Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Aprende qué hacen los triunfadores los viernes por la tarde

Por Eduardo Bravo | Publicado en Desarrollo Personal | 1 de junio, 2018

viernesSi se atiende a lo que cuentan las guías de emprendedores y los libros de cómo triunfar en los negocios, la gente de éxito hace cosas que a ti ni se te pasarían por la cabeza. Y con razón.

Esa gente va al gimnasio a horas en las que tú todavía no te has acostado. Beben y comen por gusto cosas que tú no ingerirías ni por prescripción médica. Aprovechan el camino a la oficina para sacarse otra carrera universitaria. Incluso ese tiempo que tú empleas en leer sentado, ellos lo dedican a reflexionar sobre cómo mejorar su eficacia laboral.

Esa gente no para. La revista Motto lo cuenta. Hace poco publicó las actividades que hacen esa gente de éxito los viernes por la tarde. Es decir, que mientras tú estás en el badulaque pillando los vasos de plástico y el hielo para el botellón, ellos están haciendo cosas que redundarán en su carrera profesional. ¡Menudos locos!

¿Todavía te preguntas por qué esa gente triunfa mientras tú te pudres en esa oficina sin posibilidades de promoción? Lee lo que hacen ellos los viernes por la tarde y, si te atreves, imítalos.

Reflexionan

Mientras que tú estás deseando salir del trabajo como si te hubieran puesto un cohete en el culo, los triunfadores reflexionan sobre los logros conseguidos a lo largo de la semana. No importa que esos logros sean pequeños. Lo importante es centrar la atención en lo bueno para acabar la semana con un sentimiento positivo.

Planifican

Un viernes por la tarde, tus planes de futuro no van más allá de:

1.- Salir de la oficina.
2.- Fiesta.

Sin embargo, las personas de éxito emplean el viernes para planear lo que quieren hacer la semana que viene a partir del lunes. Solo los seres superiores son capaces de provocarse esa depresión que a todo hijo de vecino le devora el domingo, a la hora del Carrusel Deportivo, cuando ya se le empieza a ver el final al fin de semana.

Cortan flecos

Para los triunfadores no hay nada peor que empezar la semana con cosas pendientes de la anterior. Por eso, aprovechan la tarde del viernes para acabar las cosas pendientes y no les importa quedarse más tiempo hasta terminarlas. Hay veces que el éxito y la genialidad hacen frontera con la locura.

Ponen orden

Las personas de éxito aprovechan la tarde del viernes para organizar su entorno de trabajo y limpiar su mail de spam, correos ya respondidos y tareas finalizadas.

En tu caso, mejor que no lo intentes. Limpiar tu mesa y tu Outlook después de meses sin hacerlo es como entrar en casa de una persona con síndrome de Diógenes con una escoba en lugar de con un bulldozer.

Anuncian si están disponibles

Antes de marcharse de la oficina, los triunfadores informan al resto de sus compañeros las horas del fin de semana en las que estarán disponibles para consultas en caso de urgencia.

Con lo fácil que es no contestar el teléfono y los mails, y decir el lunes por la mañana con cara de sorprendido: «¿Me llamaste el sábado? Pues no vi la perdida». Para evitar problemas, desactiva el doble check azul del WhatsApp y lo de «en línea».

Se recompensan

La gente con éxito se auto-recompensa por el esfuerzo laboral realizado durante la semana con un plan agradable como una cena, una película o un concierto. Lo mismo que hace el domador con un caballo que ha ejecutado bien su rutina.

Como tú no eres un animal sino una persona, sería totalmente comprensible que desoyeses este consejo. Por otra parte, como para llevarlo a cabo es preciso esforzarse durante la semana…

Felicitan y se despiden

Los triunfadores aprovechan el viernes para felicitar a los miembros de su equipo y compañeros por el buen trabajo realizado a lo largo de la semana. Además, antes de abandonar la oficina, se despiden de toda la plantilla. Ellos piensan que así mantienen el buen ambiente laboral.

Qué poco sospechan que, en cuanto traspasan el umbral, el pensamiento de los colegas es unánime: «Que tanta paz lleves como descanso dejas, pesado».

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB