Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿A qué se dedica tu empresa?

Por Francisco Lehmann | Publicado en Negocios | 9 de diciembre, 2015

a qué se dedica tu empresa?Aquella noche de invierno éramos tres sentados a la mesa en aquel estupendo hotel del centro de Barcelona. Estábamos allí porque al día siguiente, muy temprano, nos reuniríamos con el grupo top que dirigía una de las empresas fabricantes de grifos más importante de España. El objetivo era analizar el nuevo Plan Estratégico del enorme complejo.

Conversábamos con el dueño de la empresa, mi socio catalán y yo, sobre los temas que habríamos de tratar con el grupo en la mañana siguiente. Todo sucedía de acuerdo a lo que corresponde en una cena de este tipo.

De pronto, y no sé bien por qué, Javier, mi socio, preguntó:

– Dime Miguel, ¿A qué se dedica tu empresa?

– ¡Pero hombre! Replicó él. ¡Cómo tú me haces esta pregunta tan estúpida luego de haber conversado tanto sobre la empresa!… Somos los principales fabricantes de grifos de España!!

Miguel era un hombre bajito, inquieto y vivaz. Lo recuerdo sentado en su silla transformándose en el instante de recibir la pregunta. Sus ojos se encendieron fijamente clavados en los de Javier y la piel blanca de su cara comenzó a confundirse con el rojo de su corbata. En aquel entonces yo era muy joven y pensé que en ése instante, allí mismo, terminaba nuestra relación de consultoría.

No fue así. Nunca vi un sommelier tan oportuno cuando, acercándose a la mesa y dirigiéndose a Miguel, sugirió

– Señores, para lo que han solicitado les recomiendo este…

Fue el instante justo y necesario para recomponer aquello. Javier, que conducía aquella situación con maestría, continuó la conversación como si nada extraño hubiera estado a punto de estallar.

¡Es que el diablo sabe más por viejo que por diablo! Con esa pregunta clavada en el corazón de un catalán orgulloso, Miguel pasó la noche en su habitación, y a la mañana siguiente, reunidos todos en la sala, abrió la sesión con su gente diciendo:

– Buenos días a todos. Saben que estamos aquí reunidos para pensar y definir nuestro nuevo Plan Estratégico. Señores, creo que tenemos mucho trabajo por delante.

Miguel instaló un espeso silencio en el ambiente, mientras se ocupaba de ponerle algo de azúcar al humeante pocillo de café. De los directores presentes, ni una tos se escuchó. Luego continuó

– …Pero antes de comenzar, quiero deciros que anoche, casi, no he podido conciliar el sueño. No he podido dormir por una pregunta que me hiciera uno de los consultores que hemos contratado.

No era anoche, me dije ¡Es ahora! ¡Es aquí cuando nos echan a patadas! pensé, mirándolo a Javier, en el momento que él me guiñaba un ojo y, ante mi asombro, sonreía. Miguel continuaba:

– Señores, no he pegado un ojo en toda la noche porque este señor me ha preguntado ¡En qué negocio estamos nosotros!… ¿Cómo se le puede ocurrir a alguien hacernos a nosotros esta pregunta?

Los directores, incómodos, se debatían entre poner caras de asombrados o fruncir el seño indicando fastidio por tan irresponsable cuestionamiento. Pero seguían sin emitir una sola palabra.

– Pero señores –Agregó Miguel– también quiero decirles que NO he dejado de dormir por la pregunta que me hiciera Javier. No he podido conciliar el sueño, por la respuesta a la que arribé. ¿Cómo puede ser que no nos hubiéramos dado cuenta que estamos encerrados, desde hace ya tantos años, fabricando grifos?… Exclusivamente grifos! Y yo sé que es eso lo que nos inquieta a muchos de los que estamos aquí presentes…

Otro cuidadoso silencio, esta vez alargado por un extenso sorbo al pocillo humeante…

– Nos inquieta no saber de qué otra forma hacer grifos, cuando no hemos sido capaces de caer en la cuenta, señores, de que ¡¡estamos en el negocio de administrar fluidos!! Sí señores, nos hemos estado ocupando solo de una pequeña parte de un enorme negocio! Es con esta nueva mirada que quiero que comencemos hoy nuestro trabajo. Vamos pues, tenemos mucho que hacer!

Miguel pudo haber tomado aquella pregunta como una impertinencia, pero Javier sabía que él era lo suficientemente perceptivo e inteligente (es verdad que “el diablo sabe más por viejo que por diablo”) Javier supo colocar la duda, oportunamente, en la persona justa. Y Miguel así lo entendió.

Trabajar duramente durante dos días en ésa línea de pensamiento y comprender que su negocio y expertise consistía en “administrar fluidos” les permitió, a esos diez hombres, redimensionar su Plan Estratégico. Dar un nuevo horizonte a su empresa.

De allí en más se amplió su visión y horizonte productivo. En la actualidad, además de grifos, producen exclusas, válvulas de todo tipo, tuberías, etc. Es que las empresas no son, sino que están siendo en forma continua. El cambio es lo único permanente, y hay que tener la valentía de verlo, aún cuando a uno le va bien. Miguel supo hacerlo.

Fuente: franciscolehmann

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB