Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Aprendiendo de los fracasos para lograr el éxito en la vida

Por Giovanni Flores | Publicado en Interés General | 11 de mayo, 2016

fracasosSolo quienes se atreven a fracasar consiguen grandes éxitos, es que todos los seres humanos hemos fracasado en algún momento de nuestra vida.

Personas que nadie imagina y que fueron o actualmente son grandes personajes vivieron momentos difíciles de desolación y tristeza en cada área de su vida cuando no salieron las cosas como ellos creían.

La mayor parte de la gente enfrenta a lo largo de su vida más fracasos que éxitos.- Nadie pregunta como debe fracasar, o ideas para fracasar mejor, al contrario siempre la pregunta que hacemos es: ¿como huimos del fracaso?, o ¿como hago para no fracasar en la vida?

Así es, la persona promedio en el transcurso de su vida se enfrentara a más fracasos que éxitos, a más caídas que logros. Entonces, porque no aprender a fracasar bien, de manera que el fracaso no te destruya o te acabe, a que de esos fracasos te sirva como lecciones.

Lo que no nos damos cuenta muchas veces, es que la vida nos envía oportunidades disfrazadas de fracasos para seguir adelante, porque son los problemas y contratiempos los que nos ayudan a crecer como personas.

Cuando alguien llega el éxito nadie, casi nadie o muy pocas veces se pone analizar que es lo que le llevo realmente hasta allí, o que lección de vida aprende del éxito. Simplemente lo da por hecho creyendo que siempre va a quedarse. Por eso cuando una persona tiene éxito comete dos errores: “Creer que fue por su genialidad” y “Creer que el éxito será para siempre.” Pero muchas veces no puede ser así.

El problema ante una caída es hacer las preguntas correctas.- ¿Que debo aprender de este fracaso? De acuerdo ha como te hagas la pregunta de ahí sale a que aprendas algo o que no aprendas nada.

Por ejemplo: se te presenta un revés laboral que implica en lo personal y familiar por que es el sustento que mantiene a tu familia y te despiden. Si tu pregunta es ¿Por qué a mí? ¿Por qué estas cosas siempre me pasan solo a mí? Tu mente inmediatamente te va a decir, que ya no sirves para nada, que tus conocimientos son obsoletos, que la gente una vez ha conseguido sus propósitos ya no te necesita y todas esas respuestas del ¿Por qué a mí? Ninguna te va ayudar. Es más, te vas a sentir peor que como te sentías antes.

Pero si en su lugar dices, que mejor oportunidad voy a encontrar ahora que ya no tengo ese empleo, ahora que ya no tengo ese empleo tengo la oportunidad de aprender cosas nuevas que siempre he querido.

La vida en ese momento te está enviando un mensaje, para que puedas hacer florecer esa creatividad que tienes dormida, para que puedas hacer muchas cosas más y que puedes lograr muchas cosas mejores. Dale la bienvenida a los fracasos, porque como tan dolorosos como pueden ser, vienen con el propósito de enseñarte algo, enseñarte una gran lección y depende de ti aprender esa gran lección o dejarla pasar de largo.

“Fracaso no es sinónimo de fracasado” se nos ha enseñado que el que fracasa es una persona fracasada. Pero si logras entender que el fracaso es parte de la vida, porque haz decido intentar algo y a lo mejor no salio como tú querías, no significa que seas una persona fracasada.

¿Si alguien te hace la pregunta, que si eres una persona fracasada, dirías que si?; Creo que no, porque nadie acepta que le digan que es una persona fracasada, pero si te preguntan ¿Alguna vez haz fracasado en cualquier circunstancia de tu vida? Tu respuesta será un sí. Porque todos lo hemos hecho. Entonces es lo que debes entender, que fracasar no te hace un fracasado, sino que es parte del proceso para que continúes adelante hasta lograr tus metas.

Lo importante es la manera como respondes al fracaso. Una caída, por más desastrosa que sea, no es la que te construye o te destruye, sino lo que te hace crecer como mejor ser humano. Es la manera como tú elijes responder a ese fracaso.

Siempre que enfrentas a un fracaso, tienes varias maneras de responder ante ello, es por eso lo importante de hacer la pregunta correcta. Si elijes hacer la pregunta del papel de victima, culpando a la vida, al destino, a tu suerte, entonces eso es lo que te va estancar, te va a detener y no te va a dejar avanzar en tu vida.

O comienzas a cuestionarte diciéndote: Bueno, ¿qué provecho puedo sacar de un fracaso, qué puedo aprender de los errores que cometí, qué enseñanzas me esté mostrando la vida y qué cambios debo hacer para que la próxima vez no me suceda esto? En el momento que empiezas a cuestionarte, estas tomando el control de tu vida porque estás listo para responder mejor ante cualquier otro fracaso que se te presente.

“Aventúrate a arriesgarte, arriésgate a fracasar, sal de tu zona de confort, te darás cuenta que nada es difícil”

Fuente: tobitatovi

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB