Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Un activo emprendedor comparte 3 simples hábitos que te ayudarán a hacer ejercicio de forma más consistente

Por Julian Hayes II | Publicado en Desarrollo Personal | 23 de noviembre, 2017

Vivir MejorComo emprendedor, tienes muchas cosas con las que hacer malabares.

Estás dirigiendo un negocio exitoso, estás manejando todas las relaciones importantes en tu vida, y muchas veces, el ejercicio es el primer hábito que desechas.

Si bien no se puede negar que ser un emprendedor hace que sea más difícil encontrar constantemente tiempo para hacer ejercicio, eso igual no es una excusa válida.

Piensa en tu salud y condición física como la cabeza de un pulpo y los tentáculos como la miríada de otras facetas de tu vida. Sin la cabeza funcionando en su más óptima capacidad, esos tentáculos no van a funcionar a sus más altas capacidades.

Operar un negocio exitoso requiere hábitos y estrategias para hacer que funcione de manera más eficiente y eficaz. Ser consistente con tu condición física requiere lo mismo.

Cuando se trata de ser un empresario en forma y ejercitarte de manera regular, aquí tienes tres hábitos que ayudarán a tu consistencia.

1. Desarrolla un ritual

En su nivel más básico, un ritual es un hábito que se inicia a partir de un comportamiento específico que realizas.

¿Por qué un ritual es tan importante?

Porque elimina la opción de decidir si quieres hacer una actividad o no. Como emprendedor, ya tomas suficientes decisiones, y agregar más sólo disminuirá tus posibilidades de hacer ejercicio.

Cuando se trata de rituales, un gran ejemplo proviene de la coreógrafa, bailarina y escritora estadounidense Twyla Tharp. En su libro, “El hábito creativo“, describe su ritual así:

“Empiezo cada día de mi vida con un ritual: me levanto a las 5:30 am, me pongo mi ropa de entrenamiento, mis calentadores de pierna, mis sudaderas y mi sombrero. Salgo de mi casa en Manhattan, llamó a un taxi y le digo al conductor que me lleve al gimnasio Pumping Iron en la calle 91 y la primera avenida, donde ejercito durante dos horas.

El ritual no es el estiramiento y el entrenamiento con pesas que pongo mi cuerpo cada mañana en el gimnasio; el ritual es el taxi. En el momento en el que le digo al conductor a dónde ir, he completado el ritual.”

Cuando se trata de tu condición física, el ritual no es el conjunto de sentadillas o escanear tu tarjeta en el gimnasio; es el comportamiento que inicia el proceso de llegar al gimnasio.

Determina una señal para iniciar tu ritual. Decirle al taxista la dirección era la señal para Twyla. Para ti, podría ser el sonido de la alarma y tener tu ropa lista en frente de ti señalándote que es hora de hacer ejercicio.

2. Prográmalo

Programas las llamadas de venta importantes. Programas las reuniones con tu personal. Programas las citas médicas. Programas las citas con tu pareja (espero). Programas los eventos deportivos de tus niños.

¿Por qué no tus ejercicios?

A Tony Robbins se le atribuye decir: “Si hablas de eso, es un sueño, si lo imaginas, es posible, pero si lo programas, es real.”

Programa citas para tus entrenamientos. Trata a tu cuerpo como si fuera un negocio. Tú no descuidas a tus clientes, reuniones de negocios, o sesiones de trabajo; así que no descuides tu salud.

Una manera simple de programar tus entrenamientos para la semana es tomarte un tiempo al principio de la semana y programar tus actividades en un calendario. Prepáralas en este orden.

1. Programa eventos familiares y eventos personales no negociables con un color

2. Programa eventos de trabajo y horas normales de trabajo con otro color

3. Ahora, programa tus citas de ejercicio con otro color

Es muy probable que  tengas un espacio de 20-40 minutos al día para hacer ejercicio.

3. Adopta una mentalidad de largo plazo

Sabes que la inconsistencia y descuidar a tus clientes afectan la rentabilidad de tu negocio a largo plazo. Ve a la inconsistencia y el descuido del ejercicio como algo que afecta tu salud a largo plazo.

Adoptar una mentalidad de largo plazo con tu salud y condición física te permitirá ver el panorama completo y te proporcionará perspectiva. Así como priorizas hábitos en tu negocio para asegurarte de que sobrevivirás a largo plazo y no sólo por una temporada o dos, ve tu salud con la misma mentalidad.

Las decisiones que tomas hoy fabricarán el resultado de tu mañana.

Tu salud es igual a tu riqueza. Dirige tu cuerpo como un negocio.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB