Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Derribando el mito de la inversión

Publicado en Educación Financiera | 19 de diciembre, 2014

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

El poder de la planificación para lograr el éxito

Cuando digo la palabra “Invertir” ¿Qué te viene a la mente?

A la mayoría de la gente, la versión Hollywoodense de la palabra;  con el piso del mercado de valores lleno de corredores de bolsa gritando órdenes de compra/venta, imágenes de magnates ganando millones con una sola operación, o con los precios de las acciones cayendo en picada e inversores saltando de los rascacielos.

El problema es que eso no es invertir.

Estupidez financiera

Hace algunos años, vi una entrevista con Warren Buffett. Durante la entrevista, él dijo: “La única razón por la que voy al mercado es para ver si alguien está a punto de hacer algo estúpido.”

Lo que la mayoría de la gente piensa que es invertir, uno de los inversores más exitosos del mundo lo llama estupidez financiera.

Buffett pasó a explicar que él no mira a los expertos en la televisión ni las subidas y bajadas en los precios de las acciones para obtener pistas sobre posibles inversiones. De hecho, sus inversiones las hace realmente muy lejos de todo el ruido, promociones de acciones, y de gente que hace dinero de los llamados “noticieros de inversiones”.

Menos emoción, más planificación

Mi padre rico también pensaba que la versión Hollywoodense de las inversiones era financieramente tonta.

“Muchas personas creen que invertir es ese emocionante proceso donde hay un montón de drama”, decía. “Mucha gente cree que hay muchísimo riesgo, suerte, timing y tips increíbles. Pero para mí invertir es un plan, un proceso a menudo tonto, aburrido, y casi mecánico para hacerse rico.”

Para mi padre rico, el proceso tonto, aburrido, y casi mecánico para hacerse rico era su fórmula basada en su juego favorito, Monopoly, un juego que le enseñó a su hijo y a mí cuando éramos niños.

Esa fórmula era simple: comprar cuatro casas verdes. Intercambiar las cuatro casas verdes por un hotel rojo.

En el momento en que nos estaba enseñando esta fórmula, padre rico no tenía todavía su hotel rojo en la vida real. Pero, siguiendo su plan, consiguió un gran número de ellos dentro de los siguientes diez años.

Padre rico insistía en que eso no fue un proceso difícil ni complejo. Simplemente invertía en buenos negocios y luego los cambiaba por unos mejores cuando podía. “Un día”, nos dijo, “me desperté y me di cuenta de que era rico.”

Aburrido hasta la pobreza

La pregunta es, si invertir es una cuestión de simplemente seguir una fórmula, entonces ¿cómo es que la mayoría de las personas no siguen la misma fórmula?

La realidad es que la mayoría de las personas no quieren seguir fórmulas aburridas. Se aburren. La mayoría de las personas comienza a seguir un plan y luego se aburren.

El resultado de esto a menudo es perder dinero o incluso quebrar. Con los cambios emocionantes y salvajes aparecen las fluctuaciones de dinero, pero nunca en el lento, firme y medible crecimiento que un verdadero inversor busca.

“Mucha gente piensa que hay algo de magia en hacerse rico gracias a las inversiones“, decía padre rico. “O creen que si no es complicado, no puede ser un buen plan. Créeme. Cuando se trata de invertir, lo simple es mejor que lo complejo“.

Encuentra tu fórmula

El simple mensaje que mi Padre rico me dio hace años fue: “Encuentra una fórmula que te haga rico, y síguela.”

Kim y yo comenzamos hace décadas Rich Dad Company para ayudar a la gente a encontrar su fórmula. Ya sea a través de libros, juegos, aplicaciones, clases, seminarios, o coaches, nos dedicamos a abrir los ojos de las personas a las posibilidades que están ante ellos.

A menudo, el mundo de la inversión puede parecer demasiado complicado y abrumador. No tiene que ser así. Encontrar tu fórmula comienza con un poco de educación financiera, hacer un plan, y simplemente ajustarte a él.

Te animo a explorar cómo puede ser tu formula, y empezar a ponerla en práctica hoy.

Publicado originalmente en RichDad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB