Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo hacerte millonario (en 8 simples pasos)

Por Dharmesh Shah | Publicado en Educación Financiera | 27 de junio, 2016

Super ExitososEl dinero, por supuesto, no lo es todo. Ni por asomo. Cuando se trata de tu definición de éxito, el dinero podría estar muy abajo en la lista. La definición de cada uno sobre el “éxito” es diferente. Esta es la mía.

“El éxito es hacer que los que creyeron en ti se vean brillantes.”

Para mí, el dinero no importa tanto, pero debo confesarlo, si lo hizo en algún momento (probablemente porque no tenía mucho). Así que, digamos que el dinero está en tu lista. Y digamos que, como millones de otras personas, te gustaría ser millonario. ¿Qué cosas debes hacer para aumentar tus posibilidades de unirte al club de los millonarios?

Estos son los pasos que te sugiero. No son ni rápidos ni fáciles. Más bien, probablemente tomará más trabajo que el camino rápido y fácil.

1. Deja de obsesionarte por el dinero.

Aunque suene contradictorio, mantener un estrecho enfoque en lo mucho que ganas te distrae de hacer las cosas que realmente contribuirán a crear y hacer crecer tu riqueza. Así que cambia tu perspectiva.

Ve el dinero no como el objetivo principal, sino como un subproducto de hacer las cosas correctas.

2. Empieza a registrar a cuantas personas estás ayudando, aunque sea de manera muy pequeña.

Las personas más exitosas que conozco (tanto financieramente como en otras formas) son sorprendentemente serviciales. Son increíblemente buenos en comprender a otras personas y ayudarles a alcanzar sus objetivos. Ellos saben que, en última instancia, su éxito se basa en el éxito de las personas que los rodean.

Por lo que trabajan duro para hacer que otras personas tengan éxito: sus empleados, sus clientes, sus vendedores y sus proveedores… porque saben que, si logran hacerlo, entonces seguramente su propio éxito seguirá. Y crearán un negocio (o una carrera) del que puedan estar verdaderamente orgullosos.

3. Deja de pensar en hacer un millón de dólares y empieza a pensar en servir a un millón de personas.

Cuando tienes sólo unos pocos clientes y tu meta es hacer un montón de dinero, estarás tentado a encontrar maneras de exprimir hasta el último dólar de esos clientes.

Pero cuando encuentras una forma de servir a un millón de personas, muchos otros beneficios seguirán. El efecto del boca a boca se magnificará enormemente. Los feedbacks que recibirás serán exponencialmente mayores; y también lo harán tus oportunidades para mejorar tus productos y servicios. Tendrás la oportunidad de contratar más empleados y beneficiarte de su experiencia, sus conocimientos y su genialidad en general.

Y, con el tiempo, tu negocio se convertirá en algo que nunca soñaste; porque tus clientes y tus empleados te habrán llevado a lugares que ni siquiera podías imaginar.

Sirve a un millón de personas (y sírvelas increíblemente bien) y el dinero seguirá.

4. Ve el ganar dinero como una manera de hacer más cosas.

En términos generales, hay dos tipos de personas.

Una hace las cosas porque él o ella quieren ganar dinero; cuantas más cosas hacen, más dinero ganan. A estas personas en realidad no les importa mucho lo que hacen; harán cualquier cosa con tal de que se les pague.

Otras personas quieren ganar dinero porque eso les permitirá hacer más cosas. Ellos quieren mejorar sus productos. Quieren ampliar sus líneas. Quieren crear otro libro, otra canción, otra película. Aman lo que hacen y ven el ganar dinero como una manera de hacer aún más de lo que les gusta hacer. Sueñan con construir una empresa que fabrique las mejores cosas posibles… y ganar dinero es la manera de alimentar ese sueño y construir esa compañía que aman.

Si bien es ciertamente posible encontrar ese producto que todo el mundo quiera y enriquecerte vendiéndolo, las empresas más exitosas evolucionan y crecen y, a medida que ganan dinero, reinvierten ese dinero en una búsqueda incesante de la excelencia.

“Nosotros no hacemos películas para ganar dinero, nosotros hacemos dinero para hacer más películas.”
– Walt Disney

5. Haz una cosa mejor que nadie.

Elige una cosa en la que ya seas mejor que la mayoría de las personas. Sólo. Una. Cosa. Vuélvete maniáticamente enfocado en hacer esa única cosa. Trabaja. Entrena. Aprender. Práctica. Evalúa. Refina. Sé implacablemente auto-crítico, no de una manera masoquista, sino para asegurarte de continuar trabajando para mejorar cada aspecto de esa única cosa.

Las personas financieramente exitosas hacen al menos una cosa mejor que casi todos los que lo rodean. (Por supuesto, ayuda si eliges algo en que ser grandioso que también valore el mundo; y que paguen por ello)

La excelencia es tu recompensa, pero la excelencia también demanda un pago más alto; y un mayor respeto, mayor autoestima, mayor satisfacción, mayor sensación de logro… todo lo cual te hace más rico en términos no monetarios.

Ganar-Ganar.

6. Haz una lista de las 10 mejores personas en el mundo que hacen esa única cosa.

¿Cómo elegir a esos 10? ¿Cómo determinó quien era el “mejor”? ¿Cómo mides su “éxito”?

Usa esos criterios para seguir tu propio progreso hacia convertirte en el mejor.

Si eres escritor, podría ser el ranking de Amazon. Si eres músico, podrían ser las descargas de iTunes. Si eres programador, podría ser el número de personas que usan tu software. Si eres un líder, podría ser el número de personas que entrenas y desarrollas que son ascendidos para cosas más grandes y mejores. Si tienes una tienda en línea, podría ser las compras por visitante, o el tiempo de envío, o la tasa de conversión…

No te limites a contemplar a las personas exitosas. Mira bien qué es lo que los hace exitosos. Y entonces, usa estos criterios para ayudarte a crear tus propias medidas de éxito. Y entonces…

7. Registra y sigue consistentemente tu progreso.

Tenemos la tendencia de convertirnos en lo que medimos, así que haz un seguimiento de tus progresos al menos una vez por semana de todas tus medidas claves.

Tal vez midas a cuántas personas has ayudado. Tal vez midas la cantidad de clientes a los que has servido. Tal vez evalúes los pasos claves en tu viaje a convertirte en el mejor del mundo en hacer esa única cosa.

Tal vez sea una combinación de esas cosas, o más.

8. Construye rutinas que aseguren tu progreso.

Nunca olvides que lograr una meta se basa en la creación de rutinas. Digamos que quieres escribir un libro de 200 páginas; esa es tu meta. Tu sistema para lograr esa meta podría ser escribir cuatro páginas al día; esa es tu rutina. Desear y esperar no hará que el manuscrito quede terminado, pero seguir fielmente tu rutina asegurará que alcances tu meta.

O digamos quieres llegar a 100 nuevos clientes a través de tus campañas de marketing. Esa es tu meta; tu rutina es crear nuevos contenidos, nuevos vídeos, nuevos podcasts, nuevos anuncios, etc., en cualquier horario que establezcas. Adhiérete a esa rutina y cumple con los plazos, y si tu contenido es genial, obtendrás esos nuevos clientes.

Desear y esperar no te llevarán hasta allí; apegarte fielmente a tu rutina sí.

Establece metas, crea rutinas que apoyen esas metas, y luego realiza un despiadado seguimiento de tus progresos. Arregla lo que no funcione. Mejora y repite lo que si lo haga. Refina, revisa, adapta y trabaja duro cada día para ser mejor que ayer.

Pronto serás bueno. Entonces serás mejor. Y un día serás de clase mundial.

Y entonces, probablemente sin que te des cuenta, también serás millonario. Ya sabes, si te gusta ese tipo de cosas.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB