarnos con que numerosas familias que creen ser de clase media, que incluso están catalogadas como tales por la suma de sus ingresos mensuales, que viven con comodidades y que disfrutan de servicios privados de educación, vivienda y salud, en realidad permanecen atrapadas en una constante de trabajar arduamente para ganar dinero solo para que alcance hasta fin de mes, sin capacidad de ahorro y menos aún de inversión.

Quienes viven en una cárcel de oro sufren de una falsa ilusión de prosperidad pues, para adquirir los bienes y servicios que utilizan, hipotecan su presente productivo que tendrán que pagar en un futuro improductivo, a costa de no contar con los recursos mínimos que le garanticen la sustentabilidad de su calidad de vida.

Con este cristal, queda bajo la lupa de falta de educación financiera de la gran mayoría de la población, incluyendo a quienes vacacionan en playas extranjeras, manejan autos del año y envían a sus hijos a colegios con cuotas superiores al salario mínimo. No lo señalo como negativo, sino por el contrario, como preocupante.

Muchas veces, por desconocimiento se toman decisiones financieras erróneas, pues quienes no logran ahorrar tampoco se plantean invertir, al no invertir no generan rentabilidades y tampoco reinvierten; por ello, cuando dejan de trabajar se quedarán sin ingresos activos y tampoco dispondrán de ingresos pasivos.

Quienes se encuentren en esa situación no tienen la libertad financiera que les permita mantener la calidad de vida a la cual están acostumbrados y que hoy dan por sentado. Este riesgo es importante y lo más probable es que ni siquiera sean conscientes de ello. Para mí, este es el mayor costo y peligro de no estar financieramente educados. Sigamos hablando de dinero, así aprendemos a manejarlo mejor.

Kim KiyosakiEl camino hacia la libertad financiera no es fácil. Tan pronto como te pongas en marcha en este camino, te encontrarás con un obstáculo tras otro.

Muchas personas se desaniman y renuncian enseguida. Otros se conectan por un tiempo, pero sin resultados, y pronto se dan por vencidos. Sólo unos pocos tenaces pueden avanzar y hacerse verdaderamente ricos.

Con frecuencia me encuentro con personas que han estado siguiendo el camino por un tiempo y no entiendo por qué no están más cerca de la libertad financiera. Leyeron los libros, tomaron cursos, y pueden leer e interpretar la columna financiera del periódico con facilidad.

Muchos de ellos se me acercan preguntando, “Estoy financieramente educado, pero todavía no puedo aumentar mis ingresos. ¿Qué estoy haciendo mal?”

Mi respuesta a ellos es: “Puede que no sea algo que estés haciendo, sino algo que estás sintiendo lo que te está reteniendo”.

Nuestras emociones y comportamientos dictan nuestro futuro más de lo que queremos admitir. Y a veces, son las cosas que estamos sintiendo o las actitudes que estamos teniendo con nosotros los que nos impiden avanzar.

Cinco cosas que te detienen

Hay cinco razones principales por las cuales las personas financieramente educadas aún no pueden desarrollar abundantes columnas de activos que podrían producirles grandes flujos de dinero.

Son:

1. El miedo
2. El cinismo
3. La pereza
4. Los malos hábitos
5. La arrogancia

La mayoría de la gente lucha con muchos de estos factores, consciente o inconscientemente. Conquistarlos no es fácil, pero es necesario para alcanzar la verdadera riqueza.

1) El Miedo

Esta es, con mucho, la razón más frecuente por la que la mayoría de las personas no son ricas. Si no tuvieras miedo de nada, ¿qué harías ahora que podría hacerte rico? ¿Dejar tu trabajo? ¿Iniciar tu propia compañía? ¿Invertir tus ahorros en activos?

Así que muchas personas pasan su tiempo leyendo y estudiando y aumentando su educación financiera, pero cuando se trata de actuar basado en sus conocimientos, se resisten. Tienen miedo.

El miedo es comprensible. Tomar riesgos, hacer cambios, todo eso es aterrador. Está bien sentir miedo. Lo que no está bien es dejar que tu miedo te abrume hasta el punto de no poder actuar. Ahí es cuando el miedo pasa de ser natural a ser un obstáculo en tu camino hacia la verdadera libertad.

2) El cinismo

El cinismo es otra forma de miedo. Es una desconfianza que te impide tener la confianza necesaria para seguir adelante.

Esta desconfianza puede ser de ti mismo, y manifestarse en la abrumadora forma de dudas en ti mismo. Podría ser paranoia sobre los mercados, o cuestionar un acuerdo sólido, y retirar una inversión en el último minuto.

Siempre que el cinismo se manifiesta, lo detendrá. Tienes que aprender a distinguir entre una preocupación genuina y un miedo exagerado. Si estás financieramente educado, y has hecho tu tarea, tienes que confiar en tu capacidad. No puedes dejar que otros te digan lo que sabes que es correcto, y no puedes decirte a ti mismo que no puedes confiar en tus conocimientos.

3) La pereza

Todos creemos que sabemos lo que es la pereza. Estar acostado en un sofá durante cinco horas seguidas viendo algo en Netflix y comiendo palomitas de maíz. Si acusas a alguna persona trabajadora de ser perezosa, obtendrás una respuesta muy enojada.

Pero la pereza nos afecta a todos, y las personas ocupadas a menudo son las personas más perezosas de todas. Las personas fácilmente se vuelven “demasiado ocupadas” como para cuidar de las cosas importantes, como su salud, su familia y su dinero. Ellos van a sus trabajos y trabajan todo el día, y están demasiado agotados cuando llegan a casa para hacer cualquier otra cosa.

Cuando no están ocupados con el trabajo o la familia, a menudo están ocupados viendo televisión, jugando al golf, o haciendo compras. Sin embargo, en el fondo saben que están evitando algo importante.

Esa es la forma más común de pereza: la pereza al mantenerse ocupado.

Así que échale un vistazo largo y honesto a tu vida. ¿Es tu excusa para no invertir el hecho de que estás demasiado ocupado? ¿Qué significa eso? ¿Con qué estás ocupado? ¿Y cómo te está impidiendo lograr la libertad financiera?

4) Los malos hábitos

Los hábitos controlan nuestro futuro. Cultiva los malos, y tu futuro se escapará de tu control.

Los malos hábitos son a menudo las peores cosas que nos detienen. Son extremadamente difíciles de romper; requieren de disciplina y un continuado esfuerzo consciente.

Mucha gente no tiene la disciplina para romper sus malos hábitos. Y lo que es peor, muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que sus hábitos son malos en primer lugar. Por ejemplo, alguien que duerme hasta tarde los fines de semana podría pensar que están reponiendo algo de sueño necesario. Pero ese hábito está evaporando varias horas con las que podrías estar investigando inversiones o construyendo un negocio secundario.

Examina los hábitos en tu vida. Algunos de ellos pueden estar tan arraigados en tu rutina que no los notas. ¿Pero cómo te están deteniendo?

5) La arrogancia

El padre rico de Robert a menudo decía: “Cada vez que fui arrogante, perdí dinero. Porque cuando soy arrogante, realmente creo que lo que no sé no es importante.”

He descubierto que muchas personas usan la arrogancia para tratar de ocultar su propia ignorancia. Ellos lo usan para sobre-compensar su confianza para ocultar el hecho de que no saben lo que están haciendo. En vez de reconocer humildemente dónde necesitan cambiar, culpan a otras personas y circunstancias por sus propios fracasos.

Dicho de otra manera, muchas personas arrogantes que leen este blog probablemente pensaron, “Eso no se aplica a mí” a cada cosa de arriba.

Si no puedes ser honesto y humilde contigo mismo, no tienes posibilidades de alcanzar la libertad financiera.

Las buenas noticias

Ahora, la mejor parte. Si estás sufriendo con uno o más de lo anterior, significa que tienes muy buenas oportunidades de hacerte rico. Todo lo que tienes que hacer es aprender a conquistar el obstáculo que te retiene.

Por supuesto, eso no es fácil. De hecho, es increíblemente difícil, de lo contrario todos seriamos ricos. Pero reconocer los factores que te impiden aumentar tu riqueza es el primer paso. Con práctica, puedes superar estos malos hábitos y emociones, y encontrar tu camino hacia la libertad.

Kim KiyosakiLos bienes raíces son mi vehículo de inversión favorito por muchas razones. Es divertido, rentable, y me da la libertad de controlar mi propia inversión.

El dinero es una de las partes más estresantes de la vida. Y la razón más grande de eso es que a menudo, la gente siente que no tienen ningún control sobre su dinero. Todo el mundo clama por tu dinero, ya sean los servicios públicos, seguros, hipoteca o impuestos. Muchas veces, no puedes ni elegir a en donde va tu dinero.

También tienes un control limitado sobre el dinero que inviertes. Puedes elegir en dónde invertir, escoger tu clase de activo preferido. Pero incluso los inversionistas más sabios y con un conocimiento financiero tremendo están limitados en cuanto su poder de controlar el desempeño de la inversión.

La cual es la razón de por que las inversiones inmobiliarias son tan atractiva. Cuando inviertes en bienes raíces, tienes el 100% del control sobre tu inversión. Tú haces la investigación, eliges cuando entrar, y te beneficias de los resultados.

Para muchas personas trabajadoras, esto es música para sus oídos.

Digamos que inviertes en una empresa, o compras parte de sus acciones. Tú puedes hacer tu tarea y estudiar las tendencias del mercado, pero al final del día las empresas son dirigidas por personas que no son tú. Ellos toman las decisiones y movimientos que afectan tu dinero.

Pero si pones tu dinero en una inversión inmobiliaria, tú tomas las decisiones. El poder está en tus manos, y también los beneficios.

Abajo tienes tres cosas que consigues controlar cuando inviertes en propiedades inmobiliarias. Todas estas decisiones están en tu poder, y las ganancias que haces se convierten en dinero extra con las que puedes hacer lo que quieras.

1) Cómo te beneficias

Cuando inviertes en bienes raíces hay dos cosas por las que puedes invertir: flujo de efectivo y ganancias de capital.

Mi método preferido de invertir es por flujo de efectivo. Cuando inviertes por flujo de efectivo, inviertes en propiedades que te proporcionarán una constante corriente de ingreso cada mes que puedes guardar en tus bolsillos.

Invertir por ganancias de capital, por otro lado, implica comprar una propiedad y luego venderla por una única recompensa.

Cuando compras una inversión inmobiliaria, esta elección es tuya. ¿Por qué invertirás? ¿Quieres hacer una inversión a largo plazo y aprovechar el flujo constante de efectivo cada mes? ¿O quieres comprar y vender la propiedad rápidamente, e invertir para ganar una sola vez?

Ambas estrategias pueden ser lucrativas cuando las ejecutas correctamente. Y lo genial es que tienes control directo sobre cómo obtendrás tus retornos.

Muchos vehículos de inversión no te dan la opción de cómo harás tus ganancias. O si lo hacen, hay un montón de reglas que dictan cuándo y cómo recibirás tus retornos.

Pero con bienes raíces, tienes más flexibilidad para ganar los beneficios cuando y cómo quieras. Puedes fijar la renta, y comprar y vender las propiedades cuando quieras, sin que nadie te dicte cómo harás tu dinero.

2) El valor de tu inversión

Cuando tienes el poder de aumentar directamente el valor de tu inversión.

Casi ninguna otra clase de activo te permite tener este tipo de impacto o control. No tienes que decir cómo se desempeñaran las acciones o cuanto valen las materias primas. Demasiados factores externos, desde la política, a la guerra, a los ciclos económicos, todos tienen control sobre tus otras inversiones.

Pero en bienes raíces, puedes tomar acciones que reflejarán directamente en tus ganancias. Puedes hacer mejoras en la propiedad, aumentar la cantidad de metros cuadrados, ser creativo con el lote, y aumentar la eficiencia de las operaciones de la propiedad, todo lo que aumenta tu ROI.

¿Cuántas otras inversiones pueden decir eso? Si inviertes en una empresa, eso no significa que puedas comenzar a reorganizar sus operaciones comerciales para hacerla más rentable. No tienes poder para aumentar o disminuir el precio del petróleo para obtener mejores retornos.

Pero con bienes raíces, el poder está en tus manos. Y si bien puede ser una enorme responsabilidad, también simboliza la dulce libertad.

3) Con quién trabajas

Si inviertes en un negocio, o compras acciones de una empresa, ¿te llaman cada vez que deciden contratar a un nuevo empleado? ¡Por supuesto no!

Pero cuando inviertes en bienes raíces, la elección del inquilino es tuya. Puedes elegir si alquilas tu casa a un grupo de chicos universitarios o una pareja de novios recién casados.

También controlas con quién inviertes. Una de las mejores partes de las inversiones inmobiliarias es llegar a utilizar el dinero de otras personas (OPM) para comprar tu inversión. No tienes que financiar toda la inversión por ti mismo, sino que puedes acercarte a otros inversores para ayudarte a comprar la propiedad.

Si armas un buen trato, atraerás a un montón de inversionistas que querrán darte su dinero. La mejor parte es que puedes elegir con quien trabajas.

Encontrar y construir el equipo adecuado de inversionistas es vital para tu estrategia de inversión. Por eso es necesario trabajar con personas de confianza. No todas las inversiones te permiten esa elección. Las acciones y las elecciones de otras personas afectan tu dinero todo el tiempo. Las inversiones inmobiliarias son un área donde tienes opinión sobre la gente que rodea tu inversión.

Se libre

No hay muchas cosas en la vida en las que tengamos mucho control. El dinero no debe ser una de ellas. Si estás buscando recuperar el control de tus inversiones, podría ser momento de recurrir a los bienes raíces.

ingresosTodos hemos pensado alguna vez: Si ganara más, podría tener todas estas cosas.

Es cierto: uno podría viajar, tener un coche mejor, una casa más grande, una pantalla de última generación, los hijos en una mejor escuela, entre muchas otras cosas.

Es importante analizar esto con detenimiento. Significa que cuando la gente piensa en ganar más, su mente ya está pensando en cómo se va a gastar ese dinero extra. En disfrutar hoy sin importar lo que pueda pasar mañana.

Desafortunadamente, pocos piensan en construir una libertad financiera, un patrimonio que les permita potenciar su calidad de vida en el futuro.

Por eso se dice, y es muy cierto, que si ganas más, también gastas mucho más. Yo he sido testigo de ello: de primera mano he visto cómo personas que tienen un ingreso muy elevado también tienen una gran cantidad de deudas y aunque no lo parezca por su estilo de vida, un patrimonio muy pequeño (o incluso negativo).

Hace poco hablé en este espacio de un amigo, alto directivo que perdió su trabajo y no pudo encontrar otro que le diera un nivel de ingreso similar. Su liquidación consistió en varios millones de pesos, dada su antigüedad, nivel de salario y varios otros incentivos que tenía en la empresa, como acciones restringidas que le fueron liquidadas y un plan de retiro.

Con lo que recibió, muchos mexicanos podrían vivir toda una vida. A él le duró menos de un año porque tenía deudas en tarjetas de crédito, se había comprometido a pagar una parte de la boda de su hija y el ritmo de vida de la familia demandaba también un nivel de gasto muy fuerte.

También he hablado aquí de una persona, madre soltera con un hijo al que le daba todo y que tenía más de 1 millón de pesos en deudas de corto plazo (entre cuatro tarjetas de crédito, tres préstamos de nómina y uno de auto). Era la directora general de una empresa internacional pequeña, pero con un ingreso mensual acorde con su posición. En ese caso particular su patrimonio era negativo: debía más que lo que tenía (no tenía ahorros propios, su vivienda era rentada).

Afortunadamente, también he visto la otra cara de la moneda. He sido testigo de cómo gente muy humilde, con un ingreso que apenas les alcanza para sus necesidades básicas, ahorra aunque sea unas monedas para cuando haga falta.

El otro día una amiga me contó cómo su abuela, en una comunidad rural, tenía que lavar y coser ropa ajena para poder dar de comer a sus ocho hijos. Tenía un corral con animales de donde sacaban huevos y leche para consumo propio. Su esposo era arriero y estaba muchos meses fuera de casa. Tenía que administrar el mucho o poco dinero que le dejaba, para que le alcanzara hasta que él volviera con más. Además de esto criaba pollos: si no alcanzaba para comprar comida, mataba uno para que sus hijos pudieran comer.

Detengámonos un poco para pensar acerca de esto: tenía que administrar el poco dinero que le dejaban durante varios meses. Si no le alcanzaba buscaba ingresos adicionales para sacar a su familia adelante (pero no pedía prestado). Había una cierta previsión básica (una forma de ahorro) al criar pollos que podía utilizar si ese día no había otra cosa que comer. Su patrimonio era sin duda muy limitado, pero por lo menos positivo (superior a cero) al tener activos pero ninguna deuda.

La abuela de mi amiga, con un ingreso cientos de veces menor, tenía un patrimonio una riqueza superior al de la directora general muy endeudada a la que me referí antes. Hay muchas cosas que podemos aprender de ello.

Por eso digo que tener más ingreso no te hace más rico: es sumamente importante saber administrarlo. Un ingreso mayor sin duda nos abre un gran abanico de oportunidades. Nos permite hacer muchas más cosas que no podíamos antes. Nos brinda mayor capacidad de ahorro, pero también de endeudamiento, si no tenemos claras nuestras prioridades y desde luego una buena cultura financiera.

Robert KiyosakiHay mucho que hablar hoy en día sobre emprendimientos. Y la verdad sea dicha, la palabra es excesivamente usada y las muchas definiciones que tiene hacen que sea confuso saber exactamente qué quiere la gente decir cuando la dice.

Por un lado, tienes personas como nuestro presidente, Donald Trump, que ha iniciado muchos negocios y supervisa miles de millones de dólares en activos. Por otro lado, tienes jóvenes emprendedores haciendo “ajetreos” tratando de ganar algo de dinero extra, o freelancers y consultores que prestan servicios a un pequeño número de clientes.

Desafortunadamente, ambas partes utilizan la palabra “emprendedor.”

En Rich Dad, siempre demostramos la distinción entre un verdadero emprendedor y alguien que simplemente es un auto-empleado utilizando el cuadrante CASHFLOW.

Cuadrante del flujo del dinero

En el lado izquierdo del cuadrante, tienes a los empleados y auto-empleados. Si bien los auto-empleados quieren llamarse emprendedores, no lo son. No son dueños de un negocio. Son dueños de un trabajo. No emplean gente, y están limitados por su propia capacidad. Si no trabajan; no se les paga. ¿Tienen el potencial para convertirse en emprendedores? Absolutamente, pero no están allí todavía.

En el lado derecho del cuadrante, tienes a los Dueños del negocio. Estos son los verdaderos emprendedores que construyeron negocios que ganan dinero trabajen o no. Emplean gente o construyen un sistema que automatiza su trabajo y ventas, y ven escalar sus negocios a una taza que está más allá de su capacidad de trabajo.

Tal vez estás leyendo esto y te diste cuenta de que eres un auto-empleado. Si tu deseo es moverte desde el lado izquierdo del cuadrante hacia el lado derecho, aquí tienes cinco rasgos que tendrás que desarrollar para dejar de ser dueño de un trabajo y comenzar a ser dueño de un negocio.

1. Son contrariadores

Convertirte en un emprendedor es en sí mismo como un movimiento contrario. Muchos amigos y familiares simplemente no lo entenderán. ¿Por qué comenzar una empresa cuando podrías obtener un trabajo “seguro”? Por supuesto, aquellos que han pasado por despidos o ser reemplazados por tecnología se dan cuenta que no hay nada seguro en ser empleado.

Pero existe un nivel de contrariedad que un emprendedor necesita para desarrollarse más allá de dejar el mercado de trabajo para poder tener éxito. Esto es lo que mucha gente quiere decir cuando habla de ser “disruptor”. Por ejemplo, Uber es una empresa que disturbio la industria del taxi. Los fundadores de Uber miraron a una industria establecida desde hace mucho tiempo y se dieron cuenta de que podía haber algo mejor. Ese fue un movimiento contrario. Y uno riesgoso. Pero pagó generosamente.

En resumen, los emprendedores exitosos no aceptan el statu quo. Ellos hacen preguntas que desafían los supuestos de larga data. Y obtienen ganancias de las respuestas, cuando las entienden bien.

2. No hacen distinción entre trabajar y jugar

¿Adivina qué? Manejar un negocio y escalarlo hasta el éxito requiere mucha energía y trabajo. Los verdaderos emprendedores, sin embargo, no miran esto como algo disuasivo.

La mayoría de los empleados no pueden esperar para el fin de semana o sus vacaciones. Ellos ven el trabajo como algo que se interpone en el camino de las cosas que realmente quieren hacer.

La mayoría de los emprendedores tendrán el problema opuesto. Trabajan y trabajan, a veces demasiado para estar sanos. ¿Por qué? Porque no hacen una distinción entre el trabajo y el juego. Para ellos, su trabajo es un juego. El desafío es crear equilibrio para comer bien, ejercitarse y cultivar relaciones significativas.

Pero el hecho es que si no estás listo para trabajar mucho y disfrutar de ese trabajo, te costará mucho tener éxito.

3. Piensan en patrones, no en detalles

Esta es una de mis historias favoritas sobre Steve Jobs:

Cuando estaban trabajando en la construcción de iMovie, el equipo de Apple tuvo una importante reunión con Jobs. Habían recopilado pilas de planes y esquemas para compartir con él. Tenían todos los detalles a mano. Jobs, sin embargo, entró a la habitación, ignoró los detalles, y fue a la pizarra. Dibujó un reproductor de video. Junto a él, dibujó un archivo de película. A continuación, dibujó una flecha indicando que el usuario podría arrastrar el archivo hasta el reproductor de películas. “Esto es lo que estamos construyendo,” dijo.

Steve Jobs previó los más grandes patrones de lo que los usuarios realmente querían del software de Apple. Él era consciente de los patrones de comportamiento del consumidor y como resultado entendido a donde Apple tenía que ir en lugar de seguir con el status quoNo dejó que los detalles guiaran el camino. Más bien utilizó su visión para conducir cómo serían los detalles. Los emprendedores exitosos hacen lo mismo.

4. Actúan como un gerente general

En los deportes profesionales, es el gerente general o el GM quien construye el equipo. El entrenador del equipo entonces maneja a esos jugadores para tener éxito. El trabajo principal del gerente general es construir un equipo para el éxito. Si él o ella hace un trabajo pobre, el equipo fallará, no importa qué tan bueno sea el entrenador.

En los negocios, el emprendedor necesita ser un gerente general, no un entrenador. En lugar de enfocarte en manejar gente, necesitas encontrar el talento adecuado y confiar ese talento a un gerente para que ejecute tu visión.

Como  padre rico nos enseñó, los negocios y la vida son deportes de equipo. Sin un gran equipo, fracasarás. A menudo, el emprendedor es la persona menos inteligente de la habitación, excepto en un área, su genio para encontrar el mejor talento. De hecho, si no eres la persona más tonta de la habitación, probablemente estás haciendo algo mal.

5. Tienen un propósito más alto

Finalmente, y quizás lo más importante, tienes que tener un propósito más grande que simplemente hacer mucho dinero. Cuando los tiempos se pongan difíciles, cuando no estés viendo el éxito que te gustaría, atravesar eso es casi imposible si sólo estás ahí por dinero. Pero si tienes un propósito mayor, lograrás atravesar eso hasta el éxito.

En Rich Dad, nuestro propósito es elevar el bienestar financiero de la humanidad. Hacemos eso a través de la educación. Y sí, hacemos buen dinero haciéndolo. Pero si el dinero fuera nuestro único propósito, nunca lo hubiéramos conseguido. Todo vuelve a nuestro propósito.

¿Cuál es tu mayor propósito para estar en los negocios? Si no tienes uno, dudo que tengas éxito.

riquezaCon frecuencia en Finanzas Personales escribimos sobre las personas exitosas, millonarias, referentes de riqueza en todo el mundo. Es como si tuvieran una especie de ‘arma secreta’ que los lleva a iniciar sus proyectos y culminarlos con feliz término.

Lo cierto es que esa mentalidad no nació de la noche a la mañana.

Aunque estos ‘imanes de riqueza’ por lo general nacieron rodeados de referentes exitosos, también hay casos de personas millonarias que lo despilfarraron todo.

¿Qué marca la diferencia?

¿Qué hace que muchos artistas, deportistas, cantantes, famosos terminan en bancarrota?

¿Por qué hay emprendedores, inversionistas y grandes empresarios que manejan muy bien sus millones?

Un video en Youtube de la página Trabajardesdecasa explica con un ejemplo qué hace que unas personas atraigan la riqueza, mientras que otros son despilfarradores. En resumen, señala que si como personas no expandimos la mente, si únicamente nos quedamos a la espera que algo extraordinario ocurra, pues el dinero podría llegar, pero rápidamente nuestra mente, que es la que maneja el dinero, no podrá o no sabrá qué hacer con la riqueza.

Por eso, terminarán comprando viviendas de lujo que no se podrán mantener solas, harán viajes costosos, tendrán relojes y perfumes de las marcas más exclusivas, zapatos y vestuario para mantener las apariencias. Diferente de aquello que identifica a los más exitosos, que se levantan temprano a practicar la rutina que los diferencia.

Le contamos, por ejemplo un hábito de Roger Federer, campeón vigente del Australian Open y quien tiene el récord de mayor cantidad de Grand Slam: 18.

Además de llevar una vida tranquila con su familia, en sus vacaciones no se relaja y mantiene su buen estado físico. Cuando el deportista está descansando con su esposa y sus hijos, en una casa de alguna isla en el Caribe, todos los días mantiene su misma rutina: se levanta temprano, desde las 6 de la mañana, sale a trotar durante una hora, después del ejercicio, practica su respiración y hace yoga y a las 9 de la mañana se toma su desayuno.

¿Por qué hace esto?

Sabe que después de sus vacaciones deberá estar bien física y mentalmente para enfrentar sus rivales en el siguiente torneo, sabe que ellos también se están preparando y que vencerlos en la cancha será un reto difícil ¡Y dice que le quedan al menos 7 años más de alto nivel de juego!

8 hábitos de las personas exitosas

Le contamos además otros ejemplos de lo que estas personas que atraen la riqueza hacen a diario y que usted podría imitar como ejemplos, para que comience a expandir su mente. Estos son:

1. Hay que leer, y mucho

De acuerdo con el portal habitosexitosos.com, el 88% de los millonarios y billonarios en el mundo lee al menos unos 30 minutos al día. El dato salió de un estudio que hizo sobre este tema la revista Forbes, que saca en todo momento artículos sobre las grandes fortunas que hay en la economía.

La lectura es un ejercicio mental y a esta conclusión ha llegado el doctor Ken Pugh, quien concluyó que esta actividad ejercita otras partes del cerebro diferentes a las que usamos al hablar u observar. Al leer se conectan circuitos neuronales específicos y se ayuda a tener el cerebro joven, según un estudio elaborado por la Rush University Medical Center. La investigación demostró que los adultos que pasan su tiempo libre haciendo actividades creativas o intelectuales como la lectura tuvieron un deterioro cognitivo más lento en un 32%.

2. Establecen siempre nuevas metas

El escritor Thomas Corley, autor del best seller “Hábitos ricos: Los hábitos diarios de éxito de los individuos ricos”, encontró 21 rasgos que estas personas, entre los cuales está tener un plan y cumplirlo. Según Meiko Patton, autora de un blog en Entempreneur.com y quien cita a Corley, la gente exitosa se deja guiar por sus metas, planean su día la noche anterior con una lista.

Además, piensan que el éxito es un propósito que se establece a largo plazo, por eso, diseñan objetivos para el día, la semana, el mes y todo el año. ¿Lo podrían lograr sin presencia de un plan? Por supuesto que no, para eso se imaginan la forma para cumplir ese propósito, tiene clara su responsabilidad y diseñan algo que pocos se toman el tiempo: contar con una estrategia.

3. Son madrugadores

Los millonarios a veces tienen jornadas largas de 12, 16, incluso hasta 18 horas. Pero tienen también una férrea disciplina para iniciar el día siguiente desde las 4:00 a.m., 4:30 a.m., 5:00 a.m. por tarde.

Según Pilar Turu, del portal CulturaColectiva.com, esto les permite tener más control sobre las primeras horas del día, además de tener la oportunidad de dedicarlos a las cosas que más les importan, adelantar el trabajo, llevar la agenda, leer las noticias. “Sugerencia: si te parece inaudito el simple hecho de despertarte a esta hora, adquiere el hábito progresivamente. Comienza poniendo el despertador 15 minutos antes de tu hora habitual, y poco a poco, día con día ve ajustándolo de manera gradual”, recomienda.

4. No se centran en cosas negativas

Los millonarios que nos gusta seguir y que son un ejemplo para las personas, por lo general no pierden el tiempo con pensamientos negativos de auto-derrota, asegura Chris Barquero, autor de un blog en Thehuffingtonpost.com.

Cuando se enfrentan con dificultades, son rápidos para identificar los beneficios que les puede proporcionar esa experiencia y se recuerdan a sí mismos que han superado con éxito muchos obstáculos antes, por lo que sin duda puede superar de nuevo problemas.

Según el coach de desarrollo personal, los exitosos no se centran en lo que “podría salir mal” y ponen más atención en lo que sí deben hacer para que las cosas marchen “sobre ruedas”, y de la lección que le da la vida al afrontar nuevos retos.

5. Piensan como ‘niños’

Lejos de creer que tiene una actitud caprichosa, se trata de pensar que el mundo esconde todavía muchos secretos, y que se puede aprender mucho de ello, como explicó en una ocasión Richard Branson, fundador del Grupo Virgin.

6. Se alimentan bien

Es un principio básico, como el que enseña la abuelita de la familia.

Hay que “desayunar como rey, almorzar como un príncipe y cenar como mendigo”, ya que la alimentación balanceada permitirá tener la energía suficiente para la agitación del día.

7. Ven el fracaso como una opción

A Elon Musk se le conoce como el ‘Leonardo Da Vinci’ del siglo XXI.

Es famoso por su empresa Tesla, la constructora de los carros eléctricos, por haber creado PayPal, la plataforma de pagos electrónicos y por su proyecto SpaceX de viajes espaciales. Siempre está metido en algo nuevo e innovador, aunque a veces pierda mucho dinero.

Según Forbes, el empresario dice en ocasiones que “El fracaso es una opción aquí. Si no estás fallando, no estás innovando lo suficiente”, lo cual muestra que sus ideas, aunque a veces no terminan de despegar, son el inicio de algo que va a cambiar el mundo. Eso, pese a que muchos renombrados expertos lo tratan de disuadir de sus planes, diciendo que son ridículos y destinados al fracaso.

8. Hacen deporte

Estudios internacionales han analizado a los ejecutivos de las grandes compañías y el deporte y el ejercicio es algo común en los líderes y personas que toman las decisiones.

Si considera que por su trabajo, usted ‘no le alcanza el tiempo’ para hacer ejercicio, difícilmente podrá progresar en su trabajo y obtener ascensos para mejorar sus ingresos. Y sin esos excedentes de dinero, también será un poco más complejo obtener su capital para tener su negocio independiente.

primer millonHe sido millonario tres veces en mi vida. La primera vez que vi un millón de dólares en mi cuenta casi me desmayo. A pesar de saber que ya casi llegaba a esa cifra el hecho de verla completa me tomó por sorpresa.

Con dedicación, paciencia y enfoque, volverse millonario es algo totalmente alcanzable ¿sabes por qué? Porque si yo lo pude hacer, todos lo pueden lograr.

¿La parte más difícil? Yo creo que sería justo obtener ese primer millón. Después de eso ya todo se acomoda en su lugar, pero ¿por qué es tan difícil lograrlo?

Creo que todos en algún momento están a nada de alcanzarlo, pero son justo estas características las que te apartan del objetivo.

1. No estás pensando de la manera adecuada

Como Napoleon Hill dijo en su histórico libro “Think and Grow Rich”, la gente rica piensa diferente a los demás.

Después de entrevistar a las 1,200 personas más ricas del mundo, Steve Siebold está de acuerdo con los resultados de Hill, entre algunos pensamientos que ambos acordaron se encuentran:

• Los ricos creen que la pobreza es la raíz de todo mal.
• Saben que ser egoísta puede ser una virtud.
• Tienen una mentalidad activa.
• Adquieren conocimientos específicos.
• Sueñan con el futuro.
• Siguen su pasión.
• Disfrutan los retos.
• Usan el dinero de otras personas.
• Se enfocan en ganar más, no solamente en ahorrar.
• Saben cuando tomar riesgos.

En pocas palabras, si quieres volverte millonario empieza a cambiar la manera en la que piensas del dinero y el éxito.

2. Te preocupas mucho por ser perfecto

Esta es una de las lecciones más importantes y valiosas que he aprendido en la vida: nada es perfecto. Entre más temprano lo aceptes más rápido podrás seguir adelante (en lugar de quedarte atorado).

Si estás empezando un negocio, entre más tiempo pases perfeccionado tu servicio, más competidores tendrás y más alejarás a tus clientes potenciales. Experimenta y entra al mercado lo antes posible. Siempre podrás mejorar y tener ganancias al mismo tiempo.

3. Gastas todo lo que tienes

Acabas de recibir un cheque y ya estás tentado en comprar un coche lujoso. La gente “rica” sabe vivir discretamente y no arrasar con todos sus ingresos. Por ejemplo, Warren Buffet vive en una casa modesta y maneja coches prácticos.

4. Estableces expectativas irreales

Las personas ricas sueñan en grande y a la vez fijan expectativas reales pues saben que para convertirse en millonarios tomará más de una noche y necesitarán de mucha paciencia para alcanzar sus objetivos.

Pregúntale a un maratonista si puede correr un maratón sin entrenamiento y preparación.

5. Sigues a los demás ciegamente

Es increíble seguir los pasos de alguien que ha hecho fortunas, pero la verdad es que lo que les funcionó a ellos no necesariamente tiene que hacerlo contigo. Por ejemplo, lanzar una compañía como Microsoft o Apple tal vez no funcione en estos momentos, así que seguir paso a paso el camino de Jobs o Gates puede no ayudarte del todo.

Entiende qué es lo que te sirve a ti y a tu negocio y cómo puedes triunfar en esa industria.

6. Confías mucho en el plástico

Las tarjetas de crédito pueden ser buena opción a la hora de construir tu crédito o invertir en un negocio (siempre y cuando sepas usarlas). Es muy fácil irte al buró de crédito así que cuida tus intereses y no te llenes de deudas.

7. No planeas a futuro

Los ricos acostumbran a siempre ver para adelante. Saben a donde quieren ir y qué es lo que necesitan para alcanzar el éxito. Esto les da la oportunidad de anticiparse a cualquier obstáculo y tener un plan para derribar todos los obstáculos.

Si estás empezando un nuevo negocio necesitas establecer un plan a futuro que te no sólo te lleve a atraer clientes sino a retenerlos.

8. Pasas tiempo con la gente incorrecta

Los ricos no pierden el tiempo asociándose con las personas inadecuadas. Y con éstas me refiero a los negativos que se la pasan diciéndote que no vas a llegar lejos.

En su lugar, tienen a personas positivas y pasionales que creen en un futuro brillante, mismos que construyen su marca.

9. Haces todo tú solo

Es imposible hacer todo tú solo. Digamos que acabas de lanzar una startup, necesitas contratar a personas que compartan tus fortalezas y disminuyan tus áreas débiles.

Aprende a delegar. Este es uno de los secretos que raramente te dirán, pero si quieres que tu negocio crezca, tienes que hacerlo.

10. No estás en el lugar correcto en el momento adecuado

Ya sea haciendo una inversión o empezar un negocio, el timing y la locación lo es todo.

Ryan Graves, por ejemplo, sólo twitteó “contrátame” a Travis Kalanick en 2010.

Graves se volvió el primer empleado de Uber y bueno, ya sabes qué pasó con Uber ¿cierto? En lugar de soñar de día aprovecha las oportunidades que tienes frente a ti.

11. No crees en ti mismo

¿Qué es lo que realmente te detiene de ser exitoso? Es probable que sea porque no confías en ti mismo. En lugar de preguntarte si eres o no capaz en cada movimiento que tomes, confía en ti y toma la mano de tu intuición.

Dale Carnegie dijo:

“No hacer nada te brinda duda y miedo. En cambio, la acción te llena de confianza y coraje. Si quieres conquistar al miedo no te sientes en casa a pensar en eso. Sal y ocúpate”.

hábitos financierosEs posible que ya hayas fijado tus metas financieras, sin embargo muchas personas a mitad del camino deciden botar la toalla. En la mayor parte de casos esto se debe a malos hábitos en el manejo del dinero, y saben que haciendo cambios en su estilo de vida su situación mejoraría.

Sin embargo, si te decides a tomar acciones y cambiar tus hábitos para conseguir tus metas, te damos algunos consejos para que puedas hacer que estos hábitos sean parte de tu vida:

1. Enfócate en la gran recompensa que recibirás

Para que una meta sea alcanzable, lo recomendable es dividir esta meta en mini metas que te permitan rastrear tu progreso en el tiempo. Pero, también es importante no olvidar cuál es el objetivo por el cual te estás esforzando para seguir motivándote.

Si, por ejemplo, te decides a ahorrar $50 dólares más cada mes, sin entender bien cuál es el propósito de adquirir este hábito de ahorro, en poco tiempo se te olvidará que tienes que hacerlo y perderás el hábito. ¿Tal vez ahorras para crear un fondo para emergencias? ¿Ahorras para pagar la entrada para una nueva casa? Conocer la respuesta te ayudará a mantenerte enfocado.

2. Haz que el cambio de hábito sea positivo, no negativo

Una de las razones por las que las metas financieras parecen tan difíciles es porque te enfocas en lo que no debes hacer – “No voy a gastar mucho”. No puedes adquirir un hábito que involucre algo que no debes hacer.

Es importante estructurar metas financieras de forma positiva, en términos de acciones que tú puedes hacer, en lugar de ponerlo en términos negativos. Entonces, en lugar de decir “no voy a gastar mucho en compras en el centro comercial el próximo fin de semana”, cambia y di “el próximo fin de semana encontraré una actividad gratuita y divertida para hacer”.

3. Encuentra señales para mantener el nuevo hábito

Si no sabes por dónde comenzar para hacer del nuevo hábito parte de tu vida, identifica una señal que te ayude a recordar el comportamiento que estás tratando de incluir en tu vida. Esto puede ser un momento, un lugar, la compañía de una persona o alguna actividad que la practiques con regularidad.

Por ejemplo, si te cuesta seguir tu presupuesto, puedes escoger una hora de tu día (como la cena), como el momento para que puedas hacer una lista detallada de los gastos del día. O, si quieres ahorrar más, tal vez toma el momento en que te depositan tu sueldo para transferir inmediatamente $50 en tu fondo para emergencias.

4. Quita los obstáculos antes que te encuentres con ellos

La consistencia es clave para formar un hábito, por lo que si sabes que habrá obstáculos que te puedan afectar, haz un plan para evitar ese obstáculo.

Por ejemplo, si decidiste que prepararás el almuerzo en tu casa para llevar a la oficina en lugar de comer en restaurantes, piensa en lo que puede impedir que esto suceda. Si tu excusa es que no tendrás tiempo para cocinar, ¿qué puedes hacer para cambiar esto? Tal vez puedes cocinar el fin de semana y separar porciones para cada día de la semana.

Tener una estrategia te ayudará a mantener los buenos hábitos.

5. Promueve un hábito en equipo

Si conoces a alguien que tenga metas financieras similares a las tuyas y está dispuesto a cambiar sus hábitos, podrán apoyarse mutuamente para conseguir sus metas.

De hecho, sólo con conversar sobre tus hábitos financieros con regularidad puede ser el primer hábito que pueden tratar de implementarlo. Agenda una reunión o una llamada semanal para conversar cómo están avanzando.

Tomado y traducido de: www.learnvest.com

Kim KiyosakiEstas semanas, veremos cómo, en bienes raíces, tienes una tremenda cantidad de control sobre tu inversión. A diferencia de otras clases de inversión, en bienes raíces tú desempeñas un papel protagonista en el éxito de tu inversión.

Razón #2 para invertir en bienes raíces – Control

Cuando inviertes tu dinero en una acción o una compañía, tienes poco que decir o impacto en el éxito y el valor de esa inversión. En la mayoría de los casos, le das a la empresa tu dinero y entonces esperas, mirando y esperando ver si tiene éxito. Si deseas aumentar personalmente el valor de la empresa, realmente no hay mucho que puedas hacer. Si comienza a fallar, no hay mucho que puedas hacer además de vender tu parte. Básicamente, estás en el asiento del pasajero.

En bienes raíces, por otro lado, estás en el asiento del conductor. Si compro una propiedad inmobiliaria, puedo aumentar personalmente su valor. Tengo el poder de hacer cambios en el edificio físico, comercializarlo con un letrero más grande, hacer mejoras en el paisaje o lograr una mejor gestión. Las posibilidades son infinitas. Hay mucho que puedo hacer y todo está bajo mi control.

Miedo al control

Hay un montón de personas que tienen miedo de tener mucho control sobre su inversión. Para empezar, es mucho trabajo. Si deseas mejorar tu inversión, tienes que trabajar y hacer los arreglos, lo que puede tomar mucho tiempo y esfuerzo.

Y si tu inversión falla, la única persona que tiene la culpa serás tú mismo. Eso puede ser mucha presión, y ese miedo a fallar detiene a mucha gente de invertir en bienes raíces, a pesar de lo lucrativo que puede ser.

Algunas personas incluso podrían preferir entregar su dinero a otros para que lo inviertan por ellos, saliendo del asiento del conductor por elección.

Controla tu dinero

Dejar tu dinero al azar no es un plan financiero sólido. Al final del día, ¿no quieres estar en el asiento del conductor cuando se trata de tu dinero y tu futuro?

éxito económicoCuando en 2004, Juan Diego Gómez, reconocido youtuber financiero y autor de libros best sellers, fundó el canal “Invertir mejor”, sus videos eran vistos sólo por 100 personas al día. Ahora esta cifra es de más de 70.000. Además los videos cuentan con más de 60 millones de reproducciones y el canal tiene 553.000 suscriptores.

La carrera de Gómez, antes de incursionar como youtuber, ya era exitosa. Este antioqueño, nacido en Medellín, estudió administración y finanzas en Eafit, fue corredor en la Bolsa de Valores, se desempeñó como gerente de planeación de Corfinsura, profesor de universidades como la de Antioquia o la Pontificia Bolivariana, entre otras, e incluso columnista de diarios como El Colombiano y La República.

A pesar de esos logros, no estaba conforme. “Era un tipo muy exitoso laboralmente, que ganaba mucha plata, pero estaba cansado de como era, juzgaba muy fácil. La programación neurolingüística me ayudó a reinventarme”, afirma.

Finanzas Personales habló con él sobre retos, emprendimiento y errores financieros. Esto fue lo que nos contó:

¿Por qué decidió volverse youtuber?

Yo tenía un espacio televisivo en Teleantioquia y luego en Cosmovisión; en ocasiones le decía a las personas que estuvieran pendientes a las 9 de la noche para ver el programa. Pero recibía llamadas donde me decían que se les hizo tarde y se lo perdieron. Entonces me pregunté ¿Por qué no estamos en Youtube? Así las personas pueden ver el programa las veces que quieran y a la hora que deseen.

El canal de Youtube con el que comencé ya tiene hermanos e hijos, está por ejemplo comoinvertirporinternet.com, donde se puede comprar un curso online, también está ganardineroconvideos.com, donde le enseño a las personas cómo hacer que Google pague el mercado de su casa y la educación de sus hijos.

Su público no está solo en Colombia, sino por todo Latinoamérica ¿Cómo logró esto?

Un video exitoso es como una obra veraniega, entre más personas lo referencien más aparece en los videos relacionados de Youtube. Así muchas personas llegan a mi canal, porque suelen ver videos de finanzas y al final les aparecen mis videos como sugerencias. Esto ocurre porque detrás de mi mérito, hay un mérito del equipo de redes y de marketing digital.

¿Por qué los propósitos personales están ligados a las finanzas?

Hay una frase de T. Harv Eker, el autor de los secretos de la mente millonaria, que dice: “tus ingresos crecerán hasta donde tú crezcas como persona”. De eso me he dado cuenta yo, por eso en estos años he tenido más crecimiento espiritual, más empatía con la gente, más abrazos, más sonrisas y hasta más calidez.

¿Cuáles son los errores financieros de gente del común?

Las personas primero invierten y después se capacitan. Deberían hacerlo al revés. Por eso hay mucho damnificado de pirámides; el patrón común es que son personas que no tienen idea de finanzas, ni de educación financiera. Otro error grave es que dependen de su salario y no tienen ingreso extra.

Por otro lado hay una mala utilización del tiempo, las personas creen que solo pueden producir ingresos durante las horas laborales. Pero existe el ingreso pasivo, que es el dinero que se puede generar mensualmente sin que se requiera trabajar para conseguirlo. Yo siempre estoy generando ingresos, pués la gente está viendo mis videos, o comprando mis cursos.

Hay personas que se subestiman, creen que no pueden ganar dinero con un canal de Youtube.

En una ocasión se me acercó una señora, me dijo que su vida había sido una tragedia, pues había sufrido secuestro y cáncer. Yo le sugerí que vendiera su tragedia, pues ella está viva y hay muchas personas en el mundo que quieren superar los problemas que ella ha pasado. Si no me cree ponga “Cómo superar la depresión” en Youtube y verá qué le parece. Las personas siempre están mirando lo que no tienen en vez de explotar lo que poseen.

¿Cómo salir de la zona de confort?

¡Váyase de la casa! Si tiene una pareja tóxica entonces sepárense. También puede sobregirarse, por ejemplo hay personas que me dicen que ganan 1.000 dólares, de ese capital gastan 500 y ahorran los otros 500 ¿Usted sabe cuándo se van a hacer ricos a ese ritmo? ¡Quizás en la cuarta reencarnación!

Nota: para Gómez lo importante es que la gente tome riesgos. Si gana esos 1.000 dólares no debería gastarse solo 500 dólares sino llegar a los 2.000. ¿De dónde saldrán los 1.500 restantes para gastar? Él siempre responde: “Qué bueno que tenga esa pregunta, pues si siempre va a estar viviendo en el confort y no le falta nada, no va a tener estímulo para generar ingresos”.

¿Qué hábitos recomienda para ser exitoso?

Un hábito importante es dormir menos, yo duermo cinco horas. Si revisa la historia, Napoleón y Thomas Edison no le rendían culto a dormir ocho horas. Lo importante es la calidad del sueño y tener motivaciones grandes en la vida. Mientras las personas no ven la hora de irse a dormir, yo no veo la hora de levantarme.

También es recomendable alimentarse bien, tomar mucha agua y meditar. Yo medito varias veces al día, sobre todo en momentos en los que estoy más revolucionado de lo que debiera.

libre financieramente¿Te imaginas no tener que preocuparte nunca más por el dinero? ¿Poder dejar atrás el miedo a la incertidumbre financiera y dedicarte a lo que de verdad te interesa?

Eso es la libertad financiera.

Desde un punto de vista práctica, en Preahorro.com definimos la libertad financiera como el número de meses que podrías mantener tu nivel de vida sin ingresos, como la red de seguridad que tendrías si todo se torciese. Cuando este colchón es grande te sientes seguro, pero cuando no, es fácil que vivas en un estado de estrés y ansiedad.

La clave al calcular tu libertad financiera es no tomar atajos y asumir que tus ingresos serán igual a cero pero que tus gastos serán los mismos. Esto te dará una visión realista de cuál es tu situación. A partir de ahí siempre se pueden realizar ajustes en los gastos, pero ese debe ser el punto de partida y aquí puedes calcular el tuyo.

La libertad financiera es mucho más que tener dinero. De hecho, es mejor que tener mucho dinero porque va más allá. Te puede cambiar la vida y ayudarte a dejar atrás problemas que a priori no tienen que ver con tu cuenta corriente.

Entre las ventajas de la libertad financiera hay una que destaca sobre el resto: seguridad. Saber que eres capaz de controlar tus finanzas, que la gestión de tu dinero va por el buen camino tiene un efecto liberador. Así lo asegura Monste Malavé tras completar el programa gratuito Objetivo Libertad Financiera. Además de poner sus finanzas en orden “ha mejorado la seguridad en mi misma. Tener libertad financiera aporta seguridad, crees más en ti, te permite ver tu vida desde una distancia desde la que poder tomar mejores decisiones. Eres más tu misma”.

Y lo mejor es que los efectos en otros apartados de tu vida.

Con libertad financiera tienes más éxito profesional. Cuando dejas de pensar en que necesitas ese trabajo y tu siguiente paga dejas atrás un enorme lastre. El miedo al fracaso inhibe tu creatividad y pueden cohibirte. Seguro que recuerdas alguna vez que te has tenido que morder la lengua o has dejado de proponer una idea por el qué dirá tu jefe y el miedo a perder tu trabajo.

Cuando tienes libertad financiera dejas de preocuparte por eso y te puedes centrar en dar lo mejor de ti. El resultado es que eres mejor profesional, consigues disfrutar más de lo que haces y además, haces sólo lo que quieres. ¿Quieres ser feliz en tu trabajo? Ahorra.

A nivel personal cambia tu perspectiva vital porque no tienes miedo a equivocarte. Con un colchón de seguridad detrás puedes lanzarte a cumplir tus sueños. Da igual si estos pasan por emprender, limitar tu horario de trabajo o cambiar de sector. Gracias a la Libertad Financiera también vives donde quieres y puedes tomar las vacaciones que tú quieres.

Al final, cuando eres libre financieramente vives mejor y eres más feliz porque puedes ser tú mismo.

 

 

 

Subir »
FB