Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo usar el miedo a tu favor para alcanzar el éxito

Publicado en Interés General | 20 de octubre, 2015

sobre usar tu miedoEsta emoción puede paralizarte o ser la fuerza que te impulse a moverte para alcanzar el éxito. Tú decides.

Por Sherrie Campbell

Si estás parado frente una puerta que tiene un letrero que dice “miedo”, ese es el umbral que debes cruzar para tener éxito.

El viejo adagio que dice que el triunfo empieza fuera de la zona de comodidad es completamente real, pues no hay nada que temer cuando se está cómodo. Por lo tanto, no hay nada que te impulse cuando te sientes muy seguro. Dicho de otro modo, donde hay confort, hay complacencia; y ese es el enemigo básico del éxito.

Para ser realmente exitoso es indispensable dominar el miedo, entender cuál es su propósito verdadero y usarlo como una ventaja.

El miedo es un desafío

Cuando estás inseguro sobre cuáles son los siguientes pasos que tu negocio debe seguir, el miedo hace que te actives porque crees que estás poniendo a tu empresa en peligro. El miedo naturalmente hace que evites el desafío de seguir adelante. Recuerda, es una emoción compleja: cuando quieras dar un paso hacia atrás, ese sentimiento también puede impulsarte a seguir adelante hacia lo desconocido.

El éxito se trata de asumir riesgos y tomar decisiones fuertes. Entre más te detenga el miedo, más aumentará y será menos sencillo de superar.

Si realmente quieres algo, pero tienes miedo de todos riesgos o errores que podrías enfrentar en el camino, el temor ya te ganó. El truco es moverse más rápido que el miedo mismo.

El miedo es motivación

Nunca debes dejar que un oponente, en la vida y en los negocios, te haga sentir los suficientemente débil para que la duda te consuma. La mayoría de los miedos que tienes son imaginarios y no representan un verdadero riesgo para tu negocio.

Ábrete a sentir temor, deja que se asiente dentro de ti y luego vuelve a ser racional. Una vez que estés en control de tus emociones debes usarlas como tu motivador para superar situaciones difíciles.

Cuando le demuestras al miedo que se equivoca una y otra vez, desarrollas confianza. Sin el miedo, no puede generarse esta característica ya que nace cuando vas logrando objetivos que antes creías imposibles.

Usado de la manera correcta, el miedo puede ser la emoción que más te empuje al éxito.

El miedo como curiosidad

Esta emoción no aparece de la nada. Típicamente, los dueños de negocios suelen temer al fracaso por lo que hacen cuanto pueden para evitar malas experiencias. Sin embargo, ocultarse sólo sirve para frenar la creatividad.

Para evitar ser víctima del miedo, trata de usar tu curiosidad para descubrir qué es lo que realmente te causa temor. Cuando puedes pensar claramente en lo que temes, puedes decir qué es lo que se necesita para dispersar el miedo.

El miedo como guía

El miedo genera un estado automático de “sentidos aumentados” que puede ser un gran consejo en las situaciones difíciles. El temor te hace poner atención a las circunstancias y te lleva a ser cauteloso para tomar decisiones fuertes.

Hay ocasiones en las que el miedo te dirá “es ahora o nunca” y otras en las que te aconsejará no precipitarte y “consultarlo con la almohada”. Estos estados serán tus parámetros para negociar y planear tus siguientes pasos.

El miedo es útil              

Este sentimiento no es ni bueno ni malo, simplemente incómodo. No debe ser algo más complicado que eso, pues si le das al miedo el poder de paralizarte detendrá tu progreso.

Imagina que trataras al miedo como a cualquier otra emoción. Hacer esto te ayudaría a entender cuán útil puede ser y que puede ser canalizado de una manera proactiva. Verías que el miedo es una de las energías que más pueden apuntalar tu camino al éxito.

Si empiezas a asociar el miedo con las oportunidades, podrás ver esta sensación como una fuerza que dirija la evolución de tu empresa y tu persona. No sólo eso, podrás descubrir la dicha de vencer tus propios límites.

Recuerda que todo lo que deseas se encuentra del otro lado del miedo.

El miedo es sabiduría

Esta sensación está muy emparentada con los instintos. Cuando las emociones se vuelven fuertes, no te queda otra opción que escucharlas.

Para usar el miedo de manera efectiva, deberás utilizar tu intuición para salir de tu zona de confort. Cuando aprendes a controlar tus emociones más poderosas, estas se vuelven una inagotable fuente de sabiduría.

No sólo eso, hacer las cosas que crees que no podrás lograr es esencial para ganar experiencia.

El miedo es un catalizador

Una vez que ya entendiste por qué le temes a algo, el miedo es mucho más fácil de manejar. Es normal tener miedo de ser “demasiado arriesgado” o “demasiado diferente” al momento de perseguir tus sueños, sin embargo, no debes dejar que tus deseos se sofoquen en nombre de lo “socialmente aceptable”.

El miedo es el catalizador, deja que te saque de la comodidad y te lleve a la grandeza.

Es natural sentir miedo, pero puede ser una emoción que te fuerce a moverte y cambiar. En un nivel primitivo, el miedo te protege del peligro pero en la actualidad la mayoría de las cosas que te causan temor aún no te han sucedido o son escenarios que te haces en la cabeza. Reprimir el miedo sólo sirve para generar ansiedad, algo que te roba de la oportunidad de confrontar tus temores y dejar que te impulsen.

Fuente: http://www.soyentrepreneur.com/28533-7-maneras-de-aprovechar-el-miedo.html

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB