Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

9 ideas para nunca más arrepentirte otro día de tu vida

Publicado en Desarrollo Personal | 13 de septiembre, 2014

Otro díaPor Angel Chernoff

“Si tan solo…” Estas tres pequeñas palabras unidas crearon una de las frases más tristes imaginables.

La semana pasada, en las últimas horas de vida de mi prima Jamie, ella me dijo que su único arrepentimiento era no haber apreciado todos los años con la misma pasión y propósito con que lo hizo los últimos dos años, luego de que fuera diagnosticada con cáncer terminal. “He logrado muchísimo recientemente”, dijo. “Si lo hubiera sabido, habría comenzado antes.”

Honestamente, las palabras y la muerte de mi prima han sido una verdadera llamada de atención para nosotros. “La vida es corta” es sólo un cliché hasta que eres testigo de primera mano.

Realmente tienes que hacer que cada día de tu viaje cuente, ya que la distancia que cada uno de nosotros viajará es un misterio. Un día, esperemos que dentro de muchas lunas, inevitablemente te encontrarás cerca del final, y pensando en el comienzo. HOY es ese comienzo. HOY es la vida. En este momento tienes una increíble oportunidad! Olvida el pasado. Olvida tu edad. Hoy es el primer día del resto de tu vida. Y al final de ella, no dejes que haya excusas, explicaciones, ni arrepentimientos.

He aquí nueve ideas para que lo consigas

1. Sé el líder de tu propio viaje.

¿Recuerdas quién eras antes de que el mundo te dijera quién deberías ser? Deja de vivir por los demás y sus opiniones. Sé fiel a ti mismo.

Hay demasiadas personas capaces que no persiguen sus sueños y metas, porque dejan que sus temores y que otros hablen mal de ellas. Se dan por vencidos antes de siquiera intentarlo, y simplemente dejan que el río de la vida los lleve aguas abajo. Elige ser más fuerte que eso. Elige nadar contra la corriente cuando sea necesario. Elige hacer las cosas en la vida que te muevan. Deja que otros lleven vidas pequeñas. Deja que otros discutan sobre pequeñas cosas. Deja que otros lloren por pequeñas heridas. Deja que otros dejen su futuro en manos de otra persona. Pero no TÚ.

2. Toma riesgos calculados.

No hay excusas para ser un amateur por siempre. La vida es corta. El día se acerca rápidamente cuando el riesgo de permanecer encaramado en tu nido es mucho más perjudicial que el riesgo que requieres para volar. ¡Vuela! Extiende tus alas. Empieza ahora. Qué desgracia sería que llegues a viejo sin ver la belleza y la fuerza de tu verdadero potencial.

No tienes que tener todo resuelto para seguir adelante. Sólo haz lo mejor que puedas hasta que sepas más. Y una vez que sepas más, hazlo mejor.

3. Piensa que PUEDES.

Si no te desafía, no te cambiará. Y el cambio genera crecimiento. Así que cuando una meta se vea grande y un plan se vea difícil, sólo empieza, empújalo por un tiempo, y pronto, lo siguiente que necesites hacer se verá posible. Paso a paso podrás hacer cualquier cosa; esta es la verdad y tienes que creerla. Al final, tendrás éxito porque estás lo suficientemente loco como para pensar que puedes hacerlo.

4. Encuentra el coraje todos los días para dar un paso más.

Te tropezarás y te caerás, cometerás errores y fallarás, pero tienes que mantenerte firme en medio de todo eso. Vives y aprendes. Eres humano, no perfecto. Fuiste herido, no vencido. Piensa en lo invaluable que es el regalo de crecer a través de estas experiencias; de respirar, pensar, luchar y vencer los desafíos en tu búsqueda de las cosas que amas.

Sí, algunas veces te encontrarás con la angustia a lo largo del camino, pero ese es un precio muy pequeño a pagar por momentos inconmensurables de amor y alegría. Es por eso que debes seguir dando pasos adelante, incluso cuando te duela, porque sabes que la fuerza interior que te ha traído hasta aquí, puede llevarte por el resto del camino.

5. Deja que las decepciones desaparezcan!

Crecemos construyendo cercas invisibles de nuestras malas experiencias. Pero no tenemos que ser contenidos y definidos por las cosas que hicimos o no hicimos en nuestro pasado. Algunas personas se dejan controlar por el resentimiento. Tal vez sea un arrepentimiento, tal vez no. Es simplemente algo que sucedió o no sucedió; una expectativa optimista que sacó lo mejor de ti.

Acepta el hecho de que la vida no es perfecta, de que las personas no son perfectas, de que tú no eres perfecto, y de que hay un montón de cosas en este mundo que te decepcionarán. Pero lo más importante, es que te des cuenta de que, sólo porque las cosas no salieran como esperabas, no significa que no puedan ser mejor de lo que imaginabas.

6. Ignora tus fantasías de otros tiempos y lugares.

Todos queremos más o menos la misma cosa en la vida. Queremos ser felices. Pero, tristemente, muchos de nosotros pensamos que está fuera de nosotros. Cuando somos jóvenes pensamos que nuestra felicidad está en algún punto en el futuro, ligada a futuras relaciones y actividades. Cuando somos viejos creemos que nuestra felicidad yace en el pasado, atado a los recuerdos de lo que ya se ha ido. Ambas creencias son falsas. La felicidad sólo puede ser encontrada justo donde estás ahora.

La vida es demasiado corta como para gastarla en una guerra contigo mismo. Dejar ir las ilusiones del pasado y del futuro, es el paso más grande hacia la felicidad y a una vida libre de arrepentimientos. En este momento, hay muchas cosas por las que sonreír. En este momento, eres precisamente como que deberías ser. En este momento, posibilidades infinitas te esperan. No las desperdicies preocupándote por lo que no es, o fue como debería.

7. Mira lo que tienes, en lugar de lo que ha perdido.

La principal causa de la infelicidad no es tu situación, sino tus pensamientos sobre ello. Y la principal causa de arrepentimiento es mirar hacia atrás a todos estos pensamientos negativos que impidieron hacer lo que debías.

A decir verdad, un día sin reír y sin ninguna acción positiva es un día perdido. Incluso si las cosas no son perfectas, tu hoy está lleno de pequeñas oportunidades. Mires donde mires, siempre existen pequeñas maneras para que puedas hacer una diferencia positiva. En pequeños fragmentos de tiempo que de otro modo se perderían, hay un pedazo de algo más grande que espera ser creado. Junta suficiente cantidad de estas piezas, y cualquier cosa estará a tu alcance. Sólo tienes que decidir qué es lo que quieres lograr.

8. Comparte tu amor abierta y honestamente con tus seres queridos.

No importa qué, perderás gente en tu vida. Date cuenta de que no importa la cantidad de tiempo que pases con alguien, o lo mucho que los aprecies, a veces nunca parecerá que estuvieron suficiente tiempo juntos. No aprendas esta lección de la manera difícil. Expresa tu amor. Dile a la gente lo que necesites decirles. No tengas miedo de tener conversaciones importantes sólo porque te sientas incómodo o raro. Nunca sabes cuándo puedes perder tu única oportunidad.

9. Di “adiós” para así poder decir “hola.”

En la vida, las despedidas son un regalo. Cuando ciertas personas caminan lejos de ti, y ciertas oportunidades cierren sus puertas frente a ti, no tienes que aferrarte a ellas ni rogar para que se queden presentes en tu vida. Si te cierran la puerta, tómalo como una indicación directa de que estas personas, circunstancias u oportunidades no forman parte del plan del siguiente paso de tu vida. Es un indicio de que tu crecimiento personal requiere de alguien diferente y algo más, y que la vida simplemente está haciendo espacio. Así que abraza tus “adiós”, porque cada “adiós” que recibas te preparará para un mejor “hola.”

Publicado originalmente en MarcAndAngel.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB