Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Descubre el mito del emprendedor y alcanza el éxito

Publicado en Negocios | 30 de mayo, 2011

El emprendedorEn todos nosotros hay un emprendedor. A veces se manifiesta con más fuerza, otras es imperceptible. En la personalidad de todo individuo conviven tres perfiles: el emprendedor, el directivo y el técnico. El peso relativo de cada uno de esos componentes de nuestra personalidad hace que seamos más o menos emprendedores, que nos inclinemos por un trabajo técnico o que prime en nosotros el perfil directivo.

Esa es una de las tesis fundamentales que sostiene Michael Gerber (“El Mito del Emprendedor”, editorial Paidós), y que le lleva a concluir que existe un mito en torno a la figura del emprendedor, que hace que la sociedad lo perciba como una especie de “superhéroe”.

Muchas veces se identifica al emprendedor como un individuo capaz de superar cualquier adversidad y de caminar sin descanso es pos del éxito empresarial y personal, un amante del riesgo que antepone la realización de su idea empresarial a cualquier otro asunto y que, como buen visionario, tiene clara una visión y es capaz de convertirla en realidad. Esta idea es alimentada por los testimonios de emprendedores que han tenido éxito, quienes suelen narrar sus aciertos y minusvalorar u ocultar sus errores.

Gerber considera como una de las principales causas del fracaso empresarial la existencia de “malos emprendedores” personas que, basándose en sus conocimientos técnicos, consideran que son capaces de emprender, sin tener en cuenta que para emprender es necesario algo más que el conocimiento de un oficio o la maestría en una disciplina concreta.

Como señalábamos antes, en todo ser humano conviven tres perfiles: el emprendedor, el técnico y el directivo. La gran mayoría de personas que inician un negocio son técnicos que trabajan para otras personas y que, llegado un momento, consideran que saben más que sus propios jefes, no entienden qué hacen trabajando para otro y anhelan sentir libertad e independencia en su trabajo. Es entonces, cuando la opción de crear un negocio propio cobra fuerza. Ignoran esos emprendedores en potencia que el conocimiento técnico no es suficiente para alcanzar el éxito en su empeño. Iniciar y administrar un negocio es mucho más que dominar un oficio, por mucha maestría que se tenga en el mismo. Gerber dice:

“Sin el directivo no existiría negocio ni sociedad. Sin el emprendedor no existiría innovación. La tensión entre la visión del emprendedor y el pragmatismo del directivo es lo que genera la síntesis a partir de la que aparecen los grandes trabajos… El técnico es la espina dorsal de cualquier tradición cultural. Si él no hace las cosas nadie las hará… Todos tenemos algo de emprendedor, de directivo y de técnico. Y si estas partes estuviesen perfectamente equilibradas, estaríamos describiendo una persona absolutamente competente… Desafortunadamente, nuestra experiencia demuestra que pocas personas que acometen empresas están dotadas de este tipo de equilibrio. Normalmente el típico propietario de un pequeño negocio tiene tan sólo un 10% de emprendedor, un 20% de directivo y un 70% de técnico”

El emprendedor es un individuo visionario e innovador, muy creativo, motivado y orientado al futuro. Suele ver oportunidades en todas partes y es capaz de asumir riesgos medidos. El técnico es, por el contrario, averso al riesgo y a lo abstracto, orientado al presente; alguien individualista que se siente realizado “haciendo” y controlando lo que hace: un trabajo previsible. Por su parte, el directivo es un individuo orientado al pasado, a quien no le gusta mucho el cambio, proclive a ver problemas y considerar que debe solucionarlos; el pragmatismo, previsibilidad, orden y método son elementos clave de su desempeño.

Las tres personalidades del individuo: emprendedor, técnico y directivo.

Fuente: SOUSA CARREIRA, Santiago (2010): Hazlo Distinto: emprender e innovar, Editorial

NetBiblo, La Coruña. ISBN: 978-84-9745-484-1, a partir de GERBER, M. (1997).

Para autores como Gerber, la mezcla a partes iguales entre la personalidad emprendedora, directiva y técnica da como resultado el emprendedor ideal, una “rara avis” que aparece en 3 o 4 de cada 100 casos. Lo habitual es que quien emprende sea un 70% técnico, un 20% directivo y un 10% emprendedor, siendo esta una de las principales causas del fracaso empresarial, pero no la única.

Y tú ¿qué opinas?, ¿has identificado en tu personalidad estos perfiles?, ¿crees que se ajusta a la realidad?, ¿se pueden cultivar o formar estas “personalidades”?, ¿es el excesivo peso de la faceta técnica del emprendedor una de las principales causas del fracaso?

Fuente http://www.caracteremprendedor.com/2010/12/hay-un-emprendedor-en-ti.html

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB