Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

Vivir MejorLa mente de todos vaga.

La atención plena es prestar atención a lo que está sucediendo en el momento presente. Así que si eres consciente de que tu mente está vagando, estás a medio camino de una exitosa práctica de atención plena.

La otra mitad de la atención plena es retornar suavemente tu atención de vuelta al aquí y ahora. Pero esto no significa que tengas que devolver tu mente de mala manera a la realidad. En lugar de eso, piensa en ello como un retorno compasivo a la conciencia. Imagina una pluma en el suelo, levantada por una ráfaga de viento y luego flotando devuelta hacia abajo para descansar en el pavimento.

Vagar. Conciencia. Retorno.

Practicando un minuto de atención plena no importa donde estés

Y aquí tienes algo genial: La herramienta más fácil para lograr ese suave retorno al momento presente siempre está disponible para ti. Enfócate en una sola sensación física.

Podrías sentir tu espalda contra la silla, tu mano sosteniendo el tenedor, tu dedo en la pantalla táctil.

La clave es apuntar toda tu conciencia directamente a una sensación física de tu elección.

Escoge una parte de tu cuerpo que esté en contacto con un objeto. Digamos que son tus pies en el suelo. Vierte toda tu conciencia directamente a las plantas de tus pies. ¿Cuál es la sensación allí? ¿Están tus pies apoyados ligeramente en el suelo, o están presionando contra él? Ahora menea tus dedos de los pies un poco y observa cómo cambia la sensación. ¿Está usando calcetines? Si es así, ¿Puedes sentir la tela contra tus pies?

Si tuvieras que asignar un sentimiento a esa sensación, ¿Sería agradable? ¿Desagradable? ¿Neutral? Se trata de percibir qué es, y no de hacer una relativa comparación de cualquier cosa que no estés experimentando en este momento.

En todo lo que nos estamos enfocando es en el sentimiento.

¿Ves? Todo eso tomó un minuto. Y no estabas rumiando el pasado ni preocupándose por el futuro. Es imposible estar completamente presente en tu cuerpo con una mente errante. Si escoges la presencia, la mente no puede serpentear.

Vagar. Conciencia. Retorno.

Cuando tu mente vagabundea

Cuando notes tu mente a la deriva, date una palmadita en la espalda para ser consciente.

Regresa suavemente al aquí y ahora eligiendo una parte de tu cuerpo que esté en contacto con otra cosa. Siente todo sobre él. Sé un detective de la sensación física y dite cosas como: “Siento mis dedos agarrando el volante muy fuerte”, o “Noto el ligero peso de estos anteojos descansando en el puente de mi nariz” o “Esta silla se siente un poco dura bajo mi trasero.”

No sigas esta última declaración con un pensamiento tipo: “Realmente debería conseguir una silla nueva,” ya que eso no es una sensación física y podría conducirte a sentir menos y tener más pensamientos tipo, “tengo que ganar más dinero antes de comprar un silla nueva,” lo que le envía a la cavilación una invitación para unirse a ti. Pero de todos modos, si descubriste a través de este ejercicio de atención plena que tu silla actual daña realmente tu trasero, adelante, ve y busca una nueva.

Vagar. Conciencia. Retorno.

Por qué la atención plena es importante

Sé que esto podría parecer ridículamente simple. Y lo es. Es la mente la que complica las cosas cuando nos saca del aquí y ahora. Así que la elección de prestar atención a cómo te sientes en este momento es un primer paso crucial para estar realmente en este momento, lo que aumentará tu productividad y enfoque.

También te hará más feliz. En un estudio publicado en la revista Science, los investigadores de Harvard descubrieron que las personas pasan casi la mitad de sus horas de vigilia pensando en algo distinto a lo que están haciendo en ese momento, y que esa distracción de la tarea actual “normalmente los hace infelices.”

Cuando estamos plenamente presentes, somos mejores comunicadores. Somos menos reactivos y más receptivos a las personas que nos rodean, en casa y en el trabajo.

También estamos más plenamente aquí para nosotros mismos, ya que estamos en mejor contacto con lo que sentimos y lo que necesitamos.

Y al retornar suavemente nuestra conciencia al momento presente cuando nos damos cuenta de que se ha alejado, nos empezamos a sentir un poco más en control en un mundo donde demasiadas cosas están fuera de nuestro control.

serAhora ya soy… Eso intento, eso quiero, eso aprendo.

No imagino qué soy, ni busco qué soy, sencillamente me muestro sin máscaras, sin filtros. Despliego mis alas de aprendiz para empezar a volar.

He dejado de mirar en las esquinas por si había ojos perdidos escrutando mis sueños… Bailando en mi falda, jugueteando con mis miedos más oscuros y antiguos.

No me ocupo de parecer porque no importa lo que parezco.

Porque cuando eres tú, siempre se nota que eres tú. Lo demás es artificio y maquillaje. Porque cuando sabes quién eres es inevitable que se sepa que lo has descubierto.

Porque los que son siempre llevan escrito en la cara que se conocen…

Porque incluso las lagunas me parecen respiros y las dudas maravillosos momentos para reafirmar mi nueva condición apunto de estallar…

Ya no pienso en círculo ni repito ideas gastadas… Voy más allá… Invento palabras, juego con ellas, escribo historias, navego en mares ajenos y piso líneas imaginarias.

Incluso caer es mejor que dejar de soñar.
Incluso perder es mejor que esperar sin confiar.
Incluso los errores son mejores que los días eternos repasando culpas y recordando malos ratos.

Ya no me hundo en las gotas de agua ni amaso tormentas de medio minuto cuando nada es lo que quiero ni sueño… Ya no me derrito por amores desesperados ni busco batallas que librar para demostrar que araño, que muerdo, que soy capaz de vencer al guerrero más legendario…No quiero demostrar ni fingir. No quiero vivir en otra cabeza ni vestirme con otros sueños

Ya no me pierdo en las lágrimas sino que vivo en las risas y cuando lloro es de verdad.

Ya no busco excusas porque estoy ocupada cantando… Ya no busco enemigos porque dibujo mapas que llevan a tesoros que no sé si encontraré pero no importa porque tengo claro que lo que me mueve es la aventura…

Ya no rezo para pedir sino para ofrecerme a navegar en otros mares y visitar otras lunas, para morar en otros corazones y contarles que es posible vivir sin más miedo que al propio miedo, sin más pena que la pena de no darse cuenta de que la vida si escapa si aflojas la vida… Para que sepan que no se trata de luchar contra todo sino de entender su grandeza…

Que esto no va de tener sino de ser, que no va de aparentar sino de compartir, que no va de gritar sino de escuchar… No va de quejas sino de llevar el timón y amar el temporal…

Que la niebla no es para que te pierdas sino para que aprendas a encontrarte.

Que la tormenta no es para que te escondas sino para que sepas que tienes que mojarte.

Que el muro no es para frenarte sino para que aprendas a saltar.

Que la soledad no es para castigarte sino para que aprendas a amarte como mereces…

Porque ahora soy lo que buscaba en otros. Lo que pedía. Lo que soñaba encontrar…Eso aprendo, aún me falta, pero ya sé qué ser y qué buscar.

Ama si quieres amor.

Comprende si quieres comprensión.

Baila si quieres baile.

Comprométete si quieres compromiso.

Perdona si quieres perdón.

Sé si quieres que sean…

Porque la única forma de cambiar lo que te rodea es dar la vuelta sobre ti mismo y ser tú el que da el primer paso…

Porque para salvar al mundo tienes que salvarte a ti mismo primero y mirarlo con ojos compasivos después.

Sé tú lo que buscas, lo que anhelas encontrar en el mundo. Dibuja el hueco, ábrete paso, encuentra el lugar donde crecer…

Sé lo que esperas. Sé lo que pides…

Sé tu sueño. Sé tu presente, tu futuro, tu estímulo para seguir.

No te preocupes por aparentar, sólo sé…

richard bransonRico y famoso. Así es Richard Branson, el multimillonario británico fundador del Grupo Virgin, quien maneja tal vez una de las agendas más apretadas de cualquier hombre de negocios, pero que encuentra tiempo para leer, pues considera que, además de relajarse, la lectura le brinda ideas y lecciones de liderazgo.

Branson es considerado una autoridad a la hora de recomendar libros que no solo entretienen sino que aportan conocimiento cuando de pensar en nuevos negocios se trata, pues son precisamente los que lo han ayudado a crecer.

Por ejemplo, recomienda Winners y If I could tell you just one thing para conseguir la inspiración necesaria en el camino de lograr un liderazgo perfecto.

El portal Business Insider asegura que, si bien no se puede garantizar que los lectores sigan los pasos del empresario, lo que sí es cierto es que estos libros pueden ayudarles a tomar la dirección correcta.

Black Box Thinking

De Matthew Syed

Explica cómo el fracaso es un componente clave de cualquier sistema exitoso, pero esto solo depende de si la gente entiende lo que salió mal.

Syed explora por qué algunas personas tratan de ignorar sus errores y otros los enfrentan deliberadamente, y esto empuja a la gente a adoptar una mentalidad de crecimiento. Argumenta que el determinante más importante del éxito en cualquier campo es el reconocimiento del fracaso y la voluntad de comprometerse con él.

Richard Branson considera que este es un libro clave para los emprendedores en cuanto a temas de actitud, fracaso y comportamiento, pues analiza la importancia de aprender de los errores.

If I Could Tell You Just One Thing

De Richard Reed

El autor tiene un deseo insaciable de aprender, lo que guía la vida de otras personas y lo hace saber pidiendo consejo a cualquier persona. Reúne los consejos que ha recibido a lo largo de los años de celebridades, políticos y empresarios (incluido Branson), lo que le permite resaltar lecciones que pueden inspirar a otros.

Start With Why

De Simon Sinek

El autor cree que las empresas no pueden funcionar bien a menos que aborden su negocio con un propósito específico. Describe un diagrama de tres círculos concéntricos. El anillo exterior que él llama “qué”, el segundo “cómo”, y el interno “por qué.”

Cuanto más cerca está cada círculo del centro, más integral es para el negocio.

Travels With Charley In Search Of America

De John Steinbeck

Luego de recorrer Estados Unidos, el autor recopila experiencias de otros y presenta un análisis completo sobre su país.

Richard Branson considera que, si bien el libro no es una guía para dirigir, se convierte en una guía para vivir, pues abre los ojos a los pequeños placeres de la vida.

Winners

De Alastair campbell

El periodista y asesor político evalúa los ingredientes que conforman una historia de éxito. Analiza cómo algunas de las personas más ricas y de alto rendimiento se basan en patrones de comportamiento similares para sacar provecho de sus días.

Ayuda a entender de qué forma se puede llegar lejos y cuánto espacio queda aún por crecer y desarrollarse no solo como persona sino como profesional.

receta mágicaNo quiero la receta mágica que me permita conocer sin explorar, que me permita avanzar sin recorrer, que me permita percibir sin observar.

No quiero la receta mágica que me negué el día que tome las elecciones más sencillas, el día que decidí tomar el camino más corto, el día que decidí mirar hacia otro lado.

No quiero la receta mágica que me abstraiga del sufrimiento ajeno, que me acerque al destino sin transitar el camino, sin hacer la cola que el resto tuvo que hacer.

No quiero la receta mágica que niegue mi causalidad y me facilite la búsqueda de un culpable ajeno a mi, que me permita ver al otro como causa de todos mis males.

No quiero la receta mágica que me permita aparecer como la víctima que soy, que me permita eludir mi responsabilidad.

Quiero confeccionar la receta que me permita crecer, que me permita avanzar y hacer del propio camino el objetivo, esa es la receta que ando buscando, sabedor de que esa receta nadie más que yo podrá confeccionarla.

¿Aún buscas la receta mágica?

Vivir Mejor3. Puede que te llamen loco antes de que te consideren “cool”.

Cuando empiezas a enfrentar tus miedos, tienes que esperar a que la gente te llame “loco” mucho antes de que te llamen “cool”.

Hoy en día es “cool” que dirija dos negocios exitosos en línea desde mi Macbook Pro. Es admirable que haya sido invitada a dar charlas y ser entrevistada en podcasts en todo el mundo.

Pero ¿sabes lo que no fue cool?

Esta pequeña idea que tuve en 2013 para hacer algo nuevo, diferente, o fuera de mi zona de confort todos los días durante un año entero seguido. Y no sólo fueron mis amigos y familiares los que me miraron como si hubiera perdido la cabeza; los desconocidos meneaban sus dedos en desaprobación también.

Cuando decidí dar un paseo policial para obtener una nueva experiencia, el despachador que programó mi viaje se quedó perplejo con mi idea de “diversión”. Especialmente cuando involucraba un chaleco antibalas y despertar a las 4:30 de la mañana un sábado.

Resultado: fue un sábado que cambió mi vida y que nunca olvidaré.

Cuando reservé un billete de avión de ida hacia el noroeste del Pacífico para vivir en una ciudad en la que nunca había estado porque “sonaba como una gran aventura”, mi abuela no pegó un ojo durante semanas.

Resultado: Tuve el mejor verano de mi vida.

Cuando tuve la experiencia de hablar en zilch y acordé dar una charla de 45 minutos en la conferencia de Marc y Angel Piensa Mejor, Vive Mejor, codeándome con algunos de los mejores oradores que el dinero podía contratar, otros oradores que conocía pensaron que estaba loca.

Resultado: Trabajé duro durante meses, perdí un montón de sueño, y caminé hacia el escenario tan aterrorizada que tuve miedo de que el equipo de grabación lo tomara con la cámara. Sin embargo, cuando recibí una ovación de pie y salí del escenario y vi a Marc y Angel sonriendo, nunca estuve tan orgullosa de hacer que dos grandes amigos estén felices por elegirme.

Caminar fuera de tu zona de confort no tiene por qué ser un gran desafío tampoco.

Algunos de los desafíos más poderosos que asumí fueron pequeños, pero significativos...

• Decidir levantar la mano primero cuando alguien pidiera un voluntario.
• Usar faldas para superar mis desafíos con la confianza sobre mi cuerpo.
• Simplemente pedir un aumento del 33% con confianza (lo obtuve).

Mira de cerca el viaje de cualquiera que admires. Te garantizo que la mayoría de las pequeñas cosas que los llevaron a ser llamados “cool” primero les valió la etiqueta de “loco”.

Y esa es una gran noticia para ti y para mí. Ahora llegamos a ser cool con ser llamados locos, y sabemos que es simplemente parte del proceso de cuando tratamos de poner una mella positiva en esta roca giratoria gigante.

Nadie que cambió la historia siguió todas las reglas. ¿Qué ideas locas tienes que el mundo necesita experimentar?

4. No tienes que elegir entre tus prioridades y tus sueños. Puedes hacer ambas cosas.

Cuando decides empezar a correr riesgos, eso no significa que no puedes preocuparte por lo que piensan los demás. O que llegues a descuidar prioridades como el alquiler, tus niños y tus deudas.

Sin embargo, a menudo nos engañamos pensando que la vida tiene que ser una elección tipo “esto o esto”. Tengo que ser una mamá O puedo perseguir mi sueño de abrir una tienda de artesanías.

Te animo a hacer un pequeño pero poderoso ajuste a tu vocabulario:

Intercambiar el “O” por un “Y”.

Soy una mamá Y estoy construyendo mi negocio de artesanías por las noches y fines de semana después de que mis niños se duerman.

Nací con una discapacidad Y todavía puedo viajar por el mundo.

Soy ingeniero de software Y estoy completando el récord mundial de jugar al golf en los 50 estados.

La mayoría de las grandes ideas, invenciones y negocios se construyen en los momentos que otros descartan y las dedican a las redes sociales, TV o actividades sin sentido. ¿Oíste hablar de Facebook? ¿O Snapchat?

Pero, requerirá de valentía. Empujar para superar las dudas que están construidas en todas las grandes ideas. Proclamando tus sueños. Amando a los demás sin escucharlos 24/7. Estando bien con ser llamado loco antes de que tu idea florezca. Y sabiendo, en el fondo, que lo que quieres para ti importa tanto como las otras prioridades en tu vida.

El error más grande que la mayoría de las personas cometen con sus zonas de confort

El error más grande que veo que la mayoría de las personas cometen al intentar ampliar sus zonas de confort es creer que tienen que ser “grandes” o imprudentes. Después de 850 desafíos de zona de confort, aconsejo firmemente lo contrario.

Empieza en pequeño.

Con simplemente hacer algo fuera de tu rutina ordinaria es suficiente para estirar y despertar tu cerebro.

Considera tomar un nuevo camino a casa del trabajo.

Excavar alguna ropa que valientemente compraste, pero no te has puesto todavía.

Camina hasta la siguiente persona interesante que veas y dile: “De todas las personas creativas e interesantes que vi hoy, eres mi favorito!”

No subestime el poder de las pequeñas oportunidades para estirar tu zona de confort. Estas pequeñas acciones te ayudarán a conocer gente nueva y construir tu confianza para intentar desafíos de la zona de confort más grandes con el tiempo.

No importa cuando comiences, sólo que comiences

Otro error común es la creencia de que la edad es un factor. La edad es irrelevante para cuando puedes comenzar a vivir aventuradamente fuera de tu zona de confort.

Si eres mayor, ¿no deberías estar inspirado por tomar riesgos que aprovechen al máximo del tiempo que te queda?

Si eres joven, ¿no quisieras que los próximos 50 años sean los mejores?

Otra vez, ¡No importa cuando comiences, sólo que COMIENCES!

Cada día despiertas con una increíble invitación

Cada mañana cuando te despiertas te dan una invitación para vivir una vida de compromiso completo y rica aventura.

¡No la rechaces!

Los dones y las metas dentro de tí esperan que hoy no dejes que este sea otro artículo que lees y no tomas acción.

Si tomas una lección de este post espero que sea esta:

Nadie se tropieza accidentalmente en una vida salvaje y profundamente gratificante… las crean.

¿Estás listo para aceptar la invitación de hoy y tomarla?

Esta es tu oportunidad…

espejoComo seres humanos, todos tenemos una gran necesidad de relaciones íntimas.

Este tipo de necesidad hace que un individuo necesite la aprobación por parte de sus amigos, familiares y colegas, pero cuando esta necesidad pasa a ser tan intensa hasta tal punto que obliga a la persona a complacer a todo el mundo excepto a sí mismo, entonces se dice que este comportamiento se constituye en un trastorno.

No hay nada malo en complacer a los demás, siempre y cuando el costo no sea tu propia felicidad. Cuando empiezas a relegar la satisfacción de tus propias necesidades por ser aprobado por otros, ya no te diferencias de un mendigo que sacrifica su dignidad para conseguir dinero.

¿Qué hay de malo en complacer a los demás? Después de todo, complacer a los demás puede que no sea tan mala idea, ¿por qué debería parar de hacerlo?

Éstas son algunas razones:

Destruye tu auto-confianza:

Si le das mayor peso a las necesidades de otras personas sin enfocarte en tus propias necesidades, con el paso del tiempo te sentirás menos [email protected] que otros, y tu auto-confianza quedará disminuida, quizás hasta el punto de desaparecer…

Vas a parecer [email protected]:

A la mayoría de las personas no les gusta estar al lado de una persona que parece “mendigar” afecto y reconocimiento, y nada puede hacerte parecer más [email protected] que tratar de complacer a todo el mundo…

No vas a poder complacer a todos, todo el tiempo:

Las personas tienen personalidades diferentes, y mientras que ser amable con algunos de ellos te traerá buenos resultados, aún así arruinará tu relación con otros. No puedes tratar a todos de la misma manera ya que cada persona es diferente a los demás…

¿Cómo dejar de complacer a los demás?

Ahora que ya conoces los peligros de tratar de complacer a todos todo el tiempo, ha llegado el momento de saber cómo dejar de complacer a los demás.

1. Tener en cuenta que toda persona en este mundo (incluyendo quienes son muy seguros de sí mismos y atractivos) tienen personas a quienes le desagradan o rechazan, no porque sea una mala persona, sino porque no trata de complacer a todo el mundo todo el tiempo.

2. Generar un compromiso contigo [email protected] en el sentido de que pensarás en tus acciones antes de realizarlas, y que si te descubres tratando de obtener la aceptación o aprobación de otras personas a costa de tu propia felicidad, entonces no realizarás esa acción.

3. Practicar decirle que NO a la gente, sin dar excusas. Simplemente di que NO cuando consideres que lo que te piden o te ofrecen, te ordenan o te regalan, no te acerca a la paz y felicidad que quieres y te mereces.

No sólo serás más feliz cuando dejes de complacer a los demás, sino que además, descubrirás que tu auto-confianza y autoestima están aumentando!

“La seguridad de sí mismo –como el arte– nunca viene de tener todas las respuestas, sino de el estar abierto a todas las preguntas” (Earl Gray Stevens)

Espero de corazón que este post te haya sido de alguna manera útil para tu vida. Si en algún momento consideras que tienes las suficientes ganas de revisar tus creencias para aumentar tu autoestima, y que quieres dar tu primer paso hacia un mayor bien-estar, estoy disponible para que me consultes y conversemos de qué manera puedo asistirte.

Te comparto a modo de regalo de despedida de este post, un video para continuar con la reflexión, en el que me inspiré para ponerle el título a esta nota. Es una escena de la película francesa “Angel-A” dirigida por Luc Besson. Espero que lo disfrutes!

personas exitosas¿Cómo manejas tus emociones negativas? ¿Qué haces cuando te enojas, te sientes triste o celoso?

Muchas personas batallan con estos sentimientos, creyendo que un buen manejo de las emociones es tener control total sobre ellas. Tratan de ocultarlas y pretender que no existen. Luchan arduamente de ocultarlas y pretender que no sienten nada.

Pero eso no es saludable. No solo no funciona, sino que nos frena profesional y personalmente.

Distanciarte de las emociones hace que nos sintamos desconectados de la vida. Lo que es peor, cuando empujamos los sentimientos negativos, los mandamos al subconsciente donde se esconden en las sombras para salir en los peores momentos posibles. Aquí no aplica el dicho “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

La verdad es que nuestras emociones son lo que nos hace humanos. Estar en contacto con ellas es la clave para lograr el dominio personal. Solamente se necesita un ligero cambio para transformar la relación que tenemos con las emociones negativas y así, vivir una vida más feliz y saludable.

Esto se puede lograr con tres sencillos pasos.

1. Date cuenta de tus emociones

Empieza lentamente. Ninguno de nosotros se ha dado cuenta de lo que le sucede en su interior hacienda mil cosas a la vez.

Mejor, siéntate en un lugar silencioso sin distracciones, sal a caminar en la naturaleza, sin reproductor de música o celular. Respira. Escanea tu cuerpo por cualquier incomodidad. Haz un inventario de tus sentimientos. Escúchate a ti mismo y sé honesto con lo que estás sintiendo. Te sorprenderás lo rápido que te conectas con tu interior.

2. Abraza tus sentimientos

Una vez que estás consciente de lo que está pasando dentro de ti, es el momento de aceptar tus sentimientos. Permítete experimentar esas emociones.

Está comprobado que aceptar tu estado emocional es la forma más rápida y sana de superarlo. Está bien estar enojado. Dite a ti mismo “En estos momentos estoy molesto, y eso está bien”. La tristeza también es una emoción naturalmente humana y nos ayuda a procesar eventos molestos.

Recuerda que todo es temporal y una buena frase que nos ayuda a superar los malos ratos es “Esto también pasará”.

3. Muévete al lado positivo

Una vez que hayas aceptado tu estado emocional actual, es momento de moverte a un estado mental positivo.

Para empezar, en lugar de rechazar tener pensamientos negativos, permítete sentirlos y después reemplázalos por positivos. Algunas ideas para que empieces hacerlo rápido:

-Escribe todo lo positivo que lograste la semana pasada
-Haz ejercicio o practica yoga
-Reúnete con alguien que te haga feliz
-Ayuda a otra persona
-Regálate algo o haz algo que disfrutes
-Planea unas vacaciones

Cuantas más acciones positivas hagas, más fácil se volverá tener pensamientos acordes.

Nadie – excepto, tal vez, tú mismo- espera que seas una especie de robot estoico sin sentimientos. Así que deja de tratar de ser uno. El hecho es que el dominio personal no significa ser “perfecto”, es ser auténtico con todo tu ser -lo bueno y lo malo – y aceptar todo lo que eres.

¿Quiénes son las personas que son más atractivas? Aquellas que se muestran honestas y cómodas con ellas mismas.

Para ser un líder que inspire lealtad debes empezar por aceptarte a ti mismo, tus sentimientos, tu camino. Cuando aceptas quién eres – con todas tus emociones – los demás hacen lo mismo.

pudo haber sidoEs difícil comprender como el temor domina nuestras vidas hasta que miramos el mundo que nos rodea. Creo que no nos damos cuenta cuando somos manipulados por el miedo hasta que observamos lo que sucede en la vida de otros.

Este fue el caso de Broonie Ware cuando observó personas en su lecho de muerte. Ware decidió estudiar los lamentos de los moribundos y como resultado, descubrió las cinco causas más comunes de arrepentimiento de éstos mientras estaban en su lecho de muerte.

No te preocupes, no te las voy a decir todas, solo la que más me impactaron.

La gran mayoría de las personas lamentaban las cosas que nunca hicieron. ¿Qué? Pues sí, te cuento que el sollozo de los participantes surgía de la reflexión sobre las cosas que no tuvieron la valentía de hacer y de las acciones que no tomaron. En general, se entristecían de lo que nunca fueron capaces de intentar, ni de haber perseguido sus sueños.

Sorprendentemente nadie se arrepintió haber fracasado en algún intento, o de un mal negocio en sus vidas. Ninguno mostró remordimiento por las cosas que hicieron y le salieron mal, ni de las veces que hicieron el ridículo.

El estudio me tocó la fibra más profunda y me hizo reflexionar. ¿Cuántos mueren sin ver sus sueños realizados? ¿Cuántos permiten que la falta de valentía se los robe?

Como yo estoy más envuelta en el campo de los negocios, al observar ciertas conductas y entrevistar a algunos pude concluir que:

1. Muchas personas con grandes talentos, tremendo potencial y mucho, pero mucho que ofrecer a la humanidad se quedan todas sus vidas estancados, pues le temen al cambio.

2. Otros prefieren sobrevivir sin ser felices, pues no tienen la valentía de “dar un paso en fe” o mejor dicho de apostar a que las cosas le van a salir bien.

3. Varios temen fracasar en su intento, y por lo tanto deciden que es mejor no intentarlo, no tomar ninguna acción y simplemente poner sus talentos y sueños en un baúl.

4. Mucha gente prefiere la “seguridad” de sus trabajos sobre la verdadera vocación o pasión.

5. El temor o miedo a “quedar mal”, “hacer el ridículo” o “fracasar” ha paralizado a más personas en el camino hacia el cumplimiento de sus sueños que cualquier otro motivo.

6. En el mundo del emprendimiento; el miedo a emprender o Emprendifobia paraliza cada día a cientos sino miles de personas talentosas.

7. Muchos esperan al retiro para hacer lo que soñaban, sin saber si llegarán a esa edad.

Sólo me hizo falta leer sobre el estudio para recordar por qué hago lo que hago. Más que nada para reafirmarme en que yo no quiero pasar la vida pensando “Lo que pudo haber sido…”.

Estoy convencida de que es más fácil tratar y saber el resultado ya sea bueno o malo que vivir con la incertidumbre. Entiendo que no todos van a estar de acuerdo y que otros pensarán: “me gustaría tener la valentía”. Si estás entre los que les gustaría tomar acción, sigue leyendo.

Si te encuentras entre los paralizados o seriamente limitados por algún miedo o temor te recomiendo que tomes acción. Piensa y analiza: ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Te aseguro que descubrirás que vivir con incertidumbre, arrepentido de lo que no se hizo, o con temor, es peor y más triste que tratar y fracasar.

Experimenta. Si fallas ¡vuelve a intentarlo! Después de todo ya vimos que es más común arrepentirse de no haberlo procurado. Vive con la certeza de que no te quedaste con la duda de “Lo que pudo haber sido…y no fue”.

por quéNo sé si ha sido así siempre, pero desde un largo tiempo a esta parte vengo reflexionando y observando que todos vamos a una velocidad increíble, más que ir en quinta velocidad vamos en sexta… algunos desatalentados en séptima.

Vamos, hacemos, pensamos (cuando lo hacemos), sentimos y vivimos (cuando nos damos cuenta de ello) a una velocidad que no es la adecuada.

Un estudio reciente entre la población española revela unos datos muy ilustrativos, un 92% de los encuestados dicen no tener tiempo para lo que quieren y creen importante…y lo que me llama aún más la atención es que un 74% de ese 92% dice que si se lo propusiese, si dedicase tiempo a ello, lograría dedicarse tiempo a lo que considera importante.

¿Alguien me lo puede explicar?. “… si dedicase tiempo… si me lo propusiese… lograría sacar tiempo…” como diría aquel… ¡MANDA NARICES!!

Por partes, si una mayoría aplastante de las personas son conscientes, de que no dedican tiempo a lo que consideran importante (me da igual qué les parezca importante a cada uno, puede ser la familia, el ejercicio físico, el dinero, la pareja, salir por ahí, la jardinería, cada uno debe decidir sus prioridades) cómo se explica que una gran parte de esa mayoría digan “…si me paro a pensar y reflexiono un poco…puedo sacar tiempo para mí y para hacer lo que es importante…”

O bien los resultados de la encuesta no son fiables ó bien…las personas nos movemos y vivimos por inercia, ¿Para cuando vamos a dejar el momento en que tomemos las riendas de nuestras vidas y dejemos de ir de un lado a otro sin ton ni son?

¿Cómo es que parece que no aprendemos y esperamos a tomar una postura firme frente a situaciones difíciles cuando a menudo ya es tarde, para qué esperar a que la situación sea extrema, grave o muy acuciante?

Si sabemos que no estamos haciendo las cosas como queremos hacerlas (recalco lo de querer hacer, frente a deber hacer) ¿Qué nos falta para hacerlo?

Tal vez, creo todo parte de un desajuste en la escala de prioridades, que tiene mucho que ver con el modelo de sociedad y el estilo de vida que esta nos impone, si somos libres de tomar nuestras propias decisiones (buenas ó malas, mejores ó peores, acertadas o erróneas).

Si hacemos uso de nuestro criterio a la hora de cosas tan habituales y en apariencia simples como elegir entre una marca u otra de calzado, ver una serie de programas en la tele en vez de otros, apuntarme a un tipo de actividad en vez de a otra…para qué no lo hacemos con nuestra vida; y si repito ¿Para qué? Y no ¿Por qué?

Esos porqués obedecen al pasado a lo que he venido haciendo, y el para qué obedece a lo que voy a hacer de ahora en adelante. No soy quien para definir lo que es importante en la vida de cada uno, ni cuál debe de ser su escala de valores y prioridades, pero dentro de mi labor como coach profesional este es un tema recurrente con el que me encuentro día sí y día también al trabajar con mis coachees.

Ha de ser uno mismo quien haga su escala de valores, defina sus prioridades, y marque su “tempo”, y para ello creo que las prisas no tienen lugar aquí.

A cada cosa su tiempo, pero a lo importante todo el necesario y todas la veces que haga falta, y por favor, ¿Qué hay más importante que todos y cada uno de nosotros?

Si lo sabemos…

¿Qué necesitamos para enfrentarnos a nosotros mismos?

¿Qué nos falta para definir nuestras prioridades?

¿Sabemos hacerlo solos; si no tenemos otro punto de vista nuestras soluciones y problemas vendrán de la misma fuente, del mismo origen, sino las contrastamos, cómo podemos saber que vamos hacia dónde queremos?

¿Por qué no lo hacemos?

Vivir Mejor7. Recompensa el proceso

Me considero afortunado de haber escuchado la charla TED de Carol Dweck sobre creer que podemos mejorar. En su charla, habla sobre recompensar el proceso: Esfuerzo, Estrategia y Progreso. Esto asegura que nos mantengamos motivados y reconozcamos que todavía estamos en el camino hacia el éxito.

El objetivo final no es todo lo que importa.

8. El ambiente importa

“Las personas tienden a ser generosas cuando comparten sus tonterías, miedos e ignorancia. Y mientras que parecen muy ansiosos por alimentarte con su negatividad, por favor recuerda que a veces la dieta que necesitamos es una espiritual y emocional. Se cauteloso con lo que alimentas tu mente y alma. Aliméntate con combustible de positividad y deja que el combustible te impulse hacia las acciones positivas.” – Steve Maraboli

La cita lo dice todo. Ten cuidado de con qué te alimentas y de donde obtienes tu alimento. Estar en un ambiente positivo es crucial para avanzar en la vida. ¿Qué tan positivo es tu medio ambiente? ¿Quiénes son esos con los que te has rodeado? Imagina una planta de arroz en un ambiente desértico… luchará por sobrevivir! El desierto no mantiene las condiciones benéficas para su supervivencia y crecimiento. Mira a tu alrededor. ¿Tu entorno es propicio para conducirte a donde quieres ir?

9. Las opiniones de los demás

Esto es algo de lo que me he dado cuenta. La gente está teniendo dificultades para encontrar sus propios caminos y es absurdo si tienes que depender de ellos para encontrar el tuyo. Vive tu vida, vive tu propia realidad y toma la responsabilidad. Definitivamente sabes más sobre ti que nadie más. Esa voz interior… es la verdad que buscas. Roy T. Bennett lo dice así:

“No dejes que las expectativas y opiniones de otras personas afecten tus decisiones. Es tu vida, no la suya. Haz lo que más te importe; haz lo que te haga sentir vivo y felizNo dejes que las expectativas y las ideas de los demás limiten quién eres. Si dejas que otros te digan quién eres, estás viviendo su realidad; no la tuya. Hay más en la vida que complacer a las personas.

10. Abrazar la responsabilidad

“La mayoría de la gente realmente no quiere la libertad, porque la libertad implica responsabilidad, y la mayoría de la gente le tiene miedo a la responsabilidad.” – Sigmund Freud

Ser libre implica asumir la responsabilidad de tus decisiones y elecciones. La era de culpar a los demás por tu situación debe llegar a su fin. Si quieres dejar los grilletes del miedo y ser libre, debes asumir la responsabilidad de tu vida: lo bueno, lo malo y lo feo.

11. Se paciente

¿Hay alguna otra manera de decir esto? La paciencia es una virtud para el verdadero éxito. Ralph Waldo Emerson se refiere a él como “el secreto de la naturaleza”.

-¿Por qué la paciencia es tan importante? -Porque nos hace prestar atención. – Paulo Coelho

12. Cuida tu cuerpo: Come bien y ejercítate

Esto puede sonar como una obviedad. Pero, para combatir tus temores, necesitarás tanto de tu mente como de tu cuerpo. De qué sirve una mente sana, cuando no tienes un cuerpo para hacerlo trabajar.

El cuerpo es tan importante como la mente. Cuídalo.

13. Fe/Anclaje Espiritual

La verdad es que me siento más desilusionado cada vez que no rezo. Muchas personas exitosas no religiosas inculcan la meditación en sus vidas diarias. Es una manera de comunicarse con el espíritu de uno, para decirse que las cosas estarán bien. Por lo general, nuestros espíritus tienen algunas ideas para darnos también.

A cada uno lo suyo. Encuentra qué funciona para ti.

Asegúrate de que tu espíritu esté bien alimentado, junto con tu cuerpo y mente augurarán bien en la lucha contra tus miedos.

Conclusión

“La única verdadera prisión es el miedo, y la única verdadera libertad es la libertad del miedo” – Aung San Suu Kyi

Tú puedes conquistar tus miedos. Tienes lo que necesitas para salir de esa prisión. ¡Libérate!

lugarSiempre hay mil razones para tratar de posponer todo aquello que de una u otra manera nos llevaría a asumir cambios que pondrían en riesgo la vida en la que estamos , ya sea cómoda u obligatoriamente, instalados.

Pero en algún momento, que suele coincidir con esas etapas que se abren en nuestro interior de cuando en cuando, donde sentimos ese vacío que ha quedado escondido en el día a día, y que nos revela una carencia, un deseo incumplido de realizarnos, de sentirnos personas plenas, con una esperanza que responde a una motivación real y no a los objetivos que llevamos asumiendo años como nuestros, cuando no son realmente los que nos hacen sentir que hemos encontrado nuestro lugar en el mundo.

En el famoso discurso de Steve Jobs en Stanford el archiconocido visionario nos decía algo que solemos perder cuando dejamos de tener una perspectiva en nuestra vida.

Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien más. No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir con los resultados de los pensamientos de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahogue tu voz interior. Y lo más importante: ten el coraje de seguir a tu corazón e intuición. De algún modo ellos ya saben lo que realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario”

De alguna manera, por mucho que asintamos con la cabeza y celebremos este tipo de sentencias como una gran verdad , seguimos sin mover un dedo para que esto se convierta en un lema que construya un camino consciente y constante desde el mismo momento en que nos levantamos y saludamos a un nuevo día.

Recuerda: el mercado, las empresas, la competencia, tus compañeros de trabajo, tus superiores, tu negocio, todo lo que profesionalmente te rodea puede estar en tu misma situación de impasse pero lo más probable es que mientras estás pensando en todo lo que deseas alcanzar pero con la resignación de quien está bloqueado por las dificultades, los demás ya están literalmente comiéndose tu mercado, aprovechando el regalo que haces a la competencia para hacerse más fuertes, más visibles y con mayores posibilidades de ganar enteros con su target, que es el tuyo.

¿Entonces? La verdad es que en ese momento tu lugar en el mundo lo están decidiendo otros. Y tu pondrás la excusa de que tienen más medios, más títulos, mayor infraestructura, de que será imposible competir. 3 de estas 4 cosas pueden ser ciertas. La última solo lo es en tu imaginación.

Porque es tu pensamiento el que te hace avanzar o quedarte en ese apartado donde los demás te van a poner por tu inactividad. Con esto no estoy diciendo que estés de brazos cruzados. Puede que estés haciendo lo indecible para alcanzar tus objetivos, pero qué pasa cuando te has acostumbrado a hacer siempre la misma rutina que no funciona, y no te sientes capaz de darle la vuelta a la situación.

Ese es el reto. Estar en una dinámica de aprendizaje constante que provoque cambios. De nada te vale inundarte de consejos y conocimientos que no te hacen cambiar. Y tampoco puedes esperar a alcanzar un nivel de ejecución sobresaliente para mostrar lo que vales, lo que puedes aportar, y que hay en ti que pueda calificarse de excepcional.

En este último punto se aglutinan millones de personas en una especie de rincón donde residen los “cuando sea, cuando llegue, cuando domine…”

Por ejemplo en España es bastante común este argumento respecto a los idiomas. Todavía hay personas que no hablan inglés porque “sólo lo hablaré cuando lo domine”

Es fácil de verlo, ¿verdad? Por ello no podemos esperar porque el mundo no va a hacerlo.

Ten la iniciativa de mostrar, vender, difundir tu talento, y ese mismo mundo te dirá si realmente lo tienes. Podrás cambiar, rectificar, evolucionar, encontrar, crear sinergia cuando estés en el mismo camino de las personas que tienen no sólo una visión sino una estrategia bien definida para lograrla

Porque de esa manera, no sólo cambiaremos el vacío por una meta que de sentido a aquello que creemos ser, sino que nosotros mismos construiremos ese espacio para que el mundo se vuelva y nos mire con la admiración que causan las personas que viven para que los sueños se cumplan.

viernesSi se atiende a lo que cuentan las guías de emprendedores y los libros de cómo triunfar en los negocios, la gente de éxito hace cosas que a ti ni se te pasarían por la cabeza. Y con razón.

Esa gente va al gimnasio a horas en las que tú todavía no te has acostado. Beben y comen por gusto cosas que tú no ingerirías ni por prescripción médica. Aprovechan el camino a la oficina para sacarse otra carrera universitaria. Incluso ese tiempo que tú empleas en leer sentado, ellos lo dedican a reflexionar sobre cómo mejorar su eficacia laboral.

Esa gente no para. La revista Motto lo cuenta. Hace poco publicó las actividades que hacen esa gente de éxito los viernes por la tarde. Es decir, que mientras tú estás en el badulaque pillando los vasos de plástico y el hielo para el botellón, ellos están haciendo cosas que redundarán en su carrera profesional. ¡Menudos locos!

¿Todavía te preguntas por qué esa gente triunfa mientras tú te pudres en esa oficina sin posibilidades de promoción? Lee lo que hacen ellos los viernes por la tarde y, si te atreves, imítalos.

Reflexionan

Mientras que tú estás deseando salir del trabajo como si te hubieran puesto un cohete en el culo, los triunfadores reflexionan sobre los logros conseguidos a lo largo de la semana. No importa que esos logros sean pequeños. Lo importante es centrar la atención en lo bueno para acabar la semana con un sentimiento positivo.

Planifican

Un viernes por la tarde, tus planes de futuro no van más allá de:

1.- Salir de la oficina.
2.- Fiesta.

Sin embargo, las personas de éxito emplean el viernes para planear lo que quieren hacer la semana que viene a partir del lunes. Solo los seres superiores son capaces de provocarse esa depresión que a todo hijo de vecino le devora el domingo, a la hora del Carrusel Deportivo, cuando ya se le empieza a ver el final al fin de semana.

Cortan flecos

Para los triunfadores no hay nada peor que empezar la semana con cosas pendientes de la anterior. Por eso, aprovechan la tarde del viernes para acabar las cosas pendientes y no les importa quedarse más tiempo hasta terminarlas. Hay veces que el éxito y la genialidad hacen frontera con la locura.

Ponen orden

Las personas de éxito aprovechan la tarde del viernes para organizar su entorno de trabajo y limpiar su mail de spam, correos ya respondidos y tareas finalizadas.

En tu caso, mejor que no lo intentes. Limpiar tu mesa y tu Outlook después de meses sin hacerlo es como entrar en casa de una persona con síndrome de Diógenes con una escoba en lugar de con un bulldozer.

Anuncian si están disponibles

Antes de marcharse de la oficina, los triunfadores informan al resto de sus compañeros las horas del fin de semana en las que estarán disponibles para consultas en caso de urgencia.

Con lo fácil que es no contestar el teléfono y los mails, y decir el lunes por la mañana con cara de sorprendido: «¿Me llamaste el sábado? Pues no vi la perdida». Para evitar problemas, desactiva el doble check azul del WhatsApp y lo de «en línea».

Se recompensan

La gente con éxito se auto-recompensa por el esfuerzo laboral realizado durante la semana con un plan agradable como una cena, una película o un concierto. Lo mismo que hace el domador con un caballo que ha ejecutado bien su rutina.

Como tú no eres un animal sino una persona, sería totalmente comprensible que desoyeses este consejo. Por otra parte, como para llevarlo a cabo es preciso esforzarse durante la semana…

Felicitan y se despiden

Los triunfadores aprovechan el viernes para felicitar a los miembros de su equipo y compañeros por el buen trabajo realizado a lo largo de la semana. Además, antes de abandonar la oficina, se despiden de toda la plantilla. Ellos piensan que así mantienen el buen ambiente laboral.

Qué poco sospechan que, en cuanto traspasan el umbral, el pensamiento de los colegas es unánime: «Que tanta paz lleves como descanso dejas, pesado».

Reibox Blog“Perdón por molestarte.”

“Hola, perdón por llegar tarde.”

“¡¡¡Perdón!!!”

No es de extrañar que la gente siempre se disculpe. “Perdón” es una de las primeras palabras que aprendemos cuando somos niños, y sigue estando martillado en nosotros como adultos.

En estos días, los líderes están siendo entrenados para ser sensibles, empáticos y preocuparse por los sentimientos de los demás, todos atributos valiosos e importantes que un gran jefe (o cualquier persona con una pizca de inteligencia emocional) debe poseer. Así que con la mejor de las intenciones nos desviamos de nuestro camino para ser amables y colegiales, y terminar exagerando los mea culpas.

El riesgo de decir “perdón” demasiado es que las disculpas pueden socavar la confianza en ti de los demás. A menudo es el equivalente verbal a la cara de un perrito callejero, ojos abatidos o hombros encorvados. ¿Por qué desanimarte?

Aquí tienes cuatro ocasiones en las que puedes asumir la responsabilidad y tomar medidas sin tener que estar tan arrepentido.

1. Cuando estás por decir algo

Algunas personas se disculpan antes de hablar. Quizás es cuando estás interponiendo un punto en una conversación – “¿Perdón, si pudiera agregar algo?” – o respondiéndole a alguien en alguna reunión: “Disculpe, me gustaría hablar sobre el punto de Eric”. Pero, ¿Por qué exactamente lo sientes, o necesitas ser disculpado?

Otras veces puedes encontrarte disculpándote incluso cuando eres el que acaba de ser interrumpido: “Lo siento, pero no había terminado.” Hacer oir tu palabra en el trabajo puede ser un desafío, pero pedir disculpas solo hará que suenes menos tentativo y merecedor del tiempo de la reunión. Así que olvídate de las disculpas y ve a tu punto.

Algo similar sucede incluso en los saludos de los mensajes de voz: “Lo siento, no estoy aquí. Por favor, deje un mensaje” es una frase común. ¿Por qué deberías lamentarse por no estar allí? Tienes mejores cosas que hacer que sentarte y esperar llamadas telefónicas.

2. Cuando te sientes inseguro de ti mismo

Ya sea que seas consciente de ello o no, este tipo de disculpas instintivas transmite la sensación de que no estás cumpliendo con las expectativas de los demás o que has fallado de alguna manera. La persona que llega tarde a una reunión y sin aliento dice “siento llegar tarde” puede ser bien intencionada, pero compartir ese pensamiento genera un mensaje negativo y de distracción.

Claro, quieres reconocer que puedes haber incomodado a tus compañeros de trabajo haciéndolos esperar por ti, pero ¿cuál es el daño en (respetuosamente) posicionarte como alguien que tiene una gran demanda? Tal vez tuviste una cita competitiva. Por qué no decir simplemente, “Gracias por esperar, no nos mantendremos más tiempo de lo que habíamos planeado originalmente, así que vamos a hacerlo bien”.

Del mismo modo, cuando tu propia presentación está tardando un poco más allá del límite tiempo, no digas, “Lo siento, solo quedan tres diapositivas más”. Si sientes que has agotado todo tu tiempo, solo recorta tu presentación brevemente (algo que deberías siempre estar preparado a hacer, por cierto) a menudo es un mejor movimiento que disculparte por hacer que todos se queden demasiado tiempo. Y si casi te encuentras con alguien cuando doblas la esquina, no te desanimes con “lo siento”, solo sonríe y haz que se sientan bien con el encuentro: “¡Ah, no te vi! ¿¡Cómo te va!?”

Siempre hay momentos que te harán sentir vulnerable y querer pedir perdón. Me encontré teniendo problemas con una nueva rutina en el gimnasio recientemente y le dije “lo siento” a mi entrenador personal cuando no pude hacerlo de inmediato. Su generosa respuesta fue: “Está bien. Pero, ¿dónde nos deja eso?” En ninguna parte, excepto que me sentí inadecuado por más tiempo del que probablemente tenía que estar.

3. Cuando estás por dar una mala noticia

Podrías tener la tentación de disculparte antes dar malas noticias, pero eso solo intensificará la negatividad y, lo que es peor, no se tragará las notas de empatía con las que intentas moderarlo.

Por ejemplo, en una declaración como “Lamento decirte que al cliente no le gustó la idea que lanzamos”, la noticia de que todo ese trabajo terminó siendo rechazado dominará por completo el prefacio de sonido más suave. A veces, decir “lo siento” en estas situaciones difíciles puede incluso ser contraproducente: cuando dices: “Lamento decirte que reduciremos nuestro grupo”, lo que a ti te suena compasivo podría incluso sonar falso para los miembros de tu equipo.

Ninguna disculpa podrá jamás realmente contrarrestar las malas noticias. En lugar de eso, ve al grano y ofrece apoyo en forma de orientación sobre los siguientes pasos que deberá dar. La información procesable, la transparencia y el liderazgo son más importantes, y genuinamente empáticos, que las expresiones verbales de lo mal que te sientes.

4. Cuando es tu culpa

Algunas veces realmente hiciste algo mal que claramente justifica una disculpa. Y en esas situaciones, ¡Por todos los medios, asume la responsabilidad! Pero decir “lo siento” podría no ser siempre la mejor manera de hacerlo.

Supongamos que sabes que no podrás cumplir un plazo que inicialmente estableciste: un proyecto tarda más de lo que esperabas. ¿Deberías decirle a tu jefe: “Lo siento, no tendré esa presentación lista para el martes como prometí”? Tal vez no.

Ciertamente es tu responsabilidad explicar que no podrás cumplir con tu compromiso, pero no pierdas la oportunidad de transmitir esas noticias de la manera más positiva posible: “Sé que discutimos tener la presentación preparada para el martes, pero hay información crítica que no estará disponible hasta el lunes, y realmente me gustaría incluirlo. Entonces mi objetivo es tener la presentación para usted para el final de la semana, ¿qué le parece?” Esta respuesta es progresista y proactiva.

En todas estas situaciones, a menudo hay mejores formas de comunicarse que decir que lo sientes. No te arrastres hacia abajo. Demuestra tu empatía e inteligencia emocional encontrando soluciones, no pidiendo disculpas.

Vivir MejorTodos tenemos miedos, miedos que nos impiden abrazar las vidas que queremos. De hecho, es lo que está entre el éxito y el verdadero fracaso.

Derrotar nuestros miedos no es una hazaña fácil. Porque a menudo es una batalla contra nuestras propias mentes. Por desgracia, este adversario traicionero con el que no se puede “razonar” y luchar es el único camino, la única manera de llegar al otro lado. Como Jack Canfield dijo: “Todo lo que quieres está en el otro lado del miedo.”

A continuación expongo 13 maneras de conquistar tus miedos. No son en absoluto exhaustivos, pero si las practicas de seguro cambiarán tu vida.

Así que aquí van.

1. Conoce a tu enemigo

En cada batalla, conocer al enemigo es el paso fundamental. Te permite evaluar la naturaleza de ese enemigo. Recuerdo los tiempos en mi clase de química cuando conocer el nombre de los componentes te da un buen indicio con respecto a sus puntos de reactividad, fusión y ebullición entre otros.

Eso es lo que conocer tu miedo te da; información. Y la información es crucial para idear una estrategia ganadora. Así que… “¿Cuáles son tus miedos?”. Tómate un momento para averiguarlo.

Ahora que ya sabes cual es tu miedo, es el momento de explorar “el por qué”. Esto te proporcionará lo que subyace a tu miedo o lo que significa ese miedo. Me gusta el consejo Deepak Chopra: “Si tratas de deshacerte del miedo y la ira sin saber su significado, se fortalecerán y volverán.”

2. El conocimiento es poder

Ahora que ya sabes cual es tu miedo y por qué persiste, necesitas saber cómo llevarlo bajo tu control. Y esa fase requiere más información.

“La ignorancia es el progenitor del miedo.” ~ Herman Melville

Los miedos se desarrollan por la falta de conocimiento o un conocimiento aún incompleto sobre un tema. Es verdad que cuanto más sabes sobre algo, menos temes.

La prescripción aquí es simple; debes aumentar tus conocimientos con respecto a lo que temes. Eso puede hacerse a través de la lectura de libros sobre el tema o aprender de las historias de las personas con miedos similares que los hayan conquistado.

3. Zambúllete, toma Acción

¡Ahora al verdadero asunto! Aunque esto no es fácil, es un paso crucial en la batalla contra tus temores. Practica lo que temes. Como dicen, ¡Sólo hazlo!

La mayoría de las personas descubren que lo que temían nunca llegó a pasar.

4. Esfuérzate por el progreso, no por la perfección

Como dicen, Roma no fue construida en un día.

Es poco realista esperar que nuestros miedos se vayan en días o semanas cuando a veces han estado con nosotros durante décadas. Si hubiera alguna manera de ver visiblemente a nuestros miedos con nuestros ojos, lo más probable es que fueran monstruos altísimos; monstruos que hemos alimentado hasta el día de hoy. Estos monstruos requerirán más que el esfuerzo de un día o una semana para morir de hambre.

Entiende que cada pequeño esfuerzo cuenta y que el progreso es la meta, no la perfección.

5. La perfección es un asesino

¡Sí, un asesino sangriento y cruel! La perfección ha resultado en proyectos que nunca llegaron a concretarse.

Aunque a menudo confundido, perfección no es lo contrario de la mediocridad. Puedes hacer un buen trabajo, excelente, sin que sea perfecto. La perfección denota “hecho”. Que ya no se necesita mejorar. Es mejor la maestría porque da espacio para aprender y mejorar; la perfección no. En un mundo con un ritmo tan rápido y cambiante, la perfección no puede competir.

Apunta a la maestría, evita la perfección y estarás contento. Como Leo Tolstoi dijo:

“Si buscas la perfección, nunca estarás contento.”

6. Cambia la forma en que piensas sobre el fracaso

¡Mira! Lo más probable es que la primera vez que enfrentes a tu miedo será un catastrófico fracaso. ¿Que hacer entonces? ¿Te rindes o te mantienes en movimiento? Mi consejo es pensar en ese fracaso como “no funcionó en esta ocasión”.

Como Thomas Edison, el inventor de la bombilla, dijo “No he fallado. Sólo encontré 10.000 formas en que no funciona.”

mañana“Un guerrero japonés fue capturado por sus enemigos y encarcelado. Aquella noche no podía dormir, porque sabía que al día siguiente iba a ser interrogado, torturado y ejecutado. Entonces surgieron en su mente las palabras de su maestro Zen:

‘El mañana no es real. Es una ilusión. La única realidad es el Ahora. El verdadero sufrimiento es vivir ignorando esta enseñanza’.

En medio de su terror, súbitamente comprendió el sentido de estas palabras, se sintió en paz y durmió tranquilamente”

Existe una enorme diferencia entre decir lo que queremos que pase mañana, a decir lo que seguramente va a pasar mañana… En el primer, caso estamos diseñando el futuro; en el otro caso, estamos creando una gran ansiedad, y posiblemente, al final, una gran frustración!

Cada vez que “sabemos” lo que “terriblemente” pasará en el futuro, no nos damos cuenta lo que estamos construyendo: un “terrible” presente, cargado con las emociones con las que ese “imaginado” terrible futuro esta asociado.

• ¿Cuáles son esos “terribles” futuros que estás creando HOY –al decirlos– en tu presente?

• ¿Cómo es que estás tan segura/o de que así será el futuro?

• ¿Qué es lo que te asegura que lo que fue en el pasado, inevitablemente se volverá a producir mañana?

• ¿Cuáles son los recursos que creés que te están faltando para hacer frente a ese “futuro” incierto?

• ¿Qué recursos estás dispuesta/o a conseguir para estar mejor preparada/o?

Nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que acontecerá mañana. Solo tenemos algunos indicios del pasado y del hoy, que nos pueden dar pistas. Lo único de lo que podemos estar seguros, es que lo que hagamos hoy es lo que estará construyendo –inevitablemente– nuestro mañana. Por lo tanto, hacer algo hoy para crear un futuro como lo deseo, es la mejor forma de predecirlo!

“Todo lo que vívidamente imaginemos, ardientemente deseemos, sinceramente creamos y entusiastamente emprendamos, inevitablemente sucederá” – Paul Meyer

Y hacer “algo hoy” es mucho más efectivo, si está planificado en base a objetivos concretos, a corto, mediano y largo plazo, en cada una de las diferentes áreas de nuestra vida, mediante propósitos específicos en ellas, y con una medida de éxito explicitada para cada área. Si lo hacemos de este modo, las probabilidades de éxito son muy elevadas!

Y aunque esto extremadamente importante, quisiera hoy hacer foco en algo –a mi juicio– más importante aún, y que generalmente queda fuera de nuestro espectro de visión hacia el futuro, ya que se trata de algo del pasado, muy valioso y especial, de gran ayuda para nosotros y para poder incorporarlo a la información necesaria para generar esos propósitos, esos objetivos y esas acciones de las que hablamos en el párrafo anterior: se trata de “LO QUE QUEREMOS CONSERVAR”.

En toda transformación que se manifiesta en el camino desde un “hoy insatisfactorio” hasta un “mañana ideal” se producen cambios, algo se obtiene y algo se pierde, algo se agrega y algo se va, algo tomo y algo suelto.

En algunas ocasiones esto que se pierde, se va o suelto, es parte del diseño y es parte de lo que necesariamente se “debe” hacer para obtener, agregar o tomar algo. En otras ocasiones, se da como consecuencia del propio accionar, sin poderlo prever o sin haberlo planeado…

Si encaramos la transformación sin conocer esta valiosa información (lo que queremos conservar), existe una posibilidad de que en ese “mañana ideal” esté carente de algo de lo que no quería desprenderme, algo que para mi es realmente importante, algo que de ninguna forma estoy dispuesto a negociar.

Por esto es que te quiero regalar estas preguntas, para tu reflexión personal:

¿Qué es aquello que –por ninguna circunstancia– no estoy dispuesta/o a desprenderme en mi vida?
• ¿Cuáles son los valores esenciales que guían mis acciones?
• ¿Qué quiero conservar en mi futuro, que hoy está en mi vida, y que deseo que continúe así?
• ¿Para qué quiero conservar lo que digo que quiero conservar? ¿Qué beneficios me trae?

Si considerás que en tu balance el saldo del año fue positivo, enhorabuena! Te felicito por tus resultados! Y te dejo estas preguntas para tu reflexión de mejora contínua:

• ¿En qué medida mi compromiso estuvo presente en los resultados que obtuve?
• ¿Cuánto fue producto del “azar” o la “suerte”?
• ¿Qué aspecto “positivo”, que “virtud”, que “talento” estuvo presente en todos mis logros?
• ¿Qué recursos fui capaz de generar para lograr lo que logré?
• ¿Quién/es fue/ron las personas que aportaron algo para que lograra mis resultados?
• ¿Que acciones concretas o muestras de GRATITUD puedo tener con el/ellos?

gente asombrosaLa gente es parte de la vida de cualquier individuo y tener muchos o pocos colegas, conocidos o amigos es una decisión que determina el curso de la vida de una persona. Al estar rodeado de gente especial y de grandes calidades, es mucho más probable que ocurran cosas importantes en nuestro entorno.

Nos debemos a nuestras relaciones y todo lo que hagamos impacta a los seres que están en el entorno. La realidad, es que necesitamos a la gente. No podemos mover solos una montaña, ni creer que el ego es tan grande como para sentirnos más que el resto. En tiempos difíciles lo más aconsejable es no dejarse nada dentro ni guardado.

Suponga por un momento que usted tuvo una ruptura con su pareja. No lo habla con nadie, ni siquiera con la familia. Esa tristeza se acumula, se va esparciendo por el cuerpo al límite que empiezan los síntomas: la falta de sueño, la depresión, el estómago empieza a castigar, la cabeza duele y todo puede marchar mal.

El trabajo agota, no dan ganas de conocer gente, de salir. Pero si se reúne con alguien que lo escucha, lo apoya, le da un envión anímico, es posible que se recupere más pronto y busque alternativas a la situación. Parece cliché decirlo pero es cierto, los problemas son retos y oportunidades para hacer ajustes, para salir adelante y para ir en la búsqueda de la felicidad.

Ese es el desafío de las personas que viven angustiadas en la vida y tristes. Que sólo ven las cosas por el lado de la tostada que cayó al piso donde estaba, únicamente lo malo. ¿Ha escuchado alguna vez cuando le pasa algo trágico a alguien, que tal vez esa persona se rodeaba de las ‘malas compañías’?

Precisamente, el experto en coaching de Power Coaching and Consulting, Rhett Power, indicó que hay 5 maneras de atraer a la gente asombrosa a su vida, ya que ninguno de nosotros es una isla, como lo escribió el poeta John Dole. La interacción con gente maravillosa es un estímulo para que pasen cosas, también maravillosas, en la vida.

Y para lograr este propósito, estas son las recomendaciones:

1. Sea esa persona

Si quiere atraer a seres asombrosos, entonces usted tiene que convertirse en esa persona. Hay que ser quien uno quiere.

Con frecuencia, nos imaginamos cómo queremos ser en mente. Si quiere que la gente asombrosa esté en su vida, entonces ¡sea esa persona también! Suena algo simple y básico, pero es la verdad. Sea esa persona que ayuda a las demás a construirse pero no aquel que lo intenta y que se llena de lágrimas.

2. Hay que decirlo

Las afirmaciones tienen un gran poder. Dígalo en voz alta si quiere.

Por ejemplo: “Yo atraigo lo asombroso, lo positivo, quiero que la gente soñadora esté en mi vida cada día” y “estoy alerta de las oportunidades de la gente que me rodea y me conecta para lograr el éxito”. Esta forma de auto-charla positiva le da el poder y el foco que de otra forma usted tal vez no sabía que tenía.

3. Haga una conexión

Hay que ser bueno en mostrar un interés genuino en los otros.

Haga preguntas, escuche, la gente se dará cuenta que usted ha tomado un interés en ellos. Cuando usted es capaz de hacer estas conexiones haga esfuerzos por llegar a ellos y revisar qué es lo que están haciendo regularmente.

Power dice que él intenta conectarse con al menos 3 y 5 personas para reunirse con ellas y que le ayudan en su carrera profesional.

4. Agregue valor

Las personas quieren estar alrededor de quienes los hacen sentir valorados y apreciados.

Muéstrele a los demás su cuidado, señale sus fortalezas y siempre hágales saber que usted cree en ellas y en lo que están haciendo. Limite el tiempo con las personas que le drenan su energía. Todos tenemos alguien que solo es negatividad y es importante pasar menos tiempo con ellos, lo cual es saludable para nosotros.

5. Comunique cuál es su visión

Nos atrae de manera natural aquellas personas que son exitosas y que tienen claro un plan.

Sea bueno en poder comunicar la visión que usted tiene con las demás personas. Haga claramente visible lo que es invisible a los demás a través de su entusiasmo y de su discurso. Pinte el cuadro de lo que usted quiere y entonces verá que los demás aprenderán a cómo pueden ser ellos parte de esa visión.

Las recomendaciones no solo lo llevarán a estar al lado de personas que comparten ideales como el suyo. Por ejemplo, al ser un líder, lo más probable es que usted sea un referente de sus colaboradores y que ellos piensen que al estar bajo su tutela aprenderán para cuando les toque manejar un equipo.

inteligencia emocionalLa inteligencia emocional es la herramienta más poderosa para el éxito, no sólo en las relaciones románticas, sino también en el negocio. De hecho las mismas reglas para alcanzar tus metas en tu empresa aplican para el amor.

Aquí hay cinco prácticas que gente con alta inteligencia emocional utiliza para alcanzar el éxito tanto en el trabajo como en sus vidas personales:

1. Sigue acciones, no palabras.

Cuando contrato a alguien no pongo mucha atención a sus frases sobre la contabilidad o el trabajo duro. En lugar de eso, busco una sólida trayectoria para ver si entregan las cosas a tiempo, hacen llamadas o si cierran tratos. En los negocios y asuntos personales hablar no vale la pena.

2. Analízate.

Todos somos seres emocionales y a veces pequeñas cosas pueden convertirse en grandes problemas sin necesidad. La gente inteligentemente emocional sabe cómo poner pausa antes de crear una dificultad de la nada.

¿Alguien te interrumpió en una junta? En lugar de quejarte de eso o planear tu venganza, considera que esa persona está distraída por asuntos personales en su casa. Tal vez se sentía analizada por su jefe y está sobre compensando con su ruidosa presentación. Supéralo y dales el beneficio de la duda. No siempre tiene que ver contigo.

La misma regla aplica a tus relaciones amorosas y de negocio. Todos tenemos malos días y pequeños defectos. Sólo porque tu cita no quiere bailar quiere decir que le da pena estar contigo o que nunca saldrá contigo otra vez. Toma el incidente como es y sigue adelante.

3. Ten la meta final presente.

Aquellos que tuvieron éxito en su vida y en los negocios vigilan lo que es importante. Esto significa dejar ir cosas insignificantes y baches en la carretera que se presentan todos los días.

Cuando tienes la meta final como prioridad, es más fácil negociar con un cliente difícil, crear sociedades exitosas y enfocar tu energía en lo que es valioso sin desviarte por pequeñas molestias.

Eso también aplica para las relaciones. Si una relación de largo plazo con tu esposa/o es tu prioridad, entonces no te vas a molestar por cosas como que dejó la pasta de dientes abierta. Hasta problemas más fuertes, como el manejo del dinero o criar a tus hijos, son más fáciles de negociar cuando ambos están enfocados en una colaboración para toda la vida.

4. Deshazte de las toxinas.

Los buenos negocios se alimentan de buena energía. La gente negativa puede destruir una organización. Los emprendedores con inteligencia emocional alta saben que hay suficiente gente positiva en el mundo y que no tienen la necesidad de gastar energía al tratar con los tóxicos.

A veces incluso los empleados de alto rendimiento no son una buena opción si son manipuladores, combativos o negativos en la oficina.

Lo mismo para tus relaciones laborales y personales. Si alguien te roba tu energía o te hace sentir mal contigo mismo, ten la fortaleza para seguir adelante. La gente emocionalmente inteligente tiene poca tolerancia contra los que son mentirosos, críticos, necesitados o tiene hábitos adictivos. Hay algunas personas que están mejor fuera de tu vida o del otro lado de la habitación.

5. Mantente conectado.

Sólo porque una relación termina no quiere decir que debas destruir el puente. Aunque un trato se caiga, haz el esfuerzo para tomar el camino pesado y mantener la conexión viva. Nunca sabes cuándo te cruzarás con ellos otra vez o si los necesitarás en un futuro.

Sólo porque una relación no dure toda la vida, quiere decir que deban alejarse como enemigos. Muy seguido las relaciones terminan por ciertas diferencias o circunstancias. Cuando hay un puente disponible, hay una mayor oportunidad para que disfrutes mejores experiencias en casi cada nivel.

Vivir MejorEl día siguiente, luego  de terminar de escribir mi cuarto libro, corrí el corrector ortográfico, agregué citas, respiré profundamente y pulsé “enviar”. Le escribí a mi editor, comí algunas galletas de las Girl Scout y luego me acosté.

Después de despertar, volví a escribir. Comenzando desde cero. Y me encantó. Así es la vida de un escritor: No publicar, escribir.

No me malinterpretes. Me gusta ser reconocido por el trabajo que hago, y me gusta tener lectores. Pero si nadie me estuviera mirando, yo haría esto de todos modos.

Incluso sin audiencia, trabajaría con palabras, porque me hace sentir vivo. De eso se trata la pasión.

De dónde viene la pasión

Los escritores escriben. Los cantantes cantan. Los atletas juegan.

Nuestras vocaciones no están marcadas por la cantidad de dinero que ganamos o la atención que ganamos al hacerlas. Están marcadas por la pasión. Eso es lo que nos define, más que cualquier otra cosa.

Ya oíste el “No eres lo que haces.” Lo que es cierto. Pero si no haces lo que amas, entonces, ¿Qué eres?

Hace un par de años atrás, me enfoqué en una pasión que pasé mi vida evitando: la escritura. Como resultado, armé mi blog, conseguí un acuerdo por un libro y comencé a ser recompensado por hacer algo que me encanta.

¿Sabes lo que hizo que todo valga la pena? ¿Son las ventas de libros electrónicos? ¿Las conferencias? ¿La promesa de mi nombre impreso? Diablos, no.

Es la capacidad de perseguir mi pasión todos los días. Y saber que puedo hacer eso sin hipotecar el bienestar de mi familia o pasar el día haciendo un trabajo que disfruto es un plus.

Todo eso está bien, pero ¿qué haces si no sabes cuál es tu pasión? ¿Cómo encuentras la “única cosa” que te completará?

Sería poco sincero ofrecerte una serie de pasos para llegar allí. En lugar de eso, me gustaría compartir tres mentiras que te mantendrán alejado de tu pasión, y por qué debes evitarlas:

1. “No sé lo que es”

Alguien me llamó la atención cuando le dije esto, y tenía razón. Estaba desperdiciando mucha energía, diciendo que no sabía cuál era mi pasión, pero en realidad tenía miedo de actuar sobre ella.

2. Tienes que hacerte pobre para hacerlo

El mundo ama recompensar a la gente que persigue sus sueños. Cuando haces de la pasión el objetivo, crearás un gran trabajo. Así que no te sorprendas cuando la gente tome nota.

Y no te sorprendas si hay una gran compensación esperando por ti. No tienes que ser un artista muerto de hambre.

3. “Un día, llegaré”

Soñar es un negocio peligroso. Si no somos cuidadosos, podemos ser seducidos por la creencia de que si encontramos el trabajo perfecto, seríamos felices. Pero la vida no funciona así.

Siempre estarás un poco incompleto. Esta es la hermosa frustración de ser humano. Y es de donde proviene todo el mejor arte.

A medida que persigas una pasión, encontrarás resistencia y oposición. Intentarás sabotearte a ti mismo. Pero esperemos que puedas pasar a través de las mentiras y perseverar. Te levantarás cuando te caigas. Porque la pasión vale la pena el dolor. ¿Cierto?

Así que continúa con ello.

Es hora de hacer el trabajo que te apasiona hacer.

misiónTerminar la carrera, encontrar un trabajo y a darle. Poco a poco ir ascendiendo, ganando más dinero y comprando mejores coches. Lo cierto es que con un planteamiento de objetivos tan meridianamente claro y coherente, aún no sé qué pudo fallar. Pero la realidad es que algo falló y también que esos objetivos eran pobres.

Mi forma de verlo (y creo que no estoy solo aquí) es que si yo hacía mi parte: estudiar la carrera, aprender inglés, hacer prácticas, etc. el mundo cumpliría con la suya: darme un trabajo que me gustase. Ahora esto me parece una chorrada y quiero creer que si me hubiera parado a pensarlo en su momento habría llegado a la misma conclusión. ¿Dónde está el fallo?

Conseguí el trabajo y fui ascendiendo, en ese sentido plantear objetivos me funcionó. Sin embargo, el trabajo no me ofrecía nada de lo que yo buscaba en un empleo.

Primer fallo: no definir lo que buscas en un trabajo (me refiero a algo más que el sueldo).

Di por sentado que si hacía lo que “había que hacer” el gran trabajo vendría a mí.

Segundo fallo: si quieres un trabajo que cumpla con lo que buscas (generalmente: autonomía, responsabilidad, significado), tienes que ofrecer algo raro y valorado (una carrera la tiene todo el mundo).

Cuando descubrí que no conseguiría lo que buscaba en ese trabajo, lo dejé y cambié de sector a otro totalmente desconocido para mí.

Tercer fallo: tirar por la borda conocimientos y experiencia adquiridos durante años para empezar de cero, pero con más años (profundizo en este error más adelante).

Habilidades raras y valoradas

La forma lógica pero esquiva de plantearse la pregunta ¿Qué quiero hacer con mi vida? es poco intuitiva porque para responderla hay que evitar pensar en lo que quieres. No va de ti la cosa. Va de lo que puedes hacer y sobre cómo puedes ser una persona valorada.

Como dice Zig Ziglar, la vida es justo lo contrario de un restaurante. En el restaurante comes y luego pagas. En la vida pagas, y luego comes.

Piénsalo así: ¿qué es lo que tú sabes/puedes hacer? Si es algo común, no será raro ni valorado. Si no es raro ni valorado, ¿por qué van a darte un trabajo que sí lo sea? Como esto suena un poco duro, te diré que por suerte para tener habilidades raras y valoradas no hace falta ser astronauta, medallista olímpico ni ambidiestro.

Independientemente de tus estudios, tu sector o tu profesión, tienes la posibilidad de desarrollar habilidades valoradas.

El mejor sitio para empezar es el lugar de trabajo. Es un área que conoces y no te será difícil encontrar algo que puedas mejorar.

Si te dedicas a las ventas puede ser abrir un nuevo segmento de potenciales clientes y convertirte en el experto de ese nicho. Si estás en ingeniería, puede ser aplicar lo que haces a otro proceso y hacerlo tuyo o probar algo nuevo en el mismo proceso. Si eres community manager puedes expecializarte en el crecimiento de marca en Latino América.

Ningún jefe espera que un empleado le llegue pidiendo que le dejen dedicar horas extra a una posible mejora del negocio. Por eso es fácil que te dejen hacerlo.

Si no puedes desarrollar una nueva habilidad en el trabajo, entonces tendrás que probar fuera.

Durante años, al salir del trabajo me dedicaba a montar webs y negocios con freelancers extranjeros. Sin yo saberlo, ahora parece que soy un experto en una materia que ni siquiera sabía que era una materia aparte. ¿Es trabajar con hindúes una habilidad rara y valorada? Rara es, está por ver lo segundo. Pero lo que importa es que se pueden desarrollar habilidades que posteriormente podrás cambiar por el trabajo que buscas.

Por desgracia, todo esto huele a trabajo extra que echa para atrás. ¿Cómo conseguir la motivación para perseguir estas habilidades?

Encontrar una misión

Las misiones tipo acabar con el hambre el mundo, crear un planeta limpio y similares, pecan de grandiosidad y es difícil hacerlas propias.

Sin embargo, las misiones son incluso mejores que los objetivos y por esto son importantes. Una misión es más como un tema en tu vida, no desaparece como un objetivo hace cuando lo consigues o lo olvidas. Es lo que haces, lo que eres. No te faltará nunca la motivación para mostrarte como eres.

Como dice Cal Newport en su libro So good they can’t ignore you, las buenas misiones aparecen cuando llegas al filo del conocimiento en un campo concreto.

Por ejemplo, una persona extremadamente inteligente que trabaja solucionando problemas informáticos puede ver que hay mucha gente superdotada que no tiene un objetivo claro. De modo que se plantea el siguiente tema en su vida: ayudar a este tipo de personas ofreciéndoles la posibilidad de trabajar en problemas que pueden mejorar el mundo.

Conozco un bloguero que ha tenido éxito llegando a la gente y creándose una audiencia hablando de trucos y tácticas sobre diseño de estilo de vida. Ahora se ha planteado la misión de conseguir que su audiencia supere esa fase de estilo de vida y se implique en proyectos que puedan mejorar no ya la vida de una persona, sino la de todo un país.

Es necesario tener un conocimiento profundo sobre algo para poder revelar una buena misión. Si toda tu experiencia en ONGs se reduce a un verano recogiendo latas, no puedes plantearte la misión de crear un mundo donde todo sea reciclable. Bueno, claro que puedes, pero no vas a llegar lejos y te olvidarás del tema.

Recoge latas. Al principio hay que actuar, es la acción lo que nos da la motivación (por eso hay gente que espera años a estar motivada). Cuando hayas recogido suficientes latas, puede que veas cómo se podrían eliminar las latas en su conjunto y tomar esa misión como propia.

Control de daños

Deberías centrarte en aprender habilidades valoradas y no abandonar el camino andado hasta ahora. Sin embargo, si decides que hay que hacerlo, te doy la bienvenida a mi pequeño club.

Mi trabajo no me permitía aprender nada nuevo, lo cual evitaba que trabajara en mis habilidades. Además, no veía un beneficio claro para el mundo derivado de mi labor (trabajaba en Bolsa). En presencia de estas dos situaciones, salir y buscarse la vida por otro lado puede ser lo correcto. Al fin y al cabo, si no puedes trabajar en tus habilidades no podrás convertirte en alguien de valor, y si no tiene sentido lo que haces, es difícil que salga una misión de todo aquello.

Tendrás que empezar de cero y eso nunca es fácil. Pero con suerte, esta vez recordarás lo que tienes que hacer para encontrar un trabajo que te llene y sabrás donde buscar la misión que puede orientar tu vida. Es difícil, pero no complicado. Saber lo que tienes que hacer ya es la mitad del trabajo.

levantarse más temprano“Dormir temprano y levantarse temprano hace a un hombre sano, rico y sabio” –Benjamin Franklin.

“No confiéis en los beneficios obtenidos de levantarse temprano, según lo dispuesto por el enamoradizo Franklin…” –Mark Twain.

“Hace poco un lector me preguntó por mi costumbre de despertar a las 4:30 am todos los días, y me pidió que escribiera acerca de los beneficios para la salud de levantarse temprano, algo que me pareció una excelente pregunta”, comenta Leo Babauta de Business Insider.

“Desafortunadamente, no hay ninguno, que yo sepa”, afirma el autor en su artículo. “Sin embargo, hay un montón de otros grandes beneficios”.

Ahora, permítanme en primer lugar decir que si usted es un ave nocturna, y eso le funciona, creo que es genial. No hay razón para cambiar, especialmente si usted es feliz así. Pero para mí, que pasé de ser un ave nocturna a una madrugadora (y sí, es posible) ha sido un regalo del cielo. Me ha ayudado de tantas maneras que nunca volvería a mi antiguo hábito.

Éstas son sólo algunas de las razones:

1. Nuevo día.

Me encanta poder levantarme y saludar un nuevo y maravilloso día. Sugiero crear un ritual matutino que incluya decir gracias por esta bendición.

El Dalai Lama recomienda decir lo siguiente cuando uno despierta:

“Hoy me siento afortunado de haber despertado, estoy vivo, tengo una preciosa vida humana, y no voy a desperdiciarla. Voy a utilizar todas mis energías para desarrollarme, para expandir mi corazón a los demás, para alcanzar la iluminación en beneficio de todos los seres, voy a tener buenos pensamientos hacia los demás, no me voy a enojar o pensar mal de los demás, voy a beneficiar a los demás tanto como me sea posible.”

2. Un comienzo increíble.

Solía empezar mi día saltando de la cama, tarde como siempre, corriendo para alistar a los niños y luego me apresuraba en dejarlos en el colegio y llegar (tarde) al trabajo. Entraba a la oficina, todo desaliñado, apenas despierto, gruñón y retrasado. No es un gran comienzo de día.

Ahora, tengo un renovador ritual por las mañanas y logró hacer muchas cosas antes de las 8 a.m., mis hijos están despiertos temprano igual que yo, y en la oficina, para cuando todo el mundo se pone a trabajar, yo ya he tenido un buen inicio. No hay mejor manera de comenzar el día que despertarse temprano, en mi experiencia.

3. Quietud.

No hay niños gritando, no hay bocinas de autos, no hay ruido de televisión. Las primeras horas de la mañana son por lo general muy tranquilas. Es mi momento favorito del día. Realmente disfruto ese momento de paz, de tiempo para mí, cuando puedo pensar, leer… respirar.

4. Amanecer.

Las personas que se despiertan tarde se pierden una de las hazañas más grandes de la naturaleza, que se repite en su totalidad todos los días –la salida del sol.

Me encanta cómo el día se pone lentamente más brillante, cuando el azul oscuro de medianoche se convierte en azul más claro, cuando los colores brillantes comienzan a filtrarse en el cielo, cuando la naturaleza se pinta de colores increíbles.

Me gusta salir a correr durante este momento, y miro hacia el cielo mientras corro y digo al mundo: “¡Qué día glorioso!” Sí, cursi, lo sé.

5. Desayuno.

Levántese temprano y realmente tendrá tiempo para desayunar.

Me han dicho que es una de las comidas más importantes del día. Sin desayuno, su cuerpo se nutre de aire hasta que esté tan hambriento a la hora del almuerzo que comerá cualquier cosa poco saludable que encuentre –mientras más grasoso y azucarado, mejor.

Pero si toma un buen desayuno, estará saciado hasta más tarde. Además, tomar desayuno mientras lee un libro o conversa con alguien en la tranquilidad de la mañana es eminentemente más agradable que engullirse cualquier cosa en el camino al trabajo.

6. Ejercicio.

Por supuesto que hay otros momentos para hacer ejercicio aparte de hacerlo temprano en la mañana. Pero he notado que si bien es agradable ejercitarse justo después del trabajo, también es susceptible de cancelar esta rutina debido a otras cosas que se presentan. Hacer ejercicios en la mañana casi nunca se cancela.

7. Productividad.

Las mañanas, al menos para mí, son el momento más productivo del día. Me gusta escribir algo en la mañana, cuando no hay distracciones, antes de revisar mi correo electrónico o las estadísticas de mi blog.

Siento que logro avanzar bastante de mi trabajo por la mañana, lo que me permite estar más libre cuando anochece y así puedo compartir más tiempo con la familia.

8. Metas.

¿Se ha trazado objetivos? Bueno, debería hacerlo. Y no hay mejor momento para revisarlos y planear como conseguirlos que a primera hora. Debería tener un objetivo que quiere lograr esta semana. Y cada mañana, piense en qué cosa puede hacer hoy para avanzar más hacia esa meta. Y luego, si es posible, dedíquese a eso a primera hora de la mañana.

9. Ir al trabajo.

A nadie le gusta el tráfico de la hora punta, a excepción de las grandes petroleras. Vaya al trabajo temprano cuando el tráfico es mucho más ligero, así podrá trabajar más rápido y se ahorrará tiempo. O mejor aún, vaya en bicicleta. (O mejor aún, trabaje desde casa).

10. Citas.

Es mucho más fácil llegar a tiempo a esa reunión o compromiso importante si se levanta temprano. Llegar tarde a esas citas es una mala señal para la persona con quien se está reuniendo. Llegar antes de la hora los impresionará. Además, tendrá tiempo para prepararse.

 

 

 

Subir »
FB