Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo construir un equipo de alto rendimiento

Por Alejandro Saracho | Publicado en Negocios | 19 de noviembre, 2018

equipo

La parte fundamental para que una empresa y cualquier negocio funcione, es un equipo de trabajo y para generar los mejores resultados deberá ser de alto rendimiento, pero ¿te has preguntado cómo lograrlo?

Ya sea como emprendedor o como colaborador de alguna empresa, al liderar un equipo de trabajo te enfrentas a retos como la falta de motivación, el presentismo, y la falta de sentido de urgencia, entre otros y es deber de un buen líder saber conducir al equipo de trabajo a resultados exitosos y encaminarlos a convertirse en un equipo de alto rendimiento.

Te comparto las características que un equipo de alto rendimiento reúne, de esta forma podrás analizar a tu equipo para lograr que sea competitivo, responsable y comprometido:

Estándares altos: cada integrante deberá tener estándares altos, esto ayuda a contagiar los ánimos y de esta forma los demás incrementarán sus estándares.

Productivos y adaptables: los colaboradores deberán siempre enfocarse en resultados y hacer que los objetivos se cumplan.

Ganan: les gusta ganar, quieren ganar y también que gane la empresa donde trabajan.

Talentosos: tienen el 90% de probabilidades de lograr lo que solamente el 10% de las personas puede lograr.

Responsables: reconocen sus responsabilidades todo el tiempo y siempre dan más de sí mismos.

Auto-motivados: su principal motivación es crecer, tener resultados sobresalientes y ser parte de algo grande.

Magnéticos: atraen clientes y a más colaboradores con las mismas ideas, les gusta trabajar con personas que tengan las mismas características que ellos.

Comprometidos: se comprometen con la visión de la empresa y buscan diferentes formas de alcanzarla.

Pareciera que es muy fácil alcanzar un alto rendimiento en tu equipo de trabajo, pero como líder, es importante saber qué hacer en caso de que tu equipo de trabajo no esté dando resultados y por ello, el autor nos brinda cinco puntos a considerar:

1. Tolerar: es aceptar lo que está sucediendo, hacerte de la vista gorda y pagar los platos rotos de la ineficiencia, no es recomendable.

2. Capacitar: recuerda las reglas para capacitar:

– Yo hago y tú me ves
– Yo hago y tú me ayudas
– Tú haces y yo te ayudo
– Tú haces y yo te veo.

3. Re-enfocar: cuando te percatas que tu colaborador generaba buenos resultados y se dispersó en un sin fin de actividades, debes enfocarlo en lo importante y recuperar el tiempo perdido.

4. Reubicar: si el talento de tu colaborador no es compatible, puedes ubicarlo en donde sea más productivo y agregue más valor a la organización.

5. Remover: es cuando te das cuenta que te equivocaste a la hora del reclutamiento y que los valores y talentos del colaborador no cuadran con la organización. En ese momento lo mejor es cerrar el ciclo.

Con estas consideraciones podrás tener mejores y mayores resultados en tu organización, además de lograr un equipo de confianza y de alto rendimiento.

Una de las formas más poderosas de incrementar tus resultados financieros se llama apalancamiento, es decir, generar resultados a través del tiempo, talento y energía de los demás, en específico, de tu equipo de trabajo. Recuerda que la calidad de tu equipo de trabajo será la gran diferencia entre tener un dolor de cabeza y una semana extra de vacaciones.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB