Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

dejar de preocuparteSuelta el control… y está bien con ello.

Ese es uno de los problemas más grandes con los que luchamos diariamente, incluido yo mismo.

Debido a que soltar el control va directamente en contra de nuestra modernizada e industrializada forma de vivir; somos buscavidas, hacedores, arquitectos de nuestro destino.

Construimos cosas y hacemos que las cosas pasen en nuestros términos; no esperamos que nada pase en términos de otra persona! Al menos eso es lo que aprendí creciendo con maestros, entrenadores deportivos, películas, canciones, artículos de revistas, y así sucesivamente. Por lo que permitir que las cosas sucedan no estaba en mi ADN. Nunca fui de los que se quedaban sentados pasivamente y dejaban de lado el control.

Con los años, sin embargo, mi punto de vista ha cambiado. Aprendí de la manera difícil que gran parte del control que creemos que tenemos sobre nuestras vidas es una ilusión. Por ejemplo, desde que conocí…

• Al joven al que su vida se le dio vuelta por el cáncer
• La joven, y madre de dos hijos, que perdió a su marido a los 27
• La familia que perdió su casa en un tornado
• El dueño de un negocio local que estaba prosperando hasta que la economía se derrumbó
• El empleado muy trabajador que perdió su trabajo cuando su jefe de 25 años se declaró en quiebra
• El corredor que perdió una pierna en un accidente de transito
• La madre cuyo hijo tiene síndrome de Down a pesar de haber hecho todo bien durante su embarazo
• y muchas, muchas más personas como ellos…

Sucede todos los días; situaciones sobre las que creemos tener control, pero realmente no.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

¡Déjalo ir! Se conciente…

La mente… El campo de batalla

Lo dije antes y lo diré de nuevo, la mente es nuestro campo de batalla. Es el lugar donde reside el conflicto más fuerte. Es el lugar donde la mitad de las cosas que creíamos que iban a pasar, no pasaron. Es el lugar donde nuestras expectativas siempre sacaron lo mejor de nosotros. Es el lugar donde somos víctimas de nuestras ansias por controlar lo incontrolable.

Y si permitimos que estos pensamientos y deseos habiten en nuestra mente, van a tener éxito robándonos la paz, la alegría, y en última instancia nuestras vidas. Vamos a caer en una profunda angustia e incluso depresión.

A decir verdad, hay mucho acerca de la vida que no podemos controlar, no tiene sentido desperdiciar nuestra energía en estas cosas y descaradamente abandonar todo lo que sí podemos controlar.

Podemos decidir cómo pasaremos nuestro tiempo en este momento, con quienes socializaremos; con quienes compartiremos nuestras vidas. Podemos elegir amar y apreciar a las personas en nuestras vidas por quiénes son. Podemos elegir cómo vamos a responder ante las sorpresas y decepciones cuando se nos presenten, y si vamos a verlas como maldiciones u oportunidades para crecer.

Y lo más importante, podemos elegir ajustar nuestras actitudes y dejar ir todas nuestras preocupaciones sobre las cosas que no podemos controlar, lo que a su vez nos liberará para dar el siguiente mejor paso hacia adelante en nuestras vidas.

Citas para dejar de preocuparte por lo incontrolable

Como tú, yo aun tengo problemas para soltar el control a veces. Así que implementé una estrategia simple para ayudarme con esta situación.

En pocas palabras, me recuerdo a mí mismo de forma pro-activa no preocuparme por las cosas que no puedo controlar. Si en algún momento me sorprendo haciéndolo, hago una pausa y leo las siguientes siete citas. Entonces respiro profundamente, y vuelvo a evaluar la situación con una presencia más consciente…

1. No puedes controlar todo lo que sucede, pero puedes controlar la forma en que respondes. Y en tu respuesta está tu mayor poder. Sí, la mayor parte de tu estrés proviene directamente de tu forma de pensar y responder, no de cómo es la vida. Ajusta tu actitud, y todo ese estrés demás desaparecerá.

2. No te molestes en preocuparte por si habrán problemas. Habrá un montón, y trabajarás a través de cada uno de ellos.

3. Si te preocupas demasiado por lo que podría ser, y te preguntas demasiado por lo que podría haber sido, ignorarás y te perderás por completo lo que es ahora. Entiende que la preocupación es un mal uso de tu increíble energía creativa. En lugar de imaginar lo peor, imagina lo mejor y cómo puedes llevarlo a cabo.

4. Hoy es una elección. Hoy, elige la gracia por sobre la impaciencia, la belleza por sobre la negatividad, y la presencia por sobre el pánico.

5. No hay absolutamente nada en tu situación actual (ni siquiera los aspectos que no puedes controlar) que te impida avanzar, un paso a la vez.

6. Estás vivo y respirando, así que actúa como tal. Deja ir lo que está mal y agarra lo que está bien. Haz que las cosas sucedan, y luego deja que las cosas sucedan. Aprende, acepta, explora, crea y experimenta, todos los días, un pequeño paso a la vez.

7. Mantente consciente. Sigue respirando profundamente. Las cosas al final terminan bien para las personas que hacen lo mejor con las cosas como aparecen.

Una cosa más

Y debido a que hay una correlación obvia a este post, te dejo con algo que clave en el tablero de anuncios de mi oficina:

Las 5 Reglas de la felicidad:

• No odies
• No te preocupes
• Da más
• Espera menos
• Vive con sencillez

Vivir MejorLo que pone a una persona incómoda depende de la persona, pero lo que es una verdad universal es el valor de reconocer los límites y empujarlos continuamente.

Como el usuario de Quora Joos Meyer explica en respuesta a la pregunta: “¿Qué cosas incómodas, como ducharse con agua fría, pueden mejorar tu vida?” Empujar tu zona de confort es clave para mejorar.

“Creo que el mejor método es fijar todos los días o cada semana una tarea o ponerte en una situación que te ponga incómodo. Y hacer esa cosa. Esto incorporará la experiencia en tu modelo de ‘normalidad’ y como consecuencia ampliará tu ‘zona de confort,’” escribe.

Aquí tienes algunas cosas incómodas que otros usuarios Quora dicen que los ayudaron a crecer:

1. Pregunta todo

“Lo más incómodo que uno puede hacer es poner en duda todo lo que se da por hecho y buscar respuestas,” escribe Malli Gurram. “Trata de ver el otro lado de la norma.”

2. Sé honesto

Ser lo más honesto de lo que nunca fuiste con alguien en tu vida será una de las cosas más incómodas que puedas hacer, Ryan Brown dice, pero también podría ser lo más valioso.

Para ello, él sugiere escribir una lista de todas las personas a las que tienes algo (bueno o malo) que decirles, escribe los sentimientos honestos que necesitas transmitirles en una carta, entrégaselas en la mano, y escribe lo que pasó y cómo la experiencia te afectó a ti y a la otra persona.

“Si estás siendo realmente honesto, cada letra que escribas debería ponerte muy emotivo mientras la escribes,” escribe Brown. “Así es como sabes que has aprovechado tus emociones y sentimientos reales; que realmente significa algo para ti.”

“No olvides de lo aprendas de esa experiencia,” sugiere. “Deja que esté contigo para siempre.”

3. Medita

A menudo, frenar y encontrar la paz interior puede ser especialmente difícil para aquellos de nosotros que estamos constantemente en movimiento y pensando en las siguientes cosas que tenemos que hacer.

Pero como señala Nathan Hershey, los beneficios pueden incluir una mejora en tu capacidad cognitiva, inteligencia emocional y autodisciplina en general.

4. Levántate extremadamente temprano

Ekin Öcalan ama despertar antes del amanecer porque le proporciona el ambiente perfecto para el estudio y el trabajo. Despertar a las 5 a.m., mientras todos los demás duermen, es la perfecta, aunque sea difícil, manera de comenzar el día en silencio, escribe.

5. Haz algo creativo

“Muchas personas dicen que quieren ser creativos. Y entonces van a sus casa y ven episodios de TV en Netflix mientras beber vino tinto,” escribe Marcos Toole.

Si bien el miedo al rechazo y el fracaso son potentes desmotivadores, tener una salida creativa puede hacer maravillas para nuestro cuerpo y mente. Lo que es más, “mantener tu trabajo para ti mismo también te garantizará que a nadie más le encantará,” señala Toole.

6. Cuida tus centavos

Mantén un registro de cada centavo que gastes, desde la reparación de tu auto y el seguro de vida hasta el café y las papas fritas, durante varios meses, sugiere Bruce A McIntyre.

Y trata de pagar por todo lo que puedas con dinero en efectivo. “Si abres tu billetera y no tienes efectivo, a menudo pensarás dos veces cuanto necesitas realmente esa cosa.”

Te sorprenderás de la cantidad de deuda que puedes saldar literalmente cuando cuidas tus centavos.

7. Ofrécete de voluntario

Gurram sugiere ofrecerte de voluntario para una obra sin fines de lucro o hacer obras caritativas. El voluntariado puede hacerte sentir que eres parte de algo grande, dice Gurram, usando su experiencia como voluntario en TEDx como ejemplo.

“Fue una sensación tan abrumadora la que tenía ese gran día, siendo parte de esa comunidad,” dice Gurram.

felicidadHay una lista interminable de hábitos que podríamos seguir, pero aquí he decidido reunirte 25 que te ayudarán a llegar al éxito y te mantendrán satisfecho con tus acciones.

Enfócate en éstos e incorpóralos a tu rutina diaria y además de progresar, serás muy feliz.

1. Despiértate temprano

Las horas por la mañana son el tiempo perfecto para reflexionar y empezar a ser productivo. Las personas que toman en serio el éxito saben que tienen que pararse de la cama temprano.

No ser una “persona mañanera” es un mal pretexto. Pon tu alarma 15 minutos antes una semana, otros 15 la siguiente y te irás acostumbrando hasta darte cuenta que ya te despiertas 2 horas antes de tu horario normal.

2. Agradece

Pasamos tanto tiempo ‘hundidos’ en nuestros problemas cuando realmente éstos solamente son señales de vida. El único momento en el que ya no los tenemos es cuando estamos muertos así que si quieres terminar con ellos, velos de diferente manera. Así es, agradece lo que tienes, incluyendo tus problemas.

La gratitud es el camino hacia la salud, felicidad y éxito pues enfoca nuestra atención a lo que tenemos y no a lo que ‘nos hace falta’. Se trata de darte cuenta de la abundancia dentro de los placeres simples y aprovechar las oportunidades que tenemos.

3. Sonríe

Estudios han comprobado que la gente con una sonrisa genuina es más feliz en la vida. Este es uno de los hábitos que te permite encontrar tu parte emocional, mental y espiritual con tan solo sonreír.

La fisiología de nuestros cuerpos dicta la psicología de nuestras mentes. Cuando fruncimos el ceño o hacemos algo con nuestros cuerpos que indica depresión, nuestra mente lo toma en cuenta y lo hace mentalmente realidad.

4. Desayuna sano

El desayuno es una parte súper importante en nuestra vida y aún así millones se lo ‘saltan’. El dicho de “el desayuno es la comida más importante del día” es 100% cierto. Si buscas el éxito, desayuna saludable todas las mañanas.

Este hábito no requiere de mucho esfuerzo, solo de un poco de planeación. Así que si ‘no te da tiempo’, levántate más temprano.

5. Ejercítate

Uno de los mejores hábitos en la vida es hacer ejercicio diariamente. No estoy hablando de participar en maratones (que sería increíble), hablo de algo ‘relajado’ que brinde oxígeno a tu sangre y potencie las endorfinas en tu cuerpo. No solamente te sentirás físicamente mejor, también estarás más motivado y tendrás más claridad mental.

El ejercicio libera dopamina, serotonina y oxitocina al sistema dando como resultado un efecto aún más eufórico que cualquier otra droga.

6. Toma agua con limón

Un hábito que tiene muchísimos beneficios es tomar un vaso grande agua con limón todos los días. Además de ser una fuente natural de vitamina C, el limón te ayuda con la digestión, mejora tu sistema inmunológico y ayuda a rehidratar tu cuerpo.

El agua sola también es importante a la hora de eliminar toxinas del sistema. Con el paso del tiempo, esto te beneficiará a la hora de perder peso, reducir inflamaciones y aumentar tu energía.

7. Camina 10,000 pasos

Mucha gente sabe de los beneficios de caminar mínimo 10,000 pasos. Aún así, tendemos a no cumplirlo.

Un estudio demostró que los habitantes de EUA caminan 5,117 pasos al día a comparación de los australianos que caminan 9,695 o los suizos con 9,650. Así que ya sabes, estaciónate lejos y toma las escaleras en lugar del elevador.

8. Incluye vitaminas y minerales

Necesitamos las vitaminas adecuadas para equilibrar los alimentos procesados y azúcares que consumimos a diario. Encuentra una buena mezcla y verás como esto impactará tu claridad mental, emocional y física.

9. Optimiza tu tiempo

Esto es esencial. La forma en que manejas tu tiempo dice mucho de lo que puedes lograr, y más considerando que todos tenemos la misma cantidad de horas al día en el mundo.

Encuentra un buen manejo de tus minutos e impleméntalo. No es difícil, sólo se trata de ser consistente. Una vez llevando a cabo esta acción en tu rutina diaria, vas a poder hacer todo lo que te propongas.

10. Establece una meta diaria

Se trata de cualquier tipo de meta que te propongas. Ya sea dentro del negocio o de lo que sea, las metas a largo plazo te direccionan a cierto lugar, pero son las diarias las que nos permiten llegar con exactitud (o a más) enfocándonos en acciones diarias.

11. Inspírate

Es difícil mantenerte motivado todo el tiempo y más cuando la vida nos pone tantos retos, pero no es imposible. Una de las mejores formas para mantenerte motivado es inspirándote diariamente.

Lee, ve películas. Inspírate de aquellos que lo han logrado. Anthony Robbins le dice a esto “la hora de poder” y queda en ti cuánto tiempo le destines

12. Ahorra e invierte

Ningún hábito en esta lista estará completo sin este. Normalmente no vemos la necesidad de ahorrar porque estamos ‘muy ocupados’ viviendo el presente, pero la verdad es que la mayoría tiene menos de 10,000 pesos ahorrados para cualquier situación que se ofrezca.

No se trata sólo se ahorrar. Tienes que invertir el dinero que guardas y hacerlo de manera inteligente. Entre más atención pongas, más será tu éxito financiero.

13. Cuida tus gastos hormiga

Bien dijo Benjamin Franklin: “Ten cuidado con los gastos pequeños, una pequeña fuga puede hundir un gran barco”.

Es fácil no ver esos gastos, pero al final suman. Asegúrate de mantenerlos en orden y no pierdas de vista tu futuro por estar tan al pendiente de tu presente.

14. Aprende algo nuevo

Edúcate y aprende algo distinto todos los días. Puede ser desde un idioma o algún software. Dedícale una hora o un par de minutos a algo hasta que se te vuelva hábito.

Ya sea que te decidas por tomar un curso, escuchar un audiolibro o ver un tutorial en YouTube, la importancia de este hábito es esencial.

15. Organízate

Cuando nuestras vidas están desorganizadas es difícil mantenernos enfocados en nuestras metas.

Tómate el tiempo de organizar tus pendientes en casa y oficina. Organiza tu lugar de trabajo y tu cuarto. No te arrepentirás.

16. Ayuda a los demás

Al momento de estar buscando lo que queremos, solemos olvidarnos de las otras personas y erramos en contribuir algo de valor a nuestro alrededor. No se trata de donar dinero, sino de brindar con tu tiempo, que aunque no lo creas, importa más que el dinero.

Esto ayuda que te enfoques a un estado de abundancia pues realmente pasamos mucho tiempo preocupados y ansiosos. Una vez llevándolo a cabo verás como tus problemas personales serán menos. Date cuenta, aquellos que ven por los demás siempre resultan ser los más exitosos.

17. Haz Networking

Claramente no se trata lo que sólo tú sabes. Hacer networking no significa aprenderte nombres, se trata de encontrar la manera de ayudar a los demás a agregar valor a la vida de los demás.

Los mejores networkers en el mundo son los más exitosos y no precisamente por haberse fijado en ellos mismos, sino por ayudar a los demás sabiendo que tal vez no recibirían algo a cambio.

18. Rompe los miedos

Pasamos mucho tiempo inmersos en el miedo. Esos escenarios de ‘qué pasaría si’ pueden resultar contraproducentes.

Está bien pensar en el futuro, pero estar preocupados por el mismo tanto tiempo puede hacer que se nos olvide disfrutar el momento. Así que ya sabes: habla con un extraño, haz cumplidos y dile lo que no te gusta a los demás.

19. Toma acción

Esto puede parecer cliché, pero es algo que no hacemos siempre porque preferimos procrastinar. ¿Cuántas veces no hemos dejado para ‘después’ cosas que ya no hicimos?

La mejor forma de eliminar la procrastinación es utilizando la regla de los 15 minutos. Así es, pon tu alarma para cuando quieres aplazar algo, una vez pasado ese tiempo, es hora de seguir adelante.

20. Sigue un plan

Esto es básico para cualquier emprendedor. No importa que sea lo que buscas de tu vida, tus metas diarias o las de a largo plazo. Necesitas seguir un plan.

Si no sabes cómo vas a llegar del punto A al B, tampoco podrás cumplir tus metas. Haz un esquema, sigue el plan y si tienes que hacer cambios, hazlos, pero síguelo.

21. Disfruta el tiempo para ti

Este es uno de los hábitos en los que la mayoría fallamos. Haz una pequeña cosa que ames hacer diario, si nada tiene que ver con tu meta diaria, no pasa nada. Piensa que ésta te ayudará a relajarte y volverte a enfocar.

22. Sé positivo

Lo que te gusta atrae cosas que te también te gustarán. Cuando piensas de manera negativa atraes cosas malas, en cambio, si es al revés, atraerás cosas positivas. Es difícil mantenerse así todo el tiempo, pero no es imposible.

Ignora a los que te dicen que no puedes hacerlo y a la gente que duda de tus habilidades, verás como las cosas buenas sucederán.

23. Lee

Ya sea el periódico, novelas, o lo que sea, hazte del tiempo para hacerlo. Leer es un hábito importante que te ayudará para el resto de tu vida. Los audio libros y películas funcionan, pero nada como leer de manera “old fashion”.

Hacerlo te presentará nuevos mundos e ideas de hacer las cosas. Además te educa y entretiene a la vez.

24. Descansa

Aunque es importante despertarte temprano diario, también es fundamental descansar. Encontrar el balance adecuado puede resultar ser difícil, especialmente si tienes hijos o dos trabajos. Si te importa demasiado ser exitoso, así como tu persona, deberás dormir mínimo de 6 a 8 horas ininterrumpidas diario.

Si tienes problemas para hacerlo, no tomes café o alcohol antes de dormir. Si fumas o comes mucho azúcar probablemente tendrás problemas para hacerlo.

25. Escribe tus pensamientos

Hacer un diario de tus pensamientos es una gran manera de reflejar lo que eres y qué es lo que has estado haciendo en tu vida.

A veces la vida se va tan rápido que podemos olvidar detalles de cosas que hicimos pocos meses antes. Éstos nos pueden ayudar a tener más claridad en nuestros propósitos y esas experiencias pueden ayudarnos en nuestros retos diarios.

Escribe de tus pensamientos y mézclalos con tus objetivos y sueños a futuro.

Lévalo a cabo

De todos estos hábitos, ¿cuáles son los que practicas? ¿Realmente crees imposible poderos llevar a cabo? Yo creo que sí. Empieza hoy y te agradecerás a ti mismo para toda la vida.

graciasDe la Parte I

En otras palabras, olvidamos dar gracias continuamente, por todas las cosas. Ya que cada paso dimos, nos trajo directo a donde estamos, y todas esas cosas contribuyeron a nuestro desarrollo, cuando finalmente hacemos una pausa para dar gracias, tratamos de incluirlas todas esas cosas en nuestro agradecimiento.

Así que sobre eso quiero reflexionar hoy; algunos recordatorios rápidos sobre cosas que probablemente estés también olvidando decir “gracias”:

Parte II

16. “Gracias por el entusiasmo y la libertad de mi vulnerabilidad.”

Ser vulnerable es útil tanto para nosotros mismos como para los demás. Nos hace más grandes en el mundo; entre más abiertos seamos, más de nosotros hay por ahí.

Pues ábrete. Permítete sentir, ser real y auténtico. Derriba las paredes emocionales que construiste a tu alrededor y siente cada emoción exquisita, tanto buenas como malas. Así es la vida. Así es como le das la bienvenida a las nuevas oportunidades.

17. “Gracias por mis sentimientos y emociones.”

Las cosas más bellas del mundo no pueden ser vistas ni tocadas, se sienten sólo con el corazón.

18. “Gracias por darme una voz.”

Recuerda, no ser escuchados no es razón para quedarnos callados.

19. “Gracias por todos los que conocí en mi vida.”

Somos parte de todos los que hemos conocido. Y todos los que conoces pueden enseñarte algo importante.

Algunas personas nos bendicen y otras nos enseñan. Todos son necesarios. De hecho, las personas más difíciles de tratar a la larga pueden terminar siendo tus maestros más valiosos, lo que en definitiva es una bendición.

20. “Gracias a todos por ser quienes son.”

Si juzgas a las personas, no tendrás tiempo para apreciarlas. Así que presta mucha atención, y respeta a las personas por lo que son y no por lo que quisieras que fueran.

Amar y respetar a los demás significa que les permite ser ellos mismos, sin importar si eliges ser parte de su vida o no.

21. “Gracias por darme la capacidad de amar.”

Sólo aquellos que son capaces de amar profundamente pueden también sufrir un profundo dolor, pero esta misma necesidad de amar sirve para contrarrestar nuestro dolor y sanarnos.

22. “Gracias por darme alguien a quien amar.”

Lo mejor de la vida es el amor. Amar y ganar es lo mejor del mundo. Amar y perder, es lo segundo mejor.

23. “Gracias por darme el sentido de amarme a mí mismo también.”

Recuerda, ponerte primero no significa ser egoísta, significa ser consciente de ti mismo. Significa no olvidar amarte a ti mismo también.

24. “Gracias por la soledad y el espacio que necesito.”

Recuerda, es saludable pasar un tiempo a solas de vez en cuando. Necesitas saber cómo estar solo y no ser definido por otra persona.

25. “Gracias por las personas increíbles que han permanecido a mi lado.”

Entiende que es menos importante tener más amigos y más importante contar con amigos reales.

Y recuerda, es durante los momentos más difíciles de tu vida que llegas a ver los verdaderos colores de las personas que dicen que se preocupan por ti. No tomes esta gente por sentado. Mira a tu alrededor y aprécialos, hoy.

26. “Gracias por el poder de devolver y hacer una diferencia.”

El hecho de que puedas plantar una semilla y que se convierta en una flor, compartir un poco de conocimiento y que se convierta en el de otro, sonreírle a alguien y recibir una sonrisa de vuelta, es prueba de que TÚ puedes hacer una gran diferencia.

27. “Gracias por los lujos de la vida.”

No te fuiste a dormir con hambre anoche. Despertaste esta mañana con un techo sobre tu cabeza. Pudiste elegir qué ropa ponerte. Tienes acceso a agua potable y electricidad. Estás en internet en este momento. Tienes muchas cosas para estar cómodo. Ser rico es una mentalidad. Quiere menos y aprecia más.

28. “Gracias por mi hogar.”

Una casa es un hogar cuando refugia el cuerpo y conforta el alma. Pero un hogar no siempre es una estructura física, o una ubicación específica en un mapa.

El hogar es donde la gente que amas está, cada vez que estás con ellos. No es un lugar definido, sino un espacio en tu corazón y mente que se construye a sí mismo como pequeños ladrillos que se apilan para crear algo estable que llevas contigo durante toda tu vida, donde quiera que vayas.

29. “Gracias por mi salud.”

Puede que no estés perfectamente sano, pero si estás leyendo esto, muy probablemente estés razonablemente saludable. En otras palabras, si te enfermas hoy, puedes recuperarte.

Nunca debes subestimar el regalo de tu salud. Es la mayor riqueza que poseerás nunca. Es la base para cada oportunidad de felicidad y éxito que la vida te ofrecerá. Tu cuerpo es el único lugar en el que realmente vivirás.

30. “Y, por último, gracias por darme la capacidad de leer esto en internet.”

No sólo eres lo suficientemente rico como para estar en línea en este momento, sino que también puedes leer. Lo creas o no, sólo alrededor de un tercio de la población mundial tiene acceso a Internet. Y, más loco aún, hay aproximadamente 774 millones de personas en el mundo que no están educadas lo suficiente como para leer. Eres uno de los afortunados.

recargarEs normal que, al llegar el último día de la semana laboral, te sientas agotado por la carga excesiva de trabajo.

¿Éste es tu caso? Aprovecha tus días de descanso para recargar baterías y evitar que el estrés y el cansancio se acumulen en tu cuerpo.

Si te comprometes a realizar más de una de estas acciones, te aseguramos que el lunes te sentirás como nuevo.

¡Fuera sábanas!

Si te sientes cansado, una de las peores cosas que puedes hacer es pasar todo tu fin de semana durmiendo. Podría parecer que estás “recuperando el sueño perdido”, pero la realidad es que esto no hará más que restarte la poca energía que te queda.

En lugar de quedarte envuelto en las sábanas hasta la tarde, inicia tu día temprano, mantente ocupado durante el día y duérmete antes de la medianoche. Así recuperarás tu ciclo de sueño natural.

Ponte en modo “off”

La tendencia de estar “always on”, es decir, disponible para resolver cuestiones de trabajo en todo momento, es una de las razones por las cuales las personas modernas vivimos tan estresadas. El mundo no se acabará porque dejes de contestar llamadas o responder correos durante dos días.

Atiende únicamente los asuntos urgentes, o si puedes, designa a una persona de tu entera confianza para que lidie con ellos.

Lee un buen libro

Entre semana difícilmente encuentras tiempo para leer cosas que no sean correos electrónicos o informes de trabajo. Así que aprovecha este tiempo libre para sumergirte en un buen libro y desconectarte del mundo por un rato.

¿Qué tal una novela con un mensaje motivacional? ¿O una historia policiaca que atrape toda tu atención?

Libérate de algún pendiente

Sí, lo último que quieres hacer el fin de semana es ponerte a trabajar en tus pendientes. Pero la realidad es que ésta podría ser tu única oportunidad para deshacerte de ellos y comenzar la semana siguiente con una carga menos encima, y por ende, una sensación de liberación inigualable. Dedica unas horas a completar eso que tanto has aplazado.

Activa tu lado “zen”

¿Has escuchado mil veces los beneficios de la meditación, pero crees que “eso no es para ti”?

Meditar es mucho más fácil de lo que crees. La finalidad de practicar esta técnica milenaria es “vaciar” la mente de todo lo que acumula durante la semana y que se traduce en estrés, dispersión y cansancio. Es una especie de borrón y cuenta nueva mental.

No suena nada mal, ¿verdad? Aquí te compartimos algunas técnicas sencillas para meditar.

habitosLa etapa de los “veintitantos” se configura como una de las bases más importantes que determinarán sus costumbres y hábitos durante el resto de su vida, porque es aquella en la que logra una verdadera independencia de sus padres en todo sentido.

Las primeras lecciones sobre el trabajo, sobre el manejo de sus finanzas y sobre las relaciones personales; así como la definición de su personalidad y de sus gustos y pasiones, se desarrollan en esta época y, por eso mismo, es que es común escuchar que a esa edad se permite cometer errores, mientras usted está buscando su propia identidad.

Pero su educación y su interés por querer ser mejor también pueden tener una fuerte influencia. Y es por eso que muchos jóvenes buscan modelos a seguir y están en la búsqueda constante de adquirir habilidades y costumbres que los ayuden a alcanzar sus objetivos personales.

Así, aquí le dejamos una lista de esos nueve hábitos que realmente pueden tener un impacto en su vida adulta para llegar a ser una persona que se sienta feliz consigo mismo, su profesión, sus ganancias y lo que ha hecho o dejado de hacer:

1. Amar

Pero no del amor de pareja, ni de familia o por alguna pasión, sino el amor a sí mismo.

La auto-aceptación es la clave para el conocimiento y la explotación de sus habilidades al máximo. Así, cuando usted empieza a ver sus 20 como esa etapa en la que puede definir lo que le gusta, lo que no, lo que lo motiva a diario o lo que lo desmotiva, ya empieza a construir las herramientas básicas para su vida personal y profesional, lo que le permitirá tomar las decisiones adecuadas.

2. El atrevimiento

O simplemente el hecho de querer asumir riesgos, teniendo en cuenta que ahorita es cuando cuenta con las condiciones (quizás sin familia ni cuentas muy altas por pagar) para poder atreverse a experimentar nuevos rumbos. Esto tiene que ver con el arriesgarse a renunciar a su actual trabajo que no lo tiene tan feliz o de emprender un negocio que toda la vida ha querido. En Business Insider plantean un ejercicio de Tim Ferriss para decidir tomar riesgos:

a) Doble un pedazo de papel en tres columnas.

b) En la primera columna, anote todas las cosas que podrían salir mal si su intento falla. Piense en las cosas más terribles posibles.

c) En la segunda columna, determine maneras que usted puede mitigar la posibilidad de que cada una de esas malas consecuencias del suceso.

d) En la tercera columna, pensar en cómo le recuperarse de cada uno de los escenarios que imaginaba y escribió en la primera columna.

3. Dar

Sí, sin esperar nada a cambio. Aunque suene y se lea un poco utópico, pero cuando usted empieza a desprenderse en su vida personal y laboral que todo lo que hace tiene que tener una retribución de algún tipo, se quitará cargas emocionales muy grandes de encima. Esto es para que lo considere no sólo a nivel financiero, sino también profesional.

Una de las quejas más comunes que se escuchan entre las charlas de oficina es “yo esperé que…”, “yo creía que…”, “me imaginaba que él/ella haría…”; todo siempre confiando en que las cosas se den por causa y efecto.

4. Con los mejores

Una vez usted ya ha logrado definir su carrera y comprender hacia dónde se quiere especializar, tiene que empezar a aplicar la estrategia de trabajar con las personas con las que realmente siente que puede aprender y pueden llevarlo a crecer personal y profesionalmente.

Más allá del networking, esto es empezar a definir también parte de su personalidad: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Deben ser relaciones de amistad sinceras, de apoyo mutuo y que se basen en la lealtad, más no en las apariencias ni en los beneficios que pueda llegar a tener el estar junto a alguien.

5. Sobre las metas

La actitud de “vivir el presente” de vez en cuando es buena y saludable, pero cuando se trata de dinero, lo más sabio que puede hacer es planear cómo quiere verse en el futuro y considerar la cantidad de dinero necesaria para llegar a ello. Esto hace que usted también empiece a organizar sus finanzas y hacer del presupuesto su mejor aliado para la administración del dinero.

Incluso, aunque es bueno que piense cómo quiere verse en 20 años, empiece por algo más de corto plazo, como “a dónde quiero estar viajando las próximas vacaciones”, lo que le ayudará a planear y organizar todo con el fin de lograr esas pequeñas satisfacciones.

6. Defiéndase

Esto también es parte del auto-conocimiento que debe tener de usted mismo. En ello, aprender a decir no se convierte en una parte esencial para vivir la vida que usted se merece.

Considere qué comportamiento, palabras, sentimientos o situaciones definitivamente no tolera, estableciendo esos límites en los que va a permitir que los demás vulneren o traspasen. No se permita actuar por miedo o por obligación porque, al fin y al cabo, es usted quien conduce su propia vida. Manténgase fiel a sus valores, principios y pasiones.

7. No deje de aprender

La mejor inversión que usted puede hacer es en usted mismo, en su formación y en lo que le gusta hacer.

Recuerde bien que “a usted le pueden quitar todo, menos la educación” –como dirían los padres y, aprender a valorar esa herramienta, hace que usted tenga una ventaja competitiva y profesional por encima de las demás personas.

Haga de su carrera algo enriquecedor, que le guste, que le dedique tiempo y que esté en constante actualización con la adquisición de conocimientos que le da una ventaja.

8. Sobre su salud

Muchos creen que el verdadero éxito radica en trabajar mucho y de forma constante, ignorando que el cuerpo es la principal herramienta que tendrán que usar para generar el dinero que quieren tener. Entonces, empiezan a descuidar lo básico, desde la alimentación hasta las rutinarias visitas al médico, lo que puede desencadenar enfermedades graves y, con ello, incapacidades permanentes que lo alejarán de sus metas.

El deporte, la buena alimentación y conocer los límites de su cuerpo es algo que también tiene que hacer parte de ese auto-conocimiento que tiene que aprender a desarrollar.

9. DIY

“Do it yourself” o “hágalo usted mismo”, es una de las tendencias más comunes en esta era, para ahorrar.

Pero cuando usted empieza a hacer de esto un hábito, no sólo se formará como una persona autosuficiente, con una tasa de ahorro mayor, sino también con la capacidad de asumir nuevos retos sin tener miedo. Desde el mismo hecho de cocinar su propio almuerzo hasta intentar hacer las reparaciones básicas del hogar.

graciasSi la única oración que vas a decir es “Gracias”, es suficiente.

La mayoría de nosotros tenemos increíbles familiares, amigos y otros seres queridos que nos quieren también. Aprende a apreciar lo que son los milagros.

La mayoría de nosotros tenemos buena salud, ese es otro milagro. La mayoría de nosotros tenemos ojos, con los cuales disfrutar de las increíbles y milagrosas puestas de sol, y la naturaleza y la belleza que nos rodea. La mayoría de nosotros tenemos oídos, con los que disfrutamos de la música; uno de los milagros más grandes de la historia.

Puede que no tengamos todas estas cosas, porque no podemos tenerlo todo, pero sin duda tenemos mucho por lo que agradecer. Hasta cierto punto, lo sabemos, y sin embargo lo olvidamos.

A veces, Marc y yo quedamos tan atrapados perseguir la siguiente gran cosa, que olvidamos tomarnos una pausa y apreciar las cosas que tenemos, y las cosas que hemos experimentado, aprendido y logrado a lo largo del camino.

En otras palabras, olvidamos dar gracias continuamente, por todas las cosas. Ya que cada paso dimos, nos trajo directo a donde estamos, y todas esas cosas contribuyeron a nuestro desarrollo, cuando finalmente hacemos una pausa para dar gracias, tratamos de incluirlas todas esas cosas en nuestro agradecimiento.

Así que sobre eso quiero reflexionar hoy; algunos recordatorios rápidos sobre cosas que probablemente estés también olvidando decir “gracias”:

1. “Gracias por las sorpresas de la vida.”

Nota y aprecia las sorpresas de la vida. Sólo porque no sea lo que esperabas, no quiere decir que no sea lo que querías. Así que respira profundamente cuando seas rechazado de algo bueno. A menudo significa que estás siendo redirigido a algo mejor. Se paciente. Se positivo. Sigue adelante.

2. “Gracias por la verdad con la que lidio todos los días.”

Muchos de nosotros preferimos mentiras suaves a duras verdades. Pero no nos engañemos, al final es mejor ser herido por la verdad que consolado por una mentira.

Y cuidado con las verdades a medias también; es probable que te hayas quedado con la mitad incorrecta. Abre tus ojos. Debes ver las cosas como son en lugar de cómo esperabas o deseabas que fueran. A veces es difícil aceptar la verdad cuando las mentiras son exactamente lo que querías escuchar, pero se fuerte. La vida es demasiado corta para vivir una mentira.

3. “Gracias por los momentos difíciles que me enseñaron lecciones importantes.”

La vida te permite disfrutar de los momentos malos de la vida para poder enseñarte lecciones que no podrías aprender de ninguna otra manera.

4. “Gracias por los retos que debo superar hoy.”

Las paredes  de la vida están ahí por una razón. No están ahí para mantenerte fuera. Están ahí para darte la oportunidad de mostrar qué tanto quiere algo.

Porque las paredes están ahí para detener a las personas que no lo quieren tanto como tú. Están ahí para detener a los demás. No hay absolutamente nada actualmente que te impida avanzar, un paso a la vez.

5. “Gracias por darme el coraje para continuar.”

Coraje no es tener la fuerza para seguir adelante; es seguir adelante incluso cuando no tienes fuerzas. Y recuerda, no importa lo lento que vayas, siempre y cuando no te detengas.

6. “Gracias por darme la fuerza para sonreír.”

Cualquier persona puede ser feliz de vez en cuando. Se necesita de un ser humano con corazón para sacar la belleza de las cosas que naturalmente nos hacen llorar.

7. “Gracias por la belleza que permanece.”

Incluso cuando los tiempos son realmente difíciles, no pienses en todas las miserias, sino en la belleza que aún permanece.

8. “Gracias por este nuevo comienzo que estoy viviendo ahora mismo.”

La mejor manera de prepararte para el futuro es cuidar del presente.

Las despedidas siempre duelen un poquito. Las fotografías nunca pueden reemplazar el acto de estar allí. Los recuerdos, buenos y malos, a veces traer lágrimas. Y las palabras no pueden describir perfectamente los sentimientos que representan.

Pero eso esta bien. El dolor es real. Pero también lo es la esperanza. Tiene que hacer las paces con tu pasado para impedir que tú presente y futuro se conviertan en batallas sin esperanza.

9. “Gracias por todas las opciones que tengo.”

Gran parte de tu vida es resultado de las pequeñas decisiones que tomas cada día. Si no te gusta alguna parte de tu vida, es el momento de empezar a ajustar las cosas y tomar mejores decisiones, en este momento, justo desde donde te encuentras.

10. “Gracias por la oportunidad de crecer.”

Debes estar dispuesto a renunciar a quien eres para poder convertirte en quien serás.

11. “Gracias por mi valentía.”

Siempre que tengas miedo, pero lo hagas de todos modos, eso es valentía.

12. “Gracias por mi grandeza interior.”

Al contrario de lo que otros puedan decir, no necesitas llegar a la cima, ni ser lo mejor de la cosecha, para poder sentirte bien contigo mismo.

No eres un fracaso porque no seas perfecto, hayas sido rechazado o despedido, luches para llegar a fin de mes, o tengas una familia con problemas. Eres grande porque, a pesar de tus circunstancias, sigues amando, sigues levantándote luego de cada caída, y, sobre todo, los pequeños pasos que sigues dando, los das con gracia.

13. “Gracias por los deseos ardientes dentro de mí.”

El punto de partida de todos los éxitos es el DESEO. Ten esto en mente siempre.

Deseos débiles traen resultados débiles, igual que un fuego pequeño crea poco calor. Nunca renuncies a algo que no puedas dejar de pensar ni un día en ello. Cuando realmente crees en lo que estás haciendo, sucede, y vale la pena. El éxito en la vida es para aquellos que están emocionados por a dónde van.

14. “Gracias por mi intuición y mis instintos.”

Toma la crítica constructiva en serio, pero no personal. Escucha, y luego actúa con tu intuición y sabiduría como tus guías.

15. “Gracias por mi imaginación y creatividad.”

La imaginación y la creatividad lo son todo. En conjunto, dibujan las cosas que atraerás en tu vida. Y hay personas en casi todos los campos que hacen de cada día una obra de arte simplemente por la forma en que han dominado su oficio. En otras palabras, casi todo el mundo es un artista de alguna forma.

Vivir Mejor¿Sabías que hablar en público a menudo es la cosa número uno a la que la gente le tiene miedo?

Pero si bien pararte sobre un escenario delante de un público puede sin dudas ser algo tenso, muchas personas encuentran entablar una conversación uno-a-uno como algo también intimidante.

Tal vez es con el CEO de tu compañía, un nuevo colega, el chico del correo, la chica de sistemas, o un extraño en la calle. Con quien quieras hablar, siempre hay una manera de entablar una conversación. Y la mejor noticia es que se hace más fácil con la práctica.

Prueba alguna de estas formas para iniciar una conversación con alguien:

Saltea las charlas cortas.

“¿Cómo está el tiempo?” y “¿Qué te parece [agrega tu equipo deportivo favorito]?” son realmente malas para iniciar una conversación. Evita temas cansados. Cada situación es única, por lo que deberías ser capaz de encontrar un tema de conversación única.

Pide su opinión.

Todos tienen una! Pero con alguien a quien no conoces bien, comienza con temas ligeros como la comida, la música, el ambiente, etc.

“¿Te gustan las margaritas con sal o sin sal? ¿Ves películas de terror? ¿Te gusta esta canción?” Es probablemente mejor permanecer lejos de temas delicados como la política a menos que ya conozcas a la persona muy bien.

Pide sus consejos o recomendaciones.

Esto funciona muy bien cuando comentas sobre la apariencia o los accesorios de alguien, como en “Qué buena corbata! ¿Dónde la compraste?” o en la comida, como en “Todo se ve bien. ¿Qué pediste?”

Hazles una pregunta – que sea fácil de responder.

Esto funciona muy bien cuando sabes o descubres que una persona tiene experiencia en un campo en particular.

Si estás hablando con el chico de sistemas de tu empresa, por ejemplo, podrías preguntarle si es el que instala el hardware o el software de la empresa. Pero evita hacer preguntas súper complejas o complicadas; si la conversación fluye hasta allí, muy bien, pero hacer una pregunta muy complicada al principio puede verse como algo demandante.

Comenta algo sobre el ambiente.

No importa donde te encuentres, siempre hay algo sobre lo que comentar: La música, la comida, las luces, los invitados, y así sucesivamente. Incluso si estás atascado en un ascensor con alguien, puedes comentar sobre la música, la velocidad, el hacinamiento, etc.

Pide una actualización.

Si conoces a alguien un poco o lo conoces por su reputación, pídeles una actualización sobre algo sepas que están haciendo, por ejemplo, “Oh, María mencionó que estabas tomando clases de swing. ¿Cómo va eso?”

Haz preguntas abiertas siempre que sea posible.

Si tu pregunta se puede contestar con un simple sí o no, no te sorprendas si eso es lo que obtienes.

Tener segundas preguntas listas también puede ayudar al flujo de la conversación. Si estás preguntando qué tipo de comida están comiendo, por ejemplo, puedes seguir con, “Eso suena bien. ¿Sabes qué tipo de vino iría bien con eso?” Casi todo puede ser seguido por un, “¿Por qué?” (Sólo no lo repitas demasiadas veces o terminarás sonando como un niño de tres años!)

Haz una pregunta hipotética.

Estas pueden ser de gran ayuda para iniciar una conversación, pero trata de atarlas con algo que sucediendo en el momento o en eventos actuales para evitar parecer demasiado aleatorio. Podrías decir algo como: “Acabo de ver una película en la que se revocan todas las leyes por un día. ¿Qué haría si no hubieran leyes por un día?”

Pregúntales sobre niños, mascotas o pasatiempos.

A la gente le encanta hablar de las cosas que son importantes para ellos. Si sabes que a tu jefe le encanta navegar, preguntarle sobre su último viaje es una manera segura para conseguir que hable.

día increibleComo emprendedores y dueños de negocios, puede ser a veces muy fácil caer en la rutina y adoptar el hábito de realmente no aprovechar el día.

Aquí hay 20 formas de encender esa pasión y que te ayudarán a tener un día increíble.

1. Nunca dejes de hacer cosas. Evita procrastinar dejando todo “para mañana”.

2. Imagínate haciendo actividades diferentes. Sueña en grande y deja ese sueño en tu mente, cuerpo y espíritu.

3. Pasa tiempo a solas para pensar y visualizar.

4. Escribe tu meta más importante en una tarjeta y obsérvala cinco veces al día. Repítela en voz alta y convéncete de que se hará realidad.

5. Toma mucha agua. Es imposible operar y sacar tu mejor potencial si estás deshidratado. Nuestra mente y cuerpo necesitan agua para poder funcionar.

6. Come para ganar. Aléjate de los alimentos chatarra; recuerda que somos lo que comemos.

7. Haz ejercicio. Una de las mejores herramientas de productividad es hacer ejercicio en alguna parte de tu día.

8. Lee un libro durante 15 ó 20 minutos. Así como tu cuerpo necesita el ejercicio físico, nuestra mente debe estar en forma.

9. Pasa tiempo con las personas que te apoyan y que apoyan tu visión. En promedio pasamos más tiempo con cinco personas, elígelas bien.

10. Haz tiempo para crecer. Aparta 30 minutos en tu día y encuentra formas de crecer personal y profesionalmente.

11. Apaga la música de tu automóvil y escucha un audiolibro. Muchos de nosotros pasamos varias horas en el tráfico, usa ese tiempo para mejorar y aprender.

12. Ten un diario. Graba tus pensamientos, ideas y estrategias. Tenemos aproximadamente entre 20,000 a 60,000 pensamientos por día. No dejes que una idea o estrategia se desperdicie. No dependas sólo de tu memoria.

13. Piensa en cinco cosas por las que estés agradecido. Puede ser algo tan simple como lo hermosa que es la naturaleza o lo increíble que es tu familia. Agradece lo que tienes y al final terminarás teniendo más.

14. Come almendras. Son una gran fuente de proteína, minerales y vitaminas que aumentarán tus niveles de energía.

15. Di “te quiero” más seguido. No dejes que pase un día más en el que no le digas a los que amas lo que significan para ti. La vida es corta y simplemente decir estas palabras te dará una gran satisfacción.

16. Trata a los otros como te gustaría que te trataran. En los negocios y la vida la gente importa. Si quieres ganar en los dos, haz que todas las personas que conozcas se sientan importantes.

17. Tómate un smoothie verde. En lugar de recurrir a la cafeína, confía en la madre naturaleza y prepárate una bebida energética y deliciosa.

18. Toma un post it o una tarjeta que te mueva, inspire y te dé poder. Habrá momentos en el día que te harán enojar o te desanimen. Alimentar tu mente con palabras que te inspiren te ayudará a poner los pies en la tierra.

19. Elimina las distracciones. Cuando sea tiempo de trabajar, hazlo. Cuando sea momento de relajarte, hazlo. Proponte estar alejado de Facebook y otras plataformas sociales cuando trabajes en la computadora. Si estás en la oficina cuelga un letrero que diga “no molestar”.

20. Hazte responsable de tu vida. Acepta tus errores y no caigas en la trampa de culpar a todos los demás.

Adoptar estos hábitos ganadores es una de las formas más seguras para llegar a donde quieres. Lo que hacemos todos los días determina los resultados con los que terminamos. Si no te gusta lo que has estado haciendo cambia tu rutina.

felicidad“La felicidad depende de nosotros mismos.” – Aristóteles

Algunas personas parecen ser feliz en el exterior, pero luchan con ansiedad puerta adentro y no le dan mucha importancia a la cuestión de por qué.

Otros hacen grandes planes basados en lo que les dijeron que “deberían” hacer para ser felices: “Me voy a casar con un hombre bueno, vamos a comprar una casa, y vamos a tener tres hijos y una casa en los suburbios.”

Mientras ellos están ocupados haciendo lo que sea que los distraiga de la verdad (su verdad), son como una roca cayendo por una ladera: rebotan y reaccionan impulsivamente ante el entorno que los rodean, y meten la pata sin pensar en cosas como a dónde se dirigen.

Obtienen sus casas, a veces unas realmente grandes, y creen que ese es el significado de la vida. Y nunca se lo cuestionan hasta que se sienten vacíos por dentro, a menudo décadas más tarde. Sin embargo, sus ojos siguen mostrando la tristeza de la que se niegan a hablar, y tal vez sin siquiera saber que portan.

Así que… ¿Eres feliz?

Saber la respuesta a esta pregunta es importante. Vivir cada día de manera tal que haga posible la felicidad es un cambio de vida increíble.

Aquí tienes doce leyes básicas de felicidad que harán que la felicidad en tu vida se haga progresivamente realidad:

1. La integridad es la base de una vida feliz y significativa.

Gran parte del conflicto que surge todos los días en nuestras vidas existe simplemente porque no estamos viviendo alineados sinceramente con nuestros valores fundamentales; no estamos siendo fieles a nosotros mismos.

Donde sea que tu corazón esté – donde quiera que tu verdad esté – es ahí donde se encuentra tu razón para sonreír.

2. La felicidad depende de ser libres, y la libertad depende de ser valientes.

Tienes que estar dispuesto a tomar la oportunidad de lo que te haga feliz.

La única manera de encontrar la verdadera felicidad es siendo vulnerable de vez en cuando y correr el riesgo de ser destrozado por completo.

3. La felicidad es estar completo, y cada paso y experiencia es lo que te completa.

Sin las experiencias de la vida, serías una página en blanco, un diario en vacío, una letra no reconocida.

Lo que te hace estar VIVO es tu voluntad de vivir los desafíos de hoy, y mantener la cabeza bien alta mañana con esperanza y determinación.

4. Una historia de vida feliz no significa una historia de vida fácil.

Lo mejor que puedes hacer es seguir tu corazón. Toma riesgos. No te limites a tomar decisiones seguras y fáciles sólo por temor a lo que podría suceder – si lo haces, nada nunca sucederá.

Debes trabajar duro para hacer tu vida tan hermosa como los sueños que bailan en tu imaginación, y al mismo tiempo respetar cada paso del camino.

5. La felicidad vive en todas las cosas pequeñas.

Saca lo obvio para poder ver lo significativo.

Re-descubre la sensibilidad de los ojos de tu infancia. Los ojos que veían la vida tal cual es; una hermosa recopilación de pequeñas vidas, cada una vivida en un momento instantáneo como un álbum de fotos familiar. Que veían la belleza en las flores, el arco iris y los animales salvajes. Que se maravillaron con las luciérnagas, las puestas de sol y las noches estrelladas. Que te permitieron soñar cada instante con los ojos bien abiertos.

6. La felicidad no es una posesión valiosa; es una cualidad del pensamiento, un estado de ánimo positivo en busca de significado.

La capacidad de encontrar belleza en las cosas más humildes hace a un hogar feliz, a una relación duradera, y a una vida preciosa.

Uno tiene que encontrar la atención plena para apreciar de verdad las cosas pequeñas mientras persigue las grandes.

7. El secreto de la felicidad diaria no es hacer siempre lo que a uno le gusta, sino en lograr amar lo que haces.

Esta presente con cada paso, haz tu mejor esfuerzo, y deja ir el resto.

Siempre, siempre, siempre hay alguna razón para estar agradecido y algo interesante que aprender a lo largo del camino.

8. No puedes ser feliz a menos que seas infeliz de vez en cuando también.

No puedes protegerte completamente de la tristeza sin blindarte también de la felicidad.

La luz necesita de la oscuridad para ser luz.

9. La felicidad es una mentalidad en evolución.

Vivir una vida feliz y positiva depende de tu capacidad para aceptar el hecho de que todo está en constante movimiento y avanzando, lejos de todo lo que existía antes.

No importa lo bueno o lo malo que sea este momento, cambiará. Eso es con lo único que puedes contar, una y otra vez.

10. La felicidad florece del desprendimiento.

La felicidad crece en proporción directa a la aceptación de uno mismo.

La felicidad crece en proporción inversa a las expectativas de uno mismo.

11. Es imposible construir tu felicidad sobre la infelicidad de otros.

No tires abajo a los demás; levántalos.

Usa tu voz para la bondad, tus oídos para la compasión, tus manos para la caridad, tu mente para la aceptación, y tu corazón para el amor.

12. Eres incomparable, totalmente diferente a cualquier otra persona, y también lo son las cosas que desencadenan tu felicidad.

La comparación social nunca termina en un lugar sano y feliz. No tiene sentido compararte directamente con alguien que no seas tú, o preocuparte por ser juzgado por ser como eres.

Si sientes la necesidad de compararte con alguna otra persona, compárate con una versión anterior de ti mismo, y admira lo lejos que has llegado.

habitos¿Alguna vez te has establecido la meta de formarte un nuevo hábito, únicamente para encontrarte no haciéndolo después? Sé que yo lo he hecho.

¿Por qué es tan difícil formar buenos hábitos? ¿Por qué cuesta tanto ser consistente con el cambio? ¿Cómo es que podemos tener toda la intención de convertirnos en mejores personas, pero luego ver muy poco progreso? Y aún más importante, ¿hay algo que podamos hacer?

Tus metas de vida no son tus hábitos

Las audaces metas de vida son fabulosas. Nos enorgullecemos de tenerlas. Pero es posible que esas metas estén diseñadas para distraerte de lo que realmente temes –el cambio en tus hábitos diarios que podría significar una reinvención de cómo te ves a ti mismo. – Seth Godin.

Todos tenemos sueños y esperanzas. Si no los tienes, no eres del tipo de persona que leería este artículo. Y la mayor parte de las veces, tenemos al menos una idea general de cuáles son esas metas: la forma en que queremos que luzcan nuestros cuerpos y la buena salud que queremos disfrutar, el respeto que queremos conseguir de nuestros colegas y el importante trabajo que queremos crear, las relaciones que queremos con nuestras familias y amigos y el amor que deseamos compartir.

En general, esto es algo bueno. Es agradable saber qué es lo que quieres, y tener metas te da una sensación de dirección y propósito. Sin embargo, hay una forma en la que tus esperanzas y sueños te sabotean e impiden que seas mejor: tus deseos pueden seducirte fácilmente a morder más de lo que puedes tragar. Esto es lo que quiero decir:

– Te inspiras por The Biggest Loser, vas al gimnasio, pero te ejercitas hasta el cansancio, por lo que necesitas los próximos tres meses para recuperarte.

– Finalmente tienes la necesidad de escribir tu libro, escribes todo el fin de semana y después regresas el lunes al trabajo y te olvidas de él.

– Te motivas por las historias de tus amigos de viajes a diferentes países, por lo que empiezas a planear el tuyo alrededor del mundo, terminando abrumado por los detalles y quedándote en casa.

Demasiado seguido dejamos que nuestras motivaciones y deseos nos lleven a intentar resolver todos nuestros problemas de una sola vez, en lugar de empezar poco a poco con una nueva rutina.

Lo sé, lo sé. No es ni remotamente igual de ‘sexy’ que decir que perdiste 15 kilos en tres meses. Pero la verdad es ésta: los sueños que tienes son muy distintos a las acciones que te llevarán a ellos.

¿Entonces cómo balanceamos nuestro deseo de hacer transformaciones que cambien nuestra vida, con la necesidad de crear hábitos pequeños y sostenibles?

Los buenos hábitos: Sueña en grande, pero empieza pequeño

Si de verdad quieres hacer un cambio significativo (en otras palabras, si estás dispuesto a hacer las cosas mejor a como las haces actualmente), tienes que empezar en pequeño.

Imagina los típicos hábitos, tanto los buenos como los malos: Lavarte los dientes. Ponerte el cinturón de seguridad. Morderte las uñas. Estas acciones son lo suficientemente pequeñas como para que ni siquiera pienses en ellas. Simplemente las haces en automático. Son pequeñas acciones que se convierten en patrones consistentes.

¿No tendría sentido que si quisiéramos formas nuevos hábitos, la mejor forma de comenzar sería hacer pequeños cambios que nuestro cerebro pudiera aprender rápidamente y repetir automáticamente?

¿Qué pasaría si empezaras a pensar en tus metas de vida, no como en cosas grandes y audaces que sólo podrías conseguir cuando el tiempo sea el indicado o cuando tengas más recursos, sino en comportamientos pequeños y diarios que repites hasta que el éxito sea inevitable?

¿Qué pasaría si, por ejemplo, perder 20 kilos no dependiera de que alguien descubriera la dieta perfecta o de que encontraras una voluntad sobrehumana, sino de una serie de pequeños hábitos que pudieras controlar siempre? Hábitos como caminar 20 minutos al día, beber ocho vasos de agua al día y medirte en cada comida.

Creo que la siguiente cita de BJ Fogg, un profesor en Stanford, resume bien esta idea:

Si plantas la semilla correcta, en el lugar correcto, crecerá sin mayor persuasión. Creo que ésta es la mejor metáfora para crear hábitos. La “semilla correcta” es el pequeño comportamiento que eliges. El “lugar correcto” es la secuencia (lo que viene después). Y la “persuasión” es amplificar la motivación, que pienso no tiene nada que ver con la creación de hábitos.

De hecho, enfocarse en la motivación como la clave de los hábitos es equivocado. Déjame explicarme: Si eliges bien el pequeño hábito y la secuencia, entonces no tendrás que motivarte para que crezca. Simplemente ocurrirá con naturalidad, como una buena semilla plantada en un buen lugar. –BJ Fogg.

La estrategia típica es sumergirte en lo profundo cuando recibes la dosis exacta de motivación, sólo para fracasar rápidamente y desear que tuvieras más voluntad mientras que tu nuevo hábito se hunde. La nueva estrategia es entrar a la orilla y poco a poco irte a lo profundo, de manera que llegues a un punto en el que puedas nadar, estés o no motivado.

Enfócate en el estilo de vida, no en el cambio de vida

Seguido nos obsesionamos con hacer transformaciones que cambien vidas.

– Perder 20 kilos sería un cambio de vida, beber ocho vasos de agua al día es un nuevo estilo de vida.

– Publicar tu primer libro sería un cambio de vida, escribir dos cuartillas todos los días es un nuevo estilo de vida.

– Correr un maratón sería un cambio de vida, correr tres veces a la semana es un nuevo estilo de vida.

– Ganar $100,000 más al año sería un cambio de vida, trabajar cinco horas extra a la semana como freelancer es un nuevo estilo de vida.

¿Notas la diferencia?

Las metas de vida son buenas porque brindan dirección, pero también pueden engañarte y hacerte tomar más de lo que puedes lidiar. Los hábitos diarios (pequeñas rutinas repetibles) es la forma en la que puedes convertir grandes sueños en realidad.

vivirTú eres único. Al igual que todos los demás. Cada uno de nosotros es la suma de muchas cosas que nos hacen irrepetibles.

Nuestros genes, nuestras experiencias (buenas o malas), los amigos que hemos tenido, el lugar donde crecimos… Todo esto combinado ha influido de forma poderosa en la formación de nuestra personalidad.

Dado que es imposible que ese cúmulo de cosas se repita idéntico en otra persona, eso significa que no hay nadie más como tú. Tus gustos, tus valores, tu forma de pensar se han desarrollado gracias la vida que has vivido, y son una combinación única que solo vive en ti.

Así que lo más apropiado sería que tu forma de vivir se encontrara en armonía con tu identidad. Sin embargo, la mayoría no somos conscientes de esto e insistimos en vivir una vida desconectada de quienes somos.

Quizá en ningún otro ámbito esta desconexión es más evidente que en nuestro trabajo. La mayoría de trabajadores (casi el 90%) no sienten afecto por él. Es como si alguien dijera: «si quieres vivir, si quieres hacer lo que te apetezca, primero debes ingerir este espantoso plato». Plato que no es otra cosa que una inacabable jornada de ocho horas haciendo algo que no significa nada para nosotros.

¿Por qué ocurre esto? Porque en muchas ocasiones no somos nosotros los que decidimos a qué dedicar nuestra vida, sino que permitimos que sean las circunstancias, otras personas o falsos dioses los que decidan.

Lo se por experiencia. Cuando terminé el bachillerato no tenía ni idea que carrera escoger. Como estaba muy mal visto no empezar la universidad inmediatamente después de terminar el bachillerato, tomarme unos meses sabáticos para encontrar mi verdadera vocación no era una posibilidad.

Así que terminé estudiando economía, empujado por las circunstancias y por mi incapacidad de identificar mi verdadero llamado. ¿El resultado? El plan de estudios que debería realizar en seis años terminé cumpliéndolo casi en diez.

En otras ocasiones permitimos que sean los encantos de falsos dioses los que determinen nuestro camino. El dinero, el poder y el prestigio quizás sean los más seductores de todos.

No es que estas tres cosas sean malas de en sí mismas, nada tengo en contra de ellos. Lo que ocurre es que su atractivo es tan poderoso que terminan influyendo de forma desproporcionada en nuestras decisiones, en detrimento de otros aspectos que pueden ser más importantes y satisfactorios.

Contra esta piedra también tropecé. El empleo que consideraba como el de mis sueños no era tal. Con el tiempo descubrí que eran el prestigio y el dinero, no mi verdadera vocación, lo que había determinado mi decisión.

Para encontrar nuestro camino, el camino que transcurre en armonía con quienes somos, debemos dejar que hable nuestra vida. Debemos escuchar atentos lo que nos dice el corazón y seguir el camino que nos señala.

El poder del Mito es un maravilloso libro que recoge una conversación entre el periodista Bill Moyers y el experto en mitos Joseph Campbell. En una parte de la conversación Moyers y Campbell hablan sobre lo que ocurre cuando uno sigue su propio camino:

MOYERS: ¿Alguna vez, cuando sigues el camino de tu corazón, tienes la sensación, como la tengo yo por momentos, de que te ayudan manos invisibles?

CAMPBELL: Siempre. Es milagroso. Yo tengo incluso una superstición que ha crecido en mí como resultado de la acción constante de las manos invisibles: que si sigues el camino de tu corazón te colocas en una especie de sendero que ha estado allí todo el tiempo, esperándote, y la vida que deberías estar viviendo es la que estás viviendo. Cuando puedes ver eso, empiezas a encontrar gente que está en el camino de tu corazón, y que te abre las puertas. Yo digo: «Persigue tu felicidad y no tengas miedo, y las puertas se abrirán donde menos lo sospeches».

Cuando seguimos nuestro camino nace la armonía, y vivir se convierte en una expresión de belleza. Es como una partida de Tetris donde las piezas han sido acomodadas de manera perfecta, todo está en su sitio.

¿Existe la seguridad de que si sigues tu pasión podrás vivir de ello? No, pero yo estoy convencido, al igual que Campbell, de que las posibilidades juegan a tu favor. Si haces lo que te apasiona tu motivación se disparará, esto hará que seas más perseverante, recursivo y creativo. Multiplicando así tus posibilidades de éxito.

Casi el 90% de las personas no se identifica con su trabajo, pero la prueba de que es posible seguir el camino que señala el corazón se halla en el 10% restante. Si ellos lo consiguieron ¿por qué no lo puedo conseguir yo? ¿Por qué no tú?

remordimientosNo vivas el mismo año 89 veces y lo llames vida. Sueña. Intenta. Explora… Este momento es el comienzo de todo lo que quieres.

Esta mañana una de las estudiantes de nuestro curso, Mónica (una víctima en recuperación de alguien que la atropeyó y huyó) estaba sonriendo de oreja a oreja en el momento en que comenzaba nuestra sesión de coaching por Skype.

“¿Qué es lo que te tiene con tan gran espíritu hoy?” Le pregunté. “Sólo estoy pensando en lo afortunada que soy por estar viva,” respondió. “El viernes pasado fue casi el final, pero ahora es el comienzo de nuevo.”

Sentado aquí al comienzo del Año Nuevo, sus palabras no podrían ser más relevantes.

Ahora mismo es el comienzo de nuevo, para todos nosotros. Y podemos evitar que las ideas, hábitos y creencias erróneas se interpongan en nuestro camino.

Como Mónica aprendió recientemente, la vida rara vez es fácil, pero siempre vale la pena. No hay razón para enfurruñarse en la tristeza, decepción o pesar. Incluso cuando ya no eres capaz de cambiar una situación, esta te desafía a cambiarte. Y eso lo cambia todo.

Esto es lo que todos necesitamos hacer, DIARIAMENTE, para evitar dolores de cabeza innecesarios, angustias y arrepentimientos mientras viajamos a lo largo de este año…

1. Está donde estás. La felicidad es dejar ir como crees que tu vida debería ser ahora, y apreciarla por todo lo que es.

2. Considera cuán increíblemente afortunado eres de estar aquí en este momento. Y entonces, ponte en marcha y saca el máximo provecho de esa buena fortuna.

3. Dite: “¡Soy SUFICIENTE!” siempre que comiences a sentir que no lo eres.Lo que haces en la vida, a fin de cuentas, viene de quien crees que eres.

4. Hagas lo que hagas, hazlo con amor y pasión, con atención y conciencia plena. Está presente y pon todo lo que tienes incluso en tus actos más pequeños.

5. Evita hundirse en la confortable mediocridad de no hacer nada (que es siempre la opción más sencilla). Desafíate a vivir con la pasión y la riqueza que mereces.

6. Dile “no” a las cosas buenas cuando debas, para ser capaz de decirle “sí” a las cosas importantes. No podemos hacerlo todo.Se consciente y elige sabiamente.

7. Una y otra vez, recuerda el por qué. Con un por qué lo suficientemente fuerte, serás capaz de hacer lo que se requiere en cualquier momento y en cualquier circunstancia.

8. Duda de tus dudas antes de dudar de tu fe. ¿Qué tan decepcionado estarías si llegaras al final de tu vida y descubrieras que fuiste hecho para disfrutar de la vida, y que todo lo que hiciste fue dudar?

9. Dejar de tener miedo a lo que podría salir mal y empieza a pensar en lo que podría ir bien. Recuerda, incluso las decisiones equivocadas pueden llevarnos a los lugares correctos. Cuando no consigues lo que quieres, considera que podría ser una bendición disfrazada.

10. Deja de enfocarte en lo inconveniente que es la vida, y comienza a enfocarte en algo positivo que puedas hacer en respuesta.

11. Date un poco más de espacio. Respira profundamente cuando lo necesites. A veces tienes que distanciarte por un tiempo para ver las cosas más claramente otra vez. No tomes una decisión permanente por una emoción temporal.

12. Se consiente. El estrés proviene de la forma en que reaccionas, no de la forma en que es la vida. Ajuste tu actitud y el estrés se irá. Tú controlas la forma en que ves la vida. Justo en este momento, tus pensamientos están marcando la dirección para tu día. Elige pensamientos que conduzcan al día que más deseas vivir hoy.

13. Deja que las cosas sean menos que perfectas. No vivas tanto intentando crear tu vida perfecta como para olvidar vivir una genial.

14. Siempre que sea factible, diviértete en cada paso del camino.

15. Fija un ejemplo. Trata a todos los demás con amabilidad y respeto. En otras palabras, no seas perezoso ni juzgues a la gente. Se amable. Pregúntale por sus historias. Escúchalos. Se humilde. Está abierto. Se enseñable. Sé un buen vecino.

16. Presta atención a las acciones de las personas. Es posible que la gente no siempre te diga qué piensan de ti, pero siempre te lo mostrarán.

17. Pasa mucho más tiempo con aquellos que te hagan sonreír y mucho menos tiempo con aquellos que te hagan sentir presionado por impresionarlos. (Y recuerda, puedes ser amable con las personas y elegir no estar cerca de ellas todo el tiempo.)

18. Aléjate del drama con gracia. Dondequiera que haya mucho drama, normalmente hay mucha mentira y manipulación.

19. Simplifica todo lo que sea posible. Elimina el desorden en tu espacio físico y mental.

20. Si todo lo demás falla, el mejor consejo que he encontrado es “dormir”. Todo cambia por la mañana.

En última instancia, la mayor diferencia entre la gratitud y el arrepentimiento es la actitud. Se trata de cómo ves la vida y lo que decides hacer con ella cada día.

Vivir MejorEntre mantenerte en contacto con tus amigos y familiares, tratar de ser una súper estrella en el trabajo, y mantenerte al día con las tareas domésticas, la vida puede ponerse bastante complicada.

Sin embargo, un reciente hilo de Quora llamado “¿Cómo puedo hacer mi vida más simple?” sugiere que la vida no siempre tiene que ser tan complicada como la hacemos.

Varios usuarios proporcionaron sugerencias útiles sobre cómo agilizar nuestras vidas diarias. Aquí tienes nueve de nuestras ideas favoritas sobre cómo puedes hacer tu vida un poco más simple todos los días.

Sólo di no.

Si bien puede no ser fácil, decir no a todo lo que suma desorden a tu vida, deja espacio para lo que es más importante para ti.

“Tienes que decirle no a todo lo que no importe,” dice Oliver Emberton. “Practica decir que no a todo por defecto, y haciendo raras y preciosas excepciones.”

Una vez que comiences, tus prioridades serán más claras.

Vete al extranjero.

El usuario Quora Mark Pan sugiere mudarte a otro país por un par de años. La transición te obligará a dejar de lado grandes complicaciones tales como un trabajo insatisfactorio o una relación desordenada, así como te forzará a recortar tus pertenencias.

“Una vez que vuelvas, tendrás mucho menos equipaje, tanto tangible como intangible, y serás capaz de empezar de nuevo en muchos aspectos,” dice.

Decídete.

Ignorar las decisiones tirándoles un “No sé” sólo hará más difícil la elección en el largo plazo.

Radhika Devidas explica: “Esta sensación de ‘No sé’ que tienes de vez en cuando sólo significa que tienes que considerar un poco más para llegar a algo sólido. Cuando dejas las cosas en esta etapa, tienden a hacerse enormes y a menudo cancerosos cuando captan tu atención la segunda vez.”

Limpia tu casa.

Patricia Mineault recomienda, literalmente, limpiar tu casa una vez al año.

“Deshazte de la mitad de tus cosas,” dice ella. “Por supuesto, comprarás más cosas durante el año, pero también tendrás menos cosas en promedio. Te sorprenderá el poco material que necesitas.”

Autumn Knudson está de acuerdo, añadiendo que debes enfocarte en comprar solamente los elementos esenciales de alta calidad.

“Hazlo de modo que no tengas que preocuparte por reparar o sustituir estas cosas,” dice Knudson.

Cuanto menos tiempo dediquemos a sustituir ropa y muebles gastados, más tiempo tendrás para dedicarte a las tareas más importantes.

Decide lo que realmente necesitas.

Es fácil quedar atrapado en algo que deseas y decides que no puedes vivir sin él. Pero la verdad es que las personas sólo necesitamos unos pocos elementos básicos, tales como alimentos, agua y refugio.

“Cuantas más cosas poseemos / perseguimos / deseamos, menos nuestras vidas son nuestras,” dice Krystle Hannigan. “Las personas terminan siendo ‘propiedad’ de todas sus adquisiciones.”

No dejes que grandes casas, coches de lujo o ropas de diseño te alejen de cosas más significativas, como encontrar tu propósito y desarrollar relaciones más profundas, aconseja Hannigan.

Anda en bicicleta.

Simplificar tu transporte optimiza automáticamente varios otros aspectos de tu vida.

“Ahorrarás en gasolina, seguro, estacionamiento, y costos de mantenimiento. ¿Quién necesita un gimnasio? Recibirás una sesión de ejercicio de camino al trabajo!” dice Ryan Killoran.

Killoran no está solo en esto. Mike Lince sugiere vender tu coche también.

“Pon tu dinero del transporte en un carpooling, transporte público y taxis, y te sobrará dinero,” escribe. “Usa el tiempo de viaje para leer, tomarte una siesta o hacer un sudoku para entretenerte.”

Toma un descanso de tu teléfono.

Entre consultar tu email, responder los mensajes de textos, y pasar al siguiente nivel de Candy Crush, nuestros teléfonos se comen horas de valioso tiempo y pueden causarnos un estrés innecesario.

Tan vez no sea factible deshacerte de tu teléfono para siempre. Pero puedes agregar gratos momentos de simplicidad a tu vida con sólo dejarlo de lado en los momentos que sabes que no lo necesitarás, según sugiere Mike Fishbein.

Organízate.

Mantener tu área de trabajo libre de basura te ayudará a mantener tu mente despejada también.

Christopher Chen explica que “al organizarlo y mantenerlo ordenado, vas a hacer que encontrar un libro, papel, o carpeta sea mucho más fácil, y esto te ahorrará tiempo. No importa qué tan cliché pueda sonar esto, tener un espacio de trabajo limpio, también eliminará el desorden que hay en tu propia cabeza, y podrás concentrarse más fácilmente.”

Otra forma de eliminar el desorden extra alrededor de tu escritorio: Paga las facturas por internet y registrarse para que no te envíen el resumen de tu cuenta bancaria en papel.

“Y entoncen recibirás muy poco correo real. Y podrás tirar el resto de la pila a la basura,” dice Steve Coffman.

Disfruta las cosas pequeñas.

Tómate el tiempo necesario para apreciar los pequeños momentos de la vida en vez de salir corriendo de una actividad a otra.

Dan Alia tiene algunas sugerencias de por dónde empezar: “Ve una puesta de sol, escucha a los niños reír, paga el café de la persona detrás de ti, sonríele a un extraño, pon música, escucha más, llama a tu mamá y dile que la amas, bebe más agua, disfrutar realmente una brillante, crujiente, deliciosa manzana roja, y siempre deja todo mejor que lo que lo encontraste.”

grandeTe veo excelso, poderoso, grande y brillante.

¡Ojala pudieras salir de ti y verte como te veo yo!, desde tu esencia completa e íntegra, querido amigo.

Te empeñas en ver solo tus pequeñeces y obvias ese todo maravilloso que hay en ti.

Te miro y veo tu fuerza, tu arrojo, tu determinación, que tapas con ese manto lastimero y autocompasivo de quien no se atreve a Ser con mayúsculas, temeroso de dios sabe qué; y no lo entiendo, porque te privas de vivir una vida plena, de llevar luz a aquellos que la necesitan y a ti mismo.

Vuelves a dejarte aprisionar por creencias absurdas (no puedo, no debo, soy alto, soy bajo, soy bueno, soy malo, soy gordo, soy flaco, soy…..), y tu ser se torna pequeño y vulnerable, apenas un mal reflejo de lo que verdaderamente es; o quizás prefieres vivir esa vida pequeña y miserable, atemorizado y ruin aunque, eso sí, más cómodo pero no más feliz ni más realizado.

Solo una propuesta de prueba: hoy, en aquello que creas que no debes, o no puedes o no… fuérzalo hasta que lo consigas; no fumes ese cigarrillo, no tomes esa copa, di esa palabra amable a tu contrincante, pide ese perdón que te está consumiendo, da ese beso que anhelas, haz esa llamada que temes, dí que si o dí que no pero dí.

Será difícil, te atenazará ese traje pequeño que llevas, pero una vez hecho, saldrá ese Yo brillante y decidido. Solo te tienes que dar permiso para ser Tú, desde tu esencia, desde tu grandiosidad.

Gracias por ser tú, gracias por ser así.

mantrasDe la Parte I

Aquí tienes 52 mantras matutinos – uno para cada semana del año (nota: puedes comenzar tu año de mantras matutinos cuando quieras).

Yo elijo uno de estos mantras cada lunes por la mañana y me siento en silencio durante dos minutos, repitiéndola en silencio en mi mente como si estuviera meditando. También la escribo en un post-it y la pego en mi monitor durante la semana.

Este ritual semanal me ayudó a reducir el innecesario estrés en mi vida recordándome que mantenga las cosas simples, pacíficas y en perspectiva.

Parte II

27. Demasiado a menudo nos vemos a nosotros mismos como la víctima, y no como el creador, de nuestra situación actual. Es por eso que nuestras vidas son tan difíciles de cambiar.

28. Cuando ya no eres capaz de cambiar una situación, esta te desafía a cambiarte a ti mismo. Y eso lo cambia todo.

29. Ser feliz y estar agradecido no significa que todo sea perfecto. Significa que decidiste mirar más allá de las imperfecciones.

30. Tu vida mejorará solamente cuando tomes pequeñas elecciones, y la primera y más difícil elección que puedes tomar es ser honesto contigo mismo.

31. No es lo que le dices a todos los demás lo que determina tu vida;es lo que te susurras a ti mismo lo que tiene el mayor poder.

32. La conciencia no es notar lo que está sucediendo a tu alrededor, sino también lo que ocurre dentro de ti.Mantén tus ojos abiertos y tu Ser en mente.

33. Ten cuidado de a quién le das el micrófono y el escenario en tu vida, especialmente cuando los tiempos sean difíciles. No sólo escuches la voz más fuerte.Escucha la más verdadera.

34. No dejes que alguien que no ha hecho nada te diga cómo hacer tus cosas. No dejes que las pequeñas mentes te convenzan de que tus sueños son demasiado grandes.

35. No puedes basar tus ideas de éxito y felicidad en las opiniones y expectativas de otras personas.

36. A veces necesitas distanciarte para ver las cosas claramente otra vez.

37. No tengas miedo de caminar solo por el camino menos transitado, y no tengas miedo de amar cada minuto en él.

38. Dondequiera que esté tu corazón; dondequiera que esté tu verdad; ahí es donde encontrarás tu razón para sonreír.

39. No dejes que no saber cómo terminará de impida empezar hoy.La incertidumbre no nos deja ir a donde la verdadera magia de la vida nos espera.

40. No puedes tener miedo de tener ciertas conversaciones. Es mejor hablar y saberlo, que seguir adelante y no llegar a ninguna parte. La comunicación es clave.

41. No importa lo que suceda en la vida, se bueno con la gente.Ser bueno con la gente es una forma pacífica de vivir, y un hermoso legado para dejar.

42. Cambiar el mundo no requiere de hazañas increíbles, sino de hacer pequeñas cosas con gran amor. Piensa en simple, no en espectacular.

43. Nuestros días son siempre más felices y más satisfactorios cuando le damos a la gente alrededor nuestro un poco de nuestro corazón, en lugar de un pedazo de nuestros pensamientos.

44. No juzgues a alguien solo porque haya cometido errores diferentes a los tuyos.

45. Cuando eliges ver lo bueno en los demás, terminas encontrando lo bueno en ti mismo.

46. Se un ejemplo. Trata a todo el mundo con amabilidad y respeto, incluso a aquellos que son groseros contigo; no porque sean agradables, sino porque tú lo eres.

47. Está agradecido por todas las personas groseras, desagradables y difíciles que conozcas en tu vida.Sirven como importantes recordatorios sobre cómo NO debes vivir.

48. No hay trabajos permanentes en este planeta.Todos estamos internando aquí.Aprende de todos, mantente humilde, y no te olvides de pasar un buen rato.

49. No hay tal cosa como ser una persona hecha a sí misma.Alguien más creyó, alentó, e invirtió en ti.Se agradecido y se ese alguien para otros.

50. Acepta lo que es, deja ir lo que fue, y ten fe en tu viaje.

51. Cada día es un nuevo comienzo. Trátalo de esa manera. Deja de pensar en lo que podría haber sido y empieza a mirar lo que podría ser.

52. Ahora mismo todo comienza de nuevo. Las posibilidades son infinitas. Se lo suficientemente fuerte como para dejar ir, lo suficientemente sabio como para seguir adelante, lo suficientemente diligente como para trabajar duro, y lo suficientemente paciente como para esperar por lo que has ganado.

vida1. La vida es acerca de ensayo y error

Cuando eres un adolescente, sientes que buscar quién eres es el cambio mental clave en tu vida.

Buscas establecer tu identidad y determinar qué te gusta y qué no te gusta. Piensas que cuando seas más viejo, estarás más seguro acerca de quién eres, qué haces y qué debes hacer. Pero cuando envejeces, te das cuenta que aún estás buscando y no estás muy de acuerdo con los resultados que vas obteniendo.

Cambias de trabajo. Te mudas de ciudad, o hasta de país. Tus relaciones se derrumban para renacer con otra pareja nueva. Buscas algo que hacer, y pones todo tu empeño en ello. Puede ser que fracases, pero sigues hacia adelante.

Todos están tratando de averiguar qué hacer con su vida, así como tú lo estás haciendo. Aún los que parecen estar seguros de todo, están tan confundidos e inseguros como tu. Sólo que pretenden que todo está bien.

Algunas personas se avergüenzan de mostrar signos de incertidumbre, pensando que es mostrar sus vulnerabilidades y debilidades. Otras personas están abiertas a un camino de ensayo y error, creyendo que los llevará a encontrarse a sí mismos a medida que vayan avanzando.

Cualquiera que sea el camino que tomes, debes estar en cuenta que a medida que envejeces, aún vas a tener que resolver tus asuntos a medida que se vayan presentando, y que no sabes realmente cuál es tu destino final. Podrías pensar que no es cierto, y que sabes lo que quieres hacer y lo sabes lo que estás haciendo.

Pero no, muy dentro de ti sientes incertidumbre y no estás seguro, pero no demuestras lo que sientes. Puedes pensar que a medida que envejeces estarás más seguro y sabrás exactamente qué estás haciendo, pero no siempre es así.

Tus padres, a quien veías como seguros de lo que estaban haciendo, seguramente estarán tan confundidos como tu. Aún estarán pensando en cuándo deben retirarse y qué van a hacer al retirarse. Seguro que estarán asustados por las enfermedades que les están apareciendo y las que aún falta por aparecer.

Algunos están buscando a un nuevo amor que reemplace el viejo amor que ya se acabó, y estarán probablemente más confundidos que tú acerca de las relaciones, del amor, de la vida.

Cuando te das cuenta que la vida es ensayo y error, y que seguirá siendo así, aceptas con más facilidad a la vida y a las circunstancias que vida te ofrece. No importa lo que entre en tu vida, a la larga se irá. No importa lo que decidas hacer, hará crecer a tu corazón, o te lo encogerá. Vives y aprendes. No importa cuál sea el riesgo que vayas a tomar, tu estarás bien.

En vez de tratar de sentir certidumbre acerca de tu vida, aprendes a vivir con la incertidumbre. Porque una vez que lo haces, te sentirás seguro acerca de ti y de tu vida. Después de todo, es lo único constante en la vida.

Entonces: arriésgate… porque no importa si te equivocas. Es sólo otro error. Puedes probar de nuevo.

2. La vida tiene su ritmo

 ¿Has escuchado el dicho de “todo a su debido tiempo”? Bueno, a medida que vas envejeciendo te das cuenta que no puedes obligar al tiempo. La vida tiene una manera de presentarse, a su propio ritmo. La vida tiene sus ritmos propios y naturales.

Cada pequeña cosa en la vida te está preparando para algo más grande. Esos logros que tuviste en la escuela te ayudan a tener confianza en ti mismo y aumenta tu autoestima. Los cargos que tuviste cuando estabas recién graduado te prepararon para los cargos más elevados, a pesar de sentir que estabas llevando a cabo tareas sin importancia la mayor parte del tiempo. Las personas que fueron tu pareja en alguna oportunidad de permitieron irte conociéndote, saber lo que quieres y lo que no quieres, y con que eres compatible.

La vida tiene su propio ritmo. Puedes tenerlo todo, pero no todo a la vez. Y si no te mantienes enfocado, puede que no tengas nada.

3. La vida tiene su propia energía

Todos quieren ser felices. En el camino a la felicidad, quieres entender quién eres, dónde estás parado, cuál es tu naturaleza, y cuáles son tus intereses y pasiones. Cuando puedes hacer lo que haces de una manera natural e innata, así sea en trabajos manuales, en hobbies o en actividades al aire libre, te sientes que estás vivo.

Desafortunadamente, muchas personas no se permiten ir al ritmo de la vida. Quieren ir en dirección contraria. Esas personas pueden estar trabajando arduamente para conseguir alguna meta, quizás un éxito académico o profesional. Pero no siguen al ritmo, y ponen de lado su amor natural y sus pasiones para poder alcanzar la meta.

No han dejado que la vida fluya a su propio ritmo y con su propia energía. Como resultado de ello, se sienten estresados, cansados y agotados, lo que los lleva a encontrar algo que los ayude a recuperar su estado normal de energía. Algunos hacen deportes, meditación, yoga, y otros consumen alcohol moderadamente. Otros, han perdido sus almas por el abuso del alcohol, apuestas, cigarros y drogas.

La vida tiene su propia energía, y cuando el flujo de energía se bloquea o se abusa de ella, te sientes estresado y perdido.

Sientes que necesitas control. Y algunos cuando se encuentran con personas con malas influencias, se sienten que están en control nuevamente, que pueden controlar lo que sienten. Sin embargo, sin importar cuán bien te hace sentir el apoyo emocional, el confiar tus emociones y tu energía sobre esas personas sólo te llevará a perder el control de tí y de tu vida aún más.

4. La vida es más fácil cuando puedes manejar mejor tus emociones

En los primeros años de tu vida adulta, puedes sentir que aún estás buscando quién eres y que la vida se hará más fácil cuando seas mayor.

Sin embargo, a medida que vas envejeciendo te das cuenta que la vida no se hace más fácil. De hecho, lo que se hace más fácil es el manejar tus propias emociones, a medida que se va desarrollando tu fuerza de voluntad.

Mi papá siempre me decía…

Todos nacen con la habilidad de ser exitosos. Pero en el camino al éxito, los obstáculos y retos que cada quien tiene que enfrentar son sus propias emociones. La habilidad de manejar tus emociones y desarrollar autodisciplina es lo que determinará si serán o no exitosos.

Por otro lado, la vida se hace más fácil cuando eres más positivo y más resiliente, es decir, cuando sabes como recuperarte de los fracasos en la vida, combatir pensamientos negativos, mantener la calma en situaciones irritantes, y dejar ir a la gente mala a quien amaste.

Tener autodisciplina no es fácil. Requiere mucho autocontrol.

Cuando vives tu vida a su ritmo, cuando haces las cosas que te encantan y te apasionan, en la que eres bueno de manera innata y te mueves a tu propio ritmo natural, no sientes que que necesitas apoyarte en algo para recuperar tu energía. Sólo fluyes. Te sientes con energía. Te sientes con pasión, y trabajas más arduamente hacia tu meta porque tu pasión te motiva intrínsecamente. Te sientes feliz.

5. La meta final de la vida no es encontrar la felicidad

La meta en la vida no es la búsqueda de la felicidad. De hecho, todo lo que tienes que hacer es dejar de tratar de encontrar la felicidad y simplemente ser feliz.

Cuando sientas que tu estado actual no es suficientemente bueno para ti, y no estás feliz, entonces empieza a buscar en otro lado. Y entonces tu búsqueda de felicidad se hace eterna y te preguntas por qué no eres feliz.

Todo empieza con la aceptación. Aceptarte a ti mismo, a tus circunstancias y a tus situaciones.

La vida nunca será perfecta. Pero la vida parecerá perfecta cuando has aceptado que la vida no es perfecta. La felicidad viene cuando aceptas la imperfección, los defectos, los momentos buenos y los momentos malos, y al disfrutar esos momentos en la vida.

Todo pasa. Las cosas buenas pasan y se van. Las cosas malas pasan y se van. Sólo acepta la vida como es. Haz los ajustes y adáptate a las situaciones que se te presenten.

Si estás corto de dinero en este mes, gasta menos. Si odias tu trabajo, renuncia y busca otro trabajo. Si tu pareja abusa de ti, termina la relación. Si te enfermas mucho, empieza a hacer ejercicios y a comer una dieta saludable.

Conclusión

La vida no está hecha para ser perfecta, ni para ser fácil. La vida es un juego, Y tú eres el jugador. Y los jugadores se enorgullecen de su habilidad para alcanzar retos.

Puede que no te des cuenta, pero constantemente buscamos retos para nosotros mismos para poder avanzar hacia adelante, ya sea escalando en nuestra profesión, comprando un carro, comprando una casa, mudándote de ciudad o de país, teniendo un hijo, empezar tu propio negocio, invertir en negocios, aprendiendo otro idioma, o simplemente haciendo triatlón.

La vida tiene su propio ritmo. Encuentra tu propio ritmo. Haz las cosas en las que eres bueno. Y deja que la vida tome su curso.

Vivir MejorHaz un gran trabajo, serás promovido, y entonces serás feliz. Esta es la fórmula actual de la felicidad.

Nos enseñaron que el trabajo duro nos guiará al éxito y que eventualmente dará lugar a la felicidad. Pero los expertos en felicidad dicen que nuestra fórmula está equivocada. Afirman que ser feliz primero es lo que nos lleva a hacer un gran trabajo y tienen grandes éxitos.

Un análisis de Harvard Business Review de cientos de estudios sobre la felicidad mostró que los trabajadores felices eran 31% más productivos, vendían 37% más, y eran tres veces más creativos. Pero ¿cómo podemos lograr este feliz estado mental?

Neil Pasricha, autor del exitoso libro The Book of Awesome ahora escribió un segundo libro llamado The Happiness Equation en el cual describe los pasos hacia la felicidad. Pasricha sostiene que todo lo que necesitamos son 20 minutos al día para llevar a cabo uno de los cuatro hábitos de felicidad:

Da tres paseos a la semana.

Sabemos que la actividad física puede afectar nuestro estado de ánimo, pero Pasricha señala un estudio realizado por investigadores del Estado de Pensilvania que descubrió que tres paseos de 20 minutos por semana aumentó la felicidad en gran escala de personas que estaban tomando antidepresivos, lo que demuestra que el ejercicio por si mismo puede afectar tu felicidad.

Revive tu día.

Pasricha llama a esto revivir por 20 minutos “Si al final del día anotas en un diario por 20 minutos alguna experiencia positiva que te haya hecho feliz durante el día, serás más feliz,” dice.

La razón por la que escribir en un diario una experiencia positiva puede hacerte más feliz, dice, es que al escribirla obtienes un efecto triplicado de la experiencia positiva. En primer lugar, tienes la experiencia positiva. Entonces, al escribir sobre ella, vuelves a vivirla. Si lees lo que has escrito, vuelves a vivirla de nuevo, dándole tres momentos positivos de una experiencia.

Esto funciona para los resúmenes semanales también. Al final de la semana, escribe cinco cosas por las que estés agradecido. Ver el lado positivo simplemente te hace sentir mejor sobre las cosas que a lo mejor no están saliendo como esperabas.

Haz cinco acciones al azar.

Comprometerte a realizar cinco actos de bondad al azar durante una semana, dice Pasricha, tiene mayor impacto en tu felicidad que el ejercicio.

Estos actos de bondad al azar pueden ser cosas tan simples como mantenerle la puerta abierta a alguien o pagar el café de alguien. La razón por la que estos actos de bondad nos hacen felices es porque nos hacen sentir bien con nosotros mismos. “Si mantengo una puerta abierta para ti, me siento bien, me siento orgulloso de lo que soy y eso me llena de felicidad,” dice Pasricha.

Medita.

“Si cierras los ojos y respiras profundamente en silencio, aumentarás la actividad en la corteza prefrontal de tu cerebro, el área responsable de la concentración y la atención,” dice Pasricha.

Meditar durante tan sólo 20 minutos al día hará que seas menos propensos a ser afectado por las distracciones, permitiéndote ser más productivo durante el resto del día. Si tienes problemas para cerrar tus ojos y sentarte en silencio, intenta utilizar alguna app de meditación para ayudarte. Pasricha utiliza una app gratuita llamada Headspace para sus prácticas de meditación.

mantras“¿Qué día es?,” Preguntó Pooh.
“Es hoy,” chilló Piglet.
“Mi día favorito,” dijo Pooh.

Aquí tienes 52 mantras matutinos – uno para cada semana del año (nota: puedes comenzar tu año de mantras matutinos cuando quieras).

Yo elijo uno de estos mantras cada lunes por la mañana y me siento en silencio durante dos minutos, repitiéndola en silencio en mi mente como si estuviera meditando. También la escribo en un post-it y la pego en mi monitor durante la semana.

Este ritual semanal me ayudó a reducir el innecesario estrés en mi vida recordándome que mantenga las cosas simples, pacíficas y en perspectiva.

1. El secreto para ser agradecido no es un secreto. Tú eliges estar agradecido. Y entonces lo haces una y otra vez.Cada día. Y cuando te olvidas, comienzas de nuevo.

2. Si te preocupas demasiado por lo que podría ser, y te preguntas por demasiado tiempo por lo que podría haber sido, ignorarás y te perderás completamente de lo que es.

3. No sabes lo que traerá el futuro. Así que tu mejor estrategia para vivir es hacer el mejor y más positivo uso del presente.

4. Dos cosas, más que cualquier otra cosa, te definen a diario: tu paciencia cuando tienes problemas, y tu actitud cuando no los tienes.

5. La paciencia no es sobre esperar; es la capacidad de mantener una actitud positiva mientras trabajas duro por lo que crees.

6. No es egoísta disfrutar de la vida. Lo egoísta es insistir en ser negativo a pesar de todas las posibilidades positivas que están disponibles para ti.

7. Antes de desperdiciarlo con ira, resentimiento, rencor o envidia, piensa en lo precioso e insustituible que es tu tiempo hoy. La positividad siempre vale la pena!

8. Puedes estar agotado. Puede estar desalentado. Puedes sentirte incómodo. No importa qué, tu mejor opción siempre es avanzar positivamente hacia delante.

9. Esos momentos en los que no te sientes positivo, son los momentos en que elegir ser positivo marca la mayor diferencia.

10. Es imposible lograr lo que asumes que no puedes hacer. Ten cuidado de no convertirte en un prisionero de tus suposiciones.

11. Si realmente deseas mejorar tu auto-confianza, autoestima y valoración, deja de permitir que otras personas sean responsables de ellas.

12. Tu historial de atravesar días difíciles es del 100% hasta ahora.

13. Cuando no consigues lo que quieres, considera que podría ser una bendición disfrazada, permitiéndote tener algo aún mejor, dentro de poco.

14. Usa tus problemas y frustraciones de hoy para motivarte en lugar de para molestarte. Tú tienes el control de la forma en que vez la vida.

15. Lo que puede parecer un revés, es en realidad una oportunidad para aprender algo nuevo y desarrollar una estrategia más efectiva y realista.

16. Una y otra vez, recuerda por qué. Con una razón lo suficientemente bastante fuerte, serás capaz de hacer lo que se requiera en cualquier momento y en cualquier circunstancia.

17. Se decidido y ambicioso, pero no por un desesperado sentido de necesidad; hazlo por amor a las posibilidades. Disfruta de tu viaje!

18. Haz lo tuyo con pasión e integridad incluso si los demás no lo notan.Hacemos lo que hacemos no por un aplauso, sino porque sabemos que es lo correcto.

19. Si el pasto se ve más verde en lo del vecino… deja de mirar.Deja de comparar. Deja de quejarte y empieza a regar el pasto sobre el que estás.

20. Cuando estás perdido en la preocupación, es fácil confundir tus preocupaciones con la realidad, en lugar de reconocer que son sólo pensamientos.

21. Sea cual sea tu desafío, preocuparte por él no te ayudará. Haz algo para abordarlo o haz algo para dejarlo ir.

22. A menos que lo dejes ir, a menos que te perdones a ti mismo, a menos que perdones a la situación, a menos que aceptes que terminó, no podrás seguir adelante.

23. La mayoría de las personas se hacen a ellas mismas infelices al encontrar imposible aceptar la vida tal como es en este momento.

24. No puedes calmar la tormenta, así que deja de intentarlo.Lo que puedes hacer es calmarte, y la tormenta pasará.

25. Nada es permanente.Cuando entiendes esto, puedes hacer casi cualquier cosa que deseas porque ya no estás intentando aferrarte a las cosas, no más.

26. Los cambios más poderosos ocurren cuando tomas el control sobre lo que tienes poder, en vez de anhelar controlar todo lo que no puedes.

exitoCuando eres una persona ambiciosa sientes que fallas seguido, ¿te has preguntado por qué? Aunque no lo creas, las metas pueden hacerte pasar tragos amargos cuando las cosas no salen como las planeabas.

Aunque mucha gente no lo acepte, vivimos en un mundo que refuerza este sentimiento, ya que te guste o no, todos comparamos las posesiones materiales con el éxito.

Un estudio por Strayer University encontró que 90% de los estadounidenses creen que la felicidad es el indicador más grande del éxito, (más que el mismo poder o prestigio).

Adrentándonos más en el tema, 67% definió al éxito como tener buena relación con amigos y familia, mientras que 60% dijo que es amar lo que uno hace. Sólo 20% aseguró que la riqueza monetaria es la que determina el éxito.

Cuando se trata de éxito, nuestros ojos suelen llevarnos por mal camino, pues es difícil pensar que aquellos que tienen las casas más grandes, los coches más lujosos y los amigos más influenciadores, no son los más exitosos.

Independientemente de lo que logres, siempre habrá alguien con más y esto te hará sentir que pierdes. Recuerda:

“El problema no es tu falta de juguetes, es creer que éstos indican lo que realmente es éxito”.

Si alguna vez te preocupas por no ser lo suficientemente exitoso, tal vez no estás evaluando las características correctas. A veces sólo necesitas un recodatorio de todo lo que has logrado.

Estos son los indicadores:

1. Ya no eres el centro del universo

Todos conocemos a gente exitosa que actua como si fuera el centro de todo, ya que, (según ellos) es su mundo y el resto de nosotros vive en él. Eso no es éxito.

El éxito requiere de empatía, de darte cuenta que los sentimientos y sueños de los demás son igual de importantes que los de nosotros.

2. Te mantienes positivo

La esperanza y el optimismo son esenciales componentes de una vida feliz. Si te quedas atascado en las cosas que te han salido mal, te vas a amargar y te volverás resentido. Cuando eso pase fallarás, sin importar lo que hayas logrado.

El éxito real significa siempre ver el lado positivo y creer que tienes el poder de hacer de las peores situaciones algo mucho mejor.

3. Sabes que el fracaso no es para siempre

Haz aprendido que las únicas personas que nunca fallan son aquellas que no lo intentan. Si fracasas, no piensas automáticamente que eres un perdedor, al contrario, ves a éstas como una oportunidad para aprender.

Tus errores pavimentan el camino del éxito y es esa frustración que sientes la que te obliga a ver las cosas de una manera distinta.

4. Mantienes las cosas en perspectiva

Las cosas malas pasan. Es parte de la vida. Pero siempre ten en mente que para muchos, nuestros peores días parecieran vacaciones para los que realmente tiene problemas, como lo es no tener que comer, o intentar sobrevivir a una guerra civil.

Dejar las llaves adentro del coche, o que no te hayan promovido no suena tan mal si lo ves desde otra perspectiva. Si tú manejas esta hablidad a la perfección ya tienes un gran éxito de tu lado.

5. Pides ayuda cuando lo necesitas

El no querer pedir ayuda, sin importar la posición en la que te encuentres, es una señal de inmadurez emocional.

Pedir ayuda significa que ya entendiste que no tienes que demostrar que eres perfecto todo el tiempo. Hacerlo demuestra que no te da miedo que la gente vea tus debilidades, pues sabes que no se llega sólo al éxito.

6. Te das cuenta que la vida no es un juego al azar

Y tampoco es un sube y baja.

Solamente porque alguien logre un éxito enorme no quiere decir que tu pierdas a la misma proporción. Sólo quiere decir que no ganaste esa vez en particular. Un signo seguro de éxito es la habilidad de celebrar el éxito de otros con entusiasmo sincero.

7. Sabes cuál es la diferencia entre ser dramático y ser emocional

¿Recuerdas aquellos días en los que las relaciones estables te causaban pereza y rápidamente te cansabas de cualquiera que te tratara como debería?

Si ese tipo de drama ya es cosa del pasado ¡felicidades! Preferir la estabilidad ante el drama ya es triunfar.

8. Ya no te importa lo que los demás piensen

Sólo te preocupa la demás gente cuando todavía sientes que tienes que probar algo. Así que si ya no te pasa, puedes sentir que lo has logrado.

Cuando eres sincero contigo mismo y tus principios te das cuenta que las opiniones de los demás son sólo eso, opiniones. No tienen efecto en la realidad y no cambian quién eres.

9. Aceptas qué es lo que no puedes cambiar y lo que sí

Hay una gran diferencia entre pesimismo y practicidad. Si hay un huracán aproximándose no hay nada que puedas hacer para detenerlo, pero una vez que aceptas que éste está cada ve más cerca, empiezas a trabajar en cómo mitigar sus efectos.

Sólo te podrás mover hacia delante una vez que hayas explorado tus opciones. Tomar responsabilidad de cambiar las cosas que no te gustan de tu vida es un gran indicador de éxito.

No tiene sentido que te sientas un fracaso solamente porque crees que deberías tener un mejor trabajo, una casa más grande o un coche más nuevo. El verdadero éxito viene de adentro y es completamente independiente a las circunstancias.

 

 

 

Subir »
FB