Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo crecer más saludable, rico y sabio durante las fiestas

Por Robert Kiyosaki | Publicado en Educación Financiera | 23 de Diciembre, 2016

Robert KiyosakiCada año, más o menos por estos tiempos, oyes el villancico estándar, “Joy to the World”.

Pero para muchas personas, las fiestas no son tan alegres. De hecho, son francamente estresantes. ¿Por qué? Porque un montón de dinero sale por la puerta durante las fiestas, y a menudo, es dinero que no tienes.

Según una encuesta de la Federación Nacional de Minoristas (NRF), el gasto promedio por persona para esta temporada es ahora de más de $ 800 “en artículos de comida, adornos, regalos y más en la temporada navideña”.

Teniendo en cuenta que los salario crecieron muy por debajo de los estándares saludables y apenas se mantuvieron al nivel de la inflación, si es que lo hicieron, en los últimos cinco años; y que un tercio de las personas tiene ningún ahorro para la jubilación; hay mucho por lo que estar estresado.

Sin embargo, en la cultura popular, son los ricos los que a menudo son representados como miserables y gruñónes cuando viene la Navidad. Uno de nuestros cuentos más atesorados de Navidad, Un Cuento De Navidad, es el poster de ese sentimiento.

Nadie diría que Scrooge es un personaje admirable. De hecho, es simplemente desagradable. Pero la realidad es que cualquier persona puede ser un Scrooge, ya sea rico o pobre. Scrooge es simplemente una mentalidad.

En Padre Rico, creemos que el regalo más grande que puedes dar es el regalo de estar sano. Cuando estás sano, rico y sabio, puedes estar presente con aquellos a quienes amas, y ese es el mayor regalo de todos.

Si tu Scrooge interno está saliendo durante las fiestas de este año, no te preocupes. No estás solo, y hay algo que puedes hacer al respecto, a partir de hoy.

Come menos y trabaja más

Las fiestas son un momento en que la mayoría de las personas se olvidan de sus dietas, y con gran estilo.

Cuando hacemos esto, no sólo no nos sentimos bien, sino que también dejamos que la culpa de tomar tales decisiones nos hagan más y más gruñones. Nuestro subconsciente sabe cuando estamos tomando malas decisiones, y a menos que las poseamos, por lo general comenzamos a culpar a los demás, a menudo de manera inexplicable.

Pero no tiene por qué ser así. En lugar de caer en las tentaciones navideñas este año, fíjate la meta de comer con moderación. Piensa en cada caloría ahorrada como una inversión en tu salud para el año venidero. ¿Puedes disfrutar? Ciertamente. Pero no tienes que hacerlo al extremo.

Pero comer bien no es suficiente. Asegúrate de tomar algún tiempo durante estas ocupadas fiestas para hacer ejercicio.

Ya sea tomar un paseo después de la cena, ir al gimnasio por la mañana o ir en bicicleta a tu trabajo, hay muchas oportunidades durante todo el día para hacer ejercicio. Te sentirás mejor y encontrarás esa alegría de regresar incluso cuando las cosas se pongan estresantes.

Date el regalo de la educación financiera

La mayoría de las personas tienen algún tiempo de inactividad durante las fiestas. Podrías llenarlo con una porción adicional de pastel, mucho vino, y horas en el sofá viendo fútbol; o podrías gastarlo mejorando tu inteligencia financiera.

Ve a la biblioteca y agarra libros sobre finanzas, contabilidad e inversiones. Escucha algunos grandes podcasts (como el programa de radio Rich Dad) y escúchalos mientras preparas las comidas de las fiestas. Suscríbete a boletines útiles (como el nuestro 😉 ).

Y con tus recién adquirido conocimientos, comienza a hacer un plan sobre cómo usarlos en el Año Nuevo. Establece una meta para ver cuánto puedes aprender y hacer entre ahora y las próximas fiestas.

Devuelve a los demás

Nosotros descubrimos que cuando nos enfocamos demasiado en nosotros mismos, nos convertimos en la peor gente que hay alrededor. Una de las mejores maneras de vencer al espíritu de Scrooge es hacer lo que el mismo Scrooge hizo: dar tu tiempo, talento y dinero.

Tómate tu tiempo para servir a los menos afortunados que tú en estas fiestas. Puedes revisar tus pertenencias y regalar las cosas que ya no utilizas. Puedes servir en un comedor comunitario o refugio. O puedes ayudar a tu causa de caridad favorita. Las opciones son casi ilimitadas sobre cómo devolver.

A medida que trabajas para convertirte en una mejor versión de ti mismo, encontrarás que eres una mejor persona para aquellos que te rodean. Pon estas tres cosas en acción, y descubrirás que no puede haber mejor momento que el de las fiestas.

¡Felices fiestas para todos!

Robert y Kim

Fuente: richdad

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB