Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

energíaEstamos casi a final del año, y éste no es un buen momento para que disminuya tu nivel de energía.

Aunque tu pasión por el trabajo ya no te motive lo suficiente, no puedes darte el “lujo” de retirarte ni por un segundo. Mantener un buen nivel de energía y conservar el enfoque en el negocio es algo que viene desde dentro, no de una bebida con cafeína o de otro tipo de estimulante.

Te presentamos seis formas en las que puedes aumentar tu energía:

1. Duerme bien

Es común escuchar a los emprendedores, en especial a los novatos, decir que duermen sólo cuatro horas en la noche. Sin embargo no es nada recomendable.

Los que no duermen lo suficiente puede que soporten la situación durante algún tiempo, pero a la larga esto afectará en tu productividad y creatividad. El cuerpo y la mente necesitan descansar para recargar baterías. Lo más recomendable es dormir alrededor de siete horas diarias.

2. Escribe tus metas dos veces al día

Haz una lista de tus objetivos en cuanto te levantes en la mañana, y nuevamente cuando te vayas a dormir en la noche. Esto te ayudará a mantenerte enfocado en lo que realmente quieres y por qué lo quieres.

No estamos hablando de una simple lista de pendientes; sino de un listado de grandes metas que deseas conseguir en tu vida, por ejemplo, por qué vas al trabajo y qué es lo que esperas lograr de tus esfuerzos.

Concentrarte en estas metas te ayudará a impulsar tu pasión y energía.

3. Ejercítate diariamente

Hacer un programa de ejercicios diario te ayudará a energizarte y a darte un sentido de dirección, control y poder.

Un buen ejercicio cardiovascular o hacer estiramientos en la mañana puede aumentar tu autoestima y hacer que fluya la adrenalina por el resto del día. Trata de incluir ejercicios de respiración o de meditación mientras trabajas tu cuerpo.

4. Vístete para el éxito

Vestirte bien cambia la forma en la que te ves a ti mismo y en la que te ven los demás.

Vístete de tal manera que muestres que estás orgulloso, preparado y confiado de alcanzar el éxito. La gente aprecia cuando haces un esfuerzo por lucir profesional. Su admiración puede entregarte el tipo de energía y seguridad que requieres para sostenerte en pie durante un día difícil.

5. Rodéate de gente que te apoye

Puedes unirte a organizaciones o clubes donde todos los miembros hagan algo que les emocione.

También intenta que tu familia esté en la misma página que tú. Si tu esposa(o), hijos, padres y hermanos celebran tus triunfos contigo, tendrás una buena fuente de inspiración para mantenerte motivado y con energía.

6. Crea una política de “no negatividad” en tu casa y oficina

Procura que la gente con la que trabajas y vives tenga una actitud optimista, en especial si son tu familia, empleados, socios o colaboradores.

Esto no significa que estés cerrado a las pláticas serias, sino más bien que procures evitar el uso de frases como “No podemos hacerlo” y “Eso no es posible”. El contar con una política de “no negatividad” es muy importante puesto que, de lo contrario, no encontrarás nada que te energice y te motive a encontrar soluciones.

Recuerda: siempre te enfrentarás a obstáculos y retos, pero conservar un nivel alto de energía te permitirá tener el poder e ímpetu necesario para superar esos baches que son los que forjan a los grandes empresarios.

aprenderCuando tiene 20 años, ¿es tiempo de posponer las preocupaciones, tomarse una margarita y disfrutar de la vida? ¿O son las “duras” lecciones de vida algo que debe experimentar antes de cumplir los 30 para ser exitoso?

BBC Capital consultó la plataforma digital de preguntas y respuestas Quora para averiguar cuáles son las lecciones de vida más difíciles que debemos aprender cuando somos jóvenes.

Estas fueron algunas de las respuestas.

1. Internet de los falsos amigos

El usuario de Quora Max Lukominskyi, director de mercadeo de la empresa Sliceplanner, dice que es fundamental aprender que “los amigos que hacemos a través de internet son falsos”.

“Por desgracia es así”, escribe Lukominskyi. “La mayoría de ellos no se preocupan por usted y no estarán ahí cuando los necesite”. Según Lukominskyi pasar por esa experiencia y sentir esas emociones acabará siendo su “mejor inversión”.

2. Conozca sus puntos débiles

Charita Johnson, otra de las usuarias de Quora dice que es importante que conozca sus propias debilidades.

Y es mejor que lo haga cuando es joven porque aprenderá que el mundo “se dará prisa en tratar de aprovecharse”.

3. Renuncie a los atajos

“No existen atajos mágicos para convertirse en una persona exitosa de la noche a la mañana”, dice Yuri Kruman, quien trabaja como orientador profesional. “Tienes que moverse constantemente y promocionarse frente a otras personas, contar una buena historia y saber siempre cómo lograr que cualquier audiencia lo escuche”.

Otra lección importante es que aprender a dominar una habilidad o un trabajo lleva más tiempo del que parece. Familiarizarse con él no es suficiente, “especialmente cuando está rodeado de gente brillante y motivada que ha estado haciendo lo que usted quiere hacer durante años”, explica Kruman. Hable correctamente si quiere llegar lejos. Eso también significa aprender a ir al grano.

“Si hay algo que la gente ocupada no soporta es a quienes se andan por las ramas”, escribe Kruman.”Exponga su punto de vista y pase página”.

4. Ponga a prueba sus límites

Superar sus límites es esencial cuando tiene veintitantos. Le ayuda a aprender a controlar sus impulsos, escribe Stefan Papp. “Si aprende esta lección cuando es joven, cuando sea mayor el riesgo de que crea que perdió algo será menor”

“Conozco a muchas personas de más de 40 que creen que se perdieron algo cuando eran más jóvenes y ahora tratan de revivir su juventud”, explica Papp. Nick Johnson, quien está haciendo un doctorado en neurociencia, dice que el verdadero reto de los veinte es aprender a manejar las contradicciones de todos los consejos que te dan.

Por ejemplo, “nadie le ayudará” se contradice con “sus verdaderos amigos están ahí cuando los necesitas”.

Johnson dice que hay algo bueno en todos los consejos “si se los da en el momento preciso alguien que sepa más que usted”. La lección más difícil: aprender qué consejo seguir en cada momento.

meditacionesNo es lo que le dices a todos los demás lo que determina tu vida; es lo que te susurras a ti mismo lo que tiene el mayor poder.

La felicidad en tu vida depende de la calidad de tus pensamientos. Tu mente es realmente tu campo de batalla. Es el lugar donde reside el mayor conflicto. Es donde la mitad del caos que pensabas era real, nunca sucedió. Pero si permites que estos pensamientos residan en tu mente, tendrán éxito en robarte la paz, la alegría y, en última instancia, tu cordura. Caerás en un colapso nervioso, en la depresión, y en la derrota.

No hay forma de escapar del hecho de que eres lo que piensas; que no puedes cambiar nada si no puedes cambiar tu forma de pensar.

Pero, ¿Estás listo para una gran noticia?

Puedes cambiar tu forma de pensar.

Y las mañanas son uno de los momentos más simples para hacer que este cambio transpire gradualmente en tu vida.

Cada mañana es muy importante. Es la base desde la que se construye el día. Cómo eliges pasar tu mañana puede usarse para predecir el tipo de día que vas a tener.

Así que cuando apenas te despiertes, sé consciente y tómate un segundo para pensar en lo privilegiado que eres por simplemente estar vivo y saludable. Respira frente al espejo del baño, sólo para ver lo increíble que se ve tu respiración. En el momento en que empiezas a actuar como si la vida fuera una bendición, te aseguro que comenzará a sentirse de esa manera. Y cuando empiezas el día en un estado mental como este, es más fácil enfocarte eficazmente y empezar el día con el pie derecho.

Pero, muchas mañanas, por supuesto, esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

Por lo tanto, para ayudarte a ajustar tu mentalidad a primera hora de cada mañana, te ofrezco las 52 meditaciones matutinas de abajo; una para cada semana del año (nota: puedes comenzar tu año de meditaciones matutinas en cualquier momento que desees).

Yo elijo una nueva meditación todos los lunes por la mañana y me siento en silencio durante tres minutos, repitiéndola silenciosamente en mi mente como si estuviera meditando. También la escribo en un post-it y la pego al lado de mi escritorio (donde puedo verla) durante la semana. Este pequeño ritual me ayudó a reducir el estrés y el caos de mi vida recordándome mantener las cosas simples, pacíficas y en perspectiva.

1. La felicidad no comienza con una relación, unas vacaciones, un trabajo o dinero. Comienza con tus pensamientos y lo que te dices hoy.

2. Date el espacio para escuchar tu propia voz; tu propia alma. Demasiadas personas escuchan el ruido del mundo y se pierden en la multitud.

3. No eres un fracaso solo porque no puedas ser todas las cosas para todas las personas, eres un ser humano.

4. A menudo, tienes que decirle no a las cosas buenas para poder decirle sí a las cosas más importantes. No puedes hacerlo todo. Respira profundo. Y elige sabiamente.

5. Si te apasiona algo, persíguelo un poco cada día, no importa lo que piensen los demás. Así se logran los sueños.

6. Una y otra vez, recuerda por qué. Con un por qué lo suficientemente fuerte, serás capaz de hacer lo que se requiere en cualquier momento y en cualquier circunstancia.

7. NO sabes exactamente lo que el futuro traerá. Así que tu mejor opción para vivir es hacer el mejor y más positivo uso del presente.

8. A veces pasas tiempo esperando que el camino ideal aparezca. Pero nunca lo hace. Porque los caminos se hacen caminando, no esperando.

9. No dejes que no saber cómo va a terminar te impida comenzar hoy. La incertidumbre nos impide llegar a donde la verdadera magia de la vida nos espera.

10. Permítete ser un principiante. Nadie empieza siendo sabio. Haz lo mejor que puedas hasta que sepas mejor. Una vez que sepas mejor, hazlo mejor.

11. Mientras luchas hoy, recuerda, es mucho mejor estar agotado por muchos esfuerzos y aprendizaje, que estar cansado de no hacer absolutamente nada.

12. Lo que podría parecer un revés es a menudo una oportunidad para que puedas aprender algo nuevo, y desarrollar una estrategia más efectiva y más realista.

13. La verdad es que necesitas pasar algún tiempo arrastrándose a través de la oscuridad para apreciar plenamente lo que es estar a la luz del sol.

14. Tu historial de atravesar días difíciles es del 100% hasta el momento.

15. Cuando estás perdido en la preocupación, es fácil confundir tus preocupaciones con la realidad, en lugar de reconocer que son sólo pensamientos.

16. El problema no es el problema; el problema es la cantidad increíble de sobre-pensamiento y sobre-análisis que estás haciendo con el problema.

17. Muchas personas se hacen infelices simplemente por encontrar imposible aceptar la vida tal como es en este momento.

18. Uno de los momentos más gratificantes e importantes de la vida son los momentos en los que finalmente encuentras la fuerza para dejar ir lo que no puedes cambiar.

19. Cuando ya no eres capaz de cambiar una situación, estas te desafían a cambiarte a ti. Y eso lo cambia todo.

20. Nunca fuerces nada. Haz lo mejor que puedas, entonces deja que sea lo que tenga que ser. Si está destinado a ser, será. No te dejes llevar por las cosas que están fuera de tu control.

21. No puedes controlar lo que sucede en tu vida, pero puedes controlar cómo respondes a todo. En tu respuesta está tu mayor poder.

22. En lugar de enfadarte, encuentra la lección. En lugar de envidiar, siente admiración. En lugar de preocuparte, toma acción. En lugar de dudar, ten fe.

23. No compares tu progreso con el de los demás. Todos necesitamos nuestro propio tiempo para viajar nuestra propia distancia. Enfócate en el paso que estás dando ahora mismo.

24. La paciencia es una genuina expresión de confianza, aceptación, serenidad y fe en tu propia capacidad. Es un signo de fuerza. Practícala.

25. En una cultura que busca resultados inmediatos, debemos aprender la belleza del esfuerzo, la paciencia y la perseverancia. Se fuerte, presente y firme. Apégate a tus rituales diarios positivos.

26. Aprende a confiar en el viaje, incluso cuando no lo entiendas. A veces lo que nunca quisiste o esperabas resulta ser lo que necesitabas.

preguntaMientras Angel y yo veíamos una repetición de los premios de la Academia anoche, ambos notamos una obvia coincidencia entre los muchos discursos que los ganadores en el escenario decían cuando aceptaban sus premios. Si despojas los detalles de cada discurso, el 90% de ellos se reducía a:

“Estoy muy agradecido. Toda mi vida estaba conducida a este momento.”

Lo más interesante de ese sentimiento, en mi opinión, es que independientemente del estatus social, la riqueza, la edad o la situación de un ser humano, su vida entera sin duda ha sigo conducida a cada momento presente de su vida.

Piensa en eso por un segundo. Esta realidad puede parecer más significativa en el escenario de una ceremonia de entrega de premios, pero es igualmente significativa para todos nosotros. Cada cosa que has pasado en la vida (cada alta, cada baja, y todo lo demás) te ha llevado al momento que estás experimentando ahora mismo.

Esto significa que estás exactamente donde necesitas estar para llegar a donde quieres ir. Es sólo cuestión de dar un nuevo paso en la dirección correcta, y otro, y otro.

Por lo tanto, nunca asumas que estás atrapado con la forma en que las cosas son ahora. No lo estás.

Las cosas pueden cambiar si quieres, a cualquier edad. La vida cambia cada momento, ¡y tú también puedes!

La clave es abrazar estas poderosas realidades y no postergar…

Piensa en algún cambio que quieras hacer en tu vida, o en alguna meta que quieras alcanzar.

Es hora de revisar ese importante cambio o meta tuyo, y entonces enfrentar la verdad…

¿Qué tan viejo estarás en 10 años si no lo haces?

Exactamente 10 años más viejo que hoy – la misma edad que tendrás en 10 años si realmente lo buscas y LO HACES!

Pero en lugar de sentirte orgulloso por las lecciones que has aprendido y los progresos que has logrado, sentirás una inevitable sensación de pesar por no haberlo intentado nunca.

El tiempo habrá pasado sin que haya nada nuevo que mostrar.

Habrás envejecido, sin acercarte más a lo que en última instancia quieres.

Que eso se asiente por un momento.

El siguiente paso hacia lo que quieres

Si has sido frustrado por los mismos resultados mediocres durante demasiado tiempo, y nada está cambiando en tu vida, probablemente no es que no se te hayan dado suficientes respuestas, sino que se has estado haciendo las preguntas equivocadas.

Recuerda, se necesita mucho coraje y valor para admitir que algo tiene que cambiar, y mucho más coraje y valor aún para aceptar la responsabilidad de hacer que ese cambio ocurra. Sí, crecer y cambiar puede ser duro a veces, pero nada en la vida es tan duro como quedarte atrapado donde no perteneces.

Detalles aparte, cuando se trata de hacer algún cambio significativo en tu vida (ganar un título, construir un nuevo negocio, fomentar una nueva relación, iniciar una familia, volverte más consciente, o cualquier otro viaje personal que lleve tiempo y compromiso) tienes que comenzar a hacerte las preguntas correctas, y entonces tienes que construir rituales diarios en tu vida que refuercen tus realizaciones.

Entonces…

¿Qué quieres cambiar o lograr en tu vida?

¿Qué edad tendrás en 10 años si no lo haces (e incluso nunca lo intentas)?

Y, quizás lo más importante…

¿Están dispuestos a pasar un poco de tiempo todos los días como muchas personas nunca lo harán, para poder pasar el resto de tu vida como muchas personas jamás podrán?

Una vez que hayas pensado en las dos primeras preguntas y hayas decidido decir “SÍ” a la tercera, será hora de empezar a construir rituales diarios positivos en tu vida para que finalmente puedas lograr un progreso real.

Porque las metas no hacen que los cambios positivos ocurran, son los rituales diarios los que lo hacen.

gratitudDieciséis citas que me han ayudado a poner en perspectiva el poder y la importancia de ser agradecido siempre.

1. “La gratitud puede transformar días comunes en ‘días de acción de gracias’, por lo tanto, puede hacer de la rutina laboral un día con alegría y de las oportunidades, bendiciones”. – William Arthur Ward

2.“Si eres agradecido con lo que tienes, generarás más. En cambio, si te concentras en lo que no, jamás tendrás lo suficiente”. – Oprah Winfrey

3. “Si una persona no es agradecida con lo que tiene ahorita, difícilmente lo será cuando lo obtenga”. – Frank A. Clark

4. “Que la gratitud sea la almohada a la hora de recostarte y la fe el puente que pase por encima de la maldad y el que le de entrada a lo bueno”. – Maya Angelou

5. “Tal vez la gratitud no sea la virtud más importante, pero sí es la madre de todas las demás”. – Marco Tulio Cicerón

6. “Siempre hay que encontrar el tiempo para agradecer a las personas que hacen una diferencia en nuestras vidas”. – John F. Kennedy

7. “‘Gracias’ es la mejor plegaria que alguien puede decir. Yo la digo a menudo. Expresa humildad y entendimiento”. – Alice Walter

8. “La gratitud siempre tiene cabida en nuestra vida. Estudios demuestran que la gente agradecida es más feliz porque en vez de preocuparse por las cosas que le faltan, agradece lo que tiene”. – Dan Buettner

9. “La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud.” – Dalai Lama

10. “Cuando empecé a contar mis bendiciones, mi vida cambió”. – Willie Nelson

11. “El ser agradecido te puede cambiar desde un día hasta una vida completa. Solo necesitas decir las palabras.” – Margaret Cousins

12. “Si realmente eres agradecido, vas a compartir.” – Clement Stone

13. “Solo hay dos formas de vivir la vida: una, es pensando que nada es un milagro y la otra, es creer que todo lo es. – Albert Einstein

14. “Observa todo como si fuera la primera vez que lo viste. Notarás cómo tu vida se llenará de gloria”. – Betty Smith

15. “Cuando haces algún acto de bondad es como si alguien dentro de ti dijera ‘así es como me debería de sentir’”. – Rabbi Harold Kushner

16. “La gratitud no se trata de las bendiciones que tenemos, sino de qué hacemos con ellas”. – W.T. Purkiser

Definitivamente el agradecimiento es una de las emociones más poderosas que podemos poner en práctica diario. ¡Inténtalo!

éxitoCuando le preguntan por el factor primordial de su triunfo como actor y músico, Will Smith contesta que no es ni el talento ni la inteligencia sino la determinación de trabajar con más ahínco que cualquiera y no darse por vencido.

El escritor John Irving, autor de The Cider House Rules y The World According to Garp, sufría de dislexia en el colegio y era un estudiante mediocre en literatura que en el examen SAT, el equivalente al Icfes, alcanzó solo 475 de 800 puntos posibles. Irving explica que más que por su aptitud para las letras, ha tenido éxito por su disciplina de trabajar lentamente y revisar una y otra vez sus borradores para perfeccionarlos.

Estos dos personajes tan disímiles tienen algo en común, además de haber llegado a la cima de la popularidad. Según Angela Duckworth, una psicóloga de la Universidad de Pensilvania, a Smith e Irving los une el temple para seguir una meta a pesar de los tropiezos que se encuentran en el camino.

Según esta experta, el temple, que ella define como una mezcla de pasión y perseverancia, es el factor que predice el éxito con mayor exactitud, incluso más que el coeficiente intelectual. Ese es el argumento de Grit, The Power of Passion and Perseverance, el libro que Duckworth acaba de publicar en Estados Unidos. “Esta medida le gana al coeficiente intelectual, y a las pruebas de conocimiento en la predicción de quienes van a tener éxito en ciertas situaciones”, dice.

La autora se interesó por este tema cuando era profesora de matemáticas de séptimo grado y observó que los niños más inteligentes y dotados no siempre tenían mejores notas, al tiempo que aquellos que parecían tener más dificultades terminaban de primeros porque le dedicaban más tiempo y esfuerzo a aprender. Para responder mejor las razones de ese fenómeno, Duckworth se matriculó en la Facultad de Psicología e investigó muchos escenarios para comprobar su tesis.

Uno de esos sitios fue West Point, la academia donde se entrenan los militares en Estados Unidos. A pesar de que apenas 1.200 hombres y mujeres entran a este plantel cada año, 20 por ciento renuncia antes de graduarse. Para su sorpresa, los que lo hacían habían mostrado potencial en liderazgo, altas credenciales académicas y mejor forma física. Al diseñar una prueba para medir su coraje, encontró que los que lograban graduarse estaban hechos de un material más fuerte que solo inteligencia y aptitud física. “Eran personas con metas a largo plazo y trabajaban constantemente para lograrlas”, señala. Tenían arrojo, constancia, coraje, en una sola palabra, tenían temple.

En 2007, Duckworth plasmó su investigación en un ensayo académico que ha sido citado más de 1.000 veces y realizó una charla TED que tiene ya más de 8 millones de vistas. Cientos de colegios han aplicado su prueba y ahora con su libro la experta busca popularizar el concepto fuera de las aulas.

“La gente con temple no es estoica, sino que sufre al conseguir sus metas”, explica. Para ella tener temple es levantarse todo los días con las mismas preguntas y retos en los que trabajó ayer, y hacer lo mismo mañana, y el día siguiente y así durante años. También implica nunca estar conforme con ese progreso, sino estar dispuesto a poner un poco más de esfuerzo para mejorar y, sobre todo, “nunca perder interés en ese tema”.

Para Duckworth el temple es el término opuesto de renunciar y un sinónimo de perseverar con pasión a largo plazo. Como lo dice en su libro “es tener una actitud de ‘no me doy por vencido’ o una pose de pelear hasta el final frente a los retos”. En una entrevista al diario The Washington Post, lo definió de manera sucinta como ‘aguante’ pues considera que en el corazón de la palabra está el concepto de adherirse a un reto, y no soltarlo a pesar de las piedras que surjan en el camino.

No todo el mundo tiene esta virtud. Algunas personas son exitosas con el viento a su favor pero se desbaratan en la adversidad. Por eso es importante ponerse de pie y seguir después del fracaso, como sucedió con un personaje que ella entrevistó para el libro: sus escritos al comienzo eran burdos y melodramáticos pero fue afilando su pluma hasta ganar una beca Guggenheim, una de las más apetecidas del mundo. O como el caso de Bob Mankoff, el editor de caricaturas de la revista New Yorker, quien sometió a consideración de sus futuros jefes 2.000 dibujos antes de que accedieran a publicarle uno.

Esta gente templada suele enfrentarse a momentos aburridos y a frustraciones y a pesar de esto “nunca soñarían en darse por vencidos porque su pasión es duradera”. En resumen, los que logran el éxito, no importa en qué disciplina, tienen una determinación de hierro que funciona en dos vías: por un lado son trabajadores y resilientes, es decir, flexibles y con capacidad de adaptarse a las circunstancias, y por otro lado, tienen muy claro lo que quieren lograr.

Su teoría ha sido objeto de críticas. Algunos lo han visto como un viejo concepto disfrazado en una nueva palabra. En algunas de las reseñas del libro mencionan que en el fondo lo que ella quiere decir con temple es muy similar a la noción de que se requieren 10.000 horas de práctica para el éxito, que Malcom Gladwell plasmó en su libro Outliers.

Pero una de las críticas más fuertes es que tener temple suele confundirse con ser disciplinado, uno de los cinco rasgos básicos de la personalidad descritos en la psicología. Aunque ella acepta la crítica, piensa que la disciplina encierra otros conceptos diferentes al temple como el orden, la puntualidad y la confiabilidad. El temple sería una faceta más de la disciplina y la que mejor predice el éxito en los logros exigentes y significativos.

El problema es que la sociedad ha estado enfocada en los conceptos de talento y el coeficiente intelectual y ha pasado por alto el del temple. Pero en sus experimentos ha visto que “el hecho de que un individuo sea talentoso para las matemáticas no hace que logre ser el mejor en esa materia”. También ha habido más interés en la parte de perseverar del coraje y no en la pasión, pero es la mezcla de ambas la clave del éxito.

El problema es reconocer cuál es la pasión. En los niños es fácil hacerlo cuando se les deja escoger con libertad sus áreas de interés. En dichas circunstancias el adulto debe apoyarlos para que exploren esos intereses. Otro reto es no volverse testarudo ante una situación que no está dando frutos, pues no se trata de seguir apostándole a un negocio quebrado o querer ser el mejor jugador de básquet si no se tiene la talla mínima.

El ejemplo de Duckworth es el de Polaroid, una empresa exitosa que tercamente siguió invirtiendo en cámaras de fotos instantáneas cuando el mundo viraba hacia la fotografía digital. “El temple es muy bueno si se aplica a las metas correctas pero en algunas situaciones la pasión ciega puede llevar a malos resultados”, dice.

Por lo tanto aconseja que si a pesar de todo el esfuerzo no hay progreso, hay que darse por vencido. Sin embargo, ella tiene la convicción de que hay límites pero no caminos cerrados. “Si llega a quedar atrapado en un callejón sin salida, retroceda y observe otro camino que lo lleve hacia adelante. Vuelva esas calles ciegas desvíos hacia el éxito”.

padresTal vez se necesita valor para criar niños…

Nuestra juventud no puede saber cómo piensan y sienten los mayores. Pero a medida que envejecemos, somos culpables de estar demasiado ocupados cuando olvidamos e ignoramos nuestros recuerdos de lo que era ser joven.

Pasar tiempo con mi hijo me ayuda a aprovechar mi mente más joven; me mantiene en mis pies. Y estoy agradecido por eso.

Pero todavía lucho como padre. Lucho por estar presente. Lucho por ser paciente. Lucho por recordar. Casi todos los días.

Cada padre lucha con la paternidad a su manera. Porque la crianza de los hijos no es fácil.

Lo que me ayuda es escribir sobre las lecciones que la paternidad me está enseñando gradualmente, y luego remitirme a lo que he aprendido cuando estoy luchando y olvidando.

Hoy, quiero compartir algunas citas de mi diario de crianza contigo. Tal vez te ayudarán algún día, de la forma en que me ayudó de nuevo esta mañana…

1. Confiar en ti mismo.Sabes mucho más de lo que crees que sabes.

2. Criar hijos es, sin duda, una de las cosas más difíciles que harás, pero a cambio te enseña sobre el significado y el poder del amor incondicional.

3. Todo lo que involucre a tus hijos será doloroso de alguna manera. Las emociones son profundas, ya sean felicidad, angustia, amor u orgullo. Y al final te dejarán vulnerable, expuesto y sí, con dolor. El corazón humano no esta destinado a latir fuera del cuerpo humano, y sin embargo, descubrirás que tus hijos llevan consigo este tipo de fenómeno surrealista; un padre amoroso, emocionalmente unido (TÚ), con tu corazón expuesto y latiendo para siempre fuera de tu pecho. Respira… Está bien.

4. Nunca nadie está listo; todos los padres son agarrados desprevenidos, una y otra vez. La paternidad te elige todos los días, no al revés. Y tal vez en una semana, un mes o incluso un año, abrirás los ojos, mirarás lo que tienes, dirás “Oh, mi Dios”, y de repente despertarás al hecho de que todas las cosas que fueron hechas para hacer malabares, esto es algo que no debes dejar caer. No es una cuestión de elección. Es una presencia, de amor.

5. La naturaleza de ser padre parece ingrata a veces, hasta que te das cuenta y abrazas el hecho de que estás eligiendo amar a tus hijos mucho más de lo que nunca has amado a nadie antes, incluso más de lo que amas a tus propios padres. Y, dentro de esta comprensión de que tus propios hijos no pueden entender la profundidad de tu amor, llegas a comprender el trágico, pero inmensamente hermoso, no correspondido e incondicional amor que tus propios padres tienen para ti.

6. Ser padre es una actitud cotidiana, no una relación biológica.

7. Para estar en los recuerdos de tus hijos mañana, tienes que hacer tiempo para estar en sus vidas hoy. Cada día de nuestras vidas hacemos depósitos en los bancos de la memoria de nuestros hijos. Cuanto más presentes estemos, más depósitos conseguiremos hacer.

8. Cuando te tomas el tiempo para abrir tu mente y oídos, y realmente escuchar, con humildad, lo que la gente tiene para decir, es increíble lo que puedes aprender. Esto es especialmente cierto si las personas que están hablando son tus hijos.

9. Tus hijos son el regalo más grande que la vida te dará, y sus almas la responsabilidad más pesada que pondrá en tus manos. Tómate tiempo con ellos, y enséñales a tener fe en sí mismos siendo una persona en la que ellos puedan tener fe (una persona que escucha) una persona en la que puedan confiar sin ninguna pregunta. Cuando seas viejo, nada que hayas hecho importará tanto.

10. Haz lo que predicas. Los niños nunca fueron perfectos en escuchar a sus padres, pero nunca fallaron en imitarlos de alguna manera.

11. Tus hijos necesitan que los ames por lo que son, no gastar todo tu tiempo tratando de arreglarlos.

12. A los niños hay que enseñarles cómo pensar, no qué pensar.

13. Los padres sólo pueden guiar con el ejemplo y poner a sus descendencias en el camino correcto, pero la formación final del carácter de una persona y la historia de su vida están en sus propias manos.

14. Detalles aparte, si nunca has sido “odiado” por tu hijo en algún momento, nunca has sido realmente un padre. Una dura verdad, lo sé.

15. Es absolutamente imposible proteger a tus hijos contra las decepciones de la vida. Algunas cosas tienes que vivirlas para aprenderlas.

16. Una de las mejores cosas que puedes hacer por tus hijos a medida que crecen es dejarlos ir y permitirles hacer las cosas por sí mismos, permitirles ser fuertes y responsables, permitirles la libertad de experimentar las cosas en sus propios términos, permitirles tomar el autobús o el tren y aprender de la vida de primera mano; permitirles ser mejores personas, permitirles creer más en sí mismos y hacer más por sí mismos.

17. No importa lo bien que estés criando a tus hijos (especialmente si lo estás haciendo realmente bien) tus hijos no se quedarán contigo. Eventualmente se irán. Es el único trabajo en la vida, donde cuanto mejor que haces, más rápida y seguramente no serás necesario tan a menudo en el largo plazo.

Vivir MejorSoy una persona tímida que aprendió a sacar lo mejor de los demás. Tú también puedes.

Un poco de fondo: Vivo en Park City, Utah, a unos dos kilómetros de la zona de esquí.

Este invierno, cuando encontré mi escritura virando hacia lo aburrido, tomé unas horas de descanso y me dirigí hacia las laderas.

Park City tiene un montón de ascensores de cuatro y seis pasajeros, lo que me dio una maravillosa oportunidad de practicar mis habilidades de conversación con personas de todo el mundo y de todo Estados Unidos.

Esto es lo que aprendí:

1. “¿Cómo va tu día?”

Siempre saludo a las otras personas en mi silla con una amistosa y abierta pregunta. La mayoría de la gente responde a esto con una frase corta, pero mucha gente comienza inmediatamente a hablar en detalle sobre su día, lo que te dice que son sociales y extrovertidos.

De una temporada entera, aproximadamente cinco personas básicamente ignoraron mi saludo o señalaron que no querían hablar. No hay problema. Además, ese era un porcentaje muy pequeño. (Estas son las personas “casi” de mi titular, no dejes que te molesten ni siquiera un segundo.

2. Indaga en los detalles

Soy genuinamente curioso. En una montaña de esquí, quiero saber si eres atrevido o cauteloso, si estás ansioso por esquiar entre los árboles o decidido a permanecer en las pistas de conejitos. Una vez que sepa esto, puedo ayudarte. Pero hasta que sepa algo sustantivo sobre ti, estamos limitamos a los temas más básicos, que tienden a ser aburridos.

Así que tan pronto como sea posible, trato de entender por qué has viajado miles de kilómetros hasta mi pueblo.

3. Sé sorprendentemente útil

Quiero ser una de esas personas que hacen tu visita especial. Tal vez puedo decirle acerca de un escondite de polvo secreto o el mejor restaurante de la pista. Si tu pareja no es esquiadora, puedo sugerirte una caminata espectacular. Mi objetivo no es cuestionarte, sino ayudarte.

Una vez que las personas comprendan que tu motivación es ayudarlos de una manera significativa, su comportamiento a menudo cambia. Empiezan a compartir información y pedir consejos. Se abren y se vuelven agradecidos también.

4. Está dispuesto a cambiar roles

En mis esfuerzos por ayudar a los demás, a veces termino en el extremo receptor de la bondad. Después de unas bromas, me doy cuenta de que la otra persona que acabo de conocer es (todos estos son ciertos):

• Jefe de operaciones de la montaña

• Un esquiador talentoso del interior del país

• Parte del equipo de aseo personal

• Un editor de la revista Forbes

• Jefe del equipo de marketing de la zona de esquí

• Desesperadamente buscando un escritor fantasma

Cuando esto sucede, dejo de intentar ser el local amigable. Si tienes la suerte de tener unos minutos con un verdadero experto, aprovéchalo al máximo. Si están dispuestos, aprende un poco de lo que saben: Hazles preguntas que otras personas no puedan responder.

5. Ten un sentido de urgencia

Los ascensores modernos son rápidos. No tienes mucho tiempo para entablar una conversación profunda, así que aprendí a buscar pistas profesionales e ideas interesantes. En un viaje, conocí a una psiquiatra que también estaba haciendo una investigación sobre neurología en el área de Boston. Cuando le pedí detalles, hizo una pausa y preguntó: ¿Estás realmente interesado?

Sí, estoy realmente interesado. Y si hay un secreto para tener grandes conversaciones, es este: Estar tan interesado que no puedas esperar para escuchar más.

entrenar“El que utiliza justificaciones admite que el paquete le queda grande”…

¡Balde de agua fría!

Todos nos hemos justificado alguna vez en nuestras vidas.

Estaba en una sesión de habilidades gerenciales y, después de los clásicos saludos, así fue como inició el día.

En mi afán de compartir conocimiento, te presento esta increíble mezcla entre las reflexiones de ese día, las enseñanzas de mi coach personal y mi experiencia como mujer y consultora.

Las 6 lecciones básicas del entrenamiento mental: la diferencia entre quienes viven a expensas de las circunstancias y de quienes lideran el éxito de su vida personal, profesional y económica ¡Conócelas y aplícalas!

Lección 1: El éxito es voluntario

Si la intención no va acompañada de una acción, no habrá movimientos

La realidad es: Si dices querer algo pero no has tomado acciones para conseguirlo por ti mismo, entonces no lo quieres. Es una farsa. Siempre se habla del éxito como algo preciado y difícil de conseguir y sí, lo es. Lo que pocas veces se dice es que ser exitoso es como la vida en pareja; tienes que elegirlo diariamente, cultivarlo y demostrarle que lo quieres a tu lado.

En este sentido, al éxito no le gustan los blanditos ni los flojos, ni los que creen que no avanzan porque “alguien más” es responsable de que sigan donde están, los que postergan decisiones. Del otro lado de la moneda, tampoco nos dicen que “no tenemos” que ser exitosos de la misma forma que el vecino, ni siquiera se nos exige serlo.

Así que tranquilo, no pasa nada, porque al final del día esta es tu elección. Tuya y de nadie más.

Lección 2: La importancia de fijar un norte

En tu camino al éxito, asegúrate de poner la escalera en la pared correcta.

¿Quién fijó tus expectativas de éxito? ¿Tus padres? ¿Tus tutores? ¿El ambiente en el que te desenvuelves? ¿Tus amigos? ¿Lo que todo el mundo dice que se debe tener?

El éxito requiere temple, madurez y un conocimiento profundo de quiénes somos, qué queremos y qué estamos dispuestos a hacer para lograr las metas. En desarrollo humano te dirán: genera una visión personal o identifica tu propósito. Si te resulta complicado, intenta poner metas a un corto o mediano plazo en los planos personal, profesional y económico.

Tener un objetivo final:

1) Te quita la presión de otras personas sobre cosas que no quieres (materiales, experiencias o emocionales),

2) Te ayuda a tomar decisiones sobre oportunidades o cambios de ruta (¿esta decisión me acerca o aleja de mi objetivo?)

3) Te ahorra tiempo, dinero y esfuerzo al enfocar tus recursos en el objetivo. Al final, debes responder: ¿a qué aspiras y qué rutas existen para llegar ahí? El reto está en enfocarse en el resultado esperado y nunca enamorarse de una ruta.

Lección 3: Saber pedir y gestionar

Saber hablar no quiere decir que sepas comunicarte.

Este es un problema común en diferentes latitudes. Hablamos diciendo una cosa y esperando otra. O bien, sufrimos del síndrome de “al ratito” o “poquito y mucho”. Y esto nos sucede por dos motivos:

1) Piensas que es agresivo o poco educado hablar directo

2) Simplemente no te has dado cuenta. No es lo mismo decirle a alguien: “Necesito tu apoyo antes del jueves con equis tema” a “Creo que me podrías ayudar uno de estos días con equis tema”.

Mientras en el primer ejemplo mi interlocutor capta la necesidad y urgencia de acción, en el segundo el interlocutor entiende que ayudarte es una opción y con base en eso decidirá si tiene tiempo, si le abre un espacio en su agenda o te envía material de lectura. Esto aplica igual para las cosas que te pides a ti mismo.

La próxima vez que necesites algo en específico o en un tiempo determinado, pídelo con todas sus letras.

Lección 4: La automotivación

Estar aquí y ahora.

En la motivación las corrientes actuales son blanco y negro.

Está la que te dice: Que tu motivación no dependa de otro(s), tú tienes que ser tu propio motivo para avanzar. Y del otro lado está la corriente que dice: apóyate en tu religión, en tu familia, amigos.

Pero ningún soldado ha ido al campo de batalla portando solo un arma. Aquí es lo mismo, se necesita de un set de herramientas que te permitan encontrar un centro en el cual apoyarte cuando las cosas no están avanzando como quisieras o la gente a tu alrededor intenta desanimarte.

Es una tarea diaria y constante; para lograrlo pregúntate ¿Qué te hace feliz? ¿Qué te motiva? ¿Qué tienes que agradecer hoy? Estas sencillas preguntas, que pocas veces nos realizamos, generan un ancla mental que te saca de las preocupaciones (la angustia de lo que aún no sucede) y de los arrepentimientos (lo que ya pasó) para traerte aquí y ahora donde puedes respirar, pensar y tomar acciones o soltar lo que ya fue.

Lección 5: Medir y adoptar las capacidades de reacción y rápida adaptación

El arte de planear sin ser aprensivo o inflexible.

Esta lección es quizá la más tarda de implementar porque requiere que ya hayas adoptado las primeras cuatro.

Primero: ten claro cómo vas a medir o saber que alcanzaste el objetivo. Si es un tema económico no es lo mismo decir “quiero ahorrar para comprar una casa” (cuánto necesito ahorrar y cuánto tiempo tengo, quién sabe), a decir “este año voy a ahorrar para -tal- cantidad para el siguiente año pagar el enganche de una casa que cueste entre x’s y x’s cantidad” (aquí hay tiempo y cantidad con la flexibilidad de un rango de precio).

Segundo: no seas aprensivo. Si ya decidiste tomar al toro por los cuernos, excelente. Pero por favor, no te estreses. Ten conciencia de las cosas que están en tus manos y ocúpate de ellas, y sé muy consciente de las cosas que están fuera de tus manos y déjalas tomar su propio curso.

Tercero: fluye en la carretera de la información. Una vez que estás ejecutando es vital escuchar las señales del entorno, tal vez necesitas ajustar ciertas cosas, buscar un asesor financiero, un mentor, estudiar alguna especialización. Investiga y asesórate, esto te permitirá reaccionar oportunamente, adaptarte conforme vayas avanzando en tu ruta y tomar decisiones conscientes e informadas.

Lección 6: Disciplina, la base todo entrenamiento y el detonante de la estabilidad

Si vas a cambiar o lograr algo, necesitas hacerlo parte de tu vida diaria.

Si has dicho: “Me aburre la rutina” cada vez que alguien te habla de “ser disciplinado”, seguramente lo asocias con una vida cuadrada y poco o nada improvisada, pero es una percepción errónea.

Una persona disciplinada es la que realmente quiere las cosas que dice querer y se cultiva continuamente para alcanzar sus objetivos. Es reactivo al ambiente, ajusta el entrenamiento cada vez que se requiera y se da el permiso de tomar pausas si así lo desea.

En lo personal, la disciplina me ha dado: 

1) Satisfacción por lograr mis metas en el tiempo esperado,
2) Posibilidad de aprovechar al máximo el conocimiento de la gente a mi alrededor,
3) Una mente creativa,
4)
 Estabilidad emocional y
5)
 Estabilidad económica.

También me ha fortalecido en cada uno de los roles que me toca jugar. Te vuelves una mejor persona y un mejor líder.

Te dejo con dos reflexiones:

1) Eres exitoso en tu propia manera y
2)
 Toda persona exitosa comenzó con la idea y firme convicción de serlo.

Entrenar tu mente te dará la entereza para ejecutar las acciones que te lleven a cumplir todo lo que te propongas.

Vivir MejorComo emprendedor, tienes muchas cosas con las que hacer malabares.

Estás dirigiendo un negocio exitoso, estás manejando todas las relaciones importantes en tu vida, y muchas veces, el ejercicio es el primer hábito que desechas.

Si bien no se puede negar que ser un emprendedor hace que sea más difícil encontrar constantemente tiempo para hacer ejercicio, eso igual no es una excusa válida.

Piensa en tu salud y condición física como la cabeza de un pulpo y los tentáculos como la miríada de otras facetas de tu vida. Sin la cabeza funcionando en su más óptima capacidad, esos tentáculos no van a funcionar a sus más altas capacidades.

Operar un negocio exitoso requiere hábitos y estrategias para hacer que funcione de manera más eficiente y eficaz. Ser consistente con tu condición física requiere lo mismo.

Cuando se trata de ser un empresario en forma y ejercitarte de manera regular, aquí tienes tres hábitos que ayudarán a tu consistencia.

1. Desarrolla un ritual

En su nivel más básico, un ritual es un hábito que se inicia a partir de un comportamiento específico que realizas.

¿Por qué un ritual es tan importante?

Porque elimina la opción de decidir si quieres hacer una actividad o no. Como emprendedor, ya tomas suficientes decisiones, y agregar más sólo disminuirá tus posibilidades de hacer ejercicio.

Cuando se trata de rituales, un gran ejemplo proviene de la coreógrafa, bailarina y escritora estadounidense Twyla Tharp. En su libro, “El hábito creativo“, describe su ritual así:

“Empiezo cada día de mi vida con un ritual: me levanto a las 5:30 am, me pongo mi ropa de entrenamiento, mis calentadores de pierna, mis sudaderas y mi sombrero. Salgo de mi casa en Manhattan, llamó a un taxi y le digo al conductor que me lleve al gimnasio Pumping Iron en la calle 91 y la primera avenida, donde ejercito durante dos horas.

El ritual no es el estiramiento y el entrenamiento con pesas que pongo mi cuerpo cada mañana en el gimnasio; el ritual es el taxi. En el momento en el que le digo al conductor a dónde ir, he completado el ritual.”

Cuando se trata de tu condición física, el ritual no es el conjunto de sentadillas o escanear tu tarjeta en el gimnasio; es el comportamiento que inicia el proceso de llegar al gimnasio.

Determina una señal para iniciar tu ritual. Decirle al taxista la dirección era la señal para Twyla. Para ti, podría ser el sonido de la alarma y tener tu ropa lista en frente de ti señalándote que es hora de hacer ejercicio.

2. Prográmalo

Programas las llamadas de venta importantes. Programas las reuniones con tu personal. Programas las citas médicas. Programas las citas con tu pareja (espero). Programas los eventos deportivos de tus niños.

¿Por qué no tus ejercicios?

A Tony Robbins se le atribuye decir: “Si hablas de eso, es un sueño, si lo imaginas, es posible, pero si lo programas, es real.”

Programa citas para tus entrenamientos. Trata a tu cuerpo como si fuera un negocio. Tú no descuidas a tus clientes, reuniones de negocios, o sesiones de trabajo; así que no descuides tu salud.

Una manera simple de programar tus entrenamientos para la semana es tomarte un tiempo al principio de la semana y programar tus actividades en un calendario. Prepáralas en este orden.

1. Programa eventos familiares y eventos personales no negociables con un color

2. Programa eventos de trabajo y horas normales de trabajo con otro color

3. Ahora, programa tus citas de ejercicio con otro color

Es muy probable que  tengas un espacio de 20-40 minutos al día para hacer ejercicio.

3. Adopta una mentalidad de largo plazo

Sabes que la inconsistencia y descuidar a tus clientes afectan la rentabilidad de tu negocio a largo plazo. Ve a la inconsistencia y el descuido del ejercicio como algo que afecta tu salud a largo plazo.

Adoptar una mentalidad de largo plazo con tu salud y condición física te permitirá ver el panorama completo y te proporcionará perspectiva. Así como priorizas hábitos en tu negocio para asegurarte de que sobrevivirás a largo plazo y no sólo por una temporada o dos, ve tu salud con la misma mentalidad.

Las decisiones que tomas hoy fabricarán el resultado de tu mañana.

Tu salud es igual a tu riqueza. Dirige tu cuerpo como un negocio.

emprendedoraCuando decidimos emprender, nos dimos cuenta de algunas cosas con las que sabemos que se topan la mayoría de las mujeres que emprenden.

Y por eso queremos compartir contigo tres consejos que, en nuestro caso, nos ayudaron a salir adelante y a tener éxito en el camino:

1. Sé valiente.

Siempre que emprendemos algo nuevo nos da miedo.

El miedo existe en la ausencia del conocimiento y no está mal sentirlo, el problema es si nos paraliza y no nos permite actuar.

De Robert Kiyosaki, escritor del libro “Padre Rico, Padre Pobre”, aprendimos que tu zona de confort equivale a tu zona de ingresos, a tu zona de resultados, a tu zona de dinero e, incluso, a tu zona de felicidad. Eso quiere decir que si se quieren mejores ingresos, mejores resultados, más dinero y más felicidad, tenemos que salir de la zona de confort.

La zona que le sigue a la zona de confort, es la zona de miedo y obviamente nos da miedo, pero la manera de conquistarla es siendo valiente, es decir, actuando a pesar del miedo.

Cuando uno conquista la zona de miedo, se convierte en la nueva zona de confort y una nueva zona de miedo aparece para ser conquistada. Es la manera en que uno crece y logra cosas en la vida.

Ser valiente es equivalente a crecimiento.

2. Sé persistente.

Uno de los principales miedos al emprender, es el miedo al fracaso.

Nosotras pensábamos que el opuesto al éxito era el fracaso, pero aprendimos que no es así, que el opuesto al éxito, es la mediocridad. El hacer las cosas al aventón, como salgan, el solo intentar, eso sí es el opuesto al éxito.

Sin embargo, hay que saber que el fracaso es también parte del éxito. Como bien lo dijo Michael Jordan: “La razón por la cual soy el mejor jugador de basketball en el mundo, es porque soy el que más tiros he fallado y, por lo mismo, el que más canastas he metido”.

Sabiendo que lo importante no es cuantas veces te caes sino cuantas veces te levantas, consideramos que persistir es uno de los valores más importantes para el éxito.

El éxito no llega de la noche a la mañana, hay que sembrarlo, regarlo y cosecharlo igual que una semilla. Cuando sembramos una semilla, la cosecha no se da en un día ni en una semana, a veces ni en un mes y debemos tener la paciencia de seguir haciendo las acciones necesarias para que la semilla germine, crezca y entonces podamos cosecharla.

Lo mismo en cualquier actividad que emprendamos, las cosas no se van a dar en un día, una semana o un mes necesariamente, pero si seguimos con la meta en la mente y seguimos haciendo las acciones necesarias para lograrla de manera constante, tarde o temprano los resultados se van a dar.

Alguien que ha logrado cosas grandes, es alguien común que persistió.

3. Aprende y crece constantemente

Hay una frase de la filosofía Zen que dice: “Lo mejor de ti mismo te ha llevado a tener los resultados que tienes actualmente y tus resultados pueden ser buenos, regulares o malos; pero si quieres mejores resultados, tienes que ser un mejor tú“.

En este momento, las dos somos empresarias, entrenadoras e inversionistas. Tenemos negocios en 13 países y una vida maravillosa, pero no siempre fue así. Hace tiempo decidimos emprender, actuar a pesar del miedo, persistir y seguimos persistiendo porque entendemos que el éxito es un camino, no un destino.

Tu mundo interior es resultado de tu mundo exterior, es decir, que si queremos tener mejores resultados, tenemos que trabajar en nuestras raíces.

Es por eso que la capacitación es clave para lograr el éxito, educarte en temas que te ayudan a ser un mejor tú es la diferencia entre lograr el éxito y no lograrlo.

Gracias al cambio que ha logrado este último tip en nosotras, que más que un tip, es un principio de éxito, ahora nos dedicamos a ayudar a la gente a convertirse en un mejor tú y trabajamos con el mundo interior de las personas para que tengan mejores resultados en el mundo exterior.

obstáculoFácil: si emprendes con éxito o fracasas es 100 por ciento tu culpa. Así que ¿cuál es el obstáculo número uno al momento de emprender?

¡Tú!

Es simple, ¿quieres cambiar tu camino? Modifica tus pensamientos. La historia que nos contamos diario, las conversaciones que tenemos y las decisiones que tomamos impactan directamente la forma en la que nos sentimos.

Recuerda: la manera en la que piensas sobre ti mismo significa todo.

Y sí, entiendo que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo, lo que sí es seguro es que tu viaje de emprendimiento tendrá altas y bajas y va a haber momentos en los que tendrás que mantenerte positivo.

La gente dudará de tus habilidades y te dirá “es imposible”, pero es ahí donde tienes que sacar a relucir tu fuerza interior y la confianza dentro de ti.

No olvides que en el momento en el que te digas a ti mismo “NO” sabrás que ya fallaste el problema a resolver.

Entonces ¿cómo salirte de ti mismo para seguir avanzando? Aquí 5 consejos que te pueden servir.

1. Dite a ti mismo que puedes llevar a cabo las cosas

Repítete que puedes resolver el problema y que eres merecedor de ese éxito.

Esta voz alejará la negatividad de tu cabeza y descubrirás que sin lo malo, lo bueno no existiría por lo que no hay una “mala” razón para abandonar tus metas.

2. Rodéate de gente positiva que crea en ti

Esto te dará la fuerza y la retroalimentación necesaria para ser mejor.

3. Recuerda por qué empezaste

Conoce tu propósito, escríbelo y velo todos los días. No olvides que estás construyendo algo increíble y que eso toma tiempo. ¡No seas tan duro contigo!

4. Empodérate

Gana más conocimiento en tu área. Pregunta y haz el networking necesario con personas que ya pasaron por lo mismo que tú.

5. Haz cortas tus metas a largo plazo

Y… llévalas a cabo. ¡Ojo! No olvides recompensarte (una copa de champagne siempre es buena idea).

Intenta estas técnicas y observa tu transformación y ¡quítate de tu camino!

Michale JordanCualquier jugador puede encontrar su inspiración en el mundo de los negocios, al igual que los emprendedores pueden motivarse en las historias de los deportes.

Aquí una colección de 15 frases que te pueden ayudar a arrancar o mantener tu negocio.

1. “Detrás de la atleta que te has convertido, del entrenamiento de horas, de los coaches que te han impulsado está una pequeña niña que se enamoró del juego y nunca volteó para atrás. Juega por ella.”

– Mia Hamm, jugadora profesional de futbol soccer (1987-2004)

2. “Si no vas por todo, ¿entonces para qué vas?”

– Joe Namath, quarterback (Hall of Fame) (1965-1977)

3. “Los obstáculos no tienen porque detenerte. Si topas con pared no te devuelvas ni te des por vencido. Encuentra la manera de escalarla, pasar a través de ella o simplemente darle la vuelta.”

– Michael Jordan, ícono del basketball (1984-2003)

4. En el baseball y en el negocio hay tres tipos de personas: los que hacen que algo suceda, los que ven cómo suceden las cosas y los que se preguntan qué sucedió.

– Tommy Lasorda, jugador y manager de baseball (1954-1956, jugador; 1976-1996, manager)

5. “Tal vez habrá gente que tenga más talento que tú, pero no hay excusa para no trabajar más fuerte que tú.”

– Derek Jeter, shortstop de los Yankees (1995-2014)

6. “Un buen jugador de hockey juega en donde esté el puck. Un gran jugador de hockey juega donde el puck estará.”

– Wayne Gretzky, ícono de hockey (1978–1999)

7. “Si tienes todo bajo control, entonces no te estás moviendo lo suficientemente rápido.”

– Mario Andretti, campeón corredor de autos (1968-1982)

8. “Fíjate las metas muy altas y no te detengas hasta alcanzarlas.”

– Bo Jackson, jugador de baseball y futbol (1987-1994)

9. “Siempre esfuérzate al máximo, aunque todo esté en tu contra.”

– Arnold Palmer, jugador de golf (1954-2006)

10. “La edad no es ninguna barrera, es una limitación en tu mente.”

– Jackie Joyner-Kersee, campeón olímpico (1984-2000)

11. “Recuerda esto. Manténte aquí. Esta es la única perfección que hay, la perfección de ayudar a los demás. Esta es la única cosa que podemos hacer para que valga la pena. Esta es la razón por la que estamos aquí.”

– Andre Agassi, jugador de tennis (1986-2006)

12. “Entre más difícil sea la victoria, más grande será la felicidad al ganar.”

– Pele, leyenda de fútbol (1956-1977)

13. “No son las enormes montañas a escalar las que te motivan, es la pequeña piedra en el zapato.”

– Muhammad Ali, campeón de box, (1960-1966, 1970-1981)

14. “No puedes ponerle límite a nada. Entre más sueñes, más lejos llegarás.”

– Michael Phelps, ganador olímpico (presente)

15. “Los campeones siguen jugando hasta que lo hacen bien.”

– Billie Jean King, estrella de tennis (1959-1983)

haciendo lo mejorCuando Angel y yo guiamos a nuestros estudiantes a través del proceso de dejar ir sus fantasías de “vida perfecta” o “yo perfecto,” cubrimos una práctica de cuatro pasos para hacerlo.

Es una simple serie de pasos que pueden hacer maravillas en cualquier momento dado, pero requiere cierta diligencia (no es necesariamente conveniente o fácil):

1. Cuando sientas que tu “vida no es lo suficientemente buena” y la ansiedad aumente, haz una pausa, cierra los ojos y entiende que estás en el proceso de preocuparte por lo que no estás haciendo o por lo que todavía no has logrado.Nota los sentimientos de esa decepción que tienes contigo y tu vida en el presente.

2. Acepta estos sentimientos de decepción como parte de ti, enfócate en ellos y simplemente permítete sentirlos. A medida que te enfocas, observa las sensaciones emocionales de ese sentimiento en todo tu cuerpo.

3. Abre los ojos, vuelve tu atención al presente: ¿Qué estás haciendo ahora mismo? Pon toda tu conciencia en este momento; está 100% presente con las sensaciones físicas y emocionales de lo que estés haciendo.

4. Nota que el presente es suficiente; suficiente para ahora mismo. No tiene que ser mejor. No necesita ser nada más. Es bastante bueno ya, en su propia y única manera. Y tú también.

Una vez más, esta es una práctica (un ritual diario que cambiará tu vida) y no es algo en lo que cualquiera de nosotros podrá ser “perfecto”. Sólo lo recordaremos a menudo, y cuando nos olvidamos nos lo recordaremos de nuevo, y comenzaremos de nuevo con nuestra práctica. Un día a la vez.

Ah, y este breve artículo, por cierto, es tanto un recordatorio para Angel y para mí como una guía para ti o para cualquier otra persona que pueda encontrar valor en ella.

Estamos todos juntos en esto.

Que este momento, este ahora mismo, sea tan bueno como colectivamente elijamos hacerlo.

Este momento: Nuestro recurso más preciado

Mientras termino aquí, recuerdo algo que Angel y yo aprendimos de la manera más difícil de los momentos más desgarradores de nuestras vidas: perder amados temprana e inesperadamente:

La muerte es una imprevisibilidad inevitable.

Abrazar este hecho proporciona un renovado sentido de conciencia, para darse cuenta de que hemos vivido un cierto número de días, y los días por delante de nosotros no están tan garantizados como el que estamos viviendo ahora mismo.

Cuando pienso en esto recuerdo que cada día es una oportunidad para estar agradecidos, no de una manera cliché, sino para apreciar honestamente lo que tenemos aquí, y admitir que somos los únicos responsables de la calidad de nuestras presentes vidas. Esto hace que nuestro respeto por nosotros mismos y nuestro enfoque positivo sean más que nunca importantes, justo aquí, ahora mismo. No deja tiempo para revolcarse en la autocompasión y en las dudas de ti mismo.

Lo último que cualquiera de nosotros quiere hacer es morir con arrepentimientos, de ahí que respetar la realidad de la muerte pone la vida en perspectiva. Nos humilla y también nos debe motivar profundamente a hacer avanzar nuestra vida y sacar lo mejor de ella…

Menos criticar y quejarse.

Más presencia y enfoque positivo.

Todo el día, todos los días.

vidaTener una vida fuera del trabajo a veces es demasiado difícil para los emprendedores y profesionistas muy ocupados.

Pero trabajar y nunca jugar no sólo lleva a una vida personal aburrida y poco satisfactoria; también puede afectar tu salud física y mental.

Si estás ocupado todo el día y toda la noche, tu vida personal y relaciones podrían estar sufriendo. Para ser feliz y exitoso en y fuera del trabajo debes balancear tu tiempo, dice Justin Klosky, fundador de O.C.D. Experiencie, una firma de consultoría organizacional.

“Tener una vida personal en orden provee paz mental y puede mejorar radicalmente tu productividad”, dice Klosky. Empieza por guardar tu smartphone por un minuto o dos (a menos que estés leyendo este artículo en ese dispositivo) y hazte estas 10 preguntas para tener un buen equilibrio vida/trabajo:

1. ¿Qué es lo que realmente quiero de mi vida personal?

Saber qué esperas alcanzar en tu vida personal es tan crítico como definir claramente las metas de tu negocio, dice Klosky. Los estudios muestran que las personas que escriben sus metas y las comparten con sus amigos tienen 33 por ciento mayor probabilidad de lograrlas que aquellos que no lo hacen.

Empieza por crear y documentar metas específicas a corto y largo plazo para los principales aspectos de tu vida no laboral -incluyendo salud, relaciones, planes de viaje y hobbies- y revísalos cada semana. Establece pasos realistas para alcanzar cada meta.

Klosky visualiza sus metas personales y profesionales en pizarrones visionarios, que son collages de imágenes y afirmaciones relacionadas con sus sueños y con lo que lo hace feliz. Cuelga tu pizarrón donde puedas verlo, como en tu escritorio o en el espejo de tu baño.

2. ¿Cómo puedo organizar mi hogar y mantenerlo así?

Piensa organizadamente y créate disciplinas. Empieza por deshacerte de los papeles digitalizando tus documentos. Klosky sugiere mantener tu espacio de trabajo libre de “cosas inútiles”. Dice que los únicos elementos que debe tener tu escritorio son: una libreta con tus listas de pendientes y para hacer anotaciones, el monitor de tu computadora y tu teléfono.

También, elige un cajón de tu casa por día para organizar, ya sea de tu cuarto, de la cocina o de donde quieras. “Todos los espacios de tu hogar necesitan tener un objetivo específico”, dice Klosky, “así que si tienes espacios que no estén ordenados, es tiempo de ponerte a trabajar”.

3. ¿Qué tan seguido debo revisar mis emails?

Klosky sugiere tratar a tu email como tu correo. Vacíalo una vez al día e inmediatamente categoriza cada pieza.

¿Cómo? Tirando, delegando o atendiendo. “Y cuando digo ‘bandeja de entrada vacía’ quiero decir cero emails”, dice Klosky. “Es increíblemente librador y tendrás menos preocupaciones”.

4. ¿Cómo puedo estar ahí para mis amigos y familia mientras dirijo mi negocio?

La respuesta se basa en el sentido común y en la organización meticulosa.

Empieza por comunicar claramente tu agenda a tus seres queridos. Hazles saber cuándo estás disponible para ellos y cuándo no, sugiere Klosky. También considera los eventos personales y las emergencias que requieren tu completa atención. Éstos son bastante obvios: cumpleaños, aniversarios, funerales, etcétera.

“No importa cuánto agendes, la vida sucede”, dice Klosky, “y habrán ocasiones en las que necesites dejar todo y estar ahí para tus seres queridos”. Por eso es importante que seas flexible y estés abierto a los cambios.

5. ¿Cuándo debo ‘desconectarme’ de mi smartphone?

Para disfrutar más y mejores conexiones con las personas que te importan, haz algo radical: guarda tu celular cuando estés con ellas.

Cuando Klosky se reúne en persona con alguien (colega o amigo) generalmente pone su celular en silencio y lo ignora; o carga la batería. “Así estará fuera de vista, fuera de mi mente y puedo dedicar 100 por ciento de mi atención a la persona con la que estoy hablando”. No temas pedirle a la otra persona que guarde su teléfono.

6. ¿Cómo puedo mantener una relación saludable, satisfactoria y feliz con mi pareja?

No hay una fórmula mágica, pero puedes reavivar la llama y mantener el romance agendando tiempo de calidad juntos una o dos veces a la semana. Haz la cita y trata de nunca cancelarla; así le darás a la otra persona el mensaje de que es prioridad en tu vida.

7. ¿Cómo puedo reestructurar las tareas mundanas?

Agenda cuidadosamente cualquier pendiente recurrente que no puedas tercerizar, como lavar la ropa, pagar cuentas o ir al supermercado.

Klosky sugiere usar calendarios para organizar esas tareas, como en Google Calendar o cualquier otra app. Por ejemplo, establece una hora y un día para lavar y guardar ropa. Y cúmplelo.

Podría sonar demasiado radical, pero calendarizar todo puede ser muy sabio. Hacerlo te ayudará a maximizar el tiempo para practicar hobbies, ejercitarte o incluso inspirarte para generar nuevas ideas en tu negocio.

8. ¿Cómo puedo aprovechar al máximo mis horas de sueño?

Dormir es lo que solías hacer antes de iniciar tu startup. El consejo de Klosky para quedarte dormido más rápido y mantenerte relajado más tiempo es forzarte a apagar los dispositivos electrónicos una hora antes de irte a la cama.

“Nunca lleves tu smartphone o tablet a la cama”, dice, ya que estudios demuestran que las pantallas iluminadas suprimen la melatonina, lo que produce insomnio. En lugar de eso, sugiere leer un libro no relacionado con el negocio o escuchar música relajante. Además, otro beneficio de deshacerte de la tecnología en la cama es que genera mayor intimidad.

9. ¿Cómo pensar en el ejercicio si estoy tan ocupado?

Es muy difícil tener una buena vida personal si te sientes enfermo o cansado.

Trata a tu cuerpo como a tu negocio, dice Klosky. Invierte tiempo y esfuerzo en mantenerlo saludable y fuerte. Calendariza sesiones de ejercicio y añade a tu dieta alimentos saludables. Así te desharás de unos kilos extra, de las enfermedades y del estrés y ansiedad.

10. ¿Existe algo como vacaciones sin trabajo?

La mayoría de los dueños de startups que invierten cada fibra de su ser en lanzar y dirigir un negocio, generalmente no pueden desconectarse por completo en las vacaciones.

No obstante, Klosky sugiere separar algunos días al año, o un fin de semana, para darte un respiro. “Si no lo haces, podrías sufrir de desgaste, depresión y fatiga”, dice. Dependiendo de tu disponibilidad y presupuesto, vete unos días a la playa, o a una cabaña en el bosque o quédate en casa sin trabajar.

Antes de tomarte un descanso, asegúrate de que decidas si revisarás o no tus emails y con qué frecuencia. O mejor aún: no los revises. Deja esa tarea a un colega o empleado en el que confíes y vive la vida que mereces.

sentirte mejorEstá es la amarga verdad: nunca seremos tan buenos como creemos que deberíamos ser.

Ninguno de nosotros lo será.

Inevitablemente habrá momentos en los que resbalaremos y no podremos satisfacer nuestras expectativas (poco razonables) de nosotros mismos. Probablemente ocurra muy a menudo también. Y si no abrazamos estos errores y fracasos como lecciones aprendidas, gradual e inconscientemente nos volveremos auto-conscientes sobre todo lo que no estamos haciendo y logrando según lo planeado.

Honestamente, sucede todos los días con los mejores de nosotros; desesperadamente nos descubrimos pensando en cómo nos estamos quedando cortos.

Nos preocupa que no hayamos avanzado tanto como pensábamos. Nos preocupa que nunca podamos ser tan productivos como podríamos ser. Y nuestra preocupación sólo nos lleva a más preocupaciones sin sentido.

Nos preocupa no…

• Tener cuerpos con mejor aspecto
• Ir al gimnasio más a menudo
• Lograr más de nuestros objetivos
• Etc

Nos preocupa que debiéramos estar haciendo…

• Algo mejor
• Algo más asombroso
• Todas esas cosas increíbles que la gente en la televisión y las redes sociales están haciendo
• Etc

Y así, quedamos sintiéndonos culpables de que no somos tan buenos como debiéramos ser, que no estamos haciendo lo perfecto en el momento perfecto, nunca.

La buena noticia es que los pensamientos como estos son naturales, porque la mente humana no es perfecta; se preocupa por cosas. Pero podemos aprender a agarrar y controlar estos pensamientos, para que no nos agarren y controlen a nosotros.

Dejando ir nuestras fantasías de la “vida perfecta”

Hasta cierto punto, todos tenemos esta majestuosa idea en nuestras cabezas sobre cómo se supone que sean nuestras vidas. Imaginamos que deberíamos vivir una vida diferente y mejor…

• Una vida sin dilaciones y fracasos
• Una vida con hazañas espectaculares de éxito
• Una vida de viajes y aventuras
• Una vida con amigos, familiares y compañeros perfectos
• Etc

Y con todo esto se supone que deberíamos estar sonriendo también, ¿verdad?

¡Incorrecto! Así no es como funciona la vida realmente. Al menos no 24/7.

La verdad es que somos humanos milagrosamente defectuosos que vivimos vidas milagrosamente defectuosas. Y la parte “milagrosa” sólo transpira cuando aceptamos y hacemos lo mejor con lo que tenemos.

Cierra los ojos y reflexiona sobre la realidad actual de tu vida, y susurra: “Estoy bien. La vida está bien. Dejaré que mi actual situación en la vida sea lo que es, en lugar de lo que creo que debería ser, y haré lo mejor con ella.”

La clave es aceptar el hecho de que no hay tal cosa como la vida perfecta. No hay ninguna cosa perfecta que deberías haber logrado y ninguna secuencia perfecta de cosas que deberías estar logrando ahora mismo.

Sólo hay este momento en el que vives y lo que decidas hacer con él.

Y si, decepcionarte con este momento, con uno mismo y con los demás a menudo es parte de la imagen; no hay escape de esta realidad.

Pero, ¿qué elegirás?

Puedes estar decepcionado en este momento y no hacer nada, o puede practicar estar satisfecho con la oportunidad de hacer lo mejor con él.

Vivir MejorPasé el semestre de primavera de mi primer año de universidad estudiando en Freiburg, Alemania.

Un par de meses en mi semestre, reservé un viaje de 10 días a España y Portugal – cinco días en España con una amiga mía, y cinco días en Portugal sola.

Entonces la amiga que debía venir a España conmigo me dijo que ya no podía ir.

Fue a último minuto, así que para ese punto ya había reservado mi vuelo y alojamiento.

No estaba para perder todo el dinero – sin mencionar el tiempo – que había puesto en la planificación y reservas de mi viaje, así que tomé la decisión de ir en un viaje de 10 días conmigo sola, yo y sólo yo.

Admito que tenía bastante experiencia de viajes anteriores, luego de haber vivido en Zurich, Suiza, durante cinco años cuando era más joven. Pero todos esos viajes fueron con otras personas: mi familia, mis amigos, mis compañeros de clase y maestros.

Este era el primer viaje en el que estaba verdaderamente sola.

Y estoy muy contenta de haberlo hecho.

Aquí tienes por qué recomiendo encarecidamente que hagas un viaje en solitario en algún momento de tu vida.

Tienes la oportunidad de ver las cosas tú quieres ver.

Si alguna vez viajaste con amigos, sabes que es raro que todo el mundo quiera ver y hacer las mismas cosas. Sólo tienes un tiempo determinado, por lo que deben hacer compromisos y, a veces, tus actividades son desechadas. También existe la probabilidad de que los amigos con los que viajas no estén muy motivados con los viajes, y puedes terminar pasando todo el viaje descansando en la playa cuando lo que realmente querías hacer es un poco de turismo.

Cuando viajas solo, estás a cargo. Eso significa que puedes planear tus días como quieras que sean, y no tienes que preocuparte por comprometerte y hacer sacrificios.

Cuando estaba en Málaga, por ejemplo, decidí tomar un viaje de un día a Granada, y tomé un autobús a las 6 a.m. para llegar a Alhambra a tiempo para mi tour. Lo más probable es que muchos de mis amigos no hubieran estado dispuestos a hacerlo. Pero yo sí, y valió realmente la pena.

Llegas a conocer mejor el área al que estás viajando.

Para consternación de mi padre, no podía leer un mapa ni para salvar mi vida. Así que cuando viajaba con otros, siempre les dejaba la parte de las direcciones a ellos. Pero cuando estuve en dos países en donde no hablaba el idioma y no tenía un compañero de viaje, me tocó averiguar la posición de la tierra. No puedo decir que siempre tomé la ruta más directa para llegar a donde iba; pero puedo decir que descubría la ruta por mi cuenta; excepto por consultar algunos locales en inglés (en Portugal) o en un muy mal Español (en España).

Nunca olvidaré a las pequeñas viejas españolas que me ayudaron en mi viaje en autobús desde el aeropuerto de Málaga a mi albergue. Ellas no hablaban inglés, pero empezaron a darme indicaciones en el momento en que me vieron sacar un mapa.

Para el momento en que dejaba España y Portugal, podía averiguar que caminos tomar mucho mejor que cuando llegué; y esa fue una sensación realmente gratificante.

Es más probable que conozcas nuevos amigos y experimentes la cultura local.

Viajar con gente que conoces crea una zona de confort de la que puede ser difícil salir. ¿Por qué tratar de conocer nuevos amigos si ya estás rodeado de tus amigos actuales? Las personas con las que estás pueden bloquear (no intencionalmente) la posibilidad de ahondar realmente en la cultura del lugar que estás visitando porque es muy fácil quedar atrapado con tus compañeros de viaje en vez de quedar atrapado con la experiencia del viaje.

A lo largo de mi viaje, interactué con varias personas, lugareños y turistas como yo, con quienes probablemente no hubiera interactuado si no hubiera estado viajando sola. Mis albergues, el espectáculo de flamenco al que fui, las excursiones a las que asistí, y los restaurantes en los que comí fueron sólo algunos de los lugares en los que conocí gente nueva.

Tienes más cuidado con lo que gastas.

Viajar es caro. Cuando solía viajar con mi familia, mis padres cubrían todos los gastos, así que nunca pensaba dos veces en los costos.

Cuando viajas con amigos, es fácil sucumbir a la presión de tus compañeros y simplemente gastas dinero en lo que tus compañeros de viaje están gastando dinero. Pero cuando estás sola y estás pagando los gastos del viaje de tu propio bolsillo, te vuelves mucho más consciente de cuánto gastas y en dónde lo gastas. Esa es la razón por la que me alojé en albergues (limpias, pero todavía albergues) durante todo mi viaje.

Te hace darte cuenta de que hacer cosas sola está bien.

Sí, cenar sola o visitar lugares de interés por ti misma puede sentirse extraño o incómodo al principio; pero cuanto más lo haces, más te das cuenta de que no es para tanto. De hecho, puede ser realmente agradable porque a veces simplemente no tienes ganas de hablar con otras personas.

Y si estás realmente nervioso por la idea de estar solo, ¿qué mejor lugar para probarlo que en alguna parte en la que no es probable que te encuentres con gente que conoces?

Tomas más posesión del viaje, y te sientes más logrado después de tomarlo.

Para el momento en el que volví a Freiburg después de 10 días de viaje en solitario, estaba más que lista para un tiempo de calidad con la gente que conocía y que hablaba mi idioma. Pero también sentí un fuerte sentimiento de orgullo por haber viajado sola, haber planeando múltiples actividades culturales, y haber vuelto en una sola pieza.

Cuando viajas solo, tu viaje está 100% en tus manos, lo que puede ser estresante de vez en cuando. Pero cuando resulta ser un viaje exitoso, puedes darte las gracias por él.

descansos¿Esta situación te suena familiar?

Has estado trabajando sin parar en un problema, con semanas laborales de 60 horas e incluso sin separarte de tu escritorio durante los fines de semana. Aun cuando te tomes un descanso, vayas a por un café con un amigo o asistas al partido de fútbol de tu hijo, tu mente gravita constantemente hacia el trabajo.

Aunque trabajar en exceso es una práctica común entre los emprendedores, nuevos estudios demuestran que tomarse descansos es benéfico para el negocio.

Como sociedad, no nos gusta tomarnos ‘descansos’ porque podríamos dar la percepción de ser flojos”, afirma Bonni Hayden Cheng, doctora por la University of Toronto Rotman School for Business. Junto con la profesora asociada Julie McCarthy, recientemente Cheng publicó un estudio en el que se examinaba a un grupo de estudiantes intentando balancear el trabajo, la familia y las responsabilidades académicas.

Los participantes que practicaron el desentendimiento cognitivo al activamente alejar sus mentes de los problemas y a realizar algo completamente ajeno a ello lograron manejar de mejor manera las tareas que aquellos que se esforzaron sin detenerse ni tomar descanso alguno.

El desentendimiento cognitivo podría sonar contraproducente cuando estás tratando de construir un negocio, pero el estudio de Cheng y McCarthy demuestra que es la mejor forma de trabajar. “Alejar activamente tu mente de los problemas ayuda a manejar múltiples responsabilidades y produce mayores niveles de satisfacción laboral”, dice Cheng.

Si el tiempo “para ti” suena como a un lujo o como algo que quita tiempo vital del negocio, considera esto: “Tu subconsciente es 800 veces más poderoso que tu mente consciente”, afirma el coach de negocios Jonathan Smith. El cerebro consciente tiene capacidad limitada para resolver problemas, lo que significa que el desentendimiento cognitivo podría ser igual de importante para el éxito de tu negocio que una reunión de ventas.

Smith se refiere al proceso de desentendimiento cognitivo como “un descanso de claridad” y los acredita por el éxito de los grandes líderes, argumentando que permiten tener un espacio para visionar el futuro y poner las metas del largo plazo en perspectiva. “Los líderes que no se toman el tiempo para pensar sobre el negocio fuera del trabajo y las reuniones tienen dificultades para resolver problemas y no son tan capaces pata liderar como aquellos que se toman descansos regularmente”, señala Smith.

Alejarte le da a tu cerebro la oportunidad de tener momentos de creatividad, ya que el subconsciente puede trabajar en los problemas sin desgastarte. El desentendimiento cognitivo permite al cerebro recargar baterías, lo que facilita regresar al problema con una perspectiva fresca y energía renovada. Smith dice que él encuentra la claridad después de participar en sus clases de yoga. “Enfocarte en la respiración y establecer una intención generalmente entrega una respuesta”, agrega.

El desentendimiento cognitivo también podría significar tener un hobby como bucear, correr o leer, o simplemente escuchar música o tomar una siesta. Métodos tradicionales como hacer ejercicio también pueden ser efectivos, pero únicamente si tu mente no retorna al trabajo mientras los realizas.

Aunque Smith dice que se toma un descanso de claridad todos los días mientras pasea a su perro, otros podrían necesitar de este tiempo libre únicamente una vez a la semana. Cualquier opción que elijas, nunca uses este tiempo “para ti” para actualizarte en asuntos del trabajo y siempre intenta apagar tu celular. Cheng añade que la calidad del descanso es más importante que la cantidad.

mentorLa mayoría de las personas que deciden iniciar un negocio fracasan ¿por qué?

¿Cuál es la razón por la que gran parte de los emprendedores pasa su vida entera sufriendo tan solo imaginando lo adinerados que podrían ser en el futuro, pero pasan su vida totalmente frustrados?

A continuación te voy a dar los consejos que mi mentor millonario me compartió en una ocasión cambiando completamente mi manera de ver los negocios para siempre.

No soy precisamente un escritor, un columnista o un experto académico que te va a llenar la cabeza de teoría, pero tengo varios negocios funcionando en el mundo que generan al menos $300,000 dólares anuales en ventas y una riqueza neta aproximada de $5,000,000 de dólares. Por lo que te estoy hablando directamente desde la experiencia y no son cosas que me esté inventando.

Además, si algo me ha traído hasta donde estoy es precisamente relacionarme con empresarios de alto nivel, tanto para hacer negocios y asociarme, como para ser mentoreado y aprender de ellos. Y no hablo únicamente de leer libros de motivación, que está bien para comenzar, pero necesitas entrar directo al campo de juego donde los verdaderos negocios se hacen.

En una ocasión le preguntaron a uno de mis mentores (con una riqueza neta aproximada de $300 millones de dólares): “¿qué harías si tuviera la oportunidad de volver atrás? ¿Qué consejos se daría a sí mismo si estuviera comenzando todo de nuevo?”

Presta toda tu atención porque estos dos consejos vienen de experiencia pura.

1. “Piensa más en grande”

La mayoría de los emprendedores cree que decirse a sí mismo “quiero ganar un millón de dólares” es pensar en grande.

La realidad es que la diferencia principal entre los pequeños emprendedores que pasan su vida luchando y los grandes tiburones radica en el tamaño de sus pensamientos. En lugar de pensar cómo ganar tus próximos 1,000 o 10,000 dólares, piensa cómo puedes construir la próxima empresa multimillonaria que solucione el problema de millones de personas.

Como dijo Elon Musk en alguna ocasión:

El tamaño de tu ingreso dependerá del tamaño de los problemas que soluciones

Si solucionas un problema para tu comunidad, ganarás dinero, pero si solucionas un problema para la humanidad entera, te harás millonario.

Si quieres hacer grandes negocios, necesitas pensar muy en grande, relacionarte con gente grande y actuar para ganar.

Aristóteles Onassis dijo en alguna ocasión:

“Si no tuviera nada y tuviera que realizar un trabajo manual, ahorraría todo lo que pudiera para ir a los lugares donde van los hombres de dinero y ver que puedo sacar de ahí.”

2. “No a las falsas expectativas”

El segundo consejo de mi mentor fue:

“Acuérdate que el éxito es 10 veces más duro de lo que piensas. La frustración siempre proviene de no haber trabajado lo suficiente”

La mayoría de corrientes de pensamiento modernas nos dicen que para alcanzar el éxito en los negocios hay que encontrar la estrategia correcta o estar en el momento justo ya que “no vale la pena trabajar tanto cuando se puede trabajar inteligentemente”.

Aunque exista algo de razón en esto, la verdad es que la manera para construir un negocio, un éxito o una vida es simplemente haciendo que suceda y para eso necesitas trabajar probablemente mucho más de lo que pensabas.

No tengas falsas expectativas pensando que vas a ganar sin esforzarte. Hazte a la idea de que para ganar, necesitarás trabajar 10 veces más de lo que creíste.

Siguiendo estos simples consejos estarás a la cabeza de los resultados y serás responsable de todo lo que suceda en tu vida y en tu negocio.

prioridadResistir e ignorar tus propios sentimientos y emociones no sirven. Te lleva al estrés, a la enfermedad, a la confusión, a relaciones rotas, a ataques de cólera y a sufrir depresiones profundas y oscuras.

Cualquier persona que haya experimentado cualquiera de las anteriores cosas sabe que estos estados mentales son horriblemente insanos… y cuando tienes el hábito de la auto-negligencia, es casi imposible escapar.

Rechaza ignorar tu sirena interior por más tiempo. Rechaza descuidarte. Elige ocupar mucho espacio en tu propia vida. Elige darte permiso para satisfacer tus propias necesidades. Elige honrar tus sentimientos y emociones. Elige que cuidar de ti mismo sea una prioridad…

Elígete a ti mismo!

Aquí tienes algunas maneras sencillas para elegirte hoy mismo:

1. Date un descanso cuando lo necesites

Muéstrate un poco de amor dándote cuenta de que no puedes hacerlo todo para todos en todas las situaciones. Haz lo que puedas, y hazlo con un corazón alegre.Luego respira y date espacio para recuperarte.

Rellena tu cubo diariamente. Eso significa recuperar la respiración, encontrar soledad en silencio, concentrar tu atención hacia tu interior, hacer tiempo para la diversión y la risa, comer lo suficientemente sano como para mantener los máximos niveles de energía, y de otra manera ganar tiempo para recuperarte de las presiones de la vida.

2. Escucha tu intuición y se honesto contigo mismo sobre todo

No podemos hablar con integridad sobre un estilo de vida que no estamos viviendo.No necesitamos más narradores deslumbrantes; necesitamos narradores más auténticos.

Escucha esa voz interior. La confianza proviene de saber que lo que estás haciendo es lo correcto, y que lo que estás haciendo es correcto para TI también. Crea una vida con la que te sientas bien en el interior, no una que sólo se vea bien en el exterior, para todos los demás.

3. Trabaja en cosas que te hagan feliz

Hay una gran diferencia entre la fatiga vacía y el agotamiento gratificante.

La vida es demasiado corta.Invierte en actividades (y relaciones) que importen profundamente. Al final, una buena vida es acerca de tomar la buena decisión de hacer algo cada día que te mueva.

¡Cuídate haciendo las cosas que te importan! Es cuestión de darte cuenta de que no hay egoísmo en cuidar de ti mismo. Porque no podemos dar lo que no tenemos. Tienes que experimentar la vida en tus términos antes de poder darles vida a los demás. Construye rituales diarios positivos que apoyen tu felicidad.

El punto es: La gente va y viene. Los eventos van y vienen. El día y la noche van y vienen. Pero un sincero respeto por ti mismo siempre permanecerá contigo, si lo cultivas.

Así que pon estas cosas en tu lista de tareas pendientes hoy (y únelas a los puntos anteriores):

• Pasa tiempo haciendo cosas que te ayuden a amarte a ti mismo más.
• Pasa tiempo pensando en cosas que te ayuden a amarte a ti mismo más.
• Pasa tiempo con personas que te ayuden a amarte a ti mismo más.

Repítelo mañana.

 

 

 

Subir »
FB