Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

Vivir MejorYa sea que te estés mordiendo las uñas o pasas horas en Facebook cuando deberías estar trabajando, probablemente tengas un mal hábito que simplemente no puedes romper.

No importa que te sientas avergonzado de estrechar las manos de la gente o que no puedas concentrarte en las tareas del trabajo – en el momento, ese mal comportamiento se siente tan bien.

¿Verdad?

Durante un reciente TEDMed Talk, Judson Brewer, psiquiatra de la Universidad de Massachusetts Medical School, propuso que la clave para romper un mal hábito es la atención plena – específicamente, enfocarte en cómo el hábito te hace sentir realmente.

Brewer citó un estudio en el cual él y sus colegas descubrieron que el entrenamiento para la atención plena podría ayudar a las personas a dejar de fumar. Según Brewer, la mayoría de los participantes en el estudio ya habían intentado (y fallado) dejar de fumar unas seis veces.

En lugar de obligar a los fumadores a dejar de fumar, los investigadores les dieron completo permiso para continuar; pero se les pidió a los participantes que estuvieran conscientes de cómo el fumar los hacía sentir. Por ejemplo, se les dijo que oliesen el cigarrillo y pensarán en lo que olía, luego fumar el cigarrillo y notar cómo sabía.

Judson citó a un participante, quien dijo que fumar «huele a queso apestoso y sabe a productos químicos, ¡YUCK!»

Los investigadores compararon a los fumadores conscientes con otro grupo de fumadores que pasaron por un entrenamiento bastante estándar llamado Libertad de Fumar. Como resultado, la atención plena fue dos veces más eficaz para ayudar a las personas a dejar de fumar.

Judson explicó que el mismo principio podría aplicarse para dejar cualquier mal hábito, desde comer en exceso hasta enviar mensajes de texto mientras conduces.

Entonces, ¿por qué la atención plena parece funcionar donde otras estrategias de abandono no?

Judson dijo que es porque cuando intentas cambiar tu comportamiento, estás ejercitando el control cognitivo, que está relacionado con la actividad en una parte del cerebro llamada corteza prefrontal.

Pero cuando estás estresado o cansado (que es cuando los malos hábitos por lo general muestran sus feas cabezas) la corteza prefrontal básicamente se apaga. Así que decirte a ti mismo, «fumar es malo para mí» no tiene básicamente ningún efecto.

La atención plena, por otro lado, te ayuda a observar tus deseos y tu comportamiento de cerca, sin ser absorbido por ellos.

«De esto se trata la atención plena,» dijo Judson. «Ver realmente claro lo que conseguimos cuando nos dejamos atrapar por nuestros comportamientos, desilusionándonos en un nivel visceral y de esta postura desilusionada, naturalmente dejarla ir.»

Presumiblemente, podrías emplear esta misma estrategia cuando estás tratando de reducir el tiempo que pasas en Facebook, por ejemplo. No te digas a ti mismo que debes cerrar la aplicación; eso requiere demasiado auto-control la cual podrías no tener cuando estés estresado al final de un largo día de trabajo.

En lugar de eso, enfócate en la forma en que te sientes mientras te desplazas a través de las actualizaciones de tus amigos: ¿Irritado? ¿Aburrido? Una vez que te pongas en contacto con esas emociones en lugar de operar en piloto automático, puede que te des cuenta de que realmente no estás consiguiendo mucho de esa conducta. Y con el tiempo, ese desencanto podría ayudarte a abandonar el hábito para siempre.

Vivir MejorHaz un gran trabajo, serás promovido, y entonces serás feliz. Esta es la fórmula actual de la felicidad.

Nos enseñaron que el trabajo duro nos guiará al éxito y que eventualmente dará lugar a la felicidad. Pero los expertos en felicidad dicen que nuestra fórmula está equivocada. Afirman que ser feliz primero es lo que nos lleva a hacer un gran trabajo y tienen grandes éxitos.

Un análisis de Harvard Business Review de cientos de estudios sobre la felicidad mostró que los trabajadores felices eran 31% más productivos, vendían 37% más, y eran tres veces más creativos. Pero ¿cómo podemos lograr este feliz estado mental?

Neil Pasricha, autor del exitoso libro The Book of Awesome ahora escribió un segundo libro llamado The Happiness Equation en el cual describe los pasos hacia la felicidad. Pasricha sostiene que todo lo que necesitamos son 20 minutos al día para llevar a cabo uno de los cuatro hábitos de felicidad:

Da tres paseos a la semana.

Sabemos que la actividad física puede afectar nuestro estado de ánimo, pero Pasricha señala un estudio realizado por investigadores del Estado de Pensilvania que descubrió que tres paseos de 20 minutos por semana aumentó la felicidad en gran escala de personas que estaban tomando antidepresivos, lo que demuestra que el ejercicio por si mismo puede afectar tu felicidad.

Revive tu día.

Pasricha llama a esto revivir por 20 minutos «Si al final del día anotas en un diario por 20 minutos alguna experiencia positiva que te haya hecho feliz durante el día, serás más feliz,» dice.

La razón por la que escribir en un diario una experiencia positiva puede hacerte más feliz, dice, es que al escribirla obtienes un efecto triplicado de la experiencia positiva. En primer lugar, tienes la experiencia positiva. Entonces, al escribir sobre ella, vuelves a vivirla. Si lees lo que has escrito, vuelves a vivirla de nuevo, dándole tres momentos positivos de una experiencia.

Esto funciona para los resúmenes semanales también. Al final de la semana, escribe cinco cosas por las que estés agradecido. Ver el lado positivo simplemente te hace sentir mejor sobre las cosas que a lo mejor no están saliendo como esperabas.

Haz cinco acciones al azar.

Comprometerte a realizar cinco actos de bondad al azar durante una semana, dice Pasricha, tiene mayor impacto en tu felicidad que el ejercicio.

Estos actos de bondad al azar pueden ser cosas tan simples como mantenerle la puerta abierta a alguien o pagar el café de alguien. La razón por la que estos actos de bondad nos hacen felices es porque nos hacen sentir bien con nosotros mismos. «Si mantengo una puerta abierta para ti, me siento bien, me siento orgulloso de lo que soy y eso me llena de felicidad,» dice Pasricha.

Medita.

«Si cierras los ojos y respiras profundamente en silencio, aumentarás la actividad en la corteza prefrontal de tu cerebro, el área responsable de la concentración y la atención,» dice Pasricha.

Meditar durante tan sólo 20 minutos al día hará que seas menos propensos a ser afectado por las distracciones, permitiéndote ser más productivo durante el resto del día. Si tienes problemas para cerrar tus ojos y sentarte en silencio, intenta utilizar alguna app de meditación para ayudarte. Pasricha utiliza una app gratuita llamada Headspace para sus prácticas de meditación.

habitos¿Alguna vez te has establecido la meta de formarte un nuevo hábito, únicamente para encontrarte no haciéndolo después? Sé que yo lo he hecho.

¿Por qué es tan difícil formar buenos hábitos? ¿Por qué cuesta tanto ser consistente con el cambio? ¿Cómo es que podemos tener toda la intención de convertirnos en mejores personas, pero luego ver muy poco progreso? Y aún más importante, ¿hay algo que podamos hacer?

Tus metas de vida no son tus hábitos

Las audaces metas de vida son fabulosas. Nos enorgullecemos de tenerlas. Pero es posible que esas metas estén diseñadas para distraerte de lo que realmente temes –el cambio en tus hábitos diarios que podría significar una reinvención de cómo te ves a ti mismo. – Seth Godin.

Todos tenemos sueños y esperanzas. Si no los tienes, no eres del tipo de persona que leería este artículo. Y la mayor parte de las veces, tenemos al menos una idea general de cuáles son esas metas: la forma en que queremos que luzcan nuestros cuerpos y la buena salud que queremos disfrutar, el respeto que queremos conseguir de nuestros colegas y el importante trabajo que queremos crear, las relaciones que queremos con nuestras familias y amigos y el amor que deseamos compartir.

En general, esto es algo bueno. Es agradable saber qué es lo que quieres, y tener metas te da una sensación de dirección y propósito. Sin embargo, hay una forma en la que tus esperanzas y sueños te sabotean e impiden que seas mejor: tus deseos pueden seducirte fácilmente a morder más de lo que puedes tragar. Esto es lo que quiero decir:

– Te inspiras por The Biggest Loser, vas al gimnasio, pero te ejercitas hasta el cansancio, por lo que necesitas los próximos tres meses para recuperarte.

– Finalmente tienes la necesidad de escribir tu libro, escribes todo el fin de semana y después regresas el lunes al trabajo y te olvidas de él.

– Te motivas por las historias de tus amigos de viajes a diferentes países, por lo que empiezas a planear el tuyo alrededor del mundo, terminando abrumado por los detalles y quedándote en casa.

Demasiado seguido dejamos que nuestras motivaciones y deseos nos lleven a intentar resolver todos nuestros problemas de una sola vez, en lugar de empezar poco a poco con una nueva rutina.

Lo sé, lo sé. No es ni remotamente igual de ‘sexy’ que decir que perdiste 15 kilos en tres meses. Pero la verdad es ésta: los sueños que tienes son muy distintos a las acciones que te llevarán a ellos.

¿Entonces cómo balanceamos nuestro deseo de hacer transformaciones que cambien nuestra vida, con la necesidad de crear hábitos pequeños y sostenibles?

Los buenos hábitos: Sueña en grande, pero empieza pequeño

Si de verdad quieres hacer un cambio significativo (en otras palabras, si estás dispuesto a hacer las cosas mejor a como las haces actualmente), tienes que empezar en pequeño.

Imagina los típicos hábitos, tanto los buenos como los malos: Lavarte los dientes. Ponerte el cinturón de seguridad. Morderte las uñas. Estas acciones son lo suficientemente pequeñas como para que ni siquiera pienses en ellas. Simplemente las haces en automático. Son pequeñas acciones que se convierten en patrones consistentes.

¿No tendría sentido que si quisiéramos formas nuevos hábitos, la mejor forma de comenzar sería hacer pequeños cambios que nuestro cerebro pudiera aprender rápidamente y repetir automáticamente?

¿Qué pasaría si empezaras a pensar en tus metas de vida, no como en cosas grandes y audaces que sólo podrías conseguir cuando el tiempo sea el indicado o cuando tengas más recursos, sino en comportamientos pequeños y diarios que repites hasta que el éxito sea inevitable?

¿Qué pasaría si, por ejemplo, perder 20 kilos no dependiera de que alguien descubriera la dieta perfecta o de que encontraras una voluntad sobrehumana, sino de una serie de pequeños hábitos que pudieras controlar siempre? Hábitos como caminar 20 minutos al día, beber ocho vasos de agua al día y medirte en cada comida.

Creo que la siguiente cita de BJ Fogg, un profesor en Stanford, resume bien esta idea:

Si plantas la semilla correcta, en el lugar correcto, crecerá sin mayor persuasión. Creo que ésta es la mejor metáfora para crear hábitos. La “semilla correcta” es el pequeño comportamiento que eliges. El “lugar correcto” es la secuencia (lo que viene después). Y la “persuasión” es amplificar la motivación, que pienso no tiene nada que ver con la creación de hábitos.

De hecho, enfocarse en la motivación como la clave de los hábitos es equivocado. Déjame explicarme: Si eliges bien el pequeño hábito y la secuencia, entonces no tendrás que motivarte para que crezca. Simplemente ocurrirá con naturalidad, como una buena semilla plantada en un buen lugar. –BJ Fogg.

La estrategia típica es sumergirte en lo profundo cuando recibes la dosis exacta de motivación, sólo para fracasar rápidamente y desear que tuvieras más voluntad mientras que tu nuevo hábito se hunde. La nueva estrategia es entrar a la orilla y poco a poco irte a lo profundo, de manera que llegues a un punto en el que puedas nadar, estés o no motivado.

Enfócate en el estilo de vida, no en el cambio de vida

Seguido nos obsesionamos con hacer transformaciones que cambien vidas.

– Perder 20 kilos sería un cambio de vida, beber ocho vasos de agua al día es un nuevo estilo de vida.

– Publicar tu primer libro sería un cambio de vida, escribir dos cuartillas todos los días es un nuevo estilo de vida.

– Correr un maratón sería un cambio de vida, correr tres veces a la semana es un nuevo estilo de vida.

– Ganar $100,000 más al año sería un cambio de vida, trabajar cinco horas extra a la semana como freelancer es un nuevo estilo de vida.

¿Notas la diferencia?

Las metas de vida son buenas porque brindan dirección, pero también pueden engañarte y hacerte tomar más de lo que puedes lidiar. Los hábitos diarios (pequeñas rutinas repetibles) es la forma en la que puedes convertir grandes sueños en realidad.

salir de un bajonHay días en que no te puedes levantar de la cama por la mañana, que todo te da asco en el refrigerador, que la televisión sólo muestra basura y que no quieres contestar las llamadas de tus amigos.

Cuando estás en ese estado preocúpate… La única solución es imponerte a esta mala onda y hacer algo.

Y si no se te ocurre cómo librarte de esa energía vibrante más baja, te entregamos algunos simples trucos que puedes usar:

1. Usa el movimiento para mejorar tu humor

El movimiento es un estado vibrante más alto que el estar sentado o acostado. Esta es una de las razones por las cuales las montañas rusas y las patinetas pueden ser tan divertidas. Si te sientes un poco deprimido, haz algo que involucre movimiento para mejorar tu humor. Puedes acompañar a tu mamá a hacer compras, salir a andar en bicicleta, o incluso caminar. Mientras más rápido sea el momentum, más alto llegará tu vibración.

 2. Recupera la compostura

Cuando estamos desanimados y deprimidos, tendemos a quedarnos en nuestro pijama todo el día, sin arreglarnos, maquillarnos, en general, quedarnos como recién despiertos. Si quieres salir del bajón, encuentra tu mejor tenida y recupera la compostura lo mejor que puedas. La confianza que sentirás al verte lo mejor posible te ayudará a explotar tu energía positiva.

3. Limpia tu casa

Limpiar tu hogar es una excelente forma de salir de un bajón. Nuestros alrededores suelen reflejar lo que nos está ocurriendo internamente, y cuando estamos en un lugar difícil es mucho más probable que dejemos el lavar los platos, limpiar los baños y pasar la aspiradora para otro día. En lugar de dejar que esto ocurra, levántate y ordena. Te sentirás realizado, y esta emoción va a mejorar tu energía vibrante.

4. Mira una película graciosa

Esto es excelente para cuando te sientas especialmente desanimado, porque puedes hacerlo mientras estás echado en la cama, lo cual es lo que la mayoría de nosotros hacemos cuando nos sentimos deprimidos. Cualquier película que pueda hacerte reír te ayudará a mejorar el ánimo.

Cuando termines la película, trata de no quedarte en cama. En lugar de esto, empieza a pensar en una nueva actividad de esta lista para ayudarte a subir tu ánimo aún más.

5. Escucha música optimista

Cuídate de la música demasiado pesada o depresiva cuando estás tratando de salir de un bajón. Es muy fácil ser seducido a escuchar este tipo de música cuando estás desanimado porque ya estás en la resonancia vibrante de ella. En lugar de eso, pon algo más alegre para elevar tu energía.

6. Haz ejercicio cuando estés deprimido y desanimado

La mayoría de las personas han oído que el ejercicio es excelente para liberar endorfinas (drogas naturales que el cuerpo libera y te hacen sentir bien). Cuando estés deprimido y desanimado sal de tu casa, camina o trota un rato, o date una vuelta por el gimnasio.

7. Medita

La meditación es excelente para alinearte con la energía vibrante superior del universo. Siéntate o acuéstate por quince minutos, cierra tus ojos y concéntrate sólo en tu respiración. Esta acción te ayudará a sentir más claridad y paz.

8. Abraza por largo tiempo

Al abrazarse, el cuerpo libera oxitocina, hormona neurotransmisora que te hace sentir bien. Dale un abrazo a tu pareja, tus amigos o a tus hijos por un rato, y tus niveles de oxitocina subirán.

Como puedes ver, hay varias actividades que puedes llevar a cabo para salir de un bajón. La próxima vez que estés desanimado y deprimido, toma las riendas para mejorar tu humor. Incluso cuando se siente como que no hay ninguna esperanza, aún tienes el poder para ajustar tu frecuencia vibrante.

ser felizDebemos tomar muchas decisiones en la vida: dónde vivir, dónde trabajar, que tipo de café tomamos. Algunas obviamente son más importantes que otras, pero a pesar de la frivolidad de algunas decisiones, aún estamos en un proceso constante de toma de decisiones todos los días. Y cuando no estamos seguros, es difícil sentirse confiados en que tomamos la decisión adecuada.

Investigaciones sugieren que cuando estamos constantemente tomando decisiones, podemos sufrir de lo que se conoce como fatiga decisoria, tal como el New York Times reportó en el 2011. Mientras más decisiones tomes en el día, más fatigado quedará el cerebro.

Sin embargo, hay unas decisiones que simplemente valen la pena. Acá se presentan 6 decisiones de las que nunca te arrepentirás de haber tomado, ya sea al inicio del día, o al final de la tarde.

1. Se feliz

Pasamos interminables horas persiguiendo la felicidad, ya sea siguiendo nuestros sueños o siguiendo la última tendencia de la moda. Pero la buena noticia es que puede no ser tan complicado. Algunos estudios sugieren que la felicidad es una opción, sobre la cual tenemos el control. En otras palabras, nuestra felicidad no siempre viene atada a nuestros trabajos o posesiones materiales. De hecho, un estudio señala que el dinero no compra la felicidad a largo plazo.

2. Desconéctate

En el mundo de hoy, tener el teléfono con nosotros es tan natural como respirar (y cuando no los tenemos, entramos en pánico). Pero confía en esta decisión: nunca te arrepentirás al desconectarte de la tecnología de vez en cuando. Cuando nos desconectamos de nuestros dispositivos, estamos mejorando nuestra salud. Adicionalmente, demasiada tecnología te puede hacer sentir soledad, puede afectar tu sueño, y te puede hasta causar dolores de cabeza.

3. Se amable, antes de ser rudo

Es fácil gruñirle a alguien en un colectivo congestionado o ignorar a alguien que nos pide ayuda al pasar, pero la probabilidad es que no nos arrepentiremos si mostramos un poco de compasión. No tenemos que pasar horas cumpliendo un voluntariado si no es lo que nos llena (a pesar de que hay estudios que sugieren que hay verdaderos beneficios al llevar a cabo actos de caridad). Aún un pequeño acto generoso – tal como sostenerle la puerta a alguien – puede hacer mucha diferencia. Estudios muestran que el ser amables nos hace felices, y la felicidad nos hace amables. Parece un ciclo muy positivo (y poderoso).

4. Trátate como tratas a tus amigos

Somos asombrosos. Quizás no siempre creamos en nosotros mismos, pero las investigaciones sugieren que si lo hiciéramos, estaríamos mucho mejor hoy en día. Aceptándonos a nosotros mismos nos hace felices y más saludables, por lo que es tiempo de que nos veamos como vemos a nuestros seres queridos. Eleonor Roosevelt una vez dijo “la amistad con uno mismo es muy importante, porque sin ella no podemos ser amigos con más nadie en el mundo”. Moraleja: debemos querernos a nosotros mismos.

5. Sonríele a un extraño

Admitámoslo: hay un sentido de gratificación cuando le sonríes a alguien. De acuerdo a un estudio conducido en el año 2012, sonreírle a un extraño puede darnos un mejor sentido de conectividad. Sin mencionar que el simple hecho de sonreír puede levantarnos el ánimo cuando nos estamos sintiendo un poco alicaídos. No nos vamos a arrepentir de enseñar los dientes.

6. Puedes decir que “no”

Vivimos en una cultura de trabajohólicos, del trabajo perpetuo – y porque siempre estamos apurados, nos sentimos extraños cuando no lo estamos. Sin embargo, cuando hacemos una retrospectiva de nuestra vida, ¿nos vamos a arrepentir de haber tomado esos pequeños descansos? Probablemente no. De hecho, la asesora empresarial Margalit Ward explica que le decimos si a la vida al aprender a decir que no más a menudo. ¿Y qué quiere decir realmente el aprender a decir que no? Significa comprometerse a vivir una vida más auténtica y consciente. Una vida creada basada en honrarnos a nosotros mismos, a aceptarnos y a decir que si a la verdad en nuestros corazones.

ComienzoPor Angel Chernoff

Cuando dejas de hacer las cosas equivocadas y empiezas a hacer las correctas, casi todo lo que quieres y todo lo que necesitas se pone a tu alcance.

Lo que significa que es tiempo de…

5 cosas que debes dejar de hacer

1. Deja de esperar y ser perezoso.

No puedes construir una buena reputación y una exitosa forma de vida basada en lo que podrías haber hecho o podrías hacer algún día. La calidad de tu vida es directamente proporcional a tu compromiso de hacer las cosas, independientemente del camino que hayas elegido.

Así que no te quedes sentado diciendo: «Alguien debería hacer algo sobre eso algún día.» Sé ese alguien, y haz que ese día sea hoy. … Seguir leyendo »

Personas inspiradasPor Marc Chernoff

Aquí tienes una lista de nueve principios (que aprendí de la manera difícil) que cada persona inspirada, independientemente de sus aspiraciones específicas, deberían saber y seguir a diario.

1. Las mayores limitaciones de la vida son las que creas en tu mente. Las mayores causas de infelicidad en la vida, son las falsas creencias que te niegas a dejar de lado. Eres capaz de mucho más de lo que estás actualmente pensando, imaginando, haciendo o siendo. Pero en última instancia, te conviertes en lo que habitualmente contemplas, así que despeja tu mente y deja que tus esperanzas (no tus heridas) den forma a tu futuro. … Seguir leyendo »

Vivir MejorSi bien desarrollar una «actitud de gratitud» puede parecer simplemente otra perogrullada, la ciencia indica que es realmente bueno para nosotros.

Los estudio formales sobre los beneficios de la gratitud son relativamente jóvenes, pero los investigadores encontraron que la gratitud puede mejorar tu bienestar y mejorar tu relaciones románticas, entre otros beneficios.

Un estudio del 2011 publicado en la revista Heart International encontró que los pacientes cardíacos agudos que tuvieron intervenciones psicológicas positivas realmente tuvieron mejores resultados que los que no lo tuvieron.

«Las personas para las cuales la gratitud es más un rasgo que un estado, vemos que esas personas tienden a ser más saludables. Tienden a ser más felices. Tienen conexiones sociales y relaciones más fuertes. Hay evidencias de que las personas que son más optimistas o que tienen una actitud agradecida tienen un funcionamiento inmune superior» dice Erin Olivo, psicóloga clínica y profesora en la Universidad de Columbia. Olivo es la autora de Wise Mind Living: Master Your Emotions, Transform Your Life.

Con esos beneficios de amplio alcance, ¿quién no querría estar más agradecido? Los expertos dicen que es posible entrenarse para ser más agradecido por lo que no sólo es un estado ocasional, sino un hábito regular.

Búscalo

Aunque puede sonar obvio, Cherie Dortch, psicólogo clínico, dice que muchas veces las personas están tan centradas en lo que no tienen, que pierden de vista las muchas razones que podrían tener por las cuales estar agradecidos. En lugar de eso, cambia tu enfoque y sé consciente de las cosas cotidianas que extrañarías si no las tuvieras. Siempre hay algo por lo que estar agradecido, incluso en tiempos difíciles, dice.

«Claro, tienes que pagar la hipoteca. Pero, puedes estar agradecido por tener un techo sobre tu cabeza y el dinero para pagar tus cuentas», dice.

Busca un significado

Ser agradecido es el acto de saborear y apreciar los atributos positivos de algo, dice Emiliana Simon-Thomas, directora científica del Greater Good Science Center, con sede en la Universidad de California, Berkeley, quien estudia la psicología, la sociología y la neurociencia del bienestar. Cuando mentalmente saboreas las cosas por las que estás agradecido, puedes entender mejor y usarlos como un punto de conexión, y el acto de dar gracias se vuelve más poderoso, dice ella.

Piensa en el acto o la situación, el esfuerzo en hacerlo realidad, quien jugó un papel importante en hacer que suceda, y cómo te beneficia. Por ejemplo, si un compañero de trabajo terminó un proyecto, piensa en los sacrificios que él o ella hicieron para dedicarle tiempo al proyecto, cómo la creatividad y la habilidad de esa persona jugaron su papel, y cómo te afecta ese exitoso proyecto. Usa esta comprensión más profunda para añadir más significado cuando le des las gracias a tu compañero de trabajo, dice Simon-Thomas.

«Como que nos hemos acostumbrado a esa palabra (gracias), la decimos pero nunca la decimos en serio, la decimos como una especie de cortesía obligatoria. Pero cuando realmente la respaldamos con narrativa, con detalles de lo que pasó, cómo esa otra persona fue fundamental para que sucediera, y cómo mejoró mucho tu vida en ese momento, tú lo recuerdas. Traes algo nuevo a la ecuación de ti y la otra persona, y sí, eso es mucho más potente,» dice Simon-Thomas.

Asigna un tiempo de gratitud. Dortch aconseja a sus clientes que traten de pensar sobre la gratitud a la misma hora todos los días. Puede ser a primera hora apenas te despiertes o antes de irte a la cama. Piensa en ello como un ejercicio, dice ella. Cuando lo hagas a la misma hora todos los días, se convertirá en parte de tu rutina.

Escribe sobre ello

Todos los expertos recomiendan llevar un diario de gratitud. Al escribir las cosas por las que estás agradecido de forma regular, comienzas a enfocarte más en ellas. Las notas de agradecimiento son también una buena oportunidad para expresar tu gratitud y te dan un lugar para detallar algunas de esas cosas que aprendiste a descubrir.

Elige ser agradecido

Tenemos más control sobre nuestra mentalidad de lo que muchos de nosotros creemos, dice Olivo. Incluso cuando los tiempos son difíciles, podemos practicar ser más positivos y agradecidos con sólo buscarlo activamente y enfocarnos en las cosas por las que podemos estar agradecidos.

«Creo que las personas necesitamos entender que podemos elegir qué mentalidad tenemos. Muchas veces las personas sólo piensan como se sienten, ‘sólo me pasa a mí’, pero no es así. En realidad, es algo que podemos elegir,» dice Olivo.

Entiende sus limitaciones

Si bien la gratitud puede ser una fuerza poderosa en nuestras vidas, Simon-Thomas también dice que es importante no pensar en ella como una panacea o una excusa para la negación. No es útil estar agradecido por un cónyuge abusivo sólo porque él o ella es agradable de vez en cuando, o estar agradecido por circunstancias dañinas. Sin embargo, cada vez hay más investigaciones sobre la relación entre la gratitud y la capacidad de recuperación de situaciones de estrés traumáticas, dice ella.

«Todos experimentamos momentos difíciles en la vida, fallamos en cosas en las que esperábamos tener éxito, personas cercanas se lastimaron o murieron, ya sabes, perdemos cosas que nos producen una tristeza increíble, y en esos momentos, en esos naturales y saludables momentos de desafío, ya sea una enfermedad a la que nos enfrentamos o, de nuevo, una muerte en la familia, hay un increíble beneficio en adoptar la práctica de la gratitud «, dice Simon-Thomas.

Vivir mejorPor Mauro

Vivir mejor de lo que lo estás haciendo ahora no depende de las casualidades de la vida o del destino que te ha tocado al nacer, depende sólo de ti y de las decisiones que tomas en el transcurso de los días.

Entre muchas cosas que podría decirte sobre cómo vivir mejor tu vida, voy a quedarme con los 10 consejos para vivir mejor que he seleccionado para ti. Para que tengas en cuenta lo realmente importante de la vida y vas a enterarte de que sólo tú tienes el poder de hacer que las cosas sucedan tal y como las pretendes.

A continuación, descubrí los 10 consejos para vivir mejor…

Antes que nada quiero que sepas que yo no he inventado estos 10 consejos, sólo los comparto contigo para que te sirvan como me sirven a mí todos los días.

La vida es una especie de montaña rusa donde tienes altibajos, tristezas y alegrías, éxitos y fracasos.

Lo importante es no creerse el centro del universo cuando tenemos éxito, ni el peor del mundo cuando fracasamos. Lo importante es mantener el equilibrio y pensar siempre en positivo. De esa manera vas a vivir una mejor vida y vas a sentirte más realizado si tu mente está en constante estado de agradecimiento de los momentos por los que atraviesas ya que, buenos o malos, así es la vida.

Después de todo, el viaje es la recompensa … Seguir leyendo »

Vivir MejorJACK: Las personas que conozco en cada vuelo, son una porción de *amigos*. Entre el despegue y el aterrizaje, tenemos nuestro tiempo juntos, y entonces nunca más nos volvemos a ver.

Vivo en Londres, el centro de Londres. Está lleno de gente aquí. Gente por todas partes. Veo toneladas de gente todos los días. El barista que derramó mi café negro. El conductor de Uber. Los trabajadores de oficina en la hora punta. Los cajeros de Sainsbury´s… Un montón de gente.

Profundamente en mis pensamientos mientras hago recados, me encuentro e interactúo flojamente con la gente. Sin pensarlo mucho. Como un robot a veces. Tengo líneas pre-hechas que son automatizadas. “Oh lo siento” “Scuzmi” “Hola” “Gracias”, “Que bien” “Para llevar” – prácticamente todas tienen su propio tono de voz y salen tan robóticamente que siento lástima por mí mismo. Se está haciendo raro para mí hacer amistades espontáneas debido a mi desconectado comportamiento mientras estoy en público.

Por amistades espontáneas, me refiero a los de una sola porción de *amigos* que Jack de El club de la pelea describe tan perfectamente. Estos extraños con los que hablas por un momento, haces una pequeña conexión con ellos, y nunca vuelves a ver.

Ahora déjame contarte sobre mi mamá.

Mi madre fue y sigue siendo la reina de las amistades espontáneas. Mi madre es el tipo de persona que hablará con la cajera y conocerá su historia de vida. Hablará con el asistente de ventas y se convertirá en su amigo. Hablará con un tipo al azar sentado cerca de Nando’s, obtendrá su número y hará que YO (quien nunca pidió nada de esto) visite su lugar de trabajo para obtener algunos consejos sobre como buscar empleo. Debido a que resultó que es de ayudar a los jóvenes expatriados a conseguir trabajo para vivir justo al lado de mi universidad.

Por supuesto. Mientras estaba descubriendo extraños, yo no entendía, quería que se detuviera y continuara ocupándose de nuestro propio negocio. Sin embargo, si hubiera sido como yo, ella y yo habríamos perdido muchas oportunidades. Porque por cada persona que conoció y se tomó el tiempo para entremezclarse con ella, una oportunidad, una solución o la buena fortuna estaba allí, esperando ser encontrada.

Estas charlas sin sentido le han traído muchos amigos, algunos que incluso llamamos familia, pero también han resuelto muchos problemas. Al igual que el momento en que entré en la Universidad sin tomar una prueba de Inglés para la que no tenía dinero para pagar. Ella lo hizo, siendo amable y conociendo a alguien.

No puedo recordar las muchas veces que hizo su magia y se sacó de una mala situación. A veces desearía poder ser más como ella. Pero después de reflexionar, es algo que puedo practicar… y tú también puedes.

Para poder cambiar, tenía que tomar un hábito de algún tipo. Necesitaba recordarme algunos pensamientos que me surgieran todos los días. Las afirmaciones positivas nunca fueron mi tipo de cosas, pero sentía como que era lo que tenía que hacer. Aquí están las tres afirmaciones que me digo a diario para ser más abierto a la gente.

Estamos todos juntos en esto

A medida que vivimos, a veces salimos del contacto con la realidad al enfocarnos en nosotros mismos, en lo que pensamos y en lo que hacemos. O nos sentimos como si estuviéramos en el centro del mundo o, como yo lo hago la mayoría de las veces, sentimos que somos sólo un pequeño punto en el universo. Y mientras caminamos, hacemos compras, comemos o nos encontramos con una persona que no conocemos, podemos ser culpables de no estar atentos a los demás que nos rodean.

Esta afirmación me recuerda que somos todos seres humanos, que vivimos en el mismo planeta/país/barrio, sintiendo los mismos sentimientos, teniendo intereses comunes, teniendo los mismos miedos… Estamos todos juntos en esto por lo que bien podríamos ser amable y hacer una conexión con algún compañero humano, no importa lo corta que pueda ser.

Hoy va a ser un GRAN día

Los grandes días pasan cuando suceden cosas buenas. Y hay una gran posibilidad de que las cosas buenas sucedan con o de un compañero humano. Tal vez conozca a alguien que haga mi día. Podría ser rescatado por un extraño. Podría conocer a una persona que cambiará mis paradigmas. Podría conocer a una persona que me haga sentir agradecido por mis bendiciones. Diablos, incluso podría tropezar con mi futuro empleador incluso antes de aplicar.

No seas ese tipo que hace una mala impresión antes de conocer formalmente a una persona. Sé bueno y las cosas buenas vendrán.

Las oportunidades son creadas por las personas

Ya se trate de un trabajo, un concierto o cualquier otra cosa, las oportunidades provienen de personas que hablan entre sí. Ahora si eso no te hace querer estar más presente y consciente de la gente, no sé que más lo hará. Todo el mundo tiene una historia, un único pasado, conexiones y, para la mayoría, el deseo de ayudar a un amigo. Así que sal y haz uno.

Ahora, sé que no todas las personas pueden ser amistosas. He tenido mi justa parte de gente grosera, condescendiente, absorta. Al poner un ceño en mi cara, me hicieron reconsiderar mi enfoque. Alguna vez pensaste:

¿Por qué sigo intentándolo?

Será mejor que sea *duro* para sobrevivir

Soy demasiado emocional, necesito endurecer, no puedo estar actuando demasiado amigablemente de lo contrario no me tomarán en serio

…No puedo ser *yo mismo*

Aceptando estos pensamientos internos, lentamente te volverás como ellos. Arrogante, condescendiente y egoísta. Y ese no es el punto de este artículo o el punto de esta vida.

Mátalos con amabilidad. Se tan amable que pensarán que hay algo mal con ellos. Se tan cool que su energía no te afectará. Se tan positivo, que reevaluarán su tren de pensamientos. Puedes afectar tu ambiente y las emociones de la gente alrededor tuyo, recuerda esto.

Así que la próxima vez que vayas a tomar tu café, pasear con un conductor, esperar en la fila o incluso sentarte en el tubo, no tengas miedo de involucrarte con un extraño (ya sea con una sonrisa al azar o con palabras), felicitarlos o ayudarlos hacer algo.

Eso afectará su día, afectará el tuyo y puede que obtengas esa oportunidad, solución o buena fortuna que estaba en ellos, esperando ser encontrado.

Este es mi primer artículo personal en Internet desde Dios sabe cuándo. Espero que esto resuene en ti. Gracias por leer.

Vivir MejorSi bien las personas estuvieron dando las gracias en el día de acción de gracias desde ya hace un largo tiempo, los estudios científicos sobre la gratitud son un fenómeno más reciente.

La gratitud fue promocionada como un tónico para todo lo que te pasa, y de hecho, algunos estudios descubrieron que expresar gratitud puede mejorar tu bienestar.

Por supuesto, las investigaciones son algo tramposas. Otros estudios demostraron beneficios más limitados. Aún así, parece ser que contar tus bendiciones no puede hacerte daño, ¿verdad?

Con esa mentalidad, empecé a llevar un diario de gratitud en octubre por un mes previo al día de Acción de Gracias. Quería ver qué efecto tendría esa práctica en mi vida. Descubrí que la práctica fue muy útil, pero no por las razones usualmente mencionadas.

Contar bendiciones específicas

La gratitud se puede practicar de muchas maneras, y yo quería ser inteligente al respecto. Hay evidencias de que las listas cortas de bendiciones son más útiles que las listas largas, por lo que me comprometí a escribir tres cosas cada día por las que estaba agradecido. También elegí enfocarme en cosas específicas y diferentes todos los días. Siempre estoy agradecido por mi familia, pero escribir eso día tras día se sentiría probablemente rutinario.

Así que en vez de eso, mi lista tenía cosas como estas:

1. Tener tres asientos vacíos a mi lado en un vuelo nocturno a Londres, y poder acostarme y dormir.

2. Después de que uno de mis discursos, escuchar algunos miembros de la audiencia en el baño de mujeres decir lo mucho que lo disfrutaron.

3. Un texto inesperado de una amiga que no había visto desde hace mucho tiempo pidiéndome salir a correr con ella. Yo estaba libre, así que nos encontramos, y la pasamos genial!

Cuando empecé, asumí que enfocarme en las cosas buenas de mi vida me recordaría que mi vida tiene un montón de cosas buenas en ella. La naturaleza humana nos hace enfocarnos en momentos estresantes. Forzándome a mirar atrás en el día y encontrar lo bueno en ella mantendría esos momentos estresantes en perspectiva.

Crear cosas por las cuales estar agradecidos

Puede haber algo de eso. Las personas autoproclamadas afortunadas tienden a enfocarse y amplificar los buenos momentos. Pero encontré algo diferente. Tuve un par de días difíciles durante mi mes manteniendo un diario de gratitud. Sin embargo, en algún momento hacia el final de la tarde de esos días difíciles, me recordé que estaba comprometido a encontrar tres cosas maravillosas para escribir esa noche.

En vez de escarbar entre las cosas horribles que ocurrieron más temprano en el día para encontrar algo vagamente positivo, traté de diseñar algo genial en las horas que me quedaban antes de irme a la cama.

Resulta que la mayoría de las personas tienen trucos bajo la manga para sentirse mejor. Ya sea hornear biscochos, llamar a un amigo o hacer rompecabezas con los niños, hay cosas que puedes hacer que sabes que impulsarán tu bienestar. Incluso si es un día que te haga sentir como si necesitaras un trago, siempre puedes optar por abrir un buen vino y disfrutar de su genialidad.

Cuando la vida se pone atareada, las personas tienden a sub-utilizar estas herramientas. Llevar un diario de gratitud te da un codazo para usarlas, y estos pedazos de alegría, a su vez, hacen la vida más divertida.

Gratitud significa ir más allá

En otras palabras, Si bien llevar un diario de gratitud parece un ejercicio retrospectivo («Estas cosas maravillosas que pasaron hoy»), uno de los mayores beneficios proviene de ser prospectivo («Estas son las cosas maravillosas que haré que pasen, y entonces voy a estar agradecido»). Cuando pude ver el ejercicio desde esa perspectiva, en encontré más motivado para seguir adelante. Después de todo, siempre estoy buscando formas de poner más diversión en mi vida.

tiempoEs instintivo de los emprendedores trabajar contra reloj, dedicando muy poco tiempo a sí mismos.

Este tipo de personas ambiciosas descalifican a los seguidores del ‘New Age’ que predican el balance entre vida y trabajo, ya que, según ellos, como el día dura sólo 24 horas no se puede desperdiciar ningún minuto en una actividad que no sirva para construir un negocio exitoso.

Aunque este alto nivel de entrega interna puede llevarte muy lejos, llega un momento en el que el burnout aparece.

Antes de que te ocurra, considera estas cinco razones para dedicarte tiempo a ti mismo regularmente, no sólo para evitar el desgaste sino para convertirlo en una herramienta para alcanzar el éxito:

1. Refresca y clarifica tu mente.

Al igual que un buen sueño refresca tu mente y cuerpo, lo mismo hace tomarte tiempo libre en tu día a día.

Si tu rutina es la misma diariamente, tarde o temprano te aburrirá, sin importar qué tan persona de hábitos seas. Cuando permites a tu mente enfocarse en algo distinto al trabajo, te ayuda a ganar perspectiva que no obtienes cuando estás sumergido todo el tiempo en las trincheras.

2. No puedes ser bueno con nadie, a menos de que seas bueno contigo mismo.

Este antiguo adagio no debe tomarse a la ligera. Pregúntate: “¿Qué he hecho por mí últimamente?”. Si no puedes idear una respuesta rápidamente, es probable que hace tiempo que no te dedicas a ti.

Eres mucho más que el líder de una empresa o un emprendedor. Eres un ser humano completo. Y si no valoras a esa persona, entonces no podrás ser efectivo liderando a otros. El trabajo se seguirá haciendo de igual o mejor manera si usas tu tiempo sabiamente.

Así que empieza a ser bueno contigo mismo, tómate un tiempo libre y date lo que necesitas.

3. Serás más creativo.

La creatividad no se encuentra en la parte lógica y organizada de tu hemisferio izquierdo.

Aunque es instintivo para el profesional ambicioso buscar ingenuidad ahí, la creatividad vive en el lado derecho del cerebro, caótico y desorganizado, al igual que la inspiración.

Sentarte día tras día en tu oficina intentando mover las cosas hará que eventualmente se te sequen las ideas. Tomarte un tiempo libre de la organización y los procesos te dará el espacio para explorar el caos en tu hemisferio derecho. Es sorprendente lo que encontrarás ahí.

4. Ser un maniático del control no ayuda.

Una de las razones de por qué los líderes de negocios son lo que son es por su habilidad para organizar, ejecutar procesos y mover a las personas hacia sus metas. Saben cómo lograr que las cosas sucedan. Saben cómo controlar las situaciones y generar resultados. Pero también pueden ser personas muy controladoras.

Sólo hay unas cuantas cosas que podemos controlar y en algún punto tenemos que saber dejar ir antes de que se ponga en nuestro camino. Dedicarte tiempo es una excelente forma de alejarte y renunciar al control, al menos una hora a la semana. Si tienes a las personas correctas en tu equipo puedes delegar fácilmente tareas en tu ausencia.

5. Te mantienes en contacto con lo que es importante.

Y hablando de control… A veces las cosas no salen como las planeaste, especialmente en los negocios. Y en ocasiones se ponen tan mal que cerrar las puertas es la mejor opción. Cuando nos definimos por lo que hacemos, es fácil perder la vista de quiénes somos, dejándonos devastados cuando ocurren cosas inesperadas.

Dedicarte tiempo te permite darte cuenta que eres más que un ser profesional. Te debes a ti mismo honorar aquellas partes de ti y la verdad es que nunca sabes dónde ni cuándo conocerás a alguien que puede ayudarte en tu carrera o negocio.

Ser felizPor Omar Carreño

Disfrutar la vida es una cuestión de elección…

Para algunas personas esta idea puede leerse muy discorde con la realidad que viven día con día, sin embargo, es un hecho que la capacidad para ver las cosas de una cierta forma, responde a las elecciones que se van tomando en cada momento.

Quiero poner un ejemplo personal, una parte fundamental de mi trabajo requiere que esté constantemente viajando a través de la República Mexicana, para muchos esto implica una gran molestia, pero para mí es una verdadera oportunidad. … Seguir leyendo »

ColumnaPor Rita Tonelli

Habitualmente, y debido a lo nuevo de esta disciplina, me encuentro con personas que me preguntan qué es el Coaching, Para qué sirve, Qué puede darles a ellos. Hoy quiero compartir algunos tips que ayudarán para responder, aunque sea en parte, a esas preguntas. Digo, “en parte”, porque el Coaching, al ser un exponente de la Ontología (Estudio del Ser), puede y ofrece mucho más que esto.

Lo que cambiará tu vida no será el saber más… sino las decisiones que tomes y las acciones que emprendas. Anthony Robbins

Acompañados por el Coaching: Hacemos lo que es necesario hacer, en vez de buscar razones (excusas) para sostener que no se puede hacer.

El pensamiento creativo se ocupa de lo que puede ser, no de lo que es. Edward de Bono.

Acompañados por el Coaching: Comprendemos que la vida no es un modelo que se nos entrega hecho, sino que podemos crearla cada día con acciones que nos acerquen a nuestros objetivos.

Cuando alguien sabe adonde va, el mundo entero se aparta para darle paso. Wayne Dyer. … Seguir leyendo »

elimina habitosLos humanos amamos la rutina cuando se trata de alcanzar metas medibles, esto significa que tendemos a hacer lo mismo, como siempre lo hemos hecho y en igual orden.

Esto también ocurre con nuestros hábitos al trabajar en equipos. Probablemente has estado trabajando con tu equipo suficiente tiempo como para sentir que sabes qué esperar de ellos y has desarrollado patrones habituales de la forma en que interactúan. Y, lo más seguro, es que el sentimiento sea mutuo.

Quizás es momento de cambiar esas impresiones.

Para ser un mejor manager, es importante tomar riesgos e introducir mejoras necesarias. Esto muchas veces requiere identificar lo que está funcionando y qué debe mejorar. A veces descubrirlo es tan fácil como haciéndote estas tres preguntas:

1. ¿Qué hábitos te han llevado a donde estás hoy?
2. ¿Qué hábitos podrían estarte deteniendo de alcanzar tus próximas grandes metas?
3. ¿Es tiempo de pedir retroalimentación?

Observar detenidamente tus hábitos te brinda un panorama poderoso de lo que ha funcionado hasta el momento, y también te permite hacer cambios a conciencia. Mi amigo y mentor, Marshall Goldsmith, escribió un libro cuyo título lo dice todo: What Got You Here Won´t Get You There (Lo que te trajo aquí no te llevará a otro lado).

Así que, ¿qué hábitos tienes actualmente que podrían estarte obstaculizando alcanzar el siguiente nivel?

Algunas interrogantes con las podrías empezar son:

¿Inicias las reuniones a tiempo?
¿Escuchas los comentarios sin interrumpir?
¿Haces preguntas clarificadoras?
¿Ves a la persona con la que estás hablando o mantienes los ojos en tu dispositivo digital?
¿Das reconocimiento al trabajo bien hecho y a las nuevas ideas?
¿Qué hábitos te han funcionado bien?
¿Y cuáles crees que necesitarías cambiar para avanzar?

Lo siguiente es preguntarte a ti mismo ¿qué estás haciendo que está saboteando tu camino para alcanzar tus metas?

Conozco a un emprendedor que recientemente notó que estaba usando la primera hora de su jornada laboral en revisar su email y sus cuentas de redes sociales. Como un experimento de cinco días, enfocó esa misma hora matutina en buscar nuevos proveedores para su negocio. Ese simple cambio le permitió adelantar su fecha de lanzamiento tres semanas.

Una forma de descubrir qué está funcionando y qué no en cuanto a tus hábitos es pedirles retroalimentación a las personas que te rodean. El feedback no necesariamente señalará que algo es incorrecto; sino que podría simplemente mostrar que estás abierto a nuevas ideas y estrategias.

Pedir retroalimentación también puede acelerar y aumentar la efectividad de tus esfuerzos. El feedback puede maximizar tu enfoque, energía y tiempo de manera que puedas realizar las cosas correctas y terminarlas. Una y otra vez he visto a emprendedores que están teniendo buenos resultados administrando su productividad y obteniendo más de sus esfuerzos gracias a que han pedido retroalimentación de las personas correctas.

Para saber si tus hábitos funcionan o no, define claramente los resultados que deseas. Cuando entiendas completamente qué es lo que quieres conseguir, entonces podrás reflejar cómo tus acciones en las últimas horas, días o semanas te han permitido acercarte (o no) a tus metas.

Vivir MejorClaro, sabes que no tiene sentido pasar una hora decidiendo qué sándwich vas a comer para el almuerzo.

O una semana decidiendo si aceptar esa oferta de trabajo o no. O un año decidiendo si casarse con tu pareja.

Suficiente, es posible que te digas a ti mismo. Sólo toma una decisión. Y lo haces.

Pero en cuestión de minutos, esa corriente de dudas e inseguridades comienzan a filtrarse (y eventualmente a brotar) a través de la fortaleza mental que has construido a su alrededor.

Todos hemos estado allí; y todos tenemos nuestros propios trucos para evitar la situación. Hemos revisado hilos de Quora, «¿Cómo puedo lidiar con sobre-pensarlo todo?» donde muchas personas compartieron esos trucos, y destacamos las respuestas más creativas.

Sigue leyendo para saber cómo limpiar tu cabeza de una vez por todas.

1. Observa tus pensamientos desde una distancia

Un componente clave de la meditación es que vigiles tus varios pensamientos pasando, en lugar de quedar atrapado en ellos o tratando de impedir que surjan.

Sameer Jain dice que la meditación Mindfulness es una práctica que le ayudó a dejar de sobre-pensar en el pasado.

Él escribe: «Date cuenta de que en realidad puedes elegir observar tus pensamientos en lugar de quedar atrapado en ellos. La tendencia a pensar demasiado es en cierta medida una tendencia natural de la mente (que varía en cierta medida de persona a persona), pero una que puedes cambiar a través de la práctica.»

De hecho, Steve Jobs describió este mismo proceso a su biógrafo, Walter Isaacson:

«Si simplemente te sientas y observas, verás lo inquieto que está tu mente… Si tratas de calmarla, sólo empeoras las cosas, pero con el tiempo se calma, y cuando lo hace, hay espacio para escuchar cosas más sutiles.»

2. Anota tus pensamientos

Una manera de evitar que tus pensamientos salgan de control es hablar de los problemas con otra persona, alguien que pudiera ofrecerte una perspectiva diferente.

Por otra parte, dice Aman Anand, puedes escribir tus pensamientos en un pedazo de papel.

«Por lo general encuentro que esto permite que uno organice su proceso de pensamiento mucho mejor,» escribe Anand, «mientras que si mantienes esos pensamientos atascados en tu cabeza, no sólo pueden hacerse una montaña enorme, sino que también pueden conducirte a las mismas ideas continuamente y por lo tanto sobre-analizar la misma cosa repetidamente.»

Puedes incluso ir un paso más allá y tirar ese papel lejos; la ciencia sugiere que es una manera de hacer esos pensamientos menos significativos.

3. Designa tiempos para «no pensar»

Stefan Papp dice que estableció «zonas para no pensar» para evitar detenerse demasiado en un solo problema. Por ejemplo, escribe que no piensa en cosas difíciles después de las 8 p.m. porque eso afecta su sueño.

La trabajadora social y autora Amy Morin sugiere un enfoque similar. En una columna en Psychology Today, recomienda programar tiempo (tal vez 20 minutos) para reflexionar:

«Durante este tiempo, permítete preocuparte, rumiar, o chapuzar sobre lo que quieras. Entonces, cuando el tiempo se acabe, pasa a algo más productivo. Cuando te des cuenta de que estás sobre-pensando cosas fuera de tu tiempo programado, recuérdate que puedes pensarlo más tarde.

4. Distráete

Suena simple, pero es realmente difícil concentrarte en dos cosas a la vez.

Es por eso que Vinay Nagaraju recomienda hacer ejercicio o jugar un juego cuando te encuentres pensando demasiado: «La carrera de emociones complementada con acción física trae un gran equilibrio entre las dos.»

Los expertos están de acuerdo. Stephen S. Ilardi, autor de «La cura de la depresión» le dijo a Fox News que la clave para no pensar demasiado es encontrar una actividad absorbente. Específicamente, querrás «una actividad física que combine compromiso mental y contacto social, como el tenis o una caminata enérgica con un amigo«.

5. Enfócate en lo que puedes hacer ahora mismo

Puedes romper una espiral de pensamiento reemplazando el pensamiento con el hacer.

«No te enfoques en lo que… debes hacer, no te enfoques en lo que no has hecho y debiste haber hecho, y no te enfoques en lo que está sucediendo a tu alrededor.» escribe Lukas Schwekendiek . «Enfócate en algo que puedas hacer ahora mismo, por pequeño que sea, y entonces hazlo.»

Mientras tanto, Bob Migliani, autor de «Embrace the Chaos» escribe en The Huffington Post que a menudo trata de convertir sus pensamientos preocupantes sobre el futuro en acciones concretas:

«Cada vez que comenzaba a preocuparme por el futuro, hacía la elección proactiva de levantarme físicamente del lugar donde estaba sentado y caminar hasta la computadora para empezar a escribir o trabajar en mi libro.»

6. Respeta tu propia opinión

Parte de la razón por la que estás sobre-pensando una decisión puede ser porque no confías en ti mismo para tomar la decisión correcta.

«Aprende a respetar tu propia opinión,» escribe Suraj Teja . «Cuanto más pienses en ello, más dudas crearás sobre tus propios pensamientos.»

7. Entiende que puedes cambiar una decisión equivocada

Es normal preocuparte de que estás eligiendo el trabajo equivocado, casándote con la persona equivocada, o tomando la ruta equivocada a casa. Pero el error no tiene que ser una catástrofe; de hecho, podría ser una oportunidad para el crecimiento.

En su charla TED, la periodista Kathryn Schulz desafía la suposición común de que, si te equivocas en algo, eres un idiota. Más bien, dice, darte cuenta de que cometiste un error y rehacer tu visión del mundo, es de donde proviene la innovación y la creatividad.

Nasim Khan lo resume muy bien: «Sobre-pensar a menudo proviene de la idea de que vas a tomar una decisión definitoria que nunca más vas a poder cambiar, y debe ser correcta,» escribe. «Está cómodo con estar equivocado, Y entender que tus opiniones y conocimientos de una situación cambiarán con el tiempo, te traerá una sensación de verdadera libertad interior y paz.»

OcasoPor MARC

Muchas lunas a partir de ahora, justo antes de tomar tu último aliento, espero, por tu bien, que puedas ser capaz de repetir las siguientes diez cosas para ti mismo, y honestamente.

1. Seguí mi corazón e intuición.

Como nuestro amigo Steve Jobs dijo:

«Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de otro. No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir según los pensamientos de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de los demás ahogue tu propia voz interior, corazón e intuición. De algún modo, ellos ya saben lo que realmente quieres llegar a ser. Todo lo demás es secundario. «

Esta es tu vida, y es corta. No aceptes falsas opciones. No dejes que los demás pongan rejas a tu alrededor. Intenta lo que quieras intentar. Ve a donde quieras ir. Sigue tu propia intuición. … Seguir leyendo »

FelicidadPor Marc

Tienes dentro de ti las palabras correctas para hacer que cada día sea un día feliz.

Esto es lo que tienes que decir y por qué:

1. «Hoy será un día genial.»

Si estás leyendo esto ahora mismo, SONRIE, estás vivo. Las posibilidades delante de ti son infinitas, de verdad. Piensa en esto y deja que te inspire.

Una vida genial comenzará ahora mismo con una elección. Será divertido, con un chasquido de dedos si así lo deseas. Elije con cuidado y disfruta de la bondad. Disfruta de las vistas y los sonidos, mira las nubes, observa las estrellas, e imagínate bailando entre ellas.

Tu vida es para sonreír, imaginar, explorar, aprender, abrazar, compartir, cuidar, ayudar y curar. Elije hacer estas cosas. Elije aprovechar al máximo el regalo que te han dado. Despierta cada mañana, de tal manera que la parte negativa de tu mente diga, «¡OH mierda, no otro día feliz!» … Seguir leyendo »

vida saludableVivimos un estilo de vida donde el “Estoy muy ocupado” es una frase común del día a día. Corremos de un lado a otro, tenemos citas, eventos y trabajos que demandan que estemos a tope.

Ya sabemos que la falta de ejercicio físico además de provocar por sí mismo un importante daño a nuestro sistema cardiovascular, contribuye a padecer obesidad, hipertensión, colesterol entre otras enfermedades.

Hoy es un buen momento para concientizarnos sobre lo importante que es tener un estilo de vida saludable. El ejercicio físico bien programado y de acuerdo tu capacidad física te ayudará a mejorar tu salud y poder realizar todos los planes, proyectos, tareas de tu vida diaria.

Si nunca te has apuntado a un gimnasio, o si ya hace mucho que no te ejercitas y no tienes idea de cómo iniciar, aquí te doy 5 tips para que logres mantenerte motivado en este nuevo viaje de la vida FIT.

1. Elige una rutina básica

Realiza ejercicios multiarticulares (sentadillas, press de banca, peso muerto, press militar) y no te desesperes ni intentes ejercitarte con todos los aparatos que están en el gimnasio.

Es muy común ver novatos inscribirse y desde el primer día parece que quieren terminar desmayados. Lo importante no es entrenar más sino entrenar mejor. Si eres principiante, lo ideal será que tu rutina tenga una duración de una hora.

2. Ponte metas REALISTAS

Si estas en sobrepeso u obesidad, ten presente cuanto tiempo te tomó acumular esa grasa y cuánto has durado sin ejercitarte. Con esto puedes considerar que tu pérdida de peso y tu aumento de músculo no sucederán de la noche a la mañana. En algunos casos podrás ver los primeros resultados a las 6 semanas.

Una meta realista te mantendrá motivado ya que será factible alcanzarla.

3. Entrena con un compañero

Esta sugerencia va para aquellos que les parece aburrido el gimnasio. Un compañero que tenga metas parecidas a las tuyas podrá ayudarte a que te comprometas. El compañero de gym estará ahí contigo y podrá hacerte observaciones mientras te impulsa a dar más y que mejor que tener alguien que te ayude a sacar esas últimas repeticiones de press de pecho, ¿no crees?

Más que cualquier otra cosa sentirás motivación y compromiso.

4. Organiza tus horarios

Seamos honestos, una de las principales razones por la cuales faltamos al gimnasio es porque decimos que no nos alcanza el tiempo. Y bien, si ya sabes cuál es tu talón de Aquiles, entonces organiza tu semana desde el domingo. Si ya conoces a la perfección tus horarios y estableces tus compromisos de la semana podrás encontrar la manera de escaparte esa hora destinada al gimnasio.

El éxito en un programa de entrenamiento está en la frecuencia con la que entrenes, es decir, menor frecuencia, menores resultados. Cuando eres principiante bastará con 3 días para empezar e ir gradualmente aumentando los días de entrenamiento.

5. Recuerda porque iniciaste

Es muy común que los primeros 3 meses la mayoría de los que se anotan al gimnasio terminen por abandonarlo. Esto se debe a que por una u otra razón le das prioridad a otras cosas y dejas de lado tu entrenamiento. En este punto, cuando estés al borde de abandonar recuerda porque iniciaste, repasa todas y cada una de las razones por las que te anotaste en el gimnasio.

Recuerda que estás cansado de estar en sobrepeso, flácido o sin fuerza. La motivación principal para seguir y la más valiosa vendrán siempre de ti, de tus ganas por querer cambiar tu cuerpo.

Espero que tomes en cuenta alguno o todos estos puntos para que inicies ahora con todas las ganas y no solo logres esa meta que tienes de verte espectacular sino que además adquieras hábitos saludables permanentes.

Robin SharmaEs sábado y aprovecho un excelente mediodía de primavera, excepcional aquí en Vitoria, para tomar un café en una terraza sombreada y solitaria a estas horas.

Leo un libro de Robin Sharma, un escritor motivacional y nómada vocacional, repleto de buenas y breves historias que hacen que mi pensamiento vague sin rumbo.

El silencio del parque ayuda, algo que en un par de horas no será posible. Tomo notas rápidas en una libreta y se me ocurre que pueden ser la base de una entrada que compartir con todos vosotros.

Doce fogonazos:

1. “La forma en que haces las pequeñas cosas dice mucho de la forma en que harás las grandes cosas”

¿Cuidas los detalles? ¿Eres amable? ¿Sonríes? ¿Das las gracias? Nada hace pensar que, si hacemos mal lo pequeño, triunfaremos lo grande que, al fin y al cabo, sólo es algo que se compone de muchos pequeños.

2. “Nos convertimos en la persona con la que tomamos café. Nos convertimos en nuestras relaciones”

¿Con quién pasas la mayor parte de tu tiempo? ¿De qué habláis? ¿Qué relación os une? Los que están alrededor nuestro conforman “nuestro mundo” y, en consecuencia, nos engrandecen o nos empequeñecen. En realidad, nada nuevo: dime con quién andas y te diré quién eres.

3. “Las palabras determinan tu estado de ánimo. Sé impecable con tus palabras y tu vida será impecable”

Es así pero ¡ojo! Quizás las palabras más importantes son aquellas que usas cuando te diriges a ti mismo.

¿Has pensado alguna vez cómo te hablas a ti mismo? ¿Siempre piensas en lo peor? ¿Eres tu principal enemigo? ¿Cómo te calificas? En buena medida, hablarás a los demás como te hablas a ti mismo y, enlazando con el punto anterior, hablarás como hablen las personas con las que te relacionas.

4. “Todo el mundo tiene una voz y todos ansiamos que nos la reconozcan”

Si acabamos de detenernos en cómo hablas, a ti mismo y a los demás, ¿has pensado alguna vez en cómo escuchas? Seguro que cuando hablas esperas ser escuchado pero, y tú, ¿escuchas a los demás o haces tiempo para preparar tus intervenciones?

Ya sabes que tenemos dos orejas y una boca para escuchar el doble de lo que hablamos pero muy poca gente parece haberse percatado. Claro, ¡si no escuchamos!

5. “Generar ideas sin llevarlas a cabo es una falsa ilusión”

¿Cuántos de tus planes realmente se concretan? ¿Tu vida es un permanente cuento de la lechera? Algunos se pasan la vida haciendo planes y, entre plan y plan, curran un poquito para que se hagan realidad. No, no, no, no. La proporción es exactamente la inversa.

6. “Las preguntas clave preceden a las respuestas clave. La claridad precede a la maestría”

¿Cómo va ese diálogo interior? ¿Alguna vez te preguntas cómo ha ido tu día? ¿En qué la has cagado y en qué lo has bordado? Sin ese diálogo interior de calidad, sin esa auto-evaluación es imposible la mejora.

7. “Tu equipo nunca será mejor que tú (aunque no seas el jefe). Tú estableces el nivel al que todos podéis llegar”

¿Te quejas mucho de tus compañeros? ¿Y de tu jefe? ¿Verdaderamente predicas con el ejemplo? ¿Qué haces tú por el equipo? No nos olvidemos que “equipo” puede referirse a muchos escenarios, desde el que formas con tu pareja, tu familia o amigos, hasta el que formas en el trabajo.

8. “La vida siempre podría ser mejor pero la felicidad implica ver las cosas con perspectiva y sentido de la proporción”

¿Vives permanentemente bajo una nube negra? ¿En serio es tan malo todo?

Ver sólo lo malo es una enfermedad que padecemos algunos y distorsiona la realidad. Ver lo malo es bueno si nos sirve para tomar acciones que intenten cambiar la realidad. Ver lo malo es letal cuando nos paraliza y nos impide disfrutar de todo lo bueno que tenemos que, muchas veces, es mucho más que lo malo de lo que nos quejamos.

9. “El éxito es el resultado de un delicado equilibrio entre hacer que las cosas ocurran y dejar que las cosas ocurran”

¿Sabes diferenciar entre lo que está en tu mano y lo que no?

A veces nos culpamos de cosas en las que ni hemos participado, ni tenemos poder alguno para alterar. A veces, damos lo mejor de nosotros pero los resultados no son los esperados. Saber aceptar esto, sincera y sabiamente, te va a evitar unos cuantos malos ratos gratuitos. Personalmente ha sido una lección muy dura de aprender.

10. “Los resultados brillantes se consiguen alternando periodos de máximo rendimiento con períodos de profunda renovación”

¿Cómo recargas las pilas durante tu día a día? ¿Consigues “desconectar”?

El cuerpo y la mente requieren de renovación diaria. Es como si tuviéramos una batería que hay que recargar. Y, ¡ojo!, las baterías no se recargan simplemente apagando el móvil. Elige actividades que recuperen tus niveles (deporte, lectura, simplemente el silencio…) y no confundas esto con mera pasividad.

11. “El fracaso se produce como consecuencia de pequeñas negligencias diarias que se van acumulando hasta provocar un estallido y una ruptura”

¿En serio te sorprendes el día en que explota esa discusión?

Puede ser pero, normalmente, la rana se va cociendo en la cazuela a fuego lento. Activa tu termostato y si sientes calor, ¡salta fuera del puchero! Como decía al principio, cuida las pequeñas cosas y vendrán los grandes resultados pero, no lo hagas y vendrán grandes desastres.

12. “Los pequeños progresos diarios producen, con el tiempo, resultados sorprendentes”

Hay una cita de John Henry Newman que dice que “el crecimiento es la única prueba de que vivimos”. Y yo me permito añadir: la única prueba de que crecemos es hacerlo día a día.

Mejora sobre mejora alcanzaremos unas dimensiones que simplemente son imposibles de conseguir de un solo salto. Tu vida es como un videojuego, no puedes saltar del primer nivel al último, de la primera a la última plataforma, sin ir poco a poco venciendo a los monstruos de final de fase que nos plantea la propia vida.

habitos del pobre

Cuando tienes la intención de ser millonario, hay muchas cosas que debes cambiar en ti, recuerda que tú construyes tu interior, pero también tu exterior, no esperes que la riqueza venga a ti porque nunca llegará. Mejor ponte en un plan activo y deja que la riqueza emane de ti.

Lo que debes borrar de tu mente, tu corazón y tu vida es esto:

1er. Hábito del pobre

Incapacidad para ahorrar e invertir. Los pobres no tienen dinero para ahorrar y mucho menos para invertir, aún hay algunos que si podrían ahorrar dinero, aunque fuera un poco, pero no lo harían, porque no tiene sentido para ellos.

Esto es porque los pobres trabajan por dinero, los ricos no. Lamentablemente los pobres tienen una idea errónea del dinero, viven el día a día y si trabajan para tener dinero para el día, lo harán así por el resto de sus vidas. Imagina trabajar todo el mes para … Seguir leyendo »

cambiar tu mundoDescubrir quién eres y qué quieres, aunque duela. Ahora, sin esperar más.

Hacerte una cabaña con las astillas que llevas clavadas en las arrugas de tu conciencia.

Inventarte una palabra nueva que te sirva de palanca para levantarte cuando te pesa tanto el cuerpo que los párpados se pegan a tus pies.

Coserte el alma a los pies para que te siga cuando el cansancio susurre en tus oídos algunos versos desesperados.

Jurarte amor eterno para cuando las ranas hayan usurpado la identidad a todos los príncipes azules y soñados y descubras que puedes apoyarte en ti.

Tropezar mil veces, pero con piedras distintas para que al menos encuentres la moraleja y el sentido a tus fracasos.

Pasar mil noches en vela escribiendo poemas de amor para un amante inventado, para que surja, para que exista, para que tus palabras atraviesen las paredes y lleguen a un lugar donde alguien espera tener quién le escriba. Y si no aparece, escríbete a ti…

Vestir como la persona que sueñas ser sin esperar a serlo, para que salga de dentro, para que se acostumbre a pasear en tu mundo. Para que tu yo más verdadero salga de la cáscara y se dé cuenta de que merece la pena el esfuerzo.

Tentar la suerte y atreverte a decir eso que callas. A ver qué pasa, a ver qué sucede, a ver si la rutina se escapa por el sumidero y no vuelve.

Buscar la lluvia y mojarse. Que el pelo se te pegue a la cara y la ropa al cuerpo. Soltar el paraguas y chapotear en tu vida hasta quedar agotado.

Reírse aunque no haga gracia. Como ensayo general para una risa verdadera y mágica… Reírse aún cuando nadie se ríe y notas que algunos odian tu risa porque no tienen la suya propia.

Ser feliz con lo puesto. Ahora… Apretar a tus neuronas hasta ver el lado amable de las garras que te sujetan la garganta… Descubrir que tal vez son imaginarias y llevas tiempo amarrado a fantasma que no existe por un temor estúpido.

Amar tus torpezas y besar tus debilidades… Airear tus defectos y ver que en realidad son mapas que seguir hasta encontrar tesoros ocultos.

Perder el tren y llegar tarde a la rutina. Vencer la inercia y empezar a moverse hacia otro lado, para llevar la contraria… Para hacer gimnasia con tu impertinencia y conseguir que no se te olvide que puedes decir que no, cuando no quieres algo y que puedes tener sueños inabarcables, aunque tu cuerpo sea muy pequeño.

Saber que amas y no ocultarlo, aunque no te corresponda más que el viento. Guardar esos besos y abrazos imaginarios hasta encontrar a quién los merezca. No malbaratarlos con amores mediocres ni amantes menores… Reconocer lo auténtico, lo sublime… Y entonces destapar el tarro de caricias dormidas que buscan piel y roce sin cordura ni sensatez. Para que no te quede un pedazo de cariño por dar a quién realmente sabe bucear en tus miserias sin salir corriendo.

Encontrar un recuerdo hermoso. O dos. Atraparlos para tenerlos a mano, para cuando el sol se atenúe y todas las puertas de la compresión estén cerradas…

Imaginarte tomando café en una plaza, en algún lugar del mundo, mientras la gente pasa y sonríe… Mientras tú sonríes por dentro con ansia y sabes que no vas a parar hasta viajar a ese momento.

Hacer en línea recta lo que siempre haces con rodeos… Buscarle las curvas a los atajos que siempre tomas para no encontrarte con tus demonios ni recordar tus miedos.

Borrar de tu lista el número de teléfono de aquellas personas que no te respetan.

Demoler todos tus escondites y soltar todos los amarres a ese pasado pegajoso donde habitan tus culpas y tus complejos.

Ser ferozmente ambicioso con tus sueños y estar dispuesto a dejarte la piel por acariciarlos…

Huir de todo aquello que suene a excusa, que huela a rancio, que parezca gastado y te ayude a quedarte en la burbuja. Romper la burbuja y notar el frío y saber que estás vivo. Alejarte de los decorados y pisar la vida real.

Fabricarte una manta inmensa e imaginaria. Para el frío, para el sueño, para el desamor y las noches eternas. Para compartirla y dejarla guardada si crees que corres el riesgo de esconderte en ella y podrías perderte algo hermoso.

Desafiar las leyes de la gravedad y volar, con el pensamiento, con las ganas de salir del círculo vicioso, con la emoción de saber que pase lo que pase sabrás encontrarte los pies para seguir caminando

Dejar de pensar qué piensan los demás, dejar de meternos en sus cabezas para adivinar como nos ven desde su mirada distorsionada…

Dejar de convivir con ese enemigo que llevas dentro y que es tan cruel contigo mismo. Quererte sin tregua ni prejuicio… Mirarte con ojos tiernos…

Encontrar un hueco para detenerse a pensar… En una muralla cercana, en una calle estrecha, en un rincón perdido, en una cima solitaria o en ese zona de tu cerebro donde habitan las emociones y todo se decide a golpe de sensación.

Cambiar de camino ahora, sin esperar a llegar a casa para dibujar un nuevo itinerario, sin saber qué esconden sus esquinas, sin mirar a los lados esperando al aprobación de nadie.

Decir algo que hace mucho que callas y ya no soportas mantener guardado porque te quema.

Hacer lo que no harías nunca, pero deseas desesperadamente.

Dibujar una ventana a tu nueva vida en una pared blanca y saltar por ella a ti mismo… A ver quién te recibe.

mantras99% del tiempo, lo único que se interpone entre tú y tu objetivo es la fatídica historia que te sigues contando acerca de por qué no puedes lograrlo.

La vida cambia cada día, y nosotros también podemos. Esa es la verdad, pero a menudo nos sentimos desesperadamente atascados contra nuestra voluntad.

¿Por qué? Porque los cambios que buscamos generan incertidumbre, y la vida puede ser difícil de navegar cuando no estamos seguros sobre las cosas.

Nos sentimos confundidos y desplazados, y empezamos a llenar nuestras lagunas de comprensión con historias sobre cómo es la vida. Pero estas historias a menudo nos hacen más daño que bien.

Imagina que estás en medio de cambiar de trabajo, construir un negocio o ponerte en forma. ¿Cuál es la historia que te estás contando acerca de incorporar ese cambio en tu vida? ¿Implica que eres el héroe con confianza de la historia? ¿O un personaje que no cree que él o ella misma pueda hacerlo, y por lo tanto, reacio a intentarlo?

Si estás pensando como esto último, no estás solo, muchos de nosotros luchamos de la misma manera.

Ahora, tómate otro momento y imagina si las grandes historias de ficción de nuestros tiempos fuera las historias autodestructivas que nos contamos:

• Bruce Wayne nunca vestiría su traje de Batman porque él no creería que tiene lo que se necesita para marcar la diferencia en Gotham City, por lo que se queda sentado en casa y navegando por las redes sociales.

• Buffy Summers rechaza su papel de asesina de vampiros, porque nunca intentó matar a un vampiro antes, así que porqué empezar ahora.

• Harry Potter no pelea con Voldemort porque es demasiado trabajo para un niño de su edad, y decide que sería mucho más fácil quedarse en su habitación y jugar videojuegos.

• Frodo Baggins le devuelve el Anillo a su primo y regresa a la Comarca, porque cree que la búsqueda por delante es demasiado arriesgada.

Serían historias horribles, ¿no?

Y sin embargo, las historias que nos contamos acerca de nuestros deseos y metas tienden a seguir estas mismas líneas desfavorables. En el momento en que las cosas se ponen un poco duras, nos desplomamos.

Considera un ejemplo reciente en tu propia vida:

¿Qué cambio positivo intentaste hacer en tu vida, pero tuviste demasiados problemas para llevarlo a cabo?

Sea cual sea el cambio positivo, piensa en la historia que empezaste a contarte a ti mismo en el momento en que te diste cuenta de que no estabas progresando tan rápido como esperabas. Haz tu mejor esfuerzo para visualizar la historia en detalle para que puedas aclarar mejor lo que realmente estuvo sucediendo en tu cabeza. Esto es bastante significativo. Porque la historia que te dices a ti mismo en tu cabeza a menudo es la que se escribe en la realidad.

Por desgracia, apuesto a que fracasas debido a esa historia con más frecuencia de lo que te das cuenta; es probable que se meta en tu camino mucho más que cualquier otro obstáculo del mundo real que estás enfrentando. Y empieza con algo como…

• «No soy lo suficientemente bueno…»
• «Soy una mierda…»
• «Voy a fallar…»
• «Estoy desperdiciando mi tiempo…»
• «No importaba mucho de todos modos…»
• «No vale la pena el tiempo ni el riesgo…»
• «Lo haré mañana…»
• «Prefiero ver Netflix…»
• Etc.

Entonces, ¿qué puedes hacer si tu historia te está perjudicando más de lo que te está ayudando?

Cambia la maldita historia que te estás contando!

Se el héroe de tu historia.

Estos mantras pueden ayudarte a hacer eso…

Mantras diarios para cambiar tu historia

Cuando te sientas desanimado y con dudas, y sin la mentalidad que necesitas para dar un paso adelante, reflexiona sobre los siguientes mantras.

A lo largo de los años, Angel y yo hemos trabajado con cientos de estudiantes que han utilizado con éxito estos mantras para cambiar su diálogo interior y alimentar su positividad en los días más difíciles. Así que elige uno (o más) que sea relevante para tu lucha actual, y repítelo en tu mente hasta que te hundas en él…

1. Permítete ser un principiante. Nadie comienza siendo grande. Haz lo mejor que puedas hasta que sepas mejor. Una vez que sepas mejor, hazlo mejor.

2. Deja de huir. Respira. Está donde estés. Estás donde se supone que debes estar en este momento. Cada paso y experiencia es necesaria.

3. Usa la decepción y la frustración para motivarte en vez de desanimarte. Se conciente. Tienes el control de la forma en que respondes a la vida.

4. No eres producto de tus circunstancias. Eres producto de tus decisiones. Se trata de decidir no dejar que tu frustración o miedo decidan tu futuro.

5. No compares tu progreso con el de los demás. Todos necesitamos nuestro propio tiempo para viajar nuestra propia distancia. Enfócate en el paso que estás tomando ahora, y saca lo mejor de él.

6. En una cultura que busca resultados inmediatos, debemos aprender la belleza del esfuerzo, la paciencia y la perseverancia. Se fuerte y firme. Apégate a tus rituales diarios positivos.

7. La paciencia es una expresión genuina de confianza, aceptación, serenidad y fe en tu propia capacidad. Es un signo de fuerza. Practícala.

8. A medida que enfrentas los obstáculos inevitables de la vida, recuerda, es mucho mejor estar agotado de mucho esfuerzo y aprendizaje, que estar cansado de no hacer absolutamente nada.

9. Tus problemas son parte de tu historia. Ser rechazado de algo que quieres a menudo significa que estás siendo dirigido hacia algo que necesitas… para dar el siguiente mejor paso hacia adelante.

10. Ninguna historia de vida dura un capítulo entero. Ningún capítulo cuenta la historia entera. Ningún error define quién eres. Continúa girando las páginas que necesiten ser giradas.

Los grandes cambios suceden gradualmente, en pequeños pasos

Todos los detalles aparte, cuando se trata de hacer un cambio significativo en tu vida (encontrar un nuevo trabajo, construir un negocio, ponerte en forma, fomentar una nueva relación, iniciar una familia, ser más productivo, o cualquier otro viaje personal que lleve tiempo, paciencia y compromiso) una cosa que tienes que preguntarte es:

«¿Estoy dispuesto a pasar un poco de tiempo todos los días como muchas personas nunca lo harían, para poder pasar la mayor parte de mi vida como muchas personas nunca podrán?»

Piénsalo. En última instancia, nos convertimos en lo que hacemos repetidamente. La adquisición de conocimientos no significa que estás creciendo; el crecimiento sucede cuando lo que sabes cambia cómo vives. Todos los días.

No será fácil. Inevitablemente tendrás problemas en el camino.

Pero la historia que te dices te llevará allí, paso a paso…

Siempre y cuando te cuentes la historia correcta:

El que tiene un inconfundible héroe, interpretado por ti.

hábitosLa mañana es enormemente importante. Es la base sobre la cual construyes tu día. Cómo eliges pasar tus mañanas puede predecir el tipo de día que vas a tener.

Cuando despierto por las mañanas, mi mente poco a poco empieza a funcionar, y me empiezo a mover apenas la luz de la mañana empieza a filtrarse a través de las ventanas. Mi familia sigue durmiendo. Es un comienzo pacífico.

Me estiro, tomo un vaso de agua, prendo la tetera, y practico una meditación de gratitud por diez minutos. Entonces disfruto de una taza de té mientras leo un capítulo de algún buen libro. Y, por último, escribo por una hora antes de que un día atareado comience.

Una vez que mi familia se despierta, me detengo y me uno a ellos por un rato y seguimos algunos rituales mañaneros simples juntos también.

Esto es sólo un esbozo de mis mañanas, y me hacen feliz.

Sin embargo, no siempre fue así. Solía despertar apurado, corriendo y de mal humor antes de irme al trabajo, los recados o reuniones. Era horrible, pero era mi vida. No conocía ninguna mejor, así que no creía que podía cambiar las cosas. Gracias a Dios, estaba equivocado.

Cambié mis mañanas, hice que trabajaran para mí y no contra mí, con sólo unos rituales sencillos. Compartí estos rituales mañaneros con miles de clientes/estudiantes de coaching durante los últimos años, y muchos de ellos volvieron a mí un mes o dos después para decirme: «¡Gracias!» Tal vez te ayuden a ti también.

1. Comienza temprano.

Si tus mañanas son caóticas, la solución más simple es levantarte un poco antes que el caos. Esto, por supuesto, comienza con la noche anterior yéndote a la cama un poco antes.

Hazlo gradualmente, despiértate sólo 10 minutos más temprano cada semana por las próximas 6-9 semanas, y apenas notarás el cambio diario. Este tiempo extra te ayudará a evitar el estrés, las prisas, las tardanzas y los otros dolores de cabeza innecesarios.

2. Medita en la bondad.

Comienza cada día con amor, gracia y gratitud. Cuando te levantas por las mañanas, piensa en el increíble privilegio que es estar vivo; ser, ver, oír, pensar, amar, tener algo que perseguir. Gran parte de la felicidad son estas pequeñas partes de tu vida; la alegría no es más que la sensación de apreciarlas todas.

Entiende que no es la felicidad lo que nos hace agradecidos, más bien es el agradecimiento lo que nos hace felices. Adopta el hábito de darte cuenta de la bondad que ya tienes a la primera hora de la mañana, y verás más bondad donde quiera que mires a lo largo del día.

3. Estírate.

Simple, pero muy a menudo olvidado… estirar tu cuerpo por las mañanas tiene los siguientes beneficios claves:

• Crea un mayor rango de movimiento en las articulaciones de tu cuerpo
• Mejora tu flexibilidad muscular y coordinación
• Aumenta la circulación de tu sangre hacia varios órganos vitales
• Aumenta tu niveles de energía mental y física (como resultado de un mayor movimiento y circulación)

Si no estás seguro sobre cómo estirarte correctamente, puedes encontrar cientos de tutoriales geniales en YouTube. Elije uno que creas que es la que más te conviene y practícala durante un minuto o dos cada mañana. Sentirás un cambio en ti, te lo garantizo.

4. Bebe un vaso de agua antes de consumir cualquier otra cosa.

Otra práctica obvia que se pierde por el camino…

Tu cuerpo es más de 60% agua, y cuando has estado durmiendo toda la noche sin beber agua, te deshidratas y desesperas por hidratación. Así que sacia tu sed con exactamente lo que tu cuerpo necesita. Evita tomar café, té u otras bebidas antes de tomar al menos un vaso de agua. De esta manera tu cuerpo comenzará a despertar y te sentirás naturalmente con más energía y vida.

5. Mantén las cosas simples.

Uno de mis errores personales hace varios años atrás era tratar de hacer demasiadas cosas en mis mañanas. Cuando empecé a despertarme más temprano quería hacer ejercicio, meditar, hacer las tareas del hogar, leer, escribir, hacer el desayuno, responder emails, hacer recados, etc., y resultó que no podía hacer todas esas cosas. Me estaba despertando más temprano y volviendo loco. Hice mis madrugadas igual de atareadas que el resto del día.

Lo que me ayudó fue tener un par de cosas importantes que hacer temprano, pero no sobre-comprometerme con muchas metas y cronogramas. Preferí tener espacio y flexibilidad, lo que hizo del tiempo mucho más pacífico y útil. Así que el vaso de agua, estirarme, meditación de gratitud, un té, leer y escribir son los únicos programas que tengo en casi todas las mañanas, pero soy flexible con ellos también.

6. Realiza un par de cosas que te muevan.

Una vez más, NO llenes tus mañanas con cosas que tengas que hacer… pero, TEN un par de cosas que no puedas esperar para salir de la cama y empezar a trabajar en ellas. Para mí, es lo que hay en mi lista de favoritos, que incluyen leer y escribir; dos de mis grandes pasiones. Para ti, tal vez un paseo reflexivo, yoga, orar, pintar, o simplemente leer el periódico de la mañana.

En otras palabras, no basta con tener una larga lista de cosas que crees que deberías hacer, sino más bien cosas que realmente quieras hacer. Trata a tus madrugadas como si fueran un regalo.

7. Lee, revisa o escucha algo que nutra tu mente.

Algunas de las personas más felices y más exitosas que conozco leen un poco de las escrituras cada mañana, algunos leen libros inspiradores, artículos o citas, mientras que otros escuchan radio, podcasts o audio-libros que los animan a empezar sus días. La clave es tener un ritual enfocado en absorber pequeñas dosis de contenido de auto-superación para estirar y nutrir tus perspectivas y base de conocimientos. Hace que comiences tu día con una nota positiva, con ideas positivas y productivas que guiarán el resto de tu día. Y eso es crucial, porque tus pensamientos guían tu realidad.

Así que disfruta de algo positivo todas las mañanas en cuando te despiertes, y deja que te inspire a hacer algo positivo antes de volver a la cama por la noche. Así es como los días memorables y manejables se hacen.

8. Está presente, respira y aprecia el espacio entre las actividades también.

Los momentos de tu mañana no son sólo las cosas que haces; son también sobre el espacio abierto que hay entre las cosas que haces. Eso significa que el espacio en sí es algo que debes apreciar también.

Así que si meditas y lees, la mañana no es sólo valiosa porque meditas y leas… el espacio alrededor de esas dos actividades también es increíble. El tiempo dedicado a caminar hacia tu alfombra de meditación, o cuando buscas tu libro, o pasas las páginas, o viertes una taza de té, o te sientas y ves la salida del sol… estos pequeños espacios abiertos son tan importantes como cualquier otra cosa.

Relájate un poco para no estar corriendo de una cosa a la otra, y nota y aprecia los espacios que hay entre ello.

9. Pasa con gracia a lo que es más importante.

Como seres humanos estamos orientados hacia las metas. Nos gusta progresar. Cuando logramos una de nuestras metas, sonreímos por ello. Es por eso que las personas más felices que conozco son también algunas de las personas más exitosas.

A medida que tu mañana se termina, la clave es canalizar tu atención directamente hacia las cosas correctas, no hacia las cosas urgentes. Porque en algún momento todos nos preguntamos, «¿Por qué es tan difícil terminarlo todo?» Y la respuesta es sorprendentemente simple: Estamos haciendo muchas cosas equivocadas.

Varios estudios demostraron que las personas no terminan más cosas con trabajar más horas ciegamente en todo lo que les aparece. En vez de eso, terminan más cosas cuando siguen planes que miden y siguen prioridades claves. Así que si quieres tener más éxito, estar menos estresado, y ser mucho más feliz al final de cada día, no preguntes cómo hacer algo más eficientemente hasta antes preguntarte, «¿Tengo que hacer esto realmente?»

Ser capaz de hacer algo bien no significa que sea lo que tengas que hacer. Creo que este es uno de los problemas más comunes con la mayoría de los consejos sobre administración del tiempo; muchos gurús de productividad se enfocan en cómo hacer las cosas más rápidamente, pero la gran mayoría de las cosas que las personas hacen rápidamente no tendrían que ser hechas en absoluto.

 

 

 

Subir »
FB