Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Carta abierta para aquellos que siempre se ponen últimos

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 29 de octubre, 2017

carta abiertaLa verdad no es algo exterior que haya que descubrir, es algo dentro de ti que debes entender.

Este breve artículo fue inspirado por un email que recibimos esta mañana de un estudiante nuevo del curso:

Estimados Marc y Angel,

Tengo cuarenta y tantos años y enfrento una realidad preocupante.

Soy enfermera por profesión y literalmente paso el 90% de mi tiempo cada día ayudando a otros, pero de alguna manera me he descuidado por completo en el proceso, y estoy sintiendo el dolor por hacerlo. Siento como una sirena sonado dentro de mi mente a la que simplemente no respondí. A menudo estoy ansiosa y miserable, especialmente en mis días libres.

¿Que debería hacer? ¿Cómo me motivó a mí misma durante estos tiempos difíciles? Cualquier idea en absoluto será muy apreciada.

Sinceramente,
Una estudiante preocupada

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que se pusieron en último lugar)

Estimada Estudiante Preocupada,

Había una vez, muchas lunas atrás, un pueblo de gente que vivían en casas de madera artesanales. Y al igual que otros pueblos en esta época, los incendios eran un peligro muy real y presente en todo momento. Una pequeña llama podía quemar todo el pueblo y volverlo cenizas en unas pocas horas. Así que los aldeanos desarrollaron un inteligente sistema de lucha contra incendios.

Un grupo rotatorio de voluntarios vigilaba la aldea desde una torre de vigía en todo momento, día y noche. A primera vista de humo, un voluntario encendería una fuerte sirena que sólo sonaba cuando se advertía a los aldeanos sobre un incendio.

En el momento en que sonaba la sirena, todos los aldeanos lo dejaban todo y corrían a un lugar previamente asignado para combatir incendios.

Hombres y mujeres jóvenes y fuertes bombeaban agua lo más rápido posible de los pozos de la aldea, los y las adolescentes llenaban grandes cubos de agua a medida que salía del pozo, y el resto de los aldeanos ocupaban lugares designados y en última instancia formaban cadenas humanas que iban de los pozos al fuego. Los hombres y mujeres más valientes se paraban al lado del fuego y levantaban baldes de agua hasta que el fuego se apagara.

Un día, un viajero de una aldea lejana oyó la sirena y le preguntó a alguien en la calle acerca de ella. La mujer, que se dirigía apresuradamente hacia su lugar designado, rápidamente explicó: “¡Cada vez que hay un incendio, se emite la sirena y se apaga el fuego!

El viajero quedó asombrado, y decidió llevar esta remarcable tecnología de sirena a su propio pueblo, que también tenía terribles problemas con los incendios. Días después, regresó a su aldea con una sirena que se ajustaba perfectamente a la que vio en acción en la torre de vigía. Reunió a todos sus aldeanos, y les dijo: “No necesitan temer al fuego, amigos míos. He encontrado una nueva manera de extinguirlo. Miren atentamente, y lo demostraré.”

El viajero encendió un gran fardo de heno que estaba sentado junto a su casa. Las llamas rápidamente comenzaron a esparcirse cada vez más cerca de su casa. Luego sacó la sirena que había adquirido y la hizo sonar. El fuego seguía creciendo en intensidad, así que volvió a hacerla sonar. El fuego continuó creciendo rápidamente.

“Tengan paciencia, todos! Debería ocurrir en cualquier momento… “

En pánico, hizo sonar la sirena una y otra vez, pero aún así el fuego crecía y resplandecía con aún más intensidad. En cuestión de horas todo el pueblo se quemó hasta convertirse en cenizas… porque, por supuesto, el viajero había malinterpretado el propósito de la sirena. No estaba acostumbrado a apagar incendios. Era simplemente una señal que dirigía a los aldeanos a tomar medidas positivas.

Recuerda:

Hay una torre de vigía en tu vida también. En esa torre de observación, la sirena ha sonado.

Si continúas haciendo nada cuando escuchas la sirena, tu vida, de muchas maneras, acabará ardiendo hasta las cenizas (dramático, y verdadero). Porque una sirena no apaga ningún fuego por sí sola. Pero si escuchas la sirena y la dejas motivarte para tomar acciones positivas, puede salvar tu propia vida… y crear un sentido de propósito, paz y resolverlo para ti mismo y para aquellos que dependen de ti.

Los pasos que debes seguir no serán fáciles, pero valdrán la pena. Serás una de las fuertes que saben lo que necesitas para luchar y extinguir incluso los fuegos más calientes que queman desde dentro.

Pero la verdad sea dicha, a veces tenemos que aprender (o re-aprender) a ser nuestros mejores amigos, porque caemos demasiado fácilmente en la trampa de ser nuestros peores enemigos. Nos encanta la idea de ser amados y escuchados por los demás, pero nos olvidamos de amarnos y escucharnos a nosotros mismos.

Es hora de dejar de ponerte en último lugar.

Haz de ti una prioridad hoy.

Desafíate a escuchar lo que tu corazón y tu mente te están diciendo.

Sinceramente,
Marc y Angel

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB