Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo enfrentarte a las turbulencias financieras de la vida

Publicado en Educación Financiera | 22 de agosto, 2014

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Identifica tu nivel de turbulencia y presiona hacia adelante con cambios

La semana pasada, escribí sobre la diferencia entre las turbulencias y los problemas. Hablé sobre cómo cada uno de nosotros experimentará turbulencias en algún momento de nuestras vidas. Es simplemente un hecho de la vida; especialmente para aquellos de nosotros que estamos tratando de hacer algo de valor.

Cuando decides cambiar tu mundo (sobre todo tu mundo financiero) entonces las turbulencias mostrarán su fea cara regularmente, y, si no tienes cuidado, pueden impedirte hacer lo que tienes que hacer.

Según Steven Pressfield, autor de The War of Art, las turbulencias aparecen cuando nos comprometemos a “cualquier acción que rechace la gratificación inmediata a favor del crecimiento a largo plazo, de la salud o la integridad” – en otras palabras, un cambio positivo a largo plazo, que es lo que necesitas para ser financieramente libre.

Los diferentes niveles de turbulencia

Todos experimentamos diferentes grados de turbulencias en nuestras vidas. Van desde:

• Baches en el camino que nos frenan, a

• Pinchaduras que pueden detenernos en el caminos, a

• Choques frontales que requieren tiempo y atención para sanar, a

• Eventos de vida o muerte, o que parecen de vida o muerte, que requieren de un tremendo espíritu y coraje para poder atravesarlos.

Es interesante ver que el choque frontal de alguien puede ser la pinchadura de otra persona en la carretera. Alguien que ha experimentado muy pocas turbulencias en su vida, puede ver un dedo roto como uno de los eventos más negativos de su vida, cuando alguien que ha pasado por muchos altibajos puede considerarlo como un simple rasguño a lo largo del camino.

Ten en cuenta que el tamaño de tu tarea, tu misión y tu meta es directamente proporcional a la magnitud de tu turbulencia. Cuanto más grande sea tu meta, mayor será la turbulencia que probablemente experimentarás.

Cómo lidiar con las turbulencias

La turbulencia te a golpeado. ¿Qué puedes hacer?

En primer lugar, respira profundamente.

En segundo lugar, pregúntate: “¿Qué pasó?” ¿Cuál es exactamente la turbulencia que estás enfrentando?

En tercer lugar, hazte estas preguntas:

• ¿Qué puedo hacer ahora?

• ¿A quién puedo llamar ahora que sepa más de esto que yo?

• ¿Qué información necesito y dónde puedo encontrarla ahora?

En cuarto lugar, de las varias opciones que tienes, decide qué acciones vas a tomar ahora. Y ACTUA!

Al hacerte estas preguntas y al actuar, inmediatamente lograrás dos cosas:

1. Te pondrás en acción, con lo cual tendrás el control.

2. Evitarás crear un problema, y una preocupación inútil en tu cabeza.

Nota: Si, por alguna circunstancia, no puedes actuar ahora, decide que acciones tomarás en el primer momento que puedas.

El cambio trae desafíos

Cuando te comprometes a mejorarte a ti mismo, hacer tu vida mejor, y buscar activamente el cambio, sacudirás el mundo de las personas más cercanas a ti si son resistentes al cambio.

Aquellos a quienes no les gusta el cambio pueden sentirse muy incómodos, a veces amenazados, cuando ven a alguien cercano a ellos haciendo cosas activamente para mejorar sus vidas. Lo que realmente sucede es que tus acciones les hacen recordar lo que no están haciendo. Tú estás avanzando, y ellos no. Esto crea tensión y estrés dentro de ellos. Por lo que la resistencia que puede que experimentes de las personas más cercanas a ti, no tiene nada que ver contigo, y todo que ver con ellos.

Así que todo lo que te puedo decirte es: ¡Agita tu mundo! ¡Baila con tu mundo! Sigue adelante, y haz que los que te rodean se sientan incómodos. En realidad les estarás haciendo un favor. Enfrenta la turbulencia de frente. Lidia con ella, y sigue adelante. Sí, realmente es tiempo de elevarse!

Publicado originalmente en RichDad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB