Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Educación Financiera:

Aprende cómo funciona el dinero y como hacer que trabaje para ti.

Jim RohnPor años he buscado ideas, principios y estrategias para los retos de la vida y he hallado cuatro simples palabras que pueden hacer que su vida sea valiosa.

Primero, la vida es valiosa si usted APRENDE.
Lo que usted no sepa seguramente lo dañará. Usted sólo tiene que hacer que el proceso de aprendizaje se inicie y por su propia cuenta triunfará. La vida es valiosa si usted aprende de sus propias experiencias – negativas o positivas. Aprendemos a hacerlo bien luego de que algunas veces, al principio, lo hicimos mal. Le llamamos a esto un positivo negativo. También aprendemos de las experiencias de otras personas, sean positivas o negativas. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Por qué la gente lucha financieramente

«La única cosa que es un activo o un pasivo, eres tú.» – Padre Rico

Ya me encontré con mi justa parte de personas que piensan que estoy totalmente equivocado cuando hablo sobre dinero. A menudo, estas personas son muy ruidosas y testarudas en sus desacuerdos conmigo, y quieren defender sus puntos.

Siempre espero que me den argumentos con hechos involucrados. Me encanta interactuar con ellos, y aprender de ellos, de los hechos. Desafortunadamente, muchas veces lo que recibo son un montón de opiniones. … Seguir leyendo »

Hábitos de ricos8. Invierte tu dinero en aumentar tus ingresos

En uno de sus audiolibros Brian Tracy dice:

“La mejor forma de gastar tu dinero (y tu tiempo) es invertir en aumentar tu capacidad para generar ingresos”.

Es un hecho de sentido común decir que la mejor forma de usar tu dinero es invertirlo en ti mismo/a. Este es el motivo por el que mucha gente decide estudiar en lugar de trabajar o irse de vacaciones; para conseguir un empleo que les proporcione más ingresos. … Seguir leyendo »

ahorroDespués de establecer nuestras metas y objetivos, tenemos que empezar a crear un patrimonio que nos ayude a alcanzarlas. Está claro que la única manera de hacerlo es generar un excedente; es decir, hacer que nuestros ingresos sean mayores que nuestros gastos para así poder tener un ahorro potencial.

Es importantísimo tener claro que esto se puede lograr de dos maneras: ampliar nuestro ingreso o bien reducir nuestros gastos para vivir dentro de nuestras posibilidades.

Muchas personas cuando llegan al final de la quincena o del mes se quedan sin dinero. Todos hemos escuchado la expresión “no sé ni cómo se me fue el dinero”; incluso es muy probable que más de una vez la hayamos dicho.

En ese sentido, debemos tratar de cambiar un poco el paradigma; es decir, entender que nosotros somos los que tomamos decisiones sobre cómo gastar nuestro dinero. En otras palabras, nosotros somos el jefe y debemos asumir ese papel; somos los que debemos dirigir nuestro dinero para destinarlo según nuestras prioridades.

La herramienta que nos permite hacer esto es precisamente el presupuesto, pero de una manera distinta a la que estamos acostumbrados. El monto de ahorro que queremos destinar a cada una de nuestras metas se debe considerar como una factura por pagar, la primera y más importante.

En este sentido, tan pronto como recibimos nuestro salario debemos separar la parte correspondiente a nuestras metas y objetivos financieros. Luego lo que necesitamos para pagar la renta o hipoteca, la luz, la comida y demás cosas que necesitamos para vivir. Y finalmente, lo que sobre es lo que nos queda para diversiones y otros gastos que no son fijos.

Sin embargo, no debemos olvidar nuestro patrón de gastos. Mucha gente comete el error de hacer un presupuesto limitando o eliminando completamente el gasto en cosas pequeñas que muchas veces disfrutamos.

No se trata de eso. Debemos verlo como un plan de gasto. Como ya mencionamos, nosotros tenemos que mantener el control de nuestro dinero y decirle a éste en qué queremos que se ocupe. Se trata, simplemente, de tener un orden.

De esta manera, si se nos presenta una oportunidad para adquirir un bien, podemos ver claramente si nos alcanza para comprarlo y en caso contrario podremos ver qué otras metas tendríamos que sacrificar para adquirir ese bien. ¿Estamos dispuestos a sacrificarlas o no?

Un presupuesto nos da esa libertad, porque al ser un plan de gastos podemos modificarlo en cualquier momento.

A veces también las personas creen que un presupuesto debe seguirse al pie de la letra (un tip: no es posible porque siempre vienen cosas que no podemos prever).

En realidad no es así: en la vida lo único constante es el cambio y muchas veces podemos encontrarnos en situaciones en las que tenemos que tomar decisiones.

Pues bien, un presupuesto, cuando se hace bien, es precisamente una herramienta que nos puede ayudar a que esa toma de decisiones sea más fácil.

Desde luego, para que un presupuesto funcione, tenemos que seguir estas tres reglas sencillas:

1. Hacer un plan base, tomando en cuenta nuestro propio patrón de gastos, pero también nuestras prioridades. Nuestras metas financieras son lo primero y más importante, después vienen los gastos fijos necesarios para vivir, y después las diversiones y otros gastos discrecionales.

2. Tomar en cuenta los gastos irregulares que se dan durante el año (por ejemplo, Predial, inscripciones a escuelas, vacaciones, entre otros) y guardar una cantidad fija al mes para que, al momento en que se nos presenten, no nos causen un desequilibrio.

3. Un presupuesto no debe ser rígido, sino flexible. No es estático, es dinámico. Si necesitamos gastar un poco de más en cierta categoría, no pasa nada, siempre y cuando podamos compensar con otras. Pero si además este mes nos pasamos un poquito, por cualquier situación, descontemos eso del ingreso disponible del mes siguiente para entonces, de la misma forma, compensar y seguir adelante.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

La mentalidad de éxito y la clave para ser un gran inversionista

Como todos sabemos, siempre hay ganadores y perdedores en la vida y en los negocios. Pero ¿alguna vez te detuviste a preguntar cuál es la diferencia entre los dos? ¿Es sólo un golpe de suerte, o pasa algo más?

En mi experiencia, hay una cualidad distintiva que los ganadores tienen y los perdedores no; un cierto modo de mirar el mundo. Esto no quiere decir que los ganadores no pierdan. Todo el mundo lo hace. Pero la diferencia entre los ganadores y perdedores es la forma en que abordan al perder. Y eso comienza con la mentalidad. … Seguir leyendo »

test para emprendedores- que-tipo-de-emprendedor-eres.png … Seguir leyendo »

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

¿Qué tan riesgosas son las inversiones grandes?

Karen y yo somos amigas desde hace muchos años. Un día me llamó y me contó sobre una inversión que estaba considerando. Iba a invertir 50.000 dólares, que era más o menos todo el dinero que había ahorrado con los años.

«Mis dos amigos en California me llamaron hace unos días, y están muy entusiasmados con esta nueva inversión en la que acaban de entrar. Me dijeron que me garantizaban obtener el 100 por ciento de mi dinero dentro de los primeros seis meses. Dijeron que sus amigos están en ella y algunas celebridades también, y que tengo que decidirme rápidamente, ya que sólo estará disponible hasta el final de esta semana».

Nada está garantizado

La palabra «garantizado» era una bandera roja para mí, al igual que «obtener el 100 por ciento de mi dinero dentro de los primeros seis meses.» Definitivamente sonaba como un negocio que era demasiado bueno para ser verdad … Seguir leyendo »

Kim KiyosakiRobert y yo nos casamos en 1986. Desde el primer momento, una de las cosas que decidimos hacer fue tratar nuestro matrimonio como un negocio.

Al principio, puede parecer extraño. Nos gusta pensar en el matrimonio como algo mucho más romántico que un negocio. Se trata de amor y compromiso. Se trata de auto-sacrificio y servicio.

Pero cuando te detienes a pensar en ello, un negocio es sobre todas esas cosas también. Los dueños de negocios deben tener amor y pasión. Deben estar comprometidos, a veces más allá de la razón. Y se sacrifican mucho en servir a los demás.

Pero incluso en un nivel práctico, el matrimonio es como un negocio. Después de todo, estás en una sociedad y el dinero entra y sale! Y si algo es mal manejado, igual que un negocio, el matrimonio a menudo fracasará.

Consigan ayuda profesional

Una de las primeras cosas que Robert y yo hicimos fue contratar a Betty, la contadora. ¿Por qué? Porque muchas veces en un matrimonio, la esposa o el marido manejará el dinero, incluso si no son realmente buenos en ello.

Ese era el caso con nosotros. En ese momento, estábamos trabajando tan duro en construir nuestro negocio que tuvimos que contratar a un contador para asegurarnos que nuestros números fueran correctos. Fue una de las decisiones más inteligentes que hemos tomado.

Pongan sus finanzas en orden

En primer lugar, nos dimos cuenta de que si nuestro matrimonio iba a mantenerse fuerte, teníamos que asegurarnos de que nuestras finanzas estuvieran en orden. Tener a Betty para que cuidara de nuestra contabilidad nos permitió contar con registros precisos y organizados.

La belleza de Betty era que ella nos mantenía honestos con nuestros números. A menudo, es muy fácil decir, «Oh, no. Yo no gasté tanto dinero en restaurantes», o «Yo no gasté tanto dinero en el shopping», o «No, ganamos más que eso.» Pero sentarnos con Betty dos veces al mes nos obligó a ser honestos sobre nuestras finanzas. Fue muy doloroso porque tuvimos que ver todos los ingresos que entraban y todos los gastos que salían (el cual, en ese momento, era más que el ingreso que entraba!)

Páguense primero

En segundo lugar, Betty nos mantuvo honestos porque Robert y yo nos habíamos comprometido a pagarnos a nosotros mismos primero. Eso significaba que por cada dólar que entraba, el 30 por ciento se apartaba (10 por ciento para invertir, 10 por ciento para ahorrar, y 10 por ciento para caridad) antes de pagar cualquier factura.

Aunque Betty odiaba eso, le habíamos encargado que se asegurara de que no engañáramos al sistema. Sabíamos que si no hacíamos de esto una prioridad, no tendríamos nada reservado para nuestro futuro.

Aprender a abrirnos el paso juntos

Suena fácil, pero no lo fue! Cuando teníamos mil dólares de ingresos y dos mil de gastos, tomar el 30 por ciento y apartarlo para pagarnos a nosotros mismos primero era como una tortura. Pero al mismo tiempo, fue ese déficit lo que nos enseñó más sobre los negocios, las inversiones y el dinero.

Como emprendedores, trabajamos juntos para descubrir nuevas maneras de compensar ese déficit. Hicimos trabajos ocasionales, o creamos nuevos productos. Nos abrimos paso a nuestra manera hacia adelante. Y al final, nos pagamos a nosotros mismos y les pagamos a nuestros acreedores. A Betty casi le da un ataque al corazón, pero todo salió bien!

Sean creativos para hoy y mañana

Ahora, algunas personas dicen que están pagándose a sí mismos primero, pero lo que realmente están haciendo es comprándose un vestido nuevo o tomando unas vacaciones de lujo. Eso no es pagarse primero. Eso es ser tontos financieramente!

No, pagarnos a nosotros mismos primero significaba asegurarnos de que nuestro «negocio» estuviera saludable con dinero; lo que significa que nuestra vida matrimonial era cuidada al apartar dinero para las inversiones, el ahorro, y ser generosos. Era una mentalidad que nos preparó para nuestro futuro, pero que también nos enseñó a ser creativos a la hora de cuidar nuestras necesidades presentes también. Y fue muy divertido.

Con el tiempo, usamos el dinero que apartamos para hacer nuestra primera inversión en propiedades en Portland, y el resto es historia.

finanzasCasi todas las personas hacen propósitos cuando inicia el año. A estas alturas muchos de ellos ya se habrán olvidado. Se quedan sólo en buenos deseos que repetimos año con año.

Uno de ellos es el ahorro. “Ahora sí voy a ahorrar” dicen muchas personas. Pero ¿Para qué objetivos concretos? ¿Qué cantidad vamos a ahorrar? ¿Cómo vamos a hacerlo? Mucho de esto se queda en el tintero.

Pues bien, las respuestas a muchas de estas preguntas las podemos obtener si hacemos un plan, que no es más que trazar una ruta que nos puede llevar desde donde estamos hoy hasta donde queremos llegar.

Lo curioso es que muchísimas personas no tienen idea de lo uno ni de lo otro. Es decir, no saben cómo están sus finanzas personales hoy ni tampoco tienen claras sus prioridades: aquello que realmente es importante para ellos.

Entonces hay que empezar por ahí. Planear nuestras finanzas es seguir un proceso, que nos ayuda a darnos cuenta de nuestra situación financiera actual, determinar nuestras metas y objetivos, priorizar (porque el dinero es escaso) y desarrollar un camino, una estrategia, que nos lleve a lo que queremos lograr.

Para ello, se deben cubrir varias áreas críticas, incluyendo cómo manejar nuestro dinero, salir de deudas, nuestro retiro (que sin duda es muy importante, aunque lo veamos como algo lejano), temas de impuestos, testamentos, protección de lo que hemos logrado, entre muchas otras cosas.

Un buen plan financiero personal empieza reconociendo que cada uno de nosotros es único y diferente, por lo cual los consejos no pueden ser iguales para todos. Hay personas que son más gastalonas; otras, más ordenadas. Entonces no siempre les funciona lo mismo. Por eso es tan importante, también, conocernos a nosotros mismos, aprender a reconocer ciertos patrones de conducta en nosotros, para entonces entender qué podemos hacer para poder llevar nuestro barco —nuestro plan— al puerto que hemos elegido.

Ahora bien, hay gente que me ha comentado que todo esto está muy bien, pero no es aplicable a la realidad mexicana y a los salarios que gana la mayoría de la población. Esto es totalmente falso: mientras más escaso sea el dinero que ganamos, más importante será priorizar, cuidarlo y manejarlo bien.

Siempre he dicho que un buen salario, con dinero suficiente para gastar en muchas cosas, no es garantía de éxito financiero. Un salario modesto tampoco nos lleva al fracaso. De hecho si nos fijamos bien, la gente más endeudada en México corresponde a la clase media. Esto nos dice mucho.

Por otro lado, yo he sido testigo de cómo gente que vive en el campo y que realmente tiene un ingreso muy limitado, guarda en una botella algunas monedas cada semana “para lo que se ofrezca”. Una versión muy rudimentaria de un fondo para emergencias, pero es porque esa escasez les ha hecho aprender lo importante que es tener un colchoncito, aunque sea modesto.

También existen aquellos que piensan que hay magia detrás de esto y están en busca del “santo grial” o “la fuente de la eterna juventud”. Me preguntan cuál negocio es el más rentable o cómo pueden de repente salir de un tremendo bache financiero, incluso qué inversión es la mejor, como si se tratara de tener una bola de cristal.

La verdad de las cosas es que, como todo, alcanzar nuestros objetivos y formar un patrimonio no se puede lograr de un día para otro. Es un camino largo, que requiere mucha disciplina y siempre un enfoque en lo que es más importante para nosotros. Porque —como ya he dicho— la clave del buen manejo del dinero consiste en priorizar.

Un buen plan financiero puede ayudarnos también a evitar graves equivocaciones como, por ejemplo, entrar en una espiral de endeudamiento, posponer nuestro ahorro para el retiro o no proteger nuestro patrimonio. La gente que habla conmigo exclama: “Si hubiera sabido esto antes…” Siempre me da mucha tristeza, porque el tiempo no da marcha atrás.

El dinero —recordemos siempre— jamás es un fin en sí mismo. Es simplemente un medio para lograr cosas que son mucho más importantes.

libros«¿Quién se robó mi queso?» y “¿Cómo mentir con las estadísticas?”, son algunos de los recomendados por el portal estadounidense.

En los últimos años los precios de los MBA han ido declinando. Probablemente, el mundo académico no puede seguirle el paso al cambiante mundo de los negocios.

Aunque no todos los empresarios han cursado un MBA, la gran mayoría ha leído alguno de estos libros, los que según el portal Business Insider son más valiosos que un estudio de posgrado:

1. “As a Man Thinketh” (“Como un hombre piensa”), de James Allen:

En este libro el autor explica lo que hacemos con la vida y por qué el tener una mente exitosa asegurará éxito en todo ámbito.

2. “Rich dad poor dad” (Padre rico, padre pobre), de Robert T. Kiyosaki:

Kiyosaki asume que un hombre poco organizado con sus finanzas personales no tendrá mayor éxito. Asimismo, expone que el rubro empresarial y el de construcción son los más sólidos para obtener riqueza.

3. “Who moved my cheese? (¿Quién se robó mi queso?), de Spencer Johnson:

Johnson asevera que se han escrito muchos libros sobre los cambios que se han producido en la sociedad y cómo los seres humanos deben adaptarse a ellos. En este libro, el autor orienta sobre cómo hacerle frente a estos cambios de un modo rápido y efectivo.

4. “The elements of style” (“Elementos del estilo”), de William Strunk Jr. y E.B. Blanco:

Strunk Jr. y Blanco ponen énfasis en el boom tecnológico y en cómo éste ha absorbido al individuo, lo que conlleva al abandono de la escritura.

5. “The one minute manager” (“Ejecutivo al minuto”), de Kenneth Blanchard y Spencer Johnson:

Este libro debiese ser considerado por cualquier aspirante a gerente. En él se define magistralmente lo que es y debe hacer un buen gerente.

6. “How to lie with Statistics” (“¿Cómo mentir con las estadísticas?”), de Darrell Huff:

Huff señala lo inútil que es medir los logros de una empresa si no son interpretados correctamente. Además, deja en evidencia los trucos usados por la gente para manipular la verdad. Está considerado como uno de los 10 libros más significativos para los empresarios.

7. “The greatest salesman in the world” (“El vendedor más grande del mundo”), de Og Mandino:

Postula que un mal vendedor jamás tendrá éxito en sus negocios. No sirve de nada leer una biblioteca dedicada a los negocios si no ha leído este. Mandino logró posicionar su libro en la lista de los 10 éxitos de ventas de todos los tiempos.

ForbesLos hombres más ricos del planeta coinciden en nombrar los secretos para hacer  fortunas, destacó hoy la revista Forbes tras entrevistar a varias decenas de multimillonarios y millonarios.

Los magnates mundiales coincidieron en destacar tres factores principales que contribuyeron a su riqueza.

El primer secreto de los ricos es no tener miedo de fracasar y cada uno de ellos por lo menos una vez en su vida, confesó haber cometido un error al hacer un negocio. «De los errores se aprende», este es su lema.

El segundo secreto es afrontar con creatividad los problemas al buscar fuentes de beneficio, nunca contentarse con lo que se tiene y tratar de alcanzar aún más.

Y finalmente, la tercera garantía de éxito es tener buen matrimonio, y no obligatoriamente con la hija de un rico, sino que un cónyuge «que te apoye y tenga fe en tu ascenso económico», afirman los tiburones de los negocios.

Fuente: Forbes

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Nuestro país se enfrenta a una crisis jubilatoria. Como ya escribí antes en este blog, la Seguridad Social y los sistemas de salud pública, junto con bajas tasas de ahorro y los diezmados sistemas jubilatorios se traducirán en que gran parte de la generación de los baby boomers no tengan suficiente dinero para jubilarse.

Estoy empezando a ver los artículos por aquí y por allá sobre estrategias de retiro fuera de las recomendaciones estándar. El fin de semana, leí un artículo en The Wall Street Journal de Tom Lauricella llamado «¿Quieres un trabajo? Conviértete en un casero». … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiDespués de salir de la Marina, decidí que iba a construir mi propio negocio. Era joven, ansioso, lleno de ambición… y en bancarrota. No sabía cómo construir un negocio, no tenía dinero para construir uno, y ni siquiera tenía dinero para vivir.

Sentía debilidad en mi estómago y falta de confianza, llamé a mi padre rico pensando que me daría la charla que necesitaba. Su respuesta fue: «Consigue un trabajo

Quedé estupefacto. «Creí que me habías dicho que empezara mi propio negocio», le dije con incredulidad.

«Sí, lo hice», dijo padre rico. «Pero tienes que comer y poner un techo sobre tu cabeza en el proceso.»

Padre rico pasó a explicarme una regla muy valiosa: Trabaja para aprender, no para ganar. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

¿Eres un inversor negligente?

En 1986, el gobierno de los Estados Unidos cambió las reglas para los inversionistas con la aprobación de la Ley de Reforma Tributaria. Literalmente miles de millones de dólares se perdieron.

Los inversionistas que más perdieron fueron los especuladores que habían comprado bienes raíces de alto valor (o caros). Ellos compraron suponiendo que el precio de los inmuebles subiría y que el gobierno siempre les daría beneficios impositivos por sus perdidas.

En otras palabras, el gobierno pagaba la diferencia entre los ingresos de alquiler y los mayores gastos del alquiler. Después de 1986, todo eso terminó.

Luego de que se cambiaran las reglas, el mercado de valores se derrumbó, las instituciones de ahorro y préstamos quebraron, y una enorme transferencia de riqueza se produjo entre 1987 y 1995, ya que los inversores profesionales del cuadrante I (Inversionistas) recogieron los restos de las malas decisiones de inversión que tomaron los del cuadrante A (Auto-empleados), personas con ingresos altos, tales como médicos, abogados, ingenieros, contadores y arquitectos.

¿Podría pasar esto otra vez?

¿Podríamos experimentar otra transferencia de riqueza de un lado del cuadrante al otro? Sólo el tiempo lo dirá, y la historia acostumbra a repetirse siempre. Y cuando lo hace, algunas personas pierden y algunas personas ganan. … Seguir leyendo »

robert kiyosaki padre ricoEl hijo de un amigo ha estado desarrollando el mal hábito de «un agujero que le quema en el bolsillo». Apenas cumplió 16 años, naturalmente quiso su propio automóvil. La excusa era «todos lo padres de mis amigos le regalaron uno a sus hijos». El muchacho quería disponer de sus ahorros para pagar el anticipo. Ahí fue cuando su padre me llamó.

«¿Crees que debería dejar que él lo haga, o que yo debería hacer como otros padres, y simplemente comprarle el automóvil?»

A lo cual respondí, «aliviaría la presión en el corto plazo, pero ¿qué le habrás enseñado con el tiempo? ¿Puedes tomar este deseo de tu hijo de tener su propio auto, e inspirarlo para que aprenda algo?» De repente se encendieron las luces, y corrió a su casa.

Dos meses después volví a ver a mi amigo otra vez, y le pregunté, «¿Tiene tu hijo su automóvil nuevo?» … Seguir leyendo »

Ser millonarioEl ‘patrón mental del dinero’ nos condiciona

“Sé que puedo parecer pretencioso, pero en lo referente al dinero, puede que éste sea el libro más importante que jamás hayas leído”. Así de claro se expresa Harv Eker en su libro Los secretos de la mente millonaria, el manual de autoayuda número uno en ventas en Estados Unidos.

El éxito alcanzado por Eker no parece extraño en un país como EE.UU. Su historia es propia de un telefilm sobre el sueño americano. Un ambicioso hijo de emigrantes europeos, que empezó a trabajar con sólo 13 años, fracasa repetidamente en sus intentos para hacerse rico hasta que descubre el secreto para ser millonario: pensar como uno de ellos. Tras la revelación todo va sobre ruedas, se hace multimillonario gracias a un negocio de fitness, vende la mitad de la empresa por más de millón y medio de dólares y se dedica a compartir su experiencia en un seminario de tres días que, según la propaganda del mismo, “ha cambiado la vida a más de un millón de personas, de más de 104 países diferentes, en todo el mundo”. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiComo siempre, quiero dar las gracias a todos por las excelentes preguntas. Siempre es difícil elegir sólo una, pero esa son las reglas, así que aquí va.

La pregunta de este mes viene de Chris K.

Robert, Usted siempre ha dicho que comprar una casa para sí mismo no es un activo, sino un pasivo. Entiendo que el flujo de efectivo es más importante. Pero si yo fuera a comprar una casa ahora mismo, para mi familia, pagando el 100% en efectivo (aproximadamente 300.000), me imagino que tendría un flujo de efectivo positivo por el ahorro de 2.000 por mes en gastos (hipoteca). ¿Esto no es tan bueno como comprar una inversión (como una propiedad) que de un flujo de efectivo de 2.000 al mes? Un centavo ahorrado es un centavo ganado ¿no? ¿Me estoy perdiendo algo? Por favor dígame lo que usted piensa.

Como ya he dicho, había muchas buenas preguntas este mes. Muchas de ellas eran sobre aspectos muy técnicos del mercado. Elegí la pregunta de Chris, ya que es probablemente algo con lo que la mayoría de la gente lucha y puede identificarse.

Además, la pregunta de Chris es un ejemplo de las trampas en las que puedes caer si no piensas bien en todos los costos y posibles fuentes de ganancias de una inversión, y un buen ejemplo del problema de las viejas reglas del dinero representado en frases como, «Un centavo ahorrado es un centavo ganado”. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiMi padre pobre decía que no podía invertir porque no tenía dinero. Mi padre rico decía: «Invierte tu tiempo cuando no tengas dinero.»

Desafortunadamente, la mayoría de la gente no tiene tiempo para invertir. ¿Por qué? Porque piensan que trabajar más duro y más horas los hará más ricos. Nada más lejos de la verdad.

Considera estos hechos:

– El tiempo promedio que los trabajadores trabajan al año es de 1.804 horas

– 56% de los ciudadanos informan que hacen sus trabajos desde sus casas

– 20% informan que lo hacen todos los días de la semana.

– El 25% no se tomaron ningún descanso el año pasado

– El 43% tomó menos de una semana de descanso

Esos números representan un aumento de 400% en la productividad desde 1960 – y un montón de trabajadores cansados y con limitaciones de tiempo persiguiendo al poderoso dólar.

Sin embargo, el crecimiento salarial ajustado por la inflación para la clase media ha permanecido estancado o disminuido. Como dice el Instituto de Política Económica, «De 1973 a 2013, la remuneración horaria de un trabajador típico (de producción/no supervisión) aumentó sólo un 9 por ciento, mientras que la productividad aumentó un 74 por ciento».

Claramente, trabajar más no significa ganar más.

Por qué los pobres se quedan pobres

Si le preguntas a la mayoría de las personas por qué están haciendo todo este trabajo, te dirán que es por dinero.

Con esto, quieren decir un sueldo constante que les proporciona seguridad. El dinero es una de las principales razones por las que la gente toma miles de dólares en préstamos universitarios para obtener un título para un trabajo bien remunerado que no les gusta, pero en el que pasan la mayor parte de sus horas despierto; todo mientras que las cosas que realmente aman en la vida se quedan sentadas a un costado esperando que terminen de trabajar.

El problema con este enfoque es que sólo ganas dinero mientras estés trabajando. La única cosa de valor que tienes para vender es tu tiempo. Por lo tanto, para poder ganar más dinero, tienes que trabajar más horas, lo que es físicamente impositivo.

Debido a que sólo tienes una cantidad finita de tiempo y energía, como empleado, tu potencial de ganancias es finito.

Por qué los ricos se hacen más ricos

Por el contrario, si les preguntas a las personas más ricas por qué trabajan, te dirán que es por activos.

Con esto quieren decir inversiones y empresas que proporcionen flujo de dinero constante cada mes con poco o ningún trabajo. En lugar de gastar sus vidas trabajando por dinero, los ricos trabajan para entender cómo hacer que el dinero trabaje para ellos a través de la educación financiera.

Añadir más activos es muy diferente a trabajar por un salario. Por ejemplo, añadir activos no requiere trabajar más ni más duro. De hecho, cuanto mayor sea tu IQ financiero, menos tendrás que trabajar para adquirir nuevos activos de alta calidad. Estos activos proporcionan ingresos pasivos, incluso mientras estés durmiendo o jugando.

En otras palabras, el dinero trabaja para los ricos.

Planifica hacerte rico

Esto no quiere decir que los ricos no trabajen. Simplemente trabajan de forma diferente.

Cada año, Kim y yo nos sentamos juntos y nos fijamos metas en cuanto a cuántos nuevos activos queremos comprar. Es importante tener en cuenta que no hacemos metas para ganar más dinero. No pasamos nuestro tiempo buscando un mejor trabajo y mejor remunerado. Sabemos que si nos centramos en buscar activos de alta calidad, el dinero vendrá; y durante muchos años, incluso después de que todo el trabajo de adquisición de nuestros activos fue hecho.

Kim y yo pasamos muchos años construyendo nuestra cartera lenta y constantemente, e invirtiendo en nuestra educación financiera. No siempre fuimos ricos, y no siempre tuvimos el IQ financiero que tenemos hoy. Pero, como padre rico, invertimos nuestro tiempo en hacer crecer nuestro IQ financiero mediante la educación financiera cuando no teníamos dinero. Nosotros no pusimos ese tiempo en un trabajo; lo invertimos en nuestro futuro financiero.

Hoy en día, ganamos millones de dólares al año en ingresos pasivos; el dinero trabaja para nosotros en lugar de al revés.

¿Y tú? ¿Por qué estás trabajando? ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo? ¿Estás trabajando para hacer que el dinero trabaje para ti a través del poder de los activos? ¿O pasas tus días trabajando duro en un trabajo que odias para ganar dinero? Si es así, ¿Qué te está reteniendo?

Hoy, te animo a comenzar a invertir en tu educación financiera y construir tu futuro a través del poder de los activos.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

¿Por qué aquellos que entrenan más, tienen más éxito?

En Vietnam, Robert Kiyosaki aprendió muchas lecciones. Pero la lección más valiosa que aprendió es la importancia del entrenamiento para el éxito en la vida y en los negocios.

En 1972, acababa de terminar mi entrenamiento para piloto marino y estaba en mi primer vuelo en batalla a bordo de un helicóptero de combate. Me encontré con balas trazadoras, balas de gran tamaño que queman brillantemente mientras vuelan por el aire para que el tirador pueda rastrear y hacer ajustes. Estas les ayudan a los tiradores a ser más exactos, y se veían como pequeños demonios volando hacia ti.

Mi primer instinto, como niño joven, era huir ante los asaltos, pero no lo hice. Estaba asustado, pero seguía. Una de las razones por las que seguía era porque mi sargento de artillería Jackson me dio un golpecito en el hombro y me dijo: «¿Sabes lo malo de este trabajo? No hay un segundo lugar.» En ese momento, yo estaba decidido a ganar. … Seguir leyendo »

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Es sobre tu libertad financiera

«Crecí pobre y no tengo dinero para invertir.»
«No tengo un título universitario, así que estoy atascada en donde estoy ahora en la vida.»
«Mi asesor financiero se llevó todo el dinero de mi jubilación.»

Estos son sólo algunos de los comentarios negativos que escuché de mujeres de todo el mundo. Es tan fácil poner excusas, culpar a los demás, aceptar el status quo e ir por la vida quejándose. Bueno damas, necesitamos parar! No vas a alcanzar la libertad financiera con negatividad! … Seguir leyendo »

Pasado FuturoPor Robert Kiyosaki

Aquí, en la oficina de Rich Dad, amplié y enmarqué una frase de Joel A. Barker, «Tus éxitos en el pasado no garantizan nada en tu futuro.» Esta es una filosofía importante para el espíritu emprendedor.

Tan pronto como un emprendedor se detiene y comienza a presumir de su éxito, comienza a volverse perezoso y complaciente. En vez de utilizar sus victorias para relajarse, un emprendedor utiliza sus triunfos para mantener el momento y propulsarlo a éxitos aun más grandes. … Seguir leyendo »

DineroPor josezavala2011

Una gran cantidad de personas se esfuerzan día a día por obtener dinero, eso es positivo porque esa perspectiva empuja el inconsciente colectivo a manifestar más riqueza a fin de que la creencia y expectativa de cada persona pueda cumplirse.

El dinero es una energía poderosa y hay que entender cómo funciona para poder crearlo en nuestra vida, el verdadero aprendizaje surge en la práctica, pero algunos de los siguientes pasos nos ayudan a obtenerlo … Seguir leyendo »

finanzasLas finanzas personales cada vez se vuelven más importantes en nuestras vidas, tanto que no están exentas de un montón de leyendas.

Ante esto, decidimos explorar algunos de ellos y hacerlos pedazos. Así ya eliminaremos las excusas para no cuidar el dinero.

No puedo ahorrar

No te lo esperabas, verdad. “No puedo ahorrar” es una de las excusas más frecuentes.

La escuchamos a diario de personas que compran bebidas de 60 pesos o que cambian de celular cada seis meses. Quizás, lo que realmente quieren decir es “no quiero ahorrar ahora”, pero si no empiezas cuando puedes, entonces ¿Cuándo?

Ahorrar mucho te hará rico

Ahorrar es el primer paso y es sólo es una parte del proceso, faltan otros elementos en esta ecuación como la inversión, tener una meta clara, diversificar y buscar otras fuentes de ingresos. ¿Cuáles no habías considerado?

No quiero ser rico

Ser rico no tiene nada de malo, pero no podemos negar que a veces el dinero nos ayuda para cuando nos enfermamos o sacarnos de un apuro. Es mejor pensar la manera de que nunca nos falte y para ello sólo hay un camino: administrarlo bien, ahorrar e invertir.

Así que no importa si quieres o no ser rico, preocúpate por asegurar el futuro que quieres.

Necesito ganar más para poder ahorrar

Saben qué es lo que pasa, pues que cuando ganamos más gastamos más y se nos olvida ahorrar. Así que no va por ahí. Ahorrar sólo se trata de usar inteligentemente nuestro dinero y adaptarnos a un presupuesto, seguro lo puedes hacer, sólo date una oportunidad y compruébalo.

¡Necesito una tarjeta de crédito!

Tener una tarjeta es bueno porque poco a poco vas construyendo un historial que te puede abrir las puertas a créditos mayores. Sin embargo, sí se puede vivir sin una tarjeta de crédito, pero no está de más tenerla ahí, “por si las moscas”.

Los créditos son malos

Hay deuda buena y mala.

La buena es que usamos para lograr algo: poner un negocio, comprar una casa y hacer crecer nuestro patrimonio. La mala es la que sólo se convierte en una carga que nos impide crecer. Así que evita la segunda en lo posible.

Invertir es sólo para los ricos

Este es uno de los clásicos. Invertir es para todos, tanto que todos deberíamos invertir para proteger nuestro dinero de factores como la inflación.

Así que no tengas miedo y no te dejes llevar por «las malas lenguas» y comienza a pensar que invertir también es para ti. Sepas o no sobre ellas siempre hay alternativas.

El tiempo ya dirá

Es el equivalente a “ya veremos” o “mejor al ratito”. El tiempo no se detiene, las personas si lo hacemos. Así que no hay mejor momento que el presente para empezar a asegurar nuestro futuro económico, cualquiera que sea o queramos que sea. Así que a dar nuestro máximo esfuerzo para lograrlo.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

¿Dónde estás?

Como escribí en Padre Rico Padre Pobre, mi padre rico solía decir: «Si eres un inversor de verdad, no importa si los mercados suben o bajan. A un verdadero inversionista le va bien en cualquier mercado.» En otras palabras, tu éxito no depende del mercado, sino de ti.

El éxito o el fracaso, la riqueza o la pobreza, depende únicamente de lo listo que el inversor sea. Un inversor inteligente hará que millones en el mercado de valores. Un amateur perderá millones.

Así que ¿qué tipo de inversor eres tú? A continuación, he enumerado cinco niveles de inversores … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB