Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

sueltasCuando intentas controlar demasiado, disfrutas demasiado poco. A veces, sólo tienes que dejar ir, relajarte, respirar profundamente y amar lo que es.

Esta mañana me encontré con una vieja amiga, alguien que quiero profundamente pero con quien luché internamente por años porque siempre estuve preocupado por su salud.

Quiero ayudarla a sanar, porque siento que la estoy perdiendo.

Quiero enseñarle las herramientas ya-probadas para vivir una vida más feliz, más simple y más saludable que ya han ayudado a muchas otras personas con las que he trabajado, para así pueda dejar sus adicciones, haga ejercicio y la atención plena, nutrir sus necesidades, y de repente transformarse en una persona sana de nuevo.

Pero esa no es la realidad. Quiero controlar algo que me asusta, pero no puedo hacer nada al respecto. Porque no tengo el control de nadie más que de mí mismo. Quiero ayudar a mi amiga, pero ella no está interesada en ser ayudada. De hecho, ella me lo dijo una docena de veces en el pasado.

Así que hoy, lo dejo ir.

No “dejo ir”, como en “dejarla ir.” lo “dejo ir” como dejar de tratar de controlarla, dejar de tratar de cambiarla, y en lugar de eso respirar profundamente y aceptarla por quién es.

¿Y adivina qué? Quién es ella, es una bendición. Quién es ella, es algo tan ridículamente especial y única que es difícil expresarla. Ella es divertida, apasionada, compasiva, sabia, salvaje, reflexiva, leal y… ¿mencioné salvaje?

Dejé ir, y acepté toda su verdad, y sólo entonces pude realmente disfrutar todo de ella, en lugar de preocuparme por perderla o cambiarla.

Y esta, aprendí, es la mejor manera de estar en todos los ámbitos de la vida…

Puedes dejar de tratar de cambiar a la gente, y dejar ir y disolverte en su presencia; simplemente observa quienes realmente son, simplemente aprecia cada capricho idiosincrásico. Puedes dejar de quejarte por tus circunstancias en la vida, por tus pérdidas, por cómo es el mundo, y simplemente dejar ir y amar lo que es.

Sólo se. Sólo acepta. Sólo aprecia.

Esto es lo que obtienes cuando lo haces…

1. Te enamoras de la gente por quienes realmente son.

Está bien estar en desacuerdo con las ideas y opiniones expresadas por tus seres queridos. Pero eso no te da el derecho a negar cualquier punto que quieran hacer. Tampoco te da derecho a acusarlos de expresar mal sus creencias sólo porque no te gusta lo que están diciendo. Aprende a reconocer perspectivas, estilos de vida y opiniones interesantes, incluso si esto significa superar tu orgullo y abrir tu mente más allá de lo que es cómodo.

A decir verdad, no conocemos ni la mitad de las personas de lo que creemos que hacemos; y conocer verdaderamente a alguien es gran parte de lo que los hace increíbles.

El amor es dejar a nuestros seres queridos ser inexcusablemente ellos mismos, y no deformarlos para que se adapten a nuestras egoístas ideas de cómo pensamos que deberían ser.

2. Creces más allá de los perpetuos malentendidos de los demás.

¿Cuántas veces has sido mal entendido? ¿Con qué frecuencia la dirección de tu vida fue formada por tales malos entendidos?

Piénsalo. ¿Cuántas oportunidades se te han negado (o para el caso, concedido) porque alguien no alcanzo a comprenderte por completo? ¿Cuántos amigos perdiste, y cuántos ganaste, porque vieron solo una parte de tu personalidad que brilló sólo un corto tiempo, y en circunstancias que nunca podrían ser reproducidas de forma regular?

¿Con qué frecuencia tu vida fue impulsada por los malentendidos y las ilusiones; como alguien viendo espejismos de agua en el horizonte de la carretera, y que entonces se desvanece momentos después? ¿Y con qué frecuencia estos malentendidos e ilusiones te han decepcionado o estresado porque pensaste que podías controlar la forma en que todo el mundo te ve?

La verdad es que la gente va a ver lo que quieran ver ya sea que te importe o no.

Es hora de dejar de tratar de controlar cómo todo el mundo te percibe.

Es momento de simplemente hacer lo mejor que puedas.

3. Tienes la oportunidad de disfrutar de la paz que ya está dentro de ti.

El filósofo griego Epicteto lo dijo perfectamente hace más de 2.000 años: “La gente está perturbada, no por las cosas (que les pasa), sino por los principios y opiniones que forman relativa a (esas) cosas. Cuando estamos impedidos o perturbados, o afligidos, nunca debemos atribuírselo a los demás, sino a nosotros mismos; es decir, a nuestros propios principios y opiniones.”

La ciencia moderna sobre la conducta está de acuerdo con esto. El psicólogo americano Albert Ellis demostró que la forma de reaccionar ante los acontecimientos está determinada principalmente por nuestra visión de los acontecimientos, no por los propios eventos.

Entiende esto, en algún lugar dentro de todos nosotros, existe un ser supremo que está eternamente en paz. Debido a que la paz interior no depende de las condiciones externas; es lo que queda cuando abandonas tu ego y preocupaciones. La necesidad de que algo sea diferente en este momento no es más que una preocupación egoísta, y las preocupaciones de este tipo simplemente te hacen caminar en círculos.

La paz interior llega en cualquier lugar y en cualquier momento, en el momento en que llegas a estar en paz con lo que está en tu mente. Esto ocurre cuando sueltas la necesidad de que las cosas sean diferentes de lo que son.

Vivir Mejor8. Planean escapadas rápidas

“Algunas personas exitosas planean unas mini vacaciones en sus patios traseros,” dice Kerr. Estas escapadas mantienen el atractivo de permitirte tener una completa pausa mental, pero sin el estrés o tener que planificar un viaje a algún lugar, del cual la gente corre el riesgo de volver a trabajar más agotado que cuando se fueron.

Otra buena opción: Haz un viaje corto a algún destino que esté a sólo una hora o dos de distancia. Esta es una gran manera de visitar un nuevo lugar, pero que no requiera demasiados viajes ni planificación.

9. Están al aire libre y disfrutan de la naturaleza

Un fin de semana largo es el momento perfecto para salir y respirar aire fresco, especialmente después de haber sido secuestrado durante toda la semana, explica Taylor.

No importa si es enero o julio; aprovecha las actividades al aire libre.

10. Se ejercitan

Las personas exitosas entienden lo importante que es el ejercicio para su salud física y mental; así que no se ponen perezosos ni se saltan sus entrenamientos durante los fines de semana largos.

11. Se involucran en una actividad que apoye su pasión

“Este es un buen momento para relajarte con tu pasatiempo favorito, ya sean compras, golf, socialización, lectura, pintura o cualquier otra cosa,” dice Taylor.

Haz las cosas que te hagan feliz; cosas para las que no siempre tienes tiempo durante la semana o durante los fines de semana regulares.

12. No piensan en el trabajo

Este es un gran desafío para muchos de nosotros; pero las personas más exitosas no se estresan por la próxima presentación, o por lo que no pudieron hacer la semana anterior. En lugar de eso, se enfocan en disfrutar de lo que sea que estén haciendo ahora.

13. Se recargan

Todos necesitamos descansar y recargar nuestras baterías de vez en cuando. Las personas exitosas usan los fines de semana largos para hacer esto.

Ellos hacen planes y se mantienen activos; pero también se aseguran de ponerse al día con su sueño y programar un poco de tiempo libre al final del fin de semana para relajarse.

14. A veces cambian los días de descanso

Algunas personas exitosas tomarán un día de descanso diferente, e irán a trabajar los días de vacaciones y tener la oficina para sí mismos y poder trabajar más sin distracciones, explica Kerr.

“Si tienes el lujo de ser capaz de hacer esto, puede ser un triunfo doble; hacer tu trabajo cuando es más tranquilo y conseguir terminar más trabajos al mismo tiempo.”

15. Piensan por delante

En la última noche de los fines de semana largos, muchas personas exitosas piensan en la corta semana por delante y las metas claves que necesitan lograr, dice Taylor. Y lo hacen sin estresarte.

decisionesLa perspectiva es algo chistoso.

Si ves hacia adelante, el camino parecerá algo incierto y el futuro impredecible. Si ves hacia atrás verás que todos los puntos parecen conectarse, excepto los que marcan las decisiones y riesgos que no tomaste.

Aquí hay 10 elecciones que algún día te arrepentirás de haber tomado:

1. Elegir el dolor del arrepentimiento sobre el de la disciplina.

Las peores palabras que puedes decir son: “si hubiera…” Piensa en todas las cosas que te gustaría haber hecho pero no pudiste.

¿Qué hiciste en lugar de eso? Piensa en esa cosa que has soñado con hacer desde hace 5 ó 10 años pero que no has podido y medita lo bien que te sentirías si lo hubieras logrado.

Comenzando hoy, haz lo que deseas y en 5 ó 10 años cuando lo recuerdes no te arrepentirás. Seguro será difícil y doloroso pero no tanto cuando veas al pasado y no sepas qué pudo haber pasado.

2. Elegir no ser valiente.

Ser valiente no significa que no tienes miedo, de hecho es lo opuesto. El coraje sin pensamiento o significado es imprudencia. La gente valiente simplemente ha encontrado algo que importa más que el miedo.

Digamos que tienes pavor de iniciar un negocio, encuentra una razón que te motive más: crear un mejor futuro para tu familia, querer hacer una diferencia o esperar por una vida más gratificante y plena. Una vez que encuentres el gran significado, también hallarás el coraje. No veas el miedo como algo que debas encoger, sino algo que tienes que superar.

3. Elegir no decir “lo haré”.

Una vez un jefe me pidió algo que parecía imposible. Yo dije “está bien, lo intentaré”. Me dijo que no importaba, mientras no renunciara, lo terminaría. No importa tratar, la persistencia es lo que realmente hace una diferencia.

Muchas veces decimos “lo intentaré” porque eso nos da una salida. Nuestros egos e identidades no están en riesgo pues al final sólo estamos “tratando”. Cuando digas “¡lo haré!” tu perspectiva cambiará. Lo que antes parecía insuperable no es cuestión de suerte, sino del tiempo, esfuerzo y persistencia. Cuando lo que haces realmente importa, no digas “lo intentaré”, di “lo haré” y luego querrás cumplir esa promesa.

4. Elegir no tomar las oportunidades.

Tal vez nunca elabores el plan de negocios perfecto o encuentres a los socios o mercado ideales, pero sí puedes hallar un gran momento para comenzar, porque ese instante es ahora.

El talento, la experiencia y las conexiones son importantes, pero si te esfuerzas en todas las cosas nuevas, algo debe funcionar. Además, después de que aprovechas suficientes oportunidades, con el tiempo te volverás más habilidoso y experimentado.

5. Elegir no moverte.

La familiaridad crea comodidad, pero ésta es el enemigo del progreso.

Si tienes una gran oportunidad y lo único que te detiene es el pensamiento de moverte, muévete. Si quieres estar más cerca de tu familia o amigos y lo único deteniéndote es la idea de moverte ¡hazlo! Si quieres ser más cercano a la gente que piensa y actúa como tú, ¡hazlo! No te preocupes, pronto encontrarás nuevos lugares a los que puedas ir, desarrollarás nuevas rutinas, tendrás nuevos amigos y una buena perspectiva de la vida.

6. Elegir no dejar ir las cosas.

La amargura, el resentimiento y envidia son como tomar veneno y esperar a que la otra persona muera. Tú eres el único que pierde. La vida es muy corta como para guardar rencores. Deja ir esos sentimientos y gasta tu energía en apreciar a los individuos que amas.

7. Elegir no disculparte.

Todos cometemos errores, así que hay cosas por las que debemos disculparnos: palabras, acciones omisiones, entre otras. Trágate tu miedo u orgullo y pide perdón. Después ayudarás a la otra persona a librarse del resentimiento para empezar de nuevo.

8. Elegir no usar tus planes de respaldo.

Éstos pueden ayudarte a dormir mejor y darte una salida cuando las cosas se pongan difíciles. Si de alguna manera pasa lo peor (aunque lo “peor” nunca es tan malo como piensas) confía en que encontrarás una forma de recuperarte. Mientras sigas trabajando duro y aprendas de tus errores, siempre podrás.

9. Elegir ser orgulloso.

No seas tan orgulloso como para admitir que cometiste un error, tampoco como para tener sueños grandes o pedir ayuda a otras personas. No tengas miedo de aprovechar una oportunidad y caerte, levántate y sigue adelante.

10. Elegir que no te importe.

El rechazo, la tristeza y el fracaso duelen. ¿Qué puedes hacer? Si decides que no te importa, no saldrás lastimado. Pero después nunca llegarás a experimentar la emoción de la conexión, la felicidad y el éxito.

Escoge seguir en el juego y que te importe.

Vivir MejorNos dirigimos a un fin de semana largo, y la mayoría de las personas exitosas ya han planeado (o al menos pensado) lo que harán durante esos días.

“Las personas exitosas reconocen lo importante que es aprovechar un fin de semana largo para reabastecer sus pasiones y recargar sus baterías”, dice Michael Kerr, un orado de negocio internacional y autor del libro “The Humor Advantage.

Ellos trabajan más duro los días previos al fin de semana largo para poder maximizar su tiempo de ocio, añade Lynn Taylor, un experto nacional en lugares de trabajo y autor de “Tame Your Terrible Office Tyrant: How to Manage Childish Boss Behavior and Thrive in Your Job.

También compartimentan cualquier tarea relacionada con el trabajo que se deslice en sus fines de semana largos, separándolos de su codiciado tiempo de ocio. “Saben que si se mezclan, probablemente se sentirán engañados después,” dice.

Planear con anticipación los fines de semana largos es importante porque no quieres desperdiciar esa relativamente rara oportunidad para descomprimirte de la oficina.

Taylor lo explica: “Estos fines de semana prolongados son diferentes a los fines de semana regulares porque sabes que tienes tiempo extra para relajarte, atar cabos sueltos, ponerte al día con las personas importantes en tu vida o salir adelante en un proyecto. Y el tiempo es un recurso no renovable. La forma en que lo gastas debe ser consistente con lo que necesitas lograr a corto y largo plazo para estar contento.”

¿No está seguro de cómo aprovechar al máximo las próximas 72 horas? Tenemos algunas ideas.

1. Planean con anticipación

Muchas personas exitosas planean sus actividades para el fin de semana largo con antelación para no sentirse atraídos por la tentación de trabajar, dice Kerr. Hacen reservas o programan actividades con sus hijos.

Taylor agrega: “Son lo suficientemente estratégicos para tener un plan de acción para el fin de semana largo, pero lo suficientemente flexibles como para abordar cualquier problema de trabajo urgente que pueda surgir.”

2. Se preparan en el trabajo

“Mucho de lo que hacen sucede antes de salir para el fin de semana largo, para así estar psicológicamente libres para relajarse y disfrutar de él”, dice Kerr.

Esto incluye decirles adiós a sus colegas, limpiar su oficina, terminar cualquier tarea urgente, y crear un plan de acción claro para cuando regresen a la oficina para poder empezar apenas vuelvan.

3. Establecen directrices tecnológicas

Las personas exitosas establecen reglas para el correo electrónico y teléfono para ellos y para las personas con las que trabajan, para que entiendan cuándo, si lo estás, estarás disponible para responder o contestar.

“Esto puede comunicar a los empleados lo crítico que es que todos tomen un descanso completo, y que cualquier o todo el trabajo puede esperar,” explica Kerr. “Aunque los empleados puedan asumir esto, a menudo necesitan escucharlo de su líder para poder relajarse completamente durante un fin de semana largo.”

4. Sé desconectan

No sólo establecen pautas, sino que las personas verdaderamente exitosas realmente apagan sus teléfonos y laptops; al menos durante parte del fin de semana.

No te sientes y mires las pantallas durante tu tiempo libre. Desenchúfate e intenta utilizar la menor cantidad de tecnología posible. Esto te ayudará a dormir mejor y podrás mantener la mente clara.

5. Hacen un poco de nada

“Con el ritmo vertiginoso de los negocios durante toda la semana, muchas personas exitosas realmente planean, pero a veces esos planes incluyen un poco de nada,” dice Taylor.

“La semana de trabajo es acerca de plazos y reuniones, así que las personas exitosas disfrutan de tener un poco de tiempo, o un día, sin compromisos ni nada programado.”

6. Pasan tiempo con sus familias y amigos

Durante la semana, es difícil darles toda la atención a aquellos que amas. “Un fin de semana largo te permite programar ese importante tiempo de calidad,” dice Taylor.

7. Son voluntarios

Muchas personas exitosas encuentran que dar su tiempo a grupos o causas caritativas es muy gratificante.

Reibox BlogMartin Casado es una leyenda en su rincón del mundo de la tecnología por inventar una tecnología que alteró radicalmente la forma en que se construyen las redes informáticas.

Él inventó la tecnología mientras era estudiante de doctorado en Stanford. Tomó esa invención y dos de los profesores le aconsejaron, Nick McKeown de Stanford y Scott Shenker de la Universidad de California, Berkeley (leyendas en su propio derecho) y fundó una startup. La llamó Nicira y estaba respaldada por capitalistas de riesgo como Andreessen Horowitz de a16z.

“Nicira se lanzó a la industria de las redes como una bala de cañón golpeando agua plácida,” escribió Marc Andreessen, fundador de A16Z, de Nicira y de Casado. Era verdad.

La compañía fue silenciosamente fundada en 2007, pero no se lanzó oficialmente hasta principios de 2012. Cinco meses después, la vendió a VMware por unos impresionantes $1.26 mil millones. Y la industria de las redes nunca volvió a ser la misma.

Después de quedarse en VMware por unos años, Casado se fue a principios del 2016 para convertirse en un VC con a16z. Pero lo interesante es que él no piensa en sí mismo como una persona exitosa, sino como alguien que se volvió bueno en el fracaso.

O al menos eso le dijo a la clase de graduados de 2017 en su primera universidad, Northern Arizona University, donde habló después de recibir un doctorado honorífico el 13 de mayo.

“Cuando estaba donde ustedes están, quería ser el mejor físico computacional del mundo,” le dijo Casado a la multitud. “Y poco después, quería ser el experto en cyber-política más importante del mundo. Pero en vez de eso, fui a la escuela de postgrado y entonces quería ser el mejor académico del mundo, y ciertamente no lo logré”.

Y añadió: “Sólo entré a ciencias de la computación porque no pude lograrlo como físico y entonces fracasé como estudiante de microbiología. Cometí muchos, muchos errores como fundador primerizo de una empresa.”

El discurso de Casado fue corto, dulce, divertido y profundo.

Lo escuche porque estaba en la audiencia ese día, viendo orgullosamente a mi hija graduarse con un título en astrofísica. Si bien estoy locamente orgullosa de mi niña, también me estoy mordiendo las uñas sobre a lo que su grado la llevará.

Ella no quiere ir a la escuela de postgrado ahora mismo. Y aunque conoce formas de matemáticas que yo ni siquiera sabía que existían, ¿qué clase de carrera tendrá? No lo sé, y tampoco ella.

Pero el discurso de Casado volvió mi opinión al respecto. Ofreció cuatro sólidos consejos a los estudiantes, que es un buen consejo para cualquiera, a cualquier edad.

1. “Es poco probable que logres tus objetivos.”

Nadie puede predecir el futuro, y cuando estás en el camino hacia un objetivo, un objetivo mejor “es probable que te golpee mientras estés mirando hacia otro lado,” dijo Casado, “y serías un idiota si no lo persiguieras.”

Su consejo es “toma una cierta fracción de ese esfuerzo y trabaja para ser abierto a los cambio y las oportunidades” mientras trabajas hacia tus metas.

Si él no hubiera estado abierto a los cambios en su carrera, tal vez nunca hubiera inventado una tecnología que cambiaría la industria.

2. “Vas a fracasar. Un montón de veces. Es inevitable.”

Él sugiere que es el fracaso, no el progreso, lo que indica si estás viviendo según todo tu potencial.

Si estás fallando, te estás presionando a ti mismo y “no estancando tu propio progreso ocultándote,” dijo.

La verdadera habilidad, entonces, es “aprender a aceptar el fracaso; no sólo aceptar el fracaso, ser bueno en ello, y con eso quiero decir volver a subir, aplicar lo que has aprendido, y pulsar reset.”

3. “Nadie sabe realmente qué contribuye al éxito”.

Cada persona es única, y eso significa que lo correcto para otro no siempre es lo correcto para ti. Cuando se trata de un consejo, escucha las partes que suenen correcto para ti y desecha el resto.

“Vas a tomar un camino de un número infinito de posibilidades,” dijo Casado. “Y vas a navegarlo a tu manera.”

4. “El universo es un lugar desordenado.”

Si hay un secreto para la vida, la felicidad y el éxito, es este: “Las oportunidades están ocultas en los descuidos. Si te aferras demasiado a las ideas específicas de a dónde quieres ir, o cómo será el paisaje, o qué te proporcionará el mundo, puedo garantizarte que quedarás muy decepcionado.”

dejar ir3. Examina, y re-examina, tu progreso y hasta dónde has llegado.

A pesar de que sabes intelectualmente que eres más fuerte de lo que eras en el pasado, tu mente subconsciente a menudo olvida que tus capacidades han crecido.

Permíteme darte un rápido ejemplo metafórico…

Los guarda parques típicamente atan una delgada cadena de metal a la pierna de un elefante adulto y luego sujetan el otro extremo a una pequeña clavija de madera que la martillean en el suelo. El elefante de 3 metros de altura y 4.500 kilogramos podría fácilmente romper la cadena, desclavar la clavija de madera y escapar hacia la libertad con un mínimo esfuerzo. Pero no lo hace. De hecho, el elefante ni siquiera lo intenta. El animal terrestre más poderoso del mundo, que puede arrancar un árbol tan fácilmente como tú podrías romper un palillo de dientes, sigue siendo derrotado por una pequeña clavija de madera y una endeble cadena.

¿Por qué?

Porque cuando el elefante era un bebé, sus amaestradores utilizaron los mismos métodos para domesticarlo. Una cadena delgada era atada alrededor de su pierna y el otro extremo de la cadena estaba atado a una clavija de madera en el suelo. En ese momento, la cadena y la clavija eran lo suficientemente fuertes como para contener al bebé elefante. Cuando trató de romperla, la cadena metálica lo tiró hacia atrás. Algunas veces, tentado por el mundo que podía ver a la distancia, el elefante tiró más fuerte. Pero la cadena no se movía, y pronto el bebé elefante se dio cuenta de que tratar de escapar no era posible. Así que dejó de intentarlo.

Y ahora que el elefante creció, ve la cadena y la clavija y recuerda lo que aprendió cuando era bebé: la cadena y la clavija son imposibles de escapar. Por supuesto, esto ya no es cierto, pero no importa. No importa que el bebé de 90 kilos sea ahora una potencia de 4.500 kilos. Las creencias auto-limitantes del elefante prevalecen.

Si lo piensas, todos somos como estos elefantes. Todos tenemos un increíble poder dentro de nosotros. Y por supuesto, tenemos nuestras propias cadenas y clavijas; las creencias auto-limitantes que nos impiden avanzar. A veces es una experiencia de la infancia o un fracaso a corta edad. A veces es algo que nos dijeron cuando éramos más jóvenes.

Tenemos que aprender del pasado, pero estar preparados para actualizar lo que aprendimos basado en cómo nuestras circunstancias cambiaron (como lo hacen constantemente).

Aquí tienes dos cosas a considerar:

• Si sospechas que actualmente estás viviendo tu vida (o partes de ella) a través del condicionamiento de las creencias auto-limitantes que desarrollaste en el pasado, recuérdate lo que es diferente ahora en términos de circunstancias y tus propias capacidades.¿Qué cambió dentro de ti?¿Qué sabes ahora que no sabías entonces?

• Examina lo que aprendiste de los fracasos del pasado y las adversidades que realmente puedan ayudarte ahora. En lugar de simplemente lamentar cosas, pregúntate específicamente cómo te han ayudado a crecer. ¿Tu pasado te equipó para ser determinado, auto-suficiente, perspicaz, duro, consciente, compasivo, etc.? Enfócate en lo que has ganado en lugar de lo que perdiste de las experiencias adversas del pasado.

4. Aprende a ver la belleza de la incertidumbre.

Nada se puede esperar y nada es indefinidamente cierto en este mundo. Esa es la verdad. Y es una cosa hermosa.

Necesitas entender que ninguno de nosotros está jugando con las cartas marcadas; a veces ganamos y a veces perdemos. La vida siempre encuentra su equilibrio. No esperes que te devuelvan todo lo que das. No esperes reconocimiento por cada esfuerzo que hagas. Y no esperes que tu genio sea reconocido instantáneamente o que tu amor sea comprendido por todos con los que te encuentres.

Hay cosas que no querrás que pasen pero tienes que aceptar, cosas que no querrás saber pero tienes que aprender, y personas y circunstancias con las que no podrás vivir sin ellas pero que tendrás que dejar ir. Algunas cosas entran en tu vida sólo para fortalecerte, para así puedas seguir adelante sin ellas.

Algunas personas llaman a estas experiencias fracasos. Te desafío a verlas como lecciones positivas.

A medida que vivas y experimentes cosas, debes reconocer lo que tiene un sitio y lo que no, lo que funciona y lo que no, y entonces dejar que las cosas se vayan cuando sabes que deberías. No por orgullo, incapacidad o arrogancia, sino simplemente porque no todo se supone que deba encajar en tu vida. Así que cierra la puerta del pasado, cambia la música, limpia tu espacio interior y deshazte del polvo. Deja de ser quien fuiste para poder ser quien eres hoy.

Es hora de dejar ir lo que pasó ayer, y enciende el potencial actual de tu vida.

habilidadesEl tiempo, ¿es su amigo o enemigo? ¿Corre tras él como un hámster en la rueda o lo usa para llevar una vida más equilibrada?

En vísperas del TEDWomen 2016, donde el “tiempo” es el tema central del año, entrevistamos a varios oradores del TEDxCapeTown anterior, como escritores, abogados y psicólogos, para saber qué les enseñaron las generaciones pasadas y las más jóvenes acerca del tiempo. También les consultamos cuáles de las habilidades que tienen actualmente les llevó un tiempo considerablemente largo adquirir.

Contrario a lo que se podría esperar, sus prioridades no estaban relacionadas con cómo ser más productivos durante el día sino con desacelerarse, encauzar la amabilidad y ser curiosos, cualidades que contribuyen a un enfoque más holístico del mundo.

Entonces, ¿cuáles son los principales consejos de estos especialistas para que nuestra carrera sea más significativa?

1. Dedicar tiempo al cuidado propio

En la actualidad, el éxito de nuestra carrera generalmente está relacionado con la cantidad de horas que se pueden destinar a alcanzar los objetivos. El autor Malcolm Gladwell popularizó la idea de que para convertirnos en un experto de primera clase en nuestro campo, necesitamos 10 000 horas de práctica. Pero, en la persecución de nuestros sueños, comúnmente descuidamos otras áreas de nuestras vidas.

Kgomotso Mokoena, fundadora de SpreadLuv -una ONG que ofrece orientación vocacional a jóvenes sudafricanos- sostiene que si bien la orientación práctica es maravillosa, resulta casi inútil sin guía espiritual, mental y emocional.

Ella considera que debemos prestar más atención al bienestar psicológico y emocional de otras personas y, que lejos de ser un problema “menor”, es la base de muchos desafíos modernos. Al aprender a tomar el dolor con seriedad y generar tiempo para el cuidado propio, podemos sentirnos más saludables y ser más resilientes, tanto en el trabajo como en nuestro hogar.

2. Dejar de apresurarse

Una de las mejores habilidades que podemos aprender de las generaciones pasadas es ser amables con nosotros mismos. Athambile Masola, una maestra de secundaria, explica que cuando observa a personas de mayor edad e interactúa con ellas, le viene a la mente que presionarnos en exceso para alcanzar hitos auto-impuestos es de poca ayuda.

Según la investigación de Pew, las mujeres generalmente se sienten más presionadas que los hombres y son las madres trabajadoras las más afectadas: el 40 % de ellas informa sentirse siempre con prisa.

En relación con esto, podemos elegir organizar nuestras vidas de forma que podamos demostrar cuáles son las cosas que tienen valor. Rethabile Mashale Sonibare, trabajadora social y fundadora de Thope Foundation, explica que contamos con la misma cantidad de tiempo en un día y que, por lo tanto, la manera en que decidimos usarlo “determina el nivel de éxito que tenemos en alcanzar los objetivos.

Sugiere distribuir el tiempo entre el auto-desarrollo, dedicar tiempo a la familia y los amigos, y sumergirse en el trabajo que cumpla con nuestro propósito.

3. Dar nuestra opinión, expresarnos

Existe una tendencia, particularmente entre las mujeres, de creer que si uno trabaja arduamente y por bastante tiempo, será lo suficientemente reconocido y recompensado.

Genna Gardini, escritora y educadora, pasó muchos años tratando de ser invisible para “producir en silencio un trabajo interesante que sorprendiera a las personas”. Sin embargo tras reflexionar, comprendió que así solo era invisible para sí misma. Es por eso que ella insiste en que: “Si necesitamos hablar, hablemos”. Tengamos la audacia y el coraje para compartir nuestro trabajo y nuestras ideas para beneficio de los demás, ya sea a través de la provocación, la crítica o el elogio.

4. Ser curioso

Los jóvenes del mundo están reconstruyendo los sistemas a los que nos hemos aferrado durante décadas. Movimientos como la Primavera Árabe, y los más recientes esfuerzos de descolonización en Sudáfrica, son liderados por generaciones más jóvenes que exigen las libertades y los derechos que les han prometido.

Gardini reflexiona sobre cuánto ha aprendido de sus estudiantes. Al verlos insistir en la educación y tratar de resolver conceptos difíciles, se siente fortalecida por estos jóvenes que creen tener todo el derecho de cuestionar sistemas injustos.

La diseñadora de moda Valerie Amani, por su parte, atribuye su sentido de curiosidad a las tantas preguntas que le hacen sus sobrinas. Explica: “Cuando era adolescente, consideraba que eso era sumamente irritante porque no comprendía por qué querían saber tanto. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de la importancia de ser curioso, estar alerta y no solo hacer preguntas, sino hacer preguntas hasta obtener una respuesta real”.

5. Ser amable y justo

En un mundo donde la discriminación, la injusticia y el dolor son parte de nuestra vida cotidiana, la demanda de amabilidad es constante.

Jos Dirkx, experta en comunicaciones y difusión, fundadora de Girls and Football SA, considera que encauzar la amabilidad y el poder es una de las mejores habilidades que se pueden aprender y que hay solo unos cuantos líderes que pueden hacer ambas cosas.

Al ejercer el poder con amabilidad, fomentamos el respeto y la tolerancia. La psicóloga clínica Nicky Abdinor sostiene: “Si observamos cualquier buen trabajo en nuestra comunidad, siempre está relacionado con una historia personal en la que comprendimos una necesidad, pudimos identificarnos con un problema y nos sentimos lo suficientemente fortalecidos como para creer que nuestra contribución (sin importar qué tan pequeña fuera) podía hacer una diferencia”.

6. No tratar el sufrimiento como a un enemigo

Tendemos a creer que hay una forma rápida de reparar la mayoría de las cosas, pero la artista Jennifer Lovemore-Reed, otra oradora de TEDx, cree que el sufrimiento no es el enemigo. En su opinión, estar cómodos no es la manera real de vivir y la cultura de la gratificación instantánea y el materialismo en el que es tan fácil caer, en el hogar y en el trabajo, pueden hacer que nos desmotivemos y deprimamos.

De manera similar, los errores no son algo que se deban evitar. Mokoena reflexiona sobre cómo crecemos creyendo que los adultos, y en especial nuestros padres, nunca cometen errores ni pueden hacer algo mal. Esto nos hace sentir miedo de equivocarnos nosotros mismos. Debemos tener la valentía de fracasar y para ello necesitamos dominar las habilidades de la experimentación y la exploración.

hábitosCuando Will Smith, uno de los actores más exitosos y mejor pagados de la televisión, le preguntaron la razón de su éxito profesional, la respuesta fue simple:

“Usted podrá ser más talentoso que yo, más inteligente, más sexy, o superior en nueve categorías diferentes; pero si nos ponen a competir en una cinta para correr, o te bajas tú primero, o muero dando el máximo de mi esfuerzo”.

Así como Will Smith, la ciencia ha comprobado que el éxito no depende sólo de nuestras habilidades o talentos, sino que nuestras disciplinas juegan un papel determinante para crear en nosotros personas exitosas.

Michal Stawicki, autor de varios libros que estudia la vida de personas exitosas, ha realizado una compilación de 6 hábitos que son común denominador entre las personas exitosas:

1. Autoanalizan.

Sabemos que los seres humanos no somos perfectos, pero poco tiempo dedicamos a analizar nuestras fortalezas y debilidades, y analizando qué podemos mejorar en el día a día. Es frecuente observar entre los exitosos tiempos de oración y meditación, que les permite analizarse con el fin de fortalecer sus debilidades y mismas fortalezas.

Asimismo, un diario o agenda es una herramienta comúnmente utilizada (por ejemplo, el emperador romano Marco Aurelio, o Napoleón Bonaparte eran frecuentes usuarios del diario), para la organización de sus ideas y el registro de momentos memorables en su vida.

2. Tienen hábitos saludables.

El entrenador motivacional Lukas Scwekendiek afirma que las personas exitosas saben que para encontrarse en los niveles más altos en su profesión, necesitan estar en los niveles más altos físicamente. En ese sentido, el hacer ejercicio por lo menos una hora al día, la buena alimentación, el sueño, son disciplinas evidentes entre los exitosos.

3. Crean rituales de adiestramiento.

No basta sólo con ser talentoso en nuestro desempeño profesional, sino de perfeccionar diariamente nuestras habilidades. Vemos que los exitosos son religiosos en sus rutinas diarias que los motivan a tener un día productivo, así como rutinas en sus trabajos o en cualquier lugar donde se encuentren.

4. Saben decir “NO”

El enfoque es necesario para lograr nuestras metas y evadir todo obstáculo que se interponga en nuestro camino. Sin embargo para varios les puede ser incómodo decir “no” a algún compromiso que nos ofrezcan.

Recordemos que decir “si” a algo, es decir “no” a otra cosa que eventualmente podría ser más importante.

5. Leen y se preparan continuamente

Varios exitosos consideran la lectura una rutina clave en sus vidas.

El multimillonario Warren Buffett afirma que 80% de su tiempo lo dedica a la lectura. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, prometió leer un libro cada dos semanas. Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX, afirmó haber aprendido de cohetes leyendo. Bill Gates, el hombre más rico del mundo, es conocido por ser un lector voraz.

6. Socializan con propósito

Los exitosos no desaprovechan la oportunidad para aumentar su network y red de contactos que les pueden ser útiles en cualquier momento. Asimismo, el relacionarse con otras personas les permite conocer de otras experiencias que eventualmente puede ser conocimiento vital para una ejecución exitosa de sus proyectos.

Para ese motivo, los exitosos buscan participar en clubes, programas de estudio, gremios, o alguna otra organización de interés particular que les permita socializar con sus colegas.

Reibox BlogRecientemente hablé con un amigo sobre cómo encontró su camino mientras trabajaba en una organización grande y  algo burocrática.

“Tener un mentor cambió toda la naturaleza del trabajo,” dijo.

“Hizo todo mucho más fácil. Me hizo más entusiasta sobre el trabajo. Me ayudó a entender niveles de cosas que suceden detrás de escena que no podría haber sabido de otra manera. Fue simplemente la mejor experiencia profesional que he tenido.”

Tener un mentor puede marcar la diferencia entre tener un trabajo que es sólo promedio, y uno que es un trampolín para el futuro éxito. Entonces, ¿cómo convencer a alguien para que comparta su tiempo y conocimientos (duramente conseguidos) contigo?

Comienza con los primeros principios. Cuando le propones a alguien que sea tu mentor, estás efectivamente pidiéndoles que hagan una inversión en tu futuro. Ellos van a querer ver un retorno de esa inversión. Debes convencerlos de que obtendrán uno.

Más importante, ser un apasionado por tu trabajo. Eso solo te hará notar. Puede que no tengas mucho en tu historial todavía, pero tu actitud aumentará tu volumen. Si tu mentor te ve como una posible estrella ascendente, tu éxito reflejará positivamente en ellos, aumentando las probabilidades de que inviertan tiempo en ti.

Otro factor a considerar es si acercarse a alguien que tenga un pasado similar al tuyo. Especialmente en los Estados Unidos, donde las empresas se centran en cultivar la diversidad de la fuerza laboral, ofrécele a tu mentor la oportunidad de entrenar a un protegido que no se parezca a ellos podría ser visto como una ventaja para el mentor.

A continuación, busca intereses compartidos. Esto puede sonar obvio, pero incluso un poco de terreno común puede ayudar a romper el hielo. ¿La persona juega tenis, o le gusta el arte chino, o tiene un título en economía? ¿Qué leen? Si encuentras algo en común, asegúrate de estar listo para discutir sobre eso cuando te reúnas con ellos.

¿Manipulador? En realidad estratégico. Recuerda, estás compitiendo con todos los demás por la atención de esta persona. Una pequeña apertura puede ser todo lo que necesitas.

Después de eso, tu trabajo es hacer explícita la relación de mentoría. Cuando llegue el momento de pedir su orientación, usa la palabra “mentor.” El rechazo siempre es una posibilidad, por lo que puede ser tentador murmurar “Gee, me encantaría tener tu cerebro algún tiempo,” pero esa no es una buena forma de acercarse.

Tanto tú como tu mentor deben entender que habrá un aumento de calidad en sus interacciones. De lo contrario, te arriesgas a usar a esa persona como una caja de resonancia, o un hombro para llorar cuando hayas tenido un mal día. Eso no es lo peor del mundo, pero no es mentoría.

Haz la relación orientada a objetivos. Establece objetivos y busca el consejo de tu mentor sobre cómo lograrlos. Tal vez quieras aprender a ser un escritor de discursos de primera. Sugiere trabajar con esa persona para escribir tres discursos dentro del próximo año. Está bien si tus planes no funcionan completamente. El punto es tener un objetivo que te imponga un límite de tiempo y estipule algún tipo de resultado cuantificable.

Siempre ten en cuenta que los mentores son menos que amigos, y más que profesores o asesores. Tus relaciones con ellos no tienen que ser transaccionales ni frías. Pero igual debes preguntarte, “¿Qué está obteniendo mi mentor de esto?”

Si la respuesta no está clara, reevalúa lo que deseas del arreglo y lo que aportas a la mesa. Debes ser capaz de explicar por qué el arreglo no sólo te beneficia a ti, sino al mentor de quien cuyo consejo buscas y a la organización para la cual ambos trabajan.

gente exitosaEstas personas no sólo demuestran liderazgo sino que pocas veces se conforman con algo. Es precisamente eso lo que lleva a que sean exitosas.

Quizás usted intente siempre dar lo mejor pero en ocasiones cae en malos hábitos y deja que la pereza o el cansancio le gane. Si realmente desea tener éxito, estas son algunas de las cosas que las personas exitosas jamás hacen.

1. Nunca dejan que el pasado determine el futuro

Por supuesto todos tenemos limitaciones, desafíos y nos equivocamos. La clave está en no dejarse ganar por las dificultades, sino aprender de ellas y seguir adelante. Todo depende de la perspectiva y la capacidad que usted tenga de superar una situación determinada. Lo que usted haga y en donde ocurra es entrenamiento para el futuro.

Las personas exitosas saben que el pasado les informa de algo pero no define el siguiente paso.

2. Nunca chismean

A veces cuesta trabajo resistirse a la tentación pero desafortunadamente esa persona que chismosea sobre otras personas también lo hace sobre usted.

Este círculo vicioso suele crear rencor y otros aspectos negativos. Todo esto es contraproducente al momento de tener éxito. Por eso la próxima vez que esté tentado a chismosear piense si realmente merece su tiempo y cuando se encuentre rodeado de gente que empiece a curiosear la vida de otros, retírese del lugar.

3. Nunca dicen ‘sí’ cuando realmente quieren decir ‘no’.

Rechazar una solicitud de un colega, cliente o hasta un amigo es siempre algo difícil. Pero raramente el decir no sale peor de lo que usted esperaba.

La mayoría de personas puede entender su respuesta y si no lo hacen a usted no debe importarle ese tipo de gente. Al decir ‘no’, usted solo esta siendo honesto. Pero, si por el contrario le dice ‘sí’ a algo que no quiere hacer, no solo se verá obligado a realizar una tarea que le resultará desagradable sino también podría hacerla de forma errónea. Las personas exitosas prefieren decir no y concentrarse en lo que realmente necesitan hacer, tanto para ellos como para los demás.

4. Nunca interrumpen

Cuando usted interrumpe a alguien lo que realmente está diciendo es: “No estoy interesado en lo que usted está diciendo sino en lo que yo quiero decir y como es tan importante quiero decirlo ya”. Si usted quiere desarrollar mejores relaciones profesionales y personales aprenda a escuchar a los demás y a preguntar para estar seguro de entender.

Las personas exitosas siempre buscan aprender más y más.

5. Nunca llegan tarde

Es simple: cada vez que llega tarde a algún lugar las otras personas pueden asumir que su tiempo es más importante que el de ellas. Esto es algo que por supuesto de entrada perjudica sus chances de ser visto como exitoso y puede demostrar señales de estrés y desconfianza.

Por eso, alguien exitoso empieza el día un poco más temprano y suele llegar temprano a su primera reunión. También planean con anticipación y llevan con si mismos todos los elementos necesarios para ahorrar tiempo y tener una jornada altamente productiva.

6. Nunca se resienten

Desde mirar mal hasta tener envidia y celos, nada de esto es bueno para su bienestar si realmente quiere tener éxito. Más bien lo que debe hacer es poner su energía y el foco en lo que quiere hacer por usted y no en lo que los demás han hecho.

7. Nunca dicen “no tengo tiempo”

Todos conocemos a ese alguien que simplemente parece que tiene el tiempo para todo y logra hacer mucho más diariamente que otros. Parece que estas personas no tuvieran vida pero de hecho si la tienen y es muy exitosa. Simplemente son personas que logran descifrar que es importante y descartan lo que no es. De esta manera logran ser más productivos y usan su tiempo de manera adecuada.

Si algo es importante para alguien exitoso, jamás dirá que no tiene tiempo.

dejar irTu fracaso no te define, tu determinación sí. El fracaso es simplemente la oportunidad para comenzar de nuevo, más inteligente que antes.

Es una sensación de pesadez dentro de ti. Intentas ignorarlo, pero no puedes. El temor y el desánimo gradualmente se filtran en tus pensamientos. La tristeza y la culpa pronto seguirán, hasta que estés completamente derrotado.

Me siento así cuando fallo.

Me hace querer enrollarme en forma de una bola y llorar. Me siento perdido y solo, y quiero rendirme. Quiero caer en mi cama y enterrar mi cara en una almohada. Pero eso no funciona, porque la sensación de hundimiento me sigue hasta dormir.

El fracaso es terriblemente doloroso en muchos niveles.

La gente tiene esta idea sobre mí, porque escribo y enseño sobre el éxito, la felicidad y una vida significativa, que nunca resbalo y fracaso miserablemente en estas áreas. Pero por supuesto, soy un ser humano, así que eso no es cierto. Yo fallo en las cosas mucho más de lo que podrías imaginar, y ciertamente mucho más de lo que a menudo me gustaría admitir.

En algún momento u otro, fallo en todo, igual que tú, y se siente tan horrible para mí como lo hace para ti o para cualquier otra persona.

Me siento decepcionado y culpable, y trato de evitar pensar en ello, y prefiero ocultarlo.

Pero en el fondo sé que estas reacciones negativas no son útiles. Así que me adueño de lo que pasó, aprendo una lección o dos, y entonces me levanto y vuelvo a intentarlo. La última parte es la parte más importante; volver a intentarlo…

• A veces fallo en comer comidas saludables, pero vuelvo a intentarlo.

• A veces fallo en hacer mis ejercicios programados, pero lo compenso con ir al gimnasio y ejercitarme duro la siguiente vez.

• A veces fallo en amarme a mí mismo, pero tampoco me doy por vencido, así que vuelvo a intentarlo.

• A veces fallo en ser un gran papá, especialmente cuando me distraigo con asuntos de negocios estresantes, pero sigo intentándolo, y muchas veces invoco una sonrisa en la cara de mi hijo.

• Incluso fracasé al escribir el artículo que estás leyendo ahora. Hice un primer intento y lo deseché porque no se sentía bien. Pero empecé de nuevo, y ya lo he terminado.

Cuando vuelvo a intentarlo una y otra vez, a menudo tengo éxito, eventualmente.

Si sólo hay una cosa que puedas aprender de este post, que sea que volver a intentarlo siempre vale la pena. Tienes casi tantas oportunidades en la vida como estés dispuesto a darte.

Una vez que tengas tu mente envuelta por este simple principio, aquí tienes estrategias únicas (y probadas) para darte  a ti mismo otra oportunidad, dejándolo ir y creciendo más allá de tus fracasos:

1. Se el vigilante de tus pensamientos y emociones.

En vez de intentar cambiar nuestros pensamientos a cada momento (a través de la gratitud o del perdón deliberado, por ejemplo) a veces simplemente necesitamos notar nuestros pensamientos sin quedar atrapados en ellos.

En última instancia, eres el único creador de tus propios sentimientos. Cuando surgen pensamientos negativos basados en experiencias pasadas o preocupaciones futuras, como a veces lo hacen, comprende que estos son simplemente problemas con los que tu mente (no tu) está trabajando. Haz una pausa, está presente y presta mucha atención. Piensa en estos pensamientos y emociones conscientemente, casi como si estuvieras mirando a un espectador. Sepárate del pensamiento de tu mente.

Tal vez, después de estudiar tus pensamientos y emociones, pienses de ti mismo: “Wow, ¿Realmente estoy trabajando en eso?” ¿Y adivina qué? Con el tiempo tus sentimientos y emociones negativas disminuirán y la genuina conciencia, amor y aceptación crecerán en su lugar. Comenzarás a darte cuenta de que tu mente es sólo un instrumento, y que tú tienes el control de tu mente, no al revés.

Al no juzgar tus pensamientos ni culparte a ti ni a ninguna otra persona por ellos, y simplemente los observas, habrá un gran cambio dentro de ti; y tu sentido de autoestima florecerá.

No es que no fallarás, o te enojarás más, o nunca te sentirás ansioso, pero saber que tus pensamientos y emociones son sólo sentimientos fugaces que son independientes de ti, te ayudarán a aliviar tu tensión y a aumentar tu presencia positiva, permitiéndote dejar Ir, aprender, y empezar de nuevo, más inteligente y más fuerte que antes.

2. Captura y corrige tus tendencias negativas.

Todos los días, todo el día, estás subconscientemente aparejando patrones del pasado con el presente. Cuando una experiencia en tu vida tiene un significado emocional, se etiqueta en tu cerebro como importante. Y cuando la experiencia emocional es trágica, desencadena el mecanismo del miedo en tu cerebro, el cual le dice a tu cerebro que permanezcas atento a cualquier condición futura que vagamente te recuerde esa trágica experiencia (lo hace para protegerte de futuros daños).

Tu cerebro entonces intenta aparejar nuevas experiencias con la original. Pero dependiendo de cómo estás emocionalmente ligado a la experiencia original, puede conducirte a falsos aparejamientos que inevitablemente te llevarán por mal camino. Esto es especialmente cierto cuando se trata de fracasos personales, errores y errores de juicio.

Por ejemplo:

• Tu relación se vino abajo, así que ahora crees que todas tus futuras relaciones también lo harán.

• Sacas una mala nota en un examen escrito en la escuela secundaria, por lo que ahora dudas de tu capacidad para superar cualquier forma de examen escrito.

• No te llevabas bien con un viejo jefe, así que ahora tienes problemas para respetar a un jefe totalmente nuevo o una figura de autoridad diferente.

• Etc.

De nuevo, estos falsos aparejamientos de patrones ocurren cada vez que respondes negativa y sobre-emocionalmente a alguna experiencia pasada en particular. Y todo sucede de forma inconsciente también. Lógicamente, ya sabes que todas las relaciones son completamente diferentes, pero emocionalmente respondes como si fueran sólo una.

Si sientes que estás atascado porque no puedes moverte más allá de una experiencia fallida del pasado, entonces tu cerebro se está relacionando con ella como si todavía estuviera sucediendo ahora mismo, lo que significa que está aparejando patrones incorrectamente en el presente.

Aquí tienes una solución en dos pasos que podría ayudarte:

• Pregúntate:”¿Qué experiencia fallida del pasado y sentimientos asociados me están haciendo recordar mis sentimientos actuales?”Excava profundamente y se honesto contigo mismo.

• Una vez que hayas determinado el origen de tus sentimientos actuales, enumera todas las formas en que tus circunstancias actuales difieren del pasado (la experiencia fallida original). Estos deben incluir los lugares, las personas y los detalles que te causaron dolor e incomodidad. Revisa las diferencias una y otra vez hasta que las tengas completamente memorizadas. Esto puede ayudarte a entender y recordar que las circunstancias han cambiado realmente.

Vivir MejorYa sea que te estés mordiendo las uñas o pasas horas en Facebook cuando deberías estar trabajando, probablemente tengas un mal hábito que simplemente no puedes romper.

No importa que te sientas avergonzado de estrechar las manos de la gente o que no puedas concentrarte en las tareas del trabajo – en el momento, ese mal comportamiento se siente tan bien.

¿Verdad?

Durante un reciente TEDMed Talk, Judson Brewer, psiquiatra de la Universidad de Massachusetts Medical School, propuso que la clave para romper un mal hábito es la atención plena – específicamente, enfocarte en cómo el hábito te hace sentir realmente.

Brewer citó un estudio en el cual él y sus colegas descubrieron que el entrenamiento para la atención plena podría ayudar a las personas a dejar de fumar. Según Brewer, la mayoría de los participantes en el estudio ya habían intentado (y fallado) dejar de fumar unas seis veces.

En lugar de obligar a los fumadores a dejar de fumar, los investigadores les dieron completo permiso para continuar; pero se les pidió a los participantes que estuvieran conscientes de cómo el fumar los hacía sentir. Por ejemplo, se les dijo que oliesen el cigarrillo y pensarán en lo que olía, luego fumar el cigarrillo y notar cómo sabía.

Judson citó a un participante, quien dijo que fumar “huele a queso apestoso y sabe a productos químicos, ¡YUCK!”

Los investigadores compararon a los fumadores conscientes con otro grupo de fumadores que pasaron por un entrenamiento bastante estándar llamado Libertad de Fumar. Como resultado, la atención plena fue dos veces más eficaz para ayudar a las personas a dejar de fumar.

Judson explicó que el mismo principio podría aplicarse para dejar cualquier mal hábito, desde comer en exceso hasta enviar mensajes de texto mientras conduces.

Entonces, ¿por qué la atención plena parece funcionar donde otras estrategias de abandono no?

Judson dijo que es porque cuando intentas cambiar tu comportamiento, estás ejercitando el control cognitivo, que está relacionado con la actividad en una parte del cerebro llamada corteza prefrontal.

Pero cuando estás estresado o cansado (que es cuando los malos hábitos por lo general muestran sus feas cabezas) la corteza prefrontal básicamente se apaga. Así que decirte a ti mismo, “fumar es malo para mí” no tiene básicamente ningún efecto.

La atención plena, por otro lado, te ayuda a observar tus deseos y tu comportamiento de cerca, sin ser absorbido por ellos.

“De esto se trata la atención plena,” dijo Judson. “Ver realmente claro lo que conseguimos cuando nos dejamos atrapar por nuestros comportamientos, desilusionándonos en un nivel visceral y de esta postura desilusionada, naturalmente dejarla ir.”

Presumiblemente, podrías emplear esta misma estrategia cuando estás tratando de reducir el tiempo que pasas en Facebook, por ejemplo. No te digas a ti mismo que debes cerrar la aplicación; eso requiere demasiado auto-control la cual podrías no tener cuando estés estresado al final de un largo día de trabajo.

En lugar de eso, enfócate en la forma en que te sientes mientras te desplazas a través de las actualizaciones de tus amigos: ¿Irritado? ¿Aburrido? Una vez que te pongas en contacto con esas emociones en lugar de operar en piloto automático, puede que te des cuenta de que realmente no estás consiguiendo mucho de esa conducta. Y con el tiempo, ese desencanto podría ayudarte a abandonar el hábito para siempre.

levantarse¿Qué es lo primero que haces cuando te despiertas? ¿Revisar tu celular, preocuparte por problemas de ayer o estresarte por la cantidad de cosas que tienes que hacer?

Si te sientes identificado con alguno de estos puntos, lamento decirte que te despiertas del lado equivocado de la cama.

Lo creas o no, los primeros pensamientos que tienes por la mañana pueden transformar tu día entero, por lo que es importante ser positivo al momento de despertar.

Con estos sencillos ajustes a tu rutina matinal podrás mejorar tu humor y elevar tu energía antes de poner un pie en el suelo de tu habitación.

1. Despierta despacio

En lugar de pararte de un salto, date esos 5 o 10 minutos extra para despertar con delicadeza.

Una alarma puede ser muy agresiva, así que programa tu celular con música alegre o sonidos tranquilos.

Si el ruido no te despega de las sábanas, puedes probar una alarma que utilice luz ambiental que te hará despertar mucho más fácil.

2. Sonríe

Una simple sonrisa puede cambiar tu humor y tu forma de verte. Hacerlo genera endorfinas, neurotransmisores que alivian el dolor, elevan la autoestima y crean sentimientos de bienestar.

Es difícil sentirte muy triste si estás sonriendo. Cuando yo me despierto lo primero que veo son a mis perros. No puedo evitar sonreír cuando se acercan a mí y me dan los buenos días con un beso.

Si tú no tienes mascota rodéate de tus cosas favoritas, como lo son fotografías de un viaje memorable o imágenes de familiares queridos.

3. Sé agradecido

Da las gracias. Afirmaciones positivas antes de pensar en lo que tienes que hacer durante el día entonarán el día más positivo.

Sé agradecido por la luz del sol, tu cama, tu taza de café o té que espera por ti. O simplemente sé feliz porque estás vivo un día más. Si fijas tu mente hacia lo positivo llenarás tu tanque emocional.

4. Planea tu día

Antes de que te pares de la cama, deja que tu mente divague. Visualiza qué es lo que te gustaría llevar a cabo en el día. Piensa en una tarea que has estado aplazando.

Encuentra tiempo de hacer cosas que te gusten hacer, ya sea una caminata o ejercitarte.

Escoge la versión positiva de lo que quieres y fija tus acciones a esa dirección

5. Estírate

Ahora que tu mente ya reaccionó empieza a despertar tu cuerpo con ligeros estiramientos.

El cuerpo rígido por la mañana es muy común. Puede ser causado por músculos adoloridos por el ejercicio de un día anterior o solamente por la posición en la que dormiste.

Incluso estar sentado por largos periodos de tiempo puede provocar que tus músculos se endurezcan. Un estiramiento leve es lo que necesitas para estar como nuevo.

Como te habrás dado cuenta, ninguna de estas sugerencias tienen que ver con tu celular. ¿Por qué no? Porque si lo primero que haces es revisar tu correo electrónico te distraerás por la gran cantidad de cosas que tienes que hacer y esto podría dar como resultado acciones que no tienes porque llevar a cabo.

En lugar de eso, tómate el tiempo de establecer tu día de manera positiva. Ya tendrás tiempo de revisar tus mensajes cuando estés listo.

fuerte¿Alguna vez ha escuchado que las palabras tienen fuerza?

Entonces ¡pilas! cambie su vocabulario por estas palabras que pueden servirle para lograr sus metas.

¿Es de los que ha escuchado la frase “nunca digas nunca”? o ¿quizás cuando estaba aprendiendo a montar bicicleta fue regañado por su padre al decir “no puedo”? Pues decir frases de ese tipo no es muy conveniente, ya que el lenguaje negativo que una persona usa no solo está mal visto por los demás, sino que puede predisponer el comportamiento.

Así lo señala Bernard Roth, el director académico del Instituto de Diseño Hasso Plattner y profesor de Stanford, en su nuevo libro ‘The Achivement Habit’. Él sugiere que con cambiar simples palabras se puede ser más exitoso.

En Finanzas Personales le explicamos los cambios lingüísticos más prácticos:

1. No diga ‘tengo que hacerlo’; mejor diga ‘quiero hacerlo’

Intercambie estas frases palabras de su vocabulario cuando hable e incluso cuando piense. De acuerdo con el profesor Roth, esta es una forma efectiva de tener consciencia de lo que hace en su vida. A veces usted encuentra cosas incómodas, desagradables o aburridas y es porque así lo eligió. Sin darse cuenta estaba desarrollando una barrera ante ciertas actividades.

Por ejemplo, alguna vez tuvo que matricularse en un curso para aprender inglés, ese era un requisito necesario para poderse graduar de la universidad. Usted odiaba el idioma, no fue su decisión hacerlo, lo hizo por obligación.

Pero en el proceso descubrió que disfrutaba de este aprendizaje, además encontró beneficios como poder leer libros en inglés y comunicarse con extranjeros. Es decir, entendió que el beneficio de aprender el idioma era mayor que la incomodidad de asistir a las clases que tanto odiaba.

2. En vez de decir ‘pero’, diga ‘y’

Las excusas generalmente van acompañadas de un ‘pero’. Entonces en vez de decir “quiero ir a la fiesta, pero tengo que terminar el trabajo”, diga: “quiero ir a la fiesta, y tengo que terminar el trabajo”. Las dos actividades no tienen por qué ser conflictivas entre sí, eso es una trampa normal, su cerebro tiene que entender que es posible encontrar una solución.

Al usar la palabra ‘pero’ usted esta cerrando las posibilidades, mientras usando ‘y’ las está abriendo. Generalmente lo que sigue después de ‘pero’ es una improvisación, una serie de razonamientos falsos que lo bloquean para evadir encontrar soluciones.

Cuando usa ‘y’ le está dando la misma importancia a las dos partes de la frase, así serán procesadas en su cabeza. La solución en ocasiones no es tan lejana, podría pensar en llegar a la fiesta antes, o buscar la manera de hacer el trabajo más eficientemente.

3. Cambie el ‘no puedo’, por ‘no lo haré’

El no puedo es quizás la frase negativa más común, pero ¿realmente usted ha llevado sus capacidades al límite? Es muy probable que no, por eso es importante arrancar esta frase para siempre, ya que no está inculcando falsas creencias.

Es posible que no encuentre muchas diferencias entre decir “no puedo dejar de respirar” y “no dejaré de respirar”. Sin embargo, el simple cambio del no puedo a no lo haré lo puede empoderar. Pues no poder hacer algo implica que es una persona que necesita ayuda, que la tarea está fuera de sus alcances. En cambio no querer hacer algo significa que usted elige no hacerlo, que es una persona que controla sus decisiones de acuerdo a sus ambiciones.

Estos cambios son una pieza importante para resolver problemas, lo conducen a comunicarse con su usted mismo para tener presente las posibilidades y oportunidades.

Al emplear una estrategia usted está desafiando a la forma automática en la que piensa y percibe las cosas, la cual se desarrolló de acuerdo con experiencias negativas anteriores. Al usar un lenguaje diferente es más fácil darse cuenta que algunos problemas no son tan difíciles de resolver, lo importante es tener control sobre sus creencias.

estar bienLa mayoría de nosotros estamos familiarizados con la práctica de amar y cuidar a nuestros padres, hijos, o a otros que queremos. Y aunque lo hacemos de manera imperfecta, hacemos todo lo posible para practicar este amor a diario.

Pero… ¿Intentamos practicar el mismo nivel de amor y cuidado con nosotros mismos?

A menudo la respuesta es NO. Piénsalo…

• ¿Con qué frecuencia criticas tu apariencia física?
• ¿Con qué frecuencia te dices que no eres lo suficientemente bueno?
• ¿Con qué frecuencia te comparas injustamente con los demás?
• ¿Con qué frecuencia te culpas a ti mismo por las cosas?
• ¿Con qué frecuencia pones tus propias necesidades último?
• ¿Con qué frecuencia te reprendes por cometer errores?

Seré el primero en admitir que todavía tengo problemas con todo lo anterior. Y sé que no soy el único. Para muchos de nosotros, hay una sensación subyacente de que somos menos de lo que creemos que deberíamos ser. Esto no es algo que nos hagamos conscientemente a nosotros mismos, pero sucede, una y otra vez. Y PODEMOS elegir de manera diferente!

TÚ puedes elegir diferente!

Hoy, ¿Qué pasaría si comenzaras a practicar un poco más de amor propio, auto-cuidado y auto-aceptación? ¿Qué pasaría si te echaras un buen vistazo a ti mismo, a tu cuerpo, a tus sentimientos, a tu situación, y te dijeras: “¡Estás perfectamente bien! ¡Eres lo suficiente bueno! Lo vales”?

¿Cómo cambiaría tu actitud y tu vida?

Piensa seriamente en la posibilidad de aceptar todo sobre ti, tal como eres ahora mismo, sin anhelar cambiarte de ninguna manera.

Es importante tener en cuenta, también, que aceptarte a ti mismo de la manera que eres no se trata de complacencia e inacción. Se trata de darte cuenta de que no puedes odiarte y reprenderte por no ser una mejor versión de ti mismo. El crecimiento positivo se construye sobre una base de amor y aceptación. La persona que se ama a sí misma (o a sí mismo) es más probable que tome acciones positivas que muevan las cosas hacia delante por las razones correctas.

Al final, cambiarás no importa qué. Nada dura para siempre. Simplemente no puedes evitar cambiar con los tiempos. La pregunta es si el cambio que experimentarás en la vida proviene de un lugar de amor y aceptación, o un lugar de auto-odio y resistencia.

Yo voto por el amor y la aceptación.

Pero la elección es TUYA.

Vivir MejorDe la Parte I

Para determinar en qué talentos vale la pena invertir, un lector Quora planteó la pregunta: “¿Cuáles son las habilidades más difíciles y más útiles para aprender”

Hemos destacado nuestras favoritas, así como algunas otras habilidades que creíamos que eran importantes.

Parte II

Saber cuándo callar… y hacerlo realmente

“No puedes lloriquear por todas las otras cosas que no parezcan que no sean correctas para ti en este mundo,” escribe Roshna Nazir. A veces sólo tienes que callarte.

Hay muchos casos en los que mantener las cosas para ti es el mejor curso. “Cuando estamos enojados, furiosos, agitados, o fastidiados,” escribe Anwesha Jana, “dejamos escapar cualquier cosa y todo lo que viene a nuestra mente.” Y más tarde, tiendes a arrepentirte.

Mantener la boca cerrada cuando estás agitado es una de las habilidades más valiosas que puedes aprender, y por supuesto, una de las más difíciles.

Escuchar

Junto con cerrar la boca viene escuchar, dice Ricardo Careaga.

“La mayoría de nosotros en el lugar de trabajo estamos tan abrumados con las cosas que tenemos que hacer; mensajes instantáneos, teléfonos sonando. Lo que quiero decir es que nuestros cerebros sólo pueden tolerar una cierta cantidad de información antes de asentarse,” le dijo Nicole Lipkin, autora de “What Keeps Leaders Up At Night”, a Business Insider.

Un tip para escuchar activamente es repetir lo que oíste de la otra persona. “Todo es mucho más fácil cuando todo el mundo está en la misma página,” dijo.

Resistirte a los chismes

“Lo más importante para mí en mi vida son las relaciones,” escribe Jason T Widjaja “Y lo más importante para construir y mantener buenas relaciones es la confianza.”

Una de las maneras más sencillas para perder la confianza, dice, es chismear sobre las personas a sus espaldas.

Widjaja dice que aprender a no decir chismes fue difícil de hacer porque significaba perderse conversaciones posiblemente importantes, distanciarte de las personas influyentes e incómodamente tener que decirle a la gente: “Oye, perdón por interrumpir, pero realmente no necesito saber eso, ¿Podríamos hablar de otra cosa?”

“Pero presiona y obtendrás tu invaluable recompensa. Confianza,” escribe.

Honestidad

Ser completamente honesto con los demás puede ser incómodo, pero sólo porque no tengas nada agradable que decir, no significa que no debas decirlo.

Facebook COO Sheryl Sandberg es una defensora de la sinceridad radical, que es la retroalimentación que encuentras en la intersección de preocuparte por la gente y estar dispuesto a molestarlos.

Permanecer presente en el momento

De acuerdo con el investigador de la felicidad Matt Killingsworth, tendemos a no ser muy buenos en permanecer presente en el momento. Él dice que el 47% del tiempo, la gente está pensando en algo más que lo que está haciendo en ese momento. Y eso está perjudicando nuestra felicidad, dice:

“Las personas son menos felices cuando sus mentes están vagando, no importa lo que estén haciendo. Por ejemplo, a la gente no le gusta mucho ir a trabajar, es una de sus actividades menos agradables y, sin embargo, son mucho más felices cuando se concentran sólo en su viaje al trabajo que cuando su mente vaga en otra cosa, es increíble.”

Dominar tus pensamientos

Para hacer lo que quieres hacer y lograr lo que quieres lograr, necesitas dirigir conscientemente tus pensamientos, escribe Mark Givert.

“El reto es que somos producto de nuestras experiencias pasadas, y todos nuestros pensamientos son el resultado de estas,” dice. “Sin embargo, el pasado no es igual al futuro”.

Aprender un nuevo idioma

Esta habilidad no sólo te abrirá a nuevas conversaciones y oportunidades profesionales.

Como orador nativo-húngaro, y fundador y CEO de Metaphor English, Balázs Csigi dice, “Aprender Inglés ha sido un regalo increíble en mi vida. Recibí una nueva mentalidad, un nuevo conjunto de emociones, y una nueva forma de pensar.” Lo mismo podría decirse de aprender cualquier idioma nuevo.

Csigi dice que la clave para aprender otro idioma es dominar cada pedacito de la cultura, no es una hazaña sencilla, pero de seguro una que vale la pena perseguir.

Hablar

Hablar en público puede ser muy difícil para muchos de nosotros. Incluso el magnate estadounidense Warren Buffett dijo que una vez estuvo tan aterrorizado de hablar en público que vomitó. “De hecho, arreglé mi vida para nunca tener que pararme delante de nadie,” le dijo a su biógrafa Alice Schroeder en “The Snowball: Warren Buffett and the Business of Life.

Le tomó practicar dar discursos numerosas veces frente a sus compañeros de clases del Curso de Oratoria de Dale Carnegie para finalmente conquistar su miedo.

“Parte de esto es práctica; simplemente hacerlo y practicar,” dijo Buffett. “Y funcionó, es el grado más importante que tengo.”

Vivir MejorVivir en Manhattan es agitado. Es como vivir dentro de un pinball.

Me encanta esta ciudad, pero es un poco abrumadora y bastante estresante a veces. Para combatir esto, he estado trabajando en desarrollar una rutina de meditación.

Seré honesto – estuve intentado y dejando la meditación por los últimos dos años, pero nunca encontré la manera de apegarme a mi rutina diaria hasta ahora.

Es un método para desarrollar cualquier tipo de hábito, pero estoy seguro de que mis métodos pueden servirle incluso a la gente más perezosa.

Ahora, hay una serie de beneficios de la meditación, y sólo se vuelven más frecuentes a medida que avanzas en la práctica. El beneficio clave para mí fue encontrar donde llevaba mi estrés. Estas áreas de estrés incluyen el endurecimiento de la mandíbula, apretar las manos, piernas inquietas… y la lista continúa.

Para mí, fue el endurecimiento de la mandíbula. Después de desarrollar esta rutina, me sentí tan en sintonía con mi propio cuerpo que ahora puedo notar cuando comienzo a tener estrés y combatirlo antes de que se apodere de mí.

A continuación encontrarás los cinco pasos que necesitarás para hacer de la meditación parte de tu día.

1. Encuentra un guía

Uno de los cursos más valiosos a los que me inscribí en la escuela fue a una clase de reducción de estrés; Hasta olvidé el título académico de lujo que dieron. Cubrimos el espectro de la atención plena, el pensamiento positivo y la meditación. Siendo neoyorquino, entré con un ojo escéptico al principio, pero después de que hicimos nuestra primera meditación guiada esos pensamientos desaparecieron.

Tener un guía es algo que encontré increíblemente valioso, especialmente para un principiante. Te permite mantenerte enfocado y concentrarte en tu respiración, lo que afecta enormemente tu estado mental y físico.

La respiración es el controlador más importante para el estrés.

¿Quieres ver? En este momento, respira profundamente por la nariz hasta que llenes tu pecho… sostenlo durante 2 segundos… ahora expulsa el aire por boca lentamente. Repite esto cinco veces. Vamos, nadie te ve.

¿Cómo te fue? Se siente genial, ¿verdad?

De todos modos, mi profesor fue genial en realizar la meditación guiada, pero desde entonces, he tratado de encontrar un nivel similar de calidad. Hay un montón de guías en la web, pero lo que encontré que funciona para mí es una aplicación llamada Calm. Este ofrece meditaciones guiadas en sesiones de 2 a 20 minutos.

2. Prueba qué funciona

La meditación guiada es una gran introducción al acto; sin embargo, puede que no sea para ti. Hay docenas de diferentes tipos de meditación. He probado varios estilos diferentes en los últimos dos años, y concluí que la meditación guiada simple que hago en mi rutina funciona; principalmente porque la guía hace el trabajo pesado por ti.

3. Haz una rutina de 10 minutos

Todo el mundo tiene 10 minutos de sobra en su día. Encuentra una hora del día que funcione mejor para ti; hacerlo en la mañana, justo antes de salir para el trabajo es ideal. Siéntate en una silla para no arriesgarte a quedarte dormido y llegar tarde al trabajo.

Cuando termines tu sesión, trata de llevar esa paz contigo por el resto del día. Esto te ayudará a mantenerte calmado durante las tensiones diarias de la oficina.

4. Ignora los días que fallas

No importa lo determinado que seas, habrán días en lo que no lo harás. Sucede. No dejes que te deprima, solo vuelve a empezar desde donde lo dejaste.

5. Recuerda respirar

Cada vez que sientas que esa ola hostil de ansiedad se acerca, respira lenta y profundamente, y piensa en donde se manifiesta el estrés en tu cuerpo. Encuentra esa área y relájala con tu respiración. Sólo recuerda, lo que percibimos que es terrible rara vez lo es.

estarás bienÁngel y yo hemos lidiado con nuestra justa parte de adversidad también (perdidos hermanos y mejores amigos, la crisis financiera y empresarial, etc.) y hemos escrito mucho sobre ello en los últimos años.

Pero hoy, permíteme recordarte algunos claros signos de que estarás bien, incluso si no te sientes bien ahora mismo…

1. Ahora mismo todo está cambiando de nuevo, nada es seguro, y eres libre.

Todo en la vida es temporario. Nada dura para siempre. Cada momento nos da un nuevo comienzo y un nuevo final. Literalmente, obtenemos una segunda oportunidad cada segundo.

Cada vez que llueve, deja de llover. Todo lo que sube vuelve a bajar. Después de la oscuridad siempre hay luz; se nos recuerda esto cada mañana, pero de alguna manera no lo vemos.

La gente de todo el mundo está contando su única-historia desgarradora, acerca de cómo toda su vida se ha convertido en un ejercicio de lidiar con un acontecimiento injusto del pasado. Cada oportunidad presente que tienen es quemada en una hoguera para alimentar una obsesión ardiente con algo que no puede ser cambiado. La clave está en darte cuenta de que TÚ no tienes que ser una de estas personas.

Eres un producto de tu pasado, pero no tienes que ser prisionero de él. Te conviertes en un prisionero cuando te aferras a lo que ya no existe. Así que recuerda que si eres lo suficientemente valiente como para decir adiós, la vida te recompensará con un nuevo hola. Puede ser difícil, pero PUEDES dejarlo ir… y en cierta medida, debes.

Tienes que dejar ir y aceptar la sensación de no saber exactamente a dónde vas a continuación, y entrenarte para amar y apreciar esta libertad. Porque es sólo cuando estás suspendido en el aire, sin destino a la vista, que obligas a tus alas a abrirse completamente para poder volar. Y a medida que avanzas, seguirás sin saber a dónde estás viajando. Pero eso no es lo importante. Lo importante es abrir tus alas. Puede que no sepas a dónde te diriges, pero sabes que mientras tus alas estén extendidas, los vientos te llevarán adelante.

2. Tienes algunas increíbles elecciones que hacer.

A menudo anhelamos sólo una pequeña gama de experiencias de vida; los buenos tiempos, las situaciones cómodas, las experiencias que nos hacen felices. Y sin embargo, la realidad con la que nos enfrentamos todos los días es muy diferente. La vida nos da una amplia gama de experiencias muy diferentes que poco a poco envuelven nuestras emociones con ira, amor, angustia, alegría, frustración, emoción, soledad y confusión… una tras otra. Todos ellas forman parte de nuestra realidad, nuestra condición humana colectiva.

La pregunta es: ¿Cómo vas a elegir responder?

Puedes rebelarte contra la injusticia de tener que lidiar con no obtener todo lo que quieres. Puedes estar enojado con el mundo por el dolor y los problemas que enfrentas. Puedes intentar resistir y negar las experiencias de tristeza, frustración, confusión, y así sucesivamente. Sólo ten en cuenta que todas estas elecciones te llevarán a un espiral de desesperación cada vez más profundo.

Una elección más efectiva, tal vez, sea abrazar plenamente la realidad y la amplia gama de experiencias de vida con las que te encuentras, tomando lo bueno con lo malo. Esto incluye todas tus emociones, todos tus altibajos, todos tus momentos felices y dolorosos, y la totalidad de todo lo que hay entre ellos. La vida no es sólo arco iris y mariposas. Es intrincada y remarcable.

Abrazar la vida de esta manera significa abrirte a posibilidades inimaginables, ser vulnerable a los cambios inesperados, ser compasivo contigo mismo cuando los tiempos sean difíciles, darte un poco de amor y bondad extra no importa lo que pase , y estar agradecido por la oportunidad de experimentarlo todo.

Significa no esperar siempre ser el ser humano perfecto que vive la vida perfecta, sino aceptar la realidad tal cual es, y aceptarte a ti mismo como eres, y entonces hacer lo mejor de ello.

3. Hay al menos un pequeño paso positivo que puedes dar ahora (porque siempre lo hay).

No construyas montañas en tu mente. No trates de conquistar el mundo de una sola vez. Cuando buscas la gratificación instantánea (arreglos grandes, rápidos) haces de la vida innecesariamente dolorosa y frustrante. Cuando eliges tratar cada momento como una oportunidad para hacer una inversión minúscula pero positiva en ti mismo, las recompensas aparecen naturalmente.

Cuando todo está roto, es fácil encontrar muchas pequeñas cosas que puedes arreglar. Cuando nada parece ir bien, incluso el esfuerzo positivo más fundamental puede hacer una diferencia significativa. Los momentos de grandes adversidades también son momentos de grandes oportunidades. Cuando hay problemas en todas las direcciones, también hay un gran valor esperando a ser creado. Cuando todo va bien, es fácil caer en una rutina de complacencia. Es fácil olvidarse de lo increíblemente capaz e ingenioso que puedes ser. Resuelve perseverar un pequeño paso a la vez.

Pequeños pasos, pequeños saltos y pequeñas correcciones (pequeños cambios repetitivos) cada día te llevarán allí.

Si deseas empezar ahora, desafíate a hacerlo. Elige un área específica de tu vida que desees mejorar, y luego…

1. Escribe los detalles específicos sobre tus circunstancias actuales. (¿Qué te molesta? ¿Qué está mal? ¿Que quieres cambiar?)

2. Escribe tu respuesta a esta pregunta: ¿Cuáles son los rituales diarios que contribuyeron a tus circunstancias actuales? (Se honesto contigo mismo. ¿Qué estás haciendo que contribuye a la situación en la que estás?)

3. Escribe los detalles específicos sobre tus circunstancias ideales. (¿Qué te haría feliz? ¿Cómo es tu situación ideal?)

4. Escribe tu respuesta a esta pregunta: ¿Cuáles son los rituales diarios que te llevarán desde donde estás hasta donde quieres estar? (Piénsalo. ¿Qué pequeños pasos diarios te ayudarán a avanzar?)

El punto es que cada momento de tu vida construye el siguiente. Este momento es el puente entre la realidad de donde estás y la visión de donde quieres estar.

De hecho, la realidad se acerca a ti cada segundo. Y lo bueno es que puedes cambiarla a medida que llega. Sólo tienes que decidir qué quieres hacer con ella. El mayor de todos los errores es no hacer nada simplemente porque sólo puedes hacer un poco en este momento.

Y otra vez, es mucho más productivo dar muchos pasos pequeños en la dirección correcta que dar un salto gigante sólo para tropezar, caer y nunca levantarte de nuevo. El camino hacia lo que más quieres en la vida requiere de un ritual de mil pequeños pasos esparcidos a lo largo del tiempo. Averigua a dónde quieres ir, da el primer paso y sigue adelante. La diligencia y la persistencia te llevarán allí.

Vivir Mejor¿Por qué fracasan las relaciones?

Más allá de las habituales razones circunstanciales, como mudarte al otro lado del país, o un trabajo demasiado estresante, los ex-amantes desairados podrían tener algo en común: sus parejas no eran agradecidas. O al menos no pensaban que sus parejas fueran agradecidas.

De acuerdo a un nuevo estudio de la Universidad de Georgia, decir gracias más a menudo podría salvar tu matrimonio.

Durante la última década, un cuerpo creciente de investigación ha sugerido que los sentimientos de gratitud juegan un papel importante en el bienestar mental y físico. Los psicólogos descubrieron que las personas que se enfocan en lo que están agradecidos reportaron estar más satisfechos, ser más optimistas, e incluso hacer más ejercicio que sus compañeros negativos, señaló Erin Brodwin de Business Insider.

El nuevo estudio, co-escrito por Ted Futris y Allen Barton , encontró que los sentimientos de gratitud fueron el predictor más consistente de la calidad marital entre las parejas de todas las edades y niveles socioeconómicos. Las parejas que están más agradecidas la una por la otra mostraron ser más cercanas, estar más comprometidas y con mayor satisfacción en la relación.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores seleccionaron a 468 personas casadas a través de un proceso de selección telefónica. Se le pidió a los encuestados que completaran encuestas sobre su nivel de bienestar financiero, hábitos de comunicación, expresiones de agradecimiento del cónyuge y la calidad general del matrimonio.

El estudio se centró en los momentos de comunicación demanda/retirada entre la pareja – es decir, cuando la pareja tiende a molestar o criticar mientras que el otro responde evitando cualquier tipo de confrontación y retirándose. Los investigadores descubrieron que la comunicación demanda/retirada aumenta cuanto mayor sea la angustia financiera, y a menudo se correlaciona con una menor satisfacción marital.

Pero la gratitud, medida específicamente como el grado en que las personas se sienten apreciadas por sus parejas, puede revertir este ciclo y ayudar a superar estos problemas de comunicación. Los investigadores llegaron incluso a sugerir que la gratitud puede incluso contrarrestar los efectos negativos de los conflictos entre parejas, sobre todo cuando se deben a dificultades financieras.

“Demuestra el poder del gracias”, dijo Allen Barton, autor principal del estudio en un comunicado de prensa de UGA . “Incluso si una pareja está experimentando angustia y dificultades en otras áreas, la gratitud en la relación puede ayudar a promover resultados positivos en el matrimonio.”

El estudio también señala que estos resultados positivos en la relación no sólo se asocian con el sentimiento de gratitud por la pareja de uno, sino también sentirse apreciado y percibir la gratitud de la pareja de uno.

Así que es una calle de doble sentido. La próxima vez que tú y tu pareja estén discutiendo sobre dinero, o por a quien le toca limpiar la cocina, recuerda; un simple gracias puede ayudar muchísimo a largo plazo.

Vivir MejorLas mejores cosas de la vida pueden ser gratis, pero eso no significa que no tomen tiempo, sudor y perseverancia para adquirirlas.

Ese es especialmente el caso cuando se trata de aprender habilidades importantes para la vida.

Para determinar en qué talentos vale la pena invertir, un lector Quora planteó la pregunta: “¿Cuáles son las habilidades más difíciles y más útiles para aprender”

Hemos destacado nuestras favoritas, así como algunas otras habilidades que creíamos que eran importantes.

Empatía

“Puedes ser el individuo más disciplinado, brillante, e incluso rico del mundo, pero si no te importas o empatizas con otras personas, entonces básicamente no eres más que un sociópata,” escribe Kamia Taylor.

La empatía, Jane Wurdwand como dueña de negocio explica, es una capacidad humana fundamental que demasiado fácilmente fue resignado por los negocios modernos.

“La empatía (la capacidad de sentir lo que los otros sienten) es lo que hace las buenas ventas y sirve a las personas verdaderamente bien. La empatía como, en el espíritu de equipo (esprit de corps), motiva a la gente a esforzarse más. La empatía impulsa a los empleados a ir más allá de su propia apatía, a ser más grandes, porque sienten algo más grande que simplemente su salario,” escribe.

Administrar el tiempo

Administrar eficazmente el tiempo es una de las habilidades más valoradas por los empleadores. Si bien no hay una manera correcta, es importante encontrar un sistema que funcione para ti y adherirte a él, explica Alina Grzegorzewska.

Lo más difícil de aprender para mi fue cómo planificar,” escribe, “no hacer lo que había planeado, sino hacer la épica lista de tareas pendientes y programarlo tan a fondo como para realmente ser capaz de completar todas las tareas en la fecha programada.”

Dominar tu sueño

Existen tantos trucos para dormir ahí fuera que a menudo es difícil seguir uno. Pero independientemente de lo que elijas, establecer un ritual puede ayudarte a asegurar que tengas noches de descanso.

Numerosos estudios muestran que ser coherente con tu horario de sueño hace que te sea más fácil quedarte dormido y despertar, y ayuda a promover un mejor sueño en general.

Pedir ayuda

“Una vez me dijeron en una entrevista de trabajo: ‘No puedes tener este trabajo si no puedes pedir ayuda cuando lo necesitas,'” escribe Louise Christy. “Naturalmente, dije que podía, y más tarde descubrí que la persona anterior en ese puesto lo había arruinado en grande porque estaba hasta el cuello, pero no pudo admitirlo y no pidió ayuda.”

Ella explica que saber cuándo necesitas ayuda, y entonces pedirla, es algo asombrosamente difícil de aprender y de hacer porque nadie quiere ser percibido como débil o incompetente.

Pero un estudio reciente de la Harvard Business School sugiere que hacerlo te hace ver más, no menos, capaz. Según los autores del estudio, cuando le pides consejos a la gente, validas su inteligencia o experiencia, lo que hace más probable que te los ganes.

Consistencia

Ya sea que estés probando una nueva rutina de ejercicios, estudiando para los LSAT, o trabajando en un proyecto importante, Khaleel Syed escribe, la consistencia es vital para mantener cualquier tipo de éxito.

Las personas suelen dejar de trabajar duro cuando llegan a la cima, dice, pero para mantener esa posición en la cima, tienen que trabajar más y ser más consistentes en sus trabajos.

Hablarte a ti mismo de forma positiva

“En última instancia, no importa lo que los demás piensen de ti,” escribe Shobhit Singhal, “pero lo que piensas de ti mismo ciertamente sí, y lleva mucho tiempo construir ese nivel de confianza y capacidad de creer en ti mismo cuando nadie más lo hace.”

En el otro lado de hablarte a ti mismo de forma positiva está el hacerlo de forma negativa, que Betsy Myers, directora fundadora de The Center for Women and Business en la Universidad de Bentley, cree que puede menoscabar poco a poco tu confianza.

Meterte en tus asuntos

“Se necesitan siglos para aprender y dominar esto,” escribe Aarushi Sharma

Meter tu nariz en el trabajo de otras personas no es útil y es una perdida de tiempo y recursos, dice. “No tienes derecho a poner tus dos o cuatro centavos, incluso si eres la última persona justa que esté de pie.”

 

 

 

Subir »
FB