Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿A qué edad es usted demasiado viejo?

Publicado en Educación Financiera | 19 de Noviembre, 2010

Robert KiyosakiMientras me encontraba en Australia, mi amigo Kelly Richie me entregó una copia de su periódico local, el West Australian. “Toma”, me dijo Kelly, “este artículo resume lo que tú has estado tratando de decirle a la gente durante años acerca de saber a qué edad es uno demasiado viejo. Señala que la medida de qué tan viejo es uno se relaciona ahora con su profesión”. A ocho columnas en el ejemplar del periódico del 8 de abril de 2000 había un titular que decía: “¿Pertenece usted al pasado?” La edición a color tenía fotografías de un joven diseñador gráfico, un gimnasta, un abogado y una modelo. Bajo la foto de cada una de esas personas que representaban diferentes profesiones había una leyenda:

  1. Diseñador. Fecha de caducidad: 30 años.
  2. Gimnasta. Fecha de caducidad: 14 años.
  3. Abogado. Fecha de caducidad: 35 años.
  4. Modelo. Fecha de caducidad: 25 años.

En otras palabras, en esas profesiones, cuando usted alcanza esas edades, usted es demasiado viejo. El artículo comienza con la historia de una modelo que no es una supermodelo y que sin embargo gana 2000 dólares a la semana. A la edad de 28 años se queda sin trabajo.

Como explicaba el artículo más adelante:

Muchas carreras tienen obstáculos que pueden descarrilar una carrera a los 20 años, 25, 30 ó 40; donde quiera que se ubique, generalmente tiene lugar antes de la edad de retiro. Puede tratarse de ocupaciones físicas: modelos que pierden su atractivo, deportistas cuyos cuerpos no pueden hacer lo que hacían antes. Pueden ser ocupaciones mentales: el matemático que comete errores con más frecuencia, el publicista o diseñador cuyas ideas no generan ganancias.

Pueden ser carreras relacionadas con la estamina: banqueros de inversión y abogados agotados, divorciados o “quemados” (o las tres) al cumplir 40 años de edad. Eso no significa que usted no volverá a trabajar en la industria nunca más, sino que la oportunidad de alcanzar la cúspide ha pasado. Usted se convertirá en uno más.

El artículo continuaba:

Los días en que usted podía comenzar una carrera a los 20 años y mantenerse en ella durante años, elevándose lentamente en cada etapa hasta que finalmente llegaba usted a alguna parte cerca de la cúspide a los 55 años de edad, han terminado. La verdad actual es que si usted no ha tenido éxito a los 40 años, nunca lo tendrá. Y en algunas industrias usted sabrá a los 20 ó 25 años si necesita pensar en volver a comenzar. Los pueblos del interior del país están llenos de viejos diseñadores gráficos que se dedican a pintar un poco, a hacer cerámica, o incluso a dirigir la panadería local…

El gerente de la unidad de carreras de la Universidad de Melbourne, Di Rachinger, afirma que la tendencia moderna de las carreras que alcanzan su cúspide y comienzan a declinar a los 40 años significa que las personas deben siempre trabajar con la vista puesta en la siguiente carrera y dedicando algo de tiempo a volver a capacitarse o trabajar en red hacía la nueva carrera. Rachinger señala que algunas profesiones, incluyendo la de diseñador gráfico, son consideradas jóvenes y de vanguardia, lo que necesariamente excluye a quienes tienen más de 40 años de edad.

¿Y qué ocurre con esos trabajadores más viejos?

El artículo dice lo siguiente:

Sin embargo, en estas industrias de vanguardia, que mantienen el paso, los soldados de infantería tienden a ser como Melissa: jóvenes, ambiciosos y dispuestos a trabajar 12 horas al día.

Los mejores trabajadores de mayor edad tienden a ser empujados hacia adentro y hacia arriba, a los niveles de administración. El resto es expulsado. Y dejar lisiados a los viejos soldados de infantería es sorprendentemente fácil. En septiembre pasado una compañía nacional de computación colocó un anuncio para buscar a un programador capaz de resolver problemas. Naturalmente, todas las solicitudes estaban bellamente terminadas y todos los aspirantes aportaron cada onza de sus capacidades de diseño por computadora en sus solicitudes. Todos podían desempeñar el trabajo, si se les daba la oportunidad.

¿Así que cómo comenzaron a seleccionar los entrevistadores? De manera sencilla. “Simplemente miramos la fecha de nacimiento de los solicitantes y los dividimos entre los menores de 35 años y los mayores de 35”, nos señala nuestro informante. “Y colocamos a los de más de 35 años en la pila de rechazados. Es ilegal, ¿pero no tiene una cierta simplicidad darwiniana?”

La sobrevivencia del más apto, el fracaso del más viejo.

De Robert Kiyosaki

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB