Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Desarrollo Personal:

Los mejores consejos para crecer como persona

preguntasUna persona pacífica no es una persona que siempre está en una buena situación, sino más bien una persona que siempre tiene una buena actitud en cada situación.

En gran medida, creamos nuestros destinos diariamente, y la mayoría de los males que sufrimos son directamente debidos a nuestra propia (y controlable) actitud. La vida está llena de acontecimientos incontrolables; en muchas situaciones lo único que podemos controlar es la actitud con la que elegimos responder.

Cuando realmente te tomas el tiempo para pensar en ello, todo lo que ocurre a nuestro alrededor es neutral y sin sentido hasta el punto en el que le damos sentido. Y las preguntas que nos hacemos definen el significado que creamos y la actitud que tenemos sobre todo.

Independientemente de lo que estés pasando, se trata de elegir: ¿Voy a permitir que esto me moleste? ¿Voy a elegir hacer esto mal o bien? ¿Voy a elegir quedarme o irme? ¿Voy a elegir gritar o susurrar? ¿Voy a elegir reaccionar o tomarme el tiempo para responder?

Cuando nuestros estudiantes vienen sintiéndose mal por una situación que no pueden controlar, por lo general empezamos reforzando una dura verdad: a veces no es posible cambiar tu situación; o no lo suficientemente pronto. No puedes obtener un nuevo empleo en un instante. No puedes hacer que alguien más cambie en contra de su voluntad. Y ciertamente no puedes borrar el pasado. Pero…

Siempre PUEDES elegir una actitud que te mueva para adelante. Y hacer eso te ayudará a cambiar las cosas desde dentro hacia fuera, y en última instancia te permitirá crecer más allá de los problemas que no puedes controlar.

Aquí tienes cuatro poderosas preguntas que te ayudarán a ajustar tu actitud positiva cuando más lo necesites:

1. ¿Quién serías, y qué más verías, si borraras el pensamiento que te preocupa?

La preocupación es el mayor enemigo del presente. No hace más que robarte la alegría y mantenerte muy ocupado haciendo nada en absoluto. Cuando pasas tiempo preocupándote, estás simplemente usando tu imaginación para crear momentos que no deseas.

Date cuenta de que, en algún lugar dentro de todos nosotros, existe un ser supremo que está eternamente en paz. Porque la paz interior no depende de las condiciones externas, es lo que queda cuando renuncias a tu ego y preocupaciones. Puedes encontrar la paz dentro de ti en cualquier lugar y en cualquier momento. Siempre está ahí, esperando pacientemente que le prestes atención.

La paz mental llega cuando logras estar en paz con lo que está en tu mente. Sucede cuando dejas ir la necesidad de estar en cualquier lugar que no sea donde te encuentras, física y emocionalmente. Esta aceptación de cómo son las cosas crea las bases de la armonía interior. La necesidad de que algo sea diferente a lo que es ahora no es más que una preocupación, y las preocupaciones no te llevan a ninguna parte.

Siempre es el momento adecuado para abrazar el presente – sólo el conocimiento y aceptación del aquí y ahora. Sólo entonces tendrás el poder para enfocarte en tus desafíos y oportunidades más con atención – y eso lo cambia todo.

2. ¿Sobre qué podría ser positivo en este momento, si realmente quisiera?

Tu mejor arma contra el estrés y la negatividad es tu capacidad de elegir un pensamiento por sobre otro. La felicidad se escapa de aquellos que se niegan a ver lo bueno en lo que tienen. Cuando la vida te da todas las razones para ser negativo, piensa en positivo.

Tus pensamientos no terminan cuando dejas de pensar. Siguen resonando a través de tu vida. Elije con cuidado e intencionalmente. Se exageradamente e injustificadamente positivo. Se creativo, divertido, ridículo y alegre, todo al mismo tiempo. Sonríe tan a menudo como puedas. Una sonrisa realmente cambia el ambiente de tu cuerpo. Altera, fisiológicamente, la química de tu ser. Te hará sentir mejor y hacerlo mejor.

Nuestras mentes están, literalmente, preparadas para trabajar mejor no cuando somos negativos, sino cuando somos positivos.

3. ¿Cómo puedes responder desde un lugar de claridad y fuerza, en lugar de reaccionar sin pensar ante esta experiencia?

Cada vez que te veas tentado a reaccionar de la misma (y antigua) manera; detente, y decide conscientemente si quieres ser prisionero del pasado o pionero del presente.

Para ganar control consciente de lo que sucede en tu mente, necesitas desarrollar una conciencia clara para este proceso. Para hacerlo, permanece inmóvil por un momento, respira profundamente y libera tu mente de todas las voces que hay dentro y a tu alrededor. Eso dejará espacio para poder cambiar de estado, y algo nuevo pueda entrar.

De saber lo que está pasando en tus pensamientos y emociones, crece tu capacidad de redirigir conscientemente tu enfoque. Es hora de dejar ir voluntariamente las cosas que te tiran para abajo, y poner primero algo que te inspire. Enfócate en el siguiente paso obvio y significativo. No hay situaciones sin esperanza; sólo personas que perdieron la esperanza en ellas.

En casi todos los casos, nada te detiene… nada te está frenando más que tus propios pensamientos sobre ti mismo y sobre “cómo es la vida.” Tus percepciones crean tus creencias, tus creencias crean tus comportamientos y tus comportamientos producen tus experiencias. Es por eso que debes navegar a través de tus pensamientos con cuidado, y elegir responder sólo a aquellos que te ayudarán a construir la vida que deseas, y la imagen que deseas mantener a medida que vivas.

4. ¿Qué puedes dejar de lado en este momento sin perder nada?

Honestamente, hay tantas cosas que puedes dejar de lado en la vida sin perder nada. Se llama crecimiento.

Dejar ir los viejos ideales deja espacio para nuevas oportunidades. Dejar ir lo que no funciona, deja espacio para lo que sí lo hará. Cuando el dolor por aferrarte a algo es peor que el dolor por dejarlo ir, es hora de dejarlo ir y crecer. En otras palabras, comienza a restar… los hábitos, rutinas y pensamientos que te estén deteniendo. No puedes descubrir nuevos océanos a menos que tengas el valor suficiente como para perder de vista la costa.

Perdonar es parte vital de este proceso. Perdonar no siempre puede sanar las relaciones y situaciones. Algunas relaciones y situaciones no están destinadas a ser. Perdona todos modos, y deja que lo que esté destinado a ser, sea. Hazlo y libérate. Cuando guardas resentimiento contra otra persona, te atas con esa persona con un vínculo emocional que es más fuerte que el acero. Personar es la única manera de disolver ese vínculo y liberarte.

Es hora de dejar de esperar que todo afuera cambie y enfocarte en cambiar por dentro; hazlo y descubrirás rápidamente la tranquilidad que siempre te ha eludido.

30sSoy de esas personas que piensa que “nunca es tarde” para hacer algo.

Por ejemplo, yo creo que nunca es tarde para conocer un nuevo país, empezar una nueva carrera o aprender una nueva habilidad, pero seamos sinceros, hay muchas cosas que ya tuviste que haber hecho antes de los 30.

¿Por qué a esa edad? Porque tienes la energía, el tiempo y la libertad de hacerlo.

Yo ya los pasé y aquí están mis 29 esenciales que tienes que hacer antes de los 30 años.

Si no has hecho algo te recomiendo que de todas formas lo hagas. Sólo digo que sería más fácil llevar a cabo estas cosas antes.

1. Ve a la universidad

Atascarte en deudas estudiantiles es definitivamente una preocupación. Aún así, la universidad te brinda experiencias como conocer nuevos amigos, salirte de tu zona de confort y encontrar las habilidades suficientes que te puedan llevar a un trabajo increíble, además la mayoría de los trabajos lo consideran como requisito.

2. Aprende a cocinar

No hay nada como hacer comida en casa y recibir halagos por parte de amigos y familia. Además de hacerte feliz, cocinar te mantendrá sano el resto de tu vida y te hará divertirte. No tienes que volverte el chef gourmet, solo se trata de saber hacer lo básico y nutritivo.

3. Conoce la historia de tu familia

Esto te dará la oportunidad de sentarte a platicar con tus papás, abuelos, tíos y todos aquellos que sigan en tu vida. Podrás conocer una nueva cultura y planear una visita a tus tierras de origen.

4. Corre un maratón

“Correr un maratón es uno de esos hitos épicos”, Mort Nace, manager general de Medved Running y Walking Outfitters, dice a USA Today.

Haciéndolo, estás estableciéndote metas, construyendo confianza, explorando nuevos lugares y conociendo gente nueva.

5. Empieza una rutina de ejercicio

Entre antes empieces a ejercitarte, más oportunidad tendrás de mantener una rutina el resto de tu vida. El ejercicio previene enfermedades, reduce el estrés y controla tu peso.

6. Ahorra

Tal vez sea muy “temprano” para pensar en tu retiro, pero entre antes empieces a ahorrar, más dinero tendrás a la hora de disfrutar tus años de oro. El dinero que ahorres en tus 20s equivaldrá a millones en tu retiro.

¿Por qué no empiezas a depositar mensualmente? Aún así sean 300 pesos al mes, algo es algo.

7. Aumenta tu conocimiento de vinos

Entre más grande seas a más eventos con vino estarás invitado y ¿no querrás que te intimiden, o sí? Eso no significa que tengas que ser un sommelier, pero sí es importante que aprendas lo básico en vino. Yo ni siquiera lo tomo y podría decirte un par de cosas de éste.

8. Encuentra a tu mejor amigo

Es gracioso porque cuando eres joven todos son tus amigos, pero mientras vas creciendo te vas dando cuenta quiénes son los verdaderos. Siempre habrá una persona que sepa todo de ti. Encuentra a un amigo de calidad con el que puedas disfrutar y recordar la importancia de la amistad. Bríndales tiempo.

9. Encuentra el trabajo de tus sueños

Es importante trabajar en distintos lugares, pues de esta forma te podrán enseñar una gran variedad de habilidades, pero ¿te gustaría saltar de lugar en lugar los siguientes veinte años de tu vida?

10. Encuentra tu causa

Hacer el bien por los demás te vuelve mucho más fuerte y completo. Ya sea por medio de una fundación o haciendo voluntariado haz algo que involucre a los demás.

11. Ve a un festival de música

Sería increíble que asistas a un festival a los 70 años, pero te aseguro que lo disfrutarías mucho más antes. Goza de la música fuerte y grandes masas de gente mientras puedas, aunque no te guste, hazlo una vez.

12. Escribe una historia

Escribe algo de ficción que pueda aumentar tu creatividad y ayudarte a mejorar tus técnicas de escritura. Hoy más que nunca es importante.

13. Lee, lee, lee

Hacerlo tiene muchos beneficios como lo es enaltecer tu imaginación y mantener tu cerebro atento a cosas nuevas. Vuelve de la lectura un hábito y hazlo siempre.

14. Aprende a organizarte

Tal vez éste no sea el tema más interesante, pero trabajar en tus habilidades organizacionales hará que te ahorres mucho estrés, dinero y tiempo en el futuro.

15. Deja de fumar

Todos cometemos muchos errores en la juventud y para muchos de nosotros eso significó fumar. Tal vez era cool en universidad, pero no es un hábito saludable para ti ni para los que te rodean, además es caro.

16. Sumérgete en el lujo aunque sea una vez

Esto no quiere decir que satures tu tarjeta de crédito. Lo que quiero decir es que debes de disfrutar de cosas lujosas de vez en cuando. Tal vez eso represente una comida en un lugar caro o una bolsa Gucci. Esto te ayudará a ahorrar.

No seas esa persona que siempre tiene que tener lo mejor y que por lo mismo gasta todo su dinero del futuro en un momento. El no tener todo a la mano te impulsa a ser mejor.

17. Equivócate

Así es. Hazlo y repítelo. No hay mejor manera de aprender que crecer y conducirte a ti mismo al éxito. Falla rápido y levántate de la misma manera.

Qué mejor que intentarlo muchas veces antes de los 30.

18. Aprende a hacer networking

Construir una red puede resultar benéfico para tu vida personal y profesional. Por ejemplo, tal vez te reuniste por unos tragos con una pareja de otro país mientras visitaban México. Ahora tendrás contactos en otros lugares.

19. Canta en público

Lo creas o no cantar cambia tu cerebro. De hecho hacerlo puede disminuir tu depresión o sentimiento de soledad. La mejor manera para eliminar el miedo a la hora de hablar en público es cantando. Inténtalo en donde sea, la regadera es buen lugar.

20. Viaja solo

Hacerlo te hará que salgas de tu nido y te ayudará a descubrir quién eres y tener experiencias que probablemente no tendrías si lo haces con alguien. Además te dará tiempo valioso para pensar.

21. Familiarízate con otro idioma

Hablo dos idiomas y estoy aprendiendo un tercero. No estoy diciendo que se debe de manejar a la perfección, pero el simple hecho de saber de qué se tratan otras lenguas te abrirá nuevas culturas. Entre más grande seas más difícil (no imposible) será aprenderlos.

22. Disfruta estar fuera

No hay nada más bello e inspirador que la naturaleza. Ya sea para ver las estrellas o caminar, sal lo más que puedas.

23. Renta una casa con tus amigos

Para ir a la playa, al bosque o a donde sea, ten la oportunidad de regalarte un tiempo con tus amigos. Después no tendrás el tiempo suficiente para aprovecharlos. A mí, personalmente, me gusta hacerlo una vez al año.

24. Piérdete

No hay nada como subirte a tu coche y manejar a un lugar desconocido sin saber qué aventura podrás tener. Una vez teniendo familia tendrás que abandonar este tipo de oportunidades.

25. Salir a citas

¿Cómo crees que podrías conocer al amor de tu vida? Así, además de conocer a gente interesante podrás disfrutar del proceso antes de comprometerte. No te preocupes por tener una noche aburrida y aprende a disfrutar todo lo que pase.

26. Aprovecha toda la noche

Nadie va a detenerte al momento de “enfiestar” si tienes 30. Solo que las resacas se volverán cada vez más pesadas así que intenta aprovecharlo de una vez.

Haz lo que sea, ya sea bailar, jugar cartas o billar toda la noche.

27. Elimina tus deudas

La deuda siempre es mala. No hay más. Asegúrate de liquidar lo máximo posible para que tu futuro esté limpio, de esta manera podrás comprar cosas como un coche o una casa.

28. Haz tu marca

Gracias a Google y a las redes sociales todos tenemos una marca. Si no estás trabajando para ser el primer resultado de Google o no estás teniendo actividad en redes sociales, estás dañando mucho a tu negocio.

29. Múdate a un lugar completamente nuevo

Da mucho miedo, pero eso te sacará de tu zona de confort y te hará experimentar nuevas culturas. Todos deberían de hacerlo por lo menos una vez. No vas a creer la diferencia que sentirás.

¡Disfruta de los mejores años de tu vida!

vidaA veces la habilidad más complicada es ser simple.

Varios años atrás, antes de que Ángel y yo empezáramos a simplificar nuestras vidas, recuerdo que todo era mucho más complicado.

Decíamos sólo para satisfacer a los demás, hacíamos malabares con cincuenta obligaciones a la vez, tratábamos de controlarlo todo, nos uníamos a los dramas diarios de nuestros círculos, y corríamos de un lugar, personas y tareas a otro… ¡como locos! Y por “loco”, me refiero a que el estilo de vida que vivíamos podría conducir a una persona a la locura!

Finalmente llegamos a un punto de ruptura, estábamos derrotados y sangrando profusamente por el auto-inflingido estrés y negatividad.

En estos días conozco a un montón de personas que todavía viven estilos de vida excesivamente estresantes. Si crees que podrías ser uno de ellos, incluso si es sólo a veces, aquí tienes algunas cosas claves que Angel y yo hemos aprendido. Algunas simples razones de porqué la vida a menudo se vuelve demasiado complicada para todos nosotros en ocasiones:

1. Tratamos de hacer demasiado

El sobre-comprometernos es el error más grande que la mayoría de las personas cometemos que complican nuestras vidas. Es tentador llenar cada segundo del día con las tareas de tu lista de tareas pendientes y distracciones. No te hagas esto. Deja espacio.

2. Tratamos de controlar demasiado

Cuando intentas controlar demasiado, disfrutas demasiado poco. A veces, sólo necesitas dejar ir, relajarte, respirar profundamente y apreciar lo que es.

3. Perdemos nuestra paciencia y nuestro aplomo

Dos cosas, más que cualquier otra cosa, te definen todos los días: tu paciencia cuando tienes problemas, y tu actitud cuando no los tienes.

4. Respondemos con negatividad

Una actitud positiva no es una reacción ante las cosas como son. Más bien, es una expresión de tu forma de ser. ¡Sé positivo! Cambia tu poca útil amargura por determinación. La energía ya está ahí. Todo lo que necesitas hacer es cambiar tu enfoque.

5. Buscamos la validación constante de los demás

Crea una vida en la que te sientas muy bien en tu interior, no una que sólo se vea muy bien en el exterior para todos los demás. No tengas miedo de caminar solo por el camino menos transitado, y no tengas miedo de amar cada minuto de ello.

6. Pasamos demasiado tiempo con gente tóxica

Es mejor caminar solo con dignidad, que al lado de personas que constantemente te obliguen a sacrificar tu felicidad y autoestima.

7. Dejamos que los odiadores nos afecten

La mayoría de los odiadores no te odian realmente; odian simplemente en donde están en la vida, y tú eres un reflejo de lo que desean ser.

8. Alimentamos el drama

No participes en los dramas sólo por hacerlo. No juzgue a nadie sólo porque hayan cometido diferentes errores a los tuyos. Cuando decides ver lo bueno en los demás, terminas encontrando lo bueno en ti mismo.

9. Nos preocupamos constantemente por nuestros problemas

Preocuparte por los problemas no hace más que robarse tu alegría y mantenerte ocupado girando en círculos; es como usar tu imaginación para crear lo que no deseas. De hecho, “enfocarse” en los problemas no es mejor; nunca pases más del 10% de tu tiempo en los problemas, y siempre pasa por lo menos el 90% de tu tiempo en las soluciones.

10. Nos aferramos demasiado a todo

No puedes vivir una vida más simple si no estás dispuesto a cambiar y dejar de lado lo que estás acostumbrado. Acepta lo que es, deja de lado lo que fue, y ten fe en tu viaje.

11. Dudamos de cada paso del camino

¿No preferirías tener una vida de “OH BUENO” más que una vida de “QUE PASARIA SI…”? ¿No sería mejor correr riesgos y aprender algo nuevo todos los días?

Sé determinado y ambicioso, pero sin un sentido desesperado de necesidad. Hazlo sin amor por las posibilidades. ¡Disfruta de tu viaje! Sigue tus bendiciones, explora y no tengas miedo, y las puertas se abrirán donde no sabías que lo harían.

12. Nos enfocamos en otro tiempo y lugar más que en aquí y ahora mismo

Si te preocupas demasiado por lo que podría ser, y te preguntas demasiadas veces por lo que podría haber sido, ignorarás y perderás por completo lo que es. Está aquí y ahora. El día es tuyo para darle forma. Crea una obra de arte.

13. Tratamos de cortar las esquinas

Haz lo correcto, siempre, incluso si nadie más lo sabrá nunca. Porque tú sí lo vas a saber.

14. Evitamos las conversaciones difíciles y necesarias

Una gran medida de tu éxito y tranquilidad en todos los ámbitos de la vida por lo general se puede medir por el número de conversaciones incómodas que estás dispuesto a tener.

15. Le perdemos la pista a nuestras prioridades

Las prioridades no se hacen automáticamente. Tienes que hacer tiempo para lo que sea importante para ti; tiempo con tu pareja, tiempo con tus hijos, tiempo para crear, tiempo para aprender, tiempo para hacer ejercicio, etc. Pon todo lo demás a un lado para hacer tiempo.

Cuando le dices no a más cosas que suenan muy emocionantes, puedes decirle sí a más cosas que son realmente importantes.

16. Procrastinamos

Nada estorba la mente más de una tarea perpetuamente persistente. Recuerda, la sensación que obtienes al hacer algo importante, y terminarlo, es mucho mejor que la sensación que obtienes luego de quedarte sentado pensando en hacerlo.

17. Tenemos mucho más equipaje del que necesitamos

Cuando viajamos ligeros, somos más libres, estamos menos cargados, y menos estresados. Esto se aplica también al viaje a través de la vida, no sólo a los viajes a través de un aeropuerto.

18. Dejamos que los viejos errores vivan en nuestras mentes y corazones

En la vida, hacemos un montón de cosas; algunas nos gustaría poder deshacer, algunas nos gustaría poder revivir un centenar de veces.

Todas estas cosas, positivas y negativas por igual, nos enseñaron lecciones importantes y nos hicieron colectivamente la persona que somos hoy. Si revirtiéramos o ajustáramos cualquiera de ellas, no seríamos quienes somos; seríamos otra persona.

Así que comete errores, aprende de ellos, ríete de ellos, y sigue adelante. No pierdas ni un minuto en los resultados del pasado que no puedes controlar.

19. Renunciamos a nosotros mismos demasiado pronto

No es quien eres lo que te detiene, es quien crees que no eres. Juzgarte no es lo mismo que ser honesto contigo mismo. ¡No te subestimes! Recuerda por qué empezaste en el primer lugar. Respira profundamente, y sigue adelante.

20. Nos comparamos con otros que parecen ser mejores

No compares tu Capítulo 1 con el Capítulo 10 de alguien más. Sigue tu propio camino, escribe tu propia historia, y pasa las páginas que necesites pasar.

Vivir MejorLos 20s están llenos de preguntas confusas. ¿Debería casarme? ¿Dónde debería vivir? ¿Qué carrera debería seguir?

Si estás teniendo problemas para responder a cualquiera de estas preguntas, tal vez deberías hacerte otras diferentes.

En Quora, hay muchos hilos dedicados a muchos dilemas existenciales que todos deberíamos estar ponderando. Aquí tienes 7 que creemos son claves y que debes considerar durante tu vida adulta.

Hacerlo te ayudará a entender cuales son tus deseos y necesidades personales, y así te será más fácil tomar esas decisiones claves sobre el trabajo y tus relaciones.

Ten en cuenta que no hay una respuesta correcta para ninguna de estas preguntas, y tus respuestas pueden cambiar con el tiempo. El punto es empezar a pensar sobre lo que esperas lograr en tu vida; y cómo vas a hacer que suceda.

1. Si fuera a morir mañana, ¿me sentiría satisfecho con mi vida?

En este momento en tu vida, puedes suponer que tienes décadas por delante. Con suerte, tendrás razón.

Aún así, esa no es razón para posponer tu realización personal hasta más tarde. Haz los cambios que necesitas hacer, hoy.

Como escribe el usuario Quora Matthew Jones, “Si no estás satisfecho con tu vida tal y como está en este momento, pasar un tiempo re-evaluando la forma en que administras tu tiempo es importante. No hay certezas en la vida y puede que no haya un mañana, por lo que si bien establecer metas a largo plazo y planificar para el futuro es importante, también necesitas encontrar la manera de disfrutar de la vida.

2. ¿Cuál es mi propuesta de valor única?

Nicolas Cole escribe: “Esta es la manera bonita y adulta de decir, ‘¿Qué puedo hacer únicamente yo?’ En los negocios, siempre hay mucho para hablar sobre ‘propuesta de valor’. ¿Qué estás proponiendo y cuánto valor traerá?”

Es una pregunta similar a la de Fred Landis: “¿Hay algo que pueda hacer fácilmente que a los demás les resulte difícil?”

Una vez que descubras tu propuesta de valor única o talento, podrás trabajar para convertirte en un experto en esa área. Como A. J. Agrawal escribió en Inc.: “Ten tres o cuatro sitios de noticias que se especialicen en tu propuesta de valor y asegúrate de tomarte tu tiempo para leerlos todos los días. Empieza a compartir artículos en las redes sociales, y luego comienza a escribir artículos sobre el tema. Con el tiempo, más y más personas van a reconocerte como un experto en tu campo.”

3. ¿Quién me inspira más?

Sanchit Jain destacó esta pregunta:

“Piensa en la persona que más quieras emular. ¿Quién es? Ahora, ¿que hay en su historia o carácter que te acerca a ellos? Anota las palabras que te vengan a la mente. La persona que más deseas ser dice mucho sobre en quien esperas convertirte.”

4. ¿Por qué me levanto por las mañanas?

Esta pregunta, planteada por Ariel Banayan, es otra manera de preguntar: ¿Cuál es tu propósito?

Puede que no tengas una respuesta rápida, pero definitivamente tienes un propósito, y entre más pronto lo encuentres, más pronto podrás comenzar a dedicar toda tu energía en cumplirlo.

5. ¿Cuánto aprendí hoy?

“Cuando estás en tus 20s, tu nivel de aprendizaje debería ser muy alto”, escribe Raja Reddy Poreddy. “Aprende mucho todos los días. Asegúrate de escribir un diario de lo que aprendes cada día.”

Este hábito diario es uno bueno que tener, incluso cuando superas tus 30s y más allá. Tu meta debe ser aprender algo nuevo todos los días, para que tu visión del mundo cambie constantemente.

6. ¿A quién amo, y se lo he dicho o demostrado últimamente?

Esta pregunta proviene de Adam Rifkin, cofundador de PandaWhale.

No asumas que tus amigos y familiares saben lo que sientes, hazles saber que te importan. Es especialmente importante dado que un estudio de Harvard descubrió que las relaciones cercanas son claves para la felicidad y la longevidad.

7. ¿Cuál es mi definición de éxito?

“Esta es una pregunta que mejoró significativamente mi vida”, escribe Irene Enríquez. “Todos tenemos ideas preconcebidas sobre qué es el éxito: poder, fama, dinero. Pero el éxito no se limita a estas cosas. El éxito puede significar tener paz mental, o estar en un ambiente que nutra tus talentos.

“Tienes que decidir qué significa el éxito para ti. Hacerlo puede ser tu guía cuando tomes tus decisiones.”

Reibox BlogDe la parte I

Estas son algunas de las cosas que las personas extraordinariamente exitosas dicen todos los días; y cómo estas declaraciones los impulsan a tomar acciones que los llevan a tener más éxito:

Parte II

6. “No me preocuparé por lo que piensen los demás.”

La mayoría del tiempo, debemos preocuparnos por lo que piensan los demás; pero no si se interponen en la vida que realmente queremos vivir.

Si realmente deseas iniciar un negocio pero te preocupa que la gente pueda decir que estás loco, hazlo de todos modos.

Elige una cosa que no hayas intentado porque estabas preocupado por lo que los demás podrían pensar o decir, y simplemente hazla.

Es tu vida. Vive a tu manera.

7. “Voy a responder la pregunta que nadie hizo.”

A veces las personas no se atreven. A veces son inseguras. A veces son tímidas. Cualquiera sea la razón, a veces las personas harán una pregunta diferente a la que realmente quieren que contestes.

Un empleado podría preguntarte si crees que debería tomar unos cursos en la universidad. Lo que realmente quiere saber es si crees que es capaz de crecer en tu organización; él espera que le digas que lo haga y que compartas tus razones de porqué.

Tu marido podría preguntarte si piensas que la mujer en la fiesta estaba coqueteando con él. Lo que realmente quiere saber es si todavía piensas que se ve bien y es atractivo; él espera que le digas que sí, y a él le encantará cuando le compartas las razones.

Detrás de muchas preguntas hay una pregunta no hecha.

Presta atención para poder responder esa pregunta también; porque esa es la respuesta que la otra persona no sólo quiere, necesita.

8. “Aceptaré que esta bien no ser perfecto.”

Sí, sólo tienes una oportunidad para causar una primera buena impresión. Sí, perfección es el único resultado aceptable. Por desgracia, ningún producto o servicio es siempre perfecto, y ningún proyecto o iniciativa está perfectamente planeado. De hecho, la búsqueda de la perfección a menudo puede ser tu peor enemigo.

Trabaja duro, haz un gran trabajo, da lo mejor, y deja que sea lo que tenga que ser. Tus clientes y colegas te dirán lo que necesitas mejorar, y eso significa que harás mejoras que realmente le sirva a la gente.

No puedes lograr nada a menos que dejes ir. Da lo mejor de ti, y deja ir, y luego confía en que trabajarás duro para superar las deficiencias.

9. “Intentaré hacerlo mejor.”

Todos la  fastidiamos. Todos tenemos cosas que podríamos haber hecho mejor. Palabras. Comportamientos. Omisiones. No avanzar, no estar, o ser de apoyo.

Las personas exitosas no esperan ser perfectos, pero sí creen que siempre pueden ser mejores.

Así que piensa en ayer. Piensa en lo que salió bien. Después, piensa en lo que no salió tan bien como podría haber salido y acepta la responsabilidad. Asume la responsabilidad.

Y prométete que hoy lo harás mucho mejor.

10. “Lo único que puedo hacer siempre, es trabajar más que ellos.”

Como Jimmy Spithill dijo: “Rara vez vi una situación en la que hacer menos que el otro tipo sea una buena estrategia.”

Puede que no tengas la experiencia, el financiamiento, los contactos ni el talento, pero siempre puedes pensar más, avanzar más y trabajar más que todos los demás. El kilómetro de más es una tierra extensa y despoblada, todos hablan del kilómetro adicional, pero pocas personas lo hacen.

Aun cuando todo lo demás parezca ir contra ti, el esfuerzo y la persistencia pueden ser tus ventajas competitivas, y  pueden ser las únicas ventajas que realmente necesitas.

11. “Me detendré y oleré mis rosas.”

Tienes grandes planes y grandes metas. Y nunca estás satisfecho porque la satisfacción alimenta la complacencia.

Desafortunadamente, la mayoría de las veces eso significa que eres infeliz porque piensas más en lo que no has conseguido, no has hecho, y no tienes. (Por supuesto, la clave está en hacer las cosas que te hacen feliz más a menudo.)

Tómate un momento y piensa en lo que sí tienes, tanto en lo profesional como (y especialmente) en lo personal.

En este momento, tienes más de lo que alguna vez soñaste que fuera posible.

Claro, siempre esfuérzate por más, pero siempre tómate un momento para notar todas las cosas que tienes, especialmente tus relaciones, son lo más importantes que puedes tener.

A diferencia de lo que quieres, lo que tienes no es una esperanza, un deseo o un sueño. Lo que tienes es real.

Y es impresionante. Y es tuyo.

Aprécialo.

Reibox BlogHay una razón de por qué “no” es una de las primeras palabras que aprendemos a decir. La vida nunca para de lanzarnos ofertas y oportunidades que merecen ser rechazadas.

A medida que crecemos, la sugerencia de que terminemos nuestro brócoli ya no es la que más nos cuesta rechazar; son las peticiones que nos hacen en el trabajo sobre más y dudosas tareas a las cuales tenemos que encontrar la manera de rechazar cortésmente.

De ahí la serie de consejos para profesionales que buscan maneras elegantes para rechazar todo, desde procesos de contratación y tareas que consumen mucho tiempo, a ayudar a los compañeros de trabajo y a los “pasantes” extracurriculares.

Ahora, si bien muchos de esos consejos son sólidos, no necesitas realmente una estrategia independiente para cada una de estas situaciones en tu carrera; tener una enciclopedia mental de “no” para sacar rápido en cada nueva ocasión simplemente no es práctico.

En vez de eso, sólo tienes que dominar estos tres tipos de “no”, y entonces elegir la que quieras usar en función del contexto y la fuerza (o debilidad) de tu interés.

1. El “No directo”

Hace un par de semanas recibí una invitación por Facebook para una exposición de arte cuyo objetivo declarado era:

[Considerar] las muchas maneras en que los artistas y los trabajos de arte se contradecían día a día en la realidad, ya sea en un registro explícitamente político o de modos más sutiles, incluso satíricos, que reconocen una complicidad incómoda con el orden dominante.

Ahora bien, puede muy bien ser un espectáculo excepcional, pero no tuve ningún problema para decidir si la invitación era para mí: Fue un “no directo.”

De vez en cuando, en tu carrera se presentarán similares decisiones claras donde sabrás que tu respuesta es un definitivo “no, gracias” instantáneo. En esos casos, muchos de nosotros tenemos problemas para ser tan categóricos con nuestros rechazos como deberíamos, preocupados por quemar puentes, hacer enojar a nuestro jefe, o dañar nuestra reputación.

“Decir ‘no’ no es algo que podamos hacer naturalmente la mayoría de nosotros,” le dijo la psicóloga social Susan Newman a Fast Company el año pasado. Desde muy joven, aprendimos a decir “sí” de manera tan regular que se convirtió en una respuesta casi reflexiva para muchos adultos; y también crea el hábito de que nos veamos a nosotros mismos más abiertos a cosas de lo que realmente estamos.

Pero, como Newman lo ve, “Las consecuencias de un ‘no’ raramente es tan malo como crees que va a ser.”

En situaciones profesionales, hay dos cosas importantes a tener en cuenta cuando estás seguro de que no te interesa y no visualizas que tu posición vaya a cambiar.

En primer lugar, no es personal. Del mismo modo que la exposición de arte será una gran experiencia para un tipo diferente de persona, la oferta para invertir en la startup A o la entrevista de trabajo en la empresa B no son fundamentalmente malas, simplemente no son adecuadas para ti.

Y en segundo lugar, que con decirlo desde un principio y con claridad le haces un favor a quien te lo ofrece. Al hacer evidente que no estás interesado (en lugar de dar un insincero “tal vez”), la persona que solicita tu participación es libre de ir a otra parte con su oferta y encontrar a alguien que más probablemente lo acepte. Tu rechazo podría incluso ayudarlos a reorientar su busca.

Aquí tienes un ejemplo: Una lectora, Alison Green, me escribió para preguntar cómo podía declinar cortésmente una promoción:

Realmente no quiero una posición de liderazgo. Estoy contenta con lo que estoy haciendo ahora, y las funciones de liderazgo parecen venir con una enorme cantidad de estrés… No quiero caer en el más-más-más y sacrificar mi felicidad, mi comodidad, y el tiempo con mi familia por un sueldo más grande y más responsabilidades.

Un “no directo” es perfecto aquí.

“Suena como si necesitaras ser más directa,” Green sabiamente aconsejó, proponiendo una respuesta como esta:

Realmente aprecio tu confianza en mí y tu impulso para llegar más arriba, pero he dado muchas vueltas, y estoy muy feliz con lo que estoy haciendo actualmente. No quiero pasar a la administración; tengo un gran respeto por las personas que lo hacen, pero no es lo mío.

Nota esa última línea, donde no hay pista de críticas ni para la oferta ni el oferente: “No es lo mío.”

2. El “No suave”

¿Qué pasa si estás rechazando una proposición, pero puedas considerar hacer algo por debajo de lo que se te pide, pero necesitas escuchar más antes de decidir?

Este tipo de situación puede ser muy común en nuestras carreras, y probablemente la mayor culpable de nuestra tendencia a terminar aceptando cosas que no deberíamos.

Tú no sólo quieres demostrar que estás dudando. La clave para dar un “No suave” es transmitir las razones de tu escepticismo y explicar la información que necesitas para dar una respuesta más firme.

En 1997, el consultor William R. Daniels ofreció un ejemplo directo sobre cómo convertir un probable “no” en un posible “sí” con sólo dar más información. “Si voy a participar,” le dijo a un cliente que le había pedido expandir una serie de entrenamiento que Daniels dirigía y que había sido un gran éxito, “Necesito entender más sobre el proyecto.”

Si eso sonó como un final abierto, lo fue, pero logró dos cosas muy sucintamente: Le dejó saber al cliente de Daniels que no era una apuesta segura; no le siguió la corriente ni fingió un falso entusiasmo. Pero, en segundo lugar, le dio a su cliente la oportunidad de explicar más detalles de la nueva iniciativa, en lugar de intentar convencerlo en base a experiencias previas.

Daniels mostró una educada reticencia, evitó todo lo personal, y dejó en claro qué necesitaría saber para tomar una decisión final.

3. El “Pregúntame más tarde”

A veces decimos “sí” a algo que no nos conviene ahora pero que podría ser bueno dentro de un tiempo. Y si bien es cierto que algunas (o tal vez la mayoría) ofertas tienen fechas de vencimiento, puede haber maneras de retrazarlas o incluso renovarlas más adelante.

En estos casos, explica brevemente lo que te impide aceptar la oportunidad en este momento pero por qué te interesa de todas maneras. Entonces sugiere términos para revisarlo más tarde, y ve si le funcionó a la otra parte.

Este tipo de respuesta es muy útil ya que refleja el papel importante que el tiempo juega en nuestras vidas y carreras (y muy práctico, de hecho, es por eso que LinkedIn tiene una respuesta rápida automática para responder a los mensajes de los reclutadores: “Gracias por contactarme. En este momento no lo puedo aceptar, pero mantengamos el contacto.”).

Sin embargo, nuestros trabajos tienden a empujarnos sutilmente en la dirección opuesta, ver las oportunidades como algo negro o blanco, que están allí hasta que ya no están.

“Los plazos pueden ser algo bueno,” Joy C Lin de Muse explicó recientemente. “Nos ayudan a medir si nos estamos moviendo en la dirección correcta y nos mantienen motivados. Pero forzarte a seguir una agenda cuando no tiene sentido puede ser ineficaz, e incluso te detenga.”

No puedes programar con antelación toda la carrera, a pesar de que algunas ofertas y oportunidades quieran obligarte (deliberadamente o no) a hacerlo. La prisa puede ser más que paralizante señala Lin. Nos puede llevar a un callejón sin salida; o a lamentables “sí.”

¿Qué es lo peor que podrías pasar si le pides que espere y decides más tarde? Te dará un “No directo” y seguirá con el asunto; entonces hazlo tú también. Sin resentimientos.

ser felizDe la Parte I

Con eso en mente, considera las siguientes diez metas y deseos (trampas) y cómo pueden estar deteniéndote. Cada una de ellas es popular en nuestra cultura, y por lo tanto común en nuestras vidas, pero en lugar de contribuir a nuestra felicidad, nos la roban.

Así que dilo en voz alta conmigo:

“Para ser más feliz, no necesito…”

Parte II

6. Momentos inmensos de gloria

Graduaciones, días de boda, vacaciones lujosas; estos momentos están a menudo llenos de diversión y son profundamente celebrados, pero estos momentos pasan, porque el tiempo pasa.

Esto es algo que rara vez captamos al principio. La verdadera felicidad se logra cuando logras apreciar todas las cosas pequeñas. Para mí, hay momentos aleatorios (revolver una ensalada, estacionar el auto en la entrada de nuestra casa, planchar bien las mangas de una camisa de vestir, estar parado frente a la ventana de la cocina y ver el sol ascender sobre el horizonte de Austin, oír la risa de mi hijo mientras está jugando en la habitación de al lado) en los que siento una oleada de alegría.

Esta es mi verdadera felicidad: momentos arbitrarios repentinos, apreciar una vida palpitante por la cual me siento privilegiado de dirigir.

7. Las relaciones que se “supone” dan felicidad

Las relaciones son esenciales, pero la felicidad se origina desde dentro. No depende de la validación externa ni de otras personas. Te haces vulnerable y puede ser lastimado fácilmente cuando tus sentimientos de seguridad y felicidad dependen enteramente de la conducta y las acciones de los demás.

Mantén esto en mente. Nunca des todo tu poder a nadie más. Hasta que estés completamente en paz con quien eres, nunca estarás contento con lo que tienes o con quién estás. Aprende a amar y respetarte a ti mismo primero, antes de amar a la idea de otras personas amándote y respetándote.

8. La armonía perfecta en todas las relaciones en todo momento

La armonía en las relaciones es agradable cuando es sincera, pero con demasiada frecuencia tratamos de fingirla.

La comunicación efectiva es clave. Tienes que decir lo que tienes que decir de vez en cuando. Después de todo, la única manera de ser feliz en la vida, es vivir con integridad. Esto significa: no conformarte con menos de lo que sabes que te merece en tus relaciones.

Se claro y pide lo que quieres y necesitas de los demás. Di tu verdad, incluso cuando pueda crear una tensión ocasional. Comportarte de formas que estén de acuerdo con tus valores personales. Toma decisiones basadas en lo que crees, y no sólo lo que creen otros.

9. Un momento y lugar superior

La razón por la que a muchas personas les resulta tan difícil ser felices es que siempre ven el pasado mejor de lo que fue, el presente peor de lo que es, y el futuro menos resuelto de lo que será. La clave, por supuesto, es hacer justo lo contrario.

Aprecia tu pasado sin revivirlo, maneja tu presente con confianza y haz frente a tu futuro sin miedo.

La vida es demasiado corta como para pasarla en una guerra contigo mismo. Dejar ir el pasado y el futuro es el primer paso hacia la felicidad y la paz en el presente. Entiende que estás hoy donde estás porque tus pensamientos y acciones te trajeron hasta aquí; y estarás mañana donde tus pensamientos y acciones te lleven hoy.

En pocas palabras: No puedes detener el futuro. No puedes rebobinar el pasado. La única manera de vivir es presionar PLAY, y bailar.

10. La felicidad 24/7

Absolutamente nadie está feliz todo el tiempo. Porque simplemente no puedes ser feliz a menos que seas infeliz de vez en cuando.

Esta es una verdad dura, lo sé. Sólo ten en mente que es perfectamente normal experimentar fluctuaciones considerables en tu nivel de felicidad de día a día, de mes a mes, y hasta de año a años. Creer y esperar lo contrario sólo te conducirá a la desilusión.

Pero incluso cuando la vida no sea tan dichosa, igual sigues estando a cargo de la forma en que respondes. Elige la positividad, siempre. Algunos días, el mayor acto de fe es simplemente levantarte y enfrentar el día con una sonrisa.

Vivir MejorRecuerda la última vez que tu pareja hizo algo bueno por ti.

Ahora recuerda cómo reaccionaste ante ese pequeño acto de bondad.

Las investigaciones sugieren que las personas que son agradecidas (no sólo diciendo un superfluo “gracias” sino también sintiéndolo de verdad) son mucho más felices.

Más importante aún, también tienden a sentirse más conectados con sus parejas y mejor con su relación en general.

Un estudio reciente realizado por Sara Algoe, psicóloga de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, descubrió que en los días en los que se sentían más agradecidos por los actos de bondad de sus parejas, también reportaban sentirse más conectados con esa persona.

En otras palabras, lo que importaba no era que tan a menudo alguien en la relación hacía algo considerado, sino cuán agradecida se sentía la pareja al respecto.

Amie Gordon, psicóloga de la Universidad de California en Berkeley, también estudió cómo la gratitud puede afectar a las parejas. En una serie de estudios, descubrió que las parejas que más decían lo agradecidas que eran la primera vez que se les preguntó, más probable era que siguieran en la misma relación nueve meses más tarde.

No se trata sólo de decir gracias

Psicológicamente hablando, procesar la gratitud puede ser diferente a simplemente expresarlo. Así que en lugar de decir simplemente “gracias” a la persona que te mantuvo la puerta abierta, trata de enfocarte en qué sientes sobre la persona que hizo ese acto de bondad.

“Mi definición de gratitud“, escribe Gordon en un blog de Psychology Today, “incluye apreciar no sólo lo que hace tu pareja, sino quienes son como personas. No sólo estás agradecido por que tu pareja sacara la basura, estás agradecido de tener una pareja que es lo suficientemente considerada como para saber que odias sacar la basura.”

Las investigaciones sugieren que una de las razones por las que ser agradecido se siente tan bien, es porque te ayuda a poner en marcha un ciclo de vibraciones positivas. En otras palabras, cuando comenzamos a ser agradecido, más probabilidades de que continúes sintiéndote positivo en los minutos o meses venideros.

Y las personas que nos rodean probablemente lo sientan también.

felizSin un balance, la felicidad es escurridiza. Yo lo aprendí por las malas.

Como emprendedor, he tenido la fortuna de alcanzar el éxito financiero, pero éste tiene poca conexión con la verdadera felicidad.

La novelista y poetisa Maya Angelou una vez dijo, “No hagas del dinero tu meta. Mejor, persigue las cosas que amas hacer y hazlas tan bien de manera que las personas no puedan quitarte los ojos de encima.”

En otras palabras, deja que la pasión dicte los 86,400 segundos de tu día. No puedes controlar el resultado, únicamente el proceso.

A continuación te comparto las 10 reglas que aprendí sobre cómo conseguir la felicidad siendo emprendedor:

1. Desenchúfate

El mundo online nos conecta de formas increíbles, pero también hay mucho que decir en el mundo real.

Debes aprender a dejar ir; aléjate de tu celular y de tu laptop para pasar tiempo de calidad con las personas que te importan. Al final del día, ellas son la única definición de lo que es real. El tiempo es nuestra mayor virtud; aprecia estos momentos reales.

2. No dejes de aprender

Abandoné la escuela a los 16 años, pero nunca dejé de aprender. Alimentar al cerebro es un componente sólido para lograr la felicidad. Nunca te duermas en tus laureles.

Siempre busca formas de dar más de lo que se espera de ti. Rétate a ti mismo. Abre tu mente y recuerda: No hay nada que no puedas hacer. Cuando los demás vean obstáculos, busca oportunidades. Sueña en grande.

3. Sé bondadoso

He visto varias veces una estampa en vehículos que dice “practica actos aleatorios de bondad.”

Hay algo de verdad en esta lección, siempre y cuando venga del corazón. Te recuerda de las bendiciones que tienes y de por qué debes ser agradecido por ellas, incluso de las cosas que das por sentado. También te permite contribuir a algo más grande que tú mismo. Sea lo que sea en lo que creas (dios, un poder mayor, ley de la atracción o karma), esto debe impulsar tu éxito.

4. No sobre pienses las cosas

Está bien no saber todas las respuestas. Las respuestas vendrán a ti cuando menos las esperes. Somos creaturas complicadas. Pero trata de no analizar excesivamente todo.

Recuerda que el tiempo cura muchas cosas; así que date tiempo. Recuerda: la vida sigue su curso.

5. Sé agradecido por lo que tienes

La única persona a cargo de tu felicidad eres tú. No eres dueños de todos los problemas del mundo, así que cuenta tus bendiciones y no tus problemas.

Sé agradecido. No importa si el vaso está medio lleno o medio vacío; lo único que importa es que tú tienes el vaso y eres el responsable de rellenarlo. En la otra mano, no compares tu vida con la de los demás ni los juzgues. Y cuando las cosas salgan mal, toma un respiro profundo y recuérdate tu mayor propósito. Este propósito no debe definirse por lo que quieres lograr, sino por lo que quieres vivir para alcanzar la felicidad.

6. Las relaciones son todo en la vida

Siempre puedes mejorar tu conexión con tus seres queridos. Ellos nos enseñan cómo ser mejores personas, y cómo convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos. Pero también son nuestros principales fans durante los mejores momentos y el mayor apoyo en los más difíciles.

7. Haz la paz con tu pasado

No dejes que tu pasado afecte tu presente. Acepta tus errores y aduéñate de ellos. Al final del día, cada decisión que hagas, son tu responsabilidad.

Nadie gana cuando empiezas a buscar a alguien a quien culpar, así que deja de buscar y sigue adelante. El movimiento hacia adelante es la clave. Tendrás días malos y fracasos. Pero lo importante es que te vuelvas a poner de pie. Ése es el principal secreto de la vida: Cuando te caes, debes levantarte.

8. Deja de preocuparte por lo que los demás piensan de ti

Vive de tal manera que si alguien habla mal de ti, nadie pueda creerlo.

No sucumbas a un mundo en el que constantemente te consumes preguntándote qué piensan las otras personas de ti. Lo importante es lo que tú piensas de ti y si estás proyectando una vida de la que puedas sentirte orgulloso.

9. No guardes resentimientos

Todos nos encontramos con personas que nos ponen a prueba, que nos decepcionan y sólo nos usan. Pero la venganza es inútil.

Al final, todos somos personajes de un universo muy complejo. Así que no lo compliques más dejando que la venganza devore tu día. Si perdonas; aprendes y sigues adelante.

10. Sé auténtico

Muchas personas tratan de fingir quiénes son en realidad. Pero finalmente se trata de quién es tu ‘yo’ interno y cómo contribuyes a la sociedad.

Siempre rodéate de personas que quieren que triunfes. Aléjate de las personas que esperan que fracases. La autenticidad es difícil de alcanzar, pero cuando la encuentres aférrate a ella.

erroresInvestigadores del Laboratorio de Psicofisiología Clínica de la Universidad Estatal de Michigan (EE.UU.) encontraron que las personas pueden adoptar dos tipos de reacciones ante los errores:

Los que tienen una mentalidad rígida (“es inútil, nunca voy a ser bueno en esto”) y los que tienen una mentalidad de crecimiento (“¡Esto es un aviso! Vamos a ver qué hice mal para no repetirlo”), informa la revista ‘Forbes’.

Las personas inteligentes no son inmunes a cometer fallos, pero reconocen los motivos de sus errores para no volver a cometerlos y tienen éxito porque nunca dejan de aprender, tanto de sus aciertos como de sus fracasos y siempre procuran cambiar para ser mejores.

Sin embargo, algunos desaciertos son tan tentadores que todos los hacemos en un momento u otro:

1. Creer en alguien o algo que es demasiado bueno para ser verdad

Algunas personas son tan carismáticas que puede resultar tentador creer en todo lo que dicen. El resultado de seguirles ciegamente puede ser catastrófico.

Las personas inteligentes hacen preguntas bien fundamentadas antes de implicarse porque son conscientes de que nadie, incluidos ellos mismos, son tan buenos como parecen.

2. Hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes

Muchos piensan que pueden conseguir que dos más dos sean cinco.

Las personas inteligentes experimentan esta frustración solo una vez y saben que si quieren obtener un resultado diferente necesitan cambiar su enfoque, aunque les resulte doloroso.

3. No retrasar las gratificaciones

Vivimos en un mundo en el que todo es instantáneo.

Las personas inteligentes son conscientes de que la gratificación no aparece rápidamente y que el trabajo duro viene antes que las recompensas. Saben cómo utilizar este hecho para que les motive a lo largo del proceso para alcanzar la meta.

4. Trabajar sin un presupuesto

No se puede experimentar la libertad financiera hasta que se trabaja bajo la restricción de un presupuesto. Ajustarnos a un presupuesto, personal y profesionalmente, nos fuerza a hacer elecciones bien pensadas sobre lo que queremos y necesitamos. Los presupuestos establecen una disciplina y esta es la base del trabajo de calidad.

5. No hacer los deberes

Todo el mundo ha tomado un atajo en algún momento, ya sea copiando la tarea de casa de un compañero o acudiendo a una reunión importante sin preparación.

Las personas inteligentes saben que aunque podemos tener suerte alguna vez, este enfoque evita que alcancen su máximo potencial. Entienden que no existe nada que sustituya a la diligencia y al trabajo duro y que si no hacen sus deberes nunca aprenderán nada.

6. Tratar de ser alguien que no eres

Puede resultar tentador tratar de agradar a los demás siendo lo que ellos quieren que seas, pero a nadie le gustan las imitaciones y tratar de ser quienes no somos nunca puede acabar bien.

Las personas inteligentes son conscientes de la importancia de la autenticidad para alcanzar el éxito y la felicidad.

7. Procurar agradar a todos

Casi todo el mundo comete este error en algún momento, pero las personas inteligentes saben que es imposible agradar a todos y que lo único que se consigue es no agradar a nadie, por lo que toman las decisiones que consideran correctas, no las que los demás quieren.

8. Actuar como víctimas

Las noticias y redes sociales están llenas de historias de personas que parecen salir adelante haciéndose las víctimas.

Las personas inteligentes se dan cuenta de que esto es una forma de manipulación y que los posibles beneficios se interrumpirán en el momento que los demás se den cuenta de que es una farsa.

9. Tratar de cambiar a los demás

La única forma en que la gente cambia es si tienen la voluntad para hacerlo. Pero algunos incluso seleccionan a personas con problemas, pensando que pueden ‘arreglarlos’.

Las personas inteligentes no cometen este error dos veces y procuran rodearse de gente auténtica, positiva y trabajan para evitar a personas problemáticas que pueden desanimarles.

Reibox BlogLos logros están basadas en acciones, no en pensamientos; sin embargo, los pensamiento siempre son los padres de las acciones.

El logro comienza con una idea, una perspectiva, un punto de vista, o incluso con sólo una actitud. (Ideas, perspectivas y puntos de vista como estas, para empezar).

Estas son algunas de las cosas que las personas extraordinariamente exitosas se dicen todos los días; y cómo estas declaraciones los impulsan a tomar acciones que los llevan a tener más éxito:

1. “No puedes hacer todo hoy, pero puedes dar un pequeño paso.”

Tienes planes. Tienes metas. Tiene ideas. ¿A quien le importa? No tienes nada hasta que realmente hagas algo.

Cada día dejamos que las dudas y la incertidumbre nos impidan actuar en nuestras ideas. Escoge un plan, una meta, o una idea. Y empieza. Da un pequeño paso.

El primer paso es por mucho, el más difícil. Los pasos sucesivos son siempre más fáciles.

2. “Haré lo que nadie más está dispuesto a hacer.”

A menudo, la forma más sencilla de ser diferente es hacer las cosas que otras personas se niegan a hacer.

Así que elige una cosa que los demás no harán. Puede ser simple. Puede ser pequeño. No importa. Sea lo que sea, hazla. Instantáneamente serás un poco diferente al resto de la manada.

Y entonces, sigue adelante. Cada día, piensa en alguna cosa que puedas hacer y que nadie más esté dispuesto a hacer.

Después de una semana, serás poco común. Después de un mes, serás especial. Después de un año, serás increíble, y definitivamente no serás como los demás. (Y, en el proceso, desarrollarás una notable determinación y fuerza de voluntad.)

3. “Enfrentaré un miedo.”

El miedo más paralizante es el miedo a lo desconocido (al menos para mí).

Sin embargo, nunca nada resulta ser tan difícil o da tanto miedo como creemos. Además, es increíblemente emocionante superar un miedo. Obtienes esa sensación de “No puedo creer haber hacho eso!”, una emoción que puede que no hayas experimentado desde hace ya mucho tiempo.

Todos los días, haz algo que te de un poco de miedo, ya sea física o emocionalmente. De verdad,  encontrarás la manera de superar cualquier problema que surja.

Porque lo harás.

4. “Apreciaré a alguien poco apreciado.”

Algunos trabajos requieren más esfuerzo que habilidad. Entregar paquetes, embolsar comestibles, atender a los clientes; las tareas en sí son relativamente fáciles. La diferencia está en el esfuerzo.

Así que haz algo más que dar un abstraído “gracias” a alguien que esté haciendo un trabajo ingrato. Sonríele. Haz contacto visual. Intercambia una palabra amable.

En todo a tu alrededor, hay personas que trabajan duro y obtienen poco o ningún reconocimiento. Has el voto de ser la persona que los reconozca, al menos a uno de ellos todos los días.

No sólo ganarás respeto, ganarás el mejor tipo de respeto; el respeto que proviene de hacer una diferencia, aunque sea fugaz, en la vida de otra persona.

5. “Voy a escuchar 10 veces más de lo que hablo.”

Solía hablar mucho. Pensaba que era perspicaz, inteligente e ingenioso y, bueno, pensaba que era carismático. De vez en cuando, muy de vez en cuando, pude incluso haber sido alguna de esas cosas.

Pero la mayoría de las veces no.

Las personas con genuina confianza no sienten la necesidad de hablar. Y si bien odio cuando sucede, todavía a veces me doy cuenta de que no estoy hablando porque la otra persona esté interesada en lo que tengo para decir, sino porque yo estoy interesado en lo que tengo para decir. (Ick.)

Nunca hables sólo para complacerte a ti mismo. Cuando lo haces, no complaces a nadie.

ser felizDecir sí a la felicidad significa aprender a decirle no a los deseos que te drenan.

Dicen que una persona necesita sólo tres cosas para ser realmente feliz en este mundo: alguien a quien amar, algo que hacer y algo que esperar.

No creo que haya nada más cerca de la verdad, y sin embargo, con demasiada frecuencia encontramos formas de complicar las cosas. Buscamos la felicidad donde no existe; en metas y deseos poco profundas; en posesiones, emociones rápidas e impresionar a las personas equivocadas.

Angel y yo recordamos recientemente esto cuando conocimos a una familia de seis personas en un hotel en Miami donde estábamos de vacaciones. Los vimos pasar el rato en el vestíbulo, compartiendo historias y riendo histéricamente. Así que de camino, Angel y yo les dijimos hola y les preguntamos de dónde eran. “Oh, somos de aquí,” dijo la madre. “Nuestra casa se incendió ayer, pero milagrosamente, todos salimos de ahí a salvo. Y eso hace que hoy sea un día en el que valga la pena sonreír.”

Hablando sobre una llamada de atención.

Algunas personas podrían decir que lo habían perdido todo, y sin embargo, esta familia lo entendió mejor, entendieron que salvaron todo.

Porque realmente no hay nada como las lágrimas de alegría y respiraciones profundas después de una larga y fuerte risa con las personas que amas, nada en el mundo como el dolor en el estómago por las razones correctas y un corazón agradecido que lo respalde. Esa es una situación en la que sin dudas se encuentra la verdadera felicidad.

Y hay otras muchas fuentes de la verdadera felicidad también. Pero como dije, también hay un montón de trampas comunes, metas y deseos que pensamos que nos traerán la felicidad, pero en realidad hacen exactamente lo contrario.

Reconocer estas trampas es clave. De hecho, creo que una de las mejores sensaciones aparece cuando te das cuenta de que puedes ser perfectamente feliz sin las cosas que alguna vez creíste que necesitabas.

Con eso en mente, considera las siguientes diez metas y deseos (trampas) y cómo pueden estar deteniéndote. Cada una de ellas es popular en nuestra cultura, y por lo tanto común en nuestras vidas, pero en lugar de contribuir a nuestra felicidad, nos la roban.

Así que dilo en voz alta conmigo:

“Para ser más feliz, no necesito…”

1. Complacer a todo el mundo

Ten cuidado de no dar tanto de ti mismo a los demás y acabar perdiéndote por completo a ti mismo.

Cuando vas por ahí complaciendo a todo el mundo menos a ti, eres el único que sale lastimado al final. El gran Herbert Bayard Swope lo dijo así: “No sé la clave del éxito, pero se la clave del fracaso, es tratar de complacer a todo el mundo.”

Este es un gran consejo si me lo preguntas. Porque es verdad, nunca vas a satisfacer a todos de todos modos. En algún momento vas a tener una opinión impopular, una que te importe y te haga sentir vivo. Y cuando la des, tienes que mantener tu posición, defender lo tuyo, y hacer que cuente.

2. Que todo sea fácil

Tienes que hacer las cosas difíciles para ser feliz en la vida. Las cosas que nadie más está haciendo. Las cosas que te asusten. Las cosas que otros no pueden hacer por ti. Las cosas que te hagan preguntar cuánto tiempo más vas a poder aguantar y seguir adelante.

Porque esas son las cosas que te definen. Esas son las cosas que marcan la diferencia entre existir y vivir; entre conocer el camino y caminar el camino; entre una vida mediocre y una vida llena de felicidad y éxito.

3. Certezas ni garantías

Algunas personas construyen demasiados muros en sus vidas y no suficientes puentes.

Parece una locura, pero prefieren estar seguros de que son miserables, a arriesgarse a ser felices. No seas uno de ellos. Ábrete. Aprovecha las oportunidades. Corre libre. Para lograr cosas increíbles, debemos no sólo actuar, sino también soñar, no sólo planear, sino también creer.

Sé un soñador, un creyente, y un pensador valiente y alegre. Sé un motivador positivo, un hacedor productivo, y un buscavidas que mantenga su cabeza en las nubes y los pies en el suelo. Deja que el espíritu de la pasión y las posibilidades enciendan un fuego en tu interior para hacer algo que valga la pena hoy y todos los días, y no olvides difundir tu entusiasmo a los que te rodean.

4. Ser mejor que otros

El tamaño de nuestro universo se reduce dramáticamente cuando nos situamos en el centro (cuando pensamos que todos los demás son nuestra competencia) cuando pensamos que tenemos que ser más ricos, más inteligentes y más atractivos que la persona que está sentada al lado nuestro. Tal objetivo sólo mantiene a una persona alienada y corriendo sin descanso en el mismo lugar.

Ahora, por el otro lado, toma a una persona que no desee competir, que no esté tratando de ser más rico, o más inteligente, o más atractivo, que no tenga el menor interés en ser incluso mejor que nadie: Esa persona es libre. En pocas palabras: Compite sólo consigo mismo.

5. Más control sobre todo y todos

A veces ponemos demasiado interés en tratar de controlar todos los pequeños aspectos de nuestras vidas.

Aprende a relajarte y tomar el camino por el que la vida te manda de vez en cuando. Increíbles cambios sucederán en tu vida cuando decidas tomar el control sobre lo que sí tienes control en lugar de desesperarte por que no controlas.

Liberarte de tratar de controlar las cosas insignificantes e incontrolables te permite experimentar la bondad que te rodea. De hecho, las alegrías más grandes son a menudo sorpresas inesperadas que llegan cuando eres flexible y estás abierto a los giros y vueltas de la vida.

Vivir MejorTodos sabemos lo importante que es dormir bien por las noches para poder ser más productivos en el trabajo al día siguiente.

Sin embargo, los horarios de trabajo, las obligaciones familiares, o incluso la televisión a menudo se interponen en la meta de poder tener 8 horas de sueño por noche.

Así es como los siempre bien descansados lo consiguen:

Establecen una hora para acostarse

Gretchen Rubin, autora de Better Than Before: Mastering the Habits of Our Everyday Lives, pone una alarma para que suene unos 15 minutos antes de irse a dormir. “A menudo me quedaba hasta muy tarde porque estaba tan cansada que no podía preparar las cosas para irme a la cama. Ahora trato de estar lista para la cama mucho antes de la hora en que lo fijé, y así cuando lo hago, es más fácil” dice ella.

Priorizan el dormir por sobre todo lo demás

“Si salgo con un grupo de amigos y sé que tengo que estar en la cama a las 11, simplemente me voy sin avisarle a nadie y les mando mensajes de texto cuando estoy segura en casa “, dice Alexandra Lee, vicepresidente senior de estrategias y asociaciones de Crush & Lovely.

“Si intentas iniciar una conversación con tus amigos sobre por qué te vas, te convencerán para tomar una copa o quedarte 15 minutos más, y entonces estarás despierta hasta las 2 a.m.”

Escriben sus pensamientos

“Tengo un cuaderno y un bolígrafo junto a la cama para anotar pensamientos, inspiraciones, y notas para así poder sacarlos de mi cabeza”, dice Jo Piazza, autor y editor en jefe de Yahoo Travel.

“Es más fácil conciliar el sueño si sacas estas cosas de tu cabeza.”

exitosasTener contacto con muchas personas exitosas puede darte una buena perspectiva de qué los hace funcionar, quiénes son realmente y, más importante, qué los hace ser tan productivos.

Kevin Kruse es una de esas personas. Recientemente entrevistó a 200 individuos ultra exitosos, incluyendo a siete multimillonarios, 13 atletas olímpicos y emprendedores realizados. La mayor parte de su información salió de sus respuestas a una simple pregunta:

“¿Cuál es tu secreto número uno para lograr la productividad?”

Al analizar las respuestas, Kruse encontró algunas sugerencias fascinantes. Aquí van algunas de mis favoritas.

1. Se enfocan en los minutos, no las horas

La mayoría de las personas hacen bloques mentales de 30 minutos y una hora. Las personas realmente exitosas saben que un día tiene 1,440 minutos y que no hay nada más valioso que el tiempo.

El dinero se pierde y se gana, pero el tiempo perdido no puede ser reclamado. La legendaria gimnasta olímpica Shannon Miller dijo “Todavía hoy llevo una agenda que planea minuto a minuto”. Debes conquistar tu tiempo para manejar bien tu vida.

2. Se concentran en una cosa a la vez

Las personas ultra productivas saben cuál es su “Tarea más importante” y trabajan en ella dos o tres horas al día, sin interrupciones. ¿Cuál tarea tendrá el mayor impacto en tus metas? ¿Qué logros te ayudarán a conseguir lo que quieres? Esas son las tareas a las que debes dedicarles tiempo.

3. No tienen listas de pendientes

Tira tus listas de pendientes, mejor planea todo en tu calendario.

Resulta que el 41% de las cosas enlistadas en tus tareas pendientes jamás se hace. Tener tantas cosas que hacer solo genera estrés e insomnio debido al efecto Zeigarnik que, en esencia, dice que todas las cosas que no hagas se quedarán en tu mente hasta que las completes. Las personas productivas calendarizan todo y viven y mueren bajo esta planeación.

4. Vencen la procrastinación viajando en el tiempo

No puedes confiar en tu yo futuro debido a que no sabes qué pasará y porque somos inconsistentes.

Compramos vegetales porque creemos que comeremos ensaladas toda la semana para el domingo tirar los alimentos pasados que nunca usamos. Las personas exitosas saben que deben hacer cosas en el presente para forzar a sus Yo futuros a hacer lo necesario. Piensa en cómo podrías auto-sabotearte en el futuro y busca una solución para vencerte a ti mismo.

5. Van a cenar a casa

Kevin escuchó esta clave de Andy Grove de Intel: “Siempre hay algo más que hacer, más trabajo que completar”.

Los individuos exitosos saben cuál es el valor de la vida. No hay una respuesta correcta, pero para muchos ese valor incluye a la familia, el ejercicio, trabajos de caridad, etcétera. Saben acomodar sus 1,440 minutos del día en lo que más valoran (y lo ponen en su calendario) y se apegan a este plan.

6. Usan un cuaderno

Richard Branson ha dicho en varias ocasiones que no hubiera podido construir Virgin Group si no hubiera traído siempre un cuaderno en su mano. Por otro lado, el magnate griego Aristóteles Onassis dijo “Siempre lleva una libreta contigo. Escribe todo. Esa es una lección de un millón de dólares que no te enseñan en la escuela de negocios.”

Las personas ultra productivas liberan sus mentes escribiendo todo.

7. Revisan sus correos solo un par de veces al día

Los individuos exitosos no checan su bandeja de entrada cada dos minutos. Ni responden a cada vibración o sonido de su celular. En su lugar, como en todo lo demás, fijan tiempos establecidos para procesar sus correos de manera rápida y eficiente.

8. Evitan la juntitis a toda costa

Cuando Kevin le preguntó a Mark Cuban cuál era su mejor consejo de productividad, el empresario rápidamente contestó “Nunca vayas a juntas a menos que alguien vaya a escribir un cheque”.

Las juntas pueden ser las peores asesinas de la productividad. Empiezan tarde, no tienen a la gente correcta, se pierde el sentido de lo que se necesita hablar y se extienden. Debes evitar tener demasiadas juntas y cuando te toque manejar una, asegúrate de que sea corta y vaya al grano.

9. Le dicen “No” a casi todo

El multimillonario Warren Buffet una vez dijo “La diferencia entre las personas exitosas y las muy exitosas es que las segundas sabemos cuándo decir ‘No’”. Y James Altucher le dio a Kevin este consejo: “Si algo no es un ‘¡Seguro sí!’, entonces es un ‘No’”

Recuerda, solo tienes 1,440 minutos al día. No los desperdicies.

10. Siguen la regla 80 / 20

Conocida como el Principio de Pareto, esta regla dice que el 80% de los resultados viene de solo el 20% de las actividades. Las personas ultra productivas saben identificar cuáles acciones son las que producen resultados y se enfocan en ellas.

11. Delegan todo

Estos individuos no se preguntan cómo pueden atender un pendiente, más bien se preguntan cómo pueden solucionarlo. Saben identificar cuando las cosas pueden ser hechas por otras personas y no tienen problemas con ceder el control Y por supuesto no son micro mánagers.

12. Solo tocan las cosas una vez

¿Cuántas veces has abierto un sobre que te llega a casa – una cuenta por pagar, por ejemplo – y después la dejas en la mesa hasta que la vuelves a tomar? ¿Cuántas veces ves un correo y lo ignoras en tu bandeja de entrada para manejarlo más tarde?

Las personas exitosas solo tocan las cosas una vez. Si es algo que les toma menos de 10 minutos, lo atienden de inmediato. Esto reduce el estrés ya que no tendrán un pendiente rondándoles la cabeza. Además, es un método eficiente porque así no tendrán que perder tiempo retomando la tarea.

13. Tienen una rutina matinal consistente

La mayor sorpresa de Kevin al entrevistar a más de 200 personas exitosas fue que la mayoría de ellos quería compartir sus actividades matinales. Escuchó muchos hábitos, pero en general, la mayoría de estos individuos nutren sus cuerpos con un buen desayuno y mucha agua, mientras que sus mentes son fortalecidas con meditación u oración, lectura o leyendo el periódico.

14. La energía lo es todo

No puedes hacer que el día tenga más horas, pero sí puedes aumentar tu energía, atención y productividad.

Las personas plenas no dejan de comer, dormir, tomar descansos o de divertirse. Ven la comida como combustible, al sueño como recuperación y los descansos como momentos de recargar energía para hacer más.

Estos secretos pueden ayudarte a manejar tus cargas de trabajo cuando te sientas abrumado y saturado de pendientes.

Vivir MejorClaro, el tiempo es dinero.

Pero cuando tienes que tomar la decisión que priorizar uno u otro, ¿A quién favoreces?

¿Vas a lugares lejanos a comprar gasolina más barata, incluso si tardas más tiempo? Si estás buscando un nuevo trabajo, ¿Te gustaría trabajar más horas y ganar más dinero; o aceptarías ganar un poco menos si eso significaba que tendrás más tiempo libre?

Resulta que la manera en que respondes a estas preguntas (si priorizas el tiempo por sobre el dinero o viceversa) tiene un efecto pequeño, pero significativo sobre tu felicidad, según un reciente estudio publicado en la revista Social Psychological and Personality Science.

En general, las personas que priorizan el tiempo por sobre el dinero resultan ser más felices, según los autores, tres investigadores de psicología de la University of British Columbia en Vancouver.

Así es como lo descubrieron, proporcionando lo que dicen es la “primera evidencia empírica de que priorizar tiempo por sobre el dinero es una preferencia estable relacionada con un mayor bienestar subjetivo.”

Los investigadores no solo entrevistaron a unos estudiantes universitarios para sacar sus conclusiones. Después de desarrollar una escala para medir la tendencia de una persona de priorizar el tiempo por sobre el dinero, llevaron a cabo seis estudios para demostrar tanto que la preferencia hacia el dinero o el tiempo eran estables y medir su conexión con el “bienestar subjetivo”, o lo feliz que se siente una persona .

Al final, sus estudios siguieron a 4.690 personas, entre estudiantes, adultos en Canadá, y “una muestra representativa de empleados estadounidenses.”

Se llevaron a cabo diversos tipos de encuestas, en algunos casos después de unas cuantas semanas o meses después, para ver cómo las personas priorizan el tiempo y el dinero en las decisiones de vida que tomaban tanto grandes (carrera, dónde vivir) como pequeñas (comportamientos del día a día).

Si bien los investigadores fueron capaces de demostrar que la preferencia de las personas por priorizar ya sea el dinero o el tiempo se mantenía estable durante unas pocas semanas o meses, ellos dicen que futuras investigaciones adicionales podrían evaluar cómo cambian estas prioridades durante períodos de tiempo más largos. Las personas mayores eran más propensas a decir que el tiempo era más importante en general.

Después de controlar por edad, sexo, educación, ingresos, número de horas trabajadas en promedio por semana, estado civil y el número de niños que viven en casa (todos factores que podrían influir en la forma en que una persona percibe decisiones de dinero y tiempo) se encontraron con que las personas que priorizan el tiempo consistentemente reportaron ser más felices.

Incluso fueron capaces de distinguir el materialismo de una preferencia por priorizar el dinero. En otras palabras, la gente que podría identificarse como materialistas y de todas formas optaba por priorizar el tiempo y ver los beneficios de hacer eso.

Vale la pena señalar que la diferencia total de felicidad era pequeña, como dijeron, debería esperarse cuando se mide el impacto de los factores psicológicos individuales en algo tan complejo como la felicidad. Sin embargo, el impacto de esta elección era aproximadamente la mitad del tamaño del impacto ya-documentado de cosas como el estado civil o ingresos, lo cual es significativo.

También vale la pena señalar que para algunas personas, priorizar el dinero por sobre el tiempo es una necesidad, no una elección. Algunas personas pueden necesitar elegir un trabajo mejor pagado con más horas, ya que de otro modo no podrían pagar elementos esenciales, por ejemplo, incluso si pudieran priorizar al tiempo si fueran capaces de hacerlo.

Los autores no saben si elegir el tiempo por sobre el dinero hace que la gente más feliz, o si la gente feliz elige priorizar el tiempo por sobre el dinero, y entonces eso deriva en un mayor placer de su tiempo libre. Tal vez las personas que pueden permitirse el lujo de hacer del tiempo una prioridad ya son más felices. Eso es parte de por qué los autores también quieren ver si esta diferencia de felicidad sólo es válida luego de que las necesidades financieras de una persona son alcanzadas (controlar sus ingresos, pero dicen que necesitan investigar más).

Si bien todavía hay preguntas por responder, dicen que esta preferencia por el tiempo “puede proporcionar un camino hacia una mayor felicidad.”

Así que la próxima vez que estés tomando la difícil decisión entre tener más tiempo o más dinero, piensa en tu felicidad, no sólo en tu billetera.

comienzoEn cada final, también hay un comienzo.

¿Cuál es uno de los mejores momentos para descubrir quién eres y qué es lo que realmente quieres?

Justo después de que un capítulo de tu vida llegue a su fin.

Y cada capítulo en la vida tiene que llegar a su fin en algún momento. Es importante reconocer y aceptar esto; para poder alejarse y seguir adelante con sensatez cuando algo ha alcanzado su conclusión.

Cerrar la puerta, girar la página, seguir adelante, etc. No importa cómo lo llames; lo que importa es que dejes el pasado donde pertenece para poder sacar lo mejor de la vida que aún está disponible para ser vivida. Este final que experimentaste no es EL FINAL, es sólo tu vida comenzando de nuevo de una nueva manera. Es un punto en tu historia en el que un capítulo transita al siguiente.

Aquí tienes 10 citas de nuestro libro y blog para ayudarte a comenzar este nuevo capítulo con fuerza, convicción y una presencia consciente…

1. Cuando la vida no sale según lo planeado, respira y recuerda que la riqueza de la vida a menudo proviene de su imprevisibilidad.

2. A veces sólo tienes que aceptar el hecho de que las cosas nunca van a volver a ser como eran antes, y que este final es realmente un nuevo comienzo.

3. Una mentalidad más tranquila comienza en el momento en que finalmente encuentras el coraje de dejar ir lo que no puedes cambiar. Es lo que es. Acéptalo, aprende de ello y sigue adelante. No importa lo que hayas hecho; lo que importa es lo que decides hacer desde aquí.

4. El secreto para salir adelante es enfocar tu energía no en arreglar y luchar contra el ayer, sino en construir y hacer crecer algo nuevo en este momento.

5. Incluso si tienes una buena razón para estar enfadado y resentido por lo que pasó, no lo hagas. Canalizar tu energía en pensamientos y acciones que realmente beneficien tu vida hoy.

6. Tu mundo puede ser un lugar totalmente diferente al mundo en el que vivías hace tan sólo unos momentos, una vez que cambias tu actitud hacia él.

7. La situación no determina tu respuesta. TÚ determinas tu respuesta. Tómate un momento para recordar quién eres realmente. Tómate un tiempo para reflexionar sobre las cosas que tienen un significado real y duradero en tu vida.

8. La vida no te debe nada, porque ya tienes todo lo que necesitas. Pero te debes a ti mismo la cortesía de hacer lo mejor de ella.

9. ¡No te detengas. No pierdas tu tiempo deseando un “mejor” punto de partida. En vez de eso, usa el punto de partida que tienes, y ponte en marcha.

10. Sé humilde. Sé enseñable. El mundo es más grande que tu visión del mundo. Siempre hay espacio para una nueva idea, un nuevo paso… un nuevo comienzo.

Vivir MejorProbablemente conoces a alguien que es eternamente positivo y te hace sentir bien con sólo emanar su brillo perpetuo.

¿Cómo puedes convertirte en este tipo de individuo magnético? Haz lo que las personas felices hacen.

1. Niégate a hacer suposiciones.

¿No te molesta cuando alguien asume que estás pensando o haciendo algo que no estás haciendo? Honra la Regla de Oro y date una patada mental cuando te descubras teniendo este comportamiento perjudicial.

2. Existe en el presente.

No pierdas tu tiempo reviviendo el pasado ni preocupándose por el futuro. La vida pasa rápidamente, y a menos que estés intencionalmente prestando atención al aquí y ahora, te la perderás. Cómo se ve esto: desconectarse, hablar con el mundo real, y escuchar realmente a las personas que disfrutan de tu atención.

3. Ayuda a alguien.

¿Puede hacer una buena acción todos los días? Ciertamente. De hecho, las investigaciones demuestran que realizar cinco actos de bondad al azar al día puede aumentar tu felicidad. No tienen que ser grandes gestos. Trata de lograr la sencilla (y alcanzable) meta de hacer sonreír a alguien.

4. Socializa.

Las personas felices son personas sociales. Si a menudo te encuentras atascado en el tráfico sin nadie a quien poder llamar por ayuda, es momento de tomarte en serio la tarea de construir más relaciones o de mejor calidad.

5. Sonríe.

Resulta que las personas felices sonríen más que las personas infelices, pero ¿qué pasa si eres un tipo serio?

Fingir no funcionará. De hecho, un estudio del 2011 encontró que fingir una sonrisa en realidad te hace sentir peor y da como resultado una menor productividad. Qué si funciona: recordar a propósito recuerdos agradables como una forma de sacarte una sonrisa, algo llamado “actuación profunda” que puede mejorar tu humor.

6. Ten sexo.

Tal vez no necesariamente puedas hacer esto todos los días, pero debes tomar cada oportunidad que puedas para pasar un tiempo recreativo entre las sábanas. De acuerdo con la investigación realizada por la Universidad de Colorado, Boulder, las personas que tienen relaciones sexuales frecuentes también reportan niveles más altos de felicidad. Qué sorpresa.

7. Cuenta tus bendiciones.

La profesora de psicología de la Universidad de Rutgers, Nancy Fagley, encuestó recientemente a cerca de 250 estudiantes universitarios y descubrió una correlación positiva entre la apreciación y la felicidad.

Entonces, la pregunta es, ¿Por qué cosas puedes estar agradecido, ahora mismo o en un momento dado? No des incluso las cosas pequeñas por sentadas. Por ejemplo, ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste agradecido por tu coche o tu refrigerador? La tecnología moderna es muy subestimada por la mayoría de las personas.

8. Evita a los vampiros de energía.

Todos estamos rodeados por un campo de energía o aura que otros pueden percibir. Lo ideal sería que la tuya sea una positiva que haga que otros quieran pasar tiempo contigo.

Desafortunadamente, algunas personas irradian constantemente vibraciones tales como tensión, ansiedad e ira. Se llaman vampiros de energía, y chuparán la vida de ti, haciéndote sentir cansado y deprimido. Evítalos a toda costa.

9. Evita el perfeccionismo.

Sí, los perfeccionistas son grandes logradotes y puede que sean de las personas más conscientes en el trabajo, pero también son propensos a la ansiedad y la depresión. De hecho, según un estudio publicado recientemente en La Revista de Psicología General, el perfeccionismo es tan destructivo para el bienestar de una persona que amplifica el riesgo de suicidio.

Sólo recuerda, las personas felices no se detienen en cada error y se sienten cómodos en su propia piel. Ríen a menudo y comprenden que la mayoría de las cosas que suceden todos los días no son significativas en el gran esquema de las cosas.

10. Ejercítate.

Es bastante conocido que el ejercicio mantiene a raya a la depresión. Pero durante mucho tiempo los científicos no entendían exactamente por qué.

Resulta que el ejercicio ayuda al cuerpo a purgar una proteína perjudicial asociada con la depresión inducida por el estrés. Esto es según un reciente estudio realizado en ratones por el Instituto Karolinska en Estocolmo, que descubrió que músculos condicionados adaptados para hacer ejercicios desarrollaban enzimas que desintoxicaban una sustancia llamada Kynurenina, un subproducto del estrés y la inflamación.

pensamientos negativosLa vida a veces te pone al límite con situaciones difíciles.

Aunque intentes ser optimista y hayas aprendido con la experiencia algunas técnicas para sacar las garras en los peores momentos, inevitablemente los pensamientos negativos aparecen y te debilitan.

Cuando algo bueno te pasa es difícil pensar en ese momento que otro día puedes estar abajo. Pero como sabes, en la vida pasan cosas buenas y cosas malas. Y por eso, debemos estar preparados para todo.

Tienes que mentalizarte que aparecerán retos diferentes y que precisamente todo no será un camino de rosas, habrá nuevos obstáculos que superar.

En momentos de tensión, que a veces sacan lo peor de mí, intento controlar esos pensamientos negativos y eliminarlos de mi mente, pero una fuerza superior me hace más insegura, me debilita, me hace lamentarme y castigarme por los errores que he cometido.

Cuando esto pasa, el verdadero problema es que te encierras en ti, en lugar de ver el desafío como una oportunidad para aprender y deshacerte de tus miedos.

Con un poco de esfuerzo y trabajo podrás decir adiós a esos pensamientos negativos que te atrapan y te impiden disfrutar de tu vida al máximo.

1. Aléjate de gente negativa

Hay personas, que por mucho que te cueste, debes alejarte de ellas. Es difícil tomar esta decisión, pero en el momento que lo hagas te sentirás fuera de esa espiral de negatividad en la que te hallabas.

Cuando creas que estás viviendo una relación tóxica con un amigo, familiar o pareja, te aconsejo que pongas fin a ello cuanto antes si no quieres añadir más negatividad a tu vida y volverte loco.

2. No satisfagas a los demás para sentirte bien

No puedes gustar a todo el mundo, eso es técnicamente imposible.

Pero cuando esto se convierte en una obsesión, se debe a que no te sientes seguro de ti mismo y a que tienes una baja autoestima.

Lo reconfortante no es que la gente te diga lo bien que lo has hecho o lo guapo que eres, lo importante es que seas fiel a ti mismo, que luches por tus derechos y principios. Eso es lo que te hará diferente.

Siempre habrá alguien a quien no le gustes, pero ¿va a cambiar algo eso?

3. No te enfades cuando cometas errores

Te empeñas en hacer la cosas buscando la perfección y en el momento que cometes un error, te castigas por ello. ¿Por qué?

Buscamos el reconocimiento en los demás, el aplauso, la palmadita en la espalda. Pero, ¿crees que los demás no cometen errores? Hasta que no te des cuenta de que la perfección no existe y que querer ser perfecto puede ser un problema angustioso, no podrás vivir en paz.

De igual forma que aceptas tus virtudes, reconoce tus defectos y trabaja en ellos. Ser humilde te ayudará a quererte un poco más y a estar bien con los demás.

4. Proyecta en tu cabeza cómo te gustaría ser o actuar

Este ejercicio que yo misma he practicado en casa parece difícil, pero tiene resultados muy asombrosos.

Aprovecha cuando estés relajada, sin ruido en casa, e intenta tener la mente en blanco. Respira hondo y dibuja en tu mente quién te gustaría ser, qué quieres conseguir y cómo desearías actuar.

5. No pierdas el tiempo lamentándote y ¡actúa!

Cuanto más te castigues por el camino que has escogido, más aumentarás esa negatividad. Para de pensar a quién echar la culpa, que no puedes más, que estás hundida y no tienes escapatoria, y cambia el chip: ¡actúa!

En lugar de perder tiempo en encontrar un culpable, piensa qué solución puede haber, siempre hay una salida, así que céntrate en tomar la mejor decisión.

6. Toma tus propias decisiones

Si esperas a que tu madre, tu vecino o tu compañero decida qué es lo mejor para ti, estarás dejando que los demás manejen tu vida a su antojo.

¿De quién es la vida? ¿Tuya, verdad? Tienes una personalidad, un carácter y una opinión propia. Así que toma el poder para tomar tus propias decisiones y deja que otros se apropien el derecho de hacerlo.

7. Valora todo lo bueno que te pasa

Pierdes seguridad y confianza en ti mismo porque crees que nunca haces nada bien, ves los logros de otros pero los tuyos nunca llegan.

Piensas eso porque nunca te has parado a valorar todas las cosas buenas que te pasan. Párate a pensar y anota en un cuadernos todos los logros que has conseguido hasta el momento. Léelos todos los días y aprecia todo lo bueno que te ha pasado. Es una forma de activar tu mente y ser más positivo.

Tener una mente positiva no es tan difícil como piensas. Recuerdas estos consejos y aplícalos en tu rutina para vivir sin angustias ni bloqueos. Y recuerda que tu mente es un músculo más que hay que entrenar.

exitosa¿Qué diferencia a la gente súper exitosa de los demás?

Hay factores conocidos como la ética, la pasión, la inteligencia o el coraje. Pero son los hábitos menos obvios los que hacen que algunas personas se separen del grupo y se vuelvan realmente buenas en lo que hacen.

Éstas son cinco cosas que las personas extremadamente exitosas hacen para mantenerse en la cima:

1. Deciden no fatigarse

¿Sí sabías que el poder de decisión es un recurso que se acaba, verdad? Veámoslo como si éste fuera un tanque de gas.

En la mañana, estos tanques están llenos. La mayoría de nosotros empezamos el día tomando pequeñas decisiones, y cada una de éstas utiliza un poco de ese “poder de decisión”, reduciendo poco a poco esa energía disponible para el resto del día.

La gente exitosa reconoce que si gasta esta energía en decisiones no relevantes, tendrá menos energía para aquellas que realmente importan en nuestras vidas y negocios.

Esta teoría nos explica por qué Mark Zuckerberg (CEO de Facebook) nunca cambia su camiseta gris y sudadera negra y la razón por la que Tim Ferris (emprendedor destacado) decide desayunar lo mismo todos los días.

2. No tienen miedo de decir NO

Toda la vida nos han enseñado a aprovechar todas las oportunidades, y a decir “sí” a todo lo que se nos presente. ¿Cómo? Intentando equilibrar nuestras prioridades personales, sin olvidar que también somos parte de un equipo. Y es justo esta actitud la que nos termina deteniendo.

El multimillonario Warren Buffett afirma que la diferencia entre la gente exitosa y la gente súper exitosa es que la segunda dice que no a casi todo.

Siempre que dices “no” a una obligación no tan prioritaria, obtienes más tiempo y energía para ir detrás de lo que realmente quieres.

3. Aprecian la calma

Generalmente, las personas súper exitosas tienen los recursos necesarios para emprender aventuras, viajar y probar cosas distintas, obteniendo así nuevas habilidades.

Pese a que estas personas tienen la oportunidad de tener una vida muy excitante, también saben valorar los momentos de calma porque entienden que el desarrollo personal y de negocios muchas veces es resultado de un proceso lento y que va paso a paso.

Michael Phelps (medallista olímpico), no se convirtió en el nadador más rápido del mundo de la noche a la mañana. Lo hizo adoptando una rutina rígida consistente en la repetición de series.

Dominar una habilidad requiere seguir una rutina. Muchos atletas, artistas, empresarios y líderes de negocios han aprovechado esta repetición para dominar su campo.

4. No intentan mejorar sus debilidades

Seguramente en alguna entrevista has escuchado la molesta pregunta: “¿cuál es tu mayor debilidad y qué has hecho para intentar mejorarla?”. A lo que la mayoría de nosotros respondería: “me esfuerzo para estar más centrado”, “trato de ser más paciente”, “intento mejorar mi comunicación verbal”.

Las personas súper exitosas no piensan de esta manera. Ellas ven este “esfuerzo” por mejorar sus debilidades como una pérdida de tiempo, y prefieren canalizar esa energía en áreas donde sobresalen de forma natural.

5. Se despiertan antes de que salga el sol

Líderes de negocios como Richard Branson, Margaret Thatcher y Howard Schultz se levantan antes de que el sol aparezca. Mientras la mayoría de nosotros duerme, ellos ya están meditando, ejercitándose y siendo productivos.

Bien decía Benjamin Franklin: “Una persona que duerme temprano y se despierta temprano es una persona sana, rica y sabia”.

hijosDe la parte I

• Hay tantas cosas que quiero decirle a Mac, tan pronto como sea posible, antes de que esté en la escuela con sus amigos y demasiado “genial” para escuchar. Y antes de ir de “mamá y papá saben más” a “mamá y papá no entienden nada.”

Así que sin ningún orden en particular, aquí tienes 40 cosas que pretendo decirle (y a su hermana o hermano cuando lleguen):

Parte II

21. Establece metas elevadas.

Haz tus sueños grandes, emocionantes e innegables. Ellos son los que te empujarán hacia delante. Cualquier cosa que esté fuera de tu alcance en este momento,  no siempre lo estará en el futuro. Sigue adelante.

22. Los milagros ocurren todos los días.

Si pensamos que los milagros son normales, esperaremos por ellos. Y esperar un milagro es la manera más segura de conseguir uno.

23. Si vas a hacer algo, hazlo con entusiasmo y devoción.

No te detengas… Ni en la vida. Ni en el amor. Ni en los negocios. Ni en nada. Todas las mañanas, pregúntate qué es lo realmente importante y entonces ten el coraje de construir tu día en torno a tu respuesta.

24. El esfuerzo enfocado vale la pena.

Una actitud de “lo que sea que sea conveniente” no logrará mucho, nunca. Una actitud de “lo que sea necesario” es imposible de detener.

Así que recuerda, el esfuerzo no te cuesta, vale la pena. En lo que inviertes esfuerzo nunca es un desperdicio. Un esfuerzo sincero y enfocado siempre trae algo de valor; un resultado que te enseñará cual es el siguiente paso.

25. Lo que eres capaz de lograr se basa principalmente en cuanto lo deseas.

Cuando significa lo suficiente para ti, entonces puedes hacerlo. Cuando estás dispuesto, comprometido y eres persistente, de seguro lo lograrás, siempre.

26. Siempre puedes dar un pequeño paso en dirección a tus sueños.

No hay absolutamente nada en tu situación actual que te impida seguir tus sueños, un paso a la vez. Use cada revés, cada decepción como una señal para empujarte hacia adelante con más determinación que nunca.

27. Aparta algo de tiempo para celebrar tu progreso por lo menos una vez al mes.

Mira lo lejos que has llegado. Lo que progresaste. Y ahora, imagina lo lejos que puedes llegar.

28. Las opiniones de los demás no tienen que ser tu realidad.

Deja que las opiniones de los demás te informen, no dejes que te limiten. Aprende a valorarte a ti mismo y lo que defiendes. Permítete ser tú mismo. Si no quieres lo que el mundo dice que deberías querer, ten el valor de decirlo.

29. Rompe las reglas de vez en cuando.

No rompas la ley, pero rompe las reglas. Si todo lo que estás haciendo es seguir las reglas de otra persona, entonces nunca crecerás, sólo obedecerás.

30. Tú solo, toma tu oportunidad de elegir lo que importa y lo que no.

El significado de todo en tu vida es el significado que le des.

31. Escucha tu intuición.

Cuando algo se siente bien, eso significa que es adecuado para ti. Cuando algo se siente mal, significa que es malo para ti. Presta atención a tus sentimientos auténticos, y sigue a dónde te conducen.

32. Posee y abraza tus imperfecciones.

Porque una vez que aceptas tus defectos, nadie puede utilizarlos en tu contra.

33. Cada error es un paso adelante.

No puedes cometer un error; sólo puedes tomar una decisión la cual será tu mejor siguiente paso.

34. Cada día es un borrón y cuenta nueva.

No te atrevas a renunciar Hoy sólo por la forma en que las cosas se veían Ayer. Ni siquiera pienses en ello. Cada día es un nuevo día para volver a intentarlo.

35. Ningún momento es un desperdicio cuando vives con presencia y propósito.

Valora y disfruta el viaje, incluso cuando haya desviaciones a lo largo del camino. Aprecia cada momento, no importa lo que cada momento pueda traer. De esta genuina apreciación de estos pequeños momentos vendrá una trascendental vida.

36. Trata a todos, sobre todo a ti mismo, con amabilidad y respeto.

Trátate a ti mismo como la persona más importante en el mundo, y trata a los demás como te tratas a ti mismo.

No pierdas ni una sola oportunidad (ni una sola) de decirle a alguien lo maravilloso que es, lo bellos que son por dentro y por fuera. Vive de manera que la gente disfrute de tu presencia cuando estén contigo, y te aprecien tanto o aún más cuando no estén contigo.

37. Acepta las disculpas importantes que nunca recibirás.

Si amas a alguien y quieres perdonarlos, liberarlos de la necesidad de pedirte disculpa, por cualquier cosa.

38. El verdadero amor es libertad.

El amor deja ir. Deja ir las expectaciones, deja ir los requisitos, las normas y las regulaciones que impondrías a tus seres queridos.

El regalo del amor puro te permite bendecir a los demás y aceptarlos sin condiciones, otorgándoles la libertad de tomar sus propias decisiones.

39. Todos los que conoces te pueden enseñar algo importante.

De hecho, las personas que son más difíciles de tratar también pueden ser tus maestros más valiosos.

40. No importa cuánto sepas, todavía hay mucho que no sabes.

En casi todas las situaciones, un poco más de voluntad para reconocer que puede haber algo que no sepas, podría cambiarlo todo. Ve a un lugar nuevo, e incontables oportunidades aparecerán de repente.

Haz algo diferente, y todo tipo de nuevas posibilidades geniales surgirán. Mantén una mente abierta.

 

 

 

Subir »
FB