Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

De la educación a la libertad Financiera

Por Adrian Oscar Vaca Guzman | Publicado en Educación Financiera | 1 de febrero, 2016

libertad financieraComparto el artículo que escribí para la revista digital Ekilibra Global Nro 5De la educación a la libertad financiera: Solo con educación obtendremos la tan ansiada libertad financiera.

La actualidad económica a nivel mundial no es la mejor. Los problemas económicos en Europa repercuten en todo el mundo, y no es de extrañar teniendo en cuenta que vivimos en un mundo globalizado. Lo que sucede en el rincón más inhóspito del planeta puede repercutir en todo el mundo. Como la teoría del efecto mariposa, el aleteo de una mariposa en China puede generar un huracán en América.

Lejos de análisis con cifras, gráficos o cualquier otro medio para comunicar la situación económica mundial, me gustaría interiorizarme en un punto vital que no es tenido en cuenta a nivel educativo: La educación financiera.

Así como nos enseñan sobre historia, biología, geografía o matemática, nos deberían enseñar sobre finanzas y economía. Pero no hablo de que nos enseñen grandes teorías o análisis, si no lo básico para desarrollarnos en la sociedad sin caer en gastos innecesarios como cuantiosos resúmenes de tarjetas de crédito, préstamos personales a 5 años o incluso hipotecar la casa.

Hagamos un viaje en el tiempo, cuando egresamos del secundario, también llamado en otros países como preparatoria. Nos encontramos ante tres opciones, empezar a trabajar, estudiar o ambas, según el caso de cada uno.

¿Qué es lo primero que piensa la mayoría al conseguir el tan ansiado primer empleo?, me incluyo en este grupo. ¿Qué me voy a comprar con mi primer sueldo? o ¿cuántos meses de antigüedad necesito para obtener una tarjeta de crédito? Nunca nos planteamos algo como esto:

– Si vivo con mis padres podría ahorrar una parte del sueldo todos los meses para comprar un auto o renovar el que tengo.

– Si vivo solo y tengo que alquilar puedo ver de guardar algo de dinero para, en el caso de quedarme sin trabajo, tener unos meses de gracia hasta conseguir otro.

– Si mi trabajo me sirve para pagarme los estudios,juntar algo para adelantar cuotas o tener para costearme alguna especialización.

Estas son algunas de las cosas que se me vinieron a la cabeza después de años de caer en la falta de educación financiera.

Trabajamos para gastar, ya sea pagar un alquiler, tarjetas de crédito, estudios o gustos. No es que este mal, pero no percibimos que eso significa Deuda. Si, como lo lee, Deuda. ¿A quién le gusta estar endeudado? Por más que podamos hacerlo, debemos ser consientes de que es una Deuda. Algo que estamos obligados a pagar, que nos ata, nos impide ser libres económicamente hablando.

Me gustaría compartir con ustedes este fragmento del blog español “Más y Mejor”:

“En esta sociedad consumista, asumimos como normal gastar el dinero (e incluso endeudarse) en cosas de las que perfectamente podríamos prescindir para vivir.

Nosotros llevamos ya un tiempo intentando ser conscientes de esto y adoptando un estilo de vida más minimalista, libre de deudas, en el que decidimos gastar nuestro dinero en nosotros mismos y en experiencias, no en posesiones.

Y no te engañes, que no le debas nada a un acreedor privado o a una mafia italiana, no es no tener deudas. El préstamo del coche, la hipoteca, las tarjetas de crédito, todo eso son las deudas más importantes que te atan y te impiden hacer lo que quieres.

Si ya las tienes… bueno, quizás no es el momento adecuado para vender tu casa, pero si aún no has caído, no caigas ahora! Sé libre!”

Si educamos a nuestros hijos y cambiamos estas ideologías inculcadas por nuestros padres y abuelos conseguiríamos nuestra tan ansiada libertad financiera.

La libertad financiera no se trata de tener más, si no de saber administrar lo que tengo para vivir como deseo sin ataduras. Suele suceder que mientras más tengo, más gasto, lo cual es un grave error.

Hacer que nuestros bienes o conocimientos generen ganancias y no deudas es fundamental para vivir tranquilos y sin ataduras. Por ejemplo estudiar una carrera universitaria para trabajar de lo que nos gusta y vivir de ello, tener un inmueble para alquilar, invertir en acciones, divisas en el mercado de valores o iniciar un negocio online.

Es una cuestión de prioridades ¿qué priorizamos, gastos o ganancias? Los gastos son Deudas, las ganancias son Oportunidades.

Fuente: equipoequilibrio

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB