Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Carta abierta para todos aquellos que quieran influir positivamente en los demás

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 21 de mayo, 2017

influir“En una forma suave, usted puede sacudir el mundo.” – Mahatma Gandhi

Este artículo fue inspirado por un breve correo electrónico que recibimos esta mañana de una estudiante nueva del curso:

Estimados Marc y Angel,

Soy madre soltera de dos adolescentes maravillosos, y también soy una abogada de violencia doméstica (bastante apasionada). Aunque me han dicho que hago un buen trabajo en ambos frentes, deseo hacer una diferencia más grande. Hay tantos cambios y crecimiento positivo que siento que podría inculcar en mis niños y en el mundo en general si pudiera encontrar la forma persuasiva correcta. ¡Desearía que hubiera una manera de abrir los ojos de la gente a las posibilidades que veo! ¿Tienen alguna historia o lección relevante que puedan compartir?

Sinceramente,
Una estudiante que se preocupa

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que quieran influir positivamente en otros):

Estimada estudiante que se preocupa,

Es hora de una corta historia sobre la vida…

En 1955, Ella Fitzgerald tenía una carrera musical profesional que duró casi dos décadas. Era una música de jazz aclamada por la crítica, y sin embargo, era apenas conocida por el público en general porque era una afroamericana haciendo cosas increíbles en un momento cuando la segregación racial en los Estados Unidos seguía expandiéndose.

Así que a pesar de su innegable talento y elogios, era increíblemente difícil para Ella dar espectáculos en lugares que atraían principalmente audiencias blancas. Sin embargo, no dejó que eso la detuviera, y con las probabilidades totalmente en contra de ella, se fijó en actuar en Mocambo en Los Ángeles, que era probablemente el club de jazz más famoso de la costa oeste de la época.

Previsiblemente, el dueño del club, Charlie Morrison, rechazó a Ella, una y otra vez. Él trató de ser amable, pero simplemente se negaba a sufrir las potenciales consecuencias de reservar para una artista afroamericana. “No sólo podría olvidarme de la venta de entradas de la noche, sino que tenerte actuando aquí también podría dañar la marca de mi club a largo plazo,” le dijo.

Sin embargo, Ella no renunció a su objetivo. Ella creía firmemente que actuar en Mocambo podría ayudarla a entrar en la escena musical principal. Pero ahora se había dado cuenta de que iba a necesitar ayuda. Así que agarró el teléfono y confesó su meta y frustraciones a su amiga y fan, Marilyn Monroe. Marilyn era una de las estrellas de cine blancas más adoradas de la década del 50.

Marilyn estaba horrorizada por lo que había oído. Tan pronto como colgó con Ella, agarró el teléfono y llamó a Charlie de Mocambo. ¡Ella le pidió que reservara para Ella inmediatamente! Pero volvió a negarse, y reiteró sus temibles razones. Así que Marilyn persuasivamente endulzó el trato. “Charlie, si haces que mi amiga Ella haga el acto principal en Mocambo durante una semana entera, me sentaré en la primera fila cada noche que Ella esté allí,” dijo.

En ese momento Charlie tuvo que considerar la oferta. Sabía que recibiría una cantidad ridícula de atención mediática si anunciaba que Marilyn Monroe estuvo en la casa todas las noches durante una semana entera. “¡La prensa se volverá loca por esto!” le aseguró Marilyn. Charlie estaba convencido, por lo que aceptó hacer de Ella el acto principal en Mocambo durante una semana entera.

Como prometió, Marilyn se sentó al frente y al centro todas las noches que Ella actuó. A pesar de todo el racismo generalizado de la era, el club estuvo lleno a máxima capacidad cada noche. Y la multitud de gente emocionada que inicialmente se había abarrotado en el club de jazz para ver a Marilyn, rápidamente se enamoró de las poderosas actuaciones de Ella.

Esa semana de actuación lanzó la carrera de Ella Fitzgerald a la estratosfera y aseguró su lugar en Hollywood como una estrella de la música bona fide. Nunca volvió a actuar en un club pequeño… y fue gracias a su determinación, su increíble talento y la ayuda persuasiva de una amiga y fan llamada Marilyn Monroe.

Recuerda:

Puede que no tengamos la fama influyente de Marilyn Monroe o el talento musical de Ella Fitzgerald, pero igual podemos aprender mucho de lo que estas dos personas inspiradoras pudieron hacer en Mocambo hace más de 60 años.

Cuando deseamos inspirar un cambio positivo en la vida de nuestros seres queridos, o en las vidas de las masas, persuadiéndolos e influenciándolos para ver el mundo de otra manera, primero debemos reconocer dónde reside nuestro poder (nuestros puntos de influencia) y luego anticipar y contrarrestar las objeciones a nuestras propuestas con soluciones prefabricadas que son básicamente demasiado dulce para rechazar.

Aunque una estrategia como esta requiere trabajo extra, crea un escenario de ganar-ganar que está lejos de capitular. Es trabajar respetuosamente dentro de los límites de un sistema de pensamiento para ayudar al sistema a cambiar y mejorar con el tiempo.

Y por nuestros esfuerzos, es posible que no obtengamos asientos en primera fila en Mocambo para ver a Ella Fitzgerald, pero estaremos haciendo una diferencia positiva en la vida de las personas y haciendo avanzar el mundo de una manera increíble.

Sinceramente,
Marc y Angel

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB