Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo puedes lidiar con las situaciones conflictivas para que no te afecten tanto

Publicado en Interés General | 6 de julio, 2015

situaciones conflictivasPor Daniel Elhelou

Raquel de Zárate, Buenos Aires nos escribe: “Necesito tips o técnicas para mejorar las relaciones humanas en el trabajo”. Mi padre me dice desde que yo era un niño: “No busques problemas ¿para qué, Dani? ellos se encargan de venir solos”. Pero… ¿en dónde están los problemas que no los veo?

Estamos recibiendo varias consultas sobre cuestiones similares a las de Raquel con respecto a temas relacionados con “situaciones conflictivas”. Asimismo, en nuestro rol de coaches y asesores, nos encontramos con que las relaciones humanas “puertas adentro” de las organizaciones siguen siendo – para muchos – la principal causa de motivación o desmotivación (o sufrimiento) de las personas.

Sería ingenuo y utópico resolver la cuestión en un artículo al estilo “los 5 tips que cambiarán las relaciones conflictivas de su vida”, es por eso que para que este artículo sea útil propongo enfocar el tema desde los dos grandes lentes que podemos elegir para observar.

La forma en que miramos las distintas situaciones condiciona las preguntas que nos hacemos al respecto. A su vez, las preguntas que nos hacemos influyen directamente en las acciones que tomamos y en el camino que elegimos. Y, finalmente, cada camino nos lleva a un lugar distinto.

A mi juicio no hay nada mejor que una buena pregunta inicial para accionar y acercarnos al resultado que queremos lograr.

Se presentan entonces combinaciones entre lentes, preguntas y lo que queremos lograr.

Lentes para ver de cerca: “Veo un conflicto”.

Con los lentes para ver de cerca puestos, vemos un problema en algo que valoramos, y lo primero que pensamos es en buscar una solución. Nos decimos frases tales como “Si esto es un conflicto, entonces necesitamos buscar una respuesta”. ¿Qué queremos? Claramente, una solución al problema.

En este caso el problema es tratado como si tuviera existencia propia. Podemos identificar esto en las conversaciones, cuando aparecen frases como “es obvio que esta persona es conflictiva, mala, es un desastre, es infeliz… y nos perjudica, hagamos algo con ello”.

En este caso como el conflicto es “ese que está allí”, buscaremos las soluciones también por allí, en el “afuera de mí”.

Si el conflicto que me afecta está afuera, también estará afuera la solución. (En la actitud de otra persona, en una situación, en el contexto, el jefe, en el político, en el estado. Todos tienen que cambiar, menos yo)

“Si el foco está en el problema,
estaremos en la búsqueda de una solución para ese problema”

Veamos un ejemplo:

“Necesito llegar de Buenos Aires a Montevideo a dar una conferencia esta tarde a las 19hs. Algunos metros antes de cruzar el puente internacional reventaron 2 ruedas del auto (carro) y solo tengo una de auxilio, esto realmente es un problema”

¿Qué veo?: Un problema. Dos ruedas reventadas y tengo una sola de auxilio.

¿Qué quiero?: Solucionarlo. Que el auto funcione.

¿Qué me pregunto?: ¿Qué puedo hacer para encontrar una solución a este conflicto? Buscar una persona que nos arregle el neumático, que emparche una de las ruedas dañadas.

Lentes para ver de lejos: “Veo lo que quiero”

Con los lentes de ver de lejos puestos, vemos primero lo que queremos, lo que valoramos, lo que nos motiva.

Cuando miramos hacia donde queremos llegar, estos obstáculos que vemos en el camino no son problemas, son puntos que necesitamos pasar para alcanzar la meta que queremos.

Si empiezo a conocerme, a mirar un poco más allá de las situaciones y a re descubrir “lo que quiero” puedo cambiar la frase “conflicto” por “obstáculo”:

“Al conflicto hay que resolverlo, al obstáculo necesitamos sobrepasarlo”

Siguiendo con el ejemplo:

¿Qué veo?: Lo que quiero. Quiero estar a las 19hs en el salón de convenciones de Montevideo.

¿Qué quiero?: Dar la conferencia.

¿Qué me pregunto?: ¿Qué puedo hacer para llegar a lo que quiero? Dejar el auto estacionado y buscar otro medio de transporte para llegar a las 19hs. ¿y el auto? El auto seguramente será mi nueva declaración de “lo que quiero” luego de la conferencia.

En la primera alternativa resolví un problema.
En la segunda llegué a donde quería llegar.

Enfoque en lo que quiero y no en el problema.

Cuando logramos cambiar los lentes, dentro de un sistema de valores éticos y estamos dispuestos a modificar la forma de interpretar las cosas, facilitamos y contribuimos a que el contexto sea propicio para generar nuevas posibilidades de acción. Acciones que posiblemente no hubieran ocurrido si ponemos el foco en el conflicto.

Es interesante pensar como hacen aquellas personas que en esos momentos en el que muchos dicen que es tiempo de crisis, le dan una interpretación distinta a la situación y empiezan a ver oportunidades. ¿Hacia dónde estarán mirando cada una?

Daniel Elhelou. Especialista en Coaching Inspirativo. Director de Inspirativa.com

Fuente: http://inspirativablog.wordpress.com/2014/04/08/las-dos-lentes-para-observar-situaciones-conflictivas/

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB