Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo ser un líder visionario sin ser arrogante

Por Jeff Havens | Publicado en Negocios | 30 de mayo, 2016

Super ExitososConsejos de liderazgo para encontrar tu “visión” no son demasiado difíciles de encontrar. La cosa es que la mayoría son bastante egocéntricas.

La visión a menudo se entiende como que pertenece a un líder individual, en lugar de algo que puede ser compartido por todos. Y cuando hablamos de la visión de una empresa, nos acercamos más a la misión, el propósito y la cultura corporativa; en otras palabras, las metas de la organización, y liderazgo.

¿Es posible ser un líder “visionario” sin ser (o al menos ser visto como) un egoísta egocéntrico? Por supuesto que si, pero muchos líderes no entienden cómo lograr ese equilibrio. Estos tres cambios en la forma en que los líderes hablan sobre la visión (la suya propia, la de sus compañías, y cómo se alinean) pueden ayudar a hacer que sea significativa para todo el mundo, y aún así evitar ser vistos como arrogantes.

1. Destaca los beneficios humanos de lo que están construyendo juntos

Hace poco hablé en una conferencia para profesionales de TI que desarrollaban sistemas de logística para la preparación y entrega de comidas en cientos de hospitales y campus universitarios. Cuando su presidente se levantó para hablar, él enmarcó su visión de esta manera: “Cada día nos aseguramos de que 3 millones de personas se alimenten, y tenemos que hacerlo bien. Literalmente, no hay nada en el mundo más importante que eso.”

Bill George, autor de True North y ex director general de Medtronic, escribió que pensaba en su compañía no en términos de la cantidad de dispositivos médicos que vendió, sino en términos de vidas que esos dispositivos ayudaron a salvar.

Eso es fácil de hacer, por supuesto, si tu empresa se dedica a la alimentación o curación de personas. Pero todas las empresas ahí fuera están entregando algún producto o servicio que hace que la vida de sus clientes sean mejores de alguna manera u otra. Si puedes aprovechar ese elemento humano como un líder, de repente tu visión para la organización se convertirá menos de ti y más sobre los logros a los que toda tu compañía está apuntando, en nombre de esos clientes. Y puede que accidentalmente termines viéndote más humano a ti mismo.

2. Cambia tus pronombres

Puede parecer un cambio tonto y semántico pasar de “mi visión de esta empresa” a “la visión de esta empresa “, pero no lo es. “Mi visión” sugiere que tú eres el jugador más importante y que todo el mundo es prescindible. “La visión”, por el contrario, significa que lo que estamos tratando de lograr es más importante que tú como individuo (incluido tú como líder o CEO) lo que significa que todo el mundo es igualmente necesario.

Entre menos de tu ego pongas en tu visión, más sólido el espíritu de tu equipo será. Y eso no es poca cosa. Después de todo, necesitarás del entusiasmo de todos para convertir esa visión en realidad.

3. Invita a otros a modificar tu visión

Hay básicamente cero ejemplos populares de grandes líderes alcanzado el éxito sin un enfoque-de-láser en lo que están tratando de lograr. Pero eso es al menos parcialmente una función de las (a veces limitadas) narrativas que elegimos decirnos a nosotros mismos acerca de lo que el liderazgo es y, más importante aún, no es excusa para negarse a escuchar a los demás.

Permitir que los miembros de tu equipo compartan sus pensamientos sobre cómo tu visión podría ser alterada hará que se sientan como si estuvieran siendo escuchados; incluso si terminas no tomando ninguna de sus sugerencias. Además, existe la posibilidad de que tus empleados puedan tener algunas ideas decentes (es por eso que los contrataste, ¿no?) que quieras incorporar.

No importa lo seguros y “visionarios” que los grandes líderes puedan parecer, la verdad es que nada realmente innovador se puede lograr a gran escala sólo por una persona. Podemos construir una colaborativa, inclusiva (y no por eso menos visionaria) forma de liderazgo en torno a esa misma premisa.

Jeff Havens es un experto en el desarrollo profesional que se ocupa del liderazgo, cuestiones generacionales y otras áreas de desarrollo profesional a través de una mezcla única de contenido y entretenimiento. Síguelo en @iamjeffhavens.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB