Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Consejos de un miembro de SEAL: 3 Estrategias que aumentarán tus posibilidades de ganar en la vida y en el campo de batalla

Por Jeff Boss | Publicado en Negocios | 4 de abril, 2016

Super ExitososA principios de mi carrera, fui un SEAL de la Marina. Y recuerdo cómo, cuando planificábamos una misión, había ciertos criterios que mirábamos para inclinar la balanza de poder en el campo de batalla a nuestro favor. Si no seguíamos esos criterios, nos colocábamos en desventaja y le dábamos esa ventaja al enemigo.

No es muy diferente a lo que pasa en el mundo de los negocios: Hay ciertas consideraciones que debes integrar cuando planificas para el éxito, y también hay factores claves que debes evitar: cosas que son medios inevitables hacia el fracaso.

Después de todo, las únicas diferencias entre planificar una misión en el campo de batalla Vs. una misión en los negocios (por lo menos en mi experiencia) son semánticas y el resultado final.

Claro, los resultados en el campo de batalla tienen más en juego que los que tienen las startups, pero tu meta de aplicar aplicaciones humanas como el rendimiento, la adaptabilidad y el liderazgo con el fin de ganar son exactamente las mismas.

Por lo tanto, para aumentar tus posibilidades de éxito en medio de un entorno en constante cambio y mantener tu negocio con vida, ten en mente las siguientes tres estrategias cuando diseñes tu próximo plan:

1. Identificar cómo se ve ‘ganar’

¿Es un porcentaje del mercado? ¿Ingresos? ¿La satisfacción del cliente? ¿El compromiso de los empleados? Si tienes más de un departamento en tu empresa, es imprescindible (incluso crítico) que todos estén el la misma página. Si tu equipo de producto cree que ganar significa vender 100 gadgets para obtener comentarios sobre el producto, pero tu equipo de ventas cree que ganar es vender únicamente los widgets más caros, entonces tienes una discrepancia entre las metas de cada equipo.

Cuando escalas esa confusión a toda tu organización, el caos se producirá en las distintas partes de la empresa lo que afectará su rendimiento. La lección aquí es la siguiente: Puedes o sobre-comunicar, o sub-comunicar. ¿De qué lado prefieres estar?

2. Planifica, pero está preparado para adaptarte

Una de mis citas favoritas es de Mike Tyson y dice: “Todo el mundo tiene un plan, hasta que le dan un puñetazo en la cara.” No me malinterpretes; la planificación es necesaria por un par de buenas razones:

• Para identificar dónde te encuentras, y a donde quieres ir
• Para identificar posibles barreras en el camino al éxito
• Para crear fuentes de información, para así saber cuando estás fuera del camino

Lo que es importante sobre planear, sin embargo, es no tomarlo como algo personal cuando ese plan no funcioné. Sólo porque fuiste el cerebro detrás de la “estrategia” no significa que tienes que implementarlo. Recuerda, tu meta es lograr lo que fuera que te haga ganar, y para llegar allí tendrás que hacer muchos zig zags a lo largo del camino.

Tenlo en cuenta en tu planificación y agrega tiempo para reflexionar, revisar y reajustar. Hacer correcciones menores más frecuentemente es más eficiente y mucho más efectivo que tratar de arreglar enormes huecos a lo largo del camino.

3. Tu entorno es todo

El entorno en el que trabajas, vives y operas es un factor muy importante que te ayudará o te dificultará tener éxito. La cultura en el trabajo, la ciudad en la que vives, los clientes con los que interactúas: Todos juegan en tu satisfacción general. Si uno de estos factores está rezagado (si disfrutas de tu compañía pero te disgustan las personas de tu equipo) es sólo cuestión de tiempo para que te desconectes o, peor aún, te auto-sabotees.

A medida que el entorno cambia, también lo hace tu respuesta a la misma. Si hay algo en el entorno que sea menos que ideal, pregúntate qué puedes hacer para mejorarlo. ¿Qué estás buscando? O, mejor aún, revisa el primer punto más arriba y pregúntate: “¿Cómo se ve el éxito [en esta situación]?”

Hay tantas maneras de ganar como maneras de perder, y el cerebro tiende a encontrar lo que busca. Mantén los criterios anteriores en cuenta cuando esboces tu próximo plan de ataque.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB