Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Aceptar el fracaso es fundamental para alcanzar el éxito

Publicado en Interés General | 29 de Noviembre, 2010

Einstein equivocandoseTom Byers sabe muy bien qué implica poner en marcha una nueva empresa. Lleva años enseñando cómo hacerlo, tanto en la Universidad de Stanford como en otros centros docentes de varios países, y afirma que “aceptar el fracaso es fundamental para alcanzar el éxito“. Byers está especializado en la formación e impulso de nuevos proyectos tecnológicos y de alto potencial y ha trabajado durante muchos años en la Meca de la innovación: Silicon Valley. Por eso le extraña que la equivocación se penalice tanto social y empresarialmente.

“Emprender es experimentar y, por tanto, prueba y error son una parte del proceso de aprendizaje y consolidación”, dice Byers, quien puntualiza que se puede aprender mucho de un fracaso siempre que se haga con un comportamiento ético. Esto quiere decir que si un proyecto ha resultado fallido, los responsables deben asumirlo y comunicarlo a las partes involucradas con honradez, franqueza y dentro de la legalidad.

De esta forma, los emprendedores no perderán credibilidad ante proveedores, inversores y clientes y se volverá a confiar en ellos. “El verdadero fracaso es engañar a los demás”, afirma el profesor de Stanford.

Un valle llamado Silicon

Este entorno de confianza es una de las características de Silicon Valley. “Lo especial de este lugar es cómo lo percibe el resto del mundo y esa imagen es la de un lugar en el que se han hecho muchas y grandes cosas precisamente por confiar en la oportunidad. Se desmitifica el fracaso hasta el punto de que se pide a la gente que hable sin tapujos de sus errores y se les dice que tienen derecho a equivocarse“, comenta Byers.”Este lugar de California no es el único en el que se innova, pero se diferencia de otros porque reúne muchos ejemplos, dispone de grandes infraestructuras, redes de contactos y talento”, matiza.

En cuanto a las habilidades del nuevo empresario, Byers cree que la pasión es imprescindible. Sin embargo, recuerda que para alcanzar las metas el trabajo debe ser en equipo. “Unos colaboradores con talento y comprometidos, junto con un liderazgo flexible pueden guiar a la empresa por el camino del éxito”, dice.

Contratar el mejor talento está estrechamente vinculado con los recursos económicos. Por tanto, la liquidez es un recurso crítico para cualquier emprendedor. “Existen todo tipo de fuentes de financiación y todas ofrecen ventajas e inconvenientes. Lo que no hay que olvidar es que es una materia que no puede ir mal, ni siquiera por un corto periodo de tiempo. En su gestión se ve la diferencia entre los buenos emprendedores y los mediocres: los buenos son siempre muy prudentes con su capital y esto les da flexibilidad para reaccionar a tiempo ante cualquier imprevisto”.

El poder del cliente

Byers explica también que muchas veces los nuevos emprendedores tienden a buscar socios como fuente de financiación, convencidos de que, de esta forma, conseguirán que la empresa tenga un buen crecimiento. Sin embargo, no es así: tener importantes y fuertes inversores no asegura el éxito. La trayectoria y consolidación de un nuevo negocio depende más de los clientes. Es cierto que esto no es nada nuevo pero, a pesar de ello, siempre se olvida. “Los socios sólo pueden imaginarse hacia dónde irá el negocio, pero los clientes son los que modulan el producto y el proyecto. Yo mismo lo experimenté cuando trabajaba en Symantec. Nos dedicábamos a diseñar herramientas de inteligencia artificial; sin embargo, tras escuchar los comentarios de los usuarios que nos decían que sus ordenadores se estropeaban por los virus, centramos parte de nuestro producto en crear antivirus y el resultado fue estupendo”, recuerda.

Sobre los sectores con mayores oportunidades, el profesor de Stanford explica que “allá donde hay un gran problema, habrá un gran mercado. A nivel mundial la revolución está ligada a los problemas que sufre y puede sufrir la Tierra. Las nuevas oportunidades no están sólo relacionadas con aspectos de crecimiento sostenible, sino también con asuntos de sanidad a escala global. Por tanto, negocios relacionados con el abastecimiento de agua y la producción y envío de comida serán un mercado prometedor”.

Fuente: expansion.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB