Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Aprende a surfear en las olas financieras

Publicado en Educación Financiera | 28 de octubre, 2011

Kim KiyosakiMontar las olas de esta economía requiere práctica, conocimiento y la voluntad para aguantar caerse de la tabla un par de veces.

Por Kim Kiyosaki

Tengo la fortuna de estar visitando Honolulu por un par de semanas. Mientras estoy sentada aquí en la terraza de mi casa viendo las hermosas aguas de Diamond Head, Hawai, creo que esa descripción es más cierta hoy de lo que lo fue en el pasado. Hoy en día las olas económicas siguen viniendo, una tras otra. Cómo las personas responden a estas olas financieras en constante cambio no es diferente a cómo los que van a la playa frente de mí responden a las olas del mar.

Yo distingo tres comportamientos diferentes:

1. Los turistas que nunca han nadado en el océano antes. Ellos ven las olas, se emocionan y, sin comprender la fuerza de las olas, corren directamente hacia el agua – y entonces son castigados. Luego de ser empujados al fondo del mar por la fuerza de la ola, sacudido por todas partes como una pelota de playa, y aparecer en la superficie, respirando con dificultad, tosiendo agua con la mirada en su cara de “¿Qué diablos fue eso?”

Ellos arrastran sus cuerpos a la seguridad de la playa, descansan y dicen: “¡No volveré a hacer eso otra vez!”

¿Cuántas personas, sin conocimientos, se golpearon contra los mercados financieros, sólo porque no sabía en qué se estaban metiendo? Y debido a las pérdidas, ahora se dicen, “Nunca lo volveré a hacer otra vez”.

2. Aquellos que aprendieron por experiencia que se puede disfrutar de las olas si tienes cuidado, no corres riesgos y estás cerca de la costa. Ellos no quieren esforzarse demasiado ni tomar el riesgo de ser sacudido como le paso al turista novato. Ellos juegan a lo seguro y se contentan con disfrutar de las olas, dentro de los límites que han establecido para sí mismos.

Estas personas me recuerdan a los “inversores” que hacen lo que sus asesores financieros les aconsejan, sin educarse ni siquiera un poco. Ellos hacen lo que hacen los demás; Planes pensiónales, plazos fijos, fondos mutuos y CDs.

Por desgracia, muchas de estas personas están despertando al hecho de que el camino “seguro” puede convertirse en el arriesgado. Ellos están confundidos y se preguntan: “¿Debo volver al agua o permanecer en la playa?”

3. Y luego están los surfistas. Ellos abrazan las olas. Ellos ven las olas como un reto – no tanto para conquistar, sino para utilizar el poder y los cambios de las olas para sacar el máximo provecho de la experiencia.

Al igual que los surfistas, para poder montar las olas de esta economía, se necesita práctica, conocimiento y la voluntad de aguantar caerse un par de veces. Yo aprendí esa lección de la manera difícil.

La chica Surfista

En un viaje a Hawai de hace varios años, fuimos a surfear a Waikiki. Robert había comprado una nueva tabla de surf, y yo renté una de esas tablas de surf largas, flotantes por $10 la hora, y nos fuimos remando hacia las olas.

Luché por alrededor de una hora sin poder captura ni una ola. Entonces miré a mi izquierda y vi a un instructor de surf mayor que trabaja con tres niños, de al menos 10 años de edad. Remé para poder acercarme a escuchar. Y escuche todo lo que les estaba enseñando.

Luego miró hacia mí y dijo: “¿Quieres surfear hoy?” Asentí con la cabeza.”OK”, dijo, “sólo haz lo que te diga. Da vuelta tu tabla para que esté de frente a la orilla. Cuando te diga que remes, rema tan duro como puedas, no te detengas, y cuando te grite de pie, te pones de pie.”

Cuando vino la ola, remé tan duro como pude, pero la ola me pasó de largo. Él me miró.

“Cuando digo remar, me refiero a remar enserio. Perdiste la ola. ¿Estás segura de que quieres hacer esto?” me preguntó con brusquedad. “Sí”, contesté.”Entonces haz lo que yo dijo y no te detengas.”

“Ponte en posición”, ordenó. “¡REMA!”  Gritó. “¡REMA!” Remé con todo mi corazón, y entonces mi tabla estaba sobre la ola y la ola estaba empujando mi tabla. Estaba tan emocionada que casi se me olvida el siguiente paso hasta que oí al viejo gritando: “¡De pie! ¡De pie, ahora!” Me puse de rodillas y luego me puse de pie. “Wow!” Pensé: “Estoy de pie!” Tan pronto como tuve ese pensamiento, me caí. Pero ya sabía lo que se sentía estar montada en una ola. No podía esperar para remar en mi próxima ola.

Me quede en el agua durante las próximas dos horas y, al final, ya estaba de pie y montando olas en la orilla. Me encantó.

La moraleja de la historia

Sin instrucción, yo estaba frustrada y confundida por las olas. Las olas seguían llegando… y yo no sabía qué hacer. Las olas estaban ganando. Sólo hacía falta un poco de aprendizaje para entender cómo trabajar con las olas, y no sólo montar las olas, sino disfrutar realmente de la experiencia.

Si prestas atención a los constantes cambios y aprendes a navegarlos, entonces, en lugar de temerle a las olas – y temerle a los cambios en la economía actual – podrás utilizarlas para tu ventaja y sacarle el máximo provecho a tu ola.

Así que en estos tiempos económicos, tú no puedes detener las olas – pero si puedes aprender a surfearlas.

Fuente: http://www.richwoman.com/Resources/Articles/Learn-to-Surf-the-Financial-Waves

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 29/10/2011 - RAMON:

    LINDA EXPERIENCIA DE PERSEVERANCIA!!!!

  2. 2 16/01/2015 - La Necesidad de La Inteligencia Financiera. - Karelia Berrios:

    […] mi padre rico: “Yo quería que Mike primero fuera un inversor. Te harás mucho más rico si aprendes a ser un inversor, independientemente de lo que hagas para ganar dinero en el camino […]

Subir »
FB