Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

A veces somos nuestro peor enemigo. La dilación, la duda, la negación y la pereza son solo algunas de las formas en que nos retenemos para lograr el verdadero éxito.

Si bien hay formas de superar la duda y una gran cantidad de consejos sobre cómo tener éxito, a veces simplemente necesitamos un llamado de atención para tomar conciencia del problema y comenzar el cambio.

Estos son los hábitos y rasgos de las personas exitosas versus las personas que se auto sabotean y nunca alcanzan sus metas. Si te encuentras en este último, no lo tomes como un insulto, sino como un empujón bien intencionado (y necesario) para que te concentres en darle la vuelta.

1. No inventes excusas vs. Encuentra una manera de evitar acción

Cuando realmente quieres hacer algo, lo haces realidad. Cuando no quieres hacer algo, inventas excusas.

Se sabe que las personas exitosas nunca dejan que ninguna razón interfiera en lo que desean. Las personas que se auto sabotean dejan que los inconvenientes más pequeños sean suficientes para posponer o cancelar sus planes. Si te encuentras excusando por algo que supuestamente quieres, échale un vistazo más de cerca para descubrir la verdadera razón por la que lo estás evitando.

2. Asume la responsabilidad vs. Culpa a todo lo demás

Siempre hay altibajos en nuestras carreras y vidas en general, pero hay una diferencia clave en la forma en que las personas exitosas y autosabotas los manejan.

Las personas exitosas reconocen lo que salió mal y asumen la responsabilidad de sus fallas. Las personas que se auto-sabotean evitan ser responsables y culpan a casi todo y a todos.

Tener demasiado miedo para aceptar la responsabilidad de sus propias deficiencias hace que parezca indigno de confianza y también le impide aprender de sus errores. Por lo tanto, adáptate a tus fallas y ofrece una solución para que nunca vuelva a suceder.

3. Abrazar el cambio frente al cambio de miedo

El cambio trae nuevos horizontes y nuevos desafíos al juego. Si estás atrapado en tus caminos y rechazas todo lo que va en contra del status quo, nunca aprenderás nada nuevo.

Las personas exitosas adoptan este mundo en rápido movimiento y se adaptan a los cambios que se producen en él. Las personas que se auto sabotean evitan el cambio y prefieren permanecer en la negación.

Intenta abrirte a los cambios no planeados en la vida para tener la oportunidad de obtener una nueva perspectiva o descubrir nuevas oportunidades que nunca supo que existían.

4. Establece metas y planes frente a las cosas que suceden

Richard Branson siempre insiste en que hacer listas de sus ideas y objetivos es esencial para que sucedan.

Esta es la razón por la cual las personas exitosas a menudo llevan un diario o llevan una libreta para que puedan anotar sus metas y convertirlas en planes. Las personas que se auto sabotean dejan pasar sus ideas y simplemente esperan que las cosas “un día” funcionen mágicamente para que sus sueños sean posibles.

Si te aferras a la esperanza en lugar de garabatear tus objetivos, es hora de darte cuenta de que la única forma en que tus sueños sucederán es si haces un esfuerzo. Comienza por escribirlos.

5. Sigue aprendiendo vs. Piensa que lo sabes todo

La psicóloga de Stanford Carol Dweck descubrió que hay dos mentalidades: una mentalidad de crecimiento y una mentalidad fija.

Las personas exitosas adoptan una mentalidad de crecimiento en la que constantemente buscan aprender algo nuevo. Por ejemplo, Elon Musk ya es un genio para muchos, pero se esfuerza por aprender de los demás siempre que puede.

Por otro lado, las personas no exitosas tienen una mentalidad fija en la que no se molestan en aprender nada porque “ya saben lo suficiente”. Si eres tu, inscríbete en un curso o encuentra personas que ya hayan tenido éxito y aprende de ellos.

6. Superar desafíos vs. Renunciar fácilmente

Ningún camino está libre de obstáculos, pero la forma en que lidies con ellos marca la diferencia. Las personas exitosas persisten frente a los reveses, mientras que las personas que se están autosabotando tienden a verlas como “demasiado difíciles” y una razón más que suficiente para darse por vencido.

Cuando aparezca un obstáculo, tómate un momento para diseccionarlo, comprenderlo y encontrar una forma de evitarlo. Tómate un descanso si te sientes abrumado, pero nunca te rindas.

7. Leer constantemente vs. Ver televisión constantemente

Según Business Insider, varios estudios encontraron que leer libros reduce el estrés, aumenta la empatía y la inteligencia, y mantiene tu cerebro fuerte a medida que envejeces. Por el contrario, ver series de TV generalmente incluye bocadillos no saludables y entretenimiento sin sentido. Ninguno de los cuales te ayuda en tu viaje y tampoco beneficia tu salud física.

Esta es la razón por la cual las personas exitosas toman tiempo para leer siempre que sea posible.

Luminita Saviuc es una inspiradora escritora y conferencista con la misión de capacitar a otros. Si todavía no está familiarizado con ella, asegúrate de echarle un vistazo a su sitio de blogs, Purpose Fairy, donde comparte sus positivos puntos de vistas diariamente.

Aquí está una lista de 15 cosas que, si renuncias a ellas, te hará la vida mucho más fácil y mucho, mucho más feliz. Nos aferramos a tantas cosas que nos causan una gran cantidad de dolor, estrés y sufrimiento, y en lugar de dejar que se vayan, en lugar de permitirnos a nosotros mismos ser libres de estrés y feliz, nos aferramos a ellos. Ya no.

A partir de hoy vamos a renunciar a todas esas cosas que ya no nos sirven, y vamos a luchar por el cambio.

Estás listo? Aquí vamos:

# 1. Renuncia a tu necesidad de tener siempre la razón

Hay muchos de nosotros que no podemos soportar la idea de estar equivocado. Querer tener siempre la razón, tomamos el riesgo de acabar con grandes relaciones o causar una gran cantidad de estrés y dolor, para nosotros y para los demás. Simplemente no vale la pena. Cada vez que sientas la necesidad “urgente” de tener una pelea sobre quién tiene razón y quién está equivocado, hazte esta pregunta: “¿Prefiero tener razón, o prefiero ser amable?” ¿Qué diferencia va a haber? ¿Es tu ego realmente tan grande como para no poder evitarlo?

# 2. Renuncia a tu necesidad de control

Debes estar dispuesto a renunciar a su necesidad de controlar siempre todo lo que le sucede a usted y alrededor de usted – las situaciones, eventos, personas, etc Ya sea que estén seres queridos, compañeros de trabajo, o simplemente extraño te encuentras en la calle – sólo les permite ser. Permita que todo y todos sean tal y como son y verás cuánto mejor voluntad que te hacen sentir.

“Al permitir que se vaya todo se hace. El mundo es ganado por aquellos que dejarlo ir. Pero cuando intenta e intenta. El mundo está más allá de ganar. “Lao Tzu

# 3. Renuncia a la culpa

Renuncia a tu necesidad de culpar a otros por lo que tienen o no tienen, por lo que sientes o lo que no sientes. Deja de desperdiciar tus cualidades y empieza a tomar la responsabilidad de tu vida.

# 4. Renuncia a tu diálogo interno de auto-derrota

¿Cuántas personas están haciéndose daño a sí mismos debido a su mentalidad negativa, contaminada y repetitiva? No creas todo lo que tu mente te está diciendo, especialmente si es negativo y contraproducente. Tú puedes ser mejor que eso.

“La mente es un excelente instrumento si se usa correctamente. Sin embargo, si se utiliza erróneamente se vuelve muy destructiva”. Eckhart Tolle

# 5. Renuncia a las creencias que te limitan

Sobre lo que puedes o no puedes hacer, sobre lo que es posible o imposible. A partir de ahora, ya no vas a permitir que tus creencias te limiten y te mantengan atrapado en el lugar equivocado. Abre la mente y experimenta!

“Una creencia no es una idea en poder de la mente, es la mente en poder de una idea.” Elly Roselle

# 6. Renuncia a quejarte

Renuncia a la constante necesidad de quejarte de tantas, tantas, tantas cosas; personas, situaciones, o acontecimientos que te hacen infeliz, triste y deprimido. Nadie puede hacerte infeliz, ninguna situación puede hacerte sentir triste a menos que tú lo permitas. No es la situación que desencadena estos sentimientos en ti, sino la forma en la que elijes afrontarlo. Nunca subestimes el poder del pensamiento positivo.

# 7. Abandona el lujo de criticar

Renuncia a la necesidad de criticar las cosas, hechos o personas que son diferentes a ti. Todos somos diferentes, pero todos somos iguales. Todos queremos ser felices, todos queremos amar y ser amados y todos queremos ser entendidos. Todos queremos algo, y ese algo es deseado por todos nosotros.

# 8. Renuncia a tu necesidad de impresionar a los demás

Deja de intentar ser algo que no eres sólo para hacer que otros te acepten. No funciona de esta manera. En el momento en que dejas de intentar ser algo que no eres, es cuando te quitas todas la máscaras, es el momento en que te aceptas realmente a ti mismo y desde luego encontrarás personas que se sentirán atraídas por ti, sin esfuerzo.

# 9. Renuncia a tu resistencia al cambio

El cambio es bueno, te ayudará a moverte de A hacia B. El cambio te ayudará a hacer mejoras en tu vida y también en la vida de los que te rodean. No te opongas! sigue tu camino y acepta el cambio.

“Sigue tu dicha y el universo te abrirá puertas donde sólo había muros” Joseph Campbell

# 10. Renuncia a las etiquetas

Deja de etiquetar esas cosas, personas o eventos a las cuales no entiendes y las ves como raras o diferentes e intenta poco a poco abrir tu mente. La mente sólo funciona cuando está abierta. “El nivel más alto de ignorancia es cuando rechazas algo de lo cual no sabes nada. Wayne Dyer

# 11. Renuncia a tus miedos

El miedo es sólo una ilusión, no existe, uno mismo lo crea. Todo está en tu mente. Corrige el interior y el exterior se pondrá en su lugar.

“De lo único que tenemos que temer es del propio miedo.” Franklin D. Roosevelt

# 12. Abandona las excusas

Envíalas a empacar y diles que están despedidas. Tu ya no las necesitas. Muchas veces nos limitamos debido a la gran cantidad de excusas que utilizamos. En lugar de crecer y trabajar en la mejora de nosotros mismos y de nuestras vidas, nos quedamos atascados, nos mentimos a nosotros mismos, utilizando todo tipo de excusas; excusas que el 99,9% de las veces ni siquiera son reales.

# 13. Abandona el pasado

Lo sé, lo sé, es muy difícil. Sobre todo cuando el pasado se ve mucho mejor que el presente y el futuro parece tan aterrador, pero hay que tener en cuenta el hecho de que el momento presente es todo lo que tienes y todo lo que siempre tendrás. El pasado que ahora estás anhelando y estás soñando, fue ignorado por ti cuando era tu presente. Deja de engañarte a ti mismo. Está presente en todo lo que haces y disfruta de la vida. Después de todo la vida es un viaje, no un destino. Ten una visión clara para el futuro, prepárate, pero siempre está presente en el ahora.

# 14. Abandona el apego

Este es un concepto que, para la mayoría de nosotros es tan difícil de entender y tengo que decir que fue para mí también y todavía lo es, pero no es algo imposible.

Consigues ser mejor y mejor con el tiempo y la práctica. En el momento de desprenderse de todas las cosas, (y eso no significa que renuncias a tu amor por ellas, porque el amor y el apego no tienen nada que ver entre sí; el apego viene de un lugar de miedo, mientras que el amor… bueno, el verdadero amor es puro, amable, y solidario, donde hay amor no puede haber miedo, y por eso, el apego y el amor no pueden coexistir) te vuelves tan tranquilo, tan tolerante, tan amable y tan sereno que se llega a un lugar donde serás capaz de entender todas las cosas sin siquiera intentarlo. Un estado más allá de las palabras.

# 15. Renuncia a vivir tu vida en base a las expectativas de otras personas

Demasiadas personas están viviendo una vida que no es la que deberían estar viviendo. Ellos viven sus vidas de acuerdo a lo que otros piensan que es mejor para ellos, viven sus vidas de acuerdo a lo que sus padres, a lo que sus amigos, sus enemigos y sus maestros, su gobierno y los medios piensan que es mejor para ellos.

Ignoran su voz interior, esa llamada interior. Están tan ocupados con agradarle a todo el mundo y cumplir las expectativas de otras personas, que pierden el control sobre sus vidas. Se olvidan de lo que los hace feliz, lo que quieren, lo que necesitan…. y, finalmente, se olvidan de sí mismos. Tú tienes una vida, en este momento, por lo que la debes vivir, apropiarte de ella, y sobre todo no dejar que las opiniones de otras personas te distraigan de tu camino.

Esta es una gran lista. Las personas necesitamos que nos recuerden estas cosas y lo verdaderamente poderosos que todos y cada uno de nosotros somos. Si te ha gustado esta lista, asegúrate de compartir este mensaje con tus amigos y familiares!

El semáforo se puso amarillo justo cuando él iba a cruzar en su automóvil y, como era de esperar, hizo lo correcto, se detuvo en la línea de paso para los peatones, a pesar de que podría haber rebasado la luz roja, acelerando a través de la intersección.

La mujer que estaba en el automóvil detrás de él estaba furiosa.

Le tocó la bocina por un largo rato e hizo comentarios negativos y vulgares en alta voz, ya que por culpa suya no pudo avanzar a través de la intersección… y para colmo, se le cayó el celular y se le corrió el maquillaje.

En medio de su pataleta, oyó que alguien le tocaba el cristal de su lado. Allí, parado junto a ella, estaba un agente mirándola muy seriamente.

El oficial le ordenó salir de su coche con las manos arriba, y la llevó a la comisaría donde la revisaron de arriba abajo, le tomaron fotos, las huellas dactilares y la pusieron en una celda.

Después de un par de horas, un agente se acercó a la celda y abrió la puerta.

La señora fue escoltada hasta el mostrador, donde el agente que la detuvo estaba esperando con sus efectos personales.

– Señora, lamento mucho este error —le explicó el agente–.

– Le mandé bajar mientras usted se encontraba tocando la bocina fuertemente, queriendo pasarle por encima al automóvil del frente, maldiciendo, gritando improperios y diciendo palabras soeces. Mientras la observaba, me percaté de que:

– De su retrovisor cuelga un rosario.
– Su auto tiene una calcomanía que dice: “Jesús te ama”.
– Su patente tiene un borde que dice “Amor y paz”.
– En la parte de atrás hay una oblea que dice “La paciencia es la madre de las virtudes”.
– Otra calcomanía que dice: “Practica la meditación”.
– Y, finalmente, la imagen que dice: “Respeta al prójimo”

– ¡Como es de imaginarse… supuse que el auto era robado!

Esta historia muestra la importancia de ser coherentes entre lo que pensamos, lo que creemos, lo que decimos, y lo que hacemos.

Cumplí 30 años hace solo unos meses. Y no puedo creer que acabe de escribir eso…

Mirando hacia atrás a mis 20 años, hay innumerables lecciones que hubiera deseado haber aprendido que me hubieran ahorrado años de dolor, angustia y frustración.

Estoy agradecido de dónde estoy hoy y no cambiaría nada sobre la última década de mi vida.

Sin embargo, si tuviera que hacer todo de nuevo, sabiendo lo que sé hoy, hay miles de cosas que le diría a mi yo de 20 años.

Aquí están las 25 lecciones que desearía haber aprendido antes de los 25:

1. Sé autosuficiente

Aprende a ayudarte a ti mismo y busca lo que quieres sin la aprobación o ayuda de otros. Ahí está el verdadero poder. Nadie viene a salvarte. Debes ser capitán de tu propio barco y hacerte cargo de tu propio destino.

Nadie viene a salvarte y cuanto antes tomes plena posesión de tu vida, más rápido podrás vivir exactamente de la manera que deseas. Tus padres, tus amigos y el gobierno no te darán la vida que deseas.

Si quieres vivir la vida en tus términos, entonces sé autosuficiente y haz que suceda.

2. Cuida tu salud

Si estableces buenos hábitos de salud en tus 20 años, el resto de tu vida será mucho más fácil. Conozco personas de 30 años que parecen tener 40 porque no se cuidaron a sí mismas. Tuve la suerte de elegir un régimen de ejercicios y una dieta de alimentos integrales a mediados de los 20, pero perdí años en las últimas horas de la noche, el consumo excesivo de alcohol y la falta de ejercicio.

Si realmente quieres convertirte en tu mejor yo, es obligatorio que hagas ejercicio al menos 3 veces por semana, duermas 8 horas por noche, comas alimentos integrales, bebas mucha agua y evites las drogas. Me lo puedes agradecer después.

3. No tenga relaciones sexuales sin protección

Simplemente no… El placer a corto plazo no justifica la posibilidad de una enfermedad permanente o tener un hijo con alguien con quien tengas poca conexión. El sexo es increíble, no se puede negar. Pero no tires los próximos 18 años de tu vida por momento de placer.

4. Tus padres no lo saben todo

Tus padres, a pesar de lo que pudiste haber creído cuando eras un niño, son personas como tú. Quieren lo que es mejor para ti, pero es posible que no sepan qué es lo mejor para ti. Si tus padres no tienen un resultado específico que deseas, entonces no necesitas sentir que tienes que seguir sus consejos. Respétalos, por supuesto, pero no los escuches todo el tiempo.

No tomarías consejos de fitness de un pariente con sobrepeso solo porque te aman. Y no puedes tomar el consejo de vida de tus padres solo porque te criaron. Calcula tu vida y toma tus propias decisiones basándote en la mejor evidencia y asesoramiento que puedas encontrar.

5. Ten cuidado con lo que escuchas

Si no intercambiaras vidas con otra persona, entonces probablemente no deberías tomar el consejo de ellos. Es como recibir asesoramiento financiero de alguien con una deuda de $100,000 (a menos que te digan lo que no debes hacer, pero incluso entonces…)

Ten mucho cuidado con a quién escuchas y toma muy pocas opiniones. Incluso si alguien tiene todas las trampas del éxito externo, podrías estar completamente arruinado emocionalmente y miserable por dentro.

Se lento para escuchar las opiniones de los demás y rápido para preguntar, sin importar de dónde provenga.

6. Ahorra ahora, disfruta más tarde

En serio, ahorra al menos el 15% de cada billete que ganes ahora. Como hablo en mi última guía de finanzas, necesitas construir un cofre de guerra para que puedas aprovechar las oportunidades y crear una verdadera libertad en tu vida.

Al ahorrar entre un 15% y un 20% de mis ingresos después de impuestos, he podido abandonar mi trabajo y comenzar mi propio proyecto personal, cuadruplicar mis inversiones en el mercado de cifrado y ganar oportunidades comerciales a corto plazo que de otra manera hubieran estado fuera de alcance.

No es un hábito fácil de cumplir, pero me lo agradecerás más adelante cuando tengas una pila de efectivo y quieras renunciar a tu trabajo o comenzar ese negocio.

7. No eres especial y nadie se preocupa

Sé que a muchos de ustedes se les dijo que son especiales. No lo eres y nadie se preocupa por ti. Si quieres ser “especial”, deja de hablar sobre lo que vas a hacer algún día e intenta hacer algo que valga la pena recordar.

Deja de actuar como si fueras el centro del universo o que de alguna manera tienes derecho al éxito. El mundo está lleno de personas que están más hambrientas y más motivadas que tú. Deja que tus acciones hablen más fuerte que tus palabras y deja de pretender que el mundo te debe algo.

8. El éxito deja pistas

No hay muchas personas que tuvieron éxito por suerte. Si quieres algo, lo más probable es que haya un sistema probado para obtenerlo. Sigue a aquellos que tienen los resultados que deseas y es probable que obtengas el mismo resultado. Sí, debes tener cuidado al tomar consejos. Pero cuando encuentres a alguien que esté viviendo la vida que realmente deseas, escucha todo lo que dice y aplícalo de inmediato.

He seguido a un pequeño grupo de mentores durante los últimos años y pude llevar a un 10X mis resultados al seguir los sistemas comprobados que me habían mostrado.

9. Deja de lloriquear

Una vez más, a nadie le importa… Quejarse no hace más que disminuir tu valor y molestar a otras personas. Ah, y de acuerdo con muchos estudios, en realidad puede hacerte más tonto. Así que te recomiendo encarecidamente que dejes de quejarte y comiences a ser dueño de tu vida. Todo es mejor cuando eres más positivo y menos malintencionado.

10. Endurece arriba

La vida no es justa. La gente puede ser mala. Superarlo y endurécete. Nuevamente… A NADIE LE CUESTA. Eres 1 persona en un mundo de casi 7 mil millones.

11. Deja de establecer objetivos arbitrarios

No, no necesitas ser millonario antes de los 30, pero debes ser financieramente independiente tan pronto como sea posible. Establece metas con un propósito, no las definas porque eso es lo que la sociedad o algún tipo loco de youtube quiere que hagas.

Cuando estableces metas que son significativas para ti y congruentes con tus valores y creencias más profundas, son más fáciles de lograr y se sentirán más satisfactorias al completarse. No hay alegría en lograr la versión de éxito de otra persona, así que deja de permitir que otras personas definan lo que quieres.

12. El auto-conocimiento es clave

Si no te conoces a ti mismo, entonces vagarás sin rumbo a lo largo de toda tu vida como una hoja en el viento. Compórtate y tu vida entera cambiará en un instante.

No es fácil hacer el profundo trabajo interno requerido para lograr el auto-conocimiento masivo. Pero es esencial para tu éxito.

13. El éxito toma tiempo

El éxito durante la noche no es nada y si quieres tener éxito, entonces debes ser paciente. Quieres ser millonario a los 25? Buena suerte… Juega el juego largo y disfruta de tus millones a los 40 mientras todos tus amigos siguen girando sus ruedas tratando de obtener esa promoción.

14. No te metas en una relación seria todavía

A los 20 años, no te conoces lo suficientemente bien como para saber con quién quieres pasar el resto de tu vida. Date una cita y experimenta mucha gente diferente, no te tranquilices hasta que estés cerca de los 30.

Una ventaja adicional de permanecer soltero es que te dará más tiempo para concentrarte en tu propio crecimiento personal y te ahorrará miles de dólares en fechas, regalos y un costoso divorcio si las cosas se caen.

15. Duerme al menos 7.5 horas por noche

Esto puede sonar gracioso, pero es verdad. Si duermes menos, estás destruyendo tu rendimiento y probabilidades de éxito. Duerme más y duerme mejor. No te sientas culpable por dormir más.

16. Invierte en el desarrollo personal

El crecimiento personal no es “cursi” o “woo woo”. Es efectivo. Lee los libros de Tony Robbins, asiste a seminarios, contrata a un entrenador, haz lo que tengas que hacer para convertirte en la versión más fuerte de ti mismo.

Nadie ha arrepentido de mejorarse y fortalecerse. Tampoco lo harás.

17. Tómatelo con calma en el alcohol

Nadie muere deseando haber tenido más noches de borrachos donde vomitaron y se desmayaron. Relájate con el licor y ahorrarás dinero, vergüenza y tiempo. La mayoría de tus mayores remordimientos y errores vendrán de cuando estuviste demasiado intoxicado.

Está totalmente bien disfrutar de unos tragos con amigos, pero aprende el arte de la templanza y no exageres con regularidad.

18. Sexo sin conexión no vale la pena

Mira, no tienes que guardar sexo para el matrimonio si no quieres, pero no te vuelvas loco con cada persona que encuentres atractiva. Guárdalo para las personas con las que te conectas y lo disfrutarás mucho más. No regales lo más íntimo que puedes hacer con otro ser humano a cualquiera.

19. Vive debajo de tus medios

Incluso si comienzas a hacer 6 o 7 cifras en tus 20s, no vivas así. Ahorra, invierte y haz crecer tu riqueza para que puedas hacer lo que quiera en tus 30 años y más. Esto te liberará.

20. Viaja

Nunca mirarás hacia atrás y dirás “¡Maldición por qué hice ese viaje al sudeste de Asia, América del Sur o Europa!” No te arrepentirás. Reserva ahora

21. Ríete más

La vida es demasiado corta para ser serio todo el tiempo y tan enfocada en “salir adelante”. A nadie le importa dónde estás en la vida, a ellos les importa más cómo los haces sentir.

22. Esté más abierto a las cosas nuevas

Ten algo de humildad y esté abierto a nuevas experiencias. Si vives tu vida en una caja, te perderás tanto de lo que la vida tiene para ofrecer.

23. Evita los narcóticos

Mira, si quieres fumar marihuana o probar psicodélicos, no juzgaré. Pero por el amor de Dios, evita las drogas duras. He visto a muchas personas que tenían mucho potencial tirarlo por el desagüe a causa de las drogas. Todo comenzó los fines de semana por diversión, dijeron…

24. No lo sabes todo

No eres tan inteligente y no soy tan inteligente. Deja de aferrarte a tu necesidad de tener la razón y céntrate en la verdad. Se curioso en cambio.

25. Sé feliz ahora

En serio, tienes todo lo que necesitas en este momento para ser feliz… Solo agradece más las cosas y disfruta tu maldita vida hoy en este momento. Si no puedes hacer eso, seguramente perderás tus 20 años sin importar lo que hagas.

Solo puedes vivir tus 20 años una vez, así que no te los pierdas…

¿Y si tienes 30, 40 o incluso 50 años? Estas lecciones son tan aplicables a tu vida, si no más. Cuanto antes puedas aprender e implementarlas, mejor serás. No importa cuál sea tu edad ahora.

¿Cómo te está deteniendo el miedo?

Cuando hago esta pregunta en mis seminarios o en mi trabajo de consultoría, las respuestas comunes que recibo son “falta de fondos” , “no tengo la educación” , “mi formación”, o incluso “no estoy seguro de la El próximo paso para tomar.”

¿Sabes lo que está encadenando a las personas y privándolas del éxito que desean y merecen?

Es miedo

Puede decirse a sí mismo: “No a mí, no tengo miedo”, pero la realidad es que el miedo es innato en los seres humanos. Está ahí para nuestra protección. Después de todo, hay algunas cosas de las que debemos temer. Jugar al golf en la iluminación, por ejemplo, o literalmente nadar con los tiburones.

Pero, ¿y el éxito? Deberíamos abrazar el éxito, disfrutando de derribar objetivos y lograr cosas nuevas, mejores y mejores. Sin embargo, el miedo es un obstáculo peligroso, en parte, porque podemos dejar de admitir su existencia.

Cómo reconocer el miedo

El miedo debe ser reconocido y gestionado adecuadamente o se convierte en un ancla. Podemos volvernos indecisos, tener dudas, temer el rechazo y simplemente no actuar. El miedo puede tenernos sentados en un gran concepto o idea o puede restringirnos el uso de nuestros verdaderos talentos.

Pero, ¿y si hubiera una manera de convertir el miedo en combustible?

Primero, debes darte cuenta del papel que desempeña el pensamiento negativo al alimentar tus miedos. Los pensamientos ya pueden estar allí, sugiriendo “No se puede” , “No deberías” , y “Sí, pero ¿y si?”

Antes de que te des cuenta, los pensamientos negativos se han acumulado unos sobre otros y se han convertido en una montaña aparentemente insuperable para escalar. No digo que debas ignorar la realidad, pero la mayoría de las veces estos pensamientos negativos son solo un hombre de boogie debajo de la cama. Cuando miras más de cerca, no hay nada allí.

Elimina tus pensamientos negativos

Creo que es mucho más productivo ser proactivo en el manejo de estos pensamientos negativos. En lugar de permitir que los pensamientos negativos te afecten emocionalmente hasta el punto de la indecisión o la inacción, pon tu cerebro lógico a trabajar a tu favor. En lugar de escuchar “No puedes” , pregúntate “¿Cómo puedo?” .

Pregúntate “¿Cuál es la mejor manera de …” en lugar de “No deberías”?

Cambie “¿Qué pasa si no funciona?” A “Imagínese lo fantástico que será”.

Puede ayudar a ser aún más específico sobre esto. “¿Cuáles son las ocho mejores maneras de recaudar fondos para mi proyecto?” O “¿Quiénes son las cinco personas que conozco mejor calificadas para ayudarme con esto?” . Obliga a tu cerebro a ayudarte al estirar sus pensamientos, imaginación y concentración. “¿Cuáles son las 35 formas en que mi vida será mejor cuando hago esto?” Cuando pones tu cerebro a trabajar en una tarea positiva, hay poco espacio para el pensamiento negativo.

Esto está convirtiendo el miedo en combustible.

Sal de tu zona de confort

Muchos de nosotros nos esforzamos por estar cómodos. Dejar ir esa zona de confort puede crear miedo real. Puede preocuparse de que al salir y hacer algo que siempre quiso hacer o al buscar más, ponga en peligro su comodidad. Puede arriesgar su ingreso o estilo de vida estables o (jadeo) es posible que no pueda obtener ese televisor de pantalla plana de 65 “con sonido envolvente. Si permites que tu zona de confort se convierta en una prisión, debes reconocer que funciona en tu contra, no en tu lugar.

Entonces, ¿cómo sales de eso?

Piensa en los momentos en los que te arriesgaste y fuiste exitoso. Recuerda cómo se sintió la victoria y cuán gratificante fue lograr un objetivo. Las probabilidades son que fue un momento en que saliste de tu zona de confort. Recuerde que correr riesgos y ser audaz no necesariamente equivale a ser imprudente. Nunca recomendaría ser imprudente. Pero sí sé que la vida a menudo se vive mejor fuera de tu zona de confort. Convertir el miedo en excitación y anticipación es otra forma de usarlo como combustible para su éxito.

Enfrenta tus miedos de frente

Una de las mejores maneras de usar el miedo como combustible es enfrentarlo de frente. No es embarazoso temer el cambio o disfrutar de tu zona de confort.

Pero, si no reconoces su presencia, el miedo puede frenarte sin que siquiera lo sepas. Convierta esos miedos en dar poder a las preguntas positivas en las que su cerebro lógico pueda trabajar. Practica al acercarte desde tu zona de confort y reconoce y enfrenta tus miedos. Muy bien podría alimentarte al próximo nivel.

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo”.

Todos los que nos presentamos en este planeta Tierra con esta forma a fin de aprovechar la oportunidad de vida que se nos ha legado, sabemos que estamos invadido de emociones que dan paso a los sentimientos y estos actúan de acuerdo a los estímulos que lo activan, para ello nos apoyamos en nuestra inteligencia, que permite administrarlos de tal forma, que no nos afecten, todo lo contrario nos permita disfrutar la oportunidad de vivir y aprovechar intensamente el potencial positivo que cada emoción genera.

En los últimos años, se ha dado mucho énfasis en la relevancia y alcance de la inteligencia emocional y como ella nos puede favorecer en nuestro crecimiento, al respecto se señala, que la inteligencia emocional es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tal como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc. Esa configura rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resulta indispensable para una buena y creativa adaptación social.

No nos sorprende escuchar preguntas como: ¿por qué algunas personas les va mejor en la vida que a otras? ¿Por qué algunas, con alto coeficiente intelectual y que se destacan en su profesión, no pueden aplicar esta inteligencia en su vida privada, que va a la deriva, del sufrimiento al fracaso?

Lo cierto, que el nuevo concepto que da respuesta a estas y otras interrogantes es la inteligencia emocional, una parte a menudo negada y desdeñada, opacada por el brillo de la razón, del coeficiente intelectual mas fácil de definir y medir, la misma que viene hacer una a ser una destreza que nos permite conocer y manejar nuestros propios sentimientos, interpretar o enfrentar los sentimientos de los demás, sentirse satisfechos y ser eficaces en la vida a la vez que crear hábitos mentales que favorezcan nuestras propia productividad.

Téngase en cuenta, que aunque la psicología conoce desde siempre la influencia decisiva de las emociones en el desarrollo y en la eficacia del intelecto, el concepto concreto de la inteligencia emocional, en contraposición al de coeficiente intelectual, fue planteado hace unos años por el psicólogo Peter Salovey, de la Universidad de Yale. Y si bien no existe tests para medirla con exactitud, varían pruebas o cuestionarios que valoran este aspecto pueden ser muy útiles para predecir el desarrollo futuro de una persona.

Hace treinta años, un psicólogo de la universidad de Stanford realizo un experimento con niños de cuatro años. Le mostraba a cada uno golosinas y le decía que podía comerlas, pero que si esperaba a que volviera le traería dos; luego lo dejaba solito con el caramelo y su decisión. Algunos chicos no aguantaban y se comían la golosina; otros elegían esperar para obtener una mayor recompensa.

Catorce años después, hizo un seguimiento de esos mismos chicos: los que habían aguantado sin tomar el caramelo y, por lo tanto controlaban mejor sus emociones en función de un objetivo, eran más emprendedores y sociables. Los impulsivos, en cambio tendían a desmoralizarse ante cualquier inconveniente y eran menos brillantes.

He este tránsito leve por esta vida, hemos oído muchas veces “controla tus emociones” y en demasiadas ocasiones nos hemos confundido y, en vez de controlar, lo que hemos hecho es simplemente ahogar nuestras emociones.

Esto es un craso error porque las emociones no son en si misma ni buenas ni malas. La que puede ser buena o mala es nuestra respuesta. En todo caso las emociones nos dan pistas que nos permitirán analizarlas para lograr finalmente que trabaje a nuestro favor.

Dentro de la inteligencia emocional se sitúan 5 habilidades: la capacidad de reconocer los sentimientos propios, de administrarlos, la auto-motivación, el reconocimiento de los sentimientos de los demás y la empatía o capacidad para reaccionar correctamente entre los sentimientos de los demás.

Estas herramientas nos permiten movernos entre la marejada de sentimientos y emociones propias y ajenos. Dentro de este parámetro es clave averiguar como hacemos nuestras evaluaciones con alguna serie de reflexiones y tener la valentía de explorar como reaccionamos ante las personas y los sucesos de la vida real.

 Para un buen manejo de este parámetro de la inteligencia emocional necesitaríamos tomar el mando de nuestros pensamientos, dirigir oportunamente nuestras excitaciones nerviosas y llegar a ser buenos solucionadores de problemas; algunas de la pautas a seguir que nos pueden ayudar a realizar esta difícil tareas serian, en primer lugar, comprender la naturaleza del problema y posteriormente la idea de que son las respuestas a las situaciones lasque causas los problemas.

Es vital admitir realmente que los problemas son parte de la vida y no hemos de sentirnos obsesionados por ello cuando los tenemos. La clave no esta en negar los problemas sino en solucionarlos.

La motivación es otro aspecto en la inteligencia emocional que nos ayuda a catalizar todo el sistema y mantenerlo en funcionamiento. Hay cuatro fuentes principales de motivación:

– Nosotros mismos (pensamientos positivos, visualización.)
– Los amigos, la familia y colegas, son nuestro soporte más relevante.
– Un motor emocional (real o ficticio)
– El propio entorno (aire, luz, sonido, objetos motivacionales).

No olvidemos que las personas somos generalmente más emotivas que racionales y, por tanto, empatía, paciencia creativa y claridad mental son dimensiones que nos ayudaran a sacar el máximo partido de nuestra habilidad en gestión de la inteligencia emocional.

En ocasiones, la única manera de obtener un rendimiento significativo es llevar a cabo importantes cambios en la organización, cambios que suponen un intento previamente planificado por la dirección de mejorar el rendimiento general de las personas, de los grupos o de la propia organización, mediante la modificación de la estructura, el comportamiento y los procesos de la misma.

Si el cambio se lleva a cabo de una forma correcta, personas grupos deben mejorar su rendimiento. Cualquier esfuerzo decidido, planificado y evaluado que sirva para mejorar el rendimiento, cuenta con grandes posibilidades de alcanzar el éxito.

Definitivamente, en el mundo moderno, con la nueva manera de hacer negocios, elementos como la inteligencia personal cobra una importancia crucial.

A medida que las organizaciones se desenvuelven en mercados más competitivos y dinámicos, reducen personal por reestructuración o comienza a ser parte de la globalización lo que significa fuertes modificaciones en el estilo de gestión, debido alo anterior, los empleados deberán desarrollar nuevas características para adaptarse o mejor aun destacarse.

Para las organizaciones, conseguir al más brillante en algún ámbito es cuestión de tiempo y dinero, pero será mucho más complicado encontrar al más apto. Lo anterior significa competencia técnica e inteligencia emocional. Es interesante destacar que un coeficiente intelectual alto en una determinada materia puede llegar hacer paradójicamente negativo para el éxito laboral en la empresa moderna. Lo anterior se explica por la común falta de capacidad de aceptar criticas, consejos y trabajar en equipo de las “estrellas”.

Aprovechar la inteligencia emocional no implica estar siempre contento o evitar perturbaciones, sino mantener el equilibrio: saber atravesar los malos momentos que nos depara la vida, reconocer y aceptar los propios sentimientos y salir airosos de esas situaciones sin dañarse ni dañar a los demás.

 La difusión de este alfabetismo emocional, pocas veces valorado en su justa medida, haría al mundo y por ende a las organizaciones un lugar más agradable, menos agresivo y más estimulante. No se trata de borrar las pasiones, sino de administrarlas con inteligencia.

Desde hace algún tiempo he estado muy emocionado por compartir con ustedes un enfoque diferente para generar riqueza y abundancia, tanto espiritual como material. Y me he llevado la sorpresa que, aunque esperada, no por eso menos sorprendente, de que mucha gente no cree. Confirmo una y otra vez que el conocimiento y las creencias que ya se tienen, son los principales obstáculos para acceder a una nueva forma de vivir.

He constatado muchas de esas personas no están preparadas para ver algo nuevo, y no lo están porque sus ojos ya se acostumbraron a ver lo tradicional. ¡¿Y qué tal si dejamos atrás lo tradicional para emprender algo totalmente nuevo?! ¿Funcionarán éstas ideas? ¿Se tendrán los resultados prometidos? Quizá. Lo interesante es pensar: “…y si, sí?” Qué tal si funciona. Pues bien, no hay otra más que intentarlo.

Cuando deseamos algo diferente en nuestras vidas, a nivel personal, a nivel económico, de pareja, laboral o social, es trascendente comprender que el cambio lo iniciamos nosotros. Nosotros somos ese algo diferente que estamos buscando. Los milagros suceden cuando te atreves a hacer algo diferente, cuando te atreves a caminar por la senda menos tomada.

Hoy te invito a que, olvides la presión que ejerce la sociedad para que te ciñas a cánones y protocolos mantenidos por inercia cultural. Hay muchas otras nuevas formas de lograr resultados, tanto en los negocios, como en la vida espiritual, familiar o laboral.

Sé conciente de que si realmente deseas cambiar tu vida, no podrás conseguirlo si no desarrollas una identidad propia. Si optas por hacer de tu vida lo que la mayoría ha hecho con la suya, entonces, ¿cuál es la diferencia que puedes ofrecer al mundo con tu presencia? Tu o yo, somos una posibilidad gestada en la esperanza para lograr un cambio, pero hemos de transitar por la senda menos tomada.

El camino más transitado es el aquel que te permitirá “encajar”, sentirte seguro, integrado, pero muchas veces, transitar por ahí nunca te permitirá descubrir quién eres realmente, se te privará del sendero que te lleva a tu misión existencial. Por eso son pocos los que alcanzan a emocionarse por existir, porque son pocos los que se atreven a reclamarse a sí mismos, son pocos los que se arriesgan a probar y a probar y a probar hasta dar con su propia estrella.

Nunca me ha importado hablar y escribir sobre temas e ideas que critican quienes van por la otra senda, la que yo no tomé. Sin embargo, al paso de los años, aunque al principio uno se siente un poco incierto y solo, se llega a caminar guiado por la brújula más cierta y poderosa: nuestro propio corazón. Las criticas se empiezan a escuchar como halagos. Los malos augurios como confirmaciones de nuestro poder para elegir. Para lograr algo diferente, quizá se necesite empezar con una mente abierta, de hecho, así es como funciona mejor.

La mente es como un paracaídas, funciona mejor cuando está abierta. ¡Ábrete a la posibilidad e intenta! Ese puede ser el mejor banderazo de salida para transitar por tu propio camino, para diseñar tu propia vida. Y no, no esperes aplausos ni buenos augurios. No escucharlos te puede hacer dudar de tu decisión.

Tan solo te digo: ya llegarán los aplausos, ya llegarán los halagos. Llegarán cuando te vean con admiración -velada envidia– el que llegaste a donde tú querías ir. Recuerda, los aplausos son al final, nunca al principio. No los esperes cuando te atrevas a emprender.

Cuando sigues tu más sincero anhelo de vida y a tu intuición a todos los niveles -personal, sexual, social, profesional, intelectual, espiritual, económico, etc.–, y dejas de seguir a la mayoría, ¡ahí se está sucediendo algo diferente! Estas cambiando al mundo, y lo estás cambiando con tu decisión personal manifestada en tu presencia, tu presencia transitando por un camino distinto. Y créeme, eso inspirará a muchos otros que insospechadamente te observan. Te lo afirmo por experiencia propia.

Si la vida te presenta la oportunidad de conocer algo diferente, ¡abre tu mente para conocerlo! Y la más poderosa forma de conocerlo realmente, es intentarlo, probarlo. Nadie se moja leyendo la palabra “agua”. Se necesita tener la experiencia para saber y, así, opinar con real conocimiento de causa. No hay manifestación más grande de ignorancia que opinar acerca de algo que no se conoce. Y no hay manifestación más grande de la estrechez de un horizonte con pobre autoestima que opinar en base a lo que “dicen” por ahí sin conocer personalmente la experiencia.

Sirva este escrito para inspirarte a emprender algo diferente, ya que si buscas resultados distintos en tu vida, bien podrías empezar por hacer algo diferente a lo que vienes haciendo desde siempre, de lo contrario, estarías loco. Sería un tipo de locura, demencia, el es esperar resultados distintos mientras sigues haciendo lo mismo. ¿Quieres resultados distintos? Entonces atrévete apasionadamente a hacer algo diferente.

Piensa seriamente en las sabias palabras de Séneca, célebre filósofo romano de principios de nuestra era, cuando afirmó exquisitamente en su sentencia, frase que uso como epígrafe de mi libro Siempre hay otra opción, lo siguiente: “Cuando veas una pequeña luz brillar, ¡Síguela! Si te dirige al pantano, pues ya saldrás de él. Pero si no la sigues, toda la vida vivirás arrepentido de no saber si ésa, era tu estrella”. Con sincera… ¡Emoción por Existir! – Alejandro ArizA.

Es un problema que todos tenemos.

Pasamos tanto tiempo tratando de lograr nuestros objetivos para que podamos estar felices de que terminemos viviendo la mayor parte de nuestra vida perdiendo lo que estábamos tratando de encontrar en primer lugar. La felicidad, eso es.

No me malinterpreten, el proceso de trabajar para lograr nuestros objetivos en sí mismo puede brindarnos una gran felicidad. Sin embargo, esto no es automático. Debe hacerse de la manera correcta para extraer la sensación de significado y alegría que puedes obtener al hacerlo. Hasta que esto no se entienda, continuarás corriendo en círculos sintiendo que nunca llegarás a ningún lado.

La gente sacrifica el presente para el futuro.
Pero la vida está disponible solo en el presente.
Es por eso que debemos caminar de tal manera que cada paso nos pueda llevar al aquí y al ahora.

– Thich Nhat Hanh

Si deseas darte cuenta del profundo sentido de la alegría y el sentido que obtienes al ir tras tus sueños y metas, debes poner el trabajo que estás haciendo en el marco de referencia correcto. No hay nada de malo en trabajar para lograr algo en el futuro, pero lo es cuando esperas encontrar esa felicidad en el futuro.

A continuación hay una colección de tres principios separados que llegan al corazón mismo de lo que nos ayuda a vivir mejor. Son tres principios separados pero se interconectan, como enlaces en una cadena. Cada uno de ellos te colocará en el estado mental correcto a medida que tengas el tiempo de tu vida progresando y trabajando hacia tus objetivos.

Una cosa

-Sesión única-

‘Hacer una sola cosa’ es exactamente lo que parece: es una tarea única. Sin embargo, es un poco más que eso. De todos modos, esta es la lección más simple de todas, pero no tiene menos importancia.

La multitarea no solo ha demostrado ser ineficaz, en realidad es perjudicial. Comprometerse a vivir tu vida de una manera que hagas lo único más importante en cada momento significa vivir con mayor claridad y desempeñarse más eficazmente en todo lo que haces. También promueves una mayor concentración y atención plena, el objetivo de este primer principio.

Por supuesto, hay momentos en tu vida donde las cosas no son tan simples, a veces más de una cosa llamará tu atención y no sabrás exactamente en qué poner toda tu atención. Pero el objetivo es apuntar a hacerlo en todo momento, para dar tu mejor esfuerzo .

No va a ser perfecto y no va a ser bonito. Sin embargo, si haces tu mejor esfuerzo para enfocarte en lo más importante que debes hacer en un momento dado, será suficiente.

Una mente

-Concentración mente y cuerpo-

Hacer algo con cada onza de tu ser significa vivir con tu plena conciencia en este momento. Significa estar total y completamente enfocado en esa única cosa con cada onza de ti mismo. Esto no solo significa evitar la multitarea y centrarse en la tarea más importante, sino que también significa estar totalmente concentrado en lo único que estás haciendo en cada momento con tu mente.

Esto se pone mejor en la perspectiva de la práctica de la atención plena. Específicamente, ser consciente a medida que avanzas en tu vida diaria. No caminas de un lugar a otro mientras alejas con fuerza cualquier pensamiento o sonido externo que surja, caminas con todo tu ser, dos pies sobre el suelo y una sola con el acto de caminar y estar aquí en este momento, sin dejar de estar abierto a lo que surja en ese momento.

Tenga en cuenta que no se trata de una concentración dura y con la que se ve una veta con la que estás actuando. Este es un enfoque suave pero persistente en el momento presente. Estás aquí, despierta a tu vida. Y de eso se trata todo esto. Se trata de llevar la misma conciencia consciente y única que se cultiva en la práctica de la meditación a tu vida diaria. Y hay maneras sorprendentemente simples de comenzar a cultivar esto.

La manera más importante de comenzar a cultivar esta actitud de “una sola mente” es simplemente hacer una cosa con todo tu cuerpo .

Ejemplos de esto son abrir una puerta con ambas manos, en lugar de tener una mano en el teléfono inteligente y una mano en el pomo de la puerta, sostener la taza de café, té u otra con ambas manos y sentarte mientras te mantienes en la postura correcta mientras trabajas, comes o haces cualquier otra cosa.

Un momento

-Arraiga en el momento presente, a diferencia de una imagen del pasado o futuro en nuestra mente-

Estar completamente en este momento significa dar tu ser completo a este momento. Vivir de esta manera significa que no dejas nada sobre la mesa; no te reservas parte de ti mismo, no te retienes nada y no te arrepientes de nada. Actúa como una fuerza imparable en este momento, sin importar lo que estés haciendo.

La forma en que la mayoría de nosotros vivimos nuestras vidas, normalmente estamos haciendo algo ahora como preparación para algo más adelante, como alcanzar un objetivo o alcanzar un nuevo nivel en la vida. En cada momento, estamos más concentrados en el próximo momento que en el momento presente. Debido a esto, nunca estamos completamente presentes en nuestras propias vidas y casi siempre vivimos en nuestras cabezas, medio dormidos. Esta es una receta para el descontento y la insatisfacción.

Vive consciente, profundamente y completamente comprometido en este momento es soltar el futuro y aprovechar plenamente este momento, el presente, en este momento. No significa que dejes de planear el futuro por completo. Planeas para el futuro y reflexionas sobre tu visión, pero cuando llega el momento de actuar y hacer lo que haces en tu vida diaria, te siembras principalmente en este momento.

Piensa en ello como tu punto de referencia interno, mientras que la mayoría de nosotros actuamos desde un punto de referencia futuro, nunca nos permitimos ser felices porque estamos persiguiendo algo que nunca llega a ser. Si alcanzamos un objetivo, simplemente establecemos otro y nunca nos permitimos contentarnos con lo que tenemos ahora.

Trabajas presente enraizado en este momento, crea a partir de este momento y recuerda que todo lo que es real es en este momento. Mientras no te dejes llevar por el futuro y permanezcas enraizado en el presente, encontrarás una gran alegría en tu esfuerzo por alcanzar tus metas y sueños. Es lo que Gary Vaynerchuk llama “enamorarse del proceso”.

Juntando todo

Cada uno de los principios anteriores es engañosamente simple, tanto que pueden parecer casi lo mismo. Sin embargo, cada uno tiene su propio lugar en el principio de Una cosa, una mente, un momento

No caigas en la trampa de fijarte en el futuro y esperar una maceta mágica de oro para traerte felicidad eterna. Si esperas que eso suceda, te sentirá tristemente decepcionado al descubrir que no existe.

Pero al unir los tres principios anteriores, puede obtener gran felicidad y significado del proceso de trabajo para lograr tus objetivos, sin importar lo que suceda a lo largo del camino.

Es difícil explicar lo increíble que se siente trabajar para lograr tu sueño o los principales objetivos mientras te diviertes haciéndolo, pero puedo decir por experiencia que es uno de los mejores sentimientos que jamás hayas experimentado en tu vida. Y son estos tres principios, junto con una visión clara y convincente para el futuro, lo que te ayudará a lograr eso.

Sé que vuelvo sobre un trillado tema, pero lo hago convencido de que es importante y casi trascendental. Hay personas que, en familia, son demasiado fríos, inanimados al respecto. Y me pueden decir que la familia es muy unida, pero el afecto también se manifiesta en los abrazos. A muchos, no los acostumbraron a abrazar en familia. Ni padres entre sí, ni estos a los hijos, ni los hermanos. Se quieren, pero abrazar pasa de largo.

He sido un convencido de que los abrazos valen la pena y que cuando abrazo, me abrazan. El abrazo es una excelente señal de afecto. Y abrazar a alguien que lo necesita, que lo requiere con urgencia, vale la pena. Hay personas que están urgidas de un abrazo por muchas razones. No lo piden, no lo exigen, ni lo buscan, pero lo esperan con ansiedad. Es importante abrazar.

Cuando recorro los colegios y salones, cuando hablo con docentes y padres de familia, los invito a abrazarse. Es una manifestación sincera de amistad. Muchas veces, no hay qué hablar, sino abrazar. Con el abrazo se dice todo.

En ocasiones, cuando se va a un velorio, es mejor abrazar a la familia sin decir palabra alguna. Las palabras sobran.

Los abrazos son geniales. Cuando se saluda a un amigo o a una amiga. Cuando se va a una fiesta. Cuando hay encuentros fugaces.

Cuando se habla con los hijos, estos siempre esperan un abrazo. Los hijos sienten mucho amor cuando sus padres los abrazan, los besan, los miman. Si ello ocurriera con más frecuencia en las familias, no habría tanta soledad en los jóvenes.

Los abrazos son especiales para aquellas personas que fácilmente se deprimen. Cuando alguien está llorando, es mejor no preguntarle qué le pasa, sino abrazarla. Esa persona se siente fuerte, se vuelve optimista y hasta puede decir: “Gracias, ¡lo necesitaba tanto!”. Muchas veces requerimos de un abrazo. Sin que nadie nos pregunte, lo sentimos y recibimos fuerza, cariño, amor.

Aunque sé que, muchas veces, encontramos personas que no están enseñadas, porque nadie las abraza. Recuerdo algunos niños en un colegio, a quienes les pregunté por qué no lo hacían y me contestaron que no estaban enseñados. Que nadie les había dado un abrazo en su vida y que eso les parecía extraño. Que no había razones para abrazar a un compañero, si en su casa, sus papás y hermanos no lo hacían. Salí de ese grupo con muchas preguntas sin respuesta. Pero es que, hoy, en escuelas, colegios y universidades, lo importante es la materia, la nota, el examen, la habilitación, el libro, la tarea.

Recordar que los abrazos son gratis es muy importante. Por eso, mi petición sincera, sencilla es que haya abrazos por doquiera. Que no se niegue un abrazo. Porque los abrazos son como vitaminas que producen energía y llenan el alma de amistad. Los abrazos son un gran remedio contra la depresión, la soledad, la tristeza. Los abrazos son energizantes. Los abrazos incitan a la alegría, a sonreír, a sentir vida.

En un país necesitado de ternura y afecto, donde los niños y jóvenes deambulan como zombis gracias al celular y todos los elementos inherentes al mismo, vale la pena recordar a los padres que ellos requieren abrazos, ternura y afecto.

Conversar, charlar, dialogar, son palabras que no se pueden quedar en una gaveta de escritorio o en el computador o televisor.

Siempre insistiré en los abrazos, porque son necesarios y esenciales en el cotidiano vivir de las familias.

Estuve sentada la semana pasada con un amigo para limoncillo y té de jengibre, porque así es como rodamos en Melbourne.

Mi amigo me estaba contando los desafíos de su vida reciente y por qué había dejado de responder a los mensajes de todos.

Iré al grano: él se quedó atrapado en la rutina diaria.

Tu vida no es esta

Despertar
Desayunar
Ir al trabajo
Almorzar
Ir a casa
Preguntarle a tu conyugue cómo estuvo tu día
Jugar con niños (si los tienes)
Esperar el fin de semana
Acostarte
Enjuagarte la cara y repetir

Si así es tu vida, es probable que tengas desafíos. No porque estas actividades diarias sean un problema, sino porque hay mucho más en la vida.

Cuando todos los días son iguales y no sabes por qué, te pierdes.

¿Qué quiero decir por perdido?

Vuelves a las viejas formas. En el caso de mi amigo, sus problemas de salud mental comenzaron de nuevo. Él comenzó a sentir lástima por sí mismo. Él perdió su camino.

Para mí, perderse parece volver a un estado de negatividad. Un estado donde el mundo está en mi contra y todo se siente imposible.

Tu vida puede ser diferente si lo eliges

Esto no es hipérbole Tu vida puede ser diferente.

¿Cómo?

Al no quedar atrapado en la rutina diaria. La forma en que haces esto es estando presente. Nota ahora mismo en lugar de mirar hacia abajo a tu teléfono.

También puedes romper tu rutina. No hagas lo mismo todos los días. Agrega algunos pequeños giros y vueltas a cómo hacer las cosas.

Tu vida no tiene que ser aburrida y llena de rutinas. Los hábitos son buenos para tener siempre y cuando no se conviertan en el 99.9% de tu día. Tener nada más que hábitos elimina la variedad de tu día.

Terminas pensando de la misma manera día tras día. Esto te impide ver las infinitas oportunidades que están disponibles para ti si solo puedes verlas.

Tiene que haber un significado

No importa cuán grande o cuán pequeño, el significado te da una razón para despertarte fuera de simplemente seguir una rutina predefinida.

Mi amigo que estaba pasando por problemas la semana pasada no tenía un significado. Había olvidado por qué vino a trabajar. Para sacudir su realidad, le conté sobre el día anterior en el que me ofrecí como voluntario en el albergue local para personas sin hogar.

Él me preguntó por qué lo hice.

Le dije “te saca de la cabeza”. Te hace pensar y sentirte completamente diferente. Dejas de sentir lástima por ti mismo. Te recuerda lo que es tener un significado. “

Cometemos el error de pensar que la vida de todos es perfecta, excepto la nuestra

“Me sale esto todo el tiempo. La gente piensa que vivo un estilo de vida de blog de rockstar lleno de almuerzos gratis, saludos interminables, sonrisas y oportunidades. La realidad no podría estar más lejos de esta idea falsa”

Tengo las mismas batallas y desafíos. Me quedo atrapado en las rutinas también. A veces persigo la productividad sobre el significado también.

Nadie tiene una escalera de días perfectos donde todas sus esperanzas y sueños se hacen realidad. El rechazo, los golpes en la cara y la decepción nos afectan a todos.

La forma de elegir la buena vida es reconocer y avanzar en las partes difíciles de la vida.

Por más que lo intento, algunos días solo apestan. Algunos días no tengo ganas de escribir o mi carrera está en el basurero.

La única diferencia es lo que eliges.

Para mí, elijo seguir avanzando. Elijo el optimismo incluso cuando nada tiene sentido y todas las fichas se acumulan en mi contra.

No hay ningún truco secreto aparte de elegir no conformarse con una vida de rutina y una que no contenga variedad.

Tienes que hacer esa elección. Esa es la diferencia.

La vida que quieres es tu elección. No está hecho para ti.

Elige cambiar las cosas.

Cuando pensamos en crear un cambio radical en nuestras vidas, a menudo parece un sueño distante. Cuando la vida se interpone, es fácil pensar que es “demasiado tarde” o que no podremos reiniciar porque estamos muy metidos en nuestros caminos, ya sea en nuestra carrera, nuestras finanzas o nuestro plan de ejercicios.

En lugar de seguir la misma rutina, date cuenta de que puedes cambiar tu vida de maneras significativas que te harán más feliz y más exitoso, a partir de hoy. Si lo deseas, comienza a reinventar tu vida en solo un mes; es posible que haya sido científicamente probado, y muchos empresarios lo han hecho antes.

Entonces, ¿cómo deberías comenzar?

Intenta integrar estos 3 hábitos en tu vida diaria para rechazar la mejora masiva a lo largo del tiempo:

1. Crea tu propia misión de vida

La superación personal comienza con una visión. ¿Que quieres llegar a ser? ¿Qué vas a hacer para que esto suceda? ¿Qué / quiénes son tus inspiraciones? ¿Tienes una fecha límite específica?

Recuerda que definir el éxito es subjetivo y puede variar de una persona a otra. También es injusto y contraproducente si mides el éxito en comparación. Sin embargo, si quieres abrazar por completo el éxito en la vida, debes ser capaz de establecer tus propios objetivos, alcanzar tus objetivos, cumplir tu visión y simplemente contentarte con los resultados de todo el trabajo arduo.

2. Comienza temprano y planea por adelantado

“Pierde una hora en la mañana, y pasarás todo el día buscándola.”-  Richard Whately

Las mañanas son fundamentales porque dictan todo el día.

Libérate de la pereza en el momento en que te levantes teniendo la fuerza de voluntad para comenzar antes que la manada. Le da suficiente tiempo para concentrarte en las cosas que deben hacerse.

Las personas adineradas de Uber también tienen la costumbre de mantener las rutinas de acondicionamiento físico, como el CEO de Twitter, Jack Dorsey, que corre seis millas cada mañana y el CEO de Apple, Tim Cook, que se levanta a las 5 de la mañana para hacer ejercicio. No tienes que copiar tus rutinas, pero encontrar el tiempo para cuidarse por la mañana bien vale la pena la inversión.

3. Conviértete en un aprendiz constante

No subestimes el poder del aprendizaje constante porque para crecer debes estar abierto a nuevas ideas. Si cierras las puertas a las cosas nuevas que la vida podría ofrecer, seguirás siendo el mismo a lo largo de los años, y es todo lo contrario de lo que pretendes: superación personal.

Esto también es aplicable en momentos en que enfrentamos fallas. A medida que llegan las fallas, también trae nuevos aprendizajes que podríamos convertir en ideas, y luego en tácticas, para hacerlo mejor la próxima vez.

Consejo de bonificación: si deseas obtener conocimiento, aprender cosas nuevas, ampliar tu comprensión, es evidente que hay una cosa que debes hacer: ¡leer! Incluso las personas ricas y exitosas creen en la lectura como una herramienta para la superación personal.

No es la definición canónica pero expone bien cuál es el problema. Enfocarse sobre un asunto cuando aún no es el momento de hacernos en cargo. El dispendio de energía y atención que supone te condiciona de forma negativa cuando te ocupas (de verdad) de tus asuntos actuales. Los que de verdad deben ocuparte plenamente.

Hay técnicas para gestionar y controlar las incidencias que se nos presentan pero no es tan fácil gestionar las emociones negativas que generan, sobre todo cuando llevas conviviendo con ellas toda la vida.

Demos un vistazo a cómo un sistema de efectividad personal, los hábitos y la atención plena te pueden ayudar disminuir significativamente su fricción.

Disponer de un sistema

El sistema es una parte del rompecabezas. Un sistema de eficacia personal que funcione te permite saber a qué atenerte en cada momento. Generas confianza y esta mata las preocupaciones que tienen como fuente el “¿Me acordaré? ¿Sabré que tengo que hacer?” De ahí la importancia de las revisiones al sistema Getting Things Done (GTD).

Es importante disponer de unas pautas para saber qué hacer en cada situación. Disponer de una lista de tareas o un conjunto de listas no es suficiente, se necesitan hábitos. GTD integra algunos muy importantes (Recopilar, procesar, organizar, revisar, hacer) pero es necesario un cambio de actitud.

Dejar de lado la preocupación implica dejar de lado la actitud reactiva y pasar a un modo proactivo. Anticipar los problemas con días o semanas de margen ayuda a mantener el control del día a día, alejando frustración y estrés.

Desapegarse de la emoción

Creía que implantando un sistema de productividad personal, con una infraestructura y pautas para apoyarme al afrontar las situaciones comunes del día a día era suficiente para evitar el estrés y la preocupación pero me faltaba algo más.

Tengo mis cosas buenas y malas. Siempre he sido una persona caótica que se dejaba arrastrar por cada frente abierto. Un apagafuegos. Implantar el mis sistema de eficacia personal y empezar a escribir en el blog para ordenar ideas sobre el proceso me hizo dar un gran giro pero seguía con ese poso dejado por años de reactividad.

Desde lo intelectual entendía los conceptos de capturar, procesar o revisar para mantener bajo control mis asuntos. Me daba una quietud racional pero continuaba con intranquilidad – incluso ansiedad- en el plano emocional.

La intranquilidad vista como un ruido estático siempre presente en mi forma de actuar, comiéndose mi energía, mi atención y haciéndome dudar de las decisiones que tomaba.

Decisiones ordinarias tomadas para dar respuesta a situaciones cotidianas como cuando responder una petición, si había revisado todos los temas pendientes al final del día… Una presión menor pero persistente que me agota e iba descargando mi batería cada vez más rápido.

Si en su día GTD actuó como un personal game changer el otro gran giro fue la práctica de la meditación.

Del mismo modo que GTD me aleja de la reactividad en la acción, el mindfulness me aleja de la reactividad en la emoción.

Se trata de meditar para educar mi mente, calmando el torrente de pensamiento que generó y crear la capacidad para desapegarme de las preocupaciones ordinarias (trabajos pendientes, conflictos, pensamientos ..).

Tienes que saber separarte para ver su importancia real. Puedes hacerlo de forma racional, a través de tu sistema, pero si se trata de algo con carga emocional no saldrá de tu cabeza con tanta facilidad.

Cómo llevarlo a la práctica

Educar la mente e implantar un sistema para ordenar tu actividad. Pensar en grande pero actuar en pequeño. ¿Qué acciones concretas te pueden ayudar a que tus preocupaciones dejen de generar la ansiedad o el estrés que te generan?

Aquí tienes las más destacables:

Establecer el mecanismo de captura y procesado diario.

Repetido en el blog hasta la saciedad pero fundamental. Dar al asunto que te preocupa una salida, canalizándose hacia algún lugar donde sabes que será atendido, no en este momento pero si al final del día cuando dejes a cero tus bandejas de entrada. Preguntar y responder “¿Puedo esperar al final del día para saber que tengo que hacer con esto?” es el primer paso de mejora.

Revisión diaria y semanal para anticipar y no olvidar nada.

Deja de lado notificaciones y recordatorios, sólo aumentan tu nivel de ansiedad. Revisa tus listas de acciones y la agenda cada día para saber que tienes que hacer mañana. Al terminar la semana vuelve a revisar la agenda a 4 semanas vista para saber qué asuntos se te vienen encima y prepararte.

Hacer esperar a la gente.

Con unas palabras amables explica que te anotas su petición y que el atenderás cuando acabes el trabajo que tienes entre manos. Con eso basta. Enviar a tu bandeja de entrada y procesa ello. Si es un mail plantéate si debes responderlo hoy o mañana o si puedes esperar algunos días. Tú marcas tu pauta de respuestas no los demás.

Dedicarte exclusivamente a HACER.

Créate tus propias sesiones para realizar tus acciones y proyectos, sin interrupciones, totalmente aislado. Te sacas trabajo de encima pero sobre todo te cierras asuntos ganando confianza en ti mismo y en tu capacidad de resolución.

Establecer una hora de desconexión.

A partir de las 20:00 me desconecto de todo, del trabajo, del teléfono, de la red y me dedico a otras cosas. El agotamiento se acumula y te va quemando por dentro, lo que a su vez potencia emociones negativas y preocupaciones.

Dedica un tiempo diario para no hacer nada.

Lo digo en serio, aprende a meditar, 10,15, 20 minutos al día fijando la atención en tu respiración te harán dar cuenta de cómo te enganchas a tus pensamientos y separando pensamiento / reacción para que la respuesta no sea automática.

Diversificar energía en las diferentes áreas de responsabilidad. 

Equilibrar los diferentes aspectos de tu vida para procurar que los problemas no se sobredimensionen por el exceso de peso en un área de tu vida. Si lo más importante es el trabajo, ¿qué pasa cuando tienes un problema laboral? Es imposible dejarlo atrás cuando te vas a casa.

Compártelas.

Habla con tu entorno, exprésalas en voz alta. No se trata de fastidiar a la gente sino de sacarlo fuera sin la intención de obtener una respuesta. Ayuda a descomprimir, a aliviar la preocupación.

No te estoy diciendo que implantes GTD, quizás no sea para ti – aunque te recomiendo intentarlo – te hablo de aplicar cada uno de estos puntos de la lista para rebajar el nivel de presión que las interrupciones, imprevistos y otras incidencias te provocan.

La preocupación es buena como aviso. Cuando la utilizamos para darnos cuenta de un posible problema y el registramos para ocuparse de él más tarde. Debemos crear las bases para que preocupación no se transforme a intranquilidad y estrés.

Incrementa la intensidad

A veces no te resultará tan fácil buscar nuevas actividades o lugares para tu próxima aventura. ¿Significa esto que no vas a poder pasártelo bien?

No. Con la actitud y las herramientas necesarias casi cualquier situación puede convertirse en algo memorable. Según Jon Levy, creador del modelo EPIC, hay tres cosas que puedes hacer para mejorar una situación aburrida:

La más sencilla es proponer un reto, una competición o una apuesta. 

Una herramienta muy sencilla es el juego Me apetece. En cualquier momento, un miembro del grupo puede decirle a otro lo que le apetece que haga. Por ejemplo, “Me apetece que te pongas a bailar la Macarena”. El otro deberá cumplir con el reto, o si no sufrirá el castigo que hayáis acordado previamente.

Usar sorpresas para hacer más memorables situaciones cotidianas. 

Si quieres pasar una tarde inolvidable con tu pareja podéis hacer alguna actividad nueva, o componerle una canción y cantársela en mitad de la cita. Pero hagas lo que hagas, no le digas nada antes. Cualquier cosa por sorpresa tendrá mucho más impacto que si la otra persona estuviese sobre aviso. También puedes proponer a tus amigos una rutina de sorpresas, donde todos os vayáis sorprendiendo de forma regular. Por ejemplo, en mi grupo de master estamos haciendo un amigo invisible permanente.

Trabaja para convertirte en una persona más impactante.

Aprender a contar historias, desarrollar habilidades interesantes o vestir de forma creativa, entre otras, añadirá diversión a tus encuentros sociales. Si quieres aprender a comunicarte de forma más impactante, te recomiendo que te apuntes a Toastmasters, un club donde los participantes trabajan sus habilidades para hablar en público.

Continúa tu aventura

Llegará un momento en que tendrás que decidir si quieres continuar o terminar tu aventura. En la última parte del libro, Jon ofrece consejos tanto para llevar las aventuras al siguiente nivel como para terminarlas con estilo.

En general, superar un miedo o romper un límite es agotador.

No es necesario que te enfrentes a todo lo que te asusta en un mismo día; es mejor ir dosificándolo. Si hasta ahora no has sido una persona muy atrevida, sé paciente contigo mismo.

Termina tus aventuras en el punto más alto.

Se ha comprobado que las personas recordamos mejor el principio y el final de cada situación, por lo que si excedes y tus aventuras acaban de forma aburrida, las recordarás como menos interesantes de lo que fueron realmente.

Esta lección que aprendí cuando hacía magia: la gente se lo pasaba mucho mejor si sólo hacía uno o dos trucos y les dejaba con ganas de más que si seguía haciendo magia mucho tiempo.

Pierde el miedo a perderte algo.

Vivimos rodeados de historias de gente viviendo vidas extraordinarias, y eso genera frustración. Pero si te centras en lo que NO tienes, no podrás disfrutar de lo estás viviendo ese momento. Cuando eso te ocurra, pregúntate qué puedes hacer tú para mejorar esas situaciones. Así centrarás tus pensamientos en lo que estás viviendo y en cómo aprovecharlo al máximo.

Serás feliz en la medida de lo incómodo que estés dispuesto a sentirte mientras luchas por lo que quieres.

Para disfrutar más de tu día a día, la decisión más importante que puedes tomar es la de probar cosas nuevas y salir de tu zona de confort.

Resumen: ¿qué puedes hacer hoy para vivir más aventuras?

Si has llegado hasta aquí, felicidades. Espero haberte convencido de que tú también puedes vivir experiencias inolvidables, sin importar el estilo de vida que lleves ahora mismo.

Como hay muchísima información en el artículo, quiero despedirme con un resumen de los tres pasos más importantes si quieres empezar a vivir más aventuras desde ya mismo.

El primero es darte cuenta de que vivir experiencias inolvidables está al alcance de todo el mundo. No es necesario ser millonario o extrovertido, en todos lados pueden ocurrir cosas sorprendentes.

El segundo es desarrollar el hábito de buscar oportunidades para divertirte. Como te contaba más arriba, casi cualquier situación puede convertirse en una aventura, así que pregúntate siempre qué puedes hacer para mejorar lo que estás viviendo.

Por último, busca ayuda. Si nadie a tu alrededor quiere vivir aventuras, busca modelos de gente que viva la clase de vida que tu quieres. Algunos sitios donde podrás encontrarlos son:

· En series, libros y películas. De nuevo te recomiendo Cómo conocí a vuestra madre, sobre todo por el personaje de Barney Stinson.

· Biografías de gente con una vida emocionante. Uno de los libros que más me inspiraron en este sentido fue Un mundo sobre ruedas, de Albert Casals. En él, un chico discapacitado cuenta cómo se fue a viajar solo por el mundo, sin prácticamente dinero y sin ayuda de nadie. Un libro verdaderamente inspirador.

· Gente con la que te relaciones. Tanto personas que conozcas a través de tus nuevos hobbies como amigos a los que consigas inspirar para ser más aventureros, nada mejor que un equipo para animarte a superar tus propios límites.

A veces, la vida cotidiana es tan caótica que transcurre todo un día sin que recordemos lo que hicimos ese día.

De acuerdo, tal vez suceda un poco más que a veces.

La cuestión es que sabes que no es así como quieres vivir. Pero es difícil navegar todo lo que necesitas hacer mientras te las arreglas para encontrar un sentido de valor y significado en cada día.

Si eso te parece a ti, es hora de analizar muy detenidamente tu enfoque de la vida, incluyendo cuáles son tus prioridades y si estás siguiendo tu corazón.

Pero también se trata de cómo vives en cada momento. Verás muy rápidamente que puedes encontrar un gran valor a lo largo de tu vida con algunos pequeños cambios.

Un hombre que se atreve a perder una hora de tiempo no ha descubierto el valor de la vida.

– Charles Darwin

En medio del caos de la vida cotidiana, hay un lado positivo. Y es este lado positivo que te permite encontrar valor en cada momento de tu vida, si estás dispuesto a hacer un pequeño esfuerzo.

Algunos días serán más fáciles que otros. Eso siempre permanecerá igual. Sin embargo, no importa lo que esté sucediendo en tu vida, esta capacidad de realizar un sentido de significado y valor en cada momento es y siempre estará disponible para ti.

¿Entonces, cómo lo haces? Para encontrar valor en cada momento, necesitas familiarizarte con tus “superpoderes”. Los llamo superpoderes porque, aunque no son explícitos ni llamativos, tienen la capacidad de transformarte de adentro hacia afuera y ayudar a quienes te rodean al mismo tiempo. Realmente, no hay muchas cosas en el mundo tan poderosas como estos tres principios.

1. Estar presente

Tu primer poder para encontrar significado y valor a lo largo de la vida diaria es la presencia.

La presencia es un regalo que siempre está disponible para ti. Al hacerte presente a lo que sucede dentro y alrededor de ti, puedes encontrar valor de varias maneras diferentes, desde descubrir una parte de tu diálogo interno hasta encontrar paz y alegría en las vistas, los sonidos y los gustos de la vida al sintonizar con un particular sentido.

La presencia también nos permite entregarnos por completo a quienes amamos, ofreciendo comodidad y apoyo cuando más lo necesitan. Algunas veces, todos nuestros seres queridos quieren que nosotros estemos ahí para ellos sin decir una palabra. La capacidad de estar completamente presente en el momento y centrarnos en lo que tenemos delante nos permite hacer eso.

2. Actúa con amabilidad

La amabilidad es otro poder que puedes aprovechar en cualquier momento para encontrar valor y significado en la vida diaria.

Claro, una gran parte de eso es el impacto que un poco de amabilidad puede tener en el mundo. Especialmente hoy, donde el odio se ha vuelto más prominente y parece que hay poca amabilidad, un simple acto de altruismo puede transformar a alguien de una manera duradera y permanente.

Sin embargo, además de eso, y contrariamente a la creencia popular, la amabilidad no solo ayuda a los demás, sino que en realidad te hace más feliz y puede hacerte más exitoso también.

Ya sea simplemente abriendo la puerta a alguien, pagando la comida de alguien o donando tu tiempo o dinero a una buena causa, tanto pequeños como grandes actos de bondad actúan como ondas en un estanque. Les recuerdan a los demás que todavía existen buenas personas en el mundo, animándolos a actuar con más amabilidad en su propia vida.

Por lo tanto, toma un minuto de vez en cuando y ofrece un poco de amabilidad. No solo ayudarás a alguien más, sino que también te harás más feliz y te recordarás el verdadero valor de cada hora de vida.

3. Actúa con compasión y empatía

La amabilidad funciona como un puente. A través de la acción, podemos conectarnos con otros y hacerles saber que estamos allí para ayudarlos. Sin embargo, existe un nivel aún más profundo de conexión que nos permite ayudar aún más a los que nos rodean, incluidos nosotros mismos, y eso es compasión y empatía.

La compasión y la empatía parecen, al principio, ser palabras algo intercambiables. Sin embargo, hay una diferencia clave en la forma en que las estoy usando aquí. La empatía es la capacidad de sentir y comprender lo que otros están experimentando emocionalmente. Claramente, es súper importante.

Sin embargo, la compasión es mucho más proactiva. La compasión no es solo algo que sientes, es algo que se expresa a través de la acción. Es una especie de compulsión de conexión nacida de una comprensión profunda del dolor de la otra persona, que es la razón por la que la empatía está tan estrechamente relacionada con ella.

La compasión puede expresarse a través del deseo de ayudar a alguien a sanar o simplemente de estar allí para escuchar a otro sin juicio. Sin importar cómo lo expreses, con compasión te estás dando tanto a ti como a los demás un maravilloso regalo: el don de una conexión y sanación profunda y significativa. Y, como la presencia y la bondad, la compasión está disponible para ti en todo momento.

Pero la compasión no siempre es fácil. Sin embargo, si buscas encontrar valor y significado en cada momento de la vida, existen pocas experiencias tan poderosas como conectarse profundamente con otro ser humano en sus luchas y desafíos.

Cada uno de los poderes anteriores está disponible para ti en todo momento. Y cada uno te permite no solo crear significado y valor para los demás, sino también hacerlo por ti mismo.

Y, cuando te conectas con otros de una manera profunda y significativa, experimentas un sentimiento más grande que cualquier logro o actividad recreativa que puedas llevarte. El tipo de sentimiento que deja una impresión duradera en el resto de tu vida: la verdadera felicidad.

La madurez psicológica se puede definir de muchas formas, pero el escritor escocés M. J. Croan resumió a la perfección este concepto: “La madurez es cuando tu mundo se abre y te das cuenta de que no eres el centro de él”.

Madurar significa salir de nuestra visión egocéntrica para comprender que existe un mundo más amplio y complejo, un mundo que a menudo nos pondrá a prueba y que no siempre satisfará nuestras expectativas, ilusiones y necesidades. Y sin embargo, cuando maduramos somos capaces de vivir en paz en ese mundo, aceptando todo aquello que no nos gusta pero que no podemos cambiar.

Negar la realidad: Un mecanismo de afrontamiento inmaduro e inadaptativo

La negación es un mecanismo de afrontamiento que implica negar fervientemente la realidad, a pesar de los hechos. Generalmente este mecanismo se pone en marcha por dos motivos: 1. Porque nos aferramos a unas ideas rígidas que no queremos cambiar o, 2. Porque no contamos con los mecanismos psicológicos necesarios para afrontar la situación.

En ambos casos, negar la realidad nos permite reducir la ansiedad ante una situación que nuestro cerebro emocional ya ha catalogado como particularmente inquietante o incluso amenazante. El problema es que la realidad siempre gana.

Si un acosador nos aborda en medio de la calle, no cerramos los ojos repitiéndonos mentalmente: “¡Esto no está ocurriendo!”. Comprendemos que estamos en peligro y escapamos o pedimos ayuda. Sin embargo, no reaccionamos de la misma manera con el resto de las situaciones de nuestra vida. Cuando algo no nos gusta, nos decepciona o entristece, ponemos en marcha el mecanismo de negación.

Negar vehementemente los hechos no hará que cambien. Al contrario, nos conducirá a tomar decisiones poco adaptativas que pueden terminar causándonos más daño. La persona madura, al contrario, acepta la realidad, no con resignación sino con inteligencia. De hecho, el psiquiatra alemán Fritz Kunkel dijo que “ser maduro significa encarar, no evadir, cada nueva crisis que viene”.

El arte de encontrar el equilibrio en la adversidad

“Érase una vez un hombre a quien le alteraba tanto ver su propia sombra y le disgustaban tanto sus propias pisadas que decidió librarse de ellas.

“Se le ocurrió un método: huir. Así que se levantó y echó a correr, pero cada vez que ponía un pie en el suelo había otra pisada, mientras que su sombra le alcanzaba sin la menor dificultad.

“Atribuyó el fracaso al hecho de no correr suficientemente deprisa. Corrió más y más rápido, sin parar, hasta caer muerto.

“No comprendió que le habría bastado con ponerse en un lugar sombreado para que su sombra se desvaneciera y que si se sentaba y se quedaba inmóvil, no habría más pisadas”.

Esta parábola de Zhuangzi nos recuerda una frase de Ralph Waldo Emerson: “La madurez es la edad en que uno ya no se deja engañar por sí mismo”. El escritor se refería a ese momento en el cual somos plenamente conscientes de los mecanismos psicológicos que ponemos en marcha para lidiar con la realidad y proteger nuestro “yo”, a ese momento en el que nos percatamos que la realidad puede ser difícil pero que nuestra actitud y perspectiva son dos variables esenciales en esa ecuación.

Por eso, la madurez psicológica pasa inevitablemente por el auto-conocimiento, implica conocer las zancadillas mentales que nos ponemos para no avanzar, los mecanismos que usamos para evadirnos de la realidad y las creencias erróneas que nos mantienen atados.

Ese conocimiento es básico para lidiar con los problemas y obstáculos que nos pone la vida. Por desgracia, hay personas que, como el hombre de la historia, nunca llegan a alcanzar ese nivel de auto-conocimiento y terminan creando más confusión y problemas, alimentando la infelicidad y el caos interior.

Alcanzar la madurez psicológica no implica aceptar pasivamente la realidad asumiendo una postura resignada sino ser capaces de mirar con otros ojos lo que sucede, aprovechando ese golpe para consolidar nuestra resiliencia, conocernos mejor e incluso crecer.

William Arthur Ward dijo: “Cometer errores es humano y tropezar es común; la verdadera madurez es ser capaz de reírse de sí mismo”. Ser capaz de reírnos de nuestros antiguos temores porque ahora nos parecen grotescos, de nuestras preocupaciones magnificadas y de esos obstáculos “insalvables” que en realidad no eran, es una enorme muestra de crecimiento. Reirnos de nuestras viejas actitudes y creencias no solo significa que forman parte del pasado, sino que han dejado de tener cualquier influjo emocional sobre nosotros.

La verdadera madurez psicológica llega cuando practicamos la aceptación radical, cuando miramos a los ojos la realidad y, en vez de venirnos abajo, nos preguntamos: “¿Cuál es el próximo paso?”. Eso significa que, aunque la realidad puede ser dolorosa, no nos quedamos atrapados en el papel de víctimas sufriendo inútilmente sino que protegemos nuestro equilibrio emocional adoptando una actitud proactiva.

Estás luchando por encontrar la vida de tus sueños? Quizás tengas una idea de cuáles son tus objetivos, pero estás teniendo problemas para crear la vida y el futuro de tus sueños. Puede ser difícil saber por dónde empezar cuando se trata de encontrar tu pasión, pero hay algunas cosas que puedes hacer para que sea más fácil.

Si te gustaría crear una tabla de visión o manifestar tus deseos; necesitas saber qué es lo que quieres lograr primero. Una de las mejores maneras de descubrir lo que quiere en la vida es hacerte preguntas.

He preparado una lista de 5 preguntas que debes hacerte para encontrar la vida de tus sueños. Responder estas preguntas debería ayudarte a comenzar a entender cuáles son tus pasiones y objetivos. También puede ayudarte a comenzar a sentirte más motivado y capaz de armar un plan para tus objetivos también.

5 preguntas que podrían ayudarte a encontrar tu vida ideal

Es posible que ya tengas una idea de lo que te interesa, pero hacerte preguntas puede llevar las cosas un paso más allá. Lo más probable es que cuando respondas estas preguntas, podrás obtener más información sobre ti y tu vida de lo que ya sabes.

Echa un vistazo a estas preguntas y descubre cuál es la vida de tus sueños en la actualidad.

1. ¿En qué quieres que tus días consistan?

Piensa en cosas que haces que disfrutas y amas. Este podría ser tu hobby favorito o algo que amas hacer pero que no te da mucho tiempo para hacer en este momento. Pregúntate qué es lo que te gustaría hacer la mayor parte del día y por qué querrías hacerlo.

Pensar en lo que amas hacer puede ayudarte a encontrar tus pasiones en la vida. Si hay algo que te gustaría hacer y que te quitará la mayor parte de tu tiempo, lo más probable es que sea una gran pasión tuya.

Incluso puedes pensar en algo que nunca has intentado hacer antes o pensar más profundamente acerca de por qué disfrutas de una determinada cosa. Cualquiera que sea tu respuesta a esta pregunta, realmente puede ayudarte a comprender mejor lo que ama hacer y por qué es importante para ti.

2. ¿Cuáles son tus talentos?

Otro paso para crear la vida de tus sueños es decidir en qué eres bueno. Si puedes usar tus talentos en la vida cotidiana, estarás un paso más cerca de lograr la vida de tus sueños. Incluso si tus pasatiempos y talentos no siempre coinciden. Un talento es algo en lo que eres excelente, por lo que también puede ser utilizado como un trabajo.

Esta pregunta puede ayudarte a encontrar tu sueño ya que estás eligiendo algo en lo que eres bueno y viendo si se puede implementar en tu vida cotidiana.

3. ¿A quién admiras y por qué?

Esta pregunta puede ser realmente útil cuando comienzas a crear la vida de tus sueños. Esto no necesariamente significa que necesites hacer lo que sea que admira a esta persona, sin embargo, las cualidades que tiene esta persona pueden inspirarte.

Pregúntate por qué esta persona es una influencia para ti.

¿Quieres vivir tu vida de la forma en que lo hacen?

¿Están siempre felices?

¿Están viviendo la vida de sus sueños?

Estas son todas las preguntas que pueden ayudarte.

Puede obtener mucha inspiración de las personas que admiras, y puede darte una mejor idea de cómo deseas sentirte y cómo deseas vivir tu vida.

4. Si tu vida fuera a terminar en los próximos 3 meses, ¿Qué harías con tu tiempo?

Esta es una gran pregunta ya que te hace pensar sobre las cosas que son más importantes para ti. Puede parecer una pregunta drástica, pero es una gran respuesta para poder encontrar tus verdaderas pasiones en la vida.

Si tienes limitaciones de tiempo, te centrarás en las cosas que realmente deseas hacer en la vida, y esto puede abrirte muchas vías. Puede parecer abrumador, pero pensar en este escenario te obliga a elegir las cosas que realmente te importan.

Esta pregunta puede abrir tus ojos a lo que son tus verdaderas pasiones y lo que realmente quieres hacer con tu vida.

5. ¿Qué necesitas hacer para que esto suceda?

Ahora que es de esperar que tengas una idea mucho más clara de cómo es la vida de tus sueños, ¿cómo vas a lograrla realmente? Las respuestas a las preguntas anteriores deberían explicar mucho por ti. Ahora puedes usar tus respuestas para planear la vida de tus sueños.

Piensa en cómo puedes hacer que tus pasiones encajen en tu vida diaria, tu trabajo, tus talentos, etc. Comienza poco a poco haciendo una lista de “metas escalonadas” para alcanzar tus sueños. También puedes hacer un plan para lograr la vida de tus sueños, ahora que tienes una visión.

También debería saber a estas alturas qué puedes poner en tu tablero de visión y también puedes usar tus respuestas para comenzar a visualizar la vida de tus sueños también.

En esta segunda parte del artículo voy a explicarte un sistema paso a paso para vivir aventuras todavía más intensas.

Cómo vivir aventuras con el sistema EPIC

Llevo varios años intentado entender cómo añadir más aventura a mi vida, pero este verano ocurrió algo que le dio un giro de 180 grados a mis creencias.

Estaba escuchando el podcast School of Greatness (que te recomiendo totalmente), y uno de los episodios era una entrevista con un tal Jon Levy, autor del libro The 2 am principle. Y cuál fue mi sorpresa al descubrir que se trataba de un libro sobre la ciencia de vivir aventuras.

En el libro, Jon explica cómo pasó de ser una persona tímida y con una vida aburrida a dormir en castillos con la aristocracia francesa, correr delante de los toros en Pamplona o saltar desde un puente en Nueva Zelanda sin ningún tipo de protección.

Pero el libro no es sólo una colección de anécdotas divertidas, sino que nos presenta el método que él usa para vivir aventuras: el modelo EPIC.

El modelo EPIC es un proceso de cuatro partes para generar situaciones extraordinarias en tu vida:

• E de Establece → Lo primero es poner las bases para vivir una aventura.
• P de Presiona → Cómo romper miedos y limitaciones que nosotros mismos nos imponemos.
• I de Incrementa → Qué hacer para llevar la aventura al siguiente nivel.
• C de Continúa → Decide si quieres seguir con tu experiencia inolvidable, o acábala con estilo.

Lo bueno de este modelo es que incluso lo puedes usar durante tu día a día. Te recomiendo que le eches un vistazo al libro (es uno de los más inspiradores que he leído), pero en este post te enseñaré todo lo que necesitas saber para aplicar el modelo paso a paso.

Siéntete libre de coger sólo las partes que más te interesen.

Establece tu entorno

Antes de empezar a vivir aventuras inolvidables, debes crear un entorno en la que éstas sean más probables. Para ello, necesitas dos cosas:

• Eliminar cualquier elemento que pueda impedírtelo.
• Poner las bases para que ocurran cosas interesantes.

Ambas son igual de importantes. Imagina que tienes un medidor del -10 hasta el 10 sobre cuán probable es que vivas una aventura. Eliminar los elementos indeseables se encargaría de subir el medidor hasta el 0, y poner las bases para tu aventura, de llevarlo hasta el 10.

Para conseguirlo deberás darte cuenta de que tú también puedes vivir una vida memorable (espero haberte convencido en la primera parte de este artículo) y plantearte las 3 metas siguientes:

1. Salir con la gente adecuada.
2. Encontrar un sitio adecuado.
3. Tener una misión.

Veamos cómo lograr cada una de ellas.

1. Salir con la gente adecuada

Nos comportamos de distinta manera en función de la gente con la que estamos. ¿Verdad que no actúas de la misma forma con tus amigos de toda la vida que entre desconocidos o delante de la persona que te atrae?

Pues para vivir experiencias interesantes debes rodearte de gente aventurera. Según la Ley del contagio emocional, si cuando propones hacer cosas nuevas a tus acompañantes estos las rechazan, lo más probable es que tú también acabes abandonando tu idea.

La clave es rodearte de gente que respalde tus motivaciones: abierta, atrevida y curiosa.

Si ya tienes un grupo de amigos, puedes intentar lo siguiente:

Propónselo primero a los más sociables o abiertos a nuevas experiencias.

Si consigues uno o dos compinches será más fácil que el resto del grupo os siga. Para conseguirlo puedes usar la herramienta de persuasión conocida como La etiqueta.

La etiqueta consiste en, antes de proponerle tu plan, preguntar a quien quieras que te acompañe algo como “¿Te consideras una persona aventurera?”. A todos nos gusta vernos con cualidades positivas por lo seguramente te responderá que sí, y entonces será mucho más probable que acepte tu plan para ser coherente con su respuesta.

Vivir aventuras es mucho más fácil con un grupo pequeño.

Cuando estás con mucha gente es complicado lidiar con lo que cada uno quiere hacer.

No olvides que puedes incluir a desconocidos en tus aventuras.

La mayoría de la gente es sociable cuando les das la oportunidad, especialmente de noche. Si te acercas a un desconocido con la intención de aportar algo, aunque solo sea un rato de diversión, es prácticamente imposible que se lo tome mal. Te recomiendo que lo pruebes: una de las sensaciones más gratificantes es vivir una experiencia intensa con alguien a quien no conocías unas horas antes.

Una forma muy sencilla de acercarte a un grupo de gente es dándoles un por qué y un para qué. ¿Por qué te has acercado a ellos y no a otro grupo? ¿Qué les propones hacer?

Esto puede ser tan simple como decirles: “Disculpad, mi amigo y yo queremos conocer a gente nueva, y vosotros parecéis divertidos. ¿Nos damos cinco minutos para presentarnos?”. Verás como con frases de este estilo la mayoría de la gente está encantada de conocerte.

2. Encontrar el sitio adecuado

Encontrar un buen lugar donde vivir tu aventura es una parte fundamental del proceso. Si siempre vas a los mismos sitios es muy difícil que vivas experiencias nuevas, ¿no crees?

Y al contrario, si vas a algún lugar nuevo, las experiencias interesantes ocurrirán casi por sí mismas. Al estar fuera de nuestra zona de confort nos volvemos más creativos y estamos más abiertos a vivir nuevas experiencias.

Te pondré un ejemplo.

En mi ciudad, como ya tenía mi rutina formada, casi siempre hacía lo mismo y salía con la misma gente. Pero cuando estuve de Erasmus, al no tener hábitos, hice más en seis meses que en los tres años anteriores. Viajé solo, probé la escalada, aprendí a bailar un poco de salsa, comí insectos por primera vez y ¡hasta me hice un pendiente!

Ahora imagínate qué pasaría si pudieses replicar eso cada día de tu vida. ¿Cuántas experiencias podrías vivir a lo largo de un año?

Para añadir estas novedades a tu rutina diaria te recomiendo lo siguiente:

Dí que sí cuando te inviten a algo nuevo.

Si te expones a situaciones desconocidas, aumentará tu creatividad y vivirás más experiencias que si haces lo mismo de siempre. Si sientes que te invade el miedo o la pereza, pregúntate qué es lo peor que puede pasar. Esta frase fue la que me terminó de convencer para comerme una hormiga gigante frita (¡algo que no querría repetir pero que me alegro de haber probado!).

Acude a eventos a los que no irías normalmente.

De nuevo te recomiendo Meetup y Couchsurfing.

Haz una lista de sitios interesantes en tu ciudad.

Si es medianamente grande, puedes mirar las guías de Mi Nube, una página que recopila recomendaciones sobre bares, restaurantes y todo tipo de actividades.

¡Viaja!                          

Puedes vivir nuevas aventuras en tu ciudad, pero es mucho más fácil hacerlo cuando estás en un lugar desconocido. Puedes viajar solo, convencer a alguien para que te acompañe, o incluso encontrar un compañero de viaje con de aplicaciones como Travbuddy.

3. Tener tu propia misión

Encontrar la gente y el sitio adecuado son las bases para que puedan ocurrir aventuras. Pero tener una misión que te desafíe multiplicará la intensidad de tu experiencia.

¿Alguna vez te has preguntado por qué los videojuegos son tan adictivos? Al tener objetivos claros y poder medir tu propio progreso, cuando juegas entras en estado de flow, algo parecido a una enorme sensación de felicidad. Pues una buena misión hará lo mismo por ti.

¿Qué elementos debe tener una misión?

Un objetivo específico y difícil, pero no imposible. 

Un buen ejemplo serían “Conseguir jugar al billar con un grupo de desconocidos” o “Que alguien me recomiende un libro en FNAC”. Al plantearte un reto tan claro, tu mente entrará en modo creativo.

Puedes añadir restricciones para que tu objetivo sea más desafiante.

Por ejemplo, limita con quién puedes interactuar, dónde puedes ir, cuánto te puedes gastar o de qué puedes hablar. Si estás en una quedada de Couchsurfing, una restricción podría ser hablar sólo en inglés o conocer sólo a gente inglesa.

Experimenta y busca ideas en cualquier parte. 

Muchos libros, series y películas tienen personajes de los que puedes tomar ejemplo. Mi favorito es el personaje de Barney Stinson, de la serie Cómo conocí a vuestra madre; aunque está un poco loco, siempre intenta que su día sea inolvidable.

Si estás empezando, una buena misión puede ser cerrar un plan con alguien que acabes de conocer. Por ejemplo ir a un Meetup, conocer a alguien con el que tengas algo en común, y proponerle veros otro día para llevar a cabo una actividad que os guste a ambos.

Presiona

Una vez que tienes tu misión, has encontrado a tu grupo de compinches y sabes a dónde vas a ir, ¡es el momento de divertirse!

Según los expertos, el humor viene al romper normas, ya sean sociales, emocionales o físicas. Y de eso trata esta segunda parte del modelo.

Todos nos movemos en nuestro día a día con un montón de normas (auto-impuestas y aprendidas) que dictan lo que podemos y lo que no podemos hacer. Por ejemplo, a casi nadie se le ocurriría subirse a la mesa de un bar a cantar, o ir a clase disfrazado de caballo. Pero te aseguro que ambas experiencias forman parte de algunos de mis mejores recuerdos.

Por otra parte, casi cualquier experiencia memorable tiene que ver con romper límites, y salir de tu zona de confort. En general, enfrentarte a tus miedos.

Miedo a quedar en ridículo, a hablar con desconocidos, a hacer el idiota, a hacer snowboard, a saltar en paracaídas, o simplemente a hacer algo diferente: si consigues enfrentarte a ellos no sólo te lo pasarás mucho mejor, sino que notarás cómo aumenta tu confianza para el resto de tu vida.

Básicamente existen dos formas de superar tus miedos y salir de tu zona de confort:

Empezar poco a poco.

Si te asusta mucho hablar con desconocidos, una opción sería separar ese reto en etapas y empezar por las que más fáciles te resulten al principio. Podrías comenzar sólo pensando lo que le dirías a un desconocido, luego preguntando la hora, después hacerle un cumplido a alguien, etc. La idea es que vayas subiendo la dificultad.

Hacer algo totalmente absurdo y fuera de tu zona de confort. 

A mí siempre me ha dado vergüenza hablar por teléfono, así que un día decidí llamar a un número al azar y conseguir que me recomendasen una película. Cuando acabé, ¡estaba eufórico y mi miedo a hablar por teléfono disminuyó enormemente!

Eso sí; procura que las situaciones en las que entres tengan sólo riesgo percibido. En el ejemplo de hablar por  teléfono lo peor que te puede pasar es que te cuelguen (el teléfono).

Si pierdes tu trabajo, tu casa y toda esperanza… ¿cómo reconstruirías tu vida?

En 2005 mis actos me llevaron a vivir esto; era un alcohólico suicida, con una casa rematada por el banco, sin un trabajo ni mi familia que me apoyara.

Un policía llegó con dos hombres a mi puerta, entre todos sacaron mis pertenencias afuera de mi casa; tomé solo algunas “importantes”, las que pensé que necesitaría, y el resto se lo deje a los hombres de la basura. Me monté al carro y mientras me alejaba, veía por el retrovisor como mi vida anterior desaparecía.

Esa noche dormí en el carro, en un paradero donde suelen descansar camioneros que van en camino.

Allí fue donde dormí durante 9 meses, mientras me recuperaba y volvía a ponerme de pie ante la vida.

Este fue un punto bastante bajo en mi vida, así que decidí que la reconstruiría con base en uno principios sólidos o, más bien decidiría acabar con mi vida, me mataría si seguía en lo mismo.

Así que cambié muchos malos hábitos y opté por unos nuevos; tres de ellos se convirtieron en un pilar fundamental para la vida que llevo hoy en día, una totalmente diferente:

3 hábitos que salvaron mi vida:

1. La gratitud es un acto

Aprendí esta lección en las reuniones de 12 pasos a las que me uní. Mi vida se había convertido en hablar y nada de acción; me estaba mintiendo cuando decía estar agradecido por mi auto, por mi trabajo, mis relaciones, mi salud, entre otras cosas; mientras dejaba que estas se fueran arruinando debido a mi negligencia. Dicho de otra forma, era una persona inmadura, egoísta y perezosa.

Veras, las relaciones y las cosas materiales necesitan tiempo, presencia y dinero para ser construidas y mantenidas, al igual que una planta necesita de agua para vivir, tu carro necesita que le cambien el aceite cada tanto tiempo, y un amigo necesita una llamada tuya de vez en cuando. Sin embargo, a mí no me importaba, yo simplemente me dedicaba a recibir.

Esta actitud destructiva fue dañando cada uno de los activos que tenía en mi vida; la falta de “mantenimiento” me hizo perder grandes relaciones y activos valiosos debido a mi mentalidad egoísta.

Así que esto tenía que cambiar si quería vivir una mejor vida, así que empecé a demostrar gratitud por todos los regalos que tenía, pero no por medio de palabras, sino por medio de actos.

2. Cuenta tus bendiciones

Desde que empecé a vivir en mi carro, me resultó bastante fácil sentir lástima de mí mismo. Esta lástima me hacía sentir débil, fracasado y sin esperanza…lo que me llevaba a unas ganas insaciables de beber nuevamente.

Sabía que tenía que cambiar mi modo de pensar; me habían sugerido en una de las reuniones de alcohólicos anónimos que escribiera en un papel cada una de las cosas por las cuales me sentía agradecido; lo cual no me tardaría mucho ya que no tenía nada.

Así que una noche, estando estacionado en mi parqueadero-casa, saque un lápiz, hoja y encendí la luz interior del carro; comencé a escribir: “me siento agradecido por… (mmm) por tener un techo en mi cabeza, así sea el del carro (lo cual me hizo reír bastante). Así que también me di cuenta que tenía agua, un lugar donde dormir, un parqueadero-casa, y así la lista fue creciendo poco a poco.

Entre las muchas cosas que escribí, anoté que me sentía agradecido por poder escribir, leer, respirar aire puro, por la biblioteca del condado, por el parque del condado donde me podía bañar, por los baños de Starbucks, por los senderos donde podía caminar…

Esta lista me dio cierto sentido de poder, esta lista me hizo escoger la gratitud y el amor por encima del miedo y la frustración. Me ayudó a alejar la ansiedad, los malos pensamientos, la negatividad, me quitó la vida depresiva e intentos de acabar con ella…me dio la posibilidad de ver las decisiones que podía tomar.

Más importante aún me di cuenta que la gratitud es la clave para vencer los miedos, los cuales pueden impedirte hacer muchas cosas.

3. Dejé de mirar televisión

Esto fue realmente fácil para mí ya que me tocó vivir en un carro. Alejarme de la televisión me acercó a mis expectativas, ya que me alejé de un mundo donde todos son ricos, donde todos se ven bien, son interesantes y están casados con súper modelos. Un mundo utópico.

Los comerciales están hechos para hacerte sentir infeliz, asegurándote que te sentirás mejor si compras sus productos.

Las noticias me hacían sentir impotente, no podía controlar nada de eso, y lo peor es que me había criado con la filosofía de mantenerme “informado”. Además, ver televisión me hacía sentir solo y me aislaba; en vez de asistir a reuniones sociales, salir con mis amigos o participar de un evento, prefería quedarme en casa viendo un partido de fútbol…y entre más me quedaba en casa, más solo me sentía, y entre más solo me sentía más ganas me daban de beber.

Eliminar el televisor de mi vida me abrió las puertas para nuevos amigos, para disfrutar de la compañía de mis amigos, de tomar café o salir a comer; en pocas palabras mejoró mi vida, que era lo que estaba buscando. Esta simple decisión me acercó a mis expectativas, me liberó de los deseos materialistas y me dio un mayor sentido de cercanía y paz interior.

Han pasado 10 años desde que dormí por última vez en mi auto, vivo en mi apartamento cerca al centro y tengo 3 negocios. Tengo muchos amigos, toco en una banda y hasta escribí un libro…estoy viviendo la vida que soñé, por la cual me decidí trabajar.

Si tienes miedo de fallar, no estás solo. Cuando hacemos algo nuevo; algo fuera de nuestra zona de confort, nos asustamos. Tememos a lo desconocido. Tenemos miedo al rechazo. Es la naturaleza humana. Pero si permites que ese miedo te paralice, te aprisionará con cadenas invisibles y te impedirá realizar tus objetivos.

Entonces, ¿cómo superar ese miedo? ¿Cómo te deshaces de esas cadenas y conviertes la duda en un éxito personal?

No nos engañemos a nosotros mismos; no es fácil. Necesita entrenamiento, compromiso y pensamiento positivo. Estas son algunas estrategias para ayudarte a desbloquear las cadenas que te impiden vivir la vida que deseas:

Acepta tus miedos

La duda de ti mismo impide que algunas personas tomen el primer paso para lograr su sueño, mientras que otras tropiezan en el camino. Barbara Streisand, Meryl Streep, Sir Laurence Olivier y Elvis Presley se encuentran entre las muchas personas famosas que han luchado con el miedo escénico, pero aprendieron a controlar su ansiedad y usarla como combustible para alcanzar el éxito. El primer paso es reconocer que tus miedos te están frenando y estar dispuestos a hacer algo al respecto.

Identifica tus miedos

Es importante identificar lo que te está frenando. Es falta de dinero? Miedo al fracaso? No hay suficiente conocimiento? Preocupación por lo que otros dirán? Comprender la causa raíz de tus miedos te ayudará a determinar si son reales y manejables o imaginativos. Una vez que evalúas y confrontas las causas, se vuelven más manejables y puedes comenzar a tomar decisiones sobre cómo trabajar a través de ellas.

Visualiza tus obstáculos

Para hacer frente a las incertidumbres, debes pensar positivamente. Usar la visualización creativa puede ayudarte a hacer esto. Piensa en lo que te frena.

De que estás asustado? Tienes miedo de cometer un error? Crees que no eres lo suficientemente bueno? Visualiza los obstáculos en tu camino. Siente la duda que traen. Ahora crea una imagen mental de cómo puedes superar esos desafíos. Elabora un plan para ayudarte a triunfar y visualízate siguiendo y completando ese plan. Es posible que necesites aprender una nueva habilidad.

Si estás lanzando un negocio, puede que no conozcas tu mercado potencial. Reemplaza los pensamientos negativos con los positivos. En lugar de pensar: “¿Qué pasa si no puedo?”, Piensa: “¿Cómo puedo superar este obstáculo?”. Puedes corregir los errores durante la visualización, para no hacerlos en la vida real. Este ensayo mental ayuda a programar tu mente para evitar problemas y superar desafíos.

Toma pasos de bebé

Se necesita tiempo para construir tu confianza y trabajar a través de tus miedos. No te apresures. Toma pasos de bebé. Después de cada paso, mira lo que has logrado. Si no es lo que esperabas, no te veas como un fracaso. Puede significar que debes tomar una dirección diferente.

Piensa en esto como una experiencia de aprendizaje. Pregúntate qué cosas positivas salieron de eso. Si necesitas ayuda, no dudes en pedirla o recibir comentarios. Y si has logrado el éxito, date una palmadita en la espalda y continúa con el siguiente paso. Necesitas volver a entrenar tu cerebro para pensar positivamente y seguir avanzando. Con la práctica, te volverás menos temeroso.

Consejos para calmar tus luchas internas

* El ejercicio diario puede mejorar tu estado de ánimo, la toma de decisiones, la resolución de problemas, la creatividad y reducir la ansiedad.

* Las actividades para reducir el estrés, como el yoga, la meditación y los ejercicios de respiración, pueden ayudarte a pensar con más claridad.

* Si llega el miedo, siéntate en silencio por unos minutos y solo respira. Haz respiraciones profundas hasta que sientas que la tensión abandona tu cuerpo y tu cabeza comienza a despejarte. Haz esto regularmente y como una siesta, te energizará y te ayudará a calmarlo.

* No te concentres demasiado en tu plan. Date un poco de “Mi tiempo” para recargar tu tanque de combustible. Cada día, haz algo que te relaje. Puede ser leer, ir a caminar, escuchar música o darse un baño de burbujas.

* Los expertos dicen que nuestro cerebro solo puede enfocarse intensamente en ráfagas cortas. Varía de persona a persona, siendo aproximadamente 90 minutos el máximo. Así que date descansos regulares para trabajar con menos ansiedad y más concentración.

* Crea una rutina en tu vida para que tu mente pueda concentrarse en tu plan. Esto podría funcionar a la misma hora todos los días, tener tu entorno de trabajo configurado de cierta manera, comer al mismo tiempo o ducharse al mismo tiempo.

* Haz una lista de tus logros más orgullosos. Léelos cada mañana y noche para mantenerte motivado.

* Leer o mirar biografías sobre cómo la gente exitosa ha superado sus miedos y construido su confianza puede ser inspirador.

Lo último que haces antes de ir a acostarte suele tener un impacto significativo en tu estado de ánimo y nivel de energía al día siguiente, ya que suele determinar cuánto y cómo duermes.

La gente con éxito entiende que lo bien que le vaya depende de su salud física y mental, lo cual depende a su vez casi enteramente de que duerman lo suficiente.

Por eso las rutinas antes de acostarse son un ritual clave para muchas de esas personas.

Esto es lo que la gente con éxito hace antes de irse a la cama:

1. Leen

Los expertos coinciden en que leer es la ultimísima cosa que la gente con más éxito hace antes de dormirse: es sabido que el ex presidente de los Estados Unidos Barack Obama y Bill Gates leen al menos media hora antes de acostarse.

Michael Kerr, un conferenciante de empresa internacional y autor de You Can’t Be Serious! Putting Humor to Work (“No puedes ir en serio: poniendo el humor a trabajar”) dice que sabe de varios líderes de empresa que reservan un tiempo justo antes de dormir para leer, hasta el punto de que lo marcan como “elemento no negociable” en sus agendas.

“No tiene por qué ser tiempo reservado para lecturas de trabajo o de autoayuda. A mucha gente de éxito le resulta valioso ser un buscador de información de muchas fuentes: creen que eso ayuda a disparar la creatividad y la pasión,” dice.

2. Desconectan del trabajo

La gente de éxito hace cualquier cosa antes de acostarse, con una excepción: trabajar. Así lo dice Kerr. No consultan el correo electrónico compulsivamente, y procuran no obsesionarse con cuestiones de trabajo.

Varios estudios demuestran que si asocias la cama con el trabajo, será más complicado relajarse, por lo que es fundamental que guardes la cama para el sueño y el sexo.

El académico Michael Woodward, psicólogo organizacional y autor de The YOU Plan, coincide:

“Lo último que necesitas es estar tumbado en la cama pensando sobre el correo que acabas de leer de ese jefe ultra celoso que se pasa todo el día mandándote tareas al tuntún, según le vienen.”

Date un periodo de al menos media hora entre el momento en que leas tu último correo y la hora de dormir.

3. Se desenchufan por completo

Desconectar del trabajo significa no mirar el correo electrónico justo antes de dormir, pero eso no significa que a cambio debas concentrarte en las redes sociales o los juegos de tu teléfono. Los investigadores coinciden en que cualquier tipo de pantalla antes de dormir hace más mal que bien.

La luz azul de tu teléfono imita la claridad del sol, y esto le dice a tu cerebro que deje de producir melatonina, una hormona que regular el ritmo circadiano e indica al cuerpo cuándo es hora de estar despierto y cuándo es hora de dormir. Todo ello puede acarrear no solo una mala calidad del sueño, sino problemas de visión, cáncer y depresión.

Si no crees en las investigaciones, fíate de Arianna Huffington, la cofundadora, presidenta y directora del Huffington Post. Tras haber caído enferma de agotamiento, Huffington reconfiguró sus hábitos de sueño por completo. Como explica en su libro, Thrive (“Prosperar”), tiene proscritos del dormitorio iPads, Kindles, ordenadores y aparatos electrónicos.

4. Hacen una lista de tareas

“Despejar la mente para un buen sueño es esencial para mucha gente con éxito”, dice Kerr. “A menudo dedican ese tiempo a escribir una lista de tareas sin hacer que dejan para el día siguiente, de forma que esos pensamientos no les consuman espacio mental durante la noche.”

Por ejemplo, Kenneth Chenault, el director general de American Express, apunta tres cosas que quiere hacer al día siguiente.

5. Dedican tiempo a sus familias

Woodward dice que es importante dedicar algo de tiempo a charlar con la pareja, a hablar con los hijos o a jugar con el perro.

Laura Vanderkam, autora de I Know How She Does It (“Sé cómo lo hace”) y de What the Most Succesful People Do Before Breakfast (“Lo que la gente de más éxito hace antes de desayunar”) dice que es una práctica habitual entre los exitosos.

“Soy consciente de que no todo el mundo puede irse a la cama a la misma hora que su pareja, pero si puedes, es una gran manera de conectar y hablar del día”, explica.

6. Dan un paseo nocturno

Joel Gascoigne, cofundador y director general de Buffer, se da un paseo de 20 minutos cada noche antes de acostarse.

“Es un momento de bajar las revoluciones, y me ayuda a evaluar el trabajo del día, a pensar los grandes retos, a dejar de pensar poco a poco en el trabajo y a llegar a un estado de cansancio”, escribió en un post.

Aunque la creencia popular dicta que hacer ejercicio antes de acostarse puede impedir el sueño, la National Sleep Foundation descubrió en 2013 que, en realidad, hacer ejercicio siempre que sea posible (incluso de noche) ayuda a dormir mejor. Numerosos estudios también prueban que caminar reduce el estrés y la ansiedad.

7. Piensan en las cosas buenas del día

Kerr dice que mucha gente con éxito se toma un tiempo, justo antes de acostarse, para reflexionar o para anotar tres cosas que les agraden de lo ocurrido durante el día.

“Mantener un ‘diario de gratitud’ también les recuerda a las personas los progresos que han hecho ese día en cualquier aspecto de la vida, lo cual sirve como elemento crucial para mantenerse motivado, sobre todo en las etapas de más dificultad.”

Es fácil caer en la trampa de reproducir situaciones negativas del día que te hubiera gustado manejar de otro modo. Por muy mal que haya ido la jornada, la gente de éxito suele organizarse para esquivar esa espiral pesimista de autoflagelación: saben que solo puede provocar más estrés.

Es famosa la pregunta que Benjamin Franklin se hacía a sí mismo cada noche para mejorar: “¿Qué bien he hecho hoy?”

“Recuerda tomarte algún tiempo para reflexionar sobre los momentos positivos del día y para celebrar los éxitos, incluso aunque hayan sido pocos y espaciados”, dice Woodward.

Vanderkam añade: “Tomarse un momento o dos para pensar sobre lo que ha ido bien a lo largo de la jornada puede ponerte en un estado positivo, agradecido.”

8. Descomprimen

A lo mejor te gusta tomar un baño caliente. Quizás escuchar música suave te relaje.

La gente de más éxito encuentra maneras de bajar el ritmo y descomprimir antes de irse a la cama. Les ayuda a desestresarse, a dormirse más rápido y más profundamente.

9. Se figuran el éxito de mañana

Mucha gente de éxito se toma unos minutos antes de dormir para visualizar un final feliz de los proyectos en los que están trabajando, según Lynn Taylor, una experta en entornos de trabajo y autora de Tame Your Terrible Office Tyrant: How to Manage Childish Boss Behavior and Thrive in Your Job (“Doma a tu tirano del trabajo: Cómo manejar el comportamiento infantil de un jefe y prosperar en el trabajo”).

“Para la mayoría, no es una tarea o un ejercicio: tienen el don de la resolución, que les surge naturalmente”, explica.

10. Meditan

Otra forma extraordinaria de descomprimir es meditar.

Mucha gente de éxito dedica los diez minutos previos a acostarse a esto. Dale Kurow, una coach de ejecutivos de Nueva York, dice que es una forma estupenda de relajar el cuerpo y calmar la mente.

11. Planifican el sueño

“Mucho se ha escrito sobre el riesgo de desarrollar déficits crónicos de sueño que padece la gente atareada, por lo que un hábito que sé que tienen muchas personas con éxito es, sencillamente, convertir en una prioridad un sueño suficiente. Puede ser un reto para los adictos al trabajo y emprendedores”, reconoce Kerr.

Una manera de hacerlo es irse a la cama a la misma hora cada noche, que es el hábito clave que los expertos recomiendan para garantizarse un sueño reparador.

Vanderkam va más allá, y propone que planifiques cuándo vas a levantarte, que cuentes las horas de sueño que necesitas hacia atrás y que te pongas una alarma para prepararte para ir a dormir.

Lo peor que puedes hacer es quedarte levantado hasta tarde y luego retrasar el despertador”, explica. “Los humanos tienen una cantidad limitada de fuerza de voluntad: ¿Por qué malgastarla discutiendo contigo mismo sobre cuándo tienes que levantarte, y durmiendo en absurdos intervalos de nueve minutos?”

12. Mantienen un ritual de higiene

La National Sleep Foundation recomienda que te crees un ritual de higiene que envíe la señal psicológica de que te vas a ir a dormir. Esto puede incluir cepillarte los dientes, lavarte la cara, pasarte la seda o peinarte el pelo.

La rutina nocturna de Stephen King incluye un lavado de manos y comprobar que las almohadas están orientadas de determinada manera.

13. Se saltan el vino

Investigando para su manifiesto del sueño, Thrive, Huffington pidió a varios especialistas en sueño sus consejos. Uno de sus favoritos es evitar el alcohol justo antes de dormir.

Si bien es cierto que el alcohol te puede ayudar a quedarte dormido, el National Institute of Health ha comprobado que te roba calidad del sueño. El alcohol te mantiene en estados de sueño más superficiales de los que es fácil despertar, y aleja los estadios más profundos en los que se da el sueño reparador, según el instituto.

 

 

 

Subir »
FB