Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

Amy Morin es una exitosa autora, oradora y psicoterapeuta que ganó popularidad después de su TED Talk viral en 2015,” El secreto de volverse mentalmente fuerte”

En sus tres libros, Morin explora las prácticas y los hábitos que hacen a algunas personas mentalmente más resistentes que otras y más capaces de tener éxito personal y profesional.

“Comencé mi vida como psicoterapeuta pensando que iba a enseñar a las personas sobre la fuerza mental basada en lo que aprendí en la universidad”, dice. Pero después de experimentar una serie de pérdidas en su propia vida, Morin dice que comenzó a estudiar a sus pacientes para tratar de entender por qué algunos se recuperaron del dolor más rápido que otros.

“Mi madre falleció de repente. Yo era viuda a los 26 años y luego a mi suegro se le diagnosticó un cáncer terminal”, dice ella. ″[Esos eventos] me llevaron a este viaje personal para aprender más sobre lo que significa ser mentalmente fuerte”.

A continuación, Morin analiza cinco cosas que hacen las personas mentalmente fuertes para lograr el éxito después de un contratiempo:

1. Regular tus emociones.

Todo el mundo experimenta conflictos y reveses, personal y profesionalmente. Pero, en lugar de dejar que tus emociones se salgan de control, Morin dice que las personas mentalmente fuertes saben cómo regular sus sentimientos para que no hagan o digan nada que les cueste a largo plazo.

“No dejan que su enojo les haga hacer cosas de las que más tarde se arrepienten, o si están tristes, no se atascan de mal humor”, dice. ″[Las personas mentalmente fuertes] son ​​capaces de controlar sus sentimientos lo suficientemente bien como para poder avanzar”.

2. Tomar acciones positivas.

En lugar de dejar que un mal momento los disuada de avanzar con una meta o proyecto, Morin dice que las personas mentalmente fuertes saben cómo convertir un negativo en positivo para avanzar.

“Incluso si están teniendo un mal día o se sienten atrapados en una rutina que saben, ‘bien, ¿qué puedo hacer al respecto?’”, Dice ella. “No se sientan y se lamentan por sí mismos o se convencen de que no deberían intentarlo. En su lugar, identifican pasos concretos que pueden tomar para mejorar su vida”.

3. Regular tus pensamientos.

Además de controlar sus emociones, Morin dice que las personas mentalmente fuertes también saben la importancia de controlar sus pensamientos para que no se detengan en lo negativo durante demasiado tiempo.

Ella explica que en lugar de tener una mentalidad “demasiado negativa o demasiado exagerada”, las personas mentalmente fuertes identifican los pensamientos falsos que tienen “y los reemplazan y los enmarcan con declaraciones más realistas”.

4. Identificar tu peor hábito.

“Con demasiada frecuencia”, dice Morin, “tendemos a participar en todos estos buenos hábitos que nos ocupan a nosotros mismos, pero no necesariamente nos llevan a ningún lado”. Eso se debe a los malos hábitos que seguimos manteniendo.

Ella aconseja a cualquier persona que esté buscando ser mentalmente más fuerte, mirar su fuerza mental de la misma manera que ellos ven su fuerza física. “Tal vez irías al gimnasio para ser físicamente más fuerte”, dice ella. “Pero, si realmente quieres ver los resultados, también deberías renunciar a la comida chatarra. La fuerza mental es la misma.

Entonces, si tienes buenos hábitos como practicar la gratitud, o pasas tiempo con tus amigos, o tienes pasatiempos que disfrutas, eso es genial. Pero, si también pasas el tiempo sintiendo lástima por ti mismo o esperándote a ti mismo como perfecto, todos esos buenos hábitos no necesariamente serán efectivos”.

Morin dice que las personas mentalmente fuertes saben que es importante que identifiquen su peor hábito mental porque una vez que “se deshagan de eso, todos sus [otros] buenos hábitos se vuelven mucho más efectivos”.

5. Practicar la gratitud.

Según Morin, las personas mentalmente fuertes saben el valor de practicar la gratitud. De hecho, los estudios muestran que las personas que practican la gratitud tienden a vivir vidas más felices y sanas.

“Podrías comenzar un diario de gratitud”, sugiere ella. “Los estudios muestran que si solo escribes tres cosas por las que estás agradecido antes de irte a dormir, dormirás mejor”. O, en lugar de comenzar un diario, Morin dice que también puedes “iniciar un hábito de gratitud con tu familia durante la cena”, identificando las pequeñas cosas por las que estás agradecido.

“Puede ser el primer paso para cambiar tu forma de pensar para que prestes más atención a las cosas que tienes, en lugar de a todas las cosas que no tienes”.

Reibox BlogLos logros están basadas en acciones, no en pensamientos; sin embargo, los pensamiento siempre son los padres de las acciones.

El logro comienza con una idea, una perspectiva, un punto de vista, o incluso con sólo una actitud. (Ideas, perspectivas y puntos de vista como estas, para empezar).

Estas son algunas de las cosas que las personas extraordinariamente exitosas se dicen todos los días; y cómo estas declaraciones los impulsan a tomar acciones que los llevan a tener más éxito:

1. «No puedes hacer todo hoy, pero puedes dar un pequeño paso.»

Tienes planes. Tienes metas. Tiene ideas. ¿A quien le importa? No tienes nada hasta que realmente hagas algo.

Cada día dejamos que las dudas y la incertidumbre nos impidan actuar en nuestras ideas. Escoge un plan, una meta, o una idea. Y empieza. Da un pequeño paso.

El primer paso es por mucho, el más difícil. Los pasos sucesivos son siempre más fáciles.

2. «Haré lo que nadie más está dispuesto a hacer.»

A menudo, la forma más sencilla de ser diferente es hacer las cosas que otras personas se niegan a hacer.

Así que elige una cosa que los demás no harán. Puede ser simple. Puede ser pequeño. No importa. Sea lo que sea, hazla. Instantáneamente serás un poco diferente al resto de la manada.

Y entonces, sigue adelante. Cada día, piensa en alguna cosa que puedas hacer y que nadie más esté dispuesto a hacer.

Después de una semana, serás poco común. Después de un mes, serás especial. Después de un año, serás increíble, y definitivamente no serás como los demás. (Y, en el proceso, desarrollarás una notable determinación y fuerza de voluntad.)

3. «Enfrentaré un miedo.»

El miedo más paralizante es el miedo a lo desconocido (al menos para mí).

Sin embargo, nunca nada resulta ser tan difícil o da tanto miedo como creemos. Además, es increíblemente emocionante superar un miedo. Obtienes esa sensación de «No puedo creer haber hacho eso!», una emoción que puede que no hayas experimentado desde hace ya mucho tiempo.

Todos los días, haz algo que te de un poco de miedo, ya sea física o emocionalmente. De verdad,  encontrarás la manera de superar cualquier problema que surja.

Porque lo harás.

4. «Apreciaré a alguien poco apreciado.»

Algunos trabajos requieren más esfuerzo que habilidad. Entregar paquetes, embolsar comestibles, atender a los clientes; las tareas en sí son relativamente fáciles. La diferencia está en el esfuerzo.

Así que haz algo más que dar un abstraído «gracias» a alguien que esté haciendo un trabajo ingrato. Sonríele. Haz contacto visual. Intercambia una palabra amable.

En todo a tu alrededor, hay personas que trabajan duro y obtienen poco o ningún reconocimiento. Has el voto de ser la persona que los reconozca, al menos a uno de ellos todos los días.

No sólo ganarás respeto, ganarás el mejor tipo de respeto; el respeto que proviene de hacer una diferencia, aunque sea fugaz, en la vida de otra persona.

5. «Voy a escuchar 10 veces más de lo que hablo.»

Solía hablar mucho. Pensaba que era perspicaz, inteligente e ingenioso y, bueno, pensaba que era carismático. De vez en cuando, muy de vez en cuando, pude incluso haber sido alguna de esas cosas.

Pero la mayoría de las veces no.

Las personas con genuina confianza no sienten la necesidad de hablar. Y si bien odio cuando sucede, todavía a veces me doy cuenta de que no estoy hablando porque la otra persona esté interesada en lo que tengo para decir, sino porque yo estoy interesado en lo que tengo para decir. (Ick.)

Nunca hables sólo para complacerte a ti mismo. Cuando lo haces, no complaces a nadie.

Sigues buscando la próxima dieta de moda o gadget para ayudarte a lograr un cambio duradero en tu vida?

Si es así, es hora de dejar de buscar y volver a lo básico. No necesitas otra aplicación, otro video motivador u otra compra de Amazon.

En su lugar, debe ser sencillo y aprender de las personas que ya lo han hecho.

Uno de los mejores íconos del deporte, Jack LaLanne, es alguien que puede ayudarte a transformar tu vida.

Si bien su nombre no es tan familiar como un ícono de la aptitud física como Arnold Schwarzenegger, su impacto en la aptitud física es asombroso.

Es la razón por la que los gimnasios modernos se ven como son hoy.

¿Quién es Jack Lalanne?

Abrió su primer gimnasio en 1936 y es el creador de algunos de los ejercicios y equipos de gimnasio más icónicos que existen en todos los gimnasios de la actualidad. Y sus logros de fitness son increíbles:

• Nadó desde Alcatraz hasta Fisherman’s Wharf en San Francisco mientras llevaba esposas. La segunda vez que lo hizo, ¡tenía 60 años y también dos a un bote de 1,000 libras detrás de él!

• Estableció el récord mundial de flexiones haciendo más de 1,000 en solo 23 minutos (a la edad de 42).

• ¡Y a los 45 años todavía podía hacer 1,000 saltos y 1,000 flexiones en menos de 90 minutos!

CUALQUIER COSA EN LA VIDA ES POSIBLE SI HACES QUE SEA SUCEDIENDO

Hábitos de éxito

Entonces, cómo pueden estos increíbles logros ayudarte a transformar tu propia vida? Al aprender los hábitos que le trajeron su éxito masivo.

Cuando ves cosas como esta, es fácil poner a Jack en una categoría propia. Decir que nació así. Pero simplemente no es cierto.

Jack vivió una vida saludable hasta que falleció a los 96 años en 2011. Estos son los sencillos rituales que utilizó para lograr sus extraordinarios logros.

1. Levantarse temprano

Jack era alguien que sabía la importancia de levantarse temprano. Se despertó regularmente a las 4 de la madrugada la mayor parte de su vida y, a medida que crecía, “dormía” hasta las 5 de la mañana.

A que hora te despiertas. Si te estás despertando después de las 5 am y no logras todo lo que deseas en tu salud, negocio y vida, depende de ti cambiarlo.

Todos tienen las mismas 24 horas del día, si te despiertas tarde te estás perdiendo las mejores horas del día. Puedes pasar horas ininterrumpidas trabajando en tus metas más grandes o en el gimnasio.

Los ganadores se despiertan temprano.

2. Ejercicio diario

Como puedes imaginar, Jack estaba obsesionado con la forma física. Regularmente alzaba pesas y hacía ejercicios de entrenamiento de fuerza durante 90 minutos. Luego, nadaba o corría durante 30 minutos adicionales.

Si bien no necesitas entrenar durante dos horas todos los días, no es de extrañar que hayas podido lograr tanto y vivir una vida tan larga. El ejercicio diario, tanto el entrenamiento de fuerza como el ejercicio cardiovascular son uno de los hábitos de éxito más fáciles.

Incluso a los 94 años de edad, Jack todavía era un adicto al fitness. Todavía haría ejercicio durante dos horas.

¿Con qué frecuencia haces ejercicio con pesas y cardio? Si te despiertas temprano, es uno de los momentos más fáciles para desarrollar la confianza y eliminar este hábito de éxito.

3. Hábitos de comer consistentes

Jack fue uno de los primeros pioneros del ayuno intermitente sin llamarlo así. Era conocido por comer un desayuno tardío y una cena temprana toda su vida. ¡Y comió al menos 10 vegetales crudos por día!

El ayuno intermitente es una excelente manera de frenar los ataques de hambre, perder peso y aumentar la cognición mental. Intenta hacerlo varias veces por semana para aprovechar los increíbles beneficios.

Recuerda, el éxito no tiene por qué ser complicado. A veces, se trata de volver a lo básico.

Usa estos tres hábitos para generar confianza y comenzar a hacer cambios en tu vida.

Dejar ir y vivirPor Angel Chernoff

Aquí tienes 25 frases más que te ayudarán a dejarlo ir y vivir bien.

26. Una de las cosas más liberadoras que puedes aprender en la vida es que no tienes que agradarle a todo el mundo, no te tiene que agradar todo el mundo, y que eso está perfectamente bien.

27. Trata de no tomar las cosas que otras personas te digan tan personalmente. Lo que piensen y digan es un reflejo de ellos, no de ti.

28. Si te preocupas demasiado por lo que piensan los demás, de alguna manera, siempre serás su prisionero. … Seguir leyendo »

Hay una verdad simple que se aplica a todos: en lo que gastas tu energía define tu calidad de vida.

Si hay algo que los súper exitosos tienen en común es que están demasiado ocupados para perder el tiempo en algo que no los acerca a sus objetivos. Si estás mirando por encima del muro con la esperanza de unirte al club de personas exitosas, entonces un buen lugar para comenzar es reflejar tus hábitos más importantes.

Esto va más allá de llevar un cuaderno como Richard Branson o meditar como Steve Jobs. Estamos hablando de hábitos centrados en el negocio que te obligan a reconectar tu cerebro y analizar de cerca si tu energía está alimentando un pasivo o un activo para tu futuro.

Para darte una idea más clara de lo que esto conlleva, aquí hay una lista de cuatro cosas esenciales en que las personas altamente exitosas se aseguran de no desperdiciar nunca su energía.

1. Mantener rencores

Elon Musk es citado diciendo: “La vida es demasiado corta para rencores a largo plazo“. Si bien es difícil dejar de lado algo que una vez impactó negativamente tu vida, cuanto más la cambies en tu mente, más energía robará de lo que es realmente importante.

Notarás que personas exitosas como Oprah y Bill Gates tienden a tomar el camino correcto en la mayoría de los asuntos de la vida. En casi todas las entrevistas o declaraciones, ofrecen un consejo amable o un empujón positivo para la motivación. Los rencores no son más que negatividad, así que cuanto antes te deshagas de ellos, mejor será tu visión de la vida.

“La gente débil se venga. La gente fuerte perdona. La gente inteligente ignora.” – Albert Einstein.

2. Pensar en pequeño

Cuando Richard Branson y su esposa descubrieron que su vuelo a Puerto Rico había sido cancelado, al parecer no tenían demasiadas opciones. Mientras los otros pasajeros varados se quejaban, Branson reservó un pequeño avión y vendió cada asiento por $39 a sus compañeros pasajeros para pagar el alquiler.

Pensar en grande es simplemente lo que hacen los empresarios exitosos. Mientras todos los demás se esfuerzan por ofrecer un precio más bajo o un servicio ligeramente mejor que el resto, los grandes pensadores se centran en crear cosas completamente nuevas que pueden cambiar el mundo.

Aprender a pensar como un gran emprendedor no es algo natural para la mayoría de nosotros, pero puedes entrenar a tu cerebro para que piense de manera innovadora. Steve Jobs estimuló su pensamiento creativo sumergiéndose en todo tipo de temas no relacionados, solo para surgir años después con una idea innovadora. “La creatividad solo conecta las cosas”, decía.

3. Quejarse y culpar a los demás

Las personas con mucho éxito tienden a creer que están al cien por ciento en control de sus vidas y quejarse solo debilita su poder y autoestima. No ahorran tiempo para quejarse de lo que salió mal o culpar a los demás.

Tony Robbins dijo una vez: “Los líderes dedican el 5% de su tiempo al problema y el 95% de su tiempo a la solución. Supéralo y aplástalo”.

También hay una razón científica bastante buena por la que deberías simplemente “superarlo y aplastarlo”. Según The Huffington Post, quejarse realmente reconecta tu cerebro para ver todo negativamente y también aumenta la hormona del estrés cortisol. Como sabes, el estrés no es más que un obstáculo y puede literalmente dañar tu salud.

Así que elimina el juego de la culpa y las quejas para dar paso a menos estrés y una actitud brillante. La vida nunca irá como esperabas y lo mejor que puedes hacer es aprovechar al máximo la mano que te reparten.

4. Permanecer en tu zona de confort

Aquí hay una frase intemporal de Eleanor Roosevelt: “Se necesita tanta energía para desear como para planear”.

Con todo el tiempo y la energía que has gastado soñando con lo que podrías lograr, probablemente ya podrías haberlo logrado. El hecho es que mantenerte dentro de lo que ya te sientes cómodo es una gran manera de mantener todo exactamente igual. Ahora eso es aburrido.

Las personas muy exitosas, como nuestro Elon Musk favorito, siempre están dispuestos a participar, arriesgando todo para pasar al siguiente nivel. Tesla o SpaceX nunca se habrían creado si Musk se hubiese detenido a pensar: “No debería hacer esto porque aún no soy un experto en autos eléctricos o cohetes reutilizables”.

Así que aprende a salir de tu zona de confort. Acepta nuevos desafíos, busca nuevas experiencias y participa activamente en escenarios incómodos que potencialmente pueden dar como resultado grandes resultados.

“Nunca dejes que las probabilidades te impidan hacer lo que sabes en tu corazón que debes hacer.” – H. Jackson Brown, Jr.

Vivir MejorTodos conocemos a algunas personas (probablemente sólo algunas, de hecho) que se ganan a todos los que conocen. Su carisma es difícil de cuantificar, y aun así hace que los demás se sientan a gusto y atraídos por ellos.

¿Cómo lo hacen? Una de dos maneras: o bien nacen con un instinto, o estudian lo que funciona mejor e incorporan esas rutinas en sus vidas cotidianas.

El hábito principal de estos son los mensajes verbales que usan para comunicarse con los demás.

Estas son algunas de las cosas más importantes que hacen; quizás casi todos los días.

1. Son educados cuando pueden.

Palabras como «Por favor» y «Gracias» puede ser que sean técnicamente innecesarias, pero son invaluables si quieres ser más carismático. ¿Quieres ver un ejemplo? Ve el video que sigue de un ladrón extremadamente educado y disculpándose y dime si no sientes un poco de simpatía por él (incluso si crees que tiene que ir a la cárcel).

2. Reconocen los pequeños favores.

«De nada.» Estas dos palabras comunican mucho más que «no hay problema» (o, por supuesto, «sip») cuando alguien te da las gracias por algo. Las personas agradables aprecian que se les de las gracias, y lo devuelven de forma verbal.

3. Ofrecen alabanzas significativas.

La palabra clave aquí es «significativa.» Las personas carismáticas dan cumplidos sinceros – no tímidos ni sumisos. Cuando alguien merece que lo alaben, ellos lo hacen.

4. Expresan sincera empatía.

Utilizan frases como, «Eso debe hacerte sentir orgulloso», o «Puedo imaginar que eso te debe haber hecho enojar,» de este modo exploras y validas los sentimientos de los demás. (Porque aquí está el pequeño secreto: Todo el mundo quiere ser comprendido.)

5. Comparten información útil.

A algunas personas les gusta acaparar información, porque creen que eso los hace más poderosos. No seas ese tipo de persona. Sin embargo (una aclaración importante): Las personas verdaderamente agradables entienden que la «información» y los «rumores» no son la misma cosa.

6. Ofrecen su ayuda.

Muchos de nosotros queremos contribuir a nuestra sociedad, pero a menudo no sabemos por dónde empezar. Las personas más carismáticas de entre nosotros comienzan simplemente por buscar oportunidades para ayudar; en sus familias, en sus comunidades y en los pequeños momentos de la vida diaria. (Nota: Mantén las puertas para las personas que estén detrás de ti!)

7. Hablan con justificable confianza.

Ellos no alardean ni se jactan. Pero cuando se enfrentan a situaciones difíciles (especialmente cosas que afectan a otras personas) son los que abordan el problema con un aire de calma, curiosidad y confianza. Probablemente los hayas escuchado decir cosas como: «Hmmm. Me pregunto cómo vamos a solucionar esto.»

8. Usan nombres y títulos que connotan respeto.

Las personas carismáticas recuerdan los nombres de las otras personas, y usan sus títulos en circunstancias en las que haga que esas personas se sientan bien. Se necesita mucho tiempo para ganar títulos como «doctor» u oficial de policía, por ejemplo; ¿por qué no usarlos?

9. Expresan su fe en los demás.

Tres simples palabras: «Creo en ti.» Mi antiguo jefe Bob Woodward solía hablar sobre cómo unas pequeñas palabras de aliento de Ben Bradlee, su editor en The Washington Post, era todo lo que necesitaba para sentir que podía tener éxito como periodista. Ese tipo de validación de los demás puede inspirar logros; y afecto por la persona que da esa validación.

10. Recuerdan que son parte de un equipo.

Un sentido de camaradería hace que las situaciones difíciles sean soportables. Tener un sentido del humor puede incluso hacerlas divertidas. Las personas realmente carismáticas son las que dicen cosas como, «Hey, estamos juntos en esto» durante los tiempos difíciles; y entonces trabajan duro para lograr las metas del equipo.

11. Presentan personas.

¿Quieres conocer cuatro de las mejores palabras que alguien puede decirle a dos personas al mismo tiempo? «Me gustaría presentarte a…» Estamos todos conectados hoy en día, supongo, pero las personas realmente carismáticas son las que están tratando de ayudar a que otras personas conozcan a aún más personas; en lugar de sólo estar construyendo sus propias redes de contactos.

12. Toman su turno.

Las personas agradables no tienen miedo de tomar su turno para hacer algo divertido, o incluso soportar la carga de hacer algo que no sea tan bueno. En otras palabras, pueden aceptar un cumplido y ser amables, pero también son los que recuerdan cuando es su turno de pagar la cuenta del almuerzo.

13. Dejan que los demás tomen sus propias decisiones.

Las personas verdaderamente carismáticas tienen confianza en sus opiniones; pero también reconocen que las demás personas pueden legítimamente ver las cosas de manera diferente y que tienen que elegir sus propios caminos en la vida. Por otra parte, los líderes carismáticos no tienen miedo de delegar, y entonces confiar en los demás para lograr lo que les pedimos que hagan.

14. Escuchan – y quieren oír más.

Las personas muy agradables son oyentes activos y sinceros. Les puedes dar tu opinión, contarles una historia  o pedirles un consejo, y responderán con preguntas y señales verbales que te indicarán que están presentes en el momento; interesadas incluso. Para cualquiera de nosotros, nuestro tiempo es nuestro recurso más valioso, y sin embargo, ellos están más que dispuestos a dártelo a ti.

15. Asumen la responsabilidad.

Cuando es su trabajo o su culpa, ellos levantan su mano. Toman el control de las cosas que se supone tienen que controlar. Tiene sentido: Las personas de confianza a menudo son muy agradables.

16. Expresan su apoyo.

Todos apreciamos a las personas que están de pie junto a nosotros y que dejan que sepamos que están ahí. Piensa en alguien que te haya mostrado su apoyo cuando lo necesitabas y dime si no pensaste que él o ella eran muy agradables en ese momento.

17. Preguntan, «¿Por qué no?»

Las personas agradables a menudo son soñadoras, optimistas, y hacedores. RFK lo dijo mejor: «Están los que miran las cosas como son, y preguntan ¿por qué? Yo sueño con las cosas que nunca fueron y me pregunto ¿por qué no?»

relajarteEstá comprobada la gran importancia que tienen las vacaciones para todos quienes trabajan.

Sin embargo, hay un sector que, debido a las obligaciones que implica su labor, las deja de lado, no sin sufrir las consecuencias de esa decisión: los emprendedores.

Cuando trabajas como empleado sabes que todos los meses recibirás tu sueldo, pues firmaste un contrato. Algo similar sucede con las vacaciones que llegarán en un momento determinado. Sin embargo, para las personas que crean sus propios negocios la situación es distinta; siempre están ocupados y no pueden dejar sus obligaciones de lado, porque gran parte de su funcionamiento depende de él.

Lo que muchos no saben es que además de descanso, las vacaciones representan el periodo donde más aflora la creatividad. Por el contrario, sin ellas, puedes tomar malas decisiones, la creatividad se bloquea y terminas viendo todo difuso.

Para facilitarte las cosas, aquí hay algunas actividades que no requieren de tanto tiempo y que te permitirán descansar sin alejarte de tus negocios. Toma nota ¡y relájate!:

Lee un buen libro

No otro acerca de marketing o liderazgo, sino que uno de ficción que te saque de este mundo. Puede ser algo de autores como Ken Follet o Stieg Larsson por ejemplo o uno de la saga de Harry Potter o de El Señor de los Anillos, si es que eres fan. Cualquier cosa que motive tu imaginación y te haga pasar un rato agradable.

Ve a una cafetería

En esos lugares puedes encontrarte y conocer gente interesante. Prefiere alguna cafetería local, algo más cercano que las grandes cadenas donde te encontrarás con ejecutivos.

Ve al cine

Puedes elegir cualquier horario, a las dos de la tarde por ejemplo hay menos gente. Escoge la tarde en que tengas menos actividades agendadas y ve alguna buena película que te distraiga.

Disfruta de algún pasatiempo

Tocar algún instrumento musical, jugar golf, tenis, o aprender jardinería, lo que sea que te agrade. También puedes jugar juegos mentales o de mesa, o hacer rompecabezas.

Relájate en un spa

Toma un masaje y relájate durante toda una tarde. Date aunque sea una hora sólo para ti y consentirte, te ayudará a mejorar tu desempeño y mantenerte motivado.

Júntate con amigos

Aprovecha estas reuniones para conversar de algo que no sea negocios. También puedes elegir algún juego de salón divertido, la idea es reírse y olvidarse aunque sea un tiempo del trabajo.

Pasa tiempo con tu familia

Si tienes hijos, tómate un tiempo para jugar y divertirte con ellos. Ten una cita con tu pareja y procura que, mientras estés con tus familiares, no contestes llamadas del trabajo ni revises tu correo. Darles tiempo de calidad también te servirá a ti.

Haz ejercicio

Dedica por lo menos media hora al día para ejercitarte. Puedes correr en el parque o tal vez ir a un gimnasio, el punto es que te mantengas saludable y en forma. Esto te ayudará a no sólo mejorar tu salud, sino que tu ánimo, tu autoestima y también para deshacerte de la energía negativa.

Vivir Mejor¿Sabías que hablar en público a menudo es la cosa número uno a la que la gente le tiene miedo?

Pero si bien pararte sobre un escenario delante de un público puede sin dudas ser algo tenso, muchas personas encuentran entablar una conversación uno-a-uno como algo también intimidante.

Tal vez es con el CEO de tu compañía, un nuevo colega, el chico del correo, la chica de sistemas, o un extraño en la calle. Con quien quieras hablar, siempre hay una manera de entablar una conversación. Y la mejor noticia es que se hace más fácil con la práctica.

Prueba alguna de estas formas para iniciar una conversación con alguien:

Saltea las charlas cortas.

«¿Cómo está el tiempo?» y «¿Qué te parece [agrega tu equipo deportivo favorito]?» son realmente malas para iniciar una conversación. Evita temas cansados. Cada situación es única, por lo que deberías ser capaz de encontrar un tema de conversación única.

Pide su opinión.

Todos tienen una! Pero con alguien a quien no conoces bien, comienza con temas ligeros como la comida, la música, el ambiente, etc.

«¿Te gustan las margaritas con sal o sin sal? ¿Ves películas de terror? ¿Te gusta esta canción?» Es probablemente mejor permanecer lejos de temas delicados como la política a menos que ya conozcas a la persona muy bien.

Pide sus consejos o recomendaciones.

Esto funciona muy bien cuando comentas sobre la apariencia o los accesorios de alguien, como en «Qué buena corbata! ¿Dónde la compraste?» o en la comida, como en «Todo se ve bien. ¿Qué pediste?»

Hazles una pregunta – que sea fácil de responder.

Esto funciona muy bien cuando sabes o descubres que una persona tiene experiencia en un campo en particular.

Si estás hablando con el chico de sistemas de tu empresa, por ejemplo, podrías preguntarle si es el que instala el hardware o el software de la empresa. Pero evita hacer preguntas súper complejas o complicadas; si la conversación fluye hasta allí, muy bien, pero hacer una pregunta muy complicada al principio puede verse como algo demandante.

Comenta algo sobre el ambiente.

No importa donde te encuentres, siempre hay algo sobre lo que comentar: La música, la comida, las luces, los invitados, y así sucesivamente. Incluso si estás atascado en un ascensor con alguien, puedes comentar sobre la música, la velocidad, el hacinamiento, etc.

Pide una actualización.

Si conoces a alguien un poco o lo conoces por su reputación, pídeles una actualización sobre algo sepas que están haciendo, por ejemplo, «Oh, María mencionó que estabas tomando clases de swing. ¿Cómo va eso?»

Haz preguntas abiertas siempre que sea posible.

Si tu pregunta se puede contestar con un simple sí o no, no te sorprendas si eso es lo que obtienes.

Tener segundas preguntas listas también puede ayudar al flujo de la conversación. Si estás preguntando qué tipo de comida están comiendo, por ejemplo, puedes seguir con, «Eso suena bien. ¿Sabes qué tipo de vino iría bien con eso?» Casi todo puede ser seguido por un, «¿Por qué?» (Sólo no lo repitas demasiadas veces o terminarás sonando como un niño de tres años!)

Haz una pregunta hipotética.

Estas pueden ser de gran ayuda para iniciar una conversación, pero trata de atarlas con algo que sucediendo en el momento o en eventos actuales para evitar parecer demasiado aleatorio. Podrías decir algo como: «Acabo de ver una película en la que se revocan todas las leyes por un día. ¿Qué haría si no hubieran leyes por un día?»

Pregúntales sobre niños, mascotas o pasatiempos.

A la gente le encanta hablar de las cosas que son importantes para ellos. Si sabes que a tu jefe le encanta navegar, preguntarle sobre su último viaje es una manera segura para conseguir que hable.

Éxito«Estamos hechos para persistir. Así es como descubrimos quienes somos.» – Tobias Wolff, Escritor.

Lo interesante del éxito es que cualquiera puede lograrlo. Si simplemente haces lo que la gente exitosa hace, inevitablemente tendrás éxito. ¿Verdad? Bueno, tal vez no sea simplemente seguir a un líder. Sin embargo, puedo decirte que conformarse con lo ‘suficientemente bueno’ no es la manera de tener éxito.

Aquellos que se conforman con lo suficientemente bueno, se arrepentirán de su decisión tarde o temprano y anhelarán más. Suficientemente bueno nunca es lo suficientemente bueno.

Estamos hechos para la aventura, el crecimiento, y enfrentar nuestros miedos. Estamos hechos para superar los desafíos… para ganar.

A pesar de lo que los gurús te digan, no hay ningún secreto o plan maestro. Sin embargo, hay algo más, algo que es fácilmente pasado por alto. Tu cerebro, tu visión y tu pasión. La combinación ideal de estos ingredientes te ayudarán muchísimo en la vida, y lo creas o no, el éxito te seguirá si te das cuenta de esto.

Dentro de este proceso, hay un montón de variables a considerar. Vamos a hablar de las cinco más importantes aquí. … Seguir leyendo »

Un dicho popular reza “La vida dura tres días y dos ya han pasado”.

El tiempo pasa tan deprisa a nuestro alrededor que tan sólo nos damos oportunidad de “sobrevivir”, somos esclavos de la rutina y pasamos cada uno de nuestros días sumergidos en un mar de problemas y de situaciones triviales que pocos momentos libres nos dejan.

He dedicado algunos instantes a recordar cuándo fue la última vez que estando en alguna reunión o simplemente hablado con alguien, haya escuchado algún comentario que dijera algo tan simple, como “ayer vi un hermoso atardecer”, o bien, “vi a un grupo de aves volar hacia el sur”, y aún no puedo recordarlo; piénselo bien y estoy seguro de que estará de acuerdo conmigo en que este tipo de comentarios ya no se escuchan fácilmente.

Alguno pensará en estos momentos que esos son comentarios superficiales y de gente que no tiene nada sobre qué hablar, que mucho mejor sería discutir de temas de actualidad como los son las crisis económicas en el mundo o la falta de valores que vive la sociedad, si bien es cierto que estos son temas de interés para todos ya que los vivimos 24 horas al día, todos los días, también es cierto que en el mundo existen muchas cosas más que valen la pena apreciar y de las que, por decisión propia o de la misma sociedad, nos hemos abstraído.

Vivimos en un mundo en el cual es más importante saber a cuánto cerró la bolsa hoy, que cómo amaneció nuestra madre, o bien, enterarnos sobre todos los detalles del caso de moda a preguntar qué tal estará ese amigo que tenemos tiempo sin ver.

Con esto quiero decir que hemos puesto a las personas en un segundo plano, que nos hemos vuelto frívolos y egoístas, que sólo nos importa lo que está en “nuestro” mundo y cualquier situación, persona o cosa que no pertenezca a él, no nos importa.

Hemos olvidado que somos las personas las que movemos al mundo y no al revés, hemos olvidado el VIVIR para pasar tan sólo a sobrevivir en un mundo regido por el caos y la complejidad.

Cuantificamos nuestro tiempo en dinero, no nos importa pasar algunas horas extras en nuestro trabajo para ganar una mejor posición en la empresa y sentir que así podemos ganar el mundo, pero nunca nos percatamos de que al hacer eso estamos perdiendo cosas tan grandes como: la infancia de nuestros hijos, la oportunidad de disfrutar a nuestros padres, de construir momentos con nuestra pareja o de visitar algún amigo.

Lo más irónico de esto es que estas cosas que alimentan y engrandecen al ser humano son gratuitas y tan sólo nos cuestan un poco de nuestro tiempo.

Estoy convencido que nacimos para VIVIR.

Mira a tu alrededor y ante tanta grandeza, responde: ¿Piensas seguir sobreviviendo?

Michael Jordan es ampliamente considerado como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, y podría decirse que es uno de los mejores atletas de la historia.

Dominó la cancha desde mediados de la década de 1980 hasta finales de los años 90, llevando a los Chicago Bulls a seis campeonatos de la NBA y ganando el título de «Jugador más valioso» cinco veces. En 2009, fue incluido en el Salón de la Fama del Baloncesto Memorial de Naismith. Y en 2016 recibió la Medalla Presidencial de la Libertad de la mano de Barack Obama.

Si bien es obvio que Jordan es un atleta naturalmente dotado, gran parte de lo que lo ha hecho tan exitoso es su mentalidad. Trabajó duro y siempre enfrentó los desafíos de frente. Ha dado todo en cada una de las aventuras en las que se comprometido.

Es claro con sus clavadas acrobáticas que Jordan tenía habilidades casi incomparables, pero su autenticidad, simpatía y humildad eran los rasgos que lo convertían en un ícono cultural.

Jordan tiene una habilidad notable para inspirar y motivar a través de sus palabras. Su fuerza, dedicación y creencia en el trabajo duro se reflejan en muchas de las frases que se le atribuyen a lo largo de los años.

Aquí están las 12 de sus citas más motivadoras para que realmente pienses en lo que se necesitas para tener éxito y mantenerte en la dirección de tus metas y sueños.

Sobre fracasar

«He fallado más de 9,000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. Veintiséis veces, se me ha confiado para tomar el tiro ganador y lo he perdido. He fallado una y otra vez en mi vida. Y es por eso que tengo éxito», Michael Jordan en Nike Culture: The Sign of the Swoosh (1998), de Robert Goldman y Stephen Papson.

Sobre intentar

«Puedo aceptar el fracaso; todos fracasan en algo. Pero no puedo aceptar el no intentarlo», Michael Jordan en I Can’t Accept Not Trying: Michael Jordan on the Pursuit of Excellence(1994), de Michael Jordan, Mark Vancil y Sandro Miller.

Sobre el trabajo en equipo

«El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos», Michael Jordan en I Can’t Accept Not Trying: Michael Jordan on the Pursuit of Excellence(1994), de Michael Jordan, Mark Vancil y Sandro Miller.

Sobre la superación

«Nunca digas nunca, porque los límites, como los miedos, a menudo son solo una ilusión», Michael Jordan en su discurso de introducción al Salón de la Fama (2009).

Sobre ser la mejor versión de ti mismo

«Mirame a los ojos. Está bien si tienes miedo. Yo también. Pero tenemos miedo por diferentes razones. Tengo miedo de lo que no voy a ser. Y tienes miedo de lo que podría llegar a ser. Mírame. No me dejaré terminar donde comencé. No me dejaré terminar donde comencé.

Sé lo que hay dentro de mí, incluso si todavía no puedes verlo. Mírame a los ojos. Tengo algo más importante que el coraje. Tengo paciencia. Me convertiré en lo que sé que puedo ser», Michael Jordan en el comercial “Become Legendary» (2013).

Sobre la importancia de poner atención a lo básico

«Puedes practicar un tiro 8 horas al día, pero si tu técnica es incorrecta, solo serás muy bueno tirando canastas de manera incorrecta. Estudia los fundamentos y el nivel de todo lo que hagas mejorará», Michael Jordan en The Champion’s Comeback: How Great Athletes Recover, Reflect and Reignite (2016) de Jim Afremow.

Sobre nunca rendirse

«Algunas personas quieren que sucedan las cosas, otras desean que sucedan las cosas y otras hacen que sucedan las cosas”, Michael Jordan en Instagram.

«Mi padre solía decir que nunca es demasiado tarde para hacer algo que siempre quisiste hacer. Ydecía que nunca sabes lo que puedes lograr hasta que lo intentas», Michael Jordan en “A Humbled Jordan Learns New Truths” (1994) de The New York Times.

Sobre establecer metas

«Debes esperar grandes cosas de ti mismo antes de poder hacerlas», Michael Jordan.

«Me acerco a todo paso a paso. Siempre había establecido metas a corto plazo. Cuando miro hacia atrás, cada uno de los pasos o éxitos me llevó al siguiente”, Michael Jordan en I Can’t Accept Not Trying: Michael Jordan on the Pursuit of Excellence(1994), de Michael Jordan, Mark Vancil y Sandro Miller.

Sobre jugar para ganar

“Juego para ganar, ya sea durante la práctica o en un juego real. Y no dejaré que nada se interponga entre mí y mi entusiasmo competitivo para ganar», Michael Jordan en Michael Jordan’s Unofficial Guide to Success in the NBA (2013) en The Bleacher Report.

Sobre cambiar al mundo

“Los problemas a los que nos enfrentamos no nacieron de la noche a la mañana y no se resolverán inmediatamente, pero si trabajamos juntos, podemos fomentar una mayor comprensión, un cambio positivo y crear un mundo más pacífico para nosotros, nuestros hijos, nuestras familias y nuestras comunidades”, Michael Jordan en The Undefeated.

enfrentarAlgunos cambios parecen negativos en la superficie, pero cuando miras hacia atrás verás que tu dolor más profundo te bendijo con muchas lecciones. De la misma manera que el carbón sólo se transforma en diamantes debido a la intensa presión, sólo a través de nuestros desafíos cambiaremos.

La verdad sea dicha: la vida no siempre es fácil; pero si puedes encontrar oportunidades en tus oposiciones pasarás menos tiempo deseando que las cosas no fueran tan difíciles y más tiempo agradeciendo que lo sean.

Ten la seguridad de que las personas felices no son inmunes a los días difíciles, las angustias, o el sentirse como un tonto! La diferencia es que ellos convierten las frustraciones en combustible y se reconstruyen de los guijarros que descubren luego de golpear el fondo.

Si estás teniendo dificultades para ver la belleza de las cosas feas que la vida te ha dado últimamente, aquí tienes algunas verdades que las personas felices están enfrentando y que podrían ayudarte también:

1. Si deseas los beneficios de algo en la vida, también tienes que querer los costos

La mayoría de la gente quiere las recompensas sin el riesgo. El brillo sin la rutina.

Uno es elogiado en público por lo que practica en privado. No puedes tener el destino sin el viaje. En lugar de pensar en lo que quieres, primero considera: ¿Qué estás dispuesto a dar para obtenerlo?

2. Serás inspirado por tus sueños y también aterrorizado por ellos

No huyas de las cosas que te asustan, persíguelas. Haz trabajos que te mantengan hasta tarde y te despierten temprano. No te dejes convencer por la «estabilidad» de la practicidad; puedes fallar en algo que no amas demasiado, así que por qué no tomar la oportunidad de eso que amas. No hay ninguna promesa ni garantía de que esa pasión pague tus cuentas, pero nunca lograrás el éxito si no sales al campo de juego.

3. La zona de confort es un lugar hermoso, pero nada crece allí

Las cosas fáciles nunca te harán sentir orgulloso. Las mismas paredes que construyes para protegerte también te encarcelarán si las construyes demasiado alto. El mayor asesino de sueños no es la falta de oportunidades o talento, es la adicción que tenemos hacia nuestra zona de confort.

Los tontos creen que pueden vencer el miedo. Pero aquellos que llegan lejos en la vida entienden que la incertidumbre nunca desaparecerá cuando estés haciendo grandes cosas. Ellos están preparados para caminar junto a él todos los días por el tiempo que se tarde en llegar a donde quieren ir. No dejes que el miedo sea una señal de alto. En lugar de eso, úsalo como una hoja de ruta para una vida bien vivida.

4. Si quieres ver lo que te está deteniendo, mira en el espejo

Eres tú… y sólo TÚ 99% del tiempo.

Las batallas más difíciles que jamás pelearás comenzarán entre tus dos orejas. Antes de convencer al resto del mundo, tendrás que convencer al crítico más grande de todos: ¡TÚ! Hay un montón de cosas que vas a tener que enfrentar en tu camino en la vida, no dejes que tú seas una de ellas.

5. Ser «realista» es el camino más rápido a la mediocridad

Las personas pequeñas dudarán de los grandes sueños.

Es fácil para las personas de al lado dudar y juzgar cuando no están tomando riesgos por sí mismos. Así que no atenúes tu luz sólo porque le hará daño a los ojos de otra persona. No dejes que ni una gota de tu autoestima dependa de su aceptación de ti. Decide que lo harás con o sin ellos. Puede que te llamen loco cuando apenas estés comenzando, pero te etiquetarán como genio una vez que hayas tenido éxito.

6. Puedes aprender grandes cosas de tus errores cuando no estás ocupado negándolos

La vida es una «práctica», no una «perfección»… y sólo viene una vez. ¡Eso es todo!

Así que vive plenamente mientras estés aquí. Diviértete, sé loco, sé raro. Sal y comete errores. Son parte necesaria de una vida bien vivida. Cuando algo salga mal (y lo hará), no corras ni trates de esconderte. Velo como una oportunidad para aprender algo que no sabías sobre ti mismo. El objetivo no es la perfección; sólo sé un excelente ejemplo de un ser humano.

7. A la gente le encantarás, y a la gente no le agradarás

Y la mayoría de las veces, no tendrá nada que ver contigo. Cómo otros te traten son sus karmas, cómo respondes es la tuya. Ámalos de todos modos. Sé amable porque así es como eres, no porque tengan que ganárselo. Las personas más difíciles de amar a menudo son las que más lo necesitan.

8. No tienes que vivir tu vida de la manera que otras personas esperan que lo hagas

No estabas destinado a una vida mundana ni mediocre. Toma las oportunidades cuando seas joven; cuenta historias cuando seas viejo. El objetivo es no mirar atrás y decir, «Wow, me sentí seguro.» El objetivo es decir, «Wow, si que fue una aventura.»

Si tu vida es impresionante, es culpa tuya. Si tu vida es aburrida, es culpa tuya. Si no leerías la historia que estás viviendo ahora mismo, escribe una diferente.

9. Las personas que están haciendo una diferencia en el mundo no son como todos los demás

Así que no los mezcles. Siempre serás demasiado algo para alguien; demasiado grande, demasiado fuerte, demasiado suave, demasiado nervioso, y así sucesivamente. Si redondeas tus bordes, pierdes tus ventajas. Una vez que hayas aceptado verdaderamente quién eres (caprichos, defectos y todo) nadie podrá usarlos contra ti. Para aquellos que realmente te quieren, no hay defectos en ti más grande que su amor.

10. Cada relación equivocada lleva a la correcta

Si puedes amar tanto a la persona equivocada, imagina cuánto amarás a la correcta.

Cada corazón roto presenta una oportunidad para crecer en una versión mejorada de ti mismo. Un gran amor nos sacude, nos excita y nos aterra simultáneamente, mientras nos hace sentir tan desesperados y fuera de control que no tenemos otra opción que transformar nuestras vidas. Cuando nos abandona, podemos elegir amargarnos o ser mejores. ¿Te volverás más fuerte y más sabio con una mayor capacidad de amar? ¿O te perderás del regalo?

Un día alguien vendrá a tu vida y te hará entender por qué no funcionó con nadie más. Hasta entonces, usa cada oportunidad que tengas para crecer y convertirte en la clase de persona con la que no podrías imaginarte vivir sin ella.

Una cosa más

Está bien sentirte confundido, frustrado e incluso perdido; las personas felices experimentan todas estas emociones también. Es una señal de inteligencia. Sólo los tontos están totalmente seguros acerca de su camino y cada elección que toman.

Encuentra una manera de ser feliz, independientemente de lo que te de la vida. Puede que no seas capaz de controlarlo, pero puedes aprender y crecer gracias a ello.

Mientras estás respirando en este momento, otra persona está dando su último respiro. Ellos están rezando por todas las cosas que tú y yo estamos dando por sentado. Así que no te quejes. Se agradecido por cada experiencia, cada desafío, y cada sorpresa con la que fuiste bendecido.

Si aún no encontraste la lección de tu último problema, sigue buscando, está ahí. Y si todo falla, está agradecido de que te hayan dado más tiempo para resolverlo. No todo el mundo ha tenido tanta suerte.

Hay ocasiones en la vida en las que nos sentimos estancados. Puede tratarse de un proyecto creativo en el que estamos trabajando, una relación de pareja que ya no funciona, unas deudas que han dejado de tener sentido o incluso podemos sentirnos estancados en nuestro Desarrollo Personal.

La emoción inicial que nos inspiraba ha desaparecido. Su lugar ha sido ocupado por la confusión, el abatimiento y el desgano. Nos sentimos abrumados y atrapados, una sensación terrible que genera a su vez angustia, inseguridad, agobio y desesperanza. ¿Qué hacer en esos casos?

¿Cómo encontrar la fuerza que necesitas para seguir adelante?

1. Da un paso atrás

Puede parecer un contrasentido, pero cuando necesitas fuerza para seguir adelante a veces hay que dar un paso atrás. Al asumir una distancia psicológica de la situación podemos aplicar la máxima de Einstein: “Ningún problema se puede resolver desde el mismo nivel de conciencia que lo creó“.

La idea es que generes un nivel de pensamiento diferente que te permita evaluar tu situación actual desde otro punto de vista, a ser posible desapegado, que te ayude a ver las cosas en perspectiva y con más objetividad.

Esta técnica de visualización te ayudará a comprender la importancia de dar un paso atrás: “Imagina que estás perdido en el bosque. Podrías seguir avanzando buscando la salida. Podrías entrar en pánico y caminar en círculos. Podrías regresar por donde viniste. También podrías simplemente quedarte donde estás con la esperanza de que llegue pronto la ayuda. 

Imagina, en cambio, que puedes detenerte, respirar profundamente y alejarte de tu situación. Imagina que puedes volar por encima de todo como si estuvieras en un helicóptero y mirarte a ti mismo entre los árboles. ¿Qué verías al cambiar la perspectiva? Una ruta diferente que antes no podías divisar”.

Otra forma para “alejarte” consiste en analizar la situación en que te encuentras como si fueras un observador neutral. Imagina que eres otra persona. ¿Qué ideas o consejos te darías a ti mismo?

2. Sé específico

Es difícil avanzar si no entiendas por qué estás atascado. Si intentas seguir, es probable que des palos de ciego y te hagas daño. La clave radica en ser específico e identificar qué está sucediendo realmente. Debes poner en palabras lo que ocurre, para poder comprenderlo y superarlo. Después de todo, un problema bien definido puede contener su propia solución.

Si quieres encontrar un camino, el primer paso es entender cuál es el problema subyacente, lo que te mantiene atrapado. Cuando se profundiza un poco más en el problema, desafío o bloqueo, las soluciones suelen aparecer.

Por ejemplo, existe una gran diferencia entre el pensamiento: “Me siento estancado” y “Me siento estancado porque me abruman tantos detalles” o “Me siento estancado porque me preocupa lo que los demás pensarán sobre mí”.

Hazte preguntas como: “¿Qué se interpone en el camino?” Cuando encuentres una respuesta, sigue preguntándote: “¿Qué más se interpone en mi camino?” Hasta que llegues al problema real. Ten en cuenta que generalmente las primeras respuestas no son las más profundas, tendrás que excavar para hallar la verdadera causa.

Una buena idea consiste en llevar un diario terapéutico. A veces es más fácil escribir los problemas porque asumes una actitud más distante que te permite expresar lo que te preocupa sin tu autocensura.

3. Encuentra tu “por qué”

A veces puedes sentirte estancado porque has perdido de vista el panorama general y, lo que es importante, has olvidado tu “por qué”, la razón por la cual te involucraste en ese viaje y tomaste esas decisiones. En muchas ocasiones los grandes proyectos demandan mucho trabajo duro, y es normal que todas esas tareas y hábitos hagan que pierdas la perspectiva.

En ese caso, es necesario que te recuerdes por qué comenzaste, qué motivos o pasiones te han llevado hasta ese punto. ¿Cuáles eran los objetivos que querías alcanzar en tu vida? ¿Por qué quieres lograr eso que te has propuesto?

Cuando activas tu intención y propósito original, recuperas la motivación intrínseca para seguir adelante. Conectarte a esa razón más profunda te mantendrá en movimiento y te permitirá sortear los obstáculos y afrontar los tiempos difíciles.

Pregúntate: ¿Por qué es esto importante para mí?, ¿Por qué empecé esto? ¿Qué estoy intentando lograr? Leer estas frases de motivación para seguir adelante también te ayudará a encontrar la fuerza que necesitas.

4. Suelta lo que no funciona

¿Alguna vez has caminado por el barro, se te ha atascado la bota y se te ha salido el pie? Cuando te pasa algo así, generalmente tienes dos opciones: volver a ponerte la bota y seguir avanzando con dificultad, repitiendo la frustración mientras te atascas continuamente, o puedes quitarte la bota y seguir adelante.

Lo mismo ocurre en la vida. Cuando nos atascamos, a menudo preferimos quedarnos con los pies en el barro con tal de no abandonar nuestras botas. Seguimos repitiendo lo que no funciona. La bota representa esas creencias limitantes, viejos hábitos o historias que estamos reviviendo.

Por eso, a veces para seguir adelante debemos practicar el desapego, soltar aquello que se ha convertido en un lastre para poder despegar. A veces tenemos que deshacernos de nuestro equipaje emocional porque algunas de las cosas a las que nos apegamos son precisamente las que nos mantienen atrapados y nos impiden volar.

Debemos recordar que en la vida hay cosas mutuamente excluyentes. Eso significa que no podemos tenerlo todo sino que debemos renunciar a algunas cosas. Pregúntate: ¿Qué te está frenando? ¿Un viejo hábito, una creencia limitante, una emoción o un pensamiento recurrente negativo? ¿Qué necesitas para desapegarte?

5. Haz un brainstorming de opciones

A veces puedes sentirte estancado porque no ves ninguna salida a tu situación actual, sientes que no tienes ninguna opción. Te resulta imposible ver la luz al final del túnel. En esos casos, al generar generar ideas y posibilidades, expandes tu mente y abres tu pensamiento para encontrar una nueva solución. Cuando logras ver opciones potenciales dejarás de sentirte atrapado y te sentirás más animado.

Ni siquiera tienes que tomar una decisión, se trata de dejar que la mente creativa se expanda y vea todas las posibilidades que existen. Es posible que te hayas sumergido demasiado buscando lo “correcto” y hayas eliminado todo lo que no te parecía perfecto. Sin embargo, la búsqueda de la perfección puede generar una cantidad enorme de estrés e incluso crea una parálisis por análisis.

La realidad es que no hay un único camino. Hay muchas posibilidades que podrían funcionar para la situación en la que te encuentras, solo tienes que abrir la mente. Por tanto, haz una lista de todas las soluciones posibles, aunque te parezcan poco realistas o incluso tontas.

Si no estás contento con tu relación, ¿qué puedes hacer? Probablemente hay muchas más opciones de las que has considerado. ¿Cuáles son? Cuanto más dejes volar tu imaginación, mejor. Luego, activa la mente racional y analiza con detenimiento todas esas soluciones. ¿Hay ideas que merece la pena explorar?

Entonces y solo entonces puedes identificar el camino a seguir.

SobresalirPor Marc Chernoff

De la parte I

Pero cada vez que escribimos un artículo como estos para los jóvenes, inevitablemente recibimos cientos de e-mails más diciéndonos cosas como: «Me encantó el artículo, pero ¿para cuando un artículo para la gente de mi edad?»

Así que hoy, para los graduados de 30 y tantos años, y más, aquí tienes una lista de lecciones y habilidades generales para la vida en los que Angel y yo trabajamos cada día; una lista con la que vale la pena crecer y trabajar por el resto de tu vida adulta:

Parte II y final:

16. Muchas de tus más grandes preguntas, sólo pueden ser respondidas a través de la experiencia

Independientemente de tu edad o estatura, la vida siempre está llena de preguntas sin respuestas. Es el coraje de hacer estas preguntas, y aventuradamente buscar sus respuestas lo que le sigue dando sentido a la vida.

Ten paciencia con todo lo que sigue sin resolverse en tu corazón. Trata de amar a las preguntas sin respuesta por sí mismas. No exijas todas las respuestas; no se te pueden dar porque tienes que vivirlas. Es una cuestión de experimentar todo. Sólo cuando lo hagas, vas a (poco a poco, tal vez sin darse cuenta) encontrarte llegando a las respuestas que buscabas. … Seguir leyendo »

irresistiblesAlgunas personas, a pesar de lo que les falta – dinero, apariencia o conexiones sociales- siempre irradian cierta energía y confianza que atrae a otros. Son personalidades encantadoras que enamoran.

Son aquellos individuos que son el corazón de la fiesta y a los que te acercas para pedir ayuda, consejo y compañía. Siempre quieres estar cerca de ellos y te hacen preguntarte qué tienen que los hace tan irresistibles.

¿La respuesta? Su sentido de valor viene de su interior. Las personas irresistibles no buscan validación constante porque son lo suficientemente seguras de encontrarla dentro de ellas mismos. Tienen ciertos hábitos que les ayudan a mantener una perspectiva saludable de la vida todos los días.

Ser irresistible no es resultado de suerte, por lo que hay que estudiar las actitudes de este tipo de personas que te pueden beneficiar.

1. Tratan a todas las personas con respeto

Ya sea que estén interactuando con el más importante de sus clientes o con el mesero que les llevará la cena, las personas irresistibles son educadas y respetuosas.

Entienden que – sin importar qué tan bien se porten con la persona con la que están comiendo – no servirá de nada si su interlocutor los ve maltratar a alguien más. Las personas irresistibles tratan a todos con respeto porque no se creen mejores que los demás.

2. Siguen la Regla de Plata

La Regla Dorada – trata a otros como quieres que te traten- tiene una falla fatal: asume que todas las personas quieren ser tratadas de la misma manera. Ignora que los individuos están motivados por diferentes cosas. Alguien puede amar el reconocimiento público, mientras otra persona odia ser el centro de atención.

La Regla de Plata – trata a los demás como ellos quieran ser tratados – corrige esta falla. Las personas irresistibles son muy buenas leyendo a los demás y ajustan su comportamiento y estilo para hacer sentir cómoda a la otra persona.

3. No usan una charla superficial

No hay manera más segura de prevenir la formación de una conexión emocional durante una conversación que apegarse a pláticas superficiales. Cuando te acercas a las demás personas de manera robótica, pones tu cerebro en piloto automático y evitas generar una verdadera afinidad con ellos.

Las personas irresistibles crean conexiones a través de pláticas profundas, incluso en conversaciones diarias. Su interés genuino por los demás hace que sea fácil pedirles consejos y que la gente confíe en ellos.

4. Se enfocan en las personas por encima de cualquier cosa

Estas personas poseen un interés auténtico en los individuos que los rodean. Como resultado, no pasan mucho tiempo pensando en ellos mismos. No se obsesionan preguntándose si le “caen bien” a la gente porque están muy ocupados interesándose en los demás. Por ese motivo parece que no se esfuerzan en ser encantadores.

Para poner este hábito a trabajar por ti, intenta ignorar un poco el smartphone y concéntrate en las personas con las que te encuentras. Enfócate en lo que están diciendo, no en cuál será tu respuesta o en cómo puede afectarte lo que dicen. Cuando las personas te cuenten algo sobre ellos mismos, hazles preguntas abiertas que les permitan compartir más.

5. No se esfuerzan demasiado

Los individuos de este tipo nunca tratan de dominar la conversación con historias de qué tan listos o exitosos son.

No es que se resistan a presumir, es que ni siquiera se les ocurre hacerlo porque saben que las personas desagradables suelen ser las que se esfuerzan de más para agradarles a los demás.

6. Reconocen la diferencia entre hecho y opinión

Las personas irresistibles saben manejar temas de conversación delicados con increíble gracia. No temen expresar sus opiniones, pero entienden que son eso, opiniones y no hechos.

Ya sea que estén discutiendo los efectos del calentamiento global o los fenómenos políticos de su entorno, estos individuos reconocen que las demás personas son tan inteligentes como ellos, solo que ven las cosas de diferente manera.

7. Son auténticas

Estos individuos siempre muestran quienes son. Nadie tiene que perder tiempo y energía tratando de averiguar qué es lo que realmente quieren o cuáles serán sus siguientes pasos. Se comportan así porque saben que a nadie le gustan las personas falsas.

La gente gravita hacia ellos porque saben que son de confianza. Es fácil resistirse a alguien cuando no sabes realmente quién es o cómo se siente.

8. Tienen una fuerte integridad

Las personas con esta característica son irresistibles porque dicen lo que piensan y siempre cumplen sus promesas.

La integridad es un concepto simple que puede ser difícil de practicar. Para demostrar esta característica diariamente, las personas irresistibles cumplen con lo prometido, evitan hablar mal de otras personas a sus espaldas y siempre hacen lo correcto, aun cuando duela.

9. Sonríen

Las personas naturalmente (e inconscientemente) copian el lenguaje corporal de sus interlocutores.

Si quieres que los demás te encuentren irresistible, sonríe durante las conversaciones que tengas y ellos empezarán a devolverte el favor y a sentirse bien como resultado.

10. Se afanan por verse bien

Hay una gran diferencia entre estar presentable y ser vanidoso.

Las personas irresistibles entienden que esforzarte por verse bien es comparable a limpiar la casa antes de recibir visitas, es una señal de respeto a los demás. Pero una vez que han logrado verse como desean, dejan de pensar en ello.

11. Buscan razones para amar la vida

Las personas irresistibles son positivas y apasionadas. Nunca se aburren porque ven la vida como una aventura maravillosa y la siguen con tal energía que los demás quieren imitarlas.

No es que este tipo de individuos no tenga problemas, pero los manejan como obstáculos temporales, no un destino fatal. Cuando las cosas van mal, recuerdan que un mal día es solo eso, un mal día, y que deben mantener la esperanza para el siguiente día, mes o año.

Las personas irresistibles no tuvieron hadas madrinas que las hicieran encantadoras desde la cuna. Simplemente han perfeccionado ciertas cualidades y hábitos que cualquier persona puede adoptar.

Piensan más en los demás que en ellos mismos y hacen que otras personas se sientan aceptadas, respetadas, entendidas y vistas.

Solo recuerda: cuanto más te enfoques en los demás, más irresistible serás.

Hay personas que saben fluir, que afrontan los problemas apenas aparecen y encuentran soluciones rápidamente. No es que la vida les sonría o que tengan más suerte que el resto de los mortales, tan solo son proactivos y no dejan para mañana lo que pueden hacer hoy.

Al contrario, otros se complican la vida innecesariamente, se quedan atascados analizando el problema o buscando soluciones. Les cuesta mucho salir del agujero cuando caen porque tienen lo que podríamos llamar “sobrepeso mental”.

Estas personas dan demasiadas vueltas a los problemas, analizan al milímetro las posibles soluciones y postergan indefinidamente la toma de decisión hasta que no se encuentran contra la espada y la pared. Ello genera una sobrecarga emocional y cognitiva que puede llegar a ser extenuante.

Tipos de pensamiento que nos complican la vida

1. Planificas tareas pendientes que realmente no necesitas hacer

A menudo nos sobrecargamos con compromisos o tareas que no son realmente necesarios. El problema es que cuando comenzamos nuestro diálogo interior con la palabra “necesito” se activa la alarma para dar prioridad a esa presunta necesidad. Eso puede hacer que prioricemos cosas que no son necesarias y posterguemos aquellas que realmente son imprescindibles.

De esta manera nos mantenemos ocupados en tareas más o menos intrascendentes mientras las cosas importantes se quedan en un segundo plano y se acumulan. Como resultado, no es extraño que terminemos agotados y estresados, con la sensación de que no hemos aprovechado el día.

¿Solución? 

Si no quieres complicarte la vida por gusto, asegúrate de tener en tu lista de tareas solo aquellas que sean verdaderas prioridades. Analiza todos tus “necesito”. Quizá podrías cambiarlos por palabras como “quiero”, “me gustaría” o “prefiero”. Ese cambio semántico te ayudará a sacar a colación otras cosas que realmente son más importantes y a las que vale la pena dedicarle tu tiempo y energía.

2. Buscas la solución perfecta

Buscar la solución perfecta es uno de los errores más comunes que nos mantiene atrapados en el círculo vicioso que ha creado el problema a nuestro alrededor. En nuestra mente, exploramos diversas alternativas, pero no nos decidimos por ninguna porque vemos fallos o posibles riesgos en todas.

El miedo a equivocarnos alimenta un flujo constante de ideas que termina confundiéndonos y paralizándonos. Así, en vez de buscar soluciones para el problema, hallamos problemas para las soluciones. A cada idea le encontramos un fallo. Esa situación nos sobrecarga cognitivamente y termina dejándonos exhaustos.

¿Solución?

Debes asumir que existen decenas de soluciones, muchas de las cuales son perfectamente válidas. Reflexionar antes de tomar una decisión es inteligente, quedarse dando vueltas en las decisiones no lo es. Es tan solo una manera de complicarse la vida. Por tanto, interioriza que no hay soluciones perfectas, garantizadas y 100% libres de riesgo.

3. Has encontrado una buena solución, pero no la implementas

Por inverosímil que parezca, a veces podemos quedarnos atascados en la “fase teórica”, sin pasar a la acción. Le pasa a menudo a las personas que padecen depresión o a los procrastinadores. Estas personas pueden saber cuál es el camino a seguir, han encontrado la solución para el problema, pero no la implementan.

Como resultado, se quedan atrapadas en el problema, el cual las desgasta cada vez más. Este comportamiento puede deberse a múltiples causas, pero generalmente se explica por el miedo a salir de la zona de confort, una zona en la que quizá no nos sentimos bien, pero nos reporta la seguridad de lo conocido.

¿Solución?

Asume que el primer paso no te llevará donde quieres llegar, pero al menos te sacará de donde estás. Si te asusta tomar una decisión, simplemente ve dando pequeños pasos. Siempre tienes la opción de volver atrás y emprender otro camino. Recuerda que a veces el camino no es recto sino lleno de curvas y retrocesos. Aún así, es mejor moverse que mantenerse paralizado sufriendo una situación que te está dañando.

4. Te obsesionas con las consecuencias de las decisiones y con lo que pensarán los demás

El pensamiento es una herramienta muy potente que nos permite proyectarnos al futuro para evitar posibles daños. Sin embargo, también es un arma de doble filo que genera preocupaciones incesantes que nos arrebatan la tranquilidad.

Uno de los principales errores que nos mantienen atascados y nos complican la vida consiste en pensar continuamente en las implicaciones de nuestras decisiones, casi siempre previendo las consecuencias más negativas que podamos imaginar. De hecho, muchos temen a cómo reaccionarán los demás o qué pensarán de ellos. El temor al juicio social les mantiene atrapados.

¿Solución?

Tomar decisiones es el arte de elegir caminos y lidiar con la incertidumbre. Eso significa que, dado que solo podemos recorrer un camino, debemos olvidarnos del resto. Todas las decisiones que tomes siempre tendrán consecuencias. Siempre tendrás que renunciar a algo y nunca podrás estar seguro completamente de las implicaciones de los pasos que das.

Aún así, si quieres seguir creciendo, debes moverte. Y eso implica tomar decisiones. Asume que no puedes controlar las reacciones de los demás y que es probable que tu decisión no guste a todos. Aún así, es tu decisión. Es tu vida, y tú decides.

5. Inventas obstáculos

Puede parecer un contrasentido, pero a menudo inventamos obstáculos en nuestro camino para evitar tomar una decisión que nos atemoriza.

De hecho, es la estrategia más común para complicarse la vida innecesariamente. Por ejemplo, nos decimos que no podemos tomar la decisión sin consultar antes a una persona que no se encuentra disponible o con la cual mantenemos una mala relación.

O nos decimos que no podemos decidir hasta que no tengamos más información, a sabiendas de que nunca será suficiente porque es imposible minimizar a cero la incertidumbre. En esos casos, en vez de dedicar nuestro tiempo y energía a buscar soluciones, nos dedicamos a poner obstáculos. Como resultado, nos sentiremos atrapados en un laberinto sin salida que hemos construido nosotros mismos.

¿Solución?

No es necesario que crees más obstáculos de los que la vida te pone. Si te sientes atascado a pesar de que ya has encontrado una solución, pregúntate a qué le tienes miedo. Ahí se encuentra la respuesta a los obstáculos que estás creando para no dar el próximo paso. Puedes aprovechar esa situación para crecer afrontando tus temores.

J. K. RowlingPor Lolly Daskal, Inc.

Muchos de nosotros pensamos que para tener éxito, tienes que estar en el lugar correcto, en la circunstancia correcta y tener la edad adecuada.

Pero podemos aprender de los que vinieron antes que nosotros, quienes lo alcanzaron a cualquier edad y en cualquier circunstancia de la vida:

A los 5, Mozart ya era competente en el teclado y violín.

A los 6, Shirley Temple protagonizó «Bright Eyes». (Después de que su carrera como estrella infantil terminara, se convirtió en diplomática.)

A los 12, Ana Frank escribió su diario durante la guerra.

A los 13 años, Magnus Carlsen se convirtió en el segundo gran maestro más joven de la historia del ajedrez. … Seguir leyendo »

Cuando estaba en la escuela secundaria, era el epítome de cobarde y tímido.

Cuando me amenazaban, me acurrucaba. Cuando estaba aprendiendo, me resistia a hacer preguntas. Y cada vez que pasaba una chica que me gustaba, mi cabeza se pegaba irreversiblemente al suelo.

Durante mi juventud, la timidez afectó casi todo lo que hice. Así que entiendo el impacto que puede tener, desde evitar que persigas oportunidades de crecimiento hasta alejarte de casi todas las valiosas posibilidades de desarrollar una conexión humana.

Si eres tu, debe hacer algo al respecto ahora antes de perder una oportunidad única en la vida debido a la falta de voluntad de salir de su zona de confort.

Mi primer idioma fue tímido. Es solo por haber sido lanzado al centro de atención que he aprendido a lidiar con mi timidez.

– Al Pacino

La timidez es una enfermedad que engendra arrepentimiento y oportunidades perdidas.

Y si te consideras una persona generalmente tímida, puede parecer difícil o imposible de superar.

Sin embargo, hay un camino simple y claro para vencer la timidez. Con un poco de trabajo, cualquiera puede pasar de tener miedo a las interacciones a personas seguras.

Pero primero, un poco de amor duro…

La única opción es enfrentar tu miedo

Sé lo que estás pensando. Debe haber algo más que puedas hacer. Tal vez hay un truco especial?

Desafortunadamente, si te tomas en serio la idea de liberarte de las cadenas del miedo con las que te atañe la timidez, debes estar dispuesto a enfrentar ese miedo.

No hay video, blog, libro, lección o curso de YouTube que elimine tu timidez. No hay una pastilla magica. Al final del día, la única manera de superar la timidez para siempre es enfrentarla.

Pero puedes hacerlo. Soy una prueba viviente.

Cómo superé mi timidez

Poco después de graduarme, ingresé a la fuerza laboral en lo que rápidamente se está convirtiendo en una profesión no convencional: ventas cara a cara.

Vendí seguros y varios valores, algo así como un asesor financiero pero más un asociado de ventas de nivel inferior que establecería el cierre para los agentes con licencia completa.

Las sentadas fueron la parte fácil. Estábamos principalmente a cargo de la adquisición de clientes, que, como se puede imaginar, no estaban corriendo por nuestras puertas para nuestros servicios (nadie lo hace en la industria, tiene que recurrir a ellos).

Esa fue la parte difícil. Y ahí fue donde mi timidez colisionó con mi nueva profesión.

Obtuvimos clientes de cualquier forma que puedas imaginar. En su mayoría llamadas en frío, pero también prospección en persona, que fue literalmente la cosa más difícil que había hecho en mi vida hasta entonces. El nivel de rechazo que encontré en unas pocas semanas fue suficiente para llenar mi vida.

Pero no se detuvo allí. También tuvimos que tocar puertas, lo que es aún hoy en día una de las cosas más incómodas que he hecho. Ha superado fácilmente tanto las llamadas en frío como la prospección en términos de incomodidad.

Entonces, ¿por qué te estoy diciendo todo esto? Debido a lo duro que fue, con el tiempo, sucedió algo interesante: ya no era tan tímido. De hecho, mi timidez casi se había ido.

Tomó tiempo, pero casi una década desde entonces, puedo decir con certeza que los efectos de ese “entrenamiento” fueron permanentes porque nunca he sido el mismo desde entonces (en todas las formas correctas).

Ejercicio: correr hacia el fuego

Ahora es tu turno.

Lo más probable es que la idea de hablar con una chica o con un chico que te guste, dar un discurso frente a los demás o cualquier situación particular que te genere una extrema timidez sea paralizante.

No te preocupes, no te estoy pidiendo que hagas eso. Si pudieras haberte presionado para hacer eso, entonces la timidez no sería un problema, ¿verdad?

Lo que vas a hacer es esto:

Elija algo no relacionado que lo obligue a salir de su zona de confort con otras personas

Puede elegir algo simple como iniciar una conversación con el empleado de la tienda cada vez que vaya a la tienda de comestibles, levantar la mano en clase o visitar algunas de tus vecinos para presentarte si te mudaste recientemente.

Hazlo de nuevo, varias veces en pocos días (nunca con más de un día de descanso)

Si es posible, debes mantener esta sensación durante un período prolongado de tiempo.

Continúe tomando pasos similares consistentemente

Debe mantenerse en ese horno el tiempo suficiente para que se acostumbre a la quemadura. Haga eso y, con el tiempo, dejará de afectarlo como lo hizo una vez.

Dar felicidad«Los Dadores viven más.”

¿Sabías que si incluso tu cuenta bancaria está en cero, hay mucho que tú y yo, como seres humanos, podemos dar? Así que muchas personas demoran la felicidad en sus vidas porque están esperando a que algo mágico les caiga en sus regazos para así, según sus creencias, poder dar.

Pero no te detengas. Hay una ley en nuestro universo que dice que mientras siembres, cosecharás. Hoy es tu día, y hay tantas cosas que puedes dar.

Guarda tu billetera y considera tus otras monedas… tu emoción, tu tiempo, tu corazón y tu compasión. Aquí hay 11 con las que puedes empezar.

1. Da una sonrisa
Da una sonrisa y dale una a cada persona con la que te encuentres, y recibirás sonrisas a cambio.

2. Da buenos pensamientos
Da a conocer los buenos pensamientos de los demás, e incluso sobre lo que te encuentras haciendo, y vivirás una buena vida, y buenos pensamientos serán para ti.

3. Da una palabra amable
Da una palabra amable a los demás y tu amabilidad te será devuelta con amabilidad. La humanidad fue creada para ser amable. … Seguir leyendo »

La inteligencia emocional es la capacidad de identificar y administrar tus propias emociones y las emociones de los demás. Pero ¿qué pasa si no has tenido suerte y no has nacido teniendo esta habilidad? Aquí te explicamos cómo desarrollarla.

¿Por qué es tan importante la inteligencia emocional?

Según la revista de divulgación psicológica Psychology Today la inteligencia emocional es absolutamente esencial para formar, desarrollar y mantener relaciones personales cercanas.

Saber formar relaciones cercanas es esencial no sólo para tu vida personal sino también profesional.

A nadie le gusta trabajar o tener una cita con una persona incapaz de establecer una conexión verdadera.

Si piensas que tú puedes ser una de estas personas a las que le cuesta crear vínculo con los demás, no desesperes: a diferencia del coeficiente intelectual (IQ), que no cambia significativamente a lo largo de nuestra vida, la inteligencia emocional puede evolucionar y aumentar con la práctica.

1. Presta atención a tus emociones

En la vida moderna corremos de un lado para otro, ocupados con el trabajo y con nuestras relaciones personales.

Como consecuencia muchas veces no nos paramos a pensar en cómo nos sentimos.

El problema con esto es que corremos el riesgo de hacernos daño a nosotros mismos y a los demás al no afrontar nuestras emociones.

Nadie quiere llegar a casa y encontrarse con alguien que está de mal humor todo el rato y no sabe por qué.

Comprender nuestras emociones también es muy importante en el trabajo. Un buen jefe es responsable de crear un buen ambiente en la oficina, y el mal (o buen) humor es fácilmente contagioso entre los trabajadores.

Si te sientas falto de práctica, prueba el siguiente ejercicio.

Pon una alarma dos o tres veces al día. Cuando suene la alarma, respira con profundidad y dedica un par de minutos a examinar cómo te sientes. Identifica qué sientes y por qué. Ya verás cómo dentro de poco lo haces sin darte cuenta.

2. Aprende a manejar tus emociones

A veces es complicado cambiar tu estado emocional.

Algunos trucos que funcionan son dar un paseo, desfogarse con un amigo, escuchar música y respirar hondo varias veces.

Psychology Today sugiere que cuando te moleste el comportamiento de alguien no saltes a una conclusión negativa de inmediato.

Por ejemplo, si un amigo no te devuelve la llamada puede que tu primer pensamiento sea que te está ignorando.

Pero intenta ver la situación desde un ángulo distinto. Puede que simplemente tu amigo esté muy ocupado.

Al evitar personalizar el comportamiento de otras personas podemos percibir sus emociones de forma más objetiva.

Es importante recordar que no podemos controlar las acciones de otras personas, sólo cómo nos sentimos hacia ellas.

3. Expresa cómo te sientes

La capacidad de expresar emociones es esencial para mantener relaciones personales cercanas.

Todos conocemos a esa persona a la que le cuesta dar un abrazo o decir un sencillo «te aprecio».

Pero expresiones de cariño tales como «te quiero», «te aprecio», y «me gusta que pasemos tiempo juntos» son muy importantes para mantener una relación sana, al igual que preguntar a la otra persona cómo se siente o si ha tenido un buen día.

Si no eres una persona particularmente expresiva, también puedes utilizar el lenguaje corporal.

El contacto visual, un abrazo o un beso expresan cariño y cercanía.

Ofrecerte a hacer algo por una persona, hacer un pequeño regalo o simplemente estar dispuesto a escuchar también crean un vínculo más cercano.

4. Asume responsabilidad por tus actos

Puede que esto sea lo más difícil.

Tus emociones y tu comportamiento provienen de ti, por lo tanto, tú eres el responsable de manejarlas.

Si te sientes herido por algo que ha dicho una persona y le haces daño a su vez, no puedes escudarte en que él o ella «hizo que actuaras de esa manera». Tu reacción es tu responsabilidad.

Si aceptas que eres responsable de cómo te sientes y de cómo te comportas hacia los demás esto impactará de forma positiva todas las áreas de tu vida.

 

 

 

Subir »
FB