Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

decirnos mas a menudoLo que hacemos sale de quienes creemos que somos.

Un buen amigo mío, quien se graduó con honores de la Cal Berkley hace ya varios años, ahora es el co-fundador y CEO de una exitosa start-up en Silicon Valley.

A lo largo de la escuela primaria tuvo problemas para leer y escribir por una discapacidad. Hizo todo del jardín de infantes hasta el 12vo grado en clases para estudiantes especiales. Durante una reunión de padres y maestros cuando era estudiante de primer año en la escuela secundaria, dos maestros de clases especiales colectivamente le informaron a su madre que era muy poco probable que alguna vez pueda graduarse.

¿Como lo hizo? ¿Cómo salio adelante y superó las probabilidades? «Afirmaciones», me dijo con una sonrisa seria cuando lo entrevisté ayer para un proyecto paralelo en el que estoy trabajando.

«Yo literalmente me decía a mí mismo que estaban equivocados sobre mí. Me decía exactamente lo que necesitaba escuchar, todos los días, para mover mi vida hacia adelante. Puede sonar como un cliché para algunas personas, pero no lo es; es algo muy poderoso!»

Me encanta su sentimiento, y estoy de acuerdo con él 110%. De hecho, hay una buena razón de por qué entrenar nuestras mentes con afirmaciones positivas funciona tan maravillosamente.

Como todos los músculos del cuerpo, la mente necesita hacer ejercicio para ganar fuerza. Tienes que ejercitarla constantemente para que crezca y se desarrolle con el tiempo. Si no esforzaste tu mente de miles de pequeñas maneras durante este tiempo, obviamente se desmoronará el día en que las cosas se pongan realmente difíciles.

Una mente bien entrenada con afirmaciones positivas tiene pensamientos correctos en cola y lista para usarlas cuando el momento lo requiera.

Si deseas comenzar (o mejorar) esta práctica en tu vida, aquí tienes una selección de afirmaciones que a menudo les sugiero a nuestros estudiantes de coaching como punto de partida:

1. «No puedo controlar todo lo que me pasa; sólo puedo controlar la manera en que respondo a lo que me pasa. En mi respuesta está mi poder.»

2. «No voy a quedar atrapado en lo que podría haber sido o debería haber sido. En vez de eso voy a mirar el poder y la posibilidad de lo que hay en este momento.»

3. «Tengo que aceptar todo lo que esté en mi camino, y lo único importante es que cuando me encuentre con ello pueda dar lo mejor que tengo para dar.»

4. «Cometer errores es siempre mejor que fingir perfecciones.»

5. «Nunca seré tan bueno como todos dicen que soy cuando gano, y nunca seré tan malo como creo que soy cuando pierdo.»

6. «Voy a pensar menos en manejar mis problemas y más en manejar mi forma de pensar. Mantendré una actitud positiva

7. «Un desafío sólo se convierte en un obstáculo si me inclino ante él.»

8. «Me levantaré. Una y otra vez. Cuanto más rápido me recupere de mis contratiempos, más rápido llegaré a dónde voy en la vida

9. «No voy a tratar de esconderme de mis miedos, porque sé que no están ahí para asustarme. Están ahí para hacerme saber que algo vale la pena

10. «Hay una gran diferencia entre la fatiga vacía y el agotamiento gratificante. La vida es muy corta. Voy a invertir en actividades que me muevan profundamente.»

11. «Si no tengo tiempo para lo que importa, dejare de hacer cosas que no importan.»

12. «No puedo construir una reputación y un legado basado en lo que voy a (tal vez) hacer algún día.»

13. «El futuro puede ser diferente al presente, y tengo el poder para que así sea, hay mismo.»

14. «La felicidad llegará a mí cuando salga de mí.»

15. «Salir adelante es esencial, y nunca voy a salir por adelante de cualquier persona (incluyendo a mi yo del pasado), si siempre trato de alcanzarlos.»

16. «Me enfocaré en hacerme mejor, y no en creer que soy el mejor

17. «Estaré demasiado ocupado trabajando en mi propio pasto como para notar si el tuyo es más verde.»

18. «Voy a comer como si me quisiera. Moverme como si me quisiera. Hablarme como si me quisiera. Vivir como si me quisiera. Hoy.

19. «Mi siguiente paso en la dirección correcta no tiene que ser uno grande.»

20. «Todas las victorias (sobre todo las pequeñas) valen la pena ser celebradas, cada paso del camino. Son las pequeñas cosas bien hechas las que crean una gran y emocionante vida al final.»

Y recuerda, uno de los grandes regalos de la vida es el hecho de que a menudo es difícil. Porque al enfrentar las dificultades de la vida, construimos una fuerza inestimable. Esta fuerza nos permite cumplir con éxito nuestros más profundos y significativos propósitos.

Es precisamente porque la vida es difícil que somos capaces de hacerla grande. Es porque la vida es difícil que somos capaces de elevarnos por encima de las dificultades. Somos capaces de hacer la diferencia y capaces de dejar nuestra huella en el mundo.

aprender de lo niñosLos niños ríen unas 300 veces al día, mientras que los adultos lo hacemos menos de 20. ¡Esa es una gran diferencia!

Por supuesto, cuando crecemos llegan las responsabilidades y desafíos y no todas esas cosas nos hacen querer rodar de la risa.

Sin embargo, hay muchas cosas que podemos aprender de nuestros pequeños, que si implementamos en nuestras vidas, pueden cambiar el juego por completo.

1) ¡Juega!

Haz tiempo para hacer algo divertido; por tu bien, es realmente increíble cómo eso estimula tu cerebro y tus jugos creativos.

Te saca de tu mentalidad diaria y tiene una maravillosa manera de revivir tu percepción y perspectiva. Además, ¿por qué es tan raro pensar que los adultos no podemos ir sin rumbo y subir un árbol o saltar como locos? ¿O cualquier otra cosa que queramos hacer pero que no hacemos porque creemos que sería tonto e inmaduro?

¿Y por qué no podemos jugar en nuestra vida profesional tampoco? ¿No sería genial que en lugar de tener la reunión semanal sentados en una oficina aburrida, la hiciéramos mientras damos un paseo, o jugamos con un disco volador (o lo que creas que podría ser divertido)?

Salir afuera y moverse es increíblemente bueno para aumentar tu energía, inteligencia y niveles de endorfinas, y creo que no sólo las reuniones serían más agradables sino que los resultados, las ideas y acciones serían mucho más radicales también!

2) El fracaso no es una opción

Cuando un bebé trata de dar sus primeros pasos, no se cae y se declara a si mismo un fracasado. Simplemente se levanta y sigue intentándolo. Las piernas del bebé se tambalearán pero seguirán persistiendo hasta caminar. Podrás ver la determinación en el rostro del niño, pero no estará diciéndose internamente «No puedo hacerlo, soy un fracasado, voy a renunciar». Como adultos, hay un montón que podemos sacar de eso.

3) Sigue siendo curioso

Para los niños, el mundo y todo en él es una gran aventura. Los niños están fascinados incluso por esas pequeñas cosas que; como adultos, estamos tan acostumbrados a dar por sentado. De hecho, los niños son mucho más conscientes y viven en el momento gracias a eso.

Si bien hay muchas cosas en el mundo que no son nuevas para nosotros como adultos, hay millones de nuevos lugares, personas y experiencias que todavía tenemos que descubrir; al igual que los niños. Así que por qué no haces que sea algo regular en tu vida el comenzar una nueva aventura; que sea tan grande o tan pequeña como quieras. Prueba algo diferente y experimenta realmente lo que es vivir en el momento!

4) Olvida y sigue adelante

Los niños tienen esa maravillosa forma de patalear y armar un alboroto por algo, ya sea por un juguete que no pueden tener en ese momento o por una determinada comida que no se les permite, y entonces, cinco minutos más tarde, simplemente olvidarlo y seguir adelante.

Ellos no se estresan por ello. Como adultos, aunque expresamos el alboroto inicial de manera diferente, nos aferramos a por qué algo no funcionó, lo cual se manifiesta en forma de culpa, ira, amargura o incluso celos. Todas emociones negativas y que sólo desperdician energía! Si algo no funcionó, déjalo ir y sigue adelante.

5) No juzgues

Particularmente cuando llegan a la escuela, los niños sólo juzgan a otros niños basados en lo que otros les dijeron, observaron o aprendieron de los adultos y de influencias externas. Inicialmente, sin embargo, los niños toman cada situación o persona que conocen completamente por su valor nominal.

No están preocupados por su aspecto visual ni buscan defectos en nadie. No evalúan y luego deciden si quieren participar o interactuar; lo hacen de forma natural. Si bien tal vez es poco realista ser completamente así como adultos, sí podemos recordar siempre la importancia de no juzgar prematuramente a una persona o una situación.

Y por último ¡Ríe más! Reír puede cambiar tu estado de ánimo en un santiamén! En muchas situaciones, realmente puede ser la mejor medicina. Darte permiso para divertirte y reír más realmente puede mejorar tu vida de muchas maneras.

Vivir Mejor«Entonces, ¿qué quieres hacer con tu vida?»

Si esta pregunta infunde terror en tu corazón y no eres capaz de emitir una respuesta, no estás solo. Incluso algunas de las personas más exitosas se dieron cuenta de lo que querían hacer muy adelante en sus vidas.

Por suerte para ti (y para cualquier persona que no lo haya descubierto todavía) hay algunos pasos que puedes tomar que te ayudarán a mantener la calma y moverte hacia una carrera que vas a amar:

1. Respira profundamente, esto es normal

El primer paso para la recuperación es la aceptación.

Entiende que el camino a la carrera de tus sueños no siempre es un camino recto, dice Ryan Kahn, coach y fundador de The Hired Group. Lo más importante es que estás viajando en la dirección correcta.

«Descubrirás que el viaje para llegar allí es más divertido que el destino,» dice.

Si este consejo no es suficiente consuelo, entonces considera las muchas historias de éxito que comenzaron mucho más tarde en sus vidas.

Julia Child no aprendió a cocinar hasta sus 30 años, y escribió su primer libro de cocina cuando tenía 50. Y Jon Hamm estaba trabajando de camarero a sus 29, no como actor exitoso de uno de los programas de televisión más vistos.

2. Ten en cuenta tus fortalezas

En serio, pregúntate «¿Qué habilidades tengo para ofrecer?» «¿Cuáles son mis rasgos personales más fuertes?» y «¿qué es lo que mejor hago?»

«Ve en dirección a tus fortalezas,» dice Kahn.

3. Piensa qué tipo de entornos de trabajo te excitan

En la universidad, ¿aprendías más en grandes conferencias o en clases pequeñas? ¿Te iba mejor en proyectos de grupo o en asignaciones individuales? Esto podría indicar el tamaño o el tipo de empresa que prefieres.

Si te iba mejor en las grandes conferencias, tal vez puedas trabajar en una gran y establecida compañía. Si preferías seminarios más íntimos, tal vez te veas en una pequeña startup. También podrías considerar trabajar en un pequeño equipo dentro de una empresa más grande.

También considera si prefieres la autonomía o ser supervisado.

4. Haz una lista

Anota los elementos de trabajo y las tareas que te gustan, y las que no, dice Kahn.

Ciertas carreras son más apropiadas según los diferentes tipos de personalidad. Por ejemplo, ¿te gusta hablar con la gente, pensar en cosas abstractas, trabajar de forma independiente, y usar tu cerebro más que tus sentimientos? Tal vez deberías considerar una carrera como reportero.

A continuación, escribe cual es la parte más importante de un trabajo para ti. ¿Te importa más el salario, el estatus o las tareas del trabajo? Además, ¿estás más apegado a la descripción del trabajo o a la industria?

Cuando estés buscando trabajo, revisa la lista para filtrar las posiciones a las que debes y no debes postularte.

5. Contempla tu nivel de educación

Puede que estés interesado en aprender una nueva habilidad, y algunos trabajos requieren entrenamiento o educación adicional, ya sea ahora o en el futuro, señala Kahn. Y con un estimado de 1.855.000 estudiantes obteniendo un título universitario de este año, cada cosa cuenta.

Busca clases con certificación, cursos gratuitos en línea, seminarios, o incluso postgrados que puedan ponerte por encima de la competencia o te ayuden a explorar un área de interés diferente. Profundizar las habilidades necesarias para un trabajo en particular puede ayudarte a determinar si estás realmente interesado en ese campo.

6. Mira tu nivel de experiencia

Sé honesto contigo mismo acerca de la experiencia de trabajo que tienes para ofrecer y en qué nivel puedes ingresar en el campo que estás considerando, dice Kahn. Puede que estés interesado en un puesto de coordinador o gerente, pero tienes que buscar primero un trabajo de asistente. Considera la trayectoria de trabajos que te llevarán hasta allí.

7. Usa tu red

Una de las cosas más invaluables que puedes hacer es hablar con alguien en la industria o en el trabajo que estés interesado en perseguir.

Pídeles a tus amigos, familiares, amigos de la familia, profesores, grupos de alumnos (en realidad a todos en tu red) ayuda para conseguir una entrevista informativa con esta persona. Y entonces, averigua todo lo que puedas sobre lo que hacen, lo que les gusta y lo que odian de ello, los pasos que tomaron para llegar allí, y cualquier otro consejo que puedan ofrecerte para lograr el éxito.

LeccionesPor Marc Chernoff

Simplemente unas cuantas lecciones de vida que todos aprendemos en el camino de la vida…

1. La belleza viene de dentro. – Nunca serás hermoso como yo. Sólo puedes ser hermoso como tú. Uno no se vuelve hermoso tratando de ser hermoso. Uno se vuelve hermoso cuando encuentra la belleza que ya está en su interior.

2. El dolor tiene un propósito. – El dolor no se aparecer en tu vida sin ninguna razón. Es una señal de que algo en tu vida tiene que cambiar. Este cambio requiere fortaleza. Pero recuerda, no es que a los fuertes no les tiemblen las rodillas, o que nunca jadeen al respirar. Es que mientras sus rodillas están temblando, se obligan a respirar y dar un paso más. … Seguir leyendo »

vida1. La vida es acerca de ensayo y error

Cuando eres un adolescente, sientes que buscar quién eres es el cambio mental clave en tu vida.

Buscas establecer tu identidad y determinar qué te gusta y qué no te gusta. Piensas que cuando seas más viejo, estarás más seguro acerca de quién eres, qué haces y qué debes hacer. Pero cuando envejeces, te das cuenta que aún estás buscando y no estás muy de acuerdo con los resultados que vas obteniendo.

Cambias de trabajo. Te mudas de ciudad, o hasta de país. Tus relaciones se derrumban para renacer con otra pareja nueva. Buscas algo que hacer, y pones todo tu empeño en ello. Puede ser que fracases, pero sigues hacia adelante.

Todos están tratando de averiguar qué hacer con su vida, así como tú lo estás haciendo. Aún los que parecen estar seguros de todo, están tan confundidos e inseguros como tu. Sólo que pretenden que todo está bien.

Algunas personas se avergüenzan de mostrar signos de incertidumbre, pensando que es mostrar sus vulnerabilidades y debilidades. Otras personas están abiertas a un camino de ensayo y error, creyendo que los llevará a encontrarse a sí mismos a medida que vayan avanzando.

Cualquiera que sea el camino que tomes, debes estar en cuenta que a medida que envejeces, aún vas a tener que resolver tus asuntos a medida que se vayan presentando, y que no sabes realmente cuál es tu destino final. Podrías pensar que no es cierto, y que sabes lo que quieres hacer y lo sabes lo que estás haciendo.

Pero no, muy dentro de ti sientes incertidumbre y no estás seguro, pero no demuestras lo que sientes. Puedes pensar que a medida que envejeces estarás más seguro y sabrás exactamente qué estás haciendo, pero no siempre es así.

Tus padres, a quien veías como seguros de lo que estaban haciendo, seguramente estarán tan confundidos como tu. Aún estarán pensando en cuándo deben retirarse y qué van a hacer al retirarse. Seguro que estarán asustados por las enfermedades que les están apareciendo y las que aún falta por aparecer.

Algunos están buscando a un nuevo amor que reemplace el viejo amor que ya se acabó, y estarán probablemente más confundidos que tú acerca de las relaciones, del amor, de la vida.

Cuando te das cuenta que la vida es ensayo y error, y que seguirá siendo así, aceptas con más facilidad a la vida y a las circunstancias que vida te ofrece. No importa lo que entre en tu vida, a la larga se irá. No importa lo que decidas hacer, hará crecer a tu corazón, o te lo encogerá. Vives y aprendes. No importa cuál sea el riesgo que vayas a tomar, tu estarás bien.

En vez de tratar de sentir certidumbre acerca de tu vida, aprendes a vivir con la incertidumbre. Porque una vez que lo haces, te sentirás seguro acerca de ti y de tu vida. Después de todo, es lo único constante en la vida.

Entonces: arriésgate… porque no importa si te equivocas. Es sólo otro error. Puedes probar de nuevo.

2. La vida tiene su ritmo

 ¿Has escuchado el dicho de “todo a su debido tiempo”? Bueno, a medida que vas envejeciendo te das cuenta que no puedes obligar al tiempo. La vida tiene una manera de presentarse, a su propio ritmo. La vida tiene sus ritmos propios y naturales.

Cada pequeña cosa en la vida te está preparando para algo más grande. Esos logros que tuviste en la escuela te ayudan a tener confianza en ti mismo y aumenta tu autoestima. Los cargos que tuviste cuando estabas recién graduado te prepararon para los cargos más elevados, a pesar de sentir que estabas llevando a cabo tareas sin importancia la mayor parte del tiempo. Las personas que fueron tu pareja en alguna oportunidad de permitieron irte conociéndote, saber lo que quieres y lo que no quieres, y con que eres compatible.

La vida tiene su propio ritmo. Puedes tenerlo todo, pero no todo a la vez. Y si no te mantienes enfocado, puede que no tengas nada.

3. La vida tiene su propia energía

Todos quieren ser felices. En el camino a la felicidad, quieres entender quién eres, dónde estás parado, cuál es tu naturaleza, y cuáles son tus intereses y pasiones. Cuando puedes hacer lo que haces de una manera natural e innata, así sea en trabajos manuales, en hobbies o en actividades al aire libre, te sientes que estás vivo.

Desafortunadamente, muchas personas no se permiten ir al ritmo de la vida. Quieren ir en dirección contraria. Esas personas pueden estar trabajando arduamente para conseguir alguna meta, quizás un éxito académico o profesional. Pero no siguen al ritmo, y ponen de lado su amor natural y sus pasiones para poder alcanzar la meta.

No han dejado que la vida fluya a su propio ritmo y con su propia energía. Como resultado de ello, se sienten estresados, cansados y agotados, lo que los lleva a encontrar algo que los ayude a recuperar su estado normal de energía. Algunos hacen deportes, meditación, yoga, y otros consumen alcohol moderadamente. Otros, han perdido sus almas por el abuso del alcohol, apuestas, cigarros y drogas.

La vida tiene su propia energía, y cuando el flujo de energía se bloquea o se abusa de ella, te sientes estresado y perdido.

Sientes que necesitas control. Y algunos cuando se encuentran con personas con malas influencias, se sienten que están en control nuevamente, que pueden controlar lo que sienten. Sin embargo, sin importar cuán bien te hace sentir el apoyo emocional, el confiar tus emociones y tu energía sobre esas personas sólo te llevará a perder el control de tí y de tu vida aún más.

4. La vida es más fácil cuando puedes manejar mejor tus emociones

En los primeros años de tu vida adulta, puedes sentir que aún estás buscando quién eres y que la vida se hará más fácil cuando seas mayor.

Sin embargo, a medida que vas envejeciendo te das cuenta que la vida no se hace más fácil. De hecho, lo que se hace más fácil es el manejar tus propias emociones, a medida que se va desarrollando tu fuerza de voluntad.

Mi papá siempre me decía…

Todos nacen con la habilidad de ser exitosos. Pero en el camino al éxito, los obstáculos y retos que cada quien tiene que enfrentar son sus propias emociones. La habilidad de manejar tus emociones y desarrollar autodisciplina es lo que determinará si serán o no exitosos.

Por otro lado, la vida se hace más fácil cuando eres más positivo y más resiliente, es decir, cuando sabes como recuperarte de los fracasos en la vida, combatir pensamientos negativos, mantener la calma en situaciones irritantes, y dejar ir a la gente mala a quien amaste.

Tener autodisciplina no es fácil. Requiere mucho autocontrol.

Cuando vives tu vida a su ritmo, cuando haces las cosas que te encantan y te apasionan, en la que eres bueno de manera innata y te mueves a tu propio ritmo natural, no sientes que que necesitas apoyarte en algo para recuperar tu energía. Sólo fluyes. Te sientes con energía. Te sientes con pasión, y trabajas más arduamente hacia tu meta porque tu pasión te motiva intrínsecamente. Te sientes feliz.

5. La meta final de la vida no es encontrar la felicidad

La meta en la vida no es la búsqueda de la felicidad. De hecho, todo lo que tienes que hacer es dejar de tratar de encontrar la felicidad y simplemente ser feliz.

Cuando sientas que tu estado actual no es suficientemente bueno para ti, y no estás feliz, entonces empieza a buscar en otro lado. Y entonces tu búsqueda de felicidad se hace eterna y te preguntas por qué no eres feliz.

Todo empieza con la aceptación. Aceptarte a ti mismo, a tus circunstancias y a tus situaciones.

La vida nunca será perfecta. Pero la vida parecerá perfecta cuando has aceptado que la vida no es perfecta. La felicidad viene cuando aceptas la imperfección, los defectos, los momentos buenos y los momentos malos, y al disfrutar esos momentos en la vida.

Todo pasa. Las cosas buenas pasan y se van. Las cosas malas pasan y se van. Sólo acepta la vida como es. Haz los ajustes y adáptate a las situaciones que se te presenten.

Si estás corto de dinero en este mes, gasta menos. Si odias tu trabajo, renuncia y busca otro trabajo. Si tu pareja abusa de ti, termina la relación. Si te enfermas mucho, empieza a hacer ejercicios y a comer una dieta saludable.

Conclusión

La vida no está hecha para ser perfecta, ni para ser fácil. La vida es un juego, Y tú eres el jugador. Y los jugadores se enorgullecen de su habilidad para alcanzar retos.

Puede que no te des cuenta, pero constantemente buscamos retos para nosotros mismos para poder avanzar hacia adelante, ya sea escalando en nuestra profesión, comprando un carro, comprando una casa, mudándote de ciudad o de país, teniendo un hijo, empezar tu propio negocio, invertir en negocios, aprendiendo otro idioma, o simplemente haciendo triatlón.

La vida tiene su propio ritmo. Encuentra tu propio ritmo. Haz las cosas en las que eres bueno. Y deja que la vida tome su curso.

agradarReunirte con extraños es una parte necesaria de la vida cotidiana.

En nuestras carreras, conocemos a los extraños como nuevos clientes y nuevos compañeros de trabajo. En los eventos profesionales, conectarnos con extraños es el objetivo primordial. Incluso en un entorno social relajado, conocer extraños es la única forma real de hacer nuevos amigos.

Para los extrovertidos, conocer extraños es emocionante, pero para la mayoría de nosotros, hay al menos un ligero matiz de ansiedad al conocer a alguien por primera vez.

Todos sabemos la importancia de hacer una buena primera impresión, y todos queremos ser muy bien vistos desde el inicio de cualquier interacción.

Afortunadamente, hay algunos trucos que puedes usar para agradarle a los extraños al instante:

1. ¡Sonríe!

La importancia de sonreír no puede ser subestimada. Acercarte a un extraño con una sonrisa sincera en tu cara instantáneamente relaja la situación y te hace parecer más amable y accesible. Establece un tono positivo para la interacción y demuestra que eres una persona agradable y amistosa. Como bono adicional, el simple acto de sonreír engaña a tu cerebro para que libere sustancias químicas que te harán sentir más feliz. De esa manera, comenzarás la conversación sintiéndote más feliz y más amable; y parecerás más agradable en ambos extremos.

2. Usa sus nombres un par de veces.

Las personas realmente aman el sonido de sus nombres. Una vez que conozcas el nombre de un extraño, intenta usarlo en la conversación un par de veces donde parezca natural (sin exagerar).

Por ejemplo, podría usarlo en algo como: «Así que, Bob, dijiste que estabas en ventas, ¿no?» Parece inofensivo, pero después de un par de menciones, tu interlocutor se sentirá más conectado y amigable contigo. Además, repetir su nombre un par de veces te ayudará a recordarlo, y así podrás evitar la vergüenza de usar el nombre equivocado y renunciar a cualquier esperanza de ser bien apreciado.

3. Rompe el hielo con un poco de frivolidad.

Comenzar una conversación a veces es difícil, sobre todo si quieres evitar el recurso de la charla superflua.

Las charlas superfluas no son necesariamente malas; hablar del tiempo o del evento actual es una manera perfecta para mantener esos engranajes sociales moviéndose, pero empezar con un chiste hará que seas más agradable, más a menudo y más rápido.

Ten un par de líneas de humor en tu bolsillo trasero y haz tu mejor intento por improvisar. Incluso si tu chiste no se entiende, el hecho de que estés tratando de divertirte te hará más agradable; sólo no te vayas por la borda y llenes tu conversación con chistes al azar. Es muy fácil exagerar.

4. Abre tu lenguaje corporal.

Dice el refrán que las acciones hablan más que las palabras, y en este caso, sin dudas puede ser verdad.

Los pequeños gestos, tics, y posturas de tu lenguaje corporal pueden hacer que le agrades o no a una persona, independientemente de qué otras cosas intentes decir. Uno de los mejores consejos que escuche es «abrir» tu lenguaje corporal; mantén los brazos hacia fuera (es decir, no en tus bolsillos ni cruzados), mantén las piernas separadas, y mantén tu torso y tu cabeza apuntando hacia la persona con la que estés hablando. El contacto visual también ayuda mucho.

5. Gesticula.

Gesticular es el proceso de involucrar tus manos y brazos como complemento de lo que dices, como señalar con el dedo para enfatizar la inflexión de una determinada palabra. Esto te hace más agradable porque demuestra tu energía y entusiasmo; por lo general, entre más animado seas, más positivamente las personas responderán a ti.

Una vez más, es fácil pasarse de largo, así que mantén los gestos limitados a un razonable nivel de intensidad y frecuencia.

6. Haz que hablen de sí mismos.

A las personas les encanta hablar de sí mismos, y sobre todo aman hablar de sus pasiones.

Una de las mejores maneras de conseguir que a un desconocido le agrades es hacerle muchas preguntas que lo haga hablar de sí mismo. Sutilmente lleva la conversación en una dirección que revele cual es su verdadera pasión en la vida, y entonces mantén ese tema todo el tiempo que puedas. Préstales atención y haz preguntas sinceras. Probablemente los verás iluminarse a medida que hablan.

7. Habla con todos, todo el tiempo.

Esto rompe el formato ligeramente ya que no es un truco (que se use una sola vez) que puedas utilizar de inmediato cuando conoces a alguien por primera vez. En cambio, es un hábito que debes desarrollar como parte de tu vida diaria.

Habla con extraños siempre que puedas (en el autobús, en la calle, en un restaurante, en un evento deportivo) y acostúmbrate a la idea de que es una parte natural de ti. Esto te ayudará de varias maneras diferentes; primero, mejorarás en presentarte y hacer una pequeña charla. Es una habilidad, y como cualquier habilidad, puedes mejorar con la práctica. En segundo lugar, superarás cualquier temor o dudas que tengas sobre cómo acercarte a la gente.

No te obsesiones con hacer una buena primera impresión; es mucho más fácil de lo que crees que es. Y recuerda, eres un extraño para ellos tanto como ellos lo son para ti. Incluso puede que algunos de ellos usen estos trucos para hacer que te agraden! Trata de no sobre-pensar las cosas, y enfócate en lo que puedas controlar; en tu tono y en la dirección de la conversación. A menos que algo terrible suceda, todo saldrá bien.

carta abiertaLa verdad no es algo exterior que haya que descubrir, es algo dentro de ti que debes entender.

Este breve artículo fue inspirado por un email que recibimos esta mañana de un estudiante nuevo del curso:

Estimados Marc y Angel,

Tengo cuarenta y tantos años y enfrento una realidad preocupante.

Soy enfermera por profesión y literalmente paso el 90% de mi tiempo cada día ayudando a otros, pero de alguna manera me he descuidado por completo en el proceso, y estoy sintiendo el dolor por hacerlo. Siento como una sirena sonado dentro de mi mente a la que simplemente no respondí. A menudo estoy ansiosa y miserable, especialmente en mis días libres.

¿Que debería hacer? ¿Cómo me motivó a mí misma durante estos tiempos difíciles? Cualquier idea en absoluto será muy apreciada.

Sinceramente,
Una estudiante preocupada

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que se pusieron en último lugar)

Estimada Estudiante Preocupada,

Había una vez, muchas lunas atrás, un pueblo de gente que vivían en casas de madera artesanales. Y al igual que otros pueblos en esta época, los incendios eran un peligro muy real y presente en todo momento. Una pequeña llama podía quemar todo el pueblo y volverlo cenizas en unas pocas horas. Así que los aldeanos desarrollaron un inteligente sistema de lucha contra incendios.

Un grupo rotatorio de voluntarios vigilaba la aldea desde una torre de vigía en todo momento, día y noche. A primera vista de humo, un voluntario encendería una fuerte sirena que sólo sonaba cuando se advertía a los aldeanos sobre un incendio.

En el momento en que sonaba la sirena, todos los aldeanos lo dejaban todo y corrían a un lugar previamente asignado para combatir incendios.

Hombres y mujeres jóvenes y fuertes bombeaban agua lo más rápido posible de los pozos de la aldea, los y las adolescentes llenaban grandes cubos de agua a medida que salía del pozo, y el resto de los aldeanos ocupaban lugares designados y en última instancia formaban cadenas humanas que iban de los pozos al fuego. Los hombres y mujeres más valientes se paraban al lado del fuego y levantaban baldes de agua hasta que el fuego se apagara.

Un día, un viajero de una aldea lejana oyó la sirena y le preguntó a alguien en la calle acerca de ella. La mujer, que se dirigía apresuradamente hacia su lugar designado, rápidamente explicó: «¡Cada vez que hay un incendio, se emite la sirena y se apaga el fuego!«

El viajero quedó asombrado, y decidió llevar esta remarcable tecnología de sirena a su propio pueblo, que también tenía terribles problemas con los incendios. Días después, regresó a su aldea con una sirena que se ajustaba perfectamente a la que vio en acción en la torre de vigía. Reunió a todos sus aldeanos, y les dijo: “No necesitan temer al fuego, amigos míos. He encontrado una nueva manera de extinguirlo. Miren atentamente, y lo demostraré.”

El viajero encendió un gran fardo de heno que estaba sentado junto a su casa. Las llamas rápidamente comenzaron a esparcirse cada vez más cerca de su casa. Luego sacó la sirena que había adquirido y la hizo sonar. El fuego seguía creciendo en intensidad, así que volvió a hacerla sonar. El fuego continuó creciendo rápidamente.

«Tengan paciencia, todos! Debería ocurrir en cualquier momento… «

En pánico, hizo sonar la sirena una y otra vez, pero aún así el fuego crecía y resplandecía con aún más intensidad. En cuestión de horas todo el pueblo se quemó hasta convertirse en cenizas… porque, por supuesto, el viajero había malinterpretado el propósito de la sirena. No estaba acostumbrado a apagar incendios. Era simplemente una señal que dirigía a los aldeanos a tomar medidas positivas.

Recuerda:

Hay una torre de vigía en tu vida también. En esa torre de observación, la sirena ha sonado.

Si continúas haciendo nada cuando escuchas la sirena, tu vida, de muchas maneras, acabará ardiendo hasta las cenizas (dramático, y verdadero). Porque una sirena no apaga ningún fuego por sí sola. Pero si escuchas la sirena y la dejas motivarte para tomar acciones positivas, puede salvar tu propia vida… y crear un sentido de propósito, paz y resolverlo para ti mismo y para aquellos que dependen de ti.

Los pasos que debes seguir no serán fáciles, pero valdrán la pena. Serás una de las fuertes que saben lo que necesitas para luchar y extinguir incluso los fuegos más calientes que queman desde dentro.

Pero la verdad sea dicha, a veces tenemos que aprender (o re-aprender) a ser nuestros mejores amigos, porque caemos demasiado fácilmente en la trampa de ser nuestros peores enemigos. Nos encanta la idea de ser amados y escuchados por los demás, pero nos olvidamos de amarnos y escucharnos a nosotros mismos.

Es hora de dejar de ponerte en último lugar.

Haz de ti una prioridad hoy.

Desafíate a escuchar lo que tu corazón y tu mente te están diciendo.

Sinceramente,
Marc y Angel

dejar irVas a descubrir que es necesario dejar que algunas cosas se vayan, simplemente porque son pesadas. Así que deja que se vayan… déjalas ir. No ates pesos a tus tobillos.

«Ayer por la tarde mi hermana gemela me llamó desde su habitación en el hospital. Ha estado en coma por casi un año. Estar cerca de las fiestas y el año nuevo con mi hermana de vuelta a mi lado es un sentimiento que no tiene precio. De hecho, pasamos toda la noche juntas, hablando y riendo. Ella sigue estando débil, por supuesto, pero sorprendentemente coherente.»

Así empieza un correo electrónico que recibí esta mañana de una lectora llamada ámbar. El cual llamó mi atención por razones obvias.

Ámbar continuó diciendo: «¿Pero sabes qué es realmente lo loco? Un mes antes del accidente de mi hermana, tuvimos una pelea ridícula y no nos hablamos durante todo ese mes. Y hoy, de verdad, ninguna de nosotras puede siquiera recordar por qué estábamos tan enojadas. Estábamos siendo simplemente tercas y nos aferrábamos a pensamientos erróneos. Estoy tan agradecida de que pudimos dejarlos ir y de tener otra oportunidad para amarnos la una a la otra.»

¡Guauu! Esta sí es una verdadera llamada de atención y un gran recordatorio para todos nosotros para dejar ir.

Creo que es el momento perfecto para empezar a dejar ir las cosas equivocadas. ¿No te parece?

Así que hoy, te desafío a esto:

1. Deja ir tu temperamento. – Nunca hagas algo tonto sólo porque estés temporalmente enojado.

2. Deja ir los mezquinos rencores. – La vida es demasiado corta como para gastarla en amarguras y en registrar tus errores. Si hay alguien en tu vida que merezca otra oportunidad, dásela. Si tienes que pedir disculpas, pídelas. Dale a tu historia juntos un feliz y nuevo comienzo.

3. Deja ir la idea de que todo el mundo lo tiene mejor que tú. – Si el pasto del vecino parece más verde… Deja de mirarlo. Deja de comparar. Deja de quejarte y EMPIEZA regar el pasto en el que estás parado.

4. Deja ir las falsas creencias. – Detente de vez en cuando y pregúntate, «¿Es verdad?» Es curioso cómo algunas veces podemos hacer girar nuestras mentes sobre cosas y ajustarlas a nuestra versión de la realidad. Pero pensar algo no significa que sea verdad. Querer algo no significa que sea real. Así que cuidado con tus pensamientos. Se sabio. Cuando tu identidad no se basa en la verdad, puede llevarte a lugares tóxicos y solitarios donde buscamos la aprobación de las cosas equivocadas.

5. Deja ir los ideales caducados. – Crecer es doloroso. Cambiar es doloroso. Pero al final, nada duele más que quedarte atascado en un lugar al que no perteneces.

6. Deja ir las tragedias de ayer. – No eres lo que te pasó; eres quien elegiste convertirte en ese momento. Deshazte de las cargas innecesarias, respira profundamente y empieza de nuevo. A fin de cuentas, sabrás que estás en el camino correcto en la vida cuando pierdas el interés en mirar atrás, y con ganas de dar el siguiente paso.

7. Deja ir su tendencia a evitar los problemas. – No puedes cambiar lo que te niegas a enfrentar.

8. Deja ir las pequeñas molestias de la vida. – No dejes que las cosas pequeñas y tontas rompan tu felicidad. La frustración y el estrés provienen de la manera en que reaccionas, no de cómo son las cosas. Ajusta tu actitud, y la frustración y el estrés desaparecerán.

9. Deja ir la creencia de que las otras personas son más «normales» que tú.- Las únicas personas normales que conoces son las que no conoces bien. Punto.

10. Deja de actuar distante e inaccesible. – Todos tenemos que aprender a ser más humanos. No evites el contacto visual. No te escondas detrás de los gadgets. Sonríe más a menudo. Pregúntale sus historias de la gente. Escúchalas.

11. Deja ir la idea de que algunas personas están por debajo de ti. – Incluso si trabajaste muy duro para llegar a donde estás en la vida, no existe eso de una persona que se hizo a sí misma. Alguien creyó, te animó, e invirtió en ti. Sé agradecido y sé ese alguien para los demás también. Lo que das, eventualmente, vuelve.

Nunca nadie se hizo fuerte, demostrando cuán pequeño eran los demás. Así que no seas perezoso y hagas suposiciones sobre la gente. Pregúntales sobre sus historias. Y escúchalas. Sé humilde. Sé enseñable. Se humano. Sé un buen vecino.

12. Deja ir la idea de que eres lo que posees. – Eres un ser humano increíble que está totalmente separado de lo que adquiriste físicamente en este mundo. Recuerda permanecer humilde. En última instancia, dos cosas te definirán más que cualquier otra cosa: Tu paciencia cuando tienes muy poco, y tu actitud cuando tienes más que suficiente.

13. Deja ir la necesidad de querer cosas que no necesitas. – No pienses en el costo. Piensa en el valor. Y recuerda, siempre es más fácil encontrar la riqueza cuando necesitas menos, en vez de ganar más, más y más.

14. Deja ir la búsqueda de la felicidad fuera de ti mismo. – En la vida, tienes que crear tu propio sol. La felicidad comienza desde dentro. Así que lee algo positivo cada mañana y haz algo positivo antes de irte a dormir. Mantén tu enfoque en todas las posibilidades y oportunidades positivas, y te sentirás genial. Siéntete genial, y harás cosas geniales.

15. Deja ir el querer que te paguen por todas las buenas obras que haces. – No te preocupes demasiado por lo que hay para ti. Si estás haciendo una contribución positiva para los demás, siempre habrá algo para ti. Naciste con la capacidad de cambiar la vida de alguien. Nunca la desperdicies. Se amable. Está presente. Sé alguien que marque la diferencia.

16. Deja ir todas las mentiras blancas y charadas. – ¿Cómo construyes credibilidad? No es física cuántica. Se honesto. Sigue adelante. Honra tus promesas. Di que lo sientes cuando te equivoques. Sé el tipo de persona que quieras conocer y con la quien pasar tu tiempo. Sé el tipo de persona cuyas acciones, palabras y valores siempre estén de acuerdo entre sí.

17. Deja ir cualquier hipocresía. – Por ejemplo, no reces cuando llueve si no rezas cuando el sol brilla.

18. Deja ir el poner las necesidades de los demás por sobre las tuyas. – Da todo lo que puedas todos los días, pero no permitas que te usen. Escucha a los demás de cerca, pero no pierdas tu propia voz.

19. Deja ir el temor a lo que tu intuición te dice que hagas. – El miedo mata más sueños que el fracaso. Así que no dejes que el miedo te apague; deja que te encienda. Haz una cosa todos los días que te asuste. Cuanto más actúes según tu intuición sin temor, más tu intuición te servirá. Si realmente sientes algo, presta atención.

20. Deja ir el esperar que las estrellas se alineen. – Recuerda que no siempre necesitas el plan perfecto. A veces sólo necesitas darle una oportunidad y ver qué pasa. Sólo haz lo mejor que puedas hasta que lo entiendas mejor. Y una vez que lo entiendas mejor, hazlo mejor.

21. Deja ir la necesidad de tenerlo todo listo a la vez. – Continua. El propósito verdadero no tiene límite de tiempo. El propósito verdadero no tiene fecha límite. No te estrese ni te abrumes. Sólo haz lo que puedas en este momento.

22. Deja ir la mentalidad de «todo o nada» en relación al éxito. – Aprecia la zona gris que hay entre los extremos del éxito y el fracaso (el viaje, el proceso, el camino) lo que estás aprendiendo, cómo estás ayudando a los demás a aprender también, y el proceso de crecimiento en el que te permites participar. Y por sobre todo, nunca dejes que el éxito llegue a tu cabeza, ni que el fracaso llegue a tu corazón.

23. Deja ir el criticarte a ti mismo. – Nadie se inspira con tu miseria o comentarios auto-críticos. Si deseas inspirarte a ti mismo y a los demás, se alegre. Diviértete. Ámate. Perdónate. Acéptate. Se TÚ mismo.

24. Deja ir a aquellos que dicen que no eres lo suficientemente atractivo. – Hay más mujeres en el mundo sufriendo de anorexia y bulimia que luchando contra el cáncer de mama. Hay estadísticas similares para los hombres también. Ámate a ti mismo tal como eres, porque eres hermosa/o tal y como eres.

25. Deja ir el cambiar para impresionar a los demás. – Cambia porque te haga mejor persona y te lleve a un futuro más brillante. Cambia porque sabes que es lo debes hacer por ti.

26. Deja ir la necesidad de que todo el mundo sea como tú. – Nadie necesita que le agrades, y algunas personas no lo harán, no importa lo que hagas. Intenta no tomar las cosas que estas personas dicen sobre ti como personal. Lo que piensan y dicen es un reflejo de ellos, no de ti.

27. Deja ir todas las influencias negativas. Punto. – No puedes esperar sentirse bien si te rodeas de negatividad. Está con los que sacan lo mejor de ti, no sólo con los que te estresen.

28. Deja ir la creencia de que renunciar a las cosas (y relaciones) que van mal significa que fracasaste. – Renunciar y seguir adelante son dos cosas muy distintas.

29. Deja ir la idea de que es demasiado tarde para empezar de nuevo y hacerlo bien.- Recuerda, siempre es mejor estar en la parte inferior de la escalera que quieres subir, que en la parte superior de la que no.

30. Deja ir el dejar las cosas para mañana. – Deja de postergar. Deja de quererlo y empieza a trabajar en ello. Haz lo que tengas que hacer hoy para poder hacer lo que realmente quieres hacer, y estar donde realmente quieres estar mañana.

AceptarseEn nuestro desarrollo personal y profesional y en cualquier parcela de nuestra vida entre otros posibles hay al menos un nexo de unión, un punto común un elemento que siempre está ahí; por lo tanto podríamos decir que es el más importante; Nosotros Mismos.

Mirarse al ombligo y autocompadecerse no sirve, y sin embargo cuantas veces lo hacemos a lo largo de nuestra vida.

Mirarse al ombligo y vanagloriarse de lo buenos y estupendos que somos no sirve; y sin embargo cuantas veces lo hacemos a lo largo de nuestra vida.

Mirarse al ombligo y quedarse quieto, inmovilizado, anclado en el pasado no sirve; y sin embargo cuantas veces lo hacemos a lo largo de nuestra vida. … Seguir leyendo »

Personas felicesPor Marc Chernoff

«No puedes protegerte de la tristeza sin protegerte de la felicidad.» – Jonathan Foer

Hace casi dos décadas, como una broma ya que ella me instruyó en toda la primaria, le pedí a mi abuela que firmará mi anuario. Este fue su último párrafo:

«Lo mejor que puedes hacer a partir de este día en adelante, es seguir tu intuición. Toma riesgos. No te limites a tomar las opciones seguras y sencillas sólo porque tengas miedo de lo que podría suceder. Si lo haces, no tendrás muchas cosas que valgan la pena recordar.»

Años más tarde, a medida que crecía y me interesaba en la psicología de la felicidad, me di cuenta de lo acertado que eran las palabras de mi abuela. El riesgo es una parte esencial para vivir una buena vida. Si no tomas riesgos, no podrás vivir de verdad… simplemente existirás. Es por eso que los más felices entre nosotros toman pequeños riesgos todos los días. Veamos estos diez ejemplos, y examinemos algunas ideas sobre cómo ponerlas en práctica en tu vida … Seguir leyendo »

Vivir MejorEn el verano de 1977, un año y medio antes de que yo naciera, mi padre tomó una decisión.

Él era un joven profesor de religión que quería poner al día sus conocimientos del hebreo, lo cual creía le ayudaría a su investigación sobre el estudio de textos antiguos. Se comprometió a leer hebreo por 30 minutos todos los días.

Esa racha todavía está en curso hoy, 39 años más tarde. Hubo un día en la década del 80 en el que leyó unos 10 minutos y lo interrumpieron y no retomó, pero aparte de eso, la racha es perfecta. Leyó a pesar de las distracciones de niños pequeños y sus diversas obligaciones profesionales, y compromisos voluntarios.

Más increíblemente, leyó sus minutos requeridos de hebreo los dos días en los que se sometió a una cirugía de retina. «Lo manejé comenzando a leer justo después de la medianoche antes de la operación de esa mañana,» me dice. «No siempre fue conveniente, pero funcionó

Si bien la racha de mi padre es más larga que el de la mayoría, no es la única persona que ha hecho algo diariamente durante décadas. Jeff Hironaka, entrenador de baloncesto asociado de la Universidad Estatal de Portland, ha corrido seis millas al día durante los últimos 22 años. Jodi Helmer, un periodista independiente, ha escrito en su diario todos los días durante 15 años.

Estas rachas ofrecen una pista a cualquiera que quiera establecer y mantener un hábito a largo plazo.

Ama tu hábito

¿La primera lección? A las personas en racha les gusta lo que hacen.

Si piensas en ello, la mayoría de nosotros estamos en una larga racha de comer todos los días consecutivamente. No tenemos que hacerlo (es bastante posible ayunar por 24 horas) pero la vida no sería tan placentera, sería como que falta algo cuando no comemos.

Nikki Mascali escribió algo para sí misma todos los días desde el 1 de enero de 2013. «Como periodista diario, me encontré con que la mayor parte de mi creatividad iba sólo a mi trabajo y no quedaba nada para mis metas personales de escritura,» dice. «Descubrí que siempre que escriba algo para mí, eso mantiene un pedazo de creatividad que siento que necesito para sobrevivir. Ni siquiera nunca pensé en no hacerlo a fin de cada año, ya que se convirtió en una parte de mí.»

Muchas personas fallan con sus hábitos porque permiten excepciones como viajes, u ocasiones especiales, que con el tiempo se vuelven lo suficientemente comunes como para no ser excepciones. Aquellos con rachas, por otro lado, estructuran sus vidas para hacer sus hábitos posibles.

Helmer, por ejemplo, dice de su diario, «Nada está programado hasta las 9:30 am, así puedo hacer que suceda.» Hacer las cosas en un momento determinado todos los días crea una señal obvia. Cuando mi padre toma su primera taza de café, por lo general practica su hebreo. Si bien la primera hora de la mañana es una buena opción para muchos hábitos (tendemos a tener más fuerza de voluntad y el control de nuestros horarios en ese entonces) otros horarios pueden funcionar también.

Brian Elizardi tiene una racha relativamente nueva de 100 días consecutivos de meditación. «Siempre me había visto como una especie de tipo que medita-como-primera-cosa-en-la-mañana, pero tengo dos niños menores de 6, y sus patrones de despertar esporádicos significaba que iba corriendo a empezar esperando que no irrumpieran mi momento zen,» dice.

Esta ansiedad sintiendo que algo socavaría su meditación hizo que revisara el resto de su horario y descubrió que «el primer momento del día que fuera totalmente mío no era hasta llegar a mi oficina para trabajar.» Así que ahora medita en la oficina, y los fines de semana, su esposa se queda con los niños durante unos minutos para que no lo interrumpan.

Planea para los tiempos difíciles

Las personas con largas rachas planean cómo van a continuar, a pesar de las condiciones poco ideales.

Andrew Weber ha corrido diariamente durante más de 400 días. Por lo general incorpora una carrera en su regreso a casa, y lleva consigo ropa para correr al trabajo y se las pone ahí, pero «han habido días ocasionales en los que nuestra familia viajaba dónde encajé una carrera rápida durante una parada,» dice. «Podía saltar fuera del coche y correr alrededor de 3/4 de milla antes de darme vuelta para volver.»

Tales acciones harían que algunas personas se sientan atrapadas por el hábito, pero en general, las personas con largas rachas no se sienten como alguien que, en medio del reto de los 30 días, está suspirando por pizza y cerveza el día 31.

Weber comenzó su racha el verano pasado con el desafío Runner’s World para correr diariamente entre el Memorial Day y el 4 de julio. Luego decidió seguir adelante hasta el día del trabajo. Entonces, como estaba entrenando para un maratón en enero, siguió adelante hasta ese evento. «Una vez que terminé el maratón, la marca de un año no parecía tan lejana», por lo que continuó.

Después de haber pasado por eso, y la marca de 400 días, él ya no tiene una fecha de finalización específica en mente. De hecho, «últimamente no he tenido la tentación de parar». Él no es particularmente protector de la racha. «No me sorprendería si terminara en una noche aleatoria en la que planeaba una carrera a la noche, y sin querer me quedara dormido al llevar a mis hijos a la cama,» dice. Pero por ahora, toda esta actividad está aumentando sus niveles de energía, y «Me siento realmente bien corriendo tanto.»

Lleva un registro

Mientras que las rachas tienden a ser sus propias recompensas, algunas personas con hábitos de largo plazo hacen cosas que hacen que mantengan la disciplina. «Porque soy de la vieja escuela, llevo un registro en un pequeño cuaderno que consigo en Hallmark cada año!» dice Mascali sobre su hábito diario de escritura creativa.

Somer Hanson se ha levantado temprano para leer todas las mañanas (incluyendo fines de semana) desde septiembre del 2012. En un primer momento se levantaba 30 minutos antes de lo necesario. Cambió a 45-60 minutos en abril del 2014 debido a que «30 minutos simplemente no eran suficientes, sobre todo si se trataba de un libro muy bueno.»

Actualmente, «Me levanto a las 5:30 de la mañana de lunes a viernes y leo hasta las 6:15-6:30, entonces me preparo y salgo por la puerta a las 07:10 am» Sábados y domingos lee generalmente de 7 a 8 de la mañana «Fue un poco difícil al principio auto-disciplinarme para levantarme temprano,» dice, pero hay dos cosas que me han ayudado. En primer lugar, sus perros: » Una vez que mi alarma se apaga, ellos piensan que el día inició, y no hay botín de retraso permitido» En segundo lugar, sus metas. En 2015, ella desafió a sí misma leer 45 libros. En 2016,  elevó esa apuesta a 52 libros y, habiendo terminado el Nº30 la semana pasada, está en camino.

Para estar seguros, las rachas no son para todos. Mi padre dice que nunca fue difícil para él mantener la racha porque «realmente juega en una fortaleza o debilidad de mi carácter, dependiendo de la perspectiva.»

A algunas personas realmente les gustan los rituales y las rutinas. A otros realmente no. Pero a veces, ver a alguien más mantener una rutina puede ser una fuente de inspiración. Hanson dice: «Sólo el mes pasado, mi marido decidió unirse a mi lectura de la mañana y también se ha disciplinado a sí mismo para despertar mucho antes de lo que necesita.» De hecho, «lo lleva un paso más allá y va al gimnasio después de ello, pero no estoy lista para eso… Todavía.»

kabbalah‘Los seres humanos están en esta vida para ser felices y tener negocios exitosos’ es lo que dirá el rabino Yehuda Berg en una charla sobre esta disciplina milenaria.

El encuentro fue el 8 de junio a las 8:30 a.m. en el Gimnasio Moderno de Bogotá.

Batsheva Zimerman, estudiosa de la Kabbalah y muy cercana al rabino Yehuda Berg, quien estuvo encargado de dictar la charla ‘El poder de cambiarlo todo’ el jueves pasado, habló con Portafolio.com.co sobre qué es y cómo se aplica esta sabiduría.

Según esta estudiosa del tema, la Kabbalah es un conocimiento espiritual muy antiguo que «contiene las llaves para abrir los secretos del universo, al igual que las llaves de los misterios del alma y el corazón humano». … Seguir leyendo »

gratitudCamina como si estuvieras besando a la tierra con tus pies. – Thich Nhat Hanh

La gratitud lleva a la grandeza. Puede literalmente convertir lo que tienes en más que suficiente, el trabajo en alegría, el caos en orden, la incertidumbre en claridad, y traer la paz a un día caótico.

La manera más sencilla de hacer que tus bendiciones cuenten es contando tus bendiciones. Reconociendo las cosas buenas que ya tienes en tu vida son la esencia, porque todo lo que aprecias y por lo que das las gracias, crecerá más fuerte en tu vida.

Cuando Ángel y yo hablamos sobre la importancia de la gratitud con nuestros estudiantes de coaching, a menudo obtenemos un «Sí, sí, lo sé…» Pero la verdad es que la mayoría de nosotros no lo sabemos; porque somos olvidadizos. En la prisa de nuestras ocupadas vidas descuidamos muchas de las leyes básicas de gratitud, por lo que nos perdemos por completo sus efectos positivos.

Así que aquí tienes un buen repaso, para todos nosotros:

1. Cuanto más te encuentras en un estado de gratitud, más atraerás las cosas por las que estás agradecido.

• Sé agradecido por lo que tienes, y vas a terminar teniendo más.

• Enfócate en lo que no tienes, y nunca tendrás suficiente.

2. Ser feliz no siempre te hará agradecido, pero ser agradecido siempre te hará feliz.

• Es casi imposible apreciar sinceramente un momento y fruncir el ceño por él al mismo tiempo.

• Ser feliz en este momento no significa que no deseas más, significa que estás agradecido por lo que tienes y eres paciente por lo que está por venir.

3. La gratitud fomenta el verdadero perdón, que es cuando puedes decir sinceramente «Gracias por esa experiencia.»

• No tiene ningún sentido condenar o lamentar una importante lección de vida.

• La gratitud le da un sentido al ayer, trae paz al presente, y crea una visión positiva para el futuro.

4. Nunca necesitas más de lo que tienes en ningún momento dado.

• Se ha dicho que la forma más alta de oración es dar las gracias. En vez de orar «por» cosas, da gracias por lo que ya tienes.

• Cuando la vida te da todas las razones para ser negativo, piensa en alguna buena razón para ser positivo. Siempre hay algo que agradecer.

5. La gratitud es todo-incluido.

Los buenos días te dan felicidad y malos días te dan sabiduría. Ambas son esenciales.

• Debido a que todas las cosas han contribuido a tu avance, debes incluir todas las cosas en tu agradecimiento. Esto es especialmente cierto para tus relaciones. No nos encontramos con personas comunes en nuestras vidas; si les das una oportunidad, todo el mundo tiene algo importante que enseñarte.

6. Eso por lo que tienes que estar agradecido en el presente, cambiará.

• Sé agradecido por todo lo que tienes ahora, porque honestamente nunca sabes lo que va a pasar a continuación. Lo que tienes con el tiempo será lo que tenías.

• La vida cambia diariamente, y tus bendiciones cambiarán gradualmente a lo largo de la misma.

7. Una mente agradecida nunca toma las cosas por sentado.

• Lo que separa el privilegio del disfrute es la gratitud.

• La circunstancia (o persona) que das por sentado hoy puede llegar a ser el único que necesites mañana.

8. Cuando expresar gratitud, no debes olvidar que la mayor apreciación no es simplemente pronunciar palabras, sino vivir por ellas todos los días.

• Lo que más importa no es lo que dices, sino cómo vives.

• No te limites a decirlo, muéstralo. No te limites a prometerlo, pruébalo.

9. La gratitud incluye devolver.

• En el ajetreo de la vida cotidiana casi no nos damos cuenta que recibimos mucho más de lo que damos, y la vida no puede ser rica sin tal gratitud.

• Es tan fácil sobreestimar la importancia de nuestros propios logros comparado con la ayuda que le debemos a los demás.

10. El mayor homenaje a las personas y las circunstancias que has perdido no es el dolor, sino la gratitud.

Sólo porque algo no duró para siempre, no quiere decir que no era el regalo más grande.

• Se agradecido por que sus caminos se cruzaran y tuvieron la oportunidad de experimentar algo maravilloso.

11. Para estar verdaderamente agradecido, debes estar realmente presente.

• Cuenta las bendiciones en tu vida, y comienza con la respiración que estás tomando en este momento.

• A menudo olvidamos que el milagro más grande no es caminar sobre el agua; el milagro más grande es caminar en esta verde tierra, morar profundamente en este momento presente, apreciarlo y sentirse completamente vivo.

12. Dejar ir el control multiplica el potencial de agradecimiento.

• A veces ponemos demasiado peso en tratar de controlar todos los pequeños aspectos de nuestras vidas, que pasamos por alto completamente el bosque por los árboles.

• Aprende a dejar ir, relájate un poco y viaja por el camino que la vida te lleve a veces. Prueba algo nuevo, no tengas miedo, pero por encima de todo, da lo mejor de ti y está con ello. Eliminar de ti las expectativas innecesarias te permitirá experimentar realmente lo inesperado. Y las más grandes alegrías de la vida son a menudo sorpresas y oportunidades inesperadas que nunca anticipaste.

Bob Proctor“Es un pensador experto. Cuando se trata de sistematizar la vida, no hay como él”, han dicho de Bob Proctor, el autor de Usted nació rico y El Secreto.

Autor: Gonzalo Pajares/[email protected]

Es un motivador y dice que el éxito está en nuestras mentes. Con ustedes, Bob Proctor.

¿Se ha sentido un perdedor?
Claro. Lo fui antes de leer el libro Think and Grow Rich (Piense y hágase rico). Hace 50 años yo era un gran perdedor. Era infeliz, estaba enfermo y quebrado. Ganaba cuatro mil dólares por año y debía seis mil. No conseguía un trabajo decente y nadie me quería contratar porque no me entusiasmaba el trabajo duro. Un amigo me sugirió leer Think and Grow Rich y toda mi vida cambió. Me di cuenta de que ganar y perder es una decisión personal. Ganar es casi siempre una decisión consciente, mientras que perder es casi siempre una decisión inconsciente. … Seguir leyendo »

inteligencia emocionalHoy la simplifico en 4 puntos, para que cada uno pueda determinar su coeficiente emocional y qué tan cerca te encuentras de pertenecer a la pequeña élite de líderes.

1. ¿De dónde viene y por qué es tan importante la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional comenzó a ganar popularidad en la década de los 90 con las publicaciones del periodista-psicólogo estadounidense Daniel Goleman, a quien hoy en día reconocemos como una de las máximas autoridades en el tema.

Sin embargo, él comenzó solo como divulgador, eso sí uno excelente, de las investigaciones de los psicólogos Peter Salovey (Yale) y John Mayer (Universidad de Yale de New Hampshire). El tema causó una verdadera revolución en el mundo de los negocios, que hoy en día se afirma que si hay dos personas igualmente capaces a nivel intelectual, la que sacará ventaja será la que tenga un coeficiente emocional más alto.

«Los factores que mejor ‘discriminan‘, entre un grupo de personas igualmente inteligentes, a quienes mostrarán una mayor capacidad de liderazgo, no son el coeficiente intelectual ni las habilidades técnicas, sino las relacionadas con la Inteligencia Emocional». 

– Daniel Goleman –

2. ¿Cómo saber si eres una de las personas que va a destacar por su inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es una destreza que permite monitorear tus emociones, diferenciarlas y emplear esa información para guiar tu forma de pensar y de actuar. En otras palabras, de usar tus sentimientos para resolver problemas laborales y ser más efectivo en el puesto de trabajo. La inteligencia emocional te da, entre otros, la capacidad de:

• Motivarte a ti mismo.
• Tomar conciencia de tus miedos y manejarlos.
• Perseverar en el empeño, superando las frustraciones que aparezcan en el camino.
• Controlar tus impulsos.
• Ser capaz de abstenerte de algo hoy, porque sabes que la recompensa a largo plazo será mayor.
• Regular tus estados de ánimo.
• Evitar que la angustia te bloquee la razón.
• Desarrollar los hábitos que sabes que favorecen tu productividad.
• Interpretar y enfrentar los sentimientos ajenos, incluidos los desagradables sin llegar a herir.
• Desarrollar empatía y confianza con los demás
• Trabajar bien en equipo.
• Engancharte con tu trabajo diario.

Toda esta maravilla se se mide a través del coeficiente emocional y para lograrla tienes que desarrollar 2 de los 8 componentes del modelo de las inteligencias múltiples del científico Howard Gardner:

• La inteligencia intra-personal (hacia adentro)
• La inteligencia inter-personal (hacia afuera)

3. ¿Eres inteligente a nivel intra-personal?

La inteligencia intra-personal está asociada a la interacción contigo mismo y a tu capacidad de conocer tu propio carácter, que es una tarea que suena más fácil de lo que en realidad es.

Eres bueno en este campo si…

• Reconoces y comprendes tus propios deseos, lo que te motiva, lo que se convierte en detonante y cómo se gestan tus intenciones.
• Conoces los valores, talentos y fortalezas, que necesitas para producir un desempeño sostenido.
• Enfrentas tus miedos.
• Elaboras tus sentimientos en lugar de suprimirlos y actúas como si no hubieran pasado.
• Etiquetas tus emociones (como el la película de Inside- Out) y usas esa información para entender y regular tu propio comportamiento.
• Analizas tu propia conducta.
• Te comprendes y trabajas bien contigo mismo. Si sueles decir «es que no me entiendo ni yo», no harás muchos puntos aquí 😉

Al desarrollar habilidades intra-personales consigues un modelo viable y efectivo de ti mismo. Te vuelves capaz de auto-regularte, de ponerte en situaciones que resulten favorables y logras evitar o manejar las que no te convengan. Todo esto aumenta tus posibilidades de ascenso y bonificación, y te lleva a la cúpula del liderazgo.

4. ¿Eres inteligente en el plano inter-personal?

La inteligencia inter-personal, la que va hacia afuera, es la que te ayuda a notar y entender las intenciones, motivaciones y deseos de los demás.

Tienes un coeficiente emocional alto en este campo si…

• Te comunicas con otros teniendo en cuenta sus diferentes estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y habilidades… Ojo, no los tuyos.
• Conoces los talentos y fortalezas de los que te rodean y los utilizas para el bien común.
• Puedes asumir diversos roles dentro de grupos, ya sea como líder o como un miembro más del equipo.
• Ves distintos puntos de vista y aprecias valores y opiniones diferentes a las tuyas.
• Estableces amplias redes sociales con facilidad.
• Sabes comunicarte con las personas y también «leerlas».
• Tienes capacidad de convocatoria y enganchas a la gente a tu alrededor.

Si tienes habilidades interpersonales notables cuentas con una alta percepción de los sentimientos y estados de ánimo de los demás. Eres de buen trato, te mueves como pez en el agua con las personas y despiertas la simpatía de jefes, pares y colaboradores, lo cual también incrementa tus posibilidades de ascenso y bonificación, y por supuesto, de ascender en la escala organizacional.

Desde cualquier ángulo resulta buen negocio trabajarle a la inteligencia emocional. Al final, vas a estar más a gusto contigo mismo, con los demás y aumentarás las posibilidades de una promoción laboral y obtener más ingresos. Sobra decir que para las organizaciones tener Millennials inteligentes emocionalmente equivale a tocar el cielo con las manos.

ResolucionesPor Angel Chernoff

Siempre ten en mente que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra cosa. – Abraham Lincoln

Saluda al año que se avecina y a otra oportunidad para hacerlo bien.

¿Sigues decidiendo cuales serán tus resoluciones y metas? ¿Necesitas unas palabras de sabiduría? A continuación encontrarás 12 poderosas resoluciones para seguir este año y todos los años en el futuro.

Así que abre un nuevo capítulo frente de ti y aprecia su espacio blanco. Este capítulo se llama Oportunidad y empieza hoy … Seguir leyendo »

insistirPor Marc Chernoff

Haz más que sólo existir. Todos existimos. La pregunta es: ¿Vives?

Hace unos 15 años, tuve un encuentro conmigo mismo. Me senté en la biblioteca un sábado por la mañana y leí cientos de hojas de mi diario. Específicamente, estaba buscando todas las metas y visiones del futuro incumplidas que había anotado con los años. Y no pasó mucho tiempo antes de darme cuenta de que todo el curso de mi vida, hasta ese momento, había sido producto de las opiniones y decisiones de otras personas. Todos los días estaba simplemente yendo con la corriente, y haciendo lo que «se supone» que debía hacer, en vez de lo que era correcto para mí.

Volviendo a hoy, y mientras me despertaba esta mañana, me maravillé con mi vida. Donde alguna vez desperté con temor ante la idea de un nuevo día, ahora despierto con entusiasmo para empezar; agradecido de estar haciendo lo que estoy haciendo con mi vida. Estoy tan contento de haber hecho lo que tenía que hacer, haber luchado contra los tiempos difíciles y temores, y haber reajustado mi vida con las actividades e ideales que me hacen sentir vivo.

Te digo esto porque sé que la vida puede ponerse muy loca de vez en cuando. A veces estamos tan ocupados que olvidamos lo importante que es escucharnos a nosotros mismos, en lugar de a los demás. Pero estoy feliz de poder decirte que las cosas pueden cambiar si así lo quieres, a cualquier edad. … Seguir leyendo »

felizMuchas personas consideran que la felicidad es algo externo que se da gracias a situaciones, contexto o incluso cosas materiales que proporcionan un cierto nivel o calidad de vida.

Pero para muchos budistas o filósofos o personas comunes y corrientes, ésta, simplemente, se logra gracias a la introspección misma o con una buena inteligencia emocional, reconociendo todo aquello que tiene en su vida.

Ahora, sin tanta carreta para que no se aburra y siga leyendo nuestro artículo, lo que aquí le queremos plantear es un reto para que día a día se levante mucho más motivado y con esa sensación de felicidad un poco más viva y renovada a pesar de los problemas y los inconvenientes que se le puedan presentar, ¿por qué? Porque sencillamente:

– Una persona feliz es más productiva
– Una persona feliz puede ahorrar más
– Una persona feliz gana más
– El dinero sí compra la felicidad

El primer error es lo que usted puede llegar a pensar recién se levanta: cuántos correos deberá responder, los negocios que tendrá que cerrar, los clientes a quienes deberá visitar, etc., etc., pero de todo esto, realmente, ¿hay algo que lo motive a levantarse?

Claro, si su profesión es su pasión, la idea es que empiece el día pensando con algo relacionado a esto más no con todos los problemas o situaciones incómodas o difíciles que deberá responder.

Y es que, según Einstein, como lo publica Inc., “la decisión más importante que hacemos es si creemos que vivimos en un amistoso o un universo hostil”, así que la primera pregunta que se debe realizar todas las mañanas, recién se levanta es: ¿Vivo en un mundo hostil o vivo en un mundo amigable y positivo?

Claro, tiene mucho que ver con la perspectiva que usted le vaya a dar a su día porque si sabe que está habitando un mundo que es amigable, todas las situaciones que le sucedan a lo largo del día tendrán una perspectiva de mayor calma, ya sea porque hay mucho tráfico y va a llegar tarde (mientras disfruta de su música o su lectura favorita de FP, en vez de pelear con el reloj sobre por qué avanza tan rápido) o simplemente si alguien le dice algo que no le gusta o con lo que no está de acuerdo, considérelo desde la bondad, pensando que la persona puede estar pasando por un momento difícil y se desquitó con usted.

Las importantes

Luego de considerar esta pregunta todas las mañanas, le sugerimos motivarse con las siguientes:

¿Es algo sobre lo que tengo control?

Es vital, especialmente en un día laboral.

Cuando usted vive algo que le causa molestia o estrés pero que reconoce que no está en sus manos cambiarlo, sencillamente empieza a cambiar su perspectiva ante cómo asumir estas situaciones.

La mayoría de personas siguen sin ser conscientes de cómo esta sencilla pregunta puede ahorrarle problemas laborales, con sus jefes o compañeros y hasta con su salud. Y si es algo sobre lo que tiene control, sencillo: actúe.

¿Por qué voy a trabajar todos los días?

Encontrar la motivación para vestirse formal y llegar a cumplir un horario, todos los días, haciendo prácticamente siempre lo mismo, es vital para no caer en la rutina y encontrar siempre ese algo nuevo que le ayuda a crecer personal y profesionalmente.

Con esta pregunta, la idea es que se imponga retos, así sea pequeños, respecto a su trabajo, para seguir amando su profesión.

¿Cómo puedo amarme más a mí mismo, hoy?

Un tema que está olvidado hoy en día en la sociedad es la autoestima, más cuando esta se relaciona al valorarse usted como persona y como trabajador.

Recuerde que no necesita palmaditas en la espalda para saber que está haciendo un buen trabajo y que no requiere de la aprobación o el amor de los demás, para saber que es alguien que tiene mucho que aportarle a este mundo. Prémiese al respecto.

¿Cuál será la huella que dejaré en el mundo?

Una cosa es saber que trabaja por dinero y por lograr sus sueños, pero otra distinta es esa motivación de trascender y saber que hizo algo para que una persona, un grupo de personas o un país hoy en día esté mucho mejor gracias a su aporte.

¿Cuál será el suyo?

¿Por qué mi canción favorita me hace feliz?

La música tiene un efecto similar a la dopamina, cuando usted se enamora o cuando usted satisface una necesidad como, por ejemplo, comer.

Pero cada persona tiene una melodía particular que lo pone en el mejor modo, así que es bueno analizar si quizá es la letra, la melodía o el momento que le recuerda, para poder replicarlo en otros momentos de su vida.

Vivir Mejor¿Tienes problemas para ver el lado bueno? Si es así, podrías estar perdiéndote de algo.

Las personas exitosas no son todas optimistas, pero un rasgo que muchos de ellos comparten es la capacidad de ver oportunidades en los lugares más insospechados.

Sin una dosis de optimismo, nunca probaríamos algo nuevo, y nuestras vidas permanecerían perpetuamente atascadas en el mismo lugar. El progreso de cualquier tipo se basa en eso.

Ahí también está el beneficio más inmediato; una mentalidad optimista simplemente ayuda a que nuestras experiencias se sientan más satisfactorias y agradables. Si bien muchos creen que el optimismo es algo con lo que nacemos en cantidades más o menos finitas, en realidad tenemos cierta capacidad de dar forma a nuestros pensamientos y acciones, incluyendo nuestro punto de vista sobre los acontecimientos.

Aquí tienes siete hábitos que te ayudarán a cultivar el optimismo.

1. Antes de irte a dormir, ten en cuenta lo que salió bien hoy

Sabemos que nuestra mente subconsciente se quedará con los últimos pensamientos que teníamos antes de irnos a dormir, influyendo nuestros sueños e incluso las cosas que empezarán a preocuparnos a la primera hora de la mañana. Así que pasa unos minutos repasando todo lo que salió bien ese día, incluso las cosas pequeñas.

¿Qué te gustó? ¿Qué se sintió auténtico? Este tipo de reflexión puede ayudarte a programar pensamientos e imágenes positivos en tu mente para la noche. Incluso puedes tener un mejor sueño y despertar más preparado para afrontar el día.

2. Empieza el día, enfocándote en tus metas y expectativas

Tan pronto como te despiertes, empieza a pensar en lo que quieres lograr con la expectativa de que realmente lo lograrás. Imagínate a ti mismo al final del día habiendo logrado todo en tu lista, o incluso más de lo que pensabas hacer.

No te preocupes si suena demasiado ambicioso de completar. Pasa un par de minutos repitiéndote tus objetivos a largo plazo también, incluyendo lo que consideras que es tu misión o propósito más grande en tu vida ahora mismo. Imagínate a ti mismo ya habiendo alcanzado esas metas.

3. Registra tu progreso diario, cualquier incremento

Mira la vida y el éxito como un maratón, no una carrera de velocidad. Se trata de construir continuamente pequeñas victorias y mejoras. Toma nota de tu desarrollo diario.

¿Que has aprendido? ¿Dónde has mejorado? Anótalas o recuéntalas en tu cabeza mientras te estés cepillando los dientes. El hecho es que la auto-confianza lleva práctica. Este hábito puede ayudarte a construir y sostenerla de modo que, con el tiempo, se sentirá más natural el considerar cuánto estás avanzando.

4. Practica la gratitud

Los optimistas más exitosos nunca se olvidan por lo que tienen que estar agradecidos.

Mientras nos esforzamos por alcanzar nuestras metas y lograr más, es importante sentirnos agradecido por lo que tenemos en el presente. De lo contrario, cultivaremos insatisfacción junto con ambición.

Personalmente, tengo un diario de agradecimientos donde anoto al menos 10 cosas por las que estoy agradecido al comienzo del día. Me ayuda a empezar cada mañana con un estado de ánimo positivo y me da consuelo saber que tengo una maravillosa base desde la cual construir todos los días, no importa lo que pueda suceder.

5. Siempre busca las soluciones primero

Cada problema o dificultad nos enfrenta a una decisión: ¿A dónde vamos a enfocar nuestros pensamientos y esfuerzos?

Los optimistas no pierden el tiempo buscando personas a quienes culpar de las particularidades de la cuestión. Ellos de inmediato empiezan a buscar soluciones. Considera algunos de tus fracasos y contratiempos del pasado más frustrantes. En retrospectiva, ¿Qué te ayudaron a aprender? ¿De qué modo esas experiencias te guiaron para evitar errores similares más adelante?

Si puedes cultivar el hábito de analizar los fracasos del pasado, podrás desarrollar la habilidad especial de buscar soluciones cuando surjan nuevos problemas.

6. Rodéate de optimistas

Las personas optimistas no tienen tiempo, energía ni inclinación por pasar tiempo con personas pesimistas ni negativas. Ellos entienden que esas personalidades minan su energía. ¡Tal vez eres uno de ellos!

Para poder desprenderte de todo tu pesimismo, debes encontrar personas más positivas y motivadas con las cuales pasar el rato e intercambiar ideas entre sí. Pronto descubrirás que los optimistas atraen más optimistas, y esas personas te ofrecerán su apoyo y aliento, impulsando tu propio optimismo a su vez. Puede convertirse en un círculo virtuoso, pero primero tienes que buscarlo o crearlo.

7. Aprende a tu manera y avanza

Ser optimista nos permite creer que el futuro será aún mejor que el pasado. Los optimistas esperamos lo que está por venir con entusiasmo y anticipación, no temor.

Peter Drucker, ya en sus noventa años, se fijó la meta de aprender algo nuevo cada año. Un año aprendió a hablar japonés. El aprendizaje no sólo nos ayuda a pensar con más optimismo, también nos proporciona las habilidades que realmente necesitaremos para lograr nuestras metas y aprovechar las oportunidades cuando se nos presenten.

ColumnaPor María Jesús

Es verdad que muchas veces nosotros somos nuestros peores enemigos. Nadie nos enseñó cuando éramos pequeños a amarnos.

Es curioso que las cosas más importantes de la vida no se enseñen a la mayoría de los seres humanos. Solamente unos pocos privilegiados han tenido la suerte de conocer a alguien que les enseñó a vivir de verdad, a conocerse, a amarse, y por tanto a tener las herramientas necesarias para ser feliz. … Seguir leyendo »

Vivir MejorA todos nos gustaría ser un poco más felices.

Pero los consejos sobre cómo exactamente aumentar tu felicidad a menudo no están respaldados por la ciencia, a pesar de que hay todo un campo dedicado al estudio de la misma.

Si bien cada uno tiene diferentes cosas que los hacen felices (un taco relleno de cilantro es grandioso para algunos y miserable para otros) investigaciones sobre el bienestar encontraron que las personas más felices tienen ciertos hábitos en común.

Aquí tienes 15 de esos hábitos que puedes practicar todos los días.

1. Incluso una leve deshidratación puede hacer que la gente este de mal humor, así que beber suficiente agua puede hacer que tu humor aumente enormemente.

2. Las personas más felices tienden a desarrollar relaciones significativas con sus amigos, y pasan realmente tiempo con ellos en persona.

3. Introducir más pavor en la vida de las personas ha demostrado que aumenta su bienestar personal. Busca experiencias que te quiten el aliento.

4. Hacer ejercicio regularmente se ha relacionado con un menor número de síntomas de ansiedad y depresión, y también se lo asocia con aumentos a largo plazo de felicidad.

5. Las personas tienden a ser más felices cuando están en la naturaleza.

6. Ofrecerse de voluntario y ayudar a los demás se ha relacionado con la felicidad.

7. Las personas que asisten a más actividades culturales, como obras de teatro o exposiciones de arte, reportan una mayor calidad de vida.

8. Las personas que escuchan y tocan música consistentemente reportan sentirse más felices.

9. Sonreír demostró que aumentar tu bienestar personal, y es aún más efectivo si es genuino.

10. Las personas que escriben un diario sobre sus sentimientos, particularmente por los que agradecen, tienden a ser más felices.

11. El perdón se ha relacionado con más bajos niveles de ansiedad, y un mayor bienestar psicológico.

12. Tener más sexo ha demostrado que hace a las personas más felices, pero tiene un límite; más de una vez por semana no tiene beneficios adicionales.

13. Pasar más tiempo con animales puede hacer a las personas más felices.

14. Las personas que hacen lo que aman y se «pierden» en ello reportaron ser más felices.

15. Meditar unos pocos minutos todos los días demostró que aumenta el bienestar personal. Practica la atención plena.

CambiarCuando afirmas ¡Así soy yo! te reconoces como una expresión de vida con características estables y firmes.

Pero, si miras un poco más de cerca, observarás que aquello que defines como tu identidad se asemeja más a una grabación prefabricada, que ni siquiera es tuya.

Dices ¡Así soy yo! y te refieres a las creencias que te inculcaron tus padres, al implante cerebral que te hicieron las estructuras sociales y religiosas vigentes, a las huellas indelebles dejadas por la educación que recibiste y a las impresiones que te han marcado desde que estabas en el vientre de tu madre. ¡Tu ego, como entidad, no existe!. … Seguir leyendo »

PreguntasPor Marc Chernoff

Muchos de nosotros nos pasamos la vida entera como completos extraños con nosotros mismos, simplemente porque nunca nos detenemos lo suficiente como para auto-conocernos. Estamos tan ocupados buscando respuestas a los problemas de los demás, que nos olvidamos de hacer las preguntas que mejorarán nuestro propio bienestar. Obviamente, esto no es sabio.

La sabiduría, después de todo, no se trata de saber todas las respuestas todo el tiempo, se trata de hacer las preguntas correctas. A la larga, las preguntas que te preguntes regularmente, determinarán el tipo de persona en la que te vuelves.

Como mínimo, necesitas tomarte un tiempo los fines de semana (un tiempo personal para reflexionar  y auto-conocerte) para hacerte preguntas como éstas … Seguir leyendo »

No hacerHay un factor clave que puede dañar tus relaciones o profundizarlas. Ese factor es tu actitud. Si estás esperando crecer y mantener relaciones positivas en tu vida, sigue leyendo. A continuación encontrarás 19 ajustes de actitudes garantizadas para ayudarte a hacer precisamente eso.

1. Deja de tenerles rencor. – Los rencores son un desperdicio de perfecta felicidad.

2. Deja de quejarte sobre ellos. – En su lugar, utiliza tu tiempo y energía para hacer algo al respecto.

3. Deja de insinuarles lo que no les dices. – La gente no puede leer la mente. Comunícate eficazmente y con regularidad. … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB