Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo soñar despierto ayuda a tu creatividad

Por Chris Smith | Publicado en Negocios | 3 de mayo, 2016

Super ExitososLos escritores a menudo dan con sus mejores ideas cuando hacen algo más que escribir.

Agatha Christie solía reflexionar sobre las líneas argumentales de sus asesinos mientras comía manzanas en el baño mientras que Dickens pasaba horas todos los días paseando por Londres. Así que si no puedes dar con ese maldito segundo acto; ¿Qué es lo mejor que puedes hacer?

Esto es lo que algunas investigaciones encontraron.

En 2006, los psicólogos observaron el papel de los pensamientos concientes frente a los pensamientos inconscientes (o soñar despierto) en el proceso creativo. La corazonada era que las respuestas a los problemas creativos aparecían cuando no las estamos buscando demasiado. De hecho, vieron que a veces, entre más duro tratan las personas de llegar a una solución (cuanto más piensan) menos lo consiguen.

También querían demostrar su idea de que si bien soñar despierto era importante para el proceso creativo, las personas necesitan implicarse en un determinado tipo de “soñar despierto” para obtener los mejores resultados.

Ellos creían que la forma más productiva de soñar despierto se producía cuando era dirigida hacia algún reto o problema. Cuando ociosamente soñamos despiertos con algo en vez de nada en particular.

Las pruebas comienzan

Los académicos comenzaron dando a la gente una serie de cortos problemas creativos para pensar.

Alrededor de 100 estudiantes fueron escogidos al azar y se les dijo que se sentaran frente a una computadora. Entonces, una serie de palabras ‘tríadas’ brillaron en sus pantallas.

Las tríadas los desafiaban a encontrar la palabra conectada a una serie de tres palabras supuestamente aleatorias. Por ejemplo, ¿qué palabra se conecta con “redondas”, “ademanes” y “tenis”? En este caso,”mesa”.

A los estudiantes se les mostraron nueve tríadas en rápida sucesión, pero no se les dio ninguna instrucción sobre lo que tenían que hacer. A continuación, el grupo se dividió en tres.

Al primer grupo se le dijo que “pensara mucho” sobre las respuestas del ejercicio de tríadas anterior y pasar a una prueba diferente.

A los estudiantes del segundo y tercer grupo se les dijo que esperaran para pasar a una prueba diferente también, pero a un grupo se le dijo que la prueba tríada ya había terminado, mientras que al otro grupo se le dijo que aún no había terminado.

A este último grupo le hicieron pensar que su primer reto seguía en curso y que tal vez, se les haría una prueba más tarde.

Tiempo para reflexionar

Después de completar la segunda tarea, los investigadores les pidieron a todos los estudiantes que volvieran a la primera prueba de la tríada y anotaran la mayor cantidad de respuestas correctas que pudieran recordar.

Los resultados revelaron una notable diferencia.

En su gran mayoría, los estudiantes a los que les habían dicho que su prueba aún no había terminado (y así se les dio tiempo para reflexionar y contemplar las respuestas mientras completaban una tarea diferente) fueron mucho mejores para recordar las respuestas de las tríadas.

Los estudiantes a los que les dijeron que “pensaran mucho” en las respuestas antes de pasar a una nueva prueba, y los estudiantes que pensaban que su prueba había terminado (y así “apagaran” sus mentes) fueron igualmente pobres a la hora de recordar y responder las pruebas. Y entonces, ¿qué prueba esto?

Deja que las ideas aparezcan

El proceso creativo a menudo se cree que es al azar; y es cierto, pero es uno que parece beneficiarse de operar dentro de ciertos parámetros.

Pensar deliberadamente demasiado sobre un problema parece amortiguar nuestras mentes e impedirnos llegar a una solución creativa. Soñar despiertos demasiado desenfocados podría significar simplemente ir la deriva y no produce nada de valor en absoluto.

Esta investigación parece indicar que soñar despierto funciona, pero sólo si estás inconscientemente enfocado en un problema creativo en particular que estás tratando de resolver.

En lugar de romperte la cabeza toda la noche con ese segundo acto, tal vez dormir, salir a caminar, planificar una comida sabrosa, hacer algo no relacionado sea más conveniente. Deja que el problema juegue en la parte trasera de tu cabeza y, sólo tal vez, la respuesta aparezca de repente.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB