Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

feliz“Se necesita muy poco para hacer una vida feliz; todo está dentro de ti, en tu manera de pensar”

“Si quieres felicidad durante una hora, duerme una siesta.
Si quieres felicidad por un día – ve a pescar.
Si quieres felicidad por un año, hereda una fortuna.
Si quieres felicidad para toda la vida, ayuda a otra persona.”
– Proverbio chino.

La felicidad no siempre debe provenir de cosas grandes y eventos. Puede provenir de pequeños hábitos diarios también.

Así que hoy me gustaría simplemente compartir 3 consejos y hábitos que me ayudan a vivir una vida más feliz.

1. Comienza por establecer una barra baja para la felicidad.

Cuando te despiertes por la mañana, dite a ti mismo: “Establece una barra baja para la felicidad hoy”. Cuando me digo esto y trato de tenerlo en cuenta durante el día, aprecio más las cosas.

La comida, mi trabajo, el clima, los pequeños eventos del día no se convierten en cosas cotidianas, sino en algo que me siento feliz de tener. Las pequeñas cosas o lo que puede ser algo que uno da por sentado se convierte en algo que ahora muchas veces me detengo por un momento o dos para admitir y apreciar.

Pero si me vuelvo más feliz en mi vida cotidiana por las cosas más pequeñas, ¿Eso significa que me desmotiva para seguir trabajando hacia las cosas más grandes?

No en mi experiencia.

Esta forma de mirar mi vida me alimenta con más energía e inspiración, la vida se hace más ligera y siento menos resistencia interna mientras exploro y trabajo hacia cosas pequeñas y grandes.

Recomiendo que le des una oportunidad y mira cómo funciona para ti. Por supuesto, te olvidarás de esta barra baja de felicidad de vez en cuando durante el día si eres como yo. Eso es natural e igual hace una gran diferencia en mi día.

2. Ayuda a alguien.

Ayudar a alguien es algo simple pero también una de las cosas más poderosas que uno puede hacer para vivir una vida feliz.

¿Cómo puedes ayudar a alguien? Dándoles valor en alguna forma.

Aquí hay un puñado de ideas sobre cómo hacerlo.

• Ofrece ayuda práctica.Como, por ejemplo, trabajo, mudanza de casas o cena de cocina.

• Da un buen consejo.Es posible que la gente no siempre quiera consejos, pero si lo piden, entonces da tu mejor consejo basado en tu experiencia.

• Abrazos. La comodidad de un abrazo o más puede hacer la situación de la otra persona al menos un poco mejor.

• Anima a alguien. Hay mucho desaliento en el mundo. Así que, en lugar de eso, se una excepción y anima a la gente a creer en sí mismos y en lo que quieren hacer.

• Sólo escucha. A veces la gente no quiere ayuda. Ellos sólo quieren desahogarse o que alguien escuche mientras descubren cosas y liberan emociones reprimidas. Puede que no parezca mucho, pero puede ser una ayuda inmensa para alguien que lo necesita. Así que debes estar allí plenamente, no te sientes allí pensando en otra cosa y solo escucha.

• Pon las cosas en perspectiva. Es fácil envolverse en un problema y hacer una montaña de un lunar. Pero puedes ayudar agregando tu perspectiva. Los dos pueden hablar de ello, tal vez se ríen de ello e incluso encuentran la oportunidad oculta dentro del problema que en la cabeza de una persona puede haber parecido casi como si el cielo estaba cayendo.

Y recuerda dar palmaditas en la espalda y apreciar por ayudar a alguien. No lo estropees ni lo hagas más pequeño de lo que es.

Haz una pausa y toma un momento para reflexionar en silencio sobre cómo hiciste algo bueno.

3. Sé amable contigo mismo.

Ser amable con uno mismo es una cosa muy útil para una autoestima saludable y para vivir una vida más feliz.

Hay, por supuesto, muchas maneras de ser más amable contigo mismo, pero aquí hay tres buenas que he encontrado para ser poderoso.

Cambia tu aporte a las cosas que son buenas y constructivas.

Los mensajes destructivos de las personas que te rodean o de las personas más alejadas como los medios de comunicación, la publicidad y la sociedad en general no te ayudan a ser amable contigo mismo.

Así que, poco a poco, reemplazalos con otra entrada diaria y semanal.

Podría ser el estímulo de amigos y familiares y la ayuda de alguien cercano que ha estado en una situación en la que estás ahora.

Podrían ser prácticos libros de desarrollo personal y blogs que te ayudan con soluciones reales a los desafíos que enfrentas y los objetivos que deseas lograr.

O podría ser pasar más tiempo en la naturaleza y en silencio para relajarte y recargarte.

Compárate contigo mismo.

Comparar lo que tienes y tus resultados con lo que otras personas han logrado puede lograr realmente matar tu motivación y mantener tu autoestima en un nivel bajo. Siempre hay gente por delante.

Así que concéntrate en ti. Sobre lo que has logrado. Y sobre cómo puedes y has mejorado tus resultados. Esto es importante porque es un gran motivador para ver cuánto has mejorado y hasta dónde has llegado.

Haz una pausa y toma un momento para reflexionar en silencio sobre cómo hiciste algo bueno.

Da un respiro.

A veces oigo que siempre debes ser positivo o siempre estar ganando o trabajando hacia tus objetivos. Eso puede sonar inspirador en la teoría. Pero la realidad no es ideal ni perfecta y tampoco tú y yo.

La vida se interpone a veces. Puedes conseguir en tu propio camino. Y a veces simplemente no tienes la energía o el valor o el tiempo para hacer algo. Y eso está bien.

En lugar de tratar de vivir la imagen perfecta que otras personas y/o tú pueden tener de ti, elige establecer normas humanas para ti. Elige darte un respiro cuando las cosas no vayan como puedes haber deseado.

ColumnaPor Rita Tonelli

Si yo te pregunto:

¿Querés ganar más dinero?

¿Querés que tus hijos obedezcan?

¿Querés concretar tus sueños?

¿Querés tener tu pareja ideal?

¿Querés convertirte en un profesional de éxito?

Estoy segura de que el porcentaje de “Sí” que obtendría de las respuestas sería de un 100%…por más amplio que fuera el muestreo.

Ahora bien, si la segunda pregunta fuera:

“¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguir eso que querés?”

Vos… ¿Qué responderías?… … Seguir leyendo »

Steve JobsCon una vida tan activa, no es ninguna sorpresa que Steve Jobs sea recordado no sólo por tener una empresa exitosa, sino por su manera de hablar.

Parecía tener una opinión de todo y sus pensamientos frecuentemente hacían eco de su compromiso obsesivo a la calidad de Apple, ya sea en su acercamiento a los errores (“A veces cuando logras innovar cometes errores. Es mejor admitirlos rápidamente y continuar mejorando tus otras innovaciones.”) o con su atención al detalle (“El diseño no es cómo se ve o cómo se siente. El diseño es cómo funciona.”)

Tenía mucho que decir en diversas materias. Aquí hay algunas de sus pensamientos recolectados de varias entrevistas y discursos:

1. “La creatividad se trata de conectar cosas. Cuando le preguntas a personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, sólo lo vieron. Pareció obvio para ellos después de un tiempo.”

2. “Recordar que vas a morir, es la mejor manera que conozco para no pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay ninguna razón para no seguir a tu corazón.”

3. “Sé un punto de referencia de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente donde la excelencia es aceptada.”

4. “No puedes conectar los puntos viendo hacia adelante, sólo puedes conectarlos viendo hacia atrás. Así que tienes que confiar que de alguna manera se conectarán en un futuro. Debes confiar en algo, tu instinto, destino, vida, karma, lo que sea.”

5. “Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, la única manera de estar realmente satisfecho es hacer lo que creas es un gran trabajo y la única manera de hacerlo es amar lo que haces. Si no lo has encontrado aún, sigue buscando. Como con todo lo que tiene que ver con el corazón, sabrás cuando lo hayas encontrado.”

6. “Ser el hombre más rico del cementerio no significa nada para mí. Irme a la cama por las noches sabiendo que hice algo extraordinario es lo que más me importa.”

7. “Estoy tan orgulloso por las cosas que no hemos hecho como por las que sí hicimos. La innovación es decir que no a miles de cosas.”

8. “Pienso que si haces algo y resulta ser una buena idea, entonces debes hacer otras cosas increíbles, no lo pienses mucho tiempo. Sólo descubre qué es lo que sigue.”

9. “Ser despedido por Apple fue la mejor cosa que me pudo haber pasado. La pesadez de ser exitoso fue reemplazada por la ligereza de empezar nuevamente. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida.”

10. “La calidad es más importante que la cantidad. Un “home run” es mejor que dos dobles.”

11. “Cuando tenía 17 años, leí una frase que decía algo así: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día sucederá.” Hizo una gran impresión en mí y desde entonces, por los pasados 33 años, me he mirado en el espejo cada mañana y me pregunto: “Si hoy fuera mi último día, ¿me gustaría estar haciendo lo que estoy a punto de hacer?”

12. “Estoy convencido de que por lo menos la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no lo son es mera perseverancia.”

13. “Quiero dejar mi marca en el universo.”

Vivir MejorMi papá es un negociador de rehenes entrenado. Él aplicó las habilidades que los expertos usan en situaciones de crisis para que siguiera sus órdenes cuando era niña… y funcionó.

No era una niña desobediente, pero puedo decirte que cuando mi padre me pedía que lavara los platos, siempre lo hacía mucho más rápido que cuando mi madre me exigía lo mismo. ¿Cómo lo hacia?

Fui directamente a la fuente para averiguarlo.

El capitán Keith O’Sullivan, ex comandante de la Unidad Wayne de Negociación de Crisis de la Policía (también conocido como mi papá) explicó algunas de las técnicas que los negociadores de rehenes utilizan para obtener lo que quieren. Convenientemente, estos consejos también resultan útiles cuando les asignas tareas a tus hijos.

1. Sé amable

«Es difícil para las personas ser malas con alguien que está siendo amable,» dice O’Sullivan. Así que cuando asignes una tarea desagradable, hazlo con una sonrisa. Una voz tranquila y amable será recibida mejor que un tono de urgencia o demandante.

2. Disfraza las órdenes como pedidos

A la gente no le gusta que se les diga qué hacer. Si un negociador quiere que un sujeto abarricado coopere, le pedirá cortésmente si puede salir para discutir el problema. Si quieres que tu hija adolescente limpie su habitación, menciona casualmente que está un poco desordenado y pregúntale si puede encontrar algo de tiempo para arreglarlo.

Cuando quieres que haga algo, al principio el pedido puede encontrar resistencia. «Entonces encuentra un terreno en común,» dice O’Sullivan. «Por ejemplo, ‘Tan pronto como sueltes ese rehén, podremos trabajar en atender tu lista de demandas.’ O, ‘Tan pronto como ordenes esa habitación, podremos salir a tomar un helado.»

3. Practica la escucha activa

Esto es crucial si alguien está tratando de discutir contigo o probar un punto.

¿Tu hijo quiere ir a la casa de su amigo antes de cortar el césped? No interrumpas. Resiste la tentación de desacordar. Sólo escucha.

«Deja que el secuestrador (o en este caso, miembro de la familia) sapa que estás escuchando sus preocupaciones y tranquilízalos haciéndoles saber que estás de su lado,» dice O’Sullivan. «Y entonces el resto de la negociación se hará más fácil a medida que avances hacia el cumplimiento de tus objetivos»

«Al final, lo que quieres es que todos sientan como que formaron parte en el proceso decisiones y tú lo hiciste posible,» dice O’Sullivan.

En otras palabras, Tu hija sentirá que ella quería sacar la basura.

buenas noticiasAunque al leer el periódico o al ver el telediario a veces no lo parezca, el mundo está lleno de buenas noticias. Buenas noticias propiciadas por pequeñas acciones de muchas buenas personas. De personas concretas, anónimas, como por ejemplo tú que me lees.

Porque las buenas noticias dependen de lo que hagamos cada uno de nosotros. Dependen por ello, también, de ti.

Es verdad que es mucho más “noticiable” -dicen que así lo enseñan en las facultades de Comunicación- lo de “hombre muerde perro” que lo de “perro muerde hombre”, pero te aseguro que esto último es más común. Y lo sabes.

De cualquier manera, a base de leer, de ver o escuchar titulares sobre una lóbrega parte de la realidad -que desgraciadamente también existe-, podemos perdernos el brillo, la luz y el color a chorros de tantas acciones buenas, positivas, responsables; llevadas a cabo por personas honestas, esforzadas, competentes y generosas; que son las más.

De hombres y mujeres que cada día madrugan para -desde allí donde la vida les ha puesto- intentar hacer su trabajo lo mejor posible, sacar adelante a su familia y servir a la sociedad de la que forman parte.

Y ya es hora de que ocupen los titulares. Hoy quiero brindarles a ellos mi post.

Permitidme, además, una licencia adicional como consejero de Educación: dejadme que lo haga, en mi caso, poniendo como ejemplo de buen hacer a tantas madres, a tantos padres, a tantos alumnos o alumnas, a sus profes; a tantos profesionales del ámbito educativo, desde el conserje o la persona encargada de la limpieza al director o directora del centro.

En el trabajo bien hecho de cada uno de ellos, en su actuación responsable, nos jugamos cada día nuestro futuro como sociedad. Y eso sí que son palabras mayores.

En cualquier caso, peques y jóvenes están en buenas manos: en este caso, las de sus familias y las de sus escuelas, además de las del resto de la “tribu”, tribu en la que, como siempre, tienen que ganar los buenos. En ello estamos.

VivirPor Angel Chernoff

Los más sabios y felices entre nosotros, son aquellos que respetan su tiempo, y lo utilizan de manera productiva para crecer a medida que envejecen. Tristemente, sin embargo, muchos de nosotros envejecemos mucho más rápido de lo que crecemos.

Desperdiciamos gran parte de nuestras vidas con lo que la sociedad nos dice que la «madurez» es (casarse, comprar una casa, ascender en la escalera corporativa, etc.) que somos incapaces de enfocarnos en nuestro crecimiento interno y en nuestras metas. Nunca destinamos tiempo suficiente sólo para nosotros mismos.

Parte del problema es que siempre nos quedamos esperando condiciones para que las cosas se resuelvan solas en el futuro. Creemos que el momento adecuado para dar el siguiente paso, para desarrollarnos personalmente, de alguna manera aparecerá por arte de magia mañana, o la próxima semana, o el próximo mes, o el próximo año, y así sucesivamente.

Pero un día despertaremos y nos daremos cuenta de que después de tanto tiempo, no avanzamos nada. Y entonces nos preguntaremos, «¿Cómo pasó tanto tiempo, y por qué no me he movido?» En otras palabras, envejecimos, pero nunca crecimos a nuestro verdadero potencial. Nunca logramos la realización.

Deja que esta sea tu llamada. La vida está ocurriendo en este momento. Disfrútala! Haz que valga la pena. Ya que está pasando…

4 maneras de vivir hoy … Seguir leyendo »

20sUna joven me escribió recientemente sobre sus temores sobre el futuro:

«Estoy en mis 20s y estoy tratando de averiguar cual será mi futuro. Me pregunto cómo dejar de preocuparme y dejar que el miedo a lo desconocido ocupe totalmente mis pensamientos diarios (me estoy mudando de Suecia a Estados Unidos y no tengo ni idea de cómo voy a encontrar un trabajo, un lugar para vivir, etc.). Estoy muy asustada por el futuro, incluso cuando ya vencí obstáculos antes.»

La primera cosa que le diría es: No estás sola.

Muchas personas, jóvenes y viejos, le tienen miedo a lo desconocido, sobre todo cuando las cosas no están resueltas y todo está en el aire.

Tengo una hija de apenas 20 años, un hijo de 18… y no tienen ni idea de lo que el futuro les depara. Tampoco lo tuve yo cuando era joven, y para ser honesto, todavía no lo tengo! Me asusta un poco menos ahora, pero sé lo que es tener miedo de un amplio y aterrador futuro.

La segunda cosa que me gustaría decir es esto: Nadie tiene las respuestas. Nadie sabe cual es el mejor camino que debes tomar. Nadie descubrió la respuesta definitiva para tu problema de temerle al futuro. Lo mejores de nosotros simplemente fingen y hacen que parezca que sabemos lo que estamos haciendo. Pero no lo sabemos. Nosotros también seguimos tratando de averiguarlo, y la pura verdad es que la mayoría de nosotros, o estamos asustados o estamos fingiéndolo, incluso para nosotros mismos.

Pero tú quieres algunos consejos prácticos, estoy seguro. Así que déjame hacer lo mejor que pueda… pero siempre recuerda que 1) No está solo, y 2) nadie tiene en realidad la respuesta, si somos honestos.

Vuélvete bueno en algo

No tienes trabajo, nada fijo que hacer, las cosas están muy abiertas… y eso es aterrador, pero también es una ventaja. Tu horario está abierto, y tienes inmensas posibilidades.

La manera de tomar ventaja de esto es encontrar algo en lo que volverte bueno, y hacerte realmente bueno en ello. Tan bueno como puedas.

Y aquí tienes más buenas noticias: realmente no importa lo que elijas. Si decides ser bueno en diseño, y trabajas dos años en eso, y luego descubres que lo odias… puedes cambiar! Puedes entonces hacerte bueno en fabricar cosas con tus manos, y entonces cambiar cuando decidas que no es para ti. Y puede que luego aprendas programación y seas bueno en eso. O aprendas a tener un blog, y te vuelvas bueno en eso. No importa.

No importa porque el tiempo que gastas en volverte bueno en algo nunca es tiempo desperdiciado. Aprendes sobre cómo hacerte bueno en algo. Conoces personas que son apasionadas. Haces conexiones, con personas y con ideas y contigo mismo. Aprendes sobre ti mismo en el proceso.

¿Cómo te haces bueno en algo? En primer lugar, ponte offline, para alejarte de las distracciones. Y entonces:

1. Elige algo, cualquier cosa, que te interese.
2. Encuentra el siguiente paso más sencillo, y dalo.
3. Encuentra alegría en ese paso.
4. Encuentra a alguien con quien compartirlo. Mejor aún, encuentra a alguien a quien reportarte, como un jefe, o colega, o cliente, o amigo para que controle que no lo dejes.
5. Encuentra el siguiente paso sencillo, y disfruta de ese también.

Lo harás mal. Dudarás de ti mismo. Desearás poder hacerlo mejor, más rápido. Todos lo hacemos, pero la buena noticia es que eres joven y está bien hacer las cosas mal por un tiempo. Para cuando estés en tus treintas, lo harás mal un poco menos.

Construirás algo de impulso. Comenzarás a amarlo porque comenzarás a ser bueno en ello. Comenzarás a pensar que sabes lo que haces, y entonces te darás cuenta de que hay mucho más para aprender, y encontrarás que eso te da miedo, y después descubrirás que es emocionante.

Conéctate con personas interesantes

Buscar personas en línea que hagan cosas interesantes, reúnete con ellos en la vida real. Encuentra gente que sea apasionada, que estén construyendo cosas, que estén empujándose a sí mismos, que sueñen en grande, que sean conscientes, alegres, saludables, amables, tímidos, gregarios, aventureros y curiosos.

Hazte amigo de ellos. Está allí para ellos. Sé útil. Hazlos reír. Estas son tus personas.

Ellos te levantarán, te excitarán, llenarán tu vida con significado. Ellos harán que la sinceridad y la alegría sea tu nueva normalidad.

Estas personas ayudarán a tu futura carrera, de alguna manera, pero eso no es lo importante: lo que realmente importa es que los amigos son importantes. Tener unos que sean tontos te desanima. Tener unos que te apoyen e inspiren, que ames y valores… hacen que la vida sea significativa.

Pero no te preocupes mucho por lo que las otras personas estén haciendo. Apaga los medios de comunicación social de vez en cuando, y enfócate sólo en lo que estés haciendo. Cuando te juntes con amigos, descubre qué están haciendo, y qué los hace felices, pero no te preocupes si no estás haciendo esas cosas. Esa es su vida, y es impresionante, pero tu vida será únicamente la que decidas que sea.

En las finanzas

No tienes un trabajo todavía. Eso está bien, pero necesitas encontrar una manera de hacer dinero. Puedes trabajar como freelance, lavar coches, conducir para Uber, conseguir un trabajo temporal, ser un interno, no importa. Encuentra una forma de pagar el alquiler, e idealmente, aprender algunas habilidades mientras estás ganando para el alquiler.

Si tu trabajo no es el trabajo de tus sueños, sólo hazlo por ahora para pagar el alquiler, y pasa tu tiempo libre desarrollando alguna habilidad, y haciéndote bueno en algo. Pero no te atasques en tu trabajo, siempre busca algo mejor. Comienza tu propio negocio al mismo tiempo si puedes.

Gasta menos de lo que ganas. Todo el mundo lo dice, pero la mayoría de las personas lo ignoran. El secreto es querer muy poco. Siéntete satisfecho con tener pocas posesiones, con la comida sencilla, no con la necesidad de tener las cosas más nuevas o de ir a los restaurantes más cool o entretenidos.

Encuentra una biblioteca, lee algunos libros, trabaja en algunas habilidades, come comida sencilla vegetariana. Ahorra todo lo que puedas. Sí, eres joven y no necesitas preocuparte por la jubilación, pero tener dinero para cuando seas viejo no es el punto – el punto es construir un fondo de emergencia para no tener miedo si puedes pagar el alquiler o no.

Preocupándote por el futuro

Es normal preocuparse por el futuro, pero probablemente el mejor antídoto es aprender a cambiar tu enfoque a lo que está justo en frente tuyo, en este momento.

¿Estás haciendo algún trabajo? Enfócate en el acto físico de hacerlo. ¿Estás comiendo? ¿Cómo se siente esa comida? ¿Estás en un tren? ¿Cómo se siente tu trasero en el asiento, tus pies sienten el suelo? ¿Qué sonidos hay? ¿Qué puedes ver a tu alrededor?

Esto puede parecer un consejo trillado, pero lo que pasa es que aprendes a pasar de  tener ansiedad por el futuro a darte cuenta de lo que te rodea en este momento. Y te das cuenta de que si bien el futuro desconocido podría dar miedo, el presente se ve bien.

Descubrirás, de un momento a otro, que cada momento es bueno. Comenzarás a desarrollar confianza en el momento presente. Y ese es el antídoto a los temores sobre el futuro: aprender a confiar en que todo irá bien, porque a medida que pase cada momento, seguirás estando bien.

obstáculoFácil: si emprendes con éxito o fracasas es 100 por ciento tu culpa. Así que ¿cuál es el obstáculo número uno al momento de emprender?

¡Tú!

Es simple, ¿quieres cambiar tu camino? Modifica tus pensamientos. La historia que nos contamos diario, las conversaciones que tenemos y las decisiones que tomamos impactan directamente la forma en la que nos sentimos.

Recuerda: la manera en la que piensas sobre ti mismo significa todo.

Y sí, entiendo que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo, lo que sí es seguro es que tu viaje de emprendimiento tendrá altas y bajas y va a haber momentos en los que tendrás que mantenerte positivo.

La gente dudará de tus habilidades y te dirá “es imposible”, pero es ahí donde tienes que sacar a relucir tu fuerza interior y la confianza dentro de ti.

No olvides que en el momento en el que te digas a ti mismo “NO” sabrás que ya fallaste el problema a resolver.

Entonces ¿cómo salirte de ti mismo para seguir avanzando? Aquí 5 consejos que te pueden servir.

1. Dite a ti mismo que puedes llevar a cabo las cosas

Repítete que puedes resolver el problema y que eres merecedor de ese éxito.

Esta voz alejará la negatividad de tu cabeza y descubrirás que sin lo malo, lo bueno no existiría por lo que no hay una “mala” razón para abandonar tus metas.

2. Rodéate de gente positiva que crea en ti

Esto te dará la fuerza y la retroalimentación necesaria para ser mejor.

3. Recuerda por qué empezaste

Conoce tu propósito, escríbelo y velo todos los días. No olvides que estás construyendo algo increíble y que eso toma tiempo. ¡No seas tan duro contigo!

4. Empodérate

Gana más conocimiento en tu área. Pregunta y haz el networking necesario con personas que ya pasaron por lo mismo que tú.

5. Haz cortas tus metas a largo plazo

Y… llévalas a cabo. ¡Ojo! No olvides recompensarte (una copa de champagne siempre es buena idea).

Intenta estas técnicas y observa tu transformación y ¡quítate de tu camino!

Gato atascadoPor Marc

La vida es cambio, siempre está en movimiento. Quedarse atascado es una elección.

Es una opción, y no una oportunidad, lo que determina tu destino. El camino puede ser largo, pero es muy abierto. Como Lao Tzu dijo una vez: «El viaje de mil millas comienza con un paso.» Si no te gusta la forma en la que tu vida está en este momento, tienes la opción de cambiarla. De hecho, te debes a ti mismo cambiarla. Pero sólo puedes cambiar tu situación actual un pequeño paso a la vez.

En otras palabras, para atravesar incluso los tiempos y las circunstancias más difíciles debes tomar pequeños pasos, y debes seguir dando paso tras paso.

Así que si te sientes atascado en este momento, significa que no estás dando pasos. Y probablemente es porque… … Seguir leyendo »

levantarse más temprano«Dormir temprano y levantarse temprano hace a un hombre sano, rico y sabio» –Benjamin Franklin.

«No confiéis en los beneficios obtenidos de levantarse temprano, según lo dispuesto por el enamoradizo Franklin…» –Mark Twain.

«Hace poco un lector me preguntó por mi costumbre de despertar a las 4:30 am todos los días, y me pidió que escribiera acerca de los beneficios para la salud de levantarse temprano, algo que me pareció una excelente pregunta», comenta Leo Babauta de Business Insider.

«Desafortunadamente, no hay ninguno, que yo sepa», afirma el autor en su artículo. «Sin embargo, hay un montón de otros grandes beneficios».

Ahora, permítanme en primer lugar decir que si usted es un ave nocturna, y eso le funciona, creo que es genial. No hay razón para cambiar, especialmente si usted es feliz así. Pero para mí, que pasé de ser un ave nocturna a una madrugadora (y sí, es posible) ha sido un regalo del cielo. Me ha ayudado de tantas maneras que nunca volvería a mi antiguo hábito.

Éstas son sólo algunas de las razones:

1. Nuevo día.

Me encanta poder levantarme y saludar un nuevo y maravilloso día. Sugiero crear un ritual matutino que incluya decir gracias por esta bendición.

El Dalai Lama recomienda decir lo siguiente cuando uno despierta:

«Hoy me siento afortunado de haber despertado, estoy vivo, tengo una preciosa vida humana, y no voy a desperdiciarla. Voy a utilizar todas mis energías para desarrollarme, para expandir mi corazón a los demás, para alcanzar la iluminación en beneficio de todos los seres, voy a tener buenos pensamientos hacia los demás, no me voy a enojar o pensar mal de los demás, voy a beneficiar a los demás tanto como me sea posible.»

2. Un comienzo increíble.

Solía empezar mi día saltando de la cama, tarde como siempre, corriendo para alistar a los niños y luego me apresuraba en dejarlos en el colegio y llegar (tarde) al trabajo. Entraba a la oficina, todo desaliñado, apenas despierto, gruñón y retrasado. No es un gran comienzo de día.

Ahora, tengo un renovador ritual por las mañanas y logró hacer muchas cosas antes de las 8 a.m., mis hijos están despiertos temprano igual que yo, y en la oficina, para cuando todo el mundo se pone a trabajar, yo ya he tenido un buen inicio. No hay mejor manera de comenzar el día que despertarse temprano, en mi experiencia.

3. Quietud.

No hay niños gritando, no hay bocinas de autos, no hay ruido de televisión. Las primeras horas de la mañana son por lo general muy tranquilas. Es mi momento favorito del día. Realmente disfruto ese momento de paz, de tiempo para mí, cuando puedo pensar, leer… respirar.

4. Amanecer.

Las personas que se despiertan tarde se pierden una de las hazañas más grandes de la naturaleza, que se repite en su totalidad todos los días –la salida del sol.

Me encanta cómo el día se pone lentamente más brillante, cuando el azul oscuro de medianoche se convierte en azul más claro, cuando los colores brillantes comienzan a filtrarse en el cielo, cuando la naturaleza se pinta de colores increíbles.

Me gusta salir a correr durante este momento, y miro hacia el cielo mientras corro y digo al mundo: «¡Qué día glorioso!» Sí, cursi, lo sé.

5. Desayuno.

Levántese temprano y realmente tendrá tiempo para desayunar.

Me han dicho que es una de las comidas más importantes del día. Sin desayuno, su cuerpo se nutre de aire hasta que esté tan hambriento a la hora del almuerzo que comerá cualquier cosa poco saludable que encuentre –mientras más grasoso y azucarado, mejor.

Pero si toma un buen desayuno, estará saciado hasta más tarde. Además, tomar desayuno mientras lee un libro o conversa con alguien en la tranquilidad de la mañana es eminentemente más agradable que engullirse cualquier cosa en el camino al trabajo.

6. Ejercicio.

Por supuesto que hay otros momentos para hacer ejercicio aparte de hacerlo temprano en la mañana. Pero he notado que si bien es agradable ejercitarse justo después del trabajo, también es susceptible de cancelar esta rutina debido a otras cosas que se presentan. Hacer ejercicios en la mañana casi nunca se cancela.

7. Productividad.

Las mañanas, al menos para mí, son el momento más productivo del día. Me gusta escribir algo en la mañana, cuando no hay distracciones, antes de revisar mi correo electrónico o las estadísticas de mi blog.

Siento que logro avanzar bastante de mi trabajo por la mañana, lo que me permite estar más libre cuando anochece y así puedo compartir más tiempo con la familia.

8. Metas.

¿Se ha trazado objetivos? Bueno, debería hacerlo. Y no hay mejor momento para revisarlos y planear como conseguirlos que a primera hora. Debería tener un objetivo que quiere lograr esta semana. Y cada mañana, piense en qué cosa puede hacer hoy para avanzar más hacia esa meta. Y luego, si es posible, dedíquese a eso a primera hora de la mañana.

9. Ir al trabajo.

A nadie le gusta el tráfico de la hora punta, a excepción de las grandes petroleras. Vaya al trabajo temprano cuando el tráfico es mucho más ligero, así podrá trabajar más rápido y se ahorrará tiempo. O mejor aún, vaya en bicicleta. (O mejor aún, trabaje desde casa).

10. Citas.

Es mucho más fácil llegar a tiempo a esa reunión o compromiso importante si se levanta temprano. Llegar tarde a esas citas es una mala señal para la persona con quien se está reuniendo. Llegar antes de la hora los impresionará. Además, tendrá tiempo para prepararse.

gente-exitosaHace unas semanas recibí una tarjeta postal en el correo del director general de Petra Coach, el creador de Align Software y de otro miembro de la Entrepreneurs Organization.

Nunca lo he conocido, pero Andy Bailey y su postal que colgué en mi pared ya han tenido un profundo efecto en mí, han reforzado los valores en los que creo y me recuerdan a diario las actitudes y hábitos que sé que tengo que adoptar con el fin de alcanzar el éxito.

A continuación, las 16 diferencias entre la gente exitosa y la gente que fracasa que Andy Bailey y la postal claman:

1. Aceptan el cambio frente a quienes tienen miedo al cambio

Aceptar el cambio es una de las cosas más difíciles que una persona puede hacer. Con el mundo que se mueve tan rápido y en constante cambio y la tecnología que se acelera más rápida que nunca, tenemos que aceptar lo que viene y adaptarnos, en lugar de temer, negarlo o esconderse de ello.

2. Quieren que los demás triunfen frente a los que esperan en secreto que los demás fracasen

Cuando estás en una organización con un grupo de personas, con el fin de tener éxito, lo tienes todo para tener éxito. Necesitamos querer ver a nuestros compañeros de trabajo lograr el éxito y que crezcan. Si deseas su desaparición, ¿por qué quieres trabajar con ellos?

3. Emanan alegría frente a los que emanan ira

En los negocios y en la vida, siempre es mejor ser feliz y emanar alegría a los demás. Esta se convierte en contagiosa y anima a otras personas a que la emanen también. Cuando las personas son más felices, tienden a estar más centradas y a tener éxito. Si una persona respira ira, pone a todos los que están a su alrededor con un humor horrible, los desmotiva y el éxito no les llega.

4. Aceptan la responsabilidad del fracaso frente a los que culpan los demás por sus fracasos

Donde hay subidas, casi siempre hay bajadas. Ser un líder y un exitoso hombre de negocios siempre significa tener que aceptar la responsabilidad de tus fracasos. Culpar a los demás no resuelve nada, sino que sólo rebaja a las otras personas y absolutamente nada bueno va a venir de ellas.

5. Hablan acerca de ideas frente a los que hablan de la gente

¿Qué fue lo que todos aprendemos en la escuela? Que los chismorreos no llevan a ninguna parte. Gran parte de las veces son falsos y la mayoría de las veces son negativos. En lugar de chismorrear sobre la gente, las personas de éxito hablan de ideas. Compartir ideas con los demás sólo les hace mejor.

6. Comparten información frente a los que la acumulan

Como todos aprendimos en la guardería, compartir es lo que se lleva. En las redes sociales, en los negocios y en la vida, compartir es importante para tener éxito. Al compartir información y datos con los demás, involucra a otros en lo que estás haciendo para lograr el éxito. El acaparar datos e información es egoísta y miope.

7. Dan a la gente todo el mérito por sus victorias frente a los que se llevan el mérito de los demás

El trabajo en equipo es la clave del éxito. Al trabajar con los demás, no te lleves el mérito de sus ideas. Deja que otros tengan sus propias victorias y momentos para brillar, los motivará. Y, a largo plazo, a medida que se desempeñen mejor, mejor te va a parecer.

8. Establecen metas y planes en sus vidas frente a los que no las establecen

Tú no puedes tener éxito sin saber a dónde vas en la vida. Un tablero de la visión de tu vida, un plan de 10 años, un pronóstico a 3 años, un plan estratégico anual y unas listas de metas diarias son herramientas útiles de la gente mega-exitosa. ¡Escribe tus visiones y metas en un papel!

9. Escriben un diario frente a los que dicen que lo tienen pero no escriben nunca

Llevar un diario es una gran forma de anotar ideas rápidas o pensamientos que te vienen a la mente, que vale la pena no olvidar. Escribirlas te puede llevar a algo aún más grande. Puedes incluso utilizar aplicaciones móviles o de su función de Notas de tu teléfono. Pero no te engañes a ti mismo diciendo que llevas un diario y no sigues adelante.

10. Leen cada día frente los que miran la televisión cada día

Leer todos los días te educa sobre nuevos temas. Si estás leyendo un blog, tu revista favorita o un buen libro, se puede aprender y tener más conocimiento a medida que se lee. Ver la televisión, por otro lado, puede ser un buen entretenimiento o un escape, pero raramente vas sacar nada de la tele que ayude a ser más exitoso.

11. Operan desde una perspectiva transformacional frente a los que operan desde una perspectiva transaccional

Los líderes transformacionales van por encima y más allá para alcanzar el éxito en otro nivel. Se centran en el trabajo en equipo, en la motivación y en la colaboración entre las organizaciones. Siempre están mirando hacia el futuro para ver cómo pueden transformarse a sí mismos y a los demás, en lugar de mirar sólo en hacer una venta o generar más ingresos o conseguir algo fuera del camino.

12. Continuamente aprenden frente los que improvisan sobre la marcha

El aprendizaje continuo y la mejora es la única manera de crecer. Tú puedes dar un paso por encima de tu competencia y ser más flexible, ya que tú sabe más. Si improvisas sobre la marcha, podrías estar dejando pasar las oportunidades que te impiden el aprendizaje (e ir creciendo!)

13. Felicitan a los demás frente a los que critican a los demás

Felicitar a alguien es siempre una buena manera de mostrarle que te importa. Un elogio da un impulso natural de energía y es un acto de bondad que te hace sentir también mejor. Criticar produce negatividad y no conduce a nada bueno.

14. Perdonan a otros frente a los que guardan rencor

Todo el mundo comete errores, es humano. La única manera de superar el error es perdonando y seguir adelante. Detenerse en la ira sólo empeora las cosas.

15. Tienen una lista de lo que quieren ser frente a los que no saben que ser

Una lista de lo que quieres ser es una excelente manera de crear una estrategia para el futuro. Quiero ser elegido un día oficial. Quiero ser un conferenciante en TED. Quiero ser el CEO de una startup. Quiero ser un gran padre y esposo.

La gente fracasada no tienen ni idea de lo que quieren ser. Si no sabes lo que quieres ser, ¿cómo puedes lograr el éxito? ¿Qué quieres ser?

16. Tienen gratitud frente a los que no aprecian a los demás y al mundo que les rodea.

Los momentos de gratitud, todos y cada uno, transforman mi vida cada día, y sin duda, me han hecho más exitoso y más feliz. La gente que te está agradecida a menudo son los que tienen un papel muy importante en tu éxito. A

segúrate de dar las gracias a todos los que entran en contacto contigo y camina con un espíritu de gratitud y reconocimiento, e incluso admiración, sobre el mundo que te rodea. La gratitud es la clave final para tener éxito en los negocios y en la vida.

emprendedores felicesMuchos emprendedores ya no quieren cambiar el éxito por su salud, su dinero por tiempo con sus familias o un negocio a expensas de su pasión.

Actualmente es más importante que nunca dedicarte al mejoramiento y éxito en todas las facetas de tu vida y no sólo a tu negocio.

Por ejemplo, desarrollar una rutina de ejercicio no sólo es bueno para tu cuerpo, es una gran oportunidad para adiestrar tu habilidad para cumplir compromisos personales, mejorar tu disciplina personal y aceptar la responsabilidad de los resultados. ¿No te parece que suenan como buenos puntos para un negocio?

Aquí hay cinco formas de ser saludable, rico y sabio en todos los aspectos de tu vida.

1. Establece límites.

Si no tienes límites no vas a llegar muy lejos en el emprendedurismo o en tu vida.

La gente más exitosa es la que conoce el poder de decir que no. El primer paso importante para desarrollar estos límites es decidir cuáles son tus valores como persona y como empresa. Una vez que estableciste los estándares de cómo quieres operar tu vida personal y cómo quieres que opere tu negocio debes tomar esa decisión y actuar.

Por ejemplo, si te comprometes con tu pareja que el viernes es para salir debes evitar que tu trabajo rebase los límites que tienes para los viernes. Si sabes que todas las mañanas de 8 a.m. a 9 a.m. vas a ir al gimnasio, no puedes dejar que tus empleados crucen esa línea programando juntas temprano. Debes pedirles a tus amigos y familia que respeten esos límites, especialmente si trabajas desde casa.

Ponte reglas y síguelas usando el poder del «no».

2. Toma descansos.

Los estilos de trabajo varían, pero una cosa es segura, pararte del escritorio es importante. Moverte un poco te ayudará a recuperar algo de energía y estimular nuevos pensamientos. También hará que la sangre fluya, lo cual es bueno para la mente y el cuerpo. No te detengas sólo parándote del escritorio, los breaks también son importantes.

Asegúrate de que por lo menos un día en tu ocupada semana está reservado como día personal. Es crucial desconectarte del trabajo durante ciertos periodos de tiempo para rejuvenecer tu mente y cuerpo. El emprendedurismo es un maratón no una carrera a toda velocidad, así que si no haces tiempo para ti te quemarás. Toma descansos y usa ese tiempo para reconectarte con tu creatividad y pasión.

3. Di lo que sientes.

Ser un emprendedor es un trabajo duro y hay momentos en los que en la etapa de startup vas a estar de acuerdo con ciertas cosas. Es por eso que conocer tus límites es importante.

Saber lo que quieres y hacia dónde te diriges alineará tus acciones con tus palabras. Muchas discusiones y malos entendidos son rastreados por la mala comunicación. Tal vez evitas ser directo por miedo a lastimar a alguien, pero los emprendedores necesitan tener una comunicación clara y directa.

Un gran tip es que la persona con la que te estás comunicando recapitule la conversación en sus propias palabras. Con eso podrás ver si entendieron lo que esperabas. Si no está claro tampoco lo fue tu comunicación.

No te salgas de una conversación hasta que los dos están de acuerdo y puedan resumir el resultado de la conversación. De esa manera ninguno de los dos basará sus acciones y próximos pasos en suposiciones sobre lo que se dijo, sino en cosas que se acordaron.

4. Cuida lo que dices.

Las palabras son poderosas y necesitas asegurarte de que lo que salga de tu boca sea lo mismo en lo que crees. Es más difícil retractarte de algo que no quisiste decir o dudar de una declaración que hiciste antes cuando dijiste la verdad y que te mantengas firme.

Aprender a decir lo que quieres mejorará tu negocio y relaciones personales, y ayudará a asegurar que tus límites se queden en su lugar.

5. Pon orden.

Si la forma en la que haces una cosa es como haces todo, date tiempo para practicar el arte de la claridad. La claridad en una conversación puede ser muy importante pero también en tu casa, mente y cuerpo. Mantén el orden en cada aspecto de tu vida limpiando tras de ti y eliminando el desorden para organizarte.

Mucho desorden en tu bandeja de entrada, escritorio y casa puede provocar que no seas productivo por buscar cosas perdidas. Cuando tienes tu vida organizada eres capaz de tener acceso a cosas importantes. Si hay una cosa que todo emprendedor necesita es más tiempo.

nunca será tarde¿Cuál es su personalidad? ¿Es usted de los que vive entre sueños o de los que prefiere aterrizar en la realidad y ser objetivo con las situaciones que le suceden en su diario vivir?

Los extremos son malos, porque si se es de los que vive en otro mundo por tener la firme certeza de que “soñar no cuesta nada”, se puede encerrar en un cuento de hadas que nunca va a suceder, simplemente porque dejó al azar aquello que tanto quería, esperando que alguien apareciera para mejorarle su situación.

Pero también quienes viven en una supuesta realidad dinamizada por ellos mismos se construyen obstáculos que solo están en sus mentes, dejando de lado el trabajo que tendrían que hacer para lograr lo que desean. Son aquellas personas que suelen pensar que ya “nacieron pobres” “tuvieron hijos y no pueden hacer nada más” “tienen actividades laborales extensas” o simplemente “no tienen el tiempo necesario”.

Puede que conozca casos de fracasos de familiares o amigos cercanos, sin embargo, si revisa un poco lo que ha sucedido con personas famosas y millonarias en el mundo, encontrará que no necesariamente hicieron su fortuna a los 20 años ni con un capital grande de inversión, algunos de ellos son: Harrison Ford, quien antes de ser ‘Han Solo’ en ‘La Guerra de las Galaxias’ fue carpintero hasta sus 30 años o el caso de Morgan Freeman, quien comenzó a ser reconocido a sus 52 años en la película ‘Paseando a Miss Daisy’ con la que fue galardonado a un ‘Globo de Oro’.

Finanzas Personales recopiló 10 cosas que nunca serán demasiado tarde para hacer, de acuerdo con el portal web Unotv y Lifeder.com. Así que ánimo y a empezar el siguiente día con una nueva intención. Recuerde esta frase:

“Cada mañana volvemos a nacer… lo que hacemos hoy es lo que realmente importa” (Buda)

Nunca es demasiado tarde para…

1. Empezar

No se rinda, siempre va haber tiempo para iniciar con la meta que tiene en mente. Si cultiva este estado mental, encontrará que su productividad y felicidad general aumentan de forma significativa y comenzará a emprender acciones sin esfuerzo ni excusas.

2. Una gran idea

Las personas creativas e innovadoras son las que marcan la diferencia. Cuanto más espere para comenzar su idea o hacer un gran cambio en su vida, más difícil será. El momento correcto es ahora, simplemente céntrese en las soluciones y en los beneficios que estas le traerán.

Recuerde que la mayoría de emprendedores no tienen éxito a la primera y que de los errores se aprende, así que no le tenga miedo a volver a intentar. El fracaso en sí, solo es un estado mental y lo puede concebir como un aprendizaje.

3. Hacer cambios

El cambio para bien, siempre es positivo y nunca es tarde para hacerlo. Cuando está tan centrado en su rutina es difícil ver las cosas desde otra perspectiva. Provocar algún cambio en su vida le permitirá ver las cosas de forma distinta y tener nuevas ideas.

4. Hacer algo extremo

No crea que porque gasta dinero en disfrutar de algunas actividades está cometiendo un pecado, todo lo contrario, esta es una forma de salir de la rutina de liberarse y practicar nuevas cosas. Deje que la adrenalina recorra su cuerpo, goce sin poner su vida en riesgo.

5. Salir de la zona de confort

Cuando se dé la oportunidad de conocer otros espacios y a otras personas se dará cuenta que más allá de su realidad existen diferentes cosas para explorar, un mundo nuevo por recorrer.

6. Hacer el ridículo

Muchas veces nos da pavor lo que las personas puedan decir de nosotros pero esto no debe de importarnos, deje de pensar en lo que los demás puedan pensar o decir de usted, ríase de sí mismo, es la mejor terapia que puede tener.

7. Aprender cosas nuevas

No importa que crea que ya es viejo para aprender algo nuevo, ya sea por hobby o por profesionalización, pues así usted ya tenga una carrera los tiempos cambian y todo se va actualizando. Láncese sin miedo a aprender eso que siempre quiso.

8. Pasar tiempo solo

Disfrute de la soledad.

Tener un tiempo a solas no significa que nadie lo quiere, al contrario, significa que usted se quiere y necesita conocerse más, saber qué le gusta y qué no, saber quién es realmente.

9. Enamorarse

Aunque haya salido lastimado de una relación, no tiene por qué cerrarse a conocer más personas por miedo a caer en un mismo error, quizás no ha conocido a la persona correcta. Además cuando nos enamoramos nos sentimos vivos, más que nunca.

10. Decir “NO”

Esta es la palabra que más nos da miedo decir, pero debe de dejar de temerle. Aprenda a decir NO hasta en las cosas más pequeñas y verá cómo poco a poco se sentirá mejor. Esto lo ayudará a liberarse de problemas o de cosas que usted simplemente no quiere hacer.

dejar«Cuando dejes de perseguir las cosas incorrectas, estarás permitiendo que te alcancen las adecuadas.»

Como María Robinson dijo una vez: «Nadie puede volver atrás e iniciar un nuevo comienzo, pero cualquiera puede comenzar hoy mismo y hacer un nuevo final».

No hay verdad mayor que ésta pero, antes de que comiences este proceso de transformación, debes dejar de hacer las cosas que han estado impidiéndote avanzar.

Aquí te dejo unas ideas para ir empezando:

1. Deja de pasar tiempo con la gente equivocada.

La vida es demasiado corta como para pasarla con la gente que te succiona la felicidad.

Si alguien te quiere en su vida te hará un hueco, pero tú no tendrías porqué forcejear por ello. Así que, nunca le insistas a alguien que continuamente te está subestimando. Y recuerda, tus verdaderos amigos no son los que están a tu lado cuando mejor te van las cosas, sino aquellos que permanecen contigo cuando estás en tu peor momento.

2. Deja de huir de tus problemas.

Afróntalos. No, no será fácil. No hay ni una sola persona en el mundo capaz de encajar a la perfección cada golpe que le da la vida.

No estamos programados para solucionar los problemas al instante. Simplemente, no somos así. Es más, estamos hechos para enfadarnos, entristecernos, herir, tropezar y caer. Pues esa es la finalidad de la vida: afrontar los problemas, aprender, adaptarnos y solucionarlos con el paso del tiempo. Eso es lo que, en última instancia, nos convierte en lo que somos.

3. Deja de engañarte a ti mismo.

Puedes engañar a cualquier persona del mundo, pero no a ti mismo. Nuestras vidas solo mejoran cuando corremos riesgos y el primer y más difícil riesgo que podemos correr es empezar a ser honestos con nosotros mismos.

4. Deja de poner tus propias necesidades en último lugar.

Lo más doloroso de todo es perderte en el proceso de amar demasiado a otros, tanto como para olvidarte de que tú también eres especial. Sí, ayuda a los demás, pero ayúdate a ti mismo también. Si hay un momento para perseguir tu pasión y hacer algo que sea importante para ti, ese momento es ahora.

5. Deja de intentar ser alguien que no eres.

Uno de los mayores desafíos de la vida es ser uno mismo en un mundo que intenta convertirte en otra persona.

Siempre habrá alguien más guapo que tú, más inteligente que tú o más joven que tú pero ellos nunca serán tú. No cambies para que los demás te acepten. Sé tú mismo, y las personas adecuadas querrán a tu «yo» auténtico.

6. Deja de vivir en el pasado.

No puedes iniciar un nuevo capítulo en tu vida si permaneces anclado releyendo el anterior.

7. Deja de asustarte por cometer errores.

Hacer algo y equivocarse es por lo menos diez veces más productivo que no hacer nada. Todos los éxitos esconden tras de sí una lista de errores y, cada nuevo error, te conduce al éxito. Al final, te arrepentirás más de las cosas que NO hiciste que de las que sí hiciste.

8. Deja de regañarte por los errores que cometiste.

Podemos amar a la persona equivocada y llorar por lo malo que nos ha ocurrido, pero no importa cómo de mal nos haya ido porque una cosa es segura: los errores nos ayudan a dar con las personas y las cosas que nos convienen.

Todos cometemos errores, tenemos problemas e incluso lamentamos sucesos de nuestro pasado. Pero tú no eres tus errores, ni tus problemas y AHORA es cuando tú estás aquí, con la posibilidad de modelar tu día y tu futuro. Todas y cada una de las cosas que suceden en tu vida te preparan para un momento que aún está por llegar.

9. Deja de intentar comprar la felicidad.

Muchas de las cosas que deseamos son caras. Pero lo cierto es que las cosas que verdaderamente nos satisfacen son completamente gratis: el amor, reírse y trabajar en lo que nos apasiona.

10. Deja de buscar la felicidad exclusivamente en los demás.

Si no estás a gusto contigo mismo, tampoco serás feliz en una relación a largo plazo con otra persona. En primer lugar, tienes que crear la estabilidad en tu propia vida antes de poder compartirlo con alguien más.

11. Deja la pereza.

No pienses demasiado porque, si no, generarás un problema que ni siquiera estaba ahí. Analiza las situaciones y pasa a la acción. No puedes cambiar aquello a lo que te resistes a afrontar. Progresar implica riesgo. ¡Punto! No puedes llegar a la segunda base si todavía tienes un pie en la primera.

12. Deja de pensar que no estás listo.

Nadie se siente nunca listo al 100% cuando se presenta una oportunidad. Y es que la mayoría de las grandes oportunidades de la vida nos obligan a salir de nuestra zona de confort, lo que significa que no nos sentiremos completamente cómodos al principio.

13. Deja de implicarte en relaciones por motivos equivocados.

Las relaciones deben escogerse sabiamente.

Más vale estar solo que mal acompañado. No hay ninguna necesidad de precipitarse. Si algo tiene que ser, será: en el momento adecuado, con la persona adecuada y por el motivo adecuado. Enamórate cuando estés listo, no porque te sientas solo.

14. Deja de rechazar nuevas relaciones solo porque las anteriores no funcionaron.

En la vida te darás cuenta de que conoces a las personas por un motivo. Algunas te probarán, otras te usarán y otras te enseñarán. Pero lo más importante, algunas sacarán lo mejor que hay en ti.

15. Deja de competir con los demás.

No te preocupes de lo que otros hacen mejor que tú. Concéntrate en batir tus propios records día a día. El éxito es una batalla en la que solo compites TÚ CONTIGO MISMO.

16. Deja de envidiar a los demás.

La envidia es el arte de fijarse en las virtudes de los demás sin reparar en las propias. Pregúntate esto: «¿Qué tengo yo que querrían los demás?».

17. Deja de lamentarte y de compadecerte de ti mismo.

La vida nos plantea dificultades por una razón: para orientar nuestro camino en la dirección más adecuada para cada uno de nosotros.

Puede que no lo veas o no lo entiendas del todo en el momento en que las cosas ocurren, y puede que sea duro pero, reflexiona sobre las dificultades que soportaste en el pasado; comprobarás que, casualmente, te condujeron a un lugar, una persona, estado de ánimo o situación mejores.

Así que ¡sonríe! Deja que todo el mundo sepa que hoy eres un poquito más fuerte que ayer, y lo serás.

18. Deja los rencores.

No pases tu vida albergando odio en tu corazón. Acabarás tú mismo haciéndote más daño que las personas a las que odias.

Perdonar no significa decir «no importa aquello que me hiciste», sino «no pienso dejar que lo que me hiciste acabe con mi felicidad para siempre». El perdón es la respuesta… déjalo, encuentra la paz y ¡libérate! Y recuerda que el perdón no se refiere solo a los demás sino también a ti mismo. Si tienes que hacerlo, perdónate a ti mismo, pasa página y trata de hacerlo mejor la próxima vez.

19. Deja de permitir que otros te rebajen a su nivel.

Niégate a bajar tu nivel para acomodarte al de aquellos que se niegan a subir el suyo.

20. Deja de perder el tiempo justificándote ante los demás.

Tus amigos no lo necesitan y tus enemigos no lo creerán, de todas formas. Simplemente, haz lo que tú consideres correcto.

21. Deja de hacer lo mismo una y otra vez sin tomarte un descanso.

El momento para darse un respiro es cuando no tienes tiempo para ello. Si sigues haciendo lo que haces, seguirás obteniendo lo que has obtenido hasta ahora. A veces es necesario distanciarse para ver las cosas con claridad.

22. Deja de ignorar la belleza de los pequeños momentos.

Disfruta de las pequeñas cosas, porque un día mirarás atrás y descubrirás que ésas fueron las grandes cosas. La mayor parte de tu vida estará compuesta por los pequeños e innombrables momentos que pasas sonriendo con la gente que te importa.

23. Deja de intentar que todo sea perfecto.

El mundo real no recompensa a los perfeccionistas, sino a quienes hacen las cosas.

24. Deja de seguir el camino del mínimo esfuerzo.

La vida no es fácil, sobre todo si tu objetivo es lograr algo valioso. No tomes el camino fácil. Haz algo extraordinario.

25. Deja de actuar como si todo estuviese bien cuando en realidad no lo está.

No pasa nada porque un día te derrumbes. No tienes que fingir todo el tiempo que eres fuerte ni tampoco hay necesidad de que demuestres constantemente que todo va bien. Tampoco debería preocuparte lo que los demás piensen: si necesitas llorar, hazlo; te vendrá bien desahogarte.

Cuanto antes lo hagas, antes volverás a sonreír.

26. Deja de culpar a los demás por tus problemas.

Las probabilidades de que alcances tus sueños dependen de la medida en la que hayas asumido la responsabilidad de tu vida. Cuando culpas a los demás de lo que te sucede estás negando tu responsabilidad: le estás otorgando a los demás poder sobre parte de tu vida.

27. Deja de intentar serlo todo para todos.

Simplemente, es imposible e intentarlo acabará quemándote. Pero hacer sonreír a una persona PUEDE cambiar el mundo. A lo mejor no al mundo entero, pero sí al de esa persona así que, limita tu foco.

28. Deja de preocuparte tanto.

El hecho de que te preocupes no te quitará la carga mañana, pero si la felicidad de hoy.

Una forma de saber si merece la pena calentarse con algo es preguntarse: «¿Importará esto dentro de un año? ¿de tres? ¿de cinco?» Si la respuesta es que no, entonces no merece la pena.

29. Deja de centrarte en lo que no quieres que ocurra.

Céntrate en lo que sí quieres que te suceda.

El pensamiento positivo es clave en todas las historias de grandes éxitos. Si te despiertas cada mañana con la idea de que algo maravilloso va a suceder en tu vida, y prestas mucha atención, a menudo descubrirás que estabas en lo cierto.

30. Deja de ser desagradecido.

No importa lo bien o mal que te vaya, levántate cada mañana dando gracias por estar vivo.

En algún lugar alguien está luchando desesperadamente por los suyos. En lugar de pensar en lo que te falta, trata de pensar en lo que sí tienes y que les falta a los demás.

Vivir MejorTener las mejores ideas del mundo no te ayudará si nadie quiere escucharte.

El orador y autor Julian Treasure dio una popular charla TED en la que explica cómo cualquiera puede hablar eficazmente, ya sea en una conversación o en frente de una multitud.

Qué tanto influencias en otros, dice, depende tanto de lo que dices como de lo que no dices.

Aquí tienes malos hábitos que debes evitar si quieres que la gente te escuche, a los cuales Treasure llama los «siete pecados capitales al hablar.»

1. Chismear

Hablar mal de otra persona parece crear una reacción en cadena, dijo Treasure.

Si participas en los chismes, puedes acabar con una mala reputación e inspirar a otros a comenzar chismes sobre ti.

2. Juzgar

Si llenas tus conversaciones con prejuicios sobre los demás, haces que la persona con la que estás hablando tenga en mente que también la juzgarás, dijo Treasure.

Tendrán miedo a abrirse a ti y puede que se cierren por completo.

3. Ser negativo

Treasure dijo que su madre, en sus últimos años, se convirtió en una persona muy negativa; incluso encontraba el lado negativo en cosas arbitrarias como qué día pasaría. Treasure se obligó a dejar de escucharla mientras pasaba tiempo con ella.

Elegir ser optimista simplemente te hará más agradable con quien hablar, dice. Además, es mejor para tu salud.

4. Quejarte

Relacionado con enfocarte en el lado oscuro de la vida es quejarse, lo cual se convierte fácilmente en un hábito.

Antes de darte cuenta, dice Treasure, serás conocido como la persona que se queja por todo, todo el tiempo, las noticias, el trabajo, y todo lo demás. Es lo que él llama «miseria viral».

5. Poner excusas

Algunas personas tienen «lanza-excusas,» dice Treasure, echarle la culpa a cualquiera y a cualquier cosa excepto a sí mismas cuando se encuentran con el fracaso.

Mientras que otros pueden dejar deslizar una excusa de vez en cuando, un flujo constante de ellas revela que no tomas responsabilidad por tus acciones.

6. Exagerar

La exageración «degrada nuestro idioma,» dice Treasure.

Añadir drama innecesariamente es esencialmente una forma de mentir, y «no nos gusta escuchar a las personas que conocemos mintiéndonos.»

7. Ser dogmático

Es peligroso cuando las opiniones y los hechos se confunden.

A nadie le gusta ser bombardeado con opiniones expresadas como si fueran verdad.

antes de dormir¿Conoces ese momento entre irte a la cama y quedarte dormido, verdad?

Algunos ven películas, leen un libro, obligan a sus ojos a quedarse cerrados, planean o se preocupan por su mañana, o piensan en las cosas que tenían que hacer hoy, pero no hicieron.

Yo digo que elimines todas estas cosas, y saca lo mejor del final del día.

Es un período de tiempo realmente importante para tu desarrollo personal, te des cuenta o no. Es tan importante como la rutina de la mañana. Un día que empezó bien debería terminar bien también.

Y la manera de hacerlo es bastante simple y los beneficios son increíbles.

Aquí tienes 5 cosas que debes hacer antes de irte a dormir por la noche, que harán tu día significativo y te ayudarán a vivir libre de estrés, y más feliz:

1. Deja ir

Para poder estar listo para el próximo día y todas sus oportunidades, desafíos y sorpresas, necesitarás dejar ir lo que fue hoy.

Deja ir todas las cosas que hiciste, no hiciste, olvidaste hacer y fracasaste al hacer. Respira profundamente y deja que las cosas sean como son ahora.

Deja ir todas tus decepciones, pequeñas discusiones, personas que te molestaron, dudas, pensamientos negativos, prejuicios y comparaciones.

También, perdona. Perdona a todos los que te insultaron, te hicieron sentir mal o que no se comportaron de la forma que esperabas. Perdónate por cometer errores, por no ser lo suficientemente valiente, por perder esa oportunidad o no ser honesto contigo mismo.

Siente cómo todo lo malo y negativo deja tu cuerpo, ya no te sientes agotado y deja entrar la libertad, la paz y la alegría.

2. Acepta

Acéptate a ti mismo por lo que eres, y a las cosas por lo que resultaron ser. Entiende que todo es perfecto tal como es, y que las cosas están bien.

No necesitas preocuparte, planear, tomar el control ni temer.

Entiende que diste lo mejor de ti.

3. Sé optimista

Mira tu mañana. Pero no lo planees tan detalladamente como para caer en la trampa de tratar de controlar todos los acontecimientos.

Sólo está seguro de que el próximo día será increíble, y cosas nuevas e interesantes estarán esperando por ti.

4. Agradece

Agradece por este día. Es un regalo.

Aprecia todas las oportunidades que tuviste, las buenas comidas, la posibilidad de estar con tus seres queridos, de estar cómodo en tu lugar y hacer las cosas que amas. No todos tienen eso. Nótalo y agradécelo.

5. Ve a dormir en paz

Mira alrededor en la oscuridad. Respira profundamente un par de veces. Escucha el silencio, vacía tu mente y concéntrate en tu respiración.

Es una especie de estado meditativo. Tu cuerpo está a gusto, no tienes pensamientos, necesidades ni deseos que te distraigan. Te sientes genial ahora mismo. Y nada tiene que cambiar.

Esta es la mejor manera de finalizar tus días, no importa lo bueno o malo que hayan sido.

Si practicas esto, pronto se convertirá en un hábito. Y tu vida se hará más simple, más fácil, más placentera y alegre.

No hay otra sensación como ser capaz de tirar toda carga cada noche y no llevarla contigo al día siguiente. Es libertad. Y sabiduría. Y felicidad.

dejar de preocupartePor Marc Chernoff

«¿Qué tiene de malo querer agradarle a los demás?»

Eso es lo que varios alumnos me preguntaron en respuesta a uno de los últimos correos electrónicos que les envié. Y también me hicieron preguntas similares durante los últimos años. Así que hoy, quiero hablar de por qué no es saludable pasar mucho tiempo preocupándote por lo que los demás piensan de ti, y cómo parar de hacerlo.

En pocas palabras, atar tu autoestima a las opiniones de los demás te da una sensación errónea de la realidad. Pero antes de ver cómo solucionar este problema, primero necesitamos entender por qué hacemos esto … Seguir leyendo »

Vivir MejorSiempre fui una persona muy ansiosa, pero a medida que crecía, la ansiedad empeoró. El pánico podía golpearme en cualquier momento, ya sea mientras estaba de compras o viendo la televisión.

Al vivir con esto por mucho tiempo, desarrollé maneras de hacerle frente. Vi a un terapeuta y llegué a conocer mejor mi cerebro. Puedo predecir mejor cuando un ataque de pánico se atravesará en mi camino y ahora tengo formas exitosas de enfrentarlo.

Pero justo cuando pensaba que lo tenía todo (la mayoría) descubierto, otra persona entró en la mezcla.

Cuando empecé a salir con mi novio, él sabía muy bien que tenía ansiedad. Habíamos sido amigos durante muchos años, así que me había visto salir temprano de los bares o excusarme a sentarme en una habitación sola por un tiempo y luego calladamente reunirme con el grupo de nuevo con mínimos comentarios. Él conocía este lado de mi ansiedad, el lado que muchos ven y la fachada que creé, pero no lo que estaba sucediendo detrás de las puertas cerradas.

Una vez que empezamos a salir, sin embargo, se vio obligado a confrontar lo que mi ansiedad realmente significaba. Y, al principio no fue nada genial.

Esperar que alguien sin ansiedad comprenda plenamente cómo alguien con ansiedad opera es como tratar de enseñarle a un perro a hablar español; ambos terminarán frustrados. Pero, con un poco de cuidado y cierta paciencia, puedes hacer tu relación tan «normal» como sea posible.

Después de más de dos años de salir con mi novio, hay algunas cosas que hemos aprendido que ayudan a hacer las cosas más fáciles.

Conoce los desencadenantes de tu pareja.

Existen más tipos de ansiedad que sabores de helado, y todos los que la tienen reaccionan de manera diferente. Pero la mayoría de la gente te dirá que tienen ciertos factores que los sacan del camino o los hacen más propensos al pánico.

Conocer las cosas que hacen que tu pareja se ponga incómoda puede ayudarte a evitar ponerla en esas situaciones. Si algo es inevitable, con solo saber que es un disparador para ellos te ayudará a reaccionar de manera más útil.

También te ayuda a planificar prácticamente, como saber no sorprender a tu pareja con boletos de avión para una escapada espontánea si sabes que experimentaran ansiedad durante el vuelo.

Aprende cómo lidiar con ello.

Incluso si tu pareja no buscó terapia (Más sobre esto después!), lo más probable es que tengan un conjunto de comportamientos o hábitos que les ayudan cuando se ponen ansiosas. Preguntarle qué puede hacer y prestar atención a cómo se calman pueden hacer un mundo de diferencia.

Ten en cuenta que los comportamientos normales en los que puedes estar confiando para calmar a una persona enojada (como el contacto físico o tratar de distraerlos) puede realmente empeorar las cosas para alguien con ansiedad. Por eso lo mejor que puedes hacer es preguntar qué funciona mejor para ellos.

Esta comunicación puede hacer mucho en ayudar a disminuir su ansiedad y con suerte lograr evitar las más complicadas durante el camino. Sino, pregúntale a mi novio qué pasa cuando alguien trata de abrazarme cuando estoy realmente en la agonía de la ansiedad (No es bonito). Él aprendió que sólo necesita sentarse conmigo en su lugar.

Anímalos a buscar ayuda de cualquier forma que la necesiten.

Realmente creo que incluso la persona mejor-ajustada podría beneficiarse de al menos un poco de terapia, pero eso es porque tengo una gran relación con mi terapeuta. No todo el mundo es tan afortunado y no todo el mundo está listo para tratar terapia.

Es importante no obligar a tu pareja a cualquier forma de tratamiento con la que no se sienta cómoda, sino ayudarles a encontrar cosas que realmente funcionen para sus necesidades. Mi novio fue increíblemente útil cuando le mencioné el deseo de intentar terapia, pero también me animó cuando usé cocinar y las clases del giro como maneras de disminuir mi ansiedad.

Tal vez la pintura ayude a tu pareja o quizá hayan encontrado alivio al ser recetados medicamentos contra la ansiedad. Salvo comportamientos inseguros, alentar a tu pareja a descubrir qué funciona para ellos en un espacio sin prejuicios puede hacer maravillas.

Trata de no tomar las cosas personalmente.

Mucha de mi ansiedad es alrededor de la comida. Una vez, mi novio puso lo que yo consideré era un queso muy viejo en una sopa por la que había estado trabajado durante horas, y me negué rotundamente a comérmelo. Al principio se puso muy frustrado (comprensiblemente) pero después de discutir, encontramos una solución para este tipo de situación para proteger tanto sus sentimientos como los míos en el futuro.

Eso no significa que siempre era fácil. Aunque es importante honrar sus sentimientos y hacer todo lo posible para no hacerle daño, siempre existe la posibilidad de que mi ansiedad lo afecte negativamente. Cuando eso sucede, realmente aprecio que haga todo lo posible para reconocer que es mi maquillaje químico lo que lo frustra y tengo poco o ningún control sobre él la mayoría de las veces. Y tan mal como él se siente, él sabe que me siento diez veces peor por herirlo, por lo que hace todo lo posible para no tomarlo como personal, y yo trato de no hacerlo de nuevo.

Recuerda: Todo es un trabajo en progreso.

Por mucho que me encantaría decir que nuestra relación ahora es arco iris y unicornios y que tenemos el secreto de la felicidad, no puedo.

Pero, es importante recordar que todo en la vida (incluyendo la relación tuya y la de tu pareja con su ansiedad) es una complicada bestia. Tendrás días buenos y días malos, a veces sentirás que controlas completamente sus miedos y otras veces darás 10 pasos atrás.

Está bien estar frustrado, y está bien tener esperanzas. Tómalo un día a la vez y entiende que cada contratiempo es el comienzo de un nuevo surgimiento.

aliviar«La principal causa de infelicidad nunca es la situación, sino tus pensamientos sobre ella.» – Eckhart Tolle

La vida puede ser frenética; algunas veces el caos nos rodea por todas las direcciones imaginables.

Pero sólo porque el mundo que nos rodea está en desorden, no significa que el mundo dentro de nosotros tenga que estarlo también.

Así es, estoy diciendo que hay una manera de mantenerse cuerdo en tiempos locos. Estoy diciendo que puedes deshacerte de toda esa locura que tienes el tu interior creado por otros, del pasado y eventos incontrolables…

Con sólo ser un simple testigo de tus pensamientos.

Se trata de sentarse en silencio, y ser testigo de los pensamientos que pasan por ti. Al principio, sólo escúchalos, no los interfieras ni los juzgues, porque al juzgarlos con demasiada rapidez habrás perdido tu lugar ser solamente un testigo. En el momento en que te apresures a decir: «este es bueno» o «este es malo», habrás saltado de cabeza al caos.

Toma un poco de tiempo crear una brecha entre atestiguar tus pensamientos y reaccionar ante ellos. Pero una vez que la brecha esté allí, descubrirás una gran sorpresa; que ya no eres tus pensamientos, ni el caos que influyen. Que eres un testigo, un observador que es capaz de cambiar su mente y elevarse por encima de las turbulencias.

Y este proceso de atestiguar-pensamientos es la alquimia de la verdadera realización. Porque a medida que te vuelves más y más un testigo, los pensamientos caóticos comienzan a desaparecer. Estarás pensando, pero tu mente estará vacía de charlas sin sentido.

Ese es un momento de iluminación – un momento en el que te conviertes, tal vez por primera vez, en un incondicionado, sano y realmente libre ser humano.

Y ahora puedes iniciar el proceso de introducir nuevas ideas que apoyen tu libertad interior, y alivianar tu alma. Aquí tienes nueve de estas ideas…

1. Eres un trabajo en progreso; lo que significa que avanzas un poco a la vez, no todo a la vez.

Cuando sientes que estás sudando y corriendo en círculos, entiende que todos nos sentimos así de vez en cuando, especialmente cuando las exigencias de la vida son altas y el trabajo un reto. Esto no significa que debes darte por vencido. Haz los ajustes necesarios, pero sigue poniendo un pie delante del otro. No estás realmente corriendo en círculos; estás corriendo hacia arriba, poco a poco. El camino es simplemente un conjunto de pasos en espiral… Y tú ya has subido más arriba de lo que crees.

2. Siempre estás justo donde necesitas estar para dar el siguiente paso.

No hay absolutamente nada en tu situación actual que te impida avanzar. Todo lo que tienes que hacer es decidir qué harás a continuación (cual será el siguiente pasito). Realmente es así de simple. No tienes que tener todo resuelto para dar este paso y seguir adelante. Sólo haz lo mejor que puedas hasta que lo entiendas mejor. Una vez que lo entiendas mejor, hazlo mejor.

3. Los errores y los fracasos son los escalones del crecimiento y el éxito.

Incluso cuando no funcione, sigue siendo una práctica necesaria. Y todo requiere de práctica. Así que abraza los errores que ni siquiera has cometido todavía. Para tener éxito en el largo plazo, debes fallar de vez en cuando. No dejes que el miedo a tomar una decisión equivocada te impida tomar cualquier decisión en absoluto. Al final, aquellos a los que no les importa que el fracaso sea inevitable son los que alcanzan sus sueños.

4. Sonreír ocurre naturalmente cuando te quejas menos.

Nunca hay necesidad de quejarte por la vida. Hacerlo no cambia nada. En lugar de eso, pasa tus momentos viviendo su belleza. Encuentra la sabiduría y la fuerza para abrazar el presente. Si estás siendo arrastrado en todas direcciones por fuerzas fuera de tu control, tómate un tiempo para volver a alinearte a ti mismo con lo que más valoras en la vida. Lo que es importante en tu vida es lo que decides que sea importante. Nada puede abrumarte a menos que se lo permitas.

5. No todo tiene una explicación.

A veces, cosas increíbles llegan a nuestras vidas de la nada. No siempre podemos entenderlas, pero tenemos que confiar en ellas. Sé que quieres preguntar por todo, por cada paso del camino, pero a veces vale la pena tener simplemente un poco de fe. Permite que el universo te bendiga de formas sorprendentes y alegres.

6. Sólo posees realmente las cosas que dejaste ir.

Puede sentirse extraño al principio, pero todo lo que realmente necesitas, en la vida y en el amor, es practicar el dejar ir. Aferrarte a algo es fácil; no necesitas ni aprenderlo. Así que alíviate un poco. Está bien aflojarse un poco. A menudo nos aferramos a agarra algo muy fuerte por mucho tiempo, sin siquiera pensar en ello… sin darnos cuenta de que no es lo que tenemos cuando nos aferramos a las cosas lo que cuenta, sino lo que tenemos cuando soltamos, cuando dejamos ir. Lo que queda ahí, es lo que realmente tenemos.

7. Las relaciones no tienen que estar ni cerca de ser perfectas para que valgan la pena.

Es imposible encontrar a alguien que nunca te decepcionará ni lastimará. Ningún ser humano es perfecto. Esperar que lo sean siempre te conducirá a decepciones dolorosas. Entiende esto, y ve por los que valgan la pena el dolor y el esfuerzo. De verdad, sin un poco de dolor y esfuerzo, la alegría y el amor verdadero no se sentirían tan bien. Así que tómate tu tiempo y paciencia para trabajar juntos en crear algo real y significativo.

8. Odiar a otro ser humano nunca ayuda.

Es importante recordar que ningún ser humano, cuando entiendes sus historias y deseos, no sirve para nada. Ninguna vida es nada. Incluso las personas más crueles, si entiendes sus corazones, tuvieron algún acto generoso que les redime, al menos un poquito, de sus pecados. Así que aléjate de ellos en paz, sin odio en tu corazón.

9. Perdonar es darte una oportunidad para crecer.

Perdonar no es aguantar a alguien que te hizo daño; es estar en paz con lo que pasó y seguir adelante con tu vida. Así que perdona a los que te hirieron en el pasado, pero aún más que esto, perdónate a ti mismo por permitirles hacerte daño. En el instante en que perdonas, estás al menos un paso por delante en el departamento del karma, y un paso por delante de todos los que siguen aferrándose a los viejos rencores que no los dejan avanzar.

DespertarPor Angel Chernoff

Cada mañana es una nueva oportunidad. Lo que hagas hoy es lo más importante. Hoy es otra oportunidad para hacerlo bien.

Puede que no siempre amemos todo sobre nuestra vida, pero en el fondo sí amamos y apreciamos la magia de la vida misma. Una parte de nosotros cree que todo es posible.

Tristemente, sin embargo, no siempre creemos que estas posibilidades están dentro de nuestro alcance, incluso cuando lo están. El problema es que elegimos creer lo contrario. Elegimos creer que somos incapaces de vivir nuestras vidas de la forma que queremos, a todo nuestro potencial. Elegimos aceptar nuestra realidad como otros nos dijeron que era.

¡Despierta!

No tenemos que hacer esto por nosotros mismos; nadie lo hace. Tenemos una opción. No tenemos que ser complacientes. No tenemos que caer en la fila. ¿Por qué no agitar un poco las cosas y vivir por mejores reglas?

Es momento de recordar algunas verdades fundamentales; ahora y cada mañana a partir de hoy … Seguir leyendo »

¿Cómo te está deteniendo el miedo?

Cuando hago esta pregunta en mis seminarios o en mi trabajo de consultoría, las respuestas comunes que recibo son “falta de fondos” , “no tengo la educación” , “mi formación”, o incluso “no estoy seguro de la El próximo paso para tomar.”

¿Sabes lo que está encadenando a las personas y privándolas del éxito que desean y merecen?

Es miedo

Puede decirse a sí mismo: “No a mí, no tengo miedo”, pero la realidad es que el miedo es innato en los seres humanos. Está ahí para nuestra protección. Después de todo, hay algunas cosas de las que debemos temer. Jugar al golf en la iluminación, por ejemplo, o literalmente nadar con los tiburones.

Pero, ¿y el éxito? Deberíamos abrazar el éxito, disfrutando de derribar objetivos y lograr cosas nuevas, mejores y mejores. Sin embargo, el miedo es un obstáculo peligroso, en parte, porque podemos dejar de admitir su existencia.

Cómo reconocer el miedo

El miedo debe ser reconocido y gestionado adecuadamente o se convierte en un ancla. Podemos volvernos indecisos, tener dudas, temer el rechazo y simplemente no actuar. El miedo puede tenernos sentados en un gran concepto o idea o puede restringirnos el uso de nuestros verdaderos talentos.

Pero, ¿y si hubiera una manera de convertir el miedo en combustible?

Primero, debes darte cuenta del papel que desempeña el pensamiento negativo al alimentar tus miedos. Los pensamientos ya pueden estar allí, sugiriendo “No se puede” , “No deberías” , y “Sí, pero ¿y si?”

Antes de que te des cuenta, los pensamientos negativos se han acumulado unos sobre otros y se han convertido en una montaña aparentemente insuperable para escalar. No digo que debas ignorar la realidad, pero la mayoría de las veces estos pensamientos negativos son solo un hombre de boogie debajo de la cama. Cuando miras más de cerca, no hay nada allí.

Elimina tus pensamientos negativos

Creo que es mucho más productivo ser proactivo en el manejo de estos pensamientos negativos. En lugar de permitir que los pensamientos negativos te afecten emocionalmente hasta el punto de la indecisión o la inacción, pon tu cerebro lógico a trabajar a tu favor. En lugar de escuchar “No puedes” , pregúntate “¿Cómo puedo?” .

Pregúntate “¿Cuál es la mejor manera de …” en lugar de “No deberías”?

Cambie “¿Qué pasa si no funciona?” A “Imagínese lo fantástico que será”.

Puede ayudar a ser aún más específico sobre esto. “¿Cuáles son las ocho mejores maneras de recaudar fondos para mi proyecto?” O “¿Quiénes son las cinco personas que conozco mejor calificadas para ayudarme con esto?” . Obliga a tu cerebro a ayudarte al estirar sus pensamientos, imaginación y concentración. “¿Cuáles son las 35 formas en que mi vida será mejor cuando hago esto?” Cuando pones tu cerebro a trabajar en una tarea positiva, hay poco espacio para el pensamiento negativo.

Esto está convirtiendo el miedo en combustible.

Sal de tu zona de confort

Muchos de nosotros nos esforzamos por estar cómodos. Dejar ir esa zona de confort puede crear miedo real. Puede preocuparse de que al salir y hacer algo que siempre quiso hacer o al buscar más, ponga en peligro su comodidad. Puede arriesgar su ingreso o estilo de vida estables o (jadeo) es posible que no pueda obtener ese televisor de pantalla plana de 65 “con sonido envolvente. Si permites que tu zona de confort se convierta en una prisión, debes reconocer que funciona en tu contra, no en tu lugar.

Entonces, ¿cómo sales de eso?

Piensa en los momentos en los que te arriesgaste y fuiste exitoso. Recuerda cómo se sintió la victoria y cuán gratificante fue lograr un objetivo. Las probabilidades son que fue un momento en que saliste de tu zona de confort. Recuerde que correr riesgos y ser audaz no necesariamente equivale a ser imprudente. Nunca recomendaría ser imprudente. Pero sí sé que la vida a menudo se vive mejor fuera de tu zona de confort. Convertir el miedo en excitación y anticipación es otra forma de usarlo como combustible para su éxito.

Enfrenta tus miedos de frente

Una de las mejores maneras de usar el miedo como combustible es enfrentarlo de frente. No es embarazoso temer el cambio o disfrutar de tu zona de confort.

Pero, si no reconoces su presencia, el miedo puede frenarte sin que siquiera lo sepas. Convierta esos miedos en dar poder a las preguntas positivas en las que su cerebro lógico pueda trabajar. Practica al acercarte desde tu zona de confort y reconoce y enfrenta tus miedos. Muy bien podría alimentarte al próximo nivel.

Vivir Mejor«¿Cómo puedo tener éxito?»

Es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos y tenemos problemas para contestar. Porque ¿qué es el éxito, después de todo? ¿Es escribir un libro y vender un millón de copias? ¿Ganar premios? ¿O simplemente sentirte satisfecho con tu trabajo?

A menudo nos dicen que el éxito está en el ojo del espectador, que tenemos que definirlo por nosotros mismos, en términos que sean significativos para nosotros.

Es cierto. Pero no nos dicen cómo hacerlo, y cuando lo intentamos, muchos de nuestros logros terminan encajando en el molde de alguien más (como en el de nuestros empleadores o la sociedad) y no en el nuestro. Y por eso quedamos insatisfechos o infelices, deseando tener algo más u otra cosa, no importa qué tan «exitoso» seamos.

Aquí hay un vistazo de una de las razones más probables.

Las tres clases de éxito

Como alguien que estudió y escribió sobre la psicología de la felicidad, descubrí que hay más o menos tres tipos de éxitos. El truco (primero) es recordar que no puedes tenerlos todos a la vez, y después descubrir a cuál estás apuntando. Se parece algo a esto:

éxito

1. El éxito en ventas se trata de conseguir que la gente compre algo que has creado o proponga una oferta: Tu libro es un éxito comercial! Todo el mundo lo está leyendo, todo el mundo habla de él, estás en la televisión. Vendes cientos, luego miles, y entonces incluso millones de copias. Los camiones pitan una señal cuando dar marcha atrás en tu garaje para descargar el interminable pago de regalías. (La mayoría de los autores pueden decir que el negocio editorial no funciona de esta manera a excepción de un puñado con suerte, pero entiendes la idea.)

2. El éxito social significa que eres ampliamente reconocido entre tus pares; por personas que respetas. Has ganado el éxito crítico. El renombre en tu industria. Para ampliar el ejemplo del autor del libro, el New York Times revisa tu última novela. Eres preseleccionado para el premio Man Booker, y los más grandes creadores de tendencias están hablando sobre ti y tu trabajo (sea o no sea un éxito comercial).

3. El éxito personal está en tu cabeza. Es invisible. Sólo tú sabes si lo tienes, ya que corresponden a medidas internas establecidas por ti mismo. El éxito personal significa que has logrado lo que querías lograr. Para ti. Estás profundamente orgulloso y satisfecho por tu trabajo.

Estas tres categorías son amplias y por lo tanto aproximadas, pero es por eso que son tan útiles: Es muy probable que cualquier logro importante que alcances caiga más claramente en una que en otra. Se aplican a casi todas las industrias, profesiones y aspectos de la vida. El punto es que el éxito no es unidimensional. Para poder ser realmente feliz con tus éxitos, primero tienes que decidir qué tipo de éxito quieres.

¿Te dedicas al marketing? El éxito de ventas significa que tu producto voló de los estantes y tus números superaron los pronósticos. El éxito social significa que se escribió sobre ellos en revistas de alto impacto, te nominaron para un premio, o fuiste reconocido por el CEO de tu empresa. ¿El éxito personal? Eso es siempre el mismo, no importa quién seas o qué hayas logrado: ¿Cómo te sientes con tus logros?

¿Eres profesor? El éxito de ventas significa que te están ofreciendo promociones basados en tu trabajo en clases, los cuales tus superiores quieren ampliar e implementar más ampliamente. Te preguntan si estás interesado en convertirte en un administrador. El éxito social significa que maestros respetados te invitan a presentar conferencias, ser mentor de los nuevos maestros, y los directores de las escuelas del distrito te reconocen por tu trabajo. ¿El éxito personal? De nuevo: ¿Cómo te sientes con tus logros?

No puedes tenerlo todo, pero igual puedes ser feliz

Aquí está el truco: Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Imagina el triángulo de arriba como uno de esos tablones tambaleantes de las antiguas escuelas. Si empujas hacia abajo dos lados, el tercer lado irá para arriba. En nuestras vidas y trabajos, es raro que algo que hagamos (cualquier éxito que logremos, no importa lo grande que sea) pueda satisfacernos a nosotros y a los demás por igual. Aspirar a eso, si me lo preguntas, es un error.

El éxito de ventas, por ejemplo, puede bloquear el éxito personal. Eso es lo que me pasó como escritor cuando alcancé la lista de los más vendidos. Mis metas personales quedaron relegadas al asiento trasero por las metas comerciales más tangibles. «Aprovecha mientras el sol brille,» dice el refrán, incluso si te sientes cansado, así son los artistas que venden. No estoy diciendo que sea malo perseguir el éxito comercial. Pero tienes que ver cómo puede bloquear tus metas personales de vez en cuando, esas que no pueden ser vistas en el ranking de ventas semanales de las tiendas.

Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Los logros personales no tienen necesariamente una estrategia comercializable;  ningún éxito en ventas o social pueden derivar de ellas. Eso se aplica a la impresionante torta de cumpleaños que horneaste para tu hija. O la increíble lección en la que, como maestro, pusiste tu corazón por semanas. Él quirquincho del patio trasero que construiste con tus propias manos. No puedes esperar regalías ni publicaciones en revistas por esos esfuerzos. No estás tratando de vender tortas, grandes enseñanza, ni quirquinchos. ¡Podrías! Pero esa no era tu meta.

Por último, vale la pena señalar que rara vez las notas críticas positivas se venden, lo que significa que el éxito social, a veces puede bloquear el éxito de ventas. Una de mis películas favoritas del año pasado fue Spotlight. Tensa, dramática, quedé pegado a la pantalla. La película ganó los premios de la Academia como Mejor Película, un alto honor. Sin embargo, sus ingresos nacionales totales del año pasado fueron de $45 millones.

Furioso 7 hizo $353 millones.

Si fueras director de cine, ¿cuál te hubiera gustado hacer?

Decide qué tipo de éxito deseas. Elige sólo uno, apunta, y dispara.

LamentosPor Marc Chernoff

Deja de desperdiciar tu tiempo lamentándote por lo que hiciste el año pasado. Empieza a hacer lo que tienes que hacer ahora, para que dentro de un año no te arrepientas por lo que hiciste hoy.

Esta mañana, como lo hizo todas las mañanas durante la última década, mi abuelo de 86 años, recogió una flor fresca durante su paseo mañanero, y se la llevó a mi abuela. Esta mañana decidí ir con él a verla. Y mientras colocaba la flor en su tumba, me miró y dijo: «Desearía haberle dado una flor fresca cada mañana cuando estaba viva. Eso le habría encantado.»

Como podrás imaginar, sus palabras tocaron una fibra sensible en mí. Casi de inmediato comencé a pensar en todo y todos los que me importan, y en lo que no quiero tener que lamentar dentro de 40 años cuando esté en la cúspide de mis 80 años.

Sentí como casi todos los aspectos de mi vida estuvieran parpadeando ante mis ojos. Y tan pronto como llegué a casa, empecé a anotar todo lo que me había venido a la mente. Cuando terminé, le leí la lista a Angel. Ella asintió con la cabeza hasta que llegué al final, y entonces dijo: «No podría estar más de acuerdo. No creo que nadie quiera tener que lamentarse por ninguna de esas cosas cuando sean mayores.» Tal vez tú también estés de acuerdo … Seguir leyendo »

Vivir Mejor3. El dolor es una carga que gradualmente nos devasta con el tiempo.

Puedes haber oído que no es saludable llorar por demasiado tiempo. Digo esto porque es algo que me enseñaron cuando era adolescente.

Un amigo cercano mío murió en un accidente de coche. Al principio todo el mundo aceptaba mis lágrimas, pero a medida que las semanas se hacían meses, con frecuencia me decían que era hora de dejar ir. «Las lágrimas no te están ayudando en este momento,» recuerdo que alguien me dijo. Pero eso era una tontería. Mis lágrimas eran necesarias. Estaban regando lentamente las semillas de mi recuperación. Y me recuperé como una alma mucho más fuerte, amable y sabia de lo que era antes.

Una década más tarde, esta lección se reforzó en mi vida dos veces más, una y otra vez, cuando Angel y yo perdimos a su hermano mayor, Todd, por un suicidio y a nuestro mutuo mejor amigo, Josh, por un ataque de Asma, un mes después.

La pena de perder a la gente que amo me dio el don de la conciencia… conciencia de que cada uno de nosotros perderá a alguien o algo que amamos, y que esta realidad es necesaria.

Es increíblemente difícil de comprender a veces, pero hay una razón para todo. Debemos conocer el dolor de la pérdida, porque si no lo conociéramos, tendríamos poca compasión por los demás y poco a poco nos convertiríamos en monstruos huecos de egoísmo, criaturas de puro auto-interés, sin estar nunca contentos con lo que tenemos. El terrible dolor de la pérdida le enseña humildad a nuestro orgullo, tiene el poder de calentar un corazón frío, y hacer a una persona aún mejor.

Entonces sí, el dolor puede ser una carga que nos devastará en el corto plazo, pero también puede ser un ancla saludable para curar y vivir bien en el largo plazo.

Como seres humanos, a menudo nos acostumbramos al peso de la pena y cómo nos mantiene en el lugar. Por ejemplo, Angel me dijo una vez: «Mi hermano morirá una y otra vez por el resto de mi vida, y estoy bien con eso; me mantiene más cerca de él.» Esta era la manera de Angel de recordarme que el dolor no desaparece. Paso a paso, respiración a respiración, se convierte en una parte de nosotros. Y puede convertirse en una parte saludable de nosotros también.

Aunque nunca podamos detener completamente la tristeza, simplemente porque nunca dejamos de amar a los que hemos perdido, podemos aprovechar efectivamente nuestro amor por ellos en el presente.

Podemos amarlos y emularlos viviendo con su magnificencia como nuestra inspiración diaria. Al hacer esto, ellos viven en el calor de nuestros corazones rotos que no se recuperan totalmente, y seguiremos creciendo y experimentando la vida, incluso con nuestras heridas. Es como romperse un tobillo que nunca se curará perfectamente, y que todavía duele cuando bailas, pero bailas de todos modos con una ligera cojera, y esta cojera sólo contribuye a la profundidad de tu actuación y la autenticidad de tu carácter.

4. Todo lo que experimentamos de primera mano en la vida es realidad.

A temprana edad a menudo nos enseñan a cuestionar las historias y rumores que escuchamos de otras personas, pero aceptar plenamente lo que vemos, oímos, sentimos y experimentamos de primera mano. En otras palabras, si lo vemos con nuestros propios ojos, lo oímos con nuestros propios oídos, o lo sentimos con nuestras propias manos, entonces lo que acabamos de ver, oír o sentir es ciertamente verdad. Y aunque esto pueda parecer una suposición lógica, no siempre es exacto.

Como seres humanos, nuestro diálogo interno, o mentalidad, tiene un efecto drástico sobre cómo interpretamos las experiencias de vida del mundo real. Las historias que subconscientemente nos contamos a nosotros mismos no sólo cambian cómo nos sentimos por dentro, sino que cambian lo que vemos, lo que oímos, lo que experimentamos y lo que sabemos que es verdad en el mundo que nos rodea.

Esta es una de las principales razones por las que varias personas pueden pasar por la misma experiencia, pero interpretarla de manera diferente. Todos podemos tener una experiencia compartida pero una historia diferente resonando en nuestras mentes, y nuestra historia (nuestro diálogo interior) altera la forma en que nos sentimos cada paso del camino, por lo que cada uno de nosotros sale de esta experiencia compartida con un sentido poco diferente de lo que acaba de suceder. Y a veces esa ligera diferencia hace toda la diferencia del mundo.

¡La perspectiva lo es todo!

En cierto modo, las historias que nos contamos limitan nuestra perspectiva. Cuando entramos en una experiencia con una historia sobre cómo es la vida, eso tiende a ser todo lo que vemos. Este fenómeno me recuerda una vieja parábola en la que un grupo de hombres ciegos tocan un elefante por primera vez para conocer cómo es. Cada uno de ellos siente una parte diferente del elefante, pero sólo esa parte, como la pierna, el tronco, el lado o el colmillo. Entonces los hombres comparan con impaciencia las notas y se dan cuenta rápidamente que están en completo desacuerdo sobre como es un elefante.

Algo similar ocurre con nuestras experiencias pasadas. A algunos de nosotros nos rompieron el corazón. Algunos de nosotros perdimos a nuestros padres, hermanos o hijos en accidentes y enfermedades. Algunos de nosotros lidiamos con la infidelidad. Algunos de nosotros fuimos despedidos de empleos en los que confiábamos que lo estábamos haciendo bien. Algunos de nosotros fuimos discriminados debido a nuestro género o raza. Y cuando entramos en una nueva experiencia que despierta memorias prominentes de nuestra historia dolorosa del pasado, cambia nuestra perspectiva en el presente; la estrecha.

Cuando una experiencia negativa del pasado estrecha nuestra perspectiva actual, es en mayor parte un mecanismo de defensa. Todos los días de nuestras vidas se nos presentan un cierto nivel de incertidumbre, y a nuestros mecanismos innatos de defensa humana no les gusta esto ni un poquito. Así que nuestras mentes tratan de compensar llenando las lagunas de información aferrándose a historias son las que ya nos sentimos cómodos.

Terminamos subconscientemente tratando de darle un mejor sentido a todo en el presente mediante el uso de viejas historias y experiencias pasadas como relleno. Y aunque este enfoque funciona a veces, otras veces nuestras viejas historias y experiencias pasadas son completamente irrelevantes para el momento presente, por lo que terminan perjudicándonos mucho más de lo que nos ayudan.

¡Deja que esto sea tu llamada de atención!

La próxima vez que te encuentres emocionalmente luchando con la «realidad» de una experiencia de vida en particular, pregúntate:

• ¿Cuál es la historia que me estoy contando sobre esta experiencia?
• ¿Puedo estar absolutamente seguro de que esta historia es verdadera?
• ¿Cómo me siento y me comporto cuando me cuento esta historia?
• ¿Qué otra posibilidad también podría hacer que el final de esta historia sea cierta?

Date el espacio para pensarlo cuidadosamente. Reflexiónalo, con atención. Y ten en cuenta que no se trata de demostrar que estás bien o mal.

Se trata de respirar profundamente, y darte espacio para ganar perspectiva.

5. Los malos hábitos son realmente difíciles de romper.

No puedo decirte cuántas veces he oído a la gente repetir el viejo cliché, «Los malos hábitos son realmente difíciles de romper».

Pero esto no es cierto, porque «difícil» es una cuestión de perspectiva.

Lo que es cierto es que eventualmente te conviertes en lo que haces repetidamente. Si tus hábitos no te están moviendo hacia adelante, te están reteniendo. Y si te están reteniendo, es hora de un cambio.

Para la mayoría de nosotros (que no enfrentamos la depresión clínica, por ejemplo), cambiar nuestros hábitos es un proceso sencillo. Las personas que dicen lo contrario suelen estar simplemente poniendo excusas. Siempre quieren que las tareas sean 100% más fáciles, independientemente de lo fácil que ya sean. Y siempre es más fácil no hacer nada, en lugar de hacer algo. Siempre es más fácil quejarse, que comprometerse.

Admitir esto a veces duela, pero vale la pena hacerlo. Vale la pena recordar que cambiar un hábito es sólo cuestión de reconocer por qué estás haciendo lo que estás haciendo, y entonces reemplazar una pequeña acción por otra.

Pero ¿por qué estás haciendo lo que estás haciendo?

• ¿Qué te motiva a empezar un mal hábito en primer lugar?
• ¿Cómo es que tus mejores intenciones por tener buenos hábitos saludables han sido de alguna manera derrotados?

La respuesta colectiva a estas preguntas es simple:

Al igual que muchos seres humanos, todavía no sabes cómo hacerle frente al estrés y al aburrimiento de una manera saludable y eficaz.

Sí, la mayoría de tus malos hábitos se formaron subconscientemente como un método para lidiar con el estrés y el aburrimiento; te resistes a la realidad en lugar de trabajar en ella. Y estos hábitos no se acumulan en un instante, así que tampoco desaparecerán instantáneamente. Los construiste a través de la repetición, y la única manera de cambiarlos es también a través de la repetición; haciendo pequeños, simples, graduales cambios.

Para empezar, veamos cinco malos y extremadamente comunes hábitos:

• Desperdicio de tiempo y portegaciones
• Comer alimentos poco saludables
• Ver la televisión o jugar videojuegos durante varias horas al día
• Comprar constantemente cosas que no necesitas
• Inactividad general y falta de ejercicio

Y algunos nuevos hábitos que puedes utilizar para reemplazarlos gradualmente:

• Toma el control de la situación: comienza con el primer (o el siguiente) paso más pequeño, para que las cosas no se vuelvan innecesariamente estresantes
• Sal y encuentra tu manera para saborear los alimentos saludables que realmente disfrutas
• Disfruta más tiempo jugando con tu familia y amigos
• Baila, toca algún instrumento musical, lee, escribe o trabaja en algún proyecto apasionante cuando estés aburrido
• Camina, correr, anda en bicicleta, nada o toma una clase de yoga

Entonces, una vez que tengas tu mente envuelva los hábitos específicos que deseas cambiar en tu vida, sigue estos simples pasos:

1. Escoge un nuevo hábito a la vez, y comienza en muy pequeño; sólo cinco minutos al día, si quieres que se te pegue.

2. Inicia responsabilidad social y motivación a través de Facebook, Instagram, etc. Declara el pequeño y diario cambio de hábito que estás haciendo, y entonces pídele a alguien que chequee con regularidad (preferentemente todos los días) para asegurarse de que estás cumpliendo.

3. Configura y se muy consciente de tus desencadenantes (por ejemplo, un disparador podría ser caminar a tu casa después del trabajo) y entonces realizar el nuevo hábito conscientemente cada vez que el disparador se produzca.

4. Aprecia tu nuevo hábito y rastrea los pequeños detalles de progreso que estás haciendo cada día; por ejemplo, pon una marca en tu calendario cada vez que completes tu hábito, aprecia visualmente la cadena de marcas diarios que estás creando, y haz que sea una prioridad nunca romper la cadena.

5. Una vez que te sientas cómodo con cinco minutos al día (quizás después de 30 días haciendo el hábito), aumenta a siete minutos al día, y entonces a diez minutos, y así sucesivamente.

Eso es realmente todo lo que hay que hacer; al menos esa es la base del cambio de hábito. Así que trata de no desperdiciar tu tiempo y energía resistiendo y luchando contra en donde estás en la vida. En lugar de eso, invierte tu tiempo y energía en llegar a donde quieres ir, un día a la vez, un pequeño paso a la vez.

 

 

 

Subir »
FB