Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Descubre la frase que cambiará tu vida, y crea una vida llena de riquezas para ti

Publicado en Educación Financiera | 22 de febrero, 2013

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

¿Cómo puedo pagarlo? La frase que lo cambia todo

Donde crecí en Hawai, había dos escuelas, una frente a la otra: La Escuela Union y la Escuela Riverside.

La Escuela Union era para los niños de familias pobres y fue fundada originalmente para los que trabajaban en las plantaciones, por eso su nombre. La escuela Riverside era para las familias ricas y fue fundada originalmente para aquellas familias dueñas de las plantaciones.

Al crecer, yo asistí a la Escuela Riverside, no porque fuéramos ricos, sino porque nuestra casa pasó a estar dentro de las fronteras del distrito. Hasta que empezó la escuela, no sabía que mi familia era pobre, pero una vez que empecé las clases, era claro que había dos tipos muy diferentes de personas, los ricos y los pobres… y que mi familia era pobre.

Aunque sólo era un niño pequeño, me di cuenta de que mis compañeros de clase en la Escuela Riverside vivían un mejor estilo de vida que mi familia. Muchos de mis amigos en Riverside vivían en una comunidad rica conectada por un puente que cruzaba el río. Cada vez que iba a jugar con mis amigos, cruzaba el río. Se sentía como cruzar a un mundo diferente. Mis amigos vivían en mansiones señoriales, yo vivía en una casa construida para los trabajadores de las plantaciones. Los padres de mis amigos eran dueños de sus casas, nosotros alquilábamos la nuestra. Mis amigos jugaban en playas privadas, yo iba a las públicas. Mis amigos pertenecían al club de yates, yo trabajaba en ella.

Más allá de las obvias diferencias materiales, me di cuenta de que mis amigos y sus familias tenían una mentalidad diferente acerca de la vida que la de mi familia.

Las familias ricas tenían una mentalidad de abundancia. Mi familia pobre tenía una mentalidad de escasez.

Este es el mejor resumen de las diferencias entre las dos frases.

Cuando mi padre pobre quería algo que no formaba parte del presupuesto, se negaba él mismo ese artículo, diciendo: “No podemos pagarlo”. Cuando nosotros de niños queríamos un juguete especial o ir de viaje, mi padre pobre nos lo negaba, diciendo: “No podemos pagarlo”. Cuando mi madre quería un vestido lindo, mi padre pobre se lo negaba diciendo: “No podemos pagarlo”. Mi pobre padre tenía una mentalidad de escasez.

A la inversa, cuando mis amigos ricos y sus familias querían algo lindo, lo obtenían, tal vez no de inmediato, pero con el tiempo. ¿Cuál era la diferencia?

La respuesta se encuentra en una frase simple, pero que cambian la vida: “¿Cómo puedo pagarlo?”

A pesar de que no siempre tenían el dinero a mano para comprar todo lo que querían, los padres de mis amigos ricos eran financieramente inteligentes. En lugar de decir: “No puedo pagarlo “, ello veían a las cosas que querían comprar como motivación para ayudarlos a poner su dinero a trabajar, y así poder permitirse el lujo de comprarlos.

En lugar de dejar que sus finanzas los derrotaran, vieron sus finanzas como un juego que tenían ganar. Como resultado, casi siempre encontraban la manera de conseguir lo que querían, aunque si tomaba un poco de paciencia.

En la economía actual, puede ser fácil sentirse financieramente derrotado. Muchas personas simplemente se están acostumbrando a la frase, “No puedo pagarlo”.

Incluso el The Wall Street Journal alentó a sus lectores diciéndoles “Está realmente bien decir: ‘No puedo pagarlo’“, con consejos para prepararse para decírselo a los amigos y niños.

El problema con la frase: “No puedo pagarlo”, es que es una frase que mata el alma. No hay esperanza en una frase así. Mata los sueños en una economía en la que es más importante que nunca soñar en grande.

En lugar de decir: “No puedo pagarlo”, te animo a empezar a pensar con una nueva mentalidad sobre el dinero y preguntarte: “¿Cómo puedo pagarlo?” Hacer esa pregunta da vida. Hay esperanza en esa pregunta. Preguntar, “¿Cómo puedo pagarlo?”, te permite soñar tan grande como tu meta deseada.

Para que quede claro, no estoy diciendo que gastes dinero cuando no lo tienes en pasivos. Lo que estoy diciendo es que empieces a pensar cómo puedes ganar más dinero para poder pagar algunas de las cosas buenas de la vida. Te estoy pidiendo que empieces a pensar con una mentalidad de abundancia y no con una mentalidad de escasez.

Te estoy pidiendo que empieces a pensar como los ricos.

Porque el primer paso para hacerte rico es cambiar tu forma de pensar sobre el dinero y empezar a pensar como los ricos.

Entonces, ¿Qué es lo que quieres en la vida? ¿Y cómo puedes pagarlo?

Para aumentar tus conocimientos financieros, empieza a pensar como los ricos con nuestra comunidad sobre educación financiera aquí.

Fuente: http://www.richdad.com/Resources/Rich-Dad-Financial-Education-Blog/September-2012/How-Can-I-Afford-That.aspx

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB