Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

Ley de la AtracciónPor Mercedes Mata

En estos momentos todo el mundo quiere cambiar algún área de su vida, ya pueda ser ganar más dinero, tener más tiempo libre, sentirse seguro, sentirse pleno, conseguir aprobar un examen, conseguir un mejor puesto dentro de la empresa para la que trabaja…

Conseguir cualquiera de estás cosas supondrá un cambio en la vida de esa persona. ¿Sabe esa persona si está realmente preparada para ese cambio?

Cuando te sientes atrapado en la telaraña mental que te habla, por un lado de cuánto te gustaría conseguir eso, por otro de lo imposible que es tenerlo, va más allá y te dice: “estás loco deja de pensar tonterías”. Vas corriendo y buscas información en los libros de desarrollo y crecimiento personal. … Seguir leyendo »

hoyYa lo sé, estás cansado… Es complicado seguir el ritmo de una vida que a veces parece que se rompe… A veces, incluso parece que sólo se rompe para ti, pero no es cierto. Hay millones de vidas rotas y echas pedazos que se recomponen cada día… Millones de alas rotas que vuelven a volar… Millones de árboles con ramas desnudas que vuelven a brotar…

A veces la vida te deja desnudo y la soledad más rotunda te golpea el estómago. Y no entiendes por qué y no sabes cómo. Intuyes que todo tiene un sentido y una enseñanza, pero te duele demasiado para pensar en ello…

Para los que llevan la noche dentro es más complicado encontrar un atisbo de luz… Aunque al final, creo, esa noche está ahí para que busquemos la luz con más ganas… Como si nos hubieran subido el listón de repente para que no nos durmamos a la hora de saltar…

He pensado mucho y mal, a veces… He dado vueltas en mi conciencia a los obstáculos y a las noches que llevamos metidas dentro que no nos dejan brillar y ver por dónde vamos.

Me he perdido mil veces en esas noches, en mil noches distintas, pero con el mismo perfume y angustia…

Las he habitado hasta sentirme tan pequeña que nunca creí tener fuerza para abrir la puerta y salir a encontrar la respuesta. Y al final, considero que la noche se mete en ti porque la necesitas, porque necesitamos oscuridad para ansiar la luz y pisar la cuerda floja para amar la tierra firme… Y al mismo tiempo, acabar amando la noche por lo mucho que nos ha sido útil para encontrar nuestra propia belleza.

Creo que el antídoto es esa belleza. Encontrarla y sentirla, vivirla, pero no en la luz sino en la noche. En el momento de más angustia, en el instante en que más se nos retuerce el rostro y menos nos reconocemos las facciones…

Vivir es confiar en encontrar la luz en el momento de más oscuridad.

Ver tu belleza cuando más harapos te visten.

Amar cuando menos amor recibes.

Ser justo cuando más injusto es contigo el mundo.

Vivir es creer en nosotros cuando nadie cree. Cuando más desesperados estamos y menos nos responde el cuerpo y las personas con las que contamos para seguir están más ocupadas mirando a otro lado…

Eso te hace sentir que estás solo, pero no es cierto. Lo que pasa es que hay cosas que sólo puedes hacer tú. La soledad no viene a separarte de los demás, viene a ti para que entiendas que tienes el poder. Para que sepas que debes asumir tu responsabilidad con tu vida… Para que te enteres de una vez que la solución está en tus manos.

Creo que cada uno tiene un aprendizaje distinto, pero todos pasan por amar. Por besar a tus monstruos y entender a los que te han hecho daño… Comprender su dolor, sus miedos, sus rarezas y a veces su incapacidad para hacerlo mejor, como la nuestra…

Tal vez todo esto consiste en perdonar al mundo por no ser como sueñas y entender que así es mejor. Que necesitas este mundo tal como es para llegar a ser tú tal y como eres… Que sus sombras son las que te obligarán a sacar tu luz y brillar intensamente…

Amarlo tal y como es sin esperar que cambie, mirarlo con otros ojos y ser capaz de apreciar sus pequeños avances y sus errores más espantosos… Usar otras palabras para definirlo y vencer sus reticencias con un abrazo incondicional. Cuando amas a algo o a alguien lo conviertes en algo digno de amor. Todos lo merecemos y quiénes menos saben amar es quiénes más lo necesitan…

A veces, cuando miras al mundo de otra forma, el mundo cambia de golpe.

Y también consiste en perdonarte, comprenderte y asumirte. Bailar con tus momentos más amargos, reírte de tus quejas y tus penas.

Verlas como una oportunidad para crecer y saltar… Convertir tus miedos en una palanca… Catapultarte a ti mismo y descubrir que aquello que tal vez te has esforzado en esconder de los ojos ajenos durante años es justo lo que necesitabas mostrar para llegar a tus sueños… Descubrir que lo que no has querido conocer de ti hasta ahora era la clave para llegar al otro lado de tu conciencia, para tener la vida que anhelas.

Y esa vida no es perfecta tampoco, pero es tuya. Tiene momentos complicados también. Es el resultado de elegir, de decidir sin dejar pasar un solo día más sin rumbo, sin perder más tiempo en ningún plan que no sea el tuyo.

Todos los grandes planes de futuro llevan a ti. A ser más tú y estar mejor contigo.

Cuando consigues eso, miras al mundo y lo ves hermoso. Miras al necio y entiendes su necesaria necedad… Miras al orgulloso y comprendes su orgullo, miras al cruel y sabes que es su forma de suplicar amor porque aún no ha sido capaz de amar sus sombras…Decides al lado de quién quieres caminar y de quién no, pero borras el resentimiento de tus venas… Eso te transforma, te invade, te cambia de forma inmediata.

Y te miras a ti y ves que eres un poco ellos y un poco el mundo. Y te das cuenta de que esto de vivir va en dos sentidos…

Hacia ti.

Hacia ese mundo salvaje y maravilloso…

Hacia los millones de personas que viven en él y están tan perdidos como tú y tienen mucho miedo. Millones de personas que cada día buscan su luz. Algunos ya han descubierto que pueden. Otros ya la usan con una fuerza que ilumina el mundo… Quién sabe cuántos van a encontrar hoy la suya y vivirán ese momento mágico…

Tal vez hoy te toca a ti.

La vidaPor Marc Chernoff

Las palabras que usas te definen, si practicas lo que predicas…

1. Positividad – Las cosas en las que piensas, te enfocas, y con las que te rodeas, son las que en última instancia definirán en quien te convertirás. Elije vivir con gratitud por el amor que llena tu corazón, la paz que descansa en lo profundo de tu espíritu y la voz de esperanza que te susurra: «Todas las cosas son posibles.» Ahora mismo, haz una pausa y repite después de mí: » Lo que pienso y agradezco, lo atraeré a mi vida.» Lee The How of Happiness.

2. Paciencia – Usando el tiempo, la presión y la paciencia, el universo cambia gradualmente orugas en mariposas, arena en perlas y carbón en diamantes. También está trabajado en ti, así que aguanta. Sólo porque algo no te esté pasando en este momento, no quiere decir que nunca te pasará. … Seguir leyendo »

vivir hoyUna vez más, disfruta este vídeo, dura algo menos de 3 minutos e ilustra este puñado de reflexiones:

Es efímero, tremendamente efímero, un parpadeo y ya está, pasó la vida, pasaron los años sin que apenas nos diéramos cuenta, siempre pensando en lo que iba a ocurrir, en lo que hubiera ocurrido, y pasando poco tiempo en lo que realmente estaba ocurriendo.

Es la vida nos decimos, y no, eso no es la vida, eso es un símil, se le parece mucho pero no es la vida. La vida es cada momento, cada instante, cada roce, cada ráfaga, cada imagen en la retina, la vida es saborear el instante porque no regresará jamás.

La sonrisa de nuestra criatura, o su enfado divertido, esa, no volverá, quizás vendrán otras, pero esa que nos perdimos pensando en dios sabe qué, esa no volverá, como no lo hará la primera palabra o ese atardecer.

Viví constantemente preocupado por lo que debía pasar y, aunque reconozco ahora que es imprescindible cierta anticipación momentánea, no podemos vivir en la casa del mañana, o en la de las posibilidades, porque las cosas suceden solo en la casa del hoy.

Fueron muchas circunstancias las que me llevaron a vivir el hoy, como lo fue también la lectura de un gran libro, pequeño y sencillo: Nada por obligación, todo con ilusión de Oriol Pujol Borotau, una obra maestra, que también me aportó algo más de luz.

Viví con esa angustia y hoy me permito vivir desde el ahora, más que desde el después o desde el antes, y es por eso que me causa inquietud cuando veo la pendiente por la que se deslizan personas que me importan.

La vida es efímera, ciertamente el tiempo lo es, así que ¿qué mejor que vivirla con intensidad?, paladeando cada instante. Ahora sé que estoy escribiendo estas frases encadenadas, este puñado de reflexiones, ¿las acabaré?, ¡quién sabe si algún incidente me llevará antes de acabarlas!

Cruzar una calle y sufrir un accidente, tener un problema de salud y, simplemente, irme en el momento más inesperado, sin quizás decir aquello que hubiera querido o sin hacer aquello que tanto anhelaba, porque ya vendrá otro momento mejor.

¿Qué momento mejor que ahora?

rutinas mananerasTe comparto cinco rutinas simples y rápidas que puedes seguir hoy y que te llenarán de energía y creatividad para triunfar a lo largo de los años.

1. Estírate.

La otra mañana, vi cómo se levantó mi hija de tres años. Bostezó y se estiró, pero con “estirarse” me refiero a que entró en un estado de contorción durante casi un minuto antes de que exhalara y abriera sus ojos.

Eso me puso a pensar sobre la forma en la que nos despertamos los adultos que siempre estamos ocupados. Ponemos una alarma y, después de que suena varias veces, tomamos el teléfono y vamos por una taza de café o a bañarnos.

En lugar de eso, tómate un minuto para permitirte o forzarte a disfrutar este placer como un niño pequeño que se estira.

2. Ignora el teléfono.

Soy culpable de apagar la alarma del celular y distraerme con las notificaciones del celular. Todo esto inmediatamente aumenta mi nivel de estrés.

En lugar de tomar tu teléfono y revisar el correo electrónico, calendario u actualizaciones, trata de pasar cinco minutos con tus pensamientos. Nada de lo que pasó en las últimas horas puede ser tan importante como para que no te esperes unos minutos más hasta para que estés completamente despierto.

Si no eres capaz de resistir la urgencia de revisar tu celular después de haber apagado la alarma, invierte en un aparato económico y mueve tu teléfono a otra habitación.

3. Toma agua.

Me encanta tomar café en la mañana, pero lo primero que nuestro cuerpo necesita después de no habernos hidratado mientras dormíamos es agua. Evita el jugo de naranja u otra alternativa con azúcar que sólo te afecta.

4. Come un snack con muchas proteínas.

El desayuno es la comida más importante del día porque, como el agua, es lo primero que recibe tu cuerpo después de haber dormido toda la noche.

Después de desayunar, tu metabolismo se acelerará y seguirá así por el resto del día. Si eres como yo, y no tienes el tiempo (o la voluntad) de cocinarte un buen desayuno en la mañana, prepárate una malteada de proteína.

5. Camina durante 15 minutos.

Hace algunos años me di cuenta que aunque apagara mi alarma, en realidad no recuperaba mis horas de sueño, ya que la primera vez que suena inmediatamente te alejas de tu ciclo REM. En lugar de dormitar por 15 minutos, trata de levantarte. Esto requiere de un esfuerzo muy pequeño, pero si lo logras rápidamente, tendrás más energía.

Una cosa que puedes hacer para tener una rutina exitosa es prepararte para el día siguiente la noche anterior. Antes de irte de la cama, revisa tu calendario y alista tu ropa. Si te preparas la noche anterior, perderás algunos minutos, pero eliminarás el estrés y ansiedad de hacerlo al día siguiente.

Lo mejor de estas rutinas mañaneras es que requiere de poco tiempo y esfuerzo, además, la mayoría sólo sustituyen algo improductivo que estés haciendo.

personas felicesTodo el mundo busca la felicidad de algún modo. Todo el mundo. Sus resultados son la manifestación de cómo van tras ella y lo que hacen.

La verdadera felicidad realmente importa, así que sigue leyendo para descubrir 15 cosas que las personas felices no hacen.

1. No olvidan soñar

Las personas felices no se olvidan de soñar, creen en sí mismos y en que sus sueños son posibles, alcanzables y logrables. Hacen tiempo para soñar y hacen planes para que sus vidas sean exactamente cómo quieren.

2. No actúan egoístamente con los demás

A las personas felices no les gusta ser egoístas, de hecho, nunca podrían ser felices si fueran egoístas. En vez de eso, las personas felices son personas compasivas y dadoras. Les dan a los demás su tiempo, paciencia y amor.

3. No compran cosas para ser felices

Las personas felices no necesitan comprar bienes materialistas para ser felices. No tienen que hacer «terapia de compras» sólo para sentirse bien. En una sociedad que promueve comprar cosas para sentirse bien, las personas felices entienden mejor las cosas. Seguro, se regalan cosas, pero por las razones correctas.

4. No olvidan de tomar acción

Las personas felices no se olvidan de hacer que sus vidas importen ya sea tomando acción para lograr sus metas y sueños, o tomando acción para mejorar sus vidas; ellos simplemente lo hacen, no ponen excusas.

5. No se comparan con otras personas

Las personas felices no se comparan a sí mismos con otras personas porque saben que son especiales y únicas. Compararte con otra persona y con sus logros es una de las peores cosas que puedes hacer, ya que saboteará tu confianza y autoestima.

Eres especial y único en tu clase.

6. No toman la vida cómo algo garantizado

Las personas felices no toman la vida como algo garantizado porque saben que la vida es corta. Son personas que sacan lo máximo de sus experiencias, crean sus propias circunstancias y aprecian el presente.

7. No dejan que el mundo les diga quienes deberían ser

Las personas felices no se conforman. Son pioneros que siguen su corazón y toman sus propias decisiones. Son líderes y personas que establecen las normas por sí mismos.

8. No tienen remordimientos

Las personas felices no tienen remordimientos, utilizan sus errores y los ven como una oportunidad para aprender una lección. Las personas felices perdonan a los demás y dejan de lado cualquier cosa que los hagan infelices y los gasten emocionalmente.

9. No permiten la negatividad

Las personas felices no permiten que las personas o circunstancias negativas los hagan enojar o ponerse molestos. No estoy diciendo que estas emociones no sean algo natural en nuestra existencia, sino que tener personas negativas alrededor te dejará con las circunstancias que quieres evitar. Las personas felices pasan su tiempo alrededor de personas que contribuyen a su felicidad.

10. No denigran a otros

Han aprendido a entender las diferencias de los demás y aceptarlas. Cuando denigras a otras personas, por lo general, es una señal de tus propias inseguridades. Las personas felices se preocupan por los demás y nunca los denigran.

11. No se olvidan de su salud

Las personas felices no se olvidan de cuidarse a sí mismos. Son conscientes de su salud y esto significa que se alimentan saludablemente, van al gimnasio, meditan, toman vacaciones y sesiones de mimos… ok, me estoy dejando llevar, pero entiendes a lo que me refiero!

12. No olvidan estar agradecidos

Las personas felices no se olvidan de esta palabra. Y esta palabra es “gratitud”. Ser siempre agradecido, las personas felices saben esto, es una de las cosas más importantes que pueden hacer. La gratitud te permite enfocarte en todas las personas y cosas increíbles que tienes en tu vida, así como los lugares, las creaciones de la naturaleza y las maravillosas bellezas que han sido creadas para ti. Al enfocarte en estas circunstancias, creas para ti mismo satisfacción, en vez de necesidad de más.

13. No desperdician su tiempo

Las personas felices no se permiten desperdiciar tiempo. Al darse cuenta de lo preciosa que es la vida, siempre usan su tiempo sabiamente. Si te permites desperdiciar tu tiempo perderás algo que nunca más volverá.

14. No olvidan enfocarse en lo que quieren

Las personas felices no se olvidan de crear por sí mismos lo que realmente quieren en la vida. A veces, tomar acción y seguir adelante puede ser aterrador, pero las personas felices dan el paso de todos modos en lugar de quedarse atascados, infelices e incompletos. Enfocarte en lo que quieres en lugar de lo que no quieres hará tu vida mucho mejor.

15. No se olvidan de ser felices

Las personas felices (irónicamente) no se olvidan de ser felices! La felicidad es una elección y una ciencia. La felicidad proviene de lo que elegimos pensar, nuestros pensamientos crean nuestros sentimientos, los cuales crean emociones y nuestras emociones son las que nos hacen sentir felices o infelices.

Elige tus pensamientos con prudencia, descubre qué te emociona, qué te da energía y qué valoras en la vida. Saber quién eres te permitirá entender qué te emociona y te hace feliz.

Diana es una amante de la playa, filósofa y emprendedora. Trata de ayudarte a encontrar tu propósito, tu autenticidad y felicidad (sana), por lo que creó The Personal Freedom Project. Suscríbase a su guía Happy Triggers Guide, diseñado para ayudarte a encontrar tu propósito, crear un plan y manifestar tus sueños, incluso si no sabes por dónde empezar!

ColumnaUna cosa nefasta que hemos aprendido y bien aprendido los humanos es estar enfocados siempre hacia fuera, si no nos gusta la vida que llevamos pensamos que las cosas no nos salen bien y nos convertimos en adictos de las críticas y los juicios contra nosotros mismos.

Seguramente que más de una vez has pensado que fulanita o menganito son mejores que tú y te has dicho a ti mismo cosas como: «Soy un desastre, nada me sale bien, si solo tuviera la suerte que tiene Luis/Luisa» Déjame decirte que este es un pensamiento desastroso.

Llega el momento en que esa manera de pensar se convierte en una costumbre muy normal y ni siquiera reparas en ello, simplemente sigues drenando tu energía y repitiendo una y otra vez las mismas situaciones en tu vida, situaciones que te llevan a los mismos resultados. … Seguir leyendo »

Volver al futuroPor: Marc y Angel Hack Life

Esta mañana estaba leyendo un libro en mi cafetería favorita en la playa cuando un chico de 18 años se sentó al lado mio y me dijo: «Ese es un gran libro, ¿no?» Así que empezamos a charlar.

Me dijo que se estaba a punto de graduarse de la escuela secundaria en un par de semanas y que inmediatamente después iniciaría su carrera universitaria en el otoño. «Pero no tengo ni idea de lo que quiero hacer con mi vida», dijo. «Ahora mismo estoy siguiendo a la corriente.»

Y entonces, con ojos ansiosos, y honestos, me empezó a preguntar una pregunta tras otra: … Seguir leyendo »

Vivir MejorPreocuparte por lo que la gente piensa de ti es parte de ser un ser humano normal.

De hecho, científicos en un estudio encontraron que el centro de recompensa en los cerebros de las personas se activaba cuando alguien les decía que aprobaba sus gustos por la música.

Sólo es un problema cuando eres consumido por preocuparte por tu reputación; cuando cada decisión por qué ponerte, con quién pasar el rato, e incluso qué carrera seguir están basadas en el miedo a parecer estúpido.

Por desgracia, es difícil deshacerte de este hábito. Para ayudarte a dejarlo, consultamos el hilo de Quora, «¿Cómo puedo dejar de preocuparme por lo que piensen los demás?» Y destacó las respuestas más convincentes.

Sigue leyendo para abrazar la experiencia completa de ser tú mismo.

1. Recuerda que la gente no está interesada en ti

Varios usuarios de Quora mencionaron que la gente en general no se preocupa por ti tanto como crees que lo hace.

Sibell Loitz , por ejemplo, le solicita a los lectores considerar la cantidad de tiempo ellos gastan pensando en los demás y en su comportamiento: «no mucho tiempo».

Los psicólogos llaman a la tendencia a sobrestimar cuánto otras personas te prestan atención «efecto proyector». En un estudio del año 2000 que apareció en Tech Insider, se le pidió a la gente asistir a una fiesta llevando una camiseta con la foto de Barry Manilow en ella (el cual se supone que es embarazoso).

Efectivamente, esas personas sobreestimaron significativamente lo mucho que las otras personas en la fiesta notaron su camiseta.

2. Cuéntate una historia diferente

Nadie puede hacer que pienses o te sientas de una manera determinada; se trata de la forma en que interpretas sus comportamientos. Así que cambiando esa interpretación, podrás ser capaz de hacerte pensar y sentir más positivamente.

Karen Renee da un ejemplo. Tal vez habitualmente te digas a ti mismo: «Hoy yo [la acción] y todo el mundo se rió. Deben pensar que soy estúpido. Soy estúpido. Todos saben que soy estúpido. No puedo verlos a la cara de nuevo!»

En lugar de eso, Renee dice que podrías decirte: «Hoy yo [la acción] y todo el mundo se rió. Creo que animé a un par de personas que estaban teniendo un mal día, aunque fuera por accidente…»

Renee cita la investigación de Brene Brown sobre cómo superar la vergüenza, y preocuparte por lo que los demás piensan de ti. Brown le dijo recientemente a Tech Insider que su truco número uno para tener relaciones duraderas es reconocer que tu percepción sobre el comportamiento de tu pareja es «la historia que me estoy inventando.»

«Básicamente,» dijo, «le estás diciendo a la otra persona tu lectura de la situación; y al mismo tiempo admitiendo que sabes que no puede estar 100% en lo correcto.»

3. Conoce más gente

Marie Stein recomienda diluir la opinión negativa fuerte de alguien consiguiendo un montón de otras perspectivas.

«Cuanta más gente conozcas, más te darás cuenta de que cada uno tiene una opinión diferente,» escribe. «La única opinión sobre ti que importa, esa que se queda contigo durante toda tu vida y que puedes controlar, es la tuya.»

4. Trate de que los demás se sientan cómodos

«¿Cómo sabes que los otros con quienes compartes tu compañía no son ellos mismos inseguros?» escribe Aurora Clawson.

«Otros pueden actuar con seguridad, pero muchas veces están actuando. ¿Y si ayudas a otros a sentirse cómodos? Sé un nutriente y no tendrás que preocuparte por lo que los demás piensan de ti.»

Clawson tiene razón; investigaciones sugieren que generalmente somos bastante malos para adivinar cuánto los demás tienen problemas. Piensa en lo que puedes hacer para facilitar sus vidas, y puedes descubrir que tus preocupaciones personales son menos relevantes.

5. Enfócate en controlar tus pensamientos, no los suyos

Gennaro Cuofano señala que uno no tienen control sobre los pensamientos de los demás: «Por lo tanto, si gastas incluso un minuto de energía mental enfocándote en lo que otros piensan de ti, estarás desperdiciando tiempo y energía.»

En su lugar, sugiere tratar de manejar tus propios pensamientos sobre la situación.

Mientras tanto, la psicoterapeuta Amy Morin escribe que las personas mentalmente fuertes rara vez se enfocan en las cosas que no pueden controlar. Una vez que cambies tu foco fuera de esas cosas, probablemente serás más feliz y estarás menos estresado.

6. No trates de complacer a todos

Múltiples usuarios de Quora contaron la misma historia, acerca de dos personas y un burro, el cual apunta a la tontería de tratar de complacer a todos.

Al principio, dos personas están montando un burro, y los transeúntes los llaman crueles. Entonces, una persona monta el burro mientras que el otro camina, y los transeúntes llaman al jinete egoísta. Cambian de posición y ahora el nuevo jinete se llama egoísta.

Finalmente, ambas personas caminan junto al burro y los transeúntes se ríen de ellos por no saber montar un burro.

La moraleja de la historia, dice Syeda Ratal Zehra, es que «la gente siempre te juzgará no importa qué.»

7. Entiende que está bien preocuparse por lo que los otros piensan

Está bien cuidar de tu reputación. La clave es no dejar que esa preocupación te abrume.

Marissa Russell escribe:

«Nunca puedes dejar de preocuparte por lo que la gente piensa de ti.

Debido a que los seres humanos son los guardianes de tantas de las cosas por las que nos esforzamos en la vida (empleos, promociones, premios, construir una clientela, encontrar un compañero de vida, etc.), lo que la gente piensa de ti realmente importa en varios casos.

La clave para la libertad interior es preocuparte más por lo que tú piensas de ti que por lo que los demás piensan de ti.»

Vivir MejorLo que pone a una persona incómoda depende de la persona, pero lo que es una verdad universal es el valor de reconocer los límites y empujarlos continuamente.

Como el usuario de Quora Joos Meyer explica en respuesta a la pregunta: «¿Qué cosas incómodas, como ducharse con agua fría, pueden mejorar tu vida?» Empujar tu zona de confort es clave para mejorar.

«Creo que el mejor método es fijar todos los días o cada semana una tarea o ponerte en una situación que te ponga incómodo. Y hacer esa cosa. Esto incorporará la experiencia en tu modelo de ‘normalidad’ y como consecuencia ampliará tu ‘zona de confort,’» escribe.

Aquí tienes algunas cosas incómodas que otros usuarios Quora dicen que los ayudaron a crecer:

1. Pregunta todo

«Lo más incómodo que uno puede hacer es poner en duda todo lo que se da por hecho y buscar respuestas,» escribe Malli Gurram. «Trata de ver el otro lado de la norma.»

2. Sé honesto

Ser lo más honesto de lo que nunca fuiste con alguien en tu vida será una de las cosas más incómodas que puedas hacer, Ryan Brown dice, pero también podría ser lo más valioso.

Para ello, él sugiere escribir una lista de todas las personas a las que tienes algo (bueno o malo) que decirles, escribe los sentimientos honestos que necesitas transmitirles en una carta, entrégaselas en la mano, y escribe lo que pasó y cómo la experiencia te afectó a ti y a la otra persona.

«Si estás siendo realmente honesto, cada letra que escribas debería ponerte muy emotivo mientras la escribes,» escribe Brown. «Así es como sabes que has aprovechado tus emociones y sentimientos reales; que realmente significa algo para ti.»

«No olvides de lo aprendas de esa experiencia,» sugiere. «Deja que esté contigo para siempre.»

3. Medita

A menudo, frenar y encontrar la paz interior puede ser especialmente difícil para aquellos de nosotros que estamos constantemente en movimiento y pensando en las siguientes cosas que tenemos que hacer.

Pero como señala Nathan Hershey, los beneficios pueden incluir una mejora en tu capacidad cognitiva, inteligencia emocional y autodisciplina en general.

4. Levántate extremadamente temprano

Ekin Öcalan ama despertar antes del amanecer porque le proporciona el ambiente perfecto para el estudio y el trabajo. Despertar a las 5 a.m., mientras todos los demás duermen, es la perfecta, aunque sea difícil, manera de comenzar el día en silencio, escribe.

5. Haz algo creativo

«Muchas personas dicen que quieren ser creativos. Y entonces van a sus casa y ven episodios de TV en Netflix mientras beber vino tinto,» escribe Marcos Toole.

Si bien el miedo al rechazo y el fracaso son potentes desmotivadores, tener una salida creativa puede hacer maravillas para nuestro cuerpo y mente. Lo que es más, «mantener tu trabajo para ti mismo también te garantizará que a nadie más le encantará,» señala Toole.

6. Cuida tus centavos

Mantén un registro de cada centavo que gastes, desde la reparación de tu auto y el seguro de vida hasta el café y las papas fritas, durante varios meses, sugiere Bruce A McIntyre.

Y trata de pagar por todo lo que puedas con dinero en efectivo. «Si abres tu billetera y no tienes efectivo, a menudo pensarás dos veces cuanto necesitas realmente esa cosa.»

Te sorprenderás de la cantidad de deuda que puedes saldar literalmente cuando cuidas tus centavos.

7. Ofrécete de voluntario

Gurram sugiere ofrecerte de voluntario para una obra sin fines de lucro o hacer obras caritativas. El voluntariado puede hacerte sentir que eres parte de algo grande, dice Gurram, usando su experiencia como voluntario en TEDx como ejemplo.

«Fue una sensación tan abrumadora la que tenía ese gran día, siendo parte de esa comunidad,» dice Gurram.

Vivir Mejor

La inteligencia emocional puede significar la diferencia entre comportarse de manera socialmente aceptable y ser considerado como alguien fuera de lugar.

Si bien la mayoría de las personas oyeron hablar de la inteligencia emocional, no mucha gente realmente sabe como localizarla; en sí mismos ni en otros. La inteligencia emocional es esencialmente la manera en que percibes, entiendes, expresas, y manejas tus emociones. Y es importante porque cuanto más entiendes estos aspectos de ti mismo, mejor será tu salud mental y comportamiento social.

Puede ser que estas sean cosas que haces sin siquiera pensarlo; el cual puede ser el caso de muchas personas. O puede ser que estas sean habilidades que sabes que necesitas ejercitar. De cualquier manera, mejorar tu inteligencia emocional puede ser muy útil en todo tipo de circunstancias; ya sea en el trabajo, en casa, en la escuela, o incluso cuando estás simplemente sociabilizando con tus amigos.

Así que si quieres saber si eres emocionalmente inteligente, simplemente mira la lista de abajo.

1. Piensas en tus reacciones

La inteligencia emocional puede significar la diferencia entre una buena reacción y una mala reacción ante las circunstancias. Las emociones pueden contener información importante que puede ser útil para el funcionamiento personal y social, pero a veces estas emociones también pueden abrumarnos y hacernos actuar de una manera de la que preferiríamos no actuar.

Las personas que carecen de inteligencia emocional son más propensas a sólo reaccionar, sin darse el tiempo para sopesar los pros y los contras de una situación y pensar realmente en las cosas. Las personas que son menos capaces de regular sus sentimientos negativos también tienen más probabilidades de tener dificultades para funcionar socialmente, lo que puede exacerbar los sentimientos depresivos.

Se ha demostrado que las personas con más depresión tienen dificultades para entender y manejar sus emociones. Y las investigaciones también demostraron que las personas con menor inteligencia emocional presentan más síntomas depresivos; incluso si no están clínicamente deprimidos.

2. Ves las situaciones como desafíos

Si eres capaz de reconocer las emociones negativas en ti mismo y ver las situaciones difíciles como un desafío (centrándose en lo positivo y perseverando) es muy probable que tengas una alta inteligencia emocional.

Imagina por un momento que perdiste tu trabajo. Una persona emocionalmente inteligente puede percibir sus emociones como señales para tomar acción, tanto para lidiar con los retos como para controlar sus pensamientos y sentimientos.

Pero alguien con pocas habilidades emocionales podría rumiar por su pérdida de empleo, llegar a pensar en sí mismo como irremediablemente in-empleable, y caer en una espiral de depresión.

3. Puedes modificar tus emociones

Por supuesto, hay momentos en los que tus sentimientos pueden sacar lo mejor de ti, pero si eres una persona emocionalmente inteligente, es probable que cuando esto suceda tengas las habilidades necesarias para modificar tus emociones.

Por ejemplo, si bien los niveles medios de ansiedad pueden mejorar el rendimiento cognitivo (probablemente al aumentar el enfoque y la motivación) demasiada ansiedad puede bloquear ese logro cognitivo. Así que saber cómo encontrar el punto justo, entre demasiado y muy poca ansiedad, puede ser una herramienta realmente útil.

Es claro que la moderación es la clave cuando se trata de manejar nuestras emociones. Las personas emocionalmente inteligentes saben eso y tienen las habilidades para modificar sus emociones apropiadamente. Y esta probablemente es la razón de por qué la inteligencia emocional, se demostró, está relacionada con niveles más bajos de ansiedad.

4. Puedes ponerte en los zapatos de las otras personas

Si eres capaz de extender estas habilidades más allá de tu propio funcionamiento personal, entonces eso es otra señal de que tienes altos niveles de inteligencia emocional.

La inteligencia emocional puede ser particularmente importante en los lugares de trabajo que requieren un «trabajo emocional» pesado; donde los trabajadores deben manejar sus emociones de acuerdo a las reglas de la organización.

Esto puede incluir trabajos como servicio al cliente, donde los trabajadores pueden necesitar simpatizar con los clientes; a pesar de que los clientes puedan estar gritándoles. Esta es la razón por la que la formación de inteligencia emocional en el lugar de trabajo es ahora común; con la formación más eficaz enfocada en la gestión y la expresión de emociones, las cuales están directamente relacionadas con la comunicación y el desempeño en el trabajo.

También vale la pena señalar que la inteligencia emocional es una capacidad cognitiva que puedes mejorar a lo largo de tu vida. Así que si no reconociste mucho de ti mismo en los rasgos mencionados anteriormente, no temas, todavía tienes tiempo para trabajar en tu inteligencia emocional.

dejar ir3. Examina, y re-examina, tu progreso y hasta dónde has llegado.

A pesar de que sabes intelectualmente que eres más fuerte de lo que eras en el pasado, tu mente subconsciente a menudo olvida que tus capacidades han crecido.

Permíteme darte un rápido ejemplo metafórico…

Los guarda parques típicamente atan una delgada cadena de metal a la pierna de un elefante adulto y luego sujetan el otro extremo a una pequeña clavija de madera que la martillean en el suelo. El elefante de 3 metros de altura y 4.500 kilogramos podría fácilmente romper la cadena, desclavar la clavija de madera y escapar hacia la libertad con un mínimo esfuerzo. Pero no lo hace. De hecho, el elefante ni siquiera lo intenta. El animal terrestre más poderoso del mundo, que puede arrancar un árbol tan fácilmente como tú podrías romper un palillo de dientes, sigue siendo derrotado por una pequeña clavija de madera y una endeble cadena.

¿Por qué?

Porque cuando el elefante era un bebé, sus amaestradores utilizaron los mismos métodos para domesticarlo. Una cadena delgada era atada alrededor de su pierna y el otro extremo de la cadena estaba atado a una clavija de madera en el suelo. En ese momento, la cadena y la clavija eran lo suficientemente fuertes como para contener al bebé elefante. Cuando trató de romperla, la cadena metálica lo tiró hacia atrás. Algunas veces, tentado por el mundo que podía ver a la distancia, el elefante tiró más fuerte. Pero la cadena no se movía, y pronto el bebé elefante se dio cuenta de que tratar de escapar no era posible. Así que dejó de intentarlo.

Y ahora que el elefante creció, ve la cadena y la clavija y recuerda lo que aprendió cuando era bebé: la cadena y la clavija son imposibles de escapar. Por supuesto, esto ya no es cierto, pero no importa. No importa que el bebé de 90 kilos sea ahora una potencia de 4.500 kilos. Las creencias auto-limitantes del elefante prevalecen.

Si lo piensas, todos somos como estos elefantes. Todos tenemos un increíble poder dentro de nosotros. Y por supuesto, tenemos nuestras propias cadenas y clavijas; las creencias auto-limitantes que nos impiden avanzar. A veces es una experiencia de la infancia o un fracaso a corta edad. A veces es algo que nos dijeron cuando éramos más jóvenes.

Tenemos que aprender del pasado, pero estar preparados para actualizar lo que aprendimos basado en cómo nuestras circunstancias cambiaron (como lo hacen constantemente).

Aquí tienes dos cosas a considerar:

• Si sospechas que actualmente estás viviendo tu vida (o partes de ella) a través del condicionamiento de las creencias auto-limitantes que desarrollaste en el pasado, recuérdate lo que es diferente ahora en términos de circunstancias y tus propias capacidades.¿Qué cambió dentro de ti?¿Qué sabes ahora que no sabías entonces?

• Examina lo que aprendiste de los fracasos del pasado y las adversidades que realmente puedan ayudarte ahora. En lugar de simplemente lamentar cosas, pregúntate específicamente cómo te han ayudado a crecer. ¿Tu pasado te equipó para ser determinado, auto-suficiente, perspicaz, duro, consciente, compasivo, etc.? Enfócate en lo que has ganado en lugar de lo que perdiste de las experiencias adversas del pasado.

4. Aprende a ver la belleza de la incertidumbre.

Nada se puede esperar y nada es indefinidamente cierto en este mundo. Esa es la verdad. Y es una cosa hermosa.

Necesitas entender que ninguno de nosotros está jugando con las cartas marcadas; a veces ganamos y a veces perdemos. La vida siempre encuentra su equilibrio. No esperes que te devuelvan todo lo que das. No esperes reconocimiento por cada esfuerzo que hagas. Y no esperes que tu genio sea reconocido instantáneamente o que tu amor sea comprendido por todos con los que te encuentres.

Hay cosas que no querrás que pasen pero tienes que aceptar, cosas que no querrás saber pero tienes que aprender, y personas y circunstancias con las que no podrás vivir sin ellas pero que tendrás que dejar ir. Algunas cosas entran en tu vida sólo para fortalecerte, para así puedas seguir adelante sin ellas.

Algunas personas llaman a estas experiencias fracasos. Te desafío a verlas como lecciones positivas.

A medida que vivas y experimentes cosas, debes reconocer lo que tiene un sitio y lo que no, lo que funciona y lo que no, y entonces dejar que las cosas se vayan cuando sabes que deberías. No por orgullo, incapacidad o arrogancia, sino simplemente porque no todo se supone que deba encajar en tu vida. Así que cierra la puerta del pasado, cambia la música, limpia tu espacio interior y deshazte del polvo. Deja de ser quien fuiste para poder ser quien eres hoy.

Es hora de dejar ir lo que pasó ayer, y enciende el potencial actual de tu vida.

Desperdiciar tu vida. Parte II y final

Por Marc

26. Ser desconfiado. No confiar en nadie.

27. Multitarea, multitarea, multitarea! Hacer todo a la vez.

28. Llenar cada momento de tu vida con compromisos.

29. No ayudar a los demás a menos que tengas que hacerlo. Hacer sólo las cosas que te benefician directamente.

30. Pensar en todas las cosas que no tienes y fruncir el ceño. … Seguir leyendo »

mejor díaEl ritmo vertiginoso de la vida moderna puede hacer que nos enredemos en tareas pesadas que solo acaban por matar tu creatividad.

Recuerda, estar ocupado no es lo mismo que ser productivo. Tener una jornada provechosa no se trata de llenar tu agenda de pendientes y citas.

Te damos algunos tips que te pueden ayudar a sacarle el máximo provecho a tu día.

1. No veas el correo electrónico. Permanece desconectado lo más que puedas. De cualquier modo, nadie comunica una emergencia por email.

2. Al despertar, no te estreses. La tensión pone a tu cerebro en modo de crisis, lo cual te inserta en una espiral negativa.

3. Emplea bien los primero 15 minutos. Los grandes líderes organizan temprano su lista de pendientes, cuando pueden concentrarse en ello totalmente sin distracciones.

4. No contestes el teléfono o el chat en línea.Incluso las llamadas breves pueden estropear el resto de tu día. Acostúmbrate a trabajar sin distracciones por periodos largos.

5. No veas la TV. La televisión y los programas de radio (con locución) distraen y extienden el ritual de la mañana.

6. No ignores a la familia. Reúnanse alrededor de la mesa del desayuno para pasar un tiempo de calidad, el cual será más difícil de hallar después de las 5 p.m.

7. No hagas labores improductivas. Las tareas mecánicas pueden ser tentadoras, pero dolo pospondrían los pendientes esenciales.

8. Dedica tiempo a tu pasión. Los proyectos que tienen un lado creativo te mantienen enganchado y relajado a lo largo del día y ayudan a mejorar tu desempeño en el trabajo.

9. Pregúntate: ¿Cómo puedo hacer que este día sea más valioso? ¿Qué puedo hacer mejor? ¿Por cuáles cosas estoy agradecido?

10. Establece una rutina. Comienza cada día de la misma manera para darle a tu cerebro la señal de avanzar hacia el siguiente objetivo.

11. Escucha el radio. La música mantendrá tu mente conectada en las tareas que haces.

12. Planea con anticipación. Lleva a cabo un ritual tranquilizante que te prepare para el siguiente día. Programa la cafetera, alista tu ropa y prepara tu almuerzo.

13. Haz algo importante. Comienza el día con un logro que te motive (como un destino de viaje).

14. Apaga todos tus dispositivos 90 minutos antes de ir a la cama. La luz de pantallas, chicas y grandes, puede propiciar el desvelo.

15. Ajusta la hora a la que te levantas. Piensa en las 6 a.m. (o más temprano). Es lo que hacen los altos ejecutivos de Twitter, Disney y PepsiCo.

16. Ponte en movimiento. Ya sea una rutina de ejercicio o de estiramiento, haz que tu sangre fluya. Te sentirás más motivado.

¿Tienes otro tip para tener un día fenomenal?

RealidadesPor Marc Chernoff

El mundo está lleno de sufrimiento. También está lleno de superación. – Helen Keller

El carácter y la sabiduría son esculpidos con el tiempo. Llega con las pérdidas, las lecciones y los triunfos. Llega luego de las dudas, segundas impresiones y explorando lo desconocido. Si hubiera un camino definitivo hacia la felicidad y el éxito, todo el mundo estaría en él. Las semillas de tu progreso se plantan en los fracasos de tu pasado. Tus mejores cuentos surgirán de cómo superaste tus más grandes problemas. Tus elogios nacerán de tus dolores. Así que sigue en pie, sigue aprendiendo y sigue viviendo.

Durante la última década, Ángel y yo enfrentamos varias privaciones graves, incluyendo la muerte súbita de un hermano, la pérdida de un mejor amigo por una enfermedad, la traición de un socio de negocios, y un inesperado despido laboral que nos daba de comer. Estas experiencias fueron brutales. Cada una de ellas, como era de esperar, nos derribó y nos mantuvieron fuera de servicio por un tiempo. Pero cuando nuestro luto luego de cada tragedia pasó, presionamos hacia adelante, más fuertes y con una mayor comprensión y respeto por la vida.

Así que mi reto para ti hoy es el siguiente: Comienza a ver las duras realidades de la vida y a los retos más difíciles como amigos que te ayudarán a crecer.

Aquí tienes algunas ideas para tener en cuenta … Seguir leyendo »

estarás bienComienzas tu día, y estás inmediatamente preocupado por todas las cosas en tu plato, todas las cosas que tienes que hacer, y todas las personas que verás.

Estás preocupado por lo que otras personas (familiares, amigos, colegas y extraños por igual) podrían pensar de ti. Pasas a la gente en la calle y, sin siquiera darte cuenta, te preocupas por cómo te ves ante sus ojos.

Te preocupas por tus responsabilidades en el trabajo (correos electrónicos, reuniones, papeleos, etc.) y todas las obligaciones que tienes en tu vida personal (familia, comidas, facturas, etc.). Y tienes esta constante sensación dolorosa de que no estás haciendo lo suficiente… que no eres tan bueno como deberías ser, y nunca lo serás.

Te preocupas cuando te comparas con otras personas, por lo lejos que estás, sobre lo bueno o malo que serás más adelante, por todas las cosas que no tienes, por lo que te estás perdiendo, por lo culpable que te sientes por no ser mejor, más delgado, más fuerte y más inteligente de lo que eres en este momento.

Y así continúa…

Pero no estás solo. Todos pensamos lo mismo de vez en cuando.

De lo que necesitas darte cuenta es que, independientemente de lo que estás pasando en tu vida, hay grandes probabilidad de que estarás bien.

El mundo continuará girando, y la vida estará bien.

Siempre estamos obsesionados con las cosas que pueden salir mal, con las cosas desalentadoras que la gente podría pensar de nosotros, y así sucesivamente. En pocas palabras, estamos enfocados sólo en las posibilidades negativas.

Pero esas posibilidades negativas son sólo unas pocas pequeñas posibilidades de un grupo mucho más grande. Por lo que las chanses de que estas se hagan realidad son muy delgadas. E incluso si alguna de ellas se hace realidad (digamos que alguien piensa mal de ti), el impacto negativo de esta realidad rara vez es tan desastroso como imaginamos.

La verdad es que, incluso si nuestros temores ocurren, el 99% de las veces estaremos bien.

Trata de imaginar todas las pequeñas cosas por las que te has preocupado recientemente. Sobreviviste cada una de estas posibilidades, ¿verdad? La vida no se desmoronó, e incluso cuando te viste obligado a luchar por un tiempo, aprendiste algunas lecciones útiles que en última instancia te hicieron más fuerte.

Si simplemente adoptas el positivo ritual de decirte a ti mismo que estarás bien (y que estás bien ahora mismo) podrás dejar de lado tus preocupaciones en el momento en que las notes.

Puedes pensar mejor y en última instancia puedes vivir mejor…

Puedes comenzar tu día con un sentido de paz en tu mente, una sonrisa genuina en tu cara, y entonces podrás poner tu mejor pie adelante.

Todo esto es verdad y vale la pena practicarlo.

Pero…

¿Qué pasa con los momentos difíciles cuando un desastre realmente nos golpea?

¿Cómo enfrentas eso?

Permítanme compartir una corta pero relevante historia contigo…

«Hoy, en mi cumpleaños 47, volví a leer la nota de suicidio que escribí a mis 27, dos minutos antes de que mi novia, Carol, apareciera en mi apartamento y me dijera: ‘Estoy embarazada’. Sus palabras fueron sinceramente la única razón por la que no lo hice. De repente sentí que tenía algo por qué vivir, y comencé a hacer cambios positivos.

Fue todo un viaje, pero Carol ahora es mi esposa y hemos estado felizmente casados por 19 años. Y mi hija, que ahora es una estudiante universitaria de 21 años que busca su título de medicina, tiene dos hermanos menores. Re-leo mi nota de suicidio de nuevo cada año en la mañana de mi cumpleaños como un recordatorio para ser agradecido; estoy agradecido por haber obtenido una segunda oportunidad en la vida.»

Este es el primer párrafo de un correo electrónico que recibí de un estudiante del curso llamado Kevin. Sus palabras me recuerdan que a veces tienes que morir un poco en el interior primero para renacer y resucitar como una versión más fuerte y más feliz de ti mismo.

Las circunstancias y las personas de vez en cuando te destruirán en pedacitos. Pero si mantienes tu mente enfocada en lo positivo, tu corazón abierto al amor, y continuas poniendo un pie delante del otro, podrás recuperar las piezas, reconstruirte y volver mucho más fuerte y feliz de lo que jamás hubieras sido de otra manera.

sabiduria«Detrás de cada cosa hermosa, hay algún tipo de dolor.» – Bob Dylan

En algún momento, te darás cuenta de que vivir la buena vida implica cierta cantidad de necesario dolor, y que hay más sabores de dolor que de helado y café combinado…

Está el pequeño dolor vacío de dejar algo atrás; graduarte, dar el siguiente paso, salir de una situación familiar y segura y entrar en la emoción de lo desconocido. Está el gigante, dolor giratorio de la vida trastornando todos tus grandes planes y expectativas. Están los pequeños dolores agudos de cometer un error y los dolores más oscuros de éxito, cuando no te hace sentir tan bien como pensabas que lo haría.

Están los dolores de la traición. Los dulces dolores de encontrar a otros que son dignos de tu tiempo, darles tu amor, y alegrarte por sus vidas a medida que crecen y aprenden. Está el dolor constante de la empatía que te encoge de hombros para que puedas estar al lado de un amigo o amante herido y ayudarlos a enfrentar sus problemas.

Y en el mejor de los días, están los sutiles, hormigueantes dolores que sientes a través de tu cuerpo cuando te das cuenta de que estás de pie en un momento de dulce perfección, un instante de gran logro, o felicidad, o risa, los cuales al mismo tiempo no puede durar – y sin embargo permanecerán contigo por el resto de tu vida.

Todo el mundo siente dolor, y cuando lo experimentamos solemos decir que estamos teniendo un mal día, porque nos olvidamos de algo importante sobre lo que estamos pasando: El dolor es para los vivos – para aquellos de nosotros que todavía tenemos la oportunidad de toda una vida. Sólo los muertos no lo sienten, porque su tiempo ya está terminado.

Así que con esto en mente, aquí tienes doce maneras inteligentes de convertir todas tus heridas diarias en sabiduría y fortaleza:

1. Admite tu dolor emocional, para así poder tratar con él y curarte.

El dolor emocional es menos dramático que el dolor físico, al menos desde el exterior, pero es más común y también más difícil de soportar que los huesos rotos.

El frecuente intento de ocultar el dolor emocional aumenta la carga. No te hagas eso. Claro, es más fácil decir «me duele la pierna» que decir, «mi corazón está roto», pero eso no significa que tu corazón necesite menos cuidados que tu pierna. De hecho, es exactamente lo opuesto.

2. Deja ir lo que solía ser y ya no es.

Cuando te das cuenta de que nada de eso es tuyo – que no lo puedes reclamar o ni siquiera mantenerlo hasta el final – y cuando estás dispuesto a dejar ir cualquier cosa que consideres «mío;» repentinamente serás libre.

No hay necesidad de agarrar ni aferrarte. Sin embargo, una de las lecciones más difíciles en la vida es dejar ir – ya sean posesiones, obsesiones, ira, amor o pérdidas.

El cambio nunca es fácil – luchas para aferrarte y luchas para dejar ir. Pero dejar ir es siempre el camino más saludable hacia adelante. Elimina los apegos tóxicos y los pensamientos del pasado. Tienes que liberarte emocionalmente de las cosas que una vez significaron mucho para ti, para así poder ir más allá del pasado y del dolor que te traen.

Una vez más, se necesita de mucho trabajo duro para dejar ir y reorientar tus pensamientos, pero vale la pena cada pedazo de esfuerzo que puedas reunir.

3. Desapégate emocionalmente de tus problemas.

Eres un ser humano que vive y respira, que es infinitamente más complejo que todos tus problemas individuales. Y eso significa que eres más poderoso que ellos – tienes la capacidad de cambiarlos, y de cambiar la manera que sientes sobre ellos.

4. Ve cada desafío como una asignación educativa.

Pregúntate a ti mismo: «¿Qué es lo que esta situación está intentando enseñarme?»

Cada situación en nuestras vidas tiene una lección que enseñarnos. Algunas de estas lecciones incluyen: Ser más fuerte. Comunicarte más claramente. Confiar en tus instintos. Expresar tu amor. Perdonar. Saber cuándo dejar ir. Intentar algo nuevo, aprender algo nuevo, y nunca mirar atrás.

5. Hazte preguntas más positivas.

Si te haces preguntas negativas, obtendrá respuestas negativas. No hay respuestas positivas a «¿Por qué yo?» «¿Por qué no yo?» «¿Y si?», Etc.

Dejarías que alguien te hiciera las preguntas desmoralizadoras que a veces te haces? Lo dudo. Así que para y cambiarlas por preguntas que te empujen en una dirección positiva. Por ejemplo, «¿Qué puedo hacer en este momento para seguir adelante?»

6. Haz pequeños ajustes a medida que averiguas qué funciona y qué no.

Gran parte de tu vida es resultado de las decisiones que tomas. Si no te gusta alguna parte de tu vida, entonces es hora de empezar a hacer cambios y tomar mejores opciones. Este cambio puede no ser fácil, pero es posible.

Los hábitos que nos mantienen atascados en la vida los hacemos todo el tiempo, día a día. Deshacer estos hábitos toma el mismo camino. Enfócate en las cosas pequeñas que puedas hacer ahora, no en las cosas grandes que no puedes. Estos pequeños cambios diarios se sumarán a resultados enormes al final.

invertir¿Cómo puedes introducir un poco más de felicidad en tu vida?

Puede que tengas que renunciar a varias cosas para ser feliz. Lago curioso de pensar, porque la mayoría de las personas se centra en comprar y ser más cosas para alcanzar la plenitud.

La verdadera clave de la felicidad es renunciar a ciertas perspectivas y comportamientos. Algunas personas tratan de lograr la felicidad enmascarándola con una compra temporal o alguna actividad extra.

¿Quieres saber por dónde empezar?

Aquí hay 10 cosas a las que necesitas renunciar a fin de convertirte en un individuo más feliz.

1. Renunciar a las horas extra

Lo entiendo. Necesitas el dinero. Tal vez no quieres decirle «no» a tu jefe o eres un adicto al trabajo. Independientemente de la razón que sea, es necesario dejar de trabajar tanto si deseas aumentar tu felicidad.

Varios estudios han encontrado que trabajar constantemente horas extras puede afectar la salud mental. El exceso de trabajo perjudica el bienestar, ya que puede llevarte a desarrollar depresión y ansiedad.

Además, todos necesitamos un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida. Una existencia equilibrada nos da la oportunidad de recargar baterías y relajarnos. Incluso el tiempo con nuestros amigos y familiares nos ayuda a impulsar la creatividad.

2. Abandonar la charla negativa contigo mismo

Estudios estiman que decimos entre 300 y mil palabras hacia nuestros adentros cada minuto. Esa es una muy buena indicación de que la fuerza más destructiva en el universo puede ser, bueno, nosotros mismos.

Es fácil caer en el agujero de la “autocharla negativa” cuando las cosas van mal. Pero repetirnos a nosotros mismos lo “malos” que somos, puede generar efectos devastadores en la psique. Estarte tratando mal todo el tiempo evita que seas feliz.

En lugar de revolcarte en el mal hábito de menospreciarte a ti mismo, sigue los pasos que siguen la Marina de EE.UU. Estos hombres y mujeres tienen por costumbre decirse cosas positivas y afirmaciones frente al espejo todos los días.

Por ejemplo, si estás estresado en el trabajo, sal a caminar y recuerda que, en realidad, todo está bien. Recuerda que puedes manejar la situación. Échate palabras de aliento como un padre o un buen jefe lo haría.

3. Abandona tu necesidad de control

Tienes que estar dispuesto a renunciar a tu necesidad de tratar de controlar cada aspecto de tu vida. Es comprensible querer mantener el control total de todo. Nos consumen nuestros horarios e incluso intentamos modificar el comportamiento de los demás.

Algunos tratan de crear previsibilidad controlando cosas que no están dentro de sus manos. Esta clase de control es del tipo que se convierte en ansiedad y caos en nuestras vidas.

Es un reto, pero hay que aceptar a todo el mundo y todo lo que son como son actualmente. Serás mucho más feliz y todo el mundo a tu alrededor será más feliz también porque los aceptas sin exigirles que sean de tal o cual manera.

4. Deja de culpar a los demás

La culpa es a menudo el chivo expiatorio que usamos en lugar de asumir la responsabilidad de nuestras propias acciones y sus consecuencias. Piénsalo. Es mucho más fácil apuntar el dedo hacia alguien o algo más que aceptar que te equivocaste.

En lugar de hacer eso, empieza a mirarte en el espejo.

Al final la culpa no es constructiva y no va a ayudarte. Reserva tu energía para lo que se necesita realmente: solucionar el problema en cuestión.

5. Acabar con la negatividad de los demás

La negatividad, como una gripa desagradable, es contagiosa. Somos criaturas sociales e inevitablemente vamos a adoptar los hábitos y valores de las personas más cercanas a nosotros. Por eso, procura rodearte de gente positiva, apasionada, motivada, que te apoye y tenga ambiciones propias.

Es imposible eliminar completamente las emociones negativas de los que te rodean. Todos vamos a tener un mal día por lo que es importante pasar menos tiempo con los “quejosos crónicos”.

Sé más consciente de tu propio bienestar emocional.

6. Renuncia al FOMO

Richard Branson dijo una vez que «las oportunidades son como los autobuses – ¡Siempre hay otro a la vuelta!«

¿Eres del tipo de persona que se sumerge en el temor de perderse de las oportunidades o FOMO (Por sus siglas en ingles, fear of missing out)? Si todo el tiempo estás con el miedo de no estar aprovechando las oportunidades, disminuirás tu felicidad. Peor aún, adoptarás una perspectiva de corto plazo en tu propia vida.

Branson es muy consciente de que tiene recursos y tiempo limitados. Él evalúa cuidadosamente cada oportunidad que encuentra, incluso si no funciona.

Aprende a Branson y recuerda que siempre vendrá una oportunidad para hacer algo nuevo. No te limites a sentirte culpable o triste porque no aprovechaste algo. Ya vendrá algo igual o mejor.

7. Deja de intentar impresionar a los demás

Deja de poner tanto empreño en ser algo que no eres. ¿Estás tratando de agradarle a otras personas? Es importante que TÚ mismo te gustes por lo que realmente eres.

Mientras que intentas mejorar, puedes practicar incluso el ser tu propio mejor amigo. ¿Eres amable contigo mismo? ¿Te ayudas y te animas?

Guarda las máscaras y sé tu mismo. Sólo sé usted mismo. No tienes que vivir en constante temor de que alguien vea las cosas malas en ti. Eso no lo puedes evitar. Te ahorrarás una tonelada de energía y notarás rápidamente que la gente se siente más atraída a tu autenticidad que a tus mentiras.

8. Deja de sentirte con derecho a algo

Esto puede parecer brutal, pero déjame recordarte que nadie te debe nada. Mamá y papá no te deben nada. El jefe y la compañía para la que trabajas no te deben nada. El profesor y la escuela no te deben nada. Tu hermano y tu hermana no te deben nada. Sólo TÚ te debes algo grande.

Cuando ves a la vida con la mentalidad de que te tiene que dar algo, siempre vas a ser decepcionado. Una y otra vez.

Cuando trabajas duro y eres agradecido por lo que tienes, comienzas a ver la vida de una nueva manera. Entiendes las cosas desde bajo una nueva luz y aprecias lo que has logrado.

Es una experiencia increíblemente poderosa y edificante vivir de esta manera. Pruébalo anotando todos los días las cosas por las que estás agradecido.

9. Deja de tratar de ser perfecto

No se trata de entregar un trabajo descuidado y cometer errores, pero recuerda: vas a cometer errores. No puedes esperar ser perfecto 24/7. Eso simplemente no es realista. Los que esperan la perfección de sí mismos generalmente se convierten en un obstáculo serio en su propio viaje a la felicidad.

Se ha encontrado que el perfeccionismo puede llevar a ser más ansioso en los entornos sociales. Puede evitar que pruebes cosas nuevas.

Tratar de ser perfecto impide tu capacidad para formar relaciones a largo plazo. Embotellar sentimientos de duda puede traer más sensaciones de inutilidad.

Aceptar que a veces “bueno” es lo suficientemente bueno es muy útil.

10. Renunciar a la “mentalidad de la escasez”

La mentalidad de escasez proviene del libro de Stephen Covey, The 7 Habits of Highly Effective People:

«La mayoría de la gente está profundamente adentrada en lo que yo llamo la mentalidad de escasez: ven la vida como si tuvieran sólo tanto, como si sólo hubiera un pastel ahí fuera, y si alguien tuviera un gran pedazo de pastel, significaría menos para todos los demás.

La mentalidad de escasez es el paradigma de la suma cero de la vida. Las personas con una mentalidad de escasez tienen no saben compartir el reconocimiento y el crédito, el poder o el beneficio – incluso con aquellos que los ayudan. Tampoco se sienten felices por los éxitos de los demás”.

En pocas palabras, la idea detrás de la mentalidad de escasez es que simplemente no hay suficiente éxito para todos.

Por ejemplo, piensan que sólo puede haber una persona con aumento en el trabajo ya que no hay suficiente dinero para dar a todos un crecimiento. Como resultado, este tipo de mentalidad puede conducir a un pensamiento de más corto plazo y puede crear tristeza y celos.

Si quieres ser más feliz y tener más éxito, Covey cree que debes abrazar una mentalidad de abundancia.

«La Mentalidad de la Abundancia, por otro lado, fluye de un profundo sentido interno de valor personal y seguridad. Es la creencia de que hay mucho y es suficiente para todos. Esto da como resultado un reparto de prestigio, de reconocimiento, de beneficios, de toma de decisiones. Abre posibilidades, opciones, alternativas y la creatividad”.

Al cambiar tu mentalidad, serás capaz de centrarte en el largo plazo y crear más sentimientos positivos hacia los demás.

Vivir MejorYa sea que te estés mordiendo las uñas o pasas horas en Facebook cuando deberías estar trabajando, probablemente tengas un mal hábito que simplemente no puedes romper.

No importa que te sientas avergonzado de estrechar las manos de la gente o que no puedas concentrarte en las tareas del trabajo – en el momento, ese mal comportamiento se siente tan bien.

¿Verdad?

Durante un reciente TEDMed Talk, Judson Brewer, psiquiatra de la Universidad de Massachusetts Medical School, propuso que la clave para romper un mal hábito es la atención plena – específicamente, enfocarte en cómo el hábito te hace sentir realmente.

Brewer citó un estudio en el cual él y sus colegas descubrieron que el entrenamiento para la atención plena podría ayudar a las personas a dejar de fumar. Según Brewer, la mayoría de los participantes en el estudio ya habían intentado (y fallado) dejar de fumar unas seis veces.

En lugar de obligar a los fumadores a dejar de fumar, los investigadores les dieron completo permiso para continuar; pero se les pidió a los participantes que estuvieran conscientes de cómo el fumar los hacía sentir. Por ejemplo, se les dijo que oliesen el cigarrillo y pensarán en lo que olía, luego fumar el cigarrillo y notar cómo sabía.

Judson citó a un participante, quien dijo que fumar «huele a queso apestoso y sabe a productos químicos, ¡YUCK!»

Los investigadores compararon a los fumadores conscientes con otro grupo de fumadores que pasaron por un entrenamiento bastante estándar llamado Libertad de Fumar. Como resultado, la atención plena fue dos veces más eficaz para ayudar a las personas a dejar de fumar.

Judson explicó que el mismo principio podría aplicarse para dejar cualquier mal hábito, desde comer en exceso hasta enviar mensajes de texto mientras conduces.

Entonces, ¿por qué la atención plena parece funcionar donde otras estrategias de abandono no?

Judson dijo que es porque cuando intentas cambiar tu comportamiento, estás ejercitando el control cognitivo, que está relacionado con la actividad en una parte del cerebro llamada corteza prefrontal.

Pero cuando estás estresado o cansado (que es cuando los malos hábitos por lo general muestran sus feas cabezas) la corteza prefrontal básicamente se apaga. Así que decirte a ti mismo, «fumar es malo para mí» no tiene básicamente ningún efecto.

La atención plena, por otro lado, te ayuda a observar tus deseos y tu comportamiento de cerca, sin ser absorbido por ellos.

«De esto se trata la atención plena,» dijo Judson. «Ver realmente claro lo que conseguimos cuando nos dejamos atrapar por nuestros comportamientos, desilusionándonos en un nivel visceral y de esta postura desilusionada, naturalmente dejarla ir.»

Presumiblemente, podrías emplear esta misma estrategia cuando estás tratando de reducir el tiempo que pasas en Facebook, por ejemplo. No te digas a ti mismo que debes cerrar la aplicación; eso requiere demasiado auto-control la cual podrías no tener cuando estés estresado al final de un largo día de trabajo.

En lugar de eso, enfócate en la forma en que te sientes mientras te desplazas a través de las actualizaciones de tus amigos: ¿Irritado? ¿Aburrido? Una vez que te pongas en contacto con esas emociones en lugar de operar en piloto automático, puede que te des cuenta de que realmente no estás consiguiendo mucho de esa conducta. Y con el tiempo, ese desencanto podría ayudarte a abandonar el hábito para siempre.

Vivir MejorHaz un gran trabajo, serás promovido, y entonces serás feliz. Esta es la fórmula actual de la felicidad.

Nos enseñaron que el trabajo duro nos guiará al éxito y que eventualmente dará lugar a la felicidad. Pero los expertos en felicidad dicen que nuestra fórmula está equivocada. Afirman que ser feliz primero es lo que nos lleva a hacer un gran trabajo y tienen grandes éxitos.

Un análisis de Harvard Business Review de cientos de estudios sobre la felicidad mostró que los trabajadores felices eran 31% más productivos, vendían 37% más, y eran tres veces más creativos. Pero ¿cómo podemos lograr este feliz estado mental?

Neil Pasricha, autor del exitoso libro The Book of Awesome ahora escribió un segundo libro llamado The Happiness Equation en el cual describe los pasos hacia la felicidad. Pasricha sostiene que todo lo que necesitamos son 20 minutos al día para llevar a cabo uno de los cuatro hábitos de felicidad:

Da tres paseos a la semana.

Sabemos que la actividad física puede afectar nuestro estado de ánimo, pero Pasricha señala un estudio realizado por investigadores del Estado de Pensilvania que descubrió que tres paseos de 20 minutos por semana aumentó la felicidad en gran escala de personas que estaban tomando antidepresivos, lo que demuestra que el ejercicio por si mismo puede afectar tu felicidad.

Revive tu día.

Pasricha llama a esto revivir por 20 minutos «Si al final del día anotas en un diario por 20 minutos alguna experiencia positiva que te haya hecho feliz durante el día, serás más feliz,» dice.

La razón por la que escribir en un diario una experiencia positiva puede hacerte más feliz, dice, es que al escribirla obtienes un efecto triplicado de la experiencia positiva. En primer lugar, tienes la experiencia positiva. Entonces, al escribir sobre ella, vuelves a vivirla. Si lees lo que has escrito, vuelves a vivirla de nuevo, dándole tres momentos positivos de una experiencia.

Esto funciona para los resúmenes semanales también. Al final de la semana, escribe cinco cosas por las que estés agradecido. Ver el lado positivo simplemente te hace sentir mejor sobre las cosas que a lo mejor no están saliendo como esperabas.

Haz cinco acciones al azar.

Comprometerte a realizar cinco actos de bondad al azar durante una semana, dice Pasricha, tiene mayor impacto en tu felicidad que el ejercicio.

Estos actos de bondad al azar pueden ser cosas tan simples como mantenerle la puerta abierta a alguien o pagar el café de alguien. La razón por la que estos actos de bondad nos hacen felices es porque nos hacen sentir bien con nosotros mismos. «Si mantengo una puerta abierta para ti, me siento bien, me siento orgulloso de lo que soy y eso me llena de felicidad,» dice Pasricha.

Medita.

«Si cierras los ojos y respiras profundamente en silencio, aumentarás la actividad en la corteza prefrontal de tu cerebro, el área responsable de la concentración y la atención,» dice Pasricha.

Meditar durante tan sólo 20 minutos al día hará que seas menos propensos a ser afectado por las distracciones, permitiéndote ser más productivo durante el resto del día. Si tienes problemas para cerrar tus ojos y sentarte en silencio, intenta utilizar alguna app de meditación para ayudarte. Pasricha utiliza una app gratuita llamada Headspace para sus prácticas de meditación.

habitos¿Alguna vez te has establecido la meta de formarte un nuevo hábito, únicamente para encontrarte no haciéndolo después? Sé que yo lo he hecho.

¿Por qué es tan difícil formar buenos hábitos? ¿Por qué cuesta tanto ser consistente con el cambio? ¿Cómo es que podemos tener toda la intención de convertirnos en mejores personas, pero luego ver muy poco progreso? Y aún más importante, ¿hay algo que podamos hacer?

Tus metas de vida no son tus hábitos

Las audaces metas de vida son fabulosas. Nos enorgullecemos de tenerlas. Pero es posible que esas metas estén diseñadas para distraerte de lo que realmente temes –el cambio en tus hábitos diarios que podría significar una reinvención de cómo te ves a ti mismo. – Seth Godin.

Todos tenemos sueños y esperanzas. Si no los tienes, no eres del tipo de persona que leería este artículo. Y la mayor parte de las veces, tenemos al menos una idea general de cuáles son esas metas: la forma en que queremos que luzcan nuestros cuerpos y la buena salud que queremos disfrutar, el respeto que queremos conseguir de nuestros colegas y el importante trabajo que queremos crear, las relaciones que queremos con nuestras familias y amigos y el amor que deseamos compartir.

En general, esto es algo bueno. Es agradable saber qué es lo que quieres, y tener metas te da una sensación de dirección y propósito. Sin embargo, hay una forma en la que tus esperanzas y sueños te sabotean e impiden que seas mejor: tus deseos pueden seducirte fácilmente a morder más de lo que puedes tragar. Esto es lo que quiero decir:

– Te inspiras por The Biggest Loser, vas al gimnasio, pero te ejercitas hasta el cansancio, por lo que necesitas los próximos tres meses para recuperarte.

– Finalmente tienes la necesidad de escribir tu libro, escribes todo el fin de semana y después regresas el lunes al trabajo y te olvidas de él.

– Te motivas por las historias de tus amigos de viajes a diferentes países, por lo que empiezas a planear el tuyo alrededor del mundo, terminando abrumado por los detalles y quedándote en casa.

Demasiado seguido dejamos que nuestras motivaciones y deseos nos lleven a intentar resolver todos nuestros problemas de una sola vez, en lugar de empezar poco a poco con una nueva rutina.

Lo sé, lo sé. No es ni remotamente igual de ‘sexy’ que decir que perdiste 15 kilos en tres meses. Pero la verdad es ésta: los sueños que tienes son muy distintos a las acciones que te llevarán a ellos.

¿Entonces cómo balanceamos nuestro deseo de hacer transformaciones que cambien nuestra vida, con la necesidad de crear hábitos pequeños y sostenibles?

Los buenos hábitos: Sueña en grande, pero empieza pequeño

Si de verdad quieres hacer un cambio significativo (en otras palabras, si estás dispuesto a hacer las cosas mejor a como las haces actualmente), tienes que empezar en pequeño.

Imagina los típicos hábitos, tanto los buenos como los malos: Lavarte los dientes. Ponerte el cinturón de seguridad. Morderte las uñas. Estas acciones son lo suficientemente pequeñas como para que ni siquiera pienses en ellas. Simplemente las haces en automático. Son pequeñas acciones que se convierten en patrones consistentes.

¿No tendría sentido que si quisiéramos formas nuevos hábitos, la mejor forma de comenzar sería hacer pequeños cambios que nuestro cerebro pudiera aprender rápidamente y repetir automáticamente?

¿Qué pasaría si empezaras a pensar en tus metas de vida, no como en cosas grandes y audaces que sólo podrías conseguir cuando el tiempo sea el indicado o cuando tengas más recursos, sino en comportamientos pequeños y diarios que repites hasta que el éxito sea inevitable?

¿Qué pasaría si, por ejemplo, perder 20 kilos no dependiera de que alguien descubriera la dieta perfecta o de que encontraras una voluntad sobrehumana, sino de una serie de pequeños hábitos que pudieras controlar siempre? Hábitos como caminar 20 minutos al día, beber ocho vasos de agua al día y medirte en cada comida.

Creo que la siguiente cita de BJ Fogg, un profesor en Stanford, resume bien esta idea:

Si plantas la semilla correcta, en el lugar correcto, crecerá sin mayor persuasión. Creo que ésta es la mejor metáfora para crear hábitos. La “semilla correcta” es el pequeño comportamiento que eliges. El “lugar correcto” es la secuencia (lo que viene después). Y la “persuasión” es amplificar la motivación, que pienso no tiene nada que ver con la creación de hábitos.

De hecho, enfocarse en la motivación como la clave de los hábitos es equivocado. Déjame explicarme: Si eliges bien el pequeño hábito y la secuencia, entonces no tendrás que motivarte para que crezca. Simplemente ocurrirá con naturalidad, como una buena semilla plantada en un buen lugar. –BJ Fogg.

La estrategia típica es sumergirte en lo profundo cuando recibes la dosis exacta de motivación, sólo para fracasar rápidamente y desear que tuvieras más voluntad mientras que tu nuevo hábito se hunde. La nueva estrategia es entrar a la orilla y poco a poco irte a lo profundo, de manera que llegues a un punto en el que puedas nadar, estés o no motivado.

Enfócate en el estilo de vida, no en el cambio de vida

Seguido nos obsesionamos con hacer transformaciones que cambien vidas.

– Perder 20 kilos sería un cambio de vida, beber ocho vasos de agua al día es un nuevo estilo de vida.

– Publicar tu primer libro sería un cambio de vida, escribir dos cuartillas todos los días es un nuevo estilo de vida.

– Correr un maratón sería un cambio de vida, correr tres veces a la semana es un nuevo estilo de vida.

– Ganar $100,000 más al año sería un cambio de vida, trabajar cinco horas extra a la semana como freelancer es un nuevo estilo de vida.

¿Notas la diferencia?

Las metas de vida son buenas porque brindan dirección, pero también pueden engañarte y hacerte tomar más de lo que puedes lidiar. Los hábitos diarios (pequeñas rutinas repetibles) es la forma en la que puedes convertir grandes sueños en realidad.

salir de un bajonHay días en que no te puedes levantar de la cama por la mañana, que todo te da asco en el refrigerador, que la televisión sólo muestra basura y que no quieres contestar las llamadas de tus amigos.

Cuando estás en ese estado preocúpate… La única solución es imponerte a esta mala onda y hacer algo.

Y si no se te ocurre cómo librarte de esa energía vibrante más baja, te entregamos algunos simples trucos que puedes usar:

1. Usa el movimiento para mejorar tu humor

El movimiento es un estado vibrante más alto que el estar sentado o acostado. Esta es una de las razones por las cuales las montañas rusas y las patinetas pueden ser tan divertidas. Si te sientes un poco deprimido, haz algo que involucre movimiento para mejorar tu humor. Puedes acompañar a tu mamá a hacer compras, salir a andar en bicicleta, o incluso caminar. Mientras más rápido sea el momentum, más alto llegará tu vibración.

 2. Recupera la compostura

Cuando estamos desanimados y deprimidos, tendemos a quedarnos en nuestro pijama todo el día, sin arreglarnos, maquillarnos, en general, quedarnos como recién despiertos. Si quieres salir del bajón, encuentra tu mejor tenida y recupera la compostura lo mejor que puedas. La confianza que sentirás al verte lo mejor posible te ayudará a explotar tu energía positiva.

3. Limpia tu casa

Limpiar tu hogar es una excelente forma de salir de un bajón. Nuestros alrededores suelen reflejar lo que nos está ocurriendo internamente, y cuando estamos en un lugar difícil es mucho más probable que dejemos el lavar los platos, limpiar los baños y pasar la aspiradora para otro día. En lugar de dejar que esto ocurra, levántate y ordena. Te sentirás realizado, y esta emoción va a mejorar tu energía vibrante.

4. Mira una película graciosa

Esto es excelente para cuando te sientas especialmente desanimado, porque puedes hacerlo mientras estás echado en la cama, lo cual es lo que la mayoría de nosotros hacemos cuando nos sentimos deprimidos. Cualquier película que pueda hacerte reír te ayudará a mejorar el ánimo.

Cuando termines la película, trata de no quedarte en cama. En lugar de esto, empieza a pensar en una nueva actividad de esta lista para ayudarte a subir tu ánimo aún más.

5. Escucha música optimista

Cuídate de la música demasiado pesada o depresiva cuando estás tratando de salir de un bajón. Es muy fácil ser seducido a escuchar este tipo de música cuando estás desanimado porque ya estás en la resonancia vibrante de ella. En lugar de eso, pon algo más alegre para elevar tu energía.

6. Haz ejercicio cuando estés deprimido y desanimado

La mayoría de las personas han oído que el ejercicio es excelente para liberar endorfinas (drogas naturales que el cuerpo libera y te hacen sentir bien). Cuando estés deprimido y desanimado sal de tu casa, camina o trota un rato, o date una vuelta por el gimnasio.

7. Medita

La meditación es excelente para alinearte con la energía vibrante superior del universo. Siéntate o acuéstate por quince minutos, cierra tus ojos y concéntrate sólo en tu respiración. Esta acción te ayudará a sentir más claridad y paz.

8. Abraza por largo tiempo

Al abrazarse, el cuerpo libera oxitocina, hormona neurotransmisora que te hace sentir bien. Dale un abrazo a tu pareja, tus amigos o a tus hijos por un rato, y tus niveles de oxitocina subirán.

Como puedes ver, hay varias actividades que puedes llevar a cabo para salir de un bajón. La próxima vez que estés desanimado y deprimido, toma las riendas para mejorar tu humor. Incluso cuando se siente como que no hay ninguna esperanza, aún tienes el poder para ajustar tu frecuencia vibrante.

ser felizDebemos tomar muchas decisiones en la vida: dónde vivir, dónde trabajar, que tipo de café tomamos. Algunas obviamente son más importantes que otras, pero a pesar de la frivolidad de algunas decisiones, aún estamos en un proceso constante de toma de decisiones todos los días. Y cuando no estamos seguros, es difícil sentirse confiados en que tomamos la decisión adecuada.

Investigaciones sugieren que cuando estamos constantemente tomando decisiones, podemos sufrir de lo que se conoce como fatiga decisoria, tal como el New York Times reportó en el 2011. Mientras más decisiones tomes en el día, más fatigado quedará el cerebro.

Sin embargo, hay unas decisiones que simplemente valen la pena. Acá se presentan 6 decisiones de las que nunca te arrepentirás de haber tomado, ya sea al inicio del día, o al final de la tarde.

1. Se feliz

Pasamos interminables horas persiguiendo la felicidad, ya sea siguiendo nuestros sueños o siguiendo la última tendencia de la moda. Pero la buena noticia es que puede no ser tan complicado. Algunos estudios sugieren que la felicidad es una opción, sobre la cual tenemos el control. En otras palabras, nuestra felicidad no siempre viene atada a nuestros trabajos o posesiones materiales. De hecho, un estudio señala que el dinero no compra la felicidad a largo plazo.

2. Desconéctate

En el mundo de hoy, tener el teléfono con nosotros es tan natural como respirar (y cuando no los tenemos, entramos en pánico). Pero confía en esta decisión: nunca te arrepentirás al desconectarte de la tecnología de vez en cuando. Cuando nos desconectamos de nuestros dispositivos, estamos mejorando nuestra salud. Adicionalmente, demasiada tecnología te puede hacer sentir soledad, puede afectar tu sueño, y te puede hasta causar dolores de cabeza.

3. Se amable, antes de ser rudo

Es fácil gruñirle a alguien en un colectivo congestionado o ignorar a alguien que nos pide ayuda al pasar, pero la probabilidad es que no nos arrepentiremos si mostramos un poco de compasión. No tenemos que pasar horas cumpliendo un voluntariado si no es lo que nos llena (a pesar de que hay estudios que sugieren que hay verdaderos beneficios al llevar a cabo actos de caridad). Aún un pequeño acto generoso – tal como sostenerle la puerta a alguien – puede hacer mucha diferencia. Estudios muestran que el ser amables nos hace felices, y la felicidad nos hace amables. Parece un ciclo muy positivo (y poderoso).

4. Trátate como tratas a tus amigos

Somos asombrosos. Quizás no siempre creamos en nosotros mismos, pero las investigaciones sugieren que si lo hiciéramos, estaríamos mucho mejor hoy en día. Aceptándonos a nosotros mismos nos hace felices y más saludables, por lo que es tiempo de que nos veamos como vemos a nuestros seres queridos. Eleonor Roosevelt una vez dijo “la amistad con uno mismo es muy importante, porque sin ella no podemos ser amigos con más nadie en el mundo”. Moraleja: debemos querernos a nosotros mismos.

5. Sonríele a un extraño

Admitámoslo: hay un sentido de gratificación cuando le sonríes a alguien. De acuerdo a un estudio conducido en el año 2012, sonreírle a un extraño puede darnos un mejor sentido de conectividad. Sin mencionar que el simple hecho de sonreír puede levantarnos el ánimo cuando nos estamos sintiendo un poco alicaídos. No nos vamos a arrepentir de enseñar los dientes.

6. Puedes decir que “no”

Vivimos en una cultura de trabajohólicos, del trabajo perpetuo – y porque siempre estamos apurados, nos sentimos extraños cuando no lo estamos. Sin embargo, cuando hacemos una retrospectiva de nuestra vida, ¿nos vamos a arrepentir de haber tomado esos pequeños descansos? Probablemente no. De hecho, la asesora empresarial Margalit Ward explica que le decimos si a la vida al aprender a decir que no más a menudo. ¿Y qué quiere decir realmente el aprender a decir que no? Significa comprometerse a vivir una vida más auténtica y consciente. Una vida creada basada en honrarnos a nosotros mismos, a aceptarnos y a decir que si a la verdad en nuestros corazones.

ComienzoPor Angel Chernoff

Cuando dejas de hacer las cosas equivocadas y empiezas a hacer las correctas, casi todo lo que quieres y todo lo que necesitas se pone a tu alcance.

Lo que significa que es tiempo de…

5 cosas que debes dejar de hacer

1. Deja de esperar y ser perezoso.

No puedes construir una buena reputación y una exitosa forma de vida basada en lo que podrías haber hecho o podrías hacer algún día. La calidad de tu vida es directamente proporcional a tu compromiso de hacer las cosas, independientemente del camino que hayas elegido.

Así que no te quedes sentado diciendo: «Alguien debería hacer algo sobre eso algún día.» Sé ese alguien, y haz que ese día sea hoy. … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB