Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

fines de semanaGracias a esta sociedad consumista en la que nos desenvolvemos, hemos llegado a pensar que las personas exitosas son aquellas que pasan su toda su vida trabajando duro. Sin embargo, esta es una creencia falsa; si bien su éxito es fruto de un esfuerzo constante, ellos también necesitan tiempo para relajarse y atender sus necesidades básicas, como cualquier persona.

La imagen del millonario siempre vestido de traje y rodeado de cualquier cantidad de lujos es una de idea de prosperidad bastante obsoleta, misma que debemos dejar para los juegos como Monopoly o para las caricaturas. En estos días, la verdadera idea de triunfo se basa en disfrutar lo que haces y vivir de la manera que más te guste sin importar lo que opinen o exijan los demás. Es decir, el verdadero secreto del éxito se encuentra en nuestra inteligencia emocional.

Si eres de los que piensan que la gloria va de la mano con tener una cantidad elevada de dinero en tu cuenta de ahorros, es posible que creas que la forma en que se relajan estas personas es demasiado excéntrica (viajes en crucero, spa, vacaciones en el otro lado del mundo, etcétera).

Lo cierto es que esta es una imagen que muchos medios de información nos han implantado, pues la realidad es otra. Muchas de estas personas prefieren relajarse de manera tranquila, sobre todo los fines de semana.

1. Limpieza

Quizá esto suene un poco tedioso, pero la realidad es que si tu entorno está hecho un desastre ten por seguro que tu vida también. Además, después de una semana de trabajo duro, no está nada mal quedarse en casa a hacer un poco de limpieza.

2. Planear la semana

Si eres de esos que sufren ansiedad el domingo por la noche debido a que el lunes se reanudan tus labores, puede que planear tu semana sea una excelente forma de liberarte de esa sensación.

3. Cocinar

Aceptémoslo, cuando estás trabajando pocas veces tienes la posibilidad de comer algo sustancioso preparado en casa; aprovechar el fin de semana para darte ese gusto es algo invaluable.

4. Desconectarse de la tecnología

Uno de nuestros mayores problemas es que ya no podemos vivir sin tecnología, sobre todo porque cada vez más trabajos emplean recursos digitales de manera definitiva. Por lo tanto no sería una mala idea apagar el Internet por un fin de semana y preocuparte sólo por ti.

5. Descansar

No hay nada más odioso que esa pesadez de lunes por la mañana, la cual puede durarte toda la semana. Así que aprovecha los sábados y domingos para relajarte, sólo así podrás prepararte para la semana que se avecina.

6. Mantenerse sobrio

Esta lista puede comenzar a parecer algo aburrida, pero debes aceptar que lejos de significar un descanso las fiestas son de las actividades que más consumen tu energía. Un fin de semana sin salir a bailar o beber no le hace daño a nadie.

7. Hacer algo improductivo

Ya sea jugar videojuegos, ver películas o simplemente estar tirado en tu cama, hacer algo de poco provecho es una excelente forma de liberar tensión. Piensa que ya has hecho mucho durante toda la semana.

8. Pasa tiempo con tus amigos

Esto no implica organizar la noche más alocada del mundo, a veces sólo basta una charla o un pequeño paseo para pasar tiempo de calidad con las personas que más quieres.

9. Dedícale tus fines de semana a tus hobbies

No importa si te gusta la música, el deporte o la jardinería, realizar tus actividades favoritas siempre será una de las mejores formas para relajarte.

10. Inspírate

Si tu trabajo requiere de creatividad recuerda que las mejores ideas surgen en tus momentos de ocio; así que relájate y deja que las musas te iluminen. Anota todo lo que se te ocurra durante el fin de semana, dibuja, construye y haz todo lo que sientas en el momento.

11. Escucha música

Lo dijo Bob Marley: “Una cosa buena de la música es que cuando suena te hace sentir bien”. ¿Necesitas algo más? sube el volumen y déjate llevar por el sonido.

12. Lee

Toma ese libro que has estado postergando por días y acábalo de una vez por todas. Piensa que además de relajarte, esto es un pendiente menos en tu lista.

13. Escribe

No importa qué o cómo lo hagas; puede ser una sucesión de frases sin sentido, una lista de cosas por hacer o simplemente lo que estés pensando en el momento, escribir liberará tu mente.

14. Da un paseo por el parque

Aunque esto suene bastante trillado, una caminata al aire libre lejos de toda preocupación es una de las mejores formas de relajarte. Ya sea solo o acompañado, disfruta el paisaje, compra un helado y admira tu entorno.

15. Organiza tus outfits de la semana

Al hacer esto, ten por seguro que te ahorrarás el estrés matutino de no saber ¿qué ponerte para ir a trabajar? De esta forma podrás probar diferentes combinaciones sin la presión del tiempo.

16. Duerme todo lo que puedas

Este es el punto más obvio en la lista y aún así es el más importante de todos. Aprovecha cualquier oportunidad que tengas para dormir, pues además de relajarte tu sistema inmunológico mejorará notablemente, inclusive puedes llegar a perder peso.

Cualquier forma que elijas para olvidarte del estrés que acumulaste durante toda la semana es buena, pues relajarte te hará sentirte bien contigo mismo. Recuerda que la primera señal de que estás teniendo una vida exitosa es vivir del modo que más amas.

motivacion“Sube la cabeza, abre el corazón. Para mejores días!” – T.F. Hodge

Este artículo fue inspirado por un correo que recibimos esta mañana de un estudiante nuevo de nuestro curso:

Estimado Marc y Angel,

Hay tanto que todavía quiero crear y fomentar en mi vida, y sin embargo me siento totalmente abatido.

Siento que no tengo nada porqué trabajar. He pasado por muchas cosas en mi viaje hasta aquí, y estoy ahora en un punto en el que perdí toda mi motivación; Simplemente parece que no puedo encontrar las fuentes externas e internas de motivación que solía tener.

¿Tienen alguna sabiduría que puedan compartir?

Atentamente, 
Un Estudiante Desanimado

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que han perdido su motivación):

Estimado estudiante desanimado,

Es hora para una breve historia sobre la vida…

Había una vez una mujer de unos sesenta años que se dio cuenta de que había vivido toda su vida en la misma pequeña ciudad. Y aunque había pasado décadas soñando entusiasmadamente con viajar y ver el mundo, nunca había dado un solo paso para hacer de ese sueño una realidad.

Finalmente, se despertó en la mañana de su cumpleaños número 65 y decidió que había llegado el momento! Vendió todas sus posesiones a excepción de algunos artículos de primera necesidad que necesitaba, puso esos elementos en una mochila, y comenzó su camino hacia el mundo. Los primeros días en la carretera eran impresionantes y llenos de temor; con cada paso adelante sentía como si finalmente estuviera viviendo la vida que había soñado.

Sin embargo, unas pocas semanas más tarde, los días en la carretera comenzaron a hacer estragos en ella. Se sentía fuera de lugar y extrañaba la comodidad de su antigua vida. A medida que sus pies y piernas sentían cada vez más y más dolor con cada nuevo paso, su estado de ánimo también dio un giro para peor.

Finalmente se detuvo, se quitó la mochila, la estrelló contra el suelo, y se sentó al lado de ella mientras las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas. Se quedó toda desesperanzada ahí mirando el largo y tortuoso camino que alguna vez la llevó a un mundo asombroso, pero ahora parecía conducir solamente a la incomodidad y la infelicidad.

“¡No tengo nada! No tengo nada en mi vida! “, Gritó fuerte con todo sus pulmones.

Coincidentemente, un renombrado gurú y consejero de vida de un pueblo cercano descansaba en silencio detrás de un árbol de pino al lado de donde estaba sentada la mujer. Cuando la mujer comenzó a gritar, el gurú escuchó cada palabra y sintió que era su deber ayudarla.

Sin pensarlo dos veces, saltó de detrás del árbol de pino, agarró su mochila y corrió hacia el bosque que se alineaban a ambos lados de la carretera. Aturdida y con total incredulidad, la mujer comenzó a llorar aún más fuerte que antes, hasta el punto de quedar completamente sin aliento.

“Esa mochila era todo lo que tenía,” exclamó. “Y ahora se ha ido! Ahora todo se ha ido en mi vida!”

Después de unos diez minutos de muy necesarias lágrimas, la mujer poco a poco controló sus emociones, se levantó de nuevo y comenzó a tambalearse lentamente por el camino. Mientras tanto, el gurú salió del bosque y en secreto colocó la mochila en medio de la calle a una corta distancia por delante de la mujer.

Cuando los ojos llorosos de la mujer vieron la mochila, casi no podía creer lo que estaba viendo; todo lo que pensaba que había perdido estaba una vez más justo en frente de ella. No pudo evitar poner una sonrisa de oreja a oreja. “Oh, gracias a Dios!” Exclamó la mujer. “¡Estoy muy agradecida! Ahora definitivamente tengo lo que necesito para seguir adelante…”

RECUERDA:

A medida que viajamos a través de nuestras vidas personales y profesionales, inevitablemente habrá periodos de increíble frustración y desesperación.

Durante esos tiempos difíciles, a veces parecerá que lo perdimos todo, y que nada ni nadie podría motivarnos para movernos hacia adelante en la dirección de nuestros sueños. Pero al igual que la mujer que se topó con el gurú, todos estamos sosteniendo con nosotros una mochila de apoyo que se presenta de muchas formas; puede ser un simple correo electrónico o mensaje de texto de alguien que respetamos, artículos de inspiración de un blog, libros interesantes, vecinos amables, y mucho más.

Cuando nos sentimos desanimado y desmotivados, nuestra oportunidad es doble:

1. Para reconocer y apreciar nuestra mochila de apoyo (nuestras fuentes externas de motivación) antes de que algún gurú al azar (o alguien con intenciones mucho más torcidas) tenga que robárnosla para por fin poder ver lo que siempre dábamos por sentado.

2. Para estar presente y aprovechar nuestros propios corazones y mentes (nuestras fuentes internas de motivación) las cuales tienenel poder para ponernos de pie y guiarnos por el camino hacia nuestra mochila de apoyo, incluso cuando parezca haberse perdido para siempre.

No importa tus circunstancias, siempre tienes lo que necesitas para dar el siguiente paso.

Como Epicuro tan profundamente dijo, “No eches a perder lo que tienes deseando lo que no tienes; recuerda que lo que ahora tienes fue alguna vez una de las cosas que tenías esperanza tener.”

Ten conciencia plena. Está presente.

Sigue adelante.

Pasito a pasito.

Atentamente,
Marc y Angel

Vivir MejorConstruir grandes empresas, lograr metas masivas y llegar a la cima de tu profesión no sucede por accidente. Sucede gracias a una ridícula ética por el trabajo y presentarte consistentemente todos los días.

Aquí tienes 20 citas para motivarte como nunca antes:

1. “No puedes tener un sueño de millones de dólares con una ética de trabajo de salario mínimo.” – Stephen C. Hogan

2. “Cuando era joven, observe que nueve de cada 10 cosas que hacía resultaban en un fracaso. Así que hice 10 veces más trabajo.” – George Bernard Shaw

3. “Si tienes una idea de lo que quieres hacer en tu futuro, debes ir por él con una obsesión casi monástica, ya sea música, ballet o simplemente un grado básico. Tienes que ir por él con propósito y no dejar que nada se interponga en tu camino.” – Henry Rollins

4. “Da a tus sueños todo lo que tienes y te sorprenderás de la energía que saldrá de ti.” – William James

5. “Muchas personas creen que quieren cosas, pero no tienen realmente la fuerza, la disciplina. Son débiles. Yo creo que uno obtiene lo que quiere si lo deseas lo suficiente.” – Sophia Loren

6. “Pon tu corazón, mente, intelecto y alma, incluso en tus actos más pequeños. Ese es el secreto del éxito.” – Swami Sivananda

7. “Si un hombre es barrendero, debería barrer las calles incluso como Miguel Ángel pintaba, o como Beethoven componía su música, o Shakespeare escribía su poesía. Debería barrer tan bien que todos los huéspedes de los cielos y la Tierra se detuvieran a decir, ‘Aquí vivió un gran barrendero que hizo bien su trabajo.’” – Martin Luther king, Jr.

8. “Todas las vidas exige luchas. Aquellos a los que se les dan todo se vuelven perezosos, egoístas e insensibles de los valores reales de la vida. El trabajo duro y pesado que constantemente tratamos de evitar son los bloques fundamentales de la persona que somos hoy.” – El Papa Pablo VI

9. “El talento es más barato que la sal de mesa. Lo que separa al individuo talentoso del éxito es un montón de trabajo duro.” — Stephen King

10. “Dios le da a cada pájaro su comida, pero no se la lanza en su nido.” – J. G. Holanda

11. “Muchos buenos trabajos se pierde por la falta de un poco más.” – Edward H. Harriman

12. “La persona que está esperando que suceda algo para comenzar, podría comenzar con las mangas de sus camisas.” – Garth Henrichs

13. “Los que están en la cima de la montaña no cayeron allí.” – Marcus Washling

14. “Si sientes que estás con muy poca suerte, comprueba el nivel de tu esfuerzo.” – Robert Brault

15. “O estás cambiando tu vida o no. No esperes por tal o cual cosa, o un mejor clima u otros obstáculos. Los obstáculos son el cambio.” – Terri Guillemets

16. “No tengas miedo de ir poco a poco. Ten miedo de quedarte parado.” – Proverbio chino

17. “No conozco a nadie que haya llegado a la cima sin trabajar duro. Esa es la receta. No siempre te llevará a la cima, pero debería ponerte lo bastante cerca.” – Margaret Thatcher

18. “Las personas que reciben en este mundo son las personas que se levantan y buscan las circunstancias que quieren, y, si no pueden encontrarlas, las crean.” – George Bernard Shaw

Lee estas citas. Analízalas. Pero más importante, adóptalas en tu vida cotidiana.

Algo que funcionó de maravillas para mí en los últimos años fue escribir al menos una cita realmente motivadora en una tarjeta y llevarla a todas partes conmigo. Cada vez que me siento desmotivado o deprimido, le echo una mirada a la tarjeta e instantáneamente vuelvo a estar animado para continuar.

Haz que tu negocio personal sea nunca dejar que nadie te sobrepase en el trabajo.

equilibrioLa rutina diaria y las miles de ocupaciones que tenemos han provocado que nos olvidemos de hacer cosas tan sencillas como meditar u obtener nuevos conocimientos.

Aquí te enlistamos algunos consejos que pueden ser de gran ayuda y logres recuperar el equilibrio en tu vida.

1. Ser menos dependientes del celular

Sí, somos personas modernas y ocupadas, y tenemos que estar localizables 24/7… ¿o quizá no? No nos vendría nada mal aprender a liberarnos de la tiranía de nuestro smartphone y limitarnos a usarlo cuando sea estrictamente necesario. Reaprendamos a disfrutar la vida real y a las personas que están a nuestro alrededor.

2. Hacer algo por beneficiar nuestro entorno

Apoya una causa en la que creas: puedes destinar un porcentaje de tus ganancias a una fundación, inscribirte como voluntario en una o, mejor aún, crear una desde cero. Regresa al mundo algo de lo mucho que te ha dado.

3. Tomar cursos de actualización

Quizá eres un experto en tu campo, pero si te conformas con eso, estarás perdido. Ten presente que el mundo cambia cada día, si no te mantienes actualizado, tarde o temprano, te quedarás atrás en la carrera. Inscríbete a cursos, toma clases desde casa, platica con expertos que amplíen tu panorama.

4. Leer

Estás tan ocupado en el día que no encuentras ni un segundo para sentarte a leer. Créenos: éste no es nada más que un pretexto. Proponte leer por lo menos 10 minutos al día.

5. Vivir con menos estrés

Tu salud física y mental debería ser una prioridad. Ninguna junta, venta, puesto o empresa vale más que eso. Proponte no cargar sobre tu espalda más trabajo del que puedas resolver sin comprometer tu bienestar.

6. Dedicar más tiempo a estar con nosotros mismos

Valoremos el tiempo que dedicamos a nuestros hobbies, a ejercitarnos, descansar y estar con nuestros amigos igual que como valoramos las horas que dedicamos al trabajo.

7. Empezar a meditar

Tomarnos unos minutos para meditar es equivalente a encontrar un oasis de calma en medio del caos. Proponte meditar por lo menos cinco minutos al día; despiértate un poco más temprano y hazlo antes de que comience tu día. Asimismo, tómate un momento para respirar y reconectarte contigo mismo antes de ir a dormir

8. Aprender a decir “no”

Si hiciéramos un recuento de todas las veces que hemos accedido a hacer algo que realmente no queríamos hacer, quizá el número subiría a miles. Aprender a establecer límites nos enseñará a respetarnos y a conseguir que los demás nos respeten.

9. Aprender algo completamente nuevo

Procura que este aprendizaje no tenga nada que ver con tu experiencia profesional; puedes aprender un idioma nuevo, tomar clases de cocina, volverte experto en jardinería… las opciones son ilimitadas.

10. Ser responsables

Procuremos que todas y cada una de nuestras acciones, incluidas nuestras decisiones de negocios, respeten nuestros valores, los de las demás personas y el entorno. Evitemos actuar sin considerar las consecuencias.

11. Alejarse de personas negativas

Dice el dicho “dime con quién te juntas y te diré quién eres”. Rodearte por personas positivas que te inspiren a mejorar, es un asunto de primera necesidad.

12. No ser tan exigente con uno mismo

Permítete fallar. Reconoce tus límites. Comprende que no tienes que demostrarle nada a nadie, que lo único importante es encontrar un punto de equilibrio que te permita ser feliz.

momentosEl ser humano más rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita. La riqueza es un estado mental. Quiere menos y aprecia más hoy.

Al terminar la temporada de vacaciones, inevitablemente seremos bombardeados con anuncios llamativos de los últimos y mejores gadgets, joyas, automóviles, y así sucesivamente. Y si bien no estoy en contra de invertir en nuevos productos que agreguen valor a nuestras vidas, no me gusta escuchar sobre cómo la gente cree que “necesita” un montón de cosas nuevas y costosas para ser feliz.

A decir verdad, a no ser que estemos invirtiendo en nuestro crecimiento personal y tomando acción, la mayor parte del dinero que gastamos en cosas no nos hace más felices o mejores en el largo plazo. Simplemente no necesitamos más artículos de lujo en nuestros armarios que junten polvo de encontrar la alegría y satisfacción.

De hecho, podemos encontrar más de lo que estamos buscando prestando más atención a los dones que ya tenemos frente a nosotros; los simples y perfectos momentos que nos hacen sonreír…

1. Una mañana tranquila.

2. Un abrazo de un ser querido.

3. Tomar una taza de café o té caliente.

4. Leer unas cuantas páginas de algún libro de tu biblioteca.

5. Aprender una nueva habilidad por ti mismo.

6. Sentir el cansancio luego de una buena rutina de ejercicios.

7. La risa de un niño.

8. Que alguien especial quiera tu atención.

9. Ser capaz de sentarte con tus amigos de confianza cómodamente en silencio.

10. Reírte de fotos familiares antiguas.

11. El momento justo después de cerrar la puerta de entrada y de repente tener toda la casa para ti.

12. Caminar alrededor de tu casa y admirarla inmediatamente después de terminar la limpieza.

13. El olor de una comida hecha en casa.

14. Tirar comida al aire y capturarlo con tu boca.

15. Escuchar una canción que realmente te hace sentir mejor.

16. Cuando haces contacto visual con un amigo y ambos sonríen de forma automática.

17. Tener una interesante conversación con un desconocido.

18. Enterarte de que otros están experimentando el mismo problema que estás experimentando tú, y, finalmente, saber que no estás sol@.

19. La sensación de satisfacción de hacer lo correcto.

20. Mirar hacia el cielo en una noche realmente despejada y no ver nada más que las estrellas.

21. El lado frío de la almohada en una cálida noche de verano.

22. Esa primera brisa fresca al final de un verano caliente.

23. El crujido de una chimenea en una noche fría de invierno.

24. Compartir el paraguas con otra persona.

25. La cálida calma justo después de una fuerte tormenta o nevada.

26. Caminar descalzo en el pasto.

27. Escuchar la brisa entre los árboles.

28. Cuando el tráfico es ligero y llegas a casa del trabajo o la escuela más rápido de lo habitual.

29. Darte cuenta de que estás en la cola de la caja más rápida en el supermercado.

30. Cuando un niño te da los cinco.

31. El silencio en la parte posterior de la biblioteca de tu ciudad.

32. Cuando un extraño se ofrece a tomar una foto de ti y tus amigos para que todos puedan estar en la foto juntos.

33. La alegría de ver una foto de ti y que te encante.

34. Cuando un vídeo en Internet comienza sin mostrar un anuncio primero.

35. Alcanzar un logro por el que has estado trabajado gradualmente y con diligencia.

36. Ser capaz de darle a alguien alguna buena noticia.

37. Saber en el fondo que has marcado una diferencia en la vida de alguien.

38. La sensación agridulce de terminar un libro muy bueno.

39. Dormir al lado de alguien a quien realmente amas.

40. Quedar dormido apenas te acuestas.

Esta presente… Y sé agradecido

Regularmente Marc y yo respondemos preguntas de nuestros estudiantes que vienen muy estresados por el ajetreo de la vida. “¿Qué debo hacer ahora?” Nos preguntan. Siempre empezamos con una sugerencia similar:

Ahora mismo, es momento de “…”

Ese espacio en blanco denotado por “… ” no es un error. Ese espacio representa una presente necesidad de silencio.

El silencio es el espacio. El silencio trae la conciencia.

Entre más silencioso eres, más puedes oír tus pensamientos, y más puedes apreciar la bondad que ya es tuya. En tu interior, sabes que esto es cierto. Piensa por un momento…

¿Con qué frecuencia experimentaste alguno de los 40 “momentos perfectos” mencionados anteriormente? Y ¿Cuántas veces olvidaste apreciar ese momento por lo que vale?

Si la respuesta es “demasiado a menudo,” eso está bien. A todos se nos olvida a veces. Deja que este post te sirva como un positivo recordatorio.

En última instancia, la clave es dejar suficiente espacio en tu vida para disfrutar del espacio entre las conmociones.

Respira profundamente. Mira alrededor.

Y da las gracias.

Vivir MejorLas personas a menudo le dicen a Regina Brett lo bien que se ve para su edad.

Brett escribió las lecciones de vida de abajo la noche anterior a su cumpleaños número 45, luego de haber sido diagnosticada con cáncer de mama.

Durante esta última década, estas lecciones se han hecho virales en Internet en medio de acusaciones de que en realidad tiene 90 años.

Ella en realidad tiene 54 años; no 90. Por suerte, se tomó con humor esta tergiversación, sabiendo cuántas vidas había tocado.

Sea cual sea su edad, estas lecciones universales son buenas para cualquiera que necesite un pequeño recordatorio de lo que es importante en la vida.

1. La vida no es justa. Pero igual es buena.

2. En caso de dudas, sólo toma el siguiente paso.

3. La vida es demasiado corta para perder el tiempo odiando a alguien.

4. No te tomes a ti mismo demasiado en serio. Nadie lo hace.

5. Paga tus tarjetas de crédito cada mes.

6. No tienes que ganar cada discusión. Acuerda en estar en desacuerdo.

7. Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.

8. Ahorra para el retiro, comenzando con tu primer salario.

9. Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

10. Haz las paces con tu pasado para que no arruine tu presente.

11. Está bien permitir que tus hijos te vean llorar.

12. No compares tu vida con la de los demás. No tienes ni idea de cómo es su viaje.

13. Si una relación tiene que ser secreta, no deberías estar en ella.

14. La vida es demasiado corta para largas fiestas de lástima. Mantente ocupado viviendo, o mantente ocupado muriendo.

15. Puedes atravesar cualquier cosa si te quedas en el presente.

16. Un escritor escribe. Si quieres ser un escritor, escribe.

17. Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz. Pero la segunda depende de ti y de nadie más.

18. Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un no como respuesta.

19. Enciende las velas; usa sábanas bonitas; ponte lencería cara. No ahorres para una ocasión especial. Hoy es esa ocasión especial.

20. Prepárate de más, y luego ve con la corriente.

21. Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo para vestir de morado.

22. El órgano sexual más importante es el cerebro.

23. Nadie está a cargo de tu felicidad más que tú.

24. Encuadra todos los llamados “desastres” en estas palabras: “En cinco años, ¿importará?”

25. Perdónale a todos, todo.

26. Lo que otras personas piensen de ti, no es asunto tuyo.

27. El tiempo lo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.

28. Por más buena o mala que una situación sea, cambiará.

29. Tu trabajo no cuidará de ti cuando estés enfermo. Tus amigos sí. Mantente en contacto.

30. Cree en los milagros.

31. Cualquier cosa que no te mate realmente te hace más fuerte.

32. Llegar a viejo es mejor que la alternativa – morir joven.

33. Tus niños sólo tienen una niñez. Hazla memorable.

34. Sal todos los días. Los milagros están esperándote en todas partes.

35. Si todos tiráramos nuestros problemas en una pila y viéramos los de todos los demás, agarraríamos los nuestros de vuelta.

36. No audites la vida. Preséntate y saca lo mejor de ella ahora.

37. Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o te de alegría.

38. Todo lo que verdaderamente importa al final es eso que amaste.

39. La envidia es una pérdida de tiempo. Ya tienes todo lo que necesitas.

40. Lo mejor está aún por venir.

41. No importa cómo te sientas, levántate, vístete, y preséntate.

42. Respira profundamente. Eso calma la mente.

43. Si no lo pides, no lo obtendrás.

44. Se flexible.

45. La vida no está atada con un lazo, pero igual es un regalo.

fines de semanaTu gran activo profesional es tu cerebro creativo. Pero aquí está el problema: tu cerebro creativo se sobrecarga, estresa y es menos efectivo cuando no le das el descanso necesario.

Si quieres envolverte en una tarea creativa mental, debes encontrar momentos de desconexión estratégica y decisiva.

Piensa en el cerebro creativo como un músculo. Como cualquier otro, necesita desesperadamente tiempo para descansar. Cuando el músculo disfruta de tiempo de recuperación se vuelve más fuerte.

¿La prescripción? Necesitas no pensar en el trabajo.

Tu propio (mal) ejemplo. ¿Recuerdas que una vez estabas atrasado en las fechas de entrega y pasaste tanto tiempo trabajando como lo hiciste en la semana? Te comprometiste a ponerte al corriente para que pudieras comenzar desde cero el lunes ¿verdad?

Pero, ¿qué tan “fresco” estabas? Lo más seguro es que tu cerebro creativo se sentía cansado y apático cuando iniciaste la semana. Si de verdad quieres tener una perspectiva fresca y hacer las cosas bien, debes crear momentos de desconexión mental de tu trabajo.

Aquí hay algunas ideas sobre cómo no pensar en el trabajo.

1. Establece reglas

Si quieres que tu músculo creativo descanse necesitas soltarte por completo. Establece un horario, de preferencia 24 horas, y comprométete a alejarte por completo. Eso significa sin llamadas, sin emails, ni lecturas del trabajo. Sé que es pedir mucho pero si quieres que tu cerebro se recargue de verdad, necesitas apartarte.

2. Planea con tiempo

Termina el trabajo que no pueda esperar. Habla con la gente alrededor tuyo y diles tu plan. Pon un mensaje de voz automático en tu email y contestadora. Piensa en todo lo que podrás juntar en tu mente mientras disfrutas de tu tiempo libre y te protejas proactivamente de ello.

3. Envuélvete en otra cosa

Si quieres alejarte del trabajo entonces adopta otra actividad. Hace mucho estudié karate. Se me hizo invaluable porque requería mucha atención, física y mental. Mi compromiso total con el karate permitió la retirada estratégica del trabajo. Escoge algo que ocupe tu mente (o hasta tu cuerpo). ¡Si ese “algo” es tu familia mucho mejor!

4. Piensa en un mantra

Tu mente invariablemente tratará de regresar al trabajo. No te tortures. Sólo desarrolla una declaración mental: “No voy allí – me voy” No te detengas para escribir ideas. No hagas trampa. Enfoca tu atención en otro lado y continúa con tu tiempo libre.

5. Prepárate para el regreso

Déjame decirte la parte bonita de la historia. Cuando regreses después de ese descanso, ¡volverás más fuerte!

Cuando me tomo todo un fin de semana libre soy el mejor el lunes por la mañana. Mi equipo me mira con una expresión de “¿Y a ti qué te picó?” Soy más creativo los lunes cuando mi cerebro disfrutó de un fin de semana libre de trabajo.

Prepárate para ser el más productivo.

encontrar pazDemasiado que hacer, sin tiempo suficiente para hacerlo.

¿Te suena familiar?

Hace veinticinco años, en los albores de la revolución Internet, las personas predecían que nuestros avances tecnológicos eventualmente nos permitirían trabajar menos, por lo que podríamos prestar más atención a lo que es realmente importante en nuestras vidas. Hoy, sin embargo, hay un montón de pruebas de lo contrario.

Puede que podamos hacer el doble en la mitad del tiempo, pero eso es lo que se espera de nosotros ahora; es la nueva base. Además de eso, la tecnología llena nuestro tiempo libre con un sinfín de distracciones; revisar los mensajes de texto, correos electrónicos, Facebook, Instagram, Snapchat, etc., 24/7.

Y así, a pesar de sus beneficios, nuestra tecnología nos hace sentir tan desesperadamente abrumados como nunca.

¿La solución?

Atención plena.

O más concretamente: la atención plena relacionada con la priorización, el dejar ir, y el replanteamiento de nuestros pensamientos.

1. El arte de priorizar con atención plena

En el momento que admitimos que estamos tratando de meter demasiadas cosas (tareas, obligaciones, distracciones, etc.) en un espacio relativamente pequeño (24 horas en un día), se hace evidente que necesitamos limpiar el desorden de nuestros horarios.

La clave es priorizar concientemente.

Presta mucha atención a todas las cosas que hagas hoy; todas las cosas que estás tratando de meter en 24 horas.

¿Cuanta televisión estás viendo a la mañana y a la noche?
¿Los sitios web que estás mirando?
¿Qué juegos estás jugando?
¿Cuánto tiempo estás gastando en mensajes de texto, correos electrónicos, o actualizar tus redes sociales?
¿Cuántas compras en línea estás haciendo?
¿Cuánto tiempo le asignas a la comida, la limpieza y el cuidar de los demás?
¿En que más estás gastando los preciosos minutos de tu día?

Lo que puede que notes al principio es que estás haciendo demasiadas cosas al azar que no necesitas hacer; muchas cosas que sólo desperdician tu tiempo. Entonces puede que también notes que estás sobre-comprometido con demasiadas obligaciones; y que estas obligaciones están acaparando tu vida.

Puedes empezar a recuperar tu tiempo eliminando tantas distracciones y obligaciones innecesarias como te sea posible, y diciendo “no” a las nuevas que se presenten. Es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto, pero lo importante es que te des cuenta de que puedes cambiar la forma de asignar tu tiempo.

A continuación, consulta tu lista de tareas (suponiendo que tengas una): ¿cuántas de estas cosas puedes razonablemente hacer en las próximas 24 horas? Probablemente sólo de tres a cinco, con cordura.

Ahora pregúntate lo siguiente: ¿En qué tarea trabajarías si sólo podrías trabajar en una tarea durante las próximas 24 horas? Esa es tu prioridad #1. Sólo esa tarea.

La verdad es que probablemente no puedas completar todas las cosas en tu lista en un día, y no puedas hacer tus tres a cinco tareas importantes en este momento. Sólo puedes hacer una sola cosa a la vez. Así que enfócate en tu tarea #1 y, una vez que hayas terminado, averigua cual es tu siguiente tarea #1.

Elimina todo lo demás, y enfócate.

2. El arte de dejar ir con atención plena

¿Qué pasa con todas las otras cosas que quieres hacer (o sientes que “deberías” hacer), y que simplemente no puedes hacer? ¿Qué haces con las tareas que no entran en las 24 horas?

Aquí es donde el arte de dejar ir entra en juego.

Tenías demasiadas cosas que querías encajar en tu día, y ahora te das cuenta de esto, por lo que decidiste poner sólo las cosas importantes en tu lista de prioridades. Pero eso significa que es probable que haya algunas cosas que pienses que “deberías” hacer que no van a caber.

¿Entonces que puedes hacer?

Podrías hacer esas cosas mañana. O bien, podrías decidir no hacerlas en absoluto. De cualquier manera, la realidad es que no caben en las próximas 24 horas de tu vida. Y puesto que estas cosas no fueron prioridades, entonces no hay realmente ningún problema.

Un problema sólo surge cuando sientes ansiedad, agobio y frustración porque no puedes poner todo en la lista. Pero tienes que darte cuenta de que tu forma de sentir se basa en tus ideales (de la idea de que deberías ser capaz de hacerlo todo, ser todo para todos, y ser un súper humano) no tu realidad.

Así que tienes que ajustar tus ideales para que coincidan con la realidad. La realidad es que no puedes hacerlo todo hoy. Sólo puedes optar por hacer algunas cosas (las cosas importantes) y todo lo demás tendrá que esperar hasta mañana, o ser eliminado de tu lista.

Puesto que no puedes tener más de 24 horas al día, necesitas ajustar tus ideales.

Enfócate en lo que es realmente importante, y haz lo que puedas hacer hoy.

Eso es suficiente.

Deja ir el pensamiento de que no lo es.

3. El arte de replantear con atención plena

Una vez que tengas tus prioridades mejor manejadas, y hayas dejado ir algunas cosas, es el momento de replantear cómo piensas generalmente sobre el ajetreo que te abruma.

Como seres humanos, lo ocupados que pensamos que estamos amplifica lo abrumado que nos sentimos. Es decir, las historias que nos contamos sobre la vida pueden escalar de forma espectacular, o facilidad, nuestros niveles de estrés. Aquí es donde replantear hace toda la diferencia.

En una sesión de coach reciente, una de nuestras más nuevas estudiantes del curso, Rebecca, una esposa y madre de tres que posee un exitoso negocio de fotografía, nos contó recientemente acerca de cómo replanteó su forma de pensar sobre su vida (lo estoy compartiendo con su permiso):

“Solía describir mi vida como abrumadora y ocupada, pero ya no. Ahora, la veo como excepcionalmente rica e interesante. Me siento animada por los retos que enfrento personal y profesionalmente.

No estoy en la negación y definitivamente estoy agotada al final de la mayoría de los días. Pero ahora es un agotamiento satisfactorio. Hice lo que pude hacer, y lo hice lo mejor posible. Y eso me hace sentir bien.

Por supuesto, hay compromisos difíciles que algunos días se deben hacer, pero eso está bien; los compromisos que debo hacer simplemente iluminan mis prioridades. No puedo hacerlo todo. Pero si puedo dar mi mejor esfuerzo. Y puedo hacer las cosas por las razones correctas. Y puedo hacer que las personas se sientan respetadas y queridas en el camino.”

El punto es que es fácil sentirse abrumado cuando tienes un montón de responsabilidades, compromisos y tareas en tu plato.

La clave es reducir tus prioridades, dejar ir cuando tenga sentido, y entonces encontrar un “replanteo” que te permita ver cómo tu vida no es realmente abrumadora, sino más bien rica e interesante, y sólo tan ajetreada como decidas hacerla.

Vivir MejorA todos nos gustaría ser un poco más felices.

Pero los consejos sobre cómo exactamente aumentar tu felicidad a menudo no están respaldados por la ciencia, a pesar de que hay todo un campo dedicado al estudio de la misma.

Si bien cada uno tiene diferentes cosas que los hacen felices (un taco relleno de cilantro es grandioso para algunos y miserable para otros) investigaciones sobre el bienestar encontraron que las personas más felices tienen ciertos hábitos en común.

Aquí tienes 15 de esos hábitos que puedes practicar todos los días.

1. Incluso una leve deshidratación puede hacer que la gente este de mal humor, así que beber suficiente agua puede hacer que tu humor aumente enormemente.

2. Las personas más felices tienden a desarrollar relaciones significativas con sus amigos, y pasan realmente tiempo con ellos en persona.

3. Introducir más pavor en la vida de las personas ha demostrado que aumenta su bienestar personal. Busca experiencias que te quiten el aliento.

4. Hacer ejercicio regularmente se ha relacionado con un menor número de síntomas de ansiedad y depresión, y también se lo asocia con aumentos a largo plazo de felicidad.

5. Las personas tienden a ser más felices cuando están en la naturaleza.

6. Ofrecerse de voluntario y ayudar a los demás se ha relacionado con la felicidad.

7. Las personas que asisten a más actividades culturales, como obras de teatro o exposiciones de arte, reportan una mayor calidad de vida.

8. Las personas que escuchan y tocan música consistentemente reportan sentirse más felices.

9. Sonreír demostró que aumentar tu bienestar personal, y es aún más efectivo si es genuino.

10. Las personas que escriben un diario sobre sus sentimientos, particularmente por los que agradecen, tienden a ser más felices.

11. El perdón se ha relacionado con más bajos niveles de ansiedad, y un mayor bienestar psicológico.

12. Tener más sexo ha demostrado que hace a las personas más felices, pero tiene un límite; más de una vez por semana no tiene beneficios adicionales.

13. Pasar más tiempo con animales puede hacer a las personas más felices.

14. Las personas que hacen lo que aman y se “pierden” en ello reportaron ser más felices.

15. Meditar unos pocos minutos todos los días demostró que aumenta el bienestar personal. Practica la atención plena.

nunca será tarde¿Cuál es su personalidad? ¿Es usted de los que vive entre sueños o de los que prefiere aterrizar en la realidad y ser objetivo con las situaciones que le suceden en su diario vivir?

Los extremos son malos, porque si se es de los que vive en otro mundo por tener la firme certeza de que “soñar no cuesta nada”, se puede encerrar en un cuento de hadas que nunca va a suceder, simplemente porque dejó al azar aquello que tanto quería, esperando que alguien apareciera para mejorarle su situación.

Pero también quienes viven en una supuesta realidad dinamizada por ellos mismos se construyen obstáculos que solo están en sus mentes, dejando de lado el trabajo que tendrían que hacer para lograr lo que desean. Son aquellas personas que suelen pensar que ya “nacieron pobres” “tuvieron hijos y no pueden hacer nada más” “tienen actividades laborales extensas” o simplemente “no tienen el tiempo necesario”.

Puede que conozca casos de fracasos de familiares o amigos cercanos, sin embargo, si revisa un poco lo que ha sucedido con personas famosas y millonarias en el mundo, encontrará que no necesariamente hicieron su fortuna a los 20 años ni con un capital grande de inversión, algunos de ellos son: Harrison Ford, quien antes de ser ‘Han Solo’ en ‘La Guerra de las Galaxias’ fue carpintero hasta sus 30 años o el caso de Morgan Freeman, quien comenzó a ser reconocido a sus 52 años en la película ‘Paseando a Miss Daisy’ con la que fue galardonado a un ‘Globo de Oro’.

Finanzas Personales recopiló 10 cosas que nunca serán demasiado tarde para hacer, de acuerdo con el portal web Unotv y Lifeder.com. Así que ánimo y a empezar el siguiente día con una nueva intención. Recuerde esta frase:

“Cada mañana volvemos a nacer… lo que hacemos hoy es lo que realmente importa” (Buda)

Nunca es demasiado tarde para…

1. Empezar

No se rinda, siempre va haber tiempo para iniciar con la meta que tiene en mente. Si cultiva este estado mental, encontrará que su productividad y felicidad general aumentan de forma significativa y comenzará a emprender acciones sin esfuerzo ni excusas.

2. Una gran idea

Las personas creativas e innovadoras son las que marcan la diferencia. Cuanto más espere para comenzar su idea o hacer un gran cambio en su vida, más difícil será. El momento correcto es ahora, simplemente céntrese en las soluciones y en los beneficios que estas le traerán.

Recuerde que la mayoría de emprendedores no tienen éxito a la primera y que de los errores se aprende, así que no le tenga miedo a volver a intentar. El fracaso en sí, solo es un estado mental y lo puede concebir como un aprendizaje.

3. Hacer cambios

El cambio para bien, siempre es positivo y nunca es tarde para hacerlo. Cuando está tan centrado en su rutina es difícil ver las cosas desde otra perspectiva. Provocar algún cambio en su vida le permitirá ver las cosas de forma distinta y tener nuevas ideas.

4. Hacer algo extremo

No crea que porque gasta dinero en disfrutar de algunas actividades está cometiendo un pecado, todo lo contrario, esta es una forma de salir de la rutina de liberarse y practicar nuevas cosas. Deje que la adrenalina recorra su cuerpo, goce sin poner su vida en riesgo.

5. Salir de la zona de confort

Cuando se dé la oportunidad de conocer otros espacios y a otras personas se dará cuenta que más allá de su realidad existen diferentes cosas para explorar, un mundo nuevo por recorrer.

6. Hacer el ridículo

Muchas veces nos da pavor lo que las personas puedan decir de nosotros pero esto no debe de importarnos, deje de pensar en lo que los demás puedan pensar o decir de usted, ríase de sí mismo, es la mejor terapia que puede tener.

7. Aprender cosas nuevas

No importa que crea que ya es viejo para aprender algo nuevo, ya sea por hobby o por profesionalización, pues así usted ya tenga una carrera los tiempos cambian y todo se va actualizando. Láncese sin miedo a aprender eso que siempre quiso.

8. Pasar tiempo solo

Disfrute de la soledad.

Tener un tiempo a solas no significa que nadie lo quiere, al contrario, significa que usted se quiere y necesita conocerse más, saber qué le gusta y qué no, saber quién es realmente.

9. Enamorarse

Aunque haya salido lastimado de una relación, no tiene por qué cerrarse a conocer más personas por miedo a caer en un mismo error, quizás no ha conocido a la persona correcta. Además cuando nos enamoramos nos sentimos vivos, más que nunca.

10. Decir “NO”

Esta es la palabra que más nos da miedo decir, pero debe de dejar de temerle. Aprenda a decir NO hasta en las cosas más pequeñas y verá cómo poco a poco se sentirá mejor. Esto lo ayudará a liberarse de problemas o de cosas que usted simplemente no quiere hacer.

gente-exitosaHace unas semanas recibí una tarjeta postal en el correo del director general de Petra Coach, el creador de Align Software y de otro miembro de la Entrepreneurs Organization.

Nunca lo he conocido, pero Andy Bailey y su postal que colgué en mi pared ya han tenido un profundo efecto en mí, han reforzado los valores en los que creo y me recuerdan a diario las actitudes y hábitos que sé que tengo que adoptar con el fin de alcanzar el éxito.

A continuación, las 16 diferencias entre la gente exitosa y la gente que fracasa que Andy Bailey y la postal claman:

1. Aceptan el cambio frente a quienes tienen miedo al cambio

Aceptar el cambio es una de las cosas más difíciles que una persona puede hacer. Con el mundo que se mueve tan rápido y en constante cambio y la tecnología que se acelera más rápida que nunca, tenemos que aceptar lo que viene y adaptarnos, en lugar de temer, negarlo o esconderse de ello.

2. Quieren que los demás triunfen frente a los que esperan en secreto que los demás fracasen

Cuando estás en una organización con un grupo de personas, con el fin de tener éxito, lo tienes todo para tener éxito. Necesitamos querer ver a nuestros compañeros de trabajo lograr el éxito y que crezcan. Si deseas su desaparición, ¿por qué quieres trabajar con ellos?

3. Emanan alegría frente a los que emanan ira

En los negocios y en la vida, siempre es mejor ser feliz y emanar alegría a los demás. Esta se convierte en contagiosa y anima a otras personas a que la emanen también. Cuando las personas son más felices, tienden a estar más centradas y a tener éxito. Si una persona respira ira, pone a todos los que están a su alrededor con un humor horrible, los desmotiva y el éxito no les llega.

4. Aceptan la responsabilidad del fracaso frente a los que culpan los demás por sus fracasos

Donde hay subidas, casi siempre hay bajadas. Ser un líder y un exitoso hombre de negocios siempre significa tener que aceptar la responsabilidad de tus fracasos. Culpar a los demás no resuelve nada, sino que sólo rebaja a las otras personas y absolutamente nada bueno va a venir de ellas.

5. Hablan acerca de ideas frente a los que hablan de la gente

¿Qué fue lo que todos aprendemos en la escuela? Que los chismorreos no llevan a ninguna parte. Gran parte de las veces son falsos y la mayoría de las veces son negativos. En lugar de chismorrear sobre la gente, las personas de éxito hablan de ideas. Compartir ideas con los demás sólo les hace mejor.

6. Comparten información frente a los que la acumulan

Como todos aprendimos en la guardería, compartir es lo que se lleva. En las redes sociales, en los negocios y en la vida, compartir es importante para tener éxito. Al compartir información y datos con los demás, involucra a otros en lo que estás haciendo para lograr el éxito. El acaparar datos e información es egoísta y miope.

7. Dan a la gente todo el mérito por sus victorias frente a los que se llevan el mérito de los demás

El trabajo en equipo es la clave del éxito. Al trabajar con los demás, no te lleves el mérito de sus ideas. Deja que otros tengan sus propias victorias y momentos para brillar, los motivará. Y, a largo plazo, a medida que se desempeñen mejor, mejor te va a parecer.

8. Establecen metas y planes en sus vidas frente a los que no las establecen

Tú no puedes tener éxito sin saber a dónde vas en la vida. Un tablero de la visión de tu vida, un plan de 10 años, un pronóstico a 3 años, un plan estratégico anual y unas listas de metas diarias son herramientas útiles de la gente mega-exitosa. ¡Escribe tus visiones y metas en un papel!

9. Escriben un diario frente a los que dicen que lo tienen pero no escriben nunca

Llevar un diario es una gran forma de anotar ideas rápidas o pensamientos que te vienen a la mente, que vale la pena no olvidar. Escribirlas te puede llevar a algo aún más grande. Puedes incluso utilizar aplicaciones móviles o de su función de Notas de tu teléfono. Pero no te engañes a ti mismo diciendo que llevas un diario y no sigues adelante.

10. Leen cada día frente los que miran la televisión cada día

Leer todos los días te educa sobre nuevos temas. Si estás leyendo un blog, tu revista favorita o un buen libro, se puede aprender y tener más conocimiento a medida que se lee. Ver la televisión, por otro lado, puede ser un buen entretenimiento o un escape, pero raramente vas sacar nada de la tele que ayude a ser más exitoso.

11. Operan desde una perspectiva transformacional frente a los que operan desde una perspectiva transaccional

Los líderes transformacionales van por encima y más allá para alcanzar el éxito en otro nivel. Se centran en el trabajo en equipo, en la motivación y en la colaboración entre las organizaciones. Siempre están mirando hacia el futuro para ver cómo pueden transformarse a sí mismos y a los demás, en lugar de mirar sólo en hacer una venta o generar más ingresos o conseguir algo fuera del camino.

12. Continuamente aprenden frente los que improvisan sobre la marcha

El aprendizaje continuo y la mejora es la única manera de crecer. Tú puedes dar un paso por encima de tu competencia y ser más flexible, ya que tú sabe más. Si improvisas sobre la marcha, podrías estar dejando pasar las oportunidades que te impiden el aprendizaje (e ir creciendo!)

13. Felicitan a los demás frente a los que critican a los demás

Felicitar a alguien es siempre una buena manera de mostrarle que te importa. Un elogio da un impulso natural de energía y es un acto de bondad que te hace sentir también mejor. Criticar produce negatividad y no conduce a nada bueno.

14. Perdonan a otros frente a los que guardan rencor

Todo el mundo comete errores, es humano. La única manera de superar el error es perdonando y seguir adelante. Detenerse en la ira sólo empeora las cosas.

15. Tienen una lista de lo que quieren ser frente a los que no saben que ser

Una lista de lo que quieres ser es una excelente manera de crear una estrategia para el futuro. Quiero ser elegido un día oficial. Quiero ser un conferenciante en TED. Quiero ser el CEO de una startup. Quiero ser un gran padre y esposo.

La gente fracasada no tienen ni idea de lo que quieren ser. Si no sabes lo que quieres ser, ¿cómo puedes lograr el éxito? ¿Qué quieres ser?

16. Tienen gratitud frente a los que no aprecian a los demás y al mundo que les rodea.

Los momentos de gratitud, todos y cada uno, transforman mi vida cada día, y sin duda, me han hecho más exitoso y más feliz. La gente que te está agradecida a menudo son los que tienen un papel muy importante en tu éxito. A

segúrate de dar las gracias a todos los que entran en contacto contigo y camina con un espíritu de gratitud y reconocimiento, e incluso admiración, sobre el mundo que te rodea. La gratitud es la clave final para tener éxito en los negocios y en la vida.

señalesA veces las cosas sólo necesitan caer de tu plato.

Lo dije antes y lo diré de nuevo: estar ocupado es una enfermedad.

Piensa en tu vida y en las vidas de los que están cerca de ti. La mayoría de nosotros tenemos una tendencia a hacer todo lo que podamos; llenando cada minuto despierto con eventos, extravagancias, tareas y obligaciones.

Pensamos que hacer más nos hará tener más satisfacción, éxito, etc. Cuando a menudo es exactamente lo contrario.

Menos puede ser mucho más gratificante en el largo plazo. Pero estamos tan fijados en nuestros caminos que no podemos ver esto.

Y entonces…

• Cuando trabajamos, cambiamos de una tarea a otra rápida y continuamente, o hacemos malabares con varias cosas a la vez hasta el final del día… y aún así sentimos como que no hemos hecho lo suficiente.

• Cuando finalmente nos tomamos un descanso para hacer un poco de ejercicio saludable, tendemos a esforzarnos tanto como podamos… hasta que quedamos agotados y doloridos, y menos propensos a hacer ejercicio mañana.

• Cuando vamos a un buen restaurante, queremos probar todos los aperitivos, bebidas y entrantes, disfrutando de la mayor cantidad de delicadezas posibles… y nos vamos sintiéndonos hinchados, a veces incómodos, y entonces nuestra cintura se extiende.

• Cuando viajamos a una nueva ciudad, queremos verlo todo; cada punto famoso; por lo que lo hacemos hasta lo físicamente posible… y volvemos a casa de nuestro viaje totalmente agotados.

¿Cómo podemos domar nuestro impulso de hacer demasiado?

Simplemente enfócate más en hacer menos en cada paso del camino.

Se conciente de la necesidad de sobre-hacer cosas.

Me llevó un tiempo lograr hacer esto, pero lo estoy consiguiendo…

• Cuando estoy trabajando, hago una sola cosa a la vez con un especial enfoque. Y cuando me descubro a mí mismo haciendo multitarea o sintiéndome abrumado, limpio todo de mi plato y hago una lista con sólo una a tres tareas claves que absolutamente necesito completar al final del día. Y sí, a veces esta lista es tan sólo una cosa, porque eso me ayuda a enfocarme en lo que es realmente importante y no sentirme abrumado.

• Cuando fui al gimnasio hace dos días, tuve el impulso de empujarme a mi mismo al máximo. Me di cuenta de esto y en su lugar decidí dejar que el impulso se vaya. Hice un sólido entrenamiento de 45 minutos, pero dejé algo de combustible en mi tanque. Ayer, volví al gimnasio e hice otros 45 minutos a un ritmo similar. Esta mañana, me hubiera gustado hacer lo mismo, pero decidí tomar un trote ligero. Mi régimen de ejercicio es sostenible, y es por eso que rara vez me lastimo o falto un día.

• Cuando voy a un buen restaurante, no trato de probar y comer tanto como me sea posible. Más bien, dejo la mesa satisfecho, pero no hinchado. Como menos de lo que solía. Esto es algo con lo que todavía tengo problemas a veces, porque no es fácil. Se necesita práctica. El resultado, sin embargo, es que me siento significativamente mejor después de cada comida, y mi cintura me lo agradece.

• Cuando viajo a una ciudad nueva, no trato de hacerlo todo. Elijo algunas cosas que hacer, y me tomo mi tiempo. Entonces dejo la ciudad sabiendo que hay mucho que ver en mi próxima visita – me dejo a mi mismo queriendo más de esa cosa maravillosa.

De todos modos, espero que te unas a mí en este viaje.

Hagamos un poco menos… y hagamos que eso menos cuente aún más.

Aquí tienes cinco señales de que ahora es el momento adecuado para hacer precisamente eso:

1. Te sientes abrumado por todo lo que tienes que hacer.

Recuerda, sobre-comprometerte es el error más grande que la mayoría de la gente hace, que hace a la vida estresante y abrumadora.

Es tentador rellenar cada momento del día con las tareas de tu lista de tareas pendientes, eventos, obligaciones y distracciones. No te hagas esto. No puedes hacerlo todo. Tienes que dejar a algunas cosas IR!

2. Estás tratando (consciente o inconscientemente) de ser sobrehumano.

Otro problema importante que mantiene a tantos de nosotros atascados en un ciclo debilitante de ocupación, es la fantasía en nuestras mentes de que podemos ser todo para todos, en todas partes a la vez, y un héroe en todos los frentes. Pero, por supuesto, eso no es realidad.

La realidad es que no somos Superman o Wonder Woman – somos humanos, y tenemos límites. Tenemos que dejar ir esta idea de hacer todo, complacer a todos, y estar en todas partes a la vez. Vas a hacer algunas cosas bien, o hacer todo mal. Esa es la verdad.

3. No tienes tiempo para apreciar el espacio en tu día.

Tu vida no es sólo sobre las cosas que haces; también es sobre el espacio abierto que hay entre esas cosas. Eso significa que el espacio en sí es algo para ser apreciado también.

Así, por ejemplo, si pasas la mañana meditando y leyendo, la mañana no sólo es valiosa por la meditación y la lectura; el espacio alrededor de esas dos actividades también es increíble. El tiempo dedicado a caminar hacia tu alfombra de meditación, o encontrar tu libro, o dar vuelta las páginas, o verter una taza de té, o sentarse y ver el amanecer… estos pequeños espacios abiertos son tan importantes como cualquier otra cosa.

Ponte un ritmo para no apresurarte de una cosa a la otra, pero también ve y aprecia los espacios de en medio.

4. Has perdido la noción de tus prioridades.

Las prioridades no se hacen automáticamente.

Tienes que hacer tiempo para lo que es importante para ti; tiempo con tu pareja, tiempo con tus hijos, tiempo para crear, tiempo para aprender, tiempo para hacer ejercicio, etc. Empuja todo lo demás a un lado para hacer tiempo. Al decir no a más cosas que suenan realmente emocionantes, llegas a decir sí a más cosas que son realmente importantes.

5. Tu espacio físico es un lío desordenado.

Si no tienes suficiente tiempo para mantener tu espacio físico organizado, estás haciendo demasiadas cosas equivocadas. Punto. Y hay una buena probabilidad de que estés comprando demasiadas cosas equivocadas también.

Ordenar tu espacio físico puede conducir a un espacio mental menos desordenado; el desorden innecesario tira de nosotros y nos distrae en más maneras de las que a menudo reconocemos. Así que recuerda, la cuestión de lo que quieres presente en tu espacio físico contigo es esencialmente la cuestión de cómo deseas vivir tu vida.

Vivir MejorCuando pienso en la gratitud, creo que trata sobre mostrar aprecio por las personas que hacen la vida grandiosa; tu pareja, tus padres, tus compañeros de trabajo que siempre están ahí para oír tus quejas sobre tus otros compañeros de trabajo.

¡Gracias chicos!

Pero, al parecer, hay otra persona que necesita tu apreciación, tanto o más que el resto de esas personas: Tú.

No te pongas impaciente. No necesitas abrazarte a ti mismo ni escribirte notas de amor (a menos que lo desees); sólo tienes que reconocer el esfuerzo que estás haciendo tratando de ser la persona que quieres ser.

Esto según Janice Kaplan, autora de “The Gratitude Diaries,” un libro que narra sus esfuerzos para practicar más la gratitud durante un año en diferentes áreas de su vida, desde su matrimonio hasta su carrera.

Hacia el final del libro, Kaplan recuerda reunirse con el entrenador físico de un amigo que incorpora este tipo de auto-gratitud en su trabajo con sus clientes. El entrenador le dijo a Kaplan que se diera las gracias todos los días, específicamente por sus esfuerzos para ser más saludable.

“Dedica cinco minutos de tu día a creer que puedes hacerlo y estar agradecida por poder hacerlo,” el entrenador le dijo a Kaplan.

“Si en todo lo que estás pensando es que necesita perder peso, no recordarás estar agradecida por lo fuerte que eres, agradecida por poder comprar comida saludable, agradecida por el clima precioso y poder tomar un paseo.”

De acuerdo con el entrenador, auto-agradecerse es más motivador que sentirte triste por cuánto pesas o cómo te ves. Kaplan comenzó dejando una nota en el mostrador de su cocina que decía “fuerte” en una cara y “Gracias, soy fuerte!” en la otra.

Kristin Neff, una psicóloga e investigadora líder en el campo de la auto-compasión, llama a este tipo de comportamiento “auto-apreciación.” Mientras que la auto-compasión en general se refiere a hacerle frente a los fracasos y contratiempos, la auto-apreciación implica celebrar nuestras mejores cualidades.

En un artículo (en Inglés) de su blog, Neff escribe que muchas personas están preocupadas por sentirse inútiles o narcisistas. Pero Neff dice que deberías apreciar tus buenas cualidades de la misma forma que alabas los rasgos positivos de un amigo.

Además, no tienes que expresar este agradecimiento en voz alta; tener pensamientos de agradecimiento sobre ti mismo debería ser suficiente.

Cuando Kaplan visitó la oficina de Business Insider en agosto, nos dijo porqué es importante ser agradecido con nosotros mismos en el contexto de tus logros profesionales:

“Realmente no quieres tener gratitud sólo en el espejo retrovisor. Así que tómate un momento ahora mismo, di, ‘Hey, esto es lo que hice hoy, esto es lo que hice este año. Tal vez no es exactamente lo que quería, tal vez no estoy todavía donde quisiera estar, pero estoy bien. Hice lo mejor que pude hasta el momento.'”

Al igual que el entrenador, Kaplan cree que estar agradecido contigo mismo por lo que has logrado, es la inspiración que necesitas para lograr aún más.

“Cuando te das ese impulso positivo,” dijo, “te ayuda a seguir adelante y a hacerlo mejor en el futuro.”

relajarteEstá comprobada la gran importancia que tienen las vacaciones para todos quienes trabajan.

Sin embargo, hay un sector que, debido a las obligaciones que implica su labor, las deja de lado, no sin sufrir las consecuencias de esa decisión: los emprendedores.

Cuando trabajas como empleado sabes que todos los meses recibirás tu sueldo, pues firmaste un contrato. Algo similar sucede con las vacaciones que llegarán en un momento determinado. Sin embargo, para las personas que crean sus propios negocios la situación es distinta; siempre están ocupados y no pueden dejar sus obligaciones de lado, porque gran parte de su funcionamiento depende de él.

Lo que muchos no saben es que además de descanso, las vacaciones representan el periodo donde más aflora la creatividad. Por el contrario, sin ellas, puedes tomar malas decisiones, la creatividad se bloquea y terminas viendo todo difuso.

Para facilitarte las cosas, aquí hay algunas actividades que no requieren de tanto tiempo y que te permitirán descansar sin alejarte de tus negocios. Toma nota ¡y relájate!:

Lee un buen libro

No otro acerca de marketing o liderazgo, sino que uno de ficción que te saque de este mundo. Puede ser algo de autores como Ken Follet o Stieg Larsson por ejemplo o uno de la saga de Harry Potter o de El Señor de los Anillos, si es que eres fan. Cualquier cosa que motive tu imaginación y te haga pasar un rato agradable.

Ve a una cafetería

En esos lugares puedes encontrarte y conocer gente interesante. Prefiere alguna cafetería local, algo más cercano que las grandes cadenas donde te encontrarás con ejecutivos.

Ve al cine

Puedes elegir cualquier horario, a las dos de la tarde por ejemplo hay menos gente. Escoge la tarde en que tengas menos actividades agendadas y ve alguna buena película que te distraiga.

Disfruta de algún pasatiempo

Tocar algún instrumento musical, jugar golf, tenis, o aprender jardinería, lo que sea que te agrade. También puedes jugar juegos mentales o de mesa, o hacer rompecabezas.

Relájate en un spa

Toma un masaje y relájate durante toda una tarde. Date aunque sea una hora sólo para ti y consentirte, te ayudará a mejorar tu desempeño y mantenerte motivado.

Júntate con amigos

Aprovecha estas reuniones para conversar de algo que no sea negocios. También puedes elegir algún juego de salón divertido, la idea es reírse y olvidarse aunque sea un tiempo del trabajo.

Pasa tiempo con tu familia

Si tienes hijos, tómate un tiempo para jugar y divertirte con ellos. Ten una cita con tu pareja y procura que, mientras estés con tus familiares, no contestes llamadas del trabajo ni revises tu correo. Darles tiempo de calidad también te servirá a ti.

Haz ejercicio

Dedica por lo menos media hora al día para ejercitarte. Puedes correr en el parque o tal vez ir a un gimnasio, el punto es que te mantengas saludable y en forma. Esto te ayudará a no sólo mejorar tu salud, sino que tu ánimo, tu autoestima y también para deshacerte de la energía negativa.

inteligencia emocionalHoy la simplifico en 4 puntos, para que cada uno pueda determinar su coeficiente emocional y qué tan cerca te encuentras de pertenecer a la pequeña élite de líderes.

1. ¿De dónde viene y por qué es tan importante la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional comenzó a ganar popularidad en la década de los 90 con las publicaciones del periodista-psicólogo estadounidense Daniel Goleman, a quien hoy en día reconocemos como una de las máximas autoridades en el tema.

Sin embargo, él comenzó solo como divulgador, eso sí uno excelente, de las investigaciones de los psicólogos Peter Salovey (Yale) y John Mayer (Universidad de Yale de New Hampshire). El tema causó una verdadera revolución en el mundo de los negocios, que hoy en día se afirma que si hay dos personas igualmente capaces a nivel intelectual, la que sacará ventaja será la que tenga un coeficiente emocional más alto.

“Los factores que mejor ‘discriminan‘, entre un grupo de personas igualmente inteligentes, a quienes mostrarán una mayor capacidad de liderazgo, no son el coeficiente intelectual ni las habilidades técnicas, sino las relacionadas con la Inteligencia Emocional”. 

– Daniel Goleman –

2. ¿Cómo saber si eres una de las personas que va a destacar por su inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es una destreza que permite monitorear tus emociones, diferenciarlas y emplear esa información para guiar tu forma de pensar y de actuar. En otras palabras, de usar tus sentimientos para resolver problemas laborales y ser más efectivo en el puesto de trabajo. La inteligencia emocional te da, entre otros, la capacidad de:

• Motivarte a ti mismo.
• Tomar conciencia de tus miedos y manejarlos.
• Perseverar en el empeño, superando las frustraciones que aparezcan en el camino.
• Controlar tus impulsos.
• Ser capaz de abstenerte de algo hoy, porque sabes que la recompensa a largo plazo será mayor.
• Regular tus estados de ánimo.
• Evitar que la angustia te bloquee la razón.
• Desarrollar los hábitos que sabes que favorecen tu productividad.
• Interpretar y enfrentar los sentimientos ajenos, incluidos los desagradables sin llegar a herir.
• Desarrollar empatía y confianza con los demás
• Trabajar bien en equipo.
• Engancharte con tu trabajo diario.

Toda esta maravilla se se mide a través del coeficiente emocional y para lograrla tienes que desarrollar 2 de los 8 componentes del modelo de las inteligencias múltiples del científico Howard Gardner:

• La inteligencia intra-personal (hacia adentro)
• La inteligencia inter-personal (hacia afuera)

3. ¿Eres inteligente a nivel intra-personal?

La inteligencia intra-personal está asociada a la interacción contigo mismo y a tu capacidad de conocer tu propio carácter, que es una tarea que suena más fácil de lo que en realidad es.

Eres bueno en este campo si…

• Reconoces y comprendes tus propios deseos, lo que te motiva, lo que se convierte en detonante y cómo se gestan tus intenciones.
• Conoces los valores, talentos y fortalezas, que necesitas para producir un desempeño sostenido.
• Enfrentas tus miedos.
• Elaboras tus sentimientos en lugar de suprimirlos y actúas como si no hubieran pasado.
• Etiquetas tus emociones (como el la película de Inside- Out) y usas esa información para entender y regular tu propio comportamiento.
• Analizas tu propia conducta.
• Te comprendes y trabajas bien contigo mismo. Si sueles decir “es que no me entiendo ni yo”, no harás muchos puntos aquí 😉

Al desarrollar habilidades intra-personales consigues un modelo viable y efectivo de ti mismo. Te vuelves capaz de auto-regularte, de ponerte en situaciones que resulten favorables y logras evitar o manejar las que no te convengan. Todo esto aumenta tus posibilidades de ascenso y bonificación, y te lleva a la cúpula del liderazgo.

4. ¿Eres inteligente en el plano inter-personal?

La inteligencia inter-personal, la que va hacia afuera, es la que te ayuda a notar y entender las intenciones, motivaciones y deseos de los demás.

Tienes un coeficiente emocional alto en este campo si…

• Te comunicas con otros teniendo en cuenta sus diferentes estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y habilidades… Ojo, no los tuyos.
• Conoces los talentos y fortalezas de los que te rodean y los utilizas para el bien común.
• Puedes asumir diversos roles dentro de grupos, ya sea como líder o como un miembro más del equipo.
• Ves distintos puntos de vista y aprecias valores y opiniones diferentes a las tuyas.
• Estableces amplias redes sociales con facilidad.
• Sabes comunicarte con las personas y también “leerlas”.
• Tienes capacidad de convocatoria y enganchas a la gente a tu alrededor.

Si tienes habilidades interpersonales notables cuentas con una alta percepción de los sentimientos y estados de ánimo de los demás. Eres de buen trato, te mueves como pez en el agua con las personas y despiertas la simpatía de jefes, pares y colaboradores, lo cual también incrementa tus posibilidades de ascenso y bonificación, y por supuesto, de ascender en la escala organizacional.

Desde cualquier ángulo resulta buen negocio trabajarle a la inteligencia emocional. Al final, vas a estar más a gusto contigo mismo, con los demás y aumentarás las posibilidades de una promoción laboral y obtener más ingresos. Sobra decir que para las organizaciones tener Millennials inteligentes emocionalmente equivale a tocar el cielo con las manos.

influir“En una forma suave, usted puede sacudir el mundo.” – Mahatma Gandhi

Este artículo fue inspirado por un breve correo electrónico que recibimos esta mañana de una estudiante nueva del curso:

Estimados Marc y Angel,

Soy madre soltera de dos adolescentes maravillosos, y también soy una abogada de violencia doméstica (bastante apasionada). Aunque me han dicho que hago un buen trabajo en ambos frentes, deseo hacer una diferencia más grande. Hay tantos cambios y crecimiento positivo que siento que podría inculcar en mis niños y en el mundo en general si pudiera encontrar la forma persuasiva correcta. ¡Desearía que hubiera una manera de abrir los ojos de la gente a las posibilidades que veo! ¿Tienen alguna historia o lección relevante que puedan compartir?

Sinceramente,
Una estudiante que se preocupa

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que quieran influir positivamente en otros):

Estimada estudiante que se preocupa,

Es hora de una corta historia sobre la vida…

En 1955, Ella Fitzgerald tenía una carrera musical profesional que duró casi dos décadas. Era una música de jazz aclamada por la crítica, y sin embargo, era apenas conocida por el público en general porque era una afroamericana haciendo cosas increíbles en un momento cuando la segregación racial en los Estados Unidos seguía expandiéndose.

Así que a pesar de su innegable talento y elogios, era increíblemente difícil para Ella dar espectáculos en lugares que atraían principalmente audiencias blancas. Sin embargo, no dejó que eso la detuviera, y con las probabilidades totalmente en contra de ella, se fijó en actuar en Mocambo en Los Ángeles, que era probablemente el club de jazz más famoso de la costa oeste de la época.

Previsiblemente, el dueño del club, Charlie Morrison, rechazó a Ella, una y otra vez. Él trató de ser amable, pero simplemente se negaba a sufrir las potenciales consecuencias de reservar para una artista afroamericana. “No sólo podría olvidarme de la venta de entradas de la noche, sino que tenerte actuando aquí también podría dañar la marca de mi club a largo plazo,” le dijo.

Sin embargo, Ella no renunció a su objetivo. Ella creía firmemente que actuar en Mocambo podría ayudarla a entrar en la escena musical principal. Pero ahora se había dado cuenta de que iba a necesitar ayuda. Así que agarró el teléfono y confesó su meta y frustraciones a su amiga y fan, Marilyn Monroe. Marilyn era una de las estrellas de cine blancas más adoradas de la década del 50.

Marilyn estaba horrorizada por lo que había oído. Tan pronto como colgó con Ella, agarró el teléfono y llamó a Charlie de Mocambo. ¡Ella le pidió que reservara para Ella inmediatamente! Pero volvió a negarse, y reiteró sus temibles razones. Así que Marilyn persuasivamente endulzó el trato. “Charlie, si haces que mi amiga Ella haga el acto principal en Mocambo durante una semana entera, me sentaré en la primera fila cada noche que Ella esté allí,” dijo.

En ese momento Charlie tuvo que considerar la oferta. Sabía que recibiría una cantidad ridícula de atención mediática si anunciaba que Marilyn Monroe estuvo en la casa todas las noches durante una semana entera. “¡La prensa se volverá loca por esto!” le aseguró Marilyn. Charlie estaba convencido, por lo que aceptó hacer de Ella el acto principal en Mocambo durante una semana entera.

Como prometió, Marilyn se sentó al frente y al centro todas las noches que Ella actuó. A pesar de todo el racismo generalizado de la era, el club estuvo lleno a máxima capacidad cada noche. Y la multitud de gente emocionada que inicialmente se había abarrotado en el club de jazz para ver a Marilyn, rápidamente se enamoró de las poderosas actuaciones de Ella.

Esa semana de actuación lanzó la carrera de Ella Fitzgerald a la estratosfera y aseguró su lugar en Hollywood como una estrella de la música bona fide. Nunca volvió a actuar en un club pequeño… y fue gracias a su determinación, su increíble talento y la ayuda persuasiva de una amiga y fan llamada Marilyn Monroe.

Recuerda:

Puede que no tengamos la fama influyente de Marilyn Monroe o el talento musical de Ella Fitzgerald, pero igual podemos aprender mucho de lo que estas dos personas inspiradoras pudieron hacer en Mocambo hace más de 60 años.

Cuando deseamos inspirar un cambio positivo en la vida de nuestros seres queridos, o en las vidas de las masas, persuadiéndolos e influenciándolos para ver el mundo de otra manera, primero debemos reconocer dónde reside nuestro poder (nuestros puntos de influencia) y luego anticipar y contrarrestar las objeciones a nuestras propuestas con soluciones prefabricadas que son básicamente demasiado dulce para rechazar.

Aunque una estrategia como esta requiere trabajo extra, crea un escenario de ganar-ganar que está lejos de capitular. Es trabajar respetuosamente dentro de los límites de un sistema de pensamiento para ayudar al sistema a cambiar y mejorar con el tiempo.

Y por nuestros esfuerzos, es posible que no obtengamos asientos en primera fila en Mocambo para ver a Ella Fitzgerald, pero estaremos haciendo una diferencia positiva en la vida de las personas y haciendo avanzar el mundo de una manera increíble.

Sinceramente,
Marc y Angel

genteCiertas maniobras permiten entablar una relación con un desconocido. Ganarse su confianza. Lograr que se sienta cómodo. El FBI lo sabe bien.

Sus agentes utilizan diversas estrategias para lograr un vínculo estrecho con un testigo, un delincuente o hasta un potencial asesino. Se trata de conseguir una declaración, de que el interrogatorio se vuelva una charla entre pares.

Robin Dreeke, ex jefe del programa de Análisis de Conducta -que estudió las relaciones interpersonales por casi 30 años- detalló a la revista Timequé mecanismos ayudan a crear una conexión cercana con un interlocutor que no se conoce.

Secretos que no solo son útiles para el FBI, sino que son extrapolables a todas las relaciones humanas.

1. No juzgar al otro

Hacer preguntas. Escuchar. Explorar los pensamientos y opiniones más recónditas de otras personas, pero nunca juzgarlas por sus puntos de vista, más allá de que contradigan nuestros pareceres.

“La estrategia número uno que mantengo constantemente en mi mente con todo el mundo con el que hablo es la validación sin juicio. La gente no quiere ser juzgada en ningún pensamiento u opinión que tenga o en cualquier acción que tome. Eso no significa que estés de acuerdo con alguien. La validación es tomar el tiempo para entender cuáles son sus necesidades, deseos, sueños y aspiraciones”, explicó Dreeke.

2. Suspender su propio ego

La mayoría de las personas se desespera por señalar cuándo el otro está equivocado para, de ese modo, sorprenderlos con su sabiduría, aunque no sea una actitud en la que convenga incurrir. “La suspensión del ego consiste en poner tus propias necesidades, deseos y opiniones a un lado”, sostuvo el especialista.

3. Cómo ser un buen oyente

Saber escuchar es una de las habilidades vitales a la hora de crear una conexión de confianza con un desconocido.

¿Cuál es el secreto para transformarse en un buen oyente? De acuerdo al ex agente del FBI, se debe dejar de pensar en lo que se dirá a continuación para enfocarse en lo que está expresando la otra persona. “Cuando pienso en mi respuesta, estoy escuchando a medias lo que me están diciendo porque realmente estoy esperando la oportunidad de contar mi historia,” puntualizó.

4. La mejor pregunta para hacer

“¿Qué clase de desafíos tuviste en el trabajo esta semana?”. Mostrar interés por las actividades del otro hace que se sienta importante.

“Todo el mundo tiene desafíos. Hace que la gente comparta cuáles son sus prioridades en la vida en ese momento”, precisó Dreeke. A su vez, un pedido sincero de un consejo cuando ya la charla avanzó puede ser útil para fortalecer el vínculo inicial.

5. Cómo acercarse a un desconocido sin asustarlo

Según el especialista, la clave radica en expresar, en primer lugar, que se dispone de poco tiempo.

“Cuando la gente piensa que te vas pronto, se relajan. Si te sentás junto a alguien en un bar y le decís: ‘Hola, ¿puedo comprarte una copa?’, sus escudos se elevan. Piensa algo así como ‘¿Quién sos, qué querés y cuándo te vas?’. Por eso, ‘cuándo te vas’ es lo que tenés que responder en los primeros segundos”.

6. El lenguaje corporal ideal

Las palabras deben ser positivas, libres de ego y juicio, pero también necesita de un lenguaje no verbal que lo acompañe:

– Sonreír. “Es una gran manera de generar confianza.”
– Cuando se habla, mantener el ángulo de la barbilla hacia abajo para que el interlocutor no sienta que “se lo mira por encima.”
– Para no intimidar, no hablar siempre de frente. Se recomienda estar levemente inclinado hacia su posición.
– Mantener las palmas arriba mientras se habla es otra de las recomendaciones. Quiere decir “estoy abierto a tus ideas.”
– Las compresiones de labios y cejas transmiten estrés. Se aconseja cada tanto arquear las cejas ya que es una muestra de interés hacia lo que dice el otro.

7. Cómo tratar con alguien en quien no se confía

¿Qué se debe hacer cuando se siente que alguien está usando estos métodos para tratar de manipular?

De acuerdo a Dreeke, hay que preguntar en forma directa -aunque no hostil- cuáles son sus verdaderos objetivos en esa charla. “Siempre trato de aclarar los objetivos. Me detengo y digo: ‘Me estás lanzando muchas buenas palabras. Obviamente sos muy hábil en lo que estás haciendo. Pero lo que realmente me interesa… ¿Cuál es tu objetivo? ¿Qué estás intentando lograr?”

Vivir MejorAcurrucarte junto a tus hijos a leerles un cuento antes de dormir no sólo ayuda a crear un vínculo con tu pequeño.

Sabemos desde hace tiempo que leerles a los niños es una gran manera de enseñarles a aprender a leer por sí mismos. Pero investigaciones recientes sugieren que la hora del cuento puede tener otros beneficios también.

Aquí tienes cuatro razones por las que leerles a los niños (sobre todo cuando se hace regularmente) podría ser crucial para su éxito.

Estimula las partes del cerebro asociadas con el procesamiento visual

Un estudio de agosto 2015 destacado por The New York Times descubrió una mayor actividad en las áreas de los cerebros de los niños asociadas con el procesamiento de imágenes.

Eso les dijo a los investigadores que, incluso cuando los niños no son los que leen, igual se imaginan los lugares sobre los que están escuchando.

“Cuando los niños están escuchando historias, las imaginan con el ojo de sus mentes,” John S. Hutton, investigador en la Cincinnati Children’s Hospital Medical Center y autor principal del artículo, le dijo a The Times.

Es diferente a simplemente hablar con ellos

Otro reciente estudio observó que leerles en voz alta a los niños los expone a más palabras de las que escuchan en las charlas cotidianas.

Y con más vocabulario proviene de una variedad de estructuras de oraciones que por lo general no se usan en las conversaciones.

Puede aumentar su capacidad para procesar información

Un estudio del 2014 basado en datos de niños australianos de 4 y 5 años de edad encontró que (incluso teniendo en cuenta factores tales como los niveles de ingresos y educación de sus padres) los niños cuyos padres dijeron que les leían al menos seis días a la semana obtuvieron altas calificaciones en las pruebas nacionales diseñadas para medir el entendimiento y la comprensión que aquellos cuyos padres dijeron que les leían sólo una o dos veces a la semana o menos.

Los diferentes resultados parecían mantenerse estables más o menos hasta que los niños llegaban a los 10 años.

Les puede ayudar a resolver problemas

En un estudio de 9-meses en Irlanda, los investigadores encontraron que los niños cuyas madres dijeron que les leían y les hablaban “a menudo” o “siempre” hasta esa edad tuvieron mejor desempeño en una prueba privada usada en la Universidad de California en San Francisco y la Universidad de Oregon que aquellos cuyas madres dijeron que les leían “rara vez”, “nunca” o “nada”; incluso cuando se controlaban los niveles de ingreso y educación de la madre.

dejas irAcepta lo que es, deja ir lo que fue, y ten fe en tu viaje.

Siempre es necesario aceptar cuando una parte de tu vida ha llegado a su inevitable final.

Cerrar la puerta, completar el capítulo, girar la página, etc. – no importa como lo llames; lo que importa es que encuentres la fuerza para dejar en el pasado las partes de tu vida que han terminado.

Se trata de abrazar la verdad: Lo que pasó es incontrolable; lo que haces ahora lo cambia todo!

Por supuesto, saber esto y vivir un estilo de vida que refuerce esta verdad son dos cosas muy diferentes. Dejar ir no es fácil; es un viaje que se viaja un día a la vez. Si te apegas a esto, esto es lo que tu viaje te enseñará:

1. Los cambios más poderosos que ocurren en tu vida son cuando decides tomar el control de lo que sí puedes controlar en lugar de ansiar el control por todo lo que no puedes controlar

2. La mayoría de las personas se hacen a si mismas infelices simplemente por encontrar imposible poder aceptar la vida tal como se está presentando ahora mismo.

3. Si te preocupas demasiado por lo que podría ser, y te preguntas demasiado tiempo por lo que podría haber sido, ignorarás y te perderás completamente de lo que es.

4. Cuando estás perdido en la preocupación, es fácil confundir tus preocupaciones con la realidad, en lugar de reconocer que son sólo pensamientos.La atención plena es el remedio.

5. El obstáculo más grande en el camino del crecimiento que tendrás que superar, es tu mente.Una vez que puedas superar eso, podrás superar cualquier cosa.

6. Casi todo funcionará de nuevo si lo desenchufas por un rato, y eso te incluye a ti.

7. No siempre lo tendrás fácil, pero siempre hay una razón para estar agradecido.Y el mayor regalo de tu gratitud es que cuanto más agradecido estés, más presente estarás.

8. El secreto para avanzar es enfocar toda tu energía no en arreglar y luchar contra lo viejo, sino en construir y hacer crecer algo nuevo.

9. Dejar ir no significa que ya no te importe algo o alguien. Es darte cuenta de que lo único de lo que realmente tienes control es sobre ti mismo en este momento.

10. En la mayoría de los casos, no puedes calmar la tormenta; no vale la pena intentarlo. Lo que puedes hacer es calmarte, y la tormenta pasará.

11. Siempre puedes controlar la forma en que respondes a lo que ocurre, y en tu respuesta es tu poder.

12. A menudo dejar ir es simplemente cambiar las etiquetas que colocas en una situación; es mirar la misma situación con ojos frescos y una mente abierta.

13. No hay absolutamente nada en tus circunstancias actuales que te impida progresar, un pequeño paso a la vez.

14. El día que “entendiste” todo, fue el día en que dejaste de intentar resolverlo todo. El día que encuentres la paz y la libertad de nuevo será el día en que dejes ir todo.

15. Debes dejar ir la certeza. Y debes recordar que lo opuesto a la certeza no es la incertidumbre, sino la apertura, la curiosidad y la voluntad de aceptar la vida como es, en lugar de resistirse a ella. El último reto es aceptarte exactamente como eres, y aceptar la vida tal como es, pero nunca dejes de tratar de aprender y crecer, y lograr lo mejor de tus habilidades.

16. Debajo de todo, la parte más difícil no es dejar ir realmente, sino aprender a empezar de nuevo.

17. Empezar un nuevo camino es difícil, pero no más difícil que permanecer en una situación en la que ya no encajas, o ya no existe.

18. A veces se necesita un poco de angustia para sacudirte y despertarte, ayudarte a dejar ir, y mostrarte que mereces mucho más de lo que te estabas conformando.

19. Cuando se trata de drama social, dejar ir las observaciones groseras de los demás es el mejor paso hacia adelante. La mayoría de los odiadores no te odian; simplemente odian en donde están en la vida, y tú eres un reflejo de lo que desean llegar a ser.

20. Puede que tu corazón esté magullado, pero poco a poco se curará y serás capaz de sentir la belleza de la vida una vez más. Te ha pasado antes, y te sucederá de nuevo, la vida siempre cambia. Cuando algo se termina o alguien se va, es porque algo o alguien más está a punto de llegar; y te sentirás vivo y entero de nuevo pronto.

Vivir MejorDe la Parte I

Puedes ser naturalmente agradable, o puedes estar trabajando en ello. Si estás en el último grupo, aquí tienes los consejos destacados de un hilo Quora particularmente útil: What are useful social skills that can be picked up quickly?”

De las 83 respuestas enviadas, seleccionamos 18 maneras simples para llegar a ser más agradables en un instante:

Parte II

10. Si alguien es interrumpido, pídele que continúe

Todo fuimos esa persona que estaba contando una historia, la interrumpieron, y entonces se quedó incómodamente callada, preguntándose si alguien siquiera la estaba escuchando.

Milena Rangelov dice que puedes ser el liberador de esa persona diciendo algo como, “Hey, ¿puedes terminar la historia sobre tu paseo en bicicleta? Lo último que mencionaste fue que los perros empezaron a seguirte. ¿Puedo escuchar el resto, por favor?”

Así pondrás inmediatamente a la otra persona a gusto y harás que se sienta apreciado, escribe ella.

11. No te quejes

Estar rodeado de gente negativa es agotador.

Es por eso que Milena Rangelov los llama “vampiros energéticos” – “porque se chupan tu energía.”

Ser una persona negativa es contraproducente. Si te notas quejándote mientras los demás empieza a verse distraídos, hazte un favor y cambia de tema.

12. Cuenta grandes historias

Contar historias no es algo natural para todos. Joe Cassandra da un buen y concreto consejo sobre la forma de dominar esta habilidad:

“Escribe 20 historias y guárdalas en Evernote. Antes de la reunión social, vuélvalas a ver para refrescarlas y cuéntalas y haz que la gente se ría. Descubrirás que cada vez que cuentes una historia, mejorarás. Verás donde la mayoría de las personas se ríen. Donde no lo hacen, donde sus ojos se ponen vidriosos etc. Practica, practica. Yo dominé la historia de mi perro Cooper en Pascuas porque la he contado un millón de veces. Es graciosa.”

13. Haz preguntas específicas

Reisinger dice que apeles al ego reconociendo la experiencia de tu compañero y haciéndole un montón de preguntas.

“Estas preguntas no sólo posicionarán a la otra persona como experta, acariciarán su ego tanto, que podrás aprender un montón de cosas de ellos.”

14. Se un poco auto-crítico

Dean Yeong dice que es terrible para recordar los nombres, lo que puede producir escenas incómodas en los eventos profesionales. Hoy en día, él simplemente avisa por adelantado su mala memoria.

“Por lo tanto, antes incluso de que las personas se presenten, les aviso que soy malo en recordar nombres, desde el principio,” dice.

15. No saltes a las conclusiones

A veces, nuestro cerebro puede hacer que saltemos a las conclusiones sobre las personas. Esto puede causar que nos volvamos más cerrados. Para evitar dar la impresión equivocada a alguien, Juan Roldan dice que es importante familiarizarte con la comunicación no verbal.

El problema de hacer un ‘juicio rápido’ es que los hacemos con una ‘estructura de bajo nivel’ de nuestro cerebro. Esto implica el poco razonamiento que empleamos cuando inicialmente le atribuimos rasgos de carácter a alguna persona.”

16. Cuida tu lenguaje corporal

“Las palabras que usas son sólo una pequeña parte de la comunicación,” dice Rahul Jain. “La forma en que usas el tono de tu voz y tu lenguaje corporal supera el 90 por ciento de lo que estás comunicando.”

17. Evita las charlas cortas

Pete Zbrojkiewicz recomienda renunciar a la “conversación educada” y ser un poco vulnerable con la otra persona, si estás buscando que se hagan amigos.

“Puede que no hayamos experimentado las mismas actividades, pero sí experimentamos las mismas emociones,” dice. “Así que cuando digo que necesitas encontrar intereses comunes, quiero decir que necesitas encontrar algo que despierta emociones similares en ambos.”

18. Haz que todos se sientan incluidos

Es horrible sentirse excluido cuando estás hablando en un grupo. Puedes evitar eso asegurándote de incluir a todos los involucrados, según Reisinger.

“Haz que cada uno se sienta como que son parte de la conversación, y su atención será tuya,” dice.

Si pareciera que alguien en el grupo está tratando de decir algo, pero no se anima, ayúdalos a empezar. Puedes intentar, “Jim, ¿quieres decir algo?” Pero nunca pongas a nadie en un punto en el que se sienta incómodo.

 

 

 

Subir »
FB