Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo pude promocionarme a mí misma siendo introvertida

Por Suzan Bond | Publicado en Desarrollo Personal | 13 de septiembre, 2016

Super ExitososMi familia me etiquetó como extrovertida a muy temprana edad. Vieron que no era tímida con los extraños, pero pasaban por alto todas las horas que pasé sola leyendo.

Traté de vivir a la altura de sus expectativas. Mi primer trabajo consistía en realizar llamadas telefónicas durante todo el día, y pasar dos o tres noches a la semana en eventos. Mis siguientes trabajos fueron igualmente sociales. Cuando comencé mi propio negocio, crear contactos fue la principal forma con la que me promoví.

Pero a principio de mis treintas, se hizo difícil mantener el ritmo de la actuación. Cuando mi trabajo requería estar en eventos por la noche, los contrarrestaba programando tiempo para mí y pasar los fines de semana enteros sola. Me preocupaba que si dejaba de fingir ser extrovertida, mi negocio sufriría y tendría que volver a trabajar para alguien más. Pero al final, me rebelé. Sabía que tenía que cambiar la forma en que me vendía. Tuve que reconstruir mi marketing y establecer nuevas bases.

Al vivir en una sociedad extrovertida, nos han enseñado que promovernos a nosotros mismos requiere de “habilidades para tratar con las personas,” como hablar con extraños, charlas cortas, pensar rápido, y reuniones de ventas en persona. Estas reglas tienden a penalizar a los introvertidos, empujándonos en situaciones en las que no es probable que sobresalgamos.

Así que muchos introvertidos dejan las ventas para otras personas, y trabajan duro en alguna trastienda o cubículo. Y si elegimos trabajar para nosotros mismos, oscurecemos gran parte de nuestras verdaderas personalidades para poder seguir adelante.

Tal vez siempre hayas sido una persona introvertida o adoptaste esas tendencias a medida que te ibas haciendo mayor. ¿Puedes igual promoverte profesionalmente en un mundo de extrovertidos sin sentirte como un alien? Inequívocamente, sí, y no tienes que hacerte un transplante de personalidad. Esto es lo que yo aprendí.

Deja de intentar ser una persona extrovertida

Los extrovertidos son los rubios del mundo Myers-Briggs, suponemos que se deben divertir más. También tendemos a pensar que hay más extrovertidos por ahí fuera, a pesar de que casi la mitad de nosotros somos introvertidos. Estas creencias suelen animar a los introvertidos a actuar. Tratar de ser algo que no eres te hace ver muy raro, alejando a la gente de ti.

Cuando dejé de tratar de pasar como una extrovertida, abracé mi introversión (sorpresa, sorpresa) me sentí más cómoda conmigo misma. En lugar de andar en puntillas, era más segura. Mi negocio creció en lugar de trastabillar.

Si bien los extrovertidos son elogiados, los introvertidos tienen un montón de cualidades en su arsenal de marketing. Los introvertidos son grandes oyentes que piensan profundamente sobre las cosas, lo que significa que tienen argumentos bien armados y bien razonados, a menudo haciéndolos excelentes escritores. No creas el mito de que para venderte necesitas cambiar quien eres. Ten tus rasgos con orgullo.

Usa tu capacidad de observación

Es difícil hablar y escuchar al mismo tiempo. Al hablar menos, los introvertidos prestan toda su atención.

Puede que no hablen mucho en las conversaciones, pero los introvertidos están muy atentos. Prestan atención a lo que otros dicen y lo que no dicen. Usa esas habilidades de observación para tu ventaja, notando sutilezas y oportunidades que las personas pasen de alto por hablar demasiado.

No es ningún secreto que crear contenidos ha explotado en los últimos años, gran parte a superficies similares. Tu temperamento vigilante te permitirá penetrar más y hacer que otros piensen más profundamente. Si te gusta escribir, usa esas habilidades finamente afiladas para escribir con perspicacia. Encontrar perspectivas inesperadas ayudará a que tu trabajo se destaque; y ni siquiera tienes que salir de tu escritorio.

Haz cosas interesantes en vez de hablar sobre ellas

Tras darme cuenta de que era en realidad una persona introvertida, temía conocer gente nueva. Odiaba tener que responder a, “¿Qué haces para ganarte la vida?”

Tener que preparar una charla de ascensor me hacía sentir como una farsante. En vez de eso, le contaba a la gente sobre mi último proyecto. “Estoy trabajando en un libro sobre cómo fijar precios es en realidad sobre mentalidad, y no matemáticas.” Responder así te lleva a conversaciones mucho más interesantes y no a discusiones tortuosas sobre el clima o el último evento deportivo.

Los introvertidos son notorios por odiar las charlas cortas comunes en los grandes eventos. Sin embargo, las conferencias pueden ser muy útiles para conectarte con colegas y captar prospectos. Evita las charlas cortas haciendo cosas interesantes. Canalizar tu curiosidad en tus propias creaciones te hará sentirte más realizado y te dará algo de que hablar.

No hay sólo una forma

La mayoría de los expertos en marketing y marca personal te dirán que hay una buena, o correcta manera de promoverte. Puede que terminen asustándote con historias de ruinas cuando no siguieron sus consejos. Ya sea que esté intencionalmente propagado o no, son todas mentiras.

Es verdad que hay mejores prácticas, pero no hay un único método que funcione cuando se trata de avanzar en tu carrera. Podcasting, escribir, twittear, y enviar emails son grandes maneras de promover tu trabajo, incluso a pesar de que ninguna de ellas sea especialmente llamativa. Y puedes hacer cada una de ellas sin sacar un pie afuera o agitar ni una sola mano. Experimenta hasta encontrar los métodos que más disfrutes, y que resuenen en tu público. Nunca imites a otros; encuentra tu propio camino.

No te preocupes por convertirte en un súper vendedor, corriendo por toda la ciudad para conseguir un trato. El marketing es realmente sobre conectarte con otros sobre algo que les importa. Y eso es algo en lo que los introvertidos son realmente muy buenos.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB