Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Descubre las 5 cosas que todo líder de empresa debe tener para triunfar

Publicado en Negocios | 28 de septiembre, 2015

sobre el líderazgoPor Indra K. Nooyi

La tecnología digital está afectando a las empresas, a los gobiernos, a las estructuras sociales y a todos los aspectos de la vida moderna. La celeridad del cambio es vertiginosa y son enormes sus implicaciones.

Los climas extremos y la escasez de recursos, productos del cambio climático, están afectando a las cadenas de abastecimiento y perturbando a industrias y regiones enteras. Hoy, la norma es la inestabilidad geopolítica y social.

Se producen cambios demográficos sin precedentes en todo el mundo, con poblaciones cada vez más envejecidas en el Occidente global, cada vez más jóvenes en el Oriente y en el sur global, y con mujeres que ingresan al escenario mundial como una fuerza política y económica nunca antes vista.

Esta dinámica generó el ambiente de negocios más impredecible que hayamos conocido. Entonces, ¿cómo liderar en un mundo como éste?

En el ambiente dinámico y volátil de hoy no hay un mapa de ruta para saber cómo transitar las agitadas aguas de la economía global moderna. No existe libro de texto, ni lista de verificación ni manual de estrategia que podamos seguir.

Sin embargo, si bien es importante ser realistas en cuanto a la nueva normalidad, es también importante no sentirse intimidados por ella. Quienes puedan aprender a liderar durante este tiempo no sólo sobrevivirán a la incertidumbre de la economía global, sino que prosperarán en ella.

En el turbulento mundo actual, tenemos que aceptar que no siempre será claro el rumbo a seguir. Pero esta incertidumbre presenta tantas oportunidades como obstáculos.

Creo que hay ciertos principios que los ejecutivos pueden aprovechar para apoderarse activamente de estas oportunidades. Las llamo: Las cinco ‘C’ del liderazgo.

1. Curiosidad                  

Hacer preguntas es la mejor estrategia de negocios del mundo. Es la clave para abrir nuevos mercados, para conectarse más eficazmente con los clientes y para descubrir las últimas tendencias.

Los líderes exitosos de negocios de hoy deben mantener su curiosidad durante toda su carrera profesional, y motivar a sus empleados para que sean igualmente curiosos. Sin esta cualidad, simplemente no es posible lograr el éxito en el mundo de los negocios y no se puede ser un líder auténtico.

En mi carrera profesional, mi insaciable necesidad de hacer preguntas y de seguir mi instinto me ha ayudado en muchas ocasiones.

Recuerdo una vez, cuando era CFO de PepsiCo, que la empresa estaba incorporando el software SAP. Era una importante inversión y fundamental para nuestras operaciones. Pero mientras la leía, me daba cuenta de que tenía muchas preguntas que necesitaban respuesta antes de autorizar la compra.

Entonces, ¿qué hice? ¡Fui a la escuela! Me contacté con un profesor que me envió libros sobre sistemas de Tecnologías de la Información (TI). Pasé días y noches leyendo. Cuando entendí cada aspecto, di mi aprobación.

Ni una vez en la historia de los negocios un ejecutivo ha sido acusado de ser demasiado curioso. El aprendizaje es inseparable del liderazgo. Cuando dejas de aprender, dejas de liderar.

2. Creatividad

Para responder a la curiosidad, hay que tener creatividad. Ser creativo es analizar un producto o modelo de negocios y decir: “Creo que hay una mejor manera de hacerlo”. Es re-imaginar, re-conceptualizar y re-inventar sin sentirse limitado por la tradición.

Muchas veces pensamos que la creatividad es exclusiva de las personas con habilidades artísticas y especializadas. Los diseñadores, los creadores de marcas, los directores de arte y los especialistas en mercadotecnia. Estas personas tienen la función de ser creativos, según la opinión general.

Pero el resto no podemos desentendernos. Debemos ser tan creativos como nuestros empleados más salvajemente artísticos.

La creatividad es, simplemente, no negociable. Si no eres creativo con tu estilo único, en cualquier disciplina, no lograrás el éxito porque no te podrás adaptar. Porque, en pocas palabras, la creatividad es el motor del crecimiento.

La creatividad es precisamente la manera en la que las ideas se transforman en empresas de miles de millones de dólares. La curiosidad es indispensable para el liderazgo. Pero, la creatividad es el alma de los negocios.

3. Coraje

El gran gurú de la gestión Peter Drucker dice: “Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente”.

Hay que tener coraje para seguir tu curiosidad e implementar tus ideas creativas. El coraje es, de muchas maneras, la llave que abre las dos primeras C. Porque, seamos honestos: en los negocios, el fracaso es una posibilidad real, y el liderazgo transformacional es peligroso.

Siempre hay intereses creados para mantener el statu quo. Y cada vez que intentamos algo nuevo, corremos el riesgo de que no funcione. Mantener el statu quo es, en realidad, la estrategia más riesgosa y la de mayor posibilidad de fracaso.

La única opción es adoptar el cambio. Pero no debemos adoptar el cambio azarosa o alocadamente. Hay que hacer la tarea.

Preguntar todos los ‘por qué’ que se nos ocurra preguntar. Pensar tan creativamente como sea posible. Sólo entonces, cuando hayamos imaginado un nuevo camino hacia el futuro, deberíamos correr el riesgo de hacerlo realidad.

El statu quo es como la gravedad. Hace falta muchísima energía para escapar de él. Pero cuando lo logras, puedes crecer por encima de la competencia. Se necesita coraje y tolerancia al riesgo, pero en mi experiencia, las recompensas lo ameritan.

4. Ciudadanía

Si quieren tener una empresa redituable y exitosa, que supere la prueba del paso del tiempo, necesitan un fuerte compromiso como ciudadanos.

Los líderes de negocios deben recordarse constantemente a sí mismos que no están aislados de la sociedad y que son una parte integral de la misma.

Ser un ciudadano corporativo responsable implica no pasar los costos a la comunidad para poder mejorar la rentabilidad a corto plazo. Significa no contaminar el ambiente o agotar los recursos naturales para maximizar las ganancias a corto plazo.

Quiero ser clara en este punto. No estoy hablando de responsabilidad social o de filantropía corporativa. Sin duda, ambas son importantes. Pero no me refiero a lo que hace la compañía con sus ganancias. Me refiero a cómo gana dinero una empresa.

Hablo de dirigir una compañía que crea valor sostenido para sus accionistas, para los consumidores, para los empleados y para la comunidad. Estas acciones nutren nuestro desempeño. La comunidad nos da permiso para operar, nos da el talento que necesitamos para prosperar y las eficiencias que nos permiten tener un desempeño de alto nivel.

Cuando operamos con un sentido de buen ciudadano, con un profundo compromiso con la comunidad, todo el mundo se beneficia. Cuando operamos de manera egoísta, alejados de la sociedad, nadie puede ganar.

John D. Rockefeller, para algunos, el empresario más exitoso de la historia, dijo alguna vez: “Todo derecho implica una responsabilidad, cada oportunidad, una obligación, cada posesión, un deber”.

5. Comunicación

Las escuelas de negocios pueden enseñarte las mejores estrategias de gestión del mundo, pero si no puedes expresarlas convincentemente para impulsar el cambio, nada de esto tendrá sentido.

Te garantizo que si algún día quieren ser CEO, es mejor que se hagan entender perfectamente bien. La mejor inversión que pueden hacer es en habilidades de comunicación.

Puede que sean excelentes comunicadores en México: pero cuando juegan a escala global, quizás estas habilidades no sean suficientes.

Te doy este consejo como alguien que alguna vez se enfrentó a retos reales para expresarse. Mientras crecía en India, pensaba que tenía buenas habilidades de comunicación, pero cuando fui a estudiar a Estados Unidos para obtener mi título en Gestión Pública y Privada en la Universidad de Yale tenía que aprobar una clase de Comunicación. Reprobé en mi primer intento.

Entonces contraté a un maestro y practiqué y practiqué. Era un trabajo sumamente difícil y a menudo frustrante, pero lo seguí. Aprendí a hablar más lentamente. Aprendí a estructurar mis pensamientos adecuadamente y a expresar un argumento. Cuando volví a tomar el curso, lo aprobé.

Esto significa garantizar que los más de 270,000 empleados entiendan mi visión. Piensa qué tipo de comunicador y, por extensión, qué tipo de líder, quieres ser.

Hace 25 años, leí un artículo que me dejó atónita. Permanece conmigo desde entonces. El autor es John Clarkeson, entonces CEO de Boston Consulting Group. Su artículo se titula: ‘Jazz vs. Symphony’.

John dice que a menudo se compara a las empresas con una orquesta sinfónica clásica. En esta analogía, el CEO garantiza que todos estén interpretando la música correcta, en el momento correcto, todo en perfecta y bella sincronía.

Sin embargo, John concluye: “Hay una falla en esta analogía, nadie le da al CEO la música que debe interpretar”.

Por esta razón, John sugería que los líderes no operan como directores de orquesta, sino como músicos de jazz, porque estos últimos saben improvisar e interpretar sin guión. Esta visión fue mi inspiración para ‘Las 5 ‘C’ del liderazgo’.

Los músicos de jazz deben ser curiosos y creativos. Nunca tocan la misma canción del mismo modo dos veces y deben ser intrépidos para improvisar frente al público. Tienen un sentido de ciudadanía porque analizan el estado de ánimo de la audiencia e involucran a su público y, finalmente, deben comunicarse constantemente con un guiño, un gesto o cualquier señal que sugiera cuál es el próximo movimiento del grupo.

Espero que esta idea toque una fibra sensible en ti, que uses estas lecciones para improvisar, ser curioso y creativo. Para asumir riesgos, para entender tu conexión con el mundo, y para hacer música bella en tu desarrollo profesional en los negocios.

Indra K. Nooyi es CEO y directora del Consejo de Administración de PepsiCo.

Fuente: http://www.cnnexpansion.com/especiales/2014/12/04/las-5-c-que-todo-director-de-empresa-debe-tener

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB