Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Aprende algo que nunca te enseñaran en las escuelas

Publicado en Educación Financiera | 4 de octubre, 2011

Deudas buena, deuda mala¿Acumula Ud. deuda buena o deuda mala?

La cultura del gasto es obviamente una necesidad creada por el mercado para acelerar la demanda de productos y servicios. Se dice que el 60% de la economía está basada en el gasto del consumidor, financiada por el crédito.

Para aquellos que tienen un negocio los compradores son una bendición, pero para aquellos educados a gastar se transforma en su propia esclavitud. Aquellos que viven con el estigma de “quiero” o “me lo merezco”, se transforman en esclavos de su pasión por comprar. Algunos van más allá y voluntariamente entran en crisis no sólo porque se gastan lo que no tienen sino que adicionalmente adquieren créditos mayores para satisfacer sus excesos.

Cuando usamos las deudas para adquirir productos y servicios impulsivamente, no es realmente para pagar el producto o servicio sino que inconscientemente se está forzando a incrementar sus ingresos en el futuro inmediato para satisfacer sus impulsos. En su inicio, las deudas no causan mucho problema, sino al contrario, son necesarias. Sin embargo, la mayoría de las personas lamentablemente se financian, para tener un placer temporal adicional, gastando por adelantado sus ingresos.

Para aquellos que tienen el impulso emocional de comprar ahora y luego veo como lo pago, es necesario que respiren profundo y piensen dos veces antes de tomar la acción de comprar. ¡Es el momento de iniciar un cambio! Las deudas le permiten obtener lo que quiere ahora. Pero cuando uno se excede es como entrar en el esquema de trabajar para pagar sus días de prisión. Pregúntese Ud. ¿Trabaja en lo que le gusta o trabaja para evitar perder sus posesiones? En la antigua Babilonia un esclavo podía ganar dinero extra después de completar su trabajo obligatorio.

Con ello podía ahorrar para comprar su libertad. Hoy en día muchos hacen lo mismo para salir de sus “deudas malas”. Quizás no sienta que está atrapado pero si Ud. deja de pagar sus deudas ¿que le sucedería? Cuando ud. vive al día pagando sus deudas ¿no estará Ud. atrapado en la esclavitud de ellas? Las deudas condicionan las decisiones que Ud. necesita tomar y determinan su calidad de vida.

¿Se imagina querer cambiar su trabajo para tener una vida menos estresante si está Ud. lleno de deudas malas?

Algunas personas definen que tener un trabajo es como tener un préstamo de por vida. A menos que ud. haya nacido rico, debe escapar lo antes posible de la droga de sus deudas a edad temprana y no tomar conciencia días antes de su retiro. Depende de ud. liberarse de esta servidumbre de las deudas malas y tomar las decisiones indicadas para lograr su libertad financiera. Ahora es momento que hablemos de los tipos de deudas a los que Ud. puede incurrir.

Deuda buena y deuda mala

Podemos hacer un símil de la deuda buena o mala, como la diferencia entre colesterol bueno y malo.

Los doctores dicen que tenemos que tener cierto nivel de colesterol bueno pero mucho colesterol malo lo mata. Inclusive llevar su colesterol a cero es muy arriesgado ya que debe tener un mínimo de 35. Algunos piensan que “cero deudas” es muy bueno. Pero cero deudas significan cero crecimiento o el mínimo crecimiento.

Deuda mala

La deuda mala es toda aquella que nos sirve para comprar cosas no esenciales o compras impulsivas, no necesarias. Comprar con tarjetas de crédito y pagar sólo el mínimo. Comprar a 10 meses sin intereses solo porque es un lujo que me merezco, o porque la mensualidad es baja y lo puedo pagar.

Ciertamente necesitamos ropa, carro, colegiaturas. Pero toda deuda mala comienza con las compras impulsivas emocionales. Aquellas que no son planeadas, sin control. Todo aquello que adquirimos para gratificar nuestro ego o impresionar a los demás.

Todo gasto que satisfaga nuestra necesidad de consumo. Entendamos por ejemplo, que un automóvil es un producto de uso no de inversión. Sólo por sacarlo de la agencia pierde el 30% de su inversión. La deuda mala siempre reduce su flujo de efectivo. Préstamos para comprar nuevos carros, nuevos muebles, para hacer una fiesta en grande o vacaciones lujosas. Cuando ud. tiene una buena casa pero desea una mejor, y pide un préstamo para ella. La nueva casa siempre incrementará sus gastos y disminuirán sus ingresos.

Deuda buena

Es toda deuda que le ayudará incrementar su flujo de efectivo en el futuro. Por ejemplo: descuentos que permitan comprar más con menos.

Compra de bienes raíces como un ahorro o para rentar. Inversión en educación. Deuda para invertir en un negocio. En suma, el objetivo final de una buena deuda es que mantenga control de las utilidades futuras.

El ciclo de las deudas buenas tienen tres elementos: el valor de la compra, la plusvalía y el uso. ¿El valor de su compra es mayor que lo que Ud. pagó? La deuda buena se mide por ese margen de ganancia en la compra.

¿Compró una propiedad que tiene una gran plusvalía?, puede revenderla sin haber terminado de pagarla y Ud. tiene una utilidad.

Si la usa porque es un negocio o desea acreditarlo para venderlo luego, ello también es una buena deuda.

Resumiendo, una buena deuda tiene que ver con el valor futuro. La regla es comprar barato y su dinero aumentará como consecuencia. En suma: Ud debe tener un buen control de sus gastos y con ello conocerá a donde va su dinero. La mayoría de las personas aluden que no les interesa o que no saben o no les gusta. Pero sí saben y padecen por las deudas que contraen por su falta de control. Planee y considere que en el mundo del dinero lo pequeño es muy importante y marca una gran diferencia anualmente en sus ahorros.

El principio que rige la deuda mala y la buena es muy fácil de comprender pero difícil de aplicar ya que estamos educados en el consumismo para obtener una gratificación instantánea, en el corto plazo. Hasta tenemos frases para justificarlo como: “para eso trabajo tan duro”, “me lo merezco”, “hay que darse los gustos en vida”.

Además de que todo ello tiene su razón, lo importante es que Ud. dirija su vida financiera, incorpore el habito de las “Deudas Buenas” y logre su independencia financiera lo antes posible en su vida. ¡Como recompensa: se podrá retirar muy joven! ¡Buena suerte!

Fuente: http://www.terra.com.mx/articulo.aspx?articuloid=606714

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB