Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Por qué creo que todo el mundo debería viajar solo en algún momento de su vida

Por Sarah Schmalbruch | Publicado en Desarrollo Personal | 11 de noviembre, 2017

Vivir MejorPasé el semestre de primavera de mi primer año de universidad estudiando en Freiburg, Alemania.

Un par de meses en mi semestre, reservé un viaje de 10 días a España y Portugal – cinco días en España con una amiga mía, y cinco días en Portugal sola.

Entonces la amiga que debía venir a España conmigo me dijo que ya no podía ir.

Fue a último minuto, así que para ese punto ya había reservado mi vuelo y alojamiento.

No estaba para perder todo el dinero – sin mencionar el tiempo – que había puesto en la planificación y reservas de mi viaje, así que tomé la decisión de ir en un viaje de 10 días conmigo sola, yo y sólo yo.

Admito que tenía bastante experiencia de viajes anteriores, luego de haber vivido en Zurich, Suiza, durante cinco años cuando era más joven. Pero todos esos viajes fueron con otras personas: mi familia, mis amigos, mis compañeros de clase y maestros.

Este era el primer viaje en el que estaba verdaderamente sola.

Y estoy muy contenta de haberlo hecho.

Aquí tienes por qué recomiendo encarecidamente que hagas un viaje en solitario en algún momento de tu vida.

Tienes la oportunidad de ver las cosas tú quieres ver.

Si alguna vez viajaste con amigos, sabes que es raro que todo el mundo quiera ver y hacer las mismas cosas. Sólo tienes un tiempo determinado, por lo que deben hacer compromisos y, a veces, tus actividades son desechadas. También existe la probabilidad de que los amigos con los que viajas no estén muy motivados con los viajes, y puedes terminar pasando todo el viaje descansando en la playa cuando lo que realmente querías hacer es un poco de turismo.

Cuando viajas solo, estás a cargo. Eso significa que puedes planear tus días como quieras que sean, y no tienes que preocuparte por comprometerte y hacer sacrificios.

Cuando estaba en Málaga, por ejemplo, decidí tomar un viaje de un día a Granada, y tomé un autobús a las 6 a.m. para llegar a Alhambra a tiempo para mi tour. Lo más probable es que muchos de mis amigos no hubieran estado dispuestos a hacerlo. Pero yo sí, y valió realmente la pena.

Llegas a conocer mejor el área al que estás viajando.

Para consternación de mi padre, no podía leer un mapa ni para salvar mi vida. Así que cuando viajaba con otros, siempre les dejaba la parte de las direcciones a ellos. Pero cuando estuve en dos países en donde no hablaba el idioma y no tenía un compañero de viaje, me tocó averiguar la posición de la tierra. No puedo decir que siempre tomé la ruta más directa para llegar a donde iba; pero puedo decir que descubría la ruta por mi cuenta; excepto por consultar algunos locales en inglés (en Portugal) o en un muy mal Español (en España).

Nunca olvidaré a las pequeñas viejas españolas que me ayudaron en mi viaje en autobús desde el aeropuerto de Málaga a mi albergue. Ellas no hablaban inglés, pero empezaron a darme indicaciones en el momento en que me vieron sacar un mapa.

Para el momento en que dejaba España y Portugal, podía averiguar que caminos tomar mucho mejor que cuando llegué; y esa fue una sensación realmente gratificante.

Es más probable que conozcas nuevos amigos y experimentes la cultura local.

Viajar con gente que conoces crea una zona de confort de la que puede ser difícil salir. ¿Por qué tratar de conocer nuevos amigos si ya estás rodeado de tus amigos actuales? Las personas con las que estás pueden bloquear (no intencionalmente) la posibilidad de ahondar realmente en la cultura del lugar que estás visitando porque es muy fácil quedar atrapado con tus compañeros de viaje en vez de quedar atrapado con la experiencia del viaje.

A lo largo de mi viaje, interactué con varias personas, lugareños y turistas como yo, con quienes probablemente no hubiera interactuado si no hubiera estado viajando sola. Mis albergues, el espectáculo de flamenco al que fui, las excursiones a las que asistí, y los restaurantes en los que comí fueron sólo algunos de los lugares en los que conocí gente nueva.

Tienes más cuidado con lo que gastas.

Viajar es caro. Cuando solía viajar con mi familia, mis padres cubrían todos los gastos, así que nunca pensaba dos veces en los costos.

Cuando viajas con amigos, es fácil sucumbir a la presión de tus compañeros y simplemente gastas dinero en lo que tus compañeros de viaje están gastando dinero. Pero cuando estás sola y estás pagando los gastos del viaje de tu propio bolsillo, te vuelves mucho más consciente de cuánto gastas y en dónde lo gastas. Esa es la razón por la que me alojé en albergues (limpias, pero todavía albergues) durante todo mi viaje.

Te hace darte cuenta de que hacer cosas sola está bien.

Sí, cenar sola o visitar lugares de interés por ti misma puede sentirse extraño o incómodo al principio; pero cuanto más lo haces, más te das cuenta de que no es para tanto. De hecho, puede ser realmente agradable porque a veces simplemente no tienes ganas de hablar con otras personas.

Y si estás realmente nervioso por la idea de estar solo, ¿qué mejor lugar para probarlo que en alguna parte en la que no es probable que te encuentres con gente que conoces?

Tomas más posesión del viaje, y te sientes más logrado después de tomarlo.

Para el momento en el que volví a Freiburg después de 10 días de viaje en solitario, estaba más que lista para un tiempo de calidad con la gente que conocía y que hablaba mi idioma. Pero también sentí un fuerte sentimiento de orgullo por haber viajado sola, haber planeando múltiples actividades culturales, y haber vuelto en una sola pieza.

Cuando viajas solo, tu viaje está 100% en tus manos, lo que puede ser estresante de vez en cuando. Pero cuando resulta ser un viaje exitoso, puedes darte las gracias por él.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB