Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

Reibox BlogHace años, cuando Seinfeld era programa de televisión un nuevo, Jerry Seinfeld seguía siendo un cómico en gira. En esos momentos, yo estaba paseando por los clubes haciendo noches de micrófono abierto y tratando de aprender del tema.

Una noche estaba en el club donde Seinfeld estaba trabajando, y antes de subir al escenario, vi mi oportunidad. Tenía que preguntarle a Seinfeld si tenía algún consejo para un joven comediante. Lo que me dijo fue algo que me beneficiaría para toda la vida…

Dijo que la forma para ser un mejor comediante era crear mejores chistes, y la forma de crear mejores chistes era escribir todos los días. Pero su consejo era mejor que eso. Él tenía una gema, una técnica de apalancamiento que utilizó en sí mismo y que tú puedes utilizar para motivarte a ti mismo; incluso cuando sientas que no puedes.

Él me reveló un sistema único del calendario que utiliza para presionarse a si mismo a escribir. Así es como funciona.

Él me dijo que consiguiera un calendario grande de pared que tenga un año entero en una página, y lo cuelgue en una pared prominente. El siguiente paso era conseguir un gran marcador rojo.

Me dijo que por cada día que hacía mi tarea de escribir, podía poner una gran X roja en ese día. “Después de unos días tendrás una cadena, sólo mantén la cadena y la cadena crecerá más larga todos los días. Te gustará ver esa cadena, especialmente cuando tengas unas semanas bajo tu cinturón. Tu siguiente y único trabajo a continuación es no romper la cadena.”

-“¡¡¡No rompas la cadena!!!” – repitió para enfatizar.

Con los años usé su técnica en muchas diversas áreas. La he utilizado para el ejercicio, para aprender programación, para aprender administración de redes, para construir sitios web exitosos y para construir negocios exitosos.

Funciona porque no es un único empujón el que nos lleva a donde queremos ir, son las acciones coherentes cotidianas las que generan resultados extraordinarios. Puede que hayas oído “paso a paso todo es tarea fácil.” Paso a paso funciona si puedes dar un paso al día.

Las acciones diarias construyen hábitos. Te da práctica y te convertirá en un experto en poco tiempo. Si no rompes la cadena, comenzarás a detectar oportunidades que de otro modo no podrías. Las pequeñas mejoras se acumulan en grandes mejoras rápidamente, porque las acciones diarias proporcionan “interés compuesto.”

Saltarte un día hará que sea más fácil saltarte el siguiente.

A menudo digo que preferiría tener a alguien que tome acciones -incluso pequeñas- todos los días a tener a alguien que trabaje duro una o dos veces a la semana. Seinfeld entiende que las acciones diarias producen mayores beneficios que sentarte y tratar de lograr 1000 bromas en un día.

Piensa por un momento sobre qué acción tendría el impacto más profundo en tu vida si lo hicieras diariamente. Esa es la acción que te recomiendo poner en tu calendario de Seinfeld. Comienza hoy y gana tu gran X roja. Y de aquí en adelante…

¡No rompas la cadena!

sabiduria“Detrás de cada cosa hermosa, hay algún tipo de dolor.” – Bob Dylan

En algún momento, te darás cuenta de que vivir la buena vida implica cierta cantidad de necesario dolor, y que hay más sabores de dolor que de helado y café combinado…

Está el pequeño dolor vacío de dejar algo atrás; graduarte, dar el siguiente paso, salir de una situación familiar y segura y entrar en la emoción de lo desconocido. Está el gigante, dolor giratorio de la vida trastornando todos tus grandes planes y expectativas. Están los pequeños dolores agudos de cometer un error y los dolores más oscuros de éxito, cuando no te hace sentir tan bien como pensabas que lo haría.

Están los dolores de la traición. Los dulces dolores de encontrar a otros que son dignos de tu tiempo, darles tu amor, y alegrarte por sus vidas a medida que crecen y aprenden. Está el dolor constante de la empatía que te encoge de hombros para que puedas estar al lado de un amigo o amante herido y ayudarlos a enfrentar sus problemas.

Y en el mejor de los días, están los sutiles, hormigueantes dolores que sientes a través de tu cuerpo cuando te das cuenta de que estás de pie en un momento de dulce perfección, un instante de gran logro, o felicidad, o risa, los cuales al mismo tiempo no puede durar – y sin embargo permanecerán contigo por el resto de tu vida.

Todo el mundo siente dolor, y cuando lo experimentamos solemos decir que estamos teniendo un mal día, porque nos olvidamos de algo importante sobre lo que estamos pasando: El dolor es para los vivos – para aquellos de nosotros que todavía tenemos la oportunidad de toda una vida. Sólo los muertos no lo sienten, porque su tiempo ya está terminado.

Así que con esto en mente, aquí tienes doce maneras inteligentes de convertir todas tus heridas diarias en sabiduría y fortaleza:

1. Admite tu dolor emocional, para así poder tratar con él y curarte.

El dolor emocional es menos dramático que el dolor físico, al menos desde el exterior, pero es más común y también más difícil de soportar que los huesos rotos.

El frecuente intento de ocultar el dolor emocional aumenta la carga. No te hagas eso. Claro, es más fácil decir “me duele la pierna” que decir, “mi corazón está roto”, pero eso no significa que tu corazón necesite menos cuidados que tu pierna. De hecho, es exactamente lo opuesto.

2. Deja ir lo que solía ser y ya no es.

Cuando te das cuenta de que nada de eso es tuyo – que no lo puedes reclamar o ni siquiera mantenerlo hasta el final – y cuando estás dispuesto a dejar ir cualquier cosa que consideres “mío;” repentinamente serás libre.

No hay necesidad de agarrar ni aferrarte. Sin embargo, una de las lecciones más difíciles en la vida es dejar ir – ya sean posesiones, obsesiones, ira, amor o pérdidas.

El cambio nunca es fácil – luchas para aferrarte y luchas para dejar ir. Pero dejar ir es siempre el camino más saludable hacia adelante. Elimina los apegos tóxicos y los pensamientos del pasado. Tienes que liberarte emocionalmente de las cosas que una vez significaron mucho para ti, para así poder ir más allá del pasado y del dolor que te traen.

Una vez más, se necesita de mucho trabajo duro para dejar ir y reorientar tus pensamientos, pero vale la pena cada pedazo de esfuerzo que puedas reunir.

3. Desapégate emocionalmente de tus problemas.

Eres un ser humano que vive y respira, que es infinitamente más complejo que todos tus problemas individuales. Y eso significa que eres más poderoso que ellos – tienes la capacidad de cambiarlos, y de cambiar la manera que sientes sobre ellos.

4. Ve cada desafío como una asignación educativa.

Pregúntate a ti mismo: “¿Qué es lo que esta situación está intentando enseñarme?”

Cada situación en nuestras vidas tiene una lección que enseñarnos. Algunas de estas lecciones incluyen: Ser más fuerte. Comunicarte más claramente. Confiar en tus instintos. Expresar tu amor. Perdonar. Saber cuándo dejar ir. Intentar algo nuevo, aprender algo nuevo, y nunca mirar atrás.

5. Hazte preguntas más positivas.

Si te haces preguntas negativas, obtendrá respuestas negativas. No hay respuestas positivas a “¿Por qué yo?” “¿Por qué no yo?” “¿Y si?”, Etc.

Dejarías que alguien te hiciera las preguntas desmoralizadoras que a veces te haces? Lo dudo. Así que para y cambiarlas por preguntas que te empujen en una dirección positiva. Por ejemplo, “¿Qué puedo hacer en este momento para seguir adelante?”

6. Haz pequeños ajustes a medida que averiguas qué funciona y qué no.

Gran parte de tu vida es resultado de las decisiones que tomas. Si no te gusta alguna parte de tu vida, entonces es hora de empezar a hacer cambios y tomar mejores opciones. Este cambio puede no ser fácil, pero es posible.

Los hábitos que nos mantienen atascados en la vida los hacemos todo el tiempo, día a día. Deshacer estos hábitos toma el mismo camino. Enfócate en las cosas pequeñas que puedas hacer ahora, no en las cosas grandes que no puedes. Estos pequeños cambios diarios se sumarán a resultados enormes al final.

Vivir MejorEn Quora, más de 100 personas respondieron la pregunta “¿Cuáles son los rasgos comunes de las personas altamente inteligentes?”

Algunos usuarios afirmaron saberlo por experiencia personal; otros simplemente dan una educada conjetura.

Como resultado, muchos usuarios dieron respuestas con las que los investigadores estarían de acuerdo.

Sacamos ocho de las respuestas más intrigantes y explicadas por la ciencia – y sólo vamos a decir que nos sentimos mucho más inteligentes ahora.

Esto es lo que aprendimos:

Son altamente adaptables

Varios usuarios Quora notaron que las personas inteligentes son flexibles y capaces de prosperar en diferentes escenarios.

Como escribe Donna M Hammett, las personas inteligentes se adaptan “mostrando lo que se puede hacer independientemente de las complicaciones o restricciones que les hayan impuesto.”

Las recientes investigaciones psicológicas apoyan esta idea. La inteligencia depende de la capacidad de cambiar tus propios comportamientos para poder hacerle frente más eficazmente a tu ambiente, o realizar cambios a los ambientes en los que te encuentras.

Entienden lo mucho que no saben

Las personas más inteligentes son capaces de admitir que no están familiarizados con un concepto en particular. Como escribe Jim Winer, las personas inteligentes “no tienen miedo de decir: ‘No sé.’ Si realmente no lo saben, lo aprenden.”

La observación de Winer está respaldada por un famoso estudio de Justin Kruger y David Dunning, que descubrió que entre menos inteligentes seas, más sobreestimas tus capacidades cognitivas.

En un experimento, por ejemplo, los estudiantes que había sacado menos puntaje en una prueba de la LSAT sobreestimaron su número de preguntas correctas en casi un 50%. Mientras que aquellos que habían sacado los mejores resultados subestimaron su número de preguntas correctas.

Tienen una curiosidad insaciable

Albert Einstein dijo, “No tengo talentos especiales, sólo soy apasionadamente curioso.”

O, como Keyzurbur Alas lo pone, “las personas inteligentes se dejan fascinar por cosas que otros dan por sentado.”

Una investigación publicada en 2016 sugiere que hay una relación entre la inteligencia infantil y la apertura a las experiencias (que abarcan la curiosidad intelectual) en la edad adulta.

Los científicos siguieron a miles de personas nacidas en Reino Unido durante 50 años y descubrieron que los niños de 11 años que habían sacado los más altos puntajes en un test de inteligencia resultaron ser más abiertos a experiencias a los 50s.

Son de mente abierta

Las personas inteligentes no se encierran en sí mismos de las nuevas ideas y oportunidades. Hammett escribe que las ZZZpersonas inteligentes están “dispuestas a aceptar y considerar otros puntos de vista con valor y una mente abierta” y que están “abiertos a soluciones alternativas.”

Los psicólogos dicen que las personas de mente abierta (aquellos que buscan puntos de vista alternativos y valoran las evidencias justamente) tienden a obtener mejores resultados en el SAT y en las pruebas de inteligencia.

Al mismo tiempo, las personas inteligentes son cuidadosas con las ideas y perspectivas que adoptan.

“Una mente inteligente tiene una fuerte aversión a aceptar las cosas por su valor nominal y, por lo tanto, se resisten a creer hasta que se les presente una amplia evidencia,” dice Alas.

Les gusta su propia compañía

Richard señala que las personas altamente inteligentes tienden a ser “muy individualistas.”

Curiosamente, una investigación reciente sugiere que las personas más inteligentes tienden a tener menos satisfacción que la mayoría de las personas con sociabilizar con amigos.

Tienen un alto auto-control

Zoher Ali escribe que las personas inteligentes son capaces de superar los impulsos por “planificar, clarificar metas, explorar estrategias alternativas y considerar las consecuencias antes de que comiencen.”

Los científicos descubrieron una relación entre el auto-control y la inteligencia. En un estudio de 2009, los participantes tuvieron que elegir entre dos recompensas financieras: un pago pequeño pero inmediato o un pago más grande pero en una fecha posterior.

Los resultados mostraron que los participantes que optaron por el pago más grande en una fecha posterior (es decir, los que tenían más autocontrol) por lo general lograron mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

Los investigadores del estudio dijeron que un área del cerebro (la corteza prefrontal anterior) podría desempeñar un papel importante en ayudar a la gente a resolver problemas difíciles y demostrar auto-control mientras trabajan para lograr sus metas.

Son muy divertidos

Advita Bihani señala que las personas altamente inteligentes tienden a tener un gran sentido del humor.

Los científicos están de acuerdo. Un estudio encontró que las personas que escribieron dibujos animados más divertidos lograron mejores resultados en las pruebas de inteligencia verbal. Otro estudio encontró que los cómicos profesionales puntuaron más alto que el promedio también en las pruebas de inteligencia verbal.

Son sensibles a las experiencias de otras personas

Las personas inteligentes pueden “casi sentir lo que alguien está pensando/sintiendo,” dice.

Algunos psicólogos sostienen que la empatía, estar en sintonía con las necesidades y los sentimientos de los demás y actuar de manera sensible a esas necesidades, es un componente esencial de la inteligencia emocional.

Los individuos emocionalmente inteligentes están típicamente muy interesados en hablar con gente nueva y aprender sobre ellos.

ser felizParte del secreto que usted tanto busca para ser exitoso está en la personalidad y en el ser humano que es frente a los demás.

No se puede pensar en conseguir unos objetivos pasando por encima de los demás, es más, por más que se le presenten situaciones tormentosas o injustas, no puede comenzar a tener comportamientos deshonestos, como hablar mal del otro, ser prepotente, creer que se está en otro nivel y mirar por encima del hombro o peor aún, mentir, con tal de salirse con la suya.

Además, piense en algo, así como en un largo periodo de tiempo usted creció y consiguió todo lo que una vez quiso, así mismo un día puede pasar que por “X o Y” motivo lo pierda todo. Al igual que en el ajedrez, un descuido lo puede llevar a un “jaque mate”. Es difícil comenzar pero es mucho más difícil mantenerse en la cima, por eso, intente ser sencillo, agradecido, humilde y dado a los demás.

Y si usted es de los que cree en el bien y el mal o la ley de la compensación, es mejor que cuide sus palabras y su comportamiento, para que todo lo que se le devuelva sean cosas buenas y oportunidades positivas para su vida.

Así las cosas, le dejamos una lista con 13 recomendaciones señaladas por Inc.com para que ponga en práctica en su vida diaria como un hábito y logre el éxito que con tanto anhelo a venido buscando, es más, estos consejos más que ayudarlo a hacerse millonario (aunque también es posible) le servirán para tener una vida más tranquila y llena de felicidad, para lo que no va a necesitar ni un solo centavo:

1. Maneje la integridad

No sea de los que profesan pero no aplican, no mire “la paja en el ojo ajeno”, más bien preocúpese por ser correcto en todo lo que haga e identifíquese con el valor que se sienta más cómodo.

2. Es importante “dar”

Se convierte en algo recíproco, cuando usted da, lo más seguro es que reciba. Y no solo nos referimos al dinero, es mucho más valioso ser generoso con el tiempo, un apoyo o simplemente el reconocimiento al otro de que lo hizo bien. Jamás dé algo esperando cosas a cambio, no es muy honesto.

3. Sea agradecido

Solo se es feliz cuando uno le agradece al otro, cuando la persona dice “gracias” le está dando mérito a eso que hicieron por él, está siendo consciente de que el otro es importante y más aún su contribución.

4. Crea en sí mismo

No se de ‘palo’, cuando haga las cosas bien, felicítese. Valore tanto sus esfuerzos como sus resultados, los errores también entran en ese grupo de cosas por las que debe sentirse orgulloso, finalmente significan que aprendió de algo y que lo superó.

5. Valore su alrededor

“Soldado advertido no muere en guerra”, no espere a que de verdad pase algo para que aprenda la lección, aproveche a los seres queridos que tiene al lado, comparta con ellos, visítelos. Aprecie cada momento, no hay nada mejor que una relación sólida con los más llegados, finalmente serán ellos los que siempre estén ahí para usted, hágalos felices.

6. Sea de “palabra”

Si quiere que los demás confíen en usted y lo respeten, cumpla con lo que dice y promete sin necesidad de tener a alguien encima para que responda. Esto es lo que más valoran las demás personas.

7. Comparta lo que sabe

Cuando enseñas lo que amas y compartes lo que sabes, abres los ojos, las mentes y los corazones a una gran cantidad de información que otros no pueden tener, y las recompensas son inmensas.

8. Viva con la conciencia tranquila

No hay nada mejor que vivir sabiendo que no se le debes a nadie nada, que no se tienen enemigos, ni rencores a nadie, eso no solo le evita conflictos, sino también contribuye con su estado de salud mental y físico.

9. Haga lo que le gusta

Ya lo dijo en su momento, el cantautor, escritor y filósofo argentino Facundo Cabral: “el que hace lo que ama está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar porque lo que debe ser será y llegará naturalmente”.

Así que ya sabe, no pierda su tiempo en cosas que son incómodas para usted más bien trabaje duro en aquello que tanto disfruta hacer.

10. Sea positivo

Todo va en la mente, su poder es increíble, porque cuando usted tiene pensamientos positivos, inconscientemente produce acciones positivas y viceversa. Así que no se queje tanto, deje de fruncir el ceño y cambie de actitud.

11. Sea valiente

Ya sabe lo que dice el viejo adagio: “La fortuna favorece a los valientes” (Virgilio).

El carácter es importante para que no se deje destruir como un castillo de naipes, sea resiliente, afronte las cosas y asúmalas, esto le ayudará a encontrar nuevas oportunidades.

12. Mantenga su personalidad

Sin importar que a los demás no le agrade, sea quien realmente es, diga lo que piensa, exprese sus opiniones sin temor a que estas tengan un rechazo. Créanos, es peor si se pone aparentar lo que no es, porque cuando los demás se dan cuenta, usted solo se convertirá en una burla.

13. Tenga un propósito

Usted solo podrá llegar a cumplir metas, si establece objetivos a corto y largo plazo. Tenga claro qué quiere y para dónde va y no olvide jamás a los demás, recuerde que es muy difícil ser feliz cuando se está solo, porque somos seres sociables por naturaleza.

cambiar tu mundoDescubrir quién eres y qué quieres, aunque duela. Ahora, sin esperar más.

Hacerte una cabaña con las astillas que llevas clavadas en las arrugas de tu conciencia.

Inventarte una palabra nueva que te sirva de palanca para levantarte cuando te pesa tanto el cuerpo que los párpados se pegan a tus pies.

Coserte el alma a los pies para que te siga cuando el cansancio susurre en tus oídos algunos versos desesperados.

Jurarte amor eterno para cuando las ranas hayan usurpado la identidad a todos los príncipes azules y soñados y descubras que puedes apoyarte en ti.

Tropezar mil veces, pero con piedras distintas para que al menos encuentres la moraleja y el sentido a tus fracasos.

Pasar mil noches en vela escribiendo poemas de amor para un amante inventado, para que surja, para que exista, para que tus palabras atraviesen las paredes y lleguen a un lugar donde alguien espera tener quién le escriba. Y si no aparece, escríbete a ti…

Vestir como la persona que sueñas ser sin esperar a serlo, para que salga de dentro, para que se acostumbre a pasear en tu mundo. Para que tu yo más verdadero salga de la cáscara y se dé cuenta de que merece la pena el esfuerzo.

Tentar la suerte y atreverte a decir eso que callas. A ver qué pasa, a ver qué sucede, a ver si la rutina se escapa por el sumidero y no vuelve.

Buscar la lluvia y mojarse. Que el pelo se te pegue a la cara y la ropa al cuerpo. Soltar el paraguas y chapotear en tu vida hasta quedar agotado.

Reírse aunque no haga gracia. Como ensayo general para una risa verdadera y mágica… Reírse aún cuando nadie se ríe y notas que algunos odian tu risa porque no tienen la suya propia.

Ser feliz con lo puesto. Ahora… Apretar a tus neuronas hasta ver el lado amable de las garras que te sujetan la garganta… Descubrir que tal vez son imaginarias y llevas tiempo amarrado a fantasma que no existe por un temor estúpido.

Amar tus torpezas y besar tus debilidades… Airear tus defectos y ver que en realidad son mapas que seguir hasta encontrar tesoros ocultos.

Perder el tren y llegar tarde a la rutina. Vencer la inercia y empezar a moverse hacia otro lado, para llevar la contraria… Para hacer gimnasia con tu impertinencia y conseguir que no se te olvide que puedes decir que no, cuando no quieres algo y que puedes tener sueños inabarcables, aunque tu cuerpo sea muy pequeño.

Saber que amas y no ocultarlo, aunque no te corresponda más que el viento. Guardar esos besos y abrazos imaginarios hasta encontrar a quién los merezca. No malbaratarlos con amores mediocres ni amantes menores… Reconocer lo auténtico, lo sublime… Y entonces destapar el tarro de caricias dormidas que buscan piel y roce sin cordura ni sensatez. Para que no te quede un pedazo de cariño por dar a quién realmente sabe bucear en tus miserias sin salir corriendo.

Encontrar un recuerdo hermoso. O dos. Atraparlos para tenerlos a mano, para cuando el sol se atenúe y todas las puertas de la compresión estén cerradas…

Imaginarte tomando café en una plaza, en algún lugar del mundo, mientras la gente pasa y sonríe… Mientras tú sonríes por dentro con ansia y sabes que no vas a parar hasta viajar a ese momento.

Hacer en línea recta lo que siempre haces con rodeos… Buscarle las curvas a los atajos que siempre tomas para no encontrarte con tus demonios ni recordar tus miedos.

Borrar de tu lista el número de teléfono de aquellas personas que no te respetan.

Demoler todos tus escondites y soltar todos los amarres a ese pasado pegajoso donde habitan tus culpas y tus complejos.

Ser ferozmente ambicioso con tus sueños y estar dispuesto a dejarte la piel por acariciarlos…

Huir de todo aquello que suene a excusa, que huela a rancio, que parezca gastado y te ayude a quedarte en la burbuja. Romper la burbuja y notar el frío y saber que estás vivo. Alejarte de los decorados y pisar la vida real.

Fabricarte una manta inmensa e imaginaria. Para el frío, para el sueño, para el desamor y las noches eternas. Para compartirla y dejarla guardada si crees que corres el riesgo de esconderte en ella y podrías perderte algo hermoso.

Desafiar las leyes de la gravedad y volar, con el pensamiento, con las ganas de salir del círculo vicioso, con la emoción de saber que pase lo que pase sabrás encontrarte los pies para seguir caminando

Dejar de pensar qué piensan los demás, dejar de meternos en sus cabezas para adivinar como nos ven desde su mirada distorsionada…

Dejar de convivir con ese enemigo que llevas dentro y que es tan cruel contigo mismo. Quererte sin tregua ni prejuicio… Mirarte con ojos tiernos…

Encontrar un hueco para detenerse a pensar… En una muralla cercana, en una calle estrecha, en un rincón perdido, en una cima solitaria o en ese zona de tu cerebro donde habitan las emociones y todo se decide a golpe de sensación.

Cambiar de camino ahora, sin esperar a llegar a casa para dibujar un nuevo itinerario, sin saber qué esconden sus esquinas, sin mirar a los lados esperando al aprobación de nadie.

Decir algo que hace mucho que callas y ya no soportas mantener guardado porque te quema.

Hacer lo que no harías nunca, pero deseas desesperadamente.

Dibujar una ventana a tu nueva vida en una pared blanca y saltar por ella a ti mismo… A ver quién te recibe.

dejarlo irSaber que necesitas dejarlo ir, y dejarlo ir realmente son dos cosas muy diferentes, y a veces necesitamos todos los refuerzos positivos que podamos obtener.

Como mencioné en publicaciones anteriores, frecuentemente uso frases (y afirmaciones) para recordarme proactivamente NO aferrarme a las cosas equivocadas (ideas, mentalidades, etc.)

Siempre que me descubro aferrándome, hago una pausa y leo las siguientes frases. Y luego respiro profundamente…

1. A menudo dejar ir es simplemente cambiar las etiquetas que colocas en una situación – es mirar la misma situación con los ojos frescos y una mente abierta.

A decir verdad, no hay absolutamente nada acerca de tus circunstancias actuales que te impida progresar, un pequeño paso consciente a la vez.

2. Dejar ir no es tener el valor de liberar el pasado, es tener la sabiduría y la fuerza para abrazar el presente.

No se trata de olvidar – se trata de recordar sin miedo. Es un paso adelante, sin ataduras, con una mente presente y una lección aprendida.

3. Uno de los momentos más gratificantes e importantes en la vida es el momento en que finalmente encuentras el coraje de dejar ir lo que no puedes cambiar.

Cuando dejas ir cómo debería “ser”, enciendes todo el potencial de cómo puede ser desde este momento en adelante. La felicidad, entonces, es en última instancia dejar ir lo que piensas que tu vida debería ser ahora y apreciarla sinceramente por todo lo que es, y hacer lo mejor de ella.

4. Dejar ir no significa que no te preocupas por algo o alguien más.

Es tan sólo darte cuenta de que lo único sobre lo que realmente tienes control es tu próxima acción en este momento. En la mayoría de los casos, no puedes calmar la tormenta – y no vale la pena intentarlo. Lo que puedes hacer es calmarte y recobrarte, y la tormenta pasará.

5. Dejar ir es estar agradecido por las experiencias que te hicieron reír, te hicieron llorar, y te ayudaron a aprender y crecer.

Es la aceptación de todo lo que tienes, todo lo que una vez tuviste, y las posibilidades que tienes por delante. Se trata de encontrar la fuerza para aceptar los cambios de la vida, de confiar en tu intuición, de aprender a medida que avanzas, de darte cuenta de que cada experiencia tiene valor, y de seguir dando pasos positivos hacia adelante.

6. No tienes que tener todo calculado para seguir adelante.

Haz lo mejor que puedas hasta que sepas más. Una vez que sepas más, hazlo mejor. Haz del crecimiento gradual un ritual diario.

Así es como el impulso que cambia la vida se construye. Se alimenta de sí mismo, un pequeño paso a la vez. Haz un esfuerzo para comenzar, y a medida que empieces a avanzar, necesitarás cada vez menos esfuerzo para sostenerte.

7. A medida que tomes el siguiente paso, y el siguiente, tu mayor defensa contra el estrés, la frustración y la derrota es tu capacidad inherente para elegir un pensamiento por sobre otro.

Recuerda esto. Si busca razones para estar desalentado (si buscas razones para renunciar y abandonar) encontrarás un montón de ellas. Busca más bien razones para ser positivo, y velas en todas partes. Y entonces continúa.

Vivir Mejor¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Espera, no respondas eso. Es una pregunta con trampa. De hecho, podría ser la pregunta más tramposa que exista, al menos si quieres ser feliz. (Sin embargo, los adultos les preguntamos eso a los niños todo el tiempo.)

Más bien, resulta que hay otra y mucha mejor pregunta; y una mucho más inteligente para enseñarles a los niños a hacerse a sí mismos.

No preguntes: “¿Qué quieres ser?”

Pregunta: “¿Qué quieres hacer?”

Sutil, ¿verdad? Pero cambiar esas palabras hace la gran diferencia.

Magia que cambia la vida

He estado leyendo el libro de Marie Kondo, “The Life-Changing Magic of Tidying Up,” que básicamente te enseña a descartar cualquier cosa en tu vida que no traiga alegría. (Hasta ahora, estoy en seis bolsas grandes de basura de su implementación en mi casa, y más para cuando leas este artículo).

Por ahora, enfoquémonos en un pasaje muy exquisito cerca del final:

“Piensa en tus días escolares y las cosas que disfrutabas hacer. Tal vez eras el responsable de alimentar a las mascotas o tal vez te gustaba dibujar.

Fuera lo que fuera, lo más probable es que esté relacionado de alguna manera a algo que estás haciendo ahora, como parte natural de tu vida, incluso si no lo estás haciendo de la misma manera. En su esencia, las cosas que realmente nos gustan no cambian con el tiempo.”

Por lo tanto, la felicidad proviene de las cosas que hacemos, no de los estatus que queremos alcanzar.

Así que aquí tienes lo que significa para tus hijos… o incluso para ti.

Se conocerán mejor a sí mismos.

Preguntar “¿Qué es lo que quiere hacer…?” requiere averiguar quién realmente eres.

Enfocarse en lo que quieres ser, por el contrario (un maestro, o un médico, o un jugador de fútbol, por ejemplo) te dice mucho menos. En realidad hace que sea mucho más fácil confundir lo que quieres hacer con lo que otras personas quieren que hagas.

Controlarán sus etiquetas.

Es fácil responder a la pregunta “ser” con un puesto de trabajo u ocupación, sin realmente entender cómo esas personas pasan realmente su tiempo. Responder la pregunta de “hacer” requiere que abandones las etiquetas, y te enfoques en las actividades principales.

Pregúntale a la asociación de abogados del estado quien soy, por ejemplo, y te dirán que soy un abogado; incluso a pesar de que en realidad no he practicado la abogacía en una década. Pregúntales qué es lo que hago con mis días, y no tendrán ni idea.

Encontrarán verdades obvias, pero ocultas.

En su libro, Kondo se describe a sí misma como haber sido una obsesionada con la organización y la limpieza, incluso cuando era una niña muy pequeña. Sin embargo, si le hubieras preguntado qué es lo que quería ser cuando creciera, sólo hubiera dicho que quería casarse algún día.

Nunca se le ocurrió que podía lograr una carrera haciendo lo que más amaba hacer (ordenar) hasta después de tener una lista de espera de clientes e incluso un par de libros bestsellers en su haber.

Prosperarán en un mundo tan cambiante.

¿Quién crees que resultó ser más feliz y más exitoso; el joven que hace 20 años decidió que absolutamente quería ser reportero de un periódico, o la joven que decidió que quería escribir?

Enfocarse en la manera en que quería pasar sus días, en lugar de un título o incluso una industria, hizo que sea más probable que ella fuera capaz de adaptarse, y por lo tanto ser exitosa y feliz.

harvardEl tema es la felicidad. Por esa misma razón fue una de las cátedras más taquilleras en Harvard. La dictó durante algunos años Tal Ben-Shahar, experto en psicología positiva, conocido por muchos como el gurú de la Felicidad.

Para mi fue un placer conocerlo y asistir a una de sus conferencias en un evento organizado por Wobi, al lado de mi compañera de presentación de televisión, Paola Rueda, quien le hizo una entrevista para nuestro programa Negocios en Tu Mundo que titulamos: Liderazgo Positivo para crear las condiciones para el crecimiento.

Hoy les compartiré algunos de los temas que se trataban en esa cátedra para que ustedes y yo, papel y lapicero en mano, revisemos cómo estamos en cada uno y tomemos decisiones sobre la creación de nuevos hábitos que nos ayuden, a partir de ya, a ser más felices, más productivos y más exitosos.

Esto es lo que nos recomienda el Profe de la Felicidad de Harvard (como se le sigue conociendo), que yo complemento desde mi visión del Coaching y la Programación Neurolingüística (PNL), dos temas que me apasionan:

1. Hacer actividad física.

Nos enfatiza en la importancia del ejercicio que está considerado como un gran antidepresivo que ayuda a contrarrestar el estrés y, por el contrario, produce sustancias muy favorables para nuestro organismo, que nos hacen sentir muy bien. Y, por supuesto, nos ayuda a estar más saludables y prevenir enfermedades cardiovasculares, entre otros beneficios.

2. Nos enseña la importancia de desayunar bien.

Ese primer alimento de la mañana es fundamental para darnos una buena dosis de energía que nos ayude a enfrentar exitosamente los retos del mundo empresarial.

3. La gratitud.

Hay varios estudios que demuestran que ser agradecidos nos hace muy felices. Así que la tarea es hacer un listado diario de dos o tres cosas por las que nos sintamos bendecidos.

Es conveniente manifestar esa gratitud a las personas que tienen que ver con nuestra felicidad, sea de forma personal, con una llamada o un mensaje. Ser agradecidos nos ayuda a focalizarnos en lo bueno que tenemos en vez de centrarnos en lo que no hemos podido conseguir.

4. Manejo asertivo en las palabras y en las emociones.

Súper fundamental ser impecables en nuestras palabras y pensamientos, que son creadores de realidades. De igual manera, debemos mantener el equilibrio en nuestras emociones, lo que nos garantiza vivir en armonía con los demás.

5. Gastar dinero en experiencias y no en lo material.

Está demostrado que las cosas que nos hacen más felices a veces son las más simples y en muchos casos ni siquiera tienen un costo económico. Aquí la pregunta es: hace cuánto hiciste por última vez algo que disfrutas mucho, que te apasiona?

No todo puede ser trabajo, hay que sacar tiempo para vivir, para tener experiencias con nuestros seres queridos: familiares y amigos. Un simple salir a comer helado, una caminata por el parque o un juego de mesa, pueden ser memorables para siempre y unen a las familias.

¿Qué tal si empiezas hoy? Haz la llamada de una vez para coordinar esa cita.

6. Enfrentar los retos que se van presentando.

Este tópico tiene que ver con dejar de procrastinar, término que se refiere a postergar los asuntos. Cada vez que aplazas algo que debes hacer, te va a llegar una sensación de angustia. Así que “manos a la obra” y “no dejes para mañana lo que debes hacer hoy”.

7. Rodearse de recuerdos, fotos y cosas positivas.

Es importante recordar con frecuencia los buenos momentos que hemos tenido y mantener cerca siempre fotos de aventuras agradables con nuestros amigos y familia. Incluye también tener a la mano una buena colección de frases positivas, empoderadoras.

8. Saludar siempre y ser amable con los demás.

Un saludo es poderoso y si está acompañado de una sonrisa, lo será aún más. Y si es con un abrazo, ni se diga.

Así que convierte en un hábito ser amable con los demás, que tu cara refleje alegría contagiosa, que todos quieran estar cerca de ti porque eres un estímulo positivo en sus vidas.

9. Usar zapatos cómodos.

Este consejo es muy importante porque siempre debemos sentirnos bien, lo cual aplica para los zapatos y todo el vestuario. Estar cómodos nos representa un mayor nivel de seguridad al momento de interactuar con los demás.

10. Cuidar la postura.

Una posición adecuada del cuerpo le indica a la mente que todo está bien y además proyecta seguridad ante los demás. Una buena posición puede tener incidencia para generar igualmente un estado anímico favorable.

11. Escuchar música.

Una buena canción, que te guste mucho, te llenará de ánimo y felicidad. Así que a disfrutar a tus artistas favoritos, aquellos que lleguen a tus oídos con mensajes poderosos, que te hagan sentir cada vez mejor.

12. Mantener una alimentación balanceada.

La comida debe ser equilibrada y a horas. Mucho cuidado con dejarte absorber del trabajo y dejar de alimentarte oportunamente. De la calidad de tu alimentación actual, dependerá tu salud dentro de unos años. Así que hay que darle al organismo todos los elementos que necesita para funcionar muy bien.

Y voy a rematar con la importancia de tener un propósito en la vida, que enmarque todo nuestro accionar. Y que también fije el rumbo de los proyectos que realizaremos y que nos recargarán de energía de manera constante.

Y serás aún más feliz si ese propósito tiene que ver con maneras de aportar a que este planeta sea cada vez mejor y que tu contribuyas de forma efectiva en esa tarea.

Mi invitación final es a que lean mi libro Historias de Negocios Altamente Inspiradoras, muy afín con este tema, que ya está disponible en las principales librerías y almacenes de cadena (Exito y Carulla) y en las tiendas virtuales, como Amazon, Google Play, iBooks de Apple Store y Barnes and Noble.

Vivir MejorEn el verano de 1977, un año y medio antes de que yo naciera, mi padre tomó una decisión.

Él era un joven profesor de religión que quería poner al día sus conocimientos del hebreo, lo cual creía le ayudaría a su investigación sobre el estudio de textos antiguos. Se comprometió a leer hebreo por 30 minutos todos los días.

Esa racha todavía está en curso hoy, 39 años más tarde. Hubo un día en la década del 80 en el que leyó unos 10 minutos y lo interrumpieron y no retomó, pero aparte de eso, la racha es perfecta. Leyó a pesar de las distracciones de niños pequeños y sus diversas obligaciones profesionales, y compromisos voluntarios.

Más increíblemente, leyó sus minutos requeridos de hebreo los dos días en los que se sometió a una cirugía de retina. “Lo manejé comenzando a leer justo después de la medianoche antes de la operación de esa mañana,” me dice. “No siempre fue conveniente, pero funcionó.”

Si bien la racha de mi padre es más larga que el de la mayoría, no es la única persona que ha hecho algo diariamente durante décadas. Jeff Hironaka, entrenador de baloncesto asociado de la Universidad Estatal de Portland, ha corrido seis millas al día durante los últimos 22 años. Jodi Helmer, un periodista independiente, ha escrito en su diario todos los días durante 15 años.

Estas rachas ofrecen una pista a cualquiera que quiera establecer y mantener un hábito a largo plazo.

Ama tu hábito

¿La primera lección? A las personas en racha les gusta lo que hacen.

Si piensas en ello, la mayoría de nosotros estamos en una larga racha de comer todos los días consecutivamente. No tenemos que hacerlo (es bastante posible ayunar por 24 horas) pero la vida no sería tan placentera, sería como que falta algo cuando no comemos.

Nikki Mascali escribió algo para sí misma todos los días desde el 1 de enero de 2013. “Como periodista diario, me encontré con que la mayor parte de mi creatividad iba sólo a mi trabajo y no quedaba nada para mis metas personales de escritura,” dice. “Descubrí que siempre que escriba algo para mí, eso mantiene un pedazo de creatividad que siento que necesito para sobrevivir. Ni siquiera nunca pensé en no hacerlo a fin de cada año, ya que se convirtió en una parte de mí.”

Muchas personas fallan con sus hábitos porque permiten excepciones como viajes, u ocasiones especiales, que con el tiempo se vuelven lo suficientemente comunes como para no ser excepciones. Aquellos con rachas, por otro lado, estructuran sus vidas para hacer sus hábitos posibles.

Helmer, por ejemplo, dice de su diario, “Nada está programado hasta las 9:30 am, así puedo hacer que suceda.” Hacer las cosas en un momento determinado todos los días crea una señal obvia. Cuando mi padre toma su primera taza de café, por lo general practica su hebreo. Si bien la primera hora de la mañana es una buena opción para muchos hábitos (tendemos a tener más fuerza de voluntad y el control de nuestros horarios en ese entonces) otros horarios pueden funcionar también.

Brian Elizardi tiene una racha relativamente nueva de 100 días consecutivos de meditación. “Siempre me había visto como una especie de tipo que medita-como-primera-cosa-en-la-mañana, pero tengo dos niños menores de 6, y sus patrones de despertar esporádicos significaba que iba corriendo a empezar esperando que no irrumpieran mi momento zen,” dice.

Esta ansiedad sintiendo que algo socavaría su meditación hizo que revisara el resto de su horario y descubrió que “el primer momento del día que fuera totalmente mío no era hasta llegar a mi oficina para trabajar.” Así que ahora medita en la oficina, y los fines de semana, su esposa se queda con los niños durante unos minutos para que no lo interrumpan.

Planea para los tiempos difíciles

Las personas con largas rachas planean cómo van a continuar, a pesar de las condiciones poco ideales.

Andrew Weber ha corrido diariamente durante más de 400 días. Por lo general incorpora una carrera en su regreso a casa, y lleva consigo ropa para correr al trabajo y se las pone ahí, pero “han habido días ocasionales en los que nuestra familia viajaba dónde encajé una carrera rápida durante una parada,” dice. “Podía saltar fuera del coche y correr alrededor de 3/4 de milla antes de darme vuelta para volver.”

Tales acciones harían que algunas personas se sientan atrapadas por el hábito, pero en general, las personas con largas rachas no se sienten como alguien que, en medio del reto de los 30 días, está suspirando por pizza y cerveza el día 31.

Weber comenzó su racha el verano pasado con el desafío Runner’s World para correr diariamente entre el Memorial Day y el 4 de julio. Luego decidió seguir adelante hasta el día del trabajo. Entonces, como estaba entrenando para un maratón en enero, siguió adelante hasta ese evento. “Una vez que terminé el maratón, la marca de un año no parecía tan lejana”, por lo que continuó.

Después de haber pasado por eso, y la marca de 400 días, él ya no tiene una fecha de finalización específica en mente. De hecho, “últimamente no he tenido la tentación de parar”. Él no es particularmente protector de la racha. “No me sorprendería si terminara en una noche aleatoria en la que planeaba una carrera a la noche, y sin querer me quedara dormido al llevar a mis hijos a la cama,” dice. Pero por ahora, toda esta actividad está aumentando sus niveles de energía, y “Me siento realmente bien corriendo tanto.”

Lleva un registro

Mientras que las rachas tienden a ser sus propias recompensas, algunas personas con hábitos de largo plazo hacen cosas que hacen que mantengan la disciplina. “Porque soy de la vieja escuela, llevo un registro en un pequeño cuaderno que consigo en Hallmark cada año!” dice Mascali sobre su hábito diario de escritura creativa.

Somer Hanson se ha levantado temprano para leer todas las mañanas (incluyendo fines de semana) desde septiembre del 2012. En un primer momento se levantaba 30 minutos antes de lo necesario. Cambió a 45-60 minutos en abril del 2014 debido a que “30 minutos simplemente no eran suficientes, sobre todo si se trataba de un libro muy bueno.”

Actualmente, “Me levanto a las 5:30 de la mañana de lunes a viernes y leo hasta las 6:15-6:30, entonces me preparo y salgo por la puerta a las 07:10 am” Sábados y domingos lee generalmente de 7 a 8 de la mañana “Fue un poco difícil al principio auto-disciplinarme para levantarme temprano,” dice, pero hay dos cosas que me han ayudado. En primer lugar, sus perros: ” Una vez que mi alarma se apaga, ellos piensan que el día inició, y no hay botín de retraso permitido” En segundo lugar, sus metas. En 2015, ella desafió a sí misma leer 45 libros. En 2016,  elevó esa apuesta a 52 libros y, habiendo terminado el Nº30 la semana pasada, está en camino.

Para estar seguros, las rachas no son para todos. Mi padre dice que nunca fue difícil para él mantener la racha porque “realmente juega en una fortaleza o debilidad de mi carácter, dependiendo de la perspectiva.”

A algunas personas realmente les gustan los rituales y las rutinas. A otros realmente no. Pero a veces, ver a alguien más mantener una rutina puede ser una fuente de inspiración. Hanson dice: “Sólo el mes pasado, mi marido decidió unirse a mi lectura de la mañana y también se ha disciplinado a sí mismo para despertar mucho antes de lo que necesita.” De hecho, “lo lleva un paso más allá y va al gimnasio después de ello, pero no estoy lista para eso… Todavía.”

linea rojaNo nos damos cuenta, pero todo está cambiando.

El mundo en que vivimos da un giro y debemos saber aprovecharlo para mejorar nuestras vidas. Ha llegado ese momento en el que debemos apostar por lo que queremos y dejar que nos muevan nuestros sueños.

Las personas reclaman tomar las riendas de sus vidas, aunque no se han dado cuenta aún… La insatisfacción por vivir en un mundo donde eres lo que tienes les está desbordando y en su interior hay una lucha por levantar la cabeza y decir que no; que no son lo que tienen, que son lo que buscan, lo que anhelan, lo que sueñan.

Parece que todo se tambalea porque por primera vez en mucho tiempo estamos empezando a cuestionarnos algunas cosas que parecían sagradas.

Estamos perdidos, porque aún no hemos visto todo el potencial que tenemos… En realidad es porque empezamos algo grande y distinto. Somos como el niño que inicia sus primeros pasos, cae y se golpea, tiene miedo, pero algo en su interior le impulsa a continuar porque sabe que andará, que puede, que debe hacerlo para conseguir ser autónomo.

Nosotros somos como él. Estamos en una sociedad que se plantea ser mayor, asumir retos como adultos y cambiar las normas para que todos tengan oportunidades.

A veces, parece que aún tenemos ese miedo inculcado durante siglos por algunos poderes fácticos que intenta aplastarnos las ideas y evitar revoluciones. Hemos incorporado en nuestro ADN el temor del siervo que llevo el tributo al señor feudal y suplica que le deje alguna gallina para tener con qué alimentar a los suyos.

Ahora llega el momento en el que las personas van a ser dueñas de su destino. Todo ha explotado y va a dar un giro. Vamos a decidir qué queremos ser cuando seamos mayores. Tenemos la capacidad de escoger qué queremos y elegir el camino… Y si no hay ninguno que nos plazca, fabricarlo.

Llega el momento de cuestionarlo todo. Empezando por aquello que más nos asusta y más prohibido hemos tenido siempre.

Cada premisa, cada refrán que nos aleja de lo que deseamos y soñamos, cada espacio vedado a nuestro paso, cada rincón oscuro donde siempre se nos ha dicho que el acceso está restringido. Estamos a punto de salir de nuestra macro-zona de confort de forma colectiva, pero no lo sabemos. Casi no nos atrevemos a pensarlo porque no nos han educado para creerlo, para imaginarlo.

Lo haremos de forma individual. Algunos porque ya no soportan más la jaula que ellos mismos han construido a su alrededor. Otros porque han encontrado la llave de la habitación prohibida. Muchos porque con la crisis han salido de su letargo y se han dado cuenta de que no escriben su futuro o se lo escribirán otros y, conociendo como lo hacen, ya saben que no será una versión que les sea útil ni favorable.

Llega el momento de cambiar el mundo. Con palabras. Con gestos. Con complicidad. Con talento. Con osadía y cierta imprudencia. Sin golpes, ni malas miradas, sin reproches…

Sólo nos hace falta el valor de creernos que valemos la pena. Pensar que aquello que hemos creído imposible hasta ahora, porque nos han insistido en que así era, tal vez esté equivocado. Tendremos que preguntar mucho, hasta la impertinencia. Nos hará falta el valor de decirnos a la cara verdades rotundas, como puños, algunas de ellas nos harán remover las vísceras y nos salpicarán la conciencia como nunca…

Deberemos mirar dentro de nosotros con honestidad y dándonos cuenta de todos nuestros prejuicios, sobre nosotros y sobre los demás. Poniendo en tela de juicio por qué a veces no somos como soñamos, releyendo el pasado y teniendo la osadía de mirar al futuro con otros ojos… Con los ojos de ese niño que se da golpes al empezar a caminar pero que aún no sabe que hay cosas que tiene prohibidas.

Y tener el valor de plantear alternativas y escribir un guión nuevo para cada escena que no nos haga sentir plenos. Y sobre todo, imaginar, crear, sin parar. Que donde no llegue el esfuerzo, llegue la temeridad de pensar que nada está fuera de nuestro alcance. Porque sólo con imaginarlo y sentirlo, seremos más capaces.

Ha llegado el momento de sacarnos la nube que llevamos en la cabeza y que no nos deja pensar más allá de nuestros miedos. Algunos de ellos son propios y otros importados de una sociedad que ha hecho todo lo posible para que no exploremos nuestro potencial y nos creamos prescindibles para que no se nos ocurra encontrar alternativas. Para que no salgamos el decorado y encontremos el mundo real. Para que no a hurguemos hasta topar con otras realidades que nos lleguen al alma… Para que no descubramos que cuando no estamos atados y sumisos, somos inmensos. Para que no descubramos que cuando queremos no tenemos límites.

Para no tener nunca más la sensación de que no lo merecemos… Para poder tocar la excelencia en todos los aspectos de nuestra vida y saber que lo que buscamos ya nos pertenece.

Tenemos que atrevernos a cruzar la puerta. Traspasar la línea roja, a ver qué pasa. Dejar de pedir permiso por no ser como otros desean. Dejar de lamentarnos por no tener el valor de ejercer de nosotros mismos. Salir del armario de nuestras propias negaciones.

Caminar por la cuerda floja. Mojarnos al pasar por el lodo. Caernos y ensuciarnos. Mirarnos en ese espejo interior donde todo son verdades cruentas y maravillosas… Y descubrirnos para querernos tal como somos, con nuestros talentos y nuestras deliciosas debilidades… Sin edulcorantes ni siliconas, sin tener que ajustarnos a unas medidas concretas ni aceptar sueños prestados, para creer en nosotros, para no estar nunca más pegados a una versión mediocre de nosotros mismos…

gratitudMientras estás sentado ahí leyendo estas palabras, haz una pausa y realiza una evaluación rápida de tu vida.

Lo más probable es que tengas acceso a alimentos, albergue y otras necesidades básicas. También puede que tengas familiares y amigos que se preocupan por ti.

En su mayor parte, vives una vida cómoda. Y la verdad es que la mayoría de nosotros que tenemos acceso a Internet para leer blogs como este compartimos estas misma buenas fortunas contigo.

Sin embargo, como seres humanos ocupados, rara vez vemos la vida de esta manera – estamos a menudo decepcionados por lo que tenemos, por lo que creemos que necesitamos más… más comodidad, más validación, más certeza, más posesiones, más comida, más emoción, etc. Angel y yo hacemos esto también, porque somos tan humanos como todos los demás. Así que no estoy criticando a nadie, sólo estoy siendo honesto.

Nuestro problema colectivo es este:

Si siempre queremos más, más y más… nunca creeremos que tenemos lo suficiente. Y esa no es verdad.

La verdad es que la vida es un viaje continuo, en constante evolución y cambio, y los recursos que poseemos en un momento dado son exactamente los que necesitamos para dar el siguiente paso adelante. En otras palabras, siempre tenemos suficiente (incluso si es apenas suficiente). Pero tenemos que ser conscientes de esto (debemos estar agradecidos por donde estamos y lo que tenemos) para sacar lo mejor de ello.

Eso, por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo.

Ser agradecido parece bastante simple, pero este estado de ánimo es increíblemente difícil de mantener cuando la vida nos enoja o decepciona. Sin embargo, cuando nos sentimos enojados o decepcionados, es de hecho cuando una dosis de gratitud es más beneficiosa.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Cuando Angel y yo discutimos la importancia de la gratitud con los estudiantes de nuestros cursos, a menudo recibimos una respuesta “Sí, sí, ya sé…”. Pero la verdad es que la mayoría de nosotros no lo sabemos, porque en el calor del momento somos terriblemente olvidadizos.

En la prisa de nuestra ocupada y estresante vida descuidamos muchos de los fundamentos de la gratitud, por lo que nos perdemos completamente de los beneficios más positivos de la gratitud.

Por lo tanto, los mantras de abajo pueden servirnos como buenos recordatorios para todos nosotros. Simplemente elige uno y repítelo silenciosamente durante 60 segundos cada vez que te encuentres pensando que necesitas algo más de lo que tienes en este momento.

1. Cuando la vida es buena, disfrútala. No vayas a buscar algo mejor. La felicidad nunca le llega a aquellos que no aprecian lo que tienen.

2. La persona más rica no es la que más tiene, sino la que menos necesita. La riqueza es una mentalidad. Quiere menos y aprecia más, hoy.

3. La felicidad llega mucho más rápido cuando dejas de quejarte de tus problemas y empiezas a estar agradecido por todos los problemas que no tienes.

4. El mayor secreto para la paz mental es dejar que cada situación de la vida sea como es, en lugar como piensas que debería ser, y entonces hacer lo mejor de ella.

5. La felicidad no empieza cuando “esto, aquello o lo otro” se resuelva. La felicidad es lo que sucede ahora, cuando aprecias lo que tienes.

6. Cuando la vida te de todas las razones para ser negativo, piensa en una buena razón para ser positivo. Siempre hay algo por lo que estar agradecido

7. No, no siempre obtendrás lo que quieres. Pero recuerda esto: Hay muchas personas que nunca tendrán lo que tienes ahora mismo.

8. Se agradecido por tu vida. Por tu salud, tu familia, tus amigos y tu hogar. Muchas personas no tienen esas cosas.

9. Recuérdate lo afortunado que eres de estar experimentando este momento aquí, ahora mismo. Cuanto más lo aprecies, mejor será.

10. Elige sonreír hoy tomando la vida momento a momento, quejándote muy poco, y siendo agradecido por las pequeñas cosas que significan mucho.

Vivir MejorTodo el mundo quiere ser feliz.

Es por eso que la ciencia de la felicidad ha tenido tanto éxito en los últimos años, con la popularidad de la psicología positiva por las nubes, que se enfoca en lo que hace que los individuos y comunidades prosperen. Los investigadores incluso comenzaron a producir informes sobre la felicidad por todo el mundo.

En este punto, de hecho sabemos bastante sobre cómo ciertos comportamientos, actitudes, y elecciones se relacionan con la felicidad.

La mayoría de las investigaciones sobre el tema sólo pueden encontrar correlaciones; si supiéramos que una cierta cosa nos haría a todos más felices, el trabajo de los psicólogos sería mucho más fácil.

Pero los investigadores creen que aproximadamente el 40% de nuestra felicidad está bajo nuestro control (con el resto determinado por la genética y factores externos). Eso significa que hay muchas cosas que podemos hacer para controlar nuestra propia felicidad.

Aquí tienes nueve comportamientos que promueven nuestra felicidad que están respaldadas por la ciencia.

1. Las relaciones son esenciales

Un importante estudio que siguió a cientos de hombres de más de 70 años, descubrió que los más felices (y saludables) eran los que cultivaron relaciones sólidas con personas que confiaban que los apoyarían.

2. El tiempo le gana al dinero

Un número de estudios descubrieron que las personas más felices preferirían tener más tiempo en sus vidas que más dinero, e incluso intentar pensar de esa manera parece hacer que las  personas sean más alegres.

3. Pero necesitas dinero suficiente como para pagar las cuentas sin estrés

El bienestar de las personas aumenta con los ingresos sólo hasta los $75,000 aproximadamente, según los estudios. (Ese número probablemente varíe en función de tu costo de vida.)

4. Detente a oler las rosas

Las personas que bajan su velocidad para reflexionar sobre las cosas buenas de sus vidas reportan estar más satisfechos.

5. Realiza actos de bondad

Lleva a tus amigos al aeropuerto o pasa una tarde trabajando como voluntario. Algunas investigaciones demostraron que las personas que realizan este tipo de actos dicen ser más felices.

6. Rompe en sudor regularmente

El ejercicio tiende a ayudar a combatir las enfermedades mentales. Y los estudios muestran que la felicidad está asociada con la actividad física; altos niveles de actividad están incluso conectados con más altos niveles de felicidad.

7. Compra diversión

Las personas tienden a ser más felices si gastan su dinero en experiencias en lugar de cosas. Pero los investigadores descubrieron también que comprar cosas que te permitan tener experiencias (como una raqueta de tenis o un libro) también puede aumentar tu felicidad.

8. Aprende a estar presente en el momento

Varios estudios encontraron que las personas que practican la meditación plena experimentan un mayor bienestar.

9. Pasa tiempo con amigos, especialmente con amigos que sean felices

Interactuar con amigos ocasionales puede hacer que la gente sea más feliz, y las amistades cercanas (sobre todo con personas felices) pueden tener un poderoso efecto sobre tu felicidad también.

fin de semanaMuchos de los artículos que se encuentran a diario acerca de emprendimiento y motivación están enfocados en consejos que brindan los empresarios y personas exitosas del mundo, para desarrollar hábitos que mejoren tu productividad y te ayuden a lograr el éxito en los negocios.

Sin embargo, te has preguntado ¿Cuáles los hábitos de los millonarios el fin de semana o durante su tiempo libre? ¿Cuáles son sus consejos para sacar el mejor provecho de estos días?

Estas personas nos muestran como sus actividades durante el sábado y domingo, contribuyen en su camino al éxito. Lo sorprendente es saber que algunos de estos hábitos son exactamente los mismos que desarrollan durante la semana.

1. Levantarse temprano.

Es una realidad que los empresarios aún el fin de semana mantienen la rutina de levantarse temprano.

De acuerdo con Laura Vanderkman en su libro “What the Most Successful People Do on the Weekend” o lo que hacen las personas más exitosas el fin de semana, la mayoría de las personas malgastan sus mañanas.

Por el contrario, este tiempo debería ser dedicado a perseguir una pasión o reto personal. Puede ser por ejemplo, hacer ejercicio, montar bicicleta, ir clases de yoga entre otros.

Esto contribuye enormemente con tu sensación de bienestar y felicidad. Además ayuda a relajar tu mente, después de una semana dura de trabajo. Así que encuentra la actividad que mas prefieras.

2. Planear las actividades con anterioridad

Del mismo modo como debes planear las actividades durante la semana para lograr ser más productivo, planear lo que quieres hacer el fin de semana es un habito que ayuda a motivarnos durante la semana hasta que estos días de esparcimiento llegan.

Estudios demuestran que cuando nos anticipamos y planeamos hacer algo que nos gustan, el sentimiento antes de realizar esta actividad hace parte de la satisfacción de la misma. Si sabes que vas a hacer algo que te gusta mucho lo disfrutaras no solo el fin de semana, sino que también los días previos, ya que te emocionaras pensando en ello.

3. Disfrutar tiempo con los seres que aman.

A pesar que no es una actividad que genere ingresos, los beneficios de pasar tiempo con las personas que amas son vitales para la vida de las personas exitosas.

Spencer Rascoff uno de los hombres mas importantes en el negocio de propiedades y bienes raíces y escritor de uno de los libros más vendidos por el New York Times acerca de este tema, declara que viaja a reunirse con su familia cada fin de semana no importa que tan lejos este haciendo negocios.

De esta forma, el tiempo que compartes con los seres que amas, te ayudará a relajarte y tomar fuerzas para la siguiente semana. Usualmente los domingos son el mejor día para pasar tiempo en familia. Puedes participar en un almuerzo, salir a las afueras de la ciudad, o ir a un parque.

Las personas exitosas priorizan las cosas más importantes en su vida y una de estas es el tiempo que dedican a la familia y a sus amigos.

4. Perseguir hobbies o pasiones.

Warren Buffet considerado como el inversor mas poderoso del siglo 20, admite que parte de su tiempo libre lo dedica a tocar su instrumento favorito, el ukelule un instrumento de cuerda. Este tiempo para disfrutar de un hobbie o una pasión relaja el stress y aporta sensaciones de bienestar y felicidad para tu vida.

5. Desconectarse de los aparatos tecnológicos.

Durante la semana pasamos la mayoría del tiempo en frente del computador o pendientes de nuestro email y el teléfono móvil. El desconectarnos de estos aparatos es un reto para las personas exitosas, que no pueden evitar seguir trabajando aún durante el fin de semana.

De acuerdo con Vanderkman en su libro acerca de lo que hacen las personas exitosas durante el fin de semana, apartarse de estos aparatos por un tiempo, es muy bueno para tu cerebro. Esto permite que disfrutes otras actividades importantes en tu vida y marca una diferencia en la comunicación cuando estas con tus seres queridos o amigos.

Establece como un reto no mirar tu Smartphone durante las horas que compartes con tu familia, esto contribuye enormemente para lograr una mejor relación y tiempo valioso con los que amas.

6. Realizar actividades de caridad

Richard Branson, el multimillonario dueño del Grupo Virgin, declara que dedicar parte de su tiempo libre a contribuir en temas como pobreza, el cambio climático o ayudar a las comunidades más frágiles, refuerza sus pensamientos en otras áreas primordiales de su vida.

La sensación de ayudar a otros seres humanos, sin importar si tu aporte es grande o pequeño, ayuda que evalúes tus propósitos con más claridad y te hace sentir feliz y agradecido con lo que tienes.

Vivir Mejor“¿Cómo puedo tener éxito?”

Es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos y tenemos problemas para contestar. Porque ¿qué es el éxito, después de todo? ¿Es escribir un libro y vender un millón de copias? ¿Ganar premios? ¿O simplemente sentirte satisfecho con tu trabajo?

A menudo nos dicen que el éxito está en el ojo del espectador, que tenemos que definirlo por nosotros mismos, en términos que sean significativos para nosotros.

Es cierto. Pero no nos dicen cómo hacerlo, y cuando lo intentamos, muchos de nuestros logros terminan encajando en el molde de alguien más (como en el de nuestros empleadores o la sociedad) y no en el nuestro. Y por eso quedamos insatisfechos o infelices, deseando tener algo más u otra cosa, no importa qué tan “exitoso” seamos.

Aquí hay un vistazo de una de las razones más probables.

Las tres clases de éxito

Como alguien que estudió y escribió sobre la psicología de la felicidad, descubrí que hay más o menos tres tipos de éxitos. El truco (primero) es recordar que no puedes tenerlos todos a la vez, y después descubrir a cuál estás apuntando. Se parece algo a esto:

éxito

1. El éxito en ventas se trata de conseguir que la gente compre algo que has creado o proponga una oferta: Tu libro es un éxito comercial! Todo el mundo lo está leyendo, todo el mundo habla de él, estás en la televisión. Vendes cientos, luego miles, y entonces incluso millones de copias. Los camiones pitan una señal cuando dar marcha atrás en tu garaje para descargar el interminable pago de regalías. (La mayoría de los autores pueden decir que el negocio editorial no funciona de esta manera a excepción de un puñado con suerte, pero entiendes la idea.)

2. El éxito social significa que eres ampliamente reconocido entre tus pares; por personas que respetas. Has ganado el éxito crítico. El renombre en tu industria. Para ampliar el ejemplo del autor del libro, el New York Times revisa tu última novela. Eres preseleccionado para el premio Man Booker, y los más grandes creadores de tendencias están hablando sobre ti y tu trabajo (sea o no sea un éxito comercial).

3. El éxito personal está en tu cabeza. Es invisible. Sólo tú sabes si lo tienes, ya que corresponden a medidas internas establecidas por ti mismo. El éxito personal significa que has logrado lo que querías lograr. Para ti. Estás profundamente orgulloso y satisfecho por tu trabajo.

Estas tres categorías son amplias y por lo tanto aproximadas, pero es por eso que son tan útiles: Es muy probable que cualquier logro importante que alcances caiga más claramente en una que en otra. Se aplican a casi todas las industrias, profesiones y aspectos de la vida. El punto es que el éxito no es unidimensional. Para poder ser realmente feliz con tus éxitos, primero tienes que decidir qué tipo de éxito quieres.

¿Te dedicas al marketing? El éxito de ventas significa que tu producto voló de los estantes y tus números superaron los pronósticos. El éxito social significa que se escribió sobre ellos en revistas de alto impacto, te nominaron para un premio, o fuiste reconocido por el CEO de tu empresa. ¿El éxito personal? Eso es siempre el mismo, no importa quién seas o qué hayas logrado: ¿Cómo te sientes con tus logros?

¿Eres profesor? El éxito de ventas significa que te están ofreciendo promociones basados en tu trabajo en clases, los cuales tus superiores quieren ampliar e implementar más ampliamente. Te preguntan si estás interesado en convertirte en un administrador. El éxito social significa que maestros respetados te invitan a presentar conferencias, ser mentor de los nuevos maestros, y los directores de las escuelas del distrito te reconocen por tu trabajo. ¿El éxito personal? De nuevo: ¿Cómo te sientes con tus logros?

No puedes tenerlo todo, pero igual puedes ser feliz

Aquí está el truco: Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Imagina el triángulo de arriba como uno de esos tablones tambaleantes de las antiguas escuelas. Si empujas hacia abajo dos lados, el tercer lado irá para arriba. En nuestras vidas y trabajos, es raro que algo que hagamos (cualquier éxito que logremos, no importa lo grande que sea) pueda satisfacernos a nosotros y a los demás por igual. Aspirar a eso, si me lo preguntas, es un error.

El éxito de ventas, por ejemplo, puede bloquear el éxito personal. Eso es lo que me pasó como escritor cuando alcancé la lista de los más vendidos. Mis metas personales quedaron relegadas al asiento trasero por las metas comerciales más tangibles. “Aprovecha mientras el sol brille,” dice el refrán, incluso si te sientes cansado, así son los artistas que venden. No estoy diciendo que sea malo perseguir el éxito comercial. Pero tienes que ver cómo puede bloquear tus metas personales de vez en cuando, esas que no pueden ser vistas en el ranking de ventas semanales de las tiendas.

Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Los logros personales no tienen necesariamente una estrategia comercializable;  ningún éxito en ventas o social pueden derivar de ellas. Eso se aplica a la impresionante torta de cumpleaños que horneaste para tu hija. O la increíble lección en la que, como maestro, pusiste tu corazón por semanas. Él quirquincho del patio trasero que construiste con tus propias manos. No puedes esperar regalías ni publicaciones en revistas por esos esfuerzos. No estás tratando de vender tortas, grandes enseñanza, ni quirquinchos. ¡Podrías! Pero esa no era tu meta.

Por último, vale la pena señalar que rara vez las notas críticas positivas se venden, lo que significa que el éxito social, a veces puede bloquear el éxito de ventas. Una de mis películas favoritas del año pasado fue Spotlight. Tensa, dramática, quedé pegado a la pantalla. La película ganó los premios de la Academia como Mejor Película, un alto honor. Sin embargo, sus ingresos nacionales totales del año pasado fueron de $45 millones.

Furioso 7 hizo $353 millones.

Si fueras director de cine, ¿cuál te hubiera gustado hacer?

Decide qué tipo de éxito deseas. Elige sólo uno, apunta, y dispara.

enfoque¿Por qué es que más del 50% de nuestros nuevos estudiantes nos dicen que se sienten completamente abrumados y agotados en su vida personal y profesional?

La respuesta puede sorprenderte:

El problema no es el número de minutos que pasan despiertos y trabajando duros todos los días; es que a menudo pasan el 99% de esos minutos haciendo malabares con demasiadas cosas a la vez.

Se honesto…

– ¿Revisas las redes sociales en tu teléfono cuando estás en una reunión, o cuando pasas tiempo con tu familia y amigos?

– ¿Almuerzas en tu escritorio, o mientras estás trabajando?

– ¿Tu televisor está a menudo prendido en tu casa, incluso cuando estás ocupado haciendo otras cosas?

– ¿Envías mensajes de texto ocasionales mientras conduces?

El mayor costo de hacer varias cosas a la vez como estas (suponiendo que no choques por estar mandando mensajes de texto mientras conduces) es un proceso gradual de disminución a largo plazo de productividad y felicidad.

Cuando tienes el hábito de dividir persistentemente tu atención, estás parcialmente involucrado en cada actividad, pero rara vez te enfocas en alguna. Y esta vertiginosa falta de concentración eventualmente te estropea y te pone de rodillas.

Aprendí esto de primera mano. Solía estar abrumado y quemado casi todos los días. Sentía como si estuviera girando en sexta marcha 24/7, y aun así sin estar haciendo ningún progreso en mi vida (estaba en realidad retrocediendo).

Las cosas cambiaron para mí después de comenzar a blogear en 2006, cuando noté progresivamente que podía conseguir de 2 a 3 veces más calidad en lo que escribía cuando me enfocaba sin interrupciones por un período determinado de tiempo y antes de tomar algún descanso, lejos de mi laptop.

Desde entonces aplico esta estrategia a cada área relevante de mi vida, y te desafío a hacer lo mismo…

Enfoque. Enfoque. Enfoque.

Enfócate en una sola cosa a la vez.

Entonces, date un breve descanso, y repite.

Hacerlo cambiará tu vida!

En serio, lo hará!

Recuerda esto…

Si sostienes una lupa sobre un pequeño montón de hojas secas mientras el sol brilla intensamente en la tarde más caliente de todo el año, NADA sucederá…

…mientras sigas moviendo la lupa rápidamente de una hoja a la otra.

Pero en el momento que mantengas la lupa inmóvil y enfoque los rayos del sol en una sola hoja, todo ese montón de hojas se encenderán en llamas.

Ese es el poder de enfocarse en una sola cosa a la vez.

Tienes la oportunidad ahora de darte cuenta de que tú eres la lupa de tu propia vida, y que tú puedes enfocar intencionalmente la energía que obtienes del mundo  En una sola hoja a la vez.

Cuando lo hagas, encenderás increíbles llamas que moverán tus proyectos, tus sueños, tus relaciones e incluso el mundo que te rodea para adelante.

Vivir MejorCuanto más grande te haces, más difícil es cambiar tus hábitos.

Pero a los 30, todavía eres bastante moldeable, y tienes tiempo para adoptar nuevos y positivos comportamientos.

Para ayudar a identificar los cambios que deseas hacer, consultamos los últimos hilos de Quora sobre esta crítica década y resaltamos las respuestas más convincentes.

Sigue leyendo para conocerlas.

1. Comienza a reírte de ti mismo

“Ríete de ti mismo, ríete de lo absurdo de la vida, ríete de lo bueno y lo malo de cada situación,” escribe Cyndi Perlman Fink.

Ser capaz de encontrar el humor en tus problemas puede ser importante para tu salud y felicidad en general. Las investigaciones sugieren que las personas que son capaces de reírse de sí mismas son generalmente más felices.

2. Comienza a apreciar a tu familia y amigos

A los 20s, puedes estar tan ocupado con la educación y empezando tu carrera, que tu familia y amigos quedan a un lado. Tus 30s son un buen momento para estar en contacto y recordar lo mucho que te gusta pasar tiempo con ellos.

Con tu familia, “si puedes encontrar alguna manera de conectarte con ellos, posiblemente encontraras algunas cosas en común con ellos, más de lo que esperas,” dice Robert Walker.

Y con tus amigos, Nan Waldman dice: “Cultívalos, ríe con ellos, Se tonto también. Contribuye con su supervivencia y alegría en la vida. Tómate un tiempo cada semana para estar en contacto.”

3. Comienza a llevar un diario

“Escribe tu vida! Tus registros escritos te entretendrán y harán añorar en el futuro,” escribe Marcos Crawley.

No necesariamente tienes que tener un cuaderno secreto debajo de tu cama; un álbum de fotos digital con anotaciones funciona igual de bien.

4. Comienza a mantener un peso saludable

Varios usuarios de Quora señalaron la importancia de mantener un peso saludable en tus 30s. “Mantén tu peso en un nivel que sea bueno para tu cuerpo,” escribe Fink.

Para hacerlo, es importante mantenerte activo y comer bien. Los estudios sugieren que si estás buscando bajar de peso, tu dieta logra más diferencia que tus hábitos de ejercicio.

5. Comienza a ahorrar dinero

Uno de los hábitos financieros más importantes que puedes empezar a practicar en tus 30s es gastar menos de lo que ganas.

“Haz que sea un hábito vivir con menos de lo que ganas,” escribe David León. “Conozco demasiadas personas que viven con la mano en la boca a sus 50 debido a los gastos excesivo de sus 30s.”

6. Comienza a perseguir una meta grande

Hasta ahora, probablemente hayas soñado solamente con formar una familia, comprar una casa, u obtener un título avanzado. Ahora es el momento para ir por ello.

“Es fácil aplazar cosas,” dice Bill Karwin. “Pero es realmente cierto que el tiempo empieza a pasar más rápido cuando entras a tus 30s, y se sigue acelerando. El momento de abordar esos sueños debe ser ahora.”

7. Comienza a aprender de tus errores

Probablemente hayas cometido un montón de errores a tus 20s. Eso está bien; siempre y cuando hayas crecido por tus experiencias. Eso requiere aceptar la responsabilidad de lo que salió mal y comprender por qué salió mal.

Después de todo, como dice Amanda Frisk, “todo en la vida nos sirve para aprender, para ser mejores.”

8. Comienza a desarrollar un amor por la lectura

Las personas súper-exitosas desde Bill Gates hasta Oprah Winfrey expresa su amor por la lectura y la literatura.

Aquí está cómo puedes comenzar a emularlos, según Dylin Redling:

“Aparta por lo menos 30 minutos todos los días para leer algo (y no estoy hablando de un blog o post en los muros de facebook).

Estoy hablando de un libro real; ya sea de ficción o no ficción, copia impresa o electrónica. Cuanto más lees, más aprendes, comprendes otros puntos de vista, y desarrollas tu curiosidad y creatividad

9. Comienza a aprender a meditar

“No importa qué tan privilegiada pueda ser tu vida, te encontrarás bajo estrés,” dice Redling. “La mejor manera de lidiar con todo este estrés es saber cómo calmar y centrar tu mente, y la mejor manera de hacerlo es meditando diariamente.”

De hecho, las investigaciones sugieren que practicar regularmente la meditación puede disminuir el estrés y aumentar la memoria y la concentración.

Si estás meditando por primera vez, recuerda que no estás tratando de “calmar tu mente.” Más bien, enfócate en las sensaciones de tu respiración y simplemente observar tus pensamientos a medida que surjan.

10. Comienza a decirle “sí” a las oportunidades

Karl Pillemer escribe: “Tu orientación en el trabajo debe ser abrazar los nuevos desafíos de cada paso, decir ‘sí’ tan a menudo como te sea posible. Ya que uno de los lamentos más frecuentes en el trabajo son aquellos momentos en los que la oportunidad golpeó nuestra puerta y no se la abrimos.”

11. Comienza a definir tus valores personales

Anna Lundberg cita al fallecido Stephen Covey, autor de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”: “Realmente no importa lo rápido que estés yendo si vas en la dirección equivocada.”

Lundberg sigue: “La prioridad número uno de esta etapa es conseguir tener clarimente cuáles son tus prioridades en realidad. Una gran manera de hacer esto es definiendo tus valores personales, poder escribir los 3 principales sería lo ideal.”

Y entonces podrás poner esos valores en una declaración de misión personal, lo cual te ayudará a motivarte a ser una mejor versión de ti mismo.

Vivir MejorTener las mejores ideas del mundo no te ayudará si nadie quiere escucharte.

El orador y autor Julian Treasure dio una popular charla TED en la que explica cómo cualquiera puede hablar eficazmente, ya sea en una conversación o en frente de una multitud.

Qué tanto influencias en otros, dice, depende tanto de lo que dices como de lo que no dices.

Aquí tienes malos hábitos que debes evitar si quieres que la gente te escuche, a los cuales Treasure llama los “siete pecados capitales al hablar.”

1. Chismear

Hablar mal de otra persona parece crear una reacción en cadena, dijo Treasure.

Si participas en los chismes, puedes acabar con una mala reputación e inspirar a otros a comenzar chismes sobre ti.

2. Juzgar

Si llenas tus conversaciones con prejuicios sobre los demás, haces que la persona con la que estás hablando tenga en mente que también la juzgarás, dijo Treasure.

Tendrán miedo a abrirse a ti y puede que se cierren por completo.

3. Ser negativo

Treasure dijo que su madre, en sus últimos años, se convirtió en una persona muy negativa; incluso encontraba el lado negativo en cosas arbitrarias como qué día pasaría. Treasure se obligó a dejar de escucharla mientras pasaba tiempo con ella.

Elegir ser optimista simplemente te hará más agradable con quien hablar, dice. Además, es mejor para tu salud.

4. Quejarte

Relacionado con enfocarte en el lado oscuro de la vida es quejarse, lo cual se convierte fácilmente en un hábito.

Antes de darte cuenta, dice Treasure, serás conocido como la persona que se queja por todo, todo el tiempo, las noticias, el trabajo, y todo lo demás. Es lo que él llama “miseria viral”.

5. Poner excusas

Algunas personas tienen “lanza-excusas,” dice Treasure, echarle la culpa a cualquiera y a cualquier cosa excepto a sí mismas cuando se encuentran con el fracaso.

Mientras que otros pueden dejar deslizar una excusa de vez en cuando, un flujo constante de ellas revela que no tomas responsabilidad por tus acciones.

6. Exagerar

La exageración “degrada nuestro idioma,” dice Treasure.

Añadir drama innecesariamente es esencialmente una forma de mentir, y “no nos gusta escuchar a las personas que conocemos mintiéndonos.”

7. Ser dogmático

Es peligroso cuando las opiniones y los hechos se confunden.

A nadie le gusta ser bombardeado con opiniones expresadas como si fueran verdad.

perspectivaPermítanme compartir tres historias cortas y algunas lecciones-cambiadoras-de-vida contigo…

• “En mi turno de enfermería en el hospital esta tarde, fui forzada a un momento de perspectiva cuando dejé mi teléfono, completamente nerviosa, después de tener una discusión con mi marido, y mi paciente de ocho años de edad, quien se está muriendo de leucemia, me preguntó si estaba bien.”

• “Hoy es el décimo aniversario del día que había planeado terminar con mi vida. Es también el décimo aniversario del día que descubrí que estaba embarazada de mi hijo de ahora 9 años de edad. Él es la razón por la que cambié de opinión. Y él vale tanto la pena! Pero lo más importante, ahora me doy cuenta de que yo lo valgo también.”

• “Esta tarde supe que la señora que me parecía ridículamente joven para ser la madre de las dos niñas gemelas que tengo en mi clase de 5to grado de matemáticas es en realidad su media hermana de 25 años de edad. Resulta que sus padres se divorciaron y su madre tuvo a las gemelas con otro hombre. Entonces, hace 4 años, su madre y el padre de las gemelas murieron en un accidente de coche. La hija de 25 años, que tan sólo tenía 21 años en ese momento, se hizo cargo como su tutora legal y ha estado criándolas desde entonces.”

Si hay una cosa que estas historias tienen que común es la perspectiva.

Lo que vemos depende en gran medida de cómo lo miramos.

La verdad es que nuestra perspectiva de la vida proviene de la jaula psicológica en la que estamos cautivos. Una jaula creada por…

• Un pasado difícil
• Una vida desarmada
• Influencia social
• La cultura pop y medios de comunicación estereotipados
• etc.

Y nuestra perspectiva sólo cambia cuando conscientemente, y gradualmente, trabajamos para liberar nuestras mentes.

Las citas que siguen  son simples recordatorios que yo personalmente leo y me repito a mí misma regularmente para mantener mi mente libre, y mi perspectiva abierta de par en par. Cuando las compartí con las tres estudiantes mencionadas anteriormente, todas ellas me dijeron que apreciaban la perspectiva adicional. Tal vez tú también lo hagas.

1. La felicidad se escapa de los que se niegan a ver lo bueno en lo que tienen. Cuando la vida te da todas las razones para ser negativo, piensa en positivo. Deja ir lo que crees que tu vida se supone deba ser en este momento, y apréciala sinceramente por todo lo que es.

2. Las personas más ricas no son las que más tienen, sino las que menos necesitan. La riqueza es un estado mental. Quiere menos y aprecia más, hoy. Está agradecido por tu vida. Por tu salud, tu familia, tus amigos y tu hogar. Muchas personas no tienen esas cosas.

3. Se necesita valor para crecer y convertirte en quien realmente eres. No temas cambiar. Tal vez pierdas algo bueno, pero tal vez también ganes algo mejor.

4. La mayoría de tus miedos son mucho más grandes en tu mente de lo que son en realidad. Comprobarás esto por ti mismo tan pronto como te enfrentes a ellos.

5. Si tienes la suerte de tener dos buenas opciones, siempre ve con la que más te asuste, porque esa es la que te ayudará a crecer.

6. No te estreses por las puertas cerradas detrás de ti. Nuevas puertas se están abriendo en cada momento y las verás si sigues dando pasos adelante. Y mientras estés dando pasos, también ten en cuenta que a menudo perdemos demasiado de hoy al preocuparnos demasiado por el mañana. Tan sólo está presente. El mañana se revelará exactamente como deba ser.

7. Cada situación difícil puede ser una excusa por un pobre rendimiento, o una oportunidad para la excelencia, dependiendo de la perspectiva que elijas.

8. Aun cuando sea difícil, lleva una sonrisa de todos modos. Sonreír no siempre significa que estas feliz, a veces simplemente significa que eres fuerte. Y lo eres.

9. Crecer es doloroso. El cambio es doloroso. Pero al final, nada es tan doloroso como quedarte atascado en algún lugar donde ya no perteneces. Siempre es mejor estar agotado por un trabajo significativo, que estar cansado de no hacer nada.

10. Aprecia el don de ser capaz de trabajar duro por lo que más te interesa. Y recuerda que nada es realmente “trabajo” a menos que te digas a ti mismo que preferirías estar haciendo otra cosa.

11. Haz lo que tenga que hacer, pero también deja espacio. Se Flexible. No cargues tu vida con planes rígidos. A veces los grandes momentos pasan sin que los planifiques y los grandes remordimientos suceden por no alcanzar exactamente lo que estaba previsto.

12. En lugar de enojarte por las palabras de los demás, elige escuchar, ser consciente, y crecer más fuerte de una manera u otra, gracias a ellos.

13. La vida no siempre te dan la gente que deseas, te da la gente que necesitas… para aprender, para crecer, y para enamorarte.

14. Los fuertes entre nosotros no son los que muestran la fuerza que puedes ver, son los que han ganado increíbles batallas internas de las que no sabes nada. Así que sé amable. No siempre puedes ver el dolor de la gente, pero ellos siempre pueden sentir tu bondad. Ser amable con la gente es una manera tranquila de vivir, y un hermoso legado para dejar.

15. En última instancia, hay tres cosas que te definen: Tu paciencia cuando no tienes nada, tu actitud cuando tienes todo, y a quienes ayudas cuando puedes.

16. Sé humilde. Sé enseñable. El mundo es más grande que tu visión del mundo. Siempre hay espacio para una nueva idea, una nueva etapa, una nueva perspectiva… un nuevo comienzo.

Vivir MejorEn el 2013, mi artículo “13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen” se volvió viral. Atrajo más de 20 millones de visitas en Forbes.com y Business Insider solo.

Mi lista también apareció en otros sitios web, como en Success, Psychology Today y The Huffington Post, por lo que es imposible saber con exactitud cuántas personas leyeron esas 600 palabras.

Como psicoterapeuta e instructora de psicología en la universidad, había pasado más de una década enseñándole a la gente sobre la fortaleza mental.

También es un tema que me apasiona a nivel personal.

Crear un artículo mega-viral fue un sueño hecho realidad; y ser capaz de convertirlo en un libro BestSeller fue sin duda lo más destacado. Me llevó a muchas otras oportunidades también; un curso on-line sobre Fuerza Mental, charlas, y un acuerdo para un segundo libro con una importante editorial.

Desde que mi artículo se hizo viral, muchos otros escritores crearon títulos similares. Y si bien algunos de sus artículos ofrecen información valiosa y precisa sobre la fortaleza mental, otros pierden el rumbo.

Décadas de investigación se dedicaron a estudiar la forma en que la gente puede crecer más fuerte con sólo cambiar su forma de pensar, sentir y comportarse. Así que quería aprovechar esta oportunidad para aclarar algunas de las ideas más falsas que algunos escritores están esparciendo sobre la fuerza mental.

Aquí tienes cinco verdades sobre la fortaleza mental:

1. Las personas mentalmente fuertes no tienen problemas para decir que no pueden hacer algo.

La fuerza mental no viene con súper poderes. Hay un montón de cosas que las personas mentalmente fuertes no pueden hacer; y no tienen miedo de admitirlo. Pero, lamentablemente, veo un montón de artículos que afirman que “las personas mentalmente fuertes nunca dicen, ‘no puedo'”.

En realidad, las personas mentalmente fuertes están dispuestas a reconocer sus debilidades. Cuando tiene sentido trabajar en ellas, lo hacen. Cuando se trata de algo que no están especialmente motivados para cambiar, no se preocupan por ello.

2. Desarrollar fortaleza mental no significa que no puedas renunciar.

Un montón de artículos afirman que las personas mentalmente fuertes nunca se dan por vencidas. Pero al igual que todos los demás, las metas de las personas mentalmente fuertes cambian.

Cuando el costo de trabajar por algo empieza a superar el beneficio, se dan por vencidos y siguen adelante. Son lo suficientemente fuertes como para hacer eso.

No pierden el tiempo trabajando para resolver un problema que no tiene solución. Y no son tan orgullosos como para seguir adelante sin importar el costo. Eso es porque son fuertes mentalmente; no cabeza duras.

3. No hay ninguna dieta específica que te ayudará a construir fortaleza mental.

Hay un montón de recomendaciones baratas sobre lo que deberías consumir para construir fortaleza mental. Sin embargo, las personas mentalmente fuertes son tan diversas en sus dietas como cualquier otro grupo.

Algunos beben café. Algunos son vegetarianos. A algunos les gusta el cereal para el desayuno. Así que no creas en ninguno de los artículos que te digan que tienes que consumir ciertos alimentos si quieres construir fortaleza mental.

Si bien existe una clara relación entre mantener un cuerpo sano y una mente sana, hay más de una manera de mantenerse saludable. Lo que las personas mentalmente fuertes comen para el desayuno es mucho menos importante que sus hábitos diarios de salud. ZZZAl igual que hay una gran cantidad de dietas diferentes que ayudan a las personas a hacer crecer sus músculos físicos, hay un montón de maneras diferentes de hacer crecer tu músculo mental.

4. Tener fortaleza mental no significa que eres siempre positivo.

Si bien las personas mentalmente fuertes a menudo optan por mirar el lado positivo, no son irrealísticamente positivos. De hecho, ser demasiado confiado o irrealísticamente positivo puede dejarte sin preparación para las realidades que estás a punto de enfrentar.

Sin embargo, veo muchos artículos que insisten en que las personas mentalmente fuertes son “siempre positivas.” Eso simplemente no es cierto.

Construir fuerza mental se trata de aprender cómo regular tus pensamientos para que así no sean excesivamente negativas ni demasiado positivas. Las personas mentalmente fuertes son lúcidas sobre las realidades de la vida, incluso cuando esas realidades son difíciles de afrontar.

5. Construir fortaleza mental no necesariamente hará que seas un logrador de cosas.

Hay algunas personas mentalmente fuertes que han logrado cosas increíbles. Pero muchas otras caen en otro lugar en la escala del logro. Y están bien con eso. Así que ten cuidado de cualquier artículo que afirme que tienes que ser un millonario o un atleta de élite para ser fuerte.

Fortaleza mental se trata de vivir de acuerdo a tus valores. Para algunos individuos mentalmente fuertes, eso significa valorar el tiempo con sus familias por sobre ganar dinero. Y significa dar lo mejor de si en todo lo que hacen; ya sea cocinando hamburguesas o siendo un padre que se queda en casa.

carta abiertaA menudo la parte más difícil del viaje es simplemente creer que eres digno del viaje.

Este breve artículo se inspiró en un correo electrónico que recibimos anoche de un estudiante nuevo del curso:

Estimado Marc y Angel,

La vida no ha sido la más fácil para mí durante esta última década.

No voy a entrar en todos los detalles ahora, pero estos tiempos difíciles me han dejado con muchas grietas. Y aunque sigo arreglándomelas para ser una persona razonablemente exitosa, a menudo lucho desesperadamente con mi auto-confianza.

No me siento lo suficientemente bueno la mayoría del tiempo. Me siento defectuoso. Siento que mis grietas me hacen indeseable.

Todo está en mi cabeza – sé que es así! Pero realmente necesito ayuda para cambiar mi mentalidad. Necesito una nueva perspectiva. ¿Tienen alguna idea que me pueda ayudar?

Sinceramente,
Un estudiante tímido

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que no se sienten “lo suficientemente bueno”):

Estimado estudiante tímido,

Es hora de una breve historia sobre la vida…

Había una vez una anciana que tenía que caminar hasta el río cada mañana en busca de agua para beber, cocinar y limpiar. Ella llevaba dos cubos con ella, los llenaba en la orilla del río, y regresaba con ellos a su casa, esta casa rural.

Uno de los cubos era más nuevo, perfectamente sellado, y llevaba su agua sin problemas. Pero el segundo cubo era mayor y contenía algunas grietas finas por las que se fugaba el agua al suelo mientras la anciana caminaba. Para el momento en que llegaba a su casa, por lo general alrededor de un tercio del agua en el segundo cubo se había filtrado a través de sus grietas.

Un día, en la caminata hacia el río, el cubo agrietado (que siempre había sentido como que no era tan bueno como el otro balde) le dijo a la mujer mayor, “Quiero que sepas que he estado filtrando el agua todas las mañanas durante los últimos años. Perdón por estar agrietado y hacer tu vida más difícil. Entiendo que si necesitas reemplazarme por un mejor cubo.”

La anciana sonrió. “¿De verdad crees que no sabía de tus grietas todo este tiempo?”, preguntó. “Mira todas las hermosas flores que crecen en el camino de mi casa hacia el río. Yo planté sus semillas, pero eres tú quien las riega cada mañana.”

RECUERDA:

Sentirse lo suficientemente bueno en la vida, en el trabajo, en los negocios, y en nuestras relaciones tiene mucho que ver con la forma en que personalmente juzgamos las grietas de nuestro propio cubo. Porque todos tenemos algunas grietas!

Pero, ¿las grietas nos restan, nos manchan, y arruinan nuestras experiencias y conveniencia?

¿O nuestras grietas están regando un camino de flores que ni siquiera nos detuvimos a apreciar?

Elige ver las flores a través de las grietas en tu propio cubo (elige ver cómo esas grietas hacen que seas lo suficientemente bueno) y todo tu universo cambiará!

Sinceramente,
Marc y Angel

 

 

 

Subir »
FB